Navegación – Mapa del sitio
Documentos

El modo de habitar (Fragmento)

Walter Benjamín
p. 125-126

Notas del autor

Tomado de Escritos autobiográficos, Madrid, Alianza, 1996.

Texto completo

1...es lo que la revolución habría de ofrecerles realmente. "La intelectualidad -dijo él-, en modo alguno se mata trabajando. Y ¿qué importa si hay algunos médicos o abogados que trabajan como negros? Es un trabajo que sólo les incumbe a ellos; no se puede comparar bajo ningún concepto con el de los proletarios". Y por último dijo que la gente se pregunta qué hará a los sesenta años si no ha ahorrado nada... "Sí-exclamó muy enojado-, de verdad que eso es pedir demasiado. ¡Por Dios!, luego la diñan miserablemente. Demasiado tarde. Mejor que lo hicieran ya ahora". Uno o dos días después volvimos a tratar someramente esta misma idea cuando yo hablé de lo poco exigentes que son los surrealistas, lo cual facilita en Francia la formación de agrupaciones que las ambiciosas exigencias de los escritores alemanes hacen imposibles aquí. De todos modos, mantener las aspiraciones a un bajo nivel sólo es adecuado para un colectivo; para el individuo, casi siempre, inadecuado.

28 de junio. Una tarde realmente extraña con Brecht. Un discurso sobre las "oraciones", de los que ahora se pueden escuchar de Brecht casi todos los días, dio un giro inusitado a raíz de una objeción que yo le hice. Yo me opuse a una búsqueda de las "representaciones" y reclamé en su lugar -yo mismo no recuerdo ya cómo- el estudio de los modos de comportamiento. Mi propuesta concernía a mi asunto preferido: el hecho de habitar. Brecht accedió a ella muy animosamente y acabó haciendo una descripción inusual de su propio modo de habitar, a la que luego yo opuse otra distinta -sin comprometerme precisamente a ella en mi vida privada- Por cierto que se tomó nota de todos los argumentos. Los repito de memoria. Ambos modos de comportamiento se percibieron como dialécticos y se describieron en su polaridad. Brecht partió del habitar "que da las medidas". Es un modo de habitar que "configura" su entorno, que lo dispone adecuadamente de una forma manejable y ordenada; un mundo en el que el habitante se comporta en casa a su aire. A éste le contrapuso su propia manera de habitar, la postura de quien se siente en todas partes sólo como un huésped; luego descartó ser él el responsable de las cosas que están a su servicio; él se siente invitado por el sofá en el que toma asiento y también, en ciertos momentos, siente anulada de nuevo esta invitación. Entonces yo consigo mostrar el hecho de habitar en la dialéctica de un aspecto completamente distinto. También logro quitarle a Brech la impresión de que mi exposición es tan sólo una transcripción de que mi exposición es tan sólo una transcripción de sus propias observaciones. Yo distingo el habitar que le depara al habitante el máximo de hábitos y aquel que le depara el mínimo. Ambos extremos son patológicos. Probablemente se diferencian de los señalados por Brech en el hecho mismo de que tienden a disgregarse, mientras que los otros tienen una tendencia a juntarse. El habitar que depara al habitante el máximo de hábitos es tal y como se lo imaginan las arrendatarias de habitaciones amuebladas. El ser humano llega a ser una función de los quehaceres que los requisitos le piden. Aquí gobierna una relación del habitante con el mundo objetivo completamente distinta a la del habitar que configura. Aquí las cosas (sean o no propiedad en el sentido jurídico) son tomadas en serio; para el habitar que configura tiene una función parecida a la del decorado de un escenario. Podría decirse incluso que lo uno tiene lugar en un decorado y lo otro en un interior. Más difícil es determinar el factor el factor del hábito en el habitar que configura; en cambio, en el caso del habitar como un huésped este factor queda perfectamente definido en la siguiente frase d4 Nietzsche: “Me encantan los hábitos breves”. Por último, el cuarto modo de habitar, el habitar que depara al habitante el mínimo de hábitos, es el simple “vivir”. También en este caso, donde mejor se encuentra configurada esta idea es el ánimo de la arrendataria de habitaciones. En el centro de la misma están el mal huésped realquilado y el deterioro. Pues el simple vivir es el habitar destructivo, un habitar que efectivamente no permite que aparezcan hábitos, porque poco a poco va eliminando las cosas, que son sus puntos de apoyo.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Walter Benjamín, « El modo de habitar (Fragmento) »,Revista de Estudios Sociales, 07 | 2000, 125-126.

Referencia electrónica

Walter Benjamín, « El modo de habitar (Fragmento) », Revista de Estudios Sociales [En línea], 07 | 01/09/2000, Publicado el 14 diciembre 2018, consultado el 29 septiembre 2020. URL : http://journals.openedition.org/revestudsoc/29204

Inicio de página

Autor

Walter Benjamín

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Los contenidos de la Revista de Estudios Sociales están editados bajo la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo Latindex
  • Logo Universidad de los Andes
  • OpenEdition Journals