Navegação – Mapa do site

InícioNúmeros30Dossiê: Centralidades como espaço...Mirando Vila Olímpia con ojos per...

Dossiê: Centralidades como espaço habitado

Mirando Vila Olímpia con ojos peruanos: contrastes de la vida urbana durante “la hora del almuerzo”

Observando Vila Olímpia com olhos peruanos: contrastes da vida urbana na “hora do almoço”
Looking at Vila Olímpia with Peruvian eyes: contrasts of urban life during “lunch time”
Pablo Vega Centeno, César Ponce e Tarik Tavera

Resumos

O artigo reúne os relatos de três pesquisadores peruanos que participaram de uma caminhada etnográfica na centralidade financeira da Vila Olímpia, em São Paulo. Seus pontos de vista destacam os elementos que chamam a atenção do espaço construído em comparação com sua experiência de Lima, e das práticas que observadas. Destacam a situação desigual do trabalhador do escritório e dos trabalhadores de serviço. Observam também a grande sincronia da "hora do almoço", um momento central da vida urbana nesta centralidade. Finalmente, destacam o papel do controle sobre o espaço público, que recai mais sobre os agentes privados do que sobre o poder público, bem como o contraste de um discurso de desenvolvimento sustentável em um cenário urbano onde se promove o consumo de bens de luxo.

Topo da página

Texto integral

Introducción

  • 1 Cf: Magnani, J. (2002). De perto e de dentro. Notas para uma etnografia urbana. Revista Brasileira (...)

1La caminata etnográfica fue una experiencia conjunta que realizamos integrantes del equipo LabNAU con los integrantes de del grupo INCITU-PUCP (Perú), donde las categorías de observación etnográfica de pórtico, pedaço, circuito y mancha resultaron de mucha utilidad1. Los relatos que se presentan a continuación son de tres de los investigadores peruanos que participamos del recorrido. Esto lleva a que la referencia comparativa con Lima esté siempre presente. Otra característica a destacar es que la experiencia, al ser colectiva, permitió que parte de la información registrada del recorrido no sólo deriva de la mirada personal del relator, sino también de los comentarios y experiencias que los colegas fueron compartiendo durante el recorrido. En este espacio financiero un grupo particular de personas nos llamó la atención: los oficinistas, para quienes Vila Olímpia resulta “su” pedaço. Los tres relatos destacarán las sincronías de los ritmos cotidianos de la hora de almuerzo en esta mancha de la ciudad.

Primer relato2

  • 2 Relato de Pablo Vega Centeno.

2Nos encontramos con Enrico (LabNAU) y Manuel (INCITU) en la estación de Metro de Consolação a las 10:35am. Tomamos la linha 4 hasta Pinheiros y de ahí el tren (línea esmeralda) hasta la estación Vila Olímpia. A la salida de la estación Vila Olímpia se observan numerosos avisos promovidos por el Banco Santander que nos anunciaban que estábamos ante un proyecto de ciudad sustentable. La salida, sin embargo, contrasta, con que lo primero que se aprecia son vendedores de calle y comercios modestos como para trabajadores operarios (me hizo acordar cuando se sale de la estación del Metropolitano en la zona financiera de San Isidro, donde lo primero que uno encuentra son vendedores ambulantes). Además, en la esquina, hay un patrullero con policía militar que está en función preventiva.

Imagen 1: Mensajes sustentables del Banco Santander en el Metro Vila Olímpia.

Fuente: Pablo Vega Centeno, 2022.

3Saliendo de la estación, a mano izquierda, hay un estacionamiento de bicicletas públicas. Mientras esperábamos a otros colegas, fueron apareciendo varios jóvenes portando en la espalda cajas para entregas a domicilio. Salían de la estación e iban inmediatamente a la zona de bicicletas públicas, tomaban una y se marchaban.

Imagen 2: Jóvenes entregadores recogiendo bicicletas públicas.

Fuente: Pablo Vega Centeno, 2022.

4Iniciamos el recorrido por la avenida Carvalho; las primeras tiendas que se ven parecen no ser muy caras. Inclusive, se ve en la esquina inicial, un puesto de revistas al aire libre y la oferta de marmitex (comida en recipientes de tecnopor) a 12 reales. Durante la caminata, gracias al aporte de Giancarlo (LabNAU) y José Guilherme (LabNAU), presté atención a detalles de mobiliario, hechos para impedir que las personas se sienten a descansar. El estado de las aceras es muy bueno y no hay mobiliario como banquetas que invite a detenerse. Si fuera un adulto mayor con limitaciones físicas el que circulase, tendría serios problemas si no tiene dinero para entrar a un café. Se observan varios edificios de alta envergadura hasta que llegamos a un enorme shopping center que está casi al final de la avenida Carvalho e inicio de la avenida de las Olimpiadas. Giancarlo (LabNAU) me hizo notar que en el centro de la avenida había un pequeño parque, con bastante arbolado, el cual era utilizado por los entregadores como lugar de descanso. En efecto, vi por lo menos a dos; es un espacio donde uno puede descansar y hay árboles que dan sombra.

5Continuamos la caminata por la avenida de las Olimpiadas, siempre con poca gente, y llegamos hasta una esquina donde había otro parquecito en la berma central y un puestito de comida al paso, al parecer dirigido a personal obrero en la zona. En cambio en la acera, al costado de un puesto de revistas, pude ver como una señorita vendedora de brigadeiros instalaba su puesto. Por otra parte, impresionaba el tamaño de los edificios a lo largo de la avenida, entre los cuales Manuel (INCITU) me hizo notar que había grandes hoteles.

Imagen 3: entregadores descansando.

Fuente: Pablo Vega Centeno, 2022.

Imagen 4: vendedora de brigadeiro.

Fuente: Pablo Vega Centeno, 2022.

Imagen 5: venta de comida barata.

Fuente: Pablo Vega Centeno, 2022.

  • 3 “Hora punta” se refiere al “rush hour”. En este contexto es la hora del almuerzo.

6Doblamos a la izquierda hacia la calle Ramos Batista, con menor número de edificios altos pero mucha oferta de actividad comercial, principalmente de restaurantes. Se ve a mucho personal de servicio en la puerta de sus establecimientos, como esperando la llegada de la hora punta3.

Imagen 6: Vendedora preparando su módulo en la calle Ramos.

Fuente: Pablo Vega Centeno, 2022.

7Luego volteamos hacia una calle angosta donde había edificios de gran altura (calle Helena) pero poca actividad en la calle. Se trata de zonas más residenciales, donde las ventas y alquileres de departamentos se encuentran entre los más altos de la ciudad. Manuel hace notar junto con Alexandre (LabNAU) que existen formas sutiles –y a la vez agresivas- de impedir que transeúntes se sienten o se recuesten en los bordes de algunos edificios a través de la vegetación con espinas o elementos de enrejado.

Imagen 7: vegetación con espinas y enrejado.

Fuente: Pablo Vega Centeno, 2022.

8Finalmente, llegamos a otra gran avenida donde se observa la entrada a un gran centro empresarial. En la esquina vimos a un guardia de seguridad discutiendo con señoritas que llevaban un chaleco naranja promoviendo una campaña social. José se acercó a ellos y se informó que se trataba de una campaña de la fundación Abrinq que promueve el ejercicio de derecho a la ciudadanía, pero que el guardia les impedía hacerlo en las veredas colindantes al edificio que él resguardaba.

9Fue la oportunidad de darme cuenta que si bien no había policías en toda la zona –lo que llamó mucho mi atención– numerosos guardias privados están listos para entrar en acción. No precisan hacerse permanentemente visibles pero es claro que desalientan el comercio informal.

Imagen 8: Seguridad discutiendo con promotoras de colecta.

Fuente: Pablo Vega Centeno, 2022.

10Atravesamos el shopping center Iguatemí, que debe ser uno de los más exclusivos de la ciudad. Luego llegamos hasta unas banquetas que se hallan entre el shopping y la gran Torre Santander donde, según dijeron, trabajan seis mil personas.

11Eran las 12:15 y acordamos dividirnos en dos grupos para explorar la zona haciendo seguimiento a la masa de oficinistas que sale a la hora de almuerzo. Con un grupo de colegas salimos detrás de una veintena de ellos pero, para mi sorpresa, la mayoría de ellos lo que hizo fue subir por las escaleras del shopping o salir por una de sus calles laterales. Más adelante Yuri (LabNAU) nos informaría que en el piso superior hay un patio de comidas, cuyos precios probablemente son más abordables que muchos restaurantes de fuera.

12Esperamos entonces a que saliera un segundo grupo y ahí sí, vimos una quincena de oficinistas que salían, con sus camisas los varones y vestidos o pantalón de tela las mujeres, y varios de ellos con su fotocheck colgado.

Imagen 9: oficinistas yendo a almorzar.

Fuente: Pablo Vega Centeno, 2022.

13Caminamos detrás de ellos por la avenida Carvalho en dirección a Olimpiadas, hasta que finalmente se perdieron en uno de los restaurantes que están en esa vía, con terrazas y ambientes agradables, en lo que parece ser su circuito habitual. Al entrar a Olimpiadas vimos cómo había bastante gente que entraba al shopping ahí localizado. Con seguridad se trata de almuerzos en formato de patio de comidas.

14En esa caminata, junto con Alexandre (LabNAU) pudimos observar que en las aceras no hay mobiliario que invite a descansar. Pero, en cambio, un edificio sí tenía dentro de su retiro un amplio espacio con banquetas, donde en un lateral había un puesto de café. Tenía pues toda la forma de un espacio público, pero localizado en predio privado y evidentemente con las atribuciones de control de todo actor privado en su propiedad.

Imagen 10: áreas comunes de un retiro de edificio.

Fuente: Pablo Vega Centeno, 2022.

15De ahí continuamos por la calle Ramos Batista, donde había muchas personas circulando. Vi cómo una vendedora de brigadeiros tenía enorme clientela. También vi el importante movimiento de personas y de los entregadores. Entretanto, Alexandre (LabNAU) me hizo notar la cantidad de locales de gimnasios. En efecto, es un tipo de servicio que parece estar muy relacionado con los oficinistas, porque debido al alto tráfico para acceder a la zona varios optan por venir muy temprano (en ese momento hacen ejercicios) o por retardar su salida hasta que el tráfico esté menos intenso, según lo comentan mis compañeros paulistanos de caminata.

16Llegamos luego a una gran avenida que parece el pórtico de esta centralidad (Av. Faria Lima). Observamos importantes edificios a los cuales van ingresando numerosas personas. Parece iniciarse la hora de los retornos al trabajo, aunque todavía no es la 1:00pm.

17Continuamos por la avenida Faria Lima hasta llagar a la avenida Juscelino Kubitschek, que también parece demarcar otro pórtico de la centralidad. Hacia la izquierda se observaban algunos restaurantes más económicos y menos atractivos visualmente. En ese momento, vimos que varios jóvenes profesionales volteaban a la calle contigua, por lo que los seguimos. Resulta que era la calle Ramos Batista, donde ya habíamos estado. Y ahí pudimos comprobar que mientras algunos restaurantes continuaban llenos de personas almorzando, algunas terrazas ya estaban vaciándose, quedando sólo los platos que indicaban en varios casos, que el menú de la cuarta feira fue feijoada.

18Para no repetir la ruta, continuamos por una de las calles interiores, la calle do Rocio. Es impresionante ver cómo cambia el ritmo urbano de una calle a otra. Esta es casi silenciosa. Sólo hay grandes edificios residenciales y en la caminata nos cruzamos con varias señoritas de servicios de limpieza adecuadamente uniformadas. También pudimos observar cómo algunos edificios tienen retiros que invitan a sentarse. Lo hacemos en uno de ellos, y nadie nos llama la atención, aunque es cierto que probablemente no cumplíamos parámetros amenazantes. Desde ahí también observamos cómo varios accesos de áreas comunes de edificios están enrejados.

19Finalmente, llegamos a la calle Funchal, que es la vía en donde se localiza el gran centro empresarial. Ahí nos dejamos llevar por la ola de transeúntes –principalmente oficinistas– retornando al trabajo. A la hora de cruzar hacia la zona del centro empresarial me ofrecen una revista gratuita –soy el único del grupo que está con camisa–, que es la imagen una empresa proveedora de flotas de automóviles, donde incluso tiene una nota sobre autos eléctricos; debo suponer que es el tipo de sustentabilidad que va de la mano con la propaganda del Banco Santander. Atravesamos de nuevo el shopping Iguatemí hasta llegar al punto de partida, donde ya estaban los compañeros del otro grupo.

20Ahí realizamos una pausa y retomamos la caminata esta vez por la parte lateral de la Torre Santander. Caminamos hacia el borde de la vía, que era un encuentro con una vía expresa. En esa zona no había casi ningún transeúnte. Luego de un recorrido algo largo atravesando grandes vías, retomamos la calle que sería la continuación de la avenida donde se encuentra el shopping Iguatemí hasta dar con el Parque do Povo, donde culminó nuestro recorrido.

21Llama la atención el enorme parque a relativamente poca distancia de la zona financiera, pero por donde no vimos ningún transeúnte con camisa, fotocheck u otro indicador que nos hiciera suponer que era oficinista. En cambio, había varias personas haciendo ejercicio o paseando a sus perros. Y, ahora que lo pienso, es la primera vez en toda la caminata que veo mascotas y niños. Curioso, porque sí había zonas residenciales entre las calles financieras que recorrimos.

Imagen 11: recorrido de la primera parte de la caminata.

Fuente: Pablo Vega Centeno sobre imagen de google maps, 2022.

Imagen 12: recorrido de la segunda parte de la caminata.

Fuente: Pablo Vega Centeno sobre imagen de google maps, 2022.

Segundo relato4

  • 4 Relato de César Ponce.

22El presente recorrido empezó a las 11:41 a.m. en la estación Vila Olímpia de la línea Esmeralda del tren de São Paulo y el objetivo era realizar una observación etnográfica en la centralidad financiera de Vila Olímpia. El clima era cálido y el cielo estaba despejado cuando empezamos a caminar por la calle Beira Rio. Andábamos a un ritmo apurado para poder encontrar al grupo grande y tener la experiencia colectiva de observación. Una primera impresión que tuve fue que el viento estaba corriendo fuerte, seguramente por la proximidad con edificios de más de 20 pisos a lo largo de la vía. Fui llegando a la altura de la calle Funchal donde nos encontramos con el grupo para continuar el recorrido. Ahí se podía observar que cruzando la pista y en la berma central, se encontraban unos repartidores de alimentos por aplicativos, los cuales – a diferencia del caso de Lima – alquilan sus bicicletas para poder trabajar.

23Pasando a describir el entorno construido de este primer sector, fueron ciertas consideraciones las que me parecieron llamativas. En primer lugar, los edificios de oficinas eran de más de 15 pisos, pero la fachada predominante no era de vidrio templado, sino de otros tipos de acabados con mayor porosidad. La excepción era un edificio de más de 20 pisos que estaba en proceso de construcción, acompañado de una grúa. En este caso sí pareciera ser que la fachada será de vidrio templado. En segundo lugar, buscando bancas o retiros para tener pausas en la caminata, encontramos que hacia las partes externas de las primeras plantas de negocios y edificios de oficinas se encontraban rejas y plantas con espinas, impidiendo que los transeúntes pudiéramos sentarnos o apoyar nuestros cuerpos. No pareciera ser una disposición aleatoria. En tercer lugar, la ausencia de grafiti y pixações en esta centralidad, formas de arte visual urbana que habíamos observado en otras centralidades de Sao Paulo y a lo largo de la ciudad.

  • 5 Referencia a este tipo de trabajadores de Jirón, Ulriksen, Margarit & Imilán (2021) en: https://www (...)

24Más adelante, continuando la caminata, se podían encontrar dos tipos de bicicletas, ambas estacionadas sin un usuario al costado. El primer tipo era aquel usado por los repartidores digitales móviles5 en la ciudad. La bicicleta tenía un timón bajo, que provee mejor equilibrio, las llantas eran pequeñas y contaban con un asiento cómodo además de un cubre fango. La segunda bicicleta llevaba un rack trasero, una escoba que colgaba a lo largo de la bicicleta y una parrilla delantera llena de bolsas y papeles. La llanta delantera era más pequeña que la trasera, posibilitando un pedaleo menos cansador y contaba con un apoyo para el piso que no salía de la llanta trasera, sino de la parrilla delantera, dando mayor equilibrio. Se podía notar que ambas bicicletas eran usadas con motivos laborales, pero no contaban con un espacio para estacionar mientras los usuarios no las manejaban, por lo que debían apoyarlas en alguna parte de la calle, ya sea confiando en que no se las fueran a llevar u observando a lo lejos.

Imagen 13: Dos tipos de bicicletas de trabajadores en Vila Olímpia.

­­­

Fuente: César Ponce, 2022.

25Nos dirigimos hacia una galería ubicada hacia el límite de Vila Olímpia con el túnel Presidente Jânio Quadros desde la calle Senegambia. Se podía observar gran afluencia de personas a la altura de este cruce, principalmente peatones y ciclistas. En el caso de los peatones, eran en su mayoría adultos mayores de 25 años, llevaban ropa de oficina –camisas, sacos, blusas, zapatos, faldas– y dos casos de runners en ropa deportiva. Salvo un niño acompañado de la mano de un señor, no se veía otra presencia de menores de edad, como tampoco llegué a observar adultos mayores. Otra cuestión que me llamó la atención fue el hecho de que los ciclistas en su mayoría no usaran casco cuando me habían comentado la obligatoriedad de su uso, a lo cual se podría hacer referencia a una acción fiscalizadora que no se enfocaba en vigilar esta cuestión específica.

26Cuando cambió el semáforo a verde para nosotros y nos disponíamos a cruzar la calle Chedid Jafet, pudimos notar cierta situación de tensión entre un señor de seguridad privada (del edificio ubicado en ese cruce) y unas jóvenes que estaban recaudando dinero de manera voluntaria. Se podía entender la ubicación de las jóvenes en tanto alta circulación de peatones y mayor posibilidad de pedir dinero, pero no del todo los motivos por los cuales el señor de seguridad les pedía que se retirasen. Fue así que nos quedamos unos minutos más escuchando lo que generaba la tensión. El señor aducía que no podían estar afuera del edificio en el que trabajaba, mientras que las jóvenes indicaban que ellas podían hacer uso libre de la calle en tanto no estaban usando ningún retiro ni otro espacio del edificio. No parecía que el señor fuera a cambiar de opinión, ante lo cual las jóvenes voluntarias optaron por cruzar hacia el frente de la calle Senegambia, no sin antes reiterar que ellas no tenían por qué moverse. Esta situación me llamó la atención en tanto era una tensión que fue abordada sin presencia de un oficial de seguridad pública, sin generar que otros actores se involucren –aparte de nosotros como etnógrafos– y que demarcaba ciertas tensiones en el uso de lo público desde lógicas de propiedad y vigilancia sobre las prácticas no permitidas.

Imagen 14: Tensión sobre el uso de la calle entre personal de seguridad y voluntarias.

Fuente: César Ponce, 2022.

27Siguiendo la caminata, llegamos a la galería antes mencionada; tenía dos pisos y tenía un pasaje interno por donde se veían la mayoría de las tiendas. La fachada era de vidrio templado y el ingreso era a través de puertas con sensores de movimiento que se abrían al acercase a ellas. En relación a las tiendas, la que más me llamó la atención fue una que fusionaba los logos de “Gucci” y “Adidas” en colores vívidos, optando por una colaboración que buscaba una mezcla de accesorios de lujo, y un estilo urbano. Ya más adelante pude ver a un runner que atravesaba el pasadizo central de la galería con mucha naturalidad en su trote. Si bien no había visto edificios de residencia cerca, pareciera ser que sí existen circuitos que mezclan la jornada laboral y otras formas de habitar, como es el caso de ese runner, que podía pasar por uno de los nodos de la centralidad financiera sin que generase alguna alarma o asombro para el personal de seguridad que resguardaba los ingresos a la galería.

28Del otro lado del pasadizo se podían observar dos trabajadoras no oficinistas sentadas en una banca sin sombra – para ese momento ya era mediodía –; por su uniforme se podía deducir que trabajaban en alguna actividad de cocina debido a los gorros que llevaban. Ahí tomé en cuenta que hasta el momento no había encontrado espacios para sentarse a lo largo del recorrido que realizamos, incentivando estancias móviles y de corta duración, quizás más orientadas hacia trabajadores oficinistas. Tampoco pareciera aparecer la figura de otros actores con una condición aún más móvil como era el caso de los repartidores digitales móviles. Nosotros también hicimos uso de las bancas para dividirnos en tres grupos, estando yo en aquel que iba en dirección al pedazo de restaurantes dentro de la centralidad.

Imagen 15: Usos de bancas sin sombra al mediodía.

Fuente: César Ponce, 2022.

29Volvimos por el pasadizo interno de la galería y encontramos filas de más de 30 personas, todas con ropa de oficinistas, que caminaban en la misma dirección que la nuestra. Llamaba la atención la sincronía con la que caminaban, como si fuese un tema de movilización o protesta. Esta caminata se extendió hasta el cruce de las calles do Rocio y Ramos Batista donde se encontraba una diversa oferta de restaurantes. A diferencia de Lima, estos menús funcionaban como buffets – 70 reales el kilo de comida– en los cuales se iban formando otras colas que los oficinistas iban formando para servirse su almuerzo. De ahí nos dirigimos hacia una plaza ubicada en la calle Fidencio Ramos en la cual nos pudimos sentar. Yo estaba sorprendido porque era la primera vez que encontrábamos un espacio de estas características: bancas, sombra, áreas amplias sin circulación de gente, pero fui viendo más a detalle los carteles que prohibían que la gente almorzase ahí y que tampoco podían fumar, como dos actividades muy vinculadas al reposo. Para que se cumpliesen estas reglas, se encontraba un par de señores de seguridad privada que, mediante la mirada más que la caminata, vigilaban el espacio semipúblico.

Imagen 16: Colas y sincronías de oficinistas en la hora de almuerzo

Fuente: César Ponce, 2022.

30Después de pasar por el pedazo de los restaurantes, regresamos hacia la zona central, en donde pude ver un primer –y único– caso de una venta ambulatoria en la centralidad financiera. El puesto contaba con tres anaqueles de plástico sobre los cuales se ubicaban una serie de colgantes para llevar alcohol en gel además de otros accesorios tecnológicos para celulares. Resultaba curioso que el vendedor no tenía una presencia tan activa en el espacio: se encontraba a un costado sin ofertar su mercadería, como esperando a que fueran los posibles compradores los que se acercaran. Terminamos el recorrido saliendo de Vila Olímpia cruzando una avenida que generaba cierto tipo de efecto de barrera y llegamos hasta el Parque do Povo, primer parque de esa amplitud al que llegábamos en la presente observación etnográfica.

Tercer relato6

  • 6 Relato de Tarik Tavera

31Era nuestro segundo día de caminata y mi cuarto día en São Paulo por lo que ya no me sentía tan perdido para poder llegar al punto de encuentro convenido. A diferencia de otras caminatas no utilicé transporte público sino que tomé un Uber. Esta decisión condicionó mis observaciones a ciertas dinámicas y flujos propias de una estación próxima a una centralidad financiera. Al arribar a la estación Vila Olímpia en taxi me percaté que se localizaba en una vía rápida de amplio flujo de vehículos particulares al lado del encauzamiento del río Pinheiros. Esta sensación del ruido generado por los flujos vehiculares de este tipo de mega infraestructuras viales desapareció al llegar al punto de encuentro, pero me impactó la magnitud de las edificaciones y su alta conectividad por medio de helipuertos. En cierta manera, esa sensación más la estética homogénea de la arquitectura corporativa condicionaba el código de vestimenta y el ritmo de las dinámicas en el espacio.

Imagen 17: Ingreso a la estación del Metro de Vila Olímpia.

Fuente: Tarik Tavera, 2022.

32Mi relato se organiza en tres momentos que giran alrededor de la hora del almuerzo. (12 a 2 pm). En cierta manera, mis preguntas iban surgiendo a raíz de la aparición y comportamiento de los diferentes actores en torno a este breve periodo temporal. Por un lado, formulé dos preguntas vinculadas a la organización del espacio: 1) ¿Cómo la zonificación había condicionado el comportamiento de los actores y sus flujos? y 2) ¿Cómo la influencia de las reglas corporativas condiciona el acceso a espacios de esparcimiento y ocio? Por otro lado, una asociada a los efectos del discurso de la centralidad financiera sobre los actores: ¿De qué manera el discurso del rol de una centralidad financiera se percibe en los actores identificados en “Vila Olímpia”?

33Durante mis primeros 10 minutos de caminata me seguí sintiendo ajeno al lugar hasta arribar a un “shopping”. En ese corto tiempo me costó reconocer ciertos actores vistos en otros lugares en São Paulo. Hasta cierto punto, sentí que las personas me identificaban como un transeúnte o visitante porque mi vestimenta desentonaba con la de ellos. Si bien no tuve restricciones en el acceso a establecimientos, al ingresar al centro comercial con el resto de investigadores la atmosfera del recinto evocaba a un lugar de ostentación y lujos. Yo estaba vestido con un short, zapatillas y polo, pero los trabajadores de alguna sede corporativa o del mismo shopping compartían un código de vestimenta formal. Este común denominador en el tipo y estilo de ropa denotaban un cierto estatus socioeconómico, pero a la vez podías diferenciarlos entre ellos en base a la marca. No me pareció casual encontrar una tienda de ropa que vendían modelos de diseños exclusivos y únicos de dos marcas que representaban dos aspectos de alta cotización: moda deportiva y de alta costura. Y no solo me impacto ver el logo de las dos marcas –Adidas y Gucci– en una prenda sino la imagen de la publicad de Prada, quién era uno de los actores más jóvenes y carismáticos de la franquicia de Marvel, como es el caso de Tom Holland. En ambos recintos se identificaron solo a trabajadores de la tienda, por lo que, la baja presencia de clientes posiblemente respondía al horario de trabajo de las corporativas. Sin embargo, este conglomerado de tiendas exclusivas en un solo shopping no era habitual verlo en otros lugares de la ciudad. Otro detalle diferente, era que el personal de seguridad estaba vestido de civil con saco y corbata, mientras que en otros establecimientos tenían uniformes de fácil identificación.

Imagen 18: Shopping JK Iguatemi.

Fuente: Tarik Tavera, 2022.

34Al salir del shopping coincidió con el inicio de la hora del almuerzo; se podía observar grupos de compañeros de trabajo buscando un establecimiento de comida. Sin embargo, como antesala a este momento se observaba una venta ambulatoria de platos de comida en ciertas calles. Se localizaban en esquinas muy estratégicas fuera del ámbito de influencia del conglomerado de restaurantes de alta gama. Si bien encontré algunos ambulantes en las veredas de la zona de restaurantes, estos vendían postres denominados, brigadeiros. Se podía diferenciar a los ambulantes que vendían platos de comida por el nivel de sofisticación de su puesto de venta. Me llamó mucho la atención la presentación del envase de los productos, ya que no había sido común ver ese nivel detalle en los ambulantes del resto de la ciudad. Por otra parte, su equipamiento era de alto grado de movilidad y contaba con aforo de comensales. Encontré desde Full Track Food hasta ambulantes con estantes móviles. Pude percibir que los ambulantes que solo tenían una mesa como equipamiento para la venta de sus productos denotaban cierto estado de alerta al ser observados o al tomarles una fotografía. Si bien no fui testigo de algún intento de desalojo de estos, los ambulantes de brigadeiros tenían la ventaja de fácil movilidad ante cualquier eventualidad. Otra estrategia era la forma de presentación de sus productos, ya que un postre tan sencillo se percibía de una manera que no desentonaba con la atmosfera generada por la estética arquitectónica de los edificios.

Imagen 19: Ambulante de menú sin equipamiento para comensales

Fuente: Tarik Tavera, 2022.

35A lo largo del trayecto realizado por un grupo de trabajadores de alguna empresa corporativa, los cuales vamos a denominar como oficinistas, observé que su recorrido fue largo para escoger el restaurante para almorzar. No era para menos, ya que, la oferta de restaurantes era amplia. No se percibían olores, pero el impacto visual de la publicidad variaba según el tipo de comida y su nacionalidad. Esta gama de restaurantes recreaba un circuito gastronómico que facilitaba a los oficinistas cambiar de menú a lo largo de la semana. Este grupo de oficinistas ingresaron a un restaurante de comida buffet; los dejé al no percibir mayor diferencia con el resto de oficinistas: esa era la rutina de un oficinista en Vila Olímpia. Continué mi recorrido en dirección a la avenida Faria Lima. Si bien el nivel de ruido de conversaciones entre oficinistas se redujo cada vez que me acercaba a esa avenida, la sensación de hacinamiento generada por la continuidad de restaurantes y su aforo limitado para tanta demanda de comensales, iba reduciéndose para dar pase a locales más amplios y refinados. Posterior a la hora del almuerzo, el ritmo de los flujos y dinámicas de las calles se disipó. Noté que el diseño arquitectónico de las calles y el retiro de los edificios con la vereda sólo dialogaba con la circulación de los transeúntes. No pude encontrar un lugar cómodo para descansar; sin embargo, en un pequeño jardín de un edificio residencial pudimos hacerlo. Justamente, en la zona residencial de Vila Olímpia identifiqué vecinos que estaban en plena rutina de ejercicios.

36Al retornar al punto de encuentro, evidencié tensiones entre actores por su presencia en los frontis de los edificios corporativos; así como, la limitada presencia de los moradores de rua. Sentí que el rol de la seguridad privada reducía el encuentro con actores que no cumplieran una función en beneficio de los oficinistas. Tanto la discusión entre un personal de seguridad y dos chicas promotoras de una campaña de recolección de firmas como la ausencia de equipamiento inmobiliario para el esparcimiento y ocio eran reglas que se posicionaban sobre la vía pública. Culminé mis observaciones en el Parque do Povo-Mário Pimenta Camargo, a 15 minutos del punto inicial de las observaciones, contemplado el conglomerado de edificios residenciales y corporativos de Vila Olímpia. Solo ahí no me sentí observado ni obligado a ingresar a un restaurante para poder circular libremente, sin embargo, su imagen de exclusividad se proyectaba sobre este parque.

Imagen 20: Vista panorámica desde Parque Do Povo

Fuente: Tarik Tavera, 2022.

Conclusiones: especificidades y coincidencias de las tres miradas.

37La experiencia metodológica resultó sugerente porque si bien compartimos el recorrido, los matices de nuestras miradas aportaron cosas distintas. El relato de César presta atención al calor, al viento y su eventual relación con la altura de los edificios; también le llaman la atención las bicicletas, los deportistas que coexisten con los oficinistas y a cómo se organizan los pocos mobiliarios de descanso que encuentra. Tarek por su parte, es sensible a los olores, a los contrastes de vestimenta –partiendo de su propia presentación personal como contraste– y al carácter exclusivo de la oferta de ropa en el shopping. Finalmente, el que escribe presta atención al detalle del trayecto y a recopilar, además de sus impresiones –cómo la ausencia de gente en situación de calle, la dualidad entre oficinistas y trabajadores de servicios o la ironía de un discurso de sustentabilidad en escenarios de derroche–, los aportes de los compañeros de caminata.

38En lo que coinciden los tres relatos es, por una parte, en las diferencias de espacio construido partiendo de su experiencia de Lima. La altura de los edificios llama la atención como también los helipuertos. Por otra parte, el contraste con otros espacios de la propia ciudad, pues los tres ya veníamos de haber caminado por el centro o por la avenida Paulista. Queda la sensación de una suerte de “isla” de mucha riqueza habitada como pedazo por los oficinistas, con pórticos bastante definidos, pero donde también existe gente que trabaja en la zona en labores de limpieza, seguridad o servicios de alimentación; con roles subordinados. A los tres les llama la atención la ausencia de seguridad pública pero en cambio la presencia de mucha seguridad privada capaz de intervenir sobre acciones en el espacio público, en la proximidad de los predios que vigilan. Asimismo coinciden en la observación de la enorme sincronía que existe en la centralidad durante el “tiempo para almorzar” que parece ser el gran momento en que esta centralidad cobra vida.

Topo da página

Notas

1 Cf: Magnani, J. (2002). De perto e de dentro. Notas para uma etnografia urbana. Revista Brasileira de Ciências Sociais. 17(49), 11-28.

2 Relato de Pablo Vega Centeno.

3 “Hora punta” se refiere al “rush hour”. En este contexto es la hora del almuerzo.

4 Relato de César Ponce.

5 Referencia a este tipo de trabajadores de Jirón, Ulriksen, Margarit & Imilán (2021) en: https://www.movyt.cl/index.php/publicaciones/policy-brief-trabajadores-moviles-digitales-en-chile/

6 Relato de Tarik Tavera

Topo da página

Índice das ilustrações

Créditos Imagen 1: Mensajes sustentables del Banco Santander en el Metro Vila Olímpia.
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/12990/img-1.png
Ficheiro image/png, 1017k
Créditos Imagen 2: Jóvenes entregadores recogiendo bicicletas públicas.
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/12990/img-2.jpg
Ficheiro image/jpeg, 99k
Créditos Imagen 3: entregadores descansando.
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/12990/img-3.jpg
Ficheiro image/jpeg, 166k
Créditos Imagen 4: vendedora de brigadeiro.
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/12990/img-4.jpg
Ficheiro image/jpeg, 40k
Créditos Imagen 5: venta de comida barata.
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/12990/img-5.jpg
Ficheiro image/jpeg, 65k
Créditos Imagen 6: Vendedora preparando su módulo en la calle Ramos.
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/12990/img-6.jpg
Ficheiro image/jpeg, 77k
Créditos Imagen 7: vegetación con espinas y enrejado.
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/12990/img-7.png
Ficheiro image/png, 1,0M
Créditos Imagen 8: Seguridad discutiendo con promotoras de colecta.
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/12990/img-8.png
Ficheiro image/png, 850k
Créditos Imagen 9: oficinistas yendo a almorzar.
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/12990/img-9.jpg
Ficheiro image/jpeg, 61k
Créditos Imagen 10: áreas comunes de un retiro de edificio.
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/12990/img-10.png
Ficheiro image/png, 1,1M
Créditos Imagen 11: recorrido de la primera parte de la caminata.
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/12990/img-11.jpg
Ficheiro image/jpeg, 59k
Créditos Imagen 12: recorrido de la segunda parte de la caminata.
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/12990/img-12.jpg
Ficheiro image/jpeg, 69k
Créditos Imagen 13: Dos tipos de bicicletas de trabajadores en Vila Olímpia.
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/12990/img-13.png
Ficheiro image/png, 1,2M
Créditos Imagen 14: Tensión sobre el uso de la calle entre personal de seguridad y voluntarias.
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/12990/img-14.jpg
Ficheiro image/jpeg, 82k
Créditos Imagen 15: Usos de bancas sin sombra al mediodía.
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/12990/img-15.png
Ficheiro image/png, 472k
Créditos Imagen 16: Colas y sincronías de oficinistas en la hora de almuerzo
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/12990/img-16.jpg
Ficheiro image/jpeg, 184k
Créditos Imagen 17: Ingreso a la estación del Metro de Vila Olímpia.
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/12990/img-17.jpg
Ficheiro image/jpeg, 43k
Créditos Imagen 18: Shopping JK Iguatemi.
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/12990/img-18.png
Ficheiro image/png, 722k
Créditos Imagen 19: Ambulante de menú sin equipamiento para comensales
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/12990/img-19.jpg
Ficheiro image/jpeg, 53k
Créditos Imagen 20: Vista panorámica desde Parque Do Povo
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/12990/img-20.jpg
Ficheiro image/jpeg, 125k
Topo da página

Para citar este artigo

Referência eletrónica

Pablo Vega Centeno, César Ponce e Tarik Tavera, «Mirando Vila Olímpia con ojos peruanos: contrastes de la vida urbana durante “la hora del almuerzo”»Ponto Urbe [Online], 30 | 2022, posto online no dia 23 dezembro 2022, consultado o 25 maio 2024. URL: http://journals.openedition.org/pontourbe/12990

Topo da página

Autores

Pablo Vega Centeno

Docente principal del Departamento de Arquitectura de la Pontificia Universidad

Católica del Perú (PUCP) e investigador del Centro de Investigación de la

Arquitectura y la Ciudad (PUCP). Orcid: https://orcid.org/0000-0002-0880-3196

Artigos do mesmo autor

César Ponce

Licenciado en Sociología por la Pontificia Universidad Católica del Peru (PUCP).

Investigador asociado al Grupo Interdisciplinario de Investigación en Ciudades y

Territorios Urbanos (INCITU-PUCP). ORCID: https://0000-0003-4524-096

Tarik Tavera

Licenciado en Geografía y Medio Ambiente por la Pontificia Universidad Católica del

Perú. ORCID: https://0000-0002-7549-4215

Topo da página

Direitos de autor

CC-BY-4.0

Apenas o texto pode ser utilizado sob licença CC BY 4.0. Outros elementos (ilustrações, anexos importados) são "Todos os direitos reservados", à exceção de indicação em contrário.

Topo da página
Pesquisar OpenEdition Search

Você sera redirecionado para OpenEdition Search