Navigation – Plan du site

¿Se ha agotado la crítica de la teoría de la práctica?

Silvia Gherardi
Traduction de Rigas Arvanitis
Cet article est une traduction de :
Has practice theory run out of steam? [en]
Autre(s) traduction(s) de cet article :
La théorie de la pratique serait-elle à court de carburant ? [fr]

Résumé

En este artículo se plantea la cuestión de si, durante la última década, los estudios empíricos de las prácticas cognitivas han perdido tanto su impulso como la energía necesaria para continuar el trabajo de redefinición del estatuto del conocimiento en las sociedades contemporáneas y en estudios organizacionales. Ilustra cómo el movimiento intelectual, que se ha comprometido con los estudios empíricos del conocimiento como práctica situada, también fue un movimiento para cambiar la forma de pensar del sujeto humano. La epistemología posthumanista de las prácticas los consideraba como agenciamientos heterogéneos de elementos (conocimientos, técnicas y actividades) que, debido a sus conexiones y su futuro, enactan una cierta agencia. Por lo tanto, los estudios situados de las prácticas no han perdido su vigor; redefinen el objeto del conocimiento a través de un enfoque en la cognición distribuida en prácticas singulares o actividades específicas a una práctica, una agencia distribuida dentro de una textura de prácticas donde se coloca entonces el enfoque en los modos de existencia y el futuro de los agenciamientos, así como el poder que indexa regímenes de visibilidad y de invisibilidad. Las publicaciones de la RAC demuestran cómo el objeto de investigación ha cambiado en los últimos diez años y cómo eso ayudo, al mismo tiempo, a abrir vías para la investigación futura.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Para una genealogía de esos estudios, ver: Gherardi (2000).

1En 2004, Latour publica un articulo llamado «Por qué la crítica se agotó?». Utilizaba la imagen de la maquina de vapor que ya no tiene vapor, para introducir la distinción entre los «hechos ciertos» (matters of fact) y «hechos que conciernen» o concernimientos (matters of concern) y así preguntarse porqué la crítica falla a su objetivo. Me gusta esta imagen y quisiera utilizarla para calificar a las voces que critica los estudios basados en la práctica (practices-based studies)1 y señalar que les «falta vapor». Lo diré de una manera situada, reflexionando sobre los diez años de la Revue d’Antropologie des Connaissances (RAC) donde se tratan los tópicos de los objetos del conocimiento, una reflexión en relación al campo de los estudios que usan el concepto de práctica, en cuyas paginas se elaboró la idea del conocimiento como actividad situada y colectiva. Me pregunto si después de 10 anos, los estudios basados en el análisis de la práctica no habrán llegado a un estancamiento y han perdido la energía necesaria para redefinir el estatuto del conocimiento en la sociedad moderna y los estudios organizacionales.

2Los años noventa fueron un momento particular en el cual la crítica de la visión decontextualizada de los procesos de producción de conocimiento apareció en varias disciplinas. Me acuerdo de la introducción de los conceptos de acción situada por Lucy Suchman (1987), de aprendizaje situado como participación legítima en las comunidades de práctica por Lave y Wenger (1991), de la ciencia como práctica y cultura por Pickering (1992), de conocimiento distribuido por Hutchin (1995), de práctica situada por Goodwin (1997). Un gran número de estudios apareció en estos mismos años que mostraban varias experiencias metodológicas en el estudio de la tecnología en su contexto de producción: la etnografía se mostró muy útil en el estudio de Orr (1996) sobre la fotocopiadora; el interaccionismo simbólico en el estudio de la interacción en hombres y tecnología (Heath et al., 2000); la teoría de la actividad inspiró a los estudios empíricos sobre cognición y comunicación en el trabajo (Engestrom y Middleton, 1996); el modelo de la intervención se utilizó en el caso de la actividad clínica (Clot, 2002); los estudios de la ciencia y la tecnología desarrollaron un modelo histórico-político que permite estudiar la construcción social de la tecnología (Bijker, 1995).

3Me limito a estas pocas referencias a trabajos de los noventa que tuvieron un impacto mayor en los años siguientes. Sin embargo, otros autores podrían citarse como ejemplos del interés creciente a la tecnología incorporada en los contextos de trabajo (Queré, 2003) y en los nuevos enfoques cognitivos (Borzeix et al., 2003). Los años siguientes, a partir del 2000, podemos citar, después de Schatzki et al. (2001), el cambio de los estudios sociales hacia la práctica (‘practice turn’). Si bien el re-descubrimiento del concepto de práctica se dió en varias direcciones (Miettinen et al., 2009), las críticas y problemas introducidos en los noventa fueron importantes y este gran debate se centró en la noción de ‘conocer en práctica’ (Gherardi, 2000; Orlikoswki, 2002).

4Si regresamos a la presentación del primer número de la RAC, Dominique Vinck (2007a: b) define lo que debería considerarse «antropología cognitiva»:

La antropología de los conocimientos, en su acepción más amplia, reenvía al estudio pluridisciplinario de los conocimientos realizados como discurso, como práctica, o como dispositivo técnico; sobre las condiciones de su producción, de su utilización, de su transmisión y, más ampliamente, de su movilización por los colectivos humanos.

5Notamos en las palabras de Vinck a la vez la continuidad que existe entre el tema de conocer en contexto (en las instituciones, las organizaciones y los colectivos) y la introducción de la problemática sobre que debe considerarse como ‘conocimiento’.

6Es decir que el estatuto del conocimiento –como raciocinio, objeto, actividad– era, y todavía es una pregunta abierta que no se puede resolver con une definición única del conocimiento. El problema de definición implica cierta ambigüedad que puede causar desentendimientos que no son intencionales. El conocimiento como raciocinio se define comúnmente como cognición y uso de schemata (modelos) mentales; un primer desentendimiento puede surgir cuando se considera que un enfoque cognitivo se opone a un enfoque práctico: es decir oponiendo la formación del conocimiento en la mente con el conocimiento que resulta de la acción colectiva entre varias personas (Gergen, 1985). Por otra parte, siguiendo a Poitou (2007) un aspecto fundamental de todo acto cognitivo es la gestión y movilización del conocimiento. De modo, que la antropología cognitiva se establece como teoría del pensamiento en la gestión del conocimiento (knowledge management). De la misma manera, existe una ambigüedad cuando el conocimiento como objeto se confunde con el objeto del conocimiento. En este caso, la comodificación del conocimiento, como algo que se puede manejar, comprar, vender o transferir lo puede confundir con el objeto de conocimiento. De manera significativa el primer número de la RAC se llama «Este oscuro objeto del conocimiento» y Vinck dice, de una manera poética (2007a: b):

El objeto aquí no se reduce a lo que se trata de conocer y que se opondría al sujeto, como en la perspectiva cartesiana de un pensamiento confrontado con las cosas. Se trata más bien de todo este ensamble material, especie de arcilla, con la cual se hace el conocimiento.

7Esta imagen del adobo como material que representa a la plasticidad del conocimiento y material de ensamblaje me parece sumamente evocativo de la relación entre conocimiento y conocer y que sugiere que la idea del conocimiento como producto y proceso a la vez (ver también Brassac, 2007). Este paso del conocimiento al acto de conocer simboliza el cambio de una epistemología de la posesión a una epistemología de la práctica. De esta manera no se define el conocimiento como una cosa que la gente puede ‘tener’ sino como parte de lo que la gente hace y de lo que son (Cook y Brow, 1999).

8Además, no solamente es central a la epistemología de la práctica esa idea del conocer como actividad situada sino que está, también, la materialidad del conocer. La idea se había propuesto primero con la imagen de las ‘masas que faltan’ (Latour, 1992), por ser excluidas de la teorizaron social y, mas recientemente a través del neologismo de ‘sociomaterialidad’ que introdujo el feminismo material (Braidotti, 2002) para significar el compromiso con la materialidad y la corporeidad. La expresión de Barad (2007) lógicas materiales entremezcladas (entangled material agencies) se refiere a la manera de conocer en donde quien conoce no está exterior al mundo y no le preexiste (la ‘visión de ninguna parte’ que criticaba Haraway, 1988); mas bien el que conoce y las ‘cosas’ no preexisten a las interacciones sino emergen a través de y como parte de estas inter-relaciones entremezcladas. Por estas razones, la imagen del adobo es una imagen de la socio-materialidad de las prácticas epistémicas y se debería preferir a la palabra francesa agencementque se traduce al inglés como «assembly» (Gherardi 2016), porque contiene ya la idea de la acción colectiva.

9Al traducir del inglés a un idioma latino, se plantean muchas cuestiones raras. Para empezar, el inglés tiene una sola palabra para el conocimiento (knowledge) cuando el francés, italiano, español y portugués tienen por lo menos dos. Desarrollar ésta idea nos llevaría muy lejos de nuestro argumento pero tiene su importancia para una revista multilingüe como la RAC ya que se puede explicar este extraño fenómeno de que, la comunidad francesa se interesó mucho a este asunto de la práctica y se prefirió usar la palabra ‘activité’ en vez de ‘pratique’. Me preocupa esto ya que la producción intelectual sobre la cuestión del conocimiento situado es muy relevante esta tradición francesa, tanto en términos cuantitativos como cualitativos como lo demuestra la propia revista, pero no es tan extensamente conocida dentro de los estudios basados en la práctica. Una explicación la provee Christian Licoppe (2009: 158):

the notion of «pratique», which one might be tempted to think is the most natural translation of the English «practice», due to the works of Marxists and critical sociology, is semantically rather heavily loaded in French. The word «activité» appeared less so, and thus better able to federate the various schools of thought on work and organizations with a strong ethnographic bent. It is also used in the same sense when networking in research today (Bidet et al., 2006). It therefore seems more appropriate to speak of a turning point in activity when discussing the Anglo-Saxon «practice turn» in French.

10Cuando Licoppe describe este ‘espacio’ en donde la investigación se concentra en el trabajo como ocurre en realidad, delimite un ‘cuadro’ de cuatro lados: cognición distribuida, teoría de la actividad (Activity Theory), etnometodología, y Ciencia tecnología y sociedad (CTS). Así encontramos las principales corrientes de la investigación a partir de las cuales se construye la literatura de la práctica. Por supuesto, la herencia de Bourdieu es obviamente muy pesada en Francia; sin embargo, el término ‘actividad’ es muy general (¿sería que implica solamente una cierta sensibilidad etnográfica par los estudios del trabajo?) o demasiado estrechamente vinculada a la teoría de la actividad. En mi opinión, con una etiqueta inadecuada, el desafío que plantean los estudios basados en la práctica al estudio de los actos cognitivos, puede desaparecer; y si eso ocurre, la innovatividad de la contribución francesa arriesga la desaparición.

11Evaluar la innovatividad de un esfuerzo de investigación colectivo no es tarea fácil y se parece siempre a un ejercicio pretencioso y estéril. Sin embargo, tomar algo de distancia del flujo de la investigación y reflexionar sobre lo que se ha dado en los diez años de una revista en el contexto de una conversación corriente sobre tópicos similares es una oportunidad de aprendizaje interesante. Al re-leer los artículos de la RAC los mas cercanos a mi propio campo de interés y competencia, pude reflexionar sobre aquellos temas que mas han contribuido a los estudios basados en la práctica y como estos temas aportan una voz distinta al debate. En mi opinión, la contribución mayor que se ha desarrollado en la revista gira en torno de la invisibilidad y del régimen de visibilidad/invisibilidad a través de la colaboración de varios colectivos que aparecen en varios dossiers temáticos.

12El tema de la visibilidad/invisibilidad toma sus raíces en el trabajo de Adam Strauss (1988) y Corbin y Strauss (1993) y se vincula tradicionalmente al trabajo necesario para que el trabajo se realice y que las tecnologías se traduzcan en práctica. Así, rendir a las prácticas de conocimiento visibles y al proceso de conocer en práctica, observable y descrito es uno de los principales intereses de esta antropología del conocimiento. No es sorprendente que la RAC haya continuado a la tradición de estudios de laboratorio (ver la edición de 2007/2: ‘Volver al laboratorio como espacio de producción de conocimientos’ dirigido por Dominique Vinck (2007a). A través de un análisis sociológico y etnometodológico del trabajo científico, aquel número especial hace visible toda la gestión del conocimiento y las prácticas organizacionales que estaban ausentes en ese entonces de los estudios de la ciencia. Aunque el laboratorio es una organización típica de la sociedad del conocimiento, lo que es distintivo, según Vinck, es su agilidad a reconfigurar entidades del mundo natural y social. Estos laboratorios constituyen un sistema de acción. Reúnen y redirigen recursos y entidades socio-técnicas; desconectan y transforman estas entidades, para finalmente reubicarlas en un nuevo mundo de fenómenos, relaciones y emociones. Este número especial nos da la oportunidad de reflexionar sobre la capacidad de acción o agencia (agency) transformativa que adquieren los recursos, conectados a un tejido de prácticas organizacionales, y como se conectan y se reconfiguran en situación. Estos procesos simultáneos han llevado a renovar un concepto de ruptura, el de objeto-frontera (boundary object) (Star y Griesemer, 1989) a través del simbolismo interaccionista en el que esta enraizado.

13Dos dossiers temáticos se han dedicado a esta tarea de renovación: en los dos números 2009/1 y 2010/1 Regreso sobre la noción de objeto frontera, ambos editados por Trompette y Vinck.

14La riqueza del concepto se ha desplegado revisitando a la teoría del actor-red, dando paso al desarrollo de una perspectiva ecológica sobre la acción colectiva y la innovación, y su apropiación por la comunidad del knowledge management.

15El objeto frontera, como concepto analítico, permite la descripción de los procesos de conexión y el peso de la inercia que afecta a las infraestructuras comunicacionales. Describe toda interface entre áreas de conocimiento o entre actores: permite materializar y transportar una infraestructura invisible compuesta por estándares, categorías, clasificaciones y convenciones que no son específicas a uno u otro mundo social. A los orígenes del concepto –como lo señala Star (2010: 24), está la idea del trabajo invisible; un concepto que Star a encontrado en su actividad política militante como feminista, al inicio en contra del trabajo domestico no pagado (Star y Strauss, 1999). Continuó en desarrollar un modelo del trabajo invisible en el caso de los sistemas informáticos y en el caso del estudio de la materialidad involucrada en la representación de los objetos en los museos. El trabajo invisible influencia de manera sutil el desarrollo de los objetos frontera en el sentido de que la ‘adaptación local’ es una forma de trabajo invisible a todo el grupo de usuarios, mientras que la representación compartida puede ser muy genérica y al mismo tiempo muy útil.

16Al estudiar las prácticas en el trabajo, esta ‘adaptación local’ constituye una forma de conocer en práctica encajada en infraestructuras relacionales. En los estudios basados en la práctica, la etnografía de las infraestructuras se construye sobre elementos pasados e ilustra la manera en que las clasificaciones performan el curso de la acción de manera invisible. Como Trompette y Vinck escriben, es a través de las irregularidades, los excesos, la tensiones debidas al tamaño de los desafíos, que el investigador es capaz de mostrar el trabajo silencioso de las infraestructuras: se silencian los actores que no caben en las categorías; la manera en que las categorías similares pero diferentes se están forzando a que la queden en una sola categoría; la manera de hacer que lo que no se puede dar cuenta, se considere impropio al conocer.

17Las contribuciones en estos dos dossiers temáticos ofrecen una oportunidad para reflexionar acerca de como las prácticas de conocimiento se construyen en un régimen de visibilidad/invisibilidad que recuerda a la teoría de Foucault. Podemos ahora seguir al mismo tema que se despliega en las paginas de la RAC leyendo al número 2012/1 «Los trabajadores invisibles de la sociedad de la información» editado por Jérôme Denis y David Pontille. Abre con una cita de Susan L. Star:

To do a sociology of the invisible means to take on the erasing process as the central human behavior of concern, and then to track that comparatively across domains. This is, in the end, a profoundly political process, since so many modern forms of social control rely on the erasure or silencing of various workers, on deleting their work from representations of the work. (Star, 1991: 291)

18Esta invisibilidad, que captura mejor la expresión francesa ‘Les petites mains de la société de l’information’ que sirve de titulo al número, se refiere a los trabajadores cuya labor permite sostener la red de prácticas en el procesamiento de la información pero que son invisibles por su menor estatuto social, su posición en la red sociotécnica y la manera en que lo que cuenta como ‘trabajo’ se categoriza dentro de un orden moral. El foco de estos artículos está más en la producción siempre relacional y recursiva de lo visible y de lo invisible. Sin embargo, el número especial contribuye a los estudios de infraestructura llevando a estos análisis fuera del campo de las prácticas científicas y aplicándolos al análisis de las infraestructuras de información. Esto es muy relevante ya que el análisis muestra la estrecha relación que existe entre el trabajo de «visibilización», la valoración de los datos, y la autentificación operada por la organización. La construcción de ‘datos’, es, en realidad, uno de los principales intereses para el antropólogo de las prácticas de conocimiento. Esta ‘construcción’ implica el compromiso personal del investigador con los datos. Como Benozzo et al. (2013: 309) señalan «más que conceptualizar a los datos como fuente potencial de información, nos interesan los datos por lo que producen, cómo se mueven y cómo los investigadores pueden vivir con ellos y sentirlos, cómo los datos nos ‘hacen’ como gente e investigadores.»

19Podemos aprender de un planteamiento que tome en cuenta la producción relacional de la visibilidad/invisibilidad, el rechazo de la idea que la información es ‘inmaterial y transparente’. En realidad, poner en duda una definición de la información de especialista es adoptar una posición política respecto a nuestra sociedad de la información y nuestra posición como investigadores. La materialidad de la información está en el corazón de un planteamiento socio-técnico de las estructuras de información, como lo subrayan Denis y Pontille (2012) en la introducción de éste dossier temático. Lo mismo está reflejado también en ‘Las texturas materiales de la acumulación: catalogar, indexar, codificao cómo los datos toman vida’, un dossier dirigido por Tiziana Beltrame y Christine Jungen. Sin embargo, la materialidad de la información tiene un sentido diferente cuando el foco está en los datos. En realidad, las prácticas de conocimiento del mundo contemporáneo se caracterizan por clasificar, acumular y redistribuir los datos siempre a mayores escalas. La RAC da muchos ejemplos de este cambio que concierne a todas las prácticas de conocimiento, como por ejemplo a los actos mismos de cognición como ‘medir, demostrar, formalizar’ (Arvanitis y Grossetti, 2009), a la experticia tecnológica y científica (Barbier et al., 2013), a las prácticas de ingeniería (Vinck 2014), a las prácticas taxonómicas sobre la biodiversidad (Faugère y Mauz, 2013), a las prácticas de categorización de los recursos biológicos (Milanovic, 2011).

  • 2 En francés en el texto (Nota del traductor). Una possible traducción del agencement en francés serí (...)

20En el dossier sobre ‘catalogar, indexar, codificar’ de Beltrame y Jungen (2013) reconocemos tres prácticas a partir de las cuales se construyen las bases de datos y se pone en marcha una infraestructura de conocimiento. Sin embargo, cuando leemos al subtitulo ‘cómo los datos toman vida’, intuitivamente tomamos conciencia de las diferencias entre ‘cosas que están’ y ‘cosas que adquieren vida y advienen’. Como notan las dos directoras del dossier, se necesita un esfuerzo serio para abrir las cajas negras en la cuales se basa la construcción del conocimiento y para hacer visibles las estructuras que organizan las prácticas de conocimiento así como las inercias que caracterizan a estas estructuras de información. Sin embargo, ¿cómo cambiar nuestras metodologías si nos preguntamos como el mundo y sus partes constituyentes actúan sobre las estructuras normativas en las que se inscriben? ¿Qué pasa si suponemos que tienen la agilidad de re-poblar las infraestructuras? Esta imagen captura el sentido que tiene el cambio de una cognición distribuida a una acción (agency) distribuida, o dicho de esta otra manera que prefiero, a un agencement2 distribuido.

21El movimiento intelectual que ha hecho posible el estudio empírico del conocimiento como práctica situada ha sido un movimiento para de-centrar el sujeto humano, que permita pasar de una teoría de la práctica humanística (en donde las actividades se definen a partir de los humanos) a una teoría de la práctica post-humanística. Esto significa una epistemología que asume que la práctica es un agencement de elementos (o de prácticas) heterogéneos que por sus conexiones tienen capacidad de acción (Gherardi 2016). Ya hemos experimentado las dificultades (y poca satisfacción) para el análisis que producen las fronteras entre los humanos o entre los seres vivos. Lo que Foucault (1976) llama ‘bio-poder’ concierne al poder creciente de lo humanos sobre los demás seres vivos, y la manera en que éste poder, y el conocimiento, toman posesión, modifican y controlan los procesos de vida.

22Quiero dar un ejemplo de como los agencement (arreglos) de prácticas operan sobre la distinción entre visibilidad e invisibilidad. Tomo el caso de la bioseguridad y cómo se realiza en las prácticas de vigilancia situadas, es decir del bottom-up, y me refiero por eso al dossier temático de 2015/2 (‘Cómo la bioseguridad redefine la vigilancia de los animales’) dirigido por Fortané y Keck.

23La emergencia de un patógeno nuevo que se puede transmitir de los animales a los humanos está percibido como un evento para el cuál las autoridades sanitarias deben prepararse imaginando las consecuencias que conlleva ésta transmisión a la población humana. Es necesario entonces re-arreglar a las redes sanitarias mundiales, en particular para todo lo que concierne a la coordinación de los datos de salud de los animales y de los humanos. Mientras las formas previas de biopolítica se basaban en modelos estadísticos que hacían posible predecir y medir los riesgos, la bioseguridad se prepara a una catástrofe cuya probabilidad es incalculable. El término bioseguridad denota a una nueva racionalidad del riesgo: un cambio desde el ‘manejo internacional de la amenaza’ a la ‘gobernanza global del riesgo’. Así, desde el punto de vista de la seguridad, el desarrollo de mecanismos de monitoreo global se está convirtiendo en el instrumento principal de la nueva lógica del manejo de riesgo, basado en la vigilancia, y las autoridades sanitarias ocupan una posición central en la estandarización y coordinación del manejo global de las enfermedades infecciosas emergentes.

24Lo que es relevante desde mi punto de vista no es tanto el hecho de que en los pasados veinte años, el número de crisis sanitarias causadas por animales haya crecido, y que se hayan cambiado las normas de gobierno del control de poblaciones animales. Mas bien, como Fortané y Keck han mostrado, las prácticas de vigilancia no solamente producen nuevas formas de conocimiento para entender a las enfermedades animales: fomentan también la producción y mantenimiento de la ignorancia. En otras palabras, las prácticas de vigilancia operan en la frontera do lo visible/invisible. Mientras los equipamientos de vigilancia animal ponen de relieve a temas altamente controvertidos (cómo el papel de la fauna en la emergencia de las enfermedades), oscurecen al mismo tiempo ciertos aspectos que son más difíciles de documentar (como el impacto de circulación de la población doméstica en sectores integrados).

25Las prácticas de manejo de la producción agrícola, las prácticas de negocio, las prácticas académicas, y las prácticas de monitoreo de las poblaciones humanas, o para manejar la bioseguridad se re-definen como prácticas de bioseguridad con el propósito de producir datos de vigilancia. Fortané y Keck (2015: XVI) concluyen así:

La bioseguridad extiende de este modo a nivel mundial lo que ya había sido observado respecto a la rastreabilidad en Europa: los signos a partir de los cuales son identificadas las nuevas enfermedades no tendrían sentido si no se inscribiesen en prácticas que les preexisten. La bioseguridad no existe entonces mas que por los acomodos que es capaz de organizar entre saberes, técnicas y actividades que pueden simultáneamente responder a otras finalidades, algunas veces complementarias pero otras también contradictorias.

26Quisiera completar esta discusión con en ejemplo de la bioseguridad como textura de prácticas que requieren capacidad de acción a través del agencement del conocimiento, de las técnicas y de las actividades. Mi argumento es que los estudios basados en la práctica no se han agotado en los últimos veinte años; más bien han redefinido el objeto del conocimiento, pasando de un interés enfocado en la cognición distribuida dentro de prácticas sencillas y actividades dentro de la práctica, a una acción (agency) distribuida dentro de un conjunto o una textura de prácticas, en donde nuestro interés está en cómo el agencement se forma y cómo el poder establece regimenes de visibilidad o de invisibilidad.

27La RAC da buen ejemplo del cambio sufrido por los objetos de conocimiento en los últimos diez años y de la misma manera nos provee con sugestiones para investigaciones futuras.

Haut de page

Bibliographie

Arvanitis, R. & Grossetti, M. (2009). Counting, demonstrating, formalizing. Revue d’anthropologie des connaissances, 3(2), 177-182.

Barad, K. (2007). Meeting the Universe Halfway: Quantum Physics and the Entanglement of Matter and Meaning. Durham, NC: Duke University Press.

Barbier, M. et al. (2013). Pour une approche pragmatique, écologique et politique de l’expertise. Revue d’anthropologie des connaissances, 7(1), 1-23.

Beltrame, T. N. & Jungen, C. (2013). Cataloguer, indexer, encoder. Ou comment les données prennent vie. Revue d’anthropologie des connaissances, 7(4), 747-759.

Benozzo, A, Bell, H. & Koro-Ljungber, M (2013). Moving between nuisance, splinters and secrets as data. Cultural Studies Critical Methodologies, 13(4), 309-315.

Bidet, A., Borzeix, A., Pillon, T., Rot, G., & Vatin, F. (eds.), (2006). Sociologie du travail et activité. Toulouse : Octarès.

Bijker, W. (1995). On Bikes, Bakelites and Bulbs: Towards a Theory of Socio-Technical Change. Cambridge, Ma: MIT Press.

Borzeix, A. Bouvier, A. & Pharo, P. (2003). Sociologie et connaissance. Nouvelles approches cognitives. Paris : CNRS Éditions.

Braidotti, R. (2002). Metamorphoses: Towards a Feminist Theory of Becoming. Cambridge: Polity Press.

Brassac, C. (2007). Une vision praxéologique des architectures de connaissances dans les organisations. Revue d’anthropologie des connaissances, 1(1), 121-135.

Clot, Y. (2002). Clinique de l’activité et répétition. Cliniques méditerranéennes, 66, 31-53.

Cook, S. N., & Brown, J. S. (1999). Bridging epistemologies: The generative dance between organizational knowledge and organizational knowing. Organization Science, 10, 373-390.

Corbin, J. M., & Strauss, A. L. (1993). The articulation of work through interaction. The Sociological Quarterly, 34(1), 71-83.

Denis, J. & Pontille, D. (2012) Travailleurs de l’écrit, matières de l’information. Revue d’anthropologie des connaissances, 6(1), 1-20.

Engestrom, Y. & Middleton, D. (eds.), (1996). Cognition and Communication at Work. Cambridge: Cambridge University Press.

Faugère, E. & Mauz, I. (2013). Une introduction au renouveau de la taxonomie. Revue d’anthropologie des connaissances, 7(2), 349-364.

Fortané, N. & Keck, F. (2015). Ce que fait la biosécurité à la surveillance des animaux. Revue d’anthropologie des connaissances, 9(2), 125-137.

Foucault M. (1976). Histoire de la sexualité. Tome 1. La volonté de savoir. Paris : Gallimard.

Gergen, K. (1985). The social constructionist movement in modern psychology. American Psychologist, March, 266-275.

Gherardi, S. (2000). Practice-based theorizing on learning and knowing in organizations: An introduction to the special issue on ‘Knowing in practice’. Organization, 7(2), 211-223.

Gherardi, S. (2016). To start practice-theorizing anew: the contribution of the concepts of agencementand formativeness. Organization, online first. https://doi.org/10.1177/1350508415605174

Goodwin, C. (1997). The Blackness of Black: Color Categories as Situated Practices. In L. Resnick, R. Saljo, C. Pontecorvo & B. Burge (eds.), Discourse, Tools and Reasoning: Essays on Situated Cognition. (pp. 111-140). Berlin: Springer.

Haraway, D. (1988). Situated Knowledges: The Science Question in Feminism and the Privilege of Partial Perspective. Feminist Studies, 14(3), 575-599.

Heath, C., Knoblauch, H. & P. Luff (2000). Technology and Social Interaction: The Emergence of ‘Workplace Studies’. British Journal of Sociology, 51(2), 299-320.

Hutchins, E. (1995). Cognition in the wild. Cambridge, Mass.: MIT Press.

Latour, B. (1992). Where are the missing masses? Sociology of a few mundane artefacts. In W. Bijker & J. Law (eds.). Shaping Technology, Building Society: Studies in Sociotechnical Change. Cambridge (pp. 225-258). MA: MIT Press.

Latour, B. (2004). Why has critique run out of steam? From matters of fact to matters of concern. Critical Inquiry, 30, 225-248.

Lave, J. & Wenger, E. (1991). Situated Learning: Legitimate Peripheral Participation. Cambridge, MA: University Press.

Licoppe, C. (2009) In the “activity square”: International perspectives on labor, work and activity. Sociologie du travail, 51, Supplement 2, 155-169 (Initially published as Licoppe, C. (2008). Dans le carré de « l’activité » : perspectives internationales sur le travail et l’activité, Sociologie du travail, 50(3), 287-302.

Miettinen, R., Samra-Fredericks, D. & Yanow, D. (2009). Re-turn to Practice: An Introductory Essay. Organization Studies, 30(12), 1309-1327.

Milanovic, F. (2011). Les ressources biologiques. Enjeux transversaux de connaissance, socialisation, régulation. Revue d’anthropologie des connaissances, 5(2), 189-205.

Orlikowski, W. J. (2002). Knowing in practice: Enacting a collective capability in distributed organizing. Organization Science, 13, 249-273.

Pickering, A. (1992). Science as Practice and Culture. Chicago: University of Chicago Press.

Poitou, J.P. (2007). Des techniques de gestion des connaissances à l’anthropologie des connaissances. Revue d’anthropologie des connaissances, 1(1), 11-34.

Quéré, L. (2003). La cognition comme action incarnée. In A. Borzeix, A. Bouvier & P. Pharo, Sociologie et connaissance. Nouvelles approches cognitives (pp. 143-164). Paris : CNRS Éditions.

Schatzki, T. R., Knorr Cetina, K. & von Savigny, E. (eds.) (2001). The Practice Turn in Contemporary Theory. London and New York: Routledge.

Star, S. L. (1991). The sociology of the invisible: the primacy of work in the writings of Anselm Strauss. In D. Maines (ed.), Social Organization and Social Process: Essays in Honor of Anselm Strauss (pp. 265-283). Hawthorne, NY: Aldine de Gruyter.

Star, S. L. (2010). Ceci n’est pas un objet-frontière ! Réflexions sur l’origine d’un concept. Revue d’anthropologie des connaissances, 4(1), 18-35.

Star, S. L. & Griesemer, J. (1989). Institutional ecology, ‘translations’ and boundary objects: amateurs and professionals on Berkeley’s museum of vertrebate zoologie. Social Studies of Science, 19(3), 387-420.

Star, S. L. & Strauss, A. (1999). Layers of silence, arenas of voice: The ecology of visible and invisible work. Computer Supported Cooperative Work, 8, 9-30.

Strauss, A. (1988). The articulation of project work: An organizational process. The Sociological Quarterly, 29(2), 163-178.

Suchman, L. (1987). Plans and situated actions. The problems of human/machine communication. Cambridge: Cambridge University Press.

Trompette, P. & Vinck, D. (2009). Retour sur la notion d’objet-frontière. Revue d’anthropologie des connaissances, 3(1), 5-27.

Trompette, P. & Vinck, D. (2010). Retour sur la notion d’objet-frontière (2). Fécondité de la notion dans l’analyse écologique des objets innovants. Revue d’anthropologie des connaissances, 4(1), 11-15.

Vinck, D. (2007a). Cet obscur objet de connaissances. Revue d’anthropologie des connaissances, 1(1), 5-10.

Vinck, D. (2007b). Retour sur le laboratoire comme espace de production de connaissances. Revue d’anthropologie des connaissances, 1(2), 159-165.

Vinck, D. (2014). Pratiques d’ingénierie. Les savoirs de l’action. Revue d’anthropologie des connaissances, 8(2), 225-243.

Haut de page

Notes

1 Para una genealogía de esos estudios, ver: Gherardi (2000).

2 En francés en el texto (Nota del traductor). Una possible traducción del agencement en francés sería arreglo, pero se utiliza también agenciamiento.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Silvia Gherardi, « ¿Se ha agotado la crítica de la teoría de la práctica? »Revue d’anthropologie des connaissances [En ligne], 11-2 | 2017, mis en ligne le 01 juin 2017, consulté le 09 avril 2020. URL : http://journals.openedition.org/rac/2234

Haut de page

Auteur

Silvia Gherardi

Profesora de la Universidad de Trento, Italia, y de la Universidad de Oslo. Fue directora de la unidad de investigación en la comunicación, el aprendizaje organizacional y la estética (www.unitn.it/rucola), su ultima obra (How to conduct a practice-based study: problems and methods, Edward Elgar, 2012) se dedico a una discusión de los métodos en uso en los estudios empíricos de los aprendizajes y los conocimientos en las prácticas de trabajo. Publico con Antonio Strati una obra compañera de este libro (Learning and Knowing in Practice-based studies, Edward Elgar, 2012) que propone una lección de trabajos empíricos de la unidad RUCOLA.
https://orcid.org/0000-0001-7026-2418

Dirección: University of Trento, Dipartimento di Sociologia e Ricerca Sociale, Via Vedi 26, IT-38122 Trento (Italy).
Correo: silvia.gherardi[at]unitn.it

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la Revue d’anthropologie des connaissances sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Société d’anthropologie des connaissances
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo ERIH PLUS | NSD
  • OpenEdition Journals