Navigation – Plan du site
Dossier

La emergencia del « cura pederasta» y la batalla por la escuela en la España finisecular

El caso del escolapio Doroteo (Pamplona, 1899)
Francisco Vázquez-García

Résumés

En utilisant la procédure « d’analyse dynastique» des discours proposée par Foucault, une étude de cas est réalisée pour montrer l’apparition de la figure du « prêtre pédéraste» en Espagne à la fin du XIXe siècle. L’événement est examiné à partir des articles de journaux publiés à l’été de 1899 contre les abus commis par le père Doroteo à l’école des Escolapios de Pampelune. Ce personnage de prêtre garde d’enfants émerge au cœur des luttes culturelles de la Restauration entre cléricalisme et anticléricalisme pour le contrôle de l’école et « l’élevage» des Espagnols. Le prêtre pédéraste est ainsi configuré comme un ennemi biologique de la nation.

Haut de page

Texte intégral

1Introducción

2Los casos de abusos pederásticos cometidos por los Padres escolapios Doroteo y Román, que saltaron a la luz pública en Pamplona y Barcelona respectivamente en los veranos de 1899 y 1902, nos remiten a las pugnas culturales entre clericalismo y anticlericalismo por el control de la institución escolar. En el fragor de esas batallas, como una pieza táctica de primera importancia, surgió en España el problema del « cura pederasta». Los ataques sexuales de sacerdotes a menores fueron definidos en la prensa anticlerical como una verdadera « epidemia», mostrando el peligro que el creciente monopolio eclesiástico sobre la enseñanza representaba para la salud física y moral de la nación. Se entendía que esa corrupción sexual contagiaba el afeminamiento y el homosexualismo entre los varones de tierna edad, ultrajando la virginidad, en el caso de las niñas y excluyéndolas del mercado matrimonial.
La campaña periodística que aireó estos excesos perpetrados por los escolapios tuvo lugar en el centro mismo de una lucha que concernía al control de la institución escolar. Los republicanos, en plena movilización para fundar escuelas laicas o « neutras» (Suárez Cortina, 2014, pp. 160-161), emancipadas de la tutela eclesiástica, pugnaban por hacerse sitio en un espacio, el de la enseñanza primaria y secundaria, que consideraban cada vez más copado por los colegios religiosos, favorecidos por el régimen de la Restauración, especialmente en el periodo situado entre 1894 y 1901 (Sirera Miralles, 2011, p. 319). Por otro lado cuestionaban también el papel preponderante de los organismos católicos (asociaciones de padres, patronatos, sociedades benéficas) en el campo cada vez más relevante, de la protección de la infancia (Del Cura González, 2011 y Loredo Narciandi y Jiménez Alonso, 2014, p. 1959).
Al denunciar los atentados sexuales del clero en los centros de enseñanza, haciéndolo además en la coyuntura del Desastre (pérdida de las colonias de Cuba y Filipinas en 1898), la prensa republicana pretendía desprestigiar a las órdenes religiosas presentándolas como perniciosas para la construcción de los españoles del futuro. En los casos de los padres Doroteo y Román, la ofensiva tenía lugar, además, en dos enclaves periféricos pero muy sensibles y significativos. En primer lugar Pamplona, capital de una región, Navarra, que era considerada el principal bastión del carlismo y el integrismo católico ultramontano ; un símbolo de la antimodernidad y de la reacción (Dronda Martínez, 2013, p. 204). En segundo lugar Barcelona, donde el clericalismo más acérrimo estaba asociado con el catalanismo de la alta burguesía y de amplias franjas de la clase media (Fuentes y Fernández Sebastián, 1998, pp. 154-155), pero donde al mismo tiempo, anarquistas y republicanos de Lerroux representaban una fuerza formidable frente al poder eclesiástico (Álvarez Junco, 1990, pp. 397-401). En este artículo se estudiará el primero de estos casos.

3De lo local a lo nacional : el caso Doroteo

  • 1 Según el Estado General de Circulación de la Prensa Periódica en España, correspondiente al 1 de en (...)
  • 2 «Escándalo en Pamplona. Inmoralidades en la Escuela Pía», El País, 1 de julio de 1899. No se conser (...)
  • 3 Diario de las Sesiones de Cortes, 30 junio 1899, p. 565.
  • 4 Diario de Sesiones, 11 de diciembre 1899, pp. 412-414 (intervención del diputado Sr. Muro); Diario (...)
  • 5 Curiosamente, el documentado y detallado trabajo de Arbeloa, 1977 acerca de Lacort y de su campaña (...)
  • 6 En la época, sin embargo, este nexo era transparente, como señaló Blasco Ibáñez en el Congreso de D (...)
  • 7 «Escándalo en Pamplona. Inmoralidades en la Escuela Pía», El País, 1 de julio de 1899.
  • 8 «Lo de los Escolapios de Pamplona», Las Dominicales del Libre Pensamiento, 30 de noviembre 1899.
  • 9 «Pamplona religiosa», El País, 27 de noviembre 1899
  • 10 «Un obispo que huye», Las Dominicales del Libre Pensamiento, 21 de diciembre 1899; «Manojo de flore (...)
  • 11 «Manojo de flores místicas», El Motín, 14 de octubre 1899.
  • 12 «Un Obispo que huye», Las Dominicales del Libre Pensamiento, 21 de diciembre 1899.

4El 1 de mayo de 1898, Basilio Lacort (1851-1908), nacido en Vera del Bidasoa, antiguo oficial del Ejército, periodista, librepensador y militante republicano, involucrado en varias tentativas golpistas contra la monarquía de la Restauración (Lecea Yábar, 1973 ; Arbeloa, 1977 ; Sánchez Aranda, 1988 y García-Sanz Marcotegui, 2014-2015 y 2015), puso en marcha en Pamplona un nuevo rotativo : El Porvenir Navarro. No era su primera incursión en el mundo de la prensa (García-Sanz Marcotegui 2014-2015 : 24-25), ni sería la última cabecera que habría de fundar (Sánchez Aranda, 1988 : 440). Pero en la Navarra de la época, editar un periódico republicano y anticlerical era una empresa temeraria, pues suponía atraerse las iras y el hostigamiento de una poderosa red de asociaciones, periódicos, personalidades y cargos públicos valedores de un carlismo especialmente virulento y activo.1 Implicaba también toparse de lleno con la jerarquía de una influyente Iglesia Católica.
A finales de junio de 1899 el periódico de Lacort había encontrado pruebas concretas de un rumor recogido en sus columnas con anterioridad : los sacerdotes de las Escuelas Pías de Pamplona cometían abusos deshonestos con los colegiales.2 Se denunció específicamente al Padre Doroteo acusándolo de atacar sexualmente en su celda a unos niños de corta edad, algunos de ellos con menos de diez años. A la larga, la denuncia supuso el cierre gubernativo de El Porvenir Navarro, así como la prohibición eclesiástica de su lectura y la excomunión de su director. Este, que ha sido designado como el « Nakens navarro» (García-Sanz Marcotegui, 2014-2015) protagonizó por tanto una noticia que pudo haber quedado en una anécdota de alcance local. Sucedió sin embargo que la prensa antirrepublicana y anticlerical de índole nacional, principalmente El País, El Motín y Las Dominicales del Libre Pensamiento, hicieron suya la causa, publicando extensos extractos de la campaña emprendida por El Porvenir Navarro y amplificando su eco a escala de todo el país. El escándalo motivó, nada más conocerse, una intervención parlamentaria del diputado Blasco Ibáñez el 30 de junio de 1899.3 La clausura de El Porvenir Navarro el 8 de diciembre de 1900, por orden del Gobernador Civil Genaro Pérez Moso, producida tras la previa prohibición de su lectura por el obispo de Pamplona Antonio Ruiz-Cabal (11 de noviembre de 1899) y la posterior excomunión de Lacort por el nuevo obispo Fray José López-Mendoza (28 de noviembre de 1900) acalló las protestas a escala local, pero intensificó el debate, orientado ahora hacia la defensa de la libertad de expresión en el plano nacional, dando lugar a nuevas intervenciones parlamentarias y a las airadas protestas de la prensa republicana.4
La historiografía consagrada a la vida y obra de Basilio Lacort recoge con detalle las circunstancias que acompañaron a su excomunión y a la prohibición gubernativa de El Porvenir Navarro, pero apenas se detienen en el suceso que constituyó su punto de partida :5 la denuncia y detención del Padre Doroteo por abusos deshonestos contra escolares menores de edad.6
Conviene de entrada hacer un breve repaso de los acontecimientos. En la última semana de junio de 1899, un grupo de alumnos de corta edad contó a sus familias que un profesor de los Escolapios, el Padre Doroteo, había realizado tocamientos y abusos diversos con ellos en el interior de su celda. Los padres, al parecer, no interpusieron una denuncia ante el juez, al menos inicialmente, sino que se personaron en el colegio pidiendo explicaciones al director.7 Desde 1892, las Escuelas Pías de Pamplona ocupaban un caserón dieciochesco, un edificio de forma cúbica y rasgos neoclásicos, ubicado en el céntrico Paseo de Valencia (hoy Paseo de Pablo Sarasate). El superior recibió a los padres y, lejos de negar las acusaciones, les indicó que el Padre Doroteo había sido enviado a Zaragoza para entrevistarse con el Provincial de la orden y rendir cuenta de sus actos. Como ha sucedido hasta hace pocos años en los casos de pederastia clerical (Bobineau, Lalo y Merlet, 2017, pp. 71-73), en vez de denunciar los hechos ante la Magistratura, la Iglesia ha preferido tomar cartas en el asunto desde el marco interno de la disciplina eclesiástica y el derecho canónico.
Al destapar el caso y denunciar la actitud del Rector del colegio, El Porvenir Navarro propició la intervención de la judicatura. Los escolapios hicieron regresar de Zaragoza al Padre Doroteo. Se le detuvo y se abrió la instrucción del sumario. A finales de noviembre de 1899, este constaba, según el periódico de Lacort, de las siguientes piezas :8 una veintena de declaraciones de otros tantos niños acreditando las deshonestidades perpetradas por el sacerdote ; el interrogatorio de éste, incluida su confesión de los hechos ; otros testimonios realizados por distintos sacerdotes del colegio. Se incluía también la declaración de un individuo que afirmaba haber intentado sobornar al director de El Porvenir Navarro para que dejara de publicar noticias sobre el asunto. El padre Doroteo quedó en libertad condicional tras abonar la orden una fianza de 10.000 reales. El documento que acredita este depósito también formaba parte del sumario. Este por último, incorporaba también la acusación realizada por el fiscal y su petición de condena : 3 años, 6 meses y 21 días de prisión correccional y 11 años y un día de inhabilitación para cargo.9
El escolapio quedó citado para el juicio oral, pero este no tuvo lugar, porque el Padre Doroteo aprovechó la libertad provisional para huir del país, dirigiéndose, al parecer, hacia América del Sur.10
La denuncia del padre Doroteo fue sólo el punto de partida de la movilización iniciada por El Porvenir Navarro contra los excesos cometidos por el clero pamplonica. En octubre de 1899, José Nakens, en uno de sus « manojos de flores místicas», publicado semanalmente en El Motín, recogía una noticia ofrecida en el periódico dirigido por Lacort, donde se decía « que no acaban en el Padre Doroteo los virtuosísimos hechos de los hijos de San José de Calasanz».11 Es decir, se sugería la existencia de más abusos pederásticos cometidos por los escolapios. Por eso se mencionaba al Rector de las Escuelas Pías de Pamplona y a un tal Padre Mozeta. Ambos habrían sido trasladados respectivamente, a Alcañiz y a Daroca, por una supuesta enfermedad. Esos traslados eran entonces, como lo han seguido siendo hasta nuestros días, una estrategia habitual de las órdenes religiosas para quitar de en medio a religiosos que podían ser motivo de escándalo y desprestigio.
Dos meses después, Las Dominicales del Libre Pensamiento publicaban un extenso extracto de El Porvenir Navarro.12 En este caso, lo que denunciaba Lacort eran las corruptelas contables del obispo de Pamplona, el gaditano Antonio Ruiz-Cabal Rodríguez. Se advertía de la inminente publicación de la carta de un sacerdote donde quedaba al descubierto el expolio cometido por el obispo con los fondos de su diócesis. Se decía también que Antonio Ruiz-Cabal había huido a Sevilla –donde ejerció como rector del seminario diocesano antes de su etapa navarra, ante la expectativa de que se dieran a conocer esas comprometedoras revelaciones.

5El caso Doroteo como escenario del poder.

  • 13 Para la lectura de la «escena», nos inspiramos en el análisis «dinástico» propuesto por Foucault, 2 (...)
  • 14 «La trinchera carlista», El País, 14 de diciembre 1900.
  • 15 «mientras El Porvenir Navarro lanza al público los detalles de la reciente abominación que cae como (...)
  • 16 «Escándalo en Pamplona. Inmoralidades en la Escuela Pía», El País, 1 de julio 1899.
  • 17 Se sugiere que el Rector de la Escuela Pía de Pamplona estará dispuesto a pagar a las familias de « (...)
  • 18 «Pueblo viril y digno» («Lo de Pamplona”, El País, 12 de julio 1899); «enérgico y vigoroso», «toca (...)
  • 19 «La escuela de Pamplona. Violación de niños. Escándalo monstruo», El País, 30 de junio 1899; «Cosas (...)
  • 20 «El escándalo de los escolapios en Pamplona», Las Dominicales del Libre Pensamiento, 6 de julio 189 (...)
  • 21 «Lo de Pamplona», El País, 12 de julio 1899 y «El escándalo de los escolapios en Pamplona», Las Dom (...)
  • 22 «Lo de Pamplona», El País, 12 de julio 1899.
  • 23 «Cosas de ellos», El Motín, 6 de julio 1899.
  • 24 «Lo de Pamplona», El País, 12 de julio 1899.
  • 25 “Cosas de ellos», El Motín, 6 de julio 1899.
  • 26 Sobre la inmediata acción del Fiscal multando al rotativo El País y secuestrando sus ejemplares, mi (...)
  • 27 «El escándalo de los escolapios en Pamplona», 6 de julio 1899.
  • 28 «La escuela de Pamplona. Violación de niños. Escándalo monstruo», El País, 30 de junio 1899.
  • 29 «La escuela de Pamplona. Violación de niños. Escándalo monstruo», El País, 30 de junio 1899; «Escán (...)
  • 30 Los escándalos en los seminarios de Corbán y Sevilla, el caso Flaminio, el caso del cura Meliá en « (...)
  • 31 «Hay magníficos profesores casados, honrados padres de familia de quien es difícil esperar un acto (...)
  • 32 En el artículo «¿Quién defiende al niño? », El País, 23 de marzo 1903, se mencionan los casos de ab (...)
  • 33 En esa línea, identificando la pederastia con una amenaza de procedencia oriental para las futuras (...)
  • 34 Sobre los «frailes” y sus «actos flaminios” como causantes de la pérdida de Filipinas, «Pamplona re (...)
  • 35 «Escándalo en Pamplona. Inmoralidades en la Escuela Pía”, El País, 1 de julio de 1899.
  • 36 Una descripción detallada en Arbeloa, 1977, pp. 59-61.
  • 37 LUBEN, D.: «La comedia humana», Las Dominicales del Libre Pensamiento, 24 de mayo 1900.
  • 38 LUBEN, D.: “La comedia humana», Las Dominicales del Libre Pensamiento, 24 de mayo 1900.

6Los abusos del padre Doroteo fueron por tanto el detonante de una agresiva campaña anticlerical emprendida por El Porvenir Navarro en el ámbito local. El cierre gubernativo de este rotativo pudo haber puesto fin al asunto, pero la mecha prendió y el suceso trascendió al plano nacional llegando hasta las Cortes.
En esta « escena»13 protagonizada por la prensa republicana más antieclesiástica, se pueden distinguir tres niveles. En cada uno de ellos se ponen en evidencia las relaciones de poder que las cabeceras periodísticas del anticlericalismo mantenían con diversos agentes sociales : el resto de los periódicos (oficiales, bien conservadores o liberales, acusados de dar escasa visibilidad al escándalo, y carlistas e integristas, denunciados por su silencio) ; el Gobierno (descalificado por su apoyo a las fuerzas clericales) ; la Magistratura (criticada por su parsimonia y pusilanimidad en el tratamiento del caso) y la Iglesia (desde el Rector de los Escolapios hasta el obispo de Pamplona, cuestionados por su actitud de encubrimiento e incluso de complicidad con el culpable). Indirectamente, y esto se advierte en las intervenciones que el escándalo suscitó en sede parlamentaria, también aparecen involucrados los partidos políticos : los de filiación republicana, aclamados por su gallardía, manifiesta en los discursos de Blasco Ibáñez y de José Muro sobre el episodio, y en menor medida el Partido Liberal, que protestó por el cierre de El Porvenir Navarro. Frente a ellos, las posturas adoptadas por los conservadores del partido gobernante y por carlistas y neocatólicos, instrumentos de la Iglesia más reaccionaria.14
El primer nivel se refiere al papel desempeñado por el asunto Doroteo en la relación de fuerzas entre anticlericalismo e integrismo. La prensa republicana actuó en este caso como una caja de resonancia llevando un acontecimiento local a la conciencia pública de la nación. Se trataba de mostrar que el control eclesiástico de la institución escolar conducía a la corrupción sexual de la infancia y de la juventud y al declive de la virilidad patria. Esto se ejemplificaba en una ciudad y en una región de eminente valor simbólico, pues aparecían como baluartes del catolicismo más ultramontano. Se atacaba al clericalismo justo cuando el Gobierno, de la mano del Ministro de Fomento, Luis Pidal y Mon, estaba diseñando una reforma de la educación secundaria de signo recatolizador, impulsando la enseñanza obligatoria del latín y de la religión (Aubert, 2002, p. 223).15 Y se hacía en uno de sus frentes más rocosos como era Navarra, con vistas a debilitar la influencia eclesiástica, alejando a las familias de los colegios regidos por frailes e involucrando además a una congregación –oponiendo la popularidad de los Escolapios al elitismo de los Jesuitas-16 oficialmente consagrada a la enseñanza de los pobres,17 de modo que el impacto de la campaña pudiera alcanzar a amplias franjas del público, más allá de las clases acomodadas.
El segundo nivel, de orden estratégico, se refiere a los cálculos y a las maniobras practicadas por el periodismo republicano con ocasión del caso Doroteo. Este despliegue estratégico se articulaba sustentándose en una partición discursiva fundamental. Se trata de lo que Pérez Ledesma (2014, pp. 60-64) ha designado como « dicotomía republicana», la escisión entre el pueblo y los privilegiados. El primero aparece evocado por la prensa, a propósito de los abusos cometidos por el escolapio Doroteo, como un dechado de virtudes. Se trata del pueblo navarro, caracterizado por su hombría y coraje.18 Este aparece escandalizado y rugiendo ira al grito de « ¡Fuera frailes ! ¡Basta de estetas ! ».19 Es al mismo tiempo un pueblo justiciero, sostén del republicanismo entendido en la línea de Montesquieu, como « régimen de virtud», frente al despotismo monárquico, protector de los desmanes pederásticos. Un pueblo que no duda en esgrimir la « cuchilla republicana» sobre los infames que corrompen la « inocencia de los niños».20
Pero al mismo tiempo, en el contexto de las festividades de San Fermín, ese pueblo aparecía en una actitud de chanza e irrisión colectiva, tomando como blanco a los frailes pederastas y afeminados. Se habla de pasquines en las vías públicas, de canciones y de rondallas que hacía « rechifla»21 de los escolapios y que se entonaban en los cafés, las reuniones, los teatros y las corridas de toros. Ese pueblo lo encarnaban también los familiares que, enterados del escándalo, retiraron inmediatamente a sus hijos de las Escuelas Pías, hasta tal punto que no quedaban niños en la calle portando la gorra insignia, característica del alumnado de las Escuelas Pías.22 Ese pueblo, por último, encontraba su expresión heroica en El Porvenir Navarro, salvador de las infamias perpetradas con la infancia,23 solicitado masivamente por la gente que se arremolinaba en la calle para adquirir sus ejemplares.24
Frente al pueblo aparecían los grupos privilegiados : los agentes del Gobierno y el régimen de la Restauración monárquica en general, la judicatura, los partidos y la prensa dinástica, las fuerzas del carlismo y del integrismo católico y la propia Iglesia. No obstante, dentro de este bloque se hacían distingos. No todos los jueces y fiscales comulgaban con las maniobras de los eclesiásticos. Dentro del mismo clero, por ejemplo, el regular se encontraba mucho más amparado por los poderosos que el clero secular. Por eso los excesos de los párrocos, y se ponía de ejemplo al cura de Humanes (Madrid), condenado en la década de 1880 a más de diez años de prisión por abusos deshonestos a menores, eran más castigados que los de los frailes.25 Estos contaban con más medios e influencia para sortear la acción de la justicia ; la propia Magistratura, en estos casos, actuaba con mayor lentitud y lenidad.26
A partir de esa dicotomía entre pueblo y élites privilegiadas, el caso del Padre Doroteo fue afrontado por la prensa republicana anticlerical empleando diversas estrategias retóricas y cálculos de acción. En primer lugar se trató de mostrar que los ataques pederásticos del clero no eran ocurrencias episódicas y accidentales. Se destacaba la « generalidad con la que se denuncian hechos parecidos en todas las naciones católicas en las instituciones de enseñanza».27 Para dar la noticia se hablaba de « lo de siempre».28 Se trataba en fin, de un rasgo estructural inherente a la propia institución del celibato. La castidad absoluta era un ultraje contra la Naturaleza que esta penalizaba llevando a satisfacer el instinto de un modo aberrante, por ejemplo mediante los ataques sexuales a niños y niñas.29 Los periódicos insistían en la reiteración de este tipo de crímenes dentro de los colegios e internados religiosos, incluidos los seminarios, e incluían las fechorías de Doroteo en el interior de una serie de actos similares de abusos o de malos tratos contra la infancia.30
La segunda estrategia consistía en ponderar la condición saludable y moralmente sin tacha de los maestros de escuela pública frente al carácter vesánico de los docentes « ensotanados».31 Se trataba así de disputar el terreno a las iniciativas confesionales en la tarea de formar a los españoles del futuro y de proteger a la infancia. De ahí también las críticas a las asociaciones de padres católicos o a las sociedades protectoras del niño conformadas por acendrados devotos.32
En tercer lugar, las cabeceras de la prensa anticlerical actúan tratando de mostrar que los desmanes pederásticos protagonizados por sacerdotes no eran agresiones cuyos efectos quedaran confinados al ámbito de la moral privada. Estos atentados no afectaban sólo a particulares ; al poner en jaque a la infancia, vulneraban el honor colectivo y al futuro viril de la nación,33 vinculándose incluso con la reciente pérdida de las últimas colonias,34 de ahí la petición de que se suprimiera, no sólo el colegio pamplonica de los Escolapios, sino todos los centros de enseñanza de confesión católica.35
El asunto del padre Doroteo, por tanto, fue una oportunidad que los periódicos republicanos –al menos los más militantemente antieclesiásticos- trataron de aprovechar para cambiar la relación de fuerzas con los sectores reaccionarios, en particular la disputa por el territorio escolar. Para ello pusieron en liza una serie de estrategias retóricas y orientaciones de acción articuladas a partir de la distinción entre el pueblo y las facciones privilegiadas. Por último, y este sería el tercer nivel, esa campaña cobró cuerpo a través de una serie de representaciones y rituales colectivos que incluían, desde la retirada familiar de los colegiales hasta las manifestaciones y mítines anticlericales –en esta ocasión no parece que se produjeran apedreamientos colectivos de edificios religiosos, pasando por los lemas repetidos en las marchas (« ¡Fuera frailes !, ¡Basta de estetas ! ») y por toda una serie de chanzas colectivas (pasquines, coplas, rondallas), no muy alejadas de la tradición popular de la cencerrada y de la mofa comunitaria. Esos rituales36 se oponían punto por punto a los desplegados por el bando rival : envío de adhesiones al obispado ; visitas de comités de señoras para respaldar a la autoridad eclesiástica ; prohibición episcopal de la compra o lectura del periódico maldito, presencia de la « gente de faldas” (beatas y sacerdotes) casa por casa para informar impugnando la acusación contra los escolapios ; excomunión, marchas de desagravio para apoyar al obispo, colocación del escudo del Sagrado Corazón de Jesús en las puertas del Ayuntamiento.
A la postre, sin embargo, como señaló el libertario Donato Luben (Domergue et Laffranque, 1988, p. 191) en un artículo publicado tras la resaca del escándalo del escolapio, la batalla se saldó con una derrota para las fuerzas del anticlericalismo. Navarra, definida como un « país de perfectos devotos dominado por la frailería»,37 volvió por donde solía. La mayoría de las familias que habían retirado a sus hijos de la Escuela Pía volvieron a ingresarlos en ellas, una vez transcurrida la tempestad. El periodista lamentaba la falta de aprecio que esos padres católicos desalmados parecían mostrar por sus hijos, devueltos a la guarida de los « célibes escolapios de Pamplona».
Comentando el paso de la cofradía del Santo Entierro por las calles de Pamplona, el periodista se refiere al desfile procesional del alumnado de los calasancios : « enjambre de niños vestidos impropia y grotescamente». Alude a sus « caritas rosadas y cuerpecitos delicados” y no puede evitar “ver flotando” entre ellos a « la hedionda figura del Padre Doroteo».38

Haut de page

Bibliographie

Álvarez Junco, J. (1990). El Emperador del Paralelo. Lerroux y la demagogia populista. Madrid : Alianza Editorial.

Álvarez Uría, F. & Varela, J. (1991). Arqueología de la escuela. Madrid : La Piqueta.

Arbeloa, V. M. (1977). Basilio Lacort, un anticlerical navarro « excomulgado». Letras de Deusto, 7 (13), 59-84

Aubert, P. (2002). Luchar contra los poderes fácticos : el anticlericalismo. In P. Aubert (Ed.), Religión y sociedad en España (siglos XIX y XX) (pp. 219-253). Madrid : Collection de la Casa de Velázquez.

Blasco Ibáñez, V. (1998). ¡Diputado Blasco Ibáñez ! Memorias Parlamentarias. Madrid : Hijos de Muley-Rubio

Bobineau, O., Lalo, C. & Merlet, J. (2017). Le sacré incestueux. Les prêtres pédophiles. Paris : Desclée de Brouwer.

Del Cura González, M. (2011). Medicina y Pedagogía. La construcción de la categoría « infancia anormal» en España (1900-1939). Madrid : CSIC.

Domergue, L. & Laffranque, M. (1988). Pour une vraie école libre. Église et École selon les anarchistes de la « Revista Blanca». In J. R. Aymes, E. M. Fell & J. L. Guereña (Dir.). École et Église en Espagne et Amérique Latine. Aspects idéologiques et institutionnels (pp. 186-199). Tours : Presses Universitaires François Rabelais.

Dronda Martínez J. (2013). Con Cristo o contra Cristo. Religión y movilización antirrepublicana en Navarra (1931-1936). Tafalla : Txapalarta.

Foucault, M. (2015). Théories et institutions pénales. Cours au Collège de France, 1971-1972. Paris : EHESS, Gallimard, Seuil.

Fuentes, J. F. & Fernández Sebastián, J. (1998). Historia del periodismo español. Madrid : Síntesis

García-Sanz Marcotegui, A. (2014-15). Los primeros años de Basilio Lacort, « el Nakens navarro». Gerónimo de Uztáriz, 30-31, 11-38.

García-Sanz Marcotegui, A. (2015). Una guía para el estudio de los heterodoxos navarros (1865-1939). Príncipe de Viana, 261, 193-228.

Guereña, J. L. (1982). Las estadísticas oficiales de la prensa. In AAVV. Metodología de la historia de la prensa española (pp. 81-118). Madrid : Siglo XXI.

LeceaYábar, J. M ª (1973). « La Vieja Navarra» y la « Nueva Navarra». Pamplona : Colección Diario de Navarra

Loredo Narciandi, J. C. & Jiménez Alonso, B. (2014). Pequeños ciudadanos : la construcción de la subjetividad infantil en la primera puericultura española e hispanoamericana. Universitas Psychologica, 13 (5), 1955-1965.

Pérez Ledesma, M. (2014). La construcción social de la historia. Madrid : Alianza Editorial.

Sirera Miralles, C. (2011). Un título para las clases medias. El Instituto de bachillerato Lluís Vives de Valencia, 1859-1902. Valencia : Publicaciones Universidad de Valencia.

Suárez Cortina, M. (2014). Entre cirios y garrotes. Política y religión en la España contemporánea, 1808-1936. Santander y Cuenca : Editorial de la Universidad de Cantabria, Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha.

Haut de page

Notes

1 Según el Estado General de Circulación de la Prensa Periódica en España, correspondiente al 1 de enero de 1892, en Navarra circulaban 1.300 ejemplares de periódicos oficiales (dinásticos), 1.900 de tradicionalistas y 1.200 de liberales. La circulación de periódicos republicanos se limitaba a 600 ejemplares. Por otro lado circulaban 800 de índole religiosa (Guereña, 1982, pp. 108-109).

2 «Escándalo en Pamplona. Inmoralidades en la Escuela Pía», El País, 1 de julio de 1899. No se conservan ejemplares de El Porvenir Navarro, por esta razón nos apoyamos en los extractos de ese periódico publicados por la prensa republicana madrileña.

3 Diario de las Sesiones de Cortes, 30 junio 1899, p. 565.

4 Diario de Sesiones, 11 de diciembre 1899, pp. 412-414 (intervención del diputado Sr. Muro); Diario de Sesiones, 13 de diciembre 1900, pp. 468-470 (intervención del diputado Blasco Ibáñez); «Una excomunión», El Motín, 8 de diciembre 1900; «El epílogo de una salvajada», El País, 10 de diciembre 1900; «Lo de Pamplona»; «Lo de El porvenir Navarro», El País, 12 de diciembre 1900; «La trinchera carlista», El País, 14 de diciembre 1900. Sobre las intervenciones de Blasco Ibáñez, véase también Blasco Ibáñez, 1998, pp. 91-99.

5 Curiosamente, el documentado y detallado trabajo de Arbeloa, 1977 acerca de Lacort y de su campaña anticlerical en El Porvenir Navarro, no menciona ni una sola vez el escándalo del Padre Doroteo, pese a ser el desencadenante inicial de la reacción eclesiástica y finalmente gubernativa contra el periódico. El artículo de Joseba Asirón «Colegio de los Escolapios en el paseo de Sarasate, hacia 1900», Noticias de Navarra, 23 de octubre de 2016, recuerda sin embargo «ciertos casos de pederastia» denunciados por Lacort en ese centro. Lo hace en el contexto de la denuncia emprendida por un exalumno del colegio de Gaztelueta (perteneciente al Opus Dei) de haber sido abusado sexualmente en el centro.

6 En la época, sin embargo, este nexo era transparente, como señaló Blasco Ibáñez en el Congreso de Diputados: «¿Quiere saber S. S. desde cuándo data la lucha de El Porvenir Navarro con el Sr. Obispo de Pamplona? Pues desde que dicho periódico denunció que en el Colegio de las Escuelas Pías de Pamplona se realizaron ciertos amores asiáticos, indignos de las Órdenes religiosas. (Fuertes rumores) Desde estos mismos bancos anuncié yo este mismo suceso. De entonces data esa campaña» (Diario de Sesiones, 13 de diciembre 1900, p. 469).

7 «Escándalo en Pamplona. Inmoralidades en la Escuela Pía», El País, 1 de julio de 1899.

8 «Lo de los Escolapios de Pamplona», Las Dominicales del Libre Pensamiento, 30 de noviembre 1899.

9 «Pamplona religiosa», El País, 27 de noviembre 1899

10 «Un obispo que huye», Las Dominicales del Libre Pensamiento, 21 de diciembre 1899; «Manojo de flores místicas», El Motín, 23 de diciembre 1899.

11 «Manojo de flores místicas», El Motín, 14 de octubre 1899.

12 «Un Obispo que huye», Las Dominicales del Libre Pensamiento, 21 de diciembre 1899.

13 Para la lectura de la «escena», nos inspiramos en el análisis «dinástico» propuesto por Foucault, 2015, pp. 46-56, en su estudio acerca de la revuelta de los Nu-pieds en la Normandía del siglo XVII.

14 «La trinchera carlista», El País, 14 de diciembre 1900.

15 «mientras El Porvenir Navarro lanza al público los detalles de la reciente abominación que cae como una bomba en medio de los proyectos clericales de Pidal, destinados a que la juventud caiga totalmente en manos monásticas» («La escuela de Pamplona. Violación de niños. Escándalo monstruo», El País, 30 de junio 1899).

16 «Escándalo en Pamplona. Inmoralidades en la Escuela Pía», El País, 1 de julio 1899.

17 Se sugiere que el Rector de la Escuela Pía de Pamplona estará dispuesto a pagar a las familias de «los niños doroteados» para que no denuncien, indicándose que se trata de «gente pobre y fácil de convencer” («Lo de Pamplona», El País, 4 de julio 1899). Aunque la Orden fundada por San José de Calasanz estaba proyectada, según sus Constituciones, a la enseñanza de los niños pobres, podían admitir también a alumnos de familias ricas y nobles (Álvarez-Uría y Varela, 1991, p. 35; Lezáun, 2010, p. 73). El empobrecimiento derivado de las medidas desamortizadoras en el siglo XIX, obligó a introducir dos nuevas categorías de alumnos junto a la de los externos, que eran completamente gratuitos: «los vigilados», que después de las clases permanecían estudiando en el centro hasta el final de la tarde, bajo la supervisión de los maestros y los «internos», que residían en el colegio. Los primeros pagaban cierto estipendio y los segundos una pensión completa (Lezáun, 2010, p. 113).

18 «Pueblo viril y digno» («Lo de Pamplona”, El País, 12 de julio 1899); «enérgico y vigoroso», «toca al honor de las familias y de la juventud navarra» («El escándalo de los escolapios en Pamplona», Las Dominicales del Libre Pensamiento, 6 de julio 1899).

19 «La escuela de Pamplona. Violación de niños. Escándalo monstruo», El País, 30 de junio 1899; «Cosas de ellos», El Motín, 6 de junio 1899.

20 «El escándalo de los escolapios en Pamplona», Las Dominicales del Libre Pensamiento, 6 de julio 1899.

21 «Lo de Pamplona», El País, 12 de julio 1899 y «El escándalo de los escolapios en Pamplona», Las Dominicales del Libre Pensamiento, 6 de julio 1899.

22 «Lo de Pamplona», El País, 12 de julio 1899.

23 «Cosas de ellos», El Motín, 6 de julio 1899.

24 «Lo de Pamplona», El País, 12 de julio 1899.

25 “Cosas de ellos», El Motín, 6 de julio 1899.

26 Sobre la inmediata acción del Fiscal multando al rotativo El País y secuestrando sus ejemplares, mientras Doroteo estaba en Zaragoza, «Escándalo en Pamplona. Inmoralidades en la Escuela Pía», El País, 1 de julio 1899. Sobre la lentitud del proceso contra Doroteo, «Lo de Pamplona», El País, 12 de julio 1899.

27 «El escándalo de los escolapios en Pamplona», 6 de julio 1899.

28 «La escuela de Pamplona. Violación de niños. Escándalo monstruo», El País, 30 de junio 1899.

29 «La escuela de Pamplona. Violación de niños. Escándalo monstruo», El País, 30 de junio 1899; «Escándalo en Pamplona. Inmoralidades en la Escuela Pía”, El País, 1 de julio 1899.

30 Los escándalos en los seminarios de Corbán y Sevilla, el caso Flaminio, el caso del cura Meliá en «La escuela de Pamplona. Violación de niños. Escándalo monstruo», El País, 30 de junio 1899; el azote bárbaro de un niño en la escuela de Palma de Mallorca y de nuevo el caso Flaminio en «Cosas de ellos», El Motín, 6 de julio 1899; los abusos de los frailes con niños filipinos en «Pamplona religiosa», El País, 27 de noviembre 1899.

31 «Hay magníficos profesores casados, honrados padres de familia de quien es difícil esperar un acto impuro» («Lenguaje valiente”, El Motín, 27 de octubre 1900).

32 En el artículo «¿Quién defiende al niño? », El País, 23 de marzo 1903, se mencionan los casos de abusos deshonestos en Pamplona (Doroteo), Barcelona (Román) y el de castigo bárbaro en Valencia (Enrique), criticando el trabajo realizado por la Sociedad Protectora de los Niños, un organismo católico muy centrado en la lucha contra la trata de blancas, la pornografía y la inmoralidad, pero completamente ajeno a los malos tratos, explotación y agresión sexual a la infancia por parte del clero.

33 En esa línea, identificando la pederastia con una amenaza de procedencia oriental para las futuras generaciones de españoles, iba precisamente la primera intervención de Blasco Ibáñez sobre el asunto: : «porque hoy que se habla tanto de regeneración, si a la juventud que salga de estas escuelas religiosas, al mismo tiempo que se le enseña los principios de la ciencia, se descorre ante sus ojos el velo de placeres asiáticos, en vez de crear una generación de hombres, una generación de Cides, sólo se creará un pueblo de Sporos y Corydones» (Diario de las Sesiones de Cortes, sesión del viernes, 30 junio 1899, p. 565).

34 Sobre los «frailes” y sus «actos flaminios” como causantes de la pérdida de Filipinas, «Pamplona religiosa», El País, 27 de noviembre 1899.

35 «Escándalo en Pamplona. Inmoralidades en la Escuela Pía”, El País, 1 de julio de 1899.

36 Una descripción detallada en Arbeloa, 1977, pp. 59-61.

37 LUBEN, D.: «La comedia humana», Las Dominicales del Libre Pensamiento, 24 de mayo 1900.

38 LUBEN, D.: “La comedia humana», Las Dominicales del Libre Pensamiento, 24 de mayo 1900.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Francisco Vázquez-García, « La emergencia del « cura pederasta» y la batalla por la escuela en la España finisecular  », Recherches & éducations [En ligne], 19 | juillet 2018, mis en ligne le , consulté le 12 août 2020. URL : http://journals.openedition.org/rechercheseducations/6684

Haut de page

Auteur

Francisco Vázquez-García

Universidad de Cádiz

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo Société Binet-Simon
  • OpenEdition Journals