Navigation – Plan du site

AccueilNuméros7-3Dossier thématiqueNeurociencias a la prueba de la c...

Dossier thématique

Neurociencias a la prueba de la clínica y de las ciencias sociales

Perspectivas cruzadas
Les neurosciences à l’épreuve de la clinique et des sciences sociales. Regards croisés
Neuroscience examined by the clinical and the social science. Crossed perspectives
Émilie Bovet, Cynthia Kraus, Francesco Panese, Vincent Pidoux et Nicholas Stücklin
Traduction de Gloria Zarama
Cet article est une traduction de :
Les neurosciences à l’épreuve de la clinique et des sciences sociales [fr]
Autre(s) traduction(s) de cet article :
Neuroscience examined by the clinical and the social science [en]

Résumés

L’essor scientifique, historique, politique, culturel et médiatique des neurosciences est remarquable. Promues pour vaincre les maladies du cerveau, elles promettent de répondre aux vieilles questions des rapports entre pensée, corps et cerveau de manière définitive grâce à nouvelles techniques d’observation. Le dossier thématique mobilise historien·ne·s, psychiatres, anthropologues, psychologues, sociologues, neuroscientifiques et philosophes, pour éclairer la façon dont les neurosciences reconfigurent les pratiques de soin et pour interroger leurs ambitions. Les contributions témoignent du développement d’analyses critiques des neurosciences et des tensions épistémiques et politiques qu’elles entretiennent avec d’autres disciplines. Un premier ensemble de texte concerne les dispositifs d’imagerie cérébrale, l’inflation des objets produits et leur façonnage de l’humain. Le deuxième ensemble porte sur les tentatives de compréhension des bases cérébrales de la pathologie mentale et les instruments, substances et méthodes visant modifier les états psychiques. Il aborde aussi les transformations du rôle des experts et de la recherche clinique avec l’evidence-based medicine. Le troisième ensemble pose la question de l’articulation entre modes de production de savoirs, dont l’analyse héritée des études féministes, dénaturalisant le cerveau pour re-politiser les différences relatives au sexe. Les articles interrogent le développement des neurosciences et leurs effets épistémiques et pratiques sur les sciences humaines et sociales, ainsi que les dynamiques de compatibilité et de tension entre différentes analyses.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Por ejemplo, la Sociedad americana para las Neurociencias (Society for Neuroscience), fundada en 19 (...)
  • 2 Mencionemos, por ejemplo, el reciente European Human Brain Project, Proyecto Europeo del Cerebro Hu (...)
  • 3 Proclamación presidencial con motivo del Decenio del Cerebro, 17 de julio 1990 http://www.loc.gov/l (...)
  • 4 Vea Fact Sheet: BRAIN Initiative. White House Office of the Press Secretary. April 2, 2013, http:// (...)
  • 5 Estas estrategias se despliegan en numerosas publicaciones, incluyendo la Dana Alliance for Brain I (...)

1Desde la década de 1990, proclamada «Década del cerebro» en los Estados Unidos por el presidente George Bush Sr., el desarrollo de la neurociencia puede considerarse como un acontecimiento notable en el ámbito científico, histórico, discursivo, político, cultural y también en los medios de comunicación de las sociedades occidentales (Rose y Abi-Rached, 2013). Son innumerables las reuniones y publicaciones de todo tipo sobre el cerebro y su relación con el sujeto humano.1 En parte, las neurociencias deben su fortuna a masivas inversiones financieras y simbólicas en la década de 1990.2 El propósito principal de estas inversiones es el de promover la investigación científica con el fin de «superar las enfermedades del cerebro» (como la enfermedad de Alzheimer y la enfermedad de Parkinson, los derrames cerebrales, el autismo y la esquizofrenia) y «mejorar el conocimiento del público sobre los beneficios derivados de la investigación sobre el cerebro» (enhance public awareness of the benefits to be derived from brain research).3 Más recientemente, el presidente Barack Obama inauguró el «Siglo del Cerebro», con un programa de investigación apoyado con fondos públicos, la Brain Initiative, vinculando los avances terapéuticos y la cartografía del cerebro, las innovaciones tecnocientíficas y la creación de empleo.4 La investigación sobre el cerebro entonces se ha desarrollado y renovado con en base de una «retórica de la esperanza» (Mulkay, 1993) que, con un fuerte apoyo de estrategias de convicción para acreditar la postura político-moral de revolucionar la comprensión del ser humano y tomaría la promesa de su preservación en términos de la salud cognitiva, mental, psíquica e incluso social.5 En estas circunstancias, no siempre es fácil separar los efectos del aviso y de la realidad actual, los hechos probados y los hechos esperados.

  • 6 Según el psiquiatra e historiador Henri Ellenberger, las «mitologías cerebrales» (Hirnmythologie) s (...)
  • 7 El término «neurociencia» existe desde la década de 1960. Fue utilizado por primera vez en 1962 par (...)

2Sin embargo, las promesas de inminentes revoluciones hechas en nombre de la neurociencia no son reducibles a la simple «mitología cerebral»6 que deberíamos denunciar o refutar. Más bien, son parte de la «estructura proléptica de la neurociencia» (Hagner y Borck, 2001), y se encuentran en este sentido no sólo como una forma de promoción, sino fundamentalmente como un modo de producción dentro de este campo en expansión. Esta estructura proléptica no es, sin embargo, ni reciente ni exclusiva de la neurociencia, a veces llamada «nuevas ciencias del cerebro»7 por ser respaldada por las «nuevas técnicas de imagen cerebral» (en particular la producción de imágenes por resonancia magnética funcional (IRMf). Es una estructura que caracteriza la larga historia de la investigación sobre el cerebro. Desde el siglo XVIII, de hecho, esta investigación continúa básicamente con los mismos cuestionamientos (la relación entre la mente y el cerebro, entre el cuerpo y el cerebro, el debate innato-adquirido sobre disposiciones mentales, las cuestiones del sustrato físico de la conciencia, las emociones, etc.), pero las promesas de ser capaz de responder definitivamente a esas preguntas se renuevan cada vez, incluso embellecidas por las nuevas técnicas de observación (Hagner y Borck, 2001; Borck, en este número; Gumy, en este número).

3El proyecto crítico de la «desmitificación» de las neurociencias resulta aún más problemático que su retórica revolucionaria despliega también sus efectos en las ciencias humanas y sociales (CHS), que a menudo varían entre la fascinación y la repulsión. Las neurociencias podrían abrir ya sea posibilidades sin precedentes para revolucionar y re-fundamentar las CHS –incluyendo la psiquiatría– o caer bajo el riesgo de su «colonización» debido a la «cerebralización» creciente de sus objetos o aún su eventual disolución en las ciencias «duras» del cerebro. Estas posiciones opuestas entre neurofilia y neurofobia, exacerban tensiones que, en realidad son menos disciplinarias que constituyentes de campos de intercambio de conocimientos sobre un objeto común bien controvertido: el sujeto humano. En este sentido, se debe, al menos para empezar, localizar a las neurociencias y las CHS en el mismo plano y considerarlas según un principio de simetría importante para la antropología de las ciencias y del conocimiento.

4Probablemente es útil recordar que una serie de disciplinas de CHS –como la psicología cognitiva y comportamental, la psicología del desarrollo, la filosofía del espíritu, e incluso la neuropsicología– incluyen desde hace tiempo datos y herramientas de las ciencias del cerebro para validar sus propios logros y ampliar sus recursos de innovación. Desde la década de 1990, esas CHS «con cerebro» se extienden a través de un programa de investigación que promete esclarecer las bases neurales de la conducta humana. Se trata de las neurociencias llamadas «sociales» o social neuroscience (para una discusión, ver Borck, en este número), las cuales se reflejan –en ambos sentidos del término– si se puede decir en los proyectos de «sociología cognitiva» (Clément y Kaufmann, 2011). Más recientemente, algunos grupos de investigación están tratando de influir en las neurociencias empíricas del lado de las CHS planteando preguntas, conceptos e incluso herramientas cualitativas de las CHS para contextualizar y también para perfeccionar o mejorar sus protocolos experimentales. Este es particularmente el caso de la Critical Neuroscience (Choudhury, Nagel y Slaby, 2009; Slaby, 2010; Choudhury y Slaby, 2012; para una discusión, véase Kraus, en este número) y del proyecto neuroGenderings (Dussauge y Kaiser, en este número; véase también Dussauge y Kaiser, 2012).

5Lo impactante es constatar que algunas CHS son también ciencias del cerebro en un sentido de la palabra que va más allá de las líneas de la divisón disciplinaria, incluso si estas líneas a veces reviven o son exacerbadas por el aumento de las neurociencias y la manera como estas fomentan la interdisciplinariedad. Por lo tanto, la cuestión no es tomar partido en la «guerra de los sujetos» por un «sujeto cerebral» o un «sujeto hablante», una oposición de carácter disciplinario para algunos, ontológico para otros (Ehrenberg, 2004). Se trata más bien de analizar sin un a priori disciplinario la actividad de constitución de diferentes «tipos» de sujeto y la producción de conocimiento antropológico hecho en nombre de lasneurociencias, de las CHS o ambas. Esta es probablemente una de las razones que fundamenta la pertinencia de un enfoque crítico de las neurociencias, que se inspira de los estudios sociales de la ciencia, la tecnología y la medicina. Debe aún precisarse que la crítica y la reflexividad no son dominio exclusivo de este tipo de enfoque (Lynch, 1982). Al igual que en la mayoría de los avances científicos, es fundamental reconocer la actividad critica de los/las actores/as interesados/as en el desarrollo de las neurociencias. En este punto, la distinción tradicional entre «pares» e «informantes» tiende a difuminarse, especialmente en campos que se caracterizan por una introspección de las prácticas y de sus efectos sobre los sujetos. Este es especialmente el caso de esta rama «especial» de la medicina, la psiquiatría, la cual no puede evitar reflexionar constantemente sobre sus prácticas y verbalizar las dificultades relacionadas con la misma.

6Uno de los principales retos de los que están a favor de las neurociencias psiquiátricas es promover la investigación llamada «traslacional», es decir, la transferencia/traducción de la investigación del laboratorio al campo de la clínica para el beneficio de los/las pacientes. Esto enfrenta a la psiquiatría en dos paradojas particularmente interesantes. En primer lugar, si bien la cotidianidad de los/las actores/as de cuidados medicos parece alejada del discurso prometedor destacado en la investigación sobre el cerebro, y si bien los/las prestadores/as de salud pueden incluso prescindir del conocimiento sobre el cerebro para tratar de aliviar el sufrimiento mental, la práctica no es inmune a los cambios institucionales introducidos por el desarrollo de las neurociencias psiquiatrícas. Si rara vez evocaron al cerebro en clínica, él es omnipresente en los protocolos de investigación traslacional. Esto afecta inevitablemente los enfoques de la clínica. Los/las médicos/as clínicos están sujetos a una presión cada vez mayor para manejar las teorías producidas por la investigación en neurociencias psiquiátricas, mientras que éstas no afectan prácticamente su práctica. En segundo lugar, a pesar que la psicofarmacología es omnipresente en la psiquiatría desde 1950 hasta la actualidad, las neurociencias psiquiátricas tienden a distanciarse de este legado, calificado de demasiado empírico, de muy poco racionale, incluso engorroso, ya que va en contra del ideal traslacional: es el descubrimiento de la eficacia de psicotrópicos el que conduce a posibles hipótesis neuroquímicas y no a la inversa, en concreto, del modelo farmacológico a su aplicación terapéutica, del «ratón al humano» o del laboratorio a la cama del enfermo. Estas dos paradojas animan aún más a los/las profesionales de salud mental para dar coherencia a las prácticas, que a menudo son muy heterogéneas, pero que son el reflejo de un conocimiento y la experiencia acumulada en el campo con los sujetos humanos. Por eso nos parece importante prestar especial atención particularmente a la manera como las neurociencias reconfiguran (o no) la práctica cotidiana de los/las prestadores/as de salud, y hacerlo con ellos/ellas.

7Es en este espíritu que se ha constituido el grupo de investigación PNS3 («Psiquiatría, Neurociencias, Salud, Sujeto, Sociedad»), ligado al Instituto Universitario de Historia de la Medicina y la Salud Pública (IUHMSP) de Lausana. Constituido por historiadores/as, psiquiatras, antropólogos/as, psicólogos/as, sociólogos/as, neurocientíficos/as, filósofos/as, el grupo PNS3 promueve los estudios de neurocienciencias, favoreciendo un enfoque reflexivo sobre la producción del conocimiento antropológico por las ciencias del cerebro, neurociencias y CHS incluidas. Desde 2006, sus seminarios de investigación y conferencias8 crean un diálogo constructivo fuera de un marco estrictamente disciplinario para explorar, con los actores/ras interesados/das por la investigación sobre el cerebro, las cuestiones planteadas por el reforzamiento de las teorías neurobiológicas en los procesos de la formación del ser humano.

8Los artículos seleccionados para este dossier son de este enfoque: cruzar los puntos de vista sobre las ciencias del cerebro, con el fin de poner en prueba las ambiciones de las neurociencias y con la preocupación de la simetría, consultar de nuevo las CHS. Las contribuciones recogidas aquí demuestran, por una parte, el desarrollo de un análisis crítico de las dimensiones históricas, sociales y epistemológicas de las neurociencias como tales y, por otra parte, las tensiones epistémicas y a veces políticas que ellas tienen con otras «disciplinas» como las CHS y otras prácticas como la clínica psiquiátrica. También definen, cada una a su manera, la cuestión del diálogo entre los campos, las habilidades, los paradigmas y los/las diferentes actores/as: psiquiatras, historiadores/as, neurocientíficos/as, sociólogos/as y filósofos/as. Las contribuciones se recogen en tres secciones que indican líneas de investigación en sí mismas; los artículos seleccionados se inscriben en estas y las ilustran, en nuestra opinión, de manera especialmente relevante y original.

Vincular imagenes, conformar objetos

9La primera parte de este escrito trata de manera contrastada los dispositivos de producción de imágenes del cerebro que son hoy en día una poderosa palanca de éxito para las neurociencias. Los mapas funcionales del cerebro que producen estos dispositivos tienen «propiedades productivas» (Beaulieu, 2005) innegables, entre ellas las de inscribir funciones cognitivas y emocionales en el cerebro y hacerlas visibles, lo que tiende a inscribirse inmediatamente en un registro biomédico. Frente a estas imágenes de funciones cerebrales, diferentes culturas epistémicas oscilan entre «iconofília» y «iconoclasta» (Beaulieu, 2002) se han desplegado desde mediados de la década de 1990 en el contexto de colaboraciones interdisciplinarias entre los/las investigadores/as especialistas en la producción de tales imágenes y los/las médicos/as clínicos. Pocas controversias públicas, sin embargo, han esmaltado este campo interdisciplinario de investigación en plena expansión, hasta 2008, cuando un investigador con autoridad en este campo cuestionó la utilidad y las pretensiones de la producción de imágenes de resonancia magnética funcional (IRMf) (Logothetis, 2008). Más recientemente, un debate sobre el tamaño de la muestra y del poder estadístico de las correlaciones propuestas en el contexto de estudios por IRMf ha cruzado las fronteras de la comunidad de las neurociencias cognitivas y sociales (Button et al., 2013).

10Esta controversia se inscribe de acuerdo con lo analizado por Cornelius Borck en este número desde una perspectiva de los estudios sociales de las ciencias. Basándose en el debate llamado «correlaciones vudú» que se produjo en 2009, Borck analiza cómo los/las investigadores/as piden prestados los recursos técnicos de producción de imágenes neurofuncionales es con la esperanza de proporcionar pruebas tangibles de la existencia de categorías sociales complejas. El autor destaca el hecho que prolongando un enfoque reduccionista en los dominios sociales y cognitivos, la producción de imágenes funcionales ha llevado a una «inflación ontológica» de objetos materiales extrañamente animados. El sugiere que los/as neurocientíficos/as utilizando la producción de imágenes funcionales practican de hecho el «vudú», no porque no tienen rigor científico –como lo entiende la crítica que viene de la controversia -, sino porque transforman entidades culturales en objetos naturales.

11En «Las imágenes de las pasiones adolescentes», Christel Gumy se interesa en las técnicas de visualización por las investigaciones sobre las emociones y el «cerebro adolescente» para tomarles como verdaderas «tecnologías de género» (De Lauretis, 1989). Ella analiza en esta perspectiva las investigaciones en neurociencias que utilizan paquetes de fotografías de expresión facial. En la primera parte, ella reconstruye cómo Ekman y Friesen constituyeron en 1970 una tipología formalizada de expresiones faciales considerada como la expresión de emociones universales, y por lo tanto independiente del sexo y la edad de la persona, utilizando fotografías de actores/ras imitando ciertas emociones (alegría, miedo, etc.). La segunda parte muestra, de manera comparativa, cómo esta misma tipología es traducida en los estudios de la IRMf funcional, que paradójicamente, producen un «cerebro adolescente» correlacionado con la expresión supuestamente específica de las emociones dependientes del sexo y de la edad. Gumy muestra que esta versión del cerebro, que prometía a una gran fortuna para los medios de comunicación y para la clínica, estableció correlaciones problemáticas, entre, por ejemplo, el «cerebro emocional de chicos jóvenes», y su tendencia a tomar riesgos.

Modular el cerebro, cambiar la clínica

12Los intentos de entender las bases cerebrales de la enfermedad mental marcaron la psiquiatría mucho antes del surgimiento de las neurociencias contemporáneas, con su flujo y reflujo de esperanzas y decepciones. De hecho, los estudios del metabolismo cerebral han marcado la historia de la disciplina, llevando con ellos una serie de expectativas sobre la inminente resolución de los misterios relacionados con su etiología. Mientras que la mayoría de los métodos utilizados en la psiquiatría biológica durante la primera mitad del siglo XX han sido relegados hoy a la categoría de tratamientos casi inhumanos en «memorizar» (Abir-Am, 1998) de la disciplina que ha seguido la introducción de los neurolépticos, estos también reflejan, cada uno a su manera, la esperanza de modular el cerebro para actuar sobre el psiquismo. Por lo tanto, bien se trate de los barbitúricos, la lobotomía o el electroshock, la clínica psiquiátrica se ha caracterizado, desde hace más de un siglo, por los instrumentos o sustancias que actúen sobre el metabolismo del cerebro para aliviar el sufrimiento mental. La introducción de los primeros neurolépticos a comienzos de la década de 1950, y la adhesión de los investigadores/as en neurofisiología a las tesis de la neurotransmisión química una década más tarde son presentadas constantemente como «revoluciones» en la historia de la disciplina. Sin embargo, son parte del resultado de muchos intentos de modular el cerebro en psiquiatría. En este sentido, las narrativas revolucionarias construidas después de la introducción de los neurolépticos son comparables a las que hoy en día alimentan la esperanza de la comprensión de las relaciones entre el cerebro y el sufrimiento mental mediante el fortalecimiento de las teorías neurobiológicas de la enfermedad mental (Bovet, 2012).

13Durante la segunda mitad del siglo XX, es notable el contraste entre, por un lado, la proliferación de las corrientes teóricas y terapéuticas de la clínica y, por otro, la investigación en psiquiatría biológica orientada fuertemente hacia la búsqueda de formas de restablecer el equilibrio neuroquímico de los/las pacientes. Generalmente, sin embargo, se ha dejado de lado la experiencia clínica de los/las psiquiatras. En otras palabras, con la introducción de los ensayos clínicos aleatorios y controlados en psiquiatría desde la década de 1960, el papel de los/las médicos/as clínicos psiquiatras ha cambiado considerablemente, marcado por un nuevo ideal de «clínica sin médicos/as clínicos» (Pidoux, 2012). Mientras tanto, la disciplina ha visto multiplicarse las hipótesis neuroquímicas que intentan vincular la disfunción de la neurotransmisión y la aparición de los trastornos mentales. (Healy, [1997] 2002).

  • 9 Véase a este respecto la presentación del Centro Psiquiátrico de Neurociencias del cantón de Vaud p (...)

14También llama la atención constatar que las neurociencias psiquiátricas actuales tratan de deshacerse del empirismo terapéutico del siglo pasado,9 escondiendo el hecho de que éste es la base de la producción teórica sobre la relación entre la disfunción cerebral y el sufrimiento mental. Las neurociencias buscan cada vez más diferenciarse del estudio de las sustancias administradas en psiquiatría para centrarse en otras maneras de modular el cerebro: la estimulación cerebral profunda, la terapia cognitivo-conductual, el neurofeedback, la relajación, la meditación, el mindfulness, la desensibilización y reprogramación por movimiento de los ojos, etc. En este sentido, nos parece primordial abordar la cuestión del cambio de estados mentales mediante vectores materiales y no materiales, con o sin sustancias. Se trata no solo de dar cuenta de las reconfiguraciones que han marcado la clínica en psiquiatría, con el advenimiento de la psicofarmacología, sino también de señalar que la voluntad de actuar sobre el cerebro para cambiar el psiquismo va mucho más allá del tema de los psicotrópicos: del método Coué a las técnicas de auto-estimulación y auto-sugestión, la historia del cerebro modulado sin sustancias también debe tener su lugar en los trabajos para comprender mejor cómo la aprehensión del metabolismo cerebral ha podido influenciar en el desarrollo de la clínica en psiquiatría.

15La entrevista con el médico y farmacólogo Jacques Diezi, en este número (realizada por Émilie Bovet y Vincent Pidoux) se refiere a la evolución del papel de los/las expertos/as, de los/las médicos/as clínicos y de los/las investigadores/as en farmacología producida durante los años 70’s hasta la situación actual, que ve estancarse la innovación farmacéutica. Se discuten diversas hipótesis que explicarían esta desaceleración, como la importancia de la serendipia, o la función de las universidades y los organismos de control de medicamentos.

16Michael Saraga describe a través de la metamorfosis de los artículos científicos, la transformación de la investigación clínica en el campo de la psicofarmacología. El muestra que el desarrollo de la «medicina basada en la evidencia» corresponde al desarrollo de estrategias de investigación y al modo de dar cuenta de los resultados que eclipsan gradualmente la clínica de casos particulares para provecho de una estadística de series. El demuestra que los estudios publicados en la «edad de oro» de los psicotrópicos (1949-1957) conceden gran importancia a las descripciones de casos cuyo estilo literario es comprometedor, narrativo y evocador. Sin embargo, los debates críticos antes del DSM-III que rodean al Litio, particularmente, obligarían a los críticos y defensores de estas sustancias a producir resultados cuantitativos en los cuales las estadísticas parecen acreditar una autoridad científica más solida. Tras una lectura atenta de una selección de publicaciones características, Saraga muestra que la exigencia de una medicina basada en la evidencia tiende gradualmente a eclipsar la dimensión literaria de los artículos científicos en favor de un esquema matemático, un eclipse en sí vinculado a una transformación de la clínica psiquiátrica en el campo de la psicofarmacología.

17La tercera contribución de esta parte analiza la situación de los cambios en los estados mentales sin el uso de sustancias. Hervé Guillemain aborda la increíble historia del «método Coué», que, según su inventor el farmacéutico Émile Coué, postulaba los efectos psicológicos positivos de la auto-enunciación de «frases rituales». A partir de la correspondencia entre los practicantes del método en la década de 1920, Guillemin examina cómo Coué ha tratado de promover esta técnica de curación mediante la autosugestión pregonando por la ausencia de drogas y mediador/mediadora (la autonomía terapéutica del practicante) y también la casi gratuidad de las curaciones. Según el autor, la estrategia de convicción por este método fue tanto más eficaz puesto que se albergó «en las lagunas de la medicina académica». Sin embargo, del lado de los usuarios, una de las dificultades expresadas por los practicantes fue la de no ser capaz de «seguir el método sin un maestro». Uno de los aportes de este original estudio, es el de poner en relieve que fue precisamente la dificultad para la mayoría de los pacientes-practicantes de obviar esta mediación la que llevó al desarrollo de una red de practicantes, como si la autosugestión no pudiera pasarse de reaseguramiento, aunque este fuera tenue y episódico, de parte de un tercero.

¿Colaborar, co-desarrollar?

18La tercera parte del dossier plantea más concretamente la cuestión de la interdisciplinariedad, la posibilidad y la oportunidad de desarrollar una colaboración entre las neurociencias, la clínica y las CHS sobre modalidades que quedan por explorar en diferentes áreas, pero también por analizar en la perspectiva de los estudios sociales de la ciencias (véase p. ej. Weingart y Stehr, 2000). En efecto, la expansión de la «nueva ciencia del cerebro» se acompaña, al parecer, de reiteradas llamadas por parte de los/las neurócientificos/as y críticas (que son a veces de los/las neurocientíficos/as mismos/as) para atravesar los límites disciplinarios (véase, por ejemplo, Choudhury, Nagel y Slaby, 2009; Panese, 2009). Esta actualidad tiende a eclipsar la larga historia de colaboraciones que han existido desde el siglo XIX entre las ciencias del cerebro, la psiquiatría y las CHS. Desde la fisiología del cerebro al estudio de las emociones y de la fenomenología a la psicofarmacología (Pidoux, 2012), o también de la estimulación cerebral en neurocirugía al surgimiento de hipótesis cerebrales sobre los trastornos mentales (Bovet, 2012), podemos decir que la influencia del cerebro en los cambios de los estados mentales es parte del cuestionamiento psiquiátrico y que las versiones cerebralizantes del sufrimiento mental siempre han constituido «interesantes» (Stengers, 1992) objetos de estudio a través de las décadas.

19En otras palabras, la articulación entre los diferentes modos de producción de conocimientos-prácticos sobre el cerebro y el sujeto humano, sean «normales» o patológicos, no es una novedad en sí misma. Sin embargo, las modalidades en las cuales estos conocimientos-prácticos se han reconfigurado en la actualidad, por el desarrollo de las neurociencias y más allá de las disciplinas, no se dan por hecho, ni son obvias. Son objeto de un intenso debate y también constituyen retos de lucha y de (re)definición, incluso dentro de las «disciplinas». Los tres últimos artículos atestiguan, cada uno a su manera, por estas preguntas y retos relacionados con la interdisciplinariedad y, a veces, con la creación de nuevas alianzas –o más bien «re-alianzas»– entre las neurociencias y la clínica, por una parte, y entre las neurociencias y las CHS, de otra.

20Dos psiquiatras, Pierre Bovet y Josef Parnas, en este número, narran la manera cómo los enfoques neurocientífico y molecular de los trastornos mentales tienden a reducir éstos a los síntomas observables, escondiendo la experiencia de los/las pacientes y los datos empíricos de la psicopatología. Oponen a esta comprensión de los trastornos mentales, que califican de objetivistas, una clínica fenomenológica del sujeto. Este enfoque clínico, señalan los autores, sin embargo, no es incompatible con las explicaciones neurocientíficas. A partir de la esquizofrenia -en la que son especialistas-, Bovet y Parnas instan a los/las neurocientíficos/as a trabajar de cerca con los/las médicos/as clínicos para co-desarrollar conocimientos-prácticos sobre los trastornos mentales. Sugieren, en particular, que los métodos de la investigación neurocientífica incluyan en sus métodos los aportes de la psiquiatría fenomenológica y la psicología del desarrollo de la estructura subjetiva e intersubjetiva en los niños pequeños. Los trabajos sobre las faltas tempranas en glutatión, implicados en la vulnerabilidad a la esquizofrenia, testimonian, según ellos, esta posibilidad. Los autores defienden el volver a una perspectiva de investigación más amplia para las neurociencias psiquiátricas: les invitan a adoptar una epistemología fenomenológica en sí misma, para hacer compatibles la psiquiatría y las neurociencias, la «fenomenología del espíritu» y la fisiología del cerebro.

  • 10 Teoría que plantea la hipótesis según la cual la orientación sexual y la identidad sexual o de géne (...)

21Como iniciadoras de un proyecto interdisciplinario llamado neuroGenderings, Isabelle Dussauge y Anelis Kaiser reflexionan las posibilidades de continuar y renovar los objetos, pero también los instrumentos de análisis heredados de la tradición crítica (principalmente anglosajona) de los estudios feministas y queer10 de las ciencias en general y las neurociencias en particular. A partir de la discusión fina e intensa que ellas proponen de los trabajos existentes en este campo de estudio, se puede diferenciar dos líneas principales de investigación. La primera es teórica: desde una perspectiva feminista y queer, se trata de (continuar a) desnaturalizar para mejor re-politizar las innumerables diferencias con respecto al sexo, al género y a la sexualidad que las ciencias del cerebro no han dejado de «(re)-descubrir» –desde la frenología del siglo XIX hasta las más recientes investigaciones sobre el cerebro típicamente femenino, masculino, gay o también transgénero e intersexual. La segunda línea de investigación tiene una mirada empírica más distintiva: Dussauge y Kaiser discuten aquí el interés y los medios para transformar las investigaciones neurocientíficas a partir de una perspectiva feminista y queer en la idea de integrar la crítica del «neurosexismo» (Fine, 2010) al estudio de la materialidad del cerebro, y en particular, a su plasticidad (véase también Dussauge y Kaiser, 2009). Este proyecto empírico abre la posibilidad de desarrollar neurociencias feministas y queer, o incluso «neurofeminismos» (Bluhm et al., 2012), comparte aquí una proximidad programática con las «Neurociencias criticas» («Critical Neurociencia» cf. Choudhury, Nagel y Slaby, 2009), e incluso, en menor medida, con la propuesta que hacen Bovet y Parnas de «fenomenologizar» las neurociencias psiquiátricas.

22En su artículo sobre los «estudios críticos del cerebro sexual», Cynthia Kraus extiende las reflexiones críticas y programáticas de Dussauge y Kaiser, reorientandas desde una perspectiva que enfatiza el análisis de las controversias científicas y los conflictos sociales. Partiendo de una crítica constructiva de las «Neurociencias Críticas», Kraus muestra en particular cómo este programa comparte afinidades electivas con las guías para el desarrollo personal para las parejas: promoviendo el diálogo interdisciplinario donde los/las neurocientíficos/as parecen provenir de Marte y los/las investigadores/as en CHS de Venus, relegando las CHS a roles (algo tradicionalmente atribuido a las mujeres) de apaciguar los conflictos en sus relaciones con las neurociencias y el público, lo que lleva a definir la interdisciplinariedad como práctica crítica en una sola dirección (en beneficio de las neurociencias) y, además, preventiva de cualquier disidencia. Por el contrario, Kraus propone aquí trabajar para agravar la disidencia en el análisis crítico de las relaciones entre (neuro)ciencias, medicina, género y sociedad (véase también Kraus, 2012). Esta perspectiva tiene, según ella, la ventaja de poder vincular la cuestión de saber lo que es la crítica –aquí feminista y queer– en CHS frente a la cuestión de la utilidad de las CHS para las ciencias biológicas y clínicas. En efecto, la autora defiende la idea que un análisis centrado en las controversias y los conflictos, lejos de impedir las colaboraciones o la práctica interdisciplinaria, puede hacerlas posibles en mejores condiciones. Este «elogio» de la disidencia no implica tampoco renunciar al proyecto empírico para mejorar las investigaciones (neuro-)científicas, como lo hacen de otra manera Dussauge y Kaiser, además de Bovet y Parnas. Por el contrario, si se admite que las controversias son constitutivas de las relaciones entre las (neuro-)ciencias y la sociedad, y que en este sentido son no sólo un fenómeno común y frecuente, sino también normale, incluso deseable (cf. Jasanoff, 2008: 391), es tal vez una condición sine qua non para cualquier «buena ciencia» y para «hacer entrar las [neuro-]ciencias en democracia» (Latour, 1999).

23Los textos aquí recogidos tienen entre ellos un carácter común: adoptan cada uno a su manera una perspectiva crítica sobre el desarrollo de las neurociencias contemporáneas y sus efectos epistémicos, epistemológicos y prácticos sobre las llamadas «ciencias del hombre», como se decía en el pasado, y las «prácticas del espíritu humano» (Gauchet, Swain 2007). Las neurociencias, como los enfoques psicológicos, sociológicos y clínicos, reconfiguran de hecho nuestras relaciones con el «ser humano». La pregunta hoy es cada vez menos la de la «verdad» de las versiones que se proponen, sino más bien la de comprender las dinámicas de compatibilidad y de tensiones entre versiones simultaneas diferentes y contextuales. En este sentido, la crítica puede tomar el camino de un análisis cercano de las formas de establecer o no las reglas de intercambios entre mundos que asignan significados contrastantes a los objetos que comparten, como en este caso el cerebro y el espíritu humano. Una forma de evitar el obstáculo de la agonística, mientras se conserva la crítica puede ser el desarrollo de una perspectiva complementarista, utilizando el antiguo término de Devereux (1972): quien considera, sin idealismo, tanto la singularidad del objeto humano como la proliferación de discursos y prácticas que lo constituyen, llevando precisamente la investigación sobre sus relaciones de complementariedad y sus dinámicas de diferenciación. Para el etno-psicoanalista, el complementarismo representa una vía posible para mitigar la doble aporía de las ciencias naturales y sociales del ser humano: el reduccionismo y el idealismo. Llevar perspectivas cruzadas sobre las neurociencias, como en este caso, en los términos concretos de la clínica y las ciencias sociales, es una forma posible de ir en esta dirección.

Los autores agradecen calurosamente al Instituto Universitario de Historia de la Medicina y la Salud Pública (IUHMSP), La Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (SSP), el Instituto de Ciencias Sociales (ISS) y el Laboratorio de Sociología de la Universidad de Lausana por su generoso apoyo financiero.

Haut de page

Bibliographie

Abi-Rached, J. M., & Rose, N. (2010). The birth of the neuromolecular gaze. History of the Human Sciences, 23(1), 11-36.

Abira-Am, P.-G. (Ed.) (1998). La mise en mémoire de la science. Pour une ethnographie historique des rites commémoratifs. Amsterdam : Éditions des Archives contemporaines.

Beaulieu, A. (2002). Images Are Not the (Only) Truth: Brain Mapping, Visual Knowledge, and Iconoclasm. Science, Technology, and Human Values, 27(1), 53-86.

Beaulieu, A. (2005). Les enjeux de la cartographie du cerveau pour les sciences cognitives : réduction, traduction ou transformation ? Revue d’Intelligence Artificielle, 19(1-2), 31-43.

Bluhm R., Jaap Jacobsen A., & Maibom H. (Eds.). Neurofeminism: Issues at the Intersection of Feminist Theory and Cognitive Science. Basingstoke, UK: Palgrave Macmillan.

Bovet, E. (2012). Biographie du diencéphale. Revisiter l’histoire de la psychiatrie à travers le parcours d’une zone cérébrale. Thèse de Doctorat en sciences de la vie, Université de Lausanne.

Button, K. S., Ioannidis, J. P. A., Mokrysz, C., Nosek, B. A., Flint, J., Robinson, E. S. J., et al. (2013). Power failure: why small sample size undermines the reliability of neuroscience. Nat Rev Neurosci, 14(5), 365-376.

Choudhury S., Nagel, S. K., & Slaby, J. (2009). Critical neuroscience: Linking neuroscience and society through critical practice. BioSocieties, 4(1), 61-77.

Choudhury, S., & Slaby, J. (Eds.). (2012). Critical neuroscience. A handbook of the social and cultural contexts of neuroscience. Malden, MA; Oxford, UK: Wiley-Blackwell.

Clément, F., & Kaufmann, L. (2011). La sociologie cognitive. Paris : Éditions de la MSH.

Cowan, W. M., Harter, D. H., & Kandel, E. R. (2000). The Emergence of Modern Neuroscience: Some Implications for Neurology and Psychiatry. Annual Review of Neuroscience, 23(1), 343-391.

De Lauretis, T. (1989). Technologies of Gender: Essays on Theory, Film, and Fiction. Basingstoke-London: Macmillan.

Devereux, G. (1972). Ethnopsychanalyse complémentariste. Paris : Flammarion.

Dussauge, I., & Kaiser, A. (2009). NeuroGenderings: Critical studies of the sexed brain. Call for papers. Consulté à http://www.genna.gender.uu.se/themes/bodyembodiment/news/CFP_NeuroGenderings/

Dussauge, I., & Kaiser, A. (2012). Neuroscience and Sex/Gender. Neuroethics, 5, 211-215.

Ehrenberg, A. (2004). Les guerres du sujet. Introduction. Esprit, 74-85.

Ellenberger, H.-F. (1994 [1970]). Histoire de la découverte de l’inconscient. Paris : Fayard.

Fine, C. (2010). Delusions of Gender: How Our Minds, Society, and Neurosexism Create Difference. New York: W.-W. Norton.

Gauchet, M., & Swain, G. (2007). La pratique de l’esprit humain. L’institution asilaire et la révolution démocratique. Paris : Gallimard.

Hagner, M., & Borck, C. (2001). Mindful Practices: On the Neurosciences in the Twentieth Century. Science in Context, 14(4), 507-510.

Healy, D. ([1997] 2002). Le temps des antidépresseurs. Paris : Les Empêcheurs de penser en rond/le Seuil.

Jasanoff, S., Markle, G. E., Peterson, J. C., & Pinch, T. (Eds.) (2008, éd. révisée). Handbook of Science and Technology Studies. Thousand Oaks, CA: Sage Publications.

Kraus, C. (2012). Linking neuroscience, medicine, gender and society through controversy and conflict analysis: A «dissensus framework» for feminist/queer brain science studies, in R. Bluhm, A. Jaap Jacobsen & H. Maibom (Eds.). Neurofeminism: Issues at the Intersection of Feminist Theory and Cognitive Science. (pp. 193-215). Basingstoke, UK: Palgrave Macmillan.

Latour, B. (1999). Politiques de la nature. Comment faire entrer les sciences en démocratie. Paris : La Découverte.

Logothetis, N. K. (2008). What we can do and what we cannot do with fMRI. Nature, 453(7197), 869-878.

Lynch, M. (1982). Technical Work and Critical Inquiry: Investigations in a Scientific Laboratory. Social Studies of Science, 12, 499-533.

Mulkay, M. (1993). Rhetorics of Hope and Fear in the Great Embryo Debate. Social Studies of Science, 23(4), 721-742.

Panese, F. (2009). The neural basis of what? Discontents in defining «human nature». Frontiers in Human Neuroscience, 3(41), 1-3.

Pidoux, V. (2012). Cerveaux, sujets et maladies : contribution à une épistémologie historique de l’étude de l’activité cérébrale en psychiatrie. Thèse de Doctorat en sciences sociales, Université de Lausanne.

Pignarre, P. (1999). Puissance des psychotropes, pouvoir des patients. Paris : Presses universitaires de France.

Rose, N., & Abi-Rached, J. (2013). Neuro: The New Brain Sciences and the Management of the Mind. Stanford: Stanford University Press.

Slaby, J. (2010). Steps Towards a Critical Neuroscience. Phenomenology and the Cognitive Sciences, 9(3), 397-416.

Stengers, I. (1992). La volonté de faire science. A propos de la psychanalyse, Le Plessis-Robinson : Les Empêcheurs de penser en rond.

Weingart, P., & Stehr, N. (Eds.) (2000). Practising Interdisciplinarity. Toronto: University of Toronto Press.

Haut de page

Notes

1 Por ejemplo, la Sociedad americana para las Neurociencias (Society for Neuroscience), fundada en 1969 en Washington, que cuenta actualmente con 42.000 miembros de todo el mundo. A cuyo primer congreso anual, celebrado en 1971, asistieron 1.400 participantes. Cuarenta años más tarde, el congreso anual de la SfN tuvo más de 32.000 participantes. Ver http://www.sfn.org/About/What-We-Do/History-of-SfN (Consultado el 23 de junio 2013).

2 Mencionemos, por ejemplo, el reciente European Human Brain Project, Proyecto Europeo del Cerebro Humano financiado por una suma de mil millones de euros para los próximos 10 años.

3 Proclamación presidencial con motivo del Decenio del Cerebro, 17 de julio 1990 http://www.loc.gov/loc/brain/proclaim.html. Consultado el 23 de junio de 2013.

4 Vea Fact Sheet: BRAIN Initiative. White House Office of the Press Secretary. April 2, 2013, http://www.whitehouse.gov/the-press-office/2013/04/02/fact-sheet-brain-initiative. Consultado el 21 de junio de 2013.

5 Estas estrategias se despliegan en numerosas publicaciones, incluyendo la Dana Alliance for Brain Initiatives y su homólogo europeo, la European Dana Alliance for the Brain (EDAB), ambas organizaciones de neurocientíficos vienen de la Década del cerebro y están destinadas a mejorar el conocimiento (conciencia) del público acerca de las neurociencias. Ver publicaciones EDAB, disponible en línea: http://www.dana.org/danaalliances/edab/publications.aspx (consultado el 23 de junio de 2013).

6 Según el psiquiatra e historiador Henri Ellenberger, las «mitologías cerebrales» (Hirnmythologie) se han extendido durante el siglo XIX con los médicos, neuropatólogos y neurofisiólogos cuya tendencia era «describir los fenómenos psicológicos y psicopatológicos en términos de estructuras cerebrales reales o hipotéticas» (Ellenberger 1994 [1970]: 455). A finales del siglo XIX, muchos psiquiatras prestaron a la anatomía del cerebro términos para describir los trastornos psicopatológicos de su época. Ellenberger señala que «curiosamente, a menudo eran los mismos hombres los que sentaron las bases de la patología científica del cerebro y, por otro lado, cayeron en la trampa de la mitología cerebral» (ibid.: 506). Estas «mitologías cerebrales» han sido particularmente criticadas por los psiquiatras alemanes Emil Kraepelin (1856-1926) y Karl Jaspers (1883-1969).

7 El término «neurociencia» existe desde la década de 1960. Fue utilizado por primera vez en 1962 para el titulo de un programa de investigación de MIT (Neuroscience Research Program) bajo la dirección del biólogo Francis O. Schmitt (Abi-Rached y Rose, 2010; Cowan, Harter y Kandel, 2000).

8 http://www.chuv.ch/iuhmsp/ihm_home/ihm_activites/ihm_colloques.htm Todas las cinco ediciones del Coloquio Internacional Mind the Brain! (2008-2012) organizado por el Grupo PNS3 están disponibles en la plataforma de iTunes U de la Universidad de Lausana dedicada a la descarga gratuita de materiales educativos a través de iTunes Store. También disponible en el sitio http://podcast.unil.ch/.

9 Véase a este respecto la presentación del Centro Psiquiátrico de Neurociencias del cantón de Vaud por su antiguo director, Pierre Magistretti: files.chuv.ch/internet-docs/dpc/services/dpc_cnp_mission.pdf (consultado el 17 de junio de 2013).

10 Teoría que plantea la hipótesis según la cual la orientación sexual y la identidad sexual o de género de las personas son el resultado de una construcción social.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Émilie Bovet, Cynthia Kraus, Francesco Panese, Vincent Pidoux et Nicholas Stücklin, « Neurociencias a la prueba de la clínica y de las ciencias sociales »Revue d’anthropologie des connaissances [En ligne], 7-3 | 2013, mis en ligne le 01 septembre 2013, consulté le 24 octobre 2020. URL : http://journals.openedition.org/rac/4442

Haut de page

Auteurs

Émilie Bovet

Socio-antropólogo, tiene un doctorado en ciencias de la vida. Ella enseña de los estudios sociales en la Universidad y en la Escuela Politécnica de Lausana. Sus investigaciones se centran en la historia de la relación entre psiquiatría y ciencias del cerebro y, más generalmente, el impacto de las neurociencias en el campo de la salud mental. Colabora regularmente con enfermeos-as en psiquiatría el Cantón de Vaud para reflexionar sobre la mejora de la atención en esta área. Ella es co-presidente, con Nicholas Stücklin, de la asociación STS-CH, cuya finalidad es promover los estudios sociales de la ciencia en Suiza a través de la organización de conferencias y encuentros entre investigadores/ras.

Dirección: Institut des sciences sociales, Laboratoire de sociologie, Quartier UNIL-Mouline, Bâtiment Géopolis, CH-1015 Lausanne (Suisse).
Correo electrónico: emilie.bovet[at]unil.ch

Articles du même auteur

Cynthia Kraus

Filósofa, enseña en el Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad de Lausana. Sus intereses de investigación incluyen: estudios de género, estudios sociales del cuerpo y la sexualidad, y los estudios sociales de la ciencia y la medicina. Trabaja especialmente sobre la biología del sexo, la llamada identidad de género (intersex y « transexual »), las neurociencias y para construir puentes entre (neuro)ciencias, medicina, género y sociedad. Publicación reciente: Kraus, C. (2013). Hypospadias surgery in a West African context: the surgical (re-)construction of what? Feminist Theory, 14(1), 83-103.

Dirección: Institut des sciences sociales, Laboratoire de sociologie, Quartier UNIL-Mouline, Bâtiment Géopolis, CH-1015 Lausanne (Suisse).
Correo electrónico: cynthia.kraus[at]unil.ch

Articles du même auteur

  • Une critique de quoi et pour qui ?
    Critical Studies of the Sexed Brain. A Critique of What and for Whom?
    Estudios críticos del cerebro sexuado. ¿Una crítica de qué y para quién?
    Paru dans Revue d’anthropologie des connaissances, 7-3 | 2013

Francesco Panese

Profesor de estudios sociales de ciencias y de medicina en la Universidad de Lausana, también es director del Museo de la mano, una institución dedicada a la cultura científica y médica. Sus investigaciones se centran principalmente sobre las culturas visuales en el campo de las ciencias, la conformación del cuerpo en el campo de las biomédicinas y, más ampliamente, sobre la relación entre la ciencia, la medicina y la sociedad.

Dirección: Institut des sciences sociales, Laboratoire de sociologie, Quartier UNIL-Mouline, Bâtiment Géopolis, CH-1015 Lausanne (Suisse).
Correo electrónico: francesco.panese[at]unil.ch

Vincent Pidoux

Sociólogo, es doctor en Ciencias Sociales. El enseña de los estudios sociales de la ciencia y la medicina en la Universidad de Lausana. Es también colaborador de investigación en el Instituto de Medicina Social y Preventiva (IUMSP) y colaborador libre en el Instituto Universitario de Historia de la Medicina y la Salud Pública (IUHMSP), Centro Hospitalario Universitario de Vaud (CHUV). Sus intereses de investigación se centran en las técnicas materiales, más precisamente la visualización y la normalización, medicina y ciencias de la vida, la epistemología histórica de las neurociencias y la psiquiatría, y la producción y el (no) uso del conocimiento científico en la práctica clínica.

Dirección: Institut des sciences sociales, Laboratoire de sociologie, Quartier UNIL-Mouline, Bâtiment Géopolis, CH-1015 Lausanne (Suisse).
Correo electrónico: vincent.pidoux[at]unil.ch

Articles du même auteur

Nicholas Stücklin

Trabaja en el Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad de Lausana. Escribió una tesis sobre la relación humano-animal en las ciencias de la vida, y más concretamente sobre la metamorfosis del ratón de campo, un roedor norteamericano describe como monógamos y biparental en zoología y las ciencias del cerebro. Anteriormente trabajó sobre las políticas de compasión y las emociones como herramienta de persuasión en la donación de órganos, en una investigación en el Centro nacional de Investigación en Ciencias Afectivas.

Dirección: Institut des sciences sociales, Laboratoire de sociologie, Quartier UNIL-Mouline, Bâtiment Géopolis, CH-1015 Lausanne (Suisse).
Correo electrónico: nicholas.stuecklin[at]unil.ch

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la Revue d’anthropologie des connaissances sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Société d’anthropologie des connaissances
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo ERIH PLUS | NSD
  • OpenEdition Journals
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search