Navigation – Plan du site

AccueilNuméros4-1Dossier thématiqueHomenaje a Susan Leigh Star

Dossier thématique

Homenaje a Susan Leigh Star

Geoffrey C. Bowker, Howard S. Becker, Bruno Latour, Lawrence Busch, Rigas Arvanitis, Pascale Trompette et Dominique Vinck
Cet article est une traduction de :
Hommage à Susan Leigh Star [fr]
Autre(s) traduction(s) de cet article :
Hommage to Susan Leigh Star [en]

Texte intégral

1Conocí a Leigh en París en 1988 y desde entonces no dejamos de entremezclar nuestras carreras, nuestro amor, nuestra amistad y, por supuesto, nuestros gatos. Querría aquí aportar mi sentimiento sobre tres dimensiones entre todo lo que nos deja en herencia: su interés por las categorías residuales, sus métodos y su poesía. Le dejaré la última palabra sobre los objetos-frontera que son objeto de su artículo en esta Revista (el último artículo que habrá completado).

  • 1 McDermott, Ray (1993). Acquisition of a child by a learning disability. In S. Chaiklin & J. Lave (E (...)
  • 2 Thomas, William I. & Thomas, Dorothy: The Child in America (Alfred Knopf, 1929, 2nd ed., p. 572).

2Leigh estaba particularmente atenta al sufrimiento que inducen los sistemas de información en todo género que fuerzan a las verdaderas personas a entrar en las categorías, en las clases, a formar parte «de acontecimientos». Una de sus referencias favoritas era el artículo de Ray McDermott, «The Acquisition of a Child by a Learning Disability»1. Este artículo evoca las trayectorias (y sus desvíos) muy similares a aquellas a las que ella misma observaba, a las que persiguen las personas cuando deben abrirse un camino en los rigores de la burocracia. Sus escritos para la inmensa mayoría son muy personales y están relacionados con sus experiencias: su sufrimiento en los treinta últimos años de su vida; su alergia a la cebolla; su trayectoria de chica de la clase obrera que obtiene una beca en Harvard - estuvo a punto de perder su inscripción al doctorado a Stanford porque pensaba que se trataba de un colegio de «juniors» (el título exacto de la escuela doctoral era Lelan Stanford, Jnr.). Una palabra que se señala en sus últimos trabajos es la de «huérfanos de la infraestructura»: aquellos a los que no se logra configurar para colocarlos en nuestras infraestructuras de trabajo. Esto me parece en relación con esta frase célebre de W.I. Thomas que le gustaba mucho mencionar: «las cosas percibidas como verdaderas, son verdaderas en sus consecuencias»2.

3Sus métodos fueron una pasión en su vida. Había sido formada en el “grounded theory” por Anselm Strauss y sus mentores fueron toda su vida Howard Becker y Anselm. Le encantaba trabajar con doctorados sobre sus datos para hacer emerger la teoría. Sus métodos, lejos de ser un conjunto de reglas, eran un compromiso personal e ideológico. Si su teoría es tan parlante y viva es porque mezclaba sin interrupción en sus escritos lo personal, la política y lo teórico refiriéndose siempre al material empírico, re‑trabajándolo sin cesar. Hacía esto para vivir la vida, plenamente, hacer vivir la palabra, concordar la acción y la palabra. Repitió a menudo que un investigador debía ser como un actor: este oficio no se ejercita por el dinero, hay que tener vocación. La mejor definición que conozco de vocación es lograr atar su propio placer a las necesidades de este mundo. Tenía vocación, verdaderamente.

4Por fin, la poesía. Escribió poemas durante toda su vida y la inmensa mayoría son sorprendentes. Pero aquí pienso más bien en la poesía de sus escritos. Un artículo de Leigh Star no podrá jamás ser apreciado de un modo sólo y único. Hay una gran riqueza en sus metáforas, una lógica en sus transiciones y un ritmo en su voz, que son la materia de los grandes escritores: a cada nueva lectura encontramos algo nuevo.

5Geoffrey C. Bowker

***

6Conocí a Leigh Star cuando ella era estudiante en la Universidad de California, San Francisco y trabajaba con Anselm Strauss en su primer trabajo de investigación (que fue el tema de su tesis de doctorado y luego su primera obra) sobre el origen de la neurología como disciplina distinta. Una de mis primeros recuerdos de ella es verla estirada sobre el suelo con un libro en la mano, el teclado de la computadora apoyado en el vientre tecleando en esta posición que le era confortable solo a ella a causa de sus dolores crónicos de espalda. Pero mientras estaba estirada e indispuesta, la veo sonriente y discutiendo como si todo esto fuera completamente normal. ¡Y eso se volvió normal! Se acomodaba mal que bien al dolor, nunca se quejaba y quería hablar mas bien de los temas de investigación que ocupaban su espíritu. La conversación con ella tomaba siempre una forma precisa y puntual sobre el tema del momento, superando las incomodidades que se presentaran entre nosotros.

7Pertenecía a una generación de jóvenes muy dotados que trabajaban con Anselm Strauss y que alimentaban su espíritu fértil de material empírico y, a cambio, él los aconsejaba con su sabiduría, los orientaba con precisión y los sostenía con afecto. Así, se ayudaban mutuamente para atravesar el rigor de los postgrados y abrirse su camino en el mundo en desarrollo de los estudios de la ciencia. Nadie sabía verdaderamente de qué estaba hecho ese mundo pero exploraban sus fronteras con coraje y curiosidad. Esta generación marcó el territorio y creó los temas que todavía hoy son de interés para las nuevas generaciones de estudiantes.

8Evidentemente no lo hicieron solos, pero hay que recordar que en esa época no había gran interés por estos nuevos campos de investigación en los Estados Unidos. Los investigadores como Leigh, formados en sociología, no inspiraron un gran interés entre sus semejantes en este campo quienes preferían atarearse sobre temas de mucho menor interés. Esta falta manifiesta de atención por el estudio de las ciencias en la sociología americana fue probablemente benéfica, porque obligó a Leigh y otros a establecer contactos con personas en estos campos en Europa - en Francia, en Gran Bretaña, en Holanda, etc. - para crear de este modo el campo científico más cosmopolita de la sociología actual. De hecho, hablar de un campo de la sociología es incorrecto teniendo en cuenta que las personas que colaboraron para constituirlo vienen de muchos otros campos, como la historia y la antropología.

9Aunque pertenecí a la generación de sus profesores y no a la de sus compañeros, creo haber aprendido más de ella que ella de mí. En todo caso, en los campos que le eran propios. Pero las cosas que conocía tenían una amplia aplicación y no era necesario pertenecer a los estudios sociales de las ciencias para encontrar usos de su pensamiento y sus métodos en otros campos, como la sociología del arte en mi caso. Ella será recordada principalmente por haber forjado el concepto de objeto‑frontera, un concepto heurístico que puede ser empleado en todas partes. Desde el momento en que el mundo es visto a su manera, está lleno de estos extraños objetos. Por su habilidad en los intercambios de ideas en las discusiones entre investigadores, aportaba ideas que muchos de nosotros encontrábamos útiles a menudo y que seríamos incapaces de enumerar.

10Leigh creó muchas más ideas que la de objeto‑frontera; los que leen este texto, conocen su notable trabajo sobre las clasificaciones como fenómeno social. Veía las estrategias y conflictos de los grupos interesados, que determinaban los formatos de los sistemas de clasificación y su implementación, mirando los detalles aparentemente aburridores de estos sistemas. Veía los usos variados de estas clasificaciones en el dominio de la salud, que creaban los problemas que los investigadores ingenuos consideraban útiles de estudiar, en lugar de examinar - como hacía ella – de que manera los gobiernos y las burocracias utilizan y deforman estas clasificaciones para alcanzar fines muy diferentes. Me enseñó esto cuando un día me dijo, a propósito de alguna oscura estadística mundial de salud: «¡sabes que en la Unión Soviética no había ningún drogadicto a los opiáceos, ni uno solo!» En este instante, ella dio una profundidad analítica a mi desconfianza instintiva hacia las estadísticas.

11Era una persona sabia y plena de compasión y me acompañó en mi propia vida, en los momentos difíciles, prodigándome su amor como sabía hacerlo hacia los que lo necesitaban. Todos fuimos muy felices cuando conoció a Geoff para construir una nueva vida con él. Iba por fin a poder disfrutar de la calma y de la felicidad que nos había prodigado a tantos de nosotros.

12En los Estados Unidos decimos: «They don’t make them like that any more (Ya no los hacen más así)». No creo que nunca pueda haber otra persona como ella, pero en este instante, pensando en su pérdida, me es difícil imaginar quién podría ser y de donde podría venir.

13Howard S. Becker

***

14No es esta la forma de dejar a los amigos, la de dejar a tu esposo y a tantos amigos
Yo se que no es tu culpa
Tu tenias tantos planes, tantos libros por escribir y leer
Y memorias que atesorar
Pero igual, pienso que estamos todos un poco enojados contigo
Por dejarnos de esa manera
Sin despedida, sin advertencia, sin dejarnos llorar lentamente contigoNi siquiera escucharas nuestro llanto
Que vendrá después de tu partida, de tu repentina partida
Lo bueno es que tu solamente escuchaste nuestras risas
Nuestras voces y nuestras discusiones serias

15(Tu tomabas tan en serio las discusiones, con tanto entusiasmo
Desde San Francisco hasta París y la soleada Normandía
Cuando, feliz y ahora triste recuerdo, les cerramos la puerta a Geoff y a ti
Porque la casa donde los hospedabamos era tan pequeña…
Yo recuerdo
Desde París hasta las soleadas California del sur y del norte
Tu hablabas de todo lo que existe en la sociedad – cerebros, mujeres y hasta cebollas)

16No nos diste el tiempo de estar lentamente tristes contigo
Eso es lo bueno de tu forma de dejarnos
Nunca tuviste la ocasión de ver lo apegados que estábamos a ti
Y eso es lo malo de la forma en que te fuiste
Y lo peor es que no se donde puedas estar
Que Dios, que Diosa se ha valido de ti
Y ahora es con ese Dios o Diosa que estoy enojado
Por hacerte ir de esa manera
Y dejar a Geoff sin Leigh.

17Bruno Latour

***

18Tuve el gran privilegio de conocer a Leigh durante una gran parte de las últimas décadas. Su pasión por la categorización y la mía por las normas se fijaron extraordinariamente bien. Esta relación se selló probablemente cuando, junto a varios estudiantes, fuimos a Urbana para ahondar en los documentos de archivo sobre las normas de la soja (!) en la biblioteca de la Universidad de Illinois. Ella y Geoff nos invitaron a cenar a su casa donde discutimos sobre temas de interés común. Ahí fue que remarcó que aquellos que, como nosotros, tienen ese tipo de intereses deberían fundar la Asociación Internacional deGente que Estudia Cosas Muy Aburridas.

19Mucho más recientemente, le pregunté a Leigh si estaría dispuesta a echar una mirada a un manuscrito - un volumen sobre las normas. Para mi gran alegría, ella no sólo aceptó, sino que tomó el trabajo con un placer extraordinario. A pesar de que nos separaba un océano bastante grande, pudimos conversar con regularidad a través de videoconferencias vía el computador. Además, durante una visita a Santa Clara Leigh dedicó un día entero a discutir cómo el manuscrito se podía mejorar. Desde mis estudios universitarios, nadie se habia consacrado a uno de mis manuscritos con tanto cuidado. Volví con una larga lista de lecturas que fueron particularmente valiosas.

20Lo más memorable de Leigh era su forma extraordinaria de subestimar sus ideas y pensamientos - aunque incluso casi siempre de punta. Sus sobre‑entendidos eran, creo, parte de su sensibilidad y cuidado hacia los otros. Tal vez por su propia experiencia de vida, ella fue especialmente sensible hacia las formas en que la racionalidad burocrática de las categorías, normas, sistemas de reglas, pueden ejercer violencia sobre las personas. Por eso al hacer una sugerencia, al afirmar límites, incluso al criticar un argumento, ella siempre pensó en colocar un cartel en que diga: «manejar con cuidado». Todos nos hemos beneficiado de sus ideas profundas y constructivas.

21Lawrence Busch

***

22Mirándola entrar en la sala de conferencias, no podía dejar de sorprendernos su presencia diáfana, que dejaba translucir una fragilidad y, tan pronto como comenzaba a hablar, una dulzura, una vacilación en la voz, apenas audible en el fondo del salón, como si estuviésemos escuchando a una joven principiante, a la vez irónica y distante, pero muy presente. Esta pequeña mujercita dejaba inmediatamente percibir una cultura inmensa y una curiosidad activa que escondían su pudor y su timidez. Esta fragilidad aparente dejaba rápidamente el lugar a una gran claridad en las ideas y una gran seguridad al exponerlas. Y sobre todo, la originalidad al exponerlas.

23Susan Leigh Star, que todos los que la conocíamos la llamábamos Leigh, fue una socióloga original en un dominio innovador. Si algo la caracterizaba en su aproximación, su concepción sociológica e inclusive su concepción general de la vida, era la mirada critica acompañada de una real empatía con el mundo que nos rodea. Su originalidad era el producto de estos dos aspectos.

24Desconfiaba de las generalizaciones y las simplificaciones, así como de las palabras complacientes. Sin ser una militante (bien que lo había sido) siempre guardó una mirada vigilante de demócrata y feminista convencida. En su aproximación sociológica, insistía en el hecho de que no se podía eliminar la historia y menos todavía borrar de repente las instituciones. Heredera de la sociología más original, aquella que representan autores (y amigos) como Anselm Strauss o Howard Becker, ella supo introducir en la sociología de las ciencias una aproximación a la vez atenta a las instituciones y a los contenidos de las controversias, una sociología edificada alrededor de los objetos, alrededor de la materialidad de las relaciones humanas.

25Susan Leigh Star era también rebelde. Al final de la adolescencia, había huido fuera de los Estados Unidos para marcar su territorio. Del mismo modo, sociológicamente, encontrábamos a Leigh en los lugares menos esperados. Para quienes la conocíamos, nos quedará presente en la memoria una mujer graciosa y de una elegante modestia, con la que era siempre agradable pasar un momento. Y los que no la conocieron de cerca sino que la escucharon, podrán decir hasta qué punto ella los sorprendía.

26Durante su conferencia en Grenoble el 13 de septiembre del 2007, Susan Leigh Star en efecto nos sorprendió: algunos se mostraron desconcertados y otros estuvieron desencantados… Leigh, con la misma voz, que acababa de contarnos una serie de anécdotas de terreno, nos lleva con ella a la biblioteca del Royal Collège o al Museum of Vertebrate Zoology. Subrayaba su relato de algunas cosas graciosas, evocando sus sinsabores en el momento de la realización de una de sus primeras investigaciones por cuestionario sobre las prácticas homosexuales (como «hired hand researcher») o también su horror descubriendo en los archivos de las páginas del cuaderno de laboratorio del fisiólogo Ferrier los rastros de una batalla entre él y un mono, sujeto de sus experimentaciones sobre el cerebro. Esta sucesión de secuencias etnográficas fue adornada de un diaporama torpemente adaptado a partir de un documento Word en el cual Leigh había pegado algunas ilustraciones de un cerebro, de un ave y de hermafroditas. Estábamos claramente muy lejos de los grandes impulsos retóricos y conceptuales, donde la buena palabra da en el blanco, donde la forma concuerda en rigor con el fondo, forzosamente innovante o por lo menos brillante, como es habitualmente el caso de las personalidades científicas de la misma envergadura. No podemos olvidar hasta qué punto Leigh llevaba con su talento particular un modo de hacer y relatar propio al proyecto interaccionista: aliar la profundidad de la mirada sociológica con la sencillez del lenguaje, la autenticidad del trabajo de campo y la evidencia de la intención, mostrando que los elementos de su teoría provienen del descubrimiento efectuado por el investigador, una experiencia que se supone reservada sin razón sólo para las llamadas ciencias «duras». Llevándonos por los pasillos de la Royal Society, Leigh Star nos entregaba las llaves no sólo de un descubrimiento sino de una verdadera «conquista» sociológica que permitía «ver» y acceder a la dimensión escondida de mundos sociales. Ante nuestros ojos desplegaba toda la imaginación sociológica respecto de aquello que ella tenía más apego y más originalidad: anomalías, extrañezas, disonancias que formaban parte de movimientos heurísticos con los cuales había construido un pensamiento original. Esta manera de exponer y de argumentar forzosamente molesta y necesita de ser revisada, re-escuchada o releída muchas veces para captar toda su riqueza. Es lo propio de un pensamiento “múltiple” que hace eco en la multiplicidad de lo real querida por la autora.

27Susan Leigh Star falleció el 24 de marzo del 2010 mientras que estábamos finalizando este segundo número especial de la Revue d’Anthropologie des Connaissances consagrado a los objetos‑frontera, el número en el cual aporta su contribución para el artículo original fundado sobre esa misma conferencia.

28En el momento de su fallecimiento acababa de instalarse en su nueva cátedra, en la School of Library and Information Science de l’Université de Pittsburgh, en un lugar inesperado y no en el departamento de sociología. Para quien fue una de las sociólogas más originales de las ciencias americanas, no era en absoluto un azar. Puesto que con su marido, Geof Bowker, Leigh era una pionera en el estudio de las ciencias y de los sistemas de información. El objeto‑frontera del que hablamos en este número de la revista nació de la observación de las redes de investigacion materializadas por las redes informáticas. Leigh supo mostrar más que otros, que las «redes», los objetos que circulan en ellas y el trabajo de clasificación, creando categorías y estándares, pueblan nuestro cotidiano, dan una forma particular al mundo que nos rodea, este mundo que llamaremos, a pesar nuestro, moderno. Ella dio cuenta de la imbricación de estas infraestructuras invisibles en la vida de cada día y su rol en el desarrollo de nuestras actividades.

29La pérdida de Leigh es para todos nosotros irreparable. Este número es nuestro pequeño homenaje a una colega, una amiga, que nos hacía reflexionar y reír.

30Rigas Arvanitis, Pascale Trompette y Dominique Vinck

Haut de page

Notes

1 McDermott, Ray (1993). Acquisition of a child by a learning disability. In S. Chaiklin & J. Lave (Eds.), Understanding practice. Londres, Cambridge University Press, pp. 269-305. Trata del caso de un niño escolarizado, Adam, quien es calificado deficiente por el sistema escolar, una categoría psicológica después de una evaluación individual del niño por psicólogos de los servicios públicos de la infancia y de la escuela. El artículo muestra hasta qué punto estas categorías se imponen a los individuos, hasta van inclusive en contra de sus intereses, les impiden hacer lo que consideran que hacen menos bien, estigmatizándolos y colocándolos en una clase tratada (generalmente mal) aparte. La extrañeza del título del artículo, la inversión de los términos del lenguaje corriente, proviene de la posición de su autor: «Sería más considerado decir que el aprendizaje adquiere a las personas que decir que la gente adquiere por el aprendizaje». El autor insiste en la naturaleza social e interpersonal de las cualidades y del saber de los individuos. (NdR)

2 Thomas, William I. & Thomas, Dorothy: The Child in America (Alfred Knopf, 1929, 2nd ed., p. 572).

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Geoffrey C. Bowker, Howard S. Becker, Bruno Latour, Lawrence Busch, Rigas Arvanitis, Pascale Trompette et Dominique Vinck, « Homenaje a Susan Leigh Star »Revue d’anthropologie des connaissances [En ligne], 4-1 | 2010, mis en ligne le 01 mars 2010, consulté le 13 avril 2024. URL : http://journals.openedition.org/rac/16602 ; DOI : https://doi.org/10.3917/rac.009.000i

Haut de page

Auteurs

Geoffrey C. Bowker

University of Pittsburgh

Howard S. Becker

San Francisco

Bruno Latour

Sciences Po, Paris

Articles du même auteur

  • Reviel Netz (2003), The Shaping of Deduction in Greek Mathematics: A Study in Cognitive History. Cambridge: Cambridge University Press
    A book by Reviel Netz for a non-formalist approach to formalisms. Reviel Netz (2003), The Shaping of Deduction in Greek Mathematics: A Study in Cognitive History. Cambridge: Cambridge University Press
    Un libro de Reviel Netz para un enfoque no formalista de los formalismos. Reviel Netz (2003), The Shaping of Deduction in Greek Mathematics: A Study in Cognitive History. Cambridge: Cambridge University Press
    Paru dans Revue d’anthropologie des connaissances, 3-2 | 2009

Lawrence Busch

Université de Lancaster (Grande‑Bretagne) et de l’État de Michigan (Etats‑Unis)

Rigas Arvanitis

Institut de Recherche pour le développement

Articles du même auteur

Pascale Trompette

PACTE – CNRS – Université de Grenoble

Articles du même auteur

Dominique Vinck

PACTE – CNRS – Université de Grenoble

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-ND-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search