Navegación – Mapa del sitio
Editorial

Editorial

Cecilia Balcázar de Bucher

Texto completo

1Esta edición especial de la Revista de Estudios Sociales compendia trabajos de distintos investigadores ligados en una u otra forma al Departamento de Lenguajes y Estudios Socioculturales de la Universidad de los Andes. Hay una línea interdisciplinaria que los une, a pesar de sus distintas trayectorias académicas y disciplinas de origen, que converge en la arena de los Estudios Socioculturales. Allí se da el encuentro de quienes transitan, a veces sin hacerlo explícito, por las mismas ‘sendas perdidas’; marcados por la impronta de ese ser que Valéry llamó en sus Cuadernos Santo Lenguaje.

2La coherencia se da por la visión de fondo que subyace los diferentes análisis y que devela, desde las distintas disciplinas, el carácter contingente y transitorio de las construcciones sociales y culturales y los intereses que las sustentan y las naturalizan. Lenguaje, discurso, construcción retórica, análisis crítico del discurso, semiosis –en el área visual–, términos que se sustituyen o se sobreponen en el espacio de la significación, tienen todos como base común la ruptura epistemológica que se da en el área del lenguaje.

3Sobre ese giro epistemológico radical, de consecuencias ilimitadas en todos los campos del saber, se articula también el currículo del Departamento, dándole posibilidad de desarrollo a nuevas nociones de lo cultural y de lo social, de lo político, de lo literario, de lo histórico, de las construcciones de género, de las perspectivas de las artes visuales. Se interroga la posibilidad misma de la traducción y se cuestionan las construcciones metafísicas de la lingüística tradicional. Porque aun las lenguas que se enseñan, en las distintas etapas de su aprendizaje y de su análisis, se examinan como construcciones contingentes del sentido; como categorizaciones autónomas de lo real.

4Sabemos que la verdad contingente de los mundos que creamos acaece como si fuera natural, como efecto del orden dispuesto por el omnipotente e invisible poder de la palabra que se solidifica y cosifica, que impide que veamos lo nuevo a cada paso y que encontremos alternativas y soluciones creativas para los conflictos que solo pueden resolverse en el orden de la palabra. En esa palabra vivimos, amamos y morimos, construidos como estamos, nosotros mismos, de palabras. Allí aparece nuestro yo social, nuestro yo de la personalidad, nuestro yo fragmentado y múltiple; nuestras instituciones y teorías; nuestras culturas; el espacio y la historia de la nación que hemos construido; los propios modelos científicos, paradigmas que se sustituyen en el tiempo con su legado de explicaciones transitorias, de dogmas perecederos, de ideologías cambiantes.

5Lo Sociocultural articula lo producido en el campo de los Estudios Culturales –y su conocida incidencia en el área de las Humanidades–, con el enfoque sociológico que enfatiza el papel del lenguaje en la construcción, transmisión y reproducción de la cultura y del orden social e institucional; en la persistencia de las relaciones de poder y subordinación y exclusión, –de clase, de raza, de género, de religión–; en la formación de

6la conciencia y de la subjetividad dentro de la familia, la escuela, la institución universitaria.

7El análisis se orienta, en parte, a encontrar en el discurso la correspondencia entre lo micro y lo macro social, tal como lo elaboran de distintas maneras Basil Bernstein, en sumodelo pedagógico, o su contemporáneo, Pierre Bourdieu. O, desde otro ángulo, lacques Derrida. También como lo plantea Richard Harvey Brown, con su propuesta socio retórica, ligada a una acción política que se centra en la resemantización de los vocabularios.

8*

9El corpus de conocimiento representado en este número de la Revista permite un desarrollo posterior de estudios de postgrado en un campo tan fructífero como es el de la identidad latinoamericana que, abordada desde la perspectiva sociocultural, abre nuevas vías de análisis y de solución de los conflictos en los que nos encontramos sumidos.

INTRODUCCIÓN

10Los textos que aquí aparecen están cosidos por un hilo común que, desde la centralidad del lenguaje, liga discursos que cada vez abarcan mayores y más disímiles campos del saber; empezando por la reflexión que reconstruye postulados de la filosofía y de la Lingüística y reivindica el lenguaje como el sitio donde se significa, sin subordinación a la representación, a la expresión, a la comunicación, tal como aparece finamente tratado en el texto de nuestra profesora Alcira Saavedra.

11Richard Harvey Brown aborda en uno de sus artículos la especificación del campo de los estudios socioculturales; en el otro, la visión de la Sociología a partir de una argumentación fundamentada en la contingencia del lenguaje y de la cultura. Lo suyo es una crítica contra la visión positivista, contra la técnica como manera de concebir el mundo y de manejar al ciudadano mediante un discurso nimbado del prestigio de los modelos de las Ciencias puras, inaccesible para el público y que, según su razonamiento, se convierte en una amenaza para la democracia. Ese discurso —hegemónico en Latinoamérica—, se ha acogido de manera acrítica y su práctica se ejerce desde las posiciones de poder, sin distingo de ideología política. El artículo de Brown cuestiona el individualismo liberal y propone derroteros para ampliación de la democracia, para el establecimiento de nuevas fronteras y el desarrollo de un diálogo que permita promover cambios sustanciales en el proceso de reconstrucción del tejido social. Como en toda su obra, Brown se sitúa dentro de la visión del giro lingüístico y asume una posición política crítica que concibe la creación de nuevos órdenes sociales a partir del cuestionamiento del orden en que vivimos y que el lenguaje establece como natural.

12Este razonamiento empata con el del profesor Gregory Lobo, quien enfoca la cultura como política. Afina el análisis para deslindar, una vez más, los distintos significados de la palabra “cultura” para demostrar cómo la selección de las categorías que el lenguaje impone en el ámbito de la “cultura”, legitima y naturaliza un orden determinado que subyace y produce la estructura de clase de una sociedad dada, más allá y con más poder que las llamadas condiciones objetivas del análisis tradicional. Su trabajo retoma, desde el enfoque contemporáneo, una reflexión que se ha clausurado muchas veces por la reificación que se ha dado del concepto cultura y la esencialidad que se le ha atribuido. Pero, haciendo hincapié en la necesidad de cambiar categorías creadas por la lengua, implícitamente vuelve a darle valor a la afirmación de que la verdadera revolución debe realizarse en el lenguaje. No todo lo que es cultural es neutro y legítimo, amparado como está por la visión de la relatividad de las culturas, sino que, como lo afirma también Brown, esas culturas tienen una autoría inicial, y la autoridad que se les concede está basada en intereses y en consideraciones de poder, que legitiman el orden político y cultural existente. La reificación de la cultura, su concepción como un orden inamovible, impide el cambio y la resemantización de vocabularios que, no siendo neutros, marcan con su impronta la marginalización, la discriminación, la otrificación en el terreno de lo étnico, del género, de lo religioso, de lo político.

13El artículo de Liliana Ramírez se orienta también según los presupuestos que sobre el

14lenguaje y el texto plantea la postmodernidad, no sin hacer notar que hay una expresión precursora en la obra de Borges. El análisis toma como punto de referencia teórico a Foucault; sus planteamientos sobre el discurso le sirven para anudar una visión que interrelaciona la cultura con la política, con la historia como narración y de la misma manera con el discurso literario como constructor de identidades. Allí se articula la crítica feminista y la crítica postcolonial que Ramírez entrecruza, —a partir de los conceptos de hibridez y mestizaje y de su expresión en textos literarios—, con el interesante debate que se da en ese campo desde los Estudios culturales, especialmente los que tienen que ver con Latinoamérica.

15En el texto de Anna–Telse lagdmann, “La biografía visual de Colombia: El Atlas de 1889 leído como símbolo nacional”, se develan los mecanismos que usa el lenguaje gráfico de la cartografía para construir la ilusión de realidad, el simulacro de realidad, el mito de la realidad. Sobre el espacio físico, “objetivo” y topográficamente mesurable, traza el lenguaje móvil del mapa las coordenadas que prescribe el poder, para construir el espacio de la nación. En un ejercicio revelador, podría sustituirse en distintos contextos la palabra mapa por el término lenguaje, para, de manera palmaria, entender su contingencia, a pesar de la materialidad del referente espacial que el mapa pretende representar.

16A través de una lectura del cuento de Cortázar, “Lejana, diario de Alina Reyes”, Alessandra Merlo nos introduce en otras lecturas: La que Cortázar hace del fenómeno del lenguaje como constructor y de constructor de identidades personales, como creador del inconsciente. El “le est un autre” se escribe y se rescribe, busca su sentido en la escritura e inventa su doble, su otro, su otra, que no se asomaría siquiera a la presencia, desde las antípodas de su ocultamiento, si no encontrara lugar en la palabra. El lenguaje y su poder se despliegan en el análisis del cuento y en el cuento mismo que delata los mecanismos de construcción de sentido y juega con los conceptos lingüísticos de oposición y diferencia, de presencia y ausencia, de complementariedad dentro de lo diverso. La visión del signo lingüístico se rompe en el relato y en el metarrelatos, al entender y demostrar cómo los significantes crean sus referentes, cómo el juego retórico y las palabras, pretendidamente inocentes, dan lugar a la creación de lo que se produce y toma vida propia en el texto escrito y también en la escritura del texto de la propia vida.

17Chloe Rutter–lensen aborda, desde una perspectiva de género, y basándose en los relatos de la guerra escritos por mujeres, específicamente el de “La historia de una traición”, o La historia de un entusiasmo, de Laura Restrepo, el tema de la contingencia de la historia, de su construcción de distintas narrativas posibles que, a la manera del lenguaje, establece y crea la “verdad” de unos hechos y construye sobre olvidos y exclusiones la historia oficial de una nación. Al mismo tiempo que el texto da cuenta de la deconstrucción de esa historia en la voz de la novelista, aborda también la manera cómo esa otra construcción del lenguaje, la que distingue y naturaliza arbitrariamente los dominios de lo público y lo privado, se quiebra en el texto histórico–literario, introduciendo en el relato las voces de la intimidad y la lengua de los excluidos de los estadios del poder.A partir del enfoque de un caso, Rutter–lenssen introduce muchos delos temas que, en el ámbito de lo político, se ubican dentro de la concepción de una“democracia radical” de inclusión y de cuestionamiento de las categorizaciones que ha construido la lengua y que se legitiman después en el lenguaje de la ley.

18Barbara Dröshner muestra, en el ámbito de Centroamérica, cómo los mitos fundacionales de la Historia oficial se recrean en el lenguaje de la ficción literaria de tres escritores: Rosario Aguilar, Gloria Guardia y Sergio Ramírez. Este tratamiento de la creación de identidades nacionales se liga con el tratamiento que le da Nicholas Morgan al proceso de creación discursiva de la identidad latinoamericana, específicamente de la chilena, en la obra de losé Donoso. El análisis rastrea, en su novela La desesperanza, las huellas que la lengua despliega como testimonio de una cerrada estratificación de clase, de origen étnico. Puntualiza también la desagregación que el autor hace de la supuesta homogeneidad, mostrando el fraccionamiento interno y las frustradas expectativas de avance social de los protagonistas.

19Luisa Ortiz, con su tratamiento de la acción revolucionaria del ejercito zapatista en México, añade otra dimensión de la acción del lenguaje en el terreno de lo político. Al denominar esta rebelión como posmoderna, hace alusión a las armas retóricas usadas por los zapatistas que, en su marcha incruenta, se proponen hacer oír su discurso tradicional, con sus metáforas y mitos ancestrales en el centro del poder —el Zócalo—, donde este

20lenguaje ha sido excluido, y con él la voz indígena de México. Su interpretación devela lo que representa traer al juego de la arena política lo que no ha sido nombrado, lo que ha sido silenciado por el poder retórico del lenguaje oficial. Se ubica así en la línea de los análisis de Mouffe y de Laclau, bajo cuya dirección ha trabajado en Essex, y ejemplifica también esa reflexión político–lingüística con la noción de cadenas de significado donde se articulan las luchas de distintos opositores que antagonizan las fuerzas del poder institucionalizado; no solo en lo político sino en lo cultural. En este caso específico, la lucha zapatista se muestra ligada e inmersa en una confrontación mayor, la económica, en oposición a los presupuestos de la globalización.

21Por último, la línea propiamente lingüística del Departamento, y específicamente la Lingüística sociológica o la Sociología de la lengua – y la Lingüística siempre le ha dado datos fehacientes a las Ciencias Sociales —, encuentra su expresión en el artículo de Carlos Patiño Rosselli quien retoma el caso de las Lenguas en Contacto desde una nueva perspectiva socio–histórica aplicada a las lenguas criollas de origen africano. Este enfoque aporta nuevas maneras de entender lo transcultural, y puntualiza, a su vez, un área de contacto con los Estudios Socioculturales en lo que toca con el origen y gestación de las identidades individuales y colectivas, en particular las que llevan la impronta de las lenguas africanas.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Cecilia Balcázar de Bucher, « Editorial », Revista de Estudios Sociales [En línea], 13 | Octubre 2002, Publicado el 23 mayo 2019, consultado el 21 septiembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/revestudsoc/26825

Inicio de página

Autor

Cecilia Balcázar de Bucher

Ph.D., Georgetown University. Profesora titular, Directora Departamento de Lenguajes y Estudios Socioculturales, Universidad de los Andes. Miembro de la Academia Colombiana de la Lengua. Miembro del Consejo mundial del PEN Internacional.

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Los contenidos de la Revista de Estudios Sociales están editados bajo la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo Latindex
  • Logo Universidad de los Andes
  • OpenEdition Journals