Navegación – Mapa del sitio
Editorial

Editorial

Germán Rey
p. 05-06

Texto completo

  • 1 En Un gigante en convulsiones, Barcelona, Gedisa, 1995, p. 450.

1"Toda violencia es muda" escribió en La condición humana Hannah Arend. Hace años en uno de sus trabajos etnográficos Michael Taussig, refiriéndose al caso colombiano ya para entonces sumido en las prácticas del terror y de la desaparición, recordaba que "el motivo de silenciar y el temor detrás del silenciamiento no es borrar la memoria. Ni de lejos. El motivo es enterrar la memoria profundamente dentro del individuo, para así crear más temor y una incertidumbre en la cual la realidad y lo onírico se entremezclan"1.

2Memoria y palabra, ambientación pública y observación juiciosa son algunas de las condiciones que las ciencias sociales pueden ofrecer a la sociedad para oponerse activamente al silenciamiento, el olvido y la intolerancia.

3Porque junto a la agudización de la guerra, se ha ido construyendo progresivamente -quizá no con la misma intensidad de la confrontación-, un pensamiento que busca explorar los orígenes de nuestras violencias, que intenta rastrear las conexiones no siempre explícitas entre muchos de nuestros procesos sociales y el desarrollo de conflictos que acogen diferentes rostros y diversas expresiones. Por ello surgen preguntas sobre como la configuración de lo público, la fragmentación del poder, la debilidad de las instituciones sociales, los intentos modernizadores o la figuración del Estado han jugado en el fortalecimiento de una realidad compleja en que la guerra se acelera y alcanza límites de deshumanización que ni siquiera imaginábamos. Junto a la conformación de una cierta tradición de los saberes y las disciplinas ha crecido la preocupación por hablar de la guerra y la paz, por nombrarla de otro modo, por tratar de hacerla comprensible. Lo que significa descolocar los lugares comunes tan frecuentes en estos temas, experimentar unas explicaciones que ofrezcan otros acercamientos a los problemas, confrontar con la libertad crítica de la investigación las afirmaciones, con frecuencias monolíticas y casi inamovibles de los propios actores de la guerra. Porque como sabemos una parte de la guerra se libra en los territorios del lenguaje, ya sea a través de la desinformación, las versiones hostiles o la displicente negación del otro. Perder el sentido de las palabras, hundir la paz en la retórica es también un riesgo y un peligro indudables frente a los que se debe permanecer atentos. "Sé que a menudo -escribe John Berger- el arte ha juzgado a los jueces, vengado a los ¡nocentes y enseñado al futuro los sufrimientos del pasado para que nunca se olviden. Sé también que en ese caso, los poderosos le temen al arte, cualquiera que sea su forma, y que esa forma de arte corre entre la gente como un rumor y una leyenda porque encuentra un sentido que la atrocidades no encuentran, un sentido que nos une, porque es finalmente inseparable de la justicia".

4La sociología y la historia, la ciencia política y la antropología son algunas de las ciencias sociales que ofrecen, en un recorrido por su estado del arte, contribuciones que paulatinamente van conformando un corpus para esta exploración, estudios que aún son fragmentarios y provisionales y que además exigirán un mayor debate público y una contrastación académica más rigurosa.

5Pero también es evidente que ante la complejidad del conflicto, ante la diversidad de sus causas y de sus actores, es fundamental entrecruzar perspectivas, poner a dialogar saberes, encontrar vínculos aparentemente inexistentes. Procesos como la lenta constitución de las identidades, las formas de exclusión, los bloqueos a la oposición democrática, los fenómenos migracionales que en las últimas décadas han diseñado de otro modo el campo y las ciudades pero también las evoluciones de género, la modificación bastante radical por cierto de las pautas de socialización y de los mediadores institucionales, los impactos de la secularización o las transformaciones cognitivas están involucrados en una situación, que desde hace tiempo, fractura dramáticamente la vida de muchos colombianos.

6El segundo número de la Revista de Estudios Sociales está dedicado al tema de la guerra y la paz en Colombia. Hemos acogido la reflexión sobre este tema para marcar tempranamente el sentido de una revista que quiere favorecer el diálogo sobre el país, la confrontación de ideas sobre nuestros problemas. El dossier recoge en esta ocasión los puntos de vista de una gama de colombianos muy diversa a quienes les hemos pedido su reflexión personal sobre la paz. De la paz como "tarea y como pasión" tal como titula su texto Mauricio García Durán. Proviniendo de orillas muy diversas, de experiencias vitales en algunos casos incluso encontradas, tenemos textos de políticos, empresarios, académicos, ex-guerrilleros, militares, religiosos, artistas. Voces de colombianos que ofrecen sus ideas como un aporte a la deliberación social. Como un gesto para que en este país no sigamos sufriendo de la mudez de la violencia y de los silenciamientos del terror. La Revista de Estudios Sociales se convierte así en un ámbito para la palabra y ojalá también en un lugar para la memoria.

Inicio de página

Notas

1 En Un gigante en convulsiones, Barcelona, Gedisa, 1995, p. 450.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Germán Rey, « Editorial »,Revista de Estudios Sociales, 2 | 1998, 05-06.

Referencia electrónica

Germán Rey, « Editorial », Revista de Estudios Sociales [En línea], 2 | 1998, Publicado el 07 marzo 2019, consultado el 27 septiembre 2020. URL : http://journals.openedition.org/revestudsoc/30846

Inicio de página

Autor

Germán Rey

Asesor Editorial.

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Los contenidos de la Revista de Estudios Sociales están editados bajo la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo Latindex
  • Logo Universidad de los Andes
  • OpenEdition Journals