Navegación – Mapa del sitio
Documentos

Las Policías chilenas. Su organización y funcionamiento. Impresiones de viaje”

Revista de Policía, Año III, nº67, Buenos Aires, 1° de Marzo de 1900, p. 311-326
Teresita Rodríguez Morales

Texto completo

Presentación

  • 1 El ejemplar que se ofrece en imágenes fue reproducido desde el Acervo de la Hemeroteca de la Biblio (...)

1El documento transcrito1 narra el primer viaje realizado por el comisario argentino Antonio Ballvé a la ciudad de Santiago de Chile, en el marco de los contactos establecidos entre la policía de esta ciudad y el equipo editorial de la Revista de Policía de Buenos Aires. Este formato fue fundado y dirigido en sus primeros años por el propio Ballvé y por su colega José Cesáreo, quien también formó parte de la delegación que visitó las dependencias de la policía chilena.

2El texto, escrito por Ballvé pero firmado bajo el nombre de Bedel –uno de sus pseudónimos–, fue incluido íntegramente en el número 67 de la publicación que dirigía el comisario. También se publicó de manera parcial en otros formatos de alto tiraje de la prensa de la ciudad de Buenos Aires. Contiene 15 páginas mecanografiadas en dos columnas, donde se intercalaron tablas estadísticas, grabados y fotografías, provenientes, en su mayoría, de los archivos de la Policía de Santiago. La crónica de este viaje ocupó la totalidad de páginas del referido número 67, lo que no era usual en la publicación, que por lo general presentaba una amplia variedad de contenidos.

3Los ejemplares de la Revista de Policía publicados en sus cuatro décadas de circulación se encuentran, al menos, en dos lugares a los cuales es posible acceder para fines de investigación. El primero de éstos, y desde donde fue consultada y reproducida para esta ocasión, es el acervo de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno de la República Argentina; allí se puede acceder a sus números en la Sección de Periódicos Antiguos de la Hemeroteca. En dicha Sección, la lectura y reproducción del material para fines de investigación es libre y gratuita, aunque está restringida exclusivamente a investigadores acreditados por la Biblioteca, un trámite que no resulta demasiado complejo en el contexto de una investigación específica acreditada por alguna institución de educación pública o privada. El otro lugar que alberga una colección importante de la Revista, es el Centro de Estudios Históricos Policiales “Comisario Inspector (R) Francisco L. Romay” de la Policía Federal Argentina; allí, sin embargo, la consulta está restringida, requiriendo autorizaciones especiales para la lectura y reproducción.

4El viaje que narra el número 67 fue realizado durante el mes de enero del año 1900 por una pequeña comitiva compuesta por Ballvé, Cesáreo y el periodista Julio Posse. La delegación argentina estuvo en las dependencias de las policías de la capital chilena y de la ciudad de Valparaíso, así como también en la Morgue de Santiago. Mientras los funcionarios policiales recorrieron tales instituciones, Posse se encargó de cablear a los diarios porteños El País y La Tribuna, informando el día a día del devenir de la visita. La crónica de Ballvé, por su parte, apareció publicada un mes más tarde; no obstante, a diferencia de los cables de Posse, ésta no escatimó en detalles para describir todo lo experimentado desde que iniciaron el viaje en Buenos Aires hasta el arribo al otro lado de la cordillera.

  • 2 Galeano, Diego, Criminosos Viajantes. Circulações transnacionais entre Rio de Janeiro e Buenos Aire (...)
  • 3 Galeano, Diego & Bretas, Marcos (coords.), Policías escritores, delitos impresos. Revistas policial (...)

5Es cierto que se trata de un texto mecanografiado, y se podría suponer la inutilidad de su transcripción como fuente para la investigación, dado que la lectura del original no requiere conocimientos en paleografía ni diplomática. Sin embargo, su reproducción nos permite poner en valor el contenido de una crónica narrada en primera persona, desde la perspectiva de un autor que también es partícipe directo de las relaciones institucionales llevadas a cabo por las policías argentinas y chilenas, en un contexto de crecientes intercambios teóricos y técnicos entre las distintas policías de la región2. Nos permite, además, poner en valor la importancia del formato ‘revista de policía’3, del cual la experiencia de Buenos Aires resulta ilustrativa en el marco de la historia de América del Sur y, la figura de Ballvé, representativa de los vínculos y conexiones que se establecieron entre las distintas experiencias editoriales de la región.

  • 4 García Ferrari, Mercedes & Galeano Diego, “En búsqueda del vigilante lector: cuatro décadas de la R (...)

6La Revista de Policía fue entonces una de las primeras publicaciones periódicas nacidas al interior de una institución policial en América del Sur. Si bien tuvo dos épocas durante el siglo XIX, fue sólo en su tercera fundación, en 1897, que adquirió el carácter de publicación oficial de la policía de la capital argentina4. Desde entonces, hasta 1939, mantuvo una aparición quincenal casi ininterrumpida, que la convierte en la revista más estable publicada entre las policías del período. Esta continuidad permite evidenciar también la importante influencia que tuvo la experiencia porteña en la fundación de otras revistas similares y, desde allí, conocer los nexos adquiridos con sus pares al interior de Argentina y en el resto de los países de la región.

7La Revista incluyó en sus ediciones información que tenía como objetivo la instrucción, ilustración y entretenimiento de las tropas policiales de la ciudad de Buenos Aires. De tal manera, abarcó textos en ámbitos como la criminología, el derecho, la medicina, la justicia, y así como también, la literatura, el teatro y los deportes. Sus páginas también se utilizaron como medio de expresión de necesidades y problemas entorno al oficio, siendo así portavoz de los proyectos para socorros mutuos y de otros beneficios sociales destinados a las tropas policiales.

8Durante su larga vida editorial, la Revista de Policía estuvo dirigida por cinco funcionarios policiales, alcanzando alrededor de novecientos cincuenta números publicados en todo el período. Antonio Ballvé, fue su fundador y director entre los años 1897 y 1909, lo sucedió José Cesáreo, su colega en la fundación y codirección en los primeros años. La figura de Ballvé, escasamente explorada desde su rol como escritor policial, promovió los intercambios editoriales con otras revistas policiales, dentro y fuera de Argentina, contribuyendo de esa manera a la expansión del formato. Su equipo editorial contó con importantes contactos, con otros medios de comunicación y con colegas policías y periodistas de diversas latitudes. Bajo su dirección se crearon secciones específicas que dieron cuenta de los nexos que mantenía con otras policías y otros editores policiales, así como también con periodistas y editores de prensa de alto tiraje. Dentro de esas secciones de intercambios, se encontraba la denominada “Policías del Pacífico”, que daba a conocer a los lectores pequeñas crónicas o reseñas de los contenidos publicados en revistas policiales que fueron apareciendo en diversas ciudades de Chile y Perú.

9Dentro de las relaciones más importantes que tuvo Ballvé durante su gestión como director de la Revista de Policía al exterior de las fronteras argentinas, encontramos, precisamente, los estrechos contactos y colaboraciones con Santiago de Chile. En un primero momento, éstos se realizaron mediante personas específicas vinculadas a la policía chilena, aunque no siempre de manera oficial. En ese sentido, el primer colaborador chileno que tuvo la Revista fue el abogado y académico Robustiano Vera, quien escribió numerosas columnas y cuyos libros fueron reseñados para el público lector de Buenos Aires.

10En un segundo momento, y tras este primer impulso otorgado por la correspondencia con Vera, los contactos se hicieron oficiales, a través de funcionarios de la Policía de Santiago y particularmente, mediante la figura del Prefecto Joaquín Pinto Concha, jefe de la policía de esa ciudad y fundador de la primera revista oficial de la policía chilena, el Boletín de la Policía de Santiago. De tal modo, a contar de 1901, año en que se fundó el Boletín, las colaboraciones entre ambos equipos editoriales se estrecharon todavía más, incluyendo desde entonces regularmente artículos publicados en una u otra revista, comentarios de libros aparecidos en Santiago y Buenos Aires, y correspondencia entre sus directores y entre los jefes policiales. Tan estrecha y regular fue la colaboración entre ambas revistas, que la publicación chilena pasó a constituir una sección individual dentro de la Revista de Policía, independiente de las reseñas correspondientes a las “Policías del Pacífico”.

11Estos estrechos contactos editoriales no hubiesen sido posibles sin la visita a Santiago de los comisarios Ballvé y Cesáreo, exactamente un año antes de la publicación del Boletín, es decir, durante el mes de enero de 1900. Por esa razón, el texto transcrito aquí, nos otorga un importante testimonio respecto a las temáticas abordadas en dicho viaje, así como tópicos de problemáticas comparativas que pueden ser exploradas desde una historia cruzada o comparada. Por otro lado, la pluma de Ballvé nos acerca a los actores y acontecimientos cotidianos de una travesía viajera, que incluyó miles de kilómetros de pampas y montañas, y a descripciones sobre el paisaje natural en un momento previo a la existencia del ferrocarril transandino, inaugurado recién en 1910.

12A diferencia de lo que ocurrió en la región del Río de Plata –donde a través de rutas marítimas, fluviales y ferroviarias, se interconectaron desde muy temprano las principales ciudades de Argentina, Uruguay, Paraguay y Brasil–, las conexiones entre las ciudades del Atlántico con aquellas ubicadas en las riberas del Pacífico sudamericano tuvieron escollos importantes en relación al desarrollo del transporte y la implementación de tecnologías comunicacionales. De esta manera, el primer telégrafo entre Santiago de Chile y la ciudad argentina de Mendoza, fue fundado recién en 1871; antes de ese primer cableado, la mayor parte de las informaciones entre uno y otro punto en el sur americano, transitaron por tierra, en vehículos de tracción animal que cruzaban la cordillera desafiando el frío y la altura.

  • 5 Mendoza, fundada en 1562, perteneció a la Capitanía General de Chile hasta 1776. Por otra parte, ha (...)

13La Cordillera de los Andes, barrera natural que en sus trayectos centrales y australes alcanza alturas superiores a los seis mil metros sobre el nivel del mar, ha sido en la historia de Chile el ícono de su carácter de “isla” frente a los acontecimientos internacionales. Aunque sus travesías, cruces y pasos datan desde tiempos prehispánicos, las rutas transcordilleranas terrestres han debido ceñirse a los estrictos dictámenes de la naturaleza, por lo que –hasta el día de hoy– muchos de sus pasos permanecen cerrados durante el invierno y en períodos de aludes y deshielos primaverales. Durante siglos, el único modo de viajar desde una ciudad ubicada en el lado Este hacia una en el Oeste de la Cordillera o viceversa, fue a través de la ayuda de arrieros que conocían los recovecos de la montaña y que sabían cómo desafiar sus peligros. En particular, las ciudades de Mendoza, en Argentina, y de Santa Rosa de los Andes, en Chile, ambas enclavadas a más de ochocientos metros sobre el nivel del mar, fueron, y siguen siendo, los principales puntos de conexión para los viajeros de la ruta terrestre5, provenientes de Lima, Santiago de Chile o Buenos Aires, en busca de conexiones directas hacia otras ciudades al norte del Pacífico o de la zona del Atlántico.

14Esta misma ruta fue la que emplearon los editores de la Revista de Policía de Buenos Aires en enero de 1900, cuando visitaron por primera vez la ciudad de Santiago de Chile. La invitación fue gestionada durante 1899 por Robustiano Vera y extendida oficialmente por Pinto Concha hacia Ballvé y su colega Cesáreo.

15El recorrido entre pampas, montañas, ríos y valles, fue plasmado por Ballvé en un extenso texto, titulado: “Las Policías chilenas. Su organización y funcionamiento. Impresiones de viaje”, que fue publicado en el primer número de marzo de 1900 de la Revista. Este texto abordó numerosas temáticas que revelan las impresiones del comisario argentino sobre la estructura, organización y funcionamiento de las policías chilenas, desde una perspectiva comparativa con Buenos Aires. Basándose en las estadísticas chilenas, Ballvé reconstruyó en detalle aspectos como la infraestructura policial, las tasas de detención y los tipos de delitos. El escrito también otorga importantes impresiones sobre los principales problemas presentes en la sociedad chilena, desde una perspectiva que enfatiza las costumbres o características culturales, como el alcoholismo y el fuerte sentido militar de las instituciones.

16El artículo está dividido en 42 apartados, debidamente titulados, que pueden ser analizados desde diversas perspectivas, relativas a la historia de policía, de la criminalidad o de la prisión. El primer aspecto enfatizado por Ballvé es en relación a la organización de la policía chilena, a la que califica de altamente organizada y ordenada, destacando su carácter militar. Pese a que describe con cierta admiración varios aspectos –como la implementación del uniforme, el correcto adiestramiento y uso del armamento, y la higiene del personal de tropa–, el comisario argentino advierte de los peligros de una militarización permanente de los cuerpos policiales, en la que el personal de policía pareciera estar subordinado a la figura de otras instituciones del Estado, e imposibilitado de ejercer justicia de primera instancia en los casos necesarios. Así, por ejemplo, Ballvé advierte que un funcionario policial, en Chile, sólo puede intervenir en la vía pública para conducir a un infractor ante un juez del crimen, no pudiendo iniciar proceso ni mucho menos juzgar o resolver un caso o una contravención.

17Este aspecto señalado por Ballvé se diferencia sustancialmente de lo que ocurría por entonces en la ciudad de Buenos Aires, donde la figura del comisario, hasta avanzado el siglo XX, seguía teniendo atribuciones propias de la justicia de primera instancia, aunque con cierto rechazo desde el Poder Judicial. De acuerdo a Ballvé, era necesario que la policía tuviera dichas atribuciones, pues de tal modo, por una parte, se evitaban fugas por delitos y contravenciones detectadas in fraganti. Y, por otra parte, como detentores de mayores responsabilidades, el personal policial porteño recibía estudios y conocimientos teóricos respecto a justicia, derecho y criminología; educación que según sus percepciones estaba ausente, o era débil en la formación profesional de la policía chilena.

18Ballvé también describe las comisarías y cuarteles, desde sus características técnicas, pasando por la implementación de los métodos de Bertillon, su estructura institucional y sobre todo, en relación a la vida de los agentes que habitaban en tales espacios. Destaca el hecho de que en Chile el personal policial estaba provisto, por la institución, de techo, ropa y comida, lo que para el comisario argentino subsanaba de algún modo, los bajos sueldos que recibían por sus labores, en comparación con los sueldos policiales en la ciudad de Buenos Aires. En este sentido, la crónica aporta importante información sobre la vida cotidiana en los cuarteles, sobre la implementación e infraestructura de los mismos y sobre las condiciones materiales de la policía chilena. Aunque es una mirada perteneciente a un funcionario policial, otorga una perspectiva crítica, alejada de las voces oficiales que describieron tales condiciones en las memorias policiales de la época, intentando enaltecer los logros de la institución.

19Un aspecto central que articula todo el texto, es la cierta admiración, pero a la vez distancia, que manifiesta Ballvé frente a lo que él considera un país altamente ordenado y jerarquizado, en aspectos que van más allá de la función policial. Relata así características culturales de la sociedad chilena, que según sus impresiones, vivía regida por instituciones estrictas y organizadas bajo un modelo de inspiración prusiana, pensadas bajo lógicas y necesidades militares. Entre los aspectos que más le llamaron la atención, en relación a las consecuencias de la rígida estructura social, el comisario argentino considera que la sociedad chilena está estratificada casi por castas, que difícilmente se encuentran y mezclan entre sí, aspecto propio de los tiempos coloniales. Ballvé describe cómo el bajo pueblo, el roto, es despreciado y humillado por el futre, la gente adinerada o educada, debido a que el primero carece de instrucción primaria básica, puesto que mayoritariamente, no sabía leer ni escribir.

20La fuerte estratificación social y la rígida estructura institucional, explican, para Ballvé, un problema sociológico presente tanto en Chile como en Argentina, pero que en el lado Oeste de Los Andes pareciera tomar tintes de gravedad, dadas las particularidades del lugar: el alcoholismo. Si bien en algún momento el comisario describe entusiasta los agasajos que recibió de parte de sus colegas chilenos –reseñando en detalle los festines de comida y bebida que le ofrecieron en Santiago y Valparaíso, y en especial, destaca la gran calidad de los licores, vinos y cervezas chilenas–, comenta con preocupación las altas cifras de consumo de alcohol per cápita y, la inexistencia de leyes que regulen este consumo, o que permitan apresar a quienes se encuentren en estado de ebriedad en la vía pública. Afirma, de ese modo, que la policía chilena sólo contabilizaba las detenciones de ebrios que estuvieran alterando al orden público, por lo que no existían cifras reales que permitiesen tener una dimensión certera del problema. Lo anterior se debería, explica Ballvé, porque no existió ni voluntad ni preocupación política por el tema, aun cuando, según los índices existentes en la Policía de Santiago, se desprendía que la ebriedad por año parecía superar en cinco veces las estadísticas de la ciudad de Buenos Aires, donde sí existían detenciones por el sólo hecho de transitar ebrio en la calle.

21Volviendo a la estructura militarizada que Ballvé advierte para todas las instituciones chilenas –incluyendo por ejemplo, a los ferrocarriles del Estado y a los correos nacionales–, el comisario destaca la influencia que habría tenido en la instalación de dicha organización el general Emilio Korner. A juicio de Ballvé, Korner fue el artífice de la implementación del modelo militar prusiano tras la guerra civil de 1891, del cual la policía se habría inspirado, y le dedica un apartado especial en la crónica del viaje. De hecho, en varios números posteriores de la Revista de Policía, este individuo es objeto de sus escritos.

22Las impresiones de Ballvé descritas en su extensa crónica de viaje no fueron del todo bien recibidas entre los lectores chilenos de la Revista. El comisario Oscar Gacitúa, quien formó parte de la comitiva que recibió y agasajó a los argentinos, escribió una carta a Ballvé en donde criticaba dos aspectos centrales de su relato, texto que fue publicado en el número 71 de la publicación porteña. En primer lugar, el comisario chileno manifestó que, si bien faltaba mucho por implementar en la materia, el pueblo chileno era educado y las instituciones públicas no necesitaban reforzar un carácter militarizado para prevenir delitos o erradicar costumbres insanas. Tampoco lo necesitaba la policía, de acuerdo al segundo tópico criticado por Gacitúa, quien no estaba de acuerdo en que el régimen policial chileno obedeciera a estructuras prusianas; para Gacitúa, el modelo de inspiración se encontraba en la policía civil inglesa y no en las reformas impulsadas en el ejército de Chile mediante la gestión del general Korner.

23Estos cuestionamientos provenían ciertamente de un aspecto que pasó inadvertido en la crónica de Ballvé: las tensiones entre las distintas policías que existían entonces en Chile, antes de su proceso de unificación nacional, y antes de la separación estricta entre las labores de orden público y las propias de la pesquisa. Sin embargo, el texto de Ballvé otorga importante información estadística a la que tuvo acceso de primera fuente, y que hoy resulta casi inexistente para los investigadores. Además de sus aportes en historia de la prensa de la policía, de su crónica es posible extraer también algunas pistas para trabajar temáticas en torno a la historia de la criminalidad urbana de Santiago, sobre la implementación de tecnologías de identificación, sobre vida cotidiana de la ciudad y sobre aspectos relativos a la sociabilidad chilena de principios del siglo XX. Es, por tanto, una fuente que vale la pena relevar, motivo por el cual se propuso para la transcripción de este nuevo número de la Revista Historia y Justicia.

Inicio de página

Notas

1 El ejemplar que se ofrece en imágenes fue reproducido desde el Acervo de la Hemeroteca de la Biblioteca Nacional de Buenos Aires, durante el mes de junio de 2016

2 Galeano, Diego, Criminosos Viajantes. Circulações transnacionais entre Rio de Janeiro e Buenos Aires, 1890-1930, Arquivo Nacional, Rio de Janeiro, 2016.

3 Galeano, Diego & Bretas, Marcos (coords.), Policías escritores, delitos impresos. Revistas policiales en América del Sur, La Plata, Teseo, 2017.

4 García Ferrari, Mercedes & Galeano Diego, “En búsqueda del vigilante lector: cuatro décadas de la Revista de Policía (Buenos Aires, 1897-1939)” en Galeano, Diego & Bretas, Marcos (coords.), Policías escritores, delitos impresos. Revistas policiales en América del Sur, La Plata, Teseo, 2017.

5 Mendoza, fundada en 1562, perteneció a la Capitanía General de Chile hasta 1776. Por otra parte, hasta 1791, año de fundación de la ciudad de Santa Rosa de Los Andes, el rol de ciudad conectora, en esa ruta Océano Pacífico-Océano Atlántico, en el pie occidental de la cordillera, lo cumplió la ciudad de San Felipe, fundada en 1740.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Teresita Rodríguez Morales, « Las Policías chilenas. Su organización y funcionamiento. Impresiones de viaje” », Revista Historia y Justicia [En línea], 10 | 2018, Publicado el 02 mayo 2018, consultado el 23 septiembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/rhj/1305

Inicio de página

Autor

Teresita Rodríguez Morales

Doctoranda en Historia, Universidad de San Andrés. Becaria del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, CONICET, Argentina. tjrodriguez[at]gmail.com

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Revista Historia y Justicia

Inicio de página
  • Logo ACTO Editores Ltda
  • Logo Grupo de Estudios Historia y Justicia
  • OpenEdition Journals