Navegación – Mapa del sitio
Lecturas

La semilla migrante.El círculo vital en la poesía de Cecilia Balcázar

Emmanuela Jossa
p. 127-129

Texto completo

1En espera de nuevos poemas, ya es posible esbozar un recorrido de la obra de Cecilia Balcázar: en su actividad poética, pues, la autora ha logrado constituir un corpus lírico coherente y lleno de sugerencias. El intento se revela enseguida muy interesante: el camino que va de La máquina mítica (1987) a Peregrinaciones (1997) pasando por Sendero de palabras (1992) no me parece moverse según una línea recta - supuestamente cronológica- sino diseñar un círculo donde coinciden inicio y fin. El alfa y omega de este círculo es la vida. Sin embargo, a pesar de su coincidencia, estos dos polos no son ¡guales. La vida del inicio, nacida por azar, se va continuamente transformando a través de las palabras, tanto las palabras pensadas y encerradas adentro -monólogo interior-, como las palabras de la comunicación - diálogo. Es decir, la vida se transforma a través del lenguaje como reflexión, pero sobre todo a través del enfrentamiento con otras existencias; es precisamente con el diálogo que el ser particular va adquiriendo más fuerza y más verdad:

  • 1 Sendero de palabras, 1992, pág. 11.

los múltiples monólogos de la obsesión tienen la consistencia de los sueños se esfuman, se desarman en la verdad del diálogo1.

2Pero hay otro elemento que interviene, devastador: la muerte. Su conocimiento produce otra determinante mutación, asumiendo la vida la tragicidad y el misterio del ser y del no ser. Aprovechando estos tres ejes temáticos principales, las palabras, los otros y la muerte, es posible recorrer el círculo vital propuesto por la poeta. Un recorrido que se propone desde el comienzo; y después con más fuerza, como un viaje. La vida va modificándose según los encuentros. El primero, su paradigma-parece sugerir Cecilia Balcázar- reside en el lenguaje, en la palabra. El camino a través de una existencia (porque esto es la poesía de Cecilia) empieza con la palabra poética. Examinando los tres libros, nos damos cuenta de cómo cada uno tiene el mismo incipit relacionado con distintos aspectos del lenguaje. Por supuesto, esto puede responder al deseo de la autora -y a un uso difuso en las recolecciones de poesía- de proponer como introducción a la obra una suerte de manifiesto de poética, más o menos explícito. Pero esta interpretación no necesariamente excluye la otra, al contrario la puede sufragar. La máquina mítica empieza con el poema que da el título a la recolección, cuyo tema es el alma como productora de sueños y poesía:

yo, Señor tengo en vez de alma una máquina mítica productora de sueños

[_]

  • 2 La máquina mítica, 1987, pág. 15.

que procesa las penas y refina los goces y que de vez en cuando me produce un poema2

3Análogamente, en Sendero de palabras, donde la autora ha organizado su discurso poético según una división en cinco secciones, la primera es precisamente "Las palabras", seguida por "Diálogo con el Otro". Por fin, Peregrinaciones: la recolección empieza con un poema que plantea la relación entre la palabra poética, el Logos y las cosas que se ofrecen a la mirada (tanto hacia adentro como hacia afuera) de los peregrinos. El lenguaje, entonces, se postula como raíz: en su forma de pensamiento solitario, de reflexión, pero sobre todo en su forma de comunicación profunda. Pues en la obra de Cecilia Balcázar la palabra nunca se propone como elemento autorreferencial, sino siempre, conscientemente, es asumida como diálogo. El monólogo casi no tiene consistencia: es el diálogo que confiere autenticidad y fuerza a las palabras, como vimos en los versos citados. El diálogo, entonces, es el verdadero paradigma del círculo vital que hemos individuado. Éste se instituye con unos interlocutores privilegiados: el más allá, los poetas, los otros. El diálogo con el Otro es fuente de vida: hablando con el más allá -escuchando también sus silencios- se crea el ser, y para la poeta es posible "rescatarse" y recobrar su propia luz:

despojada de mí sin nombre y sin recuerdos asomada al abismo ante la nada me rescato en el diálogo contigo y en la luz sosegada que se enciende dentro de mí

  • 3 Sendero de palabras, 1992, pág. 31.

nada ni nadie podría ser mi Tú como Tú eres en el diálogo vivo en que me creas con tu voz de silencio [_]3

4La palabra poética trasciende la cotidianidad para tratar de alcanzar una dimensión más profunda y fuera del tiempo. La fuerza del diálogo poético reside precisamente en esta tensión hacia lo eterno:

  • 4 Ibid, pág. 15.

urdimbre de palabras este fino tejido que dibuja los límites facticios de la vida en la prisión segura de los nombres se congela lo móvil y se muere lo eterno sólo en el trance del poema sin fin tendemos este puente hacia lo abierto4.

  • 5 Ibid, pág. 69.

5Otros interlocutores son los poetas. Mejor dicho, las poesías; las palabras heredadas que permiten encuentros5; los versos acumulados en la memoria de lecturas infatigables:

  • 6 Ibid.pág. 9.

lo que importa no es el verso que escribo sino la huella de palabras ajenas que con él voy borrando dentro de mí6.

  • 7 Ibid., pág. 55.
  • 8 Véase Ibid, págs. 77 y 83.

6Este "paradigma dialógico" no da por sentada la comunicación. Como el Otro puede estar callado, los otros pueden estar ausentes o el yo mismo puede configurarse como "una geografía de distancias y abismos"7, reacia a la comunicación y al encuentro. La palabra misma puede fallar y dejar ecos de angustia. Por eso, en la poesía de Cecilia Balcázar el silencio es antes que toda negación de palabra8. No es casual que lo otro subentra como interlocutor precisamente al verificarse una situación de ausencia, es decir de interrupción del diálogo (véanse por ejemplo los poemas dedicados al mar en Sendero de palabras). El diálogo, pues, es una actividad que no se da sino se construye, a través de intentos, fracasos, empatias imprevistas. Pero que, en cuanto paradigma de la existencia humana, es imprescindible.

[_]

  • 9 Ibid, pág. 75.

en los recodos de la memoria . se introduce la voz por hondos laberintos escondidos de la entraña del alma y en la dulzura lenta del coloquio recupera su ser y su latido9.

Como en "diálogo con el Otro", así en el diálogo con el ser amado o consigo mismo es posible un acto creativo fecundo, pero no necesariamente feliz:

7Diálogo

  • 10 La máquina mítica, 1987, pág. 97.

8reflejos encantados del espejo de la mirada amante. Se crea y se recrea en diálogo perpetuo el devenir continuo y doloroso del propio ser trans-figurada esencia sin memoria efímera existencia y entrañable que vive de palabras y renace en la hondura sin bordes del silencio10.

9En la dialéctica entre la presencia y la ausencia, elemento constante en Sendero de palabras, las palabras asumen un papel determinante no solamente como constructoras de diálogos. Ellas traducen la presencia a través de un lenguaje que trata de concretar las emociones, un lenguaje que a ratos se hace duro, consistente. Y al mismo tiempo, las palabras tratan de substituir lo que falta, llenar la ausencia que, en unos momentos, es vivida con intensa dramaticidad. Esta palabra poderosa, que supera limitaciones temporales, que es la negación del vacío, del olvido, puede ser raíz. De ahí se desprende el verso. Empieza pues el camino poético. No es casual aprovechar aquí una metáfora que nos reenvía a la imagen de un árbol: tal vez, la idea de circularidad puede resumirse en una imagen sacada precisamente del repertorio de Cecilia: la vida que empieza por las raíces de una ceiba antigua, se desarrolla en sus ramas, sus flores, su lana vegetal, para luego morir y volver otra vez a la vida a través de la semilla. Ahí conviven vida y muerte sin crear un conflicto dialéctico, más bien un conjunto armónico y misterioso:

10SEMILLA DE CEIBA

  • 11 Peregrinaciones, 1997,101.

11prodigiosa semilla en las alas del viento pupila diminuta en el azul migrante en su ligero globo de lana escarmenada latente está en el núcleo su vida diferida o su inminente vocación de muerte11

12El misterio no está solo en esta vida que nace de la muerte, sino además en un cierto porcentaje de imprevisibilidad, en el poder de un azar incognoscible:

  • 12 Ibid., pág. 103.

y el azar absoluto la convierte en placenta o en simple grano inane12

13Aquí reside el encanto de la vida, en esta imposibilidad de prever las cosas. Como es sabido, en la capacidad de asombrarse frente a la realidad, de ver las cosas como si fuera por primera vez, reside precisamente uno de los fundamentos de la creación poética. Es evidente el tono de estupor y maravilla frente al milagro que se realiza en la arrugada piel de la semilla cuando

[_]

  • 13 Ibid., 105.

irrumpe enarbolada de la tierra en un grano nutricio transitorio placenta inesperada de un nuevo ser tras el lento proceso de su muerte13

  • 14 Véase Ibid., pág. 55.
  • 15 La máquina mítica, 1987, págs. 57-58.
  • 16 Peregrinaciones, págs. 75.
  • 17 Ibid.,pág.71.

14Es precisamente este estupor frente a la vida que nos reenvía al tema del viaje. Además, en el primero de los tres poemas dedicados a la semilla de la ceiba, la misteriosa unión vida-muerte también se apoya en la idea del viaje: la semilla pues es migrante. Entonces, estos dos ejes temáticos, el viaje y la semilla, aparentemente tan distantes, resultan tener, en la poesía de Cecilia Balcázar, una profunda afinidad. Esta semejanza, fecunda de estímulos sumamente interesantes, empieza por el motivo de los viajes como sorpresa. Los viajes siempre son un movimiento hacia algo: una ciudad, un lugar arqueológico, pero también un cuerpo, un rostro14; o viajes en contra de algo, por ejemplo el tiempo15. Viajes que pueden desarrollarse "sobre ondulante lomo/de melodías sin fin16. Viaja la luz y hasta el amanecer parece estar viajando17

  • 18 Ibid, pág. 107.

alba de la ventana del insomnio la veo llegar con paso felino [_]18

15La búsqueda de un sentido más profundo de la existencia pasa por la relación con la naturaleza, con tres referentes privilegiados: el mar, los árboles y la semilla. Es una naturaleza que consuela, que en unos versos se transforma en un elemento capaz de dar respuesta, fuerza, energías renovadas al cansancio de la existencia. Una naturaleza que en sus distintas manifestaciones puede encerrar una presencia profundamente humana o misteriosamente divina:

[_]

  • 19 Ibid, pág. 111.

en la corola pálida del cacto de la noche en el latir del pecho de los pájaros en la frecuencia altísima del canto en la ofrenda callada de cada amanecer19

16Esta función de la naturaleza es claramente expresada en unos poemas de la Máquina mítica (véase por ejemplo, págs. 21-22,29-30). La poesía, en esta comunicación profunda con la naturaleza, se vuelve una "extensión biológica" del yo: herramienta privilegiada para alcanzar esta comunión es, por supuesto, la palabra. Volvemos, así, al primer paradigma del círculo vital: la palabra. Y si ésta, como vimos, se plantea sobre todo como diálogo, entonces es una palabra en camino, moviéndose hacia el otro. Entonces, también la palabra está en viaje. La metáfora del viaje adquiere así un sentido todavía más amplio y al mismo tiempo más profundo. Por otra parte esta vinculación es sugerida en muchos poemas de Cecilia Balcázar. Puede ser suficiente el ejemplo de un poema donde se establece un paralelismo entre el viaje y la búsqueda poética:

  • 20 Sendero de palabras, pág. 17.

rasgar con el poema las palabras de falsa transparencia, velos para el misterio milenarios viajar hacia la luz a través de la selva de mitos ancestrales buscando los vestigios de la doxa perdida bajo capas añejas de voces sin sentido20

17La vida que concluye (provisoriamente) el círculo, este viaje de la palabra y del ser, no puede ser la misma que empezó el camino. Trasformándose a través de la palabra compartida y de la experiencia de la muerte, el camino que conduce de una vida a la otra se muestra tortuoso, parecido a una línea que continuamente se dirama. Un camino parecido al viaje de la semilla: empezando por la vida y terminando en la vida. Este camino se cierra para abrirse otra vez.

18Lejos de apologías del negativo o de la resignación a la deriva, Cecilia Balcázar propone una respuesta vital al dolor, una vitalidad encontrada en la relación con la tierra o en la sorpresa de los viajes, y que se construye a través de la palabra poética.

Inicio de página

Notas

1 Sendero de palabras, 1992, pág. 11.

2 La máquina mítica, 1987, pág. 15.

3 Sendero de palabras, 1992, pág. 31.

4 Ibid, pág. 15.

5 Ibid, pág. 69.

6 Ibid.pág. 9.

7 Ibid., pág. 55.

8 Véase Ibid, págs. 77 y 83.

9 Ibid, pág. 75.

10 La máquina mítica, 1987, pág. 97.

11 Peregrinaciones, 1997,101.

12 Ibid., pág. 103.

13 Ibid., 105.

14 Véase Ibid., pág. 55.

15 La máquina mítica, 1987, págs. 57-58.

16 Peregrinaciones, págs. 75.

17 Ibid.,pág.71.

18 Ibid, pág. 107.

19 Ibid, pág. 111.

20 Sendero de palabras, pág. 17.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Emmanuela Jossa, « La semilla migrante.El círculo vital en la poesía de Cecilia Balcázar »,Revista de Estudios Sociales, 06 | 2000, 127-129.

Referencia electrónica

Emmanuela Jossa, « La semilla migrante.El círculo vital en la poesía de Cecilia Balcázar », Revista de Estudios Sociales [En línea], 06 | 01/05/2000, Publicado el 01 febrero 2019, consultado el 17 octubre 2019. URL : http://journals.openedition.org/revestudsoc/29498

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Los contenidos de la Revista de Estudios Sociales están editados bajo la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo Latindex
  • Logo Universidad de los Andes
  • OpenEdition Journals