Skip to navigation – Site map
Documentos

“Libro de demandas verbales que formó el alcalde félix moreno de pinchote” archivo parroquia de pinchote (nuevo reino de granada), 1801

Archivo general municipal de san gil, santander, colombia fondo tribunal superior, caja 009, sin número ni catalogación, 10 folios
Julián Andrei Velasco

Full text

Agradecemos al ingeniero Miguel Ángel Pico Florez, Jefe del Archivo General Municipal de San Gil, en Santander, Colombia, la autorización otorgada para publicar las fotografías correspondientes al documento transcrito.

1El documento que ahora presentamos se encuentra en la caja numerada 009 de este último fondo, el cual no goza de numeración ni de catalogación. Esta ausencia no concierne solamente a este fondo, ni a esta caja. En realidad no se ha realizado todavía una labor sistemática de catalogación de la documentación existente en el archivo, excepto un catálogo provisional realizado por el mismo señor Massey para algunos expedientes judiciales provenientes del siglo XVIII.

2Según informaciones directamente proporcionadas por dicho personaje, el fondo Tribunal Superior llegó tardíamente al AGMSG y está constituido por la documentación histórica que contenía el Palacio de Justicia de San Gil. Esta documentación fue concedida con esas características a este archivo histórico, el cual recibió dicho conjunto sin tener participación en su levantamiento.

3“Nuestro” documento lleva por portada descriptiva la siguiente frase: “Libro de demandas vervales (sic) que formó el alcalde Felix Moreno de Pinchote”. Se trata de un pequeño expediente de diez folios, además de su portada, que confeccionó el alcalde partidario de la parroquia de Pinchote, la cual pertenecía a la jurisdicción de la villa de San Gil en el año 1801 (ver mapa 1), momento de elaboración del documento. Al igual que la documentación colonial en general conservada en este archivo, el expediente no posee catalogación ni descripción que anticipe su constitución y composición, su materia y su temática.

4En términos materiales, el documento está plasmado en el papel común de la época y en este caso se encuentra sellado con el sello cuarto para los años de 1801 y 1802. Sus folios tienen una buena conservación a comparación con varios otros documentos de este tipo, del mismo año y de años anteriores: en efecto, no pocas veces éstos se hallan incompletos, rotos, quemados o con hongos. Solo una de las diez hojas (que se encuentras numeradas del 1 al 10) tiene escritura en la parte de atrás o en su verso. La caligrafía de su letra bastardilla es bastante clara y solo en un par de folios tiene manchas de tinta, que ha impedido la lectura de algunas palabras o ciertas letras.

  • 1 Velasco Pedraza, Julián Andrei, Justicia para los vasallos de Su Majestad. La configuración de la a (...)

5Los azares de una investigación de tesis de maestría1 nos llevaron a este documento. En ella se buscaba entender el funcionamiento de la administración de justicia en la villa de San Gil en el siglo XVIII, y si bien el periodo de tiempo terminó por definir su cierre en 1795, este documento nos pareció curioso e interesante por varios motivos que ya desarrollaremos, pero especialmente porque en el AGMSG no existe otro similar. El libro de demandas verbales en sí mismo no representa una “gran” curiosidad o una joya al estilo de las grandes causas. No es un proceso célebre que implique a miembros reputados y no resalta por la rareza de su confección, emplea el mismo papel que los expedientes contemporáneos, la misma letra y distribución del contenido en los folios. Tampoco ofrece gran cantidad de información, ni siquiera alguna detallada sobre un lugar o sobre un tema en específico. Sin embargo, el documento, en relación a los contenidos conservados en el mismo archivo, sí es de cierto tipo particular: se compone de 11 autos y de las consiguientes notificaciones que se realizaron a través del año mencionado.

  • 2 La palabra parroquia designa, por una parte, a la comunidad de vecinos cristianos, puestos bajo la (...)
  • 3 Colombia, registros parroquiales y diocesanos, 1600-2012”, Pinchote, San Antonio de Padua, Defunci (...)
  • 4 Guerrero Rincón, Amado Antonio & Martínez Garnica, Armando, La Provincia de Guanentá. Orígenes de s (...)

6Antes de continuar, conviene tratar la historia político-administrativa de Pinchote. La parroquia2 de Pinchote fue erigida formalmente en 1782, bajo la advocación de Nuestra Señora de la Concepción y San Vicente3. En ello, Pinchote siguió la vía de varios otros poblados de la región en el siglo XVIII: fue un sitio donde se asentaron distintos habitantes. Éstos, en un momento determinado, dado su suficiente número y su demostrada capacidad económica, formularon el deseo de erigirse formalmente en un poblado reconocido como tal. El trámite lo realizaban los mismos interesados ante las instancias arzobispales, con el fin de que se les designara, como comunidad específica, un cura que administrara los sacramentos en la parroquia que se levantaría en la localidad. Dos pobladores asentados en Pinchote se comprometieron a conceder las tierras donde se construiría el poblado, y, junto a varios otros, se comprometieron también para asegurar el pago de los estipendios del cura. Estas diligencias se iniciaron en 17724. El sitio físico de Pinchote – eclesiásticamente vinculado a la parroquia Socorro –, al principio se encontraba dentro del territorio y jurisdicción de la villa de San Gil. Pero, un año antes de la petición formal que mencionamos (1771), San Gil había perdido aproximadamente la mitad de su territorio, cuando una de sus parroquias, precisamente la de Socorro, se convirtió en villa; en ese proceso, el espacio ocupado por Pinchote quedó fuera de San Gil y siguió adscrito a Socorro.

  • 5 Guerrero Rincón, A. & Martínez Garnica, A., La Provincia de Guanentá, Op. Cit.

7Las gestiones para erigirse en parroquia dieron sus frutos en 17825, como indicamos arriba, aunque desde 1777 Pinchote fue considerada una vice-parroquia. Eso permite deducir que parecía ya contar con cierta importancia, como lo dan a entender dos mapas de 1776. Aunque mostramos solo uno de ellos (ver Mapa 1), en ambos se representa a Pinchote con una pequeña iglesia dibujada a color, lo que hace pensar en cierta prosperidad, si tenemos en cuenta que otros poblados son representados en el mismo mapa de forma más reducida y sin color; claramente, en cambio, las villas de San Gil y Socorro aparecen con iglesias más grandes, lo que demostraba su mayor importancia. Esta cartografía de la época también nos muestra un paisaje rural con buena cantidad de lomas y afluentes de variado tamaño. El poblado de Pinchote es uno de los tantos de esta zona del Virreinato del Nuevo Reino de Granada que tuvieron origen en el siglo XVIII a causa de la prosperidad demográfica de la población mestiza.

  • 6 Velasco Pedraza, Julián Andrei, Justicia para los vasallos de Su Majestad. La configuración de la a (...)

8A pesar de situarse un poco más cerca de la villa de San Gil, como se indicó, el poblado de Pinchote quedó bajo la nueva jurisdicción de Socorro desde 1771, aunque su delimitación oficial se estableció en 17766. El límite entre las dos villas fue uno de los ríos importantes de la zona, el río Mochuelo (hoy río Fonce), el que se observa en el detalle del Mapa 1, donde a un lado del mismo se encuentra el emplazamiento de San Gil, y del otro, se aprecia la localización de Pinchote.

  • 7 Guerrero Rincón, A. & Martínez Garnica, A., La Provincia de Guanentá, Op. Cit., p. 216.

9Cuando el arzobispo y virrey Antonio Caballero y Góngora aprobó la erección de Pinchote como parroquia en 1782, ésta contaba con gran número de vecinos que apoyaban el proceso. Mientras en 1772 fueron 30 los que otorgaron poder para las gestiones, diez años después eran 49 los que afianzaban el pago del estipendio del cura7. Como se alcanza a deducir, según el Mapa 1, y según el territorio actual del municipio, la demarcación de la parroquia era reducida, siendo una de las más pequeñas de la región. Los registros parroquiales de bautismos y defunciones parecen reforzar esta consideración.

  • 8 Guerrero Rincón, A. & Martínez Garnica, A., La Provincia de Guanentá, Op. Cit., p. 152.
  • 9 Velasco Pedraza, J., Justicia para los vasallos, Op. Cit., apartado 4.1.6.

10No lo sabemos con exactitud, pero muy probablemente la parroquia de Pinchote pasó a pertenecer a la jurisdicción de San Gil hacia 1790, y a ella quedó adscrita hasta el año de 18598. Por consiguiente, al momento de la elaboración del documento que transcribimos, 1801, la parroquia de Pinchote estaba dentro del territorio de la villa de San Gil (ver Mapa 2), y por lo tanto, el cabildo sangileño era el que designaba el alcalde partidario para ese lugar. Estos alcaldes eran individuos designados para ocuparse de los asuntos de distintos poblados y tenían facultades judiciales limitadas9.

  • 10 Este mapa contó con la elaboración técnica de Marco Antonio Hernández, del GIS de El Colegio de Mic (...)

Mapa 2. Jurisdicción de la villa de San Gil en 180210

Mapa 2. Jurisdicción de la villa de San Gil en 180210

Fuente: Elaboración del autor según información extraída de AGN, Sección Mapoteca, Mapoteca 4, Referencias 451-A y 406-A, y de Salazar Carreño, Robinson, Tierras y mercados. Campesinos, estancieros y hacendados en la jurisdicción de la Villa de San Gil, siglo XVIII, Ediciones Uniandes-CESO, Bogotá, 2011, p. 14.

11El personaje que confecciona el documento aquí transcrito, Félix Moreno y Santos, es uno de los tantos jueces de menor rango que han permanecido desconocidos para la historiografía. Este desconocimiento no se debe solo a la falta de estudios acerca de la figura de los alcaldes partidarios, también denominados pedáneos; una razón importante es la ausencia de actas capitulares correspondientes a Socorro. No disponer de esta documentación restringe el conocimiento de los nombres de quiénes ocupaban dichos cargos, ya que efectivamente era el cabildo el que postulaba las ternas para que luego el virrey eligiera al más idóneo, y suponemos que esas ternas quedaban registradas en las actas capitulares. Por otro lado, sospechamos que los nombres de los individuos que solo ocuparon una o dos veces la alcaldía pedánea aparecen poco en la documentación disponible, que es la que permite rastrearlos como ejecutores de labores judiciales. Igualmente, influyen en el desconocimiento acerca de dichos jueces partidarios la dispersión de la documentación y el hecho de que no en todos los años figuren pleitos desarrollados en lugares adscritos a Pinchote.

  • 11 Guerrero Rincón, A. & Martínez Garnica, A., La Provincia de Guanentá, Op. Cit., p. 151.

12No obstante, se puede inferir que los alcaldes partidarios pudieron ser vecinos reconocidos o con cierto poder en sus poblados. En el caso del autor de nuestro documento, él poseía dos apellidos muy comunes en el poblado de Pinchote. El apellido Moreno aparece repetido en varios de los promotores que en 1772 iniciaron las gestiones para la erección parroquial. Por su parte, Santos es un apellido que aparece en once sujetos que, en 1782, sustentaban el pago del estipendio del párroco; por lo demás, se sabe que la familia Santos fue activa en la política de la villa de Socorro11. Pero nada más podemos decir sobre él.

13En cambio, sí podemos comentar algo sobre la función y valor del documento confeccionado por Moreno y Santos. Era común en los procesos judiciales de la época y de los espacios rurales como éste que, en un primer momento, el procedimiento fuera verbal y, ante la imposibilidad de resolver el conflicto, se pasara a una etapa escrita más formal. Igualmente, en varias ocasiones una primera denuncia era realizada en forma verbal por el demandante. Y como si fuera poco, algunos trámites judiciales podían hacerse por vía oral, sin pasar necesariamente por la vía escrita. Era común que se hiciera alusión a tales acciones, pero bastante extraño que se las registrara, y mucho más de la forma, digamos “sistemática” en que lo hizo este alcalde partidario de Pinchote. Es en este marco donde el documento que presentamos tiene uno de sus aspectos relevantes: es a nuestros ojos una evidencia de ese mundo no escrito de la justicia.

14El libro de demandas verbales de 1801 confeccionado por el alcalde partidario Félix Moreno y Santos contiene el registro de autos y notificaciones que tratan de nueve casos criminales, que se resumen en los delitos de amancebamiento, pendencias y hurto, cada uno señalado en distintas fechas de dicho año. En ellos destaca lo que podría parecer la flexibilidad del juez, quien libera a los infractores después de que éstos pasan algunos días en la cárcel, y solo con la advertencia de no volver a incurrir en el delito, bajo pena monetaria. Esto no debe sorprender, pues la prisión se consideraba más preventiva que punitiva y, en muchos casos observados para la época, unos días en la cárcel ya se consideraban como suficiente castigo para delitos no muy graves. Con todo, de los autos registrados en este libro queda la fuerte impresión del carácter correccional, antes que punitivo, de las acciones de este juez partidario.

  • 12 Por ejemplo: Molina, Eugenia, “Trayectorias judiciales, movilidad social y vida pública. Los jueces (...)

15La existencia de este documento puede dar lugar a algunas conjeturas sobre sus motivos. En primer lugar, podría indicar cierto grado de formalización de la administración de justicia, tal vez un poco más rigurosa y extendida que en años anteriores. La afirmación adquiere más sentido si tenemos en cuenta la progresiva extensión del número de jueces en la jurisdicción de la vecina villa de San Gil durante el siglo XVIII. En segundo lugar, el registro hecho por Félix Moreno y Santos puede interpretarse como una forma de “hacer méritos”, elaborando su trabajo por escrito, para volver así a obtener el mismo cargo el año siguiente o bien acceder incluso a otro de mayor importancia. Sabemos que no pocas veces algunos individuos hacían una especie de carrera, compitiendo por los oficios de gobierno del orden local12.

  • 13 Véase, por ejemplo: González Undurraga, Carolina, “Lo verbal en lo letrado. Una reflexión a partir (...)

16Después de haber puesto el documento en su tiempo y espacio correspondientes, debemos profundizar sobre su pertinencia. Sin duda alguna, éste adquiere importancia para la historia local de Pinchote y también para la historia regional de la zona donde se ubica. Sin embargo, nuestro interés en publicarlo se sustenta en el tema de la administración de justicia y en sus formas de operatividad en los años previos al régimen republicano. En efecto, como ya lo mencionamos, el documento ofrece una evidencia importante de las dimensiones verbales de la administración de justicia. Si bien no muestra el funcionamiento de ella en un poblado de tamaño considerable, nos muestra cómo se impartía justicia en las zonas rurales. Permite, entonces, profundizar en este tema, que ha sido uno de los nuevos aspectos sobre los que los la historiografía del tema ha llamado la atención13.

17Hemos querido, entonces, facilitar el acceso a un documento desconocido y que solo se encuentra disponible en el archivo en que reposa. Convenía sacarlo a la luz por sus características y porque, en ocasiones, los archivos locales no son consultados. Finalmente, esperamos que esta muestra documental sea también una invitación a explorar la documentación local fuera de las grandes ciudades, pues allí encontraremos mucho de cómo y con qué mecanismos y lógicas se llevaba a cabo la administración de justicia.

Top of page

Attachments

Top of page

Notes

1 Velasco Pedraza, Julián Andrei, Justicia para los vasallos de Su Majestad. La configuración de la administración de justicia en la villa de San Gil (Nuevo Reino de Granada), 1689-1795, Tesis de Maestría en Historia, Universidad Nacional Autónoma de México, 2015, inédita.

2 La palabra parroquia designa, por una parte, a la comunidad de vecinos cristianos, puestos bajo la curaduría de un presbítero por voluntad de un obispo y, de la otra, a un territorio con términos donde se ejerce una jurisdicción de un cura o un párroco. La parroquia es entonces una unidad territorial delimitada de la administración eclesiástica donde habita una comunidad de vecinos cristianos confiados a la curaduría de almas practicada por un presbítero”. Gutiérrez, Jairo & Martínez, Armando & Guerrero, Amado, “Las categorías jurídicas de los procesos del poblamiento en la región santandereana”, Anuario de Historia Regional y de las Fronteras, Bucaramanga, n°1, 1995, p. 171, citado por Guerrero Rincón, Amado Antonio & Páez Martínez, Laritza, Poblamiento y conflictos territoriales en Santander, Universidad Industrial de Santander, Bucaramanga, 2005, p. 94, nota 51. La cursiva y la negrilla están en el original.

3 Colombia, registros parroquiales y diocesanos, 1600-2012”, Pinchote, San Antonio de Padua, Defunciones 1777-1834, imágenes 4-12, https://familysearch.org/, consultado el 15 de agosto de 2015.

4 Guerrero Rincón, Amado Antonio & Martínez Garnica, Armando, La Provincia de Guanentá. Orígenes de sus poblamientos urbanos, Ediciones Universidad Industrial de Santander, Bucaramanga, 1996 p. 151.

5 Guerrero Rincón, A. & Martínez Garnica, A., La Provincia de Guanentá, Op. Cit.

6 Velasco Pedraza, Julián Andrei, Justicia para los vasallos de Su Majestad. La configuración de la administración de justicia en la villa de San Gil (Nuevo Reino de Granada), 1689-1795, Universidad del Rosario, Bogotá, 2015 [en prensa], apartado 3.2.1-a.

7 Guerrero Rincón, A. & Martínez Garnica, A., La Provincia de Guanentá, Op. Cit., p. 216.

8 Guerrero Rincón, A. & Martínez Garnica, A., La Provincia de Guanentá, Op. Cit., p. 152.

9 Velasco Pedraza, J., Justicia para los vasallos, Op. Cit., apartado 4.1.6.

10 Este mapa contó con la elaboración técnica de Marco Antonio Hernández, del GIS de El Colegio de Michoacán, a quien agradezco su colaboración.

11 Guerrero Rincón, A. & Martínez Garnica, A., La Provincia de Guanentá, Op. Cit., p. 151.

12 Por ejemplo: Molina, Eugenia, “Trayectorias judiciales, movilidad social y vida pública. Los jueces inferiores en Mendoza, 1770-1810”, en Polimene, María Paula (coord.), Problemas jurisdiccionales en el Río de la Plata, Córdoba, Tucumán, Cuyo y Chile, Rosario, Prohistoria, 2011, p. 181-200.

13 Véase, por ejemplo: González Undurraga, Carolina, “Lo verbal en lo letrado. Una reflexión a partir de los procedimientos judiciales (Chile, fines de la colonia y principios de la república)”, Nuevo Mundo Mundos Nuevos, Coloquios, julio de 2012, http://nuevomundo.revues.org/63570, consultado el 30 de abril de 2015.

Top of page

List of illustrations

Title Mapa 1. Villas de San Gil y Socorro, con detalle de Pinchote, 1776
Caption Fuente: Archivo General de la Nación, AGN, Sección Mapoteca, Mapoteca 4, Referencia 451-A.
URL http://journals.openedition.org/rhj/docannexe/image/1512/img-1.png
File image/png, 8.4M
URL http://journals.openedition.org/rhj/docannexe/image/1512/img-2.png
File image/png, 17M
Title Mapa 2. Jurisdicción de la villa de San Gil en 180210
Caption Fuente: Elaboración del autor según información extraída de AGN, Sección Mapoteca, Mapoteca 4, Referencias 451-A y 406-A, y de Salazar Carreño, Robinson, Tierras y mercados. Campesinos, estancieros y hacendados en la jurisdicción de la Villa de San Gil, siglo XVIII, Ediciones Uniandes-CESO, Bogotá, 2011, p. 14.
URL http://journals.openedition.org/rhj/docannexe/image/1512/img-3.png
File image/png, 1.1M
URL http://journals.openedition.org/rhj/docannexe/image/1512/img-4.jpg
File image/jpeg, 84k
URL http://journals.openedition.org/rhj/docannexe/image/1512/img-5.jpg
File image/jpeg, 264k
URL http://journals.openedition.org/rhj/docannexe/image/1512/img-6.jpg
File image/jpeg, 216k
URL http://journals.openedition.org/rhj/docannexe/image/1512/img-7.jpg
File image/jpeg, 212k
URL http://journals.openedition.org/rhj/docannexe/image/1512/img-8.jpg
File image/jpeg, 208k
URL http://journals.openedition.org/rhj/docannexe/image/1512/img-9.jpg
File image/jpeg, 240k
URL http://journals.openedition.org/rhj/docannexe/image/1512/img-10.jpg
File image/jpeg, 220k
URL http://journals.openedition.org/rhj/docannexe/image/1512/img-11.jpg
File image/jpeg, 264k
URL http://journals.openedition.org/rhj/docannexe/image/1512/img-12.jpg
File image/jpeg, 220k
URL http://journals.openedition.org/rhj/docannexe/image/1512/img-13.jpg
File image/jpeg, 268k
URL http://journals.openedition.org/rhj/docannexe/image/1512/img-14.jpg
File image/jpeg, 236k
URL http://journals.openedition.org/rhj/docannexe/image/1512/img-15.jpg
File image/jpeg, 264k
Top of page

References

Electronic reference

Julián Andrei Velasco, « “Libro de demandas verbales que formó el alcalde félix moreno de pinchote” archivo parroquia de pinchote (nuevo reino de granada), 1801 », Revista Historia y Justicia [Online], 5 | 2015, Online since 30 September 2015, connection on 21 September 2019. URL : http://journals.openedition.org/rhj/1512 ; DOI : 10.4000/rhj.1512

Top of page

About the author

Julián Andrei Velasco

Maestro en Historia (Universidad Nacional Autónoma de México). Estudiante del doctorado en Historia de El Colegio de Michoacán, México

Top of page

Copyright

Revista Historia y Justicia

Top of page
  • Logo ACTO Editores Ltda
  • Logo Grupo de Estudios Historia y Justicia
  • OpenEdition Journals