Navegación – Mapa del sitio

InicioNuméros18ReseñasCharlotte de Castelnau-L’Estoile,...

Reseñas

Charlotte de Castelnau-L’Estoile, Páscoa Vieira diante da Inquisição. Uma escrava entre Angola, Brasil e Portugal no século XVII

Rio de Janeiro, Bazar do Tempo, 2020, 276 p.
Tamara Araya Fuentes
Referencia(s):

Charlotte de Castelnau-L’Estoile, Páscoa Vieira diante da Inquisição. Uma escrava entre Angola, Brasil e Portugal no século XVII, Rio de Janeiro, Bazar do Tempo, 2020, 276 p.

Texto completo

1El registro que da vida a la obra reseñada aquí, corresponde a un juicio inquisitorial por bigamia en contra de Páscoa Vieira, desarrollado en los últimos años del siglo XVII, que se enlaza también con la historia de la esclavitud trasatlántica en un circuito que nos lleva a conocer Angola, Brasil y Portugal. La empresa editorial que da vida a este estudio y nos permite conocer la historia de Páscoa, reúne el trabajo de traducción del francés al portugués a cargo de Ligia Fonseca Ferreira y Regina Salgado Campos, y la edición de Ana Cecilia Impellizieri Martins.

2La edición reseñada aquí, es la edición brasilera de la obra originalmente titulada Pascoa et ses deux maris une esclave entre Angola, Brésil et Portugal au XVIIe siècle (2019) de la historiadora Charlotte de Castelnau-L’Estoile, profesora de la Universidad de París. Castelnau-L’Estoile fue formada en la École Normale Supérieure (Ulm) y en la Universidad de Cambridge, y doctorada en la École des Hautes Études en Sciences Sociales. Su estudios versan sobre el actuar de los Jesuitas en el Brasil colonial y también ha pesquisado aspectos del catolicismo colonial y la esclavitud. Todos temas que la autora recorre para analizar el juicio que se eleva contra Páscoa Vieira, mujer esclavizada de origen angolés que fue vendida al Brasil donde se casó por segunda vez, acción que desencadenó, posteriormente, una acusación en su contra por bigamia y que la llevó a los tribunales de la Inquisición en Lisboa.

3La obra se estructura de manera tal que podemos leer el juicio en orden cronológico a lo largo de ocho capítulos que inicia con “La denuncia” y finaliza con “Exilio y nostalgia del Brasil”. Se añade además una presentación a la edición brasilera a cargo de Silvia Hunold Lara, historiadora y profesora en el departamento de Historia de la Universidad Estadual de Campinas (Unicamp) y un epilogo que Charlotte de Castelnau-L’Estoile titula “El silencio de las fuentes”.

4El registro en el que se basa este estudio es un juicio ante los tribunales de la Inquisición que, según nos indica la autora, se desarrolló en 114 folios, entonces un vasto contenido documental que relata las circunstancias y vida de Páscoa durante los siete años que ocurrió el litigio. El juicio por bigamia contra Páscoa, sirve como hilo conductor para entender un conjunto diverso de aspectos, algunas más amplias como las esclavitudes trasatlánticas, y otros más específicos como el matrimonio entre esclavos en la ciudad de Salvador de Bahía.

5El análisis avanza en un juego de escalas, de lo local y lo global, que solo es posible gracias a la producción historiográfica precedente de la micro-historia y categorías analíticas de circulación, de las cuales la autora hace uso en cada capítulo para moverse desde la Villa de Massangano de la ciudad de Luanda en el Reino de Angola, pasar por la propiedad de Francisco Álvares Távora, uno de los propietarios que tuvo Páscoa a lo largo de su vida y que la denunció ante el comisario de la Inquisición de Lisboa que llegó a Salvador a fines del siglo XVII, hasta las cárceles del tribunal inquisitorial en la ciudad de Lisboa, donde estuvo hasta su sentencia en 1700.

6De esta manera el mismo juicio se articula como hilo que se entreteje con la documentación del periodo y que permite comprender el marco general de la trata trasatlántica y las circunstancias más específicas que nos permiten acercarnos a las respectivas villas y ciudades donde vivió Páscoa.

7En el primer capítulo, “La denuncia”, se describe la trama institucional de los tribunales de la Inquisición del imperio portugués a fin de contextualizar el momento inicial de la denuncia contra Páscoa. La autora nos explica que la mayor parte de los procesos por bigamia ocurrieron en el tribunal de Lisboa, lo cual es interpretado como reflejo de la geografía imperial y la intensa circulación al interior del mundo portugués que permitía a algunos individuos rehacer su vida en otro lugar (p.39). Ahora bien, la denuncia comienza en Salvador, Bahía, capital del Estado de Brasil desde mediados del siglo XVI. En Salvador no se estableció un tribunal de la Inquisición de manera permanente, lo que ocurría en cambio era que se designaban a comisarios de la Inquisición de Lisboa que recibían las denuncias y posteriormente las derivaban a Portugal. Así ocurrió con Páscoa, quien fue denunciada por su propietario Francisco Álvares Távora ante Antão Farias Monteiro quien, al igual que otros visitadores y representantes de la Inquisición de Lisboa, era parte de un circuito hombres y familias que ostentaban títulos, honores y privilegios que obtenían a cambio de vigilar en nombre de la institución, como una suerte de extensión inquisitorial prescindiendo del entramado físico que le daba vida a dicho tribunal (p. 43).

8El capítulo 2, “Una acción judicial en escala atlántica”, indaga en la figura del propietario de esclavas y esclavos, para comprender quién fue Francisco Álvares Távora, amo de Páscoa, y quien la denunció ante los tribunales de la Inquisición. En esa indagación se comprende que se trata de un miembro de una red familiar estructurada y dispersa a escala Atlántica, por tanto, bien conectada. En palabras de la misma historiadora: “Esos hombres (los de la familia de Francisco Álvares Távora) que poseían fortunas y sabían manejar la pluma y el derecho, funcionaban en red, pues es posible observarlos interactuando, influenciando, y ayudándose mutuamente. Tenían como estrategia social encontrar oficios que obtuviesen primero como substitutos. De esa forma, llegaban a ocupar oficios medios, y no los más importantes como el de juez” (pp. 71-72). En tal sentido, la interpretación sugiere que la denuncia contra Páscoa era parte de un gesto que permitía a personajes como Francisco Álvares Távora, mantener su lugar social.

9El tercer capítulo, “El bien de la Justicia” inicia con el resumen del juicio por bigamia contra Páscoa:

“Páscoa de Guiné, esclava de Pascoal da Mota Teles, natural de la Villa de Massangano ciudad de Luanda Reino de Angola, y moradora hoy en la ciudad de Bahía, para donde la vendió el dicho su señor a Francisco Álvares Távora, siendo primera vez casada y recibida en cara de la Iglesia en la forma del Sagrado Concilio Tridentino en la dicha villa de Massangano con Aleixo, esclavo del dicho su primer señor Pascoal da Mota Teles, con el cual hizo vida marital de puertas adentro por algunos años, después ausentándose de dicho su marido se casó por segunda vez en la sobredicha forma en la dicha ciudad de Salvador de Bahía de Todos los Santos, siendo vivo su primer y legitimo marido, con Pedro esclavo de dicho su segundo señor Francisco Álvares Távora, con el cual también hizo vida marital de puertas adentro por algún tiempo” (p. 92).

10En este capítulo, como en todo el libro, Charlotte de Castelnau-L’Estoile, intercala extractos del mismo juicio. En este capítulo destaca la preocupación de los jueces por corroborar los antecedentes y pruebas que den sentido al curso de la denuncia. Es decir, verificar que en efecto Aleixo, primer marido de Páscoa estaba vivo al momento del segundo matrimonio de Páscoa por “bien de la Justicia”. Este antecedente, lleva a los jueces, y a la historiadora, a indagar en la vida de Páscoa en Angola, por entonces dominio de Portugal desde 1575.

11En el capítulo 4, “Massangano: el antiguo mundo de Páscoa”, la autora analiza, por medio de fuentes del periodo, el proceso de colonización política y religiosa portuguesa en África. Un contemporáneo de Páscoa señaló que, en Angola, era común que hombres de bien y conquistadores se casaran con sus esclavizadas o mujeres negras libres, con las cuales tenían descendencia “muy honrada y noble” (p. 117). La familia Carvalho, que era propietaria de Páscoa y Aleixo, su primer marido, “era descrita como mestiza y poseedora de lazos de parentesco espiritual que los unían a sus esclavos” (p. 117). A la luz de la trayectoria de vida de Páscoa, se observa que ella conoció distintas formas de esclavitud, primero en Angola y después en Brasil, cuestión relevante como destaca Charlotte de Castelnau-L’Estoile, puesto que “La cuestión de los diferentes tipos de esclavitud en África y en las Américas y de su influencia recíproca es un tema central para comprender mejor la esclavitud Atlántica, por mucho tiempo estudiada por los historiadores únicamente del lado americano, y la historia de Páscoa arroja luces en este contexto” (pp. 128-129).

12A diferencia de los otros capítulos que componen esta obra, este apartado nos acerca a la historia de Angola, y a las diversas formas de esclavitud que fueron parte de su sociedad sobre la cual poco sabemos aun cuando, en palabras de otra historiadora, Catarina Madeira-Santos, era “el gran reservorio de mano de obra americana” (p.129), siendo entonces un lugar central para el tráfico esclavista de toda la región, nutriendo los intereses no solo de Portugal, de España también. Al respecto, nos explica que “El comercio de esclavos entre diferentes reinos y jefes locales venia de un largo tiempo. La presencia de los europeos, evidentemente, reforzó esa práctica: desde el siglo XVI los portugueses hacían este tipo de comercio su principal actividad”. Así, “El tráfico europeo y la esclavitud africana mantenían estrecha relación, pues era principalmente por medio del comercio que los europeos garantizaban el suministro de cautivos. En principio, y por razones pragmáticas, los europeos solo compraban esclavos vendidos “legítimamente” por los africanos. La verdad, los europeos esclavistas se interesaron desde el inicio por las formas africanas de esclavitud para justificar un negocio que colocaba cuestiones de orden moral para algunos individuos. Para los defensores del tráfico, la esclavitud era natural y endémica en las sociedades africanas, lo que autorizaba el desarrollo del comercio de esclavos” (pp. 129-130).

13El capítulo 5, “Contra juicio en Bahía”, nos cuenta el reclamo que inicia Pedro Arda, segundo marido de Páscoa para intentar reunirse con su esposa, apelando a la figura del derecho a la vida maridable de esclavizadas y esclavizados, que también vemos para el caso de la América española. Por medio de este segundo juicio, la autora consigue indagar en la figura de Pedro Arda, a la luz de algunas pistas y escritos contemporáneos. Una de las evidencias que presenta Pedro en favor de su esposa Páscoa, es una carta proveniente de Massangano, escrita por el padre Manoel de Azevedo, padrino de Páscoa y que la historiadora escudriña para reflexionar respecto de las estrategias de las personas esclavizadas para mantener los vínculos con África.

14En el capítulo sexto, titulado “Supuestamente culpada: una mujer frente a sus jueces” ya avanzamos en lo que fue la sentencia dada a Páscoa y la trayectoria hasta llegar a Lisboa donde se encuentra de cara ante sus jueces.

15Quienes estudian documentos judiciales saben que dentro de los escritos que forman parte de las burocracias cotidianas, a veces ocurre que encontramos papeles que, por azar, se escapan de lo habitual. Uno de esos registros es la descripción que hace de Páscoa el capitán del navío que la traslada de Salvador a Lisboa, cuando va camino a enfrentar el juicio y la sentencia. Por medio de ese indicio Charlotte de Castelnau-L’Estoile nos invita a imaginarla:

“Una mujer de rostro expresivo, ya que el capitán nota sus ojos, y cuyo cuerpo no parece muy deteriorado por causa de una vida de trabajo: no muy alta, corpulenta, lo que corresponde a los criterios de belleza física de la época. Páscoa tiene 40 años, pero el capitán no menciona trazos de vejez en su descripción. Ella tiene “señales artificiales”, ¿Cuáles son? ¿Serán marcas de esclavitud para indicar a quien perteneció, marcas de quienes pagaron las tasas de su transporte de África a América, de que ella fue bautizada? Lo más probable es que sean incisiones, señal de que ella fue iniciada en África, y que marcaron la entrada de las niñas a la edad adulta. Signo fuerte de identidad africana” (p. 171).

16En este capítulo, más que en otros momentos del libro, se da completo protagonismo a Páscoa, y a la posibilidad de pensarla. De hecho, la autora explica que se inspiró en una ilustración del periodo para imaginar el rostro de Páscoa y que vemos en la portada del libro (p. 172). Hermoso gesto de visualizar a quienes estudiamos en los archivos judiciales, y que muchas veces guardamos en el celo nuestra imaginación.

17Como ya se anuncia en el título, Páscoa recibe la noticia de la sentencia de la Inquisición, pero no sin algo de sorpresa porque, por motivo del contra juicio iniciado por Pedro Arda (que se explica en el capítulo 5), habían conseguido retomar la vida maridable. Sin embargo, se vio forzada a viajar a Lisboa, centro y modelo de las otras ciudades que había conocido, después de casi dos meses de viaje en el navío Jesús María José, a cargo del capitán Joao Fernandes Lima.

18Páscoa llegó a Lisboa, el 11 de noviembre de 1700. Es encarcelada en las prisiones secretas del Santo Oficio, y estando frente a sus inquisidores confiesa: “y siendo después presa fue mandada venir a esta Inquisición donde confiesa lo que le sucedió en esta materia, y de la culpa que en ella cometió pide perdón y con ella se use misericordia, por cuanto ni sabia rezar el Padre nuestro y el Ave María cuando vino a Bahía” (p. 176)

19Páscoa resistió la estrategia de la Inquisición, “los jueces querían oírla decir que volvió a casarse con conocimiento de causa, que ella sabía que estaba haciendo algo reprensible, que era una mala cristiana que no respetaba los sacramentos de la Iglesia. Pero Páscoa resistió sola frente a todos esos hombres. Prudente, ella siempre se mantuvo en la misma versión: su primer casamiento no era un casamiento, una simple ceremonia de anillos y no un casamiento tridentino en que ella y Alexo habrían expresado públicamente su consentimiento” (p. 189)

20En los últimos capítulos observamos algunas de las estrategias de Páscoa frente al tribunal de la Inquisición de Lisboa y lo que fue su exilio. En el capítulo 7, “El casamiento esclavo y sus implicancias”, se profundiza en la importancia del matrimonio entre las personas esclavizadas, que es el origen del juicio por bigamia contra Páscoa, sin embargo, también resulta su mejor argumento.

21La autora explica que el matrimonio entre personas esclavizadas era relevante en términos políticos y religiosos, pues por medio de ella se lograba mantener y reproducir la esclavitud al tiempo que por medio del sacramento se avanzaba en la promoción de la fe cristiana entre la población africana. Para la Iglesia, y las órdenes religiosas que representaban sus intereses, era preciso casar a los esclavizados, pero también explicar que aquello no implicaba la libertad. De esta manera, la historiadora francesa explica el esfuerzo de la Iglesia, como hacer compatibles el matrimonio y la esclavitud. Por ejemplo, explica que para los jesuitas de Pernambuco, en la región de plantación de caña de azúcar, a mediados del siglo XVI, era importante definir las reglas del casamiento de los esclavizados, principalmente por existir ahí una presencia numerosa de africanos esclavizados (p. 203). También explica que los señores y dueños de esclavas y esclavos en Brasil recusaban, y en algunos casos prohibían en matrimonio entre sus esclavizados porque, al parecer, existía la idea de que aquello los tornaba libres. Idea equivocada y que se regularizó tanto en la América portuguesa como española en donde se aceptaba, y en algunos casos se promovía el matrimonio entre esclavizados, y en el caso de los matrimonios entre una persona esclava y otra libertad, era mandato que el conyugue libre, siguiera a su esposa esclavizada si esta era vendida o reubicada, cuestión que en algunos casos era materia de discusión y alegato por parte de las mismas personas esclavizadas y sus familias, para intentar mantener el núcleo familiar y circulo social al que pertenecía. Y, de hecho, esa fue la motivación del contra juicio de Pedro Arda que se explica en el capítulo 5.

22El octavo y último capítulo, “Exilio y nostalgia del Brasil”, es un ejercicio de interpretación final y también de suposición frente a lo que pudo haber ocurrido después de cumplida la sentencia. El 22 de diciembre de 1700, tuvo lugar el “auto de fe público”. Páscoa, a diferencia de otros casos, recibió su sentencia en la privacidad de la sala del Palacio de la Inquisición, a diferencia de otros autos de fe que tenía como función ser un “teatro de fe” donde, quienes eran condenados, eran expuestos públicamente para oír su castigo y abjurar sus herejías” (p. 244).

23El castigo designado a Pásco fue el exilio, específicamente a la fortaleza de Castro Marim, territorio que colindaba con los límites de España y Portugal. El exilio, nos explica la historiadora, era una forma clásica de punición en el Imperio portugués, cabe recordar que cumplía la misma función para el español, y en ambos casos remitía a la metáfora religiosa del purgatorio, un lugar de purificación para acabar de expiar las culpas (p. 252). Páscoa cumple el castigo, pero después de pasados unos años solicita una remisión, es decir una reducción de la pena, la cual se le concede en 1703: “Los jueces acreditaron en Páscoa, por su conducta, merecía la indulgencia. En las sociedades del Antiguo Régimen, las súplicas eran una forma de gobierno, de administración de los casos particulares; no tenían el carácter de excepcionalidad que le atribuimos en la actualidad” (p.255).

24Hasta aquí conseguimos acompañar a Páscoa por medio de los papeles que surgieron de su juicio, pero la autora se permite suponer sobre su destino. En ese juego de posibilidades, la más conveniente era volver a Brasil, a la propiedad de su último amo, para reencontrarse con sus vínculos más cercanos, como los dos hijos que tuvo con Pedro Arda y que son escasamente mencionados en el juicio, pero que la enlazaban a esa tierra llamada Brasil, a la que no había decidido ir la primera vez, pero quizá en esta segunda ocasión era diferente.

25Las páginas finales incluyen un epilogo titulado “El silencio de las fuentes” donde la autora retoma algunas de las discusiones historiográfica relacionada con la micro-historia y la historia global a la luz del caso de Páscoa. Finaliza con un llamado de atención a quienes historizan la esclavitud. Así, Castelnau-L’Estoile destaca “abordar la esclavitud apenas por el ángulo de la dominación y de la violencia sufridas es dar continuidad al proceso de deshumanización. Interesarse por los esclavizados en cuanto hombres y mujeres no es ignorar su esclavitud, sino procurar ver, en los intersticios de la documentación, como esos individuos pensaron y actuaron, a pesar de las coerciones que sufrían” (p. 266)

26Lejos de lo cautivante del caso en sí mismo, la obra nos presenta varias capas de traducción : la transcripción, una de las primeras. Luego, la interpretación histórica se convierte en una traducción más contundente y elocuente porque dialoga con otras fuentes del periodo y con la bibliografía, sin las cuales el juicio no lograría ser comprendido a cabalidad. Una tercera traducción, y tal vez la más literal, pero no por eso menos relevante, y que acompaña parte del recorrido de la misma Páscoa, quien volvió a hacer su vida en otra tierra y por medio de otro idioma, cuestión que puede parecer obvio mencionar, pero que se insinúa como un elemento decidor en el juicio, cuando Páscoa explica que su primer matrimonio no era verdadero, porque ella no entendía plenamente que se trataba de un sacramento que seguía las reglas del Concilio de Trento y que sí habían estado presente en el segundo, que había ocurrido en Salvador, y teniendo ella pleno conocimiento y consentimiento de él.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Tamara Araya Fuentes, « Charlotte de Castelnau-L’Estoile, Páscoa Vieira diante da Inquisição. Uma escrava entre Angola, Brasil e Portugal no século XVII », Revista Historia y Justicia [En línea], 18 | 2022, Publicado el 10 junio 2022, consultado el 30 septiembre 2022. URL : http://journals.openedition.org/rhj/9230 ; DOI : https://doi.org/10.4000/rhj.9230

Inicio de página

Autor

Tamara Araya Fuentes

Estudiante postgrado Casa Oswaldo Cruz, Fiocruz. El artículo es fruto de la investigación de Tesis de Maestría en Historia, titulada “Enfermedades y otros padecimientos”: Médicos, usos de lo médico y personas esclavizadas en registros judiciales. Santiago de Chile (1740-1823)

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Revista Historia y Justicia

Inicio de página
  • Logo Erih+
  • Logo ACTO Editores Ltda
  • Logo Grupo de Estudios Historia y Justicia
  • OpenEdition Journals
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search