Navegación – Mapa del sitio
Otras voces

Más allá del otro y el mismo: por el reconocimiento de la semejanza

Nicolás Ronderos
p. 77-81
Plano | Texto | Notas | Cita | Autor

Texto completo

  • 1 Felix Guttari, Las tres ecologías, Valencia, Pre-textos, 1996.

La alteridad tiende a perder toda aspereza1

  • 2 Mi traducción de Kobena Mercer, “1968: Periodizing Postmodern Politics and Identity” en Lawrence Gr (...)

Una vez reconocemos la indeterminación y ambivalencia que habita la construcción de toda identidad social encontramos el envés de la diferencia, que puede denominarse el reto de la semejanza2.

  • 3 Mauricio Archila, “Historiografía sobre los Movimientos Sociales de Colombia. Siglo XX” en Varios A (...)

1El panorama colombiano histórico y sociológico de los movimientos sociales permite ubicar ciertos grupos como los obreros, campesinos, cívicos o estudiantiles con mediana claridad. Del conjunto de los Nuevos Movimientos Sociales, sin embargo, de mujeres, ecológico, multicultural, pedagógico, pacifista y por los derechos humanos no se tiene este conocimiento, su carácter contemporáneo no ha permitido que se desarrolle aun una interpretación sistemática y coherente sobre su existencia3.

  • 4 Charles Taylor, “La política del reconocimiento” en El multiculturalismo y “la política del reconoc (...)

2Queriendo contribuir a esta reflexión se consideran acá las posibilidades de estos movimientos, desembrollando el carácter global de la actualización de la identidad en Colombia. Esto lleva a asumir esta condición, así como el reto ético y político al que apuntan estos nuevos movimientos sociales críticos. Se explora así el contexto de las relaciones globales contemporáneas frente a los procesos identitarios, señalando cual es la naturaleza de la relación política que implican y con la que buscan fundar la sociedad civil4. Con ellos se pasa de la búsqueda de la igualdad a la diferencia; del mismo y el otro al semejante.

  • 5 Leopoldo Múnera, “Globalización y movimientos sociales” Varios Autores, El Nuevo Orden Global, Dime (...)

3Su existencia, por lo demás, está asociada con el mismo proceso histórico contemporáneo de globalización, que al rentar lo local con lo nacional y lo global, redimensiona las posibilidades y articulaciones de las identidades5. Se pasa de unas identidades autocontenidas en una esencialización histórica, sociocultural y geográfica fundada en él Estado Nacional, a una identidad recortada sobre el Mundo Global, sus localidades, los géneros y las culturas. No solo los conflictos sobre la Nación, la Clase y la Religión perduran. Estas identidades, antes autocontenidas en territorialidades y localidades fijas, se dan en una negociación entre las escalas y niveles geográficos y políticos mundiales. Así ya no solo se es nacional de tal clase, sino que las cuestiones del género y la etnicidad, entre otras resultan factores importantes que diferencian la humanidad. Cualquier política o razonamiento debería partir de este punto.

4La emergencia misma de estos movimientos a finales de la década del sesenta permite ubicar además su constitución paralelamente a la historia más reciente. Por lo tanto, estos movimientos y su emergencia constituyen un lugar de reflexión interesante de la política de la identidad contemporánea en Colombia. Son un espacio que permite discutir la identidad en aras de la globalización, sus posibilidades y transformaciones.

  • 6 Mi traducción de R.B.J Walter, One World, May Worlds: Struggles for a jut world peace. Explorations (...)

5Suceda lo que suceda en el mundo moderno, los problemas más apremiantes en la agenda política surgen de, o son intensificados por, la escala global cada vez más intensa de los procesos que dan forma a la actividad humana en todos lados. Algunos de los procesos políticos más interesantes y prometedores se encuentran entre los movimientos sociales críticos. Estos movimientos son ahora fuentes particularmente importantes de profundización sobre la naturaleza y posibilidades de una justa paz mundial6.

  • 7 Guy Rocher, Introducción a la sociología general, Barcelona, Herder, 1990. véase cap. “Los movimien (...)

6Por movimientos sociales en general se entiende a los grupos que tienen una identidad, y que buscan su reconocimiento de manera proselitista. Ellos actúan como agentes activos de mediación entre las personas y las estructuras y realidades sociales. Por lo tanto son una vía de participación y búsqueda de proyecto común, que permite el eslabonamiento entre la sociedad civil y el Estado7. La actualidad de estos movimientos está enmarcada en las posibilidades y procesos abiertos por la nueva constitución política de 1991, que dio vía a procesos identitarios, de defensa de los derechos humanos y ecológicos y de participación democrática. La anterior constitución de 1886 fundaba el Estado soberano en la Nación. Con la nueva carta política la soberanía pasa a residir en el Pueblo, reconociendo su composición de partes disímiles, heterogéneas, multiétnicas y plurireligiosas. En este contexto,

  • 8 John Sudarsky, La nueva agenda política colombiana: el eslabonamiento de intereses colectivos, los (...)

Se autorizó a participar en política a tos movimientos sociales. Estos son actores importantes de la gestación de la voluntad política del Pueblo8.

7Esta autorización política de los movimientos sociales, sucede a la par que la de grupos con circunspección especial como los indígenas o afrocolombianos, los movimientos juveniles, diferentes asociaciones o los partidos. Así, se intenta reconocer a estos grupos como actores políticos. Si bien el artículo 103 de la Constitución que abre esta posibilidad no ha alcanzado sus metas en estos siete años, cabría tomar esta reflexión, siquiera, como una inquietud por actualizar la preocupación por la identidad en Colombia en función de la realidad imperante desde la segunda posguerra. Se quiere tomas esta posibilidad y dar cuenta de los retos a los que invitan estos movimientos críticos. En el mejor caso como un intento de comprensión de la naturaleza e implicaciones de la identidad global para nuestra convivencia y reconocimiento mutuo. En este tiempo se ha radicalizado la interdependencia de los lugares dispersos de las sociedades occidentales a través de las tecnologías, los transportes y las crisis ecológicas, tanto como con las políticas transnacionales de GAIA. Allí lo internacional compete a lo in-tra- nacional, y el Estado entra a mediar sus relaciones, en las que nadie está aislado de los flujos de poder y deseo del sistema-mundo. Estos movimientos sociales pueden, ojalá, oxigenar con sus intereses, pre- supuestos y prácticas nuestra política de convivencia en lo global, en las naciones y en cada localidad y región.

No podemos ser todos el mismo, pero si semejantes: globalización, modernidades y diferencia en Colombia

  • 9 Emmanuel Levitas, Totalidad e infinito. Ensayo sobre la exterioridad, Salamancai, Ediciones Sígueme (...)

No es la analogía del Mismo lo que conduce al Otro9.

  • 10 Anthony Gieddens, The constitution of society. Outline of the theory of Strcturation, Berkeley, Uni (...)

8En el clima contemporáneo de la convegencia espacio-temporal10, de la reducción de la distancia en términos de la velocidad necesitada para mover cosas, informaciones y personas entre diferentes lugares, habitamos un espacio global e intercomunicado, des-territorializado, donde se envuelven estos movimientos sociales. Aquí emerge paralelamente el reto de la convivencia en la diferencia. Cuando se habla de un solo mundo, y todos podemos y tenemos que ver con todos en el mundo (desde el "Chat" de Internet a las amenazas nucleares geopolíticas) parecería sin embargo que olvidamos que nunca seremos iguales, que esa promesa es un despropósito en su misma proposición.

9Ella niega la diferencia, reconociendo lo mismo en todas partes: individuos-tipo. Las divergencias entre estos individuos solo apuntan a la otra edad, a una supuesta autonomía particular generalizada, una igualdad de libertades. La diferencia reconoce por el contrario la singularidad en la semejanza. Frente a este problema es interesante la reflexión feminista de Irigaray:

  • 11 Luce Irigaray, Yo, tu, nosotras, Madrid, Ediciones Cátedra, 1992, pág.9.

Reclamar la igualdad, como mujeres, me parece la expresión equivocada de un objetivo real. Reclamar la igualdad implica un término de comparación, ¿A qué o a quién desean igualarse las mujeres? ¿A los hombres? ¿A un puesto público? ¿A qué modelo? ¿Por qué no a sí mismas?11.

10La nueva política implica un desplazamiento del péndulo de la identidad desde una posición fundamentada en la alteridad y la diversidad humana, a una posición radicada en la semejanza inherente a la diferencia humana. Es decir que se deja lo igual por lo distinto. Cuando se abren las posibilidades y procesos de una convivencia de lo dispar, lo local, lo múltiple, lo heterogéneo, mundial y global, vale la pena abrirse una vez más para pensar en qué términos habríamos de plantear esas relaciones sociales mutuas e interdependientes de las que se participa.

11Al diluirse la alteridad en la semejanza, se pasa del enfrentamiento de autarquías aisladas (otros, mismos) al reconocimiento de la singularidad próxima (semejantes). Si bien este cambio de palabras (alteridad/ semejanza; diversidad/diferencia) puede llegar a significar poco, o a perderse en el camino de sus intenciones, queda claro cual es su sentido. Es una actualización contemporánea de la defensa y promoción de la tolerancia y el reconocimiento humano. No sólo las mujeres sino las culturas cuestionan el marco comparativo de igualdad, diversidad y alteridad.

  • 12 Mi traducción de Hommi Bhabha, “Cultural Diversity and Cultural Differences” en Hill Aschcroft y ot (...)

12La diversidad cultural es un objeto, epistemológico -la cultura como un objeto de conocimiento empírico- mientras la diferencia cultural es el proceso de enunciación de la cultura como “cognocible”, autoritaria, adecuada para la construcción de sistemas de identificación cultural. La diversidad cultural es además la representación de una retórica radical de separación de culturas totalizadas que viven aisladas, como resultado de la intertextualidad de sus ubicaciones históricas, seguras en el utopianismo de la memoria mítica de una única identidad colectiva12.

13De esta manera la enunciación de la diferencia duda de la rigidez de las identidades diversas, de la división entre pasado y presente, tradición y modernidad. Así no hay unas sociedades tradicionales y otras civilizadas sino que todas son modernas, sociedades occidentales. La identidad se forja así como un sistema de reconocimiento que mantiene las diferencias de sus distintos actores. Si bien se busca socavar así estos conceptos de igualdad, diversidad y alteridad frente a las culturas, las etnicidades o las preferencias sexuales, ello es como resultado de su agotamiento para comprender y agenciar las dinámicas sociales y políticas a las que se enfrenta la identidad en el horizonte contemporáneo del Nuevo Orden Mundial. Este puede entenderse como un mundo globalizado, donde la vida comunitaria deja de ser aislada. Las identidades de grupos, sectores o comunidades esencializadas en su igualdad y alteridad, utópicas, autárquicas y ahistóricas no solo no parecen viables sino que se presentan en este contexto como conceptos obstáculos para describir y practicar las relaciones humanas.

14Debemos enfrentar así nuestras modernidades, diferentes, y su interdependencia en el fondo de relación sobre el que se conforman sus posiciones. Ello implica considerar la simbiosis de las diferentes escalas planetarias y sus relaciones en las que se desenvuelven grupos y actores humanos. Tiemblan así las membranas de las localidades, tendiéndose a un proceso de des- localización, de desterritorialización, de difusión de la cultura y las prácticas.

  • 13 PPPeter Taylor, Geografía Política, Económía-Mundo, Estado-Nación y localidad, Madrid, Trama Editor (...)
  • 14 Javier Inda, “Transnationalism” en Enciclopedia of cultural Anthopology, Vol IV, New York, Henrry H (...)
  • 15 Susantha Goonatilake, “The self wandering between cultural localization and globalization” en Piete (...)

15Se encabalgan así los límites autárquicos de nuestros lugares habitacionales, de nuestras localidades y naciones, en la realidad de la economía-mundo13. Estamos en una condición post-tradicional, donde las territorialidades de antaño vuelan por los aires en la desterritorialización de las localidades tradicionales. Todos estos espacios y sus luchas se dimensionan en lo transnacional, en una situación transcultural14. En este horizonte la identidad se reacomoda incesantemente frente a los procesos de globalización, mientras las tendencias opuestas de localización siguen latentes en esa misma dinámica15. Así, esta globalización se revela como un proceso de carácter parcial, que no recubre todas las dimensiones sociales. En lo concerniente a las tecnologías de comunicación e información y a lo económico (desde el turismo o las transferencias de tecnologías), se disponen una misma serie de enfrentamientos y conflictos identitarios para las localidades, el yo, los grupos y la naturaleza; de sus relaciones.

  • 16 Hurts Hannum. “The Specter of Secesión. Responding to Claims for Ethnic Self-Determination”, Forein (...)

16Mientras esto sucede en el consumo, la producción y distribución de productos; del centro hacia la periferia, los problemas migracionales de los países europeos o la: federación estadounidense siguen en pie. El mercado internacional de los cultivos ilícitos | tiene altos precios para sus productos, mientras prosperan luchas jurídicas policivas y militares enconadas, tanto en los países productores como en los consumidores. El conflicto étnico y nacional también prospera16. En suma caen unos muros, pero no todos. Se flexibilizan las fronteras de unos mercados en unas direcciones, pero no las fronteras de personas.

  • 17 Samuel Huntington, El choque de las Civilizaciones y la reconfiguración del Orden Mundial, Barcelon (...)

17Así, la política y lo militar no parece ceder a este impulso homogeneizante y más bien adoptan una posición que sigue enfatizando las territorialidades, fronteras, las zonas aduaneras. Esto tiene a ser lo contrario al interior del bloque económico, donde se ha pasado ya de unos acuerdos o zonas de libre comercio uniones aduaneras, a mercados comunes e incluso a la posibilidad europea de una unión económica. Estos bloques se conforman, aunque hacia afuera sigue habiendo políticas activas de soberanía nacional o supranacional y de defensa de los derechos internos de las naciones. Se liquidan así unos tabiques de las aglomeraciones geopolíticas para hacer una sola identidad parcial de ellas, a partir de la naturaleza económica de su relación. Las civilizaciones resultan así siendo la primera y la gruesa de nuestras diferencias culturales contemporáneas17.

El mundo global, frente a la nueva política cultural de las diferencias. Las identidades en interdependencia

  • 18 Mi traducción de Gayatri C. Spivak, “Questions of multiculturalism” en Simon During, The Cultural S (...)

Hay muchas posiciones subjetivas que uno debe habitar, uno no es solo una cosa18.

18En GAIA, el sólo mundo, siguen existiendo las identidades, insertas en el mundo global del capitalismo transnacional, donde impera la división internacional del trabajo, donde las subjetivaciones, las cons- trucciones del género, de la etnia y la nación negocian sus posiciones al mismo tiempo y por los mismos medios, en sus contactos |con el turismo y las migraciones, al compartir sus tecnologías y sus finanzas, |pero no la propiedad sobre los procesos y medios de acumulación. Todos vivimos en el mismo mundo. Uno no es sin embargo luna sola identidad, ni tiene la misma oposición, no es sólo una cosa. Habita por el contrario la intersección y encaje de diferentes componentes. Nuestra identidad no es autárquica, mítica, asocial o ahistórica. En este punto pendemos en la fragmentación trizada de las diferencias, un yo [incierto, y una vez y al mismo tiempo en la' [consolidación del Espíritu Mundo, de un sólo mundo. Fragmentación interna y fusión tema; localización y globalización.

19Las diferencias socioculturales de distinto orden que emergen de las relaciones mundiales y globales no dejan de constituir así procesos identitarios. Hoy, cuando algunos quisieran vernos habitantes de la monolítica aldea global, más podríamos hablar de una serie de contactos directos e indirectos entre las sociedades. La identidad no apunta así hacia un esencialismo que implante una separación sistemática y paternalista, sino al reconocimiento de las diferencias de posiciones que habitamos y que nos confrontan mutuamente. Esta identificación no quiere de esta manera ser una simple homologación de todo en todas partes; es la construcción de una dinámica de relación sobre una base heterogénea. Como tal, esta realidad mundial ha supuesto la acumulación de nuevas identidades, que se suman a las tradicionales. Los nuevos movimientos sociales retroalimentan así a las identidades nacionales, cívicas, campesinas, de clase y religión.

20Las grandes transformaciones de la globalización, como la conformación de instituciones y movimientos internacionales dejar palpar una agenda política común, donde priman el influjo del capital transnacional o las acciones de las organizaciones transburocráticas. Todas estas reestructuraciones globales influyen en la vida de muchos en sus localidades desagregadas, gracias a los mecanismos de desenclave:

  • 19 Anthony Giddens, Modernidad e identidad del yo y la sociedad en la época contemporánea, Barcelona, (...)

(Estos son) mecanismos que liberan las relaciones sociales de su fijación a unas circunstancias locales específicas, recombinándolas a lo largo de grandes distancias espaciotemporales19.

  • 20 Christopher Reed, “Postmodernism and the art of identity” en Nikos Stangos, Concepts of Modern Art (...)

21Esto no significa que los conflictos de clase o nación dejen de existir, al romperse su fijación espacial. Significa que en las condiciones contemporáneas ellos se ven atravesados globalmente por unos factores comunes, problematizando esas identidades, fragmentándolas y desagregándolas en función de la etnia, el género y la ecología. De esta manera la identidad' está en el lugar de intersección, en el puente que busca mediar las relaciones y posiciones entre los actores y los grupos y los espacios existentes, con las realidades políticas de la sociedad mundial y económicas de la globalización. Al enfrentar la identidad se da cuenta hoy de los diferentes espacios y escalas en que habitan los individuos, frente a las relaciones mundiales. El reconocimiento de las múltiples posiciones que habita cada individuo humano resulta así de considerar sobre el fondo global, en qué registros nos diferenciamos. De esta manera las preocupaciones de estos nuevos movimientos están permeadas por la globalización y su revaloración de las identidades nacionales, étnicas, sexuales y de la identidad ecológica, principalmente20.

  • 21 Immanuel Wallerstein, “World-systems analysis” en Anthony Giddens, Social Theory Today, Stanford, 1 (...)

22Es importante señalar, sin embargo, que esta agenda política que empieza a abrirse camino en Colombia como en el mundo en general, desconoce la historia mundial que desde el siglo XV en adelante ha volcado el proceso de expansión de Occidente desde al África sub sahariana, hacia las Indias Occidentales, Oceanía, América, Asia y el África entera en virtud de una supuesta actualidad del sistema- mundial. Se supone que la globalización es algo del final del milenio, si bien es un proceso de quinientos años de envergadura. Esto tiende a desconocer las dimensiones histórico geográficas de 'Occidente, planteando al "resto del mundo" como su otredad, cuando ambos constituyeron entre los siglos XV y XIX el sistema mundial moderno21. Si bien el Nuevo Orden Mundial es efectivamente "nuevo", es en unos aspectos (tecnológicos, financieros, sociales) y no en un sentido histórico que nos está llevando a un nuevo lugar. Más cabría hablar entonces de una radicalización de las tendencias prevalentes del sistema, que de un "nuevo" orden propiamente.

  • 22 Cornel West, The new cultural politics of difference” en Simon During, The cultural…, pág. 204.

23Con la segunda posguerra del siglo XX conceptos como Etnicidad, Género, Nuevas Etnicidades, Identidad, Multiculturalismo, Diversidad, Nuevos Movimientos Sociales y Diferencia se empiezan a usar en este espíritu global, en el que todos estamos atravesados por caras distintas relaciones y conflictos mutuos. Este llamado por la diferencia, la heterogeneidad, la multi- plicidad, lo concreto, específico y particular quiere historizar, contextualizar y pluralizar lo humano al concebirlo como un fenómeno contingente, provisional, variable, tentativo y cambiante. Esta política se enmarca dentro de lo que puede reconocerse como el campo semántico de la nueva política cultural de las diferencias22.

  • 23 Kobena Mercer, “1968: Periodizing Postmodern…”
  • 24 Guy Rocher, Introducción…Véase cap. “Los movimientos sociales”, pág. 537.

24Existe una tendencia histórica que ha generalizado el uso de estos conceptos y esta política, desde finales de la década del 60, con un acentuamiento paulatino a través de los 70. Esta utilización de esa política se consolida definitivamente a mediados de los 80 en algunos países europeos, o cercanos a ellos como USA, Canadá o Australia. Esta proliferación ha ido ascendiendo en número en función exponencial, a la vez que ha ido difundiéndose más allá de las fronteras de los países metropolitanos hacia sus países de influencia23. Cabe señalar que la multiplicación de movimientos sociales es un fenómeno propio de las sociedades modernas y sus procesos de especialización generalizados, que conducen al surgimiento de diferentes élites24. De esta manera, con la proliferación de estos movimientos o sus posibilidades, la modernidad se expande para conquistar su régimen de reconocimiento general, ampliándose a grupos que en las actuales condiciones dan cuenta de problemas globales y de concernimiento mundial.

  • 25 Charles Tylor, “La política…” pág.43.

25La exigencia de reconocimiento aparece en primer plano, de muchas maneras, en la política actual, formulada en nombre de los grupos minoritarios o "subalternos", en algunas formas de feminismo y en lo que hoy se denomina la política del "multiculturalismo"25.

26Es interesante el hecho que se relacionen estos procesos, la especialización de actividades sociales y sus élites, tanto como su emergencia histórica. Los nuevos movimientos se enmarcan dentro de los procesos histórico- sociales derivados de las recomendaciones políticas, económicas y sociales posteriores a la segunda posguerra, en el contexto de la Guerra Fría y luego del Nuevo Orden Mundial.

27La existencia de estos movimientos, o su simple enunciación, prevén de esta forma un tipo de cambios en un plano ético y político, al vincular sus preocupaciones a la agenda. El requisito de estas organizaciones es que posean una identidad clara, y que busquen el reconocimiento de sus derechos y deberes. Ha aparecido de esta manera una conciencia de la diferencia inherente al contexto contemporáneo. Desde esta perspectiva se busca abordar esa diferencia y la heterogeneidad que supone, radicándolas como condiciones humanas que se deben defender y promover. Esta apuesta se contrapone a una política cultural de las diferencias que margine y segregue, que excluya. Se quiere pasar así de una política de la diversidad fundamentada en la alteridad, a una política de la diferencia fundada en la semejanza.

  • 26 R.B.J. Walter, One World…, Véase cita 7.

28Este es el reto que se ha planteado. Reconocer a estos movimientos sociales y comprender en la radicalidad de sus luchas los elementos que emergen como componentes de la identidad y la política de convivencia actual. Su caso concreto es objeto de grandes discusiones sobre la naturaleza de nuestra vida comunal, dando una mirada a la naturaleza y posibilidades de una paz en el mundo26.

29Del reconocimiento de las diferencias inherentes a nuestras individualidades genéricas, culturales y sexuales de la globalidad queda una cosa clara: el reto de la semejanza con el que abría este texto uno de los epígrafes. Este reto es el de conceptualizar y practicar esa diferencia de una manera que no caiga en los mismos esencialismos a los que la historia ha estado atada, en la insoluble paradoja del Mismo y el Otro. Este el reto de la semejanza; poder radicar esas diferencias sin caer en un esencialismo.

30Lejos de buscar un consenso embrutecedor e infantílizante, en el futuro se tratará de cultivar el disenso y la producción de existencia.

31Estas son pues las paradojas de la identidad contemporánea: por un lado, nos promete una convivencia de lo dispar, mientras por otro nos amenaza con unas nuevas separaciones. Radicar la diferencia, puede llevar aun enconamiento de las posiciones, o al reconocimiento de su mutua interdependencia. Todos no podemos ser el Mismo, pero sí semejantes. Frente a Colombia esta discusión tiene la mayor importancia, al actualizar la discusión sobre la naturaleza de nuestras relaciones y de la definición de las posiciones que habitamos en nuestro habitar común. Sólo en el reconocimiento de nuestra semejanza enfrentaremos el carácter compartido de nuestra realidad. Sólo partiendo de esta posición ética y política dejaremos de desconocer y negar nuestra inminente convivencia: reconozcámonos en nuestras diferencias, en la semejanza de nuestra mutua dependencia.

Inicio de página

Notas

1 Felix Guttari, Las tres ecologías, Valencia, Pre-textos, 1996.

2 Mi traducción de Kobena Mercer, “1968: Periodizing Postmodern Politics and Identity” en Lawrence Grossberg y otros, Cultural Studies, 424-449, New York, Reutledge 1992, Pág. 426. “Once we organize the inderterminacy and ambivalente that inhabits the construction of very social identity we encounter the downside of difference, wich could be called the challenge of sameness”.

3 Mauricio Archila, “Historiografía sobre los Movimientos Sociales de Colombia. Siglo XX” en Varios Autores, La historia al final del milenio. Ensayos de historiografía colombiana y latinoamericana, Vol. 1, Bogotá, Editorial Universidad Nacional, 1994, Págs. 313-318.

4 Charles Taylor, “La política del reconocimiento” en El multiculturalismo y “la política del reconocimiento”, México, Fondo de Cultura Económica, 1993, Págs. 43-107.

5 Leopoldo Múnera, “Globalización y movimientos sociales” Varios Autores, El Nuevo Orden Global, Dimensiones y perspectivas, Bogotá, Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional de Colombia, 1996. Múnera señala, Pág. 79 “utilizo el concepto movimiento social para referirme únicamente a los contestatarios” (EZLN). Aquí se toma este concepto para referirse a los nuevos movimientos sociales políticos y a los problemas de la identidad que enfrentan, si bien comparto su proposición de la relación entre globalización y esos movimientos.

6 Mi traducción de R.B.J Walter, One World, May Worlds: Struggles for a jut world peace. Explorations in Peace and Justice: New Perspectives on World Order, Boulder, Lynne Riener Publisher, Boulder, 1998, pág. 2, “Whatever else is going on in the modern world, the most pressing problems on the political agenda arise from or are intensified by the increasingly global scale of the process of that now shape human activity enywhere. Some of the most interesting and hopeful political are now to be found among the critical social movements. These movements are now particularly important sources of insight into tha nature and possibilities of a just world peace”.

7 Guy Rocher, Introducción a la sociología general, Barcelona, Herder, 1990. véase cap. “Los movimientos sociales” pág. 532- 540.

8 John Sudarsky, La nueva agenda política colombiana: el eslabonamiento de intereses colectivos, los partidos y las políticas sociales en lo nacional, Bogotá, Facultad de Administración de la Universidad de los Andes, 1991, págs. 8-9. Enrique Sánchez y otros, Derechos e Identidad. Los pueblos indígenas y negros en la constitución política de Colombia de 1991, Bogotá, Disloque, 1993; República de Colombia, “Ley 99 de 1993: Sistema Nacional Ambiental”.

9 Emmanuel Levitas, Totalidad e infinito. Ensayo sobre la exterioridad, Salamancai, Ediciones Sígueme, 1977, pág. 63, cap. “El mismo y lo otro”.

10 Anthony Gieddens, The constitution of society. Outline of the theory of Strcturation, Berkeley, University of California Press, 1984, pág. 123, cap. “Time, space and regionalization”.

11 Luce Irigaray, Yo, tu, nosotras, Madrid, Ediciones Cátedra, 1992, pág.9.

12 Mi traducción de Hommi Bhabha, “Cultural Diversity and Cultural Differences” en Hill Aschcroft y otros, The Post Colonial Studies Reader. 206-212, New York, Routledge, 1995, pág. 206, “Cultural Diversity is an epistemological object –culture as na object of empirical knowledge- vhereas cultural difference is the process of the enunciation of culture as “knowledgeable”, authoritative, adequate to the construction of systems of cultural identification. Cultural diversity is also the representation of a radical rethoric of separation of totalized cultures that live unsullied by the intertextuality of there historical locations, safe in the Utopianismo of a mythic memory of a unique collective identity”.

13 PPPeter Taylor, Geografía Política, Económía-Mundo, Estado-Nación y localidad, Madrid, Trama Editorial, 1994, pág. 40.

14 Javier Inda, “Transnationalism” en Enciclopedia of cultural Anthopology, Vol IV, New York, Henrry Holt and Company, 1996, pág. 1327-1329.

15 Susantha Goonatilake, “The self wandering between cultural localization and globalization” en Pieterse Neverdeen, (ed.), The decolonization of immigration. Culture, Knowledge and Power, London, Zed, 1995.

16 Hurts Hannum. “The Specter of Secesión. Responding to Claims for Ethnic Self-Determination”, Foreing Affairs, March/April 1998, pág.13.

17 Samuel Huntington, El choque de las Civilizaciones y la reconfiguración del Orden Mundial, Barcelona, Paídos, 1996.

18 Mi traducción de Gayatri C. Spivak, “Questions of multiculturalism” en Simon During, The Cultural Studies Reader, 193- 202, New York, Routledge, 1993, pág. 195. “There are many subject positions wich one must inhabit; one is not just one thing”.

19 Anthony Giddens, Modernidad e identidad del yo y la sociedad en la época contemporánea, Barcelona, Editorial Peninsula, 1995, pág. 10.

20 Christopher Reed, “Postmodernism and the art of identity” en Nikos Stangos, Concepts of Modern Art From Fauvism to Postmodernism, London, Thames and Hudson, 1994 Págs. 271-294.

21 Immanuel Wallerstein, “World-systems analysis” en Anthony Giddens, Social Theory Today, Stanford, 1987, Págs. 309-324.

22 Cornel West, The new cultural politics of difference” en Simon During, The cultural…, pág. 204.

23 Kobena Mercer, “1968: Periodizing Postmodern…”

24 Guy Rocher, Introducción…Véase cap. “Los movimientos sociales”, pág. 537.

25 Charles Tylor, “La política…” pág.43.

26 R.B.J. Walter, One World…, Véase cita 7.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Nicolás Ronderos, « Más allá del otro y el mismo: por el reconocimiento de la semejanza »,Revista de Estudios Sociales, 1 | 1998, 77-81.

Referencia electrónica

Nicolás Ronderos, « Más allá del otro y el mismo: por el reconocimiento de la semejanza », Revista de Estudios Sociales [En línea], 1 | 1998, Publicado el 13 marzo 2019, consultado el 11 agosto 2020. URL : http://journals.openedition.org/revestudsoc/31410

Inicio de página

Autor

Nicolás Ronderos

Estudiante de Antropología e Historia, Universidad de los Andes

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Los contenidos de la Revista de Estudios Sociales están editados bajo la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo Latindex
  • Logo Universidad de los Andes
  • OpenEdition Journals