Navegación – Mapa del sitio
Dossier

La ciencia social y la búsqueda de una sociedad justa

Richard Harve Brown
p. 27-35

Resúmenes

Se arguye que la ciencia social debe ser vista como un discurso cívico orientado hacia el desarrollo de sociedades más humanas y democráticas. En contra de la tendencia a hacer más científicas las ciencias sociales, a la manera de la física o la ingeniería, el autor aboga por la elaboración de un discurso de las ciencias sociales que sea más abierto y plural en sus esfuerzos por comprender y explicar lo social. Esto requiere que la metáfora que se utiliza para acercarse a lo social sea la del texto, y que nuestra investigación se dedique a la elaboración de las maneras en que los grupos lo escriben y se inscriben en él.

Inicio de página

Texto completo

1Son muchos los que desconfían de la ciencia social porque consideran que su lenguaje es esotérico, su contenido obsoleto y desconectado de su vida diaria. Creemos que esta percepción puede ser correcta, porque los estilos de ciencia social que predominan hasta ahora tienden a servir a los expertos, y a estar cada vez más lejos de los asuntos de los ciudadanos corrientes. Sin embargo, también creemos que esta situación puede ser modificada. La ciencia social es en la actualidad una forma de comunicación pública que no sólo cobra importancia dentro de las universidades, sino que también lo hace en las actividades cotidianas de todos los miembros de la sociedad. Al ser vista como un discurso cívico, es decir, un lenguaje compartido a través del cual los individuos logran conocerse a sí mismos y moldear su mundo, la ciencia puede ayudar a construir una sociedad más justa y democrática, una economía más sostenible, y una vida personal más provechosa. Hoy en día, la ciencia, especialmente la ciencia social, es un modo de acción ética y política.

2Gran parte de las ciencias sociales trata de ser “científica” en la forma en que lo son la física y la ingeniería, con lo cual se trata de tomar una postura que pretende ser política y moralmente neutra. Es claro que la ciencia y la ética se diferencian en que sus razonamientos están basados en postulados diferentes, es decir, son juegos de lenguaje distintos. El problema surge cuando el discurso de la ciencia o de la ingeniería social aparece en lugar de la ética, y cuando se convierte en el principal lenguaje en la formulación de políticas públicas. En el momento en que esto sucede, la razón en la vida pública comienza a restringirse a una racionalidad científica limitada, y las discusiones éticas o políticas a basarse en emociones o intereses personales.

3Cuando esto ocurre, la supuesta neutralidad en cuanto al manejo de las cosas se convierte en una manipulación amoral de las personas. Las personas se convierten en simples objetos de ingeniería social o de control burocrático. Esta es

4la amenaza cultural y moral que el “tecnicismo” le plantea a la ciudadanía, a la democracia y a la dignidad humana.

5El discurso de la técnica debilita la capacidad del ciudadano común para moldear sus condiciones colectivas de vida, al considerar a los expertos superiores y más competentes que los ciudadanos. El hecho de preocuparse por el predominio de la ciencia positiva como la forma de entender el mundo, no significa que estemos en contra de la ciencia. Creemos que la ciencia y sus aplicaciones tecnológicas son supremamente útiles. Es tal vez por esta utilidad que la ciencia y la manera técnica de pensar han predominado en

  • 1 Richard Harvey Brown, S‹ien‹e ac Narration, New Heaven, Yale University Press, 1996; Richard Harvey (...)

6las esferas de la ética y de la política, en donde suele no darse una guía apropiada para la práctica.11

7No obstante, hay una alternativa para este tipo de ciencia social; una alternativa que puede conferirle poderes no sólo a los expertos, sino a los ciudadanos. Al reivindicar la ciencia social como un discurso cívico, nos estamos ubicando dentro de los trabajos y los ejemplos de la teoría sociológica clásica, la de Marx, Weber, y Mead, quienes buscaban crear formas de entendimiento de las sociedades que llevaran al mejoramiento humano a través de la participación democrática. Así mismo, reconocemos la influencia de aproximaciones contemporáneas tales como el neomarxismo, el feminismo, la fenomenología y el posestructuralismo.

8Ubicados dentro de estas tradiciones, proponemos entonces cuatro pasos que nos llevarán hacia una ciencia social entendida como un discurso democrático y cívico.

9Primero. Aunque la mayoría de las ciencias sociales tome la sociedad como una máquina, nosotros proponemos que la metáfora adecuada para el estudio de ésta sea la del texto. La sociedad puede ser entendida como un texto que es a la vez leído y reescrito por sus miembros. Como texto, la sociedad es más duradera que los actos de habla particulares, aunque estos actos de habla vayan a crear luego el texto social.

10Llamamos realismo simbólico a esta perspectiva textual o lingüística.

11Segundo. Así como sugerimos que la sociedad puede ser entendida como un texto, también se puede percibir a los individuos de la misma manera. Las personas, así como los grupos sociales y las sociedades en general, se basan en la existencia y permanencia de sus narrativas, es decir, se construyen por medio de narraciones. En este sentido, los individuos pueden ser entendidos, o leídos, como si fueran textos. Cada uno de nosotros es como un texto que puede ser leído, interpretado, y reescrito ya que representamos y reinventamos nuestros textos sociales. De esta forma, el yo es algo que surge de estas actividades.

12Tercero. Sostenemos, muy a pesar mutuo, que hoy en día tanto en las ciencias sociales como en la política social, el razonamiento discursivo está prácticamente muerto. En las comunicaciones oficiales o públicas, los relatos o discursos que son producto del discurrir han sido reemplazados por explicaciones estadísticas o mecanisistas de la realidad, o simplemente por narrativas irracionales.

13Por el contrario, y como último punto, sostenemos que los científicos sociales, como lectores autorizados del texto social, deben darle nueva vida al discurso aún preservando el poder analítico de la ciencia convencional. Obviamente, algunos relatos tradicionales han excluido del proceso de toma de decisiones públicas a quienes se consideran “diferentes”. Por esta razón, nos gustaría proponer nuevos tipos de discursos que sean más plurales y abiertos.

  • 2 Richard Harvey Brown, So‹iety ac Text: Eccayc on Rethori‹, Reacon, and Reality, Chicago, Chicago Un (...)

14Para llevar a cabo esta tarea, comenzamos por pedirle al lector que suspenda sus creencias sobre lo que es la realidad; que no piense que es algo que está “allí afuera”, y que comience a pensar que la realidad, específicamente la realidad social, por el contrario, es algo producido, o construido, dentro de nuestras prácticas diarias. Al hacer esto, esperamos convencerlo de que cualquier versión particular de la realidad, incluyendo aquellas que son ofrecidas por las mismas ciencias sociales, es una “naturalización” de un orden social específico.2 Por “naturalización” entendemos que aquello que es creado por los individuos, como la “cultura”, se ve como algo que ha existido siempre, algo que existía antes de que apareciera alguien en el escenario de la “naturaleza”. Pero, contrariamente a esta visión, ninguna realidad social es la única posible. Es tan sólo una de las muchas formas en que se puede ordenar el mundo social.

15Este es una versión de la realidad con autoría y, por lo tanto, puede ser reescrito de una forma diferente. La forma en que se escribe la sociedad, y la forma en que se “naturaliza”, es la acción comunicativa o la discursiva; la ciencia social en sí misma es un tipo de acción comunicativa, y la acción comunicativa es una forma especialmente importante de construir realidades sociales.

  • 3 Richard Harvey Brown, “Symbolic Realism and Sociological Thought; Beyond the Positivist – Romantic (...)

16Muchas de las disputas contemporáneas en las ciencias sociales –entre la ciencia “dura” y la ciencia “blanda”; entre lo macro y lo micro; o entre la estructura y la agencia; o en las relaciones entre la política, la ciencia y los valores– pueden ser entendidas como parte de un conflicto más amplio y antiguo entre el positivismo y el romanticismo.3 El positivismo, ejemplificado en la Sociología, en el trabajo de Auguste Compte, creía que en el mundo existían ciertas leyes explicativas objetivas. Para los positivistas, el mundo funcionaba como una máquina, y el objeto de la ciencia debía ser entender las leyes absolutas mecánicas para que los expertos pudieran diseñar la sociedad. El sicólogo conductista B.r. Skinner también se encuentra dentro de esta tradición. Los positivistas creen que la lengua –un concepto que es central para nuestros propósitos– reproduce los hechos tal y como aparecen en el mundo, o simplemente expresa emociones o cosas sin sentido. Esto quiere decir que para los positivistas el mundo existe y los humanos desarrollan la lengua para nombrar y manipular las cosas que se encuentran en ese mundo.

  • 4 Richard Harvey Brown, 1987, op. cit., pág. 30.
  • 5 Ver Íbid; Richard Harvey Brown, 1978, op. cit; Richard Harvey Brown, So‹ial S‹ien‹e ac Civi‹ Dic‹ou (...)
  • 6 Richard Harvey Brown, 1989, op. cit.; Walter R. risher, Human Commini‹ation ac Narration: Toward a (...)
  • 7 Richard Harvey Brown, 1978, op. cit., pág. 5.

17Por otra parte, los románticos critican el modelo mecánico de los positivistas. Para ellos la lengua es una expresión de los pensamientos y sentimientos del hablante. El lenguaje no copia el mundo externo, sino que, por el contrario, expresa interpretaciones y creencias. Para los románticos, la lengua es significativa subjetivamente, y tiene más valor la interpretación artística que la explicación mecánica, como modelo de verdad y realidad.4 En contra de estas dos interpretaciones del mundo, ofrecemos una tercera versión que tiene en cuenta las dos perspectivas descritas pero que no se limita a ninguna de ellas. Llamamos a esta perspectiva realismo simbólico.55 Teniendo en cuenta la metáfora de la sociedad como texto, el realismo lingüístico hace parte del giro lingüístico o retórico que surgió recientemente en las ciencias sociales y en las humanidades.6 6La perspectiva retórica ve las teorías positivista y romántica como construidas a través del lenguaje. Así, el realismo simbólico, al igual que el positivismo, afirma la existencia de una realidad recalcitrante, pero del mismo modo que el romanticismo, también insiste en que estas realidades están construidas retórica o simbólicamente. De hecho, el realismo simbólico sostiene que estas realidades construidas son las únicas que nos son accesibles como conocimiento. 7Como realistas simbólicos sugerimos que tanto las perspectivas positivistas como las románticas mencionadas anteriormente son recursos formales para construir mundos por medio de símbolos.

  • 8 Richard Harvey Brown, 1996, op. cit. Ibid, pág. 6.

18En efecto, dentro de esta perspectiva, la ciencia positiva en sí misma es una construcción simbólica o narrativa que enmarca o crea retóricamente sus propios campos de significación y uso. 8Es decir, la ciencia y el arte pueden ver sólo los mundos que ellos han creado, o que han hecho visibles, a través de la simbolización –incluyendo los métodos de laboratorio y los instrumentos de representación–. No obstante, y debido a que desafortunadamente el discurso científico mismo está naturalizado, se ha debilitado la legitimidad de todas las otras formas de construir y conocer el mundo.

  • 9 Richard Harvey Brown, 1989, op. cit., pág. 51.

19En la perspectiva del realismo simbólico, la lengua no es un reflejo del mundo ni de la mente. Por el contrario, las mentes y los mundos humanos surgen de la práctica social histórica que es el lenguaje. Los símbolos derivan su significado no de las cosas o las intenciones, sino de las acciones socialmente coordinadas.9 Desde el realismo simbólico se tiene en cuenta la existencia de múltiples realidades. Siguiendo a diversos pensadores como Giambattista Vico, Ludwig Wittgenstein, Edmund Husserl, y Kenneth Burke, los realistas simbólicos creemos que la comprensión compartida de la experiencia constituye el marco dentro del cual se inicia toda investigación, y que esa misma comprensión hace parte integral de comunidades históricas específicas.

  • 10 Ludwig Wittgenstein, Philocophi‹al Invectigationc, traducido por G.E.M. Anscombe, Oxford, Blackwell (...)

20Mientras en nuestra vida diaria tendemos a pensar en las comunidades como grupos de personas que viven en áreas geográficas locales, los realistas simbólicos piensan en términos de comunidades de discurso, en juegos de lenguaje, o en un conjunto compartido de entendimientos o malentendidos.10 Adicionalmente, los participantes en estos juegos de lenguaje pueden estar separados en el tiempo y en el espacio. Desde esta perspectiva, las disciplinas científicas y artísticas son comunidades de discurso, así como lo son los grupos étnicos, las pandillas y las comunidades públicas o políticas. Cada uno contiene sus propios juegos de lenguaje y sus propias prácticas de comunicación, cuyo conocimiento y uso apropiado lo define a uno como miembro, o como el tipo de persona que puede entrar en asociación, por ser equiparable.

21Dentro de la ciencia, la sociología, por ejemplo, es una comunidad de discurso, tal y como lo son la física, la biología, la astronomía, la filosofía, y la ciencia política. Los juegos de lenguaje de las artes visuales incluyen movimientos tales como el expresionismo, el cubismo, y más recientemente el postmodernismo. Cada comunidad tiene sus propios usos del lenguaje y sus reglas de comunicación.

22Términos como estructura o alienación, que significan una cosa en un juego de lenguaje, en otro pueden ser ininteligibles o significar algo diferente. Aunque exista una tendencia a traslapar todas las disciplinas, cada una se define a sí misma como una disciplina diferente al construir su propia realidad a través de una terminología especial, de métodos específicos, de escritores ejemplares, y otras normas, reglas y prácticas de comunicación. La sociología le da forma y enfoca una realidad que es diferente de la de la biología, por ejemplo.

  • 11 Karl Marx, y rrederick Engels, The German Ideology, New York, International Publishers, 1970.
  • 12 Richard Harvey Brown, 1989, op. cit., pág. 48.

23Para cualquier comunidad de discurso, “la lengua es real, es conciencia práctica”.11 Parte de su ser real y práctico está en el hecho de que la lengua oculta tanto como revela, suprime tanto como expresa, y toma como tácito más que lo que hace explícito. Las comunidades lingüísticas distinguen lo que puede afirmarse de lo que no se puede decir o lo que es inmencionable.12 De esta manera, los juegos de lenguaje son también sistemas de poder porque ellos definen quién puede decir qué, excluyen a algunas personas o temas de la comunicación, e incluso restringen lo que las personas pueden imaginar. Así, las categorías o prácticas de comunicación delimitan lo que puede realizarse en el discurso, es decir, lo que las personas pueden hacer real o imaginable, incluyendo las formas alternativas de ordenar la sociedad, de distribuir el poder, y de ser humanos.

24La noción de comunidades de discurso, o de juegos de lenguaje, puede aparecer como obvia dentro del mundo académico. Después de todo, muchos de los lectores de este texto son estudiosos de la sociología, y son conscientes de las diferencias que existen entre las disciplinas académicas. Sin embargo, puede ser menos obvio que la elección de la sociología como una especialidad pueda ser vista como una elección de la sociología como juego de lenguaje.

  • 13 Richard Harvey Brown, 1987, op. cit.

25Estas diferencias también existen fuera de la academia. Imaginemos, por ejemplo, que un estudiante de sociología decida hacer una investigación basada en observación participante para un trabajo de clase. Al abandonar el campus universitario para estudiar los miembros de una pandilla callejera, se da cuenta de que está entrando a un juego de lenguaje, o a una realidad simbólica, completamente diferente, y que violar sus reglas de discurso puede penalizarse con algo peor que una mala nota. El registro de lengua que se utiliza en el salón de clase para producir verdades sociológicas, puede ser rechazado en la calle y ser tachado de “estupidez intelectual”,13 así como las verdades y las jergas de la calle son usualmente rechazados o inadmisibles en el salón de clase. Si intenta discutir algo, como la noción de alienación en Marx, se expone a que los miembros de la pandilla se burlen. Los miembros de la pandilla callejera viven en un mundo que está separado del mundo del campus universitario. Ellos han escrito, y han sido escritos, por una realidad diferente.

  • 14 Sanyika Shakur, Moncter: The Autobiography of an L.A. Gang Member, New York, Penguin Books, 1993; E (...)

26Lo que nos pueden decir las ciencias sociales acerca del mundo de las pandillas callejeras es que sus miembros han creado su mundo de la misma forma en que los sociólogos han creado su mundo sociológico. Los mundos son creados a través de la acción discursiva. Mientras que los sociólogos crean su mundo escribiendo artículos académicos para libros o revistas, criticándose mutuamente, o enseñando o tomando clases en las universidades, los miembros de las pandillas callejeras crean el suyo usando ropa de diferentes colores, dejando sus símbolos en las paredes de los edificios, nombrándose a sí mismos y a sus pandillas rivales.14 Inventar no requiere escribir pero sí requiere comunicar. Usar colores particulares o estilos de ropa comunica la inscripción dentro de determinado grupo. Esta es una forma de construir grupos de “nosotros” y “los otros”.

  • 15 Richard Harvey Brown, 1987, op. cit.

27Las dificultades que se presentan en la comunicación entre grupos, como la experimentada por los sociólogos que estudian las pandillas callejeras, es una inquietud seria que tienen quienes están interesados en hacer de la ciencia social un discurso cívico. La comunicación inteligible entre diferentes disciplinas, y entre diferentes grupos y clases, es una condición previa para la existencia de lo público, en el sentido clásico y político del término. Esto significa, en efecto, que el rico y el pobre, el blanco y el negro, los hombres y las mujeres tengan algún lenguaje compartido por medio del cual puedan entenderse mutuamente, debatir, estar en desacuerdo, y finalmente, en algunos casos, llegar a juicios o criterios racionales. Esta comunicación es central en la creación de una comunidad democrática.15

  • 16 Zygmunt Bauman, Intimationc of Poctmodernity, London, Routledge, 1992.
  • 17 Kenneth Burke, Permanen‹e and Change: An Anatomy of Purpoce, Berkeley, University of California Pre (...)

28El sociólogo puede facilitar esa comunicación cívica dada su condición de analista, intérprete o traductor de los diferentes mundos sociales.16 Por ejemplo, el sociólogo que se centra en el discurso es consciente de que las diferencias entre rico y pobre no son el resultado de las deficiencias culturales o lingüísticas de las personas pobres. Por el contrario, es consciente de que esas diferencias son procesos de adaptación a diferentes mundos sociales o aseguran su reproducción. En este sentido, los vocabularios no son étnica o políticamente neutros.17 Ellos crean o alteran órdenes sociales.

  • 18 DosPierre Bourdieu, 1979, op. cit., pág. 327

29Como sociólogos, no ordenamos las comunidades lingüísticas simplemente mediante la identificación de las diferencias que existen entre ellas y con lo nuestro. Hacer esto sería parecido a decir que el español es superior al portugués, o que el discurso de las mujeres es superior al de los hombres. Las afirmaciones etnocéntricas no tienen sentido sociológico. Por el contrario, reflejan usualmente los esfuerzos de un grupo dado para introducir su versión de la realidad dentro de la realidad que se supone que todo el mundo va a aceptar. Tomando un ejemplo relativamente trivial, ver el uso “apropiado” del tenedor en la mesa como el uso “natural” del tenedor, no sólo sirve como una marca que excluye a las personas que han sido educadas de una manera diferente, sino que también desconoce que algunas clases sociales tuvieron que establecer primero qué contaría como apropiado en el uso del tenedor, y cómo esto ayudaría a identificarlos como un grupo particular. Pierre Bourdieu18 llama a esta discriminación “violencia simbólica”. Aunque no se trate de la misma violencia física de la guerra, o incluso de la violencia de la que somos testigos diariamente en la televisión o el cine, la violencia simbólica puede ser muy nociva y afectar el sentido del valor de las personas.

30¿Cuál es la relación entre los individuos y la sociedad? Este es un interrogante que ha despertado el interés de los sociólogos por mucho tiempo, pero creemos que es una pregunta engañosa, y lo es porque acepta una división entre “individuo” y “sociedad” como algo dado, sin tener en cuenta que estas categorías surgieron algunos siglos atrás en Occidente como parte de un discurso moderno y modernizante. En contraste, desde una perspectiva realista simbólica, preguntaríamos ¿cuáles son los discursos que han construido a los “individuos” y las “sociedades”? ¿Si se entiende la sociedad como un texto, podemos también entender a los individuos como una especie de texto? ¿Es el individuo, así como la sociedad, el resultado de una autoría?

¿Al mismo tiempo que rehacemos el mundo, nos rehacemos a nosotros mismos?

  • 19 Richard Harvey Brown, 1987, op. cit., pág. 49

31Si esto es así, entonces nuestra discusión va en contra del individualismo liberal que domina en las ciencias sociales contemporáneas y en el debate político actual. Nosotros pensamos que el liberalismo filosófico es una forma de lo que Marx denominó falsa consciencia, o sea una forma de pensamiento que niega la situación real de una persona y de sus intereses. El individualismo liberal trata a las personas de manera atomizada, es decir como si una persona fuera una entidad separada de todas las demás, y como si fuera una entidad anterior a la formación de las sociedades. Creemos que esta es una ideología que legitima la privatización y la explotación, y que a su vez no fomenta el desarrollo de la comunidad ni de la solidaridad.19 Promueve el aislamiento de los individuos y niega la existencia y la importancia de los intereses comunes así como la de la vida común. Crea masas de individuos, más que públicos de ciudadanos.

  • 20 Íbid, pág. 29.

32No obstante lo anterior, varios pensadores contemporáneos expresan en sus teorías esta separación radical entre “individuo” y “sociedad”, que más bien deberían tratar de describir y explicar. Desafortunadamente, las dicotomías y distorsiones en nuestra cultura general se ven constantemente reflejadas en la misma teoría social. Los debates teóricos como los existentes entre lo micro y lo macro, lo subjetivo y lo objetivo, y lo humanista y lo positivista, son tan sólo versiones de alto grado de la separación existente en el liberalismo individual entre individuo y sociedad. Sólo uniendo y trascendiendo estos aspectos dicotómicos de nuestra cultura, podremos alcanzar una comprensión total de nosotros mismos, y formar una sociedad en la cual sea fundamental la agencia moral de las personas integrales en la vida pública.20

  • 21 George Herbert Mead, The So‹ial Pcy‹hology of George Herbert Mead, editado por Anselm Strauss, Chic (...)
  • 22 Richard Harvey Brown, 1987, op. cit., pág. 51.

33En acuerdo con pensadores como George Herbert Mead y Erving Goffman, creemos que el individuo surge de la interacción simbólica. El individuo no precede la interacción simbólica y no existe fuera de ella. “Las mentalidades y los individuos son esencialmente productos sociales... la comunicación es responsable, en este sentido, de la aparición de nuevos objetos en el campo de la experiencia de organismos individuales implicados en dicho proceso.”21 La noción de libertad asentada totalmente dentro del cogito subjetivo, y no como algo que surge de la práctica intersubjetiva y simbólica, implica una negación del mundo social y político. Al definir la libertad y la autenticidad en la forma en que lo hace el individualismo liberal, como asuntos puramente internos, no logramos hacer frente a la profunda dependencia que experimentan las personas en el mundo actual de las inmensas organizaciones industriales, estatales o de los medios de comunicación para su trabajo, su bienestar, o sus ideas.22

  • 23 Íbid, pág. 143.

34Aunque el realismo simbólico que se basa fuertemente en las explicaciones de los autores del interaccionismo simbólico, vaya más allá, al sostener que las interacciones en sí mismas hacen parte integral de las realidades sociales ya existentes. Tal y como lo señalaron Marx y Durkheim, nosotros nos creamos a nosotros mismos y a nuestros mundos, pero no lo hacemos desde posiciones que hayamos escogido. Nuestros yos están ubicados en circunstancias políticas e históricas particulares que incluyen factores sociológicos tales como la clase, la raza, el género y la nacionalidad. Dentro de la perspectiva del realismo simbólico, estas circunstancias sociales sólo pueden relacionarse con las identidades personales a través de los relatos de agentes sociales. El carácter y el propósito de esos discursos se manifiestan en el transcurso del tiempo.23

  • 24 Íbid; Kenneth Burke, 1954, op. cit.
  • 25 W.l. Rorabaugh, “Alcohol in América” en OAH Magazine of Hictory, 1991, págs. 17–19.
  • 26 Peter Conrad, y loseph W. Schneider, Devian‹e and Medi‹alization: From Badnecc to Si‹knecc, Philade (...)

35Las personas se articulan por medio de ciertos vocabularios y gramáticas históricas específicos que sirven de mediadores entre la economía política y la identidad personal.24 Por ejemplo, en el mundo actual una persona que beba alcohol en exceso se la cataloga de enfermo(a), y usualmente se la llama o se la identifica como alcohólica. Sin embargo, hasta hace muy poco tiempo en los Estados Unidos y Europa el hecho de beber excesivamente alcohol era visto como un fracaso moral o como un pecado, más que como una enfermedad.25 Notemos en este ejemplo que el comportamiento de tomar alcohol sigue siendo el mismo. No obstante, el significado, el comportamiento y la identidad de la persona que toma alcohol son diferentes. El bebedor de ayer era un pecador y, por lo tanto, representaba un objetivo habitual de salvación para la iglesia y los grupos religiosos. El bebedor de hoy es un enfermo que necesita ayuda médica. El o ella es un “alcohólico” que padece una enfermedad llamada “alcoholismo”. Nos movemos de la maldad a la enfermedad26 y del control social por parte de las instituciones religiosas al control legal o médico.

36Cada sector institucional o profesional es también una comunidad de discurso que impone un vocabulario con el cual la identidad individual es creada. El vocabulario dominante hoy en día es el de la ciencia, incluyendo el de la ciencia médica. El discurso dominante en el pasado era el de la religión. Vemos con el anterior ejemplo que los individuos y sus identidades no son atomísticos. Surgen de juegos de lenguaje particulares y hacen parte de ellos. Vemos que el discurso es esencialmente político. El de la religión le confiere privilegio y poder a los sacerdotes; el de la medicina, exalta y le otorga poder a los científicos y a los médicos.

La ciencia tecnocratica¿El fin de la narrativa?

  • 27 Stanley Aronowitz, S‹ien‹e ac Power: Dic‹ource and Ideology in Modern So‹iety, Minneapolis, Univers (...)

37De ahí que temamos el desarrollo del “tecnicismo” o de la “cientificidad” ya que va en contra de los ideales democráticos; crea un mundo en el que hay unos pocos expertos científicos o tecnócratas avalados por sus financiadores, pero muchos otros que son excluidos y que, por esa misma razón, se los convierte en ignorantes y cívicamente incompetentes. Los científicos y los expertos se consideran como los que han descubierto los hechos y las causas del mundo y se convierten en los únicos poseedores de la verdad legítima. Debido a que su investigación es costosa, las “verdades” que dicen son generalmente útiles para aquellos que financian su investigación. Acceder a los medios para realizar investigación científica, así como acceder a la caracola de El ceñor de lac moccac, de William Golding, tiene un costo alto, especialmente en una era de ciencia simplista y costosa.27 Los ciudadanos corrientes tienden a ser excluidos o a desentonar dentro del debate público porque no son expertos en el discurso científico requerido. No obstante, la responsabilidad ética y la accountability de los científicos y sus financiadores es evaluada pocas veces porque “los datos hablan por sí mismos”. De esta manera, se presentan como neutros, ética y políticamente, auncuando hagan o camuflen recomendaciones sobre cómo deben gobernarse las personas y las sociedades.

38Al tiempo que los debates públicos tienden a ser cada vez menos racionales, se dice que la verdad debe residir en la fe personal y en la revelación. Entre estos extremos se deja por fuera a muchos ciudadanos, o se los excluye de la participación cívica. De esta manera, la decadencia del argumento razonado es también la decadencia del discurso democrático.

La ciencia social como discurso crítico civico: el ejemplo de planeacion social

  • 28 Richard Harvey Brown, 1989, op. cit.; Norman Denzin, “Rethoric and Society Theory”en The Ameri‹an S (...)

39Se ha afirmado aquí que tanto el individuo como la sociedad son realidades simbólicas que emergen a través de la interacción comunicativa, y que la teoría social, y, en general, la ciencia social contribuye a la creación de estas realidades. No obstante, ¿Cómo sería una ciencia social que tomara la forma de un discurso cívico, y no fuera simplemente un discurso de expertos? Ofreceremos un ejemplo que se enfoca en la planeación social, un área usualmente controlada por expertos y elites políticas y económicas. Si la planeación social pudiera ser llevada a cabo por medio de un discurso más democrático, también lo podrían ser otras áreas de la vida social. La práctica discursiva que proponemos tiene siete características.28

  • 29 Stanly Acronowitz Science aspower : Discourse and Ideology in Modem Society Minneapolis, University (...)
  • 30 Richard Haney Bronw, 1989, op cit ; Noman Denzin, «Rethoric and society Theory en the American Soci (...)

40La primera, es la comprensión de que la sociedad está socialmente construida. La planeación social tiene lugar en la construcción, destrucción y reconstrucción de las individualidades y de los órdenes sociales. Esto nos lleva al segundo aspecto de nuestro modelo. Un discurso cívico de la planeación debe estar centrado en el proceso más que en el producto, propiciando la participación, la autoayuda y el diseño de cooperación para fomentar el desarrollo de una sociedad incluyente, más que excluyente, y democrática, más que elitista. Los miembros de esta sociedad no serían excluidos de la participación en virtud de su falta de credenciales. Un énfasis en el proceso también requiere la revisión de la relación entre los fines deseados y los medios29 legítimos para alcanzarlos. Esto nos lleva al tercer componente de nuestro modelo. Debemos enfocarnos en la excelencia de nuestras prácticas diarias y no en un ideal lejano de perfección. Aunque la planeación social apunte a una “buena sociedad” o a una “mejor comunidad”, el planificador social no debe pretender ofrecer soluciones definitivas a los problemas sociales. La construcción social es un proceso que requiere crítica y una revisión constante. Sin duda, nuevas voces han de surgir y sus narrativas deben tener un espacio para ser contadas. Un cuarto componente es que la planeación social en ningún momento es apolítica. La política siempre está entrecruzada con la planeación. Tal y como se afirmó anteriormente, cualquier explicación de la sociedad es tan sólo una versión particular que sirve a ciertos grupos e intereses y margina a otros. Esto es un reconocimiento de que la sociedad en el estado actual de las cosas podría ser de otra manera30.

41El quinto aspecto del modelo señala que debemos examinarnos a nosotros mismos y tratar de entender por qué deseamos las versiones de sociedad que estamos ofreciendo. Esta reflexión es importante porque nos ayuda a identificar los límites construidos social o retóricamente que delimitan nuestras propias versiones del mundo social, y nos ayuda a ver cómo las diferentes versiones le otorgan más poderes a unos grupos que a otros. Si somos incapaces de confrontar y transgredir los límites aparentemente naturales que nos confinan en nuestras prácticas diarias como sociólogos, planificadores sociales o activistas, ¿cómo podemos pedirle a otros que lo hagan en sus actividades como ciudadanos? Esta consciencia de nuestros propios límites nos lleva al sexto punto del modelo: la exploración de versiones alternativas del mundo social. Esto implica tomar distancia, lo que requiere salir temporalmente y explorar las estructuras de lo macro, así como los detalles diarios. En este sentido, la planeación nunca está completamente hecha ya que no debe pretender llevar a cabo el futuro. rinalmente, concebimos la sociología, la planeación social y la vida democrática como formas de mutuo aprendizaje. Contrariamente a la imagen de los expertos o de las élites que determinan la verdad o el método más eficiente, vemos la ciencia social, la planeación y la democracia como actividades de creación de las individualidades, de la sociedad y del conocimiento de quiénes somos y en qué podríamos convertirnos. Desde esta perspectiva, más importante que la inteligencia de los expertos y de las élites, cobra importancia la inteligencia cívica: el entendimiento creciente de los ciudadanos comprometidos en crearse a sí mismos y a su sociedad a través de la acción democrática.

Conclusiones

42Hemos descrito una esfera pública que es incluyente y pluralista. La versión tecnicista de esta esfera ve algo muy diferente en lo público. Lo ve como un comportamiento de masas que puede ser agregado en datos estadísticos, como la opinión pública, que a su vez puede ser manipulada por técnicas eficientes de manejo de imagen y de control social. Sin embargo, la opinión pública entendida de esta forma, como algo generado por las encuestas de opinión, es una falsa denominación ya que no surge del conocimiento en el diálogo entre los miembros que pertenecen a un público .

43Este tipo de público difícilmente puede existir. Hoy en día, en las encuestas de opinión, los cientistas sociales dan por hecho la existencia de ciertas categorizaciones de las personas y de las relaciones de dominación, y luego se las imponen a los individuos que no tienen comunicación entre sí. Así, la conversación, el debate, el razonamiento colectivo, y la narración, que son indispensables para la formación del público son completamente suprimidos dentro de esta perspectiva. El público se forma juicios razonados al compartir y criticar las narraciones de cada uno. Por el contrario, la “opinión pública” es simplemente un agregado de respuestas que dan algunos ciudadanos a preguntas preestablecidas. Eso no puede ser considerado el juicio del público32 . Lo que buscamos es una alternativa en la cual la ciencia social contribuya al desarrollo de una esfera pública comprometida, informada e incluyente.

44En este texto hemos abogado por una ciencia social como una forma de discurso cívico orientado hacia el desarrollo de sociedades más humanas y democráticas. Comenzamos por sostener que las sociedades y los individuos son escritos como si fueran textos. La ciencia social es una forma de escribir el mundo que puede en gran medida contribuir al desarrollo de mundos mejores. No obstante, esta tarea no es fácil, si se tiene en cuenta la ascendencia que tiene la técnica que amenaza la existencia de la narración como una forma de contar verdades. Las narrativas científicas moralmente veraces requieren científicos sociales que tengan el proyecto de crear públicos democráticos. Pero más importante aún es que los estudiantes y los ciudadanos conjuguen razón, esperanza y acción con el objetivo de crear un mundo mejor.

Lyotard, Jean Fran – François, The Poctmodern Condition: A Report on Knowledge, traducido por Geoff Bennington y Brian Massumi, Minneapolis, The University of Minnesota Press, 1984/1979.

Inicio de página

Bibliografía

Aronowitz, Stanley, Science ac Power: Diccource and Ideology in Modern Society, Minneapolis, University of Minnesota Press, 1988.

Bauman, Zygmunt, Intimationc of Poctmodernity, London, Routledge, 1992.

Bernstein, Richard l., The Rectructuring of Social and Polical Theory,Philadelphia, University of Pennsylvania Press, 1978.

Bourdieu, Pierre, Dictinction: A Social Critique of the ludgement of Tacte, Cambridge, Harvard University Press, 1984 / 1979.

Bourdieu, Pierre, “Public Opinión Does Not Exist” en Sociology in Quection, London, Sage Publications, 1993.

Brown, Richard Harvey, “Symbolic Realism and Sociological Thought; Beyond the Positivist – Romantic Debate”, en Brown, R. H., Stanford, M. L. (eds.), Structure, Concciocnecc, and Hictory, Chicago, Chicago University Press, 1978.

Brown, Richard Harvey, A Poetic for Sociology: Toward a Logic of Diccovery for the Human Sciencec, Chicago, University of Chicago Press, 1987/1978.

Brown, Richard Harvey, Society ac Text: Eccayc on Rethoric, Reacon, and Reality, Chicago, Chicago University Press, 1987.

Brown, Richard Harvey, Social Science ac Civic Diccource: Eccayc on the Invention, Legitimation, and Ucec of Social Theory, Chicago, University of Chicago Press, 1989.

Brown, Richard Harvey, “Cultural Representation and Ideological Domination”en Social Forcec, No. 71, Vol.3, 1993.

Brown, Richard Harvey, Vecchia, loan V. y Schubert, l. Daniel, “The Ethics of Academic Practice in a Postmodern Era” en American Behavioral Scientict, No. 38, Vol, 7, 1995.

Brown, Richard Harvey, Science ac Narration, New Heaven, Yale University Press, 1996.

Burke, Kenneth, Permanence and Change: An Anatomy of Purpoce, Berkeley, University of California Press, 1954.

Conrad, Peter y Schneider, loseph W., Deviance and Medicalization: From Badnecc to Sicknecc, Philadelphia, Temple University Press, 1994.

Denzin, Norman, “Rethoric and Society Theory” en The American Sociologict, No. 24, Vol. 3 y 4, 1993. risher, Walter R., Human Comminication ac Narration: Toward a Philocophy of Reacon, Value, and Action, Columbia, University of South Carolina Press, 1989/1987.

Marx, Karl, y Engels, rrederick, The German Ideology, New York, International Publishers, 1970.

Mead, George Herbert, The Social Pcychology of George Herbert Mead, editado por Anselm Strauss, Chicago, The University of Chicago Press.

Shakur, Sanyika, Moncter: The Autobiography of an L.A. Gang Member, New York, Penguin Books, 1993. Rorabaugh, W.l., “Alcohol in América” en OAH Magazine of Hictory, 1991.

Schubert, Daniel, “rrom a Ploitics of Transgression Toward an Ethics of Reflexivity: roucault; Bourdieu, and Academic Practice”.en American Behavioral Scientict, No. 38, Vol. 7, 1995.

Wittgenstein, Ludwig, Philocophical Invectigationc, traducido por G.E.M. Anscombe, Oxford, Blackwell, 1953.

Zerubavel, Eviatar, The Fine Line: Making Dictinctionc in Everyday Life, Chicago, The University of Chicago Press, 1991.

Inicio de página

Notas

1 Richard Harvey Brown, S‹ien‹e ac Narration, New Heaven, Yale University Press, 1996; Richard Harvey Brown, loan V. Vecchia y l. Daniel Schubert, “The Ethics of Academic Practice in a Postmodern Era” en Ameri‹an Behavioral S‹ientict, No. 38, Vol. 7, 1995, págs. 957–963.

2 Richard Harvey Brown, So‹iety ac Text: Eccayc on Rethori‹, Reacon, and Reality, Chicago, Chicago University Press, 1987; Pierre Bourdieu, Dictin‹tion: A So‹ial Critique of the ludgement of Tacte, Cambridge, Harvard University Press, 1984 / 1979.

3 Richard Harvey Brown, “Symbolic Realism and Sociological Thought; Beyond the Positivist – Romantic Debate” en Brown, R. H., Stanford, M. L. (eds.), Stru‹ture, Conc‹iocnecc, and Hictory, Chicago, Chicago University Press, 1978.

4 Richard Harvey Brown, 1987, op. cit., pág. 30.

5 Ver Íbid; Richard Harvey Brown, 1978, op. cit; Richard Harvey Brown, So‹ial S‹ien‹e ac Civi‹ Dic‹ource: Eccayc on the Invention, Legitimation, and Ucec of So‹ial Theory, Chicago, University of Chicago Press, 1989; Richard Harvey Brown, A Poeti‹ for So‹iology: Toward a Logi‹ of Dic‹overy for the Human S‹ien‹ec, Chicago, University of Chicago Press, 1987/1978. El realismo simbólico tiene mucho en común con lo que el crítico literario americano Kenneth Burke desarrolla como realismo lingüístico, y también lo que el sociólogo francés Pierre Bourdieu ha llamado estructuralismo constructivista

6 Richard Harvey Brown, 1989, op. cit.; Walter R. risher, Human Commini‹ation ac Narration: Toward a Philocophy of Reacon, Value, and A‹tion, Columbia, University of South Carolina Press, 1987/1989; Richard l. Bernstein, The Rectru‹turing of So‹ial and Politi‹al Theory, Philadelphia, University of Pennsylvania Press, 1978

7 Richard Harvey Brown, 1978, op. cit., pág. 5.

8 Richard Harvey Brown, 1996, op. cit. Ibid, pág. 6.

9 Richard Harvey Brown, 1989, op. cit., pág. 51.

10 Ludwig Wittgenstein, Philocophi‹al Invectigationc, traducido por G.E.M. Anscombe, Oxford, Blackwell, 1953; lean – rran – rrançois Lyotard, The Poctmodern Condition: A Report on Knowledge, traducido por Geoff Bennington y Brian Massumi, Minneapolis, The University of Minnesota Press, 1984/1979; Pierre Bourdieu, 1979, op. cit.

11 Karl Marx, y rrederick Engels, The German Ideology, New York, International Publishers, 1970.

12 Richard Harvey Brown, 1989, op. cit., pág. 48.

13 Richard Harvey Brown, 1987, op. cit.

14 Sanyika Shakur, Moncter: The Autobiography of an L.A. Gang Member, New York, Penguin Books, 1993; Eviatar Zerubavel, The Fine Line: Making Dictin‹tionc in Everyday Life, Chicago, The University of Chicago Press, 1991.

15 Richard Harvey Brown, 1987, op. cit.

16 Zygmunt Bauman, Intimationc of Poctmodernity, London, Routledge, 1992.

17 Kenneth Burke, Permanen‹e and Change: An Anatomy of Purpoce, Berkeley, University of California Press, 1954.

18 DosPierre Bourdieu, 1979, op. cit., pág. 327

19 Richard Harvey Brown, 1987, op. cit., pág. 49

20 Íbid, pág. 29.

21 George Herbert Mead, The So‹ial Pcy‹hology of George Herbert Mead, editado por Anselm Strauss, Chicago, The University of Chicago Press, págs. 128, 179

22 Richard Harvey Brown, 1987, op. cit., pág. 51.

23 Íbid, pág. 143.

24 Íbid; Kenneth Burke, 1954, op. cit.

25 W.l. Rorabaugh, “Alcohol in América” en OAH Magazine of Hictory, 1991, págs. 17–19.

26 Peter Conrad, y loseph W. Schneider, Devian‹e and Medi‹alization: From Badnecc to Si‹knecc, Philadelphia, Temple University Press, 1994

27 Stanley Aronowitz, S‹ien‹e ac Power: Dic‹ource and Ideology in Modern So‹iety, Minneapolis, University of Minnesota Press, 1988.

28 Richard Harvey Brown, 1989, op. cit.; Norman Denzin, “Rethoric and Society Theory”en The Ameri‹an So‹iologict, No. 24, Vol. 3 y 4, 1993, págs. 135–146.

29 Stanly Acronowitz Science aspower : Discourse and Ideology in Modem Society Minneapolis, University of Minnesota Press, 1988.

30 Richard Haney Bronw, 1989, op cit ; Noman Denzin, «Rethoric and society Theory en the American Sociologist, No 24, Vol 3 y 4, 1933 págs 135-146.« 

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Richard Harve Brown, « La ciencia social y la búsqueda de una sociedad justa »,Revista de Estudios Sociales, 13 | 2002, 27-35.

Referencia electrónica

Richard Harve Brown, « La ciencia social y la búsqueda de una sociedad justa », Revista de Estudios Sociales [En línea], 13 | Octubre 2002, Publicado el 01 octubre 2002, consultado el 15 septiembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/revestudsoc/26848

Inicio de página

Autor

Richard Harve Brown

Ph.D. Universidad de California, San Diego. Profesor, Departamento de Sociología de la Universidad de Maryland. Evaluador internacional del Departamento de Lenguajes y Estudios Socioculturales.

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Los contenidos de la Revista de Estudios Sociales están editados bajo la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo Latindex
  • Logo Universidad de los Andes
  • OpenEdition Journals