Navegación – Mapa del sitio
Dossier

Relaciones familiares y cogniciones románticas en la adolescencia: el papel mediador de la autoeficacia romántica

Fernando Barrera y Elvia Vargas
p. 27-35

Resúmenes

En este artículo se presenta la evaluación de una propuesta conceptual relativa a la influencia de las relaciones familiares sobre las expectativas románticas de autonomía y vinculación de los adolescentes. La propuesta incluye el papel mediador de las creencias de autoeficacia romántica. Se obtuvo información de 326 adolescentes de ambos sexos con un instrumento de autoreporte. Los resultados mostraron que las relaciones familiares influyen en forma directa y también en forma mediada, vía la autoeficacia romántica, sobre las expectativas románticas de los adolescentes. Tanto la teoría de la socialización familiar como la teoría social cognoscitiva permiten interpretar las relaciones encontradas.

Inicio de página

Notas del autor

Este artículo se basa en el proyecto “Actividad sexual y relaciones románticas durante la adolescencia: Algunos factores explicativos”, financiado con la cooperación de Colciencias y el BID, 2003.

Texto completo

Agradecimientos a las madres, los padres, las niñas y niños de las familias que aceptaron participar en el estudio; a las directivas de los colegios que facilitaron el proceso. A Ana María Velásquez, Estefanía Sarmiento, Ana María del Río y Constanza Aranguren, colaboradoras entusiastas.

1La teoría y la investigación sobre la familia han mostrado reiteradamente la importancia de las relaciones con los padres para el desarrollo y el ajuste psicológico de los niños y los jóvenes (Holmbeck, Paikoff & Brooks-Gunn, 1995).

2Esas relaciones no están exentas de transiciones y de retos. Uno de los retos es el proceso de separación e individuación de los hijos. Para los padres ese proceso implica la necesidad de ajustarse al cambio; para los hijos se trata de una de las tareas más importantes de su desarrollo. En este proceso se incrementa la búsqueda de independencia respecto a los padres y un progresivo establecimiento de relaciones románticas y con pares; aumenta la proporción de tiempo empleado en contextos ajenos a la familia, pero no necesariamente se genera un rompimiento con ésta.

3Hasta hace unas décadas se consideraba la adolescencia como un tiempo de tormenta y tensión; actualmente se le concibe como una etapa de transiciones normales (Arnett, 1999). Esas transiciones corresponden a los cambios biológicos, a los cambios cognitivos, a nuevas formas de exploración sexual, a un creciente interés por la vinculación con pares y a la iniciación en las relaciones románticas (Connolly & Goldberg, 1999).

4Durante la ocurrencia de estas transiciones, los padres siguen influyendo como fuentes de apoyo y de exploración y como modelos de conducta y cogniciones. Con ello aportan al desarrollo de la autonomía y la vinculación, dos rasgos centrales del ajuste en la adolescencia (Boykin & Allen, 2001).

5En este contexto conceptual se ubica el interés de este estudio, que se centra específicamente en las asociaciones entre las relaciones familiares y las cogniciones románticas en la adolescencia. Tales cogniciones son las creencias de autoeficacia romántica y las expectativas de las relaciones románticas. Ese interés incluye, además, los constructos de autonomía y vinculación. En seguida se presenta el sustento teórico.

La Naturaleza De Las Relaciones Románticas En La Adolescencia

6Las relaciones románticas de la adolescencia, a diferencia de las adultas, son menos complejas y tienen un carácter transitorio (Laursen & Jensen-Campbell, 1999). Son oportunidades para interactuar con jóvenes del otro sexo, en contextos que incluyen a otros adolescentes y con intenciones más orientadas hacia la diversión y la

7comparación en grupo que hacia la intimidad. En su etapa inicial no implican la satisfacción de una necesidad básica de apoyo, ni de impulsos sexuales, como se cree.

8En la adolescencia avanzada se desarrolla la intimidad. Esta implica actuar confiablemente, responder adecuadamente a los sentimientos del otro, ser sensible y ser capaz de comprometerse en una relación (vinculación), pero también se desarrolla el interés por recibir atención, consideración y equidad (reconocimiento de la autonomía).

9En el progreso de la intimidad, las relaciones románticas coinciden o preceden al inicio de la actividad sexual. Estas dos dimensiones, la romántica y la sexual, obedecen a factores comunes y maduran en forma concurrente (Vargas & Barrera, 2002). Otro tanto ocurre con las cogniciones como las creencias de autoeficacia y las expectativas románticas. La autoeficacia romántica se refiere a la percepción que tienen los adolescentes de sí mismos como personas competentes en términos de sus habilidades para manejar adecuadamente las exigencias de una relación de pareja (Cassidy, Barrera & Vargas,1999; Vargas & Barrera, 2003).

10Las expectativas de vinculación romántica son representaciones sobre la cercanía emocional, el cuidado y el apoyo mutuo. Las expectativas de autonomía en la relación romántica se refieren al reconocimiento y apoyo que presta el compañero a la capacidad del otro para pensar, actuar y sentir independientemente (Allen et al., 1994)

Los orígenes familiares de las relaciones y de las cogniciones románticas

11El inicio de las relaciones románticas se asocia con varios factores. Aquí nos centramos en los factores familiares. La pertinencia de los padres para la experiencia romántica se puede abordar por lo menos desde dos perspectivas. Una es la de las prácticas parentales. La otra se refiere al papel de modelos de relaciones afectivas que ofrecen los padres en la cotidianeidad.

12La perspectiva de las prácticas parentales es la predilecta de los estudiosos de la teoría de la socialización (Maccoby & Martin, 1983). Desde ese marco conceptual se han podido identificar las prácticas parentales que predominan en las familias que tienen hijos competentes en rendimiento escolar, confianza en su propia eficacia y habilidades para afrontar los retos de la cotidianidad; en otras palabras, personas con una combinación de agencia, vinculación y competencia cognoscitiva (Strage & Brandt, 1999). Esas prácticas parentales incluyen la aceptación o apoyo emocional, la supervisión y la comunicación abierta entre

13padres e hijos. Estos atributos de las relaciones familiares pueden influir separadamente o en conjunto sobre diversos aspectos del desarrollo. En particular, la comunicación facilita la confianza y ahorra esfuerzos de vigilancia y supervisión. En la adolescencia, la convergencia de estas prácticas parentales se ha asociado con características de los hijos, que son valoradas socialmente (Darling & Steinberg, 1993).

14En este estudio se aborda específicamente la relevancia de las relaciones familiares como prácticas parentales en la explicación de dos tipos de cogniciones: las creencias de autoeficacia y las expectativas románticas de los jóvenes. Por otra parte, la perspectiva del modelo de relación opera así: los padres, mantienen el afecto con sus hijos, les expresan cercanía y calidez, pero al mismo tiempo también les validan sus expresiones autónomas (Allen & Hauser, 1996). Entonces, los hijos aprenden estas ideas y conductas de independencia y vinculación, piensan que son capaces de transferirlas a la relación de pareja y desarrollan

15expectativas sobre esta nueva relación (Connolly & Goldberg, 1999). Así, como lo sugiere Cassidy (2000), la experiencia de una relación balanceada de vinculación y autonomía con los padres puede encontrarse en la base de las relaciones posteriores. Según el modelo de relación, por medio de este mecanismo las experiencias románticas tempranas operan como una oportunidad para aprender lo que se puede sentir, pensar y hacer en las relaciones adultas, y de generación de expectativas que presagian las relaciones que ocurrirán eventualmente en el futuro. En pocas palabras, el modelo de relación es un modelo de traspaso de las experiencias vividas en la familia a las nuevas relaciones con amigos y pares románticos.

16Por otra parte, a la luz de la teoría social cognoscitiva, es razonable plantear que las representaciones románticas se pueden aprender observando a otras parejas, como las de los padres o los noviazgos de los amigos. También se puede pensar que tales representaciones se mantienen por la fuerza de las creencias de los jóvenes en su autoeficacia en las relaciones románticas (Bandura, 2000).

Familia, Y Autoeficacia

17Estudios sobre la agencia humana como el de Caprara, Regalia y Bandura (2002) muestran que las relaciones familiares influyen para que los jóvenes actúen en forma activa y dirijan su vida como agentes de su futuro. En ese estudio se vio que los adolescentes tienen creencias sobre su competencia para regular sus acciones y orientarlas a metas previsibles y realistas y que esas creencias se asocian

18significativamente con las influencias familiares.

19La teoría social cognoscitiva establece que las personas que tienen un alto sentido de eficacia imaginan recompensas y éxitos, se forjan guías de acción y emplean mayores esfuerzos que otras para hacer frente a los retos. Esas personas generan expectativas de resultados favorables para sus acciones y cuanto más fuerte es su creencia de autoeficacia, más altas son esas expectativas. Al conjunto de estos atributos y a su funcionamiento activo y dinámico es a lo que esa teoría llama “agencia humana” (Bandura, 2000). El estudio que se presenta en este artículo tiene en cuenta el papel que esa teoría le asigna a la creencia de autoeficacia, concretamente la autoeficacia romántica, como determinante de otros aspectos del funcionamiento humano. Aquí, esos aspectos son las expectativas románticas de autonomía y vinculación de los adolescentes.

Las expectativas de autonomía y vinculación en las relaciones románticas

20Los adolescentes construyen expectativas sobre las relaciones románticas aún sin haberlas experimentado. Al observar interacciones constructivas en las que se ejerce la autonomía propia y se favorece la de otros sin deterioro de la vinculación, se pueden originar las expectativas correspondientes en las propias relaciones reales o imaginadas. La vinculación y la autonomía son dos características cruciales en muchos aspectos de las relaciones humanas (Kagitsibaci, 1996; Kirsh & Kuiper, 2002). A partir de los escritos de Bandura (1997), definimos las expectativas como el juicio que hace una persona del resultado que va a tener un comportamiento determinado, lo que significa en nuestro estudio, involucrarse en una relación romántica.

21Partimos del supuesto de que las expectativas, más que el resultado obtenido, influyen en la probabilidad de que el comportamiento se realice. En el presente estudio se asume que las expectativas románticas ocurren en esas dimensiones de vinculación y de autonomía y se analiza su asociación con las creencias de autoeficacia romántica. Los antecedentes consultados no reportan estudios empíricos sobre las expectativas románticas, el trabajo conceptual de Connolly y Goldberg (1999) sí señala que las expectativas que tienen los adolescentes con respecto a las relaciones románticas están íntimamente ligadas al progreso experimentado en estos dos procesos de vinculación y de autonomía en una relación. Aquellas personas con quienes el adolescente se siente más conectado serán las que ejerzan mayor influencia en sus expectativas sobre las relaciones románticas.

La relación entre las creencias de eficacia y las expectativas románticas

22El papel más distintivo que la teoría social cognoscitiva le asigna al concepto de autoeficacia es el de “capacidad generativa”. Esa teoría le atribuye a la autoeficacia el poder de influir sobre otros componentes del funcionamiento psicológico: cognoscitivos, afectivos y motivacionales. El autor de esa teoría no duda en llamar “determinación” a esta influencia y “determinismo recíproco” a su modelo teórico (Bandura, 1997).

23Entre los estudios sobre relaciones románticas de los adolescentes no se encuentran antecedentes de la determinación que ejercen las creencias de autoeficacia sobre las expectativas románticas. Este estudio se propone analizar la determinación de la autoeficacia romántica sobre las expectativas románticas de vinculación y de apoyo a la autonomía en adolescentes.

Objetivo del estudio

24Como resultado de las ideas expuestas, este estudio tuvo por objetivo someter a prueba empírica la hipótesis según la cual las relaciones familiares influyen de manera directa sobre creencias de autoeficacia en las relaciones románticas de los adolescentes y en forma mediada (vía estas creencias) sobre las expectativas románticas de autonomía y vinculación.

Método

25Participantes

26Se obtuvo información de 326 adolescentes estudiantes de secundaria de un plantel público de estrato bajo y de dos planteles privados de estratos medio y alto respectivamente. Las edades variaron entre 13 y 18 años (promedio 15 años y siete meses; desviación estándar 8 meses). El 59% dijo vivir con ambos padres biológicos; el 31% sólo con su madre; 6% sólo con su padre y 4% con personas distintas a sus padres biológicos. Solo 178 hombres y 144 mujeres informaron sobre su sexo. Se requirió que los adolescentes respondieran las preguntas sobre relaciones familiares siempre y cuando los padres biológicos estuvieran vivos (independientemente de si vivían con ellos o no).

27La muestra final resultó después de retirar ocho casos considerados extremos por puntajes desmesurados y no previstos en el diseño.

Instrumentos

28Se utilizó un cuestionario para obtener información sobre la edad y el grado escolar. Se registró el nivel socioeconómico del colegio. Los valores de confiabilidad que se presentan corresponden al presente estudio. En concreto, las variables que entraron en los análisis de este artículo son las siguientes.

Variables de las cogniciones románticas de los hijos

  • 1 Por envío de J. Cassidy, mimeo.

29Autoeficacia en las relaciones románticas: Se incluyeron diez preguntas de la Escala de Autoeficacia en las Relaciones Románticas de Martin11(1996) que presenta situaciones descriptivas de la exigencia de una relación de pareja. Se usa para evaluar la seguridad que dicen tener los adolescentes como personas competentes en sus habilidades para manejarlas adecuadamente (1= nada seguro, 5= totalmente seguro). Un ejemplo es “Estoy seguro(a) de que puedo afrontar desacuerdos importantes abierta y directamente” (alfa = 0,87).

30Expectativas sobre las relaciones románticas: Se elaboró una escala en la que los estudiantes debían contestar qué tan probable era que sucediera cada una de las situaciones que se presentaban, si tuvieran una relación de pareja (1 = Nada probable que suceda, 5 = Muy probable que suceda). La escala consta de 13 preguntas sobre expectativas de apoyo a la autonomía (p.e. "Yo imagino que si tengo una relación romántica, mi pareja aceptará que yo pueda tomar mis propias decisiones") (alfa = 0,73) y 13 preguntas sobre expectativas de vinculación con la pareja (p.e. "Yo imagino que si tengo una relación romántica, estaremos muy comprometidos a mantener nuestra relación") (alfa = 0,88).

Variables de las relaciones familiares

31Como variables familiares se evaluaron las siguientes prácticas parentales, en versiones separadas para los papás y para las mamás:

32Aceptación: Del Cuestionario de Aceptación-Rechazo de PARQ (Rohner, 1991) se usó una versión reducida con 15 preguntas sobre los comportamientos de padres y madres que expresan satisfacción y valoración de sus hijos (por ejemplo “mi papá dice cosas buenas sobre mí”) y dos preguntas (de puntuación invertida) sobre la percepción de rechazo por parte de los padres (por ejemplo “Mi mamá me dice cosas desagradables”). Se puntuó en términos de

33frecuencia (1= nunca y 5= siempre). Alfa de la versión de papás 0,97 y de mamás 0,94.

34Supervisión: Se usaron 9 preguntas de la Escala de Supervisión Parental de Stattín y Kerr (2000). Los adolescentes indicaban qué tanto cada uno de sus padres sabe de las actividades que los hijos realizan en su ausencia (1= nunca y 5= siempre). Alfa para mamás 0,82 y para papás 0,90.

35Apertura en la comunicación: Se utilizó la Escala de Apertura a la Comunicación de Stattin y Kerr (2000) que consta de 5 preguntas sobre la frecuencia con que los adolescentes hablan con cada uno de sus padres sobre sí mismos (1= nunca y 5 = siempre).

36Alfa para mamás 0,77 y para papás 0,81.

37Todos los instrumentos de las relaciones familiares han sido traducidos de los originales publicados por los autores. Las preguntas sobre expectativas románticas fueron construidas para este estudio en trabajo de grupo luego de amplia consulta bibliográfica, y pruebas piloto. Los coeficientes de consistencia interna de estas dos escalas son satisfactorios.

Procedimiento

38Se seleccionaron, de manera intencional, tres colegios en Bogotá, teniendo como criterios de inclusión el nivel socioeconómico (bajo, medio y alto) y que fueran colegios mixtos, no religiosos o no profesantes.

  • 2 Este procedimiento se utiliza comúnmente en investigaciones como la presente. Ver por ejemplo Stein (...)

39Se obtuvo consentimiento pasivo por parte de los padres22. Se envió a los padres una comunicación escrita para informarles que su hijo había sido seleccionado para participar en la investigación, y para explicar los objetivos del estudio, el procedimiento y el carácter voluntario, confidencial y anónimo de la participación. En esta comunicación se pedía autorización para que el hijo respondiera el cuestionario y que si no estaban de acuerdo se comunicaran telefónicamente con alguno de los miembros del equipo de investigación. No ocurrieron negaciones. Los adolescentes respondieron el cuestionario en un salón asignado por la institución, sin límite de tiempo y acompañados por la asistente y las auxiliares del equipo de investigación. Se les explicó de nuevo la naturaleza del estudio. Solo recibieron cuestionario quienes firmaron una forma de consentimiento. La aplicación duraba una hora en promedio.

Resultados

40Los resultados se presentan en dos partes: análisis preliminares y análisis de regresiones lineales múltiples de los efectos de mediación.

Análisis preliminares

41Los estadísticos descriptivos se presentan en la Tabla 1 y los

42valores de las correlaciones entre las variables del estudio, en la Tabla 2. El promedio más alto entre las variables parentales correspondió a la aceptación de la madre y el más bajo a la supervisión del padre. El promedio más alto entre las cogniciones correspondió a las expectativas de vinculación y el más bajo a la autoeficacia en las relaciones románticas.La Tabla 2 presenta los valores y niveles de significación de las correlaciones entre las prácticas parentales y las cogniciones románticas y sexuales.

Tabla 1

Promedios y desviaciones estándar de las variables del estudio.

Promedio

D.E.

Aceptación de la madre

4,31

0,62

Supervisión de la madre

3,30

0,83

Apertura en la comunicación con la madre

3,73

0,90

Aceptación del padre

3,89

1,07

Supervisión del padre

2,99

1,09

Apertura en la comunicación con el padre

3,15

1,09

Expectativas de apoyo a la autonomía

4,07

0,51

Expectativas de vinculación romántica

4,48

0,49

Autoeficacia en la relación romántica

4,01

0,54

Tabla 2

Correlaciones entre las tres prácticas parentales percibidas en los padres y en las madres, y las cogniciones románticas y sexuales.

Autoeficacia en las relaciones románticas

Expectativas de autonomía

Expectativas de vinculación

Aceptación de la madre

0,23**

0,16**

0,25**

Supervisión de la madre

0,24**

0,19**

0,24**

Comunicación con la madre

0,21**

0,21**

0,21**

Aceptación del padre

0,27**

0,22**

0,24**

Supervisión del padre

0,20**

0,13*

0,13*

Comunicación con el padre

0,25**

0,21*

0,21*

43*p = 0,05; **p = 0,01.

44Todas las correlaciones entre prácticas parentales y cogniciones de los adolescentes mostraron valores positivos y significativos que oscilaron entre 0,13 y 0,25. En general, las correlaciones son congruentes con las hipótesis del estudio.

Análisis de regresiones para los efectos de mediación

45Como medida previa al análisis de mediación se estandarizaron y promediaron las variables de las relaciones familiares con el fin de reducir la multiplicidad de análisis y, por consiguiente, el error estadístico de decisión (ver Cohen, Cohen, West & Aiken, 2003). Esta reducción se hizo separadamente para las variables referentes a las madres y a los padres. El método usual para el examen de relaciones propuesto por Baron y Kenny (1986) plantea tres regresiones lineales sucesivas. En la primera se debe verificar la significación de la influencia de la variable independiente sobre la variable propuesta como mediadora; en la segunda, la significación de la influencia de la independiente sobre la dependiente y en la tercera las influencias de la independiente y la propuesta como mediadora sobre la dependiente. Si en la tercera el coeficiente estandarizado de regresión (beta) de la variable independiente sobre la dependiente disminuye

46notablemente su valor en comparación con el que tiene en la segunda y además deja de ser estadísticamente significativo, se puede considerar que ocurre un efecto de mediación. Si el valor de beta disminuye sustancialmente, pero sigue siendo significativo, se considera que la regresión es parcial.

47Dado que las creencias de autoeficacia y las expectativas románticas mostraron altas correlaciones entre sí, en todos los análisis de regresión se calculó la tolerancia como requisito de suficiente independencia entre las variables para no violar los supuestos de procedimiento. Tanto para los reportes referentes a las relaciones con las madres como para los de padres, se calcularon dos análisis de mediación: uno para las expectativas de apoyo a la autonomía romántica y uno para las expectativas de vinculación romántica. Los resultados se resumen en la Tabla 3. Para cada análisis de mediación, se observan los resultados de las tres regresiones convencionales, con los respectivos valores R2, los coeficientes beta de cada variable independiente y los índices de tolerancia. Las tres regresiones de cada análisis se presentan numeradas. En los cuatro casos es notable el peso relativo que adquieren las creencias de autoeficacia romántica, al controlar la influencia de las relaciones familiares en la tercera regresión.

Tabla 3

Análisis de la mediación ejercida por la autoeficacia romántica en la influencia de las variables familiares sobre las expectativas de vinculación en las relaciones románticas de los adolescentes.

Variables relativas a las madres.

Modelos de Regresión

R2

Beta

Relaciones con la madre – expectativas de vinculación romántica.

1. Relaciones con la madre sobre autoeficacia romántica

0,08**

0,28**

2. Relaciones con la madre sobre expectativas de vinculación romántica

0,05**

0,27**

3. Relaciones con la madre y autoeficacia romántica sobre expectativas de

vinculación romántica

0,23**

Relaciones con la madre

0,11n.s.

Autoeficacia romántica (tol. = 0,94)

0,63**

Relaciones con la madre – expectativas de autonomía romántica

1. Relaciones con la madre sobre autoeficacia romántica

0,08**

0,28**

2. Relaciones con la madre sobre expectativas de autonomía

0,05**

0,27**

Modelos de Regresión

R2

Beta

3. Relaciones con la madre y autoeficacia romántica sobre expectativas de

autonomía

0,23**

Relaciones con la madre

0,10n.s.

Autoeficacia romántica (tol. = 0,94)

0,44**

Variables relativas a los padres.

Modelos de Regresión

R2

Beta

Relaciones con el padre – expectativas de vinculación romántica.

1. Relaciones con el padre sobre autoeficacia romántica

0,06**

0,25**

2. Relaciones con el padre sobre expectativas de vinculación romántica

0,04**

0,20**

3. Relaciones con el padre y autoeficacia romántica sobre expectativas de

vinculación romántica

0,44**

Relaciones con el padre

0,05n.s.

Autoeficacia romántica (tol. = 0,94)

0,64**

Relaciones con el padre – expectativas de autonomía romántica

1. Relaciones con el padre sobre autoeficacia romántica

0,06**

0,25**

2. Relaciones con el padre sobre expectativas de autonomía

0,04**

0,20**

3. Relaciones con el padre y autoeficacia romántica sobre expectativas de

autonomía

0,23**

Relaciones con el padre

0,09n.s.

Autoeficacia romántica (tol. = 0,94)

0,45**

48La Tabla 3 muestra que, prácticamente, en todos los análisis de efectos mediados se encontró que la creencia de autoeficacia en las relaciones románticas opera como variable mediadora entre las relaciones familiares y las expectativas románticas. Los indicadores de tolerancia son satisfactorios. En todos los casos la proporción de varianza explicada de las expectativas románticas aumentó notoriamente cuando se incluyó la autoeficacia romántica en la tercera regresión. Como medida de control se examinaron modelos de mediación en los que las expectativas románticas operaban como posibles mediadoras. En ninguno de esos análisis se demostró ese papel.

Discusión

49Los resultados de este estudio, basados en las respuestas de los adolescentes, ofrecen un persuasivo respaldo a la propuesta de unas influencias directas y mediadas de las relaciones familiares sobre las representaciones de autonomía y vinculación romántica. Las correlaciones describen asociaciones significativas entre todas las variables de relaciones familiares y las dos variables cognitivas de los adolescentes. Los adolescentes que perciben a sus padres como emocionalmente cercanos y vigilantes tienden a comunicarse de manera abierta con ellos. Esas formas de relación y esa espontaneidad en la comunicación familiar contribuyen a la formación del sentido de eficacia en sus relaciones de afecto en el noviazgo y a sus cogniciones sobre esas relaciones.

50La teoría social cognoscitiva afirma que las creencias de autoeficacia no ocurren por generación espontánea. Postula que se gestan de varias maneras, entre ellas, por experiencias en el entorno inmediato y mediante el aprendizaje por observación. El análisis de las respuestas de los participantes de este estudio da pie para afirmar que los padres contribuyen a la generación del sentido de autoeficacia romántica. Por otra parte, los teóricos de la socialización coinciden en señalar que la aceptación, la supervisión y la comunicación redundan en el desarrollo del sentido de control personal. Este estudio avanza en la verificación de estas construcciones teóricas en un contexto cultural diferente a los de Norteamérica y a los países europeos.

51Desde otro ángulo, la función generativa que la teoría social cognitiva atribuye a las creencias de autoeficacia se puso de manifiesto, esta vez en el terreno específico de las representaciones románticas en los adolescentes. En efecto, en los análisis de regresión, las creencias de autoeficacia mostraron influencias significativas sobre las dos modalidades de expectativas románticas. Esa función generativa se puso aún más de manifiesto en el análisis que demostró que las creencias de autoeficacia romántica que informaron los participantes mediaron la relación de las influencias familiares con esas ideaciones románticas. En otras palabras, los análisis de regresión lineal simple mostraron influencias significativas directas de las relaciones familiares sobre las creencias de autoeficacia y también sobre las expectativas de autonomía y vinculación romántica. Pero se observó un efecto abultado de las creencias de autoeficacia, al controlar el de las relaciones familiares, como lo ponen en evidencia los resultados de la tercera regresión.

52Los atributos de la autonomía y la vinculación son rasgos frecuentemente mencionados en la literatura sobre adolescencia (Allen & Hauser, 1996). En esta investigación esos atributos se manifiestan como dimensiones de las expectativas románticas, y su validez como constructos se apoya en las asociaciones directas con las medidas de relaciones familiares y creencias de autoeficacia.

53Otro aporte que conviene registrar es el hecho de que, tal como lo sugieren los estudiosos de la teoría social cognoscitiva, este estudio utilizó un instrumento específico para la evaluación de la autoeficacia romántica y, para efectos de validación entre culturas, la confiabilidad obtenida en el presente estudio es alta y las asociaciones con las variables familiares e individuales apoyan su validez de constructo.

54El estudio también sugiere la necesidad de explorar si las relaciones que se observan entre los distintos factores difieren en función del sexo, tanto de las figuras parentales como de los adolescentes.

55Por último, aunque se sabe que los adolescentes son una fuente válida de información sobre su propia experiencia, también se reconoce que los estudios con un solo informante pueden ser vulnerables al llamado error del método. En este sentido se recomienda que en las investigaciones que se realicen en el futuro se incluyan otras fuentes de información, por ejemplo, las versiones de padres y madres acerca de las relaciones familiares. Hacia el futuro conviene examinar en qué medida los jóvenes logran satisfacer sus expectativas de vinculación y de autonomía en sus relaciones románticas y si los factores familiares y la autoeficacia romántica influyen en los niveles de satisfacción que se observan. Los análisis preliminares de un nuevo estudio prospectivo en progreso muestran algunas correlaciones que apuntan en el sentido de una respuesta positiva. Por lo pronto, este estudio inicia la formalización del constructo “expectativa” con la construcción de dos escalas, faltará más investigación hasta poder sentar hechos científicamente más sólidos en este aspecto.

56Allen, J. P. & Hauser, S. T. (1996). Autonomy and Relatedness in Adolescent-family Interactions as Predictors of Young Adults' States of Mind Regarding Attachment.

57Development and Psychopathology, 3, 793-809.

58Arnett, J. (1999). Adolescent Storm and Stress Reconsidered.

59American Psychologist, 54, 317-326.

60Bandura, A. (1997). Self-efficacy: The exercise of control.

61New York: W.H. Freeman.

62Bandura, A. (2000). Social Cognitive Theory: An Agentic Perspective. Annual Review of Psychology, 52, 1-26.

63Baron, R. M. & Kenny, D. A. (1986). The moderator-mediator variable distinction in social-psychological research: Conceptual, strategic, and statistical considerations.

64Journal of Personality and Social Psychology, 51, 1173- 1182.

65Bettencourt, B. A. & Sheldon, K. (2001). Social Roles as Mechanisms for Psychological Need Satisfaction within Social Groups. Journal of Personality and Social Psychology, 81,1131-1143.

66Boykin, K. & Allen, J.P. (2001). Autonomy and Adolescent Social Functioning: the Moderating Effect of Risk. Child Development, 72, 220-235.

67Brown, B.B.; Feiring, C. & Furman, W. (1999). Missing the Love Boat. En: W. Furman, B.B. Brown & C. Feiring (Eds.), The Development of Romantic Relationships in Adolescence. New York: Cambridge University Press.

68Caprara, G. V.; Regalia, C. & Bandura, A. (2002). Longitudinal Impact of Perceived Self-Regulatory Efficacy on Violent Conduct. European Psychologist, 7, 63-69.

69Cassidy, J. (2000). Adult Romantic Attachments: a Developmental Perspective on Individual Differences. Review of General Psychology, 4, 111-131.

70Cassidy, J.; Barrera, F. & Vargas-Trujillo, E. (1999). Autonomy and Relatedness within the Family: Connections to Adolescents´ Romantic Relationships and Sexual Practices. Propuesta de investigación - Convenio Maryland- Uniandes.

71Clark, K. E. & Ladd, G.W. (2000). Connectedness and Autonomy Support in Parent-child Relationships: Links to Children's Socio-emotional Orientation and Peer Relationships. Developmental Psychology, 36, 485-498.

72Cohen J.; Cohen, P; West, S. G. & Aiken, L.S (2003). Applied Multiple Regression/ Correlation Analysis for the Behavioral Sciences. Londres: Erlbaum.

73Connolly, J. A. & Goldberg, A. (1999). Romantic relationships in Adolescence: The role of Friends and Peers in their Emergence and Development. En: W. Furman, B.B. Brown & C. Feiring (Eds.), The Development of Romantic Relationships in Adolescence. New York: Cambridge University Press.

74Darling, N. & Steinberg, L. (1993). Parenting Style as Context: An Integrative Model. Psychological Bulletin, 113, 487-496.

75Holmbeck, G. N.; Paikoff, A. & Broos-Gunn, J. (1995). Parenting Adolescents. En M. Bornstein (Ed.), The handbook of parenting, Vol. 1. Mahwah, NJ: Erlbaum.

76Kagitcibasi, C. (1996). The Autonomous-relational Self. A New Synthesis. European Psychologist, 1, 180-186

77Kirsh, G.A. & Kuiper, N.A. (2002). Individualism and Relatedness Themes in the Context of Depression, Gender, and a Self Schema Model of Emotion. Canadian Psychology, 43, 76-90.

78Laursen, B. & Jensen-Campbell, L.A. (1999). The Nature and Functions of Social Exchange in Adolescent Romantic Relationships. En W. Furman, B. B. Brown & C. Feiring (Eds.), The development of romantic relationships in adolescence. New York: Cambridge University Press.

79Maccoby, E. E. & Martin, J.A. (1983). Socialization in the Context of the Family: Parent-child Interaction. En P. H. Mussen & E. M. Hetherington, Handbook of child psychology, Vol. 4, Socialization, personality and social development. New York: Wiley.

80Stattin, H. & Kerr, M. (2000). Parental Monitoring, a Reinterpretation. Child Development, 71, 1072-1085.

81Steinberg, L.; Lamborn, S.; Dornbush, S. M. & Darling, N. (1992). Impact of Parenting Practices on Adolescent Achievement. Authoritative Parenting, School Involvement, and Encouragement to Succeed. Child Development, 63, 1266-1281.

82Strage, A. & Swanson Brandt, T. (1999). Authoritative Parenting and College Students' Academic Adjustment and Success. Journal of Educational Psychology, 91, 146-156.

83Vargas-Trujillo, E. y Barrera, F. (2002). El papel de las relaciones padres-hijos y de la competencia psicosocial en la actividad sexual de los adolescentes (Documentos CESO No. 32). Bogotá: Universidad de los Andes, Facultad de Ciencias Sociales.

84Vargas-Trujillo, E, y Barrera, F. (2003). Actividad sexual y relaciones románticas durante la adolescencia: Algunos factores explicativos (Documentos CESO No. 56). Bogotá: Universidad de los Andes, Facultad de Ciencias Sociales.

Inicio de página

Notas

1 Por envío de J. Cassidy, mimeo.

2 Este procedimiento se utiliza comúnmente en investigaciones como la presente. Ver por ejemplo Steinberg, Lamborn, Dornbush y Darling (1992).

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Fernando Barrera y Elvia Vargas, « Relaciones familiares y cogniciones románticas en la adolescencia: el papel mediador de la autoeficacia romántica »,Revista de Estudios Sociales, 21 | 2005, 27-35.

Referencia electrónica

Fernando Barrera y Elvia Vargas, « Relaciones familiares y cogniciones románticas en la adolescencia: el papel mediador de la autoeficacia romántica », Revista de Estudios Sociales [En línea], 21 | Agosto 2005, Publicado el 01 agosto 2005, consultado el 23 septiembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/revestudsoc/23269

Inicio de página

Autores

Fernando Barrera

Profesor Asociado, Departamento de Psicología – Universidad de los Andes. Correo electrónico: febarrer[at]uniandes.edu.co

Artículos del mismo autor

Elvia Vargas

Profesora Asociada, Departamento de Psicología – Universidad de los Andes. Correo electrónico: elvargas[at]uniandes.edu.co

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Los contenidos de la Revista de Estudios Sociales están editados bajo la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo Latindex
  • Logo Universidad de los Andes
  • OpenEdition Journals