Navegación – Mapa del sitio
Dossier

ANTECEDENTES INDÍGENAS DEL URBANISMO COLONIAL EN DOS REGIONES DE COLOMBIA: LOS ANDES ORIENTALES Y EL VALLE DE ABURRÁ. UNA VISIÓN DESDE LA ARQUEOLOGÍA

Carl Henrik Langebaek
p. 47-55

Resúmenes

Este artículo evalúa la propuesta según la cual, los españoles iniciaron procesos de centralización y desarrollo de jerarquías de asentamiento en lo que hoy corresponde a territorio colombiano. Por el contrario, se ilustra el desarrollo de ambos procesos desde tiempos prehispánicos, así la forma en que la llegada de los españoles y el sistema colonial implicó una menor centralización de la población y una estrategia de resistencia que consistió en ocupar viviendas aisladas lejos de los centros de poder colonial. El artículo se basa en los resultados de investigaciones regionales en los Andes orientales (Fúquene y Valle de Leiva) y el Valle de Aburrá, en Antioquia

Inicio de página

Texto completo

  • 1 Margarita Serje, "Organización urbana en ciudad perdida" en Cuadernos deArquitectura, no. 9,1984. (...)
  • 2 Orlando Fals Borda, Campesinos de los Andes. Estudio sociológicode Saucio. Monografías sociológica (...)
  • 3 Germán Colmenares, La provincia de Tunja en el Nuevo Reino deGranada-Ensayo de Historia Social 153 (...)
  • 4 Margarita Serje, op.cit; Jacques Apriles-Gniset, La dudadcolombiana, prehispánica, de Conquista e (...)
  • 5 Robert Drennan, "Chiefdoms in northern South America" enJournal of World Prehistory, no. 9,1995, p (...)
  • 6 Timothy Earle, How chiefs come to power: the political economyin prehistory, Stanford, Stanford Un (...)
  • 7 Víctor Álvarez, "La sociedad colonial, 1580-1720" en Historia deAntioquia, Medellín, Editorial Pre (...)
  • 8 Juan Friede, op.cit.
  • 9 Víctor Álvarez, op.cit.

1En Colombia, se asume que la fundación de "pueblos de indios" y de las primeras ciudades españolas constituyeron el primer esfuerzo por concentrar la población. De acuerdo con esta idea, las poblaciones aborígenes del país se caracterizaron por un poblamiento disperso, acompañado de un bajo desarrollo de centralización política. No se habla, salvo contadas excepciones1, de centros políticos, y se asume que el poder y la autoridad eran muy débiles como para llevar a su desarrollo. Esta imagen del poblamiento indígena se refuerza por la existencia de múltiples documentos españoles que insisten una y otra vez en la necesidad de "poblar" y "reducir" la población a la vida en aldeas nucleadas, donde se les pudiera controlar y catequizar más eficientemente2. En palabras de Colmenares, los "reiterados esfuerzos de la administración española por reducir los indígenas a poblaciones dan una ¡dea de los patrones de asentamiento de los chibchas"3. Si ésta es la idea sobre el poblamiento muisca (usualmente ejemplo de la sociedad prehispánica que alcanzó el mayor desarrollo de centralización política), con mayor razón se asume cierta para el resto de grupos humanos que, en el siglo XVI, ocuparon el territorio ahora colombiano. Debido al poco desarrollo de los estudios arqueológicos dedicados a los patrones de asentamiento prehispánicos, el estudio del poblamiento indígena, desde un punto de vista urbanístico e incluso social y político, ha estado en manos de investigadores de otras disciplinas4. Sin embargo, en los últimos años el estudio de secuencias de cambio social -en particular el desarrollo de "cacicazgos"- desde una perspectiva regional ha venido aportando información útil para entender la forma cómo la población ocupó el espacio5. La relación entre estudios regionales y el interés por cacicazgos resulta natural porque éstos se definen como organizaciones políticas regionales en las cuales se desarrollaron estrategias de control político que implicaban un centro de carácter regional desde el cual se controlara una región6. En este artículo se busca aprovechar la experiencia reciente en el estudio de cacicazgos para hacer un seguimiento de los cambios en patrones de asentamiento prehispánicos en dos regiones de Colombia. Las dos regiones seleccionadas -los Andes orientales (Fúquene y Valle de Leiva) y el Valle de Aburrá, en Antioquia- se caracterizan por un marcado contraste en relación con el tipo de sociedades que encontraron los españoles. En los Andes orientales, los conquistadores describieron cacicazgos centralizados bajo el dominio de una élite; en el valle de Aburrá, pequeños cacicazgos poco centralizados. En los Andes orientales la población indígena sobrevivió a lo largo de los siglos XVI y XVII; aunque sufrió un rápido proceso de cambio cultural, pudo sobrevivir al impacto de la conquista participando activamente en procesos de mestizaje con población blanca. En el Valle de Aburrá, la población indígena fue llevada al borde del aniquilamiento y ya en el siglo XVI los españoles necesitaron mano de obra indígena y negra traída de otras regiones7. En los Andes Orientales se implantó un sistema relativamente exitoso de encomiendas8, mientras en el Valle de Aburrá, la minería y la ganadería fueron más importantes que el desarrollo de encomiendas9.

2El objetivo de este artículo es proponer que, contra lo comúnmente aceptado, las políticas coloniales no introdujeron la concentración de población. Todo lo contrario. Antes de la llegada de los españoles, se habían iniciado procesos de concentración de población. Las estrategias de poder político de las élites indígenas prehispánicas, basadas en la negociación, fueron eficientes en el propósito de centralizar la población indígena, aunque mucho más en algunas regiones (como los Andes orientales) que en otras (como el Valle de Aburrá). La dominación española, basada en la violencia y la coerción, fue poco exitosa en su intento de concentrar la población. Por el contrario, su implantación coincide con un marcado proceso de dispersión de la población indígena. A nivel regional, la llegada de los españoles debilitó el desarrollo de nucleaciones de población y favoreció el de un poblamiento disperso, característico del país hasta los acelerados procesos de urbanización en el siglo XX.

Aspectos Conceptuales

3Los estudios realizados en las dos regiones permiten reconstruir el proceso de centralización y jerarquización de asentamientos, y sus transformaciones después de la llegada de los españoles. Antes de discutir los resultados de investigación en las dos regiones, es necesario presentar brevemente algunos presupuestos sobre los cuales se hicieron los estudios cuyos resultados presentamos.

  • 10 Saskia Sassen, "A new Geography of Centers and Margins:Summary and Implications" en The City Reade (...)
  • 11 Eric Grant (ed.), Central Places, Archaeology and History, Shefield,University of Shefield,1986.
  • 12 Richard Hodges, "Spatial modas, anthropology and archaeology" en J.M. Wagstaff (ed.), Lands and Cu (...)
  • 13 J. F. Cherry, "Power in Space: Archaeological and geographical studiesof the state" en J. M. Wagst (...)

4Las investigaciones en los Andes orientales y en el Valle de Aburrá enfatizaron un estudio regional de los patrones de asentamiento indígenas y coloniales. Para ello se tomaron en cuenta modelos arqueológicos comúnmente utilizados para el estudio de asentamientos. Muchas de las preguntas formuladas por los arqueólogos sobre antiguos asentimientos indígenas son similares a las que se formulan estudiosos de la sociedad urbana contemporánea10. Debido a su interés por identificar patrones de cambio en los asentamientos que puedan asociarse a cambios sociales, los arqueólogos han tomado modelos tomados originalmente de la geografía, especialmente a partir de los trabajos centrados en el estudio de lugares centrales11, teorías de transporte12 y seguimiento de jerarquías de asentamiento13. Sin embargo, dos aspectos estudiados en esas regiones son particularmente relevantes en este artículo: la centralidad y la jerarquía.

  • 14 Kent Flannery, "Evolution of Complex Settlement System" en KentFlannery (ed.), Early Mesoamerican (...)
  • 15 Kent Flannery, op.cit, págs. 168-170.
  • 16 G. A. Johnson, "Aspects of Regional Analysis in Archaeology" enAnnual Review of Anthropology, no. (...)

5El estudio de centralidad y jerarquía en los asentamientos prehispánicos ha enfatizado la noción de lugares centrales14. Estos se identifican como lugares que asumen la forma más compleja dentro de una jerarquía de asentamientos y desde los cuales se ejerce control político15. Su presencia es un buen indicador de cacicazgos en la medida en que se asume que el surgimiento de una élite implica el concepto de centralidad16. La complejidad de un sitio se puede evaluar de muchas maneras, dependiendo de las preguntas a resolver y del contexto social en el cual se desarrolló dicha complejidad.

  • 17 Kent Flannery, op.cit; Joyce Marcus, "On the Nature of the MesoamericanCity" en E. Z. Vogt y R. M. (...)
  • 18 Olivier de Montmollin, op.cit, pág. 87.

6Una de las formas más comunes de hacerlo consiste en medir la proporción de la población que ocupaba los sitios más grandes. Sin duda esta solución es complicada, especialmente gracias a la evidencia que sugiere que el tamaño de un sitio no necesariamente indica su importancia17. Por esta razón, es necesario justificar por qué en esta comparación asumimos que el tamaño de los lugares centrales de los cacicazgos colombianos sí es una buena medida de su importancia política. Existe una relación lógica entre el surgimiento de lugares donde se concentra la población y la consolidación del control político. La concentración de gente favorece la reducción de los costos de transporte, permite un mayor y más eficiente flujo de información y facilita el desarrollo de un más sofisticado y eficiente sistema de supervisión y control18.

  • 19 Henry T. Wright, "The evolution of Civilizations" en DJ.Meltzer, D.D.FowleryJ.Sabloff (eds.), Amer (...)
  • 20 Olivier de Montmollin, op.cit, pág. 90.

7En estas circunstancias, la tendencia a localizarse lejos de los lugares centrales se puede tomar como una estrategia de resistencia orientada a minimizar el grado de control al cual la población está sujeta. En cada caso es importante diferenciar entre formas de control que, aunque pueden ser muy diferentes, todas se favorecen por el desarrollo de lugares centrales. Encontrar procesos de centralización no permite identificar cuáles fueron las formas particulares de control político que se favorecieron de ellos19. Tampoco permite establecer cuál fue el nivel al cual se tomaron las decisiones "racionales" (unidades domésticas, comunidades, etc.) que llevaron a sacrificar autonomía a expensas de un mayor control20.

  • 21 lbid.,pág.93.
  • 22 Germán Colmenares, "La sociedad indígena y su evolución posterior a laConquista" en D. Jaramillo ( (...)
  • 23 Elman Service, Primitive Social Organization, New York, Random House,1962.
  • 24 Robert Drennan, "Chiefdoms in northern South America" en Journal ofWorld Prehistory, no. 9,1995, y (...)
  • 25 Brian Hayden, "Fabulous Feasts: A Prolegomenon to the importance ofFeasting" en M. Dietler y B.Hay (...)
  • 26 Carl Henrik Langebaek, op.cit., pág. 51.
  • 27 Robert Drennan, "Regional Demography in Chiefdoms" en R.D.Drennany C.A.Uribe (eds.), Chiefdoms in (...)

8En el estudio de sociedades mesoamericanas se argumenta que el nivel de concentración de la población se relaciona con el grado de eficiencia de medidas coercitivas establecidas para controlarla21. Este trabajo asume que la noción de coerción requiere una aproximación más sustantivista. Las políticas coloniales son un testimonio de cómo la idea de agregar la población se puede relacionar con una estrategia de control político coercitivo. La idea de las autoridades coloniales fue la de concentrar a los indígenas en lugares en los cuales se garantizaran los medios de subsistencia (acceso a suelos buenos) e inclusive ciertas peculiaridades de la cultura nativa22. Sin embargo, los medios para llevar a cabo la política incluyeron la amenaza real de aplicar la fuerza física. Es poco probable que los mecanismos para centralizar población fueran iguales en contextos prehispánicos. Aunque los cacicazgos indígenas se alejan de las sociedades redistributivas como las propuestas por Service23, las formas de coerción eran diferentes de las impuestas por el régimen colonial. Lamentablemente no son muchos los estudios orientados a entender las formas de poder y coerción en las sociedades prehispánicas colombianas24. Sin embargo, los documentos coloniales apoyan la idea de que las estrategias para transformar excedentes en beneficio social no fueron incompatibles con los intereses individuales25. La documentación colonial sugiere que el prestigio de las élites en los cacicazgos colombianos se negociaba permanentemente. Los caciques muiscas, por ejemplo, tenían control sobre el trabajo de las mujeres dedicadas a la producción de chicha y alimentos los cuales eran ofrecidos a la comunidad. Estos servicios, más la propia generosidad de los caciques mediante regalos suntuarios y la capacidad de ejercer liderazgo, atraían gente a sus comunidades. En los Andes Orientales, las unidades mínimas de organización social fueron llamadas capitanías. Con alguna frecuencia se encuentran documentos en los cuales estas capitanías estaban situadas en lugares centrales. Sin embargo, parecen haberlo hecho mediante arreglos cambiantes, que dependían más del atractivo que ofreciera la posibilidad de vivir en grandes aldeas bajo el liderazgo de un cacique, que de la imposición de una autoridad central. En caso de no recibir beneficios suficientes, la población podía marcharse a otro lugar, como efectivamente parece haber sucedido por lo menos en algunos casos26. Coerción y control no podían reñirdemasiado. La cantidad de gente que vivía en las aldeas donde residía la élite, puede tomarse como una medida satisfactoria del grado de éxito de la estrategia de control de la misma. Al menos en el territorio muisca, el éxito de un cacique se medía por el poder de convocatoria, y éste, a su vez, por la cantidad de gente que estuviera dispuesta a vivir al lado de él27.

  • 28 Kent Flannery, op.cit, pág. 170 y 'The Grounds Plans o Archaic States:An Extension of the Dynamic (...)
  • 29 Charles Spencer, "Development of Venezuelan Chiefdoms" enE.Redmond (ed.), Chiefdoms and Chieftancy (...)
  • 30 Henry T.Wrighty Gregory A.Johnson, Population, Exchange and EarlyState Formation in Southwestern I (...)
  • 31 Kent Flannery, op.cit, pág.16.

9El desarrollo de jerarquías de asentamiento es otro aspecto que requiere cierta reflexión. Una manera de establecer las características de dichas jerarquías asume también que el tamaño de los sitios es una medida de su importancia en una región y que los quiebres en histograma de su distribución por tamaño es útil para identificar niveles de jerarquías. Por lo general, las jerarquías pueden ser equivalentes a niveles en las tomas de decisiones políticas en una región. Los problemas y virtudes de esta metodología han sido ampliamente discutidos28. En general, este procedimiento asume que el desarrollo de centros de poder político a nivel regional implica un cambio cualitativo en la distribución de asentamientos en términos de su tamaño. En la medida en que el manejo de funciones administrativas se comporta de forma discontinua, los sistemas de asentamientos tendrán una distribución discontinua, a la cabeza de los cuales estarán los lugares centrales29. De igual forma, se asume que el número de jerarquías dentro de un sistema tiene relación con el sistema político. Por ejemplo, las sociedades igualitarias corresponden a un pobre desarrollo de jerarquías en la medida en que los sitios no corresponden a niveles jerárquicos en la escala de toma de decisiones. Los cacicazgos usualmente implican el desarrollo de dos o tres jerarquías30, mientras las sociedades estatales tienen usualmente más jerarquías31. Para identificar ese cambio, los estudios regionales en los Andes orientales y el Valle de Aburrá utilizaron un histograma con la distribución de asentamientos en intervalos de .5 hectáreas, para cada período. Los quiebres en este diagrama se asociaron con niveles en la jerarquía de sitios, siendo el quiebre que diferencia el sitio más grande de los demás fundamental para definir el lugar con más posibilidades de haber funcionado como centro político regional.

Los Andes Orientales

  • 32 Carl Henrik Langebaek, op.city Carl Henrik Langebaek et al, Aqueologíay Guerra en el Valle de Abur (...)

10Los muiscas de los Andes Orientales fueron reconocidos por los españoles, a su llegada al norte de Suramérica, como una de las sociedades más centralizadas y complejas. Los estudios regionales se han concentrado, hasta ahora, en dos secuencias: las márgenes occidentales de la Laguna de Fúquene, y el Valle de Leiva. En ninguna de estas regiones se desarrollaron los centros de poder político más importantes, pero sí cacicazgos con cierto grado de diferenciación interna y control territorial. En la primera región se estudiaron cerca de 51.3 km2, mientras en la segunda el estudio comprendió 180 km2. La secuencia cronológica en ambas regiones es la misma32. Comienza con las primeras evidencias de sociedades agricultoras y alfareras, conocidas con el nombre de Herrera (siglo IV a.C- d.C.) pasando por los períodos Muisca Temprano (IX-XIII d.C), Muisca Tardío (Xlll-I d.C.) y Colonial (XVI d.C.-).

  • 33 CarI Henrik Langebaek, op.cit., pág.75.

11El poblamiento Herrera se caracteriza por una muy baja densidad de población. En Fúquene tan solo se encontraron31.78 hectáreas de ocupación, equivalentes al .6% del área estudiada33. En el reconocimiento realizado en el Valle de Leiva, se encontraron 21.7 hectáreas de poblamiento Herrera, menos del .5% del área estudiada. En ambos casos, la población Herrera se distribuyó en las áreas planas y fértiles a lo largo de los ríos, mostrando poco interés por las áreas más inclinadas y alejadas de los cursos de agua. En general, los asentamientos se encuentran en las zonas fértiles. En Fúquene, la población se concentró en dos sitios que podríamos llamar pequeñas aldeas cercanas a las 5 hectáreas de tamaño cada una. Estas dos aldeas en su conjunto comprenden el 31% del área de ocupación del período. El resto del área ocupada corresponde probablemente a sitios de ocupación de unidades domésticas. Sin embargo, los resultados del reconocimiento no apoyan la idea de que las dos aldeas se puedan considerar lugares centrales. Los sitios son algo más grandes que los demás, pero no más complejos. La densidad de cerámica es la misma en los dos sitios grandes que en los sitios pequeños. Además, la cerámica es idéntica en ambas clases de sitios.

12Durante el Período Muisca Temprano, se dieron cambios importantes, aunque no idénticos, en Fúquene y el Valle de Leiva. En Fúquene, se pasó de 31.78 a 61.43 hectáreas de ocupación. En el Valle de Leiva, el total de hectáreas ocupadas fue de 34.77. En Fúquene, este aumento de población no implicó el desarrollo de aldeas más grandes. Por el contrario, los sitios más grandes del período Herrera disminuyeron de tamaño. Muchos de los asentamientos de mayor tamaño se ubicaron en islas de la Laguna de Fúquene que tienen los peores suelos. En los sitios arqueológicos se encontraron evidencias de vasijas asociadas a actividades de festejo, como jarras para chicha y cuencos ricamente decorados. Sin embargo, en ningún caso parece que se lograra la concentración de un porcentaje importante de población regional en uno o unos pocos lugares. En el Valle de Leiva el proceso de poblamiento fue muy diferente. En lugar de la población dispersa del Período Herrera ahora la población se concentró en dos sitios: las aldeas de Suta y de El Infiernito. Cada uno de estos asentamientos abarca cerca de 1 km2 de ocupación discontinua que da la impresión de corresponder a unidades domésticas separadas entre sí por áreas de cultivo. En ambos casos, se pudieron identificar zonas de poblamiento más denso, de cerca de 15 hectáreas en cada caso. En el Infiernito la ocupación se asocia con la elaboración de enormes monolitos de piedra, que sugieren actividades especiales y diferenciadas de cualquier otro lugar en el Valle. Es probable que El Infiernito y Suta representaran dos lugares que competían entre sí. El área de ocupación entre los dos sitios se encuentra desocupada, como se esperaría de sitios enfrentados. En caso de que se tratara de dos unidades políticas independientes, el Infiernito y Suta serían testimonio de un exitoso proceso de centralización. En efecto ambos sitios concentrarían prácticamente el 100% de la población regional. Incluso si los dos lugares hicieron parte del mismo sistema político, la concentración de población de cada uno de ellos sería cercana al 50%. Sin embargo, esta concentración no necesariamente indica sistemas políticos centralizados y jerarquizados. De hecho, precisamente el grado de centralización tan marcado se debe a la ausencia dejerarquías de asentamiento; simplemente, se desarrollaron dos concentraciones muy grandes de población, sin que existan aldeas de tamaño intermedio: únicamente pequeñas y escasas unidades domésticas existen por fuera de El Infiernito y Suta. Para el Período Muisca Tardío, tanto en Fúquene como en el Valle de Leiva, aumentó el número de sitios, al igual que el área ocupada. En Fúquene, se pasó de 61.4 a 195.2 hectáreas de ocupación.

  • 34 Carl Henrik Langebaek, op.dt.
  • 35 Ibíd

13En ambas regiones se desarrollaron grandes aldeas, las cuales, de acuerdo con los documentos de archivo, corresponden a los sitios que ocupaban los caciques. La aldea más grande tiene cerca de 22 hectáreas de ocupación densa y continua. En cada caso de concentración, sin embargo, se observan agregaciones relativamente poco densas de población que pueden tener hasta 1 km2 en cada caso. Por lo general, las aldeas grandes se ubicaron directamente sobre suelos fértiles o muy cerca de ellos34. El área ocupada en Leiva es de 307.2 hectáreas, es decir casi 10 veces más grande que la del período anterior. En esta región, el número de asentamientos grandes aumentó, si bien los dos que venían del período anterior continuaron concentrando una importante cantidad de gente. El Infiernito y Suta siguieron siendo sitios aproximadamente importantes, pese a que surgieron otros sitios de tamaño comparable o incluso algo mayor. El histograma que ilustra la jerarquía de asentamientos en el Valle de Leiva muestra tres asentamientos que se diferenciaron de los demás: Suta, El Infiernito y otro asentamiento más al norte de El Infiernito al lado del río Cane. Incluso, se detectan quiebres entre por lo menos Suta y El Infiernito con respecto a este último asentamiento que surge más al norte, lo cual sugiere la presencia de un cacicazgo de mayor tamaño. Sin embargo es difícil interpretar esto como si el asentamiento más grande estuviera a la cabeza de un sistema regional y El Infiernito y Suta constituyeran dos jerarquías de asentamiento intermedias entre ese nuevo sitio y el resto de pequeñas concentraciones. Por lo menos en el siglo XVI estos tres asentamientos correspondían a cabezas de sistemas diferentes y autónomos. Es muy probable que en ambas regiones la mayor parte de la población viviera en aldeas grandes, sede de caciques importantes. Aunque existe un porcentaje alto de sitios pequeños en el campo, es probable que se tratara de lugares solo ocupados temporalmente35.

14Tanto en Fúquene como en el Valle de Leiva, el período de ocupación humana posterior a la invasión española se caracterizó por una densa población, mucha de la cual vivió dispersa y, frecuentemente, en sitios de muy baja fertilidad. Es evidente que la población indígena descendió después de la llegada de los españoles, pero, en términos de proceso a largo plazo, los dos estudios regionales muestran que la población se recuperó y aumentó en relación con la población que encontraron los españoles en el siglo XVI. El número de hectáreas ocupadas en el Valle de Leiva es de 996, es decir tres veces más que durante el último período prehispánico. El tamaño promedio de cada sitio es de 1.7 hectáreas, el mayor de toda la secuencia. De lejos, este período se caracteriza por la mayor cantidad de población: el aumento en la cantidad de cerámica representa el 345% en relación al Período Muisca Tardío. En Fúquene los resultados no son muy diferentes. El área ocupada pasó de 195.2 a 468 hectáreas, lo cual representa el más significativo aumento a lo largo de toda la secuencia. Las aldeas, que antes de la llegada de los españoles habían concentrado un alto porcentaje de la población regional, tendieron a desaparecer. En Fúquene, las grandes haciendas coloniales fueron fundadas en los sitios donde se encontraban esas aldeas, lo cual tiene sentido si se recuerda que éstas controlaban las tierras más fértiles. En el Valle de Leiva, las aldeas muiscas continuaron siendo habitadas por más tiempo, pero también terminaron por desaparecer.

15Pese a la idea de que fueron los españoles quienes trataron de concentrar a una población indígena que vivía dispersa, los resultados obtenidos en Fúquene y el Valle de Leiva indican que con la conquista el patrón de poblamiento pasa de un importante grado de centralización a uno bastante más disperso. En el papel los españoles buscaron la concentración de población, pero sobre el terreno la conquista logró lo contrario. Con la conquista, se multiplicó el número de pobladores por fuera de dichas aldeas, lo cual se puede interpretar como una estrategia de resistencia eficaz contra las pretensiones de control ibérico y también como consecuencia de la desarticulación del sistema político nativo que había logrado importantes índices de concentración de población. La gente no se desplazó a Villa de Leiva, fundamentalmente un pueblo de colonos españoles, ni a los pueblos de indios que las autoridades fundaron con muy poco éxito, sino al campo. Prefirió vivir lejos de las aldeas, aun en tierras poco adecuadas para la agricultura.

Valle De Aburrá.

  • 36 Carl Henrik Langebaek et al, op.cit.

16En el Valle de Aburrá, donde hoy se encuentra la ciudad de Medellín, se ha reconstruido una secuencia prehispánica que abarca desde tiempos precerámicos hasta nuestros días (Castillo 1988; Langebaek et al 2002a). La periodización incluye, además de una larga ocupación precerámica, los períodos Ferrería (siglo I-III d.C), Pueblo Viejo (III-VII d.C), Tardío (VII-XVI d.C.) y Moderno (XVI d.C-). El estudio regional abarcó cerca de 90 km2 distribuidos en dos zonas: la Estrella, caracterizada por suelos fértiles, y Girardota, pobre en suelos, pero rica en fuentes de sal y oro36. A la llegada de los españoles, las sociedades indígenas se describieron como pequeños cacicazgos con un bajo desarrollo de centralización política. A juzgar por los documentos coloniales, el grado de centralización político y la escala territorial de los cacicazgos de la región eran muy limitados.

17Durante el período Ferrería la ocupación se concentró en el área de La Estrella, caracterizada por tener los suelos más fértiles del área reconocida. En cambio, en Girardota el poblamiento Ferrería fue muy reducido. Sin embargo, en ninguna de las dos áreas se puede hablar del surgimiento de aldeas. La gran mayoría de los asentamientos tienen menos de una hectárea de extensión, excepto por un sitio en La Estrella que es apenas un poco más grande. Es difícil plantear la existencia de jerarquías de asentamientos. En síntesis, para la ocupación Ferrería, tan solo se puede hablar de un poblamiento poco denso, caracterizado por sitios pequeños y dispersos que en la mayoría de los casos se ubicaron en las tierras más fértiles de La Estrella.

18La situación se alteró significativamente durante la ocupación Pueblo Viejo. El cambio más importante corresponde al énfasis en el poblamiento del área de Girardota, en comparación con su reducción en La Estrella. En La Estrella el poblamiento continuó siendo similar al de la ocupación Ferrería: los asentamientos son en general menores a una hectárea, excepto dos sitios, uno apenas de 1.19 y otro de 1 hectárea. En cambio, en Girardota se pueden identificar varias aldeas de considerable tamaño. La más grande de estas aldeas tiene 6 hectáreas. Otras dos concentraciones de población tienen 4.19,3.42 hectáreas. Es muy posible que los asentamientos de este sector fuesen aún más grandes puesto que el casco urbano de Girardota se encuentra precisamente al lado de ellos. En todo caso, se puede detectar un quiebre en la distribución de asentamientos para Girardota: un grupo de sitios menores a 2 hectáreas y otro, constituido por las aldeas mencionadas (mayores de 3 hectáreas). Las cuatro aldeas de Girardota comprenden un área de 13.55 hectáreas, lo cual equivale a tan solo el 7% del total del área.

  • 37 Ibíd.

19Para la ocupación Tardía, continuó el aumento de población, hasta alcanzar niveles no muy diferentes a los del período Muisca Tardío de los Andes Orientales37. Se detecta, así mismo, un nuevo cambio en la concentración de población. Esta vez La Estrella volvió a ser ocupada más intensamente que Girardota. La distribución de las aldeas es muy diferente a la del período anterior. En Girardota las concentraciones de población Pueblo Viejo desaparecieron para dar paso a un asentamiento disperso, y caracterizado por sitios pequeños. Las zonas donde se encontraban las aldeas mayores de 3 hectáreas se desocuparon (como sucedió en el lugar donde se encontraba la aldea más grande) o, por lo menos, la población descendió considerablemente. No se puede identificar quiebres en el histograma de asentamientos del período Tardío en Girardota. El contraste con La Estrella es evidente: allí la población no solo fue mayor, sino que ocupó aldeas más grandes. En Girardota apenas dos sitios tienen algo más de una hectárea de extensión. En La Estrella el sitio más grande alcanza las 4.55 hectáreas y existen dos aldeas algo menores: una de 2.57 hectáreas y tres más entre las 2 y las 3 hectáreas. En Girardota, los dos sitios más grandes equivalen tan solo a 2.47 hectáreas, es decir al 1% del total del área ocupada. En la Estrella, los asentamientos mayores a 2 hectáreas suman en total un área de 14.62 hectáreas, equivalente a un 5.6% del total del área ocupada. Pese al muy bajo porcentaje de población que vive en los sitios más grandes, parece existir una continuidad en la existencia de jerarquías de asentamiento. El histograma de asentamientos para este período tiene un quiebre debido a la ausencia de sitios entre las 3 y las 4 hectáreas.

20Para el período posterior a la invasión española, los datos del estudio regional coinciden con la impresión del visitador Juan Antonio Mon en 1788 cuando sostuvo que la mayor parte de la población vivía dispersa por el campo. A diferencia de las secuencias estudiadas en los Andes Orientales, la población descendió después de la conquista. Se trató de un descenso bien marcado, equivalente al 85%, en relación con el último período de ocupación prehispánico. Tanto en La Estrella como en Girardota la población ocupó después de la conquista asentamientos pequeños, dispersos, sin conformar nucleaciones como las que se reportan para los períodos Pueblo Viejo y Tardío. En La Estrella, ningún asentamiento superó una hectárea de extensión. En Girardota apenas tres tienen más de una hectárea. Dos miden entre una y dos(1.25 y 1.50) hectáreas, mientras el asentamiento más grande mide 2.61 hectáreas. El histograma de distribución de asentamientos no indica quiebres en ninguna de las dos zonas de reconocimiento. El porcentaje de población que vivía en los asentamientos más grandes es ínfima38.

21Los resultados del análisis de patrones y jerarquías de asentamientos se pueden resumir de la siguiente manera. La ocupación Ferrería no evidencia jerarquías de asentamiento ni en La Estrella ni en Girardota. Los primeros quiebres en los histogramas de distribución de sitios coinciden con el desarrollo de aldeas durante la ocupación Pueblo Viejo en Girardota. En términos de organización política este resultado insinúa para la ocupación Ferrería la presencia de una sociedad en la cual no se habían desarrollado sistemas regionales que se pudieran llamar cacicazgos. El desarrollo de dos jerarquías de asentamiento solo vinieron a darse durante la ocupación Pueblo Viejo. Dos jerarquías de asentamiento siguieron caracterizando el poblamiento del último período prehispánico. Con la conquista, las jerarquías de asentamiento, al igual que los lugares centrales, desaparecieron para dar paso a un poblamiento disperso, probablemente caracterizado por la presencia de unidades domésticas separadas unas de otras.

Consideraciones Finales

22El poblamiento de los Andes Orientales y el Valle de Aburrá, antes y después de la conquista española, permite hacer algunas comparaciones interesantes. En primer lugar, se deben destacar algunas similitudes y diferencias entre las secuencias. En ambos casos, se puede reconstruir un gradual proceso de aumento de población. La mayor densidad de población prehispánica corresponde al último período anterior a la llegada de los europeos. En ambas secuencias el desarrollo de jerarquías de asentamiento que permitan hablar de cacicazgos no ocurre con el poblamiento inicial, sino algo más adelante. El desarrollo de aldeas que concentraron un porcentaje importante de población a nivel regional parece haber sido bastante desigual, aun en los mismos Andes Orientales, donde las secuencias de Fúquene y el Valle de Leiva muestran diferencias al respecto. Sin embargo, en las tres secuencias estudiadas se puede identificar que para el último período prehispánico se desarrollaron asentamientos más grandes que el promedio los cuales pueden corresponder a sitios donde residió la élite.

23Aunque la escala fue diferente, se pueden identificar algunos patrones interesantes en las secuencias estudiadas. En primer lugar, en ambas regiones se comienza con un asentamiento predominantemente disperso (Villa de Leiva y Aburrá), o con el surgimiento de aldeas muy pequeñas (Fúquene). La vida aldeana se incrementó en períodos intermedios en los cuales se puede identificar el surgimiento de cacicazgos. Durante estos períodos intermedios (Muisca Temprano en el caso de los Andes Orientales y Pueblo Viejo en el Valle de Aburrá) se desarrollaron procesos de nucleación, aunque la escala fue muy diferente. Se incluye desde un marcado nivel de centralización, donde prácticamente el poblamiento disperso desaparece (Valle de Leiva) hasta la proliferación de aldeas de tamaño intermedio (Fúquene) o un tímido desarrollo de lugares centrales (Valle de Aburrá). La tendencia a mantener un patrón de poblamiento basado en lugares centrales continuó hasta el último período prehispánico, si bien el porcentaje de población a nivel regional que vivió en lugares centrales se redujo en el caso del Valle de Leiva y, algo menos, en el Valle de Aburrá. Podríamos especular sobre el porqué de esta tendencia y si ello se debió a un cambio en los sistemas de coerción hacia formas menos negociadas y más- impositivas.

24En ambas regiones es claro que los españoles encontraron un poblamiento caracterizado por la presencia de lugares centrales y jerarquías de asentamiento. Igualmente claro es que esta situación se transformó brutalmente después de la llegada de los conquistadores. En ambas regiones, el período posterior a la llegada de los españoles no coincidió con un mayor proceso de centralización, ni con un mayor desarrollo de jerarquías de asentamiento. Por el contrario, el siglo XVI marcó el comienzo de un proceso de menor centralización y el colapso de las jerarquías de asentamiento que se habían desarrollado, con mayor o menor intensidad, en las dos regiones estudiadas. Sin embargo, este proceso sucedió de formas muy distintas. En los Andes Orientales, en medio de un proceso de considerable aumento de población, gran parte de la gente se alejó tanto de las tradicionales fundaciones como de las nuevas que los españoles trataron de imponer. En el Valle de Aburrá, los lugares centrales que se habían desarrollado durante el último período de poblamiento prehispánico desaparecieron en medio de un brutal descenso de población. En las regiones estudiadas el comportamiento demográfico posterior a la conquista podría corresponder a patrones observados en otras regiones donde se han realizado estudios regionales aún en proceso de análisis. Por ejemplo, lo ocurrido en el Valle de Aburrá resulta similar a lo que sucedió en zonas de la Costa Caribe, donde la población también descendió brutalmente después de la conquista. Las razones deístas tendencias demográficas posteriores a la conquista involucran sin duda muchos aspectos políticos, económicos, migracionales y epidémicos. Dado que la gran diferencia entre las regiones comparadas no parece ser la densidad de población a la llegada de los españoles, se contradicen viejos estereotipos según los cuales la posibilidad de las sociedades indígenas para sobrevivir se relacionó con su tamaño a la llegada de los españoles.

25Es posible especular que un mayor proceso de centralización y desarrollo de jerarquías de asentamiento, como el detectado entre los muiscas, fuera más eficiente para resistir el sistema de dominación colonial (pero al mismo tiempo a costa de ser mucho más beneficioso para el sistema colonial mismo al permitir la implantación del sistema de encomiendas). Lo cierto es que el sistema centralizado y multijerárquico de los muiscas resistió mucho mejor el impacto de la conquista en comparación con el sistema menos centralizado y menos jerarquizado de los cacicazgos del Valle de Aburrá. En las dos regiones estudiadas, el porcentaje de población que vivía en los asentamientos más grandes descendió después de la conquista. También disminuyó la complejidad de los sistemas de asentamiento en términos del número de jerarquías de sitios. En esta perspectiva se pueden resaltar los siguientes aspectos sobre la dinámica de poblamiento impuesta por los españoles: los cientos de documentos españoles en los cuales; se insiste en la necesidad de hacer vivir a la población en pueblos nucleados son más resultado de la conquista misma, que del poblamiento nativo antes del siglo XVI. La disminución de la población y su carácter disperso fueron el resultado de la conquista, no la situación que encontraron los primeros colonos. En el mismo sentido se puede afirmar que

26los mecanismos de coerción impuestos por los españoles para hacer poblar a los indígenas en lugares nucleados, los cuales abarcaban desde la amenaza de destrucción de sus viviendas y campo de cultivos dispersos, hasta la más sutil política doctrinera, pueden parecer muy eficientes sobre el papel; pero en la práctica, fueron menos efectivos que las estrategias desarrolladas por las élites prehispánicas. Testimonio de la enorme resistencia al control ejercido por los colonizadores lo constituye el predominio del patrón de poblamiento disperso a lo largo de toda la colonia tanto en los Andes Orientales como en el Valle de Aburrá. Los mecanismos de coerción de los cacicazgos prehispánicos, basados en la negociación, parecen haber sido mucho más efectivos a la hora de congregar gente.

Inicio de página

Bibliografía

Álvarez, Víctor, "La sociedad colonial, 1580-1720" en Meló, Jorge Orlando (ed.), Historia de Antioquia, Medellín, Editorial Presencia, 1988, págs. 53-67.

Apriles-Gniset, Jacques, La Ciudad Colombiana, Prehispánica, de Conquista e Indiana, Bogotá, Fondo de Promoción de la Cultura del Banco Popular, 1991.

Bonnett, Diana, "De la conformación de los pueblos de indios al surgimiento de las parroquias de vecinos. El caso del Altiplano Cundiboyacense" en Revista de Estudios Sociales, no. 10, Bogotá, Universidad de los Andes- Fundación Social, 2001, págs. 9-19.

Cameiro, Robert, "The Chiefdom: Precursor of the State" en Jones, G.D. y Kautz, R.R (eds.), The Transition to Statehood in the New World, Cambridge, Cambridge University Press, 1981, págs. 37-79.

Castillo, Neila, "Las sociedades indígenas prehispánicas" en Melo, Jorge Orlando (ed.), Historia de Antioquia, Medellín, Editorial Presencia, 1988, págs. 23-40.

Cherry, J.F., "Power in Space: Archaeological and Geographical Studies of the State" en Wagstaff, J.M. (ed.), Landscape and Culture-Geographical and Archaeological perspectives, NewYork, Basil-Blackweil, 1987, págs. 146-172.

Colmenares, Germán, "La sociedad indígena y su evolución posterior a la Conquista" en Jaramillo, Darío (ed.), La Nueva Historia de Colombia, Bogotá Instituto Colombiano de Cultura, 1976, págs. 67-172.

Colmenares, Germán, La Provincia de Tunja en el Nuevo Reino de Granada- Ensayo de Historia Social 1539-1800, Bogotá, Tercer Mundo Editores- Colciencias-Universidad del Valle-Banco de la República, 1997.

Drennan, Robert, "Regional Demography in Chiefdoms" en Drennan, R.D. y Uribe, C.A. (eds.), Chiefdoms in the Americas, Lanham, University Press of America, 1987, págs. 307-325.

Drennan, Robert, "Chiefdoms in northern South America" en Journal of World Prehistory, no. 9,1995, págs. 301-340.

Drennan, Robert, Las sociedades prehispánicas del Alto Magdalena, Bogotá, Instituto Colombiano de Antropología e Historia, 2000.

Drennan, Robert y Fiannery, Kent, "The Growth of Site Hierarchies in the Valley of Oaxaca: Part I" en Flannery, Kent y Marcus, Joyce (eds.), The Cloud People- Divergent Evolution of the Zapotec and Mixtee Civilizations, New York, Academic Press, 1983, págs. 53-64.

Earle, Timothy, How chiefs come to power: the political economy in prehistory, Stanford, Stanford University Press, 1997.

Fals Borda, Orlando, Campesinos de los Andes. Estudio sociológico de Saucio. Monografías sociológicas 47, Bogotá, Universidad Nacional deColombia, 1961.

Flannery, Kent, "Evolution of Complex Settlement Systems" en Flannery, Kent (ed.), Early Mesoamerican Village, Orlando, Academic Press, 1976, págs. 162- 172.

Flannery, Kent, "The Ground Plans o Archaic States: An Extensión ofthe Dynamic Model" en Feinman, G.M. y Marcus, Joyce (eds.), Archaic States, Santa Fe, School of American Research Press, 1998, págs. 15-58.

Fonseca, Lorenzo y Saldarriaga, Alberto, Arquitectura Popular en Colombia, tá, Altamir Editores, 1992.

Friede, Juan, Los chibchas bajo la dominación española, Medellín, Editorial La Carreta, 1974.

Guillén, Fernando, El poder político en Colombia, Bogotá, Editorial Planeta, 1996. Grant, Eric(ed.), Central Places, Archaeology and History, Shefield, University of

Shefield, 1986.

Hayden, Brian, "Fabulous Feasts:A Prolegomenon to the lmportance of Feasting" en Dietler, M. & Hayden, B. (eds.), Feasts-Archaeologicaland Ethnographic Perspectiveson Food, Politics, and Power, Washington, Smithsonian Institution Press, 2001, págs. 23-64.

Hodges, Richard, "Spatial Models, Anthropology and Archaeology" en Wagstaff, J.M. (ed.), Landscape and Culture-Geographicaland Archaeological perspectives, NewYork, Basil-Blackweil, 1987, págs. 118-133.

Johnson, G. A., "Aspects of Regional Analysis in Archaeology" en Annual Review of Anthropology, no. 6,1977, págs. 479-508.

Kowalewski, Stephen; Blanton, Richard y Laura Finsten, "Boundaries, Scaleand Internal Organization" en Journal of Anthropological Archaeology, no.2, 1983, págs. 32-56.

Langebaek, CarlHenrik, Mercados, poblamientoe integración entre los muiscas, sigloXVI, Bogotá, Banco de la República, 1987.

Langebaek, Carl Henrik, Regional Archaeology in the Muisca Territory-A study of the Fúquene and Susa valleys. University of Pittsburgh, Memoirs in Latin American Archaeology, no.9,1995.

Langebaek, Carl Henrik, Arqueología regional en el Valle de Leiva: procesos de ocupación humana en una región de los Andes Orientales de Colombia, Bogotá, Instituto Colombiano de Antropología e Historia-Universidad de los Andes, 2002.

Langebaek, Carl Henrik; Piazzini, Emilio; Dever, Alejandro y Espinosa, Iván, Arqueología y Guerra en el Valle de Aburrá: estudio de cambios sociales en una región del noroccidente de Colombia, Bogotá, Universidad de los Andes- Instituto Francés de Estudios Andinos-Fondo de Promoción de la Cultura del Banco Popular-Strata, 2002a.

Marcus, Joyce, "On the nature ofthe Mesoamerican City" en Vogt, E.Z. y Leventhal, R.M. (eds.), Prehispanic Settlement Pattems, Alburquerque, University of New México Press,

1983, págs. 195-242.

Montmollin, Olivier de, Archaeology of Political Structure-Settlement Analysis and Classic Maya Polity, Cambridge, Cambridge University Press, 1986.

Romero, José Luis, Latinoamérica: las ciudades y las ideas, Medellín, Editorial Universidad de Antioquia, 1999.

Sassen, Saskia, "A New Geography of Centers and Margins: Summary and Implications" en Legates, R.T. y Stout, F. (eds.), The City Reader, London, Routlegde, 1998, págs. 69-76.

Serje, Margarita, "Organización urbana en Ciudad Perdida" en Cuadernos de Arquitectura Escala, no.9,1984.

Service, Elman, Primitive Social Organization, New York, Random House, 1962.

Spencer, Charles, "DevelopmentofVenezuelan Chiefdoms"en Redmond, E. (ed.), Chiefdoms and Chieftancy in the Americas, Gainesville, University Press of Florida, 1998, págs. 104-137.

Wright, Henry T, "The Evolution of Civilizations" en Meltzer, DI; Fowler, D.D. y Sabloff, J. (ods.), American Archaeology Pastand Future, Washington, Smith sonian Institution Press, 1986, págs. 323-369.

Wright, Henry T. y Johnson, Gregory A., Population, exchange and Early State Formation in Southwestern Iran. American Anthropologist, 77,1975, págs. 267-89.

Zuluaga, Francisco, Los pueblos de indios en la Colonia, Cali, Universidad del Valle, si.

Inicio de página

Notas

1 Margarita Serje, "Organización urbana en ciudad perdida" en Cuadernos deArquitectura, no. 9,1984. Martha Herrera, "Espacio y poder. Pueblos de indios

en la Provincia de Santafé (siglo XVIII)" en Revista Colombiana de Antropología,

no.31,1994, págs.33-62.

2 Orlando Fals Borda, Campesinos de los Andes. Estudio sociológicode Saucio. Monografías sociológicas 47, Bogotá, Universidad

Nacional de Colombia, 1961; Juan Friede, Los chibchas bajo la

dominación española, Medellín, Editorial La Carreta, 1974; Germán

Colmenares, "La sociedad indígena y su evolución posterior a la

Conquista" en La nueva historia de Colombia, Bogotá, Instituto

Colombiano de Cultura, 1967; Diana Bonnett, "De la conformación

de los pueblos de indios al surgimiento de las parroquias de vecinos.

El caso del altiplano cundiboyacense" en Revista de Estudios

Sociales, no.10, Bogotá, Universidad de los Andes-Fundación

Social, 2001.

3 Germán Colmenares, La provincia de Tunja en el Nuevo Reino deGranada-Ensayo de Historia Social 1539-1800, Santafé de Bogotá,

Tercer Mundo Editores- Colciencias-Universidad del Valle-Banco de

la República, 1997, pág. 6.

4 Margarita Serje, op.cit; Jacques Apriles-Gniset, La dudadcolombiana, prehispánica, de Conquista e Indiana, Bogotá, Fondo de

Promoción de la Cultura del Banco Popular, 1991; Lorenzo Fonseca

y Alberto Saldarriaga, Arquitectura popular en Colombia, Bogotá,

Altamir Editores, 1992; José Luis Romero, Latinoamérica: las

ciudades y las ideas, Medellín, Editorial Universidad de Antioquia,

1999.

5 Robert Drennan, "Chiefdoms in northern South America" enJournal of World Prehistory, no. 9,1995, págs. 301 -340, y, Las

sociedades prehispánicas del Alto Magdalena, Bogotá, Instituto

Colombiano de Antropología e Historia, 2000.

6 Timothy Earle, How chiefs come to power: the political economyin prehistory, Stanford, Stanford University Press, 1997.

7 Víctor Álvarez, "La sociedad colonial, 1580-1720" en Historia deAntioquia, Medellín, Editorial Presencia, 1988.

8 Juan Friede, op.cit.

9 Víctor Álvarez, op.cit.

10 Saskia Sassen, "A new Geography of Centers and Margins:Summary and Implications" en The City Reader, London,

Roütledge, 1998.

11 Eric Grant (ed.), Central Places, Archaeology and History, Shefield,University of Shefield,1986.

12 Richard Hodges, "Spatial modas, anthropology and archaeology" en J.M. Wagstaff (ed.), Lands and Culture-Geographical and Archaeological

Perspectives, New York, Basil-Blackwell, 1987, págs. 118-133.

13 J. F. Cherry, "Power in Space: Archaeological and geographical studiesof the state" en J. M. Wagstaff (ed.), Landscape and Culture-

Geographical and Archaeological Perspectives, New York, Basil-

Blackwell, 1987, págs. 146-172.

14 Kent Flannery, "Evolution of Complex Settlement System" en KentFlannery (ed.), Early Mesoamerican Village, Orlando, Academic Press,

1976, págs. 162-172; Robert Drennan y Kent Flannery, "The Growth of

Site Hierarchies in the Valley of Oaxaca: part I" en Kent Flannery y

Joyce Marcus (eds.), The Cloud People-Divergent Evolution of the

Zapotec and Mixtrec Civilizations, New York, Academic Press, 1983,

págs. 53-64; Olivier de Montmollin, Archaeology of Political Structure-

Settlement Analysis and Classic Maya Polity, Cambridge, Cambridge

University Press, 1983.

15 Kent Flannery, op.cit, págs. 168-170.

16 G. A. Johnson, "Aspects of Regional Analysis in Archaeology" enAnnual Review of Anthropology, no. 6, págs. 479-508,1977.

17 Kent Flannery, op.cit; Joyce Marcus, "On the Nature of the MesoamericanCity" en E. Z. Vogt y R. M. Leventhal (eds.), Prehispanic Settlement Patterns,

Alburquerque, University of New México Press, 1983, págs. 195-242;

Olivierde Montmollin Archaeology of Political Structure-Settlement Analysis

and Classic Maya Polity, Cambridge, Cambridge University Press, 1983,

pág.86.

18 Olivier de Montmollin, op.cit, pág. 87.

19 Henry T. Wright, "The evolution of Civilizations" en DJ.Meltzer, D.D.FowleryJ.Sabloff (eds.), American Archaeology Past and Future, Washington,

Smithsonian institution Press, 1986, pág. 358.

20 Olivier de Montmollin, op.cit, pág. 90.

21 lbid.,pág.93.

22 Germán Colmenares, "La sociedad indígena y su evolución posterior a laConquista" en D. Jaramillo (ed.), La nueva historia de Colombia, Bogotá,

Instituto Colombiano de Cultura, pág. 103; Francisco Zuluaga, Los

pueblos de indios en la Colonia, Cali, Universidad del Valle, s.f.

23 Elman Service, Primitive Social Organization, New York, Random House,1962.

24 Robert Drennan, "Chiefdoms in northern South America" en Journal ofWorld Prehistory, no. 9,1995, y, Las sociedades prehispánicas del Alto

Magdalena, Bogotá, Instituto Colombiano de Antropología, 2000;

Fernando Guillén, El poder político en Colombia, Bogotá, Editorial

Planeta, 1996; Carl Henrik Langebaek, Mercados, poblamiento e

integración entre los Muiscas, siglo XVI, Bogotá, Banco de la República,

1987.

25 Brian Hayden, "Fabulous Feasts: A Prolegomenon to the importance ofFeasting" en M. Dietler y B.Hayden (eds.), Feasts-Archaeological and

Ethnographic Perspedives on Food, Politics and Power, Washington,

Smithsonian Institution Press, 2001, pág.58.

26 Carl Henrik Langebaek, op.cit., pág. 51.

27 Robert Drennan, "Regional Demography in Chiefdoms" en R.D.Drennany C.A.Uribe (eds.), Chiefdoms in the Americas, Lanham, University

Press of America, 1987; Carl Henrik Langebaek, "Regional Archaeology

in the Muisca Territory-A Study of the Fúquene and Susa Valleys" en

University of Pittsburgh Memoirs in Latin American Archaeology,

no.9, 1995.

28 Kent Flannery, op.cit, pág. 170 y 'The Grounds Plans o Archaic States:An Extension of the Dynamic Model" en G.M.Feinman y Joyce

Marcus(eds.), Archaic States, Santa Fe, School of American Research

Press, 1998.

29 Charles Spencer, "Development of Venezuelan Chiefdoms" enE.Redmond (ed.), Chiefdoms and Chieftancy in the Americas,

Gainesville, University Press of Florida, 1998,pág.1O7.

30 Henry T.Wrighty Gregory A.Johnson, Population, Exchange and EarlyState Formation in Southwestern Iran. American Anthropologist,

77,1975; Robert Caneiro, “The Chiefdom: precursor of the State" en

G.DJones y R.R.Kautz (eds.), The Transition to Statehood in the New

World, Cambridge, Cambridge University Press, 1981.

31 Kent Flannery, op.cit, pág.16.

32 Carl Henrik Langebaek, op.city Carl Henrik Langebaek et al, Aqueologíay Guerra en el Valle de Aburré: estudio de cambios sociales en una

región del noroccidente de Colombia, Bogotá, Universidad de los

Andes-Instituto Francés de Estudios Andinos-Fondo de Promoción de la

Cultura del Banco Popular-Strata, 2002.

33 CarI Henrik Langebaek, op.cit., pág.75.

34 Carl Henrik Langebaek, op.dt.

35 Ibíd

36 Carl Henrik Langebaek et al, op.cit.

37 Ibíd.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Carl Henrik Langebaek, « ANTECEDENTES INDÍGENAS DEL URBANISMO COLONIAL EN DOS REGIONES DE COLOMBIA: LOS ANDES ORIENTALES Y EL VALLE DE ABURRÁ. UNA VISIÓN DESDE LA ARQUEOLOGÍA »,Revista de Estudios Sociales, 11 | 2002, 47-55.

Referencia electrónica

Carl Henrik Langebaek, « ANTECEDENTES INDÍGENAS DEL URBANISMO COLONIAL EN DOS REGIONES DE COLOMBIA: LOS ANDES ORIENTALES Y EL VALLE DE ABURRÁ. UNA VISIÓN DESDE LA ARQUEOLOGÍA », Revista de Estudios Sociales [En línea], 11 | Febrero 2002, Publicado el 01 febrero 2002, consultado el 21 septiembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/revestudsoc/27508

Inicio de página

Autor

Carl Henrik Langebaek

Antropólogo, Universidad de los Andes. Doctorado de la Universidad de Pittsburg. Decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de los Andes y director de la Revista de Estudios Sociales.

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Los contenidos de la Revista de Estudios Sociales están editados bajo la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo Latindex
  • Logo Universidad de los Andes
  • OpenEdition Journals