Navigation – Plan du site

¿Una transición temática en los estudios CTS?

Hebe Vessuri
Traduction(s) :
Une transition thématique dans les STS ? [fr]
A thematic transition in STS? [en]

Résumé

El mundo pareciera integrarse cada vez más con más oportunidades para la acción colectiva. Toda una serie de bienes públicos, como la paz mundial, la salud mundial, la protección del ambiente, el conocimiento global, tienen que ser protegidos porque si la comunidad global no los atiende colectivamente, es probable que no se conserven. Los grandes actores corporativos del presente concentran una porción importante de la riqueza del mundo; ellos pudieran contribuir a asegurar de la provisión los bienes públicos globales. Se revisa la relación del gran sector corporativo multinacional con las Naciones Unidas y las implicaciones para el futuro de los bienes globales y de la Agenda 2030.

Haut de page

Texte intégral

1La ciencia acompañó la expansión europea en la configuración del mundo moderno y participó activamente en los proyectos de construcción de las naciones del mundo post-colonial. El orden existente promovió la formación de capacidades (educativas, científicas, técnicas), la transferencia de conocimientos (científicos, tecnológicos, organizacionales), la copia de modelos institucionales (de gobierno, infraestructura, organización sectorial) y la ideología de conocimiento para la dominación de la naturaleza en la construcción de la modernidad por parte de los poderes europeos y de las sociedades dominadas que ansiaban desarrollarse y participar de la modernidad. Los estudios CTS derivaron de ese proceso. Han explorado tanto la naturaleza socio-histórica de la propia ciencia y tecnología como los modelos que se fueron erigiendo para su transferencia al resto del mundo donde primaban otros esquemas conceptuales y tradiciones de pensamiento. Ellos han enfatizado que la generación de conocimientos se construye socialmente (Pinch and Bijker, 1984; Searle, 1995; Hacking, 1999), y tiene lugar en diferentes lugares y bajo circunstancias particulares (Livingstone, 2003). El carácter situado del conocimiento ha sido particularmente exigente para los países en desarrollo en su necesidad de dominar las condiciones de implementación de la ciencia localmente (Waast y Mouton, 2007).

2Sin embargo, la actual narrativa descriptiva del conocimiento es diferente; lo muestra como una red con múltiples nodos y conexiones, y como un sistema dinámico muy diferente de la noción común hace unas pocas décadas como una estructura básica lineal de retórica disciplinaria. La metáfora de unidad, junto con los valores de universalidad y certeza ha sido en buena medida reemplazado por otras que enfatizan la pluralidad y la relacionalidad en un mundo complejo. Los valores de control, dominio y experticia están siendo actualmente redefinidos como valores de diálogo, interacción y negociación (Rip, 2010; Ravetz, 2012). No está claro todavía si esto puede considerarse un cambio bueno malo, neutral, ambivalente o complejo.

3Con mayor frecuencia se da el crecimiento de instituciones de ‘intermediación de políticas’ (como think tanks, redes y centros de políticas, consultores de las reformas), cuyo modus operandi se define en términos de la generación, circulación e implantación de modelos y estrategias de ideas para el cambio de agendas. Una proliferación de redes de políticas constituidas nacional y globalmente por organizaciones ‘operacionalmente autónomas’ aunque ‘estructuralmente acopladas,’ borra las fronteras entre estado, economía y sociedad civil. En los propios estudios CTS se ha observado un acento cada vez más fuerte en la conveniencia de permear de forma más directa las políticas públicas. En el nuevo escenario institucional, los think-tanks junto con consultores y firmas educativas brindan asistencia de políticas desarrollando infraestructuras locales de políticas, penetrando los discursos de las políticas occidentales dominantes directamente o como derrames en los sistemas locales de poder. A menudo tienen puntos de entrada específicos en los sistemas políticos anidados como lo están en redes de relaciones. Su autoridad y legitimidad no son naturales sino que se cultivan a través de prácticas gerenciales y la actividad intelectual. El ‘aura’ de autoridad intelectual e independencia puede confundir pues las ideas están a menudo amarradas a intereses políticos y económicos (Ball, 2012).

4Un ingrediente básico de la asistencia al desarrollo hoy puede describirse ampliamente como la ‘importación’ de ‘políticas innovativas desarrolladas en otra parte’ por las élites nacionales, y la imposición de políticas por agencias multilaterales y/o procesos de convergencia estructural. Esto es parte de un conjunto más amplio de procesos que incluyen nuevos modos de filantropía y asistencia para el desarrollo científico y la educación, procesos de mercados de crecimiento y expansión de capitales y la búsqueda por parte de las empresas de nuevas oportunidades de lucro.

5Las Organizaciones No Gubernamentales tienen significación creciente en las funciones de gobernabilidad, desde el establecimiento de objetivos y normas hasta la selección de los medios, la regulación de las operaciones y la verificación de los resultados. Esto es particularmente relevante para la ciencia, que si bien es gobernada internamente por sus propios miembros –los científicos– también lo es por sus interacciones con la sociedad en la que está inmersa (European Commission, 2009). La multiplicación de organizaciones supra-nacionales y corporaciones multinacionales en el financiamiento de la investigación ha contribuido a redefinir el espacio de la investigación científico-técnica, sacándola del paradigma anteriormente dominante de la ciencia nacional. La expansión y aceleración de la interconectividad global tiene implicaciones socioeconómicas e ideacionales significativas que reconfiguran el sistema internacional, estimulando en parte la emergencia de nuevos espacios económicos incongruentes con las fronteras políticas existentes (Mathews, 1997).

6Ya es evidente que las grandes corporaciones multinacionales tienen una influencia cada vez mayor en la agenda del desarrollo de las Naciones Unidas, desde la redefinición de la Asistencia Oficial al Desarrollo (ODA en la sigla en inglés) que va a poner más fondos públicos en las manos de las corporaciones, pasando por la falta de rendición social de cuentas en los varios acuerdos entre corporaciones y agencias de las Naciones Unidas, hasta el acceso privilegiado que los grandes jugadores corporativos han conseguido en la agenda del desarrollo post 2015 y lo que pueden conseguir en el escenario de fijación de las normas internacionales (Richter, 2003).

7En algunos de los países más pobres del mundo las inversiones extranjeras directas (FDI –foreign direct investment) superan con creces la ayuda oficial para el desarrollo (ODA –official development assistance). ¿Qué significa esto para el crecimiento económico de esos países? ¿El fin de la ayuda? ¿O es todo bombo y platillos? En los últimos años las FDI han estado concentradas en el sector extractivo con importants impactos sobre las poblaciones huésped. Por ejemplo, pueden estimular las economías locales, crear puestos de trabajo e inclusive construir infraestructura, como en Africa y América Latina. La extensión de esos impactos todavía no se entiende bien. A medida que los flujos internacionales continúan cambiando, entender cómo el impacto relativo de los FDI comparados con los ODA afecta a los países que los reciben tendrá importancia crítica, para maximizar los efectos positivos y minimizar los negativos.1

8A medida que se vuelven más grandes y poderosas, las MNC se han convertido en un actor principal en los debates de politica global sobre la erradicación de la pobreza, el desarrollo, el ambiente y los derechos humanos. Una creciente concentración del mercado ha puesto un gran poder en manos de un pequeño número de estas corporaciones. Especialmente en la industria financiera, tienen un poder desproporcionado sobre la economía mundial (Morvaridi, 2012).

9El sector corporativo ha estado activo en varios procesos e iniciativas que influyen en la Agenda Post 2015, incluyendo el Panel de Alto Nivel (HLP en inglés), el Global Compact, el Sustainable Development Solutions Network (SDSN) y en menor medida, el Open Working Group (OWG) y el High-Level Political Forum (HLPF). Lo que preocupa sobre estas iniciativas es que varias de ellas fueron lanzadas por el Secretario General de Naciones Unidas fuera del proceso intergubernamental. El Global Compact comenzó como un discurso de politicas preparado para el ex Secretario General Kofi Annan y como tal, en la opinión de la entidad de salvaguarda de la ONU, la Unidad de Inspección Conjunta, carecía de «un mandato claro y articulado», y además, a la luz de su financiamiento extra-presupuestario ponía a la ONU en situacion riesgosa donde «cualquier grupo o actor externo puede desviar la atención de los objetivos estratégicos acordados para promover intereses que pueden dañar la reputación de la ONU.»

10Un grupo significativo de las compañías envueltas en el proceso de la agenda post-2015 están activas en la extracción de recursos, tecnología, y sectores de química y farmacéutica, y sectores de alimentos y bebidas. Pero, además, entre los cambios observables en la creciente influencia corporativa están los ideológicos. Por ejemplo, se plantea que los únicos «sueños» valiosos en la nueva agenda de desarrollo son los que tienen que ver con convertirse en empresarios; o se sostiene que la discriminación de género debiera abolirse para que «las mujeres puedan heredar, poseer propiedades y tener un negocio». Y en la lista de lo que las mujeres debieran tener acceso, aparece el acceso a «servicios financieros» como lo primero, antes que «infraestructura» y que «toda la gama de servicios sociales» que ha sido parte central de la agenda pública. El lenguaje de los negocios permea la forma como se evalúa el progreso al desarrollo sustentable, sugiriendo que el progreso debe ser cuantificable y proporcionar un «buen retorno sobre la inversión» para justificar los esfuerzos. No se indica nada respecto a qué hacer cuando los esfuerzos necesarios no constituyen una «buena inversión».

11Otro aspecto observable hoy tiene que ver con la manera como se promueve el uso del dinero público: «el enorme potencial de usar dinero público para catalizar y escalar el financiamiento privado para el desarrollo sostenible» (informe del HLP), o «el apalancamiento de la asistencia para el desarrollo a la inversión del sector privado» (informe del Global Compact). En un tiempo en el que muchos países desarrollados sufren recesión y han cortado sus presupuestos ODA, la idea de usar fondos de la filantropía privada parece obvia y razonable. Sin embargo, se elevan voces de alarma sobre la posibilidad del efecto precisamente contrario, es decir, que contrariamente a la percepción de que el apalancamiento realmente acreciente recursos privados a los fondos públicos disponibles, se trate del uso de fondos públicos (ODA) para cubrir los riesgos de la inversión privada. Se socializarán las pérdidas mientras que las ganancias continuarán siendo privadas –y demasiado a menudo sin impuestos. La experiencia reciente en muchos países muestra que estos mecanismos ‘innovadores’ a menudo son ineficaces, pobremente regulados y pueden llevar a la corrupción en los países que prestan.

12Actualmente las grandes corporaciones se benefician en términos de imagen pública del uso de la bandera azul de la ONU y del acceso mejorado a información privilegiada y a contactos de alto nivel. En algunos países africanos, por ej, la alianza de las grandes firmas farmacéuticas con la ONU les ha permitido ganar contratos lucrativos con el estado en detrimento de las pequeñas empresas locales y medianas.

13En vista de la creciente influencia del sector corporativo en el discurso político y fijación de agenda habría que preguntarse: ¿las iniciativas de asociación y sus grupos de interés permiten una influencia indebida y no supervisada sobre la elaboración de la agenda y la toma de decisiones políticas de los gobiernos? ¿La proliferación de asociaciones contribuirá al debilitamiento institucional continuo del sistema de la ONU e impedirá estrategias de desarrollo comprehensivas? ¿El financiamiento de la Agenda Post 2015 se volverá crecientemente privatizado, dependiente de canales de financiamiento voluntarios e impredecibles a través de individuos o fundaciones filantrópicas? La falta de mecanismos de monitoreo y rendición social de cuentas, hace que no se sepa qué instrumentos puedan garantizar que las asociaciones al igual que las nuevas instancias de asociación con el sector corporativo propuestas a nivel de la ONU sean abiertos transparentes y se presten a la rendición social de cuentas.

14Los propios Ojetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) por la forma como están planteados se revelan como siendo parte de ese proceso. Pareciera que pudieran convertirse en contrabandistas legitimadores de la irrupción de las corporaciones en la toma de decisiones global, su implementación y monitoreo (Vessuri, 2016). Estas asociaciones diluyen y debilitan la responsabilidad de los estados que ya no están en el centro de las acciones y refuerzan las asimetrías de poder.

15Los autores de una Carta Abierta a las Naciones Unidas firmadas por Noam Chomsky y otros (2015) sostienen que:

Los ODS afirman que pueden erradicar la pobreza en todas sus formas en 2030. Pero para lograr semejante tarea confían fundamentalmente en el crecimiento económico global. Si ese conocimiento se parece al visto en décadas recientes, llevará 100 años para que desaparezca la pobreza, y no los 15 años que prometen los ODS. E incluso si fuera posible hacerlo en menos tiempo, se necesitaría incrementar el tamaño de la economía global por un factor de 12, lo cual, además de hacer que el planeta sea inhabitable, borrará cualquier ganancia sobre la pobreza […] Es imperativo encarar dos cuestiones críticas: la desigualdad del ingreso y el crecimiento material infinito. […] Buena parte de la mejoría en a posición de los empobrecidos debe llegar como reducción en la enorme desigualdad que se ha acumulado en los últimos 200 y pico años.

16Si la globalización es un hecho irreversible o no está por verse. Pero mientras tanto el mundo pareciera integrarse cada vez más con más oportunidades para la acción colectiva. Toda una serie de bienes públicos, como la paz mundial, la salud mundial, la protección del ambiente, el conocimiento global, tienen que ser protegidos porque si la comunidad global no los atiende colectivamente, es probable que no se conserven. La existencia de un equilibrio adecuado entre los sectores público y privado continúa sin resolverse, y se necesita algún sistema para financiar los bienes públicos. Los grandes actores corporativos del presente concentran una porción importante de la riqueza del mundo y pudieran contribuir a los bienes públicos globales. En la retórica que vienen desarrollando en los foros internacionales sostienen que se dedican a ellos, aunque sus argumentos y fundamentalmente sus acciones dejan mucho que desear y resultan poco convicentes. Sin embargo, es indudable que están cambiando la fisonomía y las bases de funcionamiento de la ciencia y la tecnología y deben ser estudiados con la atención debida.

17Se observa de este modo, que en la fase actual, los estudios CTS tienen por delante un conjunto de temas a investigar que suponen varios elementos de novedad. Entre ellos hemos mencionado el estudio de la proliferación de nuevos actores: ONGs, Thinks Tanks, brokers de nuevo cuño, nuevas formas de financiamiento y estilos y enfoques del mismo en la era de las iniciativas corporativas multinacionales, el auge de las políticas «públicas» en relación con las ciencias sociales y su papel en la definición de temáticas, abordajes teóricos y metodológicos, la creciente instrumentalización de las ciencias sociales y la pérdida de vigencia de la criticidad como motto. Los cambios en las Naciones Unidas ante la creciente ingerencia del sector privado, el nuevo peso del «filantrocapitalismo» y la Agenda del Desarrollo 2030, son otros temas abiertos junto con el cambio de sentido de las políticas de desarrollo y asistencia a los países pobres y la evolución de los bienes públicos en la configuración actual de la economía globalizada.

Haut de page

Bibliographie

Ball, S. J. (2012). Global Education Inc. New Policy Networks and the Neo-Liberal Imaginary. London: Routledge.

Chomsky, N. et al. (2015). Open Letter to United Nations on Sustainable Development Goals Agreement. From http://www.huffingtonpost.com/alnoor-ladha/an-open-letter-to-the-uni_2_b_8197178.html.

European Commission (2009). Global Governance of Science. Report to the Science, Economy and Society Directorate, Directorate-General for Research. European Commission, Brussels: EUR 23616 EN.

Hacking, I. (1999). The social construction of what? Harvard: Harvard University Press.

Livingstone, D. (2003). Putting Science in its Place. Geographies of Scientific Knowledge. Chicago and London: University of Chicago Press.

Mathews, J. T. (1997). Power Shift. Foreign Affairs, 76(1), 50-66.

Morvaridi, B. (2012). Capitalist philanthropy and hegemonic partnerships. Third World Quarterly. 33(7), 1191-1210. http://dx.doi.org/10.1080/01436597.2012.691827

Pinch, T. J. & Bijker, W. E. (1984). The social construction of facts and artefacts: or how the sociology of science and the sociology of technology might benefit each other. Social Studies of Science, 14(3), 399-441.

Ravetz, J. K. (2012). Paradoxes and the Future of Safety in the Global Knowledge Economy. Safety Paradoxes KB Future Studies, 03\Z 1, From http://citeseerx.ist.psu.edu/viewdoc/summary?doi=10.1.1.618.42

Richter, J. (2003). ‘We the People’ or ‘We the Corporations’? Critical Reflections on UN-business ‘partnerships.’ Geneva: IBFAN/GIFA.

Rip, A. (2010). Processes of Entanglement. In M. Akrich, Y. Barthe, F. Muniesa & P. Mustar (dir.), Débordements. Mélanges offerts à Michel Callon (pp.  381-392). Paris : Transvalor - Presses des Mines.

Searle, J. (1995). The construction of social reality. New York: The Free Press.

Vessuri, H. (2010). The current internationalization of the social sciences in Latin America: Old wine in new barrels? In M. Kuhn & D. Weidemann (eds.) Internationalization of the Social Sciences (pp. 135-157). Bielefeld: Transcript Verlag.

Vessuri, H. (2016). Science for Sustainable Development (Agenda 2030)Policy Brief. Montevideo: UNESCO-CILAC.

Waast, R. & Mouton J. (2007). National research Systems: A Global Overview of Current Trends. Paris: UNESCO Forum.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Hebe Vessuri, « ¿Una transición temática en los estudios CTS? »Revue d’anthropologie des connaissances [En ligne], 11-2 | 2017, mis en ligne le 01 juin 2017, consulté le 10 avril 2020. URL : http://journals.openedition.org/rac/2115

Haut de page

Auteur

Hebe Vessuri

Antropóloga social, Premio John Desmond Bernal 2017 a la Contribución Distinguida en el campo de los estudios de Ciencia, Tecnología y Sociedad otorgado por la Society for the Social Study of Science (4S) y Premio Oscar Varsavsky a la Trayectoria Profesional 2014 concedido por la Asociación Latinoamericana de Estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnología (ESOCITE), entre sus actuales intereses de investigación están las dinámicas de producción y distribución del conocimiento en los actuales contextos de globalización, los del conocimiento social que acompañan a las transformaciones de las sociedades contemporáneas, el conocimiento experto y la crisis de la crítica social. Es miembro del Centro de Investigaciones en Geografía Ambiental (CIGA) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Instituto Patagónico de Investigaciones Sociales y Humanas, CENPAT-CONICET, Argentina.
https://orcid.org/0000-0002-2427-8985

Dirección: Centro de Investigaciones en Geografía Ambiental (CIGA), Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Campus Morelia (Mexico).
Correo: hvessuri@gmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la Revue d’anthropologie des connaissances sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Société d’anthropologie des connaissances
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo ERIH PLUS | NSD
  • OpenEdition Journals