Navegación – Mapa del sitio
Lecturas

Sistemas jurídicos Paez, Kogi. Wayuu y Tule

Federico Guzmán
p. 128-129

Texto completo

Carlos César Perafán Simmonds

ICAN - Colcultura, 1995 / 296 ps.

1Este trabajo constituye una de las primeras obras que exploran concienzudamente el campo de la antropología jurídica en nuestro país. Con la intención de "reconciliar los sistemas jurídicos indígenas colombianos", Perafán aborda una reflexión teórica sobre los diversos sistemas de resolución de conflictos existentes en el territorio nacional, haciendo especial hincapié en la forma en que se articulan con el sistema judicial nacional. Valiéndose de tal modelo de contraste y articulación entre estructuras jurisdiccionales nacionales y minoritarias, Perafán introduce cuatro categorías analíticas cada una correspondiente a un tipo de sistema resolutivo- con base en las cuales se pueden comprender las formas de salvar conflictos existentes al interior de las comunidades indígenas; tales categorías son luego ilustradas con la exposición detallada de los principales rasgos que caracterizan el ordenamiento jurídico de las etnias Paez, Kogi, Wayúu y Tule. Su metodología consiste, así, en la aplicación de la parte general del trabajo a cada uno de los casos elegidos.

2El estudio se inicia con un análisis de la consagración constitucional de la "jurisdicción especial indígena" (artículo 246 de la Carta). El autor ubica el origen de esta disposición en dos fuentes- que entre sí guardan gran afinidad: la primera, el hecho de que la nueva formulación constitucional no parte de una preexistencia empírica de la igualdad para orientar los postulados jurídicos que la conforman, sino por el contrario, parte de un reconocimiento de la diferencia, la cual busca preservar; la segunda, que conforme con este reconocimiento del pluralismo, se admita la existencia de sistemas jurídicos paralelos al nacional (como lo son los indígena s), en los cuales puede enmarcarse el ejercicio del Derecho.

3El segundo paso de la reflexión consiste en clasificar los sistemas de resolución de conflictos colombianos en las cuatro categorías principales arriba mencionadas:

4- Sistemas segmentarios, en los cuales las autoridades encargadas de resolver conflictos no son permanentes, sino aparecen dependiendo de la posición de las partes en el conflicto, siempre que pertenezcan a comunidades garantizadas socialmente en segmentos;

5- Sistemas de autoridades comunales, en los cuales se acude a autoridades instituidas de manera permanente y centralizada;

6- Sistemas religiosos, en los cuales bien sea en primera instancia, o a falta de consenso comunitario sobre la solución que deba darse a un caso, se recurre a la opinión de una persona o grupo de personas que detentan un conocimiento “mágico” o representen una institución religiosa; y

7- Sistemas de compensación directa, que pueden ponerse en marcha en forma previa o posterior a la actuación de la jurisdicción, y se materializan o bien en intentos de composición entre los grupos en conflicto a través de un mediador sin autoridad, o bien en el cobro directo de la cuenta a través de una compensación impuesta por el grupo ofendido, respectivamente; no es técnicamente una jurisdicción, sino un sistema de transacción o cobro en el cual no media una autoridad que decida los conflictos con fuerza de cosa juzgada.

8Según Perafán, en cualquiera de sus fases de actuación, estos sistemas se sustituyen o complementan, dependiendo de la comunidad de la cual se trate y de sus intereses en un momento determinado. A su vez, estas estructuras resolutivas se articulan con el sistema judicial nacional, en la medida en que éste se active o bien por una falla en el sistema jurisdiccional especial del cual se trate, o bien por iniciativa de la parte en el conflicto que haya quedado descontenta con el resultado de su actuación.

9El autor establece las diferencias entre el sistema judicial nacional y los sistemas jurídicos paralelos que estudia, basándose en los rasgos generales de las dicotomías teóricas formuladas entre comunidad y sociedad (modelo de Toennies) y entre solidaridad orgánica y solidaridad mecánica (modelo de Durkheim). En este orden de ideas, los sistemas indígenas conformarían el polo comunidad-solidaridad orgánica, y el sistema nacional el polo sociedad- solidaridad mecánica. Asimismo, discierne ciertos factores culturales que tienen u na incidencia relevante sobre la actuación de las estructuras jurisdiccionales indígenas, y que probablemente no son consideradas como factores de evaluación en los casos en que actúa el sistema judicial nacional, como lo son la herencia, la pertenencia al grupo, el acceso a los recursos, y las particularidades de cada etnia respecto de la calificación de los hechos ilícitos como típicos, antijurídicos y culpables.

10El tercer y último paso de Perafán consiste en explorar cuatro casos específicos de sistemas resolutivos de controversias, los cuales analiza con base en las categorías formuladas en la parte general del trabajo. A cada uno de ellos le categoriza bajo alguna de las rúbricas atribuidas a los diferentes tipos de estructura jurisdiccional (p.ej., el sistema wayúu es uno de compensación directa), y acto seguido presenta una recopilación de las normas con b ase en las cuales cada sistema opera. Es de gran importancia anotar que el modelo exploratorio del cual se sirvió e l autor para la compilación de las diferentes formas de consagrar los hechos ilícitos e n cada uno de estos ordenamientos, fue la clasificación que de los mismos hace el Código Penal colombiano, a la cual le añadió nuevas categorías propias de los pueblos indígenas (como lo son la identidad, los sitios sagrados, la economía y la medicina tradicional). Este es, probablemente, el aspecto más problemático de su trabajo.

11Si bien el estudio en comento constituye una guía de inmensa utilidad para el interesado en acercarse a los sistemas jurídicos de los pueblos indígenas colombianos, y especialmente de los cuatro que estudia en particular, debe tenerse en cuenta que las categorías que utiliza en su análisis, y especialmente en su recopilación de normatividad, son derivadas de un proceso histórico occidental que se inició en Europa a finales de los años sesenta, y que culminó con la llamada "teoría del bien jurídico". Esta postura asume que ciertas conductas son tipificadas como ilícitos para tutelar ciertos aspectos de la sociedad que, en un momento determinado, el legislador considera esenciales. Es así como, por ejemplo, conductas delictivas como el homicidio y las lesiones personales - en el ordenamiento nacional- se consideran vulneratorias del bien jurídico 'Vida e integridad personal"; o acciones como la violación o el estupor, violatorias del bien "libertad sexual". Este esquema técnico es trasladado, en la reflexión de Perafán, a los sistemas indígenas; en consecuencia, las normas que ha recopilado son agrupadas conforme con bienes jurídicos que si bien pueden ser considerados desde su posición como de gran valor transcultural, no está de mostrado que hayan sido formulados en esos términos por las comunidades estudiadas; v.g., al hablar del sistema Páez, agrupa ciertas acciones ilícitas bajo la rúbrica "conductas contra el sufragio" "conductas contra la integridad moral"; tal esquema se aplica a todas las comunidades elegidas.

12Este aspecto del trabajo de Perafán remite inmediatamente al debate que se suscitó en la década de los setenta entre los antropólogos Paul Bohannan y Max Gluckmann, sobre la legitimidad de la postura analítica según la cual se pueden utilizar, en el análisis jurídico de sociedades distintas a la occidental, conceptos que a todas luces son hijos de la tradición jurídica europea, como lo es la noción misma de Derecho. Mientras que Gluckmann defiende tal postura argumentando que los conceptos actualizados en la antropología sufren un proceso de depuración que les libera de las connotaciones etnocéntricas de las cuales adolece su uso cotidiano, lo cual reduce el riesgo de distorsión de los hechos observados, Bohannan considera imposible reducir del todo tales connotaciones occidentalistas, por lo cual propone como única alternativa viable el uso de las categorías "nativas".

13Aunque este debate epistemológico aún no ha sido del todo resuelto en el ámbito de la teoría antropológica, es claro que Perafán ha tomado una posición al respecto; de allí que sea necesario que el lector tome en consideración cuáles son los presupuestos de las categorizaciones presentes en e l texto, para bien aceptarlas o recibirlas con beneficio de inventario. Más aún, si se tiene en cuenta que –sin ánimo de demeritar el notable trabajo de Perafán- son estos conceptos y categorías los que utilizan instancias jurisdiccionales de la importancia de la Corte Constitucional para emitir los fallos que versan sobre la jurisdicción indígena, con todas las repercusiones que ello conlleva sobre la construcción jurisprudencial del "indígena". En conclusión, es el lector quien se verá obligado a asumir una postura clara para mejor comprender el trabajo en mención.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Federico Guzmán, « Sistemas jurídicos Paez, Kogi. Wayuu y Tule »,Revista de Estudios Sociales, 1 | 1998, 128-129.

Referencia electrónica

Federico Guzmán, « Sistemas jurídicos Paez, Kogi. Wayuu y Tule », Revista de Estudios Sociales [En línea], 1 | 1998, Publicado el 15 marzo 2019, consultado el 11 agosto 2020. URL : http://journals.openedition.org/revestudsoc/31575

Inicio de página

Autor

Federico Guzmán

Facultad de Derecho y Depto. de Antropología Uniandes

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Los contenidos de la Revista de Estudios Sociales están editados bajo la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo Latindex
  • Logo Universidad de los Andes
  • OpenEdition Journals