Navegación – Mapa del sitio
Editorial

Editorial

Jesús Martín Barbero, Germán Rey y Fundación Social
p. 5-6

Texto completo

1Para América Latina los tres fines de siglo han sido marcadores de procesos que rebasan lo nacional. El del siglo XVIII marcó la gestación de los movimientos de independencia que darán lugar a la formación de las naciones, el del siglo XIX señala la incorporación de estos países a la modernidad, y el del siglo XX su acelerada inserción en lo global. En el primero, las naciones resultan de un mismo movimiento: el estallido del Estado Colonial y un precario establecimiento de fronteras que necesitarán más de un siglo de luchas para afincarse y ser reconocidas de verdad. Será en el segundo cambio de siglo cuando adquirirá rasgos propios aquella "gramática de la diversidad" que enunciara Bolívar en la Carta de Jamaica, a la que se referirá Martí llamándonos la atención acerca de "con cuáles desordenados elementos se habían forjado las nuevas naciones con tanta prisa", y años después Mariátegui, adelantándose a Macondo, piensa América Latina como lugar en "donde hay que soltar la fantasía y liberar la ficción de todas sus viejas amarras para descubrir la realidad". Fue en el proyecto de hacerse "naciones modernas" cuando estos países se reencuentran, al mismo tiempo, con el mundo y consigo mismos. Pues si en el fin del siglo XVIII la clase criolla se hace nacional al darse un primer, y fallido, proyecto de Estados-Nación, serán las nuevas burguesías, las que en el paso al siglo XX lo harán realidad mediante la incorporación del pueblo a la nación, esto es dando cuerpo al deseo de una cultura nacional. Hoy esa cultura atraviesa un fuerte movimiento de des-ubicación, proveniente de una globalización que, al mismo tiempo, desarraiga las culturas y las empuja a hibridarse. Pero ese movimiento puede ser también la partera que ayude a alumbrar, después de doscientos años de soledad, una Latinoamérica integral. Nunca ha sido tan vivo, por ineludible, el deseo de la integración latinoamericana, pues impelidos a integrarse al mercado mundial en su forma - económica y tecnológicamente- globalizada, estos países sólo podrán seguir siendo naciones si ellos mismos se integran en una comunidad transnacional. Esa la apuesta y el desafió que tensiona la pluralidad de siglas a través de las cuales nuestros países dicen la voluntad de juntarse para sobrevivir política y culturalmente.

2Es para sumarnos a esa apuesta, la del movimiento de reinvención de América Latina, que diseñamos un número especial de la Revista de Estudios Sociales, dedicado a indagar algunos escenarios estratégicos de la transformación cultural que atraviesan nuestros países, y para lo que convocamos a algunos de los científicos sociales e intelectuales de mayor vigencia en la región, que junto con otros colombianos pusieran en común esperanzas e incertidumbres, rutas de búsqueda y señales de peligro. Todos los escenarios propuestos son abordados desde un cierto lugar estratégico en la reflexión hoy: el de lo cultural. Ya que es por la cultura, como mediación estructural de las prácticas sociales, económicas y políticas, esto es como lugar de producción y expresión del sentido de la vida social, por donde pasan las mutaciones que señalan el cambio de época que, tan desconcertada y dolorosamente, estamos iniciando. Mirando desde ahí aparece la crisis de aquellos forjadores de la nación que han sido los intelectuales, los estallidos que rompen y que rehacen la ciudad y la socialidad, es decir el territorio y la ciudadanía, un mapa de los nuevos miedos, un trazado de políticas de integración cultural, y también algunas cartografías de los cambios que viven las religiosidades, los espacios, las subjetividades y los cuerpos.

3Complementan este número las voces de cuatro grandes pensadores de la utopía en tiempos oscuros, y cuatro voces otras, a través de las cuales emerge la Colombia de fin de siglo: un relato que otea este fin de siglo desde la mirada de una escritora del otro fin de siglo, el XIX, junto con otro relato de una de las mejores escritoras colombianas del siglo XX, y otros dos que dan cuenta de la desgarradura en que vivimos cotidianamente los colombianos de hoy. Porque quizás como en ningún otro país del mundo, en Colombia conviven a la vez los miedos de este fin de milenio y los del anterior, los del año mil. En su lúcido y pedagógico libro, sobre la huella de nuestros miedos en los dos fines de milenio, George Duby nos ayuda a los colombianos a vislumbrar algunas claves del espesor de nuestras malhadadas violencias. Según Duby al finalizar el primer milenio poco importaba la muerte pues el salvajismo de los caballeros hacia que todo estuviera permitido y sólo la iglesia lograba imponer algunas reglas mínimas de convivencia. Entonces, hasta las bandas que asolaban los caminos no hacían la guerra los viernes ni los domingos y respetaban a las mujeres y a los monjes. ¡Ya quisiéramos gozar de esos mínimos de convivencia los colombianos de hoy! Había violencia por todas partes y cuando una fuerza militar no estaba encuadrada por una fuerza política se volvía devastadora. La propia caballería se había vuelto una empresa de extorsión a la que los campesinos resistían, pero todo se volvió más peligroso cuando una revuelta de campesinos ricos exasperó la brutalidad de los guerreros. ¡La guerra duraba ya cincuenta años en todo el país! Y por si fuera poco, Duby complementa el cuadro de las coincidencias aseverando que, a pesar de todo, aquella sociedad del año mil era mucho menos convulsa que la nuestra, menos trabajada por la perturbación interior. Ahí esta la pista sobre la densidad de la violencia en este país: a los miedos del año mil en Colombia se juntan los del dos mil, esa perturbación interior que es el vacío de sentido producido por la desmitificación de la tradición y la alteración de los criterios de orientación axiológica, rompiendo la coherencia a los modelos culturales, de las coordenadas de la identidad social y psíquica de los individuos.

4Ahí se ubica el otro objetivo de este número: ayudarnos a entender las razones y las pasiones que producen la perturbación interior que sufre la sociedad colombiana, sus dolencias de alma. Que esto se haga en una revista de estudios sociales dice los cambios que dinamizan el campo, las emborronaduras de sus fronteras interiores y de éstas con las de la filosofía. Pues la envergadura de las preguntas que nos acosan en este fin de siglo hace que éstas no quepan en los casilleros de los saberes separados, y exijan el desarme de las barreras, de los disciplinamientos del saber, tras los que nos atrincheramos para defender, en estos tiempos de expansión de la competencia a todos los campos, la especificidad de cada oficio. A lo que convocamos entonces, desde aquí, es a pensar el cambio de siglo con América Latina, y comprender así que los dolores de Colombia no podrán ser curados ni disolviéndose en la globalidad del mercado ni retornando a su tradicional aislamiento, sino reimaginando, reinventando la gramática de la diversidad que nos articula como latinoamericanos.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Jesús Martín Barbero, Germán Rey y Fundación Social, « Editorial »,Revista de Estudios Sociales, 05 | 2000, 5-6.

Referencia electrónica

Jesús Martín Barbero, Germán Rey y Fundación Social, « Editorial », Revista de Estudios Sociales [En línea], 05 | 2000, Publicado el 01 febrero 2019, consultado el 26 octubre 2020. URL : http://journals.openedition.org/revestudsoc/30105

Inicio de página

Autores

Jesús Martín Barbero

Germán Rey

Artículos del mismo autor

Fundación Social

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Los contenidos de la Revista de Estudios Sociales están editados bajo la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo Latindex
  • Logo Universidad de los Andes
  • OpenEdition Journals