Navegación – Mapa del sitio
Documentos

CIUDAD E IDENTIDAD

Estanislao Zuleta
p. 109-112

Texto completo

1(...) Marx dice que piensa en el comunismo no como una sociedad de la satisfacción de las necesidades, sino como una sociedad capaz de multiplicar continuamente las necesidades humanas y por lo tanto de crear una insatisfacción creciente: hacer que aquello que hoy es suntuario se convierta en necesario.

2Quería traer a cuento la teoría de la riqueza concreta y la riqueza abstracta para desarrollar la idea de Marx de que el desarrollo de la sociedad (como efecto de una racionalización de la producción y de un ahorro de tiempo) que era para él efectivamente lo más racional y esencial era una multiplicación de la riqueza en el sentido de un incremento de la necesidad: de un incremento de la necesidad de arte y la necesidad de conciencia, de cultura y de una multiplicidad de las relaciones humanas.

3Hay en esto una perspectiva que se ignora por completo cuando se imagina la voluntad de transformación, propia del marxismo, como la voluntad de la satisfacción de necesidades, olvidando que desde el comienzo y en todo su desarrollo Marx siempre pensó en términos de la multiplicación de las necesidades y de la generalización creciente de la insatisfacción humana.

4El fenómeno de las formaciones colectivas del crecimiento: el fenómeno del desarrollo de las grandes ciudades en el siglo XVII, XVIII y XIX, hace que ahora el hombre se vea enfrentado con un problema no propiamente exclusivo del consumo de bienes o de cosas; a un fenómeno mucho más vasto, del cual la palabra consumo no nos daría una noción adecuada que nos sirva para pensar, por ejemplo, en términos de arquitectura o en términos de urbanismo. Nosotros generalmente no hablamos de qué calles sería bueno consumir, sino en qué calle sería bueno vivir o en qué plazas; o qué tipo de relaciones sociales se corresponden con una organización específica del espacio; qué tipo de relaciones humanas resultan habitables y qué quiere decir allí habitable.

5Para que no resulte un corte muy abrupto quiero recordar que entre las múltiples gentes que se asombraron ante la experiencia de la gran ciudad estuvieron muy desde el comienzo también los marxistas. Ustedes ven en la cultura y la literatura de la primera mitad del siglo XIX (no sólo de la primera mitad) el primer asombro sobre la gran ciudad. El fenómeno de la gran ciudad, visto por muchas gentes que llegaron a ella desde las aldeas.

6(...) En una obra muy notable de Engels que se llama "La situación de la clase trabajadora en Inglaterra" (una de sus primeras obras y la que tuvo una más grande influencia sobre Marx, quien la cita con gran respeto y reconociendo continuamente lo que le debe) dice Engels lo siguiente:

7"Cosa extraña ver una ciudad como Londres, allí uno puede caminar durante horas sin descubrir ni siquiera el comienzo de un final, sin encontrar el menor signo que indique al menos que ya está vecino el campo, ¡qué prodigiosa centralización! Esta reunión en un solo punto de 3 millones y medio de hombres ha centuplicado la fuerza de estos 3 millones y medio, pero no se descubre si no más adelante el sacrificio que puede costar esta multiplicación de la fuerza.

8Después de haber caminado durante varios días por el pavimento de las grandes ciudades, uno se da cuenta por primera vez que los londinenses han debido sacrificar la mejor parte de su humanidad para realizar estos milagros de civilización, de los que su ciudad se mantiene tan orgullosa, que todas las fuerzas que en ellos dormitan necesitan permanecer improductivas, necesitan ser inhibidas en su desarrollo para que esta ciudad exista, por ello mismo la multitud de las calles tiene algo de antipático, algo de repugnante para la naturaleza humana: estos centenares de miles de individuos que pertenecen a todas las clases sociales y a todas las condiciones humanas que aquí se aprietan y se codean. Cuesta recordar, sin embargo, que son hombres con las mismas cualidades, aptitudes y que todos tendrían el principio del interés de llegar a ser felices y sin embargo -aquí corre el uno al lado del otro como si no tuviesen nada en común, nada que hacer juntos, ninguna empresa que los ligue. El único punto sobre el cual están de acuerdo tácitamente es el de que cada uno vaya por la parte derecha de la acera para que no se choque con la comente que viene en el sentido inverso y para que el río no se detenga; nadie tiene ni siquiera la idea de que el otro merezca una simple mirada o pueda tener algún interés propio, esta manera de acumularse los individuos en una masa cerrada, en tan pequeño espacio, hace surgir de manera terrible y escandalosa, la indiferencia más brutal de que cada uno es capaz. La imposibilidad de aislarse en su propio interés privado los lleva a todos a refugiarse en él".

9Esta es una visión que se repite frecuentemente en los comienzos del siglo XIX. Puedo recomendarles algunas cosas a los que les interese la historia de este problema: cómo se inició y cómo fue vivida desde el comienzo la gran ciudad. Poe, por ejemplo, escribió un cuento que se llama "El hombre de la multitud". Pero en la experiencia de la gran ciudad hay una obra que se destaca mucho y es la obra de Baudelaire: "Las flores del mal" y "Los pequeños poemas en prosa" principalmente lo tratan. Toda la obra de Baudelaire puede ser leída sin riesgo alguno como una respuesta a la experiencia de París, de la gran ciudad. La multitud va y viene en toda la obra de Baudelaire.

10Y no sólo de Baudelaire; les doy un ejemplo: el pensamiento de Balzac se ejerce en contra del anonimato, casi como una manía personal, y Baudelaire lo sigue en un texto extraordinario que se llama "Ventanas". También a Balzac le pasaba una cosa muy similar: su manera de contraatacar, de volverse contra la agresión que para él era la gran ciudad. Ustedes se fijan que no se trata solamente de dos individuos que se sienten agredidos por ser artistas, por eso les comencé por citar a Engels.

11Balzac se paseaba por París y se detenía en las gentes que veía en los apartamentos cuyas ventanas estaban semicerradas, o cuyas persianas estaban corridas, y la angustia de la dispersión que sentía por todo aquello era tal que empezaba a imaginar una vida en todas partes, una vida personal, una vida contable, algo más que una suma, algo más que una serie. Y así hizo "La comedia humana", sirviéndole, como él mismo dijo, "de Secretario a París".

12Tratando de establecer el acta y rescatando la vida de tanta gente masificada; volviendo a ver detrás de cada ventana una historia, una angustia, una esperanza; algo que existe y no la serie de las semejanzas simples: la serialidad mortal que le angustiaba mucho.

13(...) Continuamente, en la lectura de esas obras (que son válidas, independientemente del siglo XIX) se encuentran ustedes con esa reacción ante una amenaza que es la gran ciudad. En ese momento la gran ciudad comienza a crecer con un carácter vertiginoso. También hay varios textos de Marx muy notables en los cuales describe claramente por qué "La lucha de clases en Francia" y, también muy interesante, "El 18 Brumario"; en "El Capital", hay referencias notabilísimas, por ejemplo, el capítulo 24 del primer tomo y los estudios sobre la renta al final en el tercer tomo.

14Marx ha descrito ese crecimiento monstruoso de la gran ciudad tratando de mostrar que el fondo y la forma de ese crecimiento está en dos grandes razones: en una parte la descomposición del campesinado, (...) la expulsión del campesinado del sector rural; una tendencia permanente de la forma moderna de la acumulación; prácticamente todos los países con diferentes cifras han tenido, en una forma más o menos rápida, un cambio de una inmensa mayoría de la población en el campo que va siendo expropiada y va acumulándose en la ciudad.

15(...) Pero en las ciudades el fenómeno no es solamente crecimiento numérico, sino el hecho de que allí se crece (también) por gentes desarraigadas, expulsadas, desambientadas y el efecto segundo es que los propios pobladores urbanos van a ser desarraigados por un efecto diferente: la descomposición del artesanado; el artesano es suprimido por la gran industria; un fenómeno muy conocido que hace que los carpinteros por un tiempo se sostengan mientras se producen las industrias de muebles, luego la industria va convirtiéndolos a todos en asalariados. Es decir, hay un crecimiento doble: uno externo y otro interno.

16Lo que es interesante observar en ese crecimiento es, pues, no solamente el factor que nos dan las estadísticas, sino que el crecimiento va acompañado de un fenómeno humano muy notable y muy característico de nuestra época y es el fenómeno de la pérdida creciente de toda autonomía relativa. La ciudad griega a veces creció hasta 100 mil o más habitantes (Atenas) pero no tenía esos ritmos ni esos motivos de crecimiento. No debemos confundir estas ciudades con el fenómeno del crecimiento de la ciudad moderna, porque no se trata solamente del aumento del número de habitantes, sino que ese aumento está determinado por una característica muy particular: la pérdida de toda autonomía; quiero decir: de toda posibilidad de trabajar por sí mismo (como tiene el campesino con su parcela) de saber qué es lo que está haciendo, de resolver qué siembra. Por ejemplo un zapatero sabe lo que está haciendo, sabe cómo se hace un par de zapatos; se reconoce en la buena o en la mala calidad de su producto, sea con el orgullo o con la vergüenza, que son dos formas de reconocimiento; en cambio el obrero en una fábrica no tiene nada que ver con el producto ni tiene la menor ¡dea de cómo se hace, ni de cuándo se hace, ni de dónde interviene, ni de dónde no.

17La pérdida de la inteligencia del proceso productivo, lo llama Marx, la pérdida de la autonomía relativa, en términos generales. El crecimiento de una barrera radical y terrible entre la producción material artesanal y la producción artística. En las ciudades italianas en la época inicial del Renacimiento, de los siglos XIII y XIV, no había una barrera entre artesanía y arte, y la multiplicación del arte y su contacto con la artesanía son una misma cosa. Entre nosotros hay una ruptura absoluta entre lo uno y lo otro, la producción directa y la producción artística.

18Ahora, eso hay que concebirlo así para poder pensar el efecto del desarrollo de las grandes ciudades. Un efecto de depresión generalizada que ha producido muchas filosofías pesimistas, muchas ideas imposibles; sea como refugios personales o como simples utopías, por ejemplo, retorno al campo, retorno a la edad media, etc.

19Lo que tenemos por delante para que los hombres vuelvan a tener una autonomía relativa no es la edad media, ni el campo, ni la parcela, ni el tallercito, de los cuales es mejor despedirse; lo que tenemos por delante es algo a lo que es mucho más difícil de acceder: es el respeto. El respeto por las diferencias, la autonomía de la persona como persona, el tiempo para su formación, el espacio para decidir su vida. Eso es mucho más difícil que volver a la edad media, porque la edad media es imposible, no es más que un sueño romántico pero no difícil.

20Lo imposible no es difícil; optar por lo imposible es una manera de declarar que uno no quiere meterse con el futuro. Ahora, en nuestra época hay una gran dificultad derivada de la crisis que vivimos para investir el futuro. Ese es uno de los problemas más graves de nuestra época.

21Yo quisiera referirme con cierto detalle a esta cuestión. Investir, lo digo en el sentido psicoanalítico, es poner allí su deseo; poner allí su proyecto, poner allí el foco de sus intereses y de sus trabajos, su atención. Hoy es muy difícil eso: investir el futuro. Descriptivamente, sin que por ahora podamos desarrollar los motivos, es fácil darse cuenta de que nosotros tenemos hoy una crisis de una hondura muy grande, tal vez de una hondura más grande de lo que pensó Marx; porque Marx describió la crisis como la crisis de un modo de producción que por su crecimiento ya era irreversible y que iba a conducir a una sociedad radicalmente nueva y sin clases. Pero él la describió esencialmente como la crisis acumulativa, creciente de un modo de producción, del modo de producción capitalista y que llegaría a ser mundial.

22Cuando les digo que en la sociedad nuestra queda extraordinaria y particularmente difícil investir el futuro, me refiero más particularmente desde luego a la juventud.

23Nosotros vivimos en una época en donde en muy diversas áreas mundiales (no me estoy refiriendo solamente a nuestra parroquia) la juventud tiene una inmensa dificultad para investir el futuro. Más bien lo que tiene es una tendencia a temer el futuro; lo que significa un gran repliegue sobre el presente como disfrute no como producción (porque la producción, la creación, la búsqueda, la investigación, el proyecto, la acción, postulan siempre un futuro y un desear: ser después en el futuro) sino como consumo puro, además, preferiblemente como consumo destructor; como consumo no productivo y no transformador.

24Esa tendencia se puede considerar (algunos así lo han descrito, porque es un fenómeno muy conocido) como un repliegue narcisista, una supervaloración de lo estético, de lo corporal gimnástico, danzarín y, demás, de la moda. El narcisismo dirigido por las casas de publicidad: allí lo que parece más íntimo, más propio, resulta ser también la vía y el camino de los vendedores.

25Un repliegue sobre el presente como narcisismo, como esteticismo, como droga también; droga vivida como rebelión.

26El contraste creciente, pues, entre lo que promete una vida monótona de deberes y la proclamación de la felicidad en el instante, en el presente; el deseo de no ver un futuro amenazador, lleno de oficinas grises, de horarios y buses y de tareas que uno no quiere llenar pero que tiene que hacer para pagar cuotas y arriendos. En contra de todo eso la juventud quiere ser alegre aquí y ahora; y no dejan de tener razón los jóvenes al no investir semejante futuro. Sin embargo, si no logran inventar un futuro, un futuro real, tampoco podrán hacer nada por transformar la sociedad, ni por buscar su propia felicidad. El problema es que el futuro es cada vez más difícil de investir para la juventud; no por culpa, desde luego, de la juventud, sino del futuro que se les propone como real.

27Que no venga ningún moralista a condenar tal o cual droga, y sus perniciosos efectos, porque el que la consume ve como más pernicioso el futuro que se le ha prefabricado y en todo caso como indeseable. Sus ocho horitas, más su busecito, sólo para repetirse en un apartamentico, mientras que la vida se va acabando añito por añito no es algo de investir desde luego. Hay investigadores norteamericanos muy notables de este problema, que nos enseñan mucho, han descrito (incluso han hecho cuentas porque a los norteamericanos les gusta hacer cuentas sobre todo), han hecho cuentas de cómo disminuye la conversación, es decir, el número de minutos por día que la gente se dedica a conversar; para decirlo en sus términos: cómo va disminuyendo hasta aproximarse a cero, a medida que aumenta sin embargo la compra de objetos.

28Las relaciones humanas que sean afectivas, quiere decir que prometan algo, colaboración, transformación, enamoramiento, cuestionamiento, adversidad; que prometan algo, no solamente positivo (puede ser algo negativo) también lucha y puesta en cuestión de nuestras convicciones y nuestros valores, es decir, que prometan algo en general, que prometan entrar en contacto efectivo, disminuyen a un ritmo terrible y eso es parte de lo que llamamos ciudad.

29Lo grave no es sólo diseño, desde luego desde el punto de vista estético: ustedes tienen razón si les aterra, como arquitectos, ver la serie de cajones de cemento grises, enfilados al lado de una gran avenida, diseñado todo eso para los automóviles y para albergar una colmena que luego va a salir volada para su fábrica.

30La ciudad se hace cada vez más grande y anónima. No se es de Chicago o de Hamburgo como se era en otras épocas de Atenas o Florencia; es decir como formas de identidad, como inscripción en tradiciones determinadas y participación en realizaciones culturales colectivas.

31En lo que suele llamarse ahora la crisis de la juventud, se oculta, generalmente en formas negativas, regresivas (infantilistas), destructivas y autodestructivas, la exigencia de un cambio cualitativo: no más de lo mismo, sino otra cosa, otra vida. Ya no esperamos nada del desarrollo económico y no moveríamos un dedo porque Cali se convirtiera en Chicago. Es verdad que la lucha contra la inicua y vergonzosa desigualdad y explotación económica es necesaria e inaplazable; pero no es suficiente.

32La exigencia de una vida diferenciada, artísticamente productiva, abierta al debate y al conflicto teórico, político y científico, individual y colectivo, no es una exigencia secundaria o diferible; no se puede postergar para después del quinto o el décimo "plan quinquenal". Si no se pone desde el comienzo como estilo, motor y guía, no vendrá después, y esa exigencia es la única que puede sacudir en los más diversos estratos de nuestra sociedad, la modorra, la depresión y el escepticismo.

33Valorar el arte como algo esencial a la vida, cómo hemos tratado de hacerlo en este breve texto, es sólo un aspecto de esa lucha por una nueva sociedad, un aspecto fundamental.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Estanislao Zuleta, « CIUDAD E IDENTIDAD »,Revista de Estudios Sociales, 11 | 2002, 109-112.

Referencia electrónica

Estanislao Zuleta, « CIUDAD E IDENTIDAD », Revista de Estudios Sociales [En línea], 11 | Febrero 2002, Publicado el 01 febrero 2002, consultado el 18 septiembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/revestudsoc/27635

Inicio de página

Autor

Estanislao Zuleta

Pensador y Catedrático, nacido en Medellín en 1935 y fallecido en Cali en 1990.

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Los contenidos de la Revista de Estudios Sociales están editados bajo la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo Latindex
  • Logo Universidad de los Andes
  • OpenEdition Journals