Navegación – Mapa del sitio
Lecturas

Dworkin: un mal lector

Margarita Cepeda
p. 123-126
Plano | Texto | Notas | Cita | Autor

Texto completo

I

  • 1 Ronald Dworkin, "Liberal Community", en California Law Review, vol 77, N° 3,1989. Traducción al cas (...)

1En su ensayo "La comunidad liberal"1, Dworkin se propone analizar el papel que desempeña el concepto de comunidad en las discusiones en torno al problema de si una ética convencional puede ser impuesta por medio de la ley penal.

2En su opinión, cuatro son los argumentos que, en nombre de la comunidad, pueden esgrimirse para responder afirmativamente a esta pregunta y, por lo tanto, en contra de la tolerancia liberal y en apoyo de decisiones como la del caso Bowers contra Hardwick y su consecuente prohibición de la homosexualidad en el Estado de Georgia.

  • 2 Dworkin incurre en una imprecisión al denominar 'comunitaristas' argumentos como el de la mayoría y (...)

3Valiéndose de la refutación de estos "argumentos comunitaristas"2, Dworkin defiende, como buen liberal, una respuesta terminantemente negativa a la pregunta planteada. Lo relativo a esta respuesta se retomará posteriormente. A grandes rasgos, la tesis del artículo es la de que, pese a lo que piensan los comunitaristas, una comunidad política no debería utilizar la ley penal para obligar a sus miembros a actuar de acuerdo con una determinada concepción de vida buena. Vistas así las cosas, el ensayo no puede menos que reforzar la caricatura de que, mientras el liberalismo está a la altura de su tiempo -al fin y al cabo vivimos en un mundo plural-, el comunitarismo no es más que una posición reaccionaria.

  • 3 Para una presentación de Dworkin como representante de las 'tendencias híbridas', véase Daniel Boni (...)
  • 4 Según los comunitaristas, el éxito o fracaso de la comunidad política determina el éxito o fracaso (...)

4Las reflexiones que arriesgaré a continuación toman abiertamente distancia frente a esta extendida creencia, a partir de uno de los argumentos que Dworkin refuta, ya que, en mi opinión, el liberalismo no puede estar a la altura de su tiempo sin tomarse en serio los retos comunitaristas. Lo cual no es ninguna novedad, se podría pensar. Dworkin mismo proporcionaría un ejemplo de las 'tendencias híbridas' que se han enriquecido de ambas posiciones3. No niego que esta lectura tenga fundamento. Incluso se podría pensar que el ensayo en mención proporcione un buen ejemplo de ello. Al fin y al cabo, en él Dworkin admite el valor de la idea originaria de uno de los cuatro "argumentos comunitaristas" que expone. Sin embargo, a mí me queda la impresión de que el artículo desprestigia en tal medida el comunitarismo, que tendríamos que agradecer profundamente a Dworkin el haber rescatado de la escoria comunitarista al menos una idea, así sea dándole un giro tan liberal que se desdibuje su pérfido origen4. Pero no voy a centrarme en el argumento que Dworkin encuentra plausible, sino en otro; en uno de los que él descalifica. Se trata del segundo argumento objeto de su análisis, aquel según el cual la identidad del individuo depende de su identificación con las comunidades a las cuales pertenece. Quiero presentar este motivo comunitarista bajo una nueva luz y mostrar cómo termina por cuestionar la autocomprensión del liberalismo implícita en la idea de neutralidad defendida por Dworkin.

5¿Significa esto que estoy apoyando la decisión del caso Bowers?

6¡De ninguna manera! Y para evitar malentendidos quiero enfatizar de entrada mi simpatía por el intento de Dworkin de refutar cualquier argumento en apoyo de semejante tipo de decisiones. Así pues, me empeñaré precisamente en mostrar que se puede cuestionar la neutralidad liberal desde un punto de vista comunitarista sin que eso signifique nostalgia alguna de totalitarismo.

II

  • 5 Michael Sandel, Liberalism and the Limite of Justice, Cambridge University Press, 1982. Dworkin hac (...)
  • 6 Dworkin, "Liberal Community...", pág. 155.
  • 7 Ibid, pág. 156.

7Una cierta versión del motivo comunitarista que quiero defender proviene de Michael Sandel, a quien Dworkin se remite5. En palabras de Dworkin, esta versión afirma que "las personas necesitan de la comunidad no solamente para la cultura y el lenguaje, sino para la identidad y autorreferencia, porque sólo pueden identificarse a sí mismas ante sí mismas como miembros de la comunidad a la cual pertenecen"6. Así, continúa Dworkin, "sólo puedo pensarme como estadounidense, como catedrático de Oxford o como fanático de los 'Medias Rojas'"7.

8Si comparamos esto con el texto de Sandel, quedaríamos, sin embargo, ante la alternativa de que Dworkin cite a Sandel de oídas, o de que Dworkin lea sesgadamente.

9En mi opinión, Sandel estaría de acuerdo en que Dworkin sólo pueda pensarse como estadounidense, pero es muy sesgado adjudicarle a Sandel reflexiones según las cuales Dworkin sólo pueda pensarse como fanático de los 'Medias Rojas'.

  • 8 Sandel, Liberalism...
  • 9 Sandel hace esta crítica a propósito de la posición original de Rawls. La crítica parece perder asi (...)

10En su libro Liberalismo y los límites de la justicia8, y más concretamente en las páginas referidas por Dworkin, Sandel ataca la incapacidad liberal de diferenciar lo uno, de lo otro, ya que para el liberalismo 'comunidad significa una especie de asociación a la cual se entra y de la cual se sale voluntariamente, a la cual se decide pertenecer o no, como cuando uno decide comprar unos zapatos o no. Según Sandel, esto tiene que ver con una cierta noción de identidad como previa a todo fin, como si todos los fines fueran meros atributos, es decir, accidentes del sujeto y no parte constitutiva de su identidad9.

11Esta crítica no niega que haya fines arbitrarios, fines sin los cuales yo no dejo de ser lo que soy, ni niega tampoco la existencia de asociaciones, como por ejemplo una de fanáticos de los 'Medias Rojas' a las cuales uno decide pertenecer o no sin ningún costo para la propia identidad.

12Lo que Sandel quiere decir, más bien, es que no toda comunidad es de este tipo, que hay comunidades constitutivas de la propia identidad, como por ejemplo lo sería para Dworkin, entre otras, la comunidad estadounidense. Evidentemente, si Dworkin no fuera estadounidense no sería Dworkin. Esto no implica de ninguna manera que la comunidad política estadounidense tenga que prohibir el homosexualismo, esto es claro. Dworkin tiene razón en que hasta el momento la reflexión de Sandel no implica la homogeneidad ética de la comunidad política, ni el rechazo del pluralismo. Pero yo ¡ría más lejos. Las reflexiones de Sandel abren paso a la heterogeneidad de una manera aún no explorada suficientemente y digna de reflexión, pues la identidad está siempre forjada por la pertenencia a varias comunidades, es decir, implica ya siempre relación, apunta más allá de sí. Pero dejemos estas divagaciones y continuemos con nuestro problema.

13¿Acaso el hecho de que, si Dworkin no fuera estadounidense no sería Dworkin, implica que Dworkin jamás podrá distanciarse de su ser estadounidense?

  • 10 Dworkin, "Liberal Community...", pág. 156.

14Esto es, al menos, lo que sugiere la interpretación que Dworkin hace de Sandel, según la cual Sandel estaría diciendo que "un católico, ferviente, por ejemplo, no podría siquiera comenzar a reflexionar sobre si su catolicismo es importante, porque éste es un elemento demasiado fuerte en la constitución de su personalidad como para que el individuo sea sensible a dicho tipo de cuestionamiento"10.

15¿Pero aboga realmente Sandel por la imposibilidad de crítica al referirse a rasgos constitutivos de la identidad?

16Volvamos al ejemplo de Dworkin, el estadounidense, y dejemos volar nuestra imaginación. Supongamos que un día, a raíz de un viaje de placer, Dworkin descubre las delicias del trópico y decide venirse a vivir a Colombia, aprovechando su pensión, para escribir un nuevo libro que ya tiene en mente. Su vida en Colombia podría llevarlo a cuestionar su forma norteamericana de pensar. Cambiaría la vaga imagen que tenía de Colombia como país productor de cocaína. Un par de visitas a Bogotá relativizarían también su impresión de idilio tropical. Con el tiempo podría llegar a encariñarse con Colombia y a comprenderla, y más adelante daría un vuelco total a su enfoque teórico.

17Incluso llegaría a indignarse un buen día ante el certamen anual de la descertificación. A pesar de todo ello, nadie podría llegar a decir que Dworkin fuese colombiano. En el mejor de los casos se diría que era un estadounidense nacionalizado en Colombia. A esto es a lo que alude Sandel cuando habla de rasgos constitutivos de la identidad: se refiere a la pertenencia a una comunidad de la cual podemos distanciarnos, sí, pero nunca por completo como quien se deshace de un par de zapatos viejos. El rechazo que Dworkin experimente con el tiempo por su pasado, así como su cariño por Colombia no son desligables del hecho de que nació y vivió en Estados Unidos y se identificó profundamente con su nación. Quiéralo o no, sea consciente de ello o no, este rasgo de su identidad, el ser estadounidense, determinaría incluso su rechazo del mismo.

18Veamos qué dice Sandel en el texto al cual Dworkin se remite impropiamente:

  • 11 Sandel, Liberalism..., pág.179. En torno al mismo tema véase también Hans-Georg Gadamer, Verdad y M (...)

Como un ser que se autointerpreta soy capaz de reflexionar sobre mi historia, y en este sentido de distanciarme de ella. Mas la distancia es siempre precaria y provisional y el punto de reflexión jamás podrá quedar definitivamente por fuera de la historia11.

  • 12 Sandel, Liberalism..., pág.179.

19Como vemos, Sandel en ningún momento está negando la posibilidad de la distancia crítica. Otra cosa muy diferente es que insista en que nadie puede saltar por encima de su sombra, en que "tener carácter es saber que yo me muevo en una historia a la cual ni conjuro ni controlo, y sin embargo tiene implicaciones para mis escogencias y mis actos"12.

  • 13 Dworkin, "Liberal Community...", pág. 157.

20Estas afirmaciones de Sandel van mucho más lejos de lo que Dworkin está dispuesto a admitir. Para Dworkin "sin duda es imposible que alguien se distancie de todas las asociaciones y vínculos cuando considera el tipo de vida que quiere llevar. Nadie puede pensar inteligiblemente sobre este punto prescindiendo de todos los aspectos del contexto en el cual vive. De esta manera, nadie puede cuestionar simultáneamente todo sobre sí mismo. Pero de allí difícilmente se desprende que para cada persona haya un vínculo o asociación fundamental de la cual no sea posible separarse, para revisarla manteniendo las demás en su lugar"13.

21Dworkin admite que uno no se puede separar al tiempo de todas las comunidades a las que pertenece, pero insiste en que uno sí lo puede hacer de una por una. Frente a esta optimista y muy liberal versión del distanciamiento crítico insiste Sandel en que, de aquellas comunidades constitutivas de nuestra identidad no nos podemos separar nunca por completo, cosa que Dworkin sí parece dar por sentado.

III

22A esta altura se podrá preguntar qué tenga que ver todo este juego de identidad y pertenencia y de la posibilidad de distancia crítica con el tema central del artículo de Dworkin.

23Mucho. Reconocer que existen comunidades constitutivas de identidades apunta, como lo insinué más atrás, a una pluralidad relacional que, tomada en serio, nunca llevaría a la imposición estatal de una ética convencional específica, pues con ello se estarían ignorando las demás comunidades decisivas en la construcción de la identidad de los diversos ciudadanos y se estarían fundiendo todas ellas en una identificación absurda con la comunidad política.

24La opción contraria, sin embargo, parece ser igualmente unilateral. Se trata de la opción liberal según la cual el ámbito neutral de lo justo se separa tajantemente del ámbito de las tradiciones y formas de vida concretas, reducibles a meros caprichos de la vida privada de cada cual.

  • 14 Como vemos, aquí aparece el motivo republicano presente en el cuarto argumento comunitarista analiz (...)
  • 15 Debo anotar que Sandel trata concretamente el problema de la homosexualidad en un artículo titulado (...)

25Precisamente lo que he tratado de defender en este artículo es que hay cosas que no son meros caprichos sino cuestión de pertenencia, y que ésta es una cuestión decisiva. Las comunidades a las cuales pertenecemos se entrecruzan formando una maraña de la cual difícilmente podríamos derivar consecuencias políticas totalitarias. Por el contrario, canales de participación adecuados permitirían más bien que esta compleja red enriqueciera la comunidad política y las leyes. Entonces nos reconoceríamos en ellas y ellas reflejarían aquello que somos y que nos atañe14. Pero para que esto llegara a realizarse, necesitaríamos menos tolerancia liberal y más esfuerzo de mutuo reconocimiento15. Sólo éste dría dar origen a leyes justas relacionadas con realidades y necesidades siempre concretas. Al fin y al cabo, si no existe un punto de vista por fuera de la historia que diera origen a la justicia pura que el liberalismo cree representar, entonces sólo nos quedaría una ley humana y finita, una que encarnara formas de vida históricas concretas y que se transformara al paso de la experiencia colectiva. De acuerdo con esto, una ley a la altura de su tiempo no pretendería ser hija de una neutralidad que no puede ser sino ficticia, sino más bien sabría reconocer su propia contingencia, pues sólo esto la haría permeable a las lecciones de la historia. Y aquí nos encontramos de nuevo con la posibilidad de distancia crítica desde una perspectiva "comunitarista" que enfatiza la noción de pertenencia.

IV

26Permítanme, para terminar, extraer las consecuencias de todo esto para la autocomprensión del liberalismo.

  • 16 Ronald Dworkin, A Matter of Principie, Cambridge, Harvard University Press, 1985.
  • 17 Ibid., pág. 219.
  • 18 Dworkin, "La comunidad liberal", pág. 160.

27En su libro Una cuestión de principio16, dice Dworkin, aludiendo a la distinción entre lo justo y lo bueno: "La justicia es nuestro crítico, no nuestro espejo"17. Esta frase encuentra eco en el texto de "la comunidad liberal" en el cual afirma que "cuando una sociedad desarrolla esta actitud crítica, con su insistencia en que sus propias costumbres son constantemente vulnerables al examen y revisión a partir de algún criterio más alto e independiente, irreparablemente pierde el tipo de objetividad -enraizado en convenciones- válido en una comunidad menos crítica y más simple"18.

28Evidentemente Dworkin piensa que las sociedades liberales son las sociedades críticas y que el criterio más alto e independiente, el criterio de la justicia, también lo proporciona el liberalismo. Lo demás es reducible a un conjunto de tradiciones acríticas. Yo me opongo, sin embargo, a esta caricatura. ¿Si Sandel tiene razón y la distancia crítica sólo es posible desde el propio horizonte de experiencias, cómo puede una determinada tradición, la liberal, monopolizar los parámetros críticos?

29Se me puede objetar que la tradición liberal no está en pie de igualdad con las demás tradiciones, que tiene un carácter único que la distingue, a saber, el ser autora de logros irrenunciables, los derechos humanos.

30Yo no puedo menos que admitir esto, reconocer que el Estado liberal ofrece una mejor solución al problema de la pluralidad que un Estado confesional, aceptar que para efectos de la pluralidad se ha dado un gran paso hacia adelante cuando de la imposición de un culto se pasa a la libertad de cultos y así sucesivamente. Esto es innegable. Pero que el liberalismo se proponga proteger un espectro más amplio de perspectivas no quiere decir que sea neutral, que sea el punto de vista elevado por encima de todas las tradiciones, desde el cual sería posible la crítica de todas ellas. El mismo es un resultado de la historia, y como tal, está sujeto al devenir de la experiencia humana. Él es una peculiar encarnación de los atisbos y supuestos de tradiciones concretas y, por lo tanto, susceptible de matizar unilateralidades a la luz de las tradiciones que no incluye. Como toda justicia, la justicia liberal no es más que un espejo.

  • 19 Ronald Dworkin, Foundations of liberal Equality, University of Utah Press, 1990. Traducido al caste (...)

31Sin embargo, los más famosos teóricos liberales, entre ellos Dworkin, siguen hablando de neutralidad al tiempo que admiten que ésta no abarca a los no liberales19. Pero ¿qué sentido puede tener entonces hablar de neutralidad cuando la neutralidad es sólo entre liberales? ¿Acaso todas las perspectivas no liberales son simplemente desechables sin más como injustas? ¿En dónde queda el pluralismo que se buscaba defender?

32Yo considero que el liberalismo sólo podrá hacerle justicia al pluralismo cuando deje de singularizarse en autoelogio y se asuma como una tradición entre otras. De lo contrario puede pasarle como a las sectas, que creen, cuando por fin su iglesia está llena, que toda la humanidad está presente.

Inicio de página

Notas

1 Ronald Dworkin, "Liberal Community", en California Law Review, vol 77, N° 3,1989. Traducción al castellano en la colección Nuevo Pensamiento Jurídico, Facultad de Derecho, Universidad de los Andes: "La comunidad liberal", Siglo del Hombre Editores, 1996, págs. 133-184 (texto que citaré a continuación).

2 Dworkin incurre en una imprecisión al denominar 'comunitaristas' argumentos como el de la mayoría y el del paternalismo. Y aunque el tercero y el cuarto argumento se apoyan en ideas defendidas por los comunitaristas, dudo que ellos hayan esgrimido los argumentos tal y como Dworkin los expone.

3 Para una presentación de Dworkin como representante de las 'tendencias híbridas', véase Daniel Bonilla e Isabel Cristina Jaramillo, "El igualitarismo liberal en Dworkin", Comentario introductorio a la traducción castellana de "Liberal Community...", págs. 11-127.

4 Según los comunitaristas, el éxito o fracaso de la comunidad política determina el éxito o fracaso de las vidas de sus miembros. La versión republicana de esta idea insiste en que las decisiones políticas deben reflejar las tradiciones e intereses de las comunidades que conforman la comunidad política, de manera que sus miembros puedan identificarse con ella. El giro liberal que Dworkin le da a esta idea consiste en decir que el interés en la justicia misma es el vínculo poderoso entre los miembros de la comunidad política. Dicho en otras palabras, el interés en la protección de la esfera individual sería el único interés compartido por los miembros de una comunidad política, la única fuente de identificación en una sociedad pluralista. Pero precisamente a esta insistencia en que el carácter justo de la comunidad política es condición de posibilidad de la realización de sus miembros, enfrentan los comunitaristas la insistencia en que la realización individual requiere de lazos de pertenencia sin cuya protección la comunidad política misma se desintegraría.

5 Michael Sandel, Liberalism and the Limite of Justice, Cambridge University Press, 1982. Dworkin hace referencia explícita a las páginas 62-65 y 179-183.

6 Dworkin, "Liberal Community...", pág. 155.

7 Ibid, pág. 156.

8 Sandel, Liberalism...

9 Sandel hace esta crítica a propósito de la posición original de Rawls. La crítica parece perder asidero ante la insistencia de Rawls en que la posición original es un constructo teórico que de ninguna manera pretende describir la identidad ni la naturaleza humana, lo cual ha quedado bien claro en los escritos posteriores a 1971. Sin embargo, como intentaré mostrar a continuación a propósito de Dworkin, la crítica de Sandel al liberalismo es de sorprendente actualidad cuando se desliga de las referencias a la posición original.

10 Dworkin, "Liberal Community...", pág. 156.

11 Sandel, Liberalism..., pág.179. En torno al mismo tema véase también Hans-Georg Gadamer, Verdad y Método, Salamanca, Ediciones Sígueme, 1977, págs. 331-458.

12 Sandel, Liberalism..., pág.179.

13 Dworkin, "Liberal Community...", pág. 157.

14 Como vemos, aquí aparece el motivo republicano presente en el cuarto argumento comunitarista analizado por Dworkin, lo cual hace pensar que sí es posible una lectura del comunitarismo como una posición que pueda hacerle justicia a la pluralidad del mundo de hoy.

15 Debo anotar que Sandel trata concretamente el problema de la homosexualidad en un artículo titulado "Moral Argument and Liberal Toleration: Abortion and Homosexuality", en California Law Review 77, págs. 520 y ss. Sin embargo, yo estoy pensando más bien en las reflexiones de Daniel Bell, en Communitarianism andits Critics, Oxford, Clarendon Press, 1993. Inspirado en reflexiones como las de Sandel, Bell emprende una interesante defensa del comunitarismo y extrae sus consecuencias políticas. Bell considera, por ejemplo, que el homosexualismo es un rasgo constitutivo de la identidad de muchas personas. Criticando agudamente la tolerancia liberal, según la cual el Estado no tiene por qué inmiscuirse en las vidas privadas, Bell sugiere que la cuestión es más bien la de reconocer y respetar a la comunidad homosexual con las consecuencias jurídicas y políticas que ello pueda implicar. (Véanse págs. 168-169).

16 Ronald Dworkin, A Matter of Principie, Cambridge, Harvard University Press, 1985.

17 Ibid., pág. 219.

18 Dworkin, "La comunidad liberal", pág. 160.

19 Ronald Dworkin, Foundations of liberal Equality, University of Utah Press, 1990. Traducido al castellano bajo el título Etica privada e igualitarismo político, Paidós, I.C.E/U.A.B., 1993, pág.199.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Margarita Cepeda, « Dworkin: un mal lector »,Revista de Estudios Sociales, 06 | 2000, 123-126.

Referencia electrónica

Margarita Cepeda, « Dworkin: un mal lector », Revista de Estudios Sociales [En línea], 06 | 01/05/2000, Publicado el 31 enero 2019, consultado el 15 julio 2019. URL : http://journals.openedition.org/revestudsoc/29490

Inicio de página

Autor

Margarita Cepeda

Filósofa, profesora del Departamento de Filosofía de la Universidad de los Andes.

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Los contenidos de la Revista de Estudios Sociales están editados bajo la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo Latindex
  • Logo Universidad de los Andes
  • OpenEdition Journals