Navegación – Mapa del sitio

InicioNuméros9Documentos“Sumario por fuga del reo polític...

Documentos

Sumario por fuga del reo político Juan Antonio Pando en la Cárcel Penitenciaria de Santiago en 1859

Archivo Nacional Histórico de Chile, Fondo Ministerio de Justicia, Culto e Instrucción Pública, volumen 247, número 139
Hugo J. Castro Valdebenito

Texto completo

  • 1 Juan Antonio Pando, político de ferviente orientación liberal, fue hecho prisionero por participar (...)
  • 2 Es importante hacer la distinción inmediatamente sobre este concepto, ya que es indispensable enten (...)
  • 3 Reglamento para la Cárcel Penitenciaria de Santiago, 29 de mayo de 1860, Boletín de Leyes y Decreto (...)
  • 4 Este reglamento transitorio evidenció, entre otras cosas, las problemáticas del régimen interno que (...)

1Esta transcripción documental corresponde a una investigación sumaria llevada a cabo en la Cárcel Penitenciaria de Santiago entre el 20 y el 22 de diciembre de 1859, iniciada con el objeto de esclarecer los hechos y las responsabilidades respecto a la fuga del reo político Juan Antonio Pando, diputado propietario de Linares1. Además, buscaba esclarecer las normas reglamentarias presuntamente quebrantadas por algunos funcionarios encargados del tratamiento penitenciario2 de los reos. La investigación sumaria fue levantada por Waldo Silva, Superintendente de la Cárcel Penitenciaria de Santiago y está contenida bajo la numeración 139, en el volumen 247 del Fondo Ministerio de Justicia, Culto e Instrucción Pública, conservado en el Archivo Nacional de Chile. El resultado de este sumario indagatorio provocó en definitiva, la clarificación de la normativa sobre las atribuciones de los distintos funcionarios del recinto carcelario en la dictación del Reglamento de la Cárcel Penitenciaria de Santiago en 18603. El problema abordado e investigado en dicho sumario afectaba profundamente el funcionamiento de la Cárcel Penitenciaria, la que se regía por un reglamento provisorio4, y no contemplaba claramente las diferencias de funciones entre el Director y el Administrador del recinto, generando innumerables problemas cotidianos, en cuanto a órdenes y procedimientos internos.

  • 5 Para profundizar en los aspectos discusivos de la élite chilena respecto a la construcción de la cu (...)

2El documento presentado, entrega valiosa información, en especial respecto a los siguientes aspectos: a) forma y fondo de procedimientos sumarios internos en el Sistema Penitenciario Chileno decimonónico; b) organización interna y funcionamiento de la Cárcel Penitenciaria; c) problemas en la aplicación del discurso de castigo5 y encierro de los reos; d) diferencias en el régimen de encierro y el tipo de castigo entre reos políticos y reos ordinarios; e) metodologías utilizadas y tipos herramientas elaboradas en los talleres de la Cárcel Penitenciaria para su uso en fugas; f) relación cotidiana entre carceleros, guardianes, llaveros y reos; y g) modificación (consecuencia) del reglamento Interno de la Cárcel Penitenciaria, a propósito de la fuga citada.

  • 6 Se han encontrado y considerado las memorias trimestrales de la Superintendencia de Penitenciaría e (...)
  • 7 Memoria Anual de 1861 del Superintendente Waldo Silva. Archivo Nacional Histórico de Chile (ANHCh), (...)
  • 8 Véase en el ANHCh, entre otros, los siguientes fondos: Superintendencia de Penitenciaria (SP), vol (...)
  • 9 Declaración del Administrador de la Cárcel Penitenciaria en el marco de un sumario administrativo. (...)
  • 10 Se han recabado antecedentes que sostienen que las relaciones entre reos políticos y guardianes, y (...)

3El sumario propuesto para su transcripción data de diciembre de 1859, contexto histórico controvertido en la Historia Política de Chile, especialmente en el ámbito penitenciario. A propósito del término de la revolución de 18596, la Cárcel Penitenciaria de Santiago recibió una importante cantidad de reos políticos7, los cuales fueron ingresados en la Cárcel Penitenciaria “a esperar condena” en un régimen de encierro diferenciado, que incluía un tratamiento penitenciario completamente disímil al que recibía el reo ordinario. En las fuentes documentales pesquisadas previamente8 se denuncian “prolongadas tertulias en las celdas de los reos políticos, las cuales permanecían siempre abiertas”9. Este último aspecto es fundamental para justificar la divulgación de este cuerpo documental, dado que entrega información histórica sobre la situación interna (tratamiento penitenciario) y el funcionamiento (administración) de la Cárcel Penitenciaria de Santiago, específicamente en relación a la aplicación especial del castigo y encierro a reos políticos10. Por otro lado, el documento publicado es también una fuente útil para indagar en la figura del reo político, entendido como un sujeto histórico transgresor de normas políticas y que actúa en contra del “orden”.

  • 11 Se advierte que la historiografía sobre esta institución en el siglo XIX es escasa. Para introducir (...)
  • 12 Véase las varias investigaciones de Marco Antonio León León sobre la construcción de una explicació (...)

4Este sujeto histórico fue afecto a la aplicación de una justicia política, una justicia especial y extraordinaria, que se traduce en una manifestación de heterogeneidad judicial al hablar de espacios de aplicación de justicia. La pronunciación y el ejercicio punitivo sobre la comisión de delitos políticos, de subversión, conspiración, etc., fue competencia casi exclusiva del Consejo de Estado, el cual, a través de sus criterios de justicia, acusó, condenó e indultó a figuras políticas del siglo XIX11. De esta forma, la condición de reo político, y sus consecuencias al interior de los recintos carcelarios, se vincula directamente con las funciones punitivas que poseía el Consejo de Estado. El resultado fue la diferenciación entre dos individuos punibles que compartían el mismo lugar de reclusión, pero en términos desiguales. El reo político no compartió necesariamente el destino de la mayoría de los reos ordinarios, en cuanto a tratamiento penitenciario respecta. Su figura como sujeto histórico es de gran relevancia para ser estudiada y analizada a la luz de las investigaciones sobre las prácticas correccionales en el Chile decimonónico. El objeto de ello es complementar el cuadro histórico, que ha sido trabajado desde la variante historiográfica preocupada del sujeto criminal y de los sistemas de castigo en Chile12.

5Durante la realización de la investigación sumaria que transcribimos, la Cárcel Penitenciaria de Santiago estuvo dirigida por Waldo Silva, jurista y político conservador, quien, desde el 19 de marzo 1858 fue nombrado Superintendente de la Cárcel Penitenciaria de Santiago, continuando con la labor realizada por sus antecesores: José Antonio Alvares (1851), Francisco León de la Barra (1852) y Agustín Riesco (1854). En su gestión logró incorporar medidas y trasformaciones en la estructura carcelaria, lo que significó una modernización de la Cárcel Penitenciaria de Santiago como modelo punitivo en el país durante todo el siglo.

  • 13 El 24 de julio de 1843, el periódico El Araucano publicaba el siguiente mensaje del Presidente Manu (...)

6La fuga que investiga este sumario se inserta en el periodo más controversial de la administración de Waldo Silva como Superintendente de la Penitenciaria. Pues, a modo de panorama podemos señalar que, al ingresar en su labor como cabeza de la Cárcel Penitenciaria, su administración adolecía de innumerables vicios y problemáticas que hacían imposible la realización de la reforma moral del sujeto criminal, principio por el cual había sido levantado, inicialmente, el edificio penal13.

  • 14 AHNCh, FMJ, vol 175, “Decretos Supremos sueltos”, nº 175.

7Por ejemplo, el hecho que el decreto nº 365 del Ministerio de Justicia, suscrito por Rafael Sotomayor, señalase la “urgencia de implementar mejoras en el rejimen económico i gubernativo”14 del recinto penal, demuestra la preocupación por la situación en que se encontraba el penal en ese momento, y lo que esperaba que fuese en su inauguración, prevista para 1847.

  • 15 Memoria Anual de 1860 del Superintendente Waldo Silva. ANHCh, FMJ, vol 247, n° 137.

8Sin embargo, algunos problemas del recinto provenían de la aplicación de justicia y de la orientación de los jueces. Los Tribunales de Justicia empezaron por esos años a dictar penas de penitenciaría para reos de delitos de poca gravedad, los que antes eran recluidos en presidios urbanos. Esto se debió a que los jueces consideraban más eficaz y exitosa la corrección del reo en el sistema penitenciario15. Sin embargo, la sobrepoblación implicó que las fugas y alteraciones a la seguridad se produjeran con mayor frecuencia, lo que se debió también a la poca eficacia de la Guardia del establecimiento. La seguridad del recinto estaba encargada, en su exterior, a soldados provenientes del Ejército de Línea, y en su interior, a guardianes especialmente contratados para ello. Los oficiales a cargo de la Guardia militar no mantenían siempre buenas relaciones con los jefes del establecimiento, lo que perjudicada la marcha normal del recinto.

  • 16 Memoria Anual de 1861 del Superintendente Waldo Silva. ANHCh, FMJ, vol 247, n° 134.

9El sistema de castigo comprendía el encierro en celda solitaria, la colocación de cadenas y grilletes y el encierro durante los días festivos, sin consideraciones especiales. Esto, sin considerar que algunos Superintendentes agregaban el uso del palo y el azote16. Por otra parte, y en relación a los reos, los mayores defectos eran la ausencia de instrucción intelectual y deficiencia de la formación religiosa, sumado a la pésima situación de infraestructura.

10Pero su mayor disfuncionalidad consistía en la evidente confusión de atribuciones entre los jefes del establecimiento, problemática que se hace evidente en el presente documento transcrito.

11En dicho contexto es que se desarrolla la investigación sumaria indicada, la que, como hemos dicho, buscaba indagar las razones y móviles que pudo originar la fuga del reo político, Juan Antonio Pando, político liberal y diputado propietario por Linares, quien estaba recluido en la Cárcel Penitenciaria por el delito de Motín. Pando, que estaba condenado a muerte, y mientras esperaba la respuesta al indulto solicitado, logró fugarse del establecimiento junto a un compañero que poseía conocimientos de herrería y fragua.

12Esta fuga, objeto de indagación del sumario propuesto, es muy interesante, dado los detalles que nos arroja este documento, a través de las declaraciones y testimonios de los siguientes actores: el Administrador de la Cárcel Penitenciaria, el Llavero del recinto, el Guardia de la calle 4, un reo ordinario de la misma calle y el encargado de los Talleres de la cárcel. Cada uno de estos individuos dio cuenta de sus testimonios, entregando diversos detalles, logrando formar un cuadro bastante aproximado sobre la cotidianidad de los reos políticos en la Cárcel Penitenciaria de Santiago. Entre otras cosas, el sumario demuestra la disímil forma de tratamiento penitenciario al interior del recinto: se habla de las celdas alejadas para los reos ordinarios, de largas tertulias donde participaban las autoridades del penal, de almuerzos de camaradería entre el Director y el reo político, desarrollado en la misma celda y en la mesa de Pando. También se conocen las órdenes de mantener las puertas abiertas, entre otros privilegios para el preso político.

13Por otro lado, la importancia de este documento, y especialmente en cuanto a los resultados de dicho sumario, impactará profundamente durante la siguiente década de la administración de Waldo Silva, pues, a raíz de esta fuga, el régimen de encierro de los reos ordinarios fue modificado, realizándose una adecuación al Reglamento de la Penitenciaría que se materializará en el Reglamento de 1860. En dicha disposición se ordenó, por un lado, un nuevo procedimiento para los funcionarios del presidio, y por otro, la creación de una “cuenta y encierro nocturno” para todos los presos ordinarios, quienes, después de este hecho, debieron mantener obligadamente la celda cerrada por la noche (resultado del sumario).

14En cuanto a la materialidad de los documentos, estos se encuentran en buen estado de conservación en el Archivo Histórico Nacional de Chile. No obstante, muestran deterioro en ciertas partes de las hojas, el que no alcanza a evitar la lectura clara de la caligrafía del documento. El papel es de tamaño regular, el que fue comúnmente utilizado en los volúmenes del Ministerio de Justicia, Culto e Instrucción Pública. Las hojas están cosidas al cuaderno de la Superintendencia de la Penitenciaria del Fondo Ministerial en el volumen 247, numeral 139, caratulado “Fuga del reo político Juan Antonio Pando”.

15Debo señalar que esta transcripción proviene de la recopilación de fuentes que está ligada al Proyecto de Investigación Regular 2017-2018, de la Dirección General de Investigación de la Universidad de Playa Ancha, titulado “Crimen y Revolución en el valle de Aconcagua”.

16Se agradece especialmente la gentileza y paciencia del Sr. José Huenupi, encargado de la Sala de Investigación del Archivo Nacional Histórico de Chile, así como del Sr. Luis Martínez, coordinador del Archivo Nacional Histórico de Chile, por la colaboración y autorización para la publicación de este Sumario.

Inicio de página

Notas

1 Juan Antonio Pando, político de ferviente orientación liberal, fue hecho prisionero por participar en un motín en Santiago, en el marco de las actividades revolucionarias de 1859. Su condena, dictada por el Consejo de Estado, fue la muerte. Luego de su fuga, Pando permaneció en la clandestinidad hasta la promulgación de la ley de amnistía de 1861. Más tarde fue electo diputado propietario de Linares entre 1873-1876.

2 Es importante hacer la distinción inmediatamente sobre este concepto, ya que es indispensable entender la diferencia entre sistema penitenciario y régimen penitenciario. Al respecto, Fernando Vega Santa Gadea, explica que el “Sistema Penitenciario es la organización creada por el Estado para la ejecución de las sanciones penales y el Régimen Penitenciario es el conjunto de normas que regulan jurídica y socialmente la forma de estar privado de libertad. Estas pautas se materializan en reglamentos carcelarios que establecen las condiciones, elementos y factores para llevar a cabo la ejecución penal: una arquitectura adecuada a la readaptación social; personal penitenciario debidamente preparado; grupo de sentenciados criminológicamente integrados en base a una correcta clasificación; y, un nivel de vida comparable en lo posible, al de la comunidad en donde está ubicado el establecimiento. Tratamiento Penitenciario, en cambio es la acción individualizada que se emplea con determinado sentenciado destinada a modificar, atenuar o suprimir los elementos causales o etiológicos de su desubicación social”. Santa Gadea, Fernando Vega, “Regímenes penitenciarios”, Revista de la Facultad de Derecho, Lima, nº 30, 1972, p. 198.

3 Reglamento para la Cárcel Penitenciaria de Santiago, 29 de mayo de 1860, Boletín de Leyes y Decretos del Gobierno, 1860, Libro 28, n° 5, p. 85-116.

4 Este reglamento transitorio evidenció, entre otras cosas, las problemáticas del régimen interno que se comenzaría a utilizar en el recinto carcelario. El artículo 2º señalaba, “se colocarán por ahora cuatro reos en cada una de las celdas de los radios habilitados de la cárcel Penitenciaria”. Por su parte el artículo 11 rezaba lo siguiente: “los reos que por ahora no quepan en las celdas, se dejarán en los carros que se colocarán precisamente dentro del recinto habilitado de la penitenciaria en el galpón provisional que se mandó a construir con este objeto”. Ulloa, Francisco, La penitenciaría de Santiago, lo que ha sido, lo que es i lo que debería ser, Editorial de Los Tiempos, Santiago, 1879.

5 Para profundizar en los aspectos discusivos de la élite chilena respecto a la construcción de la cuestión criminal, véase el trabajo de Marco Antonio León, Construyendo un sujeto criminal. Criminología, criminalidad y sociedad en Chile. Siglos XIX y XX, CIDBA, Santiago, 2015.

6 Se han encontrado y considerado las memorias trimestrales de la Superintendencia de Penitenciaría entre los años 1851 y 1860 inclusive, para ver los movimientos de reos políticos a la Penitenciaría de Santiago, encontrándose una tendencia al aumento en dichos periodos. Véase los cuadernos de la Superintendencia de Penitenciaría, entre los años referenciados, conservados en el Fondo Ministerio de Justicia del Archivo Nacional Histórico de Chile.

7 Memoria Anual de 1861 del Superintendente Waldo Silva. Archivo Nacional Histórico de Chile (ANHCh), Fondo Ministerio de Justicia (FMJ), volumen (vol) 247, número (n°) 134.

8 Véase en el ANHCh, entre otros, los siguientes fondos: Superintendencia de Penitenciaria (SP), vol 237, 239, 245, 247, 248, 250 y 255; Justicia Militar (JM), vol 248, 249 y 250; Fondo Ministerio de Justicia Culto e Instrucción Pública (FMJCIP), vol 177, 178, 247 y 248; Ministerio del Interior (MI), volúmenes 284 y 299; Ministerio de Guerra (MG), vol 262.

9 Declaración del Administrador de la Cárcel Penitenciaria en el marco de un sumario administrativo. ANHCh, FMJCIP, Superintendencia de Penitenciaria (SP), vol 247, n° 139.

10 Se han recabado antecedentes que sostienen que las relaciones entre reos políticos y guardianes, y entre reos ordinarios y guardianes, eran de diversas naturalezas, pero diferenciándose plausiblemente en el tipo de trato manifestado hacia ellos y en el incumplimiento a las normativas impuestas.

11 Se advierte que la historiografía sobre esta institución en el siglo XIX es escasa. Para introducir la problemática respecto al rol del Consejo de Estado en la aplicación de una justicia política, se recomienda ver Patricio Sanhueza, “El Consejo de Estado en el proceso político institucional chileno: 1861.1891. Alcances de la reforma de 1874”, Revista Notas Históricas y Geográficas, UPLA, Valparaíso, nº 9-10, 1999, p. 107-120.

12 Véase las varias investigaciones de Marco Antonio León León sobre la construcción de una explicación histórica para el desarrollo punitivo de Chile. Entre sus obras destacan: Sistema carcelario en Chile. Visiones, realidades y proyectos (1816-1916), DIBAM, Santiago, 1996; Encierro y corrección. La configuración de un sistema de prisiones en Chile (1810-1911), Universidad Central de Chile, Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, Santiago, 2003, 3 vol., 1.019 p.; “Los dilemas de una sociedad cambiante: criminología, criminalidad y justicia en Chile contemporáneo (1911-1965)”, Revista Chilena de Historia del Derecho, nº19, 2003; Construyendo un sujeto criminal. Criminología, criminalidad y sociedad en Chile. Siglos XIX y XX, CIDBA, Santiago, 2015. De igual forma, el estudio de los espacios de presidio rural y urbano ha sido desarrollado por autores como Marcos Fernández Labbé o Alessandro Monteverde Sánchez. Por otra parte, los trabajos sobre delincuencia en Chile están vinculados directamente con el desarrollo del sujeto criminal; en ello, uno de los más avezados historiadores es Daniel Palma.

13 El 24 de julio de 1843, el periódico El Araucano publicaba el siguiente mensaje del Presidente Manuel Bulnes: “Solo resta que vosotros, persuadidos, le toméis bajo vuestra protección concediendo los recursos necesarios para llevarlo a efecto. Pocos objetos reclaman con más urjencia la atención de los legisladores, se considera el fatal estado en que se encuentran nuestros presidios actuales; pocos, si se repara que de los buenos resultados de esta institución va a depender el que se adopte quizás para siempre en Chile el método de reclusión mas a propósito para disminuir el crecido número de criminales que al presente nos aqueja”.

14 AHNCh, FMJ, vol 175, “Decretos Supremos sueltos”, nº 175.

15 Memoria Anual de 1860 del Superintendente Waldo Silva. ANHCh, FMJ, vol 247, n° 137.

16 Memoria Anual de 1861 del Superintendente Waldo Silva. ANHCh, FMJ, vol 247, n° 134.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Hugo J. Castro Valdebenito, « Sumario por fuga del reo político Juan Antonio Pando en la Cárcel Penitenciaria de Santiago en 1859 », Revista Historia y Justicia [En línea], 9 | 2017, Publicado el 07 diciembre 2017, consultado el 25 octubre 2021. URL : http://journals.openedition.org/rhj/1135 ; DOI : https://doi.org/10.4000/rhj.1135

Inicio de página

Autor

Hugo J. Castro Valdebenito

Magíster en Relaciones Internacionales, Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. Académico e investigador, Departamento de Historia, Universidad de Playa Ancha. Valparaíso, Chile. hugo.castro[at]upla.cl.

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Revista Historia y Justicia

Inicio de página
  • Logo Erih+
  • Logo ACTO Editores Ltda
  • Logo Grupo de Estudios Historia y Justicia
  • OpenEdition Journals
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search