Navegación – Mapa del sitio
Dossier

Bases intelectuales de un programa en estudios socioculturales

Richard Harve Brown
p. 36-39

Resúmenes

Este artículo esboza los antecedentes y el potencial del campo de los Estudios Socioculturales y su interrelación con el lenguaje. Su origen se da en la convergencia de diversas disciplinas que tienen como objeto de reflexión el mismo lenguaje y que ponen en tela de juicio los tratamientos tradicionales de la Lingüística y las Ciencias Sociales y Humanas en general. Las innovaciones que este enfoque representa permiten nuevas concepciones del sentido y de la experiencia, entendidos en su más amplio alcance como cultura.

Inicio de página

Texto completo

1En la medida en que los estudios socioculturales orientados hacia el lenguaje son relativamente nuevos como disciplina o campo de investigación, resulta pertinente presentar algunos antecedentes de su formación intelectual y su justificación. Durante muchos años, las ciencias sociales y culturales se distinguieron por teorías unitarias y supuestos tradicionales. Sin embargo, en las últimas décadas se han convertido en un área “caliente” de enfoques diversos y conflictivos. Más aún, el rango de las ciencias socio–culturales se ha expandido hasta comprender nuevos campos o temas como el multiculturalismo, la diversidad étnica, los estudios relacionados con la mujer, los estudios de los medios de comunicación, la teoría de la comunicación, la cultura popular, entre otros.

2Por una parte, esta nueva diversidad ha surgido de un movimiento de las ciencias sociales, la economía, la ciencia política y la sociología, que se distingue por un giro que va de una postura científica a una más histórica y “crítica” del estudio de las sociedades y del cambio social; un movimiento que ha situado el estudio de la cultura a la vanguardia de estas disciplinas y a su vez ha promovido el avance del enfoque interpretativo o del método de investigación humanístico, y ha restado determinación al postulado de que

3las ciencias sociales revelan leyes sociales de relevancia y validez universal.

  • 1 Richard Harvey Brown, So‹ial S‹ien‹e ac Civi‹ Dic‹ource: Eccayc on the Invention, Legitimation, an (...)

4Por otra parte, las disciplinas que están orientadas hacia el lenguaje o los textos –la historia, la lingüística, la literatura, el análisis conversacional, la comunicación hablada y retórica– han extendido su rango más allá de los textos culturales para abarcar e interpretar la sociedad, en general, como un texto o un discurso.1

  • 2 Paul Rabinow y William Sullivan, Interpretative co‹ial c‹ien‹ec: a ce‹ond look, Berkeley, Universi (...)

5El nuevo campo emergente que rodea estas tendencias, tanto en las ciencias sociales como en las humanidades, son los Estudios socio–culturales. Este espacio nuevo y vibrante se ha convertido en la base para elaborar la propuesta denominada “construccionismo” social o del lenguaje. Este término, junto con “teoría cultural” o “estudios culturales” designa el nuevo campo emergente que se está desarrollando fuera de la lingüística, las humanidades y las ciencias sociales, que han tenido como enfoque común la interpretación y las operaciones de la cultura.2

6Este cambio puede ser comprendido en términos históricos amplios como un cambio radical en la raíz de la metáfora utilizada para comprender las sociedades humanas. En sociedades de horticultura, desde China hasta Grecia Antigua y la América precolombina, la metáfora fundadora utilizada para entender la cultura y la sociedad era el organismo. Esta propuesta de los sistemas –como en Aristóteles, Confucio y el funcionalismo estructural de la antropología y la sociología tempranas– resaltaba el orden, la armonía y una concepción evolutiva de un cambio lento como crecimiento o despliegue. Más tarde, especialmente con la Revolución Industrial, la metáfora de la sociedad como máquina se hizo dominante. Esto se expresa en la física Newtoniana, en la economía clásica y neo–clásica, en la mayor parte de la sociología y en las propuestas positivistas de la ingeniería social de planeación. Pero hoy en día, de manera creciente, vivimos en la era de la información. Cada vez más experimentamos y construimos nuestros mundos a través de las imágenes, de los medios masivos de comunicación, de los anuncios y de las pantallas del computador o televisuales. En consecuencia, actualmente las metáforas básicas de la cultura y la sociedad son la información, la comunicación, el lenguaje, la textualidad o el discurso.

  • 3 Thomas Kuhn, The Stru‹ture of S‹ientifi‹ Revolutionc, Second edition, Chicago, Illinois, Universit (...)

7Este cambio ocurre aparentemente en muchos campos. Un ejemplo se encuentra en el concepto de cultura que fue marginal para la mayor parte de la sociología a lo largo de su desarrollo. Más precisamente, mientras la mayoría de los sociólogos afirmaban la importancia de la cultura como un concepto, orientaban su trabajo sin ninguna referencia a las operaciones reales. En palabras de Thomas Kuhn,3 la ciencia social “normal” operaba sin otorgarle importancia a la cultura; pero, hoy en día esta ha tomado un lugar central en

8la perspectiva oficial de las disciplinas. En la última década, por ejemplo, el campo de la sociología de la cultura se ha convertido en una de las principales secciones de la Asociación Sociológica Americana (American Sociological Association), hecho que muestra el crecimiento de las perspectivas orientadas hacia el lenguaje en un rango amplio de áreas temáticas.

9Algo similar ocurre en la lingüística. Durante muchos años se realizó el estudio de estructuras profundas, de la gramática y de la sintaxis; actualmente se hace más énfasis en la pragmática y la semántica; es decir, en los aspectos del uso de la lengua desarrollados más culturalmente. Así se expresa en los campos nuevos –o revividos– de la sociolingüística, la etnolingüística, el análisis del discurso o la conversación, los estudios retóricos, entre otros.

  • 4 Diana Crane, The So‹iology of Culture: Emerging Theoreti‹al Percpe‹tivec, London, Blackwell, 1994; (...)

10Desde los años 70, aproximadamente, hasta el presente, los estudios socioculturales emergieron para fusionar estas tendencias en las ciencias sociales y las humanidades, y convertirse en un campo de investigación nuevo y vibrante. Esto ha exigido repensar lo que significa “cultura” y reconceptualizar sus operaciones y características principales. También ha implicado reposicionar una serie de subcampos dirigidos hacia el estudio de la cultura, desde los márgenes hasta el centro de la investigación.4 Estos campos incluyen la sociología de la ciencia, la historia del arte, la antropología de la religión y otros. En el nivel epistemológico, este giro “lingüístico” o “cultural” también ha significado que los fenómenos sociales no existen por derecho propio, sino que son producidos y conservados a través de la comunicación – sus significados, y de hecho, nuestra experiencia de ellos, se producen a través de la acción comunicativa–. Esta pretensión ha situado la exploración y el uso de la teoría del lenguaje, como por ejemplo la lingüística, la semiótica, la retórica, el análisis del texto, a la vanguardia de las investigaciones culturales y sociales.

  • 5 R.S. Perinbanayagam, Dic‹urcive A‹tc, New York, Aldine de Gruyter, 1992; Kenneth Gergen, The catur (...)

11La propuesta de que la sociedad y la cultura son creadas a través de la comunicación se sintetiza en la premisa del “construccionismo”, en el que cada aspecto de una sociedad es algo comunicado y reproducido, incluso las nociones de personalidad en una sociedad dada y los discursos por medio de los cuales se articulan y se le da significado a los sentimientos y emociones. En estudios del yo social, para citar un ejemplo, el construccionismo del lenguaje está cambiando el enfoque y el idioma de la psicología social, del estudio estadístico de las instituciones sociales y las relaciones de grupo o sea la estructura social, por el estudio de los “lenguajes del yo” y los “textos de identidad”, lo que refleja las perspectivas relativamente nuevas ofrecidas por los campos de la lingüística, la antropología cultural y la semiótica.5

  • 6 C. H. Cooley, Social Organization: A Study of the Larger Mind, 1962.
  • 7 Richard Harvey Brown, A Poeti‹ for co‹iology: Toward a Logi‹ of Dic‹overy for the Human S‹ien‹ec, (...)
  • 8 Roland Barthes, Le degré zéro de l´é‹riture, Paris, Seuil, 1972, págs. 11–12.
  • 9 Pierre Bourdieu, Le cenc pratique, Editions de Minuit, 1980.
  • 10 Michel roucault, L´Ordre du Dic‹courc, Gallimard, 1971.

12Un hecho central de esta orientación lingüística es la propuesta de que los objetos tradicionalmente construidos por las ciencias sociales no son ni neutros ni inmodificables. En cambio, son “sistemas perceptivos”6 o “realidades públicas simbólicas”.7 Los hechos sociales pueden ser tratados como cosas, como Emile Durkheim arguía; pero también es cierto que todos los hechos pueden ser tratados como cosas sociales. Es decir, aun los “hechos” son construidos, negociados, debatidos o impuestos como realidades simbólicas sociales. Los objetos, las tecnologías y otros elementos sociales son hechos en el sentido de los facta latinos –para hacer, como en fabricar, fábrica, manufactura o artefacto–. Y este proceso de hacer es esencialmente una construcción social por medio de la interacción lingüística, en el espacio y el tiempo social. Esta cualidad de experiencia construida puede llegar a ser reificada, claro está. El estatus de “dado por hecho” de muchas realidades públicas las hace “falsamente obvias”88 o parte de un “habitus”9 o “discurso”.10 Es aquí en donde los estudios socio–culturales tienen un papel fundamental en la critica de la ideología o en la deconstrucción de lo que es dado socialmente.

  • 11 Diana Crane, 1994, op. cit., págs. 2–4.

13A través de los procesos de sedimentación o reificación, la cultura se hace palpable, institucional y en general, más real.11 Así, la cultura recae en cocac y actividadec que personifican acciones significativas como las novelas, el periodismo impreso, las negociaciones de paz, los medios electrónicos y un rango entero de artefactos, desde el arte de alimentar o el vestuario hasta los datos científicos o las emociones. Este ha sido uno de los clamores más consecuentes de los estudios socioculturales orientados hacia el lenguaje: que la cultura, en todas sus formas –sus tendencias estéticas y sus artefactos materiales, sus disposiciones corporales, su iconografía sagrada y sus medios de comunicación profanos, sus leyes y sus ciencias– son elementos significativos producidos o construidos por medio de la comunicación humana.

14El interés en el problema del significado se enlaza con un marco metodológico que no es causal ni explicativo, sino cemiótico y retórico. Una sociedad o un orden social, como de hecho un yo o una identidad, se ve como algo comunicado y reproducido a través de prácticas comunicativas colectivas de las personas, sus sistemas simbólicos y significantes. Estas prácticas y sistemas significantes son los que construyen una cultura y sus estructuras de significado. “Cultura” no es algo que se deriva de “sociedad” o “estructura social” como muchos teóricos sociales tempranos afirmaban. Por el contrario, cultura –en la forma de los sistemas significantes de una sociedad– es el proceso a través del cual un orden social es construido, experimentado, reproducido, explorado, es decir, efectuado o hecho real por sus miembros.

  • 12 Richard Peterson A, “The Production of Culture: A Prolegomenon”, en Peterson, R. A (ed.), The Prod (...)

15Así, el campo de los estudios socio–culturales examina las propiedades observables de los conocimientos y los símbolos en los textos, los modos de comunicación y las formas de habla, en la medida en que están inscritos en marcos discursivos o institucionales específicos.12 La cultura es estudiada en los muchos y diversos productos simbólicos de grupos e instituciones particulares, como los de periodistas, psicoanalistas, shamanes, trabajadores de fábricas, científicos, campesinos y abogados. Los Estudios socio–culturales examinan cómo lo que se produce por medio de estos conocimientos ec cultura: cómo las practicas culturales, los artefactos y los textos se entrelazan, ya sea en cosmologías religiosas elaboradas, en formas de decoración corporal, o en deportes y juegos organizados; cómo todos estos fenómenos comunican mensajes y producen significados que construyen nuestra experiencia, la llenan de significación y le dan el sentido de ser real. De hecho, cada aspecto de la vida social es una forma cultural en la medida en que proporciona mensajes y significados o encarna y representa imágenes colectivas, prácticas o ideas.

Inicio de página

Bibliografía

Alexander, l. y Seidman, S., Culture an Society: Contemporary Debatec, New York, Cambriedge, 1990.

Barthes, Roland, Le degré zéro de l´écriture, Paris, Seuil, 1972. Bourdieu, Pierre, Le cenc pratique, Editions de Minuit, 1980.

Brown, Richard Harvey, Social Science ac Civic Diccource: Eccayc on the Invention, Legitimation, and Ucec of Social Theory, Chicago, University of Chicago Press, 1989.

Brown, Richard Harvey, A Poetic for cociology: Toward a Logic of Diccovery for the Human Sciencec, 1977. Reprint, Chicago, University of Chicago Press, 1979.

Brown, Richard Harvey, Vecchia, loan V. y Schubert, l. Daniel, “The Ethics of Academic Practice in a Postmodern Era” en American Behavioral Scientict, No. 38, Vol. 7, 1995.

Cooley, C. H., Social Organization: A Study of the Larger Mind, (1909) 1962. Crane, Diana, The Sociology of Culture: Emerging Theoretical Percpectivec, London, Blackwell, 1994.

Denzin, Norman, Symbolic interaction and culture ctudiec, Cambridge, Massachusetts, Blackwell, 1992.

roucault, Michel, L´Ordre du Dicccourc, Gallimard, 1971.

Gergen, Kenneth, The caturated celf, New York, Basic Books, 1991.

Kuhn, Thomas, The Structure of Scientific Revolutionc, Second edition, Chicago, Illinois, University of Chicago Press, 1970.

McCarthy, E. Doyle, Knowledge Ac Culture: The New Sociology of Knowledge, New York & London, Routledge, 1996.

Mukerji, C. y Schudson, M., Rethinking Popular Culture, Berkeley, California, University of California Press, 1991.

Perinbanayagam, R.S., Diccurcive Actc, New York, Aldine de Gruyter, 1992. Peterson, Richard A, “The Production of Culture: A Prolegomenon” en

Peterson, R. A. (ed.), The Production of Culture, Beverly Hills, California, Sage Publications, 1976, págs. 7–22.

Peterson, Richard. A, “Cultural Studies through the Production Perspective: Progress and Prospects” en Crane, D. (ed.), The Sociology of Culture, Cambridge, Massachusetts, Blackwell, 1994, págs. 191–220.

Rabinow, Paul y Sullivan, William, Interpretative cocial cciencec: a cecond look, Berkeley, University of California Press, 1987.

Robertson, Roland, Globalization: Social Theory and Global Culture, Newbury Park, California, Sage Publications, 1992.

Shotter, l., y Gergen, K. l., Textc of Identity, Newbury Park, Sage Publications, 1989.

Wuthnow, Robert, Meaning and Order: Explorationc in Cultural Analycic,

Berkeley, University of California Press, 1987.

Inicio de página

Notas

1 Richard Harvey Brown, So‹ial S‹ien‹e ac Civi‹ Dic‹ource: Eccayc on the Invention, Legitimation, and Ucec of So‹ial Theory, Chicago, University of Chicago Press, 1989.

2 Paul Rabinow y William Sullivan, Interpretative co‹ial c‹ien‹ec: a ce‹ond look, Berkeley, University of California Press, 1987; l. Alexander, y S. Seidman, Culture an So‹iety: Contemporary Debatec, New York, Cambridge, 1990; Norman Denzin, Symboli‹ intera‹tion and ‹ulture ctudiec, Cambridge, Massachusetts, Blackwell, 1992.

3 Thomas Kuhn, The Stru‹ture of S‹ientifi‹ Revolutionc, Second edition, Chicago, Illinois, University of Chicago Press, 1970.

4 Diana Crane, The So‹iology of Culture: Emerging Theoreti‹al Percpe‹tivec, London, Blackwell, 1994; Robert Wuthnow, Meaning and Order: Explorationc in Cultural Analycic, Berkeley, University of California Press, 1987; Roland, Robertson, Globalization: So‹ial Theory and Global Culture, Newbury Park, California, Sage Publications, 1992; E. Doyle McCarthy, Knowledge Ac Culture: The New So‹iology of Knowledge, New York & London, Routledge, 1996; C. Mukerji, y M. Schudson, Rethinking Popular Culture, Berkeley, California, University of California Press, 1991.

5 R.S. Perinbanayagam, Dic‹urcive A‹tc, New York, Aldine de Gruyter, 1992; Kenneth Gergen, The caturated celf, New York, Basic Books, 1991; l. Shotter, y K. l. Gergen, Textc of Identity, Newbury Park, Sage Publications, 1989; Richard Harvey Brown, Vecchia, loan V. y Schubert, l. Daniel, “The Ethics of Academic Practice in a Postmodern Era” en Ameri‹an Behavioral S‹ientict, No. 38, Vol, 7, 1995.

6 C. H. Cooley, Social Organization: A Study of the Larger Mind, 1962.

7 Richard Harvey Brown, A Poeti‹ for co‹iology: Toward a Logi‹ of Dic‹overy for the Human S‹ien‹ec, 1977. Reprint Chicago, University of Chicago Press, 1979.

8 Roland Barthes, Le degré zéro de l´é‹riture, Paris, Seuil, 1972, págs. 11–12.

9 Pierre Bourdieu, Le cenc pratique, Editions de Minuit, 1980.

10 Michel roucault, L´Ordre du Dic‹courc, Gallimard, 1971.

11 Diana Crane, 1994, op. cit., págs. 2–4.

12 Richard Peterson A, “The Production of Culture: A Prolegomenon”, en Peterson, R. A (ed.), The Produ‹tion of Culture, Beverly Hills, California, Sage Publications, 1976, págs. 7–22; Richard Peterson A, “Cultural Studies through the Production Perspective: Progress and Prospects” en Crane, D. (ed.), The So‹iology of Culture, Cambridge, Massachusetts, Blackwell, 1994, págs. 191–220.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Richard Harve Brown, « Bases intelectuales de un programa en estudios socioculturales »,Revista de Estudios Sociales, 13 | 2002, 36-39.

Referencia electrónica

Richard Harve Brown, « Bases intelectuales de un programa en estudios socioculturales », Revista de Estudios Sociales [En línea], 13 | Octubre 2002, Publicado el 01 octubre 2002, consultado el 19 septiembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/revestudsoc/26868

Inicio de página

Autor

Richard Harve Brown

Ph.D. Universidad de California, San Diego. Profesor, Departamento de Sociología de la Universidad de Maryland. Evaluador internacional del Departamento de Lenguajes y Estudios Socioculturales.

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Los contenidos de la Revista de Estudios Sociales están editados bajo la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo Latindex
  • Logo Universidad de los Andes
  • OpenEdition Journals