Skip to navigation – Site map

Propiedad: un análisis conceptual

Property: A conceptual analysis. The English original of this article was published in Revus 38 | 2019.
Adriano Zambon
This article is a translation of:
Property: A conceptual analysis [en]

Abstracts

This paper aims to explicate the concept of property, regarded as the minimal sense of the word “property”, in ordinary as well as legal language. The main claim is that the concept of property consists in a set of one or more deontic modalities that regulate the relations between persons in connection with one or more goods. The concept of property is then distinguished from differing conceptions of property, and its relations with other legal concepts are analysed. Then, some observations on the criteria for applying the concept and on the transferability of property are presented. Finally, the utility of the knowledge of the concept of property is discussed.

Top of page

Full text

1 Introducción

  • 1 Sin embargo, el análisis aquí propuesto no se centra en el término “propiedad” como lo usan los met (...)

1Mi objetivo es proponer una definición de la palabra “propiedad” que sea capaz de expresar el sentido mínimo que aquella tiene cuando se usa en el lenguaje jurídico y en el lenguaje ordinario.1 Después de centrarme en el problema de la definición del término, distingo dos de sus usos comunes. El intento de encontrar una explicación para estos usos me llevará a identificar el concepto de propiedad. Enseguida, se analizan brevemente las relaciones entre el concepto que identifico y otros conceptos relacionados (es decir, propiedad, derechos de propiedad y derechos contractuales). Luego, discuto los criterios para aplicar el concepto de propiedad y su conexión con la posibilidad de transferir la propiedad. Finalmente, analizo algunos aspectos de la utilidad proporcionada por el concepto de propiedad recién detallado.

2 La definición de “propiedad”

  • 2 Hart 1968: 4.

2El concepto de propiedad es notoriamente difícil de caracterizar. Para identificar los diferentes problemas, es útil recordar una clasificación propuesta por Herbert L. A. Hart.2 Hart identifica tres problemas con respecto a la propiedad (así como al castigo): el problema de su definición, el problema de su justificación y el problema de su distribución. El primer problema es lógicamente antecedente de los otros dos: solo después de saber lo que significa “propiedad”, es posible aplicar teorías normativas que permitan resolver los problemas acerca de su justificación y distribución.

  • 3 Las nociones de sentido y referencia provienen de Frege (1952), aunque su uso aquí no es enterament (...)
  • 4 Para una famosa aplicación de la distinción entre concepto y concepciones, véase Rawls 1971: 5-11.
  • 5 Por lo tanto, es cierto que “sería una tontería intentar una definición universal de la palabra ‘pr (...)

3Definir “propiedad” significa expresar el concepto de propiedad. Considero el concepto de propiedad como el sentido del término “propiedad”, y considero el sentido del término “propiedad” como un conjunto de atributos que algo debe tener para ser designado por la palabra “propiedad” (es decir, para ser considerado como una referencia de esa palabra).3 El concepto de propiedad también puede distinguirse de las concepciones de propiedad: una concepción de propiedad es una declinación del concepto de propiedad; dos concepciones de propiedad difieren entre sí porque son diferentes declinaciones del mismo concepto, pero son similares ya que ambos comparten la misma idea básica de propiedad (que es el concepto de propiedad) como punto de partida. Esto significa que el concepto de propiedad es, más precisamente, el sentido mínimo del término “propiedad”, ya que es presupuesto por cualquier concepción de propiedad propuesta por los teóricos jurídicos o empleada en los ordenes jurídicos.4 Esto no significa que no haya diferencia entre los usos del término “propiedad” que se encuentran en diferentes contextos. Más bien, existen diferencias entre tales usos porque en diferentes contextos se pueden encontrar diferentes concepciones de propiedad; pero el concepto, es decir, el sentido mínimo de “propiedad”, es presupuesto por todas estas concepciones y es siempre el mismo.5

  • 6 Véase Hart 1954.

4Se debería notar que esta opinión es impugnada por el propio Hart.6 Hart afirma que es imposible proporcionar definiciones directas de palabras como “right”, porque no hay ninguna contraparte que pueda corresponderles perfectamente. Estas palabras, entonces, no deben abstraerse de los enunciados en los que aparecen. En cambio, los filósofos del derecho deberían estudiar tales enunciados en su totalidad.

  • 7 Véanse Ross 1961 y Ross 1963: 164-169.

5Alf Ross parece sostener una opinión similar en su análisis del término “propiedad”.7 Él afirma que esta palabra, al igual que la expresión “derecho subjetivo”, constituye una herramienta en una técnica de presentación, lo que significa que ese

  • 8 Ross 1963: 168.

únicamente es un medio que hace posible – en forma más o menos precisa – representar el contenido de un conjunto de normas jurídicas, a saber, aquellas que conectan cierta pluralidad disyuntiva de hechos condicionantes con cierta pluralidad acumulativa de consecuencias jurídicas.8

  • 9 Ross 1963: 168.
  • 10 Ross 1961: 28-29. Es discutible que la primera idea de Ross (“propiedad” es una herramienta en una (...)

6Entonces, la palabra “propiedad” constituye una forma sintética de representar las reglas jurídicas que conectan ciertos hechos con ciertas consecuencias jurídicas. Por eso, según Ross, la palabra “propiedad” “[n]o designa fenómeno alguno de ningún tipo que esté insertado entre los hechos condicionantes y las consecuencias condicionadas9. Y es por eso que Ross escribe que esta palabra “insertada entre los hechos condicionantes y las consecuencias condicionadas es en realidad una palabra sin sentido, una palabra sin referencia semántica alguna, que sirve tan sólo como un instrumento de presentación”10. Las consecuencias de esta idea son que no es posible formular una definición directa de “propiedad” y que no existe un concepto de propiedad considerado como un conjunto de atributos especificables a través de dicha definición. Por lo tanto, parece razonable decir que el concepto de propiedad es simplemente considerado por Ross como el término “propiedad”.

7El contraste entre los dos puntos de vista descritos aquí es evidente, pero no es mi intención proporcionar razones por las cuales uno de ellos siempre debe preferirse sobre el otro. En cambio, trataré de abordar el problema de la definición de propiedad siguiendo la primera perspectiva, y espero mostrar que esta perspectiva es fructífera cuando se aplica a este problema.

3 Dos usos de “propiedad”

8La búsqueda de los atributos que componen el concepto de propiedad puede comenzar con una descripción de los usos comunes de la palabra. Más precisamente, al observar de cerca lo que este término se usa para designar (es decir, sus referencias), es posible aclarar su sentido. Primero, el término “propiedad” puede usarse para designar un bien, que puede ser material o inmaterial. Esto sucede, por ejemplo, en enunciados como “Esta tierra es propiedad privada”, “Este algoritmo es propiedad intelectual”, “La entrada a esta propiedad está en un camino”, y así sucesivamente. En segundo lugar, el término “propiedad” se puede usar para designar algo que no es un bien, pero que tiene un bien como objeto. Es posible formular frases como “Este libro es el objeto de mi propiedad”, “Estos activos son objetos de propiedad pública” y “Este contrato se refiere a la propiedad de información confidencial”. En estos enunciados, las cosas materiales o inmateriales designadas por los nombres “libro”, “activos” y “información” no están designadas por el término “propiedad”, pero parecen ser el objeto de algo designado por el término “propiedad”.

9Parece que una persona debe saber cómo usar el término “propiedad” en la segunda forma descrita, si quiere usar este término para designar un bien. Porque, si no pudiéramos usar “propiedad” en la segunda forma descrita, no habría razón para que empleemos este término para designar cosas que ya podemos designar sin usar “propiedad”. Por ejemplo, podríamos simplemente emplear el término “libro” para designar un libro. La razón por la que también usamos el término “propiedad”, y no solo el término “libro”, para designar ese libro, es que “propiedad” tiene un sentido que no es el mismo sentido de “libro”. Este sentido debe ser que el libro es el objeto de ese algo que está designado por el término “propiedad” en su segundo uso y que no es el libro. Entonces, solo si sabemos (más o menos explícitamente) que los bienes son objetos de algo que se llama “propiedad” y sabemos qué es ese algo, podemos usar “propiedad” para designar esos bienes.

  • 11 Honoré 1961: 128. Traducción mía.

10Es importante en este punto notar que el término “ownership” tiene un uso similar al segundo uso del término “propiedad”. Como escribe Anthony M. Honoré, “existe, claramente, una estrecha relación entre la idea de ownership y la idea de cosas owned, como se muestra mediante el uso de palabras como ‘property’ para designar ambos”.11 La palabra “propiedad” [que, en inglés, se traduce con la palabra “property”. N. del A.], entonces, se puede usar para designar el mismo algo designado por la palabra “ownership” y las cosas que son el objeto de ese algo que la palabra “ownership” designa: esto significa que los dos términos pueden tener el mismo sentido.

3.1 Una tesis negativa

11Como se mencionó, el conocimiento del segundo uso de la palabra “propiedad” es una condición necesaria para su primer uso. Por lo tanto, es esencial comprender cuál es el sentido de “propiedad” cuando este término se utiliza en la segunda forma descrita anteriormente. Ya sabemos que, en este segundo uso, “propiedad” no designa un bien y que designa algo que tiene un bien como su objeto. ¿Qué podría ser este algo?

  • 12 Como escribe Morris R. Cohen, “cualquiera que se libere del materialismo más crudo reconoce fácilme (...)

12Primero, no puede ser una cosa material. Esta tesis negativa puede parecer obvia,12 pero creo que es interesante y que vale la pena (al menos brevemente) aclarar las razones de su aceptación. Jeremy Bentham ofrece una explicación clara en el siguiente pasaje de Tratados de legislacion civil y penal:

No hay imagen, no hay pintura, no hay rasgo visible que pueda espresar esta relacion que constituye la propiedad: esto nace de que es no material, sino metafisica, y una pura concepcion del entendimiento.

  • 13 Bentham 1821: 263.

Tener la cosa entre sus manos, guardarla, fabricarla, venderla, transformarla, emplearla; todas estas circunstancias físicas, no dan aun una idea clara de la propiedad; porque una pieza de tela que está en las indias puede ser mia mientras el vestido que llevo puede no serlo, y el alimento que se ha incorporado en mi sustancia puede ser de otro á quien debo dar cuenta de él [sic].13

13Aquí, Bentham expresa la idea de que existe una equivalencia lógica entre las cosas materiales y las cosas visibles: no puede existir una cosa material que no pueda verse y, a su vez, no puede existir una cosa visible que no sea material. Ante esta suposición, Bentham se pregunta si acaso la propiedad es tal cosa. Para responder a esta pregunta, enumera un conjunto de circunstancias materiales (y, por lo tanto, visibles) que normalmente son asociadas al concepto de propiedad: tener una cosa en mis manos, conservarla, crearla, venderla (es decir, en este caso, dar esa cosa a otra persona a cambio de dinero) y transformarla. Cuando percibimos una o más de estas circunstancias a simple vista, no podemos decir con absoluta certeza si la propiedad existe o, en caso de que exista y conozcamos esto, cómo existe. Por ejemplo, simplemente viendo un bien en las manos de una persona, no podemos decir si esa u otra persona tiene la propiedad de ese bien. Esto significa que la propiedad no puede verse y, por lo tanto, dada nuestra suposición inicial, que no puede ser algo material: más precisamente, la referencia de “propiedad” en su segundo uso no puede ser algo material.

14Esto es lo que también parece motivar la aceptación de la tesis negativa entre otros filósofos. Por ejemplo, encontramos la misma línea de razonamiento propuesta por Felix S. Cohen en un diálogo imaginario con sus alumnos:

B. Bueno, aquí hay un libro que es de mi propiedad. Puedes verlo, sentirlo, pesarlo. ¿Qué mejor prueba podría haber de la existencia de la propiedad privada.

  • 14 F. S. Cohen 1954: 359. Traducción mía.

C. Puedo ver muy bien la forma y el color del libro, pero no veo su propertiness.14

15Estas líneas apuntan a mostrar que los atributos perceptibles de un objeto de propiedad (por ejemplo, la forma y el color de un libro) no pueden hacernos ver la propiedad. Esto se debe a que simplemente al verlos, no podemos saber que ese objeto es un objeto de propiedad.

16Por supuesto, si se requiere que la referencia de una palabra sea un objeto material o un estado material de cosas, se podría decir que no existe un sentido y una referencia para la palabra “propiedad”. Pero, si sostenemos que la existencia de la referencia de la palabra “propiedad” no requiere el carácter material de dicha referencia, podemos proceder a buscarla y a buscar el sentido de “propiedad”.

3.2 Una tesis positiva

17Ahora que hemos visto qué no designa “propiedad” en su segundo uso, es posible decir qué designa. Considérese primero que si algo que el término designa no es algo material, entonces, debe ser algo inmaterial.

18Para comprender con precisión qué es este algo, podemos analizar más de cerca el segundo uso de “propiedad” en algunos de los enunciados vistos anteriormente. Al usar el enunciado “Este libro es el objeto de mi propiedad”, por ejemplo, puedo decirle a otra persona que no debe tomar ese libro. El enunciado “Este contrato se refiere a la propiedad de la información confidencial” indica al lector que el contrato dice algo sobre la persona a la que se le permite usar cierta información. Estos ejemplos muestran que, cuando intentamos explicar la función de tales enunciados, debemos utilizar palabras como “debería” y “permitir”. Esto, a su vez, nos lleva a reconocer que lo que la “propiedad” designa en tales casos (y, por lo tanto, también su sentido) está conectado con las modalidades deónticas. Esta no es una idea completamente original: varios filósofos del derecho parecen haber definido la propiedad como un conjunto de elementos que pueden ser vistos como entidades inmateriales relacionadas con la noción de modalidad deóntica.

  • 15 Hohfeld 1917: 746. Traducción mía. Véase también el tratamiento de la propiedad ofrecido en Hohfeld (...)

19Un ejemplo de tal definición es proporcionado por Wesley N. Hohfeld, que afirma que, si suponemos que A es el fee-simple owner de una tierra, su propiedad es un “complejo agregado de derechos (o pretensiones), privilegios, potestades y inmunidades”.15 Dichas posiciones jurídicas proporcionan una regulación para relaciones específicas, que existen entre el propietario y las demás personas, y que siempre conciernen a la cosa que es el objeto de la propiedad. Por supuesto, para cada posición jurídica ocupada por el propietario, otra persona ocupa una posición jurídica correlacionada (es decir, deberes, no-derechos o no-pretensiones, sujeciones, incompetencias). Entonces, al confiar en el análisis de Hohfeld, se podría decir que la propiedad es un conjunto de posiciones jurídicas que, dadas las relaciones entre cada una de ellas y sus posiciones jurídicas correlativas, regulan las relaciones entre el propietario y las otras personas con respecto a cierto bien.

  • 16 Honoré 1961.
  • 17 Este incident es descrito de esta manera en Honoré (1987: 174), pero, en la versión original del te (...)

20Honoré emplea un tipo de análisis similar.16 Describe el concepto liberal de individual ownership como un conjunto de ciertas posiciones jurídicas subjetivas, que, de nuevo, siempre conciernen a la cosa que es el objeto de la propiedad. El conjunto incluye diferentes derechos, pero también posiciones jurídicas subjetivas que no son derechos y que son desventajosas para el owner: el deber de prevenir daños;17 sujeción a la ejecución. Los elementos enumerados por Honoré no son condiciones individualmente necesarias, pero pueden ser condiciones suficientes para usar el término “owner”. Aunque Honoré no trata el concepto de propiedad como lo describí, parece razonable suponer que, dado su análisis, este concepto podría describirse como un conjunto de posiciones jurídicas subjetivas ventajosas y desventajosas que regulan las relaciones entre personas en conexión con bienes (si suponemos que, en este caso, “propiedad” funciona como sinónimo de “ownership”). En cierto modo, Honoré especifica las posiciones que caracterizan una determinada concepción de propiedad, sin afirmar que las posiciones enumeradas son condiciones necesarias y suficientes para hablar de ownership.

  • 18 Snare 1972.
  • 19 Snare 1972: 201. Traducción mía.

21Un enfoque análogo al problema definicional de la propiedad es empleado por Frank Snare.18 Snare sostiene que hay “reglas que son constitutivas de la noción misma de propiedad”.19 Estas reglas regulan el comportamiento del propietario y otros con respecto al bien y, cuando se usa un enunciado como “A owns P”, se les hace referencia implícitamente:

  • 20 Snare 1972: 201-202. Traducción mía. Para la lista y el contenido de las reglas en cuestión, véase (...)

Nuestra tesis es que cuando uno dice que A owns P, está presuponiendo un conjunto de convenciones que están destinadas a regular el comportamiento de A, así como de otros, con respecto a P. De manera similar, el concepto de peón presupone un conjunto de convenciones que están destinadas a guiar nuestras acciones en el juego de ajedrez.20

  • 21 Waldron 1985: 318. Traducción mía. La misma definición es usada en Waldron (1988: 31).

22Dos definiciones más recientes de propiedad siguen un camino similar. Jeremy Waldron afirma que “el concepto de propiedad es el concepto de un sistema de reglas que rigen el acceso y el control de los recursos materiales”,21 y Stephen R. Munzer escribe:

  • 22 Munzer 1990: 23. Traducción mía.

La idea de propiedad […] implica una constelación de elementos, correlativos y opuestos de Hohfeld; una especificación de standard incidents de propiedad y otros intereses relacionados, pero menos poderosos; y un catálogo de ‘cosas’ (tangibles e intangibles) que son los sujetos de estos incidents. Las concepciones de Hohfeld son modalidades normativas. En la forma más específica de los incidents de Honoré, estas son las relaciones que constituyen la propiedad. Metafóricamente, son los “sticks” en el bundle llamado propiedad.22

23Los elementos inmateriales mencionados en todas estas definiciones son diferentes, pero siempre están conectados a la noción de modalidad deóntica.

4 El concepto de propiedad

24La conclusión recién alcanzada puede especificarse señalando que los elementos inmateriales, que son miembros de los diferentes conjuntos de vez en cuando identificados con la propiedad por las diversas definiciones vistas anteriormente, tienen un componente común: las posiciones jurídicas, las reglas y las modalidades normativas no son lo mismo, pero cada uno de ellos está compuesto por una o más de las modalidades deónticas básicas (es decir, obligatorio, permitido, prohibido), en el sentido de que cada uno de ellos requiere una o más modalidades deónticas para ser descrito. Esto significa que, en primer lugar, todos esos elementos inmateriales pueden describirse como modalidades deónticas, aunque no son reducibles a modalidades deónticas. Entonces, tanto un conjunto de reglas como un conjunto de posiciones jurídicas, por ejemplo, pueden describirse como conjuntos de modalidades deónticas, aunque no son reducibles a conjuntos de modalidades deónticas y, por lo tanto, difieren entre sí. En segundo lugar, todas las entidades inmateriales que aparecen en las definiciones examinadas tienen la misma función: regulan las relaciones entre las personas en conexión con bienes, aunque los aspectos más específicos de la regulación en cuestión pueden cambiar según la definición específica que se elija. Por lo tanto, la idea común detrás de las definiciones vistas hasta ahora es que la propiedad es un conjunto de modalidades deónticas que regulan las relaciones entre las personas en conexión con los bienes. Al basarnos en esta conclusión e intentar especificarla, podemos decir que el concepto de propiedad es este: un conjunto de una o más modalidades deónticas que regulan las relaciones entre las personas en conexión con uno o más bienes.

  • 23 Sin embargo, esta especificación no es estrictamente necesaria, ya que la expresión “un conjunto de (...)
  • 24 Véase especialmente Penner 1997.
  • 25 Penner 1997: 5. Traducción mía.
  • 26 Penner 1997: 71. Traducción mía.

25La razón más importante por la que es necesario especificar que el conjunto de modalidades deónticas identificables con el concepto de propiedad puede contener una sola modalidad deóntica que regula las relaciones entre personas en conexión con uno o más bienes es que hay explicaciones de la propiedad que identifican la propiedad con un derecho, que podría describirse como (pero no reducirse a) una modalidad deóntica de ese tipo.23 James E. Penner ofrece uno de los ejemplos más destacados de tal explicación24. Según Penner, “la propiedad es el derecho de determinar cómo se usarán cosas particulares”25 y “la exclusión es […] la esencia formal del derecho”;26 en otras palabras, la propiedad es el derecho de uso exclusivo. Ahora, el derecho a determinar libremente cómo se usarán cosas particulares podría describirse diciendo que solo se permite a alguien determinar cómo se usarán cosas particulares, y esto significa que este derecho es describible como (pero no reducible a) una modalidad deóntica que regula las relaciones entre personas en conexión con uno o más bienes. Por lo tanto, el sentido mínimo del término “propiedad” puede verse como implícito en esta forma de describir concepciones de propiedad como la de Penner.

26También es necesario comentar dos elementos que juegan un papel importante en mi definición de “propiedad”: los términos “personas” y “bienes”. Es obvio que el concepto de propiedad no proporciona una definición de “persona” o “bien”. Estos dos términos solo se pueden definir haciendo referencia a comunidades lingüísticas específicas que establecen, por un lado, qué entidades pueden etiquetarse como “personas” y, por otro lado, qué entidades pueden etiquetarse como “bienes”. Una vez que estas calificaciones se han realizado, es posible utilizar una o más modalidades deónticas para regular las relaciones entre las entidades consideradas como personas en conexión con una o más de las entidades consideradas como bienes: es esta operación la que determina el nacimiento de la propiedad. Esto significa que, en teoría, el concepto de propiedad se puede aplicar a cualquier cosa, pero su efectiva aplicación depende de dos cosas: i. la decisión de calificar algunas cosas como personas y otras cosas como bienes; ii. la decisión de utilizar una o más modalidades deónticas para regular las relaciones entre personas en conexión con uno o más bienes. Ambas decisiones son determinadas por criterios que no están especificados por el concepto de propiedad y que, por lo tanto, son externos a este concepto.

5 Concepto y concepciones de propiedad

27Como se mencionó anteriormente, el concepto de propiedad difiere de las concepciones de propiedad. De hecho, aquel no proporciona una lista cerrada de modalidades deónticas que regulan las relaciones entre personas en conexión con uno o más bienes, ni tampoco especifica cómo se utilizan estas modalidades para regular las relaciones en cuestión. Simplemente indica que la propiedad es un conjunto de una o más modalidades deónticas que regulan las relaciones entre las personas en conexión con uno o más bienes. Los miembros del conjunto y las formas en que se utilizan para regular las relaciones entre las personas en conexión con uno o más bienes cambian según el orden jurídico o el teórico del derecho. Entonces, esta definición de “propiedad” es similar a la definición de “derecho objetivo” proporcionada por el normativismo, según la cual el derecho objetivo es un conjunto de normas. Esta definición no establece el contenido de las normas que son miembros del conjunto que el derecho objetivo es porque sus contenidos cambian según el orden jurídico. Aun cuando, en cualquier orden jurídico, el derecho objetivo es siempre un conjunto de normas. Encontrar un conjunto específico de una o más modalidades deónticas que regulan las relaciones entre personas en conexión con uno o más bienes es encontrar un solo conjunto de una o más de tales modalidades deónticas, que no es el concepto de propiedad. Sin embargo, cualquier conjunto específico que podemos encontrar de esta manera siempre se puede describir en el nivel mínimo como un conjunto de una o más modalidades deónticas que regulan las relaciones entre las personas en conexión con uno o más bienes.

28Esta es la clave para entender un comentario hecho por Wittgenstein que fue anotado por Norman Malcolm:

  • 27 Malcolm 2001: 29. Traducción mía. Una parte de este pasaje es citada también por Ackerman (1977: 23 (...)

Cuando estaba de muy buen humor, bromeaba de manera cómica. Esto tomó la forma de comentarios deliberadamente absurdos o extravagantes pronunciados en un tono, y con una apariencia, de fingida seriedad. En una caminata, me dio cada árbol que pasamos, con la reserva de que no debía cortarlo ni hacerle nada, o evitar que los propietarios anteriores le hicieran algo: con esas reservas, de ahora en adelante era mío.27

29Esta observación nos ayuda a comprender que se puede usar el concepto de propiedad en relación con una cosa (y decir, por ejemplo, “Esta cosa es mía”) incluso cuando las modalidades deónticas incluidas en el conjunto dan lugar a la prohibición de hacer algo con esa cosa y la prohibición de evitar que los propietarios anteriores hagan algo con esa cosa: esta es una concepción de propiedad, es decir, una forma de declinar el concepto de propiedad. Dado que el concepto de propiedad es un conjunto de una o más modalidades deónticas que regulan las relaciones entre las personas en conexión con uno o más bienes, podemos reconocer este concepto incluso en presencia de la extraña declinación descrita por Malcolm.

30Los elementos que componen el concepto de propiedad son condiciones necesarias y suficientes para el uso y el reconocimiento de este concepto, pero son condiciones necesarias y no suficientes para el uso y el reconocimiento de una concepción de propiedad. Para determinar qué significa “propiedad” en un orden jurídico específico se requiere conocer el concepto de propiedad porque cada concepción de propiedad es una declinación de ese concepto. Pero esto es solo un punto de partida. No es suficiente si queremos saber cómo se declina ese concepto, es decir, qué modalidades deónticas se emplean (o qué modalidad deóntica se emplea) en un orden jurídico para regular las relaciones entre las personas en conexión con uno o más bienes y cómo esas modalidades son (o esa modalidad es) utilizada para este propósito.

6 El otro uso de “propiedad”

  • 28 Se podría replicar que los bienes son (o un bien es) el objeto del concepto de propiedad. Mi respue (...)

31Ahora podemos volver al otro uso del término “propiedad” descrito anteriormente, es decir, el uso de este como un designador de bienes. Creo que este uso constituye una figura retórica. Esta figura retórica es una sinécdoque, más precisamente la sinécdoque que consiste en emplear un todo para designar una parte. Es la forma de hablar que empleamos, por ejemplo, cuando decimos “Tienes unos maravillosos ojos azules”. En este caso, “ojo”, que es un término para un todo, designa el iris, que es solo una parte del ojo (es decir, una parte de un todo): el ojo no es azul, sino solo el iris. Ahora, si el concepto de propiedad es un conjunto de una o más modalidades deónticas que regulan las relaciones entre las personas en conexión con uno o más bienes, usar el término “propiedad” como designador de uno o más bienes significa usar un todo (el concepto de propiedad) para representar una parte de este todo (el concepto de uno o más bienes).28 Al decir “Este libro es de mi propiedad”, me refiero a que cierto libro es un bien y que las relaciones entre las personas en conexión con ese bien están reguladas por un conjunto de una o más modalidades deónticas. La idea de que este uso de la propiedad es parásito sobre el concepto de propiedad ya se puede encontrar en Bentham:

  • 29 Bentham 2008: 218, nota al pie 241.

Ha de observarse, que en el lenguaje ordinario, en la frase el objeto de propiedad de un hombre, suelen dejarse afuera las palabras objeto de; y por una elipsis, que, aun siendo violenta, se ha vuelto ahora más familiar que la frase completa, han hecho que la parte que consiste de las palabras la propiedad de un hombre, realice la función del todo.29

  • 30 Véase Nash 2009: 692-707.
  • 31 Sobre esta metáfora, véase Penner 1996: 713, nota al pie 8.

32La explicación de este uso del término “propiedad” puede decirnos algo interesante sobre el contraste clásico entre la imagen de propiedad as a thing y la imagen de propiedad as a bundle.30 La primera imagen surge de la sinécdoque descrita aquí: la posibilidad de usar “propiedad” para designar bienes por esa forma de hablar nos hace pensar naturalmente que la propiedad es lo que se identifica como un bien. El uso de esta imagen puede explicarse en última instancia apelando al concepto de propiedad. La segunda imagen es, en realidad, una metáfora,31 potencialmente capaz de expresar cualquier definición de “propiedad” que identifique el sentido de este término con un conjunto de entidades inmateriales. Dado que cualquier definición de este tipo es siempre una declinación del mismo concepto visto anteriormente, este concepto también puede usarse para explicar el uso de esta imagen. Es por eso que ambas imágenes pueden verse como armónicamente consistentes con el concepto de propiedad. ¿Por qué, sin embargo, es tan fácil oponer los dos? La razón es que la imagen de propiedad as a thing a menudo se usa para expresar con mayor eficacia la idea de que la propiedad es un derecho exclusivo sobre una cosa, y no un conjunto de entidades (por ejemplo, derechos o normas) relacionadas con una cosa. Esto sucede porque el uso de la sinécdoque mencionada anteriormente nos hace pensar inmediatamente en una cosa y, por lo tanto, nos hace más fácil pensar en la propiedad como un derecho único sobre una cosa. Sin embargo, esta idea se puede conectar con el concepto de propiedad de la manera que he tratado de mostrar al tratar con la explicación de la propiedad de Penner.

7 Ownership, derechos de propiedad y derechos contractuales

33Ahora debe aclararse la relación entre el concepto de propiedad y otros conceptos que reconocemos como pertenecientes a la misma área: más específicamente, me concentraré en el concepto de ownership y en el de derecho de propiedad.

34Primero, el concepto de ownership coincide con el concepto de propiedad en que el concepto de ownership, así como el concepto de propiedad, consiste en un conjunto de una o más modalidades deónticas que regulan las relaciones entre las personas en conexión con uno o más bienes. Es por eso que, como ya se mencionó, podemos reconocer la sinonimia entre los dos términos.

  • 32 Munzer (1990: 24) también apoya esta tesis, aunque la formula en términos ligeramente diferentes.

35En segundo lugar, el concepto de derecho de propiedad está incluido en el concepto de propiedad. De hecho, el sentido de la expresión “derecho de propiedad” consiste en un conjunto de una o más modalidades deónticas que regulan las relaciones entre las personas en relación con uno o más bienes, pero estas modalidades deónticas son ventajosas (o esta modalidad deóntica es ventajosa) para el titular del derecho de propiedad. De hecho, cuando usamos la expresión “derecho de propiedad”, no queremos indicar que el titular del derecho tiene una posición jurídica que no es una posición ventajosa. Mientras que el concepto de propiedad es un conjunto que incluye una o más modalidades deónticas ventajosas y/o desventajosas, el concepto de un derecho de propiedad es un conjunto que incluye solo una o más modalidades deónticas ventajosas: el concepto de un derecho de propiedad es un subconjunto del concepto de propiedad.32

36Este tratamiento del concepto de derecho de propiedad plantea una preocupación importante: ¿permite distinguir entre derechos de propiedad y derechos contractuales? Aunque no es posible examinar este problema aquí en detalle, es posible decir que la respuesta es afirmativa. Por supuesto, dado el análisis conceptual anterior, un derecho contractual se puede describir como un conjunto de una o más modalidades deónticas que regulan las relaciones entre las personas y, por lo tanto, si un contrato se refiere a un bien, un derecho contractual derivado de ese contrato puede describirse como un conjunto de una o más modalidades deónticas que regulan las relaciones entre personas en conexión con ese bien: en este caso, el concepto de propiedad y el derecho contractual involucrado coinciden. Además, cuando las modalidades deónticas (o la modalidad deóntica) identificables (o identificable) con el derecho contractual son ventajosas (o es ventajosa) para el titular de ese derecho contractual, el concepto de un derecho de propiedad y el derecho contractual involucrado coinciden. Tal coincidencia, sin embargo, solo ocurre en los dos casos que acabo de describir. Esto significa que la diferencia entre el concepto de un derecho contractual, por un lado, y los conceptos de propiedad y de un derecho de propiedad, por otro, es que la conexión con uno o más bienes no es un componente necesario del primero, mientras que es un componente necesario de los dos últimos. En otras palabras, la relación entre el concepto de propiedad y el concepto de un derecho de propiedad es la relación entre un conjunto y un subconjunto; en cambio, la relación entre el concepto de un derecho contractual y el concepto de propiedad, así como la relación entre el concepto de un derecho contractual y el concepto de un derecho de propiedad, es la relación entre dos conjuntos que se cruzan. Más precisamente, entonces, las dos últimas relaciones existen entre el concepto de propiedad y el concepto de un derecho de propiedad, por un lado, y un tipo específico de derecho contractual (que no es identificable con el concepto de un derecho contractual), por el otro. En conclusión, la distinción entre derechos contractuales y derechos de propiedad aún puede mantenerse, ya que el concepto de un derecho contractual, como se indicó, no incluye la conexión con uno o más bienes como uno de sus componentes necesarios, mientras que este elemento es un componente necesario tanto del concepto de propiedad como del concepto de derecho de propiedad.

8 Criterios para aplicar el concepto de propiedad

37Debe recordarse que el concepto de propiedad no contiene una definición de los términos “persona” o “bien”. Existen criterios externos que determinan si estos dos términos se pueden aplicar y en qué medida. Una vez realizada esta aplicación, la elección de utilizar un conjunto de una o más modalidades deónticas para regular las relaciones entre las entidades calificadas como personas en conexión con una o más de las entidades calificadas como bienes determina la aplicación del concepto de propiedad. Y esta elección también depende de elementos que no están incluidos en el concepto de propiedad.

38La forma en que funcionan estas elecciones se puede mostrar discutiendo algunos casos específicos. El primero es el caso de la esclavitud. La posibilidad de la esclavitud, es decir, de la propiedad de los seres humanos, se hace efectiva solo si una comunidad: i. decide calificar a ciertos seres humanos como bienes y a otros seres humanos como personas; ii. decide emplear una o más modalidades deónticas para regular las relaciones entre los seres humanos calificados como personas en relación con uno o más de los seres humanos calificados como bienes. Por lo tanto, excluir que un ser humano pueda ser calificado como un bien no depende del concepto de propiedad, sino de una determinada teoría moral: el concepto de propiedad no nos dice que los seres humanos pueden ser bienes o que no pueden, y no nos dice si, una vez que ciertos seres humanos han sido calificados como bienes, una o más modalidades deónticas pueden o no ser empleadas para regular las relaciones entre aquellos que están calificados como personas en conexión con uno o más de ellos. Esta opinión es expresada muy claramente por Patrick J. Fitzgerald:

  • 33 Fitzgerald 1966: 252. Traducción mía.

La razón por la que parece natural que tales cosas [como seres humanos] sean incapaces de ownership es que hemos aceptado ciertos juicios de valor con respecto a ellas. Habiendo puesto nuestros corazones en contra de la esclavitud, no permitiremos que las personas sean objeto de ownership en el derecho.33

39Conectadas a preguntas sobre la posibilidad de la esclavitud hay interrogantes sobre la posibilidad de la propiedad de uno mismo. Es imposible dar un tratamiento extenso acerca de este tema aquí, pero es posible preguntarse si es o no sensato hablar de propiedad de uno mismo, dado el análisis conceptual proporcionado en los párrafos anteriores. La respuesta es afirmativa. Si se tiene en cuenta que la propiedad es, en un nivel mínimo, un conjunto de una o más modalidades deónticas que regulan las relaciones entre las personas en conexión con uno o más bienes, entonces se puede dar cuenta de que, para que exista la propiedad de uno mismo, es necesario en primer lugar pensar en uno mismo en términos dualistas (de lo contrario, sería imposible distinguir las dos cosas que deben considerarse respectivamente como una persona y como un bien). De hecho, si me concibo como compuesto de una cosa, que identifico como una persona, y de otra cosa, que identifico como un bien, entonces también puedo admitir que la relación entre los dos está regulada por un conjunto de una o más modalidades deónticas: el bien en este caso podría llamarse “uno mismo”, y esto haría sensato hablar de “propiedad de uno mismo”.

  • 34 Ritter 2004: 108. Traducción mía.
  • 35 Ritter 2004: 108. Traducción mía. De hecho, Hegel afirma que, para que algo sea una cosa, este algo (...)

40Otro caso interesante se refiere a las estrellas. Parece absurdo decir que podemos ser propietarios de estrellas, aunque no es extraño calificarlas como bienes. La razón por la que parece difícil aplicar el concepto de propiedad a las estrellas todavía es que no son físicamente disponibles para nosotros. Parece imposible utilizar una o más modalidades deónticas para regular las relaciones entre personas en conexión con un bien que no está materialmente disponible para esas personas. Esta idea puede ser el resultado de la noción de cosa articulada por Hegel. Según Joachim Ritter, Hegel afirma que una cosa es solo un objeto natural “capaz de convertirse en un objeto de transacción jurídica y, por lo tanto, que está a disposición de los seres humanos”;34 entonces, “todo en el ámbito de la naturaleza que, en principio, no está a disposición humana, como el sol y las estrellas, sigue siendo una no-cosa en el sentido jurídico”.35 Esta opinión también es respaldada por Fitzgerald. Él sugiere que no es lógicamente imposible aplicar ownership a las estrellas. Es la ausencia de control sobre ellas lo que nos impide hacerlo. Sin embargo, admite que el sol podría ser reconocido como un objeto de ownership, dada su posición física:

  • 36 Fitzgerald 1966: 252. Traducción mía.

Incluso objetos como el sol, que, podemos suponer, nunca estarán sujetos al control humano, no son cosas para las cuales el concepto de ownership es completamente inapropiado. Sería perfectamente posible un sistema jurídico bajo el cual el rey owned el sol y tuviera derecho a cobrar una tarifa a quienes se beneficiaren de sus rayos.36

  • 37 F. S. Cohen 1954: 364.
  • 38 Fitzgerald 1966: 252. Traducción mía.
  • 39 Hart 2012: 196.

41Un último caso interesante es el caso del aire. El aire es un recurso abundante, y es por eso que Felix S. Cohen nota que no hay propiedades sobre el aire.37 Fitzgerald, nuevamente, comparte el mismo punto de vista, al observar que no es una imposibilidad lógica que nos impide admitir que recursos como el aire pueden ser owned; simplemente, “sentimos que hay suficiente de estos para todos los hombres y que, por lo tanto, es justo que estén abiertos a todos y no sean owned por ninguno”.38 Por el contrario, es la escasez de los recursos que necesitamos lo que conduce a la creación de formas de propiedad, como señala Hart.39

42Estos ejemplos muestran claramente que definir el concepto de propiedad no es suficiente para establecer exactamente cómo se puede aplicar. Esto no es solo porque es diferente de las concepciones de propiedad, sino también porque no establece qué características debe tener una entidad para ser calificada como persona o bien, y bajo qué condiciones una o más modalidades deónticas pueden ser empleadas para regular las relaciones entre personas en conexión con un determinado bien.

9 Propiedad y transferencia

  • 40 Sobre esta idea, véase Ross 1969.

43Aceptar la noción de propiedad como se ha descrito hasta ahora puede conducir a un problema de autorreferencia. Este problema surge si se afirma que la propiedad es un conjunto de derechos (que, a la luz de lo anterior, podría considerarse como una concepción de propiedad) y que estos derechos son, por lo tanto, los componentes de la propiedad o, si se prefiere, los derechos constitutivos de la propiedad. Después se podría continuar diciendo que uno de estos derechos debería o podría ser el derecho a transferir la propiedad y que transferir la propiedad sería transferir todos sus componentes, entre los cuales está el derecho a transferir la propiedad. Por eso, si suponemos que los derechos constitutivos de la propiedad son R1, R2 y R3 (siendo R3 el derecho a transferir la propiedad), entonces R3 se podría describir como el derecho a transferir R1, R2 y R3. Dicho derecho sería parcialmente autorreferente, y esto es un problema si aceptamos la idea de que los enunciados parcialmente autorreferentes son parcialmente sin sentido.40

  • 41 Una conclusión similar es apoyada por Thon (1878: 327-335). En particular, él sostiene que el poder (...)

44Sin embargo, hay una manera de resolver este problema. Esta consiste en negar al derecho a transferir la propiedad el estado de un derecho constitutivo de la propiedad. Esto significa que, en nuestro ejemplo, R3 es el derecho a transferir la propiedad y la propiedad es R1 y R2 (los derechos constitutivos de la propiedad), pero no R3; se evita la autorreferencia una vez que admitimos que el derecho a transferir la propiedad no es un componente de la propiedad. Así como la posibilidad física de darle a alguien un objeto no es un componente de ese objeto, la posibilidad deóntica de transferir un conjunto de derechos no es un componente de ese conjunto de derechos.41

45Esta solución, por supuesto, parece contradictoria, ya que la idea de que la propiedad incluye la posibilidad deóntica de su transferencia como uno de sus componentes necesarios es comúnmente aceptada. Pero que esto no es así se puede demostrar si uno se enfoca en bienes de propiedad estatal: cuando las normas jurídicas establecen que dichos bienes no pueden transferirse, se describen como propiedad, y la expresión “bien de propiedad estatal” en sí misma muestra que el concepto de propiedad (y, por lo tanto, dado el tratamiento de la propiedad ofrecido anteriormente, el concepto de propiedad) se aplica en este caso.

46Además, otros autores parecen aceptar, al menos en ciertos casos, la tesis de la separabilidad entre propiedad y transferencia. Por ejemplo, Penner afirma que

  • 42 Penner 1997: 113. Traducción mía. Más precisamente, Penner afirma que “el derecho de uso exclusivo (...)

no es inconcebible que uno pueda own propiedades intransferibles. […] Si el gobierno de repente prohibiera la transferencia de casas, sus owners no estarían necesariamente sin propiedad. […] Propiedad intransferible no es inconcebible.42

  • 43 Dorfman 2010: 34. Traducción mía.
  • 44 Dorfman 2010: 4. Traducción mía.
  • 45 Dorfman 2010: 4. Traducción mía.
  • 46 Dorfman 2010: 4. Traducción mía.

47Avihay Dorfman ofrece otras consideraciones interesantes. Él propone una explicación de la noción de private ownership que “hace que la conexión entre el derecho (de alienación) y la idea (de private ownership) sea conceptual”,43 pero no equipara la idea de private ownership con la idea de ownership. Según él, “separar este poder [de alienación] de los owners los convierte, en asuntos de intercambio y comercio, en pacientes de un planificador central, sin ningún control sobre la transferencia y reasignación de sus objetos”.44 Pero en tal caso, aunque se elimina la transferibilidad de la propiedad, todavía estamos tratando con una “imagen de ownershippersonal ownership”:45 es “cualitativamente diferente de la idea de private ownership”,46 pero sigue siendo ownership. Por consiguiente, debido a la relación de sinonimia entre “ownership” y “propiedad” vista anteriormente, parece posible distinguir la idea de propiedad privada de la idea de propiedad personal sin negar que son diferentes declinaciones de un mismo concepto de propiedad.

48En conclusión, la solución al problema de autorreferencia aquí descrito puede explicar por qué consideramos apropiado usar la palabra “propiedad” incluso para referirnos a bienes que no se pueden transferir. Este uso surge como totalmente plausible una vez que admitimos que la transferibilidad no es un elemento constitutivo del concepto de propiedad. La dificultad de tal admisión simplemente resulta de la frecuencia de la transferibilidad de nuestra propiedad; pero ser un elemento frecuente de algo no significa ser un elemento necesario de ese algo.

10 ¿Es útil el conocimiento del concepto de propiedad?

49Ahora que se ha completado el análisis conceptual de la propiedad, es posible centrarse en si la identificación del concepto de propiedad tiene o no alguna utilidad. Al identificar este concepto, mi objetivo no es proponer una alternativa a las concepciones de propiedad rastreables en la literatura jurídico-filosófica, algunas de las cuales se han descrito y discutido anteriormente. Más bien, quiero mostrar que todas estas concepciones, aunque diferentes, tienen algo en común y, por lo tanto, que el contraste entre ellas se coloca en un nivel de sentido diferente de aquello en el que se puede encontrar el concepto de propiedad.

  • 47 Sobre la relación entre el lenguaje jurídico y el lenguaje ordinario, véase Jori 2016.

50Además, como se mencionó, el concepto de propiedad no es una peculiaridad del lenguaje jurídico, porque también es compartido por el lenguaje ordinario: este concepto puede explicar los diferentes usos del término “propiedad” que se encuentran típicamente en ambos idiomas. Su análisis, entonces, sirve parcialmente para mostrar cómo se relacionan los dos idiomas: el lenguaje jurídico comparte parte de su contenido semántico con el lenguaje ordinario,47 y este tipo de contacto puede ubicarse en el nivel de los sentidos mínimos (es decir, conceptos) de ciertas palabras que se utilizan en ambos idiomas, como “propiedad”.

51La posible utilidad de haber identificado el concepto de propiedad, entonces, es que esta operación permite rastrear los límites dentro de los cuales tienen lugar los debates sobre el significado de “propiedad” y probablemente continuará teniendo lugar. La razón de esto es que estos debates giran en torno a aquellos elementos que, una vez agregados al concepto de propiedad, dan lugar a concepciones de propiedad: proponer una concepción de propiedad que no pueda ubicarse dentro de los límites establecidos por el concepto de propiedad es posible, pero difícil, ya que significa avanzar en una definición de “propiedad” que se aleja demasiado del lenguaje ordinario.

52Aparentemente, la opinión que entra en conflicto con estas ideas es que la relación entre las referencias del término “propiedad” es dada por parecidos de familia. Sin embargo, apelar a la noción de parecido de familia no es necesariamente incompatible con la propuesta de una definición unitaria de “propiedad”. Considérese, por ejemplo, la explicación de la propiedad ofrecida por Hanoch Dagan, que explícitamente usa la noción de parecido de familia:

  • 48 Dagan 2011: xvii. Traducción mía.

La propiedad […] es un paraguas de instituciones que tienen un parecido de familia. Todas estas instituciones median la relación entre owners y nonowners con respecto a un recurso, y en todas las instituciones de propiedad los propietarios tienen algunos derechos para excluir a otros y determinar exclusivamente la agenda del recurso.48

53En otras palabras,

  • 49 Dagan 2011: 42. Traducción mía.

la propiedad es un paraguas para un conjunto de instituciones – instituciones de propiedad – que tienen parecidos de familia. Cada una de esas instituciones de propiedad conlleva una composición específica de derechos que constituyen el contenido de los derechos de un owner frente a otros, o un cierto tipo de otros, con respecto a un recurso dado.49

54En esta explicación, la propiedad siempre se puede describir, en un nivel mínimo, como un conjunto de instituciones que median la relación entre owners y nonowners con respecto a un recurso, y esto puede verse como una definición unitaria, aunque muy general. Entonces, si la apelación a los parecidos de familia no excluye la existencia de tal definición, la idea de que existe un concepto unitario de propiedad aún puede ser defendida.

—Agradecimientos.— Quiero agradecer a Esteban Pereira Fredes por su cuidadosa revisión lingüística de esta traducción.

Top of page

Bibliography

Ackerman, B. A. (1977). Private property and the Constitution. New Haven, CT: Yale University Press.

Bentham, J. (1821). Tratados de legislación civil y penal (tomo I, R. Salas, Trad.). Madrid, España: Imprenta de D. Fermin Villalpando. (Obra original publicada 1802)

Bentham, J. (2008). Los principios de la moral y la legislación (M. Costa, Trad.). Buenos Aires, Argentina: Claridad. (Obra original publicada 1789)

Brożek, B. (2015). On tû-tûRevus. Journal for Constitutional Theory and Philosophy of Law, 27, 15-23.

Claeys, E. R. (2018). Use and the function of property. The American Journal of Jurisprudence, 63(2), 221-258.

Cohen, F. S. (1954). Dialogue on private property. Rutgers Law Review, 9(2), 357-387.

Cohen, M. R. (1927). Property and sovereignty. Cornell Law Quarterly, 13(1), 8-30.

Dagan, H. (2011). Property: Values and institutions. Oxford, England: Oxford University Press.

Dorfman, A. (2010). Private ownership. Legal Theory, 16(1), 1-35.

Fitzgerald, P. J. (Ed.). (1966). Salmond on jurisprudence (12th edition). London, England: Sweet & Maxwell. (Original work published 1902)

Frege, G. (1952). On sense and reference (M. Black, Trans.). In P. Geach & M. Black (Eds.), Translations from the philosophical writings of Gottlob Frege (pp. 56-78). Oxford, England: Basil Blackwell. (Original work published 1892)

Harris, J. W. (1996). Property and justice. Oxford: Clarendon Press.

Hart, H. L. A. (1954). Definition and theory in jurisprudence. Law Quarterly Review, 70(1), 37-60. (Original work published 1953)

Hart, H. L. A. (1968). Punishment and responsibility: Essays in the philosophy of law. Oxford, England: Clarendon Press.

Hart, H. L. A. (2012). The concept of law (3rd edition). Oxford, England: Clarendon Press. (Original work published 1961)

Hegel, G. W. F. (1999). Principios de la filosofía del derecho (2a edición, J. L. Vermal, Trad.). Barcelona, España: Edhasa. (Obra original publicada 1820)

Hohfeld, W. N. (1913). Some fundamental legal conceptions as applied in judicial reasoning. Yale Law Journal, 23(1), 16-59.

Hohfeld, W. N. (1917). Fundamental legal conceptions as applied in judicial reasoning. Yale Law Journal, 26(8), 710-770.

Honoré, A. M. (1961). Ownership. In A. G. Guest (Ed.), Oxford essays in jurisprudence: A collaborative work (pp. 107-147). London, England: Oxford University Press.

Honoré, T. (1987). Ownership. In T. Honoré, Making law bind: Essays legal and philosophical (pp. 161-192). Oxford, England: Clarendon Press. (Original work published 1961)

Jori, M. (2016) Legal pragmatics. In A. Capone & F. Poggi (Eds.), Pragmatics and law: Philosophical perspectives (pp. 33-60). Cham, Switzerland: Springer.

Malcolm, N. (2001). Ludwig Wittgenstein: A memoir (2nd edition). Oxford, England: Clarendon Press. (Original work published 1958)

Munzer, S. R. (1990). A theory of property. Cambridge, England: Cambridge University Press.

Munzer, S. R. (2013). Property and disagreement. In J. Penner & H. E. Smith (Eds.), Philosophical foundations of property law (pp. 289-319). Oxford, England: Oxford University Press.

Nash, J. R. (2009). Packaging property: The effect of paradigmatic framing of property rights. Tulane Law Review, 83(3), 691-734.

Penner, J. E. (1996). The “bundle of rights” picture of property. UCLA Law Review, 43(3), 711-820.

Penner, J. E. (1997). The idea of property in law. Oxford, England: Clarendon Press.

Rawls, J. (1971). A theory of justice. Cambridge, MA: Harvard University Press.

Ritter, J. (2004). Person and property in Hegel’s Philosophy of right (§§34-81) (N. Walker, Trans.). In R. B. Pippin & O. Höffe (Eds.), Hegel on ethics and politics (pp. 101-123). Cambridge, England: Cambridge University Press. (Original work published 1961)

Ross, A. (1961). Tû-tû (G. R. Carrió, Trad.). Buenos Aires, Argentina: Abeledo-Perrot. (Obra original publicada 1951)

Ross, A. (1963). Sobre el derecho y la justicia (G. R. Carrió, Trad.). Buenos Aires, Argentina: Eudeba. (Obra original publicada 1953)

Ross, A. (1969). On self-reference and a puzzle in constitutional law. Mind, 78(309), 1-24.

Sartor, G. (2009). Understanding and applying legal concepts: An inquiry on inferential meaning. In J. C. Hage & D. von der Pfordten (Eds.), Concepts in law (pp. 35-54). Dordrecht, Netherlands: Springer.

Snare, F. (1972). The concept of property. American Philosophical Quarterly, 9(2), 200-206.

Thon, A. (1878). Rechtsnorm und subjectives Recht: Untersuchungen zur allgemeinen Rechtslehre. Weimar, Germany: Hermann Böhlau.

Waldron, J. (1985). What is private property? Oxford Journal of Legal Studies, 5(3), 313-349.

Waldron, J. (1988). The right to private property. Oxford, England: Clarendon Press.

Top of page

Notes

1 Sin embargo, el análisis aquí propuesto no se centra en el término “propiedad” como lo usan los metafísicos (sobre esta aclaración, véase Snare 1972: 200).

2 Hart 1968: 4.

3 Las nociones de sentido y referencia provienen de Frege (1952), aunque su uso aquí no es enteramente fregeano. Tal uso, sin embargo, excluye (al menos prima facie) que un concepto es una representación mental. Véase Claeys 2018, para un análisis conceptual de la propiedad basado en la idea diferente de que “un concepto es una representación mental en la que las personas confían cuando perciben o hacen transacciones con cosas asociadas con algún campo de actividad humana” (Claeys 2018: 230. Traducción mía). Y, para un tratamiento más extenso del tema, véase Munzer 2013: 301-303.

4 Para una famosa aplicación de la distinción entre concepto y concepciones, véase Rawls 1971: 5-11.

5 Por lo tanto, es cierto que “sería una tontería intentar una definición universal de la palabra ‘propiedad’ de manera que permita leer las conclusiones de cualquier disposición constitucional o legal que emplee el término. ¿Cómo podría uno suponer, antes de la investigación contextual, que todo y solo lo que es ‘propiedad’ a los efectos de las disposiciones constitucionales es también ‘propiedad’ a los efectos de las jurisdicciones en materia de divorcio, de las reglas de forma y del derecho fiscal?” (Harris 1996: 12. Traducción mía). Dicha definición no existe porque es imposible igualar todas las concepciones de propiedad (que se pueden encontrar, por ejemplo, en las disposiciones constitucionales o legales mencionadas por Harris) entre sí. La definición general de la palabra “propiedad” que se puede intentar es solo una descripción del concepto de propiedad; no hace que las diferencias entre las concepciones de propiedad desaparezcan, pero resalta un elemento común en todas estas concepciones.

6 Véase Hart 1954.

7 Véanse Ross 1961 y Ross 1963: 164-169.

8 Ross 1963: 168.

9 Ross 1963: 168.

10 Ross 1961: 28-29. Es discutible que la primera idea de Ross (“propiedad” es una herramienta en una técnica de presentación) pueda usarse para apoyar su segunda idea (“propiedad” no tiene un significado). Sobre este punto, ver Sartor 2009: 37-42 y Brożek 2015: 15-19.

11 Honoré 1961: 128. Traducción mía.

12 Como escribe Morris R. Cohen, “cualquiera que se libere del materialismo más crudo reconoce fácilmente que, como término legal, propiedad denota cosas no materiales” (M. R. Cohen 1927: 11. Traducción mía).

13 Bentham 1821: 263.

14 F. S. Cohen 1954: 359. Traducción mía.

15 Hohfeld 1917: 746. Traducción mía. Véase también el tratamiento de la propiedad ofrecido en Hohfeld (1913: 21-24).

16 Honoré 1961.

17 Este incident es descrito de esta manera en Honoré (1987: 174), pero, en la versión original del texto, es descrito como la prohibición de uso perjudicial: véase Honoré 1961: 123.

18 Snare 1972.

19 Snare 1972: 201. Traducción mía.

20 Snare 1972: 201-202. Traducción mía. Para la lista y el contenido de las reglas en cuestión, véase Snare 1972: 202-204.

21 Waldron 1985: 318. Traducción mía. La misma definición es usada en Waldron (1988: 31).

22 Munzer 1990: 23. Traducción mía.

23 Sin embargo, esta especificación no es estrictamente necesaria, ya que la expresión “un conjunto de modalidades deónticas” puede ser usada para designar un conjunto que incluye una sola modalidad deóntica o más de una sola modalidad deóntica.

24 Véase especialmente Penner 1997.

25 Penner 1997: 5. Traducción mía.

26 Penner 1997: 71. Traducción mía.

27 Malcolm 2001: 29. Traducción mía. Una parte de este pasaje es citada también por Ackerman (1977: 233).

28 Se podría replicar que los bienes son (o un bien es) el objeto del concepto de propiedad. Mi respuesta es que el hecho de que “uno o más bienes” es un componente necesario de la definición del término “propiedad” hace que el concepto de uno o más bienes forme parte del concepto de propiedad. Y esto no excluye la posibilidad de hablar de bienes (o de un bien) como objeto de propiedad. Del mismo modo, una biografía puede definirse como una descripción de la vida de una persona, pero también podemos decir que el objeto de una biografía es la vida de una persona.

29 Bentham 2008: 218, nota al pie 241.

30 Véase Nash 2009: 692-707.

31 Sobre esta metáfora, véase Penner 1996: 713, nota al pie 8.

32 Munzer (1990: 24) también apoya esta tesis, aunque la formula en términos ligeramente diferentes.

33 Fitzgerald 1966: 252. Traducción mía.

34 Ritter 2004: 108. Traducción mía.

35 Ritter 2004: 108. Traducción mía. De hecho, Hegel afirma que, para que algo sea una cosa, este algo debe diferenciarse del espíritu libre, y esto implica la relación descrita por Ritter: “Lo inmediatamente distinto del espíritu libre es para él y en sí lo exterior en general: una cosa, algo carente de libertad, de personalidad, de derecho” (Hegel 1999: 125).

36 Fitzgerald 1966: 252. Traducción mía.

37 F. S. Cohen 1954: 364.

38 Fitzgerald 1966: 252. Traducción mía.

39 Hart 2012: 196.

40 Sobre esta idea, véase Ross 1969.

41 Una conclusión similar es apoyada por Thon (1878: 327-335). En particular, él sostiene que el poder de transferir la propiedad no puede ser parte de la propiedad porque lo que transfiere algo no puede ser, al mismo tiempo, lo que es transferido. Para defender esta idea, Thon señala que, si arrojo una piedra, nadie diría que la piedra me dio la fuerza para lanzarla (Thon 1878: 328), lo que significa que mi fuerza no es parte de la piedra.

42 Penner 1997: 113. Traducción mía. Más precisamente, Penner afirma que “el derecho de uso exclusivo abarca intrínsecamente la transferencia” (Penner 1997: 86. Traducción mía), pero que “restricciones sobre el uso y la enajenación atacan al derecho de uso exclusivo, no tanto por su extensión, sino en vista del propósito para el que se instituyeron, interpretadas a la luz del contexto normativo predominante” (Penner 1997: 103. Traducción mía). Entonces, la posibilidad de propiedad intransferible depende de la razón de tales restricciones. Más específicamente, véase Penner 1997: 100-103.

43 Dorfman 2010: 34. Traducción mía.

44 Dorfman 2010: 4. Traducción mía.

45 Dorfman 2010: 4. Traducción mía.

46 Dorfman 2010: 4. Traducción mía.

47 Sobre la relación entre el lenguaje jurídico y el lenguaje ordinario, véase Jori 2016.

48 Dagan 2011: xvii. Traducción mía.

49 Dagan 2011: 42. Traducción mía.

Top of page

References

Electronic reference

Adriano Zambon, « Propiedad: un análisis conceptual »Revus [Online], in print | 2020, Online since 20 May 2020, connection on 25 May 2020. URL: http://journals.openedition.org/revus/5751; DOI: https://doi.org/10.4000/revus.5751

Top of page

About the author

Adriano Zambon

Temporary Research Fellow, Cesare Beccaria Department of Legal Studies, University of Milan
Address: Via Festa del Perdono, 7 – 20122 Milano – Italy.
E-mail: adriano.zambon@unimi.it

Top of page

Copyright

All rights reserved

Top of page
  • OpenEdition Journals