Navegación – Mapa del sitio

Texto completo

1Este número de la Revista de Estudios Sociales fue destinado por el comité editorial a la reflexión sobre el bicentenario de la independen- cia. Carolina y yo fuimos invitados a hacernos cargo de él como coeditores, y, aunque ninguno de los dos somos muy amigos de conmemoracio- nes históricas, pensamos que sin duda el tema de la reflexión republicana valía la pena. Hemos dado enfoques muy diferentes a nuestras inquie- tudes sobre el siglo XIX, una desde la literatura y otra desde la historia. Esto nos llevó a tomar la decisión de convocar un número a cara y cruz. Quisimos poner lado a lado artículos guiados por los conceptos de nación y de república, y acor- damos plantear el número como un debate. La respuesta de los autores a la convocatoria no se dividió nítidamente en esos dos campos, lo que puede comprenderse como síntoma de la plurali- dad de enfoques vigente hoy en la reflexión sobre el país. Por su parte, la noción de república arrojó resultados sorprendentes, lo que sugiere la reno- vada actualidad de ese enfoque, especialmente en los estudios históricos.

2Así pues, en cinco de los artículos reunidos aquí, no sólo se documentan fenómenos republicanos, sino que se propone la noción de república como tema y herramienta para el estudio de Colombia, tanto en su pasado como en su presente. No quie- ro decir con esto que la noción sea radicalmente novedosa en nuestros estudios sociales. Durante el siglo XIX, fue la república la que mereció la atención de nuestros mejores analistas y comen- tadores. Basta recordar clásicos como la Historia

3de la Revolución de la república de Colombia de José Manuel Restrepo (primera edición en París, 1827; segunda en Besanzón, en 1858); el Ensayo sobre las Revoluciones Políticas y la Condición So- cial de las Repúblicas Colombianas de José María Samper (París, 1861); La República en la América Española de Sergio Arboleda (Bogotá, 1869), y el hecho nada gratuito de que el primer volumen de la Historia Eclesiástica y Civil de Nueva Granada de José Manuel Groot fue anunciado e impreso en 1869 en la imprenta del periódico bogotano La República, de propiedad de Foción Mantilla.

4Sin embargo, entrado el siglo XX la noción em- pezó a perder fuerza y a ser reemplazada por la palabra nación. Llegó el medio siglo XX, y con él las prosas peculiares de Luis López de Mesa (De cómo se ha formado la nación colombiana, Bogotá, 1934), Antonio García (Problemas de la nación colombiana, Bogotá, 1949), y contempo- ráneos. Para entonces, nuestros intérpretes se habían acomodado bien los lentes de la nación. Sin embargo García, al cabo de reflexiones sos- tenidas durante más de cincuenta años, descar- tó el neologismo y reenfocó su análisis hacia la crítica de esta sociedad republicana nacida de la conquista (en su artículo de 1961, “Colombia: esquema de una república señorial”, publicado en el número 6 de los Cuadernos Americanos de México, y luego ampliado y publicado como libro en 1977). Por entonces surgía con fuerza la histo- ria regional, jalonada por la monumental Historia doble de la Costa de Orlando Fals Borda (publica- da en Bogotá en cuatro volúmenes entre 1979 y 1984), y la naciente Nueva Historia le respondía, con la lógica de un binomio, en términos de na- ción (Jaime Jaramillo Uribe, “Nación y región en los orígenes del Estado Nacional en Colombia”, en la Revista de la Universidad Nacional, número de diciembre-marzo, 1985-1986). Un lustro después vinieron la guerra de Yugoslavia, el alud de diagnósticos sobre la recidiva nacionalista y una verdadera prolifera- ción mundial de libros titulados con la palabra nación.

5En Colombia la multiplicación de estudios sobre la nación que aun no existe ha sido moderada, mas, aun así, su prevalencia sobre la noción de república es hoy notable. En particular, los nuevos historiadores han sido reticentes a embarcarse en estudios o diagnósticos ge- nerales sobre Colombia, excepto en la forma de obras colectivas en las que se reúnen múltiples estudios te- máticos o de períodos históricos (obras como el Manual de Historia de Colombia, editado por Procultura en tres volúmenes, en 1986; la Nueva Historia de Colombia, doce volúmenes por Planeta, en 1989; y la publicación anual Colombia Hoy, en la que los nuevos historiadores de la Universidad Nacional, sede Bogotá, han desempe- ñado un papel central). El mismo Jaime Jaramillo aban- donó el uso de la palabra nación luego de su artículo de 1985. Con todo, la bibliografía sobre la nación colom- biana –casi siempre imaginada, soñada, fracasada o vista de revés– ha crecido exponencialmente, mientras que las reflexiones sobre la república, sus instituciones, sus logros y su enfermedad, la corrupción, se han restringido de un tiempo a esta parte a los rincones más especializados de la administración pública, la ciencia política y el derecho.

6A mi modo de ver, ésta es razón suficiente para reunir un grupo de trabajos sobre Colombia planteados en tér- minos de república, y proponer el relanzamiento de la vieja noción en el análisis social y la investigación histó- rica. Noción griega, romana y renacentista y, sobre todo, palabra mayor de la era de las revoluciones. Por estos días y durante los próximos diez años estaremos con- memorando –seguramente con reflexiones cada vez más ricas– el bicentenario de una república, no de una na- ción. A la luz de las reflexiones sobre el presente –las de economistas, sociólogos y filósofos–, esta diferenciación de términos puede parecer una sutileza sin importancia. Pero no es así si se considera la perspectiva temporal propia de los estudios históricos. Cuando el análisis de la Colombia de hoy se plantea con atención al pasado, y se concibe desde el siglo XIX, la palabra nación tras- tabilla y termina por no funcionar. Es ahí donde más se echa de menos la consideración de la palabra república.

7Esto es justamente lo que hacen los historiadores in- cluidos en este número. Franz Hensel contribuye a la Revista con una reflexión sobre la conveniencia de estudiar la configuración política republicana como un esla- bón entre el antiguo orden imperial y los recientes idearios nacionales. Una de las principales contribuciones del artículo de Franz es la sensibilidad que muestra ante los matices de significado de las palabras patria, nación y república, y el hecho de que recomienda y ejemplifi- ca su estudio coordinado, sin disyuntivas radicales ni la exclusión de un concepto por otro. Francisco Ortega participa con una contribución muy oportuna al estudio del pensamiento educativo de Simón Rodríguez, quien, de manera significativa, prefirió llamar la atención so- bre la discriminación rampante en los planes educativos de su tiempo antes que inventar discursos sobre una nación prefigurada. Rodríguez insistió en la necesidad de crear un sistema educativo incluyente para las repú- blicas hispanoamericanas como única manera de dotar a cada una de un pueblo; es decir, de que ellas lleguen a ser naciones. Daniel Gutiérrez escribe sobre una de las aporías republicanas durante la década de 1820: el irresistible ascenso de la tiranía. Gutiérrez se enfoca en el México de Agustín de Iturbide (1821-1822) y en la Colombia de la dictadura de Bolívar (1828-1830), que estudia en las gestiones, intrigas y reportes de sus em- bajadores recíprocos: Miguel de Santamaría, enviado de Colombia ante el México de Iturbide, y José Anastasio Torrens, enviado de México a la Colombia gobernada por Bolívar sin Congreso.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Sergio Mejía, « Presentación », Revista de Estudios Sociales [En línea], 38 | Enero 2011, Publicado el 01 enero 2011, consultado el 05 diciembre 2020. URL : http://journals.openedition.org/revestudsoc/11359

Inicio de página

Autor

Sergio Mejía

Magíster en Historia de la Universidad Nacional de Colombia (Bogotá) y Ph.D. en Historia, University of Warwick. Actualmente es profesor asistente en el Departamento de Historia de la Universidad de los Andes. Entre sus publicaciones más recientes se encuentran: El pasado como refugio y esperanza. La Historia eclesiástica y civil de José Manuel Groot (1800-1878). Bogotá: Instituto Caro y Cuervo – Universidad de los Andes, 2009; y La noción de historicismo americano y el estudio de las culturas escritas americanas. Historia Crítica edición especial: 136-152, 2009. Correo electrónico: smejia[at]uniandes.edu.co.

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Los contenidos de la Revista de Estudios Sociales están editados bajo la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo Latindex
  • Logo Universidad de los Andes
  • OpenEdition Journals