Navegación – Mapa del sitio
Temas varios

Innovaciones comunicativas y cambios de los sistemas socioeconómicos. Interpretaciones de sus efectos en los textos científicos

Communicative Innovations and Changes in Socio-Economic Systems: Interpretations of Their Effects in Scientific Texts
Inovações comunicativas e mudanças dos sistemas socioeconômicos. Interpretações de seus efeitos nos textos científicos
Olivia Velarde Hermida y Francisco Bernete García
p. 67-79

Resúmenes

Nuestro trabajo tiene el objetivo de conocer cómo se abordan las interdependencias entre las transformaciones de la comunicación y los cambios sociales, desde la perspectiva de la reproducción o el cambio de las actuales sociedades globalizadas. Con ese fin se llevó a cabo la investigación titulada “La producción social de comunicación y la reproducción social en la era de la globalización”, en la que se sustenta este artículo. Hemos realizado un análisis de contenido de publicaciones académicas e identificado el repertorio de nuevos escenarios socioeconómicos que se están contemplando en los ámbitos científicos. Los escenarios de un futuro “globalizado” aclaran transformaciones relacionadas con los usos sociales de las nuevas tecnologías de la comunicación y de la información. Las referencias a esos escenarios de futuro describen procesos macrosociológicos e históricos.

Inicio de página

Notas de la redacción

Fecha de recepción: 02 de septiembre de 2015
Fecha de aceptación: 26 de enero de 2016
Fecha de modificación: 12 de febrero de 2016
DOI: http://dx.doi.org/10.7440/res56.2016.05

Notas del autor

El artículo es resultado del proyecto “La producción social de comunicación y la reproducción social en la era de la globalización”, financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación. Proyecto I+D (España). Referencia proyectos de investigación fundamental no orientada. CSO2010-22104-C03-01, enero 2010 a diciembre 2013, investigador principal Javier Fernández del Moral.

Texto completo

Introducción

1Las innovaciones tecnológicas de la comunicación y sus usos sociales están originando cambios que suelen considerarse distintivos de la época de la globalización. Tales cambios están siendo drásticos, tanto en la gestión de la información y del conocimiento como en la producción de la comunicación social. A mediados de la década de los setenta comienza una serie de transformaciones sociohistóricas —como la aparición de las tecnologías digitales o la crisis de rentabilidad de la economía— que acabarán modificando los supuestos teóricos y socioeconómicos que habían orientado el desarrollo de las actividades comunicativas durante más de cien años. Desde entonces, la comunicación parece estar cada vez más implicada tanto en los procesos productivos como en los reproductivos de cada sociedad. Se está operando, por tanto, un cambio de escala histórico y no solamente una revolución tecnológica en las funciones mediadoras para producir, transmitir y controlar la información y el conocimiento.

2Para los estudiosos de la comunicación y del cambio social, este período histórico presenta un enorme interés: la reproducción del sistema económico se está logrando a costa de un endurecimiento en las condiciones de vida de los individuos; y al mismo tiempo, esos individuos disponen de herramientas comunicativas que, al menos técnicamente, podrían contribuir al cambio del sistema. En el campo teórico, esta situación ya fue anticipada en los años ochenta: la sociedad capitalista “ha llegado a un estadio histórico en el que ni puede prescindir para el funcionamiento de su Sistema de Producción de las innovaciones comunicativas, ni puede permitir que los efectos [de estas innovaciones] hagan inviable su propia reproducción” (Martín 1986, 97).

3Las prestaciones que ofrecen las invenciones tecnológicas tienen aplicaciones sociales diversas y en ocasiones opuestas. Por lo tanto, la incidencia de esas innovaciones en los cambios que transforman las sociedades depende de los usos sociales que en cada lugar y en cada tiempo se hagan de los nuevos recursos científicos y técnicos (Martín y Velarde 2015). Expresado brevemente: la orientación y el ritmo del “progreso” están socialmente mediados. Y en la era de la globalización se está generando un gigantesco sistema de mediación.

4En la literatura especializada, “globalización” es un término utilizado en numerosos campos del conocimiento, desde perspectivas diversas y en relación con múltiples fenómenos (Crusafón 2012). Recibe una aplicación cuasi-universal y por lo tanto es una designación que carece de valor discriminativo. Como todos los términos con estas características, se debe acotar su aplicación y definir el significado que se le está atribuyendo en un área determinada del conocimiento. Estas reglas epistemológicas son necesarias cuando “globalización” se utiliza como concepto teórico, o como categoría de análisis, o como objeto de investigación. Y como bien se sabe, esos usos están generalizados (Ogan 2009). Por ejemplo, se recurre a este término, unas veces como causa y otras como consecuencia de los efectos sociales de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación —las “TIC”—. Por eso es conveniente detenerse e identificar en la literatura especializada cuáles son las múltiples y polisémicas interpretaciones de los vínculos entre cambios comunicativos y transformación de las sociedades que se han ido construyendo durante la globalización, que, como bien se sabe, está en curso desde los años ochenta.

5Profesores e investigadores de estas materias somos testigos del esfuerzo investigador que se viene realizando para dar soporte teórico a las múltiples dimensiones que tienen esos cambios. El examen de las publicaciones en revistas indexadas de comunicación muestra un abanico múltiple y disperso de contribuciones. Pareciera que el conocimiento avanza deprisa en las dimensiones “micro” —la bibliografía ya es inabarcable y al tiempo bastante reiterativa— y despacio en las perspectivas “macro”. Y quizá no pueda ser de otra forma, dada la celeridad de los cambios. Por ejemplo, abundan las referencias a las prácticas de los usuarios de las nuevas tecnologías, a las consecuencias inmediatas de esos usos en la vida cotidiana de las personas y a los efectos tanto positivos como negativos de los mismos. En cambio, son menos frecuentes las consideraciones sobre transformaciones de las estructuras de poder, y aún menos las de los cambios axiológicos, cognitivos y antropológicos que pueden darse a largo plazo.

6Las representaciones ofrecidas en los textos científicos llegan a ser compartidas entre la comunidad académica, y más adelante van nutriendo los imaginarios colectivos. Por tal motivo, se justifica realizar un análisis sistemático de las publicaciones que aborden las interdependencias entre las transformaciones de la comunicación y los cambios sociales, desde la perspectiva de la reproducción o el cambio de las actuales sociedades globalizadas. Ese análisis es precisamente el que hemos realizado en la investigación titulada “La producción social de comunicación y la reproducción social en la era de la globalización”, en la que se sustenta este artículo.

7Un análisis de esta naturaleza puede comenzar objetivando los modelos alternativos utilizados para explicar tales interdependencias. Y luego puede identificar el repertorio de concepciones del cambio sociohistórico existentes en la producción científica. Estas visiones prospectivas raramente aparecen explícitas en los textos especializados. Pero con frecuencia están implícitas. Por eso, examinamos cómo es el bosque teórico que ha crecido en el espacio globalizado de la comunicación, pues al quedar oculto por la exuberancia de los árboles no se manifiesta en toda su dimensión al observador del estado del arte.

8En la primera parte del artículo se detalla el diseño metodológico. Sintetizamos todas las fases del análisis de contenido que sirvió de base a la investigación, a fin de destacar la correspondencia entre los presupuestos teóricos y metodológicos, y las técnicas empleadas.

9En la segunda parte describimos los resultados correspondientes al objeto de estudio de este artículo, a saber: la incidencia de las TIC en las dinámicas de reproducción y cambio de los actuales sistemas socioeconómicos. Para ello, exponemos sistemáticamente las afectaciones comunicativas relacionadas con la economía, la política, el trabajo, las relaciones laborales y las administraciones. Toda vez que la utilización de las TIC en dichos sistemas socioeconómicos puede relacionarse con dinámicas que acaban transformando el estado y el funcionamiento de las sociedades, hemos procedido a identificarlas. Y esa identificación se ha hecho a partir de los datos del análisis de contenido, pero utilizando categorías que proceden de una perspectiva sociohistórica de los cambios sociales.

10La perspectiva sociohistórica toma en cuenta los cambios que transforman de manera irreversible la organización y el funcionamiento de las sociedades. Las tecnologías comunicativas han contribuido en varias ocasiones a cambios sociohistóricos. Por ejemplo, con los soportes materiales para la escritura, con la imprenta y con los media audiovisuales (Velarde, Bernete y Franco 2015, 348). En varios de los textos que constituyen el corpus de investigación se da por supuesto que las aplicaciones sociales de las TIC están llamadas a generar un nuevo cambio sociohistórico.

11Este nivel de interpretación de los resultados aclara el sentido que tiene el cúmulo de análisis particulares que hemos encontrado en las obras examinadas. Finalmente, a partir de las dinámicas, presentamos los escenarios prospectivos que muestran los vínculos entre las transformaciones comunicativas y la reproducción social.

Diseño metodológico

12Como hemos mencionado, en el estudio realizado examinamos las visiones del futuro globalizado existentes en la literatura científica. Para ello, hemos llevado a cabo un análisis de contenido identificando “el estado del arte” en torno a un tema que ha sido, es y seguirá siendo objeto de reflexión en numerosos campos de las ciencias sociales y humanas. Concretamente, hemos sistematizado las previsiones de cómo van a afectar los usos del conocimiento y de la información, propiciados por las nuevas tecnologías, a las personas y a las organizaciones sociales.

Criterios de selección de las publicaciones

13Diseñamos un análisis de contenido de publicaciones científicas que hicieran referencia a transformaciones de los sistemas y subsistemas comunicativos (SC) asociadas con cambios en los sistemas y subsistemas sociales (SS). Por ejemplo, en algún texto pueden existir referencias a las transformaciones del subsistema de redes, por donde circula la información que intercambian los usuarios. Y en ese mismo texto, esas nuevas prestaciones comunicativas se pueden poner en relación con cambios que se están produciendo en el subsistema de empleo, porque han hecho posible el teletrabajo.

14Las menciones a estas interdependencias (SC ↔ SS) se toman en cuenta cuando en las publicaciones se las relaciona con alguna dinámica histórica. Concretamente, con transformaciones que se consideren propias de la globalización, o de la sociedad del conocimiento y de la información, u otras designaciones equivalentes. Tales dinámicas se indican con la anotación (DS). En el ejemplo anterior, el que las nuevas redes hagan posible la existencia del teletrabajo puede aparecer relacionado con la integración de los espacios laborales y domésticos. Es una dinámica que ya se aprecia en la actualidad y que transformará tanto la vida privada de las familias como las modalidades de empleo.

El registro de ideas. Transcripción de los escenarios de futuro a sentencias

15El diseño del análisis de contenido prevé que las ideas de los autores se capten en su sentido original, pero no literalmente sino de acuerdo a un modelo de estructura lógica, que permite adaptar cualquier idea a unos parámetros predeterminados, que explicamos a continuación: los relatos científicos seleccionados que ofrecen visiones prospectivas de las transformaciones comunicativas y los cambios sociales hacen posible construir “sentencias”. Las sentencias son los textos que constituyen el corpus de unidades para el análisis de contenido. Son frases que describen una determinada representación de un determinado fenómeno y están construidas siguiendo un diseño con dos características esenciales.

16En primer lugar, enuncian y relacionan los tres componentes que, en este caso, pueden existir en una representación, a propósito de los escenarios de futuro. A saber:

17a) Una transformación de (SC) que se opere en alguno de los sistemas de comunicación.

18b) Un cambio de (SS) que se produzca en alguno de los sistemas sociales vinculado a la transformación en el (SC).

19c) Las consecuencias que se cree que vayan a tener esos vínculos entre (SC) y (SS) sobre dinámicas (DS) de reproducción o de cambio en nuestras sociedades globalizadas.

20Un ejemplo de texto construido con el formato de las sentencias sería:

21(SC): las redes digitales hacen posible que información producida por los propios usuarios llegue a tener una difusión masiva en un intervalo de tiempo muy corto, lo que posibilita que se puedan convocar movilizaciones ciudadanas.

22(SS): en ocasiones esta prestación se utiliza para desmentir, contradecir, las versiones de lo que acontece que proporcionan las instituciones públicas. Lo que está haciendo posible que existan formas activas de participación en los aconteceres políticos (por ejemplo, en España, por referencia a los atentados de Atocha de 2004). El gobierno del Partido Popular atribuyó la autoría a terroristas de ETA. Pero el conjunto de la población tuvo conocimiento a través de las redes de que en realidad, los terroristas eran miembros de Al Qaeda.

23(DS): a la larga, el recurso a las redes digitales puede llegar a ser un cauce para el conocimiento de lo que acontece, que contrarreste la pérdida de confianza de los ciudadanos en las organizaciones políticas.

24Y en segundo lugar, las sentencias y las partes que las constituyen son unidades comparables. Cada sentencia contiene una estructura de razonamiento organizada que utiliza conectores lógicos y se puede expresar tanto en lenguaje natural como formal. Esta característica permite que se las analice utilizando cálculos cuantitativos, estructurales y discriminativos.

Universo y corpus de análisis

25Como se ha explicado, hemos establecido nuestro universo de estudio como el repertorio de escenarios de futuro vinculados a los usos sociales de las TIC, que se puedan identificar en publicaciones científicas. Por lo tanto, el corpus para el análisis incluye todas las sentencias que se han identificado con un contenido diferente —se han eliminado las sentencias redundantes—. Conviene destacar que la elección de títulos no está preconfigurada ni responde a cuotas. Porque las publicaciones científicas no son el universo de este estudio; las publicaciones científicas son las fuentes en las que se contiene el universo de escenarios de futuro con contenidos diferentes.

  • 1 El diseño del protocolo de análisis lo ha realizado un grupo de profesores, entre los que figuran l (...)

26Para identificar este corpus de estudio se ha utilizado la metodología de “la bola de nieve”, creada por el profesor Dr. M. Martín Serrano (1972). Es un procedimiento basado en el análisis de estructuras que sirve para obtener muestras en sistemas que están configurados. La metodología tiene por objeto incorporar unidades de análisis cuyos elementos sean distintos y no equivalentes —a diferencia de lo que se hace con las muestras aleatorias, con las que se pretende que todos los elementos sean equiprobables—. Estos métodos se vienen aplicando, desde la publicación de dicha obra y hasta la fecha, sobre todo en estudios de comunidades y en análisis de contenido. Para esta investigación se ha implementado un modelo de cálculo elaborado por el profesor de investigación operativa de la Universidad Complutense de Madrid y miembro de nuestro Grupo de investigación, Dr. Javier Martín Rodrigo. Una explicación más detallada de estas aplicaciones está disponible en Bernete y Velarde (2014).1

27El análisis de contenido se llevó a cabo de acuerdo con los pasos siguientes:

28En un primer paso, para iniciar la selección de las obras, hemos empleado buscadores lógicos en los fondos y en los accesos documentales, propios y de otras instituciones, de que dispone la Universidad Complutense de Madrid.

29La exploración comenzó por las fuentes en donde se describe el estado del arte; en su mayor parte, publicaciones de uso académico. Se elaboraron las correspondientes sentencias y se tomó nota de las referencias a otras fuentes en las que cabría obtener sentencias diferentes. Este procedimiento va incorporando las fuentes especializadas, que a su vez remiten a otras fuentes, hasta que las publicaciones aporten solamente referencias redundantes. Como cabe imaginar, las referencias menos compartidas van apareciendo al final del proceso, lo cual no quiere decir que sean menos interesantes.

30La redundancia se incrementa con mucha rapidez. Al fin y al cabo, no son tantas las concepciones distintas sobre este tema que puede generar la comunidad científica. En la práctica, cuando se ha llegado al punto en el que las citas son endogámicas, se ha entrado en un bucle que no va a proporcionar más novedad. Y por lo tanto, se puede dar por concluida la exploración. En esta investigación se suspendió la búsqueda cuando la probabilidad de encontrar otra representación nueva era del 2,2%, con un nivel de confianza del 95,5%. Por lo tanto, el corpus que se ha obtenido es suficiente y confiable. Tras esas operaciones, el corpus de sentencias resultaba del análisis de los relatos de 70 libros, 10 capítulos de libros y 33 artículos de revistas científicas, de lo cual obtuvimos un total de 2.300 sentencias diferentes. Por motivos de espacio, en la bibliografía sólo se incluyen las referencias que se han citado explícitamente.

31Estas fuentes podían estar escritas, además de en español, en inglés, francés, alemán, portugués e italiano. Se localizaron en bibliotecas, a través de internet, por intercambio, o se adquirieron en librerías nacionales e internacionales. Las principales referencias que se acogen en estas fuentes al término TIC tienen que ver con la digitalización y sus prestaciones; con la virtualización, sus instrumentos y aplicaciones; con las redes de acceso general y más especializado, sus contenidos y funciones; con los usuarios, sus interacciones y comportamientos; con los proveedores, sus políticas y controles. En la tabla 1 se muestra la diversidad que tienen las fuentes que se han analizado.

Tabla 1. Los campos científicos a los que pertenecen las publicaciones de las que proceden las sentencias que constituyen el corpus de la investigación

Ciencias del hombre

- Evolución y paleontología humanas. Tiempo histórico.

- Etología. Praxeología. Prosémica.

- Psicologías: de la percepción; cognitiva; del lenguaje.

- Psicologías evolutiva y diferencial. De las capacidades intelectuales, la imaginación; la creatividad.

- Psicologías del comportamiento; de las necesidades y motivaciones.

Ciencias de las sociedades

- Espacio y ecología sociales.

- Estructura y cambios sociales: Sociología de los grupos primarios; de las organizaciones e instituciones.

- Economía política; División social y técnica; revoluciones industriales. modernización.

- Macroeconomía, trabajo, capital, mercados, consumo, desarrollo.

- Relaciones interpersonales: acción ejecutiva/indicativa. Grupos de pertenencia y de referencia <Integración/marginación >

- Relaciones sociales: Participación política, representación. Controles sociales, represión, emancipación.

- Política y acción social. Conflictos y guerras, Imperialismo. Nacionalismos. Movimientos sociales.

- Sociología de la cultura: Socialización. Identidades personales y colectivas. Tradiciones. Aculturación.

- Producción social de comunicación: Conservación y transmisión de conocimiento, memorias sociales. Objetividad y referencia de la información.

Fuente: elaboración propia a partir del corpus de los datos analizados.

Resultados de los análisis

32Con las sentencias obtenidas se realizaron diversas clasificaciones. Una de ellas ha consistido en identificar cuáles son los sistemas afectados por las aplicaciones de las TIC. La distribución resultante aparece en la tabla 2. Se han establecido tres grupos: Sistemas socioeconómicos; del conocimiento; y de la vida cotidiana.

Tabla 2. Sistemas afectados por las aplicaciones sociales de las TIC

Bases

(nn)

(%)

(1) Grupo de sistemas socioeconómicos

Económico

487

21,2

Político

433

18,8

Laboral

111

4,3

Administrativo

65

2,8

(2) Grupo de sistemas del conocimiento

Cultural

271

11,8

Cognitivo

180

7,8

Educativo

140

6,1

Info-comunicativo

133

5,8

Científico

99

4,3

(3) Sistema de la vida cotidiana

Existencial

265

11,5

Base (en cada fila)

2300

100

Fuente: elaboración propia a partir del corpus de los datos analizados.

33En este artículo se exponen únicamente los resultados correspondientes al análisis de (1) Grupo de Sistemas socioeconómicos, que incluye 1.096 sentencias diferentes, distribuidas entre cuatro subsistemas: el económico —al que se refieren aproximadamente, una de cada cinco sentencias del corpus—; el político —con casi la misma proporción de sentencias—; el laboral —mencionado por una de cada veintitrés sentencias—; y el administrativo —del que se ocupan una de cada treinta y siete sentencias—.

Criterio utilizado para analizar las afectaciones de las TIC a los sistemas socioeconómicos

34Para clasificar las modificaciones de los sistemas socioeconómicos, que en los relatos se relacionan con transformaciones comunicativas, las hemos distinguido según el plano en el que tales cambios tienen lugar. Ubicamos tres planos: el del ser o estar; el del hacer y el del pensar:

351) Cambios en el plano del “Ser” o del “Estar” de los sistemas: se han reunido las modificaciones que atañen a cómo están organizados los sistemas; a sus estructuras y componentes, a sus estados y a su funcionamiento.

362) Cambios en el plano del “Hacer” de los agentes individuales y colectivos: incluye las transformaciones que hemos identificado relacionadas con las prácticas, las actividades; los procedimientos y las interacciones de los agentes aludidos en cada sentencia.

373) Cambios en el plano del “Creer” o “Concebir”: recoge modificaciones que tienen que ver con ideas, programas, modelos; con reglas y valores, y con todo lo que atañe al cambio en las mentalidades, las ideologías y las cosmovisiones.

38La desagregación de las sentencias en estos tres planos se muestra en la tabla 3. Se resaltan en cursiva los valores que son significativamente elevados.

Tabla 3. Afectaciones de las TIC a los sistemas socioeconómicos

Relación de sistemas socioeconómicos

Plano en el que se producen las afectaciones. Porcentajes

Bases: Totales

En el “Ser” o el “Estar”

En el “Hacer”

En el “Creer o “Concebir”

Económico

60,5

28,3

11,2

487

Político

52,7

41,3

6,0

433

Laboral

64,0

29,7

6,3

111

Administrativo

59,3

34,6

6,1

65

Fuente: elaboración propia a partir del corpus de los datos analizados.

39La distribución estadística promedio para cada casilla es del 33,3%. Si se compara con los resultados del cuadro, cabe adelantar dos observaciones generales:

40Que las afectaciones de las TIC más mencionadas en las sentencias se refieren a las modificaciones producidas en las organizaciones, los Estados o funcionamiento de los sistemas (plano del “Ser” o del “Estar”).

41Que hay relativamente pocas referencias a modificaciones generadas por las TIC en los programas, normas y mentalidades (plano del “Creer o “Concebir”).

42En los siguientes epígrafes se analizan para cada uno de los sistemas socioeconómicos —y en cada plano— las afectaciones concretas descritas en los contenidos de las sentencias.

Afectaciones comunicativas en los sistemas económicos

43Las afectaciones comunicativas identificadas tienen que ver, en tres de cada cinco casos, con cambios en el estado o estructura de las instituciones económicas —y no tanto con el sistema económico en su conjunto—. Son cambios referidos a multinacionales, empresas, industrias, monopolios u oligopolios. En cuanto al sistema económico en su conjunto, se alude a la incidencia de las innovaciones comunicativas en la aparición y expansión del capitalismo financiero.

44También son frecuentes las referencias a las TIC en relación con la transformación de los mercados. Estas tecnologías han creado un sistema de mercado interconectado en red (Castells 1997), pero también están contribuyendo a segmentarlo gracias a la capacidad de estas tecnologías para interactuar con el cliente y ofrecerle servicios y mercancías de manera individualizada. Al mismo tiempo, las nuevas tecnologías también se contemplan en su condición de bienes de consumo y por su repercusión sobre la rentabilidad económica: se afirma que la economía gira, cada vez más, en torno al mercado de la información y de la comunicación (Siochrú 2005). Por último, varias sentencias mencionan que la revolución tecnológica en curso favorece nuevas formas de desigualdad social y dualización económica.

45Las referencias a las prácticas económicas tienen una frecuencia significativamente baja —dos de cada siete sentencias—. Se mencionan diversas aplicaciones de las TIC, en la producción y distribución de bienes; y en el desarrollo y expansión de mercados. Generalmente se relacionan con la incidencia en la productividad y el beneficio. Y hay análisis macroeconómicos que consideran que la utilización de los bienes y servicios comunicativos en actividades económicas se condiciona a que generen beneficios de forma directa o indirecta.

46En el ámbito económico, como en todos los demás, son muy poco frecuentes las alusiones o los análisis sobre la incidencia de las TIC en las normas, los valores y mentalidades —uno de cada nueve—. Se alude principalmente a la participación de las nuevas tecnologías en la transformación del modelo de producción capitalista: sobre todo al paso de su etapa industrial a su etapa financiera. Además, se describen dos dinámicas comunicativas que contribuyen a esa transición:

47Desde la comunicación pública se articulan mecanismos de reproducción que no amenacen el orden económico. Por ejemplo, la difusión a escala universal de controles elaborados por “la industria de la conciencia” hace posible la expansión del capitalismo multinacional (cfr. Enzensberger 1984 [1971]).

48Al tiempo, se promueven los correspondientes cambios de las normas y los valores socioeconómicos propios del capitalismo financiero e informacional. Por ejemplo, difundiendo “el consumismo” (como algo deseable e inevitable) en todas las esferas de la existencia humana (cfr. Webster 2002 [1995]).

Afectaciones comunicativas en los sistemas políticos

49Una de cada dos sentencias aproximadamente se refiere a los efectos de las transformaciones comunicativas en la organización de las instituciones políticas, plano del “Ser”. Las TIC se ubican en el origen de la revolución que más velozmente se está produciendo en la historia, aunque en otros textos se considera que la transformación de las sociedades mediante la innovación tecnológica responde antes a un mito que a una realidad.

50Las descripciones sobre los efectos de las transformaciones comunicativas en el estado de los sistemas políticos se centran en el reparto y la centralización del poder. Algunas sentencias consideran que la hegemonía global ejercida por Estados Unidos aumentará, en tanto que la libre circulación de información favorecerá la penetración de productos comunicativos de ese país (Martín 2004). Sin embargo, la mayoría de textos apuntan a la emergencia de otros actores hegemónicos —sobre todo, asiáticos— que competirán por el poder político y económico. En todo caso, no parece que las TIC vayan a cuestionar la centralización del poder en torno a los Estados-nación, lo que se comparte en uno de cada cuatro casos. Solamente dos sentencias suponen que internet va a contribuir a la desactivación de los nacionalismos, en beneficio de la identificación con ciudadanías globales. Esa creencia predominante de que se están usando las TIC para concentrar y centralizar el poder a escala de las políticas nacionales no se refiere al ámbito local. Los textos que abordan la política municipal consideran que el recurso a las redes para la comunicación ciudadana está articulando el tejido social (Fuchs 2008).

51Dos de cada cinco sentencias se refieren a las transformaciones comunicativas que inciden en el modo de “Hacer” política. Los textos reflejan que ya se ha tomado conciencia de que las prácticas políticas de las instituciones del poder y de la ciudadanía pueden estar en conflicto. Las referencias a esa contraposición se centran principalmente en dos cuestiones: en el uso de las TIC tanto para el control como para la autonomía de la población. Y sobre todo, en las nuevas formas de participación política que estas tecnologías hacen posible.

52Hay textos que relacionan las TIC con la existencia de vigilancias políticas que nunca antes eran posibles. Y otros que destacan la posibilidad de utilizar esas mismas tecnologías para controlar a los controladores. Ambas visiones aparecen con frecuencia equivalente —uno de cada diez casos—. Por ejemplo, se menciona que internet se adapta a la gestión de las nuevas formas de poder y hace posible el estado de dominación y vigilancia. Al tiempo, se contrapone que ese mismo sistema ha favorecido la multiplicación de movimientos diversos de resistencia (Mattelart 1998).

53Una de cada dos sentencias está centrada en el recurso a estas tecnologías, a fin de establecer alternativas de participación activa para el conjunto de las personas. La mayoría de los textos coinciden en la idea de que el uso de las redes ya está sustituyendo los métodos tradicionales de discusión y de toma de decisiones. Por ejemplo, se escribe que se está creando un “asamblearismo virtual”; que la red hace posible convocar movilizaciones con un mínimo de burocracia y jerarquía y que se generan formas de democracia deliberativa mediatizada (Green 2002).

54Se toman en cuenta logros en la defensa de los derechos cívicos, que se atribuyen a la rápida difusión de la información. Se inventan denominaciones para estas formas de participación, como “democracia continua”, consistente en una relación constante entre ciudadanos y representantes; “ciberdemocracia” o “tele-política”, en alusión al uso de canales digitales que trascienden las estructuras tradicionales de los partidos. Varias sentencias argumentan que el recurso a la comunicación activa contrarresta la pérdida de confianza, la deslegitimación y la desafección del sistema político por parte de los ciudadanos. Son relatos que, de una forma u otra, aluden a la tecnoutopía de la democracia total (Zubero 2004).

55El resto de las sentencias relativas a las prácticas políticas —una de cada tres— se refieren al uso de las redes por los movimientos sociales. Se reiteran referencias a cómo han favorecido las movilizaciones colectivas. Se afirma que hacen posible la convergencia ideológica y de los objetivos, en ocasiones a escala internacional; y que permiten la coordinación de actividades en red.

56En el ámbito político es donde hay menos referencias, en términos relativos, a la repercusión de los cambios comunicativos sobre las concepciones y creencias de la población. Los argumentos más frecuentes señalan los usos ideológicos de la comunicación pública donde se pueden estar borrando los límites entre propaganda política e información. Se menciona, por ejemplo, que en la comunicación están sobrerrepresentados los intereses de los poderosos y subrepresentados los intereses del resto. Además, se menciona la confusión existente entre noticias y desinformación; entretenimiento y despolitización; y entre demandas sociales y publicidad.

Afectaciones comunicativas en los sistemas laborales

57Dos de cada tres sentencias, aproximadamente, se refieren a cambios en la organización del trabajo, que ahora ha adquirido, en muchos casos, un componente informacional. Pero lo que se analiza en los textos es, sobre todo, el impacto de las TIC en el empleo. Las sentencias más numerosas son aquellas que vinculan esta reconversión digital con una reducción de la oferta de trabajo y la destrucción de empleos desempeñados por la mano de obra menos cualificada (en sectores como la banca o las telecomunicaciones). En la literatura científica revisada abunda la idea de que las TIC no están ofreciendo ocupaciones alternativas en cantidad suficiente (Clemente 2005).

58Es en el plano de las prácticas y el hacer laboral donde se encuentran los discursos más favorables a los efectos laborales de las TIC. Las ventajas laborales de la reconversión digital que más se mencionan son la flexibilidad en los horarios de trabajo; la disminución en los desplazamientos y las nuevas oportunidades de empleo para las mujeres. Se escribe, además, que las personas trabajadoras son más autónomas y poseen más iniciativa y decisión (Joyanes 1997).

59Todavía en ese plano, dos de cada siete referencias tratan de transformaciones del hacer laboral, consecuentes a la incorporación de las TIC y relacionadas, fundamentalmente, con el teletrabajo. Los argumentos operan con la idea de que es una práctica revolucionaria. Y que por primera vez se están integrando en un único microsistema revocando la separación del trabajo y la residencia. Esto conlleva, sin embargo, diversos inconvenientes: aislamiento del trabajador, inseguridad laboral, ritmos más estresantes, alienación y riesgo de volver al trabajo a destajo, donde se paga al empleado por objetivos. En definitiva, el teletrabajo puede aumentar la productividad empresarial pero a costa de una reducción del valor del tiempo de trabajo (Duart y Sangrà 2000).

60Solamente una de cada dieciséis sentencias relativas al trabajo hace referencia a la repercusión de estos cambios comunicativos en las mentalidades de los individuos. Se considera que está en desarrollo una nueva “cultura organizacional”, con un modo de trabajo orientado a la cooperación en red entre los trabajadores.

Afectaciones comunicativas en los sistemas administrativos

61Existen relativamente pocas referencias a los efectos de la innovación comunicativa en las administraciones públicas. Dos de cada tres menciones, aproximadamente, se refieren al “Ser” de estas organizaciones administrativas: aluden a los efectos de las TIC sobre las relaciones de la administración con los administrados; y de las administraciones públicas con el sector privado.

62La mayoría de los textos identifican mejoras derivadas de la informatización de los servicios públicos, sobre todo en la administración local —mayor transparencia administrativa y participación de los usuarios—. Pero también hay manifestaciones en sentido contrario: si la red se usa con fines administrativos se requiere tanto acceso como capacidad de manejar los recursos digitales, lo que puede aumentar la brecha digital entre los ciudadanos (Lash 2005 [2002]).

63Varias sentencias inciden en que la informatización de los servicios disminuye la burocratización administrativa, reduciendo esta carga a ciudadanos y empresas. No obstante, otras opiniones, aunque menos numerosas, indican que el crecimiento de la cantidad de información que gestionan las administraciones públicas refuerza la burocracia y aumenta el aparato administrativo.

64Además, se menciona que la informatización de los servicios públicos refuerza la presencia del sector privado en las tareas administrativas. El refuerzo es directo cuando se privatizan servicios públicos gestionados por internet —por ejemplo, el cobro de multas—. Y sobre todo, el refuerzo es indirecto cuando se eliminan obstáculos administrativos a la inversión privada y a la libre competencia. La proporción de menciones a los efectos de las TIC en el “Hacer” de las administraciones públicas se corresponde con el que cabía esperar en términos estadísticos —una de cada tres—. Se tratan principalmente dos tipos de efectos.

65El primer efecto consiste en la mejora de la calidad de los servicios que las administraciones proporcionan (e-government), por ejemplo, con la simplificación de trámites y la mejor organización de la información (Kaufman 2005). Aquí también se identifica una mayor concienciación de los poderes públicos de cuidar su buena imagen institucional a través de la eficiencia de sus espacios virtuales.

66Y el segundo efecto está relacionado con el aumento o descenso de controles gubernamentales. A este respecto, las características estructurales de internet son un obstáculo para el ejercicio incontrolado del poder o la impunidad estatal (Barranquero y González 2006). Pero también hay otra perspectiva de análisis, que relaciona esos controles con la eficiencia administrativa. El control administrativo también puede ser instrumentado para otros fines que limiten las libertades formales o reales. Estas observaciones están tomando en cuenta que la información que hay que entregar a las administraciones, en muchos aspectos, es de obligado cumplimiento y queda archivada sin que el sujeto pueda decidir, en muchos casos, sobre ella. Por ejemplo, se argumenta que la multiplicación de los procesos de clasificación, recolección y registro de información, con fines de gestión administrativa y atención a los usuarios, está en el centro de la vigilancia de masas que consolida el “estado de vigilancia” (cfr. Krug 2005).

67Una sentencia de cada dieciséis registradas está referida a cambios en las concepciones de las administraciones públicas derivadas de las transformaciones digitales. Son textos que se pueden encuadrar en un análisis “weberiano”: las nuevas tecnologías, como internet y sus múltiples aplicaciones, contribuyen a ejercer el imperativo de “la acción racional burocrática” (cfr. Cimadevilla 2004). Existiría una contradicción entre la estructura administrativa que se concibe cada vez más centralizada y la concepción descentralizada y supranacional que se espera de las nuevas tecnologías.

Visión de conjunto de los cambios en los sistemas socioeconómicos

68En los cuatro sistemas analizados —político, económico, laboral y administrativo—, más de la mitad de los textos tratan de los efectos de las transformaciones comunicativas en la organización y el estado de las respectivas instituciones. Son las afectaciones que inciden en “el Ser” o “el Estar” de cada uno de estos sistemas. Este interés por los cambios estructurales y funcionales, frecuentemente se relaciona y complementa con el análisis de las correspondientes modificaciones a nivel de las prácticas, es decir, con afectaciones relacionadas con “el Hacer” de los agentes individuales y colectivos. En cambio, en términos relativos, está subrepresentado el plano relativo al “Creer” y al “Concebir”, es decir, aquel en donde se recogen las explicaciones de cómo han afectado todos esos cambios los modelos políticos, económicos, laborales o administrativos. Este déficit de análisis es muy llamativo, sobre todo si se toma en cuenta que la mayoría de los textos analizados proceden de publicaciones científicas. Pareciera como si no se hubiese salido aún del asombro ante las prestaciones técnicas ofrecidas por las nuevas herramientas. Fascinación que podría explicar por qué los autores siguen necesitando examinar, prioritariamente, los efectos de las transformaciones comunicativas en los componentes infraestructurales y estructurales de la sociedad. Y por qué se centran más bien en el qué hacer que en el por qué y el para qué hacer.

69En cambio, la atención concedida a las perspectivas “macro” y a largo plazo de tales efectos no se corresponde con la importancia que tienen ni con su significado sociohistórico. Cabe pensar que en el ámbito de la producción científica analizada esté latente una perspectiva más pragmática y cortoplacista que dialéctica. Quizás eso explicaría por qué para entender las modificaciones en las creencias, los valores y representaciones sociales, relacionados con los nuevos recursos comunicativos, se toman en cuenta tan pocas veces los cambios en la estructura y en el funcionamiento de los sistemas socioeconómicos.

Vinculación de las innovaciones comunicativas con dinámicas sociales en la era de la globalización

70Como hemos venido exponiendo, el estudio de los relatos a propósito de las TIC permite apreciar cómo se concibe el futuro “de la globalización” en los textos que manejan científicos, académicos y profesionales. Todas las publicaciones analizadas han sido seleccionadas porque relacionan los usos sociales de las innovaciones comunicativas con las dinámicas sociales que producen los cambios históricos. Entendemos que una “dinámica social” es una dimensión del funcionamiento social, que puede variar en sentidos opuestos. Por ejemplo: “estatización/privatización”; o “Igualdad/desigualdad social y económica”. En este caso, el sentido que tengan los cambios de las dinámicas estaría relacionado con el uso de las TIC en los sistemas socioeconómicos. Los resultados del análisis de contenido permiten identificar cuáles son esas dinámicas y en qué sentido se espera que se transformen, según los autores de los textos analizados. Las dinámicas identificadas pueden distribuirse en seis tipologías diferentes:

Transformación/reproducción de los sistemas políticos y económicos.

Mejoría/empeoramiento del trabajo asalariado.

Desarrollo/involución democrático.

Autonomía/control en el ejercicio de las libertades.

Desarrollo/involución de la burocracia administrativa.

Desarrollo/involución de valores universalistas.

71Como se puede comprobar, las tipologías 1 y 2 se refieren a dinámicas sociohistóricas que se vienen tomando en cuenta desde los orígenes de la economía política (Marx 1956 [1894]). La 3 y la 4 se pueden relacionar con la crítica del poder que se remonta al iluminismo (Montesquieu 2003 [1748]). Y también con los análisis de las relaciones entre burocracia y progreso, que tienen sus antecedentes en Auguste Comte (1970 [1822]). La tipología 5 hace referencia a la obra de Max Weber (2004 [1905]). Y finalmente, la tipología 6 enlaza con las teorías funcionalistas de la reproducción social, que relacionan la integración con las contraposiciones entre universalismo/particularismo desde Émile Durkheim (1968 [1912]) hasta Talcott Parsons (1968 [1937]).

72La referencia en las ciencias sociales a estas tipologías de dinámicas ha venido antecediendo o acompañando a los sucesivos cambios sociohistóricos producidos desde los orígenes de las industrialización. Si bien se mira, es comprensible que también estén vigentes en la literatura científica actual. Porque se trata de entender y de prever los cambios históricos que vayan a producirse en nuestra época, inmersa ya en la Cuarta Revolución Científico-Técnica. Y por eso, cada una de las seis dinámicas detectadas contiene afectaciones específicas.

73En la tabla 4 ofrecemos el conjunto de todas las dinámicas concretas identificadas en cada tipología. En cada categoría aparece en cursiva el sentido en que se espera que se produzca la afectación, y en texto sin cursiva, cuando se espera que la afectación suceda en ambos sentidos.

Tabla 4. Dinámicas sociales que pueden verse afectadas por la utilización de las TIC en los sistemas socioeconómicos

Transformación/reproducción de los sistemas políticos y económicos

1. Reorganización/reproducción del poder político y económico a escala global.

2. Expansión/limitación de la expansión del capitalismo financiero.

3. Integración/desintegración de los mercados de bienes y servicios.

4. Promoción/limitación del consumismo.

5. Beneficio privado/servicio público.

6. Estatización/privatización.

7. Igualdad/desigualdad social y económica.

Mejoría/empeoramiento del trabajo asalariado

1. Aumento/disminución de la oferta de trabajo.

2. Mejoría/empeoramiento de la calidad del trabajo.

3. Incremento/reducción de ingresos.

4. Aumento/disminución del tiempo de trabajo.

Desarrollo/involución democrático

1. Formas tradicionales/nuevas formas de organización política.

2. Formas tradicionales/nuevas formas de participación política.

Autonomía/control en el ejercicio de las libertades

1. Aumento/disminución del control ideológico.

2. Aumento/disminución del control gubernamental.

3. Aumento/disminución del control administrativo.

Desarrollo/involución de la burocracia administrativa

1. Simplificación/complicación de las gestiones.

2. Mejoría/empeoramiento de la calidad de los servicios.

3. Mejoría/empeoramiento de las relaciones entre administraciones y administrados.

Desarrollo/involución de valores universalistas

1. Ascenso/descenso de las identidades nacionalistas.

2. Ascenso/descenso de las identidades localistas.

Fuente: elaboración propia a partir del corpus de los datos analizados.

74Aclaramos ahora el sentido de los cambios que se producen en cada una de las dinámicas sociales.

75Transformación/reproducción de los sistemas políticos y económicos

76Reorganización/reproducción del poder político y económico: se considera que con el empleo a escala global de las nuevas tecnologías se tenderá a distribuir la hegemonía del poder entre un mayor número de Estados. Pero en el interior de cada Estado, la dinámica funcionará a la inversa: el poder se concentrará en un número cada vez más reducido de instituciones.

77Expansión/limitación de la expansión del capitalismo financiero: el capitalismo financiero ha tomado el relevo del industrial. Se considera que esta transformación es indisociable de los usos económicos y sociales de las TIC. Y se prevé que esta dinámica va a proseguir su curso; y que va a integrar o a controlar las otras formas de producción, socialistas o precapitalistas.

78Integración/desintegración de los mercados de bienes y servicios: los usos de las redes en los mercados orientan esta dinámica, al tiempo, en direcciones opuestas. Por un lado, hacia la concentración de la oferta y la distribución comercial. Por otro lado, hacia la segmentación de la demanda.

79Promoción/limitación del consumismo: la dinámica de “las sociedades de consumo” se ha mantenido con el cambio de modelo económico. En las “sociedades globalizadas”, el “consumismo” se ha desarrollado con la promoción de sus valores a través de los medios de comunicación tradicionales y de los nuevos. Se considera que esa tendencia va a seguir manteniéndose.

80Beneficio privado/servicio público: en las ocasiones en las que haya conflicto entre los intereses privados y públicos, se entiende que las aplicaciones de las TIC se orientarán más bien en beneficio de los primeros.

81Estatización/privatización: se supone que la gestión de las infraestructuras y los servicios de las TIC se orientará hacia la participación del sector privado, cuando genere beneficios. Y que el papel del sector público será predominante cuando la gestión no sea rentable.

82Igualdad/desigualdad social y económica: se entiende que las TIC refuerzan la dinámica, que lleva a una diferencia cada vez mayor entre países pobres y ricos; y dentro de cada país, entre los grupos más y menos favorecidos.

Mejoría/empeoramiento del trabajo asalariado

83Aumento/disminución de la oferta de trabajo: se da por ya establecida la tendencia a sustituir por trabajo digital otras formas de desempeños laborales precedentes. Se estima que el balance final entre la creación de nuevos empleos y la destrucción de otros tradicionales se salda negativamente.

84Mejoría/empeoramiento de la calidad del trabajo: las actividades en las que se han incorporado las TIC van desde las más creativas hasta las más rutinarias. Según el contenido de las tareas, mejoran o empeoran su calidad.

85Incremento/reducción de ingresos: las aplicaciones de las TIC en el mercado laboral orientan hacia una reducción del valor del trabajo. Por la deslocalización; por el aislamiento de quienes contratan teletrabajo; y por la transferencia a los trabajadores de los costes de formación y de mantenimiento de los medios y útiles de trabajo.

86Aumento/disminución del tiempo de trabajo: las TIC disminuyen el tiempo requerido para llevar a cabo muchas tareas. Pero esa economía se aplica más bien para la reducción del número de asalariados que para aminorar las horas trabajadas por quienes tienen un empleo. Estas políticas de empleo y la reducción de la remuneración laboral orientan, a escala general, hacia el aumento del tiempo de trabajo. La tendencia contraria se ve favorecida a título particular, en la medida en que la persona trabajadora pueda decidir su dedicación y los ritmos laborales.

Desarrollo/involución democrático

87Formas tradicionales/nuevas formas de organización política: se considera que las redes están disminuyendo la eficacia y la influencia de los partidos y del resto de las organizaciones políticas tradicionales. La inclinación hacia formas virtuales de organización favorece a los movimientos sociales.

88Formas tradicionales/nuevas formas de participación política: se cree que la participación activa de la población en eventos políticos concretos, convocados por los movimientos sociales, tenderá a aumentar. En cambio, se considera que disminuirá la participación en las actividades políticas regladas, incluidas las elecciones.

Autonomía/control en el ejercicio de las libertades

89Aumento/disminución del control ideológico: la comunicación en red proporciona acceso a información más plural, y potencialmente debería disminuir las oportunidades y la eficacia de los controles ideológicos. Pero por los mismos cauces se difunde la comunicación ideológicamente sesgada, entreverada con la información, la publicidad, el entretenimiento. Se considera que ese control está aumentando y lo seguirá haciendo.

90Aumento/disminución del control gubernamental: antes de la aparición de las TIC no se podían registrar la información y los movimientos del conjunto de la población. Se considera que las agencias dedicadas a estas actividades están utilizando estas prestaciones de forma cada vez más generalizada e intrusiva.

91Aumento/disminución del control administrativo: las administraciones seguirán solicitando, acumulando, centralizando y operando información que concierne a las características, los estados y comportamientos de toda la población. Se cree que los límites entre el uso administrativo de la información y el control gubernamental de los ciudadanos se irán difuminando.

Desarrollo/involución de la burocracia administrativa

92Simplificación/complicación de las gestiones: se considera que a la larga se simplificarán los trámites administrativos.

93Mejoría/empeoramiento de la calidad de los servicios: las TIC facilitan contactos más rápidos e información más completa. Se afirma que los servicios públicos seguirán mejorando.

94Mejoría/empeoramiento de las relaciones entre administraciones y administrados: internet orienta hacia actuaciones administrativas más transparentes y mayor participación de los usuarios.

Desarrollo/involución de valores universalistas

95Ascenso/descenso de las identidades nacionalistas: las redes globales favorecen el universalismo en las relaciones institucionales y personales. Sin embargo, se considera que a mediano plazo seguirá el ascenso de valores y prejuicios nacionalistas.

96Ascenso/descenso de las identidades localistas: la integración de los miembros de las comunidades locales a través de las redes está aumentando. Se cree que en los espacios de residencia van a reforzarse los sentimientos de identificación y de pertenencia.

Conclusiones

97Hemos probado que, en el conjunto de las obras analizadas en nuestra investigación, las referencias a los escenarios de futuro describen procesos macrosociológicos e históricos. Son macrosociológicos porque se refieren a las mutuas afectaciones entre las transformaciones que se van produciendo en el Estado y en el funcionamiento de los sistemas comunicativos, y los cambios que van ocurriendo en la configuración y el desempeño de los sistemas sociales. Y son históricos porque esos procesos se relacionan con dinámicas que van a transformar el ser, el hacer y el creer de las sociedades.

98Por eso, en el corpus de nuestro análisis de contenido, los escenarios de un futuro “globalizado” aclaran transformaciones relacionadas con los usos sociales de las nuevas tecnologías de la comunicación y de la información. Los designios que orienten esos usos pueden estar explícitos o no, y las consecuencias previstas pueden ser deseables o indeseables. Pero en cualquier caso, esas transformaciones implican actuaciones mediadoras, debido a que en cada nuevo escenario histórico la acción que modifica el mundo es inseparable de la información que lo reproduce. En el escenario de la globalización, la información, la acción y la organización social aparecen no sólo como dimensiones relacionadas, sino en ocasiones intercambiables. Y es así porque la intervención humana tiene ahora muchas más posibilidades de mediar entre ellas, y, tal y como hemos analizado, los efectos de esas mediaciones pueden ser materiales, cognitivos, institucionales.

99En el plano metodológico, hemos utilizado como criterio para la generación de tipologías las dinámicas sociohistóricas. Y consideramos haber aclarado que esas dinámicas son cambios que se relacionan con la sociogénesis y con la antropogénesis. Al tiempo, hemos verificado que siete de cada diez sentencias conformadas como unidades de análisis pueden ser clasificadas en alguna de las seis dinámicas identificadas en el corpus.

100La literatura científica analizada recurre a estas tipologías de dinámicas para explicar las transformaciones que ha generado el capitalismo y que al tiempo lo transforman. Podrían considerarse “palieres de las ciencias sociohistóricas” porque con ellos se pueden relacionar procesos de cambio que se desarrollan a lo largo de toda una época. En este caso, de la época contemporánea.

101En tanto que las tipologías identificadas en el análisis de contenido son criterios para la explicación de los cambios sociohistóricos que permanecen, las dinámicas concretas que contienen las tipologías son específicas de cada ámbito, tiempo y espacio. En este caso, son las dinámicas que corresponden a los usos de las nuevas tecnologías de la información y del conocimiento en los sistemas socioeconómicos, cuando está en curso el paso de las sociedades posindustriales a las llamadas sociedades “monopólico-globalizadas”, o simplemente “globalizadas”.

102Finalmente, recordamos que este artículo está basado en un análisis de relatos, de los que cabe concluir cómo se concibe el futuro “de la globalización” en los textos que manejan los científicos y académicos cuyas obras hemos revisado. Es obvio que se trata de previsiones, y no de comprobaciones. Aunque esas previsiones derivan de la interpretación que sus autores hacen de los cambios que están aconteciendo en la comunicación o en los sistemas socioeconómicos. Como todos los análisis prospectivos, serán confirmados o desmentidos. Pero para ello habrá que esperar a que el futuro se realice.

103Barranquero, Alejandro y María Eugenia González. 2006. “Empleo y usos de internet en las comunidades inmigradas. La red como herramienta neutralizadora de la distancia”. Razón y Palabra 49. http://www.razonypalabra.org.mx/​anteriores/​n49/​bienal/​Mesa%209/​CortesBarrenquero.pdf

104Bernete, Francisco y Olivia Velarde. 2014. Designs for Social Science Study of Globalized Future Scenarios”. International Journal of Humanities and Social Science 4 (11/1): 93-108. http://www.ijhssnet.com/​journals/​Vol_4_No_11_1_September_2014/​11.pdf

105Castells, Manuel. 1997. La era de la información: economía, sociedad y cultura. Madrid: Alianza Editorial.

106Cimadevilla, Gustavo. 2004. Dominios: crítica a la razón intervencionista, la comunicación y el desarrollo sustentable. Buenos Aires: Prometeo.

107Clemente, Miguel 2005. Violencia y medios de comunicación. La socialización postmoderna. Madrid: EOS.

108Comte, Auguste. 1970 [1822]. Plan des travaux scientifiques nécessaires pour reorganiser la societé. París: Aubier.

109Crusafón, Carmina. 2012. La nueva era mediática: las claves del escenario global. Barcelona: Bosch.

110Duart, Josep María y Albert Sangrà. 2000. Aprender en la virtualidad. Madrid: Gedisa.

111Durkheim, Émile. 1968 [1912]. Les formes élémentaires de la vie religieuse. París: Presses Universitaires.

112Enzensberger, Hans Magnus. 1984 [1971]. Elementos para una teoría de los medios de comunicación. Barcelona: Anagrama.

113Fuchs, Christian. 2008. Internet and Society. Social Theory in the Information Age. Nueva York: Routledge.

114Green, Lelia. 2002. Communication Technology and Society. Londres: Sage.

115Joyanes Aguilar, Luis. 1997. Cibersociedad. Los retos sociales ante un nuevo mundo digital. Madrid: McGraw Hill.

116Kaufman, Ester. 2005. “Redes asociativas, TIC y formación de funcionarios”. En Desarrollo local en la sociedad de la información. Municipios e internet, coordinado por Susana Finquelievich, 21-52. Buenos Aires: La Crujía.

117Krug, Gary. 2005. Communication, Technology and Cultural Change. Londres: Sage.

118Lash, Scott. 2005 [2002]. Crítica de la información. Buenos Aires: Amorrortu.

119Martín Serrano, Manuel. 1972. Sociología del milagro. Las caras de Bélmez. Barcelona: Barral Editores.

120Martín Serrano, Manuel. 1986. La producción social de comunicación. Madrid: Alianza Editorial.

121Martín Serrano, Manuel. 2004. “Orígenes históricos de los usos actuales de la comunicación pública”. Diálogos de la Comunicación 69: 98-108. http://eprints.ucm.es/​13242/​

122Martín Serrano, Manuel y Olivia Velarde Hermida. 2015: “La mediación comunicativa de las identidades individuales y colectivas”. Revista Latina de Comunicación Social 70: 552-565. http://dx.doi.org/​10.4185/​RLCS-2015-1059

123Marx, Karl. 1956 [1894]. El capital. Critica de la economía política. Tomo III: el proceso de producción capitalista en su conjunto. Buenos Aires: Cartago.

124Mattelart, Armand. 1998. La mundialización de la comunicación. Barcelona: Paidós.

125Montesquieu, Charles-Louis. 2003 [1748]. Del espíritu de las leyes. Madrid: Alianza Editorial.

126Ogan, Christine. 2009. “Development Communication: The State of Research in an Era of ICTS and Globalization”. International Communication Gazette 71 (8): 655-670. http://dx.doi.org/​10.1177/​1748048509345060

127Parsons, Talcott. 1968 [1937]. La estructura de la acción social. Madrid: Guadarrama.

128Siochrú, Séan Ó. 2005. “Global Media Governance as a Potential Site of Civil Society Intervention”. En Democratizing Global Media: One World Many Struggles, editado por Robert A. Hackett y Yuezhi Zhao, 205-221. Nueva York: Rowman and Littlefield.

129Velarde, Olivia, Francisco Bernete y Daniel Franco. 2015. “Paradigmas de los efectos de las TIC en la cultura y en el conocimiento”. Revista Latina de Comunicación Social 70: 347-379. http://dx.doi.org/​10.4185/​RLCS-2015-1050

130Weber, Max. 2004 [1905]. La ética protestante y el espíritu del capitalismo. Madrid: Alianza Editorial.

131Webster, Frank. 2002 [1995]. Theories of the Information Society. Londres: Routledge.

132Zubero, Imanol. 2004. “Conocer para hacer: la tarea cultural de los movimientos sociales”. En La Red es de todos. Cuando los movimientos sociales se apropian de la red, coordinado por Víctor Marí Sáez, 59-75. Madrid: Popular.

Inicio de página

Notas

1 El diseño del protocolo de análisis lo ha realizado un grupo de profesores, entre los que figuran los firmantes de este artículo. Un equipo de doce analistas de contenido, coordinados por la Dra. Begoña Ballesteros y por la licenciada Sugey Morales y entrenados en la construcción de sentencias a partir de relatos, ha llevado a cabo el volcado de la información.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Olivia Velarde Hermida y Francisco Bernete García, « Innovaciones comunicativas y cambios de los sistemas socioeconómicos. Interpretaciones de sus efectos en los textos científicos »,Revista de Estudios Sociales, 56 | 2016, 67-79.

Referencia electrónica

Olivia Velarde Hermida y Francisco Bernete García, « Innovaciones comunicativas y cambios de los sistemas socioeconómicos. Interpretaciones de sus efectos en los textos científicos », Revista de Estudios Sociales [En línea], 56 | Abril 2016, Publicado el 01 abril 2016, consultado el 15 octubre 2019. URL : http://journals.openedition.org/revestudsoc/9852

Inicio de página

Autores

Olivia Velarde Hermida

Doctora en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid (España). Profesora titular de la Universidad Complutense de Madrid. Entre sus publicaciones se encuentran: “La mediación comunicativa de las identidades individuales y colectivas” (en coautoría). Revista Latina de Comunicación Social 70 (2015): 552-565; y “Paradigmas de los efectos de las TIC en la cultura y en el conocimiento” (en coautoría). Revista Latina de Comunicación Social 70 (2015): 347-379. Ovelarde[at]ucm.es

Francisco Bernete García

Doctor en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid (España). Profesor titular de la Universidad Complutense de Madrid. Entre sus publicaciones se encuentran: “Análisis de contenido”. En Conocer lo social: estrategias y técnicas de construcción y análisis de datos, editado por Antonio Lucas Marín y Alejandro Noboa, 221-261. Madrid: Editorial Fragua, 2014; y “Designs for Social Science Study of Globalized Future Scenarios” (en coautoría). International Journal of Humanities and Social Science 4 (11/1): 93-108, 2014. Fbernete[at]ucm.es

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Los contenidos de la Revista de Estudios Sociales están editados bajo la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo Latindex
  • Logo Universidad de los Andes
  • OpenEdition Journals