Skip to navigation – Site map

HomeNuméros43En búsqueda de El Dorado

En búsqueda de El Dorado

La concepción racional de la prueba y la formulación de estándares de prueba precisos y objetivos
The search for El Dorado. The rational conception of evidence and the formulation of precise and objective standards of proof
Raymundo Gama

Abstracts

This paper examines the rationalist conception of evidence advocated by Jordi Ferrer and its proposal to formulate precise and objective standards of proof. First, three concerns are raised about the characterization of the rationalist conception: i) its historical background, ii) its defining features, and iii) the contrast between a rationalist conception that focuses exclusively on evidence and a persuasive conception that focuses on the beliefs of the trier of facts. Second, it is argued that the search for an objective and precise standard of proof should be abandoned, both because it is futile and because it contradicts the probabilistic nature of evidential reasoning. Finally, it is suggested that an adequate theory of the sufficiency of evidence should be able to accommodate and explain (a) the current formulation of standards of proof notwithstanding the problems of subjectivity and imprecision, (b) a rigorous analysis of evidence that includes both an individual and an overall evaluation of evidence, and (c) the beliefs of the trier of facts. Evidence and persuasion are two components that should be harmonized.

Top of page

Full text

1 Introducción

  • 1 Cfr. Lucerna 1986.

1Cuentan que tras la llegada de los españoles a América comenzó a circular la leyenda de una ciudad de oro escondida en las profundidades de la selva amazónica. A medida que avanzaban por ese vastísimo terreno se formaron expediciones para encontrar la ciudad perdida. En su camino encontraron una serie de infortunios y algunas piezas de oro, pero ningún rastro de la ciudad dorada. Algunos testimonios indicaban que más que una ciudad, se trataba de una persona. De acuerdo con estos testimonios, en la laguna de Guatavito, en Colombia, tenía lugar una ceremonia en la que un cacique entraba en la laguna por la mañana subido en unas balsas.1 Su cuerpo estaba completamente recubierto de una resina muy pegajosa a la que se adhería polvo de oro muy fino que producía grandes resplandores con los rayos del sol. Estando en la mitad de la laguna, el cacique arrojaba al agua piezas de oro y esmeraldas, al tiempo que pronunciaba algunas palabras. Después se lavaba con algunas plantas que hacían caer al agua todo el oro que lo cubría. Cautivados por esta leyenda los exploradores intentaron desaguar sin éxito la laguna en varias ocasiones. El afán de encontrar el oro se mantuvo vigente por más de cinco siglos. Todos los esfuerzos fueron en vano.

  • 2 Ferrer 2007 y Ferrer 2019.
  • 3 Ferrer 2019: 254.

2En el ámbito de la prueba algunos juristas se han dado a la tarea de emprender una particular búsqueda: la formulación de un estándar de prueba preciso y objetivo. El estándar de prueba consistiría en un umbral que establece el nivel de suficiencia probatoria requerido para considerar un hecho como probado. Determinar cuál es ese nivel de suficiencia es precisamente la función del estándar de prueba. En el derecho continental, la propuesta más desarrollada para formular estándares de prueba precisos y objetivos ha sido planteada por Jordi Ferrer.2 Para este autor, el estándar de prueba representa una pieza fundamental de un sistema racional de la prueba. “Un sistema sin estándares de prueba –afirma Ferrer– es un sistema sin reglas para justificar la decisión”.3 Así de sencillo. Sin estándares de prueba, carece de sentido hablar de decisiones justificadas sobre los hechos.

3A pesar de su importancia, Jordi Ferrer sostiene que los estándares de prueba que habitualmente se emplean en el Derecho presentan dos problemas fundamentales. Por un lado, son estándares de prueba subjetivos que apelan a elementos psicológicos o estados mentales del juzgador que escapan a un control intersubjetivo y racional. Por otro lado, son estándares de prueba extraordinariamente imprecisos. Emplean conceptos sumamente vagos (por ejemplo, “más allá de toda duda razonable”, “indicios fundados”, o “indicios graves de culpabilidad”) que impiden identificar con precisión el nivel de suficiencia que se considera justificado. Para solucionar estos problemas y, en última instancia, para dotar de racionalidad la decisión sobre los hechos, Jordi Ferrer sostiene que los estándares de prueba deben ser precisos y objetivos.

4Este trabajo tiene como objetivo analizar la concepción racional de la prueba de Jordi Ferrer y su propuesta para formular estándares de prueba precisos y objetivo. En primer lugar, examino los dos presupuestos en los que descansa su propuesta: la concepción racional de la prueba y la distinción entre tres momentos de la actividad probatoria (el momento de conformación, el momento de valoración y el momento de toma de decisión). Posteriormente analizo sus argumentos a favor de la objetividad y de la precisión de los estándares de prueba.

5Al efectuar este recorrido intentaré mostrar que el llamado a formular estándares de prueba precisos y objetivos carece de sentido y debe ser abandonado de raíz. Argumentaré que los problemas que plantea su propuesta no sólo afectan su teoría de los estándares de prueba sino que obligan a revisar los presupuestos en los que descansa. Particularmente, la contraposición entre una concepción racional de la prueba centrada exclusivamente en pruebas y una concepción persuasiva centrada en las creencias del juzgador. Esta contraposición lleva a excluir erróneamente las creencias o convicciones del órgano jurisdiccional. En contra de lo que sostiene Jordi Ferrer, plantearé que una teoría que prescinda de las creencias o convicción del juez es una teoría incompleta y con poca capacidad explicativa para dar cuenta del razonamiento probatorio.

6El estándar de prueba no está perdido en el amazonas esperando ser encontrado. En lugar de seguir empeñados en una búsqueda infructífera, tenemos que poner el acento en las resoluciones de los jueces y en la motivación del juicio de hecho. Esto supone que debemos centrarnos en el diseño y puesta en práctica de metodologías para el análisis y valoración de las pruebas.

2 Los cimientos de la teoría de la prueba de Jordi Ferrer

  • 4 El estudio de la prueba en la cultura jurídica latina es una empresa colectiva a la que han contrib (...)

7Desde hace veinte años, Jordi Ferrer ha venido trabajando junto con un reducido grupo de juristas para rehabilitar el estudio de la prueba en el Derecho desde sólidas bases conceptuales y epistemológicas.4

8En el caso de Jordi Ferrer, en particular, pueden identificarse dos signos distintivos que recorren toda su producción académica sobre la prueba. El primero consiste en lo que el propio Ferrer ha venido identificando con el nombre de “concepción racional de la prueba”. El segundo consiste en la distinción entre tres momentos de la actividad probatoria: el momento de conformación de los elementos de juicio, el momento de la valoración de las pruebas y el momento de toma de decisión con base en el estándar de prueba. A continuación haré un resumen de estos aspectos para introducir posteriormente algunos comentarios.

2.1 La concepción racional de la prueba

9Al analizar la concepción racional de la prueba es posible distinguir los antecedentes de los que parte (2.1.1), una serie de notas características (2.1.2) y una determinada concepción de la prueba con la que rivaliza (2.1.3).

2.1.1 Antecedentes

  • 5 Ferrer 2019: 7.

10De acuerdo con Jordi Ferrer, la concepción racional de la prueba se inscribe en la “tradición racionalista de la prueba” y se declara especialmente deudora de las aportaciones de Bentham, Wigmore y Thayer, a quienes considera los “padres” de esta concepción. Por su parte, en la cultura jurídica continental, la concepción racional de la prueba tendría entre sus precursores a Michele Taruffo y Marina Gascón.5

2.1.2 Notas características

  • 6 Ferrer 2007: 64 y Ferrer 2019: 7.

11La concepción racional tendría las siguientes notas características:6

  • 7 Ferrer 2007: 64 y Ferrer 2019: 7. En otras palabras, el enunciado ‘está probado que p’ debe ser ent (...)

12(1) En primer lugar, la concepción racional apela a las pruebas como criterio definitorio para determinar si un hecho está probado. Son las pruebas y el grado de corroboración que aportan a la hipótesis lo que permite establecer si un hecho está probado o no.7 Decir que un hecho está probado significa que la hipótesis examinada (la hipótesis de culpabilidad, la hipótesis de inocencia, la hipótesis del actor o la hipótesis del demandado) está suficientemente corroborada; es decir, que los elementos de juicio ofrecen un grado de corroboración suficiente a la hipótesis.

  • 8 Ferrer 2019: 65. En palabras de Iacoviello: “la oralidad-inmediación es una técnica de formación de (...)

13(2) En segundo lugar, la concepción racional defiende una versión débil de la inmediación. Según esta versión débil, la inmediación exigiría únicamente la presencia del juez en la práctica de las pruebas. La concepción racional rechaza una versión fuerte de la inmediación según la cual esta sería un mecanismo para la valoración de las pruebas. Para la concepción racional, la inmediación no puede emplearse como sustituto para la valoración racional y motivada de las pruebas.8

  • 9 Ferrer 2019: 65.

14(3) En tercer lugar, la concepción racional estaría comprometida con una fuerte exigencia de motivación de los hechos que privilegia una motivación analítica centrada en la valoración individualizada de las pruebas, seguida de una valoración conjunta de las pruebas y de su relación con las hipótesis.9

  • 10 Ferrer 2007: 66 y Ferrer 2019: 7 y 292.

15(4) Finalmente, la concepción racional se compromete con la defensa de un sistema de recursos que aseguren el control de la valoración y toma de decisión de los hechos en instancias superiores.10

2.1.3 Concepción rival

  • 11 Ferrer 2007: 63-64 y Ferrer 2019: 291.

16La concepción racional se opone a una concepción persuasiva de la prueba.11 Esta concepción se caracterizaría por sostener una versión opuesta a cada una de las notas características planteadas en el inciso anterior:

17(1) Así, mientras que la concepción racional apela a las pruebas como criterio definitorio para determinar si un hecho está probado, la concepción persuasiva apela a la convicción del juez. Para esta concepción, la actitud proposicional que estaría presente en el enunciado “está probado que p” es la creencia del juez sobre la ocurrencia de un hecho, no la aceptación de un hecho como probado como resultante de los elementos de juicio que sustentan una hipótesis.

  • 12 Ferrer 2019: 63.

18(2) La concepción persuasiva defiende una versión fuerte del principio de inmediación. Dado que lo que se busca es generar la convicción del órgano jurisdiccional, la mejor manera de asegurarla es a través de la práctica de la prueba frente al juez. Para esta concepción, la inmediación coloca al juez en una posición epistemológica privilegiada respecto a las pruebas que se le presentan.12 Por ello, la inmediación no se traduce simplemente en exigir la presencia del juez en el desahogo y práctica de las pruebas, sino que se convierte en un instrumento para la valoración de la prueba.

19(3) La concepción persuasiva plantea exigencias de motivación muy débiles o inexistentes respecto de la decisión sobre los hechos. Una vez que se alcanza la convicción del juez, la motivación de los hechos como expresión rigurosa de su razonamiento probatorio queda reducida a una mera explicación de las causas que produjeron esa persuasión o a la expresión del iter mental del juzgador.

  • 13 Ferrer 2007: 64.

20(4) Finalmente, la concepción persuasiva suscribe un sistema de recursos limitado o vedado al control del razonamiento probatorio en instancias superiores. Convicción del juzgador, inmediación y motivación como expresión de las causas que produjeron la persuasión se completan armónicamente con un espacio reducido o inexistente para la revisión del razonamiento probatorio en instancias superiores. En palabras de Jordi Ferrer: “[e]stá claro que si se sostiene que la finalidad de la prueba en el proceso es producir la convicción judicial, una vez ésta es alcanzada no queda mucho espacio para la revisión de la decisión”.13

2.2 La distinción entre tres momentos de la actividad probatoria

21El segundo signo distintivo de la propuesta de Jordi Ferrer es la distinción entre tres momentos de la actividad probatoria. Estos momentos son (i) la conformación de los elementos de juicio, (ii) la valoración de las pruebas y (iii) la toma de decisión con base en el estándar de prueba.

  • 14 Ferrer 2007: 67.

22De acuerdo con Jordi Ferrer, esta distinción resulta especialmente fructífera para analizar los distintos temas probatorios en función del momento en que se ubican, para examinar la incidencia de las reglas de prueba en cada uno de estos momentos, así como los tipos de racionalidad inherentes a cada uno de estos momentos.14

23En primer lugar, el momento de conformación de los elementos de juicio comprende el ofrecimiento, admisión, práctica y exclusión de las pruebas. Temas como la relevancia o pertinencia de las pruebas, la admisibilidad, los poderes probatorios del juez, las distintas clases de exclusión probatoria y la ilicitud de las pruebas, entre otros, se examinan en este primer momento.

24Una vez transcurrido el momento de la conformación de los elementos de juicio tiene lugar el momento de la valoración de las pruebas. En relación con este segundo momento, Jordi Ferrer destaca la naturaleza probabilística del razonamiento probatorio. El razonamiento probatorio estaría basado en una noción de probabilidad lógica o inductiva que no admite el cálculo matemático. En este segundo momento entraría en juego el examen de la fiabilidad y credibilidad de las pruebas en la valoración individualizada y el análisis de las relaciones entre pruebas e hipótesis en la valoración conjunta.

  • 15 La valoración de la prueba proporciona un criterio de decisión cuando el sistema jurídico de que se (...)
  • 16 Ferrer 2007: 139.

25Finalmente, el momento de la toma de decisión supone una actividad distinta de la valoración de las pruebas. La valoración de las pruebas permitiría atribuir grados de sustento, de confirmación o de apoyo de una hipótesis a la luz de las pruebas que la sustentan. Sin embargo, la valoración de la prueba por sí sola no permite tomar una decisión sobre los hechos probados. 15Se requiere un criterio adicional para determinar cuándo un hecho se considera probado Por ello, Jordi Ferrer sostiene que “es imprescindible fijar el umbral a partir del cual aceptaremos una hipótesis como probada. Es decir, debemos determinar el grado de probabilidad suficiente para dar por probada la hipótesis”.16

  • 17 Ferrer 2019: 8.

26La concepción racionalista de la prueba estaría presente en estos tres momentos de la actividad probatoria. De este modo, y a manera de anuncio programático, Jordi Ferrer se propone desarrollar una concepción racional de la prueba en los tres momentos de la actividad probatoria.17

3 Algunas observaciones sobre la teoría de la prueba de Jordi Ferrer

3.1 Tres problemas que aquejan a la concepción racional de la prueba 

3.1.1 Comentarios sobre los antecedentes

  • 18 Ferrer 2007: 64.
  • 19 Aguilera 2016.

27En los trabajos recientes sobre la prueba hay una tendencia a hablar indistintamente de “concepción racional”, “tradición racionalista” o “concepción cognoscitivista” como si fueran lo mismo. Jordi Ferrer plantea en algún momento que se trataría de expresiones equivalentes: “La expresión ‘concepción racionalista’ equivale aquí a lo que Twining denomina ‘tradición racionalista’. Otros autores prefieren hablar de ‘concepción cognoscitivista’”.18 En un trabajo reciente, Edgar Aguilera se refiere de manera genérica a la tradición racionalista, ubicando a Jordi Ferrer en la vertiente iberoamericana o latinoamericana de dicha tradición.19

28Al aludir de manera indistinta a todas estas expresiones como intercambiables se corre el riesgo de perder de vista el contexto histórico en el que surgen estas nociones, sus antecedentes, así como las peculiaridades de cada una de ellas al interior de cada cultura jurídica.

29Por otra parte, en la presentación que hace Jordi Ferrer de los antecedentes de la concepción racional de la prueba hay algunos aspectos problemáticos. A su juicio, la concepción racional de la prueba proviene directamente del mundo anglosajón. Dicha concepción no habría tenido presencia alguna en el derecho continental hasta los trabajos de autores como Michele Taruffo y Marina Gascón, a quienes considera como sus precursores. La concepción racional se declara deudora de las obras de Bentham, Thayer y Wigmore, pero no reconoce ningún antecedente previo en nuestra tradición jurídica.

30Al caracterizar de este modo la concepción racional de la prueba, Jordi Ferrer pasa por alto la historia intelectual de los estudios sobre la prueba en la cultura jurídica continental.

  • 20 Accatino 2019.
  • 21 Accatino 2019: 86.

31Algo similar ocurre en el trabajo reciente de Daniela Accatino titulado “Teoría de la prueba: ¿somos todos ‘racionalistas’ ahora”.20 En dicho trabajo, Daniela Accatino identifica un núcleo de tesis básicas que se podrían considerar comunes a la concepción racionalista de la prueba en sus versiones angloamericana y continental y latina. Accatino señala que la noción de “tradición racionalista” fue acuñada por William Twining para referirse a “un conjunto de asunciones compartidas, explícita o implícitamente, por los grandes tratadistas modernos de derecho probatorio (desde Gilbert y Bentham en el siglo diecinueve, a Thayer y Wigmore en el siglo veinte)”.21

  • 22 Twining 2006: 36.

32Sin embargo, en el esfuerzo por identificar esas notas comunes, Daniela Accatino pierde de vista que la tradición racionalista de Twining tiene un componente histórico (una tradición), además de un componente analítico (una serie de presupuestos). La tesis histórica consiste en el reconocimiento de una larga tradición en los estudios sobre la prueba que abarca más de doscientos años: desde la publicación de The Law of Evidence de Gilbert en 1734 a la muerte de Wigmore en 1943.22 La tesis analítica, a la que se refiere con acierto Daniela Accatino, supone un esfuerzo por construir un “modelo ideal” de un conjunto de presupuestos bastante homogéneos que se pueden encontrar en los principales trabajos especializados sobre la prueba desde Gilbert a Bentham, Thayer, Wigmore, MacCormick y Rupert Cross. Las tesis centrales de la tradición racionalista son el resultado de una síntesis histórica y analítica. El componente analítico va de la mano del componente histórico. Más aún, la tesis analítica es resultado de un estudio de carácter histórico.

33Los trabajos de Jordi Ferrer y de Daniela Accatino representan esfuerzos importantes para tratar de explicitar y analizar los presupuestos de una concepción racional de la prueba. Sin embargo, estos esfuerzos quedan debilitados por la poca importancia que prestan, desde un punto de vista historiográfico, a los antecedentes de la concepción racional de la prueba en nuestra tradición jurídica.

  • 23 Gascón 1999: 30. Esta tesis es advertida también en el estudio comparado de Jackson y Summers al qu (...)

34Una clara excepción en este sentido es el libro de Marina Gascón, quien más que una precursora, inaugura junto con un grupo de autores (Michele Taruffo, Juan Igartua, Perfecto Andrés Ibáñez, Daniel González Lagier y el propio Jordi Ferrer, junto con Nobili, Ubertis y Iacoviello en Italia, entre otros) una nueva etapa en los estudios sobre la prueba. En su ya clásica monografía sobre la prueba, Marina Gascón tuvo especial cuidado en documentar el trasfondo histórico del modelo cognoscitivista de la prueba en el mundo latino. Por un lado, en la tradición empirista británica, y de manera más próxima a nosotros, en los juristas y filósofos de la ilustración: Voltaire, Condillac, Forner, Filangieri, Beccaria, Carrara, Pagano, etc. En palabras de Gascón “la filosofía de la ilustración se hizo eco de la epistemología dominante, y por ello tan importante resulta la apelación a los hechos y la observación como en la insistencia en el carácter meramente probable de su conocimiento”.23

  • 24 Twining 2020.

35Hasta el momento, los teóricos de la prueba han puesto el acento en los presupuestos de un estudio racional sobre la prueba, pero no han prestado suficiente atención a los estudios sobre la prueba en nuestra tradición desde un punto de vista historiográfico, tanto en el ámbito de la teoría de la prueba como del derecho procesal, a sus antecedentes, sus afinidades y diferencias, así como sus eventuales rupturas y continuidades. Los estudios procesales sobre la prueba y los estudios teóricos sobre la prueba siguen estando escindidos sin ningún punto de contacto entre uno y otro. Parafraseando a Twining, un trabajo de historia de las ideas sobre la prueba a nivel local, regional y comparado sería especialmente útil en nuestro contexto.24

3.1.2 Comentarios sobre las notas características

36Como hemos visto, Jordi Ferrer plantea que la concepción racional de la prueba se inscribe en la tradición racionalista de la prueba en el common law. Sin embargo, las notas características de la concepción racional son difícilmente atribuibles a dicha tradición.

  • 25 Accatino 2019: 92.
  • 26 Accatino 2019: 92.
  • 27 Jordi Ferrer sostiene explícitamente las dos primeras tesis sobre la prueba en el derecho y la prim (...)

37En el trabajo de Daniela Accatino al que anteriormente hicimos referencia, se identifica un conjunto de tesis que serían compartidas por la concepción racional de la prueba en el ámbito latino y la tradición racionalista en el ámbito angloamericano. Estas tesis conforman dos grupos. El primer conjunto de tesis versa sobre la prueba en el derecho. El segundo conjunto de tesis versa sobre los presupuestos filosóficos de la noción de verdad y la posibilidad del conocimiento de los hechos.25 Dentro del primer conjunto (la prueba en el Derecho) Daniela Accatino señala a) la tesis sobre la relación teleológica entre prueba y verdad y b) la tesis de la justificación probatoria en el Derecho como un caso especial de la justificación epistémica general.26 En el segundo conjunto (los presupuestos filosóficos) Daniela Accatino señala a) la asunción de una noción correspondentista de verdad y b) la asunción de un objetivismo crítico que toma distancia del realismo ingenuo y del escepticismo radical.27

38Ahora bien, al complementar este conjunto de tesis con las notas características de la concepción racional de la prueba, es posible advertir que la tesis Daniela Accatino se enfrenta con algunos obstáculos. El supuesto terreno común que habría entre la tradición racionalista y la concepción racional de la prueba tiende a difuminarse, cuando no a desaparecer.

  • 28 Esta tesis no sería compartida por Wigmore 1937: 3: “The sudy of the principles of Evidence, for a (...)

39Las notas que Jordi Ferrer atribuye a la concepción racional no serían atribuibles sin más a la tradición racional de la prueba en el common law. No parece plausible que la tradición racional de la prueba tome las pruebas como único criterio de decisión, excluyendo por completo la creencia o la convicción del órgano decisor sobre los hechos.28 Tampoco se pueda sostener que la tradición racional se comprometa con una tesis débil sobre la inmediación, ni mucho menos con una exigencia fuerte de motivación, o que defienda una exigencia de control de la decisión por tribunales superiores. Todos estos puntos podrían desarrollarse con mayor detenimiento. Pero para los propósitos del presente trabajo me parece que son suficientes para mostrar que la tesis del terreno común encuentra claros límites en las notas características que Jordi Ferrer atribuye a la concepción racional de la prueba. Las notas características de la concepción racional serían un conjunto de afirmaciones sobre un diseño institucional y procedimental particular sobre la prueba, más que una serie de presupuestos de un estudio racional de la prueba.

3.1.3 Comentarios sobre la concepción rival

  • 29 Ferrer 2019: 257.

40De acuerdo con Jordi Ferrer, la concepción racional se opone a la concepción persuasiva de la prueba. Esta última estaría centrada exclusivamente en la convicción del órgano jurisdiccional. Para la concepción persuasiva, un hecho se considera probado cuando el órgano jurisdiccional esté convencido de su ocurrencia y a la inversa, no estará probado cuando no se alcance la convicción. La prueba de los hechos descansa en un único criterio definitorio: la creencia o convicción del órgano jurisdiccional. Frente a esta concepción, la concepción racional desplaza el centro de gravedad de las creencias o convicciones del órgano jurisdiccional a las pruebas. Serán por tanto las pruebas de un hecho, su calidad, su relación con la hipótesis, y el grado de corroboración que le confieren a la hipótesis lo que permita establecer si un hecho está probado. Las creencias o convicciones del juzgador no juegan ningún papel en el razonamiento probatorio. Como afirma el propio Ferrer, “desde el punto de vista justificativo de la decisión judicial, el convencimiento del juez es irrelevante”.29

41Como veremos al examinar la teoría de los estándares de prueba de Jordi Ferrer, la contraposición entre concepción racional y concepción persuasiva conducirá a sostener una teoría de los estándares de prueba que prescinda de cualquier referencia a las creencias o estados mentales. La sola presencia de creencias o convicciones por parte del juzgador torna a la teoría de la prueba y la teoría de los estándares de prueba en irracional. Esta contraposición presenta la oposición entre pruebas y creencias como si se tratara de elementos excluyentes. Sin embargo, veremos que se trata de una falsa oposición que afecta no sólo a la teoría de los estándares de prueba sino también a la propia concepción racional de la prueba de la que parte.

42En este apartado me limitaré a plantear algunas dudas sobre la relación entre concepción racional y concepción persuasiva de la prueba:

43(1) En primer lugar, no está claro en qué nivel de análisis se produce la contraposición entre concepción racional y concepción persuasiva de la prueba. Esto es, si se trata de una contraposición que se presenta en el plano de la teoría de la prueba, en el plano dogmático-procesal sobre el diseño de la prueba o en el plano de los participantes que argumentan sobre la prueba.

  • 30 Ferrer 2007: 62.
  • 31 Un análisis de las teoría no cognoscitivista de la prueba de Perelman puede encontrarse en Sucar & (...)

44A primera vista, parecería que la contraposición se produce en el plano de las teorías sobre la prueba. De acuerdo con Ferrer, el representante paradigmático de la concepción persuasiva de la prueba sería Perelman.30 Pero si esto es así, nos enfrentamos con un problema porque las tesis que plantea Ferrer como características de la concepción persuasiva no son atribuibles a este autor.31

  • 32 Taruffo 2002: 350.
  • 33 Taruffo 2002: 350.

45 (2) En segundo lugar, la distinción entre concepción persuasiva y concepción racional como teorías de la prueba podría tener como referente la distinción que plantea Taruffo entre función persuasiva y función cognoscitiva de la prueba. De acuerdo con la primera “la prueba no sería un instrumento para conocer racionalmente algo, sino un argumento persuasivo dirigido a hacer creer algo acerca de los hechos relevantes para la decisión”.32 Para Taruffo, el principal exponente de una concepción persuasiva de la prueba es Alessandro Giuliani. De acuerdo con Taruffo, Giuliani “ha elaborado una teoría de la prueba como argumento retórico, contraponiéndola a la teoría de la prueba como instrumento específico de conocimiento y ha identificado su fundamento especialmente en clave histórica y comparada”.33

46Sin embargo, la asociación de la obra de Giuliani con una teoría persuasiva de la prueba estaría basada en una lectura poco caritativa de las tesis de este autor. Como plantean Sucar y Cerdio:

  • 34 Sucar & Cerdio 2017: 321.

la lectura de Taruffo es extrema porque, si bien es posible encontrar en la obra de Giuliani un mapeo de los elementos retóricos en el uso de la prueba en diferentes tradiciones jurídicas, no es plausible atribuirle a Giuliani una concepción retórica de la prueba como instrumento meramente persuasivo contrapuesta a una concepción de la prueba como instrumento de conocimiento. Es más, de los trabajos de Giuliani, muy por el contrario, se desprende una visión de la retórica que se articula con la dialéctica y que posee un fuerte compromiso con la búsqueda y la argumentación de la verdad en el proceso.34

  • 35 Dudo mucho que haya procesalistas que planteen que la decisión relativa a los hechos probados depen (...)

47Con ello se pone de relieve la dificultad de encontrar una teoría auténtica y completamente no cognoscitivista de la prueba. De hecho, el propio Taruffo reconoce la presencia de elementos persuasivos o retóricos en la prueba, lo que niega es que esos factores permitan justificar una teoría de la prueba desde esas coordenadas. No está claro por tanto que la contraposición entre concepción racional y concepción persuasiva se presente en el plano de la teoría de la prueba ni qué teoría sería paradigmática de una concepción genuinamente persuasiva de la prueba. Tampoco está claro que esta contraposición se presente en el plano dogmático-procesal35 ni en el plano pragmático de los abogados o abogadas que argumentan sobre la prueba.

  • 36 Dei Vecchi 2016: 269.

48 (3) En tercer lugar, la contraposición entre concepción racional y concepción persuasiva que plantea Jordi Ferrer sería acreedora de la crítica que formula Diego Dei Vecchi.36 A juicio de Dei Vecchi, resulta problemática la asociación de la prueba como persuasión con la irracionalidad, así como su incompatibilidad con la verdad por correspondencia y la finalidad de la prueba con la averiguación de la verdad:

49(a) En primer lugar, la persuasión o convicción del juez es compatible con razones epistémicas. El órgano jurisdiccional puede resultar convencido o persuadido por razones epistémicas.

50(b) En segundo lugar la concepción persuasiva no es necesariamente incompatible con la verdad por correspondencia. Uno de los factores para la persuasión o convicción del órgano jurisdiccional podría ser la verdad por correspondencia.

51(c) Finalmente, la convicción o persuasión del juez tampoco es incompatible con la averiguación de la verdad. El órgano jurisdiccional puede alcanzar una convicción cuando haya razones para considerar que un enunciado afirmado por las partes se corresponde con lo que ocurrió en la realidad.

  • 37 Cfr. Dei Vecchi 2016: 281.
  • 38 Como me hace ver uno de los revisores anónimos de este trabajo, se podría argumentar que esta críti (...)

52En suma, todos estos puntos parecerían “redimir a la prueba como persuasión de ciertas acusaciones de las que usualmente ha sido objeto”.37 Desde luego, habrá razones para sospechar de la convicción o de la persuasión cuando una u otra se empleen como único criterio. Pero este no es el caso de la caracterización que hace Ferrer. Para él, la sola presencia de la convicción del juzgador torna la prueba en irracional.38

53 Finalmente, vale la pena recordar que la contraposición que plantea Twining entre racional e irracional al identificar la “tradición racionalista” se presenta en el contraste entre concepciones racionales de la prueba (en general) y concepciones irracionales basadas en las ordalías, las batallas o los juicios de dios. Al contraponer los enfoques racional e irracional Twining no tenía en mente por tanto la presencia o ausencia de elementos subjetivos como la creencia o convicción como criterio para la justificación de los hechos.

3.2 La disociación entre valoración de la prueba y toma de decisión con base en el estándar de prueba

54Como hemos visto, Jordi Ferrer distingue tres momentos de la actividad probatoria: el momento de la conformación de los elementos de juicio, el momento de la valoración de las pruebas y el momento de la toma de decisión de los hechos probados con base en el estándar de prueba. Para los propósitos del presente trabajo me ocuparé únicamente del segundo y tercer momento.

55Al distinguir la valoración de la prueba de la toma de decisión con base en el estándar de prueba, Jordi Ferrer introduce una distinción entre dos operaciones que habitualmente se presentaban de manera unida. La valoración de la prueba y la decisión relativa a cuándo un hecho está suficientemente sustentado para considerarlo probado formaba parte y era resultado de la valoración de la prueba. La decisión sobre los hechos probados no se entendía como una operación separada de la valoración de la prueba.

  • 39 Cfr. Gascón 1999.
  • 40 González 2005.

56Los trabajos sobre la prueba de Marina Gascón39 y de Daniel González Lagier40 son representativos de la reconstrucción conjunta del momento de valoración y de toma de decisión sobre los hechos probados.

  • 41 Cfr. Gascón 1999: 179.
  • 42 Gascón 1999: 185.

57De acuerdo con Marina Gascón “una hipótesis puede aceptarse si no ha sido refutada por las pruebas disponibles y éstas la hacen probable (la confirman); o mejor, más probable que cualquier otra hipótesis alternativa sobre los mismos hechos”.41 Marina Gascón reconoce la posibilidad de que al final del proceso de confirmación y de sometimiento a refutación de las hipótesis pueda ocurrir que haya varias hipótesis “suficientemente fundadas”. En estos casos, Gascón plantea que intervendría el recurso a criterios como el de simplicidad o el de coherencia narrativa para elegir cuál de las hipótesis se considera más aceptable.42 En el análisis que realiza Marina Gascón no habría un criterio adicional para sustentar la decisión relativa a la prueba de los hechos.

  • 43 González Lagier 2005: 79.

58Por su parte, en el trabajo de Daniel González Lagier, la pregunta acerca de cuándo un hecho está suficientemente probado es abordada a partir de los criterios de solidez de la inferencia probatoria. Para determinar si un hecho se considera suficientemente probado, habría que examinar los criterios de solidez de la inferencia probatoria en cada uno de sus componentes: el hecho probatorio, el hecho a probar y el enlace basado en máximas de experiencia. Para González Lagier, en el supuesto de que tengamos dos hipótesis con un grado de confirmación semejante, la coherencia narrativa de la hipótesis y su simplicidad nos permitirán decantar la balanza hacia la hipótesis que se estime probada.43

59En suma, en el análisis realizado en ese momento por Marina Gascón y Daniel González Lagier, no habría un criterio adicional a la valoración de la prueba para la toma de decisión sobre los hechos probados. La toma de decisión era entendida como resultado de la valoración de la prueba. La decisión sobre la prueba de los hechos podría ser una operación distinta, pero en todo caso dependiente y relacionada con la valoración de la prueba.

  • 44 Abel Lluch 2012: 20.
  • 45 STS, Sala 1ª, 30 de mayo de 2011, FJ 3.0 (RJ 2011/3994. En la doctrina española vid. Seoane Spiegel (...)

60Pero eso no es todo. Hasta hace algunos años no sólo no se distinguía entre valoración de la prueba y toma de decisión sobre los hechos probados, sino que la propia noción de estándar de prueba estaba ausente en el lenguaje jurídico. Como sostiene Xavier Abel Lluch “[l]a expresión “estándar de prueba” es ajena a la tradición de los sistemas continentales”.44 Xavier Abel Lluch plantea que la noción que estaría más próxima a la de estándar de prueba es la de “coeficiente de elasticidad de prueba”; expresión empleada por el Tribunal Supremo español y por algunos procesalistas.45 Pero como precisa Abel Lluch, no se trata de una dosis (un umbral) tasada (o fija), sino de un juicio de suficiencia de la prueba elástico que varía en función de las circunstancias de cada caso. Por el contrario, como veremos en el siguiente apartado, Jordi Ferrer sostiene que los estándares de prueba en el derecho deberían ser estándares precisos (fijos), no un juicio de suficiencia variable y elástico.

  • 46 Véase al respecto Nieva 2010 y Nieva 2013.

61Tanto en el ámbito de la dogmática procesal como en el de la teoría de la prueba, el problema de la suficiencia de la prueba no era abordado hasta hace algunos años a partir de la noción de estándar de prueba. En su lugar, principalmente en el proceso penal, se aludía a expresiones como condiciones para la convicción o la duda, duda razonable, convicción fundada y otras expresiones equivalentes que apelan a estados psicológicos o creencias.46 Pero incluso en estas situaciones, la duda o convicción estaba asociada con la valoración de la prueba, no con una operación relacionada con el estándar de prueba.

  • 47 Igartua 2005.
  • 48 Taruffo 2005.
  • 49 Gascón, 2005.
  • 50 En el año 2006 el código de procedimientos italiano introduce el estándar de prueba más allá de tod (...)

62Dos factores habrían contribuido al empleo y difusión de la noción de estándar de prueba. En primer lugar, los trabajos de Larry Laudan y su influencia en la teoría de la prueba en el derecho continental. En particular, la publicación del artículo “Porqué un estándar de prueba subjetivo y ambiguo no es un estándar” en Doxa en el año 2005 y la discusión con Juan Igartua,47 Michele Taruffo48 y Marina Gascón.49 Posteriormente, con la publicación de su libro Truth, Error and Criminal Law en el año 2006 y su posterior traducción en el año 2013. En segundo lugar, la incorporación del estándar de prueba “más allá de toda duda razonable” en varios ordenamientos procesales penales.50

  • 51 Ferrer 2007; Accatino 2011; Gascón 2012; Bayón (2009); González 2014 y 2020; Tuzet 2020 y Dei Vecch (...)
  • 52 Ferrer 2007: 139. En el mismo sentido Bayón, 2009 y González 2014: 109

63Desde entonces, Jordi Ferrer, Daniela Accatino, Marina Gascón, Juan Carlos Bayón, Daniel González Lagier, Giovanni Tuzet y Diego dei Vecchi, entre otros autores, han planteado la necesidad de separar dos operaciones conceptual y funcionalmente distintas.51 La valoración de la prueba tendría como función atribuir grados de corroboración o de probabilidad inductiva a una hipótesis. Es decir, permite establecer la mayor o menor probabilidad de una hipótesis a la luz de las pruebas. El estándar de prueba, por su parte, tendría la función de “fijar el umbral a partir del cual aceptaremos una hipótesis como probada”.52

  • 53 Se trata de lo que Juan Carlos Bayón ha identificado acertadamente como “sensibilidad más que mínim (...)

64Desde esta perspectiva, la valoración de la prueba no permitiría dar cuenta de situaciones en las que se requiere un nivel de suficiencia específico para considerar un hecho como probado. Es decir, situaciones en las que no basta con indicar que una hipótesis es más probable que otra, sino que se requiere que la hipótesis más probable tenga además un determinado grado de confirmación para considerarla probada. De este modo, el estándar de prueba no sería necesario si el derecho se interesara únicamente en adoptar una decisión basada en la hipótesis más probable con independencia de cuál sea esa hipótesis (la hipótesis de la parte actora o la parte demandada en un juicio mercantil, por ejemplo). En cambio, el estándar de prueba es necesario cuando no sólo se busca que prevalezca la hipótesis más probable, sino más probable que otra en determinada proporción, distinguiendo así las hipótesis en juego y el riesgo de error de considerar probada una determinada hipótesis.53 En el proceso penal, por ejemplo, para dictar una sentencia condenatoria no bastaría con que la hipótesis condenatoria fuera más probable que la hipótesis de inocencia, se requeriría que la hipótesis acusatoria estuviera sustentada en mayor grado que la hipótesis de inocencia para reducir el riesgo de una falsa condena.

65Sin embargo, como veremos en el siguiente apartado, no está claro que sea posible fijar de manera precisa y objetiva un umbral a partir del cuál esté justificado considerar un hecho como probado.

4 Los argumentos de Jordi Ferrer a favor de la objetividad y precisión de los estándares de prueba 

66La teoría de los estándares de prueba de Jordi Ferrer representa el desarrollo de la concepción racional de la prueba en el momento de la decisión sobre la prueba de los hechos.

  • 54 Jordi Ferrer señala un tercer requisito del que aquí no me ocuparé y que daré por sentado: el están (...)

67 De acuerdo con Jordi Ferrer, la formulación adecuada de estándares de prueba debe cumplir con dos requisitos de carácter metodológico: el requisito de la objetividad y el requisito de precisión de los estándares de prueba.54 Presentaré a continuación los argumentos que plantea Jordi Ferrer para formular posteriormente algunos comentarios.

4.1 El argumento de la objetividad

68Jordi Ferrer afirma que en las legislaciones procesales y en la práctica jurisdiccional encontramos estándares de prueba que apelan a elementos mentales o psicológicos del juzgador como la íntima convicción, la certeza moral, la ausencia de duda razonable o un nivel razonable o fundado de convicción.

  • 55 Ferrer 2019: 257.

69A su juicio, este tipo de estándares no permiten un control intersubjetivo. La decisión sobre los hechos permanece oculta e inescudriñable para el resto de personas. Además, el grado de convicción varia en función del juez y del nivel de convicción que albergue. Un mecanismo de decisión de este tipo resulta completamente subjetivo e injustificado. El hecho resulta probado porque el juez está convencido de ello. Sin embargo, sostiene Jordi Ferrer, del hecho que el juez tenga una determinada creencia o convicción no se infiere nada respecto a la mayor o menor probabilidad de ocurrencia de ese hecho.55

  • 56 Ferrer 2007: 146.
  • 57 Ferrer 2019: 257.

70Para afrontar este problema, Jordi Ferrer sostiene que los estándares de prueba deben ser objetivos. Esto supone, por un lado que “se debe evitar vincular la prueba con las creencias”.56 Al formular el estándar de prueba debe eliminarse cualquier referencia a las creencias o a la convicción del órgano jurisdiccional. En palabras de este autor “[d]esde el punto de vista justificativo de la decisión judicial, el convencimiento del juez es irrelevante” (Ferrer 2019: 257). Por otro lado, el estándar de prueba debe estar formulado de tal manera que haga referencia exclusivamente a las pruebas y a sus características. El estándar de prueba debe indicarle al juez qué debe buscar en las pruebas y qué características deben tener. No debe pedirle hacer un ejercicio de introspección. El estándar de prueba debe apelar únicamente “a criterios relativos a la capacidad justificativa del acervo probatorio respecto de las conclusiones probatorias que se establezcan”.57

4.2 El argumento de la precisión

71 De acuerdo con Jordi Ferrer, no basta con eliminar de la formulación de los estándares de prueba cualquier referencia a estados mentales del juzgador. El estándar de prueba debe ser capaz de expresar de manera precisa el nivel de suficiencia probatoria requerido para que una hipótesis se considere probada.

  • 58 Ferrer 2019: 255-256.

72El requisito de precisión surge como respuesta a un segundo problema que a su juicio aqueja a la formulación habitual de los estándares que remiten a estados mentales. En palabras de Ferrer: “las formulaciones de pretendidos estándares de prueba vigentes en la mayoría de sistemas tienen un nivel de vaguedad incompatible con su función de señalar un umbral de suficiencia probatoria (incluso de forma aproximada)”.58 Ejemplo de ello serían expresiones como las siguientes: motivos suficientes para acusar”, motivos bastantes para creer”, indicios graves de culpabilidad” y más allá de toda duda razonable”.

73A su juicio, ninguno de estos estándares da indicaciones precisas al juzgador respecto del grado de suficiencia requerido para sustentar decisiones sobre los hechos. Son estándares vacíos o en el mejor de los casos incompletos. No expresan lo que deberían indicar: cuándo y en qué condiciones hay motivos suficientes; cuándo hay indicios graves de culpabilidad, cuándo se supera el estándar de más allá de toda duda razonable.

  • 59 Ferrer 2019: 248.

74Como sostiene este autor, si el estándar de prueba es indeterminado no habrá manera de comprobar que el nivel de suficiencia requerido se ha cumplido de manera satisfactoria. [E]s la propia estructura del razonamiento probatorio la que exige mostrar que se ha superado determinado nivel de corroboración de una hipótesis fáctica para considerar que se acepte como probada, pero para ello es necesario conocer cuál es ese nivel”.59 Si no es posible fijarlo de manera precisa, la propia idea de estándar de prueba fracasa. No puede cumplirse el estándar de prueba ni otras reglas y garantías procesales relacionadas con el estándar de prueba.

75La imprecisión del estándar de prueba plantea problemas adicionales. Si la formulación del estándar de prueba no permite indicar con precisión el estándar de prueba, no habrá manera de comprobar que se ha alcanzado el nivel de suficiencia. Distintos jueces considerarán como probadas hipótesis con distintos niveles de confirmación o de sustento. Y a la inversa, distintos jueces considerarán hipótesis como no probados a pesar de que cuenten con un nivel de corroboración más elevado. En suma, si el estándar de prueba es impreciso no es posible justificar la decisión sobre los hechos.

  • 60 Ferrer 2019: 258.

76De los puntos anteriores se desprende entonces un segundo requisito, el de precisión. En palabras de Jordi Ferrer: “Los criterios que se utilicen en el estándar de prueba deben cumplir la función de establecer un umbral lo más preciso posible a partir del cual una hipótesis fáctica pueda considerarse suficientemente corroborada a los efectos de la decisión que debe tomarse”.60

5 Algunas observaciones sobre la objetividad y precisión del estándar de prueba

5.1 Prueba o convicción. Un falso dilema

77Pese a su aparente atractivo y simplicidad, la tesis de la objetividad de los estándares de prueba resulta problemática por varias razones.

78(i) En primer lugar, Jordi Ferrer considera que la incorporación de creencias o estados mentales del juzgador en el estándar de prueba conduce necesariamente a una concepción irracional de la prueba. Poco importa que se trate de creencias frívolas o de creencias justificadas o avaladas en pruebas. Una teoría de los estándares de la prueba realmente objetiva tiene que eliminar cualquier referencia a las creencias o estados mentales del juzgador.

79La crítica de Jordi Ferrer estaría justificada en un contexto en el que las creencias o la convicción del juzgador operaran aisladamente en el razonamiento probatorio; es decir si se tratara de una creencia o convicción formada al margen de las pruebas e incluso en contra de lo que dicen las pruebas.

  • 61 Una crítica análoga puede encontrarse en Tuzet 2020: 12.

80En cambio, su argumento carece de sustento cuando la convicción del juzgador se obtiene como resultado del análisis y del razonamiento probatorio en tanto actividad justificativa racional.61 La convicción del órgano jurisdiccional puede y debe estar sustentada y avalada por las pruebas.

  • 62 Sobre este punto, vid. González 2020b: 48 ss. Como señala este autor, el argumento de la subjetivid (...)

81Por ello, en contra de lo que sostiene Ferrer, incorporar creencias o convicciones en el razonamiento probatorio no conduce necesariamente a una concepción irracional dela prueba.62 Una teoría que no da cuenta de las creencias o de la convicción del órgano jurisdiccional es una teoría del razonamiento probatorio incompleta. Es una teoría incompleta porque al escindir artificialmente prueba y convicción deja fuera un componente central del razonamiento probatorio. Prueba y convicción son dos componentes que deben articularse en una teoría del razonamiento probatorio. Es además una teoría inadecuada porque no permite reconstruir adecuadamente el razonamiento probatorio. A la teoría de la prueba de Jordi Ferrer le hace falta incorporar un elemento: la creencia o convicción del órgano jurisdiccional. Esta crítica repercute en la teoría de la prueba de Jordi Ferrer en su conjunto. Debilita su propuesta de una concepción racional de la prueba y su teoría de los estándares de prueba.

82 (ii) En segundo lugar, la tesis de la objetividad de los estándares de prueba es el resultado de trasladar la concepción racional de la prueba al momento de la toma de decisión de los hechos probados. Como vimos al analizar las notas características de la concepción racional de la prueba, Jordi Ferrer nos coloca frente a la disyuntiva de escoger entre una concepción racional centrada en las pruebas y una concepción persuasiva centrada en las creencias del órgano jurisdiccional. En palabras de Jordi Ferrer:

  • 63 Ferrer 2007: 66.

La concepción racionalista basa la justificación de la decisión sobre los hechos probados en el método de la corroboración de hipótesis, no en la creencia de sujeto alguno, sino en si está suficientemente corroborada la hipótesis sobre lo ocurrido que se declara probada. Es cierto que nadie puede escapar a sus creencias; ahora bien, la pregunta relevante es ¿qué justifica la decisión, el hecho de tener la creencia o el hecho de que el contenido de está, la hipótesis, esté corroborada? A partir de ello, sólo si optamos por la segunda opción dispondremos mecanismos para valorar la prueba justificar la decisión sobre los hechos, y dispondremos de criterio para decir si el juez se equivocó.63

  • 64 Vitor de Paula (2019) incurre en una reducción similar cuando contrapone un modelo subjetivo en el (...)

83Pero este es un falso dilema. Jordi Ferrer reduce la justificación de la decisión probatoria a dos posibilidades. O bien optamos por un sistema probatorio racional basado exclusivamente en pruebas, o bien optamos por un sistema probatorio irracional basado en creencias.64 De un plumazo, Jordi Ferrer elimina las convicción del juez del razonamiento probatorio y condena al irracionalismo cualquier teoría de la prueba que incorpore la creencia o convicción del juez sin examinar si estas operan aisladamente o como resultado de las pruebas. Jordi Ferrer traza una escisión artificial entre pruebas y creencias o estados mentales como si se tratara de componentes que no pueden complementarse o presentarse de manera conjunta. Con ello, Jordi Ferrer pasa por alto una tercera reconstrucción, más simple y que de hecho está presente en la práctica jurisdiccional: la convicción judicial como resultado de las pruebas y de la justificación de los hechos.

  • 65 Claramente, esta es una afirmación empírica que se constata con las resoluciones de órganos jurisdi (...)
  • 66 Coincido con Daniel González Lagier cuando se aparta y critica la contraposición entre concepciones (...)

84Este planteamiento no es en absoluto novedoso. Está presente en la manera en que los órganos jurisdiccionales razonan y justifican sus decisiones.65 Del mismo modo, está presente en las intuiciones y reconstrucciones de algunos procesalistas que hacen referencia a la convicción del órgano jurisdiccional en el razonamiento probatorio, no como una convicción aislada e independiente de las pruebas, sino como una convicción fundada en las pruebas.66

  • 67 Sobre la cuestión relativa a si la libre convicción es un mecanismo de valoración de la prueba o un (...)
  • 68 Gascón 1999: 159. En el mismo sentido, Andrés Ibáñez 2008.

85 (iii) En tercer lugar, al optar por un estándar de prueba objetivo que deje fuera las creencias o convicciones Jordi Ferrer pasa por alto el sentido original de la libre convicción del juez.67 En este sentido, Marina Gascón ha identificado con acierto dos maneras de entender la libre convicción del juez.68 Estos dos sentidos estarían conceptual e históricamente sustentados.

86 El principio de libre convicción surge como reacción al sistema de prueba legal o tasada. En un primer sentido, la libre convicción fue entendida como un principio metodológico negativo que “consiste simplemente en el rechazo de las pruebas legales como suficientes para determinar la decisión”. En este primer sentido, libre es entendido como desprendido de ataduras legales.

  • 69 Gascón 1999: 159.

87 Sin embargo, la libre convicción pasó de ser entendida como un principio metodológico negativo a un principio positivo de valoración, según el cual la valoración de la prueba no estaba sujeta a regla alguna (de racionalidad o de cualquier tipo). El órgano jurisdiccional sería libre de llevar a la convicción de los hechos sin ningún tipo de control. La libre convicción derivaría en una convicción íntima carente de justificación. 69

  • 70 Gascón 1999: 159.

88De estos dos sentidos, Marina Gascón rescata el sentido primigenio de libre convicción. En un modelo cognoscitivista de fijación de los hechos la libre convicción no puede interpretarse más que en su significado primigenio: “se proscribe el esquema de valoración tasada y se impone el de libre valoración, interpretado como un principio metodológico (negativo) que permite al juzgador no dar por probados enunciados fácticos que estime insuficientemente probados”.70

  • 71 En el mismo sentido vid. Tuzet, 2020, p. 100. Tuzet critica la lectura de la íntima convicción en c (...)

89 El error en el que incurre Jordi Ferrer y en general quienes condenan al subjetivismo cualquier teoría de la prueba que aluda a estados mentales del órgano jurisdiccional consiste en pasar por alto que la convicción del juez puede ser entendida como un ejercicio de convicción razonada y justificada como resultado del análisis de las pruebas y del razonamiento probatorio.71

5.2 La incompatibilidad entre la exigencia de precisión y la naturaleza inductiva del razonamiento probatorio

90La tesis de la precisión de los estándares de prueba también se enfrenta con varios obstáculos.

91 En primer lugar, llama la atención que a Jordi Ferrer le preocupe especialmente el problema de la vaguedad en el ámbito de la prueba cuando se trata de un aspecto que está presente en todas las áreas del Derecho. Además de los estándares de prueba, muchas otras reglas jurídicas emplean conceptos vagos. Sin embargo, esto no conduce a afirmar la irracionalidad de las decisiones en las que se aplican dichas reglas. Algo que es pacíficamente aceptado y asumido en otras áreas del derecho es visto aquí como problemático.

  • 72 Como advierte uno de los revisores anónimos de este trabajo, se podría plantear que esta afirmación (...)

92 En contra de lo que sostiene Ferrer, la vaguedad de los estándares de prueba que habitualmente encontramos en los ordenamientos procesales o como resultado de la práctica jurisdiccional no impide la justificación de las decisiones sobre los hechos. No nos encontramos frente a escenarios de indeterminación radical en los que no sé dé pauta alguna a los órganos jurisdiccionales. Los estándares de prueba actualmente establecidos proporcionan pautas, ciertamente pautas no completamente acabadas o preestablecidas, al órgano jurisdiccional para establecer cuándo un hecho se considera probado. Con ello no se impide la justificación de las decisiones judiciales sobre los hechos ni se frustra la idea del derecho como guía para la conducta.72

  • 73 Estas son básicamente las objeciones que planteó Juan Carlos Bayón (2009) en contra de la posibilid (...)
  • 74 Entre otras razones porque la naturaleza inductiva del razonamiento probabilístico impide fijar un (...)

93 En segundo lugar, el nivel de precisión que demanda Jordi Ferrer es incompatible con la naturaleza inductiva y probabilista del razonamiento probatorio. La propuesta de Jordi Ferrer de formular estándares de prueba precisos sería viable sí y sólo sí (i) fuera posible identificar y fijar de manera precisa el umbral de suficiencia en el espectro probabilístico, (ii) una vez identificado y fijado ese umbral, fuéramos capaces de formular y capturar precisamente ese grado de suficiencia exigido (no más y no menos) mediante expresiones del lenguaje natural (con los inevitables problemas de vaguedad y de ambigüedad que lo acompañan), y (iii) que de su aplicación resulte precisamente ese grado de suficiencia.73 Sin embargo, nada de esto es posible y Jordi Ferrer no nos da ninguna pauta al respecto sobre cómo sortear estas dificultades sin pasar por alto la naturaleza probabilística del razonamiento probatorio.74

  • 75 Esta es una reformulación del primer estándar de prueba que plantea Jordi Ferrer 2019: 271.

94 En tercer lugar, la propuesta de formular estándares de prueba objetivos es incompatible con la propia idea de estándares en el Derecho. Al examinar la propuesta de Jordi Ferrer, parecería que está pensando más bien en una regla que establezca ex ante cuándo y en qué condiciones un hecho se considera probado. Una regla que dé una indicación puntual a los órganos jurisdiccionales mediante condiciones de aplicación cerradas. A manera de ejemplo, “si la hipótesis es capaz de explicar los datos disponibles integrándolos de manera coherente, se confirman las hipótesis derivadas y se refutan todas las hipótesis plausibles que sean compatibles con la inocencia del acusado, entonces condene. En caso contrario, absuelva”.75 Son esas condiciones y no otras las que indican cuándo se ha superado un estándar de prueba.

95 Sin embargo, los estándares de prueba que habitualmente se encuentran en la legislación o en la práctica jurisprudencial no predeterminan ex ante un conjunto de condiciones de aplicación cerradas, sino que establecen un conjunto de consideraciones relevantes y potencialmente imprecisas a tener en cuenta en su aplicación. A diferencia de las reglas, los estándares trasladan la decisión sobre la prueba de los hechos al órgano aplicador del derecho, dentro de ciertos límites y bajo ciertos controles.

  • 76 Una investigación detallada en esta dirección puede encontrarse en Lillquist 2002. Agradezco a uno (...)

96 En cuarto lugar, hay una razón adicional por la cual la propuesta de Jordi Ferrer de estándares de prueba objetivos resulta problemática. En la práctica encontramos una pluralidad de situaciones probatorias. La diversidad de todas estas situaciones dificulta establecer y regular de manera precisa y con antelación cuándo un hecho resulta probado. Que sea una o cientos de formulaciones de estándares de prueba poco importa. Estos estándares no serán capaces de abarcar la variedad de situaciones probatorias que se presenten en la práctica, salvo que, como planteara Hart, optemos por la deformación de la realidad a costa de la uniformidad. La complejidad del razonamiento probatorio y de la justificación de los hechos queda oscurecida cuando se reduce la decisión sobre los hechos a una fórmula cerrada y precisa.76 Este tipo de formulaciones pueden valer quizá para un jurado, pero no para un juez que tiene que motivar sus decisiones. Esto no supone adherirse a una suerte de particularismo en el razonamiento probatorio. Contamos con reglas en forma de estándares de prueba que a pesar de su imprecisión hacen posible la toma de decisiones sobre los hechos. La imprecisión del estándar de prueba empata bien con la naturaleza inductiva y probabilística del razonamiento probatorio.

  • 77 Ferrer 2019: 271-272.
  • 78 González 2020a: 94.
  • 79 En sentido análogo vid. Dei Vecchi 2018: 56 ss. quien plantea que las fórmulas de estándares de pru (...)

97 En quinto lugar, las formulaciones específicas de estándares de prueba que plantea Jordi Ferrer incumplen el propio requisito de precisión que él mismo propone. Ferrer emplea criterios de valoración de la prueba para formular estándares de prueba (lo cual de suyo resulta problemático al pretender formular el estándar de prueba mediante criterios de valoración). En el ejemplo examinado anteriormente, un hecho se considerará probado cuando la hipótesis esté corroborada por los elementos de prueba disponibles, se confirman las hipótesis derivadas y se eliminan las hipótesis alternativas.77 Sin embargo, como plantea González Lagier, los criterios de valoración de la prueba son graduales en un doble sentido. Cada uno de ellos puede satisfacerse en mayor o menor medida. Además, aunque no cumplan con esos criterios, pueden cumplirse otros criterios, pudiendo alcanzar un nivel de corroboración igual o mayor. En palabras de González Lagier: “Ningún subconjunto de los criterios de valoración es en abstracto condición suficiente ni tampoco necesaria para alcanzar cierto grado de confirmación”.78 Con otros criterios puede alcanzarse ese grado de confirmación o incluso un grado de confirmación mayor. Nada nos asegura que estemos exigiendo un grado de confirmación más elevado o más reducido. No hay manera de asegurar que se está cumpliendo el nivel de suficiencia supuestamente exigido por el estándar de prueba.79

98 En suma, la cuestión relativa a cuándo un hecho se considera suficientemente sustentado para considerarlo probado no puede establecerse de manera precisa.

6 Conclusiones

99En los últimos años Jordi Ferrer ha contribuido a rehabilitar el estudio de la prueba desde sólidas bases conceptuales y epistemológicas. A mi juicio, su principal contribución ha consistido en posicionar el tema de la prueba en el centro de interés de los juristas y en difundir la importancia de su estudio. A diferencia de lo que ocurría hasta hace poco, la prueba tiene hoy una presencia destacada en la cultura jurídica y el potencial de su desarrollo en los próximos años es prometedor. Precisamente por ello, creo que es conveniente mostrar algunas de las dificultades a las que se enfrenta su teoría.

100 En este trabajo he planteado algunos problemas que presenta la concepción racional de la prueba de Jordi Ferrer y su propuesta de formular estándares de prueba precisos y objetivos.

101 Las conclusiones que se desprenden del análisis realizado son las siguientes. En primer lugar, deben revisarse los antecedentes de la concepción racional de la prueba para incluir una larga tradición en los estudios sobre la prueba en el derecho continental.

102 En segundo lugar, debe superarse la contraposición entre concepción objetiva (racional) y concepción persuasiva (irracional) de la prueba para sustituirla por una propuesta que integre armónicamente los componentes objetivos y subjetivos del razonamiento probatorio. En contra de lo que sostiene Ferrer, incorporar creencias o convicciones no conduce necesariamente a una concepción irracional de la prueba.

103 En tercer lugar, la exigencia de precisión de los estándares de prueba es contraria a la naturaleza probabilística e inductiva del razonamiento probatorio. No es posible fijar de manera precisa el nivel de suficiencia mediante estándares de prueba establecidos legislativamente. La propuesta de formular estándares de prueba precisos y objetivos está llamada a incumplir los requisitos que ella misma se propone.

  • 80 Fernández 2007, Bayón 2009 y González 2014.

104 Mercedes Fernández, Juan Carlos Bayón, y Daniel González Lagier han sostenido que dado que no es posible formular estándares de prueba precisos y objetivos, deberíamos optar por intentar distribuir el error sobre la prueba a través de reglas de prueba.80 Sin embargo, me parece que esta es una falsa oposición. Es posible rechazar los dos cuernos del dilema. Por un lado, la necesidad de contar con estándares de prueba precisos y objetivos y, al mismo tiempo, rechazar que esto deba conducirnos a formular reglas de prueba. La propuesta de estos autores equivale a abandonar el problema del estándar de prueba para trasladarlo a las reglas de prueba.

  • 81 En el mismo sentido Dei Vecchi 2020: 232 ss.

105 El problema de la suficiencia de la prueba no debería de ser abordado como una cuestión que deba ser resuelta exclusivamente en el plano legislativo (mediante estándares de prueba precisos y objetivos o mediante reglas de prueba tasada) o bien exclusivamente en el plano de la decisión judicial. Mi hipótesis, la cual habrá de ser desarrollada en un trabajo posterior, es que el problema de la suficiencia probatoria requiere articular varios componentes: (i) el estándar de prueba aplicable, con todo y los problemas de imprecisión y de subjetividad que contiene, (ii) las pruebas existentes en un caso concreto, con un trabajo riguroso de análisis de los hechos y de valoración de las pruebas81 y (iii) la convicción del órgano jurisdiccional. Prueba y convicción son dos componentes que deben armonizarse. Este planteamiento no es novedoso. Está presente en la manera en que de hecho razonan y justifican los órganos jurisdiccionales sus decisiones. Precisamente por ello creo que debemos trabajar en el diseño de metodologías para el análisis de las pruebas y la motivación del juicio de hecho que tomen como ejemplo buenas sentencias y buenos trabajos metodológicos sobre razonamiento probatorio y argumentación de los hechos, algo en lo que sin duda seguiremos insistiendo junto con Jordi Ferrer.

—Agradecimientos.— Una versión inicial de este trabajo fue presentada en el III Encuentro Internacional de Filosofía Jurídica sobre el tema “Debate sobre los estándares de prueba” el 4 de octubre de 2019 en la Universidad Blas Pascal, en Córdoba, Argentina. Agradezco las agudas observaciones que me formularon en ese momento y la calidez de todos los amigos cordobeses. Posteriormente tuve la oportunidad de discutir algunas de las ideas contenidas en este trabajo en el I Encuentro ITAM-Girona de razonamiento probatorio que tuvo lugar en el ITAM el 2 de diciembre de 2019. Agradezco a Carmen Vázquez por la organización conjunta de este evento tan rico en ideas y discusiones con los egresados del Máster en Razonamiento Probatorio y a Jordi Ferrer en particular por su disposición para el diálogo y la discusión de ideas. Las observaciones de Daniel González Lagier me ayudaron a aclarar varias de las ideas contenidas en la versión final de este texto. Agradezco finalmente todas las observaciones y recomendaciones planteadas por los dos revisores anónimos de este trabajo.

Top of page

Bibliography

Abel, X. (2012). La dosis de prueba. Entre el common law y el civil law. Doxa, Cuadernos de Filosofía del Derecho, 35, 173-200.

Accatino, D. (2019). Teoría de la prueba: ¿somos todos “racionalistas” ahora? Revus. Journal for Constitutional Theory and Philosophy of Law, 39, 84-102.

Aguilera, E. (2016). Jordi Ferrer y la tradición racionalista de la prueba jurídica: una mirada crítica. Isonomía, 44, 163-189.

Andrés Ibáñez, P. (2003). Sobre el valor de la inmediación (una aproximación crítica), Jueces para la Democracia. Información y debate, 46, 57-66.

Andrés Ibáñez, P. (2008). Prueba y convicción judicial en el proceso penal. Hammurabi.

Bayón, J.C. (2009). Epistemología, moral y prueba de los hechos: hacia un enfoque no benthamiano, Analisi e Diritto 2008, 14-34.

Dei Vecchi, D. (2016). La prueba judicial como conocimiento: una caracterización poco persuasiva. In J. Ferrer & C. Vázquez (Eds.), Debatiendo con Taruffo (pp. 273-295). Marcial Pons.

Dei Vecchi, D. (2018). Problemas probatorios perenes. Un análisis a la luz del nuevo proceso penal mexicano. Fontamara.

Dei Vecchi, D. (2020). Los confines pragmáticos del razonamiento probatorio. Zela-CEJI.

Fernández, M. (2006). La carga de la prueba en la práctica judicial civil. La Ley.

Fernández, M. (2007). La valoración de pruebas personales y el estándar de la duda razonable, Cuadernos Electrónicos de Filosofía del Derecho, 15.

Ferrajoli, L. (1995). Derecho y razón. Teoría del garantismo penal (Perfecto Andrés Ibáñez et al., trad.). Trotta.

Ferrer, J. (2005). Prueba y verdad en el derecho (2a ed.). Marcial Pons.

Ferrer, J. (2007). La valoración racional de la prueba. Marcial Pons.

Ferrer, J. (2019). Prueba y racionalidad de las decisiones judiciales. CEJI.

Gascón, M. (1999). Los hechos en el derecho. Bases argumentales de la prueba (1a ed.). Marcial Pons.

Gascón, M. (2012). Cuestiones probatorias. Universidad Externado.

González, D. (2005). Quaestio facti. Ensayos sobre prueba, causalidad y acción. Fontamara.

González, D. (2014). Presunción de inocencia, verdad y objetividad. En Prueba y razonamiento probatorio en Derecho. Comares.

González, D. (2020a). ¿Es posible formular un estándar de prueba preciso y objetivo? Algunas dudas desde un enfoque argumentativo de la prueba. Revista Telemática de Filosofía del Derecho, 23, 79-97.

González, D. (2020b). What is Foundherentism, and what can it contribute to the Theory of Evidence in The Law? Cosmos and Taxis, 8(6-7), 44-54. Disponible en https://cosmosandtaxis.org/ct-8-34/.

Haack, S. (2014). Evidence Matters. Cambridge University Press.

Iacoviello, F. M. (1997). La motivazione della sentenza penale e il suo controllo in cassazione, Giuffrè.

Igartua, J. (2005). Prolongaciones a partir de Laudan. Doxa, Cuadernos de Filosofía del Derecho, 28, 141-150.

Igartua, J. (2010). Valoración judicial de la prueba y motivación racional. In A. González & J. del Río (Eds.), Discusión jurídica contemporánea desde Michoacán (pp. 79-101). Tribunal Electoral de Michoacán.

Jackson, J.D., & Summers, S.J. (2012). Internationalization of criminal evidence. Cambridge University Press.

Laudan, L. (2005). Porqué un estándar subjetivo y ambiguo no es un estándar, Doxa, Cuadernos de Filosofía del Derecho, 28, 95-113.

Laudan, L. (2006). Truth, Error, and Criminal Law. An Essay in Legal Epistemology. Cambridge University Press. Citado por la traducción castellana: Verdad, error y proceso penal. Un ensayo de epistemología jurídica (2013; trad. de C. Vázquez & E. Aguilera). Marcial Pons.

Lillquist, E. (2002). Recasting Reasonable Doubt: Decision Theory and the Virtues of Variability, UC Davis Law Review, 36, 85-197

Lucerna, M. (1985). El mito de El Dorado. Historia, 16(101), 3-40.

Muñoz, L. (2001). Fundamentos de prueba judicial civil. J. M. Bosch.

Nieva, J. (2010). La valoración de la prueba. Marcial Pons.

Nieva, J. (2013). La duda en el proceso penal. Marcial Pons.

Paula, V. (2019). La prueba testimonial. Del subjetivismo al objetivismo, del aislamiento científico al diálogo con la psicología y la epistemología. Marcial Pons.

Ricaurte, C. (2019). Argumentación y teoría de la prueba en el mundo latino. Un punto de partida. Tesis doctoral. Universidad de Alicante.

Seoane, J.L. (2002). La Prueba en la Ley de Enjuiciamiento Civil 1/2000. Aranzadi.

Sucar, G., & Cerdio, J. (2017). Derecho y verdad (Volumen IV. Problemas). Tirant.

Taruffo, M. (2002). La prueba de los hechos (J. Ferrer, trad.). Trotta.

Taruffo, M (2005). Tres observaciones sobre "Por qué un estándar de prueba subjetivo y ambiguo no es un estándar", de Larry Laudan. Doxa, Cuadernos de Filosofía del Derecho, 28, 115-126.

Tuzet. G. (2020). Assessment criteria or standards of proof? An effort in clarification. Artificial Intelligence & Law, 28(1), 99-109.

Twining, W. (1985). Theories of Evidence: Bentham and Wigmore. Stanford University Press.

Twining, W. (2006). Rethinking Evidence (2ª ed). Cambridge University Press.

Twining, W. (2020). La prueba como un ámbito de estudio multidisciplinar: ¿De qué manera puede el Derecho y su estudio contribuir a esta empresa? (Trad. Raymundo Gama). In C. Vázquez & J. Ferrer (Eds.), El razonamiento probatorio en el proceso judicial (pp. 19-39). Marcial Pons.

Wigmore, J. (1938). The Science of Judicial Proof: As Given by Logic, Psychology, and General Experience, and Illustrated in Judicial Trials (3a ed.). Littlebrown & Company.

Top of page

Notes

1 Cfr. Lucerna 1986.

2 Ferrer 2007 y Ferrer 2019.

3 Ferrer 2019: 254.

4 El estudio de la prueba en la cultura jurídica latina es una empresa colectiva a la que han contribuido distintos juristas. Entre ellos se encuentra Luis Muñoz Sabaté, Michele Taruffo, Juan Igartua, Perfecto Andrés Ibáñez, Marina Gascón, Daniel González Lagier y Jordi Ferrer. Un estudio detallado de las contribuciones de estos autores puede encontrarse en la tesis de doctorado de Catherine Ricaurte, titulada Argumentación y teoría de la prueba en el mundo latino. Un punto de partida. El trabajo de Catherine Ricaurte representa un avance importante en la reconstrucción historiográfica de los estudios de la prueba de las últimas décadas. Hay, por su puesto, otros filones intelectuales en los estudios sobre la prueba que habría que explorar.

5 Ferrer 2019: 7.

6 Ferrer 2007: 64 y Ferrer 2019: 7.

7 Ferrer 2007: 64 y Ferrer 2019: 7. En otras palabras, el enunciado ‘está probado que p’ debe ser entendido como hay elementos de juicio suficientes a favor de p”. La actitud proposicional que estaría presente en el enunciado “está probado que p” es la aceptación de un hecho como probado por parte del juez, no la creencia sobre la ocurrencia de un hecho. Cfr. Ferrer 2005: 32.

8 Ferrer 2019: 65. En palabras de Iacoviello: “la oralidad-inmediación es una técnica de formación de las pruebas, no un método para el convencimiento del juez” (Iacoviello 1997: 151, cit. por Andrés Ibáñez 2003: 157).

9 Ferrer 2019: 65.

10 Ferrer 2007: 66 y Ferrer 2019: 7 y 292.

11 Ferrer 2007: 63-64 y Ferrer 2019: 291.

12 Ferrer 2019: 63.

13 Ferrer 2007: 64.

14 Ferrer 2007: 67.

15 La valoración de la prueba proporciona un criterio de decisión cuando el sistema jurídico de que se trate es indiferente respecto a la distribución del error entre las partes. Sin embargo, la valoración de la prueba resulta insuficiente como criterio de decisión cuando el sistema jurídico intenta evitar, por razones morales o políticas, cierta clase de error (por ejemplo, condenar a una persona inocente). En este último caso, se requiere un criterio adicional que establezca un nivel de confirmación mayor para considerar un hecho como probado y, con ello, se distribuya el error de una manera asimétrica. Sobre este punto vid. Bayón 2009.

16 Ferrer 2007: 139.

17 Ferrer 2019: 8.

18 Ferrer 2007: 64.

19 Aguilera 2016.

20 Accatino 2019.

21 Accatino 2019: 86.

22 Twining 2006: 36.

23 Gascón 1999: 30. Esta tesis es advertida también en el estudio comparado de Jackson y Summers al que se refiere Daniela Accatino 2019: 86. Estos autores identifican dos tradiciones intelectuales que tendrían algunos puntos en común. Por un lado, la tradición racionalista de la prueba en el common law. Por el otro, la tradición de los derechos individuales en el derecho continental. A decir de estos dos autores, cada una de estas tradiciones estaría “históricamente sustentada”. La primera en los empiristas británicos y la segunda en el trabajo de los juristas ilustrados. Cfr. Jackson & Summers 2012: 11. En el derecho continental vid. Ferrajoli 2001: 537 y Andrés Ibáñez 2008: 36.

24 Twining 2020.

25 Accatino 2019: 92.

26 Accatino 2019: 92.

27 Jordi Ferrer sostiene explícitamente las dos primeras tesis sobre la prueba en el derecho y la primera tesis sobre los presupuestos filosóficos de la prueba (Ferrer 2007). La tesis del objetivismo crítico es planteada por Daniel González Lagier (González 2005).

28 Esta tesis no sería compartida por Wigmore 1937: 3: “The sudy of the principles of Evidence, for a lawyer, falls in two distinct parts. One is Proof n the general sense, -the part concerned with the ratiocinative process of contentious persuasion, mind to mind, counsel to Judge or juror, each partisan seeking to move the mind of the tribunal”. Tampoco podría atribuirse esta tesis a Bentham. Para Bentham, señala Twining, “The task of the judge is to assess the probative force of the relevant evidence in terms of the degree of persuasion it produces in his mind” (Twining 1985: 53). Agradezco a César Higa la observación de este punto. En el mismo sentido vid. Postema 2019: 202.

29 Ferrer 2019: 257.

30 Ferrer 2007: 62.

31 Un análisis de las teoría no cognoscitivista de la prueba de Perelman puede encontrarse en Sucar & Cerdio 2017: 325-331.

32 Taruffo 2002: 350.

33 Taruffo 2002: 350.

34 Sucar & Cerdio 2017: 321.

35 Dudo mucho que haya procesalistas que planteen que la decisión relativa a los hechos probados dependa exclusivamente de la creencia o convicción del órgano jurisdiccional con independencia de las pruebas disponibles.

36 Dei Vecchi 2016: 269.

37 Cfr. Dei Vecchi 2016: 281.

38 Como me hace ver uno de los revisores anónimos de este trabajo, se podría argumentar que esta crítica estaría basada en una lectura poco caritativa de la tesis de Ferrer. Él podría conceder sin mayor problema que la persona que tiene por probado p adicionalmente crea que p es verdadera o esté convencida de ello. Estoy de acuerdo con ello, en lo que yo insistiría es que la decisión de tener un hecho como probado involucra no sólo las pruebas sino la creencia o convicción por parte del órgano jurisdiccional.

39 Cfr. Gascón 1999.

40 González 2005.

41 Cfr. Gascón 1999: 179.

42 Gascón 1999: 185.

43 González Lagier 2005: 79.

44 Abel Lluch 2012: 20.

45 STS, Sala 1ª, 30 de mayo de 2011, FJ 3.0 (RJ 2011/3994. En la doctrina española vid. Seoane Spiegelberg, 2002: 247 y Muñoz Sabaté 2001: 69. Cit. por Mercedes Fernández 2006: 33.

46 Véase al respecto Nieva 2010 y Nieva 2013.

47 Igartua 2005.

48 Taruffo 2005.

49 Gascón, 2005.

50 En el año 2006 el código de procedimientos italiano introduce el estándar de prueba más allá de toda duda razonable en el proceso penal.

51 Ferrer 2007; Accatino 2011; Gascón 2012; Bayón (2009); González 2014 y 2020; Tuzet 2020 y Dei Vecchi 2018 y 2020.

52 Ferrer 2007: 139. En el mismo sentido Bayón, 2009 y González 2014: 109

53 Se trata de lo que Juan Carlos Bayón ha identificado acertadamente como “sensibilidad más que mínima” frente a la distribución del error. Cfr. Bayón 2009: 23-24.

54 Jordi Ferrer señala un tercer requisito del que aquí no me ocuparé y que daré por sentado: el estándar de prueba debe formularse a través de criterios cualitativos, no mediante cálculos numéricos ni fórmulas matemáticas (Ferrer 2019: 258).

55 Ferrer 2019: 257.

56 Ferrer 2007: 146.

57 Ferrer 2019: 257.

58 Ferrer 2019: 255-256.

59 Ferrer 2019: 248.

60 Ferrer 2019: 258.

61 Una crítica análoga puede encontrarse en Tuzet 2020: 12.

62 Sobre este punto, vid. González 2020b: 48 ss. Como señala este autor, el argumento de la subjetividad es resultado de una confusión entre dos sentidos de “subjetivo”. “Subjetivo” como personal y relativo a un sujeto, por un lado, y “subjetivo” como arbitrario. Como sostiene acertadamente Daniel González, el primer sentido no implica necesariamente el segundo.

63 Ferrer 2007: 66.

64 Vitor de Paula (2019) incurre en una reducción similar cuando contrapone un modelo subjetivo en el que el procedimiento probatorio se basa en la creencia del juez y un modelo objetivo centrado en las pruebas y en el grado de corroboración que ofrecen a la hipótesis sobre los hechos. Sobre este punto vid. González 2020b: 46.

65 Claramente, esta es una afirmación empírica que se constata con las resoluciones de órganos jurisdiccionales en las que podemos encontrar un buen trabajo de motivación del juicio de hecho. Hay desde luego excepciones. Precisamente por ello creo que tiene sentido insistir en el diseño de metodologías para el análisis de las pruebas y la motivación del juicio de hecho que tomen como ejemplo buenas sentencias y buenos trabajos metodológicos. Sobre este enfoque vid. Andrés Ibáñez 2008, así como Juan Igartua 2010.

66 Coincido con Daniel González Lagier cuando se aparta y critica la contraposición entre concepciones objetivas y subjetivas de la prueba para decantarse por una concepción intermedia que tome en cuenta las pruebas y las creencias del órgano jurisdiccional y que incorpore al juez en la justificación de los hechos. Como sostiene este autor: “Está probado p podría significar que “El juez cree justificadamente p (donde p puede significar el hecho objeto de la prueba o que hay razones para aceptar ese hecho como premisa del silogismo judicial)” (González 2020b: 49).

67 Sobre la cuestión relativa a si la libre convicción es un mecanismo de valoración de la prueba o un estándar de prueba vid. Tuzet 2020: 100.

68 Gascón 1999: 159. En el mismo sentido, Andrés Ibáñez 2008.

69 Gascón 1999: 159.

70 Gascón 1999: 159.

71 En el mismo sentido vid. Tuzet, 2020, p. 100. Tuzet critica la lectura de la íntima convicción en clave exclusivamente subjetivista que plantean autores como Taruffo, Laudan, Ferrer y Bayón. Esta lectura subjetivista pasa por alto que se trata de alcanzar un estado mental a partir de las pruebas, no con independencia o al margen de las pruebas. En palabras de Tuzet, “[n]o debemos tomar íntima convicción como legitimación de cualquier clase de decisión formada subjetiva o emocionalmente” (Tuzet 2020: 100).

72 Como advierte uno de los revisores anónimos de este trabajo, se podría plantear que esta afirmación es exagerada toda vez que Ferrer Beltrán no niega el problema de la vaguedad de los estándares de prueba, incluyendo los que él propone. La cuestión sería por tanto reducir la vaguedad. Estoy de acuerdo. Sin embargo, respecto de los estándares de prueba actualmente existentes Ferrer Beltrán no plantea estrategias para reducir la vaguedad. Su propuesta es que deben eliminarse y sustituirse por otros estándares, eventualmente menos imprecisos, aunque irremediablemente vagos.

73 Estas son básicamente las objeciones que planteó Juan Carlos Bayón (2009) en contra de la posibilidad de formular estándares de prueba precisos y objetivos. En el mismo sentido González 2014 y González 2020a, así como Dei Vecchi 2020: 202.

74 Entre otras razones porque la naturaleza inductiva del razonamiento probabilístico impide fijar un nivel de probabilidad de manera precisa. En este punto no pretendo plantear un argumento novedoso. Simplemente quiero llamar la atención sobre un aspecto que a pesar de haber sido ampliamente advertido por varios autores no ha sido debidamente atendido por Ferrer Beltrán.

75 Esta es una reformulación del primer estándar de prueba que plantea Jordi Ferrer 2019: 271.

76 Una investigación detallada en esta dirección puede encontrarse en Lillquist 2002. Agradezco a uno de los revisores anónimos esta sugerencia bibliográfica. La propuesta de un estándar no solamente impreciso, sino flexible que plantea este autor se aproxima a la idea de “coeficiente de elasticidad de prueba” que señalan Mercedes Fernández y Xavier Abel. Vid. Fernández 2006: 33 y Abel 2012: 198 ss.

77 Ferrer 2019: 271-272.

78 González 2020a: 94.

79 En sentido análogo vid. Dei Vecchi 2018: 56 ss. quien plantea que las fórmulas de estándares de prueba planteadas por Jordi Ferrer resultan o bien circulares por no expresar más que “la preferencia de la mejor explicación” o bien “se tornan radicalmente indeterminadas”.

80 Fernández 2007, Bayón 2009 y González 2014.

81 En el mismo sentido Dei Vecchi 2020: 232 ss.

Top of page

References

Electronic reference

Raymundo Gama, “En búsqueda de El Dorado”Revus [Online], 43 | 2021, Online since 08 March 2021, connection on 19 June 2021. URL: http://journals.openedition.org/revus/6773; DOI: https://doi.org/10.4000/revus.6773

Top of page

About the author

Raymundo Gama

Profesor Asociado, Departamento Académico de Derecho, ITAM (México).

Dirección: ITAM - Departamento Académico de Derecho - Río Hondo 1, Altavista, Álvaro Obregón - 01080 Ciudad de México, CDMX - México.

E-mail: raymundo.gama@itam.mx

Top of page

Copyright

All rights reserved

Top of page
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search