Navegación – Mapa del sitio
Otras Voces

EL ESPACIO ELECTRÓNICO Y LA CONFORMACIÓN URBANA DE INTERNET EN BOGOTÁ

Carlos Mauricio Nupia M.
p. 79-84

Resúmenes

Entender la interfase que vincula a la ciudad con las tecnologías de información y comunicación (TICs) implica establecer unas bases teóricas desde las cuales hacer la reflexión. El presente artículo pretende explicar de dónde nace la preocupación por vincular estos dos conceptos, enfatizando en aspectos de contexto histórico como son: (i) el cuestionamiento actual por el que atraviesa la disciplina del urbanismo y (¡i) la aparición de la utopía tecnológica como característica esencial de la globalización. El primer aspecto está más relacionado con el discurso urbanístico tradicional, y se explica en la reflexión de la ciudad contemporánea como extensión de la ciudad industrial; mientras que el segundo tiene que ver con una discusión mucho más transversal que involucra no solo la ciudad sino a la sociedad, donde las TICs proponen una nueva forma de interacción humana: menos física y más virtual.

Inicio de página

Texto completo

1El crecimiento de los asentamientos urbanos en el mundo es innegable. La ciudad como expresión social de una vida en comunidad y símbolo por excelencia del ser urbano ha venido experimentando cambios constantes, pero siempre consolidándose como centro de interacciones. Esos cambios se refieren a la relación de la ciudad con el espacio y se reflejan en la concepción que el urbanismo, como disciplina, ha desarrollado en cada una de sus etapas, tratando de responder a los nuevos fenómenos que complejizan cada vez más las relaciones de las personas que habitan una ciudad.

1.Comunicaciones Y Espacios : Primera Relación Compleja

  • 1

2La forma de la ciudad y el cambio en las relaciones que experimentan los ciudadanos a través de la historia, han 1estado relacionados directa o indirectamente con la evolución de sus sistemas de comunicación. Dichos sistemas han variado principalmente la relación espacio-tiempo ya que su evolución representa para la ciudad física el hecho de salvar mayores distancias en tiempos menores. De esta forma se invierte progresivamente la relación lógica de las primeras etapas del desarrollo urbano y se introduce un elemento de cambio constante que, conjugado con las exigencias de la ciudad contemporánea, contribuye a la pregunta del urbanismo desde la perspectiva comunicacional. Esta perspectiva está deslumbrada en la actualidad por la utopía que representan las Tecnologías de Información y Comunicación (TICs) aquella que promete solucionar los problemas de distribución de la riqueza a partir de la redistribución del conocimiento, obedeciendo a una tabula rasa que se expande sobre el espacio: ¿Qué tanta importancia tendrán las fronteras físicas del territorio si el mundo estará conectado por la fibra óptica? ¿Es la ciudad una figura morfológica que depende exclusivamente de sus confines, fungiendo como un contenedor de las actividades humanas? O por el contrario ¿se puede concebir una ciudad que no tenga límites?

3La comunicación física de los transportes ha sido parte integral de la planeación urbana desde sus inicios. Valdría la pena preguntarse si en la nueva etapa de la economía simbólica, cuyos fundamentos se encuentran en los intercambios de información y no en los de mercancías físicas, la comunicación virtual (aquella experimentada mediante las redes de computadores) podría alcanzar para la ciudad una importancia similar a la que se ha comprobado tuvo la comunicación física del transporte. En caso afirmativo, la comunicación virtual de las TICs adquiriría su espacio de reflexión dentro de la ciencia urbana, como un nuevo medio de intercambio que complejizaría aún más la vida cívica y cuya expresión arquitectónica, quizás morfológica, aún no es muy clara. Si Pizzorno predicó la "orientación universalista" de la ciudad burguesa y la superación de sus límites morfológicos, tal vez la ciudad informacional de Castells sea una versión menos física de urbe, que no solo supera los límites morfológicos sino que los invalida por completo.

4Tratando de buscar dentro de la ciencia urbana un contexto para el nuevo análisis de la ciudad y las TICs, se reflexionará a continuación sobre algunos de los elementos de la crisis o reformulación del urbanismo y los nuevos espacios que se abren para analizar la ciudad desde otras perspectivas.

La Relación Del Espacio-Habitante Se Funda En La Cultura

5La idea de densidad es una de las primeras que sufre variaciones en el modelo de planeamiento. Si bien es cierto que la sociedad urbana siempre estuvo asociada a la existencia de asentamientos humanos de alta densidad, la aparición de una ciudad extensa en virtud de la movilidad de personas y toda clase de objetos generó la posibilidad de crear asentamientos menos densos, que en el esquema del urbanismo americano se denominaron suburbios y que permitieron una cierta independencia del Distrito Central de Negocios (DCN). Esto llevó a afirmar que la esencia de la urbanización no es la densidad de la población, o la aglomeración, sino las interacciones humanas, y que la idea de urbanidad obedece más a cualidades culturales que territoriales, entendiendo como territorio, en este caso, lo que está ligado específicamente al suelo de la ciudad. El tema de las densidades en la ciudad ya no es tan fácil de controlar o planear. Depende de muchos factores externos como son las migraciones internas1, el crecimiento natural de las poblaciones, los precios del suelo, la calidad del suelo ofrecido, la accesibilidad de los lugares, etc. Por eso la técnica del zonning ha tenido que revalorarse o flexibilizarse en su pretensión de definir exhaustivamente el destino de cada lote o sector.

6Como pudo verse últimamente, en la discusión urbanística sobre Bogotá, el debate se planteó en torno a la pertinencia de adoptar para el Distrito Capital un modelo de crecimiento como el norteamericano, el cual se basaba en un consumo intensivo de tierra a bajas densidades. Esta opción resultaba bastante onerosa para la administración, más si se tenía en cuenta la baja disponibilidad de suelo urbanizable en la Sabana y el esfuerzo en inversión para construir la infraestructura vial necesaria para que un modelo así funcionara. Las densidades para el desarrollo ideal de una ciudad parecen no existir. La cuestión se complejiza aún más cuando no hay mucho de dónde escoger: el suelo en una ciudad como Bogotá se hace escaso y la posibilidad de una articulación con los municipios de la Sabana se ve como la posibilidad ante el crecimiento progresivo.

El Funcionalismo También Recibe Críticas

  • 2 Fundación Habitat de Colombia, Producción, Uso y Consumo de Ciudad,

7El punto anterior es precisamente el que obliga a pensar en una crisis de la interacción funcional en la ciudad. Al cuestionar la eficacia de una ciudad planeada únicamente en el concepto del suelo, cualquier fraccionamiento del espacio según su espacialidad funcional se ve afectado. La misma propuesta de la ciudad dispersa obliga a pensar que pueden existir muchas instituciones dedicadas a lo mismo sin la necesidad de estar ubicadas dentro de un mismo "polígono" u obedecer a relaciones de cercanía. De esta forma la interacción entre distintos puntos de la ciudad ya no es tan específica ni tan fácil de referenciar. Y lo que contribuye a complejizar aún más esta situación es el hecho de que ya no son las actividades más débiles las que se están desplazando hacia la periferia sino que funciones y elementos emblemáticos de la centralidad abandonan las localizaciones tradicionales para colonizar un nuevo territorio suburbano2. En este punto podría afirmarse que el urbanismo extravió su poder integrador (ordenador) sobre la ciudad. La complejidad de las relaciones humanas sobre el territorio superó la retensión del plan como expresión holística y única del interés público, provocando un reclamo por la flexibilidad del mismo para incluir la concertación con la ciudadanía. El urbanismo dejó de ser esa disciplina "infalible" bajo la cual se controlaban y modelaban las cuestiones de la movilidad, el acceso y la construcción de equipamientos entre otros, para dar paso a la incertidumbre de ciertos fenómenos, entre los cuales se podrían contar las TICs. Desde este punto de vista, dejó de "integrar" los problemas de la ciudad bajo una visión dominante, cuya expresión por excelencia es la norma. Ya con anterioridad se había presentado un enfrentamiento entre el planeamiento de una ciudad canónica, caracterizada por su modelo metropolitano segregado y jerarquizado, y un ciudad policéntrica cuya estructura compleja ratificaba la necesidad de reacomodación en la ciencia urbanística. En términos propios de las ciencias naturales, este debate se resume entre la transición de una "ciudad estática" a una "dinámica", donde la probabilidad (la incertidumbre) aparece] como elemento clave para el proceder urbano.

Caído el límite, muere el concepto de continuidad

8Finalmente, el concepto de continuidad espacial también sufre sus variaciones en la ciudad contemporánea. Ya se ha explicado que entre los nuevos asentamientos que surgen y el DCN existe una gran cantidad de suelo rural, testimoniando que la continuidad espacial no es condición esencial para el desarrollo de lo urbano.

9Es indudable que esta pérdida de importancia de la continuidad espacial este estrecahemnte ligada al establecimiento de nuevos sistemas de comunicación. El automovil hizo menos importantes las distancias distancias y la aparición hoy de nuevas tecnologías como Internet plantean la pregunta sobre si la continuidad espacial definitivamente se perderá como atributo fundamental del urbanismo. La lógica de la red hace más viable la ciudad policéntrica, y entre centro y centro de esta nueva concepción hay mucho terreno físico de por medio. Es más, la imagen policéntrica no se visualiza solo al interior de las ciudades, sino que se ha trasladado al sistema mundial, colocando centros en cada ciudad y asignándoles una función específica dentro de una red mundial.

10Si bien el problema de la metropolización o la regionalización están dentro de la agenda de los países desde que el crecimiento de la ciudad se hizo inocultable, destacando así el fenómeno de la pérdida de límites, la nueva figura de organización que plantea la red va más allá de la frontera de los países, respondiendo a la ideología de la integración y la globalización. Sin embargo, en términos de telecomunicaciones, para una ciudad como Bogotá, la integración a la red mundial podría llegar a ocurrir antes que una integración a su territorio contiguo de la sabana, lo cual se constituye en una paradoja del desarrollo, que a la vez es un ejemplo de la combinación de nuevos y antiguos problemas. Apenas en el 2000 la Alcaldía Mayor de Santa fé de Bogotá hizo entrega de 200 líneas telefónicas para Sumapaz, región que aunque es localidad del Distrito Capital se encuentra casi a la misma distancia que otras poblaciones consideradas municipios (Facatativá, Funza, Mosquera, etc.).

11¿Qué tanto pueden contribuir las TICs a la discontinuidad

  • 3 Fundación Habitat de Colombia, Producción, Uso y Consumo de Ciudad,

12territorial de Bogotá o a la trastocación de sus límites? ¿Es posible que la ciudad esté más conectada a otras ciudades del mundo de manera virtual que a su propia región contigua? El límite es un concepto que muere en la La discusión urbana actual en Colombia muestra un panorama de debate entre una corriente que concibe el desarrollo de la ciudad basado en el comportamiento del suelo (ilegalidad de la urbanización, desequilibrios funcionales, cambios de usos), en la que la actuación y gestión de la institución pública es fundamental para coordinar el planeamiento de la ciudad, y otra corriente que prioriza el aspecto cultural de los habitantes para construir una ciudad diversa, plural y democrática, cuyo tejido cultural entrelaza, crea y recrea innumerables imaginaciones, conexiones y comprensiones del mundo (reconocimiento de multiplicidad de proyectos citadinos, pluralidades culturales, solidaridades ciudadanas), y en la que la actuación de las organizaciones de base y su participación en la planeación son el eje principal. Esta ciudad diversa rompe con el esquema desarrollista y trasciende las miradas conservacionistas para las cuales la ciudad se constituye en un artefacto de cemento y asfalto que consume recursos y evacua desechos3.

13Estas corrientes también reconocen el proceso de globalización, que afecta a todas las ciudades del mundo, como al particular desarrollo de la descentralización en Colombia. En este contexto, el municipio pasa a ser considerado como célula básica del ordenamiento, inaugurando una nueva etapa de concertación dinámica con la Nación. Mientras que para la primera corriente el éxito de esta redefinición radica en que se incluirán en la agenda junto a los municipios asuntos diferentes a la financiación y apoyo técnico en los sectores de vivienda y servicios públicos, para la segunda, el problema es una asunto más de corte político que surgió a raíz de una crisis de gobernabilidad. Entre estos nuevos enfoques aparece el de la ciudad vista desde las Tecnologías de Información y Comunicación (TICs). distancias y la aparición hoy de nuevas tecnologías como Internet plantean la pregunta sobre si la continuidad espacial definitivamente se perderá como atributo fundamental del urbanismo. La lógica de la red hace más viable la ciudad policéntrica, y entre centro y centro de esta nueva concepción hay mucho terreno físico de por medio. Es más, la imagen policéntrica no se visualiza solo al interior de las ciudades, sino que se ha trasladado al sistema mundial, colocando centros en cada ciudad y asignándoles una función específica dentro de una red mundial. Si bien el problema de la metropolización o la regionalización están dentro de la agenda de los países desde que el crecimiento de la ciudad se hizo inocultable, destacando así el fenómeno de la pérdida de límites, la nueva figura de organización que plantea la red va más allá de la frontera de los países, respondiendo a la ideología de la integración y la globalización. Sin embargo, en términos de telecomunicaciones, para una ciudad como Bogotá, la integración a la red mundial podría llegar a ocurrir antes que una integración a su territorio contiguo de la sabana, lo cual se constituye en una paradoja del desarrollo, que a la vez es un ejemplo de la combinación de nuevos y antiguos problemas. Apenas en el 2000 la Alcaldía Mayor de Santa fé de Bogotá hizo entrega de 200 líneas telefónicas para Sumapaz, región que aunque es localidad del Distrito Capital se encuentra casi a la misma distancia que otras poblaciones consideradas municipios (Facatativá, Funza, Mosquera, etc.).

14¿Qué tanto pueden contribuir las TICs a la discontinuidad territorial de Bogotá o a la trastocación de sus límites? ¿Es posible que la ciudad esté más conectada a otras ciudades del mundo de manera virtual que a su propia región contigua? El límite es un concepto que muere en la sobremodernidad.

15Existen más bien zonas fronterizas o “escalones”, pero nunca se está totalmente de un lado o del otro.Nunca se está totalmente en casa o fuera de ella. Por eso mismo Marc Augé reflexiona sobre la condición de extranjero en la actualidad

2. La pregunta al urbanismo colombiano

16La discusión urbana actual en Colombia muestra un panorama de debate entre una corriente que concibe el desarrollo de la ciudad basado en el comportamiento del suelo (ilegalidad de la urbanización, desequilibrios funcionales, cambios de usos), en la que la actuación y gestión de la institución pública es fundamental para coordinar el planeamiento de la ciudad, y otra corriente que prioriza el aspecto cultural de los habitantes para construir una ciudad diversa, plural y democrática, cuyo tejido cultural entrelaza, crea y recrea innumerables imaginaciones, conexiones y comprensiones del mundo (reconocimiento de multiplicidad de proyectos citadinos, pluralidades culturales, solidaridades ciudadanas), y en la que la actuación de las organizaciones de base y su participación en la planeación son el eje principal. Esta ciudad diversa rompe con el esquema desarrollista y trasciende las miradas conservacionistas para las cuales la ciudad se constituye en un artefacto de cemento y asfalto que consume recursos y evacua desechos.

17Estas corrientes también reconocen el proceso de globalización, que afecta a todas las ciudades del mundo, como al particular desarrollo de la descentralización en Colombia. En este contexto, el municipio pasa a ser considerado como célula básica del ordenamiento, inaugurando una nueva etapa de concertación dinámica con la Nación. Mientras que para la primera corriente el éxito de esta redefinición radica en que se incluirán en la agenda junto a los municipios asuntos diferentes a la financiación y apoyo técnico en los sectores de vivienda y servicios públicos, para la segunda, el problema es una asunto más de corte político que surgió a raíz de una crisis de gobernabilidad. Entre estos nuevos enfoques aparece el de la ciudad vista desde las Tecnologías de Información y Comunicación (TICs). Como un elemento más del nuevo mundo urbano, las TICs han sido comparadas con la máquina de vapor industrial pero en la era de la información. Si esta analogía es correcta, los cambios que se esperan de las TICs sobre la ciudad podrían ser homologados a los de la industrialización, solo que ahora se trata de un mundo más complejo, un mundo en pleno proceso de urbanización que no se sabe a ciencia cierta si ha salido de la etapa industrial. Por lo menos, esa parece ser la corazonada para las ciudades latinoamericanas que conservan el sueño de acortar la brecha con los países desarrollados.

El ESPACIO DE Internet Y LAS Tics EN Bogota

18Descritas, de manera sucinta, las corrientes que actualmente pujan en el urbanismo colombiano por la idea de desarrollo de ciudad, se debe reflexionar sobre la forma como se cree que se articulan las TICs a este proceso. Es importante aclarar que las TICs per se son herramientas tecnológicas representativas del fenómeno de interconexión mundial y de la mencionada sociedad del conocimiento. Por lo tanto su uso puede estar tanto al servicio de una concepción como la de la ciudad del suelo, como al de la de la ciudad diversa.

19Uno de los principales retos en el tema propuesto, es el de cómo aterrizar en la ciudad latinoamericana los conceptos de un debate tan contemporáneo como cambiante. Al respecto existen esfuerzos, aún aislados, por aterrizar las doctrinas de intelectuales como Castells, Borja, Graham, Mitchell, Negroponte y muchos otros.

  • 4 La tesis que sirvió de base para la realización de este artículo

20Los enfoques con que se pretende estudiar el fenómeno en Latinoamérica van desde estudios de consumo cultural como los promovidos por Néstor García Canclini en México; pasan por el esfuerzo de integrar en un pensamiento común a las empresas líderes en telecomunicaciones con la universidad, como lo han hecho Esther Schiavo y Susana Fiquelievich en Argentina; o se pueden concentrar en diversas iniciativas de organizaciones no gubernamentales que con apoyo de la cooperación internacional abordan el tema, especialmente con relación a las poblaciones más excluidas. Sobre este último caso, vale la pena revisar la experiencia de Colnodo en Colombia, cuyo liderazgo en el campo de la "informática social" ha logrado captar recursos del Centro de Investigaciones para el Desarrollo (CIID) de Canadá, con el fin de promover el proyecto denominado Unidades de Información Barrial (UIB) 4.

  • 5 En el momento en que se llevó a cabo la investigación que da origen a

21Además de las experiencias de las UIB, cuyos centros de . acceso paradójicamente llevan más tiempo de funcionamiento que los café- intemet más antiguos identificados en una muestra que sirvió de análisis para el desarrollo de la tesis, Bogotá ha sido epicentro de una serie de situaciones que la han llevado a acumular experiencias en el campo. Los kioskos multimedia que entraron en funcionamiento en 1.996; las redes ligadas a la educación como el caso del Proyecto REDP de la Alcaldía Mayor; el debate sobre el concepto de "Tecnópolis" en los inicios de la formulación del Plan de Ordenamiento Territorial5; la concentración de proveedores de acceso a internet (ISPs) muy por encima de Medellín y la evidente densificación en materia de líneas telefónicas, son algunas de las manifestaciones que se pueden convertir en herramientas de investigación sobre el tema.

  • 6 Este cálculo nace de información suministrada por el investigador
  • 7 El número de café-internet que pudieran censarse a inicios de 2002
  • 8 Las categorías ciudad sur, dudad norte y ciudad central

22De otro lado, existen datos interesantes e hipótesis socioculturales que se pueden esbozar con base en el trabajo realizado en la tesis "Las TICs y su Relación Espacial con la Ciudad". Particularmente en su capítulo IV, esta investigación realizó la espacialización de 6.633 registros de cuentas de internet suministrados por uno de los ISPs con mayor mercado en el país. Aunque esta muestra podría representar solo un 3% de los usuarios de Internet en Bogotá6, ofrece un patrón de concentración interesante. Con base en esta información, la investigación arrojó ocho planos que combinaron la ubicación espacial de los usuarios con algunos referentes físicos importantes como ejes viales, centralidades, equipamientos de cultura, densidades poblacionales, centros de negocios reconocidos, cobertura de servicio telefónico, usos del suelo y estrato social. Estas mismas categorías se cruzaron con 66 café internet identificados en toda la ciudad7, proporcionando evidencias de concentración de puntos de acceso a internet en estructuras de la ciudad física como: el eje de la carrera 15 entre calles 72 y 100; el eje de la calle 53 desde la carrera 7a hasta la carrera. 50; la zona de Ciudad Salitre; el centro comprendido desde la Calle 100 hasta la calle 127, entre Autopista Norte y Avenida Suba; y la zona de Cedritos entre las Carreras 15 y 7a, basada en el eje vial de la calle 140. En cuanto a las relaciones culturales que se establecen a partir de la red en Bogotá, podría decirse que el consumo de Internet tiende a ser más fragmentado en la ciudad norte y más comunal en la ciudad sur8. Aunque los café-internet son locaciones de carácter público, su distribución favorece notablemente a la ciudad central y su expansión sobre el eje de la carrera 7a proporciona más oportunidades para el tejido residencial norte. Esto haría presumir que el consumo tecnológico es más individual en los estratos altos -la cantidad de usuarios así lo confirma- y más colectivo en los bajos: la escasez de la infraestructura motiva a la gente a vincularse en torno a proyectos especiales que permitan el acceso a la red.

23Pero los soportes a esta hipótesis no paran allí. Al relacionar la distribución de los equipamientos culturales con la nube de usuarios de Internet -tanto individuales como colectivos en cafés- se encuentra la proliferación de salones comunales en la ciudad sur y la baja densidad de ellos en la ciudad norte. Al parecer, la ausencia de consumo de Internet en la ciudad sur

  • 9 Las UIB empezaron a trabajar con anterioridad a la explosión comercial

24Fes reemplazada por la oferta cultural de los salones comunitarios, lo cual confirma la importancia de la organización comunal en esta zona de la ciudad, y por ende las ventajas para penetrar tecnológicamente con experiencias como las de las Unidades de Información Barrial (UIB)9.

  • 10 Ver en el capítulo IV de la investigación el análisis hecho sobre un sondeo

25En fin, dentro del campo cultural se plantea el problema de si existe o no una segregación generada por las TICs. Revisando el Plano No. 10 de la tesis es evidente que existe una relación inversa entre usuarios de Internet y densidad poblacional, dejando con muy pocas posibilidades de conexión a las periferias, caracterizadas por su alta concentración de habitantes. Esta situación refuerza la idea de que la promoción de centros de acceso público (Plan Compartel; Agenda de Conectividad: Proyecto REDP) es significativa si se concibe no solo como un plan de infraestructura sino como un proyecto educativo integral. En términos generales, sí existe un empleo interesante de la red por parte de los ciudadanos10. Quizás quienes están más a la vanguardia son los que ligados a flujos de capital económico y financiero buscan reactivar sus negocios con base en la conexión global que proporciona la red, superando de esta forma los límites de la ciudad y del país. En este sentido, el concepto de continuidad espacial parece irrelevante, pues si se le compara con la ambición de integración entre Bogotá y su zona metropolitana, es muy probable que la capital esté más cerca ahora de otras ciudades que de sus municipios aledaños. Sin embargo, esto no hace más que confirmar la paradoja entre lo global y lo local. Pero desde el otro extremo, en Bogotá tampoco se puede hablar de una ciudad compuesta únicamente por imágenes virtuales o simulacros. Este tipo de imágenes están ahí, pero mezcladas con las imágenes físicas que a su vez están ligadas al proyecto físico de intervención en la ciudad. En la actualidad, la ciudad parece estar saldando una serie de compromisos de décadas anteriores, relacionados principalmente con el establecimiento de condiciones físicas mínimas para vivir. Pero también se están sentando las bases para relaciones menos físicas con la ciudad y la administración. Esto es así no sólo porque existan planes o agendas a futuro que involucren el tema de las TICs, sino porque las generaciones que vienen están realmente atravesadas por el componente tecnológico interactivo, es decir, algo que va más allá de la simple relación con la televisión o el cine.

26Finalmente, la utopía tecnológica de la reconexión de fragmentos o territorios dentro de una misma ciudad sí parece estar presentándose. Las experiencias sociales de las UIB confirman que las zonas periféricas, y tradicionalmente excluidas, tienen una posibilidad de "conectar" con la ciudad y con lo global vía red. Esto reafirma la importancia del seguimiento a la ejecución del Plan Compartel, e incentiva un cambio cultural en cuanto a la generación de contenidos locales para ser difundidos en la red.

II Reto De Lo Novedoso

27Si bien es cierto que el tema de la ciudad y las TICs se encuentra a la orden del día, su misma novedad hace difícil encontrar una comunidad investigadora desde el urbanismo que se responsabilice de su desarrollo temático. Parece existir una especie de miedo a aceptar que la ciudad física tiene una nueva acompañante intangible que se expande sin que ni siquiera se tenga conciencia de ella. No se trata de un tema para después; pero tampoco se debe tildar de light. La ciudad de las telecomunicaciones muestra sus manifestaciones, y si en los países desarrollados la conocen a medias, quiere decir que es una buena oportunidad para avanzar sobre su naturaleza en las "desordenadas" y "caóticas" ciudades latinoamericanas. Sobre metodologías para avanzar en esta línea, la investigación deja abierto un camino interesante en la manipulación de datos concretos sobre Internet y el esfuerzo por geo-referenciarlos. Tal vez acudiendo a la parte más "visible" de las redes de TICs -los puntos de acceso en la ciudad, por ejemplo- se pueda llamar más la atención sobre el tema. La potencia en el análisis de datos estadísticos por parte de los Sistemas de Información Geográfica (SIG) puede ser el camino para consolidar el trabajo de campo que se combinaría de la mejor forma con el análisis de las relaciones sociales en el tercer entorno. Indudablemente la discusión sobre el ordenamiento del espacio de las calles, las plazoletas y los edificios ha marcado la reflexión del urbanismo tradicional. En esta concepción de la ciudad prima el ordenamiento físico de los objetos y las estructuras sobre el espacio. Pero la agenda de la ciudad y las TICs debe ir más allá de lo meramente físico e involucrar el estudio de esas nuevas formas de comunicación entre ciudadanos, cuya verdadera dimensión se corre el peligro de extraviar si se considera a la red de telecomunicaciones como un simple equipamiento urbano.

Inicio de página

Bibliografía

Auge, Marc, Los No Lugares. Espacios del Anonimato, Editorial Gedisa, 1992.

Aymonino, Cario, Orígenes y Desarrollo de la Ciudad Moderna, Barcelona, Editorial Gustavo Gilí, 1971.

Borja, Jordi y Castells, Manuel, Loca/y Global: La Gestión de las Ciudades en la Era de la Información, Madrid, Editorial Santillana, 1998.

Castells, Manuel, La Era de la Información, Economía, Sociedad y Cultura, Madrid, Alianza Editorial, 1998.

Castells, Manuel y Hall, Peter, LasTecnópolis del Mundo: La Formación de los Complejos Industriales del SigloXXI, Madrid, Alianza Editorial, 1994.

Del Castillo, Juan Carlos y Salazar, José, La Planeación Urbanística en Colombia: Evolución y Perspectivas, Ministerio de Desarrollo Económico. Viceministerio de Vivienda, Desarrollo Urbano y Agua Potable. Proyecto de Apoyo a la Gestión Urbana COL93/001, Bogotá, Noviembre de 1995.

Echeverría, Javier, Los Señores del Aire: Telépolis y el Tercer Entorno, Barcelona, Ediciones Destino, 1999.

Finquelievich, Susana y Schiavo, Ester, La Ciudad y sus Tecnologías de Información y Comunicación, Centro de Estudios e Investigaciones, Universidad Nacional de Quilmes, Buenos Aires, 1998.

Monclus, Javier, La Ciudad Dispersa, Barcelona, Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona, 1998.

Inicio de página

Notas

1

2 Fundación Habitat de Colombia, Producción, Uso y Consumo de Ciudad,

Carta Colectiva IV, Encuentro Internacional Habitat Colombia, Medellín,

Marzo de 1996. pág.1.

3 Fundación Habitat de Colombia, Producción, Uso y Consumo de Ciudad,

Carta Colectiva IV, Encuentro Internacional Habitat Colombia, Medellín,

Marzo de 1996. pág.1.

4 La tesis que sirvió de base para la realización de este artículo

comprende en su capítulo III una reflexión completa sobre la UIB y su

relación con el concepto de "telecentro" tan promovido por Stephen

Graham.

5 En el momento en que se llevó a cabo la investigación que da origen a

este rtículo, el Plan de Ordenamiento Territorial había avanzado

tímidamente sobre la nclusión del concepto de Tecnópolis.

Particularmente desde la visión de los urbanistas, su validez era

seriamente cuestionada por considerar que la relación entre territorio e

innovación tecnológica formaba parte de problemas menos prioritarios

para el ordenamiento de la ciudad. Recientemente, en el Seminario

Nacional "Lo Regional en la Colombia del Siglo XXI", organizado por la

Universidad de los Andes (Octubre de 2001), una mesa temática

denominada 'Territorio e Innovación" tuvo que ser cancelada por falta de

ponencias. Esto lo que demuestra es que la reflexión en Colombia sobre

dicho tema aún no ha despertado el suficiente interés o no ha sido lo

suficientemente promovida. Sin embargo, en Ia Política Distrital de

Ciencia y Tecnología para Bogotá presentada por el DAPD, nuevamente

el tema de Tecnópolis fue rescatado, esta vez bajo á nombre de "Anillo

de Innovación".

6 Este cálculo nace de información suministrada por el investigador

Armando quien basado en una encuesta de la Price Waterhouse en

1997 estimó que zpodía tener alrededor de 250.000 a 300.000 cuentas de

acceso a internet.

7 El número de café-internet que pudieran censarse a inicios de 2002

evidentemente es mucho mayor. La proliferación de estos sitios en

distintos puntos de la ciudad es progresiva. Los 66 establecimientos de

cafés internet que se utilizaron como muestra en la investigación se

censaron con base en el directorio telefónico de Bogotá año 2000 y se

complementaron con listados publicados en prensa. En este año

aparece por primera vez la categoría "Cafés Internet" en las páginas

amarillas de la ciudad.

8 Las categorías ciudad sur, dudad norte y ciudad central

corresponden a las definidas por el Plan de Ordenamiento

Territorial de Bogotá.

9 Las UIB empezaron a trabajar con anterioridad a la explosión comercial

de Internet en Bogotá, demostrando que hay experiencias de

apropiación comunal que apenas se consideran como manifestaciones

urbanas, y que se visibilizaron a partir de la aparición legal de

proveedores de servicio de Internet. Esto confirma que la red también

es susceptible del desarrollo informal, trayendo consigo experiencias

de organización comunitaria y contradiciendo el ataque frontal contra la

informalidad que contiene el Estudio Monitor de competitividad

financiado por la Cámara de Comercio de Bogotá.

10 Ver en el capítulo IV de la investigación el análisis hecho sobre un sondeo

de opinión realizado a administradores de cafés internet.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Carlos Mauricio Nupia M., « EL ESPACIO ELECTRÓNICO Y LA CONFORMACIÓN URBANA DE INTERNET EN BOGOTÁ »,Revista de Estudios Sociales, 11 | 2002, 79-84.

Referencia electrónica

Carlos Mauricio Nupia M., « EL ESPACIO ELECTRÓNICO Y LA CONFORMACIÓN URBANA DE INTERNET EN BOGOTÁ », Revista de Estudios Sociales [En línea], 11 | Febrero 2002, Publicado el 01 febrero 2002, consultado el 22 septiembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/revestudsoc/27544

Inicio de página

Autor

Carlos Mauricio Nupia M.

Comunicador Social, Universidad Externado de Colombia. Magíster en Urbanismo, Universidad Nacional de Colombia. El autor ha trabajado como asesor de comunicaciones de Agencias de las Naciones Unidas en Colombia como PNUD y PMA y de la Agencia Colombiana de Cooperación Internacional (ACCI). También se ha desempeñado como profesor de Nuevas Tecnologías de la Imagen en la Universidad Externado de Colombia. Actualmente es Jefe de la División de Internalización de la Ciencia de Colciencias.

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Los contenidos de la Revista de Estudios Sociales están editados bajo la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo Latindex
  • Logo Universidad de los Andes
  • OpenEdition Journals