Navegación – Mapa del sitio
Dossier

Horizontes de paz

Mons. Alberto Giraldo Jaramillo
p. 30-31

Texto completo

1Existen muchas iniciativas de paz. Hay un anhelo universal de paz. No faltan propósitos de paz. Es conocido de todos nosotros el número grande de estudios y publicaciones en esta materia. Diríamos que la misma problemática nacida de un conflicto armado que se ha deteriorado terriblemente, nos ha urgido a investigar causas y soluciones.

2Hay un lenguaje cristiano de paz. Existen una propuesta y un camino de paz en el Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo. ¿Qué agrega o qué cambia el lenguaje de la fe con relación a la paz?

3Con su reciente encíclica Fe y Razón, el Papa Juan Pablo II nos ha ayudado a comprender cómo las verdades que Dios nos manifiesta en su revelación amplían el horizonte de nuestra razón, le dan certezas a nuestra capacidad de conocer y nos ayudan, enormemente, a reafirmar lo que hemos logrado con el esfuerzo de nuestra inteligencia.

4Un ejemplo muy claro es el tema de la paz. El Evangelio nos da nuevas razones de paz: Dios quiere la paz, nos quiere en paz. La obra de Jesucristo es presentada como una obra de paz. El primer anuncio de su nacimiento es noticia de alegría y paz (cf. Lc 2,10.14). El primer saludo de Cristo resucitado es el deseo de la paz (cf. Jn 20,19-20). San Pablo sintetiza así la obra de Jesucristo:

El es nuestra paz... El ha creado en sí mismo de los pueblos (judíos y gentiles) una nueva humanidad, restableciendo la paz...Su venida ha traído la buena noticia de la paz: paz para ustedes los de lejos y paz también para los de cerca. (Ef.2,14-15.17)

5Es a partir de la meditación del Evangelio y de la consideración de su responsabilidad evangelizadora como la Iglesia, en todo el mundo y desde luego en Colombia, entiende que su primera tarea, en el contexto de un pueblo que sufre las consecuencias de un conflicto armado sin sentido, es presentar, no sólo a los católicos sino a todas las personas de buena voluntad, un horizonte de esperanza de paz. Esta tarea es particularmente urgente en medio de las angustias y "sin-sentidos" que se perciben en este fin de siglo. Es un desafío urgente ante un ambiente de escepticismo y desconfianza que se ha ido creado como fruto de los muchos atentados y masacres bien conocidos por todos. Con razón ha dicho el Concilio Vaticano II:

Se puede pensar con toda razón que el porvenir de la humanidad está en manos de quienes sepan dar a las generaciones venideras razones para vivir y razones para esperar" (Concilio Vaticano II, Const. Gaudium et Spes, 31).

6La suerte del país y de los colombianos está en manos de quienes logren ofrecer a Colombia horizontes de paz. De manera muy sintética recojo en las siguientes líneas algunos planteamientos fundamentales de la enseñanza de la Iglesia Católica en materia de paz.

1. Las orientaciones de los últimos Papas.

7Dadas las condiciones de un mundo que ha vivido la tragedia de la guerra con sus terribles consecuencias, comprendemos por qué para los Pontífices de esta segunda mitad del siglo XX el tema de la paz ha sido particularmente importante.

8- Pío XII: Escogió como lema de su largo servicio como Sumo Pontífice esta frase tomada de la Sagrada Biblia: "La paz es obra de la justicia"

9- Juan XXIII. En su encíclica Pacem in terris (1963), el explica ampliamente la relación entre la búsqueda de los derechos humanos y la paz.

10- Pablo VI. En su encíclica Populorum Progressio, en la cual nos orienta mostrándonos nuevamente el sentido cristiano de un desarrollo con rostro humano, afirma: "El desarrollo es el nuevo nombre de la paz".

11- Juan Pablo II. Desde su primera encíclica Redemptor Hominis (1979), reafirma que la paz se reduce sencillamente a la observancia de los derechos humanos. En su encíclica Sollicitudo rei Socialis (1987), escrita para recordar y evaluar los veinte años de la Populorum Progressio señala que La solidaridad es el camino de la paz.

2. Las Jornadas Mundiales de paz

12Desde el 1o. de enero de 1968 Pablo VI inauguró la Jornada de la Paz. Los 38 mensajes que hasta ahora se han producido son una amplia proclama de paz. Inspirándonos en ellos señalemos algunos derroteros que nos pueden conducir a diseñar un horizonte de paz.

13- "La paz es posible" (1973). Tenemos firme confianza en la persona, en su valor, su dignidad, su vocación de paz y capacidad de bondad. La condición "normal" de la persona humana es la paz. Como seres humanos, como hijos de Dios no estamos hechos para destruirnos o eliminarnos unos a otros; existimos para la convivencia.

14- "La paz depende también de ti" (1974). El mensaje de paz en ese año nos recordó la idea fundamental de la participación de todos en un trabajo por la paz. Frente al desinterés, o la indiferencia, se nos invita a un esfuerzo de participación porque "la paz es de todos". En estas consideraciones hemos querido fundamentar todo nuestro esfuerzo por poner en marcha la Asamblea de la sociedad civil. Es una instancia en la que la sociedad civil organizada busca medios para el servicio de la solidaridad y de la verdad, recoge sus iniciativas de manera muy independiente y autónoma para elaborar una agenda de paz, para buscar unos acuerdos sobre Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario. Es aquí donde se va fabricando una agenda de paz que la sociedad civil propone a las partes en conflicto. Es aquí donde podemos encontrar motivos y medios para construir "pequeñas comunidades de paz".

15- "La verdad, fuerza de la paz" (1980). Frente a la dinámica de mentira que se puede llamar deshonestidad o corrupción, necesitamos implementar una pedagogía de la verdad. A partir de premisas de verdad se construye la confianza, básica en toda negociación. Con la verdad logramos encontrar los caminos del diálogo que, como dice el título de otro de los mensajes pontificios, es una urgencia para nuestro tiempo (1983).

16- "Si quieres la paz, defiende la vida" (1977). Para llegar a la paz es necesario que todos nos empeñemos en una gran movilización por la vida. No solamente se trata de una lucha por la supervivencia, sino de esfuerzo por defender toda vida humana desde sus orígenes hasta su consumación en la hora de la muerte. Es todo un propósito de promoción de una vida humana digna. Es precisamente en este contexto donde se debe enmarcar el esfuerzo por defender no solamente el derecho a la vida, sino la defensa de todos los derechos de la persona. Sintéticamente se resume esta materia en el mensaje de 1987: "Desarrollo y solidaridad: dos claves para la paz". Ya lo había dicho Juan Pablo II desde su primera Encíclica: "La paz se reduce al respeto de los derechos inviolables del hombre" ( Enc. Redemptor Hominis - RH 17).

17- "La paz nace de un corazón nuevo" (1984). Surge desde una persona que ha encontrado en su interior las raíces de los conflictos, los reconoce, se convierte, se hace capaz de reconciliación y de verdadero perdón. Se hace capaz de escuchar. Tiene ya una escala de valores que ha asumido personalmente y trata de llevar a la práctica; esta escala se puede sintetizar en este texto del mismo Juan Pablo II: "…consiste en la prioridad de la ética sobre la técnica, en el primado de la persona sobre las cosas, en la superioridad del espíritu sobre la materia" (RH 16).

Conclusión

18Estas sencillas consideraciones nos permiten comprender algunas de las acciones que los obispos hemos emprendido con relación a la paz. El Evangelio de Jesucristo nos muestra que nunca podemos desfallecer en la búsqueda de la paz; que jamás podemos pensar que a la paz se llega por caminos de guerra; que, en definitiva, solamente el Señor Jesucristo nos puede decir: "Les dejo la paz, mi paz les doy. Una paz que el mundo no les puede dar. No se inquieten ni tengan miedo" (Jn 14,27). El Señor Jesús nos infunde esperanza, nos abre horizontes de paz.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Mons. Alberto Giraldo Jaramillo, « Horizontes de paz »,Revista de Estudios Sociales, 2 | 1998, 30-31.

Referencia electrónica

Mons. Alberto Giraldo Jaramillo, « Horizontes de paz », Revista de Estudios Sociales [En línea], 2 | 1998, Publicado el 07 marzo 2019, consultado el 01 octubre 2020. URL : http://journals.openedition.org/revestudsoc/30901

Inicio de página

Autor

Mons. Alberto Giraldo Jaramillo

Arzobispo de Medellín, Presidente de la Conferencia Episcopal Colombiana

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Los contenidos de la Revista de Estudios Sociales están editados bajo la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo Latindex
  • Logo Universidad de los Andes
  • OpenEdition Journals