Navigation – Plan du site
Dossier

El dispositivo de sexualidad y feminización en la educación de la «mujer»

España (1850-1920)
José Benito Seoane-Cegarra

Résumés

L’hygiène, et plus tard l’éducation sexuelle, des filles a été un champ d’action où les mécanismes de sexualité et féminisation se sont croisés, déployés, non sans réticences (et déficiences), dans l’éducation de la femme en Espagne au milieu du siècle XIX. L’éducation différentiée des filles (et parfois même leur négligence) et les différentes manières de construire leurs domaines d’intimité corporelle et rapports affectifs ont essayé de déterminer le caractère du « sexe faible» de l’enfance, vulnérable et subordonnée.

Haut de page

Texte intégral

1Introducción

  • 1 No utilizamos la categoría de género como la diferencia natural y estable entre una feminidad y una (...)
  • 2 El intento de desvincular a la mujer de clase popular del trabajo reglado y el saber legítimo, la i (...)
  • 3 «Il est en réalité impensable de se livrer à un exercice d’analyse historique des mutations de la s (...)
  • 4 Entre los escasos testimonios autobiográficos de mujeres en el siglo XIX, destaca el de la escritor (...)

2Infancia, género y sexualidad son categorías importantes en la definición de nuestra identidad, pero difíciles de naturalizar por su constitución históricamente cambiante. Desde el siglo XVIII la infancia se fue configurando como un grupo de edad específico, enmarcado entre el nuevo modelo de familia afectiva y la extensión e institucionalización de la escuela obligatoria, distante del espacio social adulto. En torno a la infancia se desplegaron nuevas técnicas de gobierno desarrolladas mediante la intervención médica y el modelado pedagógico. Estas estrategias crearon nuevas identidades y percepciones en los individuos, pero también resistencias en ciertos sectores sociales.
La infancia de la mujer tuvo algunos caracteres específicos, con límites inciertos y variables según las épocas, el lugar y el medio social : desde criterios biológicos (la menstruación), religiosos (el acceso a la confesión, cuando alcanzara el « uso de razón») jurídicos (edad penal, edad núbil y de consentimiento sexual) o culturales (entrada al mundo laboral y finalización de la escuela primaria). Además, higienistas y pedagogos empezaron ya a alertar durante el siglo XIX de los peligros de la « edad borrascosa», un periodo sin territorialidad social, una edad crítica (la pubertad o adolescencia) en la que quedarían subrayadas las diferencias de género (de inclinaciones y capacidades)1. Pero, en general, la infancia, especialmente de la « mujer», era una época caracterizada por la dependencia, no por un desarrollo psicosexual específico, y podía prolongarse hasta el matrimonio.
La sexualidad fue uno de los ámbitos en los que se entrecruzarían esas nuevas redes de poder y de saber que se pusieron en práctica sobre la infancia. El sentimiento de pudor que, desde el siglo XVIII, empezó a rodear a las relaciones sexuales, las excluyó del trato social convencional, convirtiéndose en un asunto para el que los adultos no encontraron entonces el tono adecuado, las palabras correctas, y al que las niñas dejaron de tener acceso o conocimiento (Elías, 1987, p. 209). Frente al anterior interés por los hábitos sexuales reproductivos de la pareja conyugal, creció la preocupación por conductas sexuales periféricas, como la sexualidad infantil, que empezó a ser problematizada a partir de los supuestos peligros, para el individuo y para la especie, de las prácticas masturbatorias (Foucault, 1984, p. 93). La sexualidad infantil pasó a convertirse en foco de atención y de ansiedades -en ocasiones de pánico moral- para el mundo adulto, pero diferenciado según el género. Así, este dispositivo de sexualidad se articuló sobre otro dispositivo, el de feminización, que vinculó la identidad de los sujetos a su naturaleza individualizada y sexuada, conformando una supuesta « naturaleza femenina», el « sexo débil», determinada por su « particular» anatomía y constitución nerviosa (y definida en sus márgenes por la imagen de la prostituta, la ninfómana, la histérica, la lesbiana o la bruja) (Varela, 1997, p. 10)2. La educación sexual se convirtió en una de las prácticas que configuraron este dispositivo de sexualidad y feminización, conectadas a distintas problemáticas y distintos enfoques : biomédico, jurídico, sexológico o pedagógico. Se intentaba cubrir el prolongado y « peligroso» desfase entre el inicio de la edad reproductiva (la pubertad) y la « legítima» iniciación sexual (en la juventud, mediante el matrimonio).
El análisis histórico de las prácticas y discursos expertos sobre estos dispositivos permite interrogarnos sobre conceptos como género o infancia, sobre los límites entre lo público y lo privado, sobre las alianzas y conflictos que mantuvo la escuela -para el gobierno de la infancia- con la familia, el médico o el sacerdote. Se trataba de detectar a la niña « precoz» (que podía « contagiar» a sus compañeras) o preservar su inocencia (para lo que se creía relevante la vigilancia y prevención del « vicio escolar»). Esta inocencia, identificada con la ignorancia, se transformaría en objeto del deseo adulto y convertiría en patológica la experimentación sexual de las niñas. Sobre el cuerpo de la infancia de la « mujer» se proyectaron prácticas y discursos -orientados según la clase social- que intentaron determinar un destino « natural», higiénico y moral, a sus pasiones y placeres3. En estos proyectos -doblemente marcados por la clase y el sexo de sus autores, y cuyos efectos no debemos sobrestimar- apenas fue escuchada la propia infancia femenina4. Existían reticencias a creer en la palabra de las niñas (para las que la prostitución y el abuso sexual eran amenazas reales) : por su supuesta capacidad de fabulación o imaginación, por una precocidad en su conocimiento o un comportamiento desenvuelto que las convertía en culpables, ya perdida su inocencia.
La periodización que mantendremos en estas líneas abarca desde mediados del siglo XIX, donde se puede situar el inicio de la enseñanza primaria (y del higienismo) en España hasta las primeras décadas del siglo XX, con la explosión del tema de la « infancia en peligro», las primeras propuestas de instrucción sexual en la escuela y el despliegue de las políticas de protección de menores. Las transformaciones sociales producidas tras la I Guerra Mundial extendieron y transformaron los debates sobre la « cuestión sexual» y el feminismo, ya iniciados en Europa a finales del siglo XIX.

3El « vicio escolar» y la infancia de la mujer

  • 5 Tissot advertía respecto a los «maestros sospechosos» y las relaciones con los criados. Entre las a (...)
  • 6 A diferencia del clítoris, las analogías del pecho femenino con el pene (erección y evacuación) no (...)
  • 7 La Higiene representaba la rama preventiva de la medicina: se trataba más de fortalecer el organism (...)
  • 8 Esta instrucción anatómica, de carácter experimental, debía detenerse en las enfermedades de transm (...)
  • 9 En «Lo que debe saber toda joven» Mary Wood-Allen recomendaba a las jóvenes huir de los remedios de (...)

4La construcción de la sexualidad infantil, estimulada por el discurso médico en torno al pánico antimasturbatorio, estuvo enlazada a un nuevo modelo de diferenciación de los géneros, a nuevos ideales de virilidad y feminidad, en los que se fue acentuando un fuerte dimorfismo sexual. La masturbación pasó de ser un placer inocente e inofensivo a representar una enfermedad que se intentaba ocultar, una privacidad socialmente inadecuada y sin control (Laqueur, 2003). La « mollities» femenina, sin embargo, apenas fue problematizada en el « dispositivo de la carne» cristiano, y cuando se inició la cruzada médica antimasturbatoria, el onanismo femenino ocupó un lugar secundario frente al masculino, aunque se señalara que sus efectos eran más dañinos (Tissot, 1845, p. 37) (Vázquez y Moreno, 1997)5. La masturbación parecía producir efectos opuestos según el sexo : en el hombre, se conectaba con la pérdida de virilidad, con la debilidad física o de la voluntad ; en la mujer, en cambio, su onanismo « sin pérdida» podía desencadenar graves alteraciones en su « sensible» sistema nervioso, lo que, unido a su mayor imaginación y a la mayor irritabilidad de sus genitales (debido a su disposición), podían conducir a la locura o a exaltaciones del deseo como las que vinieron a incluirse en el ámbito de la ninfomanía o « furor uterino» (Vázquez, 1994). Se advertía especialmente respecto a la masturbación clitoridiana, pues el desarrollo del clítoris podría conducir a la virilización -e inclinación hacia el mismo sexo- de la joven6.
La campaña médica antimasturbatoria tuvo pronto sus conexiones con la escuela, como en el caso del Philantropinum alemán, o del médico francés Doussin-Dubreuil (continuador de Tissot preocupado por el onanismo femenino). Doussin-Dubreuil compartía con los pedagogos alemanes la defensa de una instrucción clara y completa sobre los peligros del denominado « vicio escolar», especialmente a las jóvenes que convivían en los internados. Madres y maestras, convenientemente instruidas, serían las encargadas de descubrir este « vicio secreto» en las niñas, mediante una intensa vigilancia para obtener su « confesión». Las maestras, además, debían observar el estado de salud de las niñas, vigilar si se retraían de la sociedad de sus compañeras y maestras, advertir si aprendían con mucha dificultad, si respondían con lentitud a lo que se les preguntaba o permanecían distraídas, sin atender en clase. Todo ello parecía convertirse en indicios de haber contraído el « hábito funesto». Había que desconfiar de las escuelas públicas donde –afirmaba Doussin-Dubreuil- « aprenden a conocer lo que puede ser hubieran ignorado siempre» (1831, p. 165). En España, la ausencia de monografías sobre el onanismo femenino mostraba la deficiente situación de la práctica médica y la cambiante situación política de este periodo, pese a algunas traducciones y a la presencia del vicio solitario en los « tratados sobre las enfermedades de las mujeres» de mediados del XIX (en conexión con la ninfomanía) y más tarde en las « enfermedades de la infancia» de principios del siglo XX (como enfermedad del sistema nervioso). En estos ámbitos científicos se llegaron a recomendar remedios mecánicos o quirúrgicos para corregir a las masturbadoras, proponiendo la cauterización o la clitoridectomía para los casos más graves (Suñer, 1916, III, p. 378).
Desde la pedagogía española también se hicieron advertencias respecto a los peligros del contagio del « vicio escolar» en la enseñanza de las niñas, especialmente en los internados. Los cuidados de esta « enfermedad moral» -que se evitaba nombrar- consistían en la continua vigilancia (sobre todo a las niñas retraídas o pálidas) y la permanente ocupación (Sánchez, 1856, p. 133). La maestra debía escuchar sus conversaciones apartadas, buscar las pruebas que confirmaran sus sospechas, « sorprenderlas en la soledad, examinar su ropa interior», y una vez convencida de su culpabilidad, representarle las terribles consecuencias de su vicio para su salud y para su alma. Si esto fracasaba se devolvería a la niña a su familia para evitar su transmisión a las demás niñas, además de recurrir a la ayuda de un sacerdote que con prudencia reprimiera esta costumbre (1856, p. 162).
En el higienismo español del siglo XIX se defendió generalmente la educación doméstica, a cargo especialmente de las madres (y con especial vigilancia respecto a nodrizas y sirvientes)7. Se desconfiaba de la escuela por el ejemplo de los malos compañeros ; una desconfianza que acabaría alcanzando más tarde a los maestros (Alcina, 1882, II, p. 153). La aparición del onanismo se solía situar en la edad de la juventud o la adolescencia, en el paso a la educación en común. En el ámbito de los internados, a los que asistía la infancia de las elites urbanas, la preocupación vendría, más adelante, en las últimas décadas del siglo XIX, de la amenaza de « inversión sexual» (en cuya iniciación se señalaba a la masturbación mutua) (Vázquez y Cleminson, 2010, p. 39). Se denunciaban los peligros de la pederastia y homosexualidad en los colegios. Divulgadores y psiquiatras comenzaron en esta época una campaña para prevenir a los educadores contra el peligro de las amistades íntimas fomentadas en los centros escolares femeninos (Suárez, 1910, p. 31). Desde la novela naturalista española se describían asimismo los efectos devastadores que el internado religioso producía en la sexualidad de las jóvenes (Fernández, 1996). También desde la sexología, la nueva « ciencia del sexo», difundida en España durante las dos primeras décadas del siglo XX a través de traducciones, algunos autores alertaban sobre la propagación en estos centros de un tipo de « onanismo esencial» ligado a una anomalía del apetito, a la « inversión sexual» (por el género de las imágenes con las que se asociaba su práctica) (Forel, 1912, p. 249). Se empezaba a desligar el « instinto sexual» de la reproducción, proliferando identidades y placeres sexuales.
Fue así como el onanismo, que había iniciado la configuración de la sexualidad infantil, pasó a diluirse, a finales del siglo XIX, en el amplio campo de las perversiones, unas veces como causa, otras como consecuencia. Para evitar esas conexiones, y bajo el impulso del discurso eugenésico y la alarma por la expansión de la sífilis, se comenzó a insistir en estrategias de prevención que impulsaron la educación sexual frente a la represión o el silencio. Así, a comienzos del siglo XX aparecen los primeros intentos de institucionalizar la eugenesia, en conexión con el debate regeneracionista de la época. En ellos se defendía una instrucción institucional de carácter científico sobre las funciones de la reproducción, orientada a la selección y formación de matrimonios eugénicos (Madrazo, 1904)8. Pero las propuestas eugenistas tuvieron poca influencia en la pedagogía española, a pesar de la labor propagandista de autores como Luis Huerta (Diego y González, 2014). Encontraron, además, la oposición de los modelos de educación por la castidad y la pureza desplegada en la pedagogía católica de principios del siglo XX, con representantes tan destacados como el jesuita Ruiz Amado o el Padre Manjón. La Iglesia católica acabaría también condenando las primeras propuestas de lecturas sobre educación sexual dirigidas a las niñas, provenientes del campo protestante, y orientadas a enseñar, en el seno de las familias, la « pureza de la generación» y las consecuencias del vicio solitario (Wood-Allen, 1907)9.

5La educación « femenina» y la higiene de las pasiones

6La enseñanza diferenciada de las niñas en la España del siglo XIX (especialmente en ámbitos como la educación física, la moral o la urbanidad) se orientó hacia la higiene de las pasiones, al buen gobierno de prácticas corporales como la corrección en la postura o el gesto y la expresión « decente», alejados de los modos de las clases populares y del estigma de la prostituta. El abandono de la enseñanza primaria femenina, la división sexuada de los saberes (que las excluía de la enseñanza de materias como física, biología o historia universal, sustituyéndolas por labores o higiene doméstica), los obstáculos para la sociabilidad entre niñas y niños, y la exclusión de la mujer de las enseñanzas superiores, contribuyeron al desarrollo del dispositivo de feminización.
La enseñanza de la higiene doméstica y de la urbanidad (con algunas nociones de fisiología), que tuvieron una fuerte marca de género, intentaron prescribir como femenina la esfera doméstica, naturalizar las jerarquías sociales, así como la distancia entre el mundo adulto y la infancia ; diseñaron un ámbito de intimidad corporal para las niñas a través de la diferenciación de órganos y funciones que un concepto nuevo -la sexualidad- fue representando sobre sus cuerpos, movimientos y conductas, según los códigos de pudor y privacidad de las elites urbanas. En los pequeños manuales de urbanidad, en los que muchas niñas aprendieron a leer y escribir, se intentaba hacer confluir una supuesta naturalidad corporal con la educación en el pudor y el control de las pasiones. La contención corporal, el decoro y la decencia, afectaban a la forma de tomar asiento, de mirar, de ruborizarse (Codina, 1870). La economía doméstica, la esfera reproductiva, los intercambios afectivos, fueron reconducidos hacia la privacidad a la que se orientaba la educación de la mujer (Seoane, 2006). No obstante, a finales del siglo XIX, feministas como Concepción Arenal o Emilia Pardo Bazán defenderían públicamente una educación femenina no diferenciada, enfrentándose al pujante determinismo biológico que pretendía fundamentar la inferioridad de la mujer y a la subordinación que le asignaba la moral religiosa tradicional (Aresti, 2001).
Con la expansión de la enseñanza primaria obligatoria, la alarma inicial respecto a los internados se extendió, a principios del siglo XX, a la infancia popular. Aquí la problemática se estableció en torno a la detección y tratamiento de la niña deficiente o « anormal», especialmente en el ámbito de la psiquiatría infantil. Esa « infancia anormal», que mostraba falta de atención o retraso escolar, era definida por su desviación respecto a los patrones que fijaron los expertos médicos y psicólogos. Los « anormales morales» constituyeron un tipo especial en el que el sentimiento moral no se habría desarrollado adecuadamente, provocando desde edades tempranas la aparición de tendencias viciosas y criminales. La escuela se convertiría en el observatorio de la evolución del « instinto sexual», desde los primeros impulsos indiferenciados y confusos hasta la « decisiva diferenciación sexual» en la que los sexos opuestos se empezaban a atraer (alejándose supuestamente de las transitorias etapas de la masturbación y la homosexualidad). La educación sexual y la coeducación jugarían un papel preventivo -según los psiquiatras- respecto a « ideas obsesivas o traumatismos psíquicos de orden sexual» que podían ser provocados en las niñas por la aparición de la primera menstruación o el despertar de los sentidos con la lectura de novelas (Lafora, 1917, p. 544). No obstante, se seguía desconfiando de la educación sexual en el medio escolar (por artificial e « intelectualista») (Juarros, 1918, p. 20).

7La educación sexual de las niñas según su « misión natural»

  • 10 Este autor defendía que era necesario evitar que la mujer «se entregue tempranamente a las funcione (...)
  • 11 En esta tarea regeneradora, la higiene pública estableció alianzas con la medicina legal, donde las (...)

8A mediados del siglo XIX, en la esfera de la higiene privada se advertía contra la menstruación precoz en las niñas, provocada por las múltiples causas que podía afectar a su sensibilidad : los bailes, los teatros, las novelas eróticas, la masturbación, etc. (Monlau, 1846, p. 468). La prevención de esa precocidad es la que impulsó en algún caso la defensa de unos primeros atisbos de instrucción fisiológica para las jóvenes : la recomendación, « cuando el desarrollo orgánico esté suficientemente garantizado» de instruir a la niña, « por medio de una explicación sencilla de los cambios que van a presentarse en su economía» (Giné, 1871, I, p. 554)10. Se establecía, a partir de la pubertad, una marcada separación en las reglas higiénicas entre el hombre y la mujer : mientras en el primero dominaban las facultades intelectuales, en la segunda lo eran las afectivas. Se proponía evitar la aparición prematura del « instinto de reproducción» y prolongar la inocencia hasta alcanzar la edad del matrimonio (momento legítimo de la iniciación sexual). Pero no fue en la higiene privada, sino en la higiene del matrimonio donde aparecieron los primeros intentos de instrucción sexual para ambos sexos (en el ámbito familiar y a cargo de las madres en el caso de las niñas). En los inicios de la pubertad, los padres debían buscar las confidencias de sus hijos e iniciar una instrucción « metódica y muy graduada» sobre « algunas sencillas nociones de anatomía y fisiología» que satisficieran su curiosidad (Monlau, 1858, p. 93). Se trataba de una instrucción de carácter preventivo, que pretendía evitar otro tipo de aprendizajes o iniciaciones, y eludía cuestiones como la del placer o la de los complejos contextos sociales e interpersonales de la sexualidad (Vázquez, 1996 y 1999).
La higiene pública, por su parte, fue ampliando su campo de intervención sobre la creciente
« cuestión social». Frente a la familia o la escuela, los antiguos espacios de socialización de la infancia se empezaron a percibir como ámbitos de peligrosa promiscuidad. La sexualidad infantil apareció entonces relacionada con la denuncia de la degradación moral de la infancia trabajadora, su temprana precocidad, causada por la desestructuración familiar, la mezcla de sexos y edades en los talleres o la seducción y explotación adulta (Monlau, 1847, p. 545)11. Las restricciones al trabajo de la infancia y de la mujer se justificaban por sus míseras condiciones, su « natural debilidad» y la prevención de conversaciones o actitudes que comprometieran su inocencia : « El bello ideal sería que la obrera sólo se dedicara a las labores de casa» (Salcedo, 1904, p. 13). No se cuestionaba el orden social y económico que provocaba su explotación. El anonimato de la creciente vida urbana de finales del siglo XIX (que alteró los antiguos vínculos y controles comunitarios), sus tentaciones (teatros, bailes, cafés…), así como los seductores que les prometían mejorar su suerte y satisfacer sus « caprichos», aparecían como amenazas para la inocencia de las jóvenes obreras. Dentro de la protección de la infancia, que es legislada en 1904, destacó una alarma social que afectaba especialmente a la infancia femenina, la « trata de blancas», que parecía despertar a comienzos del siglo XX como una cuestión nueva y urgente (frente a la supuesta ignorancia anterior sobre el tema, o la creencia en la voluntaria y libre inscripción de sus víctimas) (Juderías, 1911). El pánico moral provocado elevaría la edad de consentimiento sexual de las mujeres en muchos países europeos. Asimismo destacó en esta época la alarma antipornográfica, desarrollada desde sectores católicos y regeneracionistas, que señalaba a la inocencia de la infancia como una de sus víctimas (al despertar su precocidad).
A pesar de la desconfianza inicial de los higienistas, la educación en común se fue haciendo inevitable y terminó por introducir a la higiene en la escuela. A partir de la década de los ochenta del siglo XIX, la higiene escolar surgió como una rama específica de la higiene pública, donde pedagogos, médicos y arquitectos diseñaron las primeras propuestas de instrucción sexual en la escuela. En el Primer Congreso de Higiene escolar (Barcelona, 1912), el doctor Eduardo Masip defendió la instrucción sexual en la escuela (a partir de los catorce años y previo consentimiento de los padres). Masip consideraba que debía realizarse con « más cautela y delicadeza» en las niñas, « para no despertar prematuramente lo que dormir debe, pero sin olvidar que la Naturaleza ha destinado a la mujer para el amor» (1912, p. 177). Esta instrucción -basada en los ejemplos de la botánica y la zoología (en la unión de dos células, una masculina y otra femenina)- sería, no obstante, « ocasional e individualizada», diferenciada según la clase social y el sexo (en el caso de las niñas, desde su actividad futura como esposa y madre). Médicos y maestros debían colaborar así en la tarea de la regeneración de la raza en un terreno limítrofe entre la Higiene y la Pedagogía. La colaboración no fue fácil, ni sus proyectos -entre los que se encontraba la detección de la « infancia anormal»- cumplidos (Del Pozo, 2000). No obstante, abrió un espacio para la introducción de la instrucción sexual en la escuela, aunque con características diferenciadoras para la infancia femenina por su « misión social», y dentro de la norma heterosexual y biomédica.

9Conclusiones

10La educación sexual empezaría a adquirir visibilidad como problema pedagógico en Europa durante las primeras décadas del siglo XX. Todavía hoy sigue siendo un tema polémico. Generalmente conectada con la procreación y la norma heterosexual, se desarrolló en el marco de la proliferación de identidades sexuales, así como de episodios de « pánicos morales» en torno a la sexualidad de la infancia y de la mujer (reflejando su vulnerabilidad). La educación sexual ha sido instrumentalizada desde distintos sectores y con distintos fines : el autocontrol y encauzamiento del instinto sexual, el derecho al placer sexual, la prevención de la « inversión sexual», de las enfermedades venéreas, del embarazo adolescente, de las malas iniciaciones… Desde el feminismo se ha planteado llevar la educación sexual a la agenda política y educativa en el marco de la defensa de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, la igualdad y diversidad sexual y la lucha contra las violencias machistas (Holland et al., 1999), problematizando y transformando los dispositivos de sexualidad y de feminización analizados. El activismo LGTBI ha llevado al espacio público (político) la cultura sexual, antes recluida en la privacidad ; experimentando modos de iniciación, placeres y rituales que permiten enfoques plurales y diferentes con los que cuestionar el modelado de nuestras identidades y combatir las desigualdades y violencias sexuales.
A través del análisis de los materiales históricos (conectando discursos y prácticas) se puede proyectar claridad sobre cuestiones como la naturaleza del poder en las relaciones entre adultos y niños ; así como buscar herramientas (y revisar estrategias y falsas salidas) respecto a las luchas políticas actuales en torno a la sexualidad y los debates de género (Weeks, 2002). Pero no debemos mirar el pasado como un antecedente más o menos imperfecto en el progreso de nuestras sociedades, pues seguiríamos pensando los conflictos y sus soluciones desde los mismos supuestos. Debemos intentar aplicar a estos problemas la tarea del genealogista : « Revelar de qué modo las justificaciones elocuentes y los fines edificantes de un valor o institución se engendraron a posteriori, como consecuencia y no como causa, sirviendo para apuntalar y convertir en costumbre y racionalidad lo que en su origen era ruido e imposición azarosa y salvaje» (Vázquez y Moreno, 1997, p. 31).

Haut de page

Bibliographie

Alcina, B. (1882). Tratado de Higiene Privada y Pública, 2 vols. Cádiz : Lib. José Vides.

Aresti, N. (2001). Médicos, donjuanes y mujeres modernas. Bilbao : Universidad del País Vasco.

Beauthier, R. et Truffin, B (2010). Avant-propos. In R. Beauthier, Piette et B. Truffin (Eds.), La modernisation de la sexualité. Bruxelles : Editions de la Université de Bruxelles, pp. 7-16.

Codina, J. (1870) La niña cortés. Madrid : Gregorio Hernando.

Del Pozo Andrés, M ª (2000). Salud, higiene y educación : origen y desarrollo de la Inspección Médico-Escolar en Madrid (1900-1931). Áreas, 20. 95-119

Diego, C. y González, M. (2014), La educación sexual en la escuela primaria : intento frustrado de los eugenistas. Cuestiones de género, 9. 158-181.

Doussin-Dubreuil, J. L. (1840). Extravíos secretos o El Onanismo en las personas del bello sexo. Madrid : Imp. Pedro Sanz.

Elias, N. (1987). El proceso de civilización. Madrid : F.C.E.

Forel, A. (1912). La cuestión sexual. Madrid : Bailly-Baillière.

Foucault. M. (1984). Historia de la sexualidad, vol. I : La voluntad de saber. Madrid : Siglo XXI.

Giné y Partagás, J. (1871-1872). Curso Elemental de Higiene Privada y Pública, 4 tomos. Barcelona : Imp. Narciso Ramírez.

Goulemot, J. M. (1980). Fureurs Utérines. Dix-Huitième Siècle, 12. 97-111.

Holland, J., et al. (1999). Feminist methodology and young people’s sexuality. In Parker, R. y Aggleton, P. Culture, Society and Sexuality. Philadelphia : UCL Press, pp. 457-472.

Juarros, C. (1918). Educación física y moral del niño en la familia como preparación de su futuro desenvolvimiento integral. Madrid : Real Sociedad de Higiene.

Juderías, J. (1911). La trata de blancas. Madrid : Sociedad Española de Higiene.

Lafora, G. R. (1917). Los niños mentalmente anormales. Madrid : Eds. La Lectura.

Laqueur, Th. W. (2003). Solitary Sex. A cultural history of masturbation. New York : Zone Books.

Madrazo, E. D. (1904). Cultivo de la especie humana. Herencia y educación. Ideal de Vida. Santander : Imp. Blanchard y Arce.

Masip, E. (1912). Enseñanza, respecto a las funciones sexuales, que debe darse a los niños y a las niñas desde el punto de vista higiénico de esta función orgánica. Actas del Primer Congreso de Higiene escolar. Barcelona : Imp. Vda. Fco. Badía.

Mata, P. (1874). Tratado de Medicina y Cirugía Legal. 2 vols. Madrid : Carlos Bailly-Baillière.

Monlau, P. F. (1846). Elementos de Higiene privada. Barcelona : Imp. de M. Riera.

Monlau, P. F. (1847). Elementos de Higiene Pública. Barcelona : Imp. de M. Riera.

Monlau, P. F. (1858). Higiene del Matrimonio. Madrid : Imp. M. Rivadeneyra.

Salcedo, E. (1904). El trabajo de las mujeres y los niños. Madrid : Imp. R. Rojas.

Sánchez Ocaña, M. (1856). La Maestra. Valladolid : Imp. Juan de la Cuesta.

Seoane Cegarra, J. B. (2006). El placer y la norma. Genealogía de la educación sexual en la España contemporánea (1800-1920). Barcelona : Octaedro.

Suárez Casañ, V. (1903). Conocimientos para la vida privada. Tomo VI : La pederastia. Barcelona : Centro Editorial.

Suñer, E. (1916). Enfermedades de la infancia. 3 tomos. Valladolid : Tip. Cuesta.

Tissot, S. A. (1845). El Onanismo. Tratado de las enfermedades producidas por la masturbación y su tratamiento. Barcelona : Imp. Ignacio Estivill.

Varela, J. (1997). Nacimiento de la mujer burguesa. Madrid. La Piqueta.

Vázquez García, F. (1994). Ninfomanía y construcción simbólica de la Feminidad (España, siglos XVIII-XIX). Cinta Canterla (Coord.), VII Encuentro de la Ilustración al Romanticismo, Cádiz : Universidad de Cádiz, pp. 125-135.

Vázquez García, F. (1999). Gobierno de la infancia y educación sexual (España 1900-1936). Cahiers Alfred Binet, Les Violences Éducatives, 661. 33-48.

Vázquez, F. y Moreno, A. (1996). Genealogía de la educación sexual en España. Revista de Educación, 309, 67-94.

Vázquez, F. y Moreno, A. (1997). Sexo y Razón. Una genealogía de la moral sexual en España (siglos XVI y XX).Madrid : Akal.

Vázquez, F. y Cleminson, R. (2011), Los invisibles. Una historia de la homosexualidad masculina en España. Granada : Editorial Comares.

Vigarello, G. (1998). Histoire du viol. XVI-XX siècle. París : Seuil.

Weeks, J. (2002). Sexuality and History revisited. Philips, K. M. y Reay, B. (Eds.), Sexualities in History, New York : Routledge, pp. 27-41.

Wood-Allen, M. (1907). Lo que debe saber la niña, Madrid : Bailly-Baillière.

Haut de page

Notes

1 No utilizamos la categoría de género como la diferencia natural y estable entre una feminidad y una masculinidad universales, sino como un ámbito de experiencia históricamente articulado y en conflicto con la clase o la raza. La defensa científica de dos sexos biológica y mentalmente excluyentes durante el siglo XIX sirvió para naturalizar y racionalizar la desigualdad de género (negando la posibilidad de un tercer sexo o la coexistencia de dos sexos en una persona). La adscripción de género, las prácticas o inclinaciones sexuales, las gónadas sexuales o la forma de los genitales externos entraron en conflicto en ocasiones a la hora de determinar la identidad sexual.

2 El intento de desvincular a la mujer de clase popular del trabajo reglado y el saber legítimo, la institucionalización de la prostitución y la indisolubilidad del matrimonio cristiano originaron el dispositivo de feminización (Varela, 1997, p. 12).

3 «Il est en réalité impensable de se livrer à un exercice d’analyse historique des mutations de la sexualité sans mobiliser la question des rôles de genre. Hommes et femmes ne sont pas «libérés» de la même chose ni de la même manière. Ils ne le sont pas au même rythme non plus, ni en vivant les mêmes effets paradoxaux des changements qu’ils promeuvent ou qu’ils expérimentent. Il serait du reste tout aussi inadéquat de ne pas intégrer au réflexions menées des considérations d’appartenance de classe» (Beauthier et Truffin, 2010, p. 10).

4 Entre los escasos testimonios autobiográficos de mujeres en el siglo XIX, destaca el de la escritora Emilia Pardo Bazán, que describe su reacción horrorizada ante el descubrimiento de los «libros verdes» de la biblioteca paterna. En su novela «Dulce Sueño» (1911), la protagonista decide consultar a un médico -y no a su confesor- para obtener información, desligada de consideraciones morales, sobre el «instinto sexual».

5 Tissot advertía respecto a los «maestros sospechosos» y las relaciones con los criados. Entre las amenazas de las «clases peligrosas» se denunciaba también el papel de las nodrizas. La denuncia higiénico-moral de la lactancia mercenaria o asalariada (de la influencia de las afecciones morales sobre la leche) fue paralela al desarrollo de la cruzada antionanista. El historiador francés J.M. Goulemot (1980) ha señalado una triple ausencia de la mujer en el discurso de Tissot: como compañera (excluida en la autarquía sexual del onanista solitario), como enferma (Tissot trató esencialmente la masturbación masculina), y como representación imaginaria en la incitación erótica (el médico suizo jamás analizó el contenido de los «malos pensamientos»). Goulemot ve bajo la marginalización del onanismo femenino «una ocultación intuitiva y temerosa» del deseo femenino.

6 A diferencia del clítoris, las analogías del pecho femenino con el pene (erección y evacuación) no amenazaban la división de los sexos, y la pérdida de su fluido estaba sometida además a una regulación opuesta (no era debilitante).

7 La Higiene representaba la rama preventiva de la medicina: se trataba más de fortalecer el organismo que remediar las dolencias, de conservar la salud y «prolongar la vida» más que ejercer una terapéutica (por otra parte, bastante ineficiente y desprestigiada todavía a mediados del siglo XIX).

8 Esta instrucción anatómica, de carácter experimental, debía detenerse en las enfermedades de transmisión sexual, y no eludía la cuestión del placer, pero dentro de la unión conyugal, evitando los desvíos de la imaginación y el egoísmo que conducirían al «libertinaje sexual». Madrazo proponía, en su lucha contra la degeneración y la decadencia de la raza, la castración «sin el menor remordimiento» de «varones y hembras de las cuales la experiencia me hubiese demostrado de modo concluyente la imposible redención» (1904, p. 349).

9 En «Lo que debe saber toda joven» Mary Wood-Allen recomendaba a las jóvenes huir de los remedios de los charlatanes, entender el proceso de la menstruación y prevenirse de los terribles peligros del «vicio solitario» (la pérdida de la belleza, de la fuerza vital que deberá luego transmitir): «La emoción sexual no es permitida más que en el matrimonio» (1907, pp. 37-41)

10 Este autor defendía que era necesario evitar que la mujer «se entregue tempranamente a las funciones de la reproducción», aun cuando la aptitud fisiológica para la procreación se alcance antes y la «nubilidad legal» estuviera situada a partir de los doce años (Giné, 1871, I, p. 555).

11 En esta tarea regeneradora, la higiene pública estableció alianzas con la medicina legal, donde las prácticas onanistas, que rara vez daban lugar a actuaciones periciales, fueron -en los casos de niñas y jóvenes- certificadas, en ocasiones, a partir de la observación del estado de sus genitales, lo que podía servir de prueba culpabilizadora para la víctima en el juicio de delitos de estupro o violación (Mata, 1874, I, p. 455). La sospecha de prácticas onanistas comprometía la inocencia de la niña y reducía, por ello, la infamia del agresor. Se buscaban indicios físicos que resolvieran la sospecha sobre la víctima, sin aventurarse todavía en determinar indicios psicológicos (Vigarello, 1998, p.166).

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

José Benito Seoane-Cegarra, « El dispositivo de sexualidad y feminización en la educación de la «mujer» », Recherches & éducations [En ligne], 19 | juillet 2018, mis en ligne le , consulté le 12 août 2020. URL : http://journals.openedition.org/rechercheseducations/6649

Haut de page

Auteur

José Benito Seoane-Cegarra

Grupo de Investigación : Intelectuales y calidad democrática en la España contemporánea HUM2006-04051/FISO.

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo Société Binet-Simon
  • OpenEdition Journals