Navigation – Plan du site

AccueilNuméros18-1Dossier thématiquePartir del estudio de la «experie...

Dossier thématique

Partir del estudio de la «experiencia vivida» para comprender la actividad humana

¿Qué aportes se obtienen al articularlos con otros enfoques?
Partir de l’« expérience vécue » pour comprendre l'activité humaine. Quels apports de l'articulation avec d'autres approches ?
Understanding Human Activity on the Basis of “Lived Experience”. What are the benefits brought by the articulation with other approaches?
Auf „gelebte Erfahrung“ konzentrierte Ansätze zum Verständnis menschlicher Tätigkeit. Welchen Beitrag leistet die Verknüpfung mit anderen Ansätzen?
Géraldine Rix-Lièvre, Béatrice Cahour et Julien Guibourdenche
Traduction de Maria Teresa Guilbert
Cet article est une traduction de :
Partir de l’« expérience vécue » pour comprendre l’activité humaine [fr]
Autre(s) traduction(s) de cet article :
Understanding Human Activity on the Basis of “Lived Experience [en]
Auf „gelebte Erfahrung“ konzentrierte Ansätze zum Verständnis menschlicher Tätigkeit [de]

Résumés

Cet article introductif resitue tout d’abord l’étude de l’expérience vécue dans les approches situées, incarnées et distribuées de la cognition. Il rappelle ensuite l’histoire du développement des méthodes d’investigation de l’expérience vécue mais aussi de l’articulation des perspectives intrinsèque et extrinsèque et de différents niveaux de description de l’activité. Ces positionnements permettent de présenter les différents articles de ce dossier thématique en soulignant leur contribution aux articulations « multiméthodes » et « multiniveaux ». Cette introduction montre enfin que les démarches méthodologiques articulatoires sont particulièrement pertinentes pour relever des enjeux transformatifs et investir certains objets dans une approche située, incarnée, distribuée et enactive de la cognition, en particulier les dimensions collectives et les ancrages organisationnels de l’activité mais aussi les dynamiques des connaissances.

Haut de page

Plan

Haut de page

Texte intégral

Introducción

1Este número temático responde a la voluntad de reafirmar el lugar que pueden ocupar en la Revue d'Anthropologie des Connaissances (RAC) los trabajos centrados en la experiencia vivida en antropología cognitiva, ergonomía o psicofenomenología, así como los trabajos arraigados en enfoques situados, encarnados y distribuidos de la cognición. Estas orientaciones estuvieron representadas en los primeros números de la revista (Brassac, 2007; Cahour et al., 2007; Cahour & Licoppe, 2010), pero solo se han retomado en contadas ocasiones en los últimos 15 años, como muestra el número temático «Repenser la connaissance: les 10 ans de la RAC» (2017, vol. 11, n° 2) y el artículo del comité editorial: «Projet scientifique et pratiques éditoriales de la Revue d'anthropologie des connaissances» (2017).

2Este deseo generó en primer lugar una convocatoria muy abierta destinada a reunir a investigadores interesados en la cognición situada y encarnada, así como en un enfoque centrado en la «experiencia vivida» para estudiar las dinámicas sociocognitivas y emocionales en juego en diversas situaciones empíricas. Esta convocatoria dio lugar a un seminairio de la RAC los días 9 y 10 de noviembre de 2022 en París en el CNAM (Conservatoire National des Arts et Métiers). Las presentaciones y debates del taller ayudaron a definir la convocatoria de publicaciones de este número temático.

3Este artículo introductorio comienza presentando los fundamentos históricos y conceptuales de los enfoques situados, distribuidos y encarnados de la cognición, así como de los enfoques centrados en la «experiencia vivida», seguido del desarrollo de métodos para investigar estos últimos. La presentación de este número temático, que examina las ventajas de vincular un enfoque centrado en la «experiencia vivida» con otros enfoques, implica también situarlo en una línea científica que articula las perspectivas intrínsecas y extrínsecas. Estos posicionamientos permiten luego presentar los diferentes artículos de este número, mostrando su contribución a las articulaciones «multimétodo» y «multinivel». Por último, mostramos que los enfoques metodológicos articulatorios parecen especialmente pertinentes para abordar ciertas cuestiones e investigar ciertos objetos arraigados en una concepción situada, encarnada, distribuida y enactiva de la cognición.

De los enfoques situados, distribuidos y encarnados de la cognición a los enfoques de la «experiencia vivida»

4La comprensión de la experiencia vivida que constituye el núcleo de este número temático se inscribe en una antropología cognitiva y una ergonomía basadas en enfoques situados, distribuidos y encarnados de la cognición.

La aparición de concepciones no cognitivistas de la cognición

5Los enfoques situados, distribuidos y encarnados de la cognición surgidos en los años noventa proponen nuevos modelos que se oponen al paradigma cognitivista (Grison, 2004; Brassac, 2007). Luchando contra una concepción ego-cefalocéntrica del conocimiento (Brassac, 2007), van en contra de varios principios del paradigma cognitivista, según el cual el conocimiento es codificable, almacenable y poseído por un individuo. Estos enfoques no constituyen un modelo unificado; se han desarrollado en paralelo, confrontados a diferentes cuestiones empíricas. En un artículo que rastrea los orígenes de un enfoque «situado» y «distribuido» de la cognición, Grison (2004) enumera una variedad de enfoques y contribuciones. Se refiere a la acción situada original (Suchman, 1985, 1988), que rechaza la idea de que los procedimientos de planificación determinen la acción, al situated learning (Cole, 1996; Lave, 1988), que muestra los límites de las transferencias de conocimiento de un contexto a otro, y a la cognición distribuida (Hutchins, 1995), que subraya la imposibilidad de reducir la cognición a fenómenos mentales individuales. Podemos añadir la perspectiva enactiva (Varela, Thompson & Rosch, 1993), que marca una ruptura con una cognición basada en representaciones de un mundo predeterminado. Estos enfoques situados y distribuidos conciben la cognición como un fenómeno situado, encarnado, instrumentado, inscrito culturalmente, individual-social y social-individual (Theureau, 1992, 2012). La naturaleza situada de la cognición hace hincapié tanto en que la cognición se desarrolla en un contexto particular, una arena, como, sobre todo, en que estudiar la cognición implica interesarse por el setting, es decir, por el acoplamiento interactivo singular entre un actor y un contexto (Lave, 1988). Los personajes instrumentados y culturalmente inscritos nos recuerdan que los fenómenos cognitivos son indisociables de sus anclajes materiales y que están culturalmente marcados. Por último, el carácter encarnado subraya el hecho de que estos enfoques rechazan cualquier separación, cualquier dualismo mente-cuerpo. Se interesan por el compromiso corporal, ya que el conocimiento resulta de «una práctica que tiene lugar en un contexto colectivo y no sólo individual, que se apoya en los cuerpos y no sólo en los cerebros, que está mediada por objetos materiales y no sólo por producciones discursivas» (Brassac, 2007, p. 4). En esta linea, todos los artículos del número temático proponen el estudio de una actividad concreta en un contexto sociocultural específico. Forman parte del practice turn al centrarse en «lo que hace la gente» (Gherardi, 2017, p. 3).

6Aunque el paradigma cognitivista sigue siendo dominante, el crecimiento de los trabajos basados en estos enfoques, en diferentes disciplinas que van desde la ciencia cognitiva a la ciencia de la educación, la psicología, la ergonomía y las ciencias del deporte, ha llevado a reunirlos bajo el marco de las 4E de Embodied, Embedded, Enacted y Extended cognition. Este marco, que se mantiene unificado, muestra la necesidad de conceptualizar y estudiar la cognición en proceso de creación de una manera diferente (Menary, 2010; Carney, 2021) e invita a seguir debatiendo sobre lo que se entiende por cognición encarnada, situada, enactiva y distribuida. Este número temático no es inmune a la diversidad de enfoques sobre una u otra dimensión, ni a la diversidad de definiciones de cada uno de los términos. Algunos artículos centrados en lo colectivo revelan el lugar central del lenguaje y de los objetos semióticos o materiales en los procesos de interacción durante los cuales se construyen nuevos conocimientos (Beaud, Flandin & Filliettaz, este número) o los determinantes organizativos de la construcción del compartir cognitivo dentro de un equipo (Kerivel et al., este número). Mientras que la naturaleza distribuida y situada de la cognición ocupa un lugar central en estos artículos, otros se centran en la naturaleza encarnada y enactiva del conocimiento. De hecho, Cahour, Créno y Forzy (este número) hacen hincapié en la imbricación de las dimensiones corporal y cognitiva de la desconexión de un conductor en el contexto de la conducción hands-off (sin las manos en el volante) de un vehículo semiautónomo. La noción de sensibilidad a, propuesta por Récopé et al. (este número), es una forma de teorizar las dimensiones encarnadas y situadas de la cognición desde una perspectiva radicalmente enactiva. Más allá de las especificidades de cada propuesta, todos los artículos reunidos en este número comparten la necesidad, para estudiar los fenómenos cognitivos, de partir de la experiencia vivida definida como «el flujo de acciones, pensamientos, emociones y percepciones sensoriales que se producen en una situación en un momento dado» (Cahour, Salembier & Zouinar, 2016, pp. 260-261). Por tanto, se interesan por el conocimiento en la singularidad del desempeño real de una actividad concreta.

La tematización de la experiencia vivida en SHS

7En Francia, varios proyectos de investigación en ergonomía, antropología, ciencias de la educación y la formación, y las Sciences et Techniques des Activités Physiques Sportives (STAPS) han adoptado la noción de experiencia vivida para estudiar la cognición situada y encarnada desde el punto de vista intrínseco del sujeto. Se refieren directa o indirectamente a las perspectivas fenomenológicas (esencialmente Husserl, 1950; Merleau-Ponty, 1942; Sartre, 1943). Éstas se centran en la descripción y el análisis de los fenómenos percibidos; buscan describir el significado de una experiencia desde la conciencia que tiene el sujeto que la vive, y cómo estos fenómenos aparecen en la experiencia sensorial, prescindiendo de cualquier juicio. A pesar de estas antiguas raíces filosóficas, la experiencia vivida se tematizó en el campo científico de la cognición casi medio siglo después (Varela & Shear, 1999; Vermersch, 1994, 1999a, 1999b). La experiencia subjetiva se considera irreductible, fenoménica y característica de nuestra on-going existence (Varela & Shear, 1999; Vermersch, 1999a). Se trata entonces de definir los aspectos, en gran medida implícitos, que pueden documentarse empíricamente.

  • 1 Dewey (1915/2010) distingue entre «experimentar» y «vivir una experiencia». La primera expresión se (...)

8En esta perspectiva, pueden distinguirse varias tradiciones (Cahour, Salembier & Zouinar, 2016): (1) una psicofenomenología (Vermersch, 1999a, 2012) que se basa en la fenomenología husserliana y en el trabajo de Piaget sobre la conciencia. Su objetivo consiste en describir la experiencia vivida de un momento específico, desde una posición de habla encarnada y no generalizador. Esta descripción incluye lo que es fácilmente verbalizable y lo que puede ser concientizado y verbalizado después de la actividad (lo pre-reflexivo), tomándose el tiempo para recordar la situación; (2) una antropología cognitiva situada interesada en el «curso de la experiencia» como la dinámica de una conciencia prerreflexiva de la actividad en una situación (Theureau, 2006) e inspirada en la semiótica de Peirce y la fenomenología sartriana; (3) un enfoque pragmatista de la experiencia, inspirado en Dewey (1958), centrado también en lo que sienten y perciben las personas que actúan1. La experiencia vivida empíricamente documentable tiene así varias definiciones; se distinguen principalmente por la forma de teorizar (o no) los modos de conciencia y los procesos de concienciación que tienen lugar durante la documentación de la experiencia vivida. Mientras que la psicofenomenología (Vermersch, 1999a, p. 14) muestra la importancia de una toma de conciencia, de una «reflexión, es decir, el paso de lo vivido en la acción al plano de la representación de lo vivido», la dinámica de la conciencia prerreflexiva buscada por el programa de curso de acción (Theureau, 2006) corresponde más bien a los efectos superficiales del acoplamiento entre una persona y el contexto en el que actúa. Da cuenta de lo que era significativo, incluso implícitamente, para esa persona en el momento en cuestión. A menudo no desarrolla, o al menos no sistemáticamente, la forma en que se dan esos significados, lo que requeriría una toma de conciencia. Así pues, sin identificar con precisión niveles estrictamente aislables, cada tradición explora la experiencia vivida centrándose en la expresión de diferentes modalidades de conciencia: la expresión primaria de una conciencia en acto, una verbalización de una conciencia prerreflexiva de superficie centrada en los contenidos de significado, una toma de conciencia de una conciencia prerreflexiva que abre la posibilidad de captar lo que está inscrito en la acción sin que el actor tenga una conciencia reflexiva inmediata de ello. A pesar de estas diferencias, que a veces son, como veremos en este número, oportunidades de complementariedad, la experiencia vivida se concibe siempre anclada en la singularidad de un momento y relativa al acoplamiento entre una persona y un contexto particular.

  • 2 En teoría, la experiencia vivida no puede teorizarse dentro de un paradigma cognitivista, dado su m (...)

9Si el interés teórico de acercarse a la experiencia vivida para comprender la cognición encarnada, situada, enactuada y distribuida ha parecido necesario para ciertos trabajos, la posibilidad de documentarla de forma rigurosa ha constituido un reto científico (Varela & Shear, 1999; Vermersch, 1994, 1999a, 1999b). Por un lado, se trataba de superar las críticas dirigidas a la introspección (Vermersch, 1999a) y, por otro, de mostrar los límites de documentar los procesos de conocimiento invocando únicamente un punto de vista extrínseco (Varela & Shear, 1999; Vermersch, 1999a). En desacuerdo con el paradigma cognitivista dominante2, los trabajos basados en la experiencia vivida han abrazado desde el principio el cuestionamiento metodológico. Este número temático da testimonio de la prevalencia de este último aspecto: teorizar y tematizar la experiencia vivida como objeto científico ha supuesto, y sigue suponiendo, demostrar el rigor de sus métodos de investigación.

Reflexiones metodológicas sobre la verbalización de la experiencia vivida

La cuestión de la cientificidad de las verbalizaciones para proporcionar información sobre los procesos cognitivos

10La investigación de la experiencia vivida se basa en la introspección y los actos reflexivos que requiere, un método que tiene una accidentada historia en psicología (Vermersch, 1999a, 1999b). A principios del siglo XX , numerosos investigadores europeos y americanos de la psicología (por ejemplo, Maine de Biran, Brentano, Wundt, Binet, Titchener, Külpe, Watt) recurrieron a la introspección, el acto por el que cada persona se apodera de sus pensamientos, recuerdos, emociones y otros procesos internos; trataron de desarrollar una introspección sistemática y experimental. Fueron los partidarios del conductismo, los promotores de una psicología conductista, científica y objetiva (por ejemplo, Watson, Skinner) quienes cuestionaron el enfoque de la introspección y excluyeron de la investigación los procesos mentales, que consideraban una «caja negra». El interés por estos procesos resurge en los años 50 con la teoría de la información y la comunicación y, posteriormente, con el procesamiento de la información, que sirvió de base para el desarrollo del cognitivismo, pero el uso de la verbalización de los actos cognitivos fue objeto de debate. Las principales críticas de la época se referían a la capacidad de un sujeto para recordar y tomar conciencia de los movimientos cognitivos sutiles y fugaces que le llevan a tomar una decisión, actuar, sentir, evaluar, etc. En la década de 1980, un debate opuso Nisbett & Wilson (1977) y Ericsson & Simon (1984). Los primeros afirmaban haber demostrado que el acceso introspectivo a los procesos cognitivos es imposible, demostrando experimentalmente que las personas no son conscientes de lo que influye en su juicio sobre otras personas. Por el contrario, Ericsson y Simon (1984) apoyaron la validez de los procesos cognitivos (verbal reports) y la capacidad de los sujetos para producirlos. Para ello, utilizaron principalmente el método del thinking aloud, es decir, la verbalización de los procesos mentales al mismo tiempo simultaneamente con la realización de una tarea. El desafío era rehabilitar el interés y la robusted científica de las verbalizaciones de las personas cuya acción y cognición estaban siendo estudiadas.

  • 3 La experimentación consiste en mostrar pares de imágenes de rostros de mujeres y pedir a los partic (...)

11Distanciándose de un paradigma cognitivista, Vermersch (1999a) ha rehabilitado el acto de introspección, que consiste en suspender la actitud natural de juicio y dirigirse hacia lo que acaba de suceder acogiéndolo sin ningún esfuerzo voluntario (la "reducción fenomenológica" según Husserl). Petitmengin et al. (2013) demostraron en un experimento3 similar al de Nisbett y Wilson (1977) que cuando los sujetos son acompañados en la verbalización de su experiencia vivida con el metodo de Vermersch, son mucho más conscientes de sus procesos cognitivos. Petitmengin et al. (2013) muestran que las personas a las que se ha ayudado a verbalizar su experiencia vivida sobre una decisión se dejan manipular significativamente menos cuando se les pide que expliquen una «elección falsa» que el grupo que no participó en las entrevistas. Detectaron el 80% de las sustituciones realizadas sin su conocimiento, mientras que los demás sólo detectaron el 33%. Los autores concluyen que las descripciones espontáneas de los procesos cognitivos suelen ser pobres y poco fiables; las personas racionalizan y a veces proporcionan justificaciones erróneas. En cambio, cuando se les guía hacia actos de introspección adecuados, es posible que expliciten sus procesos de pensamiento (el cómo) y no sólo el resultado de su recorrido cognitivo (el qué).

Métodos de aproximación a la experiencia vivida

  • 4 «El punto de vista en primera persona es aquel que la persona puede tener sobre su propia experienc (...)

12Vermersch (1999a, p. 8) señala que numerosas publicaciones muestran «la importancia de tener en cuenta la experiencia subjetiva y ... la necesidad de movilizar la introspección». Abordar la experiencia vivida, que es un complejo flujo de acciones, pensamientos, percepciones sensoriales y emociones entrelazadas entre sí, plantea una serie de cuestiones. El juicio sobre la ilegitimidad de la introspección apunta la mayoría de las veces a la imposibilidad de duplicación del sujeto, la destrucción del objeto supuestamente estudiado, la ausencia de observables que den cuenta de los procesos en juego (Vermersch, 1999a, 1999b). Sin embargo, ¿cómo podemos «captar el nivel fenomenológico sin recopilar datos en el nivel de lo que el sujeto puede ser consciente y expresar?» (Vermersch, 1999a, p. 10). Para lograrlo, es necesario construir sistemas que nos permitan acercarnos a la experiencia vivida: (1) desde un punto de vista en primera o segunda persona4 , es decir, dándole prioridad a quien vivió el momento en cuestión, (2) sin que la persona racionalice, analice y reconstruya, (3) ayudándola a recordar y describir (o explicitar) lo que vivió y cómo lo vivió.

  • 5 Las similitudes y diferencias entre estos dos métodos se han presentado en Rix-Lièvre (2010) y Caho (...)

13Vermersch (1994) hace hincapié en la facilitación proporcionada por un mediador, un entrevistador, y especifica las condiciones y técnicas para acompañar a la persona en la descripción de su experiencia vivida: evitar preguntas inductivas, centrarse en el cómo y no en el por qué, prestar atención al recuerdo. Para ello, desarrolla una técnica de entrevista: la entrevista de explicitación (entretien d’explicitation). Esta técnica sugiere formas de interrogatorio, así como índices observable que permiten caracterizar mejor la postura del entrevistado a lo largo de la entrevista. Como muestra este número temático, la mayoría de las investigaciones francófonas sobre la experiencia vivida y la cognición encarnada y situada utilizan o bien la entrevista de explicitación (Vermersch, 1994) o bien la entrevista de autoconfrontación, que utiliza diferentes registros de la actividad, incluidas grabaciones de vídeo, para ayudar al actor a verbalizar lo que es significativo para él en el momento en cuestión (Theureau, 2010)5 . Se han desarrollado adaptaciones de estos dos tipos de entrevista: por ejemplo, la entrevista re-situ subjectif con la ayuda de un vídeo a bordo como rastro que favorece la re-inmersión (Rix & Biache, 2004; Rix-Lièvre, 2010), las entrevistas compuestas basadas en la explicitación con la presentación previa de un vídeo (Mouchet et al., 2011) o la entrevista de autoconfrontación explícita que integra la autoconfrontación y la explicitación en una perspectiva psicofenomenológica (Cahour, Salembier & Zouinar, 2016; Cahour, 2022).

El recuerdo y los niveles de conciencia buscados

14Superar las críticas dirigidas a la introspección supone, entre otras cosas, centrarse en la calidad del recuerdo, es decir, en la forma en que se puede ayudar a una persona a recuperar un recuerdo vívido de la situación estudiada, a volver a sumergirse en una situación pasada. En los dispositivos basados en la entrevista de explicitación (Vermersch, 1994) o la entrevista de autoconfrontación (Theureau, 2010), el entrevistador utiliza diferentes estrategias, con o sin el uso de rastros de actividad, para ayudar al entrevistado a volver a conectar con el momento singular objeto de estudio (Cahour, 2022; Rix-Lièvre, 2010; Theureau, 2010). Vermersch (1994) describe con detalle los indicios, actitudes, tipos de estímulo y otras precauciones que se deben tomar para garantizar la calidad del recuerdo («resouvenir») del entrevistado.

15Paralelamente a la necesidad de este recuerdo, de esta reconexión con un momento concreto, las diferentes orientaciones teóricas relativas a la experiencia vivida nos han llevado a especificar la naturaleza de la reflexividad, los niveles de conciencia buscados y las modalidades de verbalización de estos niveles. Si bien la distinción entre conciencia directa (en acto) y conciencia reflexiva (verbalizable) (Vermersch, 2020) está comúnmente establecida, las dimensiones de la conciencia directa a las que se dirigen los dispositivos metodológicos difieren. Para Theureau (2006, p. 48), el curso de la experiencia es «la historia de la conciencia prerreflexiva del actor, o la historia de lo 'mostrable, narrable y comentable' que acompaña su actividad en cada momento». En otras palabras, el dispositivo de autoconfrontación se dirige a una experiencia vivida fácilmente accesible y verbalizable por el actor. El objetivo es ayudarlo a describir lo que era importante para él en el momento estudiado pero que había quedado implícito. Este nivel descriptivo se distingue de un nivel analítico que procede de la visión más meta del entrevistado sobre su experiencia; este nivel analítico sólo puede abordarse en una fase posterior. El objetivo de una entrevista de explicitación (Vermersch, 1994) es acceder a la conciencia prerreflexiva (en el sentido piagetiano), anclada en la acción pero no verbalizable inmediatamente por el actor que no es reflexivamente consciente de ella. Inspirándose en la epojé husserliana, o reducción fenomenológica, Vermersch (1994) considera que necesitamos volver al momento pasado para suspender nuestra actitud natural y reflexionar. Se trata de permitir que el recuerdo y sus aspectos prerreflexivos regresen de manera pasiva, sin limitarse a los aspectos ya reflexionados y verbalizables inmediatamente. Es posible entonces tomar conciencia de lo que se hizo, pensó y sintió sin saberlo durante la acción; esta toma de conciencia abre oportunidades para la transformación y el desarrollo de la persona en el contexto estudiado (Depraz, Varela & Vermersch, 2003). De este modo, estos métodos producen verbalizaciones que documentan de manera diferente la experiencia vivida: pretenden explicitar diferentes niveles de conciencia en relación con momentos cuya temporalidad es más o menos restringida (desde unos segundos hasta varios minutos).

16El desarrollo de varios tipos de entrevista para producir verbalizaciones relevantes de forma rigurosa ha permitido asumir el primer reto metodológico de los enfoques situados, encarnados y distribuidos, centrados en la experiencia vivida. No obstante, entender la acción y la cognición desde esta perspectiva también ha supuesto, desde el principio, considerar los vínculos con otros métodos y enfoques. Sin embargo, la articulación de métodos y enfoques siempre ha sido un reto importante para comprender la acción y la cognición en este paradigma.

Partir de la experiencia y articular distintas perspectivas

  • 6 La noción de «nivel» de análisis no se refiere aquí a una cosificación de ciertos factores determin (...)

17Numerosos estudios dedicados a la comprensión de la experiencia vivida han buscado articular diferentes métodos, ya sea para documentar el mismo objeto de forma complementaria o para abordar varios niveles6 de análisis de la actividad. Todos los artículos de este número se inscriben en esta tradición, proponiendo articulaciones multimétodo y/o multinivel. Las articulaciones multimétodo se refieren a la movilización de diferentes dispositivos metodológicos complementarios. En función del estudio, las articulaciones multinivel implican un interés en los procesos fisiológicos o biomecánicos, en las manifestaciones observables de las interacciones sociales, en las configuraciones colectivas de la actividad, en las dinámicas de disposición espacial extendidas o multisituadas, en la organización del trabajo, en los aspectos culturales, etc.

18Sin embargo, la noción de «nivel» de análisis no se refiere aquí a una simple cosificación de ciertos determinantes, ni a una esencialización de ciertas dimensiones de la comprensión de la actividad humana y la sociedad. Esto es así por dos razones: (1) el anclaje de este dossier en un enfoque situado, encarnado y distribuido de la cognición, y su focalización en la experiencia vivida, impiden una perspectiva excesivamente esencialista y determinista; (2) una concepción de la actividad del investigador coherente con este enfoque, que presupone la asunción de responsabilidad por parte del investigador en la construcción de su objeto (por ejemplo, Theureau, 2006; Varela, 1976, 1989). Un «nivel» es, por tanto, una construcción teórica o analítica por parte del investigador, referida a los objetos teóricos y anclajes conceptuales de su investigación, así como a los métodos y dispositivos apropiados que los reifican. Así pues, los distintos objetos teóricos movilizados y construidos por los investigadores pueden arrojar una luz complementaria sobre la actividad humana: desde las prácticas tal y como las experimentan los actores, desde el conocimiento tal y como lo promulgan, lo hacen visible, lo encarnan, desde la forma en que se coordinan en una situación, o desde los marcos, las limitaciones o los recursos vistos desde el punto de vista del actor o del investigador.

19Para situar las propuestas de este número temático, centrado en las aportaciones de las articulaciones entre un enfoque centrado en la «experiencia vivida» y otros enfoques para comprender la actividad humana y la cognición en curso, proponemos un recorrido histórico. Esto muestra que las iniciativas que articulan perspectivas intrínsecas –partiendo del punto de vista del actor y de lo que organiza su cognición y su acción– y perspectivas extrínsecas -procedentes de un análisis exterior al actor- son anteriores a la tematización científica de la experiencia vivida. También pone de relieve las cuestiones teóricas que dieron lugar a estas articulaciones antes del actual entusiamo por la diversidad de métodos en las humanidades y las ciencias sociales.

La articulación, una cuestión anterior a la tematización de la experiencia vivida: un recorrido histórico

20La «triangulación» de métodos, denominada aquí «articulación», no es un concepto nuevo. Ante el cuestionamiento de la cientificidad de las verbalizaciones destinadas a documentar la experiencia vivida, la tentación de movilizar los datos observacionales para justificar la solidez de las verbalizaciones podría ser fuerte. Sin embargo, esta no es ni la perspectiva de los trabajos que inspiraron los desarrollos que deseamos discutir, ni la de los artículos de este número.

La complementariedad de las perspectivas intrínseca y extrínseca

  • 7 La necesidad de esta doble descripción proviene de la teoría de la observación en biología teórica (...)

21La articulación entre las perspectivas intrínseca y extrínseca se desarrolló a partir de finales de los años 70 y principios de los 80, especialmente bajo el impulso de Varela, fundador de la enacción y la neurofenomenología, y de Theureau que desarrolla el programa de investigación «curso de acción» (Quidu & Favier-Ambrosini, 2014). Lo que se promueve es la complementariedad de estas perspectivas. Se trata de describir la actividad tanto desde el punto de vista de la «dinámica interna del sistema, y en este caso no hay que tener en cuenta el entorno» (Maturana & Varela, 1994, p. 125) como desde el punto de vista del observador que busca «establecer relaciones entre ciertas características del entorno y el comportamiento de la unidad» (Maturana & Varela, 1994, p. 126)7 . Estas dos perspectivas remiten a la distinción-articulación entre descripción en primera y tercera persona que se teorizará más explícitamente en el marco de las reflexiones sobre la experiencia vivida (Varela, 1996; Varela & Shear, 1999). La necesidad de articular estas dos perspectivas se vuelve a subrayar cuando Varela defiende que «el papel desempeñado por la experiencia vivida es cada vez más importante (...) a medida que se dispone de métodos más sofisticados de obtención de imágenes cerebrales» (1996, p. 341). Insiste así en la necesidad de profundizar por igual en cada una de las formas de describir el sistema. Del mismo modo, en los años 70 y 80, los trabajos de Pinsky & Theureau (1987) y Vermersch sobre el análisis de las situaciones de trabajo y la formación de adultos articulaban observaciones de la actividad laboral en situaciones reales con métodos de verbalización (simultánea, interruptiva). El estudio de Teiger y Pinsky a finales de los años 70 sobre la introducción/codificación de datos de los expedientes del INSEE fue el primero en utilizar un corpus considerable de verbalizaciones simultáneas e interruptivas para comprender la actividad (Theureau, 2002). Más familiarizada con las observaciones de las situaciones de trabajo desde una perspectiva extrínseca, la ergonomía adoptó entonces, de manera complementaria, nuevas descripciones y análisis de la actividad individual desde una perspectiva intrínseca.

Diferentes niveles de descripción de los sistemas vivos y sociales

  • 8 La noción de estructuración «estrella-par» mutua (o constitución mutua) permite evitar la jerarquiz (...)

22Además de la necesidad de abordar los organismos vivos o, más concretamente, la actividad humana, desde dos perspectivas, Maturana y Varela (1994) sugieren considerar diferentes órdenes de acoplamiento estructural en el análisis de los sistemas vivos y sociales. Identifican diferentes órdenes de coherencia históricamente constituida entre las unidades vivas y su entorno: el biológico, el cognitivo y el cultural. La distinción entre estos órdenes nos lleva a considerar, por un lado, la complejidad de los sistemas vivos y su evolución en diferentes ámbitos, y por otro, a conceptualizar su estructuración mutua en pares estelares8 . Al mismo tiempo, otros autores también empiezan a teorizar distintos «niveles» de descripción/explicación de la actividad laboral. Así, Pinsky & Theureau (1987, p. 35) definen el objeto teórico «curso de acción» como

un nivel de descripción/explicación de la totalidad compleja constituida por la actividad laboral, relativamente autónomo en relación con otros niveles, es decir, cuyo estudio permite producir explicaciones que no pueden producirse en otros niveles. Evidentemente, esta autonomía es relativa, no absoluta, y es necesario estudiar su articulación con los demás niveles.

23Estas son las premisas de los análisis multinivel desarrollados posteriormente en el marco del programa «curso de acción» (por ejemplo, Poizat et al., 2016; Theureau, 2019).

  • 9 El trabajo de Filippi (1994), que documenta empíricamente los cursos de acción y las interacciones, (...)

24Esta reflexión sobre los niveles de descripción de los sistemas vivos y sociales se ve reforzada por el creciente interés de la ergonomía por la conceptualización y el análisis de las dimensiones longitudinales (Jourdan, 1990; Vion, 1993) o colectivas (Filippi, 1994) de la actividad laboral. Por ejemplo, Filippi (1994), que estudiaba la construcción colectiva de la regulación del tráfico ferroviario, articuló el análisis de los cursos de acción individuales-sociales con un análisis de la actividad colectiva combinando verbalizaciones que documentaban dimensiones intrínsecas con observaciones de interacciones sociales in situ. Al hacerlo, este trabajo inició un diálogo entre el programa de cursos de acción y un enfoque interaccionista9 , así como una reflexión sobre cómo articular diferentes niveles de documentación de la actividad colectiva. En efecto, conceptualizar la actividad colectiva en relación con la actividad individual-social (es decir, sin ahogar lo colectivo en lo individual ni lo individual en lo colectivo) impuso limitaciones de las que lógicamente se liberan tanto el individualismo metodológico como el colectivismo. El situacionismo metodológico nos obliga a reflexionar de forma dinámica sobre sus aportaciones y límites, al tiempo que los supera, lo que proporciona a los investigadores de campo las consiguientes limitaciones epistemológicas y metodológicas, pero también oportunidades para debatir con otros enfoques de objetos de estudio «comunes» (por ejemplo, la interacción, la regulación, las configuraciones, la organización del trabajo, etc.).

25Los enfoques centrados en la «experiencia vivida» y sus articulaciones con otros enfoques para comprender la actividad humana y la cognición en ciernes se inscriben en continuidad con esta historia.

Articulaciones más fuertes en los enfoques de «experiencia vivida»

26Como hemos indicado anteriormente, la tematización científica de la experiencia vivida presuponía, en un primer momento, fundamentar la legitimidad del material verbal destinado a documentarla. Sin embargo, el interés por la actividad y la cognición en la fabricación también ha suscitado la necesidad de documentación complementaria basada en otros métodos y enfoques.

Enriquecer la documentación de la experiencia vivida con descripciones en tercera persona

  • 10 Este enriquecimiento es el resultado de una cuasi inversión metodológica. Mientras que el objetivo (...)
  • 11 En STAPS, esta tendencia a combinar la documentación de la experiencia vivida y el análisis en terc (...)

27En continuidad con los primeros trabajos que articulaban perspectivas intrínsecas y extrínsecas, la tematización científica de la experiencia vivida también llevó a conceptualizar, distinguir y articular descripciones de la actividad y de la cognición en proceso en primera, segunda y tercera persona. Así, las verbalizaciones procedentes de entrevistas de «re-situantes» (Cahour, Salembier & Zouinar, 2016) suelen enriquecerse con materiales de observación para comprender la cognición situada10 . Las verbalizaciones permiten abordar el punto de vista que la persona puede tener sobre su propia experiencia y del que puede dar testimonio al expresarlo; generando una descripción en primera o segunda persona (ver nota 1). La descripción en tercera persona adopta un punto de vista externo: a partir de notas, grabaciones de vídeo y/o audio, datos fisiológicos o procedentes de sensores de movimiento, el investigador señala diversos aspectos que, desde su punto de vista, permiten comprender mejor la actividad, cognición o interacción objeto de estudio. Esta tendencia a combinar la documentación de la experiencia vivida y el análisis en tercera persona es una característica ya antigua de muchos estudios, ya sea en ergonomía (por ejemplo, Bationo-Tillon, 2006; Barbier, 2009), neurofenomenología (Petitmengin, 2006), psicoergonomía (por ejemplo, Créno & Cahour 2015; Cahour et al., 2007), o ciencias de la educación y la formación (por ejemplo, Ria et al., 2004; Veyrunes, 2004) o en las ciencias del deporte (por ejemplo, Récopé et al., 2019; Sève et al., 2007). La articulación parece ser un reto metodológico importante cuando la cognición se considera situada, encarnada y distribuida. De hecho, incluso si, como hemos mencionado, se han tomado numerosas precauciones metodológicas, restringir la investigación a la producción a posteriori de verbalizaciones podría oscurecer la actividad real como manifestación primera y auténtica de esta cognición11 .

28Uno de los retos de la articulación de estos datos heterogéneos es establecer una red de «restricciones generativas mutuas» (Quidu & Favier-Ambrosini, 2014). De hecho, el descubrimiento de una regularidad a partir de ciertos materiales puede, por ejemplo, generar un refinamiento metodológico en la producción de otros datos. Por ejemplo, el artículo de Récopé et al. en este número destaca que la confrontación entre las regularidades observables y otras derivadas del análisis de las verbalizaciones conduce a veces al refinamiento de las categorías de observación. Desde otra perspectiva, Kérivel et al. (en este número) afinan su metodología analizando las entrevistas semi-directivas a la luz de los hallazgos establecidos a partir de la documentación de la experiencia vivida. Las articulaciones multimétodo abren también la posibilidad de descubrir nuevas regularidades y producir así conocimientos específicos imposibles de obtener de otro modo (Quidu & Favier-Ambrosini, 2014). En este sentido, Cahour et al. (2007) muestran el interés de los datos experienciales que pueden parecer «contradecir» los datos experienciales de las entrevistas, ya que esta contradicción permite descubrir, por ejemplo, afectos co-ocurrentes o un fenómeno de camuflaje.

Ir más allá de la experiencia recurriendo a marcos teóricos complementarios

  • 12 Fue el estudio de la apropiación de los sistemas de gestión de la energía en varios hogares durante (...)
  • 13 El estudio de las interacciones entre un timonel y su tripulación en remo o entre un profesor y sus (...)

29Si bien los enfoques centrados en la «experiencia vivida» se refieren necesariamente a la actividad individual en un momento determinado, ciertos objetos de estudio, en la línea de los trabajos mencionados anteriormente, implican articular diferentes niveles de análisis. Esto es especialmente cierto en los trabajos que se centran en aspectos longitudinales (por ejemplo, Guibourdenche, 2020; Secheppet & Leblanc, 2021)12 o colectivos (por ejemplo, Saury, Nordez, Sève, 2010; Veyrunes, 2004)13 de la actividad humana. Estas articulaciones multinivel a menudo implican superar las limitaciones intrínsecas de cada programa de investigación y abren la posibilidad de movilizar marcos teóricos complementarios (Quidu & Favier-Ambrosini, 2014). Theureau (2006) desarrolla las articulaciones entre el programa «curso de acción» y diversos marcos de la antropología cognitiva, Bourbousson & Fortes (2012) y Guibourdenche (2020) con la teoría de los sistemas dinámicos y los sistemas complejos. Thatcher, Guibourdenche & Cahour (2019) analizan las posibilidades de fertilización cruzada entre la teoría de los sistemas sostenibles (Thatcher & Yeow, 2016) y un enfoque de cognición en la acción para abordar el reto de ampliar la perspectiva con la que se encuentran los ergónomos cuando tratan de abordar la cuestión del desarrollo sostenible. Los artículos de Kerivel et al. y Julienne et al. recurren también a marcos complementarios que les permiten acercarse a la experiencia vivida para cuestionar dimensiones más organizativas: la «teoría de la actividad» de Engeström & Sannino (2021) y el enfoque de los sistemas sostenibles (Thatcher & Yeow, 2016) para el primero, y las configuraciones CMO, context, mechanism, outcome (Nielsen & Miraglia, 2017) para el segundo. De este modo, determinados objetos en particular dan lugar a articulaciones multinivel que, a su vez, sugieren nuevas investigaciones teóricas para mostrar la compatibilidad y complementariedad de las distintas nociones.

30Esta dinámica especialmente fértil se basa en una circulación interdisciplinaria de cuestiones metodológicas y anclajes analíticos. Por ejemplo, el programa de investigación «curso de acción» desarrollado en ergonomía ha sido utilizado por varios investigadores en ciencias del deporte y educación y formación. Esta circulación ha sido beneficiosa tanto para la investigación en ciencias del deporte como para el programa de investigación «curso de acción» (Sève et al., 2012) y, de forma más general, para el desarrollo de articulaciones entre los enfoques centrados en la «experiencia vivida» y otras perspectivas (Quidu & Favier-Ambrosini, 2014; Sève et al., 2012). Este movimiento ha continuado desde la década de 2000 entre la ergonomía (Bationo-Tillon, 2006; Guibourdenche, 2013; Poret, 2015), las ciencias del deporte y las ciencias de la educación y el entrenamiento. Algunos estudios se mueven cada vez más en la dirección de la ciencia de la gestión (por ejemplo, Poret, 2015), la gestión (De Bisschop, 2019) o la política (Theureau, 2019). Este número temático de la Revue d'Anthropologie des Connaissances continúa esta dinámica interdisciplinaria.

Un interés duradero y renovado por las articulaciones: las aportaciones de este número temático

31Así pues, los enfoques centrados en la experiencia vivida y la cognición en curso no escapan al entusiasmo, o incluso a la moda, por la mezcla, la triangulación y la pluralidad de métodos, según diversas denominaciones. Reuniendo varios artículos desde esta perspectiva, este número propone posiciones metodológicas para caracterizar mejor las razones, y el modo, en que estos trabajos centrados en la experiencia vivida recurren a otros enfoques. Sin pretender elaborar una teoría general de las articulaciones multimétodo y multinivel que movilizan enfoques centrados en la «experiencia vivida» para el análisis de la actividad y el estudio de la cognición encarnada, situada y distribuida, el objetivo es, a partir de los artículos de este número, sugerir algunas pistas. Con este fin, presentamos las distintas contribuciones en esta sección.

Experiencia vivida y enfoques multimétodo de la actividad

32Varios artículos de este número temático siguen cuestionando la manera en que la articulación de la documentación de la experiencia vivida a partir de las verbalizaciones obtenidas durante las entrevistas de explicitación o de autoconfrontación puede enriquecerse con otros materiales, o añadirse a ellos, para estudiar la cognición en proceso. En tres artículos (Beaud, Flandin & Filliettaz; Cahour, Créno & Forzy; Récopé et al.), el enfoque propuesto se limita al estudio de un momento concreto: unos minutos de conducción, el momento de encuentro e instalación de los copilotos, la actividad de los jugadores durante una defensa en voleibol o una transición defensiva en fútbol, un momento de co-intervención en un museo. A pesar de sus diferentes ámbitos y objetos, estos estudios buscan caracterizar la cognición encarnada de un actor en un contexto ecológico. Algunos aspectos de la cognición en proceso se documentan a partir de observables comportamentales o conversacionales que forman parte de la actividad o resultan de ella, como la velocidad del vehículo o su trayectoria. Otros aspectos se abordan a partir del análisis y la interpretación del material de la entrevista: los sentimientos, las sensaciones y los significados que caracterizan la actividad y la cognición en proceso. Béatrice Cahour, Lisa Créno y Jean-François Forzy se interesan especialmente por las formas en que se articulan estos dos modos de investigación: una articulación fina frente a una articulación yuxtapuesta. El objetivo es mostrar las aportaciones respectivas de cada uno de ellos a la comprensión de la cognición en acción de los conductores o copilotos. Desde un punto de vista metodológico, este artículo sugiere que la articulación yuxtapuesta, es decir, el tratamiento separado de los materiales antes de comparar los resultados, se adapta mejor a los estudios cuyos objetivos es obtener una comprensión relativamente global; por el contrario, la articulación fina produce una comprensión detallada de la cognición en acción en un momento concreto. Los artículos de Léa Beaud, Simon Flandin y Laurent Filliettaz, así como los de Michel Récopé, Stéphane Héros, Simon Boyer, Simon Flandin y Géraldine Rix-Lièvre, constituyen, cada uno a su manera, articulaciones finas, ya que los distintos materiales construidos, testimonios que documentan experiencias vividas y observaciones de comportamientos, tienen por objeto comprender la actividad de uno o varios actores en un mismo momento. Estas propuestas demuestran que este tipo de articulación permite estudiar objetos muy diferentes. Ambas se interesan por la experiencia vivida y la actividad individual-social de un número reducido de actores, como en el caso de los copilotos desarrollados por Cahour, Créno y Forzy. Sin embargo, parten de ahí en direcciones muy diferentes. Récopé et al. se esfuerzan por comprender, más allá de un momento concreto, la coherencia de la actividad de deportistas de alto nivel en circunstancias de alto riesgo, mientras que Beaud, Flandin y Filliettaz articulan los materiales para identificar la emergencia de configuraciones potencialmente formativas para formadores con discapacidad en el transcurso de una co-intervención en un museo.

33Como señalan Cahour, Créno y Forzy, la distinción propuesta sólo califica parcialmente las formas en que los métodos centrados en la «experiencia vivida» se articulan con otros. Es necesario profundizar en esta caracterización examinando, en particular, las formas en que se procesan los materiales relativos a los momentos investigados. Por ejemplo, Beaud, Flandin y Filliettaz movilizan materiales de observación para identificar configuraciones de participación, por ejemplo, «ayudar a un colega a tomar la palabra»; al mismo tiempo, procesan materiales de observación y entrevistas para determinar las configuraciones de actividad según la forma en que se articulan las acciones de cada participante. De este modo, cada noción movilizada implica un tratamiento específico; a continuación, se ponen en perspectiva las interpretaciones producidas a partir de cada tratamiento. Por el contrario, Récopé et al. mobilizan conjuntamente los materiales para identificar progresivamente, a partir de demostraciones regulares, la sensibilidad que orienta y estructura la actividad de cada jugador en circunstancias de alto riesgo. Se utilizan distintos tipos de materiales para documentar el mismo objeto. En un momento en que la articulación de los métodos es cada vez más temática, es necesario profundizar en las cuestiones metodológicas para situar mejor el valor añadido de las diferentes articulaciones con respecto a los objetos científicos que integran la documentación de la experiencia vivida. Desde este punto de vista, el punto ciego de este número temático reside en la ausencia de una contribución que articule datos más fisiológicos o biomecánicos para comprender los aspectos encarnados, no siempre concienciables, de la actividad en un momento determinado. Por lo tanto, no se trata de reducir el debate sobre los enfoques multimétodo a la articulación entre materiales de entrevista y de observación, ni tampoco de limitar este debate a los trabajos que permanecen centrados en un momento concreto. De hecho, los otros tres artículos del número, que adoptan una perspectiva más longitudinal, también utilizan varios métodos: diario de a bordo, relato de intervención, entrevista exhaustiva, observaciones, etc.

Figura 1: Proyección conjunta multimétodo y multinivel

Figura 1: Proyección conjunta multimétodo y multinivel

Texto (negro)     Dimensiones documentadas por determinados ejecutivos en uno o varios artículos del dosier temático
Texto (gris)        Dimensiones no documentadas en los artículos del dosier temático
….                     Dimensiones aún no cubiertas

Experiencia vivida y enfoques multinivel de la actividad

34De forma más o menos explícita y más o menos crítica, los artículos de Thibault Kerivel, Julien Guibourdenche, Magali Prost & Cyril Bossard, Nicolas Perrin, Artemis Drakos, Gaëlle Martin & David Piot, y Camille Julienne, Fabien Coutarel, Gabin Gindro & Géraldine Rix-Lièvre se suman al debate sobre los llamados enfoques multinivel que incorporan una documentación de la experiencia vivida. En efecto, Kerivel et al. se interrogan sobre los factores determinantes de la evolución del intercambio cognitivo en el seno de un equipo de futbolistas en un centro de formación en relación con los cambios observables a nivel del club, del centro de formación o del cuerpo técnico. Perrin et al. documentan la actividad de los alumnos inscritos en un programa de formación híbrido utilizando diferentes escalas: el aquí y ahora, la configuración de la actividad colectiva y el historial de formación. Julienne et al. estudian la actividad de los ergónomos a lo largo de una intervención, los determinantes de las reconfiguraciones que la jalonan y el modo en que estas son vividas por los participantes.

35Estos tres artículos parten de la experiencia vivida y se centran en la actividad «abordando la complejidad espacio-temporal y organizativa de las situaciones estudiadas» (Perrin et al., §15). Esta orientación también lleva a Perrin et al. a cuestionar la pertinencia de la noción de «nivel» que, en su opinión, tiende a cosificar diferentes tipos de determinantes desde un punto de vista extrínseco. Prefiriendo conservar la primacía concedida al punto de vista intrínseco y a la experiencia vivida, proponen sustituir la noción de «nivel» por la de «escala». Esta propuesta, además de poner en perspectiva los tres artículos, abre una serie de interrogantes sobre la articulación de los materiales destinados a abordar la complejidad espacio-temporal y organizativa de la actividad de los actores y el lugar que ocupa en ella la experiencia vivida. La lectura de los tres artículos nos invita a distinguir y precisar los enfoques metodológicos en función de una primera pregunta: ¿qué nivel(es) o escala(s) está(n) en el centro del estudio? Kerivel et al. se proponen comprender mejor la evolución del intercambio cognitivo en el seno de un grupo; recurren a otros determinantes para respaldar esta comprensión. Perrin et al. se interesan por las transformaciones del conocimiento a diferentes escalas. Julienne et al. desarrollan un dispositivo diseñado para aproximarse a los conocimientos y valores de un profesional a partir de su experiencia cuando el proyecto de intervención se modifica y reconfigura en relación con la propuesta incialde intervención. Aquí se utilizan diferentes niveles para delimitar los momentos en los que se estudiará la experiencia vivida, mientras que Kerivel et al proponen, en última instancia, lo contrario: estudiar las variaciones en el análisis de la experiencia vivida para investigar otros determinantes que podrían explicarla. Esta orientación más explicativa nos lleva a introducir otra distinción que también podría ser esclarecedora para situar mejor los enfoques «multinivel»: ¿cómo conceptualizan los autores las relaciones entre los niveles? ¿Se trata de relaciones causa-efecto? ¿Se trata más bien de procesos iterativos? ¿Se interrelacionan, sugiriendo efectos recíprocos? Parece que una comprensión más profunda de las posiciones metodológicas de los llamados enfoques «multinivel» requiere una respuesta epistemológica a estas preguntas. Por último, la tercera línea de distinción que se desprende de la puesta en perspectiva de los tres artículos se refiere a la primacía otorgada a lo intrínseco o a lo extrínseco, tanto teóricamente en la aplicación del método como en la producción de la interpretación, cuestión que se plantea a menudo, como señalan Cahour, Créno y Forzy, en cuanto se recurre a varios métodos para complementar los materiales que documentan la experiencia vivida. Julienne et al. parten de un punto de vista extrínseco para describir el desarrollo efectivo de un proyecto de intervención e identificar las reconfiguraciones de este último para acercarse a la experiencia vivida durante esos momentos. El análisis extrínseco ocupa el primer lugar en el tiempo pero la interpretación da primacía a lo intrínseco. Perrin et al, se centran en el punto de vista intrínseco y parten de lo que es significativo para los alumnos con el fin de definir y documentar las diferentes escalas. Kerivel et al. parten de un análisis de lo intrínseco para caracterizar el intercambio cognitivo con los jugadores y luego elaboran una interpretación más extrínseca de las variaciones observadas al movilizar materiales distintos que los relacionados con la experiencia vivida.

36Los artículos de este número muestran tanto la necesidad de proseguir los desarrollos metodológicos para profundizar en la teorización de la experiencia vivida y en la especificación de los saberes en juego en diferentes contextos, como el interés por afinar el posicionamiento relativo de los trabajos sobre la experiencia vivida que utilizan diferentes enfoques. Para hacerlo, hay que considerar varias dialécticas: singular/genérico, situado/tendencia, individual/colectivo/organizativo/transinstitucional, visión compleja y holística/necesidad de reducir los objetos para evitar la superficialidad, etc. Este número temático nos invita a proseguir la conceptualización de estas dialécticas a escala interdisciplinaria para comprender mejor los fenómenos cognitivos situados, encarnados y distribuidos.

Terrenos diferentes, retos compartidos, objetos privilegiados

37Después de un período en el que los enfoques centrados en la «experiencia vivida» tuvieron que defender el valor de tenerla en cuenta, o la necesidad de considerar el «elefante invisible» que es la experiencia vivida (Cesari Lusso & Snoeckx, 2015), para acercarse a la inteligibilidad de las prácticas, su despliegue en diferentes disciplinas ha demostrado su relevancia en diferentes campos. Esta diversidad también está representada en este número temático, que reúne: dos estudios en ergonomía, centrados en cuestiones de diseño y uso (Cahour, Créno & Forzy) o en la comprensión de los enfoques de intervención ergonómica (Julienne et al.); dos estudios en ciencias de la educación y la formación, uno sobre la construcción del conocimiento durante la formación híbrida en la universidad (Perrin et al.), el otro sobre las configuraciones potencialmente formativas en un contexto de cointervención (Beaud, Flandin & Filliettaz); dos en ciencias del deporte, uno sobre los determinantes de la evolución del reparto cognitivo en el seno de un equipo de fútbol (Kérivel et al.), el otro sobre la identificación de la sensibilidad a de los jugadores de alto nivel, sensibilidad a que estructura su actividad en circunstancias de alto riesgo (Récopé et al.). El objetivo de los autores de este número no es necesariamente fundar una ciencia de la experiencia vivida, sino combinar un enfoque centrado en la «experiencia vivida» con otros enfoques para estudiar mejor determinados objetos e identificar una serie de cuestiones sociales relacionadas con la formación, el diseño de servicios o nuevas tecnologías o el rendimiento.

Retos sociales y objetivos transformadores

38El cambio climático, las transformaciones profesionales, territoriales y políticas vinculadas a la explosión de la tecnología digital y los retos de la formación permanente llevan a la sociedad a interpelar a los investigadores. Abordar estas cuestiones implica adoptar una visión holística de los fenómenos del conocimiento y considerar la actividad en el contexto de sistemas organizativos, culturales, sociales, etc. La tentación de descuidar la comprensión de la cognición como algo situado, encarnado y distribuido puede ser entonces grande. Como sugiere este número temático, creemos que es pertinente «sostener ambos extremos»: partir de la experiencia vivida y articularla con otros enfoques que arrojen luz sobre otras dimensiones. Independientemente de la magnitud en el tiempo o en el espacio, o el número de actores u organizaciones implicados en el fenómeno estudiado, parece que el compromiso de los investigadores no solo con objetivos epistémicos, sino también transformadores, conduce a articular diferentes enfoques y encuentra en ello un valor añadido (Quidu & Favier-Ambrosini, 2014).

39Esta dimensión transformadora está presente en todos los trabajos presentados en este número. Todos fundamentan la comprensión de la cognición en una praxeología, con las perspectivas del diseño, la formación y la intervención más o menos en primer plano. Están presentes en el artículo de Perrin et al. que desarrolla una comprensión de la construcción del conocimiento para diseñar y ajustar un sistema de formación híbrida. Son fundamentales en el estudio comparativo de la actividad de los conductores de vehículos semiautónomos para decidir si se puede autorizar la conducción sin las manos en el volante (hands off) sin riesgo, o para mejorar un servicio de coche compartido (Cahour, Créno & Forzy). Los estudios de Beaud, Flandin & Filliettaz y Récopé et al. surgen de sus preocupaciones como formadores. El trabajo de Julienne et al. es un apoyo para el desarrollo profesional a través del debate sobre las prácticas de intervención ergonómica. Los resultados de Kerivel et al. que muestran la influencia «descendente» de los niveles «superiores» (club, centro de formación o personal) en el intercambio cognitivo del equipo estudiado, sugieren una reflexión sobre las oportunidades para codiseñar la formación con el fin de mejorar la autonomía del equipo. Esta doble finalidad de la investigación, epistémica y transformadora, parece constituir un verdadero incentivo para movilizar diferentes métodos o enfoques, ya que parece necesario tener en cuenta diferentes dimensiones para lograr cambios positivos.

Configuraciones colectivas y anclaje organizativo de la actividad

40Los enfoques articulatorios también parecen especialmente pertinentes para abordar determinados objetos, en particular la actividad colectiva. En una concepción situada, encarnada, distribuida y enactiva de la cognición, partir de la experiencia vivida permite comprender el acoplamiento actor-situación en sus dimensiones individual y social. Desde este punto de vista, considerar colectivos, más o menos amplios, implica también considerar cómo funcionan según sus propias leyes (Poizat & San Martin, 2020; Theureau, 2006) y plantea cuestiones sobre la forma en que se investigan. De este modo, los objetos científicos que integran y van más allá de la actividad individual-social dan lugar, como ya hemos subrayado, a cuestiones metodológicas articuladoras. Algunos de los artículos de este número dan testimonio de esta tendencia. Beaud, Flandin & Filliettaz estudian directamente las configuraciones que se refieren a la actividad colectiva de los actores y designan la manera en que se coordinan en una actividad común. Proponen documentar las configuraciones integrando dos aspectos: las configuraciones de actividad, que se basan en la comprensión de lo que es significativo para cada actor hic et nunc, y las configuraciones de participación, que ponen de relieve «los derechos y obligaciones contraídos mutuamente por los participantes en la interacción, según las formas en que se comprometen en las actividades conjuntas que los reúnen» (Filliettaz et al., 2021, p. 28). Al hacerlo, demuestran el interés y la necesidad de movilizar dos enfoques para circunscribir las configuraciones potencialmente formativas y proporcionar puntos de referencia sobre sus condiciones de emergencia.

41Este enfoque metodológico articulador también se utiliza, más allá de lo colectivo, para comprender la forma en que la actividad está anclada en un contexto, no sólo físico y humano, sino también, más ampliamente, organizativo y cultural. La documentación de este anclaje organizativo y su utilidad se ponen especialmente de relieve en el artículo de Kérivel et al., que destaca cómo los cambios organizativos a nivel del club, como la contratación de un nuevo entrenador para el equipo principal, influyen en la política de su centro de formación, que a su vez modifica las prácticas del personal, que a su vez repercuten en el intercambio cognitivo de los jugadores de un equipo. Los autores muestran cómo los distintos niveles de organización influyen en los fenómenos cognitivos que conforman la actividad de un equipo. Julienne et al. documentan en su trabajo ciertos aspectos organizativos que estructuran la realización de un proyecto de intervención ergonómica, centrándose en particular en lo prescrito. Investigar esta dimensión permite comprender cómo se desarrolla el proyecto de intervención en tres fases, diagnóstico, diseño, transformación, y caracterizar cada etapa de la intervención en relación con su contexto, la empresa, las personas implicadas, y también sus resultados previstos o reales. Al comparar todos estos elementos con la experiencia real, es posible comprender la actividad del ergónomo y los conocimientos que se ponen en juego a lo largo de la intervención.

42En última instancia, este trabajo demuestra que, sin estar determinada por supraestructuras, superiores y externas al contexto de la práctica, la organización de la actividad se construye dentro de marcos anidados que es necesario documentar para comprender la naturaleza situada y distribuida de la cognición.

Dinámicas del conocimiento

43Como hemos desarrollado, el paradigma de la cognición situada, encarnada, enactiva y distribuida nos ha llevado a tomar en serio la singularidad de la actividad en un contexto particular. Así, los artículos de este número documentan el conocimiento que constituye la dinámica de la actividad hic et nunc. En este sentido, Cahour, Créno & Forzy aportan información sobre el modo en que la pasajera construye progresivamente y con dificultad una comprensión de la situación singular, en particular, quién va a compartir coche, dónde sentarse y cuáles son los vínculos entre los pasajeros. Esta construcción está en parte organizada por un cierto número de expectativas creadas durante experiencias anteriores de uso compartido del coche y relacionadas con los modos de interacción en este contexto. Así pues, si la cognición está situada y distribuida, no es pura emergencia en el sentido de aparecer sin estar anclada en la historia de interacciones y acoplamientos anteriores. El estudio de la cognición parece tener que inscribirse en una temporalidad más amplia para comprender la dinámica del conocimiento. Esto es lo que proponen dos artículos de este número, que destacan el valor añadido de los enfoques articulatorios para afrontar el reto científico de estudiar el conocimiento en su carácter situado y dinámico, aunque referencial y disposicional. Al estudiar el «curso de vida» relacionado con una práctica de formación, Perrin et al. ponen de relieve la manera en que los conocimientos del aquí y ahora se ponen en funcionamiento y ponen a trabajar conocimientos a escala intermedia, la de la tarea que da lugar a una configuración de la actividad colectiva, y lo mismo ocurre entre este nivel intermedio y el nivel superior, el de la historia de la formación. Al hacerlo, muestran la dinámica de construcción de conocimientos, cómo se transforman las formas de aprender de los alumnos y sus disposiciones para actuar en el contexto de formación híbrido. Así, Perrin et al. parten del estudio de la experiencia vivida y de la cognición situada, pero van más allá centrándose en las disposiciones que la orientan.

44Del mismo modo, Récopé et al. articulan en su artículo las dimensiones singular y regular de la cognición. Su punto de partida es la experiencia y la actividad singular de jugadores de voleibol o de fútbol en contextos considerados desde el exterior como similares. A continuación, sus análisis consisten en identificar regularidades en el comportamiento y en la experiencia verbalizada. De este modo, documentan los aspectos regulares de una cognición siempre situada y encarnada. La noción que proponen de sensibilidad a se refiere a una norma de actividad que tiende a guiar la actividad de un actor en el contexto sociocultural considerado. En su opinión, la sensibilidad a es del orden de la experiencia misma. De este modo, reservan el término «experiencia» a estas dimensiones tendenciales y cuestionan las definiciones y relaciones entre experiencia, experiencia vivida y experiencia. Estos trabajos muestran que la cognición debe estudiarse y comprenderse en su dinámica situada y singular, que es inseparable de sus anclajes tendenciales y referenciales; estas propuestas aclaran así las características encarnadas, situadas y representadas de la cognición.

45Al final de esta introducción, debemos dejar claro que las cuestiones y temas tratados no excluyen en modo alguno otros que podrían ser propicios y beneficiarse de la articulación entre el estudio de la experiencia vivida y otros enfoques. Los aquí enumerados ayudan a poner en perspectiva las contribuciones a este dossier temático e invitan a descubrirlas. Además, aunque hemos analizado los artículos en términos de articulaciones «multimétodo» y «multinivel», nos parece importante subrayar que las distinciones y imbricaciones entre estos dos tipos de articulación siguen siendo objeto de debate. Por lo tanto, la comunidad científica interdisciplinar que se se dedica a la experiencia vivida en una concepción situada, encarnada, distribuida y enactiva de la cognición necesita ser interpelada para dinamizar los debates metodológicos, teóricos y epistemológicos que atraviesan los trabajos que se ocupan de ella.

Haut de page

Bibliographie

Barbier, C. (2009). Analyse de l’activité de conduite automobile et conception de systèmes d’aide : Le cas des épisodes d’insertion et de dépassement en contexte autoroutier. Thèse de doctorat, Paris, CNAM. https://www.theses.fr/2009CNAM0643

Bationo Tillon, A. (2006). Pratiques des activités narratives instrumentées. Une analyse diachronique et structuro-fonctionnelle en amont de la conception. Thèse de doctorat d’ergonomie, Université Paris 8. http://tel.archives-ouvertes.fr/

Bourbousson, J. & Fortes, M. (2012). Anthropologie cognitive et théorie des systèmes dynamiques : Quelles articulations possibles dans l’analyse de l’activité collective ? In M. Quidu (éd.), Les sciences du sport en mouvement. Innovations et traditions théoriques en STAPS. Paris : L’Harmattan.

Brassac, C. (2007). Une vision praxéologique des architectures de connaissances dans les organisations : Amin et Cohendet, Architectures of Knowledge. Revue d’Anthropologie des connaissances, 1(1). https://doi.org/10.3917/rac.001.0121

Cahour, B., Brassac, C., Vermersch, P., Bouraoui, J-L., Pachoud, B. & Salembier, P. (2007). Étude de l’expérience du sujet pour l’évaluation de nouvelles technologies. Revue d’anthropologie des connaissances, 1(1). https://doi-org.ezproxy.uca.fr/10.3917/rac.001.0085

Cahour, B. & Licoppe, C. (2010). Confrontations aux traces de son activité. Revue d’anthropologie des connaissances, 4(2), 243‑253. https://doi-org.ezproxy.uca.fr/10.3917/rac.010.0243

Cahour, B., Salembier, P. & Zouinar, M. (2016). Analyzing lived experience of activity. Le Travail Humain, 79(3), 259‑284. https://doi.org/10.3917/th.793.0259

Cahour, B. (2022). Explicitation et ‘autoconfrontation explicitante’ ; quel impact d’un support mnésique ? Actes du Colloque P.Vermersch, Marseille, 13-14 octobre, Revue GREX2 Expliciter. https://www.expliciter.org/

Carney, J. (2020). Thinking avant la lettre: A Review of 4E Cognition. Evolutionary Studies in Imaginative Culture, 4(1), 77-90. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7250653/

Cesari Lusso, V. & Snoeckx, M. (2015). La description, une exigence méthodologique pour accéder à l’intelligibilité des pratiques réelles. Recherche et formation, 80, 33-46. https://doi.org/10.4000/rechercheformation.2493

Cole, M. (1996). Cultural Psychology: A Once and Future Discipline. Cambridge, MA: Harvard University Press.

Créno, L. & Cahour, B. (2015). Triangulation des méthodes pour une analyse écologique de l’expérience vécue de gestion des emails chez des cadres surchargés. Psychologie Française, 60(2), 129-144.

De Bisschop, H. (2020). Se former à diriger en situations de formations simulées de haute intensité : une activité de présence à soi et à autrui : une approche par l’activité : le cas des stages d’aguerrissement suivis par les élèves-officiers de l’École Militaire InterArmes. Thèse de Doctorat, Université Bourgogne Franche-Comté. http://www.theses.fr/2020UBFCH011

Depraz, N., Varela, F. & Vermersch, P. (2003). On becoming aware. Amsterdam : John Benjamins.

Dewey, J. (1915/2010). L’art comme expérience. Paris : Galimard.

Dewey, J. (1958). Experience and nature. New York: Dover Publications.

Engeström, Y. & Sannino, A. (2021). From mediated actions to heterogenous coalitions: Four generations of activity-theoretical studies of work and learning. Mind, Culture, and Activity, 28(1), 4‑23. https://doi.org/10.1080/10749039.2020.1806328

Ericsson, K.A. & Simon H.A. (1984). Protocol Analysis. Verbal protocols as date. Cambridge: MIT Press.

Filliettaz, L., Bimonte, A., Koleï, G., Nguyen, A., Roux-Mermoud, A., Royer, S. & Zogmal, M. (2021). Interactions verbales et formation des adultes. Savoirs, 56(2), 11-51. https://doi.org/10.3917/savo.056.0011

Filippi, G. (1994). La construction collective de la régulation du trafic du R.E.R. : Étude ergonomique dans une perspective de conception de situations d’aide à la coopération. Thèse de doctorat d’ergonomie, non publiée. Université Paris 13.

Gherardi, S. (2017). Has practice theory run out of steam? Revue d’anthropologie des connaissances, 11(2). https://doi-org.ezproxy.uca.fr/10.3917/rac.035.0166

Grison, B. (2004). Des Sciences Sociales à l’Anthropologie Cognitive. @ctivités, (2), 26-34. https://doi.org/10.4000/activites.1230

Guibourdenche, J. (2013). Préoccupations et agencements dans les contextes d’activité domestique. Contribution à la conception de situations informatiques diffuses, appropriables et énergétiquement efficaces. Thèse de Doctorat en psychologie, Université Lumière – Lyon II. http://tel.archives-ouvertes.fr/tel-01068697

Guibourdenche, J. (2020). Modélisation synthétique quantitative de plusieurs années d’activité. Quelle articulation entre signification en situation et complexité longitudinale ? Activités, 17(2). http://journals.openedition.org/activites/5522

Jourdan, M. (1990). Développement technique dans l’exploitation agricole et compétence de l’agriculteur. Thèse de doctorat, Paris, CNAM. https://www.theses.fr/1990CNAM0116

Husserl, E. (1950). Idées directrices pour une phénoménologie. Paris : Gallimard.

Hutchins, E. (1995). Cognition in the Wild. Cambridge: MA: MIT Press.

Lave, J. (1988). Arithmetics in Practice. Cambridge, MA: Harvard University Press.

Le Comité de rédaction, (2017). Projet scientifique et pratiques éditoriales de la Revue d’anthropologie des connaissances. Revue d’anthropologie des connaissances, 11(2). https://doi-org.ezproxy.uca.fr/10.3917/rac.035.0109

Maturana, H. & Varela, F. (1994). L’arbre de la connaissance. Paris : Addison-Wesley.

Menary, R. (2010). Introduction to the special issue on 4E cognition. Phenomenology and the Cognitive Sciences, (9), 459-463. https://doi.org/10.1007/s11097-010-9187-6

Merleau-Ponty, M. (1942). La structure du comportement. Paris : PUF.

Mouchet A., Vermersch P. & Bouthier D. (2011). Méthodologie d’accès à l’expérience subjective : entretien composite et vidéo. Revue Savoirs, 27(3), 85-105.

Nielsen, K., & Miraglia, M. (2017). What works for whom in which circumstances? On the need to move beyond the ‘what works?’ question in organizational intervention-research. Human Relations, 70(1), 40-62. https://doi.org/10.1177/0018726716670226

Nisbett, R.E. & Wilson, T.D. (1977). Telling more than we can know: verbal reports on mental proecesses. Psychological Review, 84(3), 231-259.

Petitmengin, C. (2006). L’énaction comme expérience vécue. Intellectica, 43(1), 85‑92.

Petitmengin, C., Remillieux, A., Cahour, B. & Carter-Thomas, S. (2013). A gap in Nisbett and Wilson’s findings? A first-person access to our cognitive processes. Consciousness and Cognition, 22(2), 654-669. https://doi.org/10.1016/j.concog.2013.02.004

Pinsky, L., & Theureau, J. (1987). L’étude du Cours d’Action. Analyse du travail et conception ergonomique (CNAM, 1‑2). http://www.coursdaction.fr/14-Pinsky%20(1992)/1992-LP-O24-Texte2(29-82).pdf

Poizat, G., Durand, M. & Theureau, J. (2016). The challenges of activity analysis for training objectives. Le Travail Humain, 79(3), 233‑258. https://doi.org/10.3917/th.793.0233

Poizat, G. & San Martin, J. (2020). Le programme de recherche « cours d’action » : repères historiques et conceptuels. @ctivités, 17(2). https://doi.org/10.4000/activites.5277

Poret, C. (2015). Concevoir pour le pouvoir d’agir ensemble d’un collectif transverse : Le cas de la relation de service dans le domaine commercial. Thèse de Doctorat d’ergonomie, Université Paris 8. http://www.theses.fr/2015PA080078

Quidu, M. & Favier-Ambrosini, B. (2014). L’articulation des données en première et troisième personnes. De la genèse d’une méthodologie originale en Science du sport. Intellectica. 62(2), 7‑34. https://doi.org/10.3406/intel.2014.1031

Récopé, M., Fache, H., Beaujouan, J., Coutarel, F. & Rix-Lièvre, G. (2019). A study of the individual activity of professional volleyball players: Situation assessment and sensemaking under time pressure. Applied Ergonomics, 80, 226-237. https://doi.org/10.1016/j.apergo.2018.07.003

Ria, L., Theureau, J., Sève, C., Saury, J. & Durand, M. (2004). Beginning teacher’s situated emotions: study about first classroom’s experiences. Journal of Education for Teaching, 29 (3), 219-233.

Rix, G. & Biache, M-J. (2004). Enregistrement en perspective subjective située et entretien en re-situ subjectif : une méthodologie de la constitution de l ’expérience. Intellectica, 38, 363-396

Rix-Lièvre, G. (2010). Différents modes de confrontation à des traces de sa propre activité. Revue d’anthropologie des connaissances, 4(2). https://doi.org/10.3917/rac.010.0358

Sartre, J.-P. (1943). L’être et le néant. Paris : Gallimard.

Saury, J., Nordez, A. & Sève, C. (2010). Coordination interindividuelle et performance en aviron. @ctivités, 7(1). https://doi.org/10.4000/activites.2369

Secheppet, M. & Leblanc, S. (2021). Articuler les niveaux d’activité par les temporalités et les significations. Éducation et socialisation, 61. https://doi.org/10.4000/edso.14918

Sève, C., Ria, L., Poizat, G., Saury, J. & Durand, M. (2007). Performance-induced emotions experienced during high-stakes table tennis matches. Psychology of Sport and Exercise, 8(1), 25-46. https://doi.org/10.1016/j.psychsport.2006.01.004

Sève, C., Theureau, J., Saury, J. & Haradji, Y. (2012). Drôles d’endroits pour une rencontre : STAPS, Ergonomie & Cours d’action. In M. Quidu (dir.), Les Sciences du sport en mouvement – Innovations et traditions théoriques en STAPS. Paris : L’Harmattan, 43-76.

Suchman, L. (1985). Plans and Situated Actions: The problem of human-machine communication. Palo Alto: Xerox corporation.

Suchman, L. (1988). Representing practice in Cognitive Sciences. Human Studies, 11(2-3), 305-325.

Thatcher, A. & Yeow, P. H. P. (2016). A sustainable system of systems approach: A new HFE paradigm. Ergonomics, 59(2), 167‑178. https://doi.org/10.1080/00140139.2015.1066876

Thatcher, A., Guibourdenche, J. & Cahour, B. (2019). Sustainable system-of-systems and francophone activity-centered approaches in ergonomics: Converging and diverging lines of dialogue. Psychologie Française, 64(2), 159‑177. https://doi.org/10.1016/j.psfr.2018.07.001

Theureau, J. (1992). Le cours d’action : analyse sémio-logique. Berne : Peter Lang.

Theureau, J. (2002). Entretien sur l’histoire du programme de recherche « cours d’action » (Y. Haradji & F. Jeffroy). Bulletin de la SELF, 126, 25-34. http://www.coursdaction.fr/07-Debats-Interviews.htm

Theureau, J. (2006). Le cours d’action : méthode développée. Toulouse : Octares.

Theureau, J. (2010). Les entretiens d’autoconfrontation et de remise en situation par les traces matérielles et le programme de recherche « cours d’action ». Revue d’anthropologie des connaissances, 4(2). https://doi.org/10.3917/rac.010.0287

Theureau, J. (2012). Antropología cognitiva y antropotecnología. Laboreal, 8(2). https://doi.org/10.4000/laboreal.6606

Theureau, J. (2019). Le cours d’action : Économie & Activités. Toulouse : Octarès.

Varela, F. J. (1976). Not one, not two. The CoEvolution Quaterly, 12, 62‑67.

Varela, F. J. (1989). Autonomie et connaissance. Essai sur le Vivant. Paris : Seuil.

Varela, F. J. (1996). Neurophenomenology: A Methodological Remedy for the Hard Problem. Journal of Consciousness Studies, 3(4), 330‑349.

Varela, F. & Shear, J. (1999). First-person Methodologies: What, Why, How? Journal of consciousness studies, 6(2-3), 1-14.

Varela, F., Thompson, E. & Rosch, E. (1993). L’inscription corporelle de l’esprit. Sciences cognitives et expérience humaine. Paris : Seuil.

Vermersch, P. (1994). L’entretien d’explicitation. Paris : Éditions ESF.

Vermersch, P. (1999a). Pour une psychologie phénoménologique. Psychologie Française, 44(1), 7-18.

Vermersch, P. (1999b). Introspection as practice. Journal of consciousness studies, 6(2-3), 17-42.

Vermersch, P. (2000). Conscience directe, conscience réfléchie. Intellectica, 2(31), 269-331.

Vermersch, P. (2012). Explicitation et phénoménologie. Paris : PUF.

Veyrunes, P. (2004). Les configurations d’activité : Un niveau de description de l’articulation de l’activité de l’enseignant et des élèves. Thèse de doctorat en sciences de l’éducation, Université Paul Valéry. https://theses.hal.science/halshs-00008105

Vion, M. (1993). Analyse de l’apprentissage médié « sur le tas » : Le cas du travail de guichet à l’hôpital. Thèse de doctorat, Paris 13. https://www.theses.fr/1993PA131002

Haut de page

Notes

1 Dewey (1915/2010) distingue entre «experimentar» y «vivir una experiencia». La primera expresión se refiere a lo que se siente in situ. En la segunda, la experiencia adquiere un carácter distintivo para el sujeto, un significado particular que le da su unidad a posteriori; se inscribe en una dinámica de reconstitución continua. La primera acepción se aproxima a las propuestas de Vermersch sobre la experiencia vivida y de Theureau sobre el curso de la experiencia; la segunda, más reflexiva y tendenciosa, sería menos consensual y estaría sujeta a debate.

2 En teoría, la experiencia vivida no puede teorizarse dentro de un paradigma cognitivista, dado su modelo lineal y secuencial de la cognición, por un lado, y su concepción del conocimiento como representación icónica de un mundo en sí mismo, por otro.

3 La experimentación consiste en mostrar pares de imágenes de rostros de mujeres y pedir a los participantes que indiquen qué rostro de cada par les parece más atractivo. Inmediatamente después de ciertas elecciones, el experimentador muestra la cara elegida y pide a los participantes que expongan las razones de su elección. Sin que los participantes lo sepan, en algunos ensayos el experimentador cambia secretamente la tarjeta, muestra la cara que no fue elegida y pide a los participantes que expliquen su elección.

4 «El punto de vista en primera persona es aquel que la persona puede tener sobre su propia experiencia y del cual puede dar testimonio al expresarlo; el punto de vista en segunda persona se define en primer lugar por el hecho de que el sujeto y el investigador no son la misma persona y, en consecuencia, el investigador sólo tiene acceso a la experiencia de la otra persona a través de sus verbalizaciones. Este punto de vista en segunda persona puede contemplarse en el modo empático» (Vermersch, 1999a, p. 10). El punto de vista intrínseco en «primera persona» corresponde, por tanto, a una autodescripción de la propia experiencia vivida por el investigador (YO estoy viviendo esto), mientras que el punto de vista intrínseco en «segunda persona» corresponde al punto de vista del sujeto entrevistado y analizado por el investigador (tú me dices que TÚ estás viviendo esto). El análisis en «tercera persona» se denomina «extrínseco» porque corresponde a un análisis desde el punto de vista externo del investigador que observa al sujeto (yo deduzco que ÉL está viviendo esto) y no desde el punto de vista subjetivo. La primera y la segunda persona se asocian generalmente bajo el término «intrínseco» o punto de vista subjetivo, y a menudo se agrupan bajo el término «primera persona» (en las entrevistas, el sujeto describe en YO).

5 Las similitudes y diferencias entre estos dos métodos se han presentado en Rix-Lièvre (2010) y Cahour Salembier & Zouinar (2016).

6 La noción de «nivel» de análisis no se refiere aquí a una cosificación de ciertos factores determinantes o a una esencialización de ciertas dimensiones, sino que indica que diferentes objetos de estudio pueden aportar una explicación complementaria sobre la actividad tal y como se conceptualiza en un marco determinado.

7 La necesidad de esta doble descripción proviene de la teoría de la observación en biología teórica desarrollada por Varela (1976, 1989). Él la construye en relación con la encarnación del acto de distinguir (chopping) una unidad dentro de un entorno. Estas dos chopping (Varela, 1976) necesitan ser distinguidas y articuladas (Varela, 1989): una descripción desde el punto de vista de la dinámica del sistema, y una descripción desde el punto de vista del investigador en acción, que entonces fija sus «observables» y establece «relaciones».

8 La noción de estructuración «estrella-par» mutua (o constitución mutua) permite evitar la jerarquización de los niveles y prever relaciones deterministas entre un nivel superior y un nivel inferior. Introduce la co-constitución: los niveles superiores emergen de los inferiores y, a cambio, constriñen a estos últimos. Perrin et al. ponen a prueba empíricamente esta noción en este número para comprender la construcción del conocimiento a escala de un curso universitario híbrido.

9 El trabajo de Filippi (1994), que documenta empíricamente los cursos de acción y las interacciones, dio lugar a numerosos intercambios con interaccionistas como Christian Heath, Michèle Lacoste y Michèle Grosjean. Como demuestran las contribuciones en este número de Beaud, Flandin & Filliettaz, y Cahour, Créno & Forzy, este diálogo sigue floreciendo.

10 Este enriquecimiento es el resultado de una cuasi inversión metodológica. Mientras que el objetivo inicial era demostrar la relevancia de las verbalizaciones y su solidez a la hora de documentar la experiencia vivida, el estudio de la actividad y la cognición incorporada se complementa y enriquece ahora con material observacional, haciendo hincapié en lo intrínseco.

11 En STAPS, esta tendencia a combinar la documentación de la experiencia vivida y el análisis en tercera persona es probablemente más marcada, ya que en el deporte, la actividad real no es sólo una actuación en el sentido de lo que se produce, sino también directamente lo que es objeto de apreciación/evaluación social. Además, el anclaje corporal de las actuaciones deportivas refuerza el interés y las posibilidades de construir observables de comportamiento.

12 Fue el estudio de la apropiación de los sistemas de gestión de la energía en varios hogares durante un periodo de tres años lo que llevó a Guibourdenche (2020) a proponer un enfoque multinivel de la actividad, mientras que Secheppet & Leblanc (2021) se centraron en ello para comprender la forma en que los diferentes sistemas y momentos de entrenamiento contribuyen a la construcción de las competencias profesionales de conducción ecuestre.

13 El estudio de las interacciones entre un timonel y su tripulación en remo o entre un profesor y sus alumnos ha llevado a Saury, Nordez, Sève (2010) y Veyrunes (2004) respectivamente a desarrollar un enfoque multinivel para ir más allá del estudio de las actividades individuales...

Haut de page

Table des illustrations

Titre Figura 1: Proyección conjunta multimétodo y multinivel
Légende Texto (negro)     Dimensiones documentadas por determinados ejecutivos en uno o varios artículos del dosier temático Texto (gris)        Dimensiones no documentadas en los artículos del dosier temático….                     Dimensiones aún no cubiertas
URL http://journals.openedition.org/rac/docannexe/image/32460/img-1.png
Fichier image/png, 384k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Géraldine Rix-Lièvre, Béatrice Cahour et Julien Guibourdenche, « Partir del estudio de la «experiencia vivida» para comprender la actividad humana »Revue d’anthropologie des connaissances [En ligne], 18-1 | 2024, mis en ligne le 01 mars 2024, consulté le 30 mai 2024. URL : http://journals.openedition.org/rac/32460 ; DOI : https://doi.org/10.4000/rac.32460

Haut de page

Auteurs

Géraldine Rix-Lièvre

Profesora universitaria en STAPS en la Universidad de Clermont Auvergne, su trabajo forma parte del Laboratorio ACTé. Anclados en una antropología cognitiva situada, sus trabajos se centran en el conocimiento-en-acción en contextos dinámicos e inciertos con múltiples cuestiones en juego. Desde el punto de vista del actor, examinan en particular los fundamentos normativos de las prácticas corporales y los procesos de toma de decisiones en un contexto ecológico. Buscando acompañar el rendimiento, participan en el movimiento «Ciencia con y para la sociedad».
ORCID: https://orcid.org/0000-0002-2346-8816

Dirección: Université Clermont Auvergne, Laboratoire ACTé, FR-63000 Clermont-Ferrand (Francia).
Correo electrónico: geraldine.rix[at]uca.fr

Articles du même auteur

  • Déterminer la sensibilité à… de sportifs de haut niveau à partir de régularités observables et de vécus
    From activity to experience. Determining sensitivity to... of high-level athletes from regularities on observable and on lived experiences
    De la actividad a la experiencia. Determinar la sensibilidad a... a base de regularidades de observables y de experiencias vivías
    Von der Aktivität zur Erfahrung. Bestimmung der Sensibilität für... von Spitzensportlern anhand von beobachtbaren Regelmäßigkeiten und Erfahrungen
    Paru dans Revue d’anthropologie des connaissances, 18-1 | 2024
  • Étude des reconfigurations et de l’expérience vécue
    Knowledge at work in complex ergonomic intervention. Study of reconfigurations and lived experience
    El conocimiento en el trabajo en la intervención ergonómica compleja. Estudio de las reconfiguraciones y la experiencia vivida
    Wissen am Werk in komplexen Ergonomieinterventionen. Untersuchung der Rekonfigurationen und der gelebten Erfahrung
    Paru dans Revue d’anthropologie des connaissances, 18-1 | 2024
  • Vers une confrontation à une perspective subjective située
    Different kind of confrontations with traces of one’s own activity. Towards a confrontation with a situated subjective perspective
    Varios modos de confrontación con las huellas de su propia actividad. Hacia una confrontación con una perspectiva subjetiva situada
    Paru dans Revue d’anthropologie des connaissances, 4-2 | 2010

Béatrice Cahour

Investigadora senior en el CNRS (Centre National de la Recherche Scientifique) en el Instituto de Innovación Interdisciplinar I3 (UMR 9217). Sus investigaciones forman parte del departamento de ciencias humanas y sociales de Télécom Paris/IPP. Desde una perspectiva psico-ergonómica, sus investigaciones se centran en la dinámica emocional y cognitiva de la experiencia vivida en una situación de trabajo mediado o al utilizar un nuevo servicio o tecnología de movilidad. Las metodologías de estudio de la actividad desde un punto de vista subjetivo y la complementariedad con los enfoques extrínsecos constituyen desde hace varios años un segundo eje de sus investigaciones.

Dirección: Télécom Paris i3, Departamento de ciencias humanas y sociales, 1 place Marguerite Perey, FR-91120 Palaiseau (Francia).
Correo electrónico: beatrice.cahour[at]telecom-paris.fr

Articles du même auteur

  • Deux modes d’articulation du vécu et des observables
    Studying embodied cognition in carpooling and semi-automated driving situations. Two ways of articulating lived experience and observable conduct
    Estudio de la cognición incorporada en situaciones de coche compartido y de conducción semiautomatizada. Dos formas para articular la experiencia vivida y el comportamiento observable
    Untersuchung der verkörperten Kognition in Situationen von Mitfahrgelegenheiten und halbautomatisiertem Fahren. Zwei Arten der Artikulation von Erlebtem und Beobachtbarem
    Paru dans Revue d’anthropologie des connaissances, 18-1 | 2024
  • Compréhension, développement et régulation de l’agir dans un monde de plus en plus réflexif
    Confrontations with traces of one’s own activity [Texte intégral | traduction | en]
    Understanding, development and regulation of action in an increasingly reflexive world
    Confrontaciones a los rastros de su actividad [Texte intégral | traduction | es]
    Comprensión, desarrollo y regulación del actuar en un mundo cada vez más reflexivo
    Paru dans Revue d’anthropologie des connaissances, 4-2 | 2010
  • L’exemple d’une communication médiée
    Study of the subject’s experience in order to assess new technologies: the example of mediated communication
    Estudio de la experiencia del sujeto para la evaluación de nuevas tecnologías: el ejemplo de una comunicación mediada
    Paru dans Revue d’anthropologie des connaissances, 1-1 | 2007

Julien Guibourdenche

Ergónomo en AKTEN (Francia) e investigador asociado en el laboratorio CRAFT de la Universidad de Ginebra (Suiza). Doctor en psicología, sus investigaciones empíricas y tecnológicas cuestionan los vínculos entre la experiencia vivida, la actividad colectiva y la dimensión (inter)organizativa en la concepción y el desarrollo de la actividad laboral, en particular en los ámbitos relacionados con la transición ecológica.
ORCID: https://orcid.org/0000-0001-5008-8088

Dirección: AKTEN - 2 chemin de la petite Cerdagne, FR-69270 Fontaines-sur-Saône (Francia)
Universidad de Ginebra - Bd du Pont-d'Arve 40, CH-1205 Ginebra (Suiza)
Correo electrónico: julien.guibourdenche[at]akten.fr

Articles du même auteur

  • Une analyse multiniveaux et longitudinale
    Cognitive sharing in situation between young top-level footballers in training centres. A multi-level and longitudinal analysis
    Intercambio cognitivo en situación entre jóvenes futbolistas de alto nivel en centros de entrenamiento. Un análisis longitudinal y multinivel
    Situatives kognitives Teilen zwischen jungen Spitzenfußballern im Ausbildungszentrum: eine Mehrebenen- und Längsschnittanalyse
    Paru dans Revue d’anthropologie des connaissances, 18-1 | 2024
Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-ND-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search