Navegação – Mapa do site
Recensões

Aguilar Fernández, Paloma, Políticas de la memoria y memorias de la política. El caso español en perspectiva comparada

José M. Atiles-Osoria
p. 235-237
Referência(s):

Aguilar Fernández, Paloma (2008), Políticas de la memoria y memorias de la política. El caso español en perspectiva comparada. Madrid: Alianza Editorial, 583 pp.

Texto integral

1A partir de la década de 1990, el tema de la memoria histórica, la memoria colectiva y social, así como las concepciones plurales y conflictivas de la misma, junto con el tema de la justicia transicional, se han convertido en uno de los ámbitos de debate socio‑jurídico‑político y académico más importante. El incremento en la producción académica tiene sus orígenes en la incipiente “democratización” y/o paso de múltiples países de América Latina, África, Asia y Europa del Sur y del Este de sistemas políticos ”totalitarios/autoritarios/dictatoriales” a sistemas democrático‑liberales. Aunque en este trabajo no pretendemos realizar un análisis pormenorizado de las razones que dieron paso a la implementación de estas estrategias, y no de otras, en los procesos de democratización y/o cambios de sistemas políticos, debemos reconocer que la construcción y representación de la memoria colectiva y social respecto a hechos políticos que marcaron una época, representa un proceso activo y dinámico que redunda en la confrontación entre distintas perspectivas, concepciones y formas plurales de memorias que pueden ser, en mayor o menor grado, dominantes y hegemónicas, así como contra‑hegemónicas, subalternas o residuales.

2Es en este contexto de producción y debate académico y socio‑político‑liberal donde aparece el texto de Paloma Aguilar Fernández. Este libro representa uno de esos pocos estudios que podemos denominar como textos vivos y con potenciales de romper con las perspectivas institucionalizadas de lo que debe ser la construcción de las memorias. Las razones para afirmar lo anterior, obedecen a la trayectoria de investigación que anteceden y propenden en este texto: éste representa una segunda edición (revisada, aumentada y adaptada a las problemáticas y debates propios de la sociedad española del 2008) del libro publicado en 1996 bajo el título Memoria y olvido de la Guerra Civil española (Madrid: Alianza Editorial), el que a su vez fuera el producto de su tesis doctoral presentada en 1995. Este elemento histórico y dinámico del texto no sólo lo hace vivo sino que, al mismo tiempo, lo hace una pieza clave para la comprensión de una parte sustancial de los debates socio‑políticos sobre la Guerra Civil española, la dictadura franquista y la transición a la democracia en el Estado Español, así como de las políticas implementadas en cada momento histórico y sus efectos en la percepción de la historia y/o memorias de las políticas de las generaciones subsiguientes. Teniendo en cuenta la importancia del texto en sus dos ediciones, ya que la primera surge como uno de los primeros estudios elaborados sobre las políticas de la memoria en el Estado Español y la segunda surge un año después de la aprobación de la Ley 52/2007 del 26 de diciembre mejor conocida como la “Ley de la memoria histórica” (ley “por la que se reconoce y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecuciones o violencia durante la Guerra Civil y la Dictadura”), damos paso a una breve descripción y análisis de los argumentos, las discusiones y críticas suscitadas ante la lectura del mismo.

3El texto tiene por objetivo describir cuáles fueron los efectos que tuvieron sobre la Transición los recuerdos, historias y políticas de la memoria y memorias de la política que se implantaron respecto a la Guerra Civil durante la Dictadura Franquista, así como los recuerdos que se tenían de ésta durante la Transición. La autora deja claro que su interés de investigación, más que las memorias de la política (es decir, los efectos que tuvo la recepción de la producción de una memoria oficial o institucional del pasado sobre las acciones del estado y las élites que lo representan en la sociedad), es estudiar las políticas de la memoria, es decir, los discursos, historias y políticas implementadas por el Estado y las élites políticas, en tanto que agentes emisores de una memoria que pretendía ser hegemónica y/o dominante. Concretamente, su interés hace referencia a la memoria producida de arriba hacia abajo y no al contrario. Para estos propósitos, la autora divide las 583 páginas que componen su texto en cuatro capítulos, un epílogo y una extensa área de anexos.

4El primer capítulo, titulado “Acerca de la memoria, el aprendizaje y el olvido”, funge como una extensa introducción al tema de la memoria, donde la autora muestra el marco teórico que sostiene el desarrollo de su investigación. En este apartado, Aguilar Fernández realiza un breve, pero profundo recorrido por las principales corrientes académicas euro‑norteamericanas y por los debates socio‑políticos‑liberales que han suscitado la integración del concepto de la memoria, tanto individual, histórica, institucional, colectiva y sociales, así como las denominadas prácticas de la memorias en las discusiones sobre los procesos ideales de justicia transicional. A su vez, la autora muestra cómo se ha construido la tensión entre las posturas que proponen los usos de las memorias históricas, sociales o colectivas y las posturas que argumentan los usos del olvido y el aprendizaje en los procesos de transición a la democracia y la reconciliación, tanto en el Estado Español como en otros contextos socio‑políticos que han experimentado situaciones similares. De este modo, entendemos que el capítulo en sí mismo constituye una rica fuente bibliográfica sobre las corrientes euro‑norteamericanas más importantes sobre el tema. Aunque en algunos momentos el texto carece de críticas profundas a la visión orgánico‑positivada de la memoria y a las concepciones estado‑céntricas de la construcción y reproducción de ésta, así como no incorpora una discusión de literaturas críticas que planteen la sociedad como eje de producción de memoria, sí que es cierto que en la propia presentación de definiciones, la autora logra romper con algunas de estas limitaciones epistemológicas que supone el diálogo con las corrientes de pensamiento liberal.

5El segundo capítulo, “Las políticas de la memoria bajo el franquismo: de la justificación de la guerra a la exaltación de la paz”, parte de una descripción de los discursos, prácticas políticas y tipos de legitimidad agenciada por el régimen franquista (legitimidad de origen y de ejercicio) para fundamentar su permanencia en el poder durante 40 años (1939‑1976). Aquí, Aguilar Fernández muestra un elemento que, a nuestro entender, ha sido escasamente trabajado en la literatura relacionada con la justicia transicional desde las perspectivas de arriba hacia abajo. Este elemento se refiere a que las transiciones, y con ello la justicia transicional, no sólo está dirigida, como han supuesto las literaturas antes mencionadas, a la democratización y reconciliación de las sociedades luego de periodos de violencia política, sino que incluso en los procesos de transición de un sistema democrático‑republicano a un sistema dictatorial, existen formas implícitas y explícitas de justicia transicional, lo que supone una ruptura con la visión positivada o idealizada de la justicia transicional. Así, la autora da cuenta de las estrategias jurídico‑políticas implementadas por el franquismo para instaurar su régimen durante el periodo de la posguerra: depuraciones, purgas y un sinnúmero de discriminaciones legales e ilegales contra el bando de los vencidos y la aprobación de leyes de amnistía y de restituciones económicas dirigidas únicamente al bando de los vencedores. De esta forma, se instauró la memoria oficial de la Guerra Civil en tanto que “Cruzada y Guerra de liberación”, negando que ésta haya sido una guerra civil, ya que se consideraba al vencido un agente externo a la Patria española. Así, se estableció una memoria dominante (más no hegemónica) que tuvo sus efectos considerables en el momento de la Transición y que, en cierta manera, perduran hasta el día de hoy.

6En el tercer capítulo, titulado “Memorias de Guerra y lecciones de paz en la transición democrática”, la autora analiza cómo toda la Transición se vio afectada por la memoria creada por la dictadura franquista sobre la Guerra Civil, sobre la supuesta incapacidad de los españoles para vivir en democracia y, sobre todo, los efectos que tuvo la difusión del miedo a la participación política. Estos elementos condujeron a que la Transición en el Estado Español, al contrario de otras transiciones llevadas a cabo bajo el paradigma democrático‑liberal, tal y como se muestra en el cuarto capítulo “Políticas de la memoria y justicia transicional en España, Chile y Argentina”, careció de la implementación de las estrategias de justicia transicional. Es decir, que salvo la gran cantidad de Amnistías aprobadas desde la Coronación del Rey Juan Carlos I (1975) y las leyes de remuneración económica a los vencidos, no hubo procesos de depuración, ni comisiones de la verdad, ni ninguna de aquellas estrategias señaladas en la literatura oficial sobre justicia de transición, tal y como sí ocurrió en Chile y Argentina. De ahí que la autora dedique el epílogo del texto a argumentar algunas de las principales estrategias jurídicas, más no políticas, que podrían ser aplicadas en el caso del Estado Español 35 años luego de haber dado inicio la Transición.

7El texto de Aguilar Fernández ejemplifica un trabajo exhaustivo y metódico sobre un tema que continúa produciendo polaridad social y profundos silencios, los que no serán subsanados hasta que la memoria de la guerra civil, del franquismo y de la propia Transición no sean tratados de forma abierta, crítica y plural y, especialmente, desde una perspectiva democrática que surja desde abajo para que, de esta forma, sean los vencidos, los sujetos silenciados y la población en general los protagonistas de una transición real. Es en este contexto que la aportación de la autora, respecto a la construcción de una verdad falseada y parcial, encuentra sus posibilidades de ampliación en investigaciones futuras: es decir, por una parte, deberíamos considerar cuáles fueron las memorias de las políticas construidas desde las posturas subalternas, oprimidas y residuales y, por otra parte, cómo será construida una memoria plural e integradora que surja desde la sociedad y no de las élites.

Topo da página

Para citar este artigo

Referência do documento impresso

José M. Atiles-Osoria, « Aguilar Fernández, Paloma, Políticas de la memoria y memorias de la política. El caso español en perspectiva comparada  », Revista Crítica de Ciências Sociais, 88 | 2010, 235-237.

Referência eletrónica

José M. Atiles-Osoria, « Aguilar Fernández, Paloma, Políticas de la memoria y memorias de la política. El caso español en perspectiva comparada  », Revista Crítica de Ciências Sociais [Online], 88 | 2010, colocado online no dia 01 outubro 2012, criado a 14 dezembro 2018. URL : http://journals.openedition.org/rccs/1674

Topo da página

Autor/a

José M. Atiles-Osoria

Mestre em Sociologia do Direito pelo Instituto Internacional de Sociologia Jurídica de Oñati (IISJ), País Basco, e doutorando em Sociologia do Direito pela Universidade de Coimbra. Os seus interesses de investigação incluem: os usos do Direito nos conflitos coloniais, a violência política e os movimentos independentistas e anticoloniais nos países euro‑norte‑americanos.
joseatiles@gmail.com

Artigos do/da mesmo/a autor/a

Topo da página

Direitos de autor

Licença Creative Commons CC BY 3.0

Topo da página
  • Logo Centro de Estudos Sociais
  • Logo Universidade de Coimbra
  • Logo Universidade de Coimbra - Património Mundial em 2013
  • Logo Compete 2020
  • Logo Portugal 2020
  • Logo Fundos Europeus Estruturais e de Investimento
  • Logo Fundação para a Ciência e a Tecnologia
  • OpenEdition Journals