Navegación – Mapa del sitio
Dossier

Recetas no. Lecciones sí.

Vera Grabe L.
p. 77-79

Texto completo

1Hay una paz que está por hacerse; hay una paz que ya se hizo. Y en una historia de guerra de cincuenta años hay una historia de paz de casi veinte años, que cuenta y enseña.

2Alguien más antiguo y mucho más sabio que nosotros, decía que si uno no aprende de la historia, está condenado a repetirla. Es algo que nos ocurre con frecuencia a los colombianos que padecemos o queremos padecer de amnesia crónica. Por eso hay tanta obsesión por ser inventores de lo inventado, de inaugurar, de fundar nuevas etapas, de ser diferentes negando lo que hicieron otros. Sería interesante desentrañar el por qué, pero ésto es más bien asunto de otro escrito.

3A nuestra experiencia de paz y al camino andado le sucede algo semejante. En foros, cátedras, simposios, investigaciones hay un -a veces soterrada, a veces intencional-, desconocimiento u olvido de los procesos de paz que Colombia ha hecho. Y en gestiones de paz y procesos que se inician existe un veto tácito o expreso a dichos procesos de paz y a sus protagonistas. Como si aprender de la historia fuese pecado, como si reconocer lo hecho quitara méritos y no fuese fuente de aprendizaje, bien sea para repetir, para mejorar o innovar. Entonces, al intentar mirar experiencias de paz para inspirar nuevos caminos, prohombres de la paz de hoy prefieren dar el salto al Salvador y Guatemala antes de nutrirnos de lo que en Colombia se ha hecho, olvidando de paso, que procesos como el de El Salvador aprendieron del proceso colombiano, y no lo niegan.

4A la paz hecha con el Movimiento 19 de Abril, M-19, el Ejército Popular de Liberación, EPL (luego Esperanza, paz y Libertad), el Partido Revolucionario de los Trabajadores, PRT, el Quintín Lame, la Corriente de Renovación Socialista, CRS, las Milicias, la rodean una serie de falsas verdades que hicieron carrera y hoy se dan por establecidas y admitidas, tales como: la paz de los noventa es "una paz barata", "una paz de casa, carro y beca", o como escribía en día pasados un editorialista del periódico Caja de herramientas, citando a uno de nuestros eminentes pazólogos:

Si dentro del poder no se le da cupo ni entrada a la oposición política, sino que se le manda al monte, o se le trae o se le compra como al M-19 o se le asesina como a la UP, pues no habrá solución.

5(Paga la pregunta: si la paz fue tan gratuita, ¿cuál fue el gran negocio del M-19 y quién lo compró?). Vale la pena llamar la atención sobre este tipo de afirmaciones, no sólo por irrespetuosas y por hacer reclamos y reivindicaciones, sino porque afirmaciones falsas o distorsionadas no contribuyen ni a hacer la paz, ni a pensar paces más integrales. Es desconocer que cada paz responde a un momento, a una concepción, a un contexto, y que tiene sus propias lecciones, útiles aunque sea como aprendizaje, si se les mira con respeto. Si los hechos no se miran como son, se descontextualizan, no se valoran históricamente. De ahí nacen entonces nuevos sectarismos, otras exclusiones y nuevos vetos que en vez de ayudar a ampliar y ensanchar la paz, la empequeñecen. Suficiente violencia tenemos como para no defender, cultivar, engrandecer, dignificar la paz y paces que hemos construido. Y poco sentido tiene plantear que lo hecho excluye lo que está por hacerse, así obedezca a otros momentos, modelos, concepciones.

Nuestra paz no fue barata, tampoco gratuita: fue gratis

6Nació de una honda convicción, nacida en el corazón y la mente de un guerrero, Carlos Pizarro, que inició un intenso proceso de debate y reflexión. Nació de la confrontación con la sociedad que, después del Palacio de Justicia, fue manifestando sus quererse, voces, actitudes, demandas, silencios, todos conducentes a la paz. Vimos que la guerra no era opción deseada por la gente, que la guerra como solución no era viable ni deseable, mirando la creciente complejidad de frentes y actores, y el alto costo que suponía pagar su continuación. Ya desde entonces era previsible lo que se ha ido confirmando a lo largo de estos años en Colombia como en la mayoría de los conflictos contemporáneos en el mundo: el costo lo paga la población civil, el pueblo, en nombre del cual se pelea. La sintonía fuerza en armas- pueblo, que era la razón de ser de nuestra forma de actuar y cuya unidad era básica, había que reemplazarla ahora por la llave pueblo-paz. Y de ahí nació una decisión soberana y libre de paz, distinta a la paz armada de otros momentos. Una paz que era más una apuesta que un negocio: el negocio estaba en el respaldo y la aprobación de la gente y el proceso político de apertura democrática que el mismo proceso iba a generar.

Por eso la participación de la sociedad civil no es un invento actual

7Todos los procesos de diferente manera han contado con el acompañamiento, la complicidad, la incidencia de la sociedad civil. Han sido moldeados y caracterizados por su participación. Tanto aquellos como el del 84 cuando la voz de la gente era una sola: paz sin la dejación de las armas. Luego fueron surgiendo voces cada vez más civilistas. Voces y manifestaciones que no asumían vocerías de sociedad civil para hacer acuerdos en nombres de la sociedad civil. Recuerdo incluso momentos de menos sociedad civil vocera, pero de voces más contundentes y exigentes de cara a las armas, mejor dicho, más civilista. Más frente civil, menos mediadora.

La paz requiere responsabilidad y verdad

8Para que un proceso se pueda construir sobre bases firmes, requiere credibilidad, confianza. Con mayor razón hoy, después de tantos años de intentos sin resultado, después de Tlaxcala, las iniciativas de "paz en medio de la guerra" de los cuatro años pasados, con logros tan importantes como el Mandato con diez millones de "No más atrocidades", con el Derecho Internacional Humanitario, aún poco asumido, pero sí convertido en parte de la jerga cotidiana de la paz, con las nubes de mediadores, facilitadores de la paz, con crecientes instrumentos de paz locales, regionales y nacionales.... Todo conducente a que hoy se vuelvan a vislumbrar nuevas posibilidades de negociación. Si bien cada parte juega sus cartas y tiene sus intereses, la paz no puede ser solamente una demanda, sino supone asumir responsabilidades y compromisos propios. ¿Qué credibilidad tendría hoy el ELN, si después de que sus voceros cumplieron la palabra de regresar a la cárcel, se responsabilizara de la tragedia de la población de Machuca, y pidiera disculpas?, ¿y si el Estado mostrara señas de querer esclarecer y enfrentar la guerra sucia que sigue reclamando víctimas civiles?

9Lo anterior vuelve a colocar sobre el tapete si es posible la paz en medio de la guerra. No quiere decir paz en medio del conflicto, porque ese sigue estando presente, no se trata de eliminarlo, sino de transformarlo y gestionarlo de otra manera. Por la confianza que se requiere, porque el mismo proceso tiene que estar rodeado de un clima de distensión, confianza, credibilidad, camino de paz, si bien es imposible parar la confrontación, lo mínimo es colocarle unos límites a la guerra, unas bases, unas fronteras, ojalá un cese al fuego para que se escuchen las voces del diálogo.

La paz debe partir del nivel de democracia alcanzado

10Una de las razones fundamentales de la lucha armada ha sido la falta de democracia, un régimen excluyente, la falta de garantías civiles, el no reconocimiento de los derechos. Ha sido el propósito de muchos luchadores, armados y no armados: abrirle este país a la democracia. Y nos ha costado lograrlo. Aún estamos en un proceso de transición, no contamos con el estado democrático que necesitamos, las conductas autoritarias sobreviven, a las costumbres políticas aún les falta saneamiento, las garantías políticas aún dejan mucho que desear. Pero nadie puede negar que el país ha cambiado. La sociedad colombiana ha caminado en democracia. Asamblea Constituyente por elecciones, Mandato Ciudadano, creciente participación electoral, ejercicio ciudadano de mil maneras, ... Por eso es imposible una paz pactada entre poderes armados, donde se defina a dedo o a exigencia quienes pueden estar en Convenciones, Asambleas. La paz tiene que partir del nivel de democracia alcanzado; y, al contrario, su reto a futuro es profundizar la democracia existente, y enfrentar al interior de los propios poderes las conductas autoritarias que la propia sociedad ya no acepta y va dejando atrás. Estado y poderes deben permitir y propiciar que la sociedad ocupe su lugar y la conducta que le corresponde asumir. Y la tendencia deseable debe ser cambiar esa vieja frase con la que nos criamos por la que diga que "el poder no nace del fusil" y otra que establezca "todo el poder a los civiles".

No toda propuesta o medida de paz conduce a la paz

11Hablar de indulto, amnistía, despeje, acción política, no necesariamente conduce a la paz. La amnistía de Belisario Betancur, si bien liberó presos políticos y generó debate político, no apuntó a la paz. El acuerdo de Dialogo Nacional estaba inscrito para ambas partes en el marco de un descanso para medir fuerzas, con la perspectiva de ganar en legitimidad -ambas partes, tomar aire para volver a la guerra-. Hay argumentos de paz que nutren la guerra. Por eso, de nuevo con miras a futuros procesos, es necesario ver en qué contexto, dentro de qué concepción, perspectiva, se ubican las propuestas, las medidas políticas y jurídicas. Tanto el Estado como los actores armados pueden moverse sobre sus propuestas dentro de una tónica de ganar tiempo para la guerra o abrir un momento para avanzar en la resolución del conflicto. En esa perspectiva, es vital el papel y la actitud que asuman la sociedad civil y la comunidad internacional como veedoras y garantes para que efectivamente conversaciones y negociaciones conduzcan a desatar los nudos de la confrontación, y a superar la guerra y sus atrocidades.

La reingeniería es de todos

12La inversión de paz fue casi exclusivamente de quienes tomamos la decisión. La inversión de clase política, gremios, Estado fue la menor posible. Aún hoy, a ocho píos de proceso, ser ex-guerrillero no es carta de presentación cuando se busca trabajo y no es extraña la discriminación a hijos de excombatientes en el colegio... Sin embargo, se ha ido construyendo e inventando un proceso de reinserción que ha tenido los costos de un aprendizaje en un país donde el Estado históricamente se concebido dentro de esa extraña mezcla de democracia con violencia, y poco, sobre una clara definición de paz. Lo que hoy existe, el pedazo de Estado para la paz, ha sido producto de los protagonistas de los procesos y de personas que desde el Estado le han apostado a estos procesos, buscando que la propia reinserción trascienda cada vez más hacia la sociedad y la construcción de una cultura de paz. Pero, no sólo para cultivar lo que se ha hecho, sino con miras a los nuevos procesos, la propia sociedad, el Estado y la clase política necesitan una enorme reingeniería para poder digerir, asumir y reinsertarse en la paz. Y entre mayor es la aspiración del proceso, mayor tiene que ser la disposición y preparación. Porque la paz no es el final feliz de un cuento, sino también un método de resolución y una cultura a construir.

País que no defiende la paz que tiene, tampoco la construye

13Lo que hemos aprendido en estos años, es que la paz no es un acuerdo, sino una paciente construcción que comienza a partir de su firma. Después de la foto, de la emoción, viene el desarrollo que supone la invención de instrumentos, actitudes, de intentar incorporarle una perspectiva de paz a desarrollos sociales políticos y civiles, a cambiar lenguajes. En Colombia se trata de revertir toda una historia de guerras, de cambiar lógicas de pensamiento, de edificar un Estado para la Paz, de hacer confluir y potenciar todas las energías de paz que logren imponer la inteligencia de la paz sobre la inercia de la guerra. Mirando hacia los procesos que se avecinan -ojalá-, la manera cómo están abordando las conversaciones, es difícil vislumbrar un pacto que involucre a todos los actores armados, de manera que continuaremos en la dinámica de los procesos escalonados. Lo que a su vez demandará cuidar, defender, cultivar, consolidar cada paso que se vaya logrando. De nuestra experiencia hay que aprender y prever que no se repita, que las zonas donde se pactó la paz y que deberían ser beneficiarías de los procesos, no se vean de nuevo invadidas por la violencia ante la ausencia de planes y soluciones de paz, presencia de Estado y protagonistas de los pactos.

14Todo ésto para decir que el proceso colombiano, desde la primera propuesta de paz y hecho sobre diversas concepciones -unas de guerra, otras de paz, ha sido una enorme pedagogía de la paz. Si bien no existen recetas, cada proceso tiene enseñanzas que bien vale la pena analizar y recordar, sobre todo con miras a lo que hoy acontece y a las búsquedas de la actualidad.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Vera Grabe L., « Recetas no. Lecciones sí. »,Revista de Estudios Sociales, 2 | 1998, 77-79.

Referencia electrónica

Vera Grabe L., « Recetas no. Lecciones sí. », Revista de Estudios Sociales [En línea], 2 | 1998, Publicado el 08 marzo 2019, consultado el 21 septiembre 2020. URL : http://journals.openedition.org/revestudsoc/31018

Inicio de página

Autor

Vera Grabe L.

Ex guerrillera M-19, ex-senadora, ex-diplomática, Directora Ejecutiva Observatorio para la Paz

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Los contenidos de la Revista de Estudios Sociales están editados bajo la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo Latindex
  • Logo Universidad de los Andes
  • OpenEdition Journals