Navegación – Mapa del sitio
Lecturas

Elecciones y democracia en Colombia: 1997-1998

Ana María Bejarano, Comp. Andrés Dávila y Eduardo Posada Carbó
p. 131-133

Texto completo

1Desde los inicios de la república en 1830 hasta nuestros días, la historia electoral colombiana tiene pocos paralelos en el mundo occidental: por la regularidad de los comicios, por la intensidad de su calendario, por la temprana aparición del sufragio universal masculino, o por su naturaleza competitiva y hasta conflictiva. A pesar de la centralidad de las elecciones en la cultura política del país, su estudio ha sido generalmente subvalorado. Este libro, según lo expresan los compiladores en su presentación, tiene el propósito de recuperar la tradición, en el departamento de Ciencia Política de la Universidad de los Andes, del análisis sistemático de lo electoral en Colombia.

2Por supuesto que se han producido significativos trabajos sobre las elecciones en Colombia. Desde la historia como desde la ciencia política. Algunos de los coautores de este volumen -como Patricia Pinzón de Lewin, Gary Hoskin o Elisabeth Ungar-, han sostenido desde hace tiempo un notable interés en su estudio. Sin embargo, el libro de Bejarano y Dávila es también evidencia del renovado entusiasmo que están generando nuestras elecciones como objeto de investigación. Entre profesores universitarios ya establecidos. Y también entre estudiantes, cuyas tesis de licenciatura y pregrado sirvieron de base a algunos de sus capítulos.

3Se trata, sin lugar a dudas, de un libro oportuno. Entre el 26 de octubre de 1997 y el 21 de junio de 1998, el país fue a las urnas en cuatro ocasiones: primero, para elegir autoridades municipales y departamentales; luego para elegir un nuevo congreso; y finalmente para elegir presidente de la república en dos rondas. Estas últimas fueron especialmente significativas, como lo muestra el ensayo de Gary Hoskin. Por el volumen histórico de los votantes. Por el comportamiento del electorado. Por su carácter altamente competitivo. Y por sus mismos resultados. En la historia de la democracia colombiana estas elecciones pueden equipararse a otras que, por su significado, han marcado hitos en el desarrollo político de la nación: las de 1836-7, 1849,1930, 1946 o1982.

4Un mérito indiscutible de esta colección de ensayos es el volumen de información recogido por sus diversos autores. Los cuadros y gráficas sobre los más distintos aspectos de las elecciones de 1997 y 1998 constituyen en sí mismos valiosísimos trabajos, fuentes de investigación a las que deberán referirse en el futuro los estudiosos de la política colombiana. El libro tiene también el mérito de no haber restringido su acción a las elecciones presidenciales. Para entender a cabalidad la democracia colombiana es importante tomar en serio el análisis de las elecciones de Concejos Municipales, Asambleas y Congreso -cuya historia es prácticamente desconocida-, y las de más reciente adopción, las de alcaldes y gobernadores. Ocho de los quince capítulos del libro están dedicados a estas elecciones.

5Casi todos los ensayos hacen observaciones relevantes sobre uno de los temas de preocupación tradicional: los niveles de participación en las urnas. Pero el trabajo de Querubín, Sánchez y Kure concentra su atención precisamente en este tema, con especial énfasis en la elección de alcaldes, ente 1988 y 1997. Durante estos nueve años, los colombianos fueron cinco veces a las urnas para elegir alcaldes. La participación histórica en estas cinco elecciones alcanzó un promedio de 51,7%. Este porcentaje, sin embargo, sólo indica la participación de votantes en relación con el censo electoral. Si la tasa se calcula en relación con el número potencial de votantes - los ciudadanos mayores de 18 años (participación real)-, el resultado es más bajo: 37.3%, aunque con variaciones significativas en cada elección. Las autoras muestran también cómo han existido comportamientos muy diversos entre región y región, aunque este ejercicio comparativo no tiene en cuenta la tasa de participación real, sino la calculada según el censo electoral. Aun así, los resultados son de gran interés. Sorprende descubrir las altísimas tasas de participación en la Costa Atlántica: 61.4% en promedio, ésta ha descendido drásticamente desde 1988, cuando alcanzó un 72.5%. Dado que esta región es casi siempre identificada con las formas de clientelismo más crudas y la venalidad del electorado, ¿cómo interpretar entonces las altas tasas de participación: son éstas siempre una señal de democracia saludable, termómetro indiscutible de democracia, como se observa en el ensayo? Más allá de la Costa, el promedio nacional de participación histórica es considerado por las autoras como bajo y hasta eventualmente problemático para la descentralización. Sus conclusiones, no obstante, son atinadamente cautelosas. No podría ser tal vez de otra manera. El comportamiento electoral, como también se sugiere en éste y otros ensayos del libro, varía de elección en elección. Mario Latorre lo había observado en 1968: hay un volumen significativo de electores que aparecen en unos comicios y desaparecen en otros. Se lanzan con frecuencia ligeros juicios sobre el sistema político colombiano a partir de las tasas de abstención, sin conocer con certeza la naturaleza de estos abstencionistas. Más aun, poco se comparan estas tasas de abstención con otros países donde, como en Colombia, prevalece el voto voluntario y el calendario electoral es intenso. La "fatiga" del votante escasamente es motivo de reflexión.

6Los autores del volumen comparten la preocupación de estimar el grado de cambios experimentados por el sistema político colombiano tras las nuevas instituciones de 1991. ¿Qué tanto ha cambiado el comportamiento del electorado? ¿Se han renovado o no las corporaciones públicas? ¿Cuál ha sido la suerte de los partidos tradicionales y de las terceras fuerzas bajo las nuevas reglas de juego? Una de las grandes obsesiones de los analistas colombianos en las últimas décadas ha estado precisamente identificada con las frustraciones surgidas del aparente dominio de los dos partidos tradicionales. Este sentimiento de frustración se ve reflejado en algunos de los ensayos que, a primera vista, parecerían sólo subrayar el inmovilismo del sistema colombiano. O lamentar la continuidad de los despreciados partidos tradicionales. Elisabeth Ungar y Germán Ruiz, por ejemplo, reconocen que al Senado, pero aun más a la Cámara, fue elegido un número considerable de caras nuevas -más de 100 de los 162 representantes en la Cámara-. Pero esto "no necesariamente implica renovación, por cuanto muchos de ellos salieron elegidos en representación de los partidos tradicionales." (pág. 194). Después de tres elecciones, tras la revocatoria del Congreso, concluyen Ungar y Ruiz, ni su "composición, ni la capacidad de representación, ni las prácticas del quehacer político se han modificado significativamente y por lo tanto la reforma del legislativo no ha correspondido a las expectativas." Tal vez esto sea cierto. Pero habría que estudiar más sistemáticamente el comportamiento de todos esos nuevos congresistas antes de adelantar juicios tan categóricos. Habría que apreciarles además en el contexto más amplio de una nueva estructura política, en la que el poder de los congresistas se ha visto disminuido tras la elección popular de alcaldes y gobernadores.

7Tampoco sabemos con certeza cuales han sido los cambios experimentados en las relaciones; entre los congresistas liberales y conservadores y las jerarquías de sus respectivos partidos -cada vez más fragmentados-, y cómo se ha visto afectado entonces el sistema político. Andrés Dávila y Ana María Corredor, al analizar las elecciones locales, también sugieren que las nuevas, instituciones no han transformado radicalmente el sistema político colombiano. Pero reconocen que los partidos tradicionales han perdido control a nivel local. Y concluyen que se han producido cambios en "la conformación de las maquinarias, en los requisitos de acceso, en los umbrales de movilidad y en la dirección de ésta" (pág. 110). Francisco Gutiérrez Sanín va tal vez más allá. Al sugerir que, lejos del "yermo bipartidista con el que se solazan algunos intelectuales", la presencia de las "tercerías" ha sido históricamente significante en Colombia. Y al reconocerle "eficiencia" al sistema de representación en Colombia, aunque señala su "ineficacia" "en términos de control político". No obstante, Gutiérrez Sanín concluye con unas interesantes reflexiones sobre el papel del Congreso - "una expresión aceptable de las preferencias mayoritarias"-, y la importancia de su defensa para la sobre vivencia de la democracia colombiana, al tiempo que advierte los peligros de suplantar "la política por la moral" (pág. 252).

8Lo que quizá merecería revisarse con mayor profundidad es la noción de "expectativas" que manejan los analistas. Se tiende a juzgar el sistema colombiano frente a un modelo ideal de democracia inexistente, sin comparaciones más allá de las fronteras nacionales. El título del ensayo de Felipe Botero es revelador: “El Senado que nunca fue”. ¿Cuál es ese Senado que debería ser? Botero, es cierto, no contrasta el Senado con un modelo ideal. Su ejercicio consiste en analizar los resultados de las tres últimas elecciones a Senado frente a los supuestos propósitos de los reformadores de 1991. La circunscripción nacional habría sido la fórmula para darle participación a las minorías, acabar con el clientelismo y nacionalizar el concepto de representación. Se avanzó en el primer objetivo. Pero, juzgada frente a los otros dos, la circunscripción nacional arroja un balance negativo. ¿pero qué nos hace suponer que la circunscripción nacional es una herramienta contra el clientelismo? ¿Y por qué implícitamente se acepta que la representación territorial –una noción muy democrática-, debía haberse abandonado? Lo que el interesante análisis de Botero muestra es que los Senadores representan ante todo a sus regiones. Los resultados en su ensayo podrían servir también para defender el regreso a un Senado que vuelva a darle cabida a la representación de los departamentos, sin abandonar del todo una fórmula que permita la representación de las minorías.

9De manera similar, deberían revisarse muchos lugares comunes que inspiran con frecuencia el análisis político en Colombia, presentes también en algunos de los ensayos de este libro. Nociones como la “crisis de legitimidad” del sistema, la existencia de una “sociedad cerrada”, o el problema de “una precaria cultura política” nacional, se aceptan como verdades reveladas de antemano, sin discusión alguna ni base empírica quelas respalde. Tampoco encuentro muy útil, ni convincente, la distinción entre “voto amarrado” y “voto d opinión”, con la que se sugiere de manera simplista que todo voto por los partidos tradicionales es un voto atado a prebendas clientelistas, y que todo voto por terceras fuerzas es un voto “independiente”. Y con la que además se confunde la lealtad partidista con una actitud irracional y premoderna. Lo que revela a ratos el lenguaje de nuestros analistas es su esfuerzo por subrayar las supuestas anomalías del sistema, y hasta negarle sus conquistas democráticas. El ensayo de Jorge Iván Bonilla y otros es u interesante examen del trato que le dieron los medios de información a los candidatos presidenciales. Con los mismos datos que ofrecen, sin embargo, yo me atrevería a sugerir conclusiones opuestas pero igualmente discutibles: que, en general, el trato fue relativamente equitativo.

10Estas observaciones, sin embargo, no buscan restarle méritos al libro compilado por Ana María Bejarano y Andrés Dávila. Se trata de una colección de ensayos originales, llenos de novedosas y ricas informaciones y de argumentos polémicos que deberían discutirse con mayor cuidado y detenimiento. El resultado es un libro estimulante, que provoca reflexiones serias sobre el curso democrático colombiano. Y que además cumple el cometido de Bejarano y Dávila: el de colocar a las elecciones en el centro del debate político nacional.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Ana María Bejarano, Comp. Andrés Dávila y Eduardo Posada Carbó, « Elecciones y democracia en Colombia: 1997-1998 »,Revista de Estudios Sociales, 4 | 1999, 131-133.

Referencia electrónica

Ana María Bejarano, Comp. Andrés Dávila y Eduardo Posada Carbó, « Elecciones y democracia en Colombia: 1997-1998 », Revista de Estudios Sociales [En línea], 4 | 1999, Publicado el 01 marzo 2019, consultado el 26 septiembre 2020. URL : http://journals.openedition.org/revestudsoc/30553

Inicio de página

Autores

Ana María Bejarano

Artículos del mismo autor

Comp. Andrés Dávila

Bogotá, Departamento de Ciencia Política, Universidad de Los Andes, Fundación Social y Veeduría ciudadana a la elección presidencial, 1998,498 Págs.

Eduardo Posada Carbó

Abogado Universidad Javeriana, M. Phil en Estudios Latinoamericanos y D.Phil en Historia, Universidad de Oxford. Profesor en la Universidad de Londres.

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Los contenidos de la Revista de Estudios Sociales están editados bajo la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo Latindex
  • Logo Universidad de los Andes
  • OpenEdition Journals