Skip to navigation – Site map

HomeIssues8.1Las huellas del dragón: la diplom...

Las huellas del dragón: la diplomacia petrolera de China y sus efectos en la política de desarrollo sostenible en Ecuador y Ghana

Richard Aidoo, Pamela L. Martin, Min Ye and Diego Quiroga
Translated by Loreto Solís
This article is a translation of:
Footprints of the Dragon: China’s Oil Diplomacy and its Impacts on Sustainable Development Policy in Ecuador and Ghana [en]

Abstract

En tanto China continúa invirtiendo de manera masiva y estratégica en yacimientos petrolíferos a través del mundo, el dilema de las economías en vías de desarrollo ha consistido en yuxtaponer los beneficios de estas inversiones con sus variables costos medioambientales y sociales. A medida que estas inversiones crecen en determinados países, van afectando y definiendo diversas políticas y enfoques de desarrollo. De hecho, los resultados de la industria petrolera, que en gran medida han sido eclipsados por objetivos políticos orientados al bienestar económico de las diferentes poblaciones, influencian además la movilización social. El presente artículo se apoya de forma comparativa en los estudios de casos de Ecuador y Ghana con el propósito de analizar las presiones de China en el contexto de la economía mundial de la extracción de petróleo. Los resultados muestran los factores nacionales e internacionales que influencian los impactos de la inversión petrolera China en los países anfitriones.

Top of page

Full text

1. Introducción

1En tanto China invierte de manera masiva y estratégica en yacimientos petrolíferos a través del mundo, el dilema de las economías en vías de desarrollo ha consistido en equilibrar los beneficios y la bonanza de estas inversiones con sus variables costos medioambientales y sociales. La situación se dificulta debido a los intentos de movilización social por parte de actores a nivel mundial y local, los cuales buscan proteger estos combustibles. De hecho, en la industria de los combustibles fósiles estos intentos se han visto en gran medida eclipsados por decisiones políticas, como la de expandir la extracción hacia la cuenca del Amazonas o aumentar la producción en el Océano Atlántico para satisfacer las expectativas y las demandas cada vez mayores de los inversionistas, tal como consta en el presente artículo. En vista del reciente impulso de China para expandir sus recursos energéticos, este artículo compara dos Estados, uno en América Latina y uno en África –áreas de inversión y de interés chino importantes–, con el propósito de evaluar los resultados de las políticas en lo relativo a la energía y el desarrollo, como asimismo sus efectos en la movilización social.

2Con reservas relativamente grandes de petróleo crudo y gas natural tanto en África como en América Latina, estas regiones son clave en la estrategia de inversión petrolera china en el exterior. En el año 2013, países africanos y latinoamericanos recibieron 33,5 % de la inversión china en petróleo y gas en el extranjero, y contribuyeron con 37 % de la producción de petróleo china en el exterior (Jiang y Ding, 2014; Tunsjø, 2013). Dado que la mayoría de los países en estas dos regiones en desarrollo no poseen los medios económicos, ni a veces una capacidad humana capacitada para aprovechar dichos recursos naturales, los gobiernos de estos países a menudo traen a empresas petroleras extranjeras para ayudar en la extracción y gestión de los mismos. Esto posibilita que las empresas y entidades extranjeras tengan acceso a los recursos petroleros. De manera general, en los estudios más recientes sobre la diplomacia petrolera de China en los países en vías de desarrollo se emplea una visión simplista de China como predador monolítico de los recursos naturales al que le importa muy poco sus socios en los países en desarrollo u otras repercusiones sociales y económicas locales de sus actividades (ver ejemplos en Alves, 2013; Bräutigam, 2009; Bräutigam y Tang, 2012; Ellis, 2009; Power et al., 2012; Taylor, 2009; Xu, 2017; Zhao, 2014; 2015). El presente artículo ofrece un marco alternativo, analizando las razones por las que Ecuador, el más pequeño productor de la OPEP, escogió realizar una preventa con varios años de anticipación de la mayor parte de su abastecimiento de petróleo a China, en tanto que Ghana, productor de petróleo recientemente establecido con reservas marítimas potencialmente importantes, escogió diversificar su cartera de inversionistas, así como los efectos de estas políticas en la movilización social y el desarrollo de estrategias en estos dos Estados. A través de un examen comparativo de las experiencias de Ecuador y Ghana, se analiza en este estudio la diplomacia petrolera de China, proporcionando vías instructivas para investigaciones posteriores sobre las múltiples repercusiones de los diversos actores extranjeros en las economías petroleras de los países en desarrollo.

2. China: una huella mundial

3Desde que China se convirtió en 1993 en importador neto de petróleo, su demanda de petróleo ha superado sistemáticamente su propia capacidad de producción, acentuándose la brecha entre su consumo y su producción. Según el informe anual de 2016 de la Corporación Nacional de Petróleo de China (CNPC), en 2015 la dependencia de ese país respecto al petróleo importado alcanzó un record histórico de 60,6 %. Esta dependencia cada vez mayor se ha agravado aún más debido a la falta de fuentes y caminos fiables, así como al carácter inestable de los precios del petróleo. Con el fin de abordar estos temas y aumentar la producción, en los años 90 las empresas petroleras nacionales de China (EPNC) adquirieron petróleo en el mercado internacional mediante contratos de abastecimiento de petróleo de largo plazo y transacciones de capital-inversión de petróleo relacionadas con inversiones en proyectos petroleros extranjeros a cambio de una cierta parte del petróleo que estos producen. Para el año 2013, las EPNC, encabezadas por la CNPC, la China Petroleum & Chemical Corporation (Sinopec) y la China National Offshore Oil Corporation (CNOOC), habían invertido en proyectos petroleros y de gas natural en más de 40 Estados y controlaban más de 946,4 millones de barriles de reserva de crudo fuera de China (Chen, 2014).

4Varios de los estudios existentes al respecto adoptan un enfoque centrado en el Estado, asumiendo que las EPNC operan simplemente como una extensión del gobierno chino. Si se considera que la totalidad de las EPNC son estatales y que los gerentes generales de las tres principales empresas –Sinopec, CNPC y COONC– poseen el rango de ministros de gabinete y son designados de forma directa por el Consejo de Estado, el mencionado enfoque tiene validez propia (Chan, 2009; Friedberg, 2006; Jaffe y Lewis, 2002; Taylor, 2006; Zweig y Bi, 2005). Sin embargo, estas empresas también persiguen fines de lucro de acuerdo con sus propios intereses. Desde 1998, la propiedad estatal de los activos de las EPNC ha ido separándose paulatinamente de la administración de sus operaciones comerciales. Además, todas las EPNC se cotizan en las bolsas de Hong Kong, Nueva York o China y el rendimiento empresarial de sus altos directivos es sometido a evaluación (China, 2014). Estudios recientes han demostrado que las EPNC poseen una autonomía considerable y que sus propios cálculos pueden explicar mejor su comportamiento, ya que a veces defienden sus intereses incluso a expensas del país (Downs, 2007; Chen, 2008; Liou, 2009; Gonzalez-Vicente, 2011a; 2011b; 2012; Jiang, 2009; Jiang y Sinton, 2011; Jiang y Ding, 2014). Como se verá más adelante, un enfoque matizado para el análisis de las EPNC en Ecuador y Ghana muestra los diferentes papeles que desempeñan en estos países el Estado y otros factores económicos de formulación de las políticas.

5Si se las compara con sus principales pares occidentales, estas EPNC son más pequeñas en términos de producción petrolera. Además, carecen de conciencia y de conocimientos medioambientales (Bina, 2010; Jiang, 2009; Lotspeich y Chen, 1997). No obstante, las EPNC presentan ventajas comparativas. Con una producción de petróleo y gas nacional anual de más de 200 millones de toneladas, las EPNC cuentan con un número superior de directores, ingenieros y trabajadores que poseen experiencia en trabajar a bajos costos en condiciones difíciles. Sin embargo, la mayor ventaja de las EPNC es el apoyo con el que cuentan de parte del gobierno chino y su habilidad para pedir préstamos generosos a bancos de propiedad estatal para financiar sus emprendimientos en el extranjero (Chen, 2008). El gobierno chino puede, además, facilitar el éxito de las licitaciones petroleras de las EPNC aprovechando la inversión de otras empresas estatales en infraestructura en los países anfitriones. Tal como lo demuestran los dos casos, estas características son relevantes para comprender el impacto de las EPNC en los resultados de las políticas en África y América Latina.

3. Comprensión de los efectos de la diplomacia petrolera de China: un marco teórico

6Sostenemos que los efectos de la inversión china en los países menos desarrollados debe evaluarse según un esquema de niveles múltiples. Tal como lo ilustran los casos de Ecuador y Ghana, las políticas de la industria extractiva requieren un análisis estructural dinámico que permita expandir horizontal y verticalmente a los actores, de modo de incluir a las poblaciones locales y a las instituciones internacionales, como también a las empresas multinacionales y estatales, pero no de la forma secuencial en que lo han concebido estudios previos de redes transnacionales o de gobernanza mundial (Cutler et al., 1999; Hall y Biersteker, 2003; Keck y Sikkink, 1998; Risse-Kappen, 1995). Los actores se incorporan al proceso de gobernanza, trabajando en diferentes niveles y momentos de la elaboración de nuevas políticas. En el presente análisis se detallan las importantes negociaciones y las estrategias de financiamiento entre China y los países en desarrollo asociados, con el fin de proporcionar una “resonancia de sistema” desde nuestros casos a otros en la “esfera de influencia” de China, una esfera que se está desarrollando y que afecta la política energética no solo de los países estudiados sino que a nivel mundial (Steinberg, 2015).

7El presente artículo va más allá de un enfoque centrado en el Estado. Un enfoque de este tipo de las relaciones internacionales vuelve imperceptibles las políticas cambiantes de las personas en las zonas de extracción y el proceso extractivo. De modo similar, el papel de las empresas multinacionales es diferente del que se relata en el análisis de Susan Strange (1996) sobre el poder privado y los desafíos que representan las multinacionales para los Estados. A diferencia de los años 90, en que la globalización se alimentaba de la ampliación comercial de los EE.UU., Europa y Japón, y cuyo impulso principal provenía de empresas de combustible fósil de propiedad occidental, la industria de los combustibles fósiles actual está dominada por empresas estatales petroleras que operan al interior de países que exigen el control y la propiedad de sus recursos. Asimismo, los contratos en regiones con mercados emergentes y menos desarrollados contemplan mayores tasas de rentabilidad para esos Estados ricos en recursos y una expansión de las operaciones hacia zonas cada vez más frágiles del planeta (Eisenmen et al., 2015).

  • 1 Cita de Schneyer y Medina Mora Pérez (2013).

8El papel de China en las industrias extractivas de los países en desarrollo se extiende más allá de sus empresas estatales petroleras, incluyendo préstamos para el desarrollo (reembolsados con petróleo) y otros instrumentos económicos y diplomáticos. China participa también en proyectos de desarrollo decisivos, como la construcción de grandes centrales hidroeléctricas. Es ilustrativo de la complejidad de la definición de “corporación” el hecho de que la estrategia de China en materia de recursos naturales difiere de las empresas privadas occidentales. China se ha expandido hacia los flujos de crudo por medio de la adquisición de acciones de accionistas mayoritarios de bloques petroleros preexistentes integrados en los términos de los contratos de préstamo. ‘“Este es parte del aumento en la sofisticación de las empresas chinas”, indicó Chen Ziwhu, profesor de finanzas de Yale y especialista en China. Mediante préstamos respaldados por el petróleo, “las empresas chinas se están alejando de la compra de yacimientos y pozos petrolíferos”’ 1en un intento por diversificar su estrategia. Por otra parte, las estrategias de redes internacionales que tradicionalmente presionaban a las partes interesadas de las empresas multinacionales, por ejemplo, en las reuniones anuales de accionistas, ya no tienen validez (Chevron Tóxico: The Campaign for Justice in Ecuador, 2014). En el caso de la inversión china en la industria de los combustibles fósiles, el blanco de los activistas es el Estado chino, sus empresas petroleras y sus socios en los países en desarrollo.

9Apoyándose en documentos de gobierno y de organismos internacionales, informes periodísticos y de ONG, así como en la observación participante en los lugares de extracción, y las reuniones y entrevistas a informantes realizadas en China, Ecuador y Ghana entre 2012 y 2014, nuestro análisis profundiza los enfoques de desarrollo financiado por las industrias extractivas centrados en el Estado y en el mercado, y se fundamenta en el trabajo en el ámbito de la energía renovable realizado por Hochstetler (2013), y Hochstetler y Koska (2015). Tal como estos lo esbozan en su investigación sobre energía solar y eólica en Brasil y China, dos Estados pueden compartir los mismos intereses en el sector energético (en nuestro caso, el petróleo), y tener sin embargo resultados muy distintos en materia de políticas según sean las relaciones financieras entre el Estado y la industria. Además, nuestro análisis destaca el papel específico de China en su calidad de inversor mundial en energía, y la forma en que ese papel se convierte en mayor y menor medida en una forma de diplomacia petrolera.

10Hasta cierto punto, la postura de China en las negociaciones medioambientales mundiales de reconocer a los países menos desarrollados, atrae a aquellos Estados que en el pasado soportaron grandes deudas con el Banco Mundial y/o el Fondo Monetario Internacional (FMI). Estos casos están marcados por el vínculo normativo de equidad entre el Norte y el Sur (Stalley, 2013). En las secciones siguientes, analizaremos el comportamiento de las empresas petroleras chinas en dos de estos países: Ecuador y Ghana. Los dos estudios de casos demuestran claramente que la estrategia china tiene lugar en entornos específicos, engendrando resultados diferentes. Pese a ello, como lo demostramos, no parece evidente que la alternativa de financiamiento china haya producido políticas que reflejen un desarrollo que favorezca el interés superior del planeta o de los pueblos afectados por aquellas.

4. La Amazonía ecuatoriana: ¿una bendición o una maldición?

11El desarrollo petrolero no es ajeno al Ecuador. La incursión del país en el oro negro comenzó en 1909, accediendo a la exploración y extracción a gran escala en 1971, año en que la estadounidense Texaco Oil Company ingresó a la región del Lago Agrio (Acosta 2009, 37-40). Hoy en día, 65 % de la Amazonía ecuatoriana está destinada a actividades petrolíferas cuyos derechos mineros pertenecen al Estado (Figura 1). Desde el auge petrolero de los años 70, han surgido múltiples colaboraciones entre la empresa petrolera estatal, hoy denominada Petro Ecuador y empresas petroleras transnacionales.

12Los pueblos amazónicos se encuentran entre los miembros más pobres de la sociedad ecuatoriana. En Ecuador la pobreza –definida por un ingreso de 79 dólares mensuales– ha disminuido gradualmente en los últimos años a cerca del 29 % de la población total, y pese a ello, las provincias amazónicas todavía se sitúan entre las más pobres del país, con 30-50 % de sus habitantes viviendo con menos de 2,40 dólares diarios en la región más rica en términos de minerales y depósitos de combustible fósil (Ecuador, 2015a).

13En lo que respecta a sus reservas de petróleo, Ecuador se ubica en el cuarto lugar en América Latina, poseyendo 32 bloques de petróleo con aproximadamente 5.600 millones barriles de petróleo (EIA, 2016). El petróleo representa 30 % de las exportaciones del país y desde 1973 es la principal fuente de ingresos del Estado (Simoes y Hidalgo, 2011). Entre noviembre de 2012 y julio de 2013, Ecuador inauguró 13 bloques petroleros nuevos en áreas nunca antes abiertas a la extracción en las provincias amazónicas austral y central de Pastaza y Morona Santiago, con reservas de entre 369 y 1.600 millones de barriles de crudo pesado (Napo) (Ecuador, 2013). Los expertos estiman que Ecuador percibe cerca de 4 mil millones de dólares anuales en ingresos derivados del petróleo y que sus reservas disminuyen (El Telégrafo, 2010).

Figura 1: Mapa de los bloques petroleros del Ecuador y nuevas concesiones

Figura 1: Mapa de los bloques petroleros del Ecuador y nuevas concesiones

Fuente: Ecuador (República del), Secretaría de Hidrocarburos, Ministerio de Recursos No Renovables, http://www.secretariahidrocarburos.gob.ec/​mapa-de-bloques-petroleros/​ (consultado el 30 de junio de 2017).

5. Del “desarrollo” occidental al “desarrollo” chino

14 Cuando el entonces Presidente Rafael Correa asumió sus funciones en enero de 2007 junto a un cuadro de activistas medioambientales en su gabinete y líderes en su nuevo partido Alianza País, los observadores esperaban un giro hacia políticas posextractivistas consecuente con su diálogo de campaña. Sin embargo, para el año 2008 el Presidente Correa suspendía los pagos de los bonos mundiales, reclamando una deuda odiosa de un monto de 10 mil millones de dólares y para 2013, anunciaba la extracción de petróleo en el bloque ITT (Ishpingo, Tambococha y Tiputini), Parque nacional Yasuní, Reserva del Hombre y la Biósfera de la UNESCO (Kueffner, 2008). Este impago de la deuda soberana, acompañado de su despido del FMI y el Banco Mundial, dejó a Ecuador aislado de las fuentes mundiales de financiamiento. Frente a esa limitación, fue indispensable el financiamiento chino, cuyos préstamos aumentaron de mil millones de dólares en julio de 2009 a 8.400 millones (algunas estimaciones ascienden a 11.000 millones de dólares) en 2016 (Álvaro, 2014a). Además de los préstamos, China ha invertido en varios otros proyectos de infraestructura energética. Así por ejemplo, en enero de 2014, este país anunció una participación de 30 % en el proyecto Refinería del Pacífico en Ecuador, de financiación de la CNPC por un valor de cerca de 12.000 millones de dólares (China Daily, 2014). China también ha apoyado diversos proyectos hidroeléctricos, como Coca Codo Sinclair y la Sopladora (Ray y Chimienti, 2015).

15En respuesta a la caída en las rentas del petróleo, en noviembre de 2014 el Ministro de Finanzas, Fausto Herrera, anunció que el gobierno ecuatoriano pretendía renovar una línea de crédito de 1.500 millones de dólares con China para contribuir al financiamiento de su presupuesto de 2015, de 35.500 millones de dólares (Álvaro, 2014b). China es el segundo socio comercial más importante de Ecuador, lo que representa 16,7 % de las mercancías importadas al país y un aumento importante en los últimos diez años (Ray y Chimienti, 2015). De este modo, la falta de exposición de Ecuador a los mercados internacionales para su financiamiento ha conducido al gobierno a pagar sus proyectos de desarrollo de infraestructura estatal y gastos de desarrollo social con préstamos e inversiones chinas.

16Algunos académicos sostienen que las deudas de Ecuador con China han dado lugar a presiones en favor de nuevas concesiones petroleras en la Amazonía ecuatoriana (Martin, 2011; 2015). El Parque nacional Yasuní, destacado como uno de los lugares de mayor biodiversidad en el mundo y hogar de grupos indígenas aislados, es también el sitio donde el Multilateral Development Trust Fund de las Naciones Unidas debía conservar 846 millones de barriles de petróleo bajo tierra a cambio de ayudas internacionales. Además de ser el principal objetivo de política exterior de Ecuador entre 2007 y 2013, también habría sido el mayor fondo mundial para el medio ambiente y estaba destinado, hasta su disolución, a ser una vía de transición para que los países biodiversos abandonaran la producción de combustibles fósiles. Como se analizará más adelante, la promesa de Ecuador de vender petróleo a China en el futuro no solo ha incitado futuras concesiones petroleras en su prístina Amazonía Sur, sino que además su deuda con China y la caída de los precios del petróleo han redefinido el significado del desarrollo para un país pionero tanto en la introducción de los derechos de la naturaleza en su constitución, como de una vía alternativa post-petrolera de desarrollo sostenible denominada buen vivir.

17Si bien los préstamos siempre entrañan condiciones de reembolso, los préstamos de China son únicos, constituyendo un nuevo giro en el financiamiento del “desarrollo”, el cual garantiza petróleo y minerales a la economía china. Se ha señalado que estos préstamos tienen tasas de interés de entre 6,5 y 7,5 % y están vinculados al pago de petróleo en barriles por día (bpd) a un precio negociado entre 25 y 50 dólares por barril. El tipo de interés del primer préstamo por 1.000 millones de dólares era de 7,25 %, con un compromiso de pago de 90.000 bpd durante un período de dos años (Krauss y Bradsher 2015). Mientras que Petro Ecuador y el Ministerio de Hidrocarburos informan que el precio de pago en petróleo se negoció a tarifas competitivas a nivel internacional, otros informan que Ecuador está vendiendo su petróleo a China a tarifas inferiores, con pérdidas que se sitúan entre 44 y 100 millones de dólares por los contratos firmados en 2010 y 2011 (Villavicencio, 2013). Lo anterior significaría que Ecuador está reembolsando una cantidad sustancialmente mayor que el monto del préstamo con intereses y perdiendo la posibilidad de vender su petróleo en el mercado internacional. René Ortíz, exministro de energía y secretario general de la OPEP, destaca este “cambio dramático” en la política del Ecuador, indicando que “nunca antes Ecuador había comprometido su petróleo a un prestamista” (Schneyer y Mora Pérez, 2013). Esta estrategia extractiva difiere sustancialmente de modalidades anteriores, de acuerdo a las cuales las empresas transnacionales compartían las utilidades con el Estado y/o compraban contratos de arrendamiento al Estado. Asimismo, la política ecuatoriana de préstamos por parte de China con un reembolso en petróleo del saldo difiere sustancialmente de la estrategia de Ghana, más orientada hacia el mercado, la cual discutiremos más adelante.

18A enero de 2015, los informes indicaban que 80-90 % del petróleo ecuatoriano estaba destinado a empresas chinas, de las cuales dos, PetroChina y Sinopec, extraían 25 % de la producción nacional diaria de 560.000 bpd (Krauss y Bradsher 2015). Ecuador ha comprometido hasta el año 2018, 123 millones de barriles de petróleo a dos empresas chinas: PetroChina y Unipec (El Telégrafo, 2013). Lo que resulta irónico en esta asignación es que la mayor parte de ese petróleo se refina en los Estados Unidos (país que el Presidente Correa criticó ampliamente de “imperialista”) y se adquiere en ese país a precios superiores a los que paga China, engrosando aún más las arcas del Banco de Desarrollo de China (BDC) y de las refinerías estadounidenses (Álvaro, 2014a; Schneyer y Mora Pérez, 2013). Para mediados de 2013, China había adquirido 83 % del petróleo ecuatoriano, del cual 70 % fue destinado a la costa oeste de los Estados Unidos y a navíos estadounidenses en Panamá. Al suministrar 17 % del petróleo a la costa oeste, Ecuador se ubicó en segundo lugar solo tras Arabia Saudita y Canadá en abastecimiento de petróleo a los EE.UU. a través de intermediarios chinos. Esta es aproximadamente la misma cantidad de petróleo que fue destinada de Ecuador a los Estados Unidos antes de que el Presidente Correa asumiera sus funciones (Amazon Watch, 2014, 3).

  • 2 Entrevista con el abogado de la ex-Petro Andes, actualmente Andes Petroleum, realizada en Quito el (...)

19El Artículo 422 de la Constitución ecuatoriana prohíbe al Estado participar en contratos que requieran que este ceda su jurisdicción soberana a una corte de arbitraje internacional (como ocurrió en el pasado con la Occidental Oil Company y Chevron Texaco), excepto en casos de financiamiento del Plan Nacional de Desarrollo. De este modo, los contratos con bancos de desarrollo chinos no solo requieren un reembolso futuro en petróleo durante varios años, sino que son unos de los pocos contratos sujetos a un arbitraje externo al sistema judicial soberano (Villavicencio, 2013).2 En consecuencia, el “desarrollo” en Ecuador está íntimamente vinculado a China y si fuese necesaria la prolongación del plazo de reembolso de los préstamos, el desarrollo ecuatoriano podría potenciarse por varios años más. David Goldwyn, del Departamento de Estado de los EE.UU., se refiere a lo anterior como una hipoteca de Ecuador para su “futuro a largo plazo a través de préstamos respaldados por el petróleo” (Krauss y Bradsher, 2015).

  • 3 Entrevista con el abogado de la ex-Petro Andes, actualmente Andes Petroleum, realizada en en Quito (...)

20Al ser consultados sobre la diferencia de condiciones entre las empresas petroleras chinas y las empresas petroleras privadas –principalmente europeas y estadounidenses– en el pasado en Ecuador, un abogado de Petro Andes (empresa petrolera china controlada por Ecuador) comentó, “Los chinos tienen una visión mucho más amplia, de mucho más largo plazo. El inversionista estadounidense y europeo tiene una visión de corto pazo en razón de las cuotas de mercado. Los chinos no tienen esas preocupaciones: la propiedad es 100 % estatal”.3 Este modelo basado en los combustibles fósiles y en la expansión de la extracción ha hecho de China el mayor acreedor no solamente de Ecuador, sino también de Venezuela y Argentina (Inter-American Dialog, 2016).

21Así, los préstamos de “desarrollo” de largo plazo reembolsados en petróleo son una herramienta financiera viable para el sistema chino, la cual tiene efectos directos en los sistemas y poblaciones mundiales y locales.

6. El desarrollo como bienestar: el buen vivir y las normas que desafían la extracción como desarrollo

22En enero de 2014, el vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, afirmó que China “tiene los recursos tecnológicos que requiere Ecuador para alcanzar su desarrollo, mientras que Ecuador tiene los recursos naturales importantes para China” (Álvaro, 2014a). Sin embargo, la Asamblea Constituyente de Ecuador y su constitución (Ecuador, 2008) definen el desarrollo del país con la denominación quechua de sumak kawsay, buen vivir en español –sinónimo de bienestar o “buena vida”–, un término indígena que designa una vida en equilibro y armonía con la naturaleza.

23Como lo explica Alberto Acosta, presidente de la Asamblea Constituyente de 2008:

El buen vivir exige una transición posextractivista. Es fundamental que bajo ninguna circunstancia sea la extracción [de recursos naturales] la base del buen vivir, ya que el extractivismo se sustenta en la violencia contra las comunidades y contra la naturaleza. (Fernández et al., 2014, 109, nuestra trad.)

24Con todo, en 2013, el ministro de Recursos Naturales No Renovables, Wilson Pástor, se refería al desarrollo de la siguiente manera:

Antes de las operaciones petroleras, las empresas tienen un compromiso con el desarrollo social. De los 115 millones de dólares de inversión inicial para postular a contratos de bloques petroleros, 5 millones deben ser destinados a desarrollo social. (Ecuavisa, 2013)

  • 4 Entrevista con Alberto Acosta en Quito, Ecuador, 10 de marzo de 2014.
  • 5 Entrevista con una mujer Shuar, Dayuma, Provincia de Orellana, Ecuador, 13 de julio de 2013.

25Aquí reside la contradicción del buen vivir, a la que Acosta se refiere como “marketing del buen vivir”.4 El Estado ecuatoriano ha reutilizado el concepto de buen vivir y su uso en el Plan de Desarrollo Nacional como una forma de apoyar exactamente el mismo proceso que pretendía combatir: la extracción, y en especial, una nueva extracción aún más profunda en la selva amazónica (Gudynas, 2011). El gobierno sostiene que la extracción es necesaria para invertir en infraestructura básica, salud y educación, para luego transitar hacia una economía basada en el conocimiento. De acuerdo con informes provenientes de poblaciones locales, el gobierno les solicita firmar la aprobación de las industrias extractivas a cambio de proyectos de infraestructura en sus pueblos. Una mujer de la tribu Shuar en Daymuna, Provincia de Orellana, quien solicitó el anonimato, señaló que “aquí el agua es como diésel… pero la gente de mi comunidad no dice nada; no sabemos qué hacer”.5 Esta contradicción entre extracción y desarrollo hacia la armonía con la naturaleza, bajo el principio guía nacional del buen vivir ha provocado la indignación de las comunidades indígenas y los activistas medioambientales, creando también conflictos entre los miembros de la misma tribu y al interior de las comunidades.

26El presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (CONAIE), Humberto Cholango, ha acusado de “ilegítima” la nueva serie de concesiones petroleras y pide que se salvaguarden los derechos de la naturaleza consagrados en la constitución de Ecuador (El Comercio, 2013a). En respuesta a la presión cada vez mayor de extracción y expansión hacia nuevas zonas, han surgido protestas contra los consulados chinos en varios países, como París, Francia. Líderes indígenas en Canadá se han aliado a los ecuatorianos para protestar en Calgary, y ONG como Avaaz, Amazon Watch y Planete Amazone han organizado protestas contra el gobierno ecuatoriano en París, Houston y Calgary. Este tipo de organización y movilización no se pudo conseguir en Pekín, China, que representa un obstáculo en la red de movilizaciones transnacionales (El Comercio, 2013b). Aún así, ecuatorianos y partidarios protestaron frente al consulado de China en Quito enarbolando pancartas con la leyenda “Empresas chinas fuera de Ecuador” (Chang, 2013).

  • 6 Declaración realizada por Franco Viteri, líder del Gobierno de Naciones Originarias de la Amazonía (...)

27En octubre de 2013, mujeres de diversas comunidades indígenas de la Amazonía marcharon durante ocho días desde sus pueblos respectivos hasta Quito para presentar al Presidente Correa y la Asamblea Nacional una propuesta contra la extracción petrolera. Aunque el Presidente y otras autoridades no los recibieron, otros líderes indígenas y activistas medioambientales se reunieron a la misma hora en California para colaborar en una forma más amplia de activismo transnacional en apoyo a esta iniciativa y oponerse a la nueva ola de perforaciones, fundamentándose en los derechos de la naturaleza, y en la norma espiritual y cultural del Kawsak Sacha o “selva viviente”.6

28A diferencia de los años 90, en que el gobierno contaba con escasa presencia en los pueblos y comunidades amazónicas, el gobierno de Correa (y su sucesor del mismo partido, Lenín Moreno) aumentó la financiación, la cual comprendió una nueva ley titulada Ecuador Estratégico que otorga a las comunidades amazónicas el 12 % de los beneficios del petróleo que anteriormente se destinaban a los trabajadores de las empresas privadas (Ecuador, 2015b). La lucha tanto entre las comunidades por obtener estas fuentes de financiamiento, como entre los grupos indígenas y el gobierno, también han generado la apertura de una posibilidad para las empresas chinas en Ecuador. Aunque la pobreza ha disminuido a lo largo del país y se han incrementado los ingresos, queda por ver si la vía china al desarrollo conducirá a una buena vida (buen vivir).

7. El descubrimiento de petróleo en Ghana: ¿una nueva vía para el desarrollo?

29Mientras que la vía de desarrollo del Ecuador se halla vinculada a los préstamos de China y al reembolso en petróleo, Ghana optó por un camino distinto que se ajusta más a las estructuras del libre mercado y a un desarrollo vinculado con el crecimiento económico privado. La euforia que rodeó el descubrimiento de petróleo en Ghana en 2007, representa la culminación de los esfuerzos realizados por una serie de gobiernos –tanto militares como democráticos– y del pueblo ghanés en pos de la prospección petrolífera. Esta alegría tan esperada fue recogida en las palabras muchas veces citadas del expresidente, John A. Kufuor, al anunciar el descubrimiento en junio de 2007:

El petróleo es dinero y necesitamos dinero para hacer escuelas, caminos y hospitales. Si uno encuentra petróleo y lo administra bien, ¿es posible quejarse? Aún sin petróleo, ya vamos por un muy buen camino. Ahora, con este empujón del petróleo, vamos a volar. (BBC News, 2007)

30Esto representa el resultado de una larga búsqueda de hidrocarburos que se remonta a finales del siglo XIX, cuando la West Africa Oil and Fuel Company (WAOFCO) procedió a la perforación de cinco pozos. Todas los intentos anteriores realizados desde comienzos hasta mediados del siglo pasado produjeron algo de petróleo y gas, pero no en cantidades comerciales. Por eso, con el propósito de acelerar la exploración, el Consejo de Defensa Nacional Provisional (PNDC, por sus siglas en inglés) encabezado por Jerry John Rawlings, estableció un marco institucional mediante las leyes n°64 y 84 del PNDC. Estas dieron lugar a la creación de la Corporación Nacional de Petróleo de Ghana (GNPC, por sus siglas en inglés), la cual dirigió las actividades de exploración durante los años 80 y 90.

31Con la renovación del mandato para proseguir con la exploración de hidrocarburos durante la administración del presidente Kufuor, la GNPC con la ayuda de inversionistas extranjeros, descubrió petróleo de alta calidad en cantidades comerciales al oeste del cabo de Tres Puntos (ver Figura 2). En 2007, Tullow Oil and Kosmos Energy anunció el descubrimiento del Jubilee Field (bautizado en honor del cincuentenario de la independencia de Ghana de los británicos), ubicado a 60 km de la costa de Ghana. Sus reservas han sido estimadas en 1.000 a 2.000 millones de barriles de crudo. En lo que respecta al hallazgo de Jubilee Field globalmente, Tullow Ghana Limited posee la mayoría de las acciones con 35,48 %, Kosmos Limited y Anadarko poseen 24,08 % cada una, la GNPC es dueña de 13,6 % y 2,73 % pertenece a Petro SA (Empresa Nacional de Petróleo de Sudáfrica) (Tullow Oil, 2017). Con una población que vive con 2 dólares diarios estimada en 80 % y una GDP que depende en gran medida de las exportaciones de productos básicos (ISODEC y Oxfam America, 2009), los recursos provenientes de hallazgos de petróleo importantes pueden cambiar la suerte económica de este país de África Occidental. Según las proyecciones del Banco Mundial basadas en los precios del petróleo a nivel mundial, la participación efectiva del gobierno en Jubilee Fields durante 19 años de producción sería de 51,7 %, lo que representa un ingreso gubernamental total de 19.390 millones de dólares (Banco Mundial, 2009).

  • 7 Entrevista con un geólogo jefe en Accra, mayo de 2013.

32Tal y como lo resume un geólogo jefe de la GNPC, “Ghana ha invertido enormes recursos en la prospección petrolera, sin embargo los inversionistas extranjeros aportan conocimientos tecnológicos y cantidades incalculables de recursos que simplemente no existen en un país en vías de desarrollo como el nuestro”.7 En la actualidad, la prospección y producción de petróleo involucran principalmente a tres intereses externos distintos: Tullow Oil and Gas, empresa de prospección y producción independiente irlandesa; Kosmos Energy, empresa de prospección y producción de petróleo y gas independiente estadounidense; y Anadarko Petroleum Corporation, también con sede en los Estados Unidos. Estos intereses externos poseen los mayores porcentajes de participación, mientras que la GNPC dispone de mucho menos de 25% (Kastning, 2011).

Figura 2: Principales bloques petroleros de Ghana

Figura 2: Principales bloques petroleros de Ghana

Fuente: Kastning (2011, 8)

33Dados los intereses tanto exteriores como ghaneses en juego, la principal tarea del Estado ha consistido en garantizar que las ganancias imprevistas procedentes del petróleo sirvan de catalizador del desarrollo económico y evitar el fenómeno de maldición de los recursos que ha afectado a ciertas economías petroleras africanas como la nigeriana. En consecuencia, las redes nacionales y transnacionales como la Ghana Oil Watch y la Africa Oil Watch cuestionaron el objetivo del Estado de aprovechar estos recursos petroleros. En respuesta, el gobierno ghanés ha optado por la transparencia. Tal como lo declaró el expresidente John Mills al dirigirse a la comunidad diplomática en Accra:

Excelencias, soy consciente de que en África y en otros lugares el inicio de la riqueza obtenida con el petróleo, en ausencia de estructuras y garantías legales adecuadas, tiende a erosionar la responsabilidad democrática. Este gobierno tomará medidas para hacer frente a los problemas de transparencia y gobernanza relativas al descubrimiento de petróleo en el país. (Ghana News Agency, 2009)

34Con este propósito, en 2010 Ghana pasó a ser miembro de la Iniciativa de Transparencia de las Industrias Extractivas (EITI, por sus siglas en inglés). Esta organización tiene por finalidad alentar el trabajo conjunto del gobierno, las empresas extractivas, los organismos internacionales y las organizaciones no-gubernamentales, con el fin de elaborar un marco de promoción de la transparencia de los pagos en las industrias extractivas (Kastning, 2011). Este esfuerzo fue paralelo a la Ley de gestión de los ingresos provenientes del petróleo (actual Ley n° 815 o Ley sobre los ingresos del petróleo), destinada a reglamentar el uso y la gestión de las rentas que se generen a través de la industria petrolera. Como señaló Bleischwitz (2014), Ghana es uno de los tres países africanos que ha superado el conjunto de normas formuladas por la EITI. Un funcionario de la GNPC recalca esta virtud, señalando:

  • 8 Entrevista con un geológo jefe en Accra, mayo de 2013.

Somos conscientes de los perjuicios que acarrea la gestión de un recurso como el petróleo. Somos conscientes, asimismo, de que los ghaneses esperan con impaciencia los beneficios de sus recursos naturales. Sin embargo, como buenos depositarios, estamos haciendo todo lo necesario para garantizar un uso prudente de este recurso de origen divino. La EITI significa mucho para nosotros.8

35Además de su iniciativa EITI, Ghana cuenta con instituciones políticas y económicas relativamente estables que facilitan la eficacia y la eficiencia en la gestión de sus recursos petrolíferos recientemente encontrados. Kopiński et al. (2013) subrayan la importancia de la estabilidad del sistema político ghanés, su economía relativamente resiliente y la solidez de su sociedad civil, las cuales contribuyen a su capacidad para evitar la maldición de los recursos. Conjuntamente, estas características han permitido llevar a cabo ajustes institucionales en materia de preparación y manejo de los recursos petroleros, y garantizar las responsabilidades frente a la población en cuanto a la declaración y el uso de estos ingresos inesperados.

8. La política petrolera en Ghana: China y Occidente

  • 9 Entrevista con un funcionario de gobierno en Accra, mayo de 2013.

36Tras su independencia del Reino Unido en 1957, Ghana estableció y cultivó relaciones diplomáticas con países tanto del Este como del Oeste. A medida que las relaciones entre China y Ghana pasaron de tener motivaciones ideológicas durante el régimen de Nkrumah, a ser un compromiso económico pragmático, China ha mostrado un interés permanente en diferentes sectores de la economía ghanesa, entre los que se incluyen los préstamos e inversiones en infraestructura y las fibras ópticas.9 Además de estas contribuciones diversas a la economía de Ghana, China también comenzó a mostrar interés en el sector petrolero de ese país luego del descubrimiento de petróleo en 2007. Como parte de su diplomacia petrolera en los compromisos económicos en África, Beijing está concluyendo acuerdos con los principales productores de petróleo africanos como Nigeria, Angola y Sudán, como asimismo con nuevos operadores como Ghana y Uganda. A modo de conjetura sobre por qué China está interesada en el petróleo recientemente hallado en Ghana, un funcionario de gobierno señaló:

  • 10 Entrevista con un empleado en el Ministerio del Medioambiente y la Ciencia en Accra, mayo de 2013.

China necesita mucho petróleo para su enorme población. Pienso que la manera más sustentable y estratégica de garantizar el acceso constante es seguir buscando nuevos pozos o concesiones. Ellos (China) no pueden confiar continuamente en Sudan o Nigeria. ¿Ha visto cómo cambia la política en esos lugares? China necesita el petróleo de Ghana.10

37Tras su participación en la industria del gas natural de Ghana, China avanzó hacia el sector del petróleo. En 2011, Sinopec recibió 800 millones de dólares del BDC para desarrollar infraestructura para el petróleo y gas (Chen, 2016). Hacia finales de 2011, el BDC incrementó esta oferta de 800 millones de dólares al mayor acuerdo de préstamo de China a Ghana de 3.000 millones de dólares, el cual comprometía al país africano a suministrar 13.000 barriles diarios de petróleo crudo a China durante quince años y medio (Chen, 2016; Arnold y Hinshaw, 2014). Después de que ambos gobiernos llegaran a un impasse en las renegociaciones ante los precios del petróleo en baja en el mercado mundial, China congeló el préstamo (Chen, 2016). Desde su firma hasta su suspensión (de 2011 a 2015), este préstamo y su legalidad dominaron los debates y procedimientos parlamentarios cuando la oposición de entonces, el Nuevo Partido Patriótico (NPP, por sus siglas en inglés) acusó al gobierno en ejercicio, el Congreso Nacional Democrático (NDC, por sus siglas en inglés), de no emplear los procedimientos políticos apropiados para buscar apoyo para el préstamo de China. La oposición alegaba, en especial, que el gobierno del NDC infringía la Ley de gestión de los ingresos derivados del petróleo (PRMA, por sus siglas en inglés), la cual establecía que el petróleo ghanés no puede entregarse en garantía por más de diez años (Hardus, 2014). Asimismo, los parlamentarios de oposición sostenían que el partido gobernante había realizado un acuerdo desigual para beneficiar a China en detrimento de la difícil situación de la población ghanesa que terminaría no recibiendo nada del préstamo de 3.000 millones de dólares, ni del posterior acuerdo de extracción con China. Esta cuestión también fue incorporada en el discurso de campaña de la oposición NPP, la cual ganó las elecciones presidenciales y parlamentarias de 2016, sustituyendo al gobierno NDC.

  • 11 Entrevista con un funcionario de la GNPC en Accra, mayo de 2013.

38China también sigue ofreciendo ayuda exterior y asistencia técnica al sector petrolero. Este país ofreció cuatro helicópteros y lanchas patrulleras para ser utilizados en la seguridad de la marina ghanesa (Ghana Business News, 2011). Estas y otras ayudas proporcionadas al gobierno ghanés pueden interpretarse como aperturas encaminadas a obtener acceso a bloques petroleros existentes con fines de producción. No obstante, tanto los préstamos como las diversas ayudas y asistencia técnica aún no se han materializado plenamente en un acceso importante al sector petrolero, dominado por las empresas occidentales (Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno de los EE.UU., 2013), las cuales han desempeñado un papel fundamental en la prospección y la producción de petróleo. Según un funcionario de la GNPC, “las empresas chinas están participando además en licitaciones para entrar en la industria petrolera ghanesa, pero aún no lo han conseguido”.11 Aparte del predominio de las empresas occidentales en este sector y su reticencia a entregar acciones a sus pares chinos, existen otros factores que han contribuido a la situación de Beijing.

  • 12 Entrevista realizada en Awaso, en la Región oeste de Ghana, mayo de 2013.

39En primer lugar, la imagen reciente de China en Ghana se ha visto afectada por la participación de la primera en la explotación ilegal de oro (conocida localmente como galamsey) en gran parte del país africano. China frecuentemente se ha caracterizado por sus políticas medioambiental deficientes y este involucramiento reciente en un sector bastante peligroso y carente de reglamentación ha ocasionado el surgimiento de sentimientos antichinos en el país. Esta industria ilegal no solamente es percibida como un espacio reservado a la población local, sino como una práctica no regulada que degrada el medio ambiente. Este tema complicó las acciones diplomáticas de ambos países, ya que las decisiones que tomó el gobierno ghanés en reacción al aumento de dichas actividades de explotación –como la deportación de responsables de galamsey chinos–, curiosamente coincidieron con los acuerdos de renegociación respecto de los 3.000 millones de dólares de préstamo del BDC. Estos últimos suscitaron una serie de especulaciones que alimentaron el discurso antichino en los medios de comunicación y la población ghanesa (Hess y Aidoo, 2016). Este deslizamiento gradual de China hacia la impopularidad en la población ghanesa se manifiesta en la encuesta de 2013 sobre actitudes mundiales de Pew Research, la cual muestra que la actitud favorable hacia el país asiático cayó de 75 % en 2007 a 67 % en 2013, mientras que la de EE.UU. aumentó de 80 a 83 % en esos mismos años (Pew Research Centre, 2013). Como lo expresó con enfado un habitante de Awaso, en la región oeste de Ghana (región donde está situada la industria del petróleo), “hay que arrestar, encarcelar y deportar del país a los operadores chinos de galamsey antes de que empiecen a concentrarse en nuestra industria petrolera”.12 En un tono más moderado, una joven egresada de la Universidad de Ghana explicó:

  • 13 Entrevista realizada en Accra a una estudiante agresada de la Universidad de Ghana (en el marco de (...)

El motivo por el que la gente está pidiendo que los chinos se mantengan alejados de nuestro petróleo es la avaricia que han mostrado al aprovecharse de la falta de control del galamsey, sin ninguna consideración por la destrucción medioambiental y las vidas de la gente… Si se lanzan sobre nuestro petróleo recién encontrado del mismo modo que lo hicieron con el galamsey, Ghana seguirá siendo eternamente pobre y subdesarrollada.13

40La relación de Ghana con Occidente se ha reforzado a medida que los compromisos económicos chinos se expanden en el país. En los años 90, cuando Ghana comenzó su cuarto régimen democrático republicano, alejándose de décadas de presencia militar en la política y estrechos lazos soviéticos, su adhesión a acuerdos neoliberales occidentales atrajo más actores e inversionistas occidentales a gran parte de sus sectores económicos. El otorgamiento de 547 millones de dólares en el marco del Pacto para el Milenio de EE.UU. con el fin de aumentar el desarrollo económico, así como otras contribuciones de países e instituciones occidentales como el Banco Mundial y el FMI, han hecho aumentar el número de inversionistas occidentales. Sorprendentemente, cuando China restringió su préstamo de 3.000 millones de dólares haciendo pesar la amenaza de la incertidumbre económica, Ghana recurrió al FMI para obtener un préstamo de 918 millones de dólares con el fin de estabilizar el crecimiento y alentar el desarrollo económico mediante objetivos ambiciosos (FMI, 2015). Pese a que las relaciones con China se estrechan cada vez más en materia de desarrollo de infraestructura, inversiones extranjeras directas y transferencia tecnológica, este caso concreto refleja el papel fundamental que han jugado y continúan jugando las instituciones occidentales en la historia económica de Ghana. El entusiasmo inicial que el gobierno de Ghana mostró por el préstamo de 3.000 millones de dólares del BDC se desvaneció cuando la oposición interna y el deterioro de la situación fiscal ghanesa obligó al gobierno de Mahama a reconsiderar y renegociar el mecanismo del préstamo del BDC (Chen, 2016). Tras la caída del precio del crudo de 115 dólares en junio de 2014 a 53 dólares en enero de 2015 y la baja persistente de los precios del oro y el cacao –caída de 1.300 millones de dólares en el tipo de cambio para Ghana en 2013– la capacidad del gobierno de acceder al préstamo de 3.000 millones de dólares del BDC o de reembolsarlo se vio obstaculizada, lo que en 2015 puso término al acuerdo con el BDC (Chen, 2016). Al verse en serias dificultades fiscales, Ghana recurrió entonces al ya familiar FMI para que le ayudara a resucitar su tambaleante economía y a recuperar el rumbo de su programa de desarrollo. Lo anterior representó un flashback a los años 90, época en que el gobierno de Rawlings recurrió al FMI y al Banco Mundial para establecer un programa de ajuste que rescatara la economía tras años de padecimiento económico y político.

9. Multiplicidad de actores: ¿pugna por el petróleo o garantía de desarrollo?

41El Estado ghanés postcolonial se ha orientado en gran medida por objetivos de desarrollo, apoyándose en un programa neoliberal que según algunos ha conducido a dificultades medioambientales, dado que los recursos naturales han sido saqueados con el fin de sacar provecho de los precios del mercado mundial y de la insaciable demanda de las economías emergentes. Cuando se descubrió petróleo en el país en 2007, la euforia del gobierno fue paulatinamente dando paso a discusiones sobre cómo extraer los recursos petroleros de forma prudente, evitando al mismo tiempo el fenómeno de maldición de los recursos que ha sido un flagelo para la mayoría de las economías petroleras africanas. La posición del gobierno ghanés consistió entonces en poner de relieve el papel que desempeñan las instituciones democráticas en conservar una extracción sostenible de estos recursos. Esta postura se ha traducido en una visión inclusiva que reúne tanto a las partes interesadas nacionales como a las instancias extranjeras para contribuir al logro de un programa amplio y sostenible para la industria petrolera. Tal como lo expresó acertadamente un ejecutivo de la GNPC:

  • 14 Entrevista con un ejecutivo de GNPC en Accra, mayo de 2013.

El gobierno de Ghana realmente quiere obtener lo mejor de este hallazgo de petróleo para la población ghanesa; es por ello que estamos incluyendo a grupos locales como también a entidades extranjeras como Noruega en un esfuerzo por crear un consenso respecto a la manera de emplear los recursos petrolíferos para potenciar el desarrollo… solo el tiempo dirá si el gobierno optó por la senda adecuada.14

42Activistas medioambientales nacionales y extranjeros han comenzado a calcular los costos medioambientales de las perforaciones submarinas que se están llevando a cabo frente a la costa ghanesa. Friends of the Nation (FoN) –una ONG sin fines de lucro activa en la defensa social y medioambiental– ha llamado la atención del gobierno y del mundo en torno a la cantidad anormal de ballenas muertas que han llegado hasta las costas del país. Si bien la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) lo niega rotundamente, dicha situación tuvo una relación directa con el aumento de la prospección marítima de petróleo (The Guardian, 2013). En relación con lo anterior, un grupo de dirigentes tradicionales del país (jefes) de la región oeste de Ghana también hicieron un llamado de alerta sobre los efectos de las actividades de perforación petrolera en la industria pesquera local (Ghanaweb, 2014). Estas movilizaciones presionan a las autoridades y promueven la responsabilización en distintas esferas de la gobernanza.

43Actores de diversos ámbitos de la comunidad internacional siguen cumpliendo una función de control de los parámetros legales de extracción de estos recursos. En un intento reciente de adaptar las nuevas realidades de la industria petrolera ghanesa a la normativa existente, Oil Watch advirtió que la actual Ley de protección ambiental ghanesa de 1994 (Ley 490) no otorga poderes efectivos a la Agencia de Protección Ambiental, encargada de custodiar los recursos medioambientales del país. Esto es percibido como un importante vacío en la política medioambiental de Ghana, la cual, de no ser subsanada, podría socavar los intentos para que se garantice la extracción y producción sostenible de petróleo en el país.

44En países en vías de desarrollo como Ghana, las industrias extractivas han concitado el interés de inversionistas como China o de empresas occidentales, las cuales han sido objeto de críticas por tratar a la población local de forma más bien injusta al repatriar los extraordinarios beneficios del petróleo. Así ocurrió en 2014, en un impasse en torno a las desigualdades entre los trabajadores expatriados y ghaneses de la empresa petrolera Schlumberger (Myjoyonline, 2014). Lo anterior ejemplifica las conexiones existentes entre el programa transnacional y las acciones de los grupos locales.

10. Ecuador y Ghana: un análisis comparativo

45Estas dos economías en desarrollo comparten un mismo desafío fundamental que generalmente afecta a los países en vías de desarrollo no industrializados: el de encontrar un delicado equilibrio entre la preservación y el uso sostenible de los recursos naturales para cumplir con objetivos de desarrollo que pueden variar dependiendo de la diversidad de pueblos de ambos Estados. En la tabla siguiente resumimos la comparación entre estos dos países. Mientras que Ecuador posee una larga historia de extracción de petróleo, Ghana es neófita en dicha industria. Aún así, y pese al trabajo inicial realizado por el Presidente Correa en 2007 con organizaciones medioambientales e indígenas, Ecuador ha adoptado políticas que han provocado protestas por parte de estas organizaciones. Entre ellas se cuentan la cancelación de la Iniciativa Yasuní ITT destinada a dejar el petróleo bajo tierra en el Parque nacional Yasuní. Además, el presupuesto de Ecuador depende en gran medida de sus procesos extractivos, un nivel de dependencia que Ghana aún no ha alcanzado. No obstante, con una historia y experiencia en petróleo mucho menos amplia, los recursos petroleros de Ghana podrían sufrir una suerte parecida a la de sus otros pares africanos, cuyos recursos y gestión petrolífera están ampliamente dominados por entidades externas, y lo cual a veces ocasiona que los compromisos degeneren en confusión política y contracción económica (Patey, 2014). Con todo, en la actualidad Ghana ha integrado a las ONG a su marco de gobernanza en materia de extracción y está trabajando en la inclusión de los intereses locales en la Iniciativa para la Transparencia de las Industrias Extractivas, una iniciativa transnacional que cobra cada vez mayor importancia y en la cual no participa Ecuador. Esto se traduce en importantes diferencias entre los dos casos en términos de resultados de sus políticas y de respuestas a la movilización social.

Tabla 1: Comparación entre Ecuador y Ghana

Ecuador

Ghana

Inicio de la extracción de petróleo

1971

2007

Transparencia estatal

Baja

Alta

Dependencia del endeudamiento con China

Alta

Baja

Inversión del FMI y el Banco Mundial

Baja

Alta

Inversión occidental

Baja

Alta

Relación de trabajo entre el Estado y las ONG

Baja

Alta

Fuente: elaboración de los autores.

46Si bien con anterioridad a su modificación de los impuestos a las industrias extractivas del año 2010, Ecuador contaba con fuertes lazos con Occidente y las empresas privadas, bajo el gobierno del Presidente Rafael Correa el país optó por un enfoque socialista del Estado, forzando a muchas empresas privadas a abandonar el país y abriendo oportunidades a empresas estatales tales como las EPNC como compradoras de petróleo. Tras el impago de sus deudas y habiendo renunciado hasta hace poco a su relación con el Banco Mundial y el FMI, Ecuador buscó fondos de China para afianzar gran cantidad de programas estatales nuevos.

47Ghana, por su parte, contaba desde los años 90 con un programa económico neoliberal abierto a las instituciones financieras internacionales occidentales. Esto ha evitado que el país dependa exclusivamente de las inversiones chinas en su sector petrolero y extractivo, diversificando sus mercados. Aunque ambos Estados se valen de la financiación china para sus proyectos de “desarrollo”, la predominancia de las empresas privadas occidentales en Gana contribuye a menudo a la preponderancia de valores de mercado occidentales que se infiltran a través de los acuerdos económicos. Además, estos mercados y acuerdos económicos movilizan y fortalecen los vínculos entre los agentes nacionales entre sí, así como entre estos y los agentes internacionales a fin de supervisar y exigir la responsabilidad del gobierno en las perforaciones y el uso sostenible o de otra índole de los recursos petroleros. A pesar del crecimiento comercial y de las inversiones entre Ghana y China, este último país todavía va a la zaga de otros socios comerciales y de inversión como los EE.UU., Francia, el Reino Unido, Italia y Holanda, todos ellos países occidentales (Looney, 2014).

48Rodeado de ejemplos de economías petroleras fallidas en el continente africano, pero animado por sus instituciones y su buena gobernanza, Ghana ha buscado adoptar mejores prácticas de gestión del petróleo, como asimismo utilizar este recurso para generar prosperidad, lo que ha conducido a que en el sector petrolero nacional predominen los actores occidentales en detrimento de las entidades chinas. Esta apertura estratégica y mundial del gobierno ghanés pone de manifiesto la importancia del particular modelo de gestión de los recursos petroleros que persigue establecer, a medida que se abre camino en un mercado mundial del petróleo de gran volatilidad. Por ejemplo, gracias a las buenas relaciones existentes entre la GNPC y Statoil (empresa estatal de petróleo noruega), el gobierno ghanés ha favorecido el intercambio de ideas y conocimientos técnicos con el propósito de evitar la maldición de los recursos o “mal holandés”, una característica que se asocia principalmente con las economías petroleras en la mayor parte de los países en vías de desarrollo.

49Por el contrario, la falta en las empresas chinas estatales de accionistas a los cuales poder presionar ha complicado la movilización social contra la incursión hacia la Amazonía Sur del Ecuador. Luego de la cancelación por parte del gobierno, en agosto de 2013, de la Iniciativa Yasuní ITT encaminada a dejar el petróleo bajo tierra en el bloque amazónico ITT, un movimiento popular denominado Yasunidos reunió más de 700.000 firmas para convocar a un referéndum nacional destinado a detener la extracción de petróleo. Con escasa capacidad de ejercer un impacto en el régimen de Correa y sin contar con accionistas chinos ante los cuales ejercer presión, los miembros de Yasunidos no tuvieron ninguna alternativa cuando el Consejo Nacional Electoral ecuatoriano se negó a aceptar casi un tercio de las firmas presentadas (El Universo, 2014). Se prevé que la producción de petróleo en este bloque intacto se inicie en 2017. Aunque el gobierno ghanés abrió el diálogo con grupos de ONG, la financiación sinocentrista de Ecuador basada en el petróleo cerró las vías para alcanzar un compromiso con la sociedad civil.

50En lo que se refiere a la movilización social, Ghana ha comprometido a varias ONG interesadas con el fin de garantizar un uso inclusivo y sostenible de los recursos petrolíferos. Grupos tales como el Comité para el Interés Público y la Rendición de Cuentas (PIAC, por sus siglas en inglés) y FoN funcionan como grupos de presión que persiguen la repartición equitativa de los ingresos derivados del petróleo mediante la PRMA (Ghana News Agency, 2015). El Centro para la Política Energética de África (ACEP, por sus siglas en inglés), por su parte, supervisa cuestiones generales relativas al petróleo y otros asuntos de política energética.15 Estas relaciones de trabajo entre el gobierno y las ONG han sido una desgracia para los intentos de China de obtener un acceso significativo al petróleo ghanés (además de su participación actual en el gas natural).16 Ecuador, que en un comienzo se había aliado con el sector de las ONG, discrepó de las mismas durante el régimen de Correa en cuanto al uso de las industrias extractivas para financiar su programa social, pese a las protestas de las comunidades indígenas. La relación de China con el gobierno ecuatoriano no solamente tuvo efectos en su política de desarrollo del buen vivir, empleando los procesos extractivos para solventar un presupuesto estatal socialista considerable, sino que también puso en tela de juicio el propósito de la norma constitucional de 2008 de la armonía con la naturaleza, lo que constituye una repercusión importante en la política de largo plazo.

51En relación con lo anterior se puede citar asimismo la decisión de Ghana de intervenir en la elaboración y la negociación de los acuerdos con China dentro de sus fronteras (Mohan y Lampert, 2013). A medida que diferentes instancias tanto internas como externas convergen en África debido a sus recursos, la mayoría de los países africanos evidencian una incapacidad para mostrar voluntad. En contraste, Ghana se esfuerza por establecer políticas que tengan impacto en las relaciones con China. Sin embargo, en tanto que las EPNC extienden su presencia y se establecen en Ghana, la voluntad por parte del gobierno ghanés se ve seriamente restringida debido a factores tales como objetivos de maximización de los beneficios, la competencia en el mercado y la presión política (Kernen y Lam, 2014). En el caso de Ecuador, el estilo de gobernanza y de control de los recursos petroleros por parte del Estado le otorgan al nuevo gobierno (del mismo partido político) encabezado por Lenín Moreno cierto peso e influencia en sus compromisos con China, si bien limitados por la ausencia de actores occidentales.

52Estos dos casos reflejan la complejidad de la relación de los países menos desarrollados en su colaboración con las EPNC. Frente a los diferentes agentes internacionales y nacionales que rodean las industrias petroleras de Ecuador y Ghana, el poder del Estado ha debido agregar matices, ya que este se halla presionado a alcanzar un equilibrio en términos de sus objetivos de desarrollo y de preservación de recursos petroleros esenciales insertos en entornos más bien inestables. Estos casos dejan entrever nuevos temas de investigación en relación con los efectos de las ventas futuras de petróleo en los resultados de las políticas y la movilización social en otros países menos desarrollados como Venezuela o Angola. ¿Existen pautas sobre las repercusiones de las políticas y los resultados de la movilización social en los países menos desarrollados como resultado de un desarrollo basado en las ventas futuras de petróleo en comparación con una cartera más diversificada? ¿Cómo pueden estas conclusiones generales ayudar a los responsables políticos y a los ciudadanos a alcanzar un equilibrio entre el desarrollo y los recursos naturales? Estos casos ofrecen una plataforma para estudios futuros. Abordar la demanda china de recursos naturales al inicio del periodo posterior a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de 2015, sitúa las experiencias de Ghana y Ecuador dentro del análisis más general de la gobernanza medioambiental mundial y permite entrever investigaciones futuras relacionadas con la búsqueda de “la buena vida”.

Top of page

References

Acosta, A. (2009) La Maldición de la Abundancia (Quito: Abya Yala).

Alvaro, M. (2014a) ‘Ecuador and China Seek to Strengthen Ties’, The Wall Street Journal, 20 enero.

Alvaro, M. (2014b) ‘Ecuador Awaits $3.6 billion of Financing from China’, The Wall Street Journal, 4 noviembre.

Alves, A. (2013) ‘Chinese Economic Statecraft: A Comparative Study of China’s Oil-backed Loans in Angola and Brazil’, Journal of Current Chinese Affairs, 42(1), pp. 99-130, https://journals.sub.uni-hamburg.de/giga/jcca/article/view/593/591 (accedido el 2 de junio 2017).

Amazon Watch (2014) Beijing, Banks, and Barrels: China and Oil in the Ecuadorian Amazon, (Oakland: Amazon Watch) http://amazonwatch.org/assets/files/2014-beijing-banks-and-barrels.pdf (accedido el 23 de mayo 2016).

Arnold, W. y D. Hinshaw (2014) ‘China Takes Wary Steps Into New Africa Deals’, The Wall Street Journal, May 6, https://www.wsj.com/articles/china-takes-wary-steps-into-new-africa-deals-1399399500 (accedido el 4 de junio 2017).

BBC News (2007) ‘UK’s Tullow uncovers oil in Ghana’, 18 June, http://news.bbc.co.uk/2/hi/business/6764549.stm (accedido el 2 de febrero 2017).

Bina, O. (2010) ‘Environmental Governance in China: Weakness and Potential from an Environmental Policy Integration Perspective’, China Review, 10(1), pp. 207-239, http://www.jstor.org/stable/23462248.

Bleischwitz, R. (2014) ‘Transparency in the Extractive Industries: Time to Ask for More’, Global Environmental Politics, 14(4), pp. 1-9, DOI: 10.1162/GLEP_e_00254.

Bräutigam, D. (2009) The Dragon's Gift: the Real Story of China in Africa (Oxford: Oxford University Press).

Bräutigam, D. y X.Y. Tang (2012) ‘Economic Statecraft in China's New Overseas Special Economic Zones: Soft Power, Business Or Resource Security?’ International Affairs, 88(4), pp. 799-816, DOI: 10.1111/j.1468-2346.2012.01102.x.

Chan, H. (2009) ‘Politics over Markets: Integrating State-owned Enterprises into Chinese Socialist Market’, Public Administration and Development, 29(1), pp. 43-54, DOI: 10.1002/pad.502.

Chang, J. (2013) ‘China plays by its own rules while going global’, Associated Press, 16 February.

Chen, M. (2014) ‘The Internationalization Strategy of Chinese Oil Companies from Case Studies of Sudan and Saudi Arabia’, Western Asia and Africa, 5, pp. 117-128.

Chen, S. (2008) ‘Motivations behind China’s Foreign Oil Quest: A Perspective from the Chinese Government and the Oil Companies’, Journal of Chinese Political Science, 13(1), pp. 79-104, DOI: 10.1007/s11366-008-9017-7.

Chen, T. (2016) “What Happened to China Development Bank’s $3 Billion Loan to Ghana?’ China-Africa Research Initiative Policy Brief, 10 (Washington D.C.: John Hopkins University), https://static1.squarespace.com/static/5652847de4b033f56d2bdc29/t/56fab64ecf80a125ba5f4f5a/1459271482280/SAIS-CARI+Brief+%2310+-+Chen+V.8_NEW.pdf (accedido el 2 de junio 2017).

Chevron Toxico: The Campaign for Justice in Ecuador (2014) ‘Donziger’s New Legal Team Strikes Back at Chevron By Seeking Nullification of RICO Case’, January 28 (Oakland: Amazon Watch) http://chevrontoxico.com/news-and-multimedia/2014/0128-donzigers-new-legal-team-strikes-back-at-chevron-by-seeking-nullification-of-rico-case (accessed on 2 June 2017).

China (Republic of) (2014) Main Functions and Responsibilities of SASAC (Beijing: State-owned Assets Supervision and Administration Commission, SASAC), http://en.sasac.gov.cn/n1408028/n1408521/index.html (accedido el 14 de septiembre 2015).

China Daily (2014) ‘CNPC Expands in Ecuador’, 23 enero, http://www.chinadaily.com.cn/china/2014-01/23/content_17252428.htm (accedido el 30 de junio 2017).

Cutler, C., V. Haufler, y T. Porter (1999) Private Authority and International Affairs (New York: State University of New York Press).

Downs, E. (2007) ‘The Fact and Fiction of Sino-African Energy Relations’, China Security, 3(3), pp. 42-68, https://www.brookings.edu/wp-content/uploads/2016/06/downs20070913.pdf (accedido el 2 de junio 2017).

Ecuador (Republic of) (2008) Constitucion de la Republica del Ecuador, http://www.inocar.mil.ec/web/images/lotaip/2015/literal_a/base_legal/A._Constitucion_republica_ecuador_2008constitucion.pdf (accedido el 18 de octubre 2017).

Ecuador (Republic of) (2015a) National Institute of Statistics and Census (INEC) Indicadores de Pobreza y Desigualdad (Quito: Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo) http://www.ecuadorencifras.gob.ec/documentos/web-inec/POBREZA/2015/Marzo/Presentacion_pobreza%20y%20desigualdad%20marzo%2015.pdf (accedido el 14 de septiembre 2015).

Ecuador (Republic of) (2015b) Website Ecuador Estrategico http://www.ecuadorestrategicoep.gob.ec/ (Quito: Gobierno Nacional de la Republica del Ecuador) (accessed on 14 September 2015).

Ecuador (Republic of), Ministry of Non Renewable Resources (2013) Southern Amazonian Round of Concessions, January, http://www.hidrocarburos.gob.ec/ministro-merizalde-invita-a-buscar-nuevas-reservas-de-crudo/ Quito: Gobierno Nacional de la Republica del Ecuador) (accedido el 14 de septiembre 2015).

Ecuavisa (2013) ‘Ecuador Inicia Ronda de Licitaciones Petroleras en Pekin’, 25 March, http://www.ecuavisa.com/articulo/noticias/actualidad/27062-ecuador-inicia-ronda-de-licitaciones-petroleras-en-pekin (accedido el 30 de junio 2017).

EIA (US Energy Information Administration) (2016) Company Level Imports, April http://www.eia.gov/petroleum/imports/companylevel/ (Washington D.C.: EIA) (accessed on 25 May 2016).

Eisenmen, J., F. Heginbotham and D.J. Mitchell (2015) China and the Developing World: Beijing’s Strategy for the Twenty-first Century (New York: Routledge).

El Comercio (2013a) ‘Apertura de Ofertas de XI Ronda Petrolera Se Realizara en Medio de Protestas’, 13 julio.

El Comercio (2013b) ‘Ecuador Inicia Ronda de Licitaciones Petroleras en Pekin’, 25 marzo.

El Telegrafo (2013) ‘Crudo del Ecuador Se Comercializa a China al Valor del WTI’, 5 February, http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/economia/8/crudo-de-ecuador-se-comercializa-a-china-al-valor-del-wti (accedido el 30 de junio 2017).

El Telegrafo (2010) ‘Ecuador Gana $4 mil millones por Petroleo’, October 10, http://ecuadorinmediato.com/index.php?module=Noticias&func=news_user_view&id=135389&umt=el_telegrafo_guayaquil_ecuador_gana_4_mil_millones_por_petroleo (accedido el 3 de junio 2017).

El Universo (2014) ‘Yasunidos Pide al CNE Nueva Revision de Firmas’, 15 May, http://www.eluniverso.com/noticias/2014/05/15/nota/2963611/yasunidos-pide-cne-nueva-revision-firmas (accedido el 30 de junio 2017).

Ellis, E.R. (2009) China in Latin America: The Whats and Wherefores (Boulder: Lynne Rienner Publishers).

Fernandez, B.S., L. Pardo y K. Salamanca (2014) ‘El buen Vivir en Ecuador; Marketing Politico o Proyecto en Disputa? A Dialog with Alberto Acosta’, Iconos, 48, pp. 109-119, http://hdl.handle.net/10469/5812 (accedido el 2 de junio 2017).

Friedberg, A. (2006). ‘“Going Out”: China’s Pursuit of Natural Resources and Implications for the PRC’s Grand Strategy’, NBR Analysis, 17(3), pp. 5-34.

Ghana News Agency (2015) ‘Hold Government accountable on management of petroleum revenue-PIAC’, 28 enero, http://www.ghananewsagency.org/print/85067 (accessed on June 25, 2017).

Ghana Business News (2011) ‘China to provide four helicopter to protect Ghana’s oil & gas fields’, 25 noviembre, https://www.ghanabusinessnews.com/2011/11/25/china-to-provide-four-helicopters-to-protect-ghanas-oil-gas-fields/ (accedido el 8 de octubre 2017).

GhanaWeb (2009) ‘Government to review draft oil law’, 28 February, https://www.ghanaweb.com/GhanaHomePage/NewsArchive/Government-to-review-draft-oil-law-Mills-158412 (accedido el 8 de octubre 2017).

GhanaWeb (2014) ‘Activities of oil companies killing fishing industry – Western Chiefs’, 17 marzo, http://www.ghanaweb.com/GhanaHomePage/business/artikel.php?ID=303514 (accedido el 15 de enero 2017).

Gonzalez-Vicente, R. (2012) ‘Mapping Chinese Mining Investment in Latin America: Politics or Market?’ China Quarterly, 209, pp. 35-58, DOI: 10.1017/S0305741011001470.

Gonzalez-Vicente, R. (2011a) ‘China’s Engagement in South America and Africa’s Extractive Sectors: New Perspectives for Resource Curse Theories’, Pacific Review, 24(1), pp. 65-87, DOI: 10.1080/09512748.2010.546874.

Gonzalez-Vicente, R. (2011b) ‘The Internationalization of the Chinese State’, Political Geography, 30, pp. 402-411, DOI: 10.1016/j.polgeo.2011.09.001.

Gudynas, E. (2011) ‘El Nuevo Extractivismo Progresista en America Latina’, in Acosta, A., E. Gudynas, F. Houtart, H. R. Soler, J. Martínez Alier and L. Macas (eds.) Colonialismo del Siglo XXI (Barcelona: Icaria Editorial), pp. 75-92.

Hardus, S. (2014) ‘Chinese National Oil Companies in Ghana: The Cases of CNOOC and SINOPEC’, Perspectives on Global Development and Technology, 13(5-6), pp.588-612, DOI: 10.1163/15691497-12341319.

Hall, R.B. and T.J. Biersteker (2003) The Emergence of Private Authority in Global Governance (Cambridge: Cambridge University Press).

Hess S. and R. Aidoo (2016) ‘Charting the Impact of Subnational Actors in China’s Foreign Relations: The 2013 Galamsey Crisis in Ghana’, Asian Survey, 52(2), DOI: 10.1525/as.2016.56.2.301.

Hochstetler, K. (2013) ‘South-South Trade and the Environment: A Brazilian Case Study’, Global Environmental Politics, 13(1), pp. 30-48, http://muse.jhu.edu/article/497031 (accedido el 2 de junio 2017).

Hochstetler, K. and G. Kostka (2015) ‘Wind and Solar Power in Brazil and China: Interests, State-Business Relations, and Policy Outcomes’, Global Environmental Politics, 15(3), pp. 74-94, DOI: 10.1162/GLEP_a_00312.

IMF (International Monetary Fund) (2015) ‘IMF Approves US$918 Million ECF Arrangement to Help Ghana Boost Growth, Jobs and Stability’, April 3 (Washington D.C.: IMF), https://www.imf.org/external/np/sec/pr/2015/pr15159.htm (accedido el 15 de diciembre 2015).

Inter-American Dialog (2016) China Latin America Finance Database, www.thedialogue.org/map_list/ (accedido el 3 de junio 2017).

ISODEC (Integrated Social Development Centre) and Oxfam America (2009) ‘Ghana’s Big Test: Oil’s Challenge to Democratic Development’, March 11, (Washington D.C: ISODEC and Oxfam America), https://www.oxfamamerica.org/static/media/files/ghanas-big-test.pdf (accedido el 14 de noviembre 2017).

Jaffe, A. and S. Lewis (2002) ‘Beijing’s Oil Diplomacy’, Survival, 44(1), pp. 115-134, DOI: 10.1080/00396330212331343282.

Jiang, J. y C. Ding (2014) Update on Overseas Investments by China’s National Oil Companies, IEA Energy Papers (Paris: International Energy Agency), https://www.iea.org/publications/freepublications/publication/PartnerCountrySeriesUpdateonOverseasInvestmentsbyChinasNationalOilCompanies.pdf (accedido el 2 de junio 2017).

Jiang, J. y J. Sinton (2011) Overseas investments by Chinese national oil companies, IEA Energy Papers (Paris: International Energy Agency), DOI: 10.1787/5kgglrwdrvvd-en.

Jiang, W. (2009) ‘Fuelling the Dragon: China’s Rise and Its Energy and Resources Extraction in Africa’, China Quarterly, 199, pp. 595-609, DOI: 10.1017/S0305741009990117.

Kastning, T. (2011) Basic Overview of Ghana’s Emerging Oil Industry (Berlin, Bonn: Friedrich Ebert Stiftung), http://library.fes.de/pdf-files/bueros/ghana/10490.pdf (accessed on 2 June 2017).

Keck, M. y K. Sikkink (1998) Activists Beyond Borders: Advocacy Networks in International Politics (New York: Cornell University Press).

Kernen, A. y K.N. Lam (2014) ‘Workforce Localization among Chinese State-Owned Enterprises (SOEs) in Ghana’, Journal of Contemporary China, 23(90), pp. 1053-1072, DOI: 10.1080/10670564.2014.898894.

Kopiński, D., A. Polus, y W. Tycholiz (2013) ‘Resource curse or resource disease? Oil in Ghana’, African Affairs, 112(449), pp.583-601, DOI: 10.1093/afraf/adt056.

Krauss, C. y K. Bradsher (2015) ‘China’s Global Ambitions: Cash and Strings Attached’, The New York Times, 24 julio, https://www.nytimes.com/2015/07/26/business/international/chinas-global-ambitions-with-loans-and-strings-attached.html (accedido el 30 de junio 2017).

Kueffner, S. (2008) ‘Correa Defaults on Ecuador Bonds, Seeks Restructuring’ Bloomberg News Wire, 12 diciembre.

Liou, C. (2009) ‘Bureaucratic Politics and Overseas Investment by Chinese State-owned Oil Companies’, Asian Survey, 49(4), pp. 670-690, DOI: 10.1525/as.2009.49.4.670.

Looney, R. (2014) ‘Can Ghana’s Democracy Save it from the Oil Curse?’, Foreign Policy, May 1, http://foreignpolicy.com/2014/05/01/can-ghanas-democracy-save-it-from-the-oil-curse/ (accedido el 15 de diciembre 2015).

Lotspeich, R. and A. Chen (1997) 'Environmental Protection in the People’s Republic of China’, Journal of Contemporary China, 6(14), pp. 33-59, DOI: 10.1080/10670569708724264.

Martin, P.L. (2015) ‘Leaving Oil Under the Amazon: The Yasuní ITT Initiative as a Post-Petroleum Model?’, in T. Princen, J.P. Manno and P.L. Martin, Ending the Fossil Fuel Era (Cambridge: MA: MIT Press), pp. 119-144.

Martin, P.L. (2011) ‘Global Environmental Governance from the Amazon’, Global Environmental Politics, 11(4), pp. 22-42, http://muse.jhu.edu/article/455363 (accessed on 2 June 2017).

Mohan G. y B. Lampert (2013) ‘Negotiating China: reinserting African agency into China–Africa relations’, African Affairs, 112(446), pp. 92–110, DOI: 10.1093/afraf/ads065.

Myjoyonline (2014) ‘Schlumberger local workers angry over huge expatriate salary disparities’, 8 marzo, http://www.myjoyonline.com/news/2014/March-8th/slumberger-local-workers-angry-over-huge-salary-expatriate-disparities.php (accedido el 20 de febrero 2017).

Patey, L. (2014) The New Kings of Crude. China, India, and the Global Struggle for oil in Sudan and South Sudan (New York: Hurst).

Pew Research Centre (2013) America’s Global Image Remains more Positive than China’s (Washington, D.C.: Pew Global Attitudes Project).

Power, M., G. Mohan, y M. Tan-Mullins (2012) China's Resource Diplomacy in Africa: Powering Development? (London: Palgrave Macmillan).

Ray, R. y A. Chimienti (2015) ‘A Line in the Ecuadorian Forest: Chinese Investment and the Environmental and Social Impacts of Extractive Industries in Ecuador: Working Group on Development and Environment in the Americas’, Discussion Paper Global Economic Governance Initiative (Boston: Boston University).

Risse-Kappen, T. (1995) Bringing Transnational Relations Back In: Non-State Actors, Domestic Structures and International Institutions (Cambridge: Cambridge University Press).

Schneyer, J. y N. Medina Mora Perez (2013) ‘Special Report: How China took control of an OPEC country's oil’, Reuters, https://www.reuters.com/article/us-china-ecuador-oil-special-report-idUSBRE9AP0HX20131126 (accedido el 3 de junio 2017).

Simoes, A.J.G. y C.A. Hidalgo (2011) The Economic Complexity Observatory: An Analytical Tool for Understanding the Dynamics of Economic Development, Workshops at the Twenty-Fifth AAAI Conference on Artificial Intelligence, http://atlas.media.mit.edu/en/profile/country/ecu/ (accedido el 18 de octubre 2017).

Stalley, P. (2013) ‘Principled Strategy: The Role of Equity Norms in China’s Climate Change Diplomacy’, Global Environmental Politics, 13(1), pp. 1-8, DOI: 10.1162/GLEP_a_00150.

Steinberg, P.F. (2015) ‘Can We Generalize from Case Studies?’, Global Environmental Politics, 15(3), pp. 152-175, DOI: 10.1162/GLEP_a_00316.

Strange, S. (1996) The Retreat of the State: The Diffusion of Power in the World Economy (Cambridge: Cambridge University Press).

Taylor, I. (2009) China’s New Role in Africa (Boulder: Lynne Rienner Publishers).

Taylor, I. (2006) ‘China’s Oil Diplomacy in Africa’, International Affairs, 82(5), pp. 937-959, DOI: 10.1111/j.1468-2346.2006.00579.x.

The Guardian (2013) ‘Ghana whale deaths blamed on offshore oil exploration’, 5 September, http://www.theguardian.com/world/2013/sep/05/ghana-whale-deaths-offshore-oil-exploration (accedido el 20 de febrero 2017).

Tullow Oil (2017) ‘Jubilee Field’, 20 January, http://www.tullowoil.com/operations/west-africa/ghana/jubilee-field (accedido el 24 de junio 2017)

Tunsjø, Ø. (2013) Security and Profit in China's Energy Policy: Hedging against Risks (New York: Columbia University Press).

US Government Accountability Office (2013) Sub-Saharan Africa: Case Studies of U.S and Chinese Economic Engagement in Angola, Ghana, and Kenya; a Supplement to GAO-13-199. Report to Congressional Requesters (Washington D.C.: Government Accountability Office), http://www.gao.gov/assets/660/652043.pdf (accedido el 3 de junio 2017).

Villavicencio, F. (2013) Ecuador: Made in China (Quito: Artes Gráficas SILVA).

World Bank (2009) Economy-Wide Impact of Oil Discovery in Ghana, Report 47321-GH (Washington D.C.: World Bank), http://siteresources.worldbank.org/INTGHANA/Resources/Economy-Wide_Impact_of_Oil_Discovery_in_Ghana.pdf (accedido el 15 de diciembre 2015).

Xu, Y. (2017) China's Strategic Partnerships in Latin America: Case Studies of China's Oil Diplomacy in Argentina, Brazil, Mexico and Venezuela, 1991 to 2015 (Lanham: Lexington Books).

Zhao, S. (2015) China in Africa: Strategic Motives and Economic Interests (London: Routledge).

Zhao, S. (2014) ‘A Neo-Colonialist Predator or Development Partner? China’s Engagement and Rebalance in Africa’, Journal of Contemporary China, 23(90), pp. 1033-1052, DOI: 10.1080/10670564.2014.898893.

Zweig, D. y J. Bi (2005) ‘China’s Global Hunt for Energy’, Foreign Affairs, 84(5), pp. 25-38, https://www.foreignaffairs.com/articles/asia/2005-09-01/chinas-global-hunt-energy (accedido el 3 de junio 2017).

Top of page

Notes

1 Cita de Schneyer y Medina Mora Pérez (2013).

2 Entrevista con el abogado de la ex-Petro Andes, actualmente Andes Petroleum, realizada en Quito el 14 de diciembre de 2012.

3 Entrevista con el abogado de la ex-Petro Andes, actualmente Andes Petroleum, realizada en en Quito el 14 de diciembre de 2012.

4 Entrevista con Alberto Acosta en Quito, Ecuador, 10 de marzo de 2014.

5 Entrevista con una mujer Shuar, Dayuma, Provincia de Orellana, Ecuador, 13 de julio de 2013.

6 Declaración realizada por Franco Viteri, líder del Gobierno de Naciones Originarias de la Amazonía Ecuatoriana, en el Stillheart Institute, California, 21 de octubre de 2013.

7 Entrevista con un geólogo jefe en Accra, mayo de 2013.

8 Entrevista con un geológo jefe en Accra, mayo de 2013.

9 Entrevista con un funcionario de gobierno en Accra, mayo de 2013.

10 Entrevista con un empleado en el Ministerio del Medioambiente y la Ciencia en Accra, mayo de 2013.

11 Entrevista con un funcionario de la GNPC en Accra, mayo de 2013.

12 Entrevista realizada en Awaso, en la Región oeste de Ghana, mayo de 2013.

13 Entrevista realizada en Accra a una estudiante agresada de la Universidad de Ghana (en el marco de su disertación sobre la industria petrolera), mayo de 2013.

14 Entrevista con un ejecutivo de GNPC en Accra, mayo de 2013.

15 Centro para la Política Energética de Africa, http://www.acepghana.com/ (accedido el 25 de junio de 2017).

16 Centro para la Política Energética de Africa, http://www.acepghana.com/ (accedido el 25 de junio de 2017).

Top of page

List of illustrations

Title Figura 1: Mapa de los bloques petroleros del Ecuador y nuevas concesiones
Credits Fuente: Ecuador (República del), Secretaría de Hidrocarburos, Ministerio de Recursos No Renovables, http://www.secretariahidrocarburos.gob.ec/​mapa-de-bloques-petroleros/​ (consultado el 30 de junio de 2017).
URL http://journals.openedition.org/poldev/docannexe/image/3337/img-1.png
File image/png, 8.3M
Title Figura 2: Principales bloques petroleros de Ghana
Credits Fuente: Kastning (2011, 8)
URL http://journals.openedition.org/poldev/docannexe/image/3337/img-2.png
File image/png, 259k
Top of page

Cite this article

Electronic reference

Richard Aidoo, Pamela L. Martin, Min Ye and Diego Quiroga, « Las huellas del dragón: la diplomacia petrolera de China y sus efectos en la política de desarrollo sostenible en Ecuador y Ghana »International Development Policy | Revue internationale de politique de développement [Online], 8.1 | 2017, Online since 24 February 2020, connection on 24 November 2020. URL: http://journals.openedition.org/poldev/3337; DOI: https://doi.org/10.4000/poldev.3337

Top of page

About the authors

Richard Aidoo

Richard Aidoo es profesor asociado de política de la Coastal Carolina University. Su trabajo de investigación actual se centra en los compromisos existentes entre los países del África Subsahariana y China. Ha colaborado en diversas obras científicas, entre las que se cuentan artículos para revistas académicas como African and Asian Studies, el Journal of Asian and African Studies, el Asian Survey y el Journal of Current Chinese Affairs. Aidoo es asimismo coautor de Charting the Roots of Anti-Chinese Populism in Africa (“Trazando las raíces del populismo antichino en África”).

Pamela L. Martin

Pamela L. Martin es profesora de política de la Coastal Carolina University en Conway, Carolina del Sur, donde imparte clases de relaciones internacionales y política medioambiental. Martin fue becaria Fulbright en Ecuador y cuenta con publicaciones sobre gobernanza medioambiental y cuestiones energéticas, entre las que se incluye Ending the Fossil Fuel Era, un volumen editado junto a MIT Press (mayo de 2015), ganador en 2016 del Premio al Libro Harold y Margaret Sprout de la Asociación de Estudios Internacionales.

By this author

Min Ye

Min Ye es profesor en el Departamento de Política de la Coastal Carolina University. Entre sus áreas de investigación se cuentan los conflictos internacionales, el análisis de la política extranjera, la política de Asia Oriental y la modelización formal. Es autor o coautor de artículos publicados en Studies of Conflict and Terrorism, el Korean Journal of Social Science, el Journal of Political Science Education, el Journal of Political Science, Korea Observer, Pacific Focus y Foreign Policy Analysis.

Diego Quiroga

Diego Quiroga es profesor de antropología de la Universidad San Francisco de Quito. Imparte clases de ecología humana, pueblos y política en los Andes. Es decano de investigación y asuntos externos, y director del Galápagos Academic Institute for the Arts and Sciences.

Top of page

Copyright

Creative Commons License
International Development Policy is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International License.

Top of page
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo ERIH PLUS | NSD
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search