Navegación – Mapa del sitio
Dossier

De la traición al entusiasmo, otras perspectivas de una historia

Chloe Rutter Jensen
p. 73-77

Resúmenes

Cada vez más las mujeres utilizan producciones culturales, como la novela y las memorias, para expresar sus relatos de los hechos históricos. Este artículo examina un texto escrito por Laura Restrepo, como ejemplo del papel de la mujer en la creación de una narrativa de los procesos de paz en Colombia. Una voz femenina, a través de una perspectiva distinta de los hechos históricos en Colombia, interrumpe el relato oficial y supuestamente objetivo de la Historia.

Inicio de página

Texto completo

Narrative becomes a problem only when we wich to give to real events the form of a story. It is becaue real events do not offer themselves as stories that their

narrativization is so difficult.

Hayden White

1La intervención de una narrativa femenina en un campo de dominio tradicionalmente masculino, la Historia (con mayúscula), ofrece una ocasión propicia para redefinir el conflicto colombiano, no en términos de la guerra tradicional, que yo llamaría masculina, con perdedores y ganadores específicos y conceptos de traición, sino en términos de procesos opuestos a la guerra, no violentoc, como el diálogo. Las nuevas crónicas deliberadamente subjetivas no plantean lo femenino y lo masculino como inconmensurables, sino que intentan incluir varios recursos y voces para relatar la historia. Ofrecen el diálogo en forma de voces polifónicas, equiparables tal vez al chisme y a la conversación, como una opción para considerar el conflicto armado desde otras perspectivas.

2En las últimas décadas, distintas voces de la Historia —el relato de la nación que se basa en voces patriarcales, autoritarias, tradicionales, oficiales y cerradas— han transformado el concepto mismo de narrar los eventos histórico–políticos de una comunidad nacional. Las nuevas perspectivas participan en una re–escritura de la historia nacional y toman forma en voces diferentes tanto como en técnicas alternativas a las de la narración tradicional. En otras palabras —y es el enfoque de este artículo— la voz femenina, en este caso emitida por la mujer, empieza a exigir un espacio en la producción cultural del país. El auge de la escritura de las mujeres sobre la historia, en las décadas de los 80 y 90 en Colombia, representa una intervención en la escritura nacional tradicional, puesto que, por el solo hecho de ser mujeres, su tratamiento de los temas históricos es diferente. La voz femenina introduce en la narración la esfera privada con técnicas narrativas distintas de las tradicionales de la esfera pública, tales como la anécdota, el chisme, el uso de voces subjetivas y múltiples.

3En el área novelística nos encontramos con una voz femenina que se concentra en el lado privado de un evento público.

  • 1 Ana María laramillo, Lac Horac Se‹retac, Bogotá, Planeta Colombiana Editorial S.A., 1990.
  • 2 Inés Palomeque Moreno, La Toma, Bogotá, 1996.

4Por ejemplo, Las horas secretas de Ana María Jaramillo es un monólogo de una protagonista femenina que narra la invasión del Palacio de Justicia de 1985, desde una perspectiva erótica.1 Otra novela que explora lo erótico de la política es La toma de Inés Palomeque que retrata la lucha política del secuestro de los diplomáticos en la Embajada de La República Dominicana. Palomeque simboliza la lucha entre la izquierda y la derecha sobre y, a través del cuerpo de una mujer afro–colombiana.2 Ambas novelas contribuyen a una visión de la Historia colombiana; pero en vez de basarse en una narrativa supuestamente neutra, trazan una historia que enfatiza las relaciones afectivas y sus influencias en el devenir de los acontecimientos de la nación.

5En este caso las novelas gozan de una libertad para relatar ciertos eventos de la historia de la que no disponen otros géneros de escritura. Supuestamente la novela, a diferencia de la historia, no debe atenerse al relato de hechos llamados verídicos. Además, puede recurrir a voces subjetivas y anecdóticas que la Historia excluye, al considerar lo erótico, lo emocional, lo anecdótico no solo como inadecuado, sino como un riesgo para la historia oficial a la que terminan por deconstruir.

  • 3 laime Serrano Rueda, y Carlos Upegui Zapata, Informe cobre el holo‹aucto del Pala‹io de lucti‹ia, (...)

6En el campo del periodismo de las décadas de los 80 y 90, por otra parte, las mujeres producen una literatura íntima de los hechos históricos que acude igualmente a voces y perspectivas no usuales en la Historia colombiana. Varios textos de periodistas mujeres han llegado a ser fundamentales para estudiar la lucha política entre la izquierda y la derecha; entre estos se encuentra Penumbra en el Capitolio y Nochec de humo, de Olga Behar, y Palace of luctice de Ana Carrigan (colombo–irlandesa). Behar y Carrigan manejan un discurso de testimonio personal en donde la anécdota funciona como una forma de narrativa oral que desafía los relatos oficiales publicados por el Gobierno, tales como el estudio de Serrano y Upegui, Informe cobre el holocaucto del Palacio de lucticia, el cual ignora estos elementos de la historia como insignificantes con respecto al análisis del evento.3

7El presente ensayo se enfoca en un texto que ha llegado a tener la importancia de las historias oficiales. A pesar de usar una voz femenina, el texto Hictoria de un entuciacmo, de Laura Restrepo, logra venderse comercialmente y aparecer en las listas de lecturas académicas. En su crónica o memoria de los hechos y deshechos de la tregua de paz de 1984, entre el M–19 y el Gobierno, como autora y participante en las negociaciones, Restrepo desarrolla una estrategia narrativa que rechaza las técnicas de una historia oficial. A través del relato con voz femenina, Restrepo provoca una ruptura en la hegemonía de la masculinidad en el campo histórico y, por ende, en la historia hermética y exclusiva.

8Tradicionalmente la historia oficial ha sido cerrada a las voces que están por fuera de las jerarquías patriarcales. Esta historia oficial se ha registrado a través de la voz masculina, considerada objetiva, que cuenta su historia como si no tuviera un contexto político ni económico y mucho menos íntimo y, por lo tanto, como si fuera capaz de relatar la “verdad de los hechos. ” La exclusión del discurso privado y contextualizado de estas mismas “verdades” constituye una historia oficial autoritaria, impuesta sobre los individuos de una comunidad nacional que ignora las historias minoritarias y marginalizadas. Dentro de este ámbito se considera que la voz femenina no interpreta los hechos independientamente de su contexto y que, por lo tanto, carece de autoridad.

  • 4 Hayden White, The Content of the Form, Baltimore, The lohns Hopkins UniversityPress, 1987, pág. 14
  • 5 Lucia Ortíz, La Novela Colombiana ha‹ia Finalec del Siglo Veinte: Una Nueva Aproxima‹ión a la Hict (...)

9Pero como señala Hayden White, los eventos en una comunidad no se ofrecen como historias hechas y sin contexto, sino que los testigos inventan o construyen la “Narrativity, certainly in factual storytelling and probably in fictional storytelling as well, is intimately related to, if not a function of, the impulse to moralize reality, that is, to identify it with the social system that is the source of any morality that we can imagine”.4 Por lo tanto, si la sociedad es patriarcal y las leyes represivas, la narrativa histórica manifestará los deseos de los agentes que están en el poder. En el contexto colombiano, Lucía Ortiz demuestra que algunas escritoras colombianas se aprovechan de esta voz femenina, una voz que proyecta una “deliberada subjetividad de la versión de lo ocurrido”,5 para desafiar desde ellas las historias oficiales de Colombia. Ortiz propone que esta deliberada subjetividad contrasta directamente con una voz masculina denominada objetiva y neutral. Teniendo en consideración las afirmaciones de White y Ortiz, se puede leer

10la voz femenina en el texto de Restrepo —una amalgama de formas narrativas pertenecientes a la esfera de lo privado, lo subjetivo, lo chismoso, lo anecdótico, lo popular, lo afectivo y los hechos posibles sin pruebas estadísticas— como una confrontación a la historia masculina.

11A pesar de que la crónica de Restrepo se narra en primera persona subjetiva denominada aquí femenina, el texto experimentó lo opuesto a la desaparición que le ocurre a muchos textos que han rechazado la voz masculina y descontextualizada. De hecho, a Hictoria de un entuciacmo le pasó un algo inédito para las obras escritas por mujeres; fue re–editada, además bajo un título nuevo, más de diez años después de la fecha original. En 1986 el libro se editó como Hictoria de una traición y la edición de 2000 se llama Hictoria de un entuciacmo. El cambio de título es una primera instancia de re–escritura de la historia, pero lo importante de su texto es que ayuda a resaltar perspectivas no oficiales, pero igualmente válidas.

12La inclusión de la anécdota testimonial, tanto como la de los “hechos concretos” en obras como Hictoria de una traición (entusiasmo) de Restrepo, demuestra que la oposición de una “historia oficial” a la “no oficial” representa una innecesaria confrontación de lo femenino con lo masculino, de lo público con lo privado. En vez de divisiones binarias, Restrepo intercala lo oficial, lo público, lo masculino, lo anecdótico, lo privado y lo femenino. Estos elementos convergen para apropiarse de una voz histórica, que historia a través de una narrativa que exige un tipo de resolución moral que refleja los sistemas actuales: representa una realidad; Restrepo desafía así el dominio de la masculinidad en la historia oficial.

  • 6 lean rranco, “Critical Passions” en Pratt, L.M., y Newman, K. (eds.), Sele‹ted Eccayc, London, Duk (...)
  • 7 Íbid, pág. 52. “The class privilege of the intelligentsia has always posed a problem for Latin Ame (...)

13La escritura femenina ha podido luchar contra ese dominio y abrirse un espacio vital en la esfera pública en la cual establece otras posibilidades. Este espacio reformula una historia supuestamente objetiva, utilizando el testimonio, donde la autora y/o narradora actúa, como explica lean rranco, “as witness to and participant in public events”.6 En otras palabras, intercalar a los ‘no expertos’ dentro de una esfera pública, en el género testimonial, establece una subjetividad deliberada por parte de los “nuevos” historiadores; sin embargo, esta doble posición de actor e historiador en el mismo evento, requiere un equilibrio delicado entre el privilegio y la marginalidad, entre constituirse en una historia oficial, y efectuar la inclusión de voces subalternas.7 La misma Restrepo prescinde como periodista de una voz del mundo privado para asegurar que la lectora no la posicione en él. La autora no se apropia de una voz subalterna para narrar la historia, sino que escribe un testimonio, representando su propia voz. Sin embargo, incluye otras voces además de la suya y plasma varias experiencias del mismo evento en su crónica, ofreciendo así una versión polisémica de la historia.

14Restrepo cuenta de manera subjetiva los pormenores de las negociaciones y el contexto político que da trasfondo a los diálogos de paz; recoge la marginalidad con toda la idiosincrasia y la cotidianidad del habla, y convierte estas características en una de las más interesantes posibilidades del texto. Se destaca lo cotidiano, incluyendo por medio de la precisión de detalles como el calor que hacía, los zancudos que picaban y las dificultades para dormir en los campamentos, además de las charlas secretas con cordiales de whisky y los temas intelectuales tratados entre los interlocutores de ambos lados. Estos detalles añaden una visión cotidiana de la voz popular, en contraposición a los macro eventos reportados en la prensa, que tradicionalmente enfocan unidades militares y recuento de balas, armas, tanques, tropas, y muertes.

15No sólo incluye sus experiencias personales cotidianas, sino que también cita las de sus compañeros y adversarios. El introducir las opiniones de otros convierte el “yo,” en una colectividad de “nosotros.” Esta colectividad ofrece siempre diferentes versiones, las de los oficiales del Gobierno, las de los guerrilleros o las de la prensa internacional, que ponen de relieve lo relativo de la historia.

  • 8 Laura Restrepo, Hictoria de un Entuciacmo, Bogotá, Editorial Norma, 1986, pág. 277.
  • 9 Íbid.
  • 10 Wolfang Heinz, “Guerrillas, political violence, and the peace process in Colombia” en Latin Ameri‹ (...)

16En el caso de sus entrevistas con los actores principales del Gobierno, Restrepo transcribe cuidadosamente las preguntas; por no editarlas de manera omnisciente, consigue el efecto de una subjetividad deliberada que ofrece un contexto específico a las respuestas. Muchas veces incluye una advertencia, que aunque desvaloriza el punto de vista del interlocutor, no sugiere una verdad alternativa. Así por ejemplo, contextualizando su entrevista con el General Díaz Sanmiguel dice: “Esta es, pues, la verdad del General”.8 Así ella socava la versión del general mediante la introducción de una lengua vernácula en la forma del “pues” tanto como “la verdad del general” y no la Verdad con mayúscula. Tampoco garantiza ella la verdad guerrillera, al resaltar la falta de verificación, al subrayar que “las preguntas [de Pizarro] que aquí aparecen, fueron hechas a través de terceros, con mil inconvenientes”.9 A pesar de que Wolfgang Heinz califica como falla del texto de Restrepo, la ‘aparente aceptación’, sin un análisis crítico de las explicaciones del M–19”,10 en cuanto a la ‘verdad’ de las entrevistas, ella trata textualmente igual a los comandantes de las diferentes entidades. El desdén por la verdad absoluta, que Restrepo da a entender a través del énfasis en perspectivas distintas, ilustra que la historia que pretende ser unívoca es incompleta.

17Al mismo tiempo que cita a generales, comandantes y presidentes, no excluye descripciones más mundanas de los actores, en frases como “la muy hermosa Gloria Zea”, hasta “el muy feo Antonio Navarro Wolff”. De esta manera, el libro no pretende ofrecer una versión ‘objetiva y seca’ de los hechos y, considera los detalles de sabor de chisme de manera tan autorizada como las declaraciones de la prensa oficial. La yuxtaposición de las descripciones físicas y los detalles acerca del calor, los insectos y la comida, con los hechos tradicionalmente autorizados como fechas, horas, y número de personas, subvierte los métodos de la narrativa histórica oficial. Así ella no se estanca en una versión masculina de objetivismo falso, ni en un mundo privado de las anécdotas femeninas, y entrelaza las versiones oficiales con la voz popular.

  • 11 Íbid, pág. 71.

18Una de las maneras más éxitosas que Restrepo utiliza para salirse de una fórmula de historia oficial, es la transparencia con la que transmite sus propios prejuicios. Expone sus tendencias políticas, tanto como sus tendencias elitistas, a través de su acceso a comodidades cotidianas (por ejemplo la estancia en el Hotel Aristi de Cali, después de estar en el monte) o su pensamiento estrechamente urbano, que presume que los que viven en el campo deben estar muertos de aburrimiento.11 En cuanto a la política, a pesar de incluir testimonios de actores gubernamentales en el libro, y de pintar, de manera favorable, a varios políticos como Betancur, el libro tiende a dar un apoyo firme a la guerrilla.

  • 12 Íbid, pág. 313.

19Por ejemplo, describe su encuentro con el taxista que iba a transportarla al Congreso de los Robles: “Uno de los taxistas que elegimos al azar se mostró decidido a hacernos llegar por el atajo que fuera, y hablaba con tanto entusiasmo y conocimiento de causa del M–19 que despertó nuestras sospechas: Este, o es tira o es comandante guerrillero. (Debía ser comandante porque al despedirse me regaló una cachucha sin estrenar que llevaba en la guantera, diciéndome que me haria falta para el sol)”.12 Obviamente, ella no confía en el posible bienpensar de un tira, y está muy dispuesta a creer que algún desconocido que le tiene consideración, debe ser guerrillero, muestra así abiertamente así su creencia en la guerrilla. Las huellas personales que Restrepo deja en el texto engendran la noción de que este es UN relato entre muchos, contado desde una perspectiva particular, sin intentar ser ni final, ni autoritario. De esta manera, no insiste en que es “la Historia”, con mayúscula.

20Sin embargo, vale enfatizar que la posición de la autora/ narradora como testigo y participante en los eventos manifiesta un poder inusitado y no accequible para quienes no tengan las oportunidades que brinda la clase social de la autora. Restrepo, de clase alta y con las facilidades de acceso a presidentes, políticos, generales, etc. tiene un privilegio poco usual para escribir y tener acceso a los medios de comunicación masiva. Podemos conjeturar que, en el caso de Restrepo, a pesar de ser una voz femenina, la clase social pesa más que su marginalización como mujer. Ella goza de un privilegio según el cual, como autora puede ser testigo, pero donde los testigos no pueden ser necesariamente autores.

21En esta línea delgada de privilegio y marginalidad, testigo y participante, la autora se enfrenta al problema de manipular dos discursos; uno, oficial masculino y otro, privado femenino, intentando crear una consonancia equitativa entre los dos. En algunos momentos acude a técnicas más apropiadas a una historia oficial: por ejemplo, aunque haga mención, no profundiza sobre el trabajo de las mujeres que hacen parte del movimiento político, como suele suceder, ni tampoco sobre el trabajo de los campesinos, ni el de los indígenas. En cambio, como en la Historia oficial, se concentra detalladamente en una serie de hombres líderes, todos con algún tipo de educación formal. La voz de la misma narradora desaparece en estos momentos dedicados a una pequeña élite. De hecho, a pesar de utilizar una voz testimonial protagonizada por ella misma (la autora) nunca queda claro cuál fue la labor de ella en las negociaciones de paz, lo que constituye el argumento de su libro. Su voz queda subsumida en el relato de los hombres líderes de Colombia.

22Aunque la narradora esté presente, sus intervenciones activas se limitan a unas entrevistas con un ministro, un general y un comandante. Disminuir la fuerza de la voz testimonial, anecdótica y popular inhibe la potencia de su intervención como historiadora. De esta manera su testimonio queda dentro de esquemas patriarcales y jerarquizados, sin explotar hasta sus últimas consecuencias las posibilidades que ofrece la inclusión del mundo privado y femenino, en el público y masculino. Aunque la voz femenina no desaparezca por completo, la autora no aprovecha plenamente sus posibilidades. rinalmente, regresamos al cambio del título que refleja el lado de la oralidad y lo anecdótico de la historia. El cambio de título, al re editar el libro diez años después, de hictoria de una traición a hictoria de un entuciacmo, específicamente el reemplazo de “traición”, palabra relacionada con la guerra, una actividad masculina, por “entusiasmo”, palabra que elude su existencia e implica una subjetividad, resulta de una sensibilidad hacia la historia no vista en versiones impuestas por el Estado. Como pasa en las versiones orales, el lenguaje cambia con facilidad. Reemplazar unas palabras por otras sugiere la coloquialidad de la esfera privada. De esta manera la flexibilidad del título es una semblanza de la flexibilidad que demuestra la historia femenina ausente en las historias oficiales. Además, el cambio del título representa la perspicacia de saber que las historias, aunque impresas, todavía pueden cambiar a medida que se recogen más testimonios, documentos y entrevistas, al igual que el transcurso del tiempo obliga a re–intepretar los hechos. Vale decir que en un entorno estereotípico masculino, rara vez se admite que se haya errado, ni equivocado, como se ve en las guerras sucias de Argentina y Chile, donde muchos de los culpables de las torturas y desapariciones lo niegan, incluso a los mismos líderes internacionales como Kissinger que son incapaces de re–evaluar sus acciones a pesar de que haya evidencia en contra de ellos.

23La transparencia de la narrativa, más los años transcurridos, le dan a Restrepo la oportunidad de reconocer su subjetividad y, en un acto humilde ella declara en el prólogo: que el libro “no está escrito con la neutralidad periodística que tanto se alaba. Pero sí con honestidad, con documentación estricta, testimonios auténticos, vivencia directa de los hechos y profundo respeto por estos.” Estas dos frases abren la puerta a nuevas formas de contar la historia, que no se disfrazan de historia oficial.

Inicio de página

Bibliografía

Franco, Jean, “Critical Passions” en Pratt, L.M., y Newman, K. (eds.), Selected Essays, London, Duke UP, 1999.

Heinz, Wolfang, “Guerrillas, political violence, and the peace process in Colombia” en Latin American Ressarch Review, Vol. 24, No. 3, Albuquerque, 1989.

Jaramillo, Ana María, Las Horas Secretas, Bogotá, Planeta Colombiana Editorial S.A., 1990.

Ortíz, Lucia, La Novela Colombiana hacia Finales del Siglo Veinte: Una Nueva Aproximación a la Hictoria, New York, Peter Lang, 1997.

Palomeque Moreno, Inés, La Toma, Bogotá, n.p., 1996.

Restrepo, Laura, Historia de un Entusiasmo, Bogotá, Editorial Norma, 1986. Serrano Rueda, Jaime y Upegui Zapata, Carlos, Informe cobre el holocausto del Palacio de Jucticia, Bogotá, Derecho Colombiana Ltda., 1986.

White, Hayden, The Content of the Form, Baltimore, The lohns Hopkins University Press, 1987.

Inicio de página

Notas

1 Ana María laramillo, Lac Horac Se‹retac, Bogotá, Planeta Colombiana Editorial S.A., 1990.

2 Inés Palomeque Moreno, La Toma, Bogotá, 1996.

3 laime Serrano Rueda, y Carlos Upegui Zapata, Informe cobre el holo‹aucto del Pala‹io de lucti‹ia, Bogotá, Derecho Colombiana Ltda., 1986.

4 Hayden White, The Content of the Form, Baltimore, The lohns Hopkins UniversityPress, 1987, pág. 14.

5 Lucia Ortíz, La Novela Colombiana ha‹ia Finalec del Siglo Veinte: Una Nueva Aproxima‹ión a la Hictoria, New York, Peter Lang, 1997, pág. 145.

6 lean rranco, “Critical Passions” en Pratt, L.M., y Newman, K. (eds.), Sele‹ted Eccayc, London, Duke UP, 1999.

7 Íbid, pág. 52. “The class privilege of the intelligentsia has always posed a problem for Latin Americans, but in women’s writing it becomes particularly acute since women writers are privileged and marginalized at one and the same time”.

8 Laura Restrepo, Hictoria de un Entuciacmo, Bogotá, Editorial Norma, 1986, pág. 277.

9 Íbid.

10 Wolfang Heinz, “Guerrillas, political violence, and the peace process in Colombia” en Latin Ameri‹an Recear‹h Review, Vol. 24, No. 3, Albuquerque, 1989, pág. 249.

11 Íbid, pág. 71.

12 Íbid, pág. 313.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Chloe Rutter Jensen, « De la traición al entusiasmo, otras perspectivas de una historia »,Revista de Estudios Sociales, 13 | 2002, 73-77.

Referencia electrónica

Chloe Rutter Jensen, « De la traición al entusiasmo, otras perspectivas de una historia », Revista de Estudios Sociales [En línea], 13 | Octubre 2002, Publicado el 01 octubre 2002, consultado el 22 septiembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/revestudsoc/26921

Inicio de página

Autor

Chloe Rutter Jensen

Ph.D., Universidad de California, San Diego. Profesora de cátedra – Departamento de Lenguajes y Estudios Socioculturales, Universidad de los Andes.

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Los contenidos de la Revista de Estudios Sociales están editados bajo la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo Latindex
  • Logo Universidad de los Andes
  • OpenEdition Journals