Navegação – Mapa do site
Etnográficas Especial

El escenario, los actores y las reglas en el espacio

Karina Chavez

Texto integral

1En el marco del workshop se realizó un ejercicio grupal y por tiempo limitado en el espacio urbano del entorno de la PUCP, ubicada en el distrito de San Miguel – Lima.

2El ejercicio consistió en aproximarnos a la etnografía urbana a partir de las categorías analíticas presentadas por la escuela invitada, bajo el enfoque de “dentro y de cerca” que observa la vida pública, en torno a las relaciones sociales y acciones locales en el territorio. De esta manera, nos orientamos a analizar prácticas visibles que pueden tener connotación oculta. Nuestro objetivo fue identificar cómo las personas piensan y experimentan el espacio considerando que detrás de la infraestructura se presentan motivos y razones que conciben la ciudad.

3Es así que salimos a la calle conformando un grupo interdisciplinario. Era un día viernes a las 18:30 horas, el escenario fue las afueras de la puerta principal de ingreso de la universidad, ubicado en la avenida Universitaria. Lo primero que identificamos, es que las principales actividades se irradian de la actividad del equipamiento de la misma universidad. Siendo la PUCP una de las universidades más importante del país, con un flujo intenso de usuarios entre profesores, trabajadores y estudiantes de la institución que superan las 30 mil personas.

4Podemos ver que este equipamiento constituye una gran mancha urbana, en tanto aglomera actividades a su alrededor que son dirigidas al público que hace uso de la institución. Se encuentran caminos peatonales de veredas anchas, donde observamos la presencia de comercio ambulante, zonas de paraderos y locales comerciales alrededor. El diseño del espacio, se presenta como un espacio de tránsito, con horarios de alto flujo de personas por lo cual se han señalizado y peatonalizado los caminos. Una primera impresión del equipo a cargo del ejercicio, es la poca flexibilidad de este espacio, en la medida que se encuentra enrejado por bordes de metal que orientan el flujo de personas. Estos caminos no necesariamente han sido pensados bajo la dimensión humana, ya que encontramos la prioridad de concebir el espacio bajo circuitos automovilísticos. Se observa un cruce de avenidas con complicado acceso, los espacios de tránsito de peatones no guardan una continuidad o una armonía en su desplazamiento, debido a que las veredas se interrumpen por barandas, pistas y automóviles.

5De esta manera, la mancha de la universidad se extiende al entorno, aglomerando servicios ofrecidos al público usuario del equipamiento universitario. Si bien las condiciones físicas del espacio se encuentran delimitadas por una vía principal de tres carriles y la zona residencial de alrededor, observamos que la mayoría de espacios residenciales han adaptado su uso a espacios comerciales. Entre ellos, se encuentran diversas especificidades como restaurantes, academias, fotocopiadoras, florerías, bares, billares, librerías, etc. De igual manera, estos servicios se ofrecen a modo de anuncios, en diferentes espacios que son apropiados por cantidad de papel gráfico para ofrecer servicios al público en tránsito. Por lo cual, identificamos que la universidad se convierte en un referente para la multiplicidad de servicios que se piensan y se ofrecen alrededor, de esta manera se establece en el paisaje y en el imaginario de los usuarios de alrededor, siendo un punto de referencia físico, visible y público para un número más amplio de usuarios.

6Asimismo, identificamos este espacio estaba ubicado en el límite de 3 distritos, donde la parte de la universidad es San Miguel, al frente de lado izquierdo es el Cercado de Lima y al frente de lado derecho es Pueblo Libre. Esta condición geopolítica del espacio lo concibe como un pórtico, de acuerdo a los conceptos analíticos aplicados, esto hace referencia a su condición de incertidumbre, que se expresa en los límites físicos que se observaron con publicidad municipal, bordes y señales que se establecen de manera prohibitiva en el espacio púbico. Esto, tiene un efecto en la práctica hostil del espacio, donde en el camino uno encuentra áreas verdes enrejadas y pasos de peatón que no articulan fácilmente su flujo cotidiano. El borde duro que caracteriza este espacio, es un continuo por la avenida principal que puede llegar a expresar una separación física entre un distrito y otro, lo cual se experimenta con una sensación de inseguridad y con la ocupación informal de comercio, asi como un caso de homeless que se observó debajo del puente peatonal.

Distintos espacios alrededor del campus de la Universidad Católica. Fuente: Karina Chávez

7Como segundo eje del ejercicio, identificamos los actores dentro del escenario, a pesar de los límites en el tiempo, se pudo identificar dos tipos de usuarios principalmente.

8Primero, actores económicos que ofrecen variedad de servicios, una población bastante heterogénea que hace uso del espacio como oportunidad económica. En breves conversaciones con ellos se evidenció que la mayoría viene de lugares distantes y su permanencia está determinada a las horas de mayor uso. Algunos de ellos, se identificaron con símbolos municipales que hacen referencia su condición formal en el espacio, de esta manera señalan que tienen un espacio determinado y un público conocido que sabe dónde buscarlo. Por otro lado, se observan también comerciantes ambulantes más improvisados que brindan sus servicios de manera más incierta, la venta ocasional está condicionada a las normas de fiscalización y restricciones de uso que se establecen en el espacio. Identificamos que las reglas son bastantes flexibles, en relación a su condición de pórtico que permite un vacío estructural en la gestión.

9El segundo actor identificado, es la población universitaria, que como extensión de sus usos dentro y fuera del equipamiento configuran trayectos en su flujo recurrente. Muchos estudiantes que articulan sus actividades a la universidad, viven intensamente este espacio, delimitan circuitos cotidianos alrededor del equipamiento que seguramente con un ejercicio más prolongado se puede evidenciar. Sin embargo, nos interesa señalar aquí una experiencia especialmente interesante que evidencia la connotación de espacio social que tiene este lugar, aunque sus características físicas y las lógicas funcionales de su uso lo presenten como un espacio de tránsito o como un “no lugar” según Augé (1993). De esta manera, nos interesa recuperar la dimensión antropológica del espacio, aproximándonos a su dimensión de espacio vivido, es decir a una lectura desde la experiencia del espacio.

Topo da página

Bibliografia

AUGÉ, M. 1993. Los “no lugares” espacios del anonimato: una antropología de la sobremodernidad. Barcelona: Gedisa.

Topo da página

Índice das ilustrações

Legenda Distintos espacios alrededor del campus de la Universidad Católica. Fuente: Karina Chávez
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/3586/img-1.jpg
Ficheiros image/jpeg, 328k
Topo da página

Para citar este artigo

Referência eletrónica

Karina Chavez, « El escenario, los actores y las reglas en el espacio », Ponto Urbe [Online], 21 | 2017, posto online no dia 22 dezembro 2017, consultado o 19 dezembro 2018. URL : http://journals.openedition.org/pontourbe/3586 ; DOI : 10.4000/pontourbe.3586

Topo da página

Autor

Karina Chavez

Egresada de Sociología en la Pontificia Universidad Católica del Perú. Alumna de intercambio en la Universidad de Barcelona - 2015, Facultad de Geografía Humana. E-mail: karina.chavez@pucp.pe

Topo da página

Direitos de autor

© NAU

Topo da página
  • Logo Núcleo de Antropologia Urbana da USP
  • Logo Universidade de São Paulo
  • OpenEdition Journals