Navegación – Mapa del sitio
Editorial

Editorial

Felipe Castañeda
p. 5-6

Texto completo

1Una sociedad no asume un determinado saber como relevante si no le es necesario en algún sentido. Esa necesidad se manifiesta de múltiples formas; estas pueden ir desde el concejo para la solución de sus problemas, la transmisión de valores éticos y estéticos, modos de ser, habilidades y conocimientos que son requeridos para poderse mantener, desarrollar y no perder su identidad y su legitimidad, hasta el mero gusto o disgusto de permitírselos en razón del reconocimiento de la fuerza de la inercia de las tradiciones, de las culturas o de las modas.

2Resulta claro que afirmaciones de este tipo requieren de hecho aclaraciones, dada la ambigüedad propia de los términos "sociedad" y "necesidad", pero también porque el diverso desarrollo de nuestros saberes sociales dificulta plantear juicios de carácter general sin caer en equívocos o superficialidades. Sin embargo, permiten y sirven como motivación para formular esta preocupación: Contamos con bastantes programas de pregrado y maestría que tienen como objetivo formar en las distintas disciplinas sociales, con diversos tipos de instituciones, académicas y no académicas, que adelantan investigaciones referidas a lo social, así como con cierta tradición que indica que el país cuenta con comunidades académicas en ciencias sociales, si no consolidadas, por lo menos en vías de llegar a serlo. En otras palabras, parece en principio que las distintas ciencias sociales están en capacidad no sólo de hablar sobre los asuntos sociales en general, sino de incidir en algún sentido sobre los mismos. No obstante, ciertos indicadores de la relación entre la academia y la sociedad tienden a señalar lo contrario: la precariedad de los apoyos financieros estatales y privados para la inversión en investigación sobre asuntos sociales, el poco o nulo reconocimiento social y estatal del valor de lo que en principio saben los académicos sobre los problemas sociales, la necesidad muy sentida de continuar con la formación de los egresados en disciplinas sociales de las universidades en medios extra académicos, el énfasis desproporcionado de la academia en la transmisión de conocimiento frente al de su generación, así como cierta esquizofrenia entre la producción académica y el medio social.

3Sin pretender ofrecer una explicación de esta situación, lo anterior puede estar relacionado con dos maneras relacionadas mutuamente de concebir tanto la neutralidad académica como el conocimiento en general, que le darían piso a cierto tipo de actitud académica que hace posible un eventual desfase entre lo que es relevante para una sociedad y las instituciones que encarnan su saber sobre asuntos sociales.

4La neutralidad académica no se puede entender sencillamente como una especie de ideal que implica la posibilidad de estar al margen de los diversos intereses y factores sociales, de tal manera que se genere y transmita conocimiento independientemente de los vaivenes y presiones de la realidad política, económica, social y cultural. Por el contrario, se trata más bien de una posición privilegiada que conlleva compromisos frente al medio social que precisamente le permite esa condición especial, así como por analogía la neutralidad de un árbitro en un partido no se piensa como un mero estar por fuera del juego, ni tampoco por la pretensión de asumirse como redentor.

5Además, este ideal de neutralidad "ascéptica" se deja hermanar de manera natural con una concepción tradicional del conocimiento que, en términos generales, sostiene que su función principal consiste en representar a la realidad, de tal forma que un cuerpo de conocimientos se valida si efectivamente corresponde con ciertos hechos a partir de sistemas de leyes generales o de teorías. Lo anterior justificaría la existencia de instituciones encargadas de ser "espejos" aislados de lo social. Sin embargo, excepcionalmente alguien se mira en un espejo para corroborar si el reflejo coincide con lo reflejado. En otras palabras, los conocimientos, y particularmente los sociales, normalmente presentan una dimensión práctica que no conviene desconocer: la forma como refleje lo social, lo que se decida reflejar, el momento en el que se lo haga, entre otras variables, no son sólo determinaciones de carácter epistemológico, sino factores que indican y establecen de por sí cierto tipo de relación frente al medio en el que se generan.

6Por otro lado, suponer que los saberes sociales tengan principalmente la mencionada función representacional, no deja de ser cuestionable. En muchos casos comprender un fenómeno social no significa estar en capacidad de subsumirlo bajo una ley de carácter hipotético. El derecho es un buen ejemplo de lo anterior. Las normas jurídicas no describen hechos, sino que constituyen la forma de entenderlos, hacen que una determinada conducta se entienda como delictiva o no, etc. De ahí que se trate de saberes que se estructuran en función de razones, es decir, que pretenden justificar ciertos acontecimientos, o evaluarlos en función de principios preestablecidos, o determinar su corrección, o facilitar su aceptación por parte de la sociedad. Y esto implica en términos generales asumir posiciones frente a lo social.

7Sin embargo, la discusión y adecuado planteamiento de estos asuntos requiere de una actualización de la historia de las ciencias sociales en el país para poder tomar cuerpo, ya que gran parte de la conciencia sobre las relaciones entre saber y sociedad se hace posible precisamente por ella.

8Este cuarto número de RES continúa la publicación de trabajos relacionados con el tema mencionado. En el anterior aparecieron aportes sobre la historia en el país de la geografía, la antropología, la filosofía, la psicología y la economía principalmente. El presente número recoge, en el Dossier, cuatro aportes sobre la historia de la historia, de la sociología, de la ciencia política y de los estudios en comunicación en Colombia, que complementan así el panorama de las ciencias sociales en Colombia hasta el día de hoy. De nuevo, los autores (Jorge Orlando Melo, Álvaro Camacho y Nora Segura, Gabriel Murillo y Elisabeth Ungar, Jesús Martín-Barbero y Germán Rey, respectivamente), representan, por su trayectoria y vida académica, conocedores de cada una de sus disciplinas. En la sección Otras Voces, Femando Viviescas indica las razones por las cuáles los estudios sobre urbanismo deberían tener ya un reconocimiento y Gustavo Hernández delimita el campo de las políticas públicas y muestra como no se ha logrado constituir un ámbito académico diferenciado en el país. Carolina Izasa, para rescatar las voces de los estudiantes, examina un camino alternativo para llegar al tema de los derechos humanos: la literatura. En el Debate se recogen las opiniones de académicos jóvenes, que contestan las mismas preguntas del Debate del número 3 y, por los mismos, permiten comparar las visiones generacionales sobre las disciplinas. En la sección Documento se publica, el interesante texto de Bernardo Kliksberg acerca de la participación. Como siempre, en las lecturas se intenta recoger comentarios críticos sobre libros de reciente aparición.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Felipe Castañeda, « Editorial »,Revista de Estudios Sociales, 4 | 1999, 5-6.

Referencia electrónica

Felipe Castañeda, « Editorial », Revista de Estudios Sociales [En línea], 4 | 1999, Publicado el 26 febrero 2019, consultado el 19 septiembre 2020. URL : http://journals.openedition.org/revestudsoc/30409

Inicio de página

Autor

Felipe Castañeda

Director del Departamento de Filosofía, Universidad de los Andes.

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Los contenidos de la Revista de Estudios Sociales están editados bajo la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo Latindex
  • Logo Universidad de los Andes
  • OpenEdition Journals