Navegación – Mapa del sitio
Dossier

"Construcción socialista" o "Restauración burguesa" en la perspectiva de la revolución cultural china

Marco Palacios
p. 19-25
Plano | Texto | Notas | Cita | Autor

Texto completo

Presentación

1Hace algunos meses el Comité Editorial de la Revista de Estudios Sociales me invitó, junto a un grupo de colombianos de la diáspora (que, según entendí, somos los avecinados en algún lugar fuera del país), a publicar una contribución inédita en Colombia. El único texto con esas características y a mi disposición fue escrito hace 30 años y reflexiona sobre un tema que hace mucho tiempo no manejo. Aún así, generosamente insistieron, solicitándome editarlo, escribir unas líneas aclaratorias y someterlo a su consideración. Ante esta respuesta no tuve más remedio que dedicarme a la tarea: añadí unas cuantas líneas en diversas partes del texto con el objeto de precisar un contexto o subrayar un argumento. Pero, en esencia y arquitectura, propongo el texto de julio de 1970 que puede considerarse como un ensayo de historia presente.

2Quisiera llamar la atención del lector sobre las circunstancias, principalmente intelectuales en que fue concebido y escrito el ensayo. Estaba finalizando los estudios de la Maestría en Estudios Orientales (tenía ese nombre eurocéntrico) en el área de China, de El Colegio de México. Ahora estoy más seguro que el estímulo académico para aventurarme en el ensayo provenía de mis profesores de China y Japón. Aquí recuerdo con gratitud a Bayron T. Marshall (Historia contemporánea), Kimitada Miwa (Modernización) ya Shigeaki Uno (Ideología). Por razones personales, entre las cuales debo mencionar mi pasado maoísta y un breve viaje a China en el verano de 1963 como dirigente de las Juventudes del Movimiento Revolucionario Liberal, JMRL, me dediqué a explorar la "Gran Revolución Cultural Proletaria" que estalló en agosto de 1966 y, según se pensaba, había concluido en abril de 1969.

  • 1 Frantz Schurmann, Ideology and Organization y Communist China, Berkeley, 1966.

3Bajo la influencia de las discusiones en los seminarios de El Colegio, en particular el del profesor Uno, me dediqué a dialogar con textos como el de Frantz Schurmann, Ideology and Organizaron y Communist China1 especialmente con la segunda edición y su extraordinario suplemento sobre la revolución cultural, publicado en 1968. Ahora me doy cuenta que esta obra junto con las de Joseph Levenson sobre la China confuciana y los problemas de la modernidad, han tenido en mi formación intelectual un efecto de larga duración.

4Era perfectamente consciente de que mi punto de vista no era original. Mi desventaja frente a los sinólogos (más acusada frente a quienes se habían dedicado a estudiar casos locales) era, para decirlo rápidamente, que ellos empleaban fuentes chinas, mientras que yo apenas estaba aprendiendo el idioma. En todo caso adopté un enfoque que entonces era minoritario y navegaba a contra- corriente de los parámetros de la Guerra Fría, según la cual la Revolución Cultural se reducía a una "lucha por el poder", y podía interpretarse como un anticipo del "cambio dinástico" en el contexto tradicional chino.

  • 2 Barrington Moore, Social Origins of Democracy and Dictatorship: Lord and Peasant in the Making of t (...)
  • 3 Chalmers A. Johnson, Revolution and the Social System, Stanford, 1964 y Peasant Nationalism and the (...)
  • 4 Joan Robinson, The Cultural Revolution in China, Londres, 1969.
  • 5 Lewis Coser, Hombres de ideas. El punto de vista de un sociólogo, México, 1968.

5El punto de vista que pretendí ¡lustrar en el ensayo era la pertinencia de los jacobinos chinos dentro de una historia o modelo general de revolución. Por esa época empezaba a influir en nosotros el texto de Barrington Moore, Social Origins of Democracy and Dictatorship: Lord and Peasant in the Making of the Modern World2, y además, yo había leído con atención dos trabajos de Chalmers A. Johnson: Revolution and the Social System, y Peasant Nationalism and the Communist Power. The Emergence of Revolution: China, 1937-19453. La posible ventaja de un estudiante como yo, provenía de mi pasado y de que había tomado en serio el tema de la ideología; de que me parecían más importantes las observaciones de economistas simpatizantes del experimento maoísta como Joan Robinson4, que las de los "China-watchers" más avezados. En aquel entonces disfrutaba las lecturas de Georges Lefebvre y Albert Soboul sobre la Revolución Francesa y de Edward H. Carr e Isaac Deutsher sobre la Revolución rusa y lamentaba que un sociólogo históricamente orientado como Lewis Coser no hubiera incluido nada sobre China en su maravilloso Hombres de ideas. El punto de vista de un sociólogo5.

6Cuando escribí el ensayo estaba familiarizado con la bibliografía en inglés y francés sobre China contemporánea; la barrera del idioma me impedía, empero, trabajar con las fuentes más sustanciales disponibles en chino y japonés. También estaba al corriente de los acontecimientos por Peking Informa y el China New Analysis, para balancear; y seguía la discusión, entreverada con la escalada bélica de Estados Unidos en Vietnam, en revistas norteamericanas como la bien establecida Monthly Review de New York y el recién fundado The Bulletin of Concerned Asian Scholars de San Francisco.

  • 6 La gran revolución cultural socialista en China, 10 Vols., Pekín, Ediciones en Lenguas Extranjeras, (...)
  • 7 Fan Kuang Huan (ed.), La Gran Revolución Cultural China, México, 1970.
  • 8 Lawrence R. Sullivan (with the assistance of Nancy R. Hearst), Historical Dictionary of the People’ (...)

7Presumo que las compilaciones documentales que utilicé en 1970 todavía son pertinentes: La gran revolución cultural socialista en China6 y Fan Kuang Huan, ed., La Gran Revolución Cultural China7. Para la edición del presente texto ha sido muy útil el trabajo de Lawrence R. Sullivan, Historical Dictionary of the Pepole 's Republic of China: 1949- 19978.

8Treinta años después la situación china parece haber dado un viraje de 180 grados y en todo el mundo el papel de Mao Zedong (1893-1976) y su pensamiento se juzgan con otros criterios. Los estudios posteriores sobre la revolución cultural demuestran que hubo mucha más violencia, destrucción e impacto social y económico de lo que entonces se pensaba. Además, si en este ensayo se consideró unitariamente el período 1966-69, hoy en día la mayoría de especialistas acepta que el fenómeno terminó hasta la muerte de Mao y el derrocamiento de "la banda de los cuatro" ( ) en 1976, dirigida por Jian Qing (1913-1991) la tercera y última esposa de Mao. Mucho antes, en 1971 se había producido la caída de Lin Biao (1907- 71), "el íntimo compañero de armas del camarada Mao Zedong", quien remplazó a Liu Shaoqi (1898- 1969) como presidente del Partido y en 1969 fue declarado el sucesor oficial de Mao, y quien mantuviera desde la jefatura del Ejército Popular de Liberación, EPL, una intensa (y a veces conflictiva) relación con la "banda de los cuatro". Según la versión oficial Lin murió en un accidente aéreo sobre Mongolia cuando trataba de huir a Moscú después de un fallido intento de asesinar a Mao.

9Desde 1977 la Revolución Cultural ha sido condenada oficialmente y calificada de "error de izquierda". Los bandazos de "izquierda" y "derecha" pueden ser ilustrados en la portentosa carrera de Deng Xiaoping (1904-1907), criticado y desbancado en la Revolución Cultural para reaparecer en 1973, volver a caer y milagrosamente elevarse hasta la cima en 1979 donde permaneció hasta su muerte.

10Es probable que China siga ahora "el camino capitalista y de la corrupción ideológica"; en todo caso esta aseveración es la más plausible a la luz del pensamiento de Mao Zedong. Al mismo tiempo que el nuevo modelo chino ha sido exitoso en términos de modernización (económica, demográfica, militar, educativa, tecnológica), el Partido Comunista mantiene el control y aún está latente el tema de una nueva revalorización legitimadora del rojo y el experto, aunque, de producirse, no será en los términos del debate político de los años cincuenta y sesenta. Según Mao el buen comunista debe ser simultáneamente rojo y experto (hong yu zhuan). Pero en la práctica la situación es más complicada que una simple conjunción copulativa pues los valores del rojo y el experto no sólo luchan en la conciencia individual sino que terminan representando intereses de grupos ocupacionales que luchan por el poder.

11El poder internacional también ha cambiado dramáticamente y en esto quizás haya que abonar a Mao un argumento: que el desenlace no ocurrió a causa de la posesión per se y amenaza de emplear las bombas nucleares, sino por un colapso más profundo (político-militar, simbólico, psicológico) en la URSS cuando prosiguió en la lógica de una carrera armamentista que a la postre no pudo costear.

12La "suavidad" con que China se desliza hacia el capitalismo pudo facilitarse por la nacionalización del marxismo o sea, su aplicación a "la realidad china". De este modo, para el liderazgo chino fue relativamente sencillo criticar primero y repudiar después los esquemas demasiado rígidos del estatismo y centralismo soviéticos. El vocablo suavidad va entre comillas porque lo que se sabe del actual desarrollo económico chino es que llega para las mayorías trabajadoras con todos los horrores de la proletarización que ya se habían conocido ampliamente en la Europa del siglo XIX y primera mitad del siglo XX.

13Como historia presente, creo que algunas constantes del ensayo se sostienen y son de actualidad. Por ejemplo, el tema de la lucha entre el rojo y el experto que en Colombia y otros países latinoamericanos llamaríamos la lucha entre el técnico y el político o entre populismo económico y neoliberalismo. Traducida como pugna por el poder entre las élites, alcanza a veces una ferocidad inusitada. El desgaste que produce parece ser uno de los precios de la modernización. La desdicha es que aún pagando tan alto precio nuestros países poco han acortado el camino a la modernidad.

14Por último quisiera señalar que considero que Marx tuvo razón contra Mao, al menos en un sentido. Los comunistas chinos de la generación fundadora colocaron "la teoría" de Marx en un lugar inaccesible y, con un pragmatismo, quizás confuciano, se dedicaron a sinizar o sea a nacionalizar la tesis de la lucha de clases. Pero del mismo modo que en la URSS (en donde el proceso leninista fue más largo y quizás más costoso en todo sentido), en China la base material de sociedad, lo que Marx llamó las fuerzas productivas, determinó en últimas la dirección del cambio, más que la pureza jacobina, tan próxima a la esperanza y tan distante del consenso. Esperanza y consenso, elementos necesarios en la búsqueda de la gran transformación de una sociedad.

El Colegio de México, mayo de 2000

El texto9

El lugar de la Ideología en la dialéctica de las contradicciones

15La fase jacobina de las revoluciones Francesa, Rusa y China, está atravesada por el temor a la restauración contrarrevolucionaria. Lo insólito es que este miedo legitimador, o mejor, que toda una ideología alimente el proyecto de revolucionarios como los actuales líderes chinos que llevan 20 años (1949-70) en el poder estatal y tienen más de cuarenta años de experiencia política.

16Más que analizar los contenidos ideológicos de la Revolución Cultural, el objeto del ensayo es señalar aquellos elementos jacobinos que, en el caso chino, configuran una ideología en torno a "las contradicciones" (maodun) en la sociedad china en el proceso de "construcción socialista". Para hacer este ejercicio es imperioso considerar la Revolución Cultural como punto de inflexión a partir del cual se podría explicar mejor el papel de la ideología en la política china de las dos últimas décadas.

17Tanto en la teoría marxista-leninista como en la práctica del Partido Comunista Chino, PCCH, fundado en 1921 por un grupo de intelectuales (renshi fenzi) así como en el "pensamiento Mao Zedong" (Mao Zedong sixiang), habremos de hallar una continuidad tangible, un hilo conductor que proviene de los tiempos y el espíritu de Yan'an. Se refiere éste a un período en la historia del PCCH (1936-45), inmediatamente después de la legendaria Larga Marcha, cuando los comunistas se establecieron en el apartado pueblo de Yan'an, en la provincia de Shanxi. Germinal, en este período se formó la trinidad ideológica del Partido: "la línea de masas" (qunzhong luxian); el espíritu igualitario y de sacrificio y entrega de los líderes y las "campañas de rectificación" (zhengfeng yundong). Durante la Revolución Cultural los años de Yan'an fueron sacralizados como la edad de oro del PCCH.

18En esos años, particularmente en 1943-45, y por la pluma de Chen Boda (1904-1989), se estableció el "pensamiento Mao Zedong" como una categoría específica de la sinización o acondicionamiento a las condiciones chinas (zhongguohua) de la teoría (lilun) de Marx y Lenin. A esta última podemos aplicar el sufijo zhuyi o sea ideología en el sentido de Marx: visión del mundo de una clase social. Este sufijo que puede traducirse como nuestro ismo, se aplica a las "teorías científicas" de Marx o Lenin pero casi nunca a las de Mao; o sea, que en chino no hay oficialmente maoísmo sino "pensamiento Mao".

  • 10 Schurmann, Ideology and Organization..., Pág. 22.

19Para aclarar el asunto, sigo a Franz Schurmann en la obra arriba citada. Este autor diferencia la ideología pura de la ideología práctica. La primera es el conjunto de ideas que ofrecen al individuo una visión unificada y consciente del mundo y, la segunda, un conjunto de ideas que ofrecen al individuo instrumentos racionales de acción10.

  • 11 Ibíd., Pág. 30.

20Por otra parte, "teoría" + "práctica" = "pensamiento"11 (ver tabla 1)que en el caso que nos ocupa sería:

21Para los dirigentes chinos el acceso al poder en 1949 no fue, ni ha sido desde entonces definitivo, porque la lucha de clases continúa e infiltra inexorablemente todos los resquicios de la vida social. En otras palabras, porque la contrarrevolución puede ser restaurada en cualquier momento.

22Después de la toma del poder la principal tarea de los revolucionarios es doble: profundizar la revolución en un proceso ininterrumpido (budan geming) y empezar a edificar el socialismo científico. Pero ésta es apenas una parte de la obra revolucionaria. Los revolucionarios deben perseverar en la destrucción de las antiguas clases dominantes. Arrebatarles el poder político y despojarlas de la posesión de los medios de producción no es suficiente, puesto que permanecen las fuerzas inerciales del status social y del prestigio del antiguo régimen. Para el Mao Zedong de los años sesenta, "los enemigos del pueblo", es decir, los terratenientes (shenshi), los "burócratas imperiales" (shenjin) y los miembros de la "burguesía compradora" (maiban), no habían desaparecido del todo. Se reproducían como el Conde Drácula y sus epígonos, de suerte que para extirparlos había que despedazarles el corazón de un modo ritual.

23La tarea revolucionaria consiste, en suma, en no cejar en la lucha por el poder político, pues sólo la lucha decidirá cuál de los "dos caminos" prevalecerá en China: el socialista o el capitalista. El único instrumento idóneo para concebir y desarrollar una política para que "China no cambie de color", es decir para que no caiga en "el revisionismo soviético", es la "línea de masas" del PCCH.

  • 12 El término está lejos de los criterios "científicos" del materialismo histórico. Mao lo empleó desd (...)

24No basta que el PCCH detente el poder político. El nuevo Estado no posee atributos que conduzcan automáticamente a la construcción socialista y al tránsito hacia la sociedad comunista. En tanto que Estado es "opresión" y "democracia". Opresión para las clases derrocadas; democracia para el pueblo: campesinos, obreros, intelectuales y "burguesía nacional"12.

25El papel de "la línea de masas" es evitar que el Estado se enajene de la sociedad, o sea que la burocracia y el pueblo no se coloquen en una contradicción antagónica. Siempre estará latente el peligro de que la "opresión" cambie de blanco y se dirija contra el pueblo en vez de enfilarse contra el enemigo. A esta situación se llega cuando los individuos de quienes fluye autoridad y poder desarrollan mentalidad y estilo burgueses de dominación, lo cual ocurre, indefectiblemente, cuando no siguen el "pensamiento correcto", es decir, cuando se apartan del "pensamiento Mao Zedong".

26Mao consideraba que aún en una sociedad socialista las contradicciones eran inevitables. No solamente las contradicciones en "el seno del pueblo", sino entre el pueblo y sus enemigos de clase. Mucho tiempo después de la toma del poder por los revolucionarios la sociedad seguirá destilando "valores de la ideología feudal, capitalista e imperialista". Por consiguiente, la superestructura es la región estratégica para entablar correctamente la lucha revolucionaria pues es allí en donde aguarda el enemigo.

27En la superestructura reside el mayor peligro de restauración burguesa. En la sociedad china la superestructura socialista estaba amenazada por "los Cuatro Viejos" (Sijin) confucianos: ideas, cultura, hábitos y costumbres. Por esto, una vez que en agosto de 1966, y por apretada mayoría, el Onceavo Pleno del Comité Central del PCCH adoptó una resolución llamando a la revolución de la política, la sociedad y la cultura en China, Mao presidió una gigantesca manifestación de guardias rojos (hongweibing) en la Plaza de Tiananmen y aprobó la consigna de los jóvenes de luchar contra los "Cuatro Viejos".

28Para hacer la revolución en esta superestructura confuciana hay que emplear la teoría marxista- leninista y "el pensamiento Mao Zedong"; hay que poner en práctica, todos los días, las enseñanzas del PCCH. Es apenas lógico suponer que este abecé se torna opaco y escurridizo en la práctica. Conoce saltos y retrocesos determinados por una fluida situación interna e internacional y se manifiestan agudamente en el seno del PCCH. Los zigzagueos, divisiones y pugnas siempre han estado acompañados de intensos debates ideológicos y alrededor de éstos se agrupan y fraccionan los líderes en todos los niveles.

29Cuando las contradicciones entre el proceso revolucionario y la construcción socialista son demasiado tensas hay que encontrarles una solución. Desde 1942 el principal método para resolverlas ha sido el de "las campañas de rectificación" (en el estilo de unidad-crítica-unidad). En estas campañas se definen los métodos concretos para alcanzar los objetivos del momento, se afianzan los valores comunistas y se establecen las normas de conducta que deben guardar los miembros del PCCH en su relación cotidiana con las masas.

Rojo y experto

30Al adoptar en 1953 el Primer Plan Quinquenal, la política económica de la República Popular China calcó la estrategia de desarrollo soviético y la relación de la industria con la economía nacional siguió el sistema de planificación de la URSS. La estrategia (prioridad de la industria sobre la agricultura; de la industria pesada sobre la liviana, etc.) demandaba técnicos y especialistas altamente calificados. De este modo la unidad rojo y experto se rompió ante el conflicto entre el rojo y el experto, pues el modelo privilegiaba los valores y saberes de este último.

31Las contradicciones salieron a la luz durante la política de las "Cien flores" (1956-57), cuando se hizo manifiesta la crítica de los intelectuales alienados del poder al "burocratismo" (guanliaozhuyi) de los cuadros del PCCH, es decir a los rojos. La severidad y amplitud de las críticas llevó a suspender la política, y el péndulo se fue al otro extremo: a una campaña de rectificación contra los "derechistas" (youpaí), clasificados en "comunes, medios y extremistas", en la que fueron acusados más de medio millón de intelectuales.

32Fue más evidente que el proceso de construcción socialista era un semillero de conflictos y contradicciones. La industrialización y modernización del país implicaban además de la formulación y resolución de espinosos problemas administrativos alrededor del asunto de la centralización/ descentralización, aquellos relacionados directamente con las superestructuras, o sea, con los intelectuales y el poder.

33La industrialización de tipo soviético exigía el uso sistemático de criterios y métodos de racionalidad económica que, en una sociedad con más de 20 siglos de arraigadas tradiciones confucianas del "mandarín- burócrata" (wenren; shiren; shenjin), podían conducir a la formación de valores tecnocráticos, al "fetichismo de la tecnología" y al endurecimiento de una élite de poder, además de que ponían en peligro los valores revolucionarios que, además, ya estaban siendo desplazados de la mentalidad de la juventud.

34En este sentido, la racionalidad económica de tipo soviético y la línea de masas del tipo Yan'an se presentaban en una relación cada vez más opuesta y conflictiva. De allí que Mao planteara el viraje conocido como El Gran Salto Adelante (Dayuejin), (1958-60) que, bajo la consigna "Poner la política al mando", debía proporcionar el método para solucionar satisfactoriamente tal "contradicción dialéctica". El reto del Gran Salto era entonces modernizar e industrializar el país mediante la utilización intensiva de los recursos humanos en gran escala, con el marxismo-leninismo como núcleo integrador. Durante esta fase la crítica a los "derechistas" alcanzó un clímax sin precedentes; la movilización ideológica desbordó completamente los canales del aparato del PCCH y las masas fueron movilizadas. Mao no sólo intentaba resolver "las contradicciones económicas" sino que aspiraba a desmitificar las virtudes inherentes que se atribuían al modelo soviético. Mitos que, quizás a la vuelta de una generación, podrían encarnar en una nueva ideología burguesa y por ende en una potencial restauración capitalista.

35De esta manera el Gran Salto hizo prevalecer el rojo sobre el experto, los valores colectivos sobre los individuales y la ideología sobre los incentivos materiales. El "fetichismo de la tecnología" y las inversiones intensivas de capital fueron relegados y la nueva política económica dio prioridad a la aplicación masiva de mano de obra y al impulso a las industrias pequeñas y medianas. Las Comunas Populares, (Renmin gongshe) propuestas para transformar radicalmente el campo chino, crearían nada menos que una infraestructura comunista. En una palabra, el hombre fue colocado en el centro de la "guerra contra la naturaleza" y fue considerado el motor de la vida social. Pero el hombre armado de un "pensamiento correcto", esto es, el comunista que despliega una conducta proletaria; que "trabaja tenazmente y sirve al pueblo".

El experto y el ejército popular

36En el clímax del Salto Adelante muchos dirigentes militares se plantearon este dilema: ¿Requería o no, la construcción de una nación poderosa y moderna el desarrollo de métodos militares diferentes a los consagrados en la doctrina de "la guerra popular prolongada" que, a fin de cuentas, los había llevado al poder? En agosto de 1959, en el Pleno de Lushan, Mao escuchó críticas de parte del ministro de Defensa Peng Dehuai (1898-1974), en ese momento "representante" del modelo soviético en el campo militar.

37A mediados de 1954, cuando la influencia soviética en China fue abrumadora, el EPL se transformó de ejército "guerrillero" en ejército "profesional". Las fuerzas militares chinas adquirieron la conformación, y acaso también la mentalidad, del Ejército Rojo Soviético. Entre 1953, después que regresó de dirigir las tropas chinas en la Guerra de Corea, y 1959, Peng dirigió el EPL. En este lapso la institución adoptó el sistema profesional de grados, efectuó cursos de teoría militar moderna, restó importancia a las labores políticas e intentó desvincularse al máximo de la milicia civil. En suma, el EPL se profesionalizó despolitizándose. La destitución de Peng y de sus colaboradores más cercanos y el ascenso de Lin Biao (1907-1971) a la jefatura del Ministerio de Defensa, fue la forma de resolver esta contradicción.

38Durante el Gran Salto apareció un nuevo elemento que hizo aún más compleja la situación: la creciente disputa sino- soviética. Su contenido ideológico pasó de secreto a público y se desdobló en tres frentes: 1) Cómo analizar y evaluar la correlación de fuerzas a escala mundial y en particular el papel de Estados Unidos. 2) El método "correcto" de construir el socialismo en cada país y el papel negativo que tuvo en la URSS y en el mundo comunista internacional la forma y el fondo de la crítica a Stalin, y 3) Las relaciones que deberían reinar dentro del campo socialista y de éste con la revolución mundial. Desde esta referencia externa a China el Salto apareció como la más enfática negación del modelo soviético de construcción socialista hasta ahora postulada.

39En efecto, éste es un período clave en la ideología y la política chinas. Las contradicciones internas del país y el método para resolverlas se articularon a una reelaboración teórica de la "significación histórica" de la Unión Soviética. Así debió configurarse en la mente del presidente Mao una nueva visión que unos años después llevaría a la Gran Revolución Cultural Proletaria.

40Por eso reviste gran interés rastrear los nexos entre documentos del conflicto con el Partido Comunista de la Unión Soviética como, por ejemplo, "Sobre la experiencia histórica de la dictadura del proletariado" (1956) y "Acerca del falso comunismo de Jruschov y sus lecciones históricas para el mundo" (1964) y los problemas concretos de orden interno que atravesaba el liderazgo chino.

41A Jruschov se le imputaron "crímenes" esencialmente ideológicos: renunciar a la lucha de clases internacional e interna, que habían adelantado Lenin y Stalin y restaurar el capitalismo en las superestructuras de la sociedad soviética. A esto se refería la sustitución del "leninismo por pragmatismo, empirismo y chauvinismo". Jruschov era acusado y hallado culpable de destruir los nexos entra la teoría y la práctica revolucionarias, de minar las bases ideológicas socialistas, todo lo cual terminaría en breve destruyendo la economía soviética.

42Los fracasos evidentes del Gran Salto condujeron una etapa de distensión ideológica y de revaloración positiva del experto. No obstante ésta fue corta y no alteró fundamentalmente la línea previamente trazada. Por el contrario, el Partido empezó a prepararse desde sus niveles de base para cerrar la brecha entre el liderato y las masas. El Décimo Pleno del Comité Central del PCCH, reunido en septiembre de 1962, reafirmó los objetivos de una economía colectiva en el campo (las Comunas Populares), la continuación de la lucha de clases y el adoctrinamiento de las masas. Ahora bajo el mando de Lin Biao, el EPL volvió al camino de Yan'an y aseguró la total influencia del "pensamiento Mao Zedong" en el Partido y el Ejército.

El espíritu de Yan'an

43El regreso al espíritu de Yan'an fue cada día más palmario. Los métodos de la "línea de masas" aparecían en toda su magnificencia creadora en la "Brigada Dazhai" o entre los trabajadores de los campos petroleros de Daqing, en Manchuria. Los campesinos de la pobre y remota aldea de Dazhai, enclavada en las montañas de la provincia de Shanxi y los obreros petroleros resultaban ejemplares por una extraordinaria combinación de trabajo arduo y alta productividad. En ambos casos el secreto residía en que estos campesinos y obreros ponían la ideología antes que los incentivos materiales y se "apoyaban en sus propias fuerzas" (zili gengsheng) así como la República Popular China "se apoyaba en sus propias fuerzas" sin depender de la URSS. Estos campesinos y obreros eran los verdaderos "modelos de aprender del EPL" que toda la nación debía seguir.

44El Ejército se convirtió en la principal fuente de reclutamiento de jóvenes para el PCCH. La primacía de la política y de la ideología sobre las bases materiales de la sociedad se sintetizaron en viejas consignas como "Poner la política al mando" que venía del Gran Salto y nuevas, como "Aprender de Lei Feng" (1940-62), joven campesino que, como soldado del EPL, perdió la vida tratando de recobrar un poste de teléfonos que había caído en un río. El héroe del EPL dejó un diario personal henchido de fervor hacia Mao y fue convertido en el prototipo de la moral del nuevo hombre chino. Con esta campaña se buscaba ganar el corazón de los jóvenes, tarea asignada ahora al EPL; para cumplirla tuvo que ampliar el campo de sus actividades y pasar al terreno de la gestión económica y cultural.

45En el campo de la cultura la ofensiva revolucionaria fue lanzada simultáneamente desde el Partido y desde el Ejército. Mao estableció su cuartel general en Shangai y tejió con Yao Wenyuan el ataque a Wu Han (1909-1995), que dio comienzo real si no formal a la Revolución Cultural. Al mismo tiempo promovió a Zhang Chunqiao, el jefe político de la ciudad y a Wang Hungwen dirigente obrero en la misma. Estos tres dirigentes y Jiang Qing formarían el grupo que, a la muerte de Mao, se llamaría "la banda de los cuatro".

46Wu Han, intelectual comunista, quien en ese momento era vice-alcalde de Beijín, había escrito poco después de la destitución de Peng Dehuai una obra de teatro, La destitución de Hairui, cuya acción transcurría en el siglo XVI, en plena dinastía Ming. Muchos entendieron la pieza como una alegoría de la destitución de Peng y como una crítica velada a Mao. Así planteó Yao el debate contra Wu Han en la prensa de Shanghai en noviembre de 1965. Planteamiento reactivado unos meses después por los guardias rojos con el patrocinio de Jian Qing.

47Simultáneamente reaparecieron con fuerza otros temas del Gran Salto, referidos ahora a las relaciones sino-soviéticas que en esos meses llegaron al punto más álgido, escalando de disputa ideológica y entre Partidos Comunistas a un asunto de Estados y de límites territoriales.

48El jruschovismo como una peculiar degeneración del marxismo-leninismo se adjudicó a Liu Shaoqi. Liu, "el Jruschov chino", "la persona número Uno con autoridad en el Partido", fue denunciado por "llevar a China por el camino capitalista" (zouzipai) e infundir valores individualistas, tecnocráticos y economicistas.

49Así, dos grandes problemas estaban detrás de lo que inicialmente parecía ser un mero debate académico y una campaña más de rectificación y educación socialista. Primero, la línea del Partido había abierto entre rojos y expertos un abismo que parecía cada vez más ancho y profundo. No sólo diferían por origen social y por el tipo de educación, sino por status. El sistema educativo, dirigido en función de las necesidades de la industrialización, se había vuelto más profesionalista y menos politizado. Las universidades reclutaban estudiantes de los mejores alumnos de los mejores colegios de secundaria; es decir, de los hijos de los funcionarios o aún de antiguos terratenientes; diplomaban técnicos y especialistas, no hombres templados con las masas en la lucha de clases.

50Por esto en el transcurso de la Revolución Cultural las universidades y secundarias se cargaron de una ferocidad hasta entonces desconocida en la lucha simbólica de los valores del rojo y experto, del elitismo y el populismo. En este contexto se sitúan los guardias rojos, cuya aparición se registra en la primavera de 1965 por medio de carteles en grandes caracteres (dazibao), en la Universidad de Beijing y en la secundaria Quinghua también de la capital.

51El segundo problema tenía ahora que ver con la escalada militar norteamericana en Vietnam. La alternativa escogida por Mao y Lin Biao pareció reducirse a preservar la teoría de la guerra popular a escala mundial ("el campo rodea la ciudad como Asia, África y América Latina rodean al imperialismo norteamericano") y a prepararse para ella, pese a que en 1964 China había ingresado al club de las potencias nucleares.

52Pero subyacía un asunto quizás más importante: frente a los Estados Unidos en Vietnam, ¿qué era el campo socialista? ¿Sería posible participar conjuntamente con la URSS en la guerra? ¿O China debía prepararse en solitario para una "defensa activa"?

53Desde mayo de 1966 hasta la reunión plenaria del Comité Central del PCCH de agosto del mismo año, la lucha dentro del grupo dirigente se libró en torno a estas dos grandes cuestiones: los valores del rojo y el experto y qué es el campo socialista. Los debates y las pugnas giraron no sólo sobre los contenidos explícitos, sino, y primordialmente, sobre los métodos para resolver la lucha. El grupo de Liu apareció distanciado del grupo de Mao tanto en el fondo como en la forma. Liu pensó que bastaba una nueva "campaña de rectificación y educación" mientras que Mao pensaba en una "revolución popular", por fuera y contra el mismo aparato del PCCH que, según él, se estaba conservatizando. En esta atmósfera debe ser analizada la tenaz pugna entre los nacientes guardias rojos y los "equipos de trabajo" que Liu y el Comité Central despacharon a universidades y escuelas.

Epílogo

54En agosto de 1968 cientos de miles de jóvenes y adolescentes fueron enviados al campo a reeducarse con los campesinos una vez quedó agotada la fase de sangrientas confrontaciones facciosas urbanas de los guardias rojos, en particular de la facción más radical o "facción rebelde" (zaofanpai) centrada en Shanghai, a las que Mao puso fin en agosto de 1967 empleando tropas del EPL

55Las etapas y acontecimientos subsiguientes de la Revolución Cultural están más o menos delimitados y se puede dar cuenta de ellos. Explicarlos es el problema. El IX Congreso del PCCH (1 -24 de abril de 1969) clausuró oficialmente la Revolución Cultural en un ambiente de unanimidad. El partido se depuró ideológicamente y en Lin Biao quedó asegurada la correcta sucesión del presidente Mao.

56En suma, las masas fueron movilizadas como nunca antes en un país socialista. Pero es probable que Mao Zedong considere que serán necesarias más revoluciones culturales para cambiar la mentalidad de las masas y de los intelectuales y asegurar el triunfo del camino socialista. Mao debe saber que la unanimidad del PCCH es ritual porque ha vivido lo que Hegel postuló en la teoría: que un Partido comienza a existir verdaderamente sólo desde el día en que se divide.

Inicio de página

Notas

1 Frantz Schurmann, Ideology and Organization y Communist China, Berkeley, 1966.

2 Barrington Moore, Social Origins of Democracy and Dictatorship: Lord and Peasant in the Making of the Modern World, Londres, 1969.

3 Chalmers A. Johnson, Revolution and the Social System, Stanford, 1964 y Peasant Nationalism and the Communist Power. The Emergence of Revolution: China, 1937-1945, Stanford, 1962.

4 Joan Robinson, The Cultural Revolution in China, Londres, 1969.

5 Lewis Coser, Hombres de ideas. El punto de vista de un sociólogo, México, 1968.

6 La gran revolución cultural socialista en China, 10 Vols., Pekín, Ediciones en Lenguas Extranjeras, 1966-1967.

7 Fan Kuang Huan (ed.), La Gran Revolución Cultural China, México, 1970.

8 Lawrence R. Sullivan (with the assistance of Nancy R. Hearst), Historical Dictionary of the People’s Republic of China: 1949- 1997, Londres, 1997.

9 Versión editada de la ponencia que con este título presenté en la Quinta Conferencia Anual del Asian Studies on the Pacific Coast, que tuvo lugar en Oaxtepec, México, en julio de 1970.

10 Schurmann, Ideology and Organization..., Pág. 22.

11 Ibíd., Pág. 30.

12 El término está lejos de los criterios "científicos" del materialismo histórico. Mao lo empleó desde sus tempranos escritos de los años de 1920. Allí se refiere a la "burguesía media" que está ubicada entre la "gran burguesía" y la "pequeña burguesía". Aspira a ser como "la gran burguesía" (señores de la guerra, burócratas, burguesía compradora, grandes terratenientes y los sectores reaccionarios de la intelectualidad) y, de allí su carácter "vacilante”. Es "nacionalista" en cuanto busca consolidar un Estado (nacional) dominado por ella. En la práctica "burguesía nacional" fue la burguesía que se alió con el PCCH especialmente en la guerra civil de 1945-49. Puesto que la revolución china es "democrático-burguesa", fue necesario incluir esta burguesía, aclarando que está sometida a la dirección política del Partido, "vanguardia" de obreros y campesinos. Véase Stuart R. Schram, The Political Thought of Mao Tse-tung, New York, 1965, Págs. 146 ss.

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Título Tabla 1
URL http://journals.openedition.org/revestudsoc/docannexe/image/29028/img-1.png
Ficheros image/png, 21k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Marco Palacios, « "Construcción socialista" o "Restauración burguesa" en la perspectiva de la revolución cultural china »,Revista de Estudios Sociales, 07 | 2000, 19-25.

Referencia electrónica

Marco Palacios, « "Construcción socialista" o "Restauración burguesa" en la perspectiva de la revolución cultural china », Revista de Estudios Sociales [En línea], 07 | 01/09/2000, Publicado el 10 diciembre 2018, consultado el 28 septiembre 2020. URL : http://journals.openedition.org/revestudsoc/29028

Inicio de página

Autor

Marco Palacios

Abogado, Ph. D. en Historia de la Universidad de Oxford, Inglaterra, profesor de El Colegio de México.

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Los contenidos de la Revista de Estudios Sociales están editados bajo la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo Latindex
  • Logo Universidad de los Andes
  • OpenEdition Journals