Navegación – Mapa del sitio
Lecturas

LA CIUDAD Y LAS CIENCIAS SOCIALES

Germán Rodrigo Mejía. Fabio Zambrano (Eds.), La Ciudad y las Ciencias Sociales, Bogotá, CEJA, 2000.
Lariza Pizano y Federico Arango
p. 118-120

Texto completo

1El libro editado por Fabio Zambrano y Germán Mejía1, propone abordar desde distintas perspectivas el tema de la ciudad. Busca trascender las definiciones convencionales -y a veces construidas a partir de criterios superficiales—de la misma. Así, resaltando los planteamientos de la economía, el urbanismo, la geografía, la antropología, la sociología y la historia, busca determinar los elementos que le dan sentido a la ciudad y cuáles la pueden definir como una unidad particular de estudio de las ciencias sociales. Aunque la aproximación desde cada una de estas disciplinas se realiza de manera separada, el tema de la ciudad y la reflexión compartida acerca de cómo abordarla permite que cada capítulo desarrolle un conjunto de argumentos que hacen parte de un mismo diálogo en el cual se busca "superar límites, revisar paradigmas y proponer metodologías realmente acordes con el objeto que se quiere conocer".

2En el artículo Significados de Ciudad, Jairo Chaparro desarrolla una aproximación desde la sociología. Este autor nos muestra la ciudad como un conjunto de bienes que, organizados por una determinada traza urbana, adquieren significado. En la construcción social de este significado son determinantes los usos, la memoria, la carga simbólica y los imaginarios que, sigilosos, crecen y se arraigan en la urbe. Sin embargo, la convivencia de múltiples memorias en un mismo espacio, reviste dificultades. Entre estas, Chaparro destaca la relativa fragilidad de los "hilos y de las bisagras" que permiten una relación y una continuidad entre las diferentes narrativas urbanas, advirtiéndonos sobre el peligro que, en términos de la propia supervivencia de una ciudad, representa la carencia de una "proyección histórica" de los diferentes procesos de cambio que en ella tienen lugar. Es a través del concepto de cultura urbana (entendiendo ésta en términos de los "comportamientos y tipos de relaciones" existentes en una ciudad) que Chaparro desarrolla su propuesta, la cual tiene que ver con la generación de espacios de encuentro entre las múltiples formas de relación que se dan en y con la ciudad. Esto supone varias cosas. En primer lugar, la importancia de consolidar lugares que constituyen "reservas culturales" (el barrio, la calle, el sector) y, en segundo termino, la necesidad de promover procesos deliberativos que permitan intercambiar "miradas de ciudad". Al plantear no una simple agregación de "identidades urbanas", sino un diálogo entre éstas, Chaparro invita al lector a descubrir la ciudad - más no la "ciudad formal"-sino la que narran los propios actores y espacios que la conforman. La validez del texto de Chaparro, se encuentra en la capacidad que tiene de trascender una aproximación teórica a la ciudad, para trasladarse al campo de lo propositivo, delineando una estrategia con el objetivo de "propiciar un reencuentro con lo que somos y lo que queremos llegar a ser".

3Desde la historia, en el artículo titulado El Contexto Histórico del Ordenamiento Territorial en Colombia Fabio Zambrano introduce y articula los conceptos de espacio urbano y de región, al tiempo que invita a pensar estos dos ámbitos no como entes homogéneos y monolíticos, sino como contextos heterogéneos, sujetos a una constante redefinición y recomposición espacial, política, económica y cultural. En consecuencia, el autor hace énfasis en la idea de espacio social en contraste con aquella de espacio geográfico -que tanta incidencia ha tenido en la definición formal de las regiones en Colombia-. Para Zambrano, en un proceso constante e inacabado, las condiciones socioeconómicas son el principal motor que impulsa las diferentes dinámicas que dan forma a un determinado espacio social, el cual, a su vez, constituye la materialización de un discurso y de un modelo de ordenamiento político, social y económico. En tomo a la pregunta por la conformación dé las diferentes regiones que hoy en día conocemos y a partir de estos planteamientos teóricos, el autor revisa algunos aspectos de la historia de Colombia desde la óptica del ordenamiento territorial. Así, el texto dedica especial atención a los procesos que desde finales de la Colombia dieron inicios a la formación de determinadas redes urbanas, así como la construcción de incipientes sentimientos de pertenencia primaria entre los habitantes de las regiones.

4Junto a pertenencias que “no trascendían los límites del municipio” dada la fuerza de espacios tradicionales de socialización (hogar, plaza, cementerio), el estado aparece como un “lugar abstracto de pertenencia política”. Es a partir de la carencia de un “estado intermedio” entre la comunidad local y “comunidad imaginada” que representa el imperio español que el autor intenta explicar los múltiples enfrentamientos regionales que marcaron nuestra vida republicana y los procesos tienes lugar a un fortalecimiento de los sentimientos de pertenencia definidos a lo local: parroquias, villas, ciudades.

5Simultáneamente, para dar cuenta del proceso de definición de lo regional y de lo local, el autor señala como el autor de la economía, exportadora permitió el fortalecimiento de algunos centros de poder, que a la vez fueron centros de control territorial y epicentro de proyectos culturados agenciados por unas elites que propiciaron la consolidación de espacios socialmente construidos. Más allá de la discusión de lo urbano y lo regional, el gran aporte de Fabio Zambrano tiene que ver con los objetos que brindan sus textos para la comprensión de múltiples procesos económicos, sociales y políticos que han configurado estos espacios y las particularidades que han tenido en Colombia. Así mismo, a partir de una revisión histórica cuidadosa y articulada, su artículo ofrece cosas importantes para o pensar lo local como el espacio por excelencia de identificación, de pertenencia y, por tanto, de ejercicio de la política.

6También desde la historia German Mejía desarrolla el capítulo pensando la historia urbana. En este texto de carácter histografico, el autor pregunta por la existencia, los antecedentes, el objeto y el método (¿o los métodos? ) de la historia urbana. El paso de una biografía de la ciudad a lo que Mejía llama “La explicación de su historia”, en donde entra a escena categorías como el tiempo, el espacio históricamente construido y la dinámica social, se hace posible gracias al planteamiento de nuevas aproximaciones de las ciencias sociales a la cuestión urbana, las cuáles se suman a los aportes del conocimiento histórico. Al preguntarse sobre el surgimiento de la historia urbana en cuanto al campo especifico de la investigación, Mejía recalca la importancia de reconocer “la historicidad de la ciudad”. Es decir, de trascender la preocupación por su edad o por sus hechos para investigar la ciudad como espacio articulador de la vida que contiene. La consideración anterior encuentra fundamento en el argumento señala que “todo ordenamiento traduce sobre el espacio, a través de los signos, los principales fundamentos de la ideología que lo fundamenta. La ciudad permite, por ello, que en un ordenamiento tienda a perpetuarse en el tiempo, ya que fija sobre la materialidad de un lugar los valores, jerarquías, instituciones e intercambios que da lugar”.

7En el intento por identificar los aportes de las principales corrientes histográficas a la definición de la historia urbana, Mejía reconoce la importancia de la escuela francesa de los Anales y el Marxismo estructuralista. Según este actor es gracias a esta última corriente que se ha podido superar el debate de la historia del urbanismo y la historia de3 la ciudad, para avanzar hacia la pregunta con un espacio urbano socialmente construido. Sin embargo y más allá de la revisión de los enfoques históricos de estudio de la ciudad, el gran aporte del texto de Mejía se encuentra en los argumentos que encuentra este actor para pensar y definir el objeto de la historia urbana, en la historia de4 la ciudad entendida como un producto social como un espacio de redefinición permanente ligado ante todo a los desarrollos y devenires que dependen del ejercicio del poder.

8Respondiendo también a una preocupación sobre las aproximaciones académicas al tema de la ciudad, el artículo de Luis Mauricio Cuervo sobre La Ciudad como Unidad de Análisis Económico presenta una revisión de la manera como diferentes escuelas de la economía interpretan los procesos de producción, intercambian consumo que tiene lugar en contextos urbanos.

9A partir de la descripción de las aproximaciones de escuelas como la neoclásica, la economía, la economía política, marxista y el análisis de cómo esta definen los encuentros entre economía y espacio, el autor plantea la necesidad de definir un campo particular de estudio sobre la economía urbana que se concentre en la preocupación “por el territorio, a región y las ciudades como unidades que compiten entre sí por la atracción de capitales, de inversiones, de desarrollo de actividades económicas”. El desarrollo de una corriente específica, que se desenvuelva no a partir de aportes específicos a la política urbana sino a la consideración de la ciudad como una unidad de análisis, es para el Cuervo posible gracias a que la consideración del espacio supone un dialogo más fluido entre las principales corrientes económicas las otras ciencias sociales que tienen que ver con las realidades que tienen que ver con las realidades y las circunstancias del espacio. Estas últimas observaciones hacen que el aceptado y claro texto de Cuervo alejado de tecnicismos se enmarquen en el tema de libro proponiendo que la ciudad ofrece los elementos necesarios para recordar el carácter de ciencia social que tiene la economía.

10Los argumentos de Cuervo sobre la importancia que adquieren las consideraciones económicas, como consecuencia en buena medida de las transformaciones que en el ámbito mundial han llevado a renovar la importancia de las ciudades, coinciden con los que plante Joaquín Bosque en el artículo titulado globalización y nacionalismo así aunque al comienzo de este trabajo se plantea una definición simplista de la globalización, al dar cuenta exclusivamente de las implicaciones homogeneizadores de este proceso las cuáles, en el terreno real, y en consecuencia con el título de su texto, se contraponen con las dinámicas diferenciadoras que también lo caracterizan, este urbanista español presenta de manera sintética y clara las relaciones entre globalización y lugar. Bosque se apoya claramente en los planteamientos que presenta Castells en the informational city y desarrolla otros adicionales para explicar algunas de sus consecuencias de la llamada “Tercera Revolución Industrial” tiene sobre las ciudades más implicaciones ya bastantes elaboradas por otros autores, se destacan algunas relacionadas con la reestructuración del empleo y desempleo, el aumento de la distancia entre lo rural y urbano, el crecimiento de las ciudades intermedias y la reestructuración de los criterios que definen las clases sociales, entre otros.

11Frente a lo anterior, tres son claramente los aportes de Bosque. En primer lugar, la alusión a los procesos de des urbanización y reurbanización. A pesar de que propone estos conceptos al final de su artículo y no los desarrolla con la fuerza que merece, el autor los destaca como términos capaces de aprender muchos de los cambios que se dan en las ciudades como consecuencia de lo impacto de lo global.

12En segunda medida, y analizando el desarrollo de la globalización anglosajona en España, en el texto se da fuerza en la ciudad como una ciudad de análisis en la cual se puede entender, tanto los cambios como las dinámicas, como las costumbres y los comportamientos cotidianos de los grupos sociales.

13Finalmente, este capítulo del libro recalca la importancia de legitimar el potencial político de lo local y permitir que se constituya en una fuente productora de sentido e identificación simbólica capaz de trascender el tradicional referente colectivo de lo nacional. Al fin y al cabo” la ciudad aparece como un elemento clave en la definición del umbral y separa la esfera de los intereses privados del ámbito en el cual a través de la participación así mismo igualitaria de todos los ciudadanos se dirimen las reglas de juego relativas a la formación de la voluntad colectiva”.

14En consecuencia, por medio de los planteamientos anteriores, Bosque desarrolla sus trabajos sobre la ciudad mediterránea y la ciudad de granada.

15En ambos ejemplifica el impacto de los modelos de desarrollo sobre el ordenamiento urbano y las implicaciones de la estructura política y administrativa sobre las dinámicas de la ciudad. Estos elementos son complementados, en una rica exposición del caso de Granada, con una narración de las características de esta ciudad en cuanto a su “función regional en la red urbana andaluza” y de los procesos de urbanismo contemporáneo que en ella se desarrollan en términos de la suburbanización de la periferia metropolitana y la desurbanización de la ciudad central. Probablemente el aspecto más llamativo sobre el caso granadino tiene que ver con los distintos espacios que ofrece esta ciudad española, los cuales, a pesar de verse más diferenciado como consecuencia de los impactos globales, permite la existencia permanente de intercambios entre lo tradicional y lo moderno, así como las diversidades culturales.

16Finalmente, se encuentra este texto de Juan José Plata, etnográficas urbanas en mundos globalizados: aspectos conceptuales y metodológicos. Muy en la línea de corrientes contemporáneas como la “escuela de palo alto” y la “biología cognitiva” la propuesta de Plata resulta, cuando menos enriquecedora, sino innovadora, en el marco de esta mirada interdisciplinaria a la ciudad. El aporte de este texto radica fundamentalmente en la problematización de la metodología a la cual han recurrido tradicionalmente las ciencias sociales al aproximarse al estudio de la cultura y la ciudad. Esta aproximación “tradicional” tiene que ver con existencia independiente de un “sujeto trascendente” que “conoce y discierne las esencias inherentes al mundo de objetos dignos de ser conocidos”. Al llamar la atención sobre los cambios de paradigma que han marcado las ciencias sociales en los últimos tiempos, el autor señala como, poco a poco, el mundo de objetos, observado y estudiado le abre paso al de una “relación dialógica entre sujeto y objeto en la cual hay espacio también para el auto referencia y la reflexividad: para la descripción del descriptor”. Esta relación dialógica, aplicadas a las dinámicas urbanas y a los procesos sociales, pretendía hallar nuevas formas de construcción, de identidades nuevas, estrategias adaptativas, nuevos sentidos de pertenencia, adscripciones y dentarias en entornos socio culturales contenidos en la ciudad. Siendo este artículo que reúne planteamientos de otros trabajos del autor, es importante resaltar el aporte que realizan términos de la presentación que hacen de las virtudes que ofrece el “nuevo paradigma” para entender las dinámicas de la ciudad. En consecuencia, con estas virtudes por él consideradas Plata propone trabajar la ciudad a partir de historias de vida, de registros visuales, de narraciones que construyen sentidos dejando a su vez” intersticios abiertos a la imaginación”, en lo que sin duda constituye, una inquietante propuesta que abre nuevos caminos de doble vía para aproximarse, o mejor, para dialogar con la ciudad.

17Resumiendo, el gran aporte editado por Fabio Zambrano y German Mejía consisten en presentar la ciudad como elemento central de una línea de estudios que por sí misma tiene validez y que ofrece los insumos necesarios para validar el intercambio entre las múltiples aproximaciones que tienen lugar en las ciencias sociales. En sentido inverso, son estas ciencias las que, conjuntamente, pueden comprender y entender las múltiples dimensiones de lo urbano, y dar cuenta de sus avances y desarrollos a partir de su vinculación inmediata con las dinámicas de lo universal.

18Adicionalmente, y aludiendo a una aproximación desde la ciencia política ausente de manera explícita en el libro, pero implícita en todos sus capítulos, la ciudad adquiere fuerza en la medida en que es el espacio en donde se pueden encontrar respuestas a muchas de las preguntas que articulan las diferentes aproximaciones de las ciencias sociales. Es en la ciudad donde toman fuerza las ideas de lo colectivo, de la participación y de la convivencia, ya que el sentido de contruis ciudad, se convierte necesariamente en el sentido de reconstruir lo público

19*

201 Este libro fue editado a partir de una recopilación de trabajos presentados en un evento realizado por la Maestría en Restauración de Monumentos Arquitectónicos de la Universidad Javeriana en 1999.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Lariza Pizano y Federico Arango, « LA CIUDAD Y LAS CIENCIAS SOCIALES »,Revista de Estudios Sociales, 11 | 2002, 118-120.

Referencia electrónica

Lariza Pizano y Federico Arango, « LA CIUDAD Y LAS CIENCIAS SOCIALES », Revista de Estudios Sociales [En línea], 11 | Febrero 2002, Publicado el 01 febrero 2002, consultado el 23 septiembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/revestudsoc/27664

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Los contenidos de la Revista de Estudios Sociales están editados bajo la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo Latindex
  • Logo Universidad de los Andes
  • OpenEdition Journals