Navegação – Mapa do site

InícioNúmeros26EtnográficasUna etnografía en la cordillera d...

Etnográficas

Una etnografía en la cordillera de los Andes: el Valle del Sondondo (Peru), patrimonio mundial.

An ethnography in the Andes mountain range: the Sondondo Valley (Peru), world heritage.
José Guilherme Cantor Magnani

Resumos

El presente texto es el resultado de una jornada etnográfica que coordiné en diciembre de 2019 por invitación de los profesores Jose Canziani y Marta Vilela, de la Facultad de Arquitectura de la Pontifícia Universidad Católica del Perú, en el marco del Taller Intensivo de la Maestría en Arquitectura, Urbanismo y Desarrollo Territorial Sostenible de la PUCP en el Valle de Sondondo. Considerado “paisaje cultural”, esta región está en proceso de reconocimiento como Patrimonio Mundial ante la UNESCO. En el primer año de dicho taller fueron contempladas las localidades de Lamas y Selva Alta y en el segundo, Sondondo, provincia de Lucanas (Ayacucho). Fueron realizadas ya tres viajes de trabajo a nueve centros poblados.

Topo da página

Notas da redacção

Versão original recebida em / Original Version 10/05/2020

Aceitação / Accepted 12/07/2020

Texto integral

1La jornada etnográfica empezó el día 3 de diciembre a las 6:00 de la mañana con la llegada de Jose Canziani y su camioneta al hotel Llaqta (Calle Diego Ferré 249 – Miraflores), donde yo estaba hospedado, para empezar el viaje de 12 horas, a lo largo de distintos paisajes, hasta Cabana, Ayacucho: litoral, puna, valles y montañas....

Bosquejo del itinerario, 2019.

Fuente: J. Canziani

Por la puna, 2019.

Fuente: J. G. Magnani

Registros arqueológicos en la montaña, 2019.

Fuente: J. G. Magnani

2Dicha oportunidad, para mí, ha sido poder contribuir, con la mirada etnográfica, al trabajo que José Canziani y Marta Vilela vienen realizando con sus alumnos de maestría sobre la cuestión del patrimonio cultura. En realidad, mi contacto con la PUCP ya tiene sus antecedentes con otro profesor e investigador, Pablo Vega Centeno, con el cual el Laboratorio del Núcleo de Antropología Urbana (LabNAU), que coordino, en la Universidade de São Paulo, estableció una colaboración para investigación comparada entre la dinámica de distintas centralidades urbanas en Lima con las correspondientes en São Paulo. En la semana de esta jornada a Sondondo, yo ya estaba en Lima con los investigadores, Yuri Bassichetto y Enrico Spaggiari, para un taller con estudiantes de dicha universidad en este proyecto. Este relato, en el marco de la “etnografía compartida” como practicamos en el LabNAU, debería ­ser leída por todos demás participantes – y, con sus respectivos relatos, formar un conjunto donde las particularidades de cada mirada complementarían las percepciones individuales y corregirían eventuales equívocos. Como no fue posible seguir con esta etapa, sigue mi propio relato.

3Bueno, adelante con el viaje; una pausa para el almuerzo y en seguida rumbo a Cabana, nuestro primer destino.

Una pausa para almuerzo en Puquio, 2019.

Fuente: J. G. Magnani

Truchas…, 2019

Fuente: J. G. Magnani

Mototaxi, transporte común en la region, 2019

Fuente: J. G. Magnani

4Después de la llegada a esta localidad a las 18h, ya en este primer día, martes, 3 de diciembre, hicimos una reunión con los estudiantes/investigadores, que presentaron su powerpoint con los resultados del trabajo ya realizado – entrevistas, mesas de discusión en los centros poblados del Valle en los cuáles estuvieron durante 7 meses en distintos momentos. Los ejes fueron: servicios; salud, educación, comercio. Les hice la observación de que no estaban contemplados los temas de las fiestas y de la religión: el Valle no está aislado, mantiene relaciones (a veces esporádicas, como en el caso del calendario de algunas fiestas, profanas o religiosas) y no solamente con los poblados cercanos, sino que con otras ciudades, Lima incluso.

5Dos temas llamaron la atención: la cuestión del agua, fundamental para el cultivo y el “Turismo Sostenible”, puesto que está en marcha, como se ha dicho más arriba, la declaración de Paisaje Cultural en el Vale del Sondondo como patrimonio de la humanidad por UNESCO. Otro tema recurrente fue la constatación del uso de cemento o ladrillos sustituyendo el tradicional adobe; pasa lo mismo con los tejados de calamina, en vez de tejas: tema de preocupación, por supuesto, de los arquitectos pues dicho producto, entre otros inconvenientes, potencializa el ruido de la lluvia y genera calor intenso en las viviendas; sin embargo, es una solución más barata y de más fácil adquisión que las tejas, por la falta de artesanos. Habría que preguntar a ellos, los moradores, que piensan...

6Se trata de un problema más amplio, el de la relación entre las tradiciones y la modernidad. Hice también una observación sobre los distintos significados del término “identidad del Valle”. Respecto al éxodo de los jóvenes, por falta de oportunidades de trabajo, una alternativa sería la de capacitarlos como guías del “turismo sostenible”, no solamente en razón del patrimonio arqueológico y arquitectónico vernáculo, sino también por las rutas, caminos, andenes, escaladas de montaña, etc. (Voy registrando términos quechuas: “ayni”, trabajo colectivo, mutirão en portugués).

7Dia 4/12: En una visita a la localidad de Sondondo hemos sido recibidos por una de las tres profesoras de la escuela “Felipe Guamán Poma de Ayala – IEP 24.083”, con capacidad para 140 alumnos; sin embargo, actualmente tiene solo 12 matriculados...; en la secundaria son 14. La profesora Marisol, con formación en la Escuela Normal “Instituto Superior de Pedagogía” de Puquio, lamenta la poca frecuencia y la explica por el éxodo de la población en búsqueda de trabajo fuera de las localidades del Valle. Algunas madres, de centros poblados donde no hay escuelas, viven con sus hijos en albergues (mal cuidados) durante hasta cuatro meses. Se quejó que las madres no se interesan por cocinar la alimentación de los alumnos, aunque tengan a su disposición productos ofertados por el poder público. En seguida nos recibió el director de la escuela secundaria que insistió en reunir sus alumnos para que presentáramos las razones de nuestra visita: aprovechó la ocasión para una larga charla, solemne y pasó la palabra para Jose Canziani, Marta Vilela y yo; al final dejé mi dirección de correo para los chicos que se animen en volverse antropólogos... José aprovechó la idea e hizo lo mismo, para posibles y futuros arquitectos... ¡Ojalá!

Escuela “Felipe Guamán Poma de Ayala 2019.

Fuente: J.G. Magnani

Fuente: J.G Magnani

8.

Muy atentos… 2019.

Fuente: J.G. Magnani

9El día siguiente, jueves, 5/12, por la mañana, José me invitó para visitar la región de los cóndores, en realidad un motivo más para conocer otras localidades, como Andamarca y Chipao. Hemos recorrido largas distancias por la “puna”, suerte de altiplano con vegetación baja que sirve de pasto para el ganado vacuno y nativo. ¡Impresionante el Cañón de Mayobamba! Llegamos al mirador para contemplar los cóndores, y dale esperar, finalmente surgió uno no más en el horizonte, hizo su elegante performance hasta posar al otro lado. En seguida almuerzo en Chipao, en cuya plaza había un camión vendiendo de todo, incluso muebles; conversa con un borrachito, en la calle. De regreso trajimos a una señora mayor con su hijo y otra señora más joven con 5 meses de embarazo...

Donde está el cóndor? 2019.

Fuente: J.G. Magnani

El Mirador. 2019.

Fuente: J.G.Magnani

Comercio en la calle, 2019.

Fuente: J.G Magnani

Rumbo a la chacra, 2019.

Fuente: J.G Magnani

10Visita a los chicos en su hostal, Hotel Silvia, donde revisaban el powerpoint a ser presentado en la reunión con la comunidad el viernes. En seguida visita al Mercado Municipal - subutilizado, solamente tres espacios ocupados con venta de frutas, almuerzos, dulces; tomamos un té donde doña Yolanda. En el trayecto rumbo a nuestro hotel, entré en una tienda y le pregunté a la señora sobre el proceso de elaboración de las tradicionales polleras de las cholas: no las hacen acá, me aseguró, vienen desde afuera, de talleres con máquinas. Yo me imaginaba artesanas tejiendo lana en antiguos talleres... Sobre el tema, José me explicó que la vicuña – cuya lana es más valorizada que la de alpaca – es, como el guanaco, animal silvestre; del cruce de ambos viene la alpaca, ya domesticada; la llama, procreada del guanaco, es también domesticada.

11En la tarde los estudiantes siguieron con la preparación de su presentación de los resultados a la comunidad, incorporando las sugerencias que Marta y yo les hicimos el día anterior; terminada la reunión aproveché para caminar y conversar con las personas.

12En un primer momento, me llamó la atención la ausencia de peatones en las calles, con excepción de perros, cholitas mayores y señores, algunos de ellos sentados en el umbral de unas pocas viviendas con su puerta abierta, pues la mayoría estaba cerrada con candados: sensación de vacío, ciudad fantasma...

Personas myores en las calles…, 2019.

Fuente: J. G. Magnani

Los candados, 2019.

Fuente: J. G. Magnani

13Sin embargo, luego me fue explicado que, a esas horas, los moradores están trabajando en las chacras y corrales: la faena comienza a las 4 h de la mañana hasta las 6 h u 8 h, según la distancia de las respectivas chacras (“tutapa”, en quechua), cuando vuelven para el desayuno; los que no tienen trabajo o compromiso en el pueblo (banco, escuela, salud, propietarios de bodegas, servicios) vuelven al campo hasta la hora del almuerzo; por ultimo regresan a la cinco de la tarde, cuando el poblado finalmente tiene más gente en las calles. Hay también movimiento de los estudiantes yendo o retornando de la escuela en determinados horarios. Así que hay una movilidad constante, aunque el centro poblado inicialmente se me presentó vacío e inmóvil. De todos modos, los candados impresionan: ¿inseguridad? ¿No se dice que en comunidades tradicionales todos se conocen?

14No se pudo entrar en ninguna vivienda para ver la disposición de los espacios internos; de lo que fue posible observar, las piezas internas son chicas, oscuras, incluso las de las tiendas. Intentamos entrar en una panadería, pero no nos permitieron ver el horno y el proceso de elaboración de los panes.

15En la mañana del día 6, viernes, Marta, José y yo, ciceroneados por Melitón Romer Caballa, 46 años, técnico agropecuario de formación – un buen interlocutor y guía, dueño de la radio local que trasmite programas en quechua – seguimos hacia el cementerio, debidamente guarnecidos con la llave del candado, solicitada en el día anterior en la sede de la Municipalidad. La capilla por donde se adentra está medio abandonada, sin mantenimiento.

La capilla. 2019.

Fuente: J.G Magnani

Las tumbas. 2019.

Fuente: J. G. Magnani

16Una de las particularidades de este cementerio es la costumbre según el cual los sepelios se hacen basados en las reglas de los “ayllu”, grupos aparentemente exogámicos de familias, que también se reparten los barrios o regiones de las ciudades. En Cabana, donde estábamos alojados, hay cuatro “ayllus”: collana (color azul); payan (celeste); puro (naranja) e ichocca (rojo). El ayllu de Melitón es el puro. Hay tumbas antiguas de adobe y piedra, otras más modernas y llenas de ornamentos, un tanto cursi... Para enterrar, hay que pagar 50 soles a la municipalidad.

Tumbas tradicionales y más recientes., 2019.

Fuente: J. G. Magnani

17Subiendo por una ruta inca, pudimos apreciar una formación de piedras, como depósitos circulares, que servían para almacenar en época inca el maíz. Allí cerca había una antigua maqueta de piedra, representando los andenes y terrazas de la montaña, debidamente esculpidos en ella. En frente, una visón del poblado de Aucará.

Adelante!, 2019.

Fuente: J.G. Magnani

La maqueta de piedra, 2019.

Fuente: J. G. Magnani

18En seguida, con Marta, visita al baño inca en Aucará, después a un mirador donde había otra piedra maqueta, de tradición Wari, ubicada frente a la montaña que representaba (alrededor de 600 – 1000 DC). El almuerzo fue en el Mercado Municipal, de vuelta a Cabana: sopa, maíz tostado y té servidos por doña Yolanda.

19Finalmente, en la tardecita – 16:00 era la hora acordada – ocurrió la esperada presentación del powerpoint a la comunidad, en la sede de la Municipalidad. Contrariando las expectativas, pocos moradores concurrieron: nosotros, de la Universidad, éramos nueve, al principio solamente dos moradores, entre ellos, Melitón; por ultimo aparecieron siete más, pero la expectativa era de unos 45....

20El powerpoint, como yo ya había señalado, tenía demasiadas informaciones, además de gráficos, símbolos, etc. lo que resultaba en difícil lectura y comprensión; además, algunos de los presentadores leían lo que estaba escrito en la pantalla... Sin embargo, el público permaneció hasta al final, algunos dieron sus testimonios personales. Los temas que más despertaron la atención fueron el del patrimonio construido, como conservarlo; el otro, la importancia de los saberes locales y la cuestión del desarrollo territorial sostenible. Sin duda, hay que repensar la forma de hacer el retorno de los resultados del trabajo a los moradores.

El encuentro con los moradores, 2019.

Fuente: J. G. Magnani

21

22Un tema que surgió de forma un tanto discreta, fue el de las rondas, práctica durante la época del enfrentamiento entre el ejército y los militantes del Sendero Luminoso. Según los entrevistados, los militares, para enfrentar los terroristas, terrucos, tucos, como no conocían los caminos en los pueblos, armaron y entrenaron grupos de vecinos, los “ronderos” que, en turnos, hacían las rondas para defender los poblados de los ataques; Sin embargo, la organización de las rondas fue principalmente una reacción de las comunidades, más que del gobierno. Por la mañana, el primer grupo comenzaba su ronda a las 6 h hasta las 9 h ; el siguiente, de las 9 h hasta las 12 h; en la tarde, de las 12 h a las 15 h y el ultimo avanzaba por la madrugada, hasta las 6 horas del día siguiente. A veces eran 4 turnos y a veces 3, según las circunstancias. Los entrevistados fueron unánimes en resaltar la violencia de esta “guerra”, como aún se denomina, por parte de ambos lados, el movimiento de dicha lucha armada con ese grupo marxista “fundamentalista”. Según ellos, dichos grupos destruían y mataban a todos los que juzgaban “burgueses” (incluso pequeños propietarios de bodegas, chacras) y se llevaban las mercancías, productos, ganado; el ejército también expropiaba, detenía, torturaba y mataba a los que identificaba como “compañeros”, aunque se vestían y se portaban igual que los moradores de los poblados: no se podía distinguir a primera vista quien era guerrillero o campesino. Según uno de los entrevistados, el fracaso de los terrucos residió en el hecho de haber comenzado la lucha desde el campo a la ciudad; si hubiese sido al revés, de los grandes centros urbanos hacia al campo, el resultado habría sido diferente.

23La lucha armada empezó en el distrito de Chuschi, provincia de Ayacucho con una estudiante, Edith Lagos. Hubo cierta unanimidad en atribuir al expresidente Fujimori, por la acción del Estado en favor de los pueblos del interior – energía eléctrica, asfalto, ambulancias, patrullas - la responsabilidad por una política que contribuyó para el fin de la guerra que empezó en el año 1989 y terminó por vuelta de 1992. Aunque en el medio rural mucha gente reconoce que puso "orden y mano dura”. sin embargo, Fujimori está detenido, por comprobados crímenes de lesa humanidad (graves violaciones de los derechos humanos) y casos de corrupción.

24En el oriente del país todavía hay grupos armados, pero más vinculados al tráfico de cocaína que al Sendero. Las granadas artesanales eran hechas según el siguiente proceso: en una lata de leche Gloria se ponía el material explosivo junto con fragmentos de vidrio, un fulminante más o menos largo según el destino de la granada y se la lanzaba con la “guaraca” (funda, en portugués, honda para lanzar piedras). Por fin, abordaron otros temas: la ausencia de negros en la región: nos dijeron que los hay en rincones de la costa; en la sierra, sólo descendientes de Wari e Incas; aparecieron dos, venezolanos, que luego se fueron; tampoco se ven mendigos pidiendo limosna, resaltaron.

25Consideraciones finales

26No obstante el reducido tiempo de la jornada etnográfica en el Valle del Sondondo, el trabajo de campo, el contacto con los moradores y las discusiones con los investigadores pudieron abrir interesantes pistas de reflexión que pueden ser profundizadas en investigaciones más duraderas. Además de las ya sugeridas a lo largo del relato, cumple señalar otras más, aunque un tanto genéricas por el momento. La dinámica de los centros poblados a los que tuve acceso mostró una interesante mescla de vida urbana y rural, según lo que generalmente se atribuye a dichas caracterizaciones: el trabajo en las chacras y corrales, a la par con servicios públicos y privados y tiendas de productos industrializados; la movilidad por medio de mototaxis por los empinados caminos de la región versus trayectos a pie; las ya señaladas dicotomías entre tradiciones locales (adobe /cemento; teja/calamina; oferta de enseñanza/poca frecuencia de alumnos en las escuelas; pisos de tierra o piedra/cemento o asfalto, para peatones, coches o ganado...

Medio de locomoción moderno, 2019.

Fuente: J. G.Magnani

y el tradicional. 2019.

Fuente: J. G. Magnani

27Todo ello resulta en la conclusión de que el Valle no está aislado y que la idea de “patrimonio cultural” (arqueológico, arquitectónico, histórico, natural...) no implica aislamiento, inmovilidad o congelamiento de sitios, personas, objectos, ideas. El contacto más a menudo entre los moradores y sus liderazgos y especialistas (en la política local, en los conocimientos ancestrales, en la organización de las fiestas y conmemoraciones rituales etc.) con la Universidad abre un proficuo campo de experimentos e intercambios con arquitectos, ingenieros, científicos sociales, pedagogos, historiadores.

28Sábado, 7/12 – regreso a las 5:15 de la mañana y llegada a Lima 15:30; en seguida, el trabajo de revisar las notas del cuaderno de campo y preparación de la charla “Los nombres del Otro” en el taller que encerraba nuestra jornada tanto en el centro de Lima, como en las cumbres de la cordillera…

Preparando la ponencia: “ Los nombres del Otro”…, 2019.

Fuente: J. G. Magnani

Topo da página

Índice das ilustrações

Legenda Bosquejo del itinerario, 2019.
Créditos Fuente: J. Canziani
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/8143/img-1.png
Ficheiro image/png, 2,2M
Legenda Por la puna, 2019.
Créditos Fuente: J. G. Magnani
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/8143/img-2.png
Ficheiro image/png, 461k
Legenda Registros arqueológicos en la montaña, 2019.
Créditos Fuente: J. G. Magnani
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/8143/img-3.png
Ficheiro image/png, 354k
Legenda Una pausa para almuerzo en Puquio, 2019.
Créditos Fuente: J. G. Magnani
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/8143/img-4.png
Ficheiro image/png, 328k
Legenda Truchas…, 2019
Créditos Fuente: J. G. Magnani
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/8143/img-5.png
Ficheiro image/png, 242k
Legenda Mototaxi, transporte común en la region, 2019
Créditos Fuente: J. G. Magnani
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/8143/img-6.png
Ficheiro image/png, 255k
Legenda Escuela “Felipe Guamán Poma de Ayala 2019.
Créditos Fuente: J.G. Magnani
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/8143/img-7.jpg
Ficheiro image/jpeg, 428k
Legenda El menu. 2019.
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/8143/img-8.jpg
Ficheiro image/jpeg, 164k
Legenda Muy atentos… 2019.
Créditos Fuente: J.G. Magnani
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/8143/img-9.jpg
Ficheiro image/jpeg, 372k
Legenda Donde está el cóndor? 2019.
Créditos Fuente: J.G. Magnani
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/8143/img-10.jpg
Ficheiro image/jpeg, 176k
Legenda El Mirador. 2019.
Créditos Fuente: J.G.Magnani
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/8143/img-11.png
Ficheiro image/png, 731k
Legenda Comercio en la calle, 2019.
Créditos Fuente: J.G Magnani
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/8143/img-12.jpg
Ficheiro image/jpeg, 176k
Legenda Rumbo a la chacra, 2019.
Créditos Fuente: J.G Magnani
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/8143/img-13.png
Ficheiro image/png, 622k
Legenda Personas myores en las calles…, 2019.
Créditos Fuente: J. G. Magnani
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/8143/img-14.png
Ficheiro image/png, 1,1M
Legenda Los candados, 2019.
Créditos Fuente: J. G. Magnani
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/8143/img-15.png
Ficheiro image/png, 1,6M
Legenda La capilla. 2019.
Créditos Fuente: J.G Magnani
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/8143/img-16.png
Ficheiro image/png, 1,1M
Legenda Las tumbas. 2019.
Créditos Fuente: J. G. Magnani
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/8143/img-17.png
Ficheiro image/png, 1,2M
Legenda Tumbas tradicionales y más recientes., 2019.
Créditos Fuente: J. G. Magnani
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/8143/img-18.png
Ficheiro image/png, 2,0M
Legenda Adelante!, 2019.
Créditos Fuente: J.G. Magnani
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/8143/img-19.png
Ficheiro image/png, 676k
Legenda La maqueta de piedra, 2019.
Créditos Fuente: J. G. Magnani
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/8143/img-20.jpg
Ficheiro image/jpeg, 404k
Legenda El encuentro con los moradores, 2019.
Créditos Fuente: J. G. Magnani
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/8143/img-21.jpg
Ficheiro image/jpeg, 484k
Legenda Medio de locomoción moderno, 2019.
Créditos Fuente: J. G.Magnani
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/8143/img-22.png
Ficheiro image/png, 1,0M
Legenda … y el tradicional. 2019.
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/8143/img-23.jpg
Ficheiro image/jpeg, 316k
Legenda Preparando la ponencia: “ Los nombres del Otro”…, 2019.
Créditos Fuente: J. G. Magnani
URL http://journals.openedition.org/pontourbe/docannexe/image/8143/img-24.png
Ficheiro image/png, 1,4M
Topo da página

Para citar este artigo

Referência eletrónica

José Guilherme Cantor Magnani, « Una etnografía en la cordillera de los Andes: el Valle del Sondondo (Peru), patrimonio mundial. »Ponto Urbe [Online], 26 | 2020, posto online no dia 28 julho 2020, consultado o 27 outubro 2020. URL: http://journals.openedition.org/pontourbe/8143; DOI: https://doi.org/10.4000/pontourbe.8143

Topo da página

Autor

José Guilherme Cantor Magnani

Professor titular do Departamento de Antropologia - Faculdade de Filosofia, Letras e Ciências Humanas da Universidade de São Paulo. E-mail: jmagnani@usp.br

Artigos do mesmo autor

Topo da página

Direitos de autor

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License.

Topo da página
  • Logo Núcleo de Antropologia Urbana da USP
  • Logo Universidade de São Paulo
  • OpenEdition Journals
Pesquisar OpenEdition Search

Você sera redirecionado para OpenEdition Search