Navegación – Mapa del sitio
Otras voces

En Barranca nadie puede darse el lujo de embobarse

María Cristina Alarcón
p. 104

Notas del autor

Testimonios recogidos entre marzo y mayo de 1998, en Barrancabermeja.

Texto completo

1Me llamó Nicolasa, o sea, que no tengo nombre de puta. Mis amigas se ríen de mi, dicen que yo debería llamarme más bonito....Betty, Leídi, Lucy me han dicho que tengo nombre de esclava negra, de Cuba o del Valle. No es que yo haya estado, es que me han contado.

2Soy de Bucaramanga y estoy viniendo a trabajar a Barranca, todas las tardes, desde que el pasaje en bus costaba seis pesos y ahora ya cuesta catorce, ¡imagínese todo el tiempo que ha pasado!

3Estoy muy aburrida con está viajadera para nada. El trabajo está muy flojo y más desde mayo, cuando la masacre de los muchachos. A mi me gustaba venirme para Barranca a las dos de la tarde, almorzaba y antes de las cinco estaba en el bar. Nos arreglábamos y a las seis estábamos listas para comenzar. Atendíamos hasta cinco clientes y cada uno, a veinte mil pesos, ¡eso sí era bueno! Ahora, que va, de golpe sólo un cliente por los mismos veinte mil, menos los catorce del pasaje, apenas nos queda para un tubito de perico. Este trabajo ya no se aguanta sin perico, el bareto… no, bareta ni de riesgos, porque lo vuelve a uno bobo y en Barranca nadie puede darse el lujo de embobarse.

4Antes me devolvía a Bucaramanga en el último bus de las once o si la cosa estaba muy buena, me quedaba donde unas amigas que tenían una pieza grande cerca al puerto. Aquí en Barranca se acabó la vida. Cerraron todos los cines y ahora son iglesias cristianas. A las ocho de la noche no hay nadie en la calle. Todo el mundo se encierra, nadie sale a conversar como antes, nadie camina, ya se les olvidó hasta bailar. Eso del boletéo se volvió algo muy horrible, aquí no sólo boletéan los mace-tos o la guerrilla, sino también los vecinos, los del otro barrio o el ex novio de la novia. El boletéo se ha convertido en el terror de todos y hay quienes se han tenido que ir sin saber si la cosa era de verdad o de pura sinvergüencería. Nadie quiere correr riesgos, mejor uno se pisa.

5Tengo una amiga que trabaja en el Súper Estrellas y ella vive muerta de miedo pues sale de turno después de las ocho y nunca encuentra transporte. A veces el novio, viene en la moto y la recoge. Aquí en Barranca todo el mundo tiene moto y mucho miedo. A las ocho ya no se consigue un taxi ni para remedio y si uno llega a andar por ahí, la patrulla lo puede joder. Claro, que las patrullas no sirven para nada, mire, ala, lo que pasó en mayo... acababan de pasar los malparidos, cuando llegaron los macetos y chao candado. Esos tuvieron que haberlos aventado, ellos estaban en plena rumba sin pensar en nada. Esas patrullas no son seguridad de nada, lo que son es la embarrada. Además no dejan trabajar, no lo dejan a uno hacer el espectáculo en paz. Uno esta en pleno y llega la maldita redada y prenden todas las luces; chau baile y chau billete. Todo el mundo para la casa y nosotras aburridas y sin un peso, la única salvación es el tubito de perico. Ala, ahora hay mucha droga en Barranca, es que ¿qué más se hace?

6A veces es bueno, si hay costeños, se cierra el negocio dos o tres días y hay fiesta y perico y cabro asado para todo el mundo. Pero esas fiestas casi siempre terminan mal, heridos y muertos y todo el mundo detenido.

7¡Ole! y hablando de muertos no se si el señor Foronda, él de la funeraria, volvió. Se había ido de Barranca, pues dizque lo habían amenazado por ser informante de la guerrilla, a él le tocaba ir a recoger los muñecos. No era que el supiera donde estaban los cadáveres, sino que lo llamaban los vecinos, pobre güevón. Dicen que los ataúdes los traen de Medellín, qué son más bonitos que los de Bucaramanga.

8Yo ya llevaba como ocho días sin venir a trabajar. ¿Cómo? con esos paros armados. Hasta la comida se acaba, mire, no queda ni una latica de salchichas, todo el mundo compra y compra. ¿Y dígame quien va a venir a buscarnos a nosotras? Mejor me quedo en Bucaramanga, me voy a inscribir en una academia de modelaje y un día de éstos no vuelvo.

9Aquí lo único que queda prendido por la noche es la refinería. Nunca he visto a las hijueputas antorchas esas apagadas, parecen de otra parte, como que si no estuvieran en medio del mierdero que es Barranca, sino en otro país. Pero esa es otra cosa, no nos metamos con Ecopetrol. Cómo será la sitúa que ya ni las señoras bien de Bucaramanga han vuelto a comprar la carne de Ecopetrol en el mercado negro del puerto.

10Pero mire, es que Barranca son dos Barrancas, la de ellos allá entre el río y la ciénaga Miramar y nosotros aquí en medio de los paros, el boletéo y este hijueputa calor.

11Me gustaría pasarme a trabajar al Tropicana, allá se han inventado una rifa y nos rifan a nosotras, sobretodo a la más bonita. Cuando los tipos entran, ellos compran una botella de aguardiente y todas tienen un número. El número que sale, es el ganador y el ganador se puede quedar toda la noche con la china. Pero como casi no hay plata, casi siempre devuelven a la china, no aceptan el premio y la pobre tonta se queda sin la plática.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

María Cristina Alarcón, « En Barranca nadie puede darse el lujo de embobarse »,Revista de Estudios Sociales, 2 | 1998, 104.

Referencia electrónica

María Cristina Alarcón, « En Barranca nadie puede darse el lujo de embobarse », Revista de Estudios Sociales [En línea], 2 | 1998, Publicado el 08 marzo 2019, consultado el 01 octubre 2020. URL : http://journals.openedition.org/revestudsoc/31095

Inicio de página

Autor

María Cristina Alarcón

Periodista, miembro de Medios por la Paz

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Los contenidos de la Revista de Estudios Sociales están editados bajo la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo Latindex
  • Logo Universidad de los Andes
  • OpenEdition Journals