Navegación – Mapa del sitio

InicioNuméros18ReseñasIrina Polastrelli, Castigar la di...

Reseñas

Irina Polastrelli, Castigar la disidencia. Juicios y condenas en la elite dirigente rioplatense, 1806/1808-1820

Buenos Aires, Academia Nacional de la Historia, 2019, 356 p.
Oscar S. Zárate Miramontes
Referencia(s):

Irina Polastrelli, Castigar la disidencia. Juicios y condenas en la elite dirigente rioplatense, 1806/1808-1820, Academia Nacional de la Historia, Buenos Aires, 2019, 356 p.

Texto completo

  • 1 Palti, Elías J., El tiempo de la política. El siglo XIX reconsiderado, Siglo XXI Editores, Buenos A (...)

1El periodo de las independencias hispanoamericanas fue un tiempo de disidencias políticas. La mediatización francesa de la monarquía española en 1808, la repentina desaparición del rey y el colapso del aparato de gobierno supremo en España sembraron en las sociedades hispanas un germen de incertidumbre sobre la legitimidad de las autoridades establecidas y de las que se erigirían en los años por venir. Quién gobernaba y con qué derecho lo hacía se convirtió en materia de debate a una escala inusitada. Y aunque no faltaron actores empeñados en mantener incólume el orden tradicional de las relaciones de autoridad y de obediencia, el mundo hispano tomó un rumbo sin retorno que ni siquiera la restauración de 1814 pudo revertir: la legitimidad de los gobiernos dejó de depender de la sanción de un monarca ausente y necesariamente se fundó en la voluntad de los miembros de la comunidad sobre la que pretendían mandar. La comunidad —conceptualizada como pueblo, como pueblos o como nación— irrumpió de facto primero, y poco después también de jure, como nuevo sujeto soberano y razón de ser del gobierno. De esa manera, el orden político se desnudó como un producto de las convenciones establecidas por los miembros de la sociedad.1 En tal escenario, los desacuerdos respecto a la manera de gestionar el poder no tardaron en aparecer; los gobiernos y sus acciones se volvieron discutibles, objeto de continuos desafíos; proliferaron las disidencias y los consecuentes esfuerzos de las autoridades de turno para controlarlas.

2A lo largo de cinco capítulos, precedidos de una introducción general y abrochados por un epílogo, Castigar la disidencia de Irina Polastrelli se ocupa de esa conflictividad política en el Río de la Plata, y lo hace desde un ángulo particular: las prácticas judiciales de las que echaron mano los gobiernos centrales asentados en Buenos Aires entre 1808 y 1820 para procesar las conductas heterodoxas de los miembros de la propia elite dirigente. Los juicios que por distintos motivos y en diferentes coyunturas se instruyeron contra personajes que ocupaban o habían ocupado altos cargos dependientes del gobierno porteño son analizados en esta obra como dispositivos de disciplinamiento y, en esa medida, como formas de incidir en la nueva arena política atravesada por el disenso.

3Polastrelli concentra su mirada en tres diferentes escenarios de esta “judicialización de la política”: juicios contra indiciados de participar en movimientos subversivos (conspiraciones, tumultos, asonadas), lo mismo durante los dos últimos años del régimen colonial (capítulo 1) que a partir de la ruptura revolucionaria de mayo de 1810 (capítulos 2 y 3); juicios contra jefes revolucionarios responsables de derrotas militares (capítulo 4); y juicios contra miembros de administraciones revolucionarias anteriores (capítulo 5). La autora se aproxima a esos contextos a partir de casos significativos repartidos a todo lo largo del periodo de estudio. Para ello recurre en primer lugar a las actas judiciales de cada caso, muchas de ellas bien conocidas por la historiografía argentina y que pueden consultarse en formatos impresos de la propia época estudiada o que se editaron en las décadas posteriores. El soporte empírico del libro lo complementan fuentes varias como memorias y autobiografías, periódicos y otros impresos, correspondencia y debates constituyentes. Todos estos materiales son bien aprovechados por la autora para reconstruir los casos de manera sumaria aunque suficiente para que el lector —incluso el que no está del todo familiarizado con el proceso independentista rioplatense— se entere de sus particularidades.

4No obstante, el auténtico núcleo del trabajo se encuentra en el análisis de la lógica política que subyace a cada caso y a todos ellos en conjunto, misma que Polastrelli desentraña mediante un cuidadoso examen de los argumentos esgrimidos por los actores involucrados, acusadores, testigos e imputados. Un factor crucial para entender esas dinámicas es el hecho de que la arena judicial fue validada por todos ellos como una instancia legítima para dirimir los conflictos. En otras palabras, los juicios no solo fueron instrumentos del poder de turno para neutralizar las disidencias, también constituyeron el ámbito en el que los sujetos acusados consideraron apropiado desahogar sus defensas. En ese sentido, si bien es verdad —como apunta la autora— que la “preferencia por el juicio” es común a múltiples sociedades a lo largo de la historia, en el espacio rioplatense del periodo revolucionario —y en el resto de las provincias hispanoamericanas— este fenómeno seguramente debe entenderse, ante todo, como una inercia específica del orden hispano de antiguo régimen, orientado a la resolución de los conflictos entre los componentes del cuerpo político por medio de la justicia.

5En cualquier caso, detrás de las prácticas judiciales analizadas se aprecia en todo momento el contexto de “provisionalidad permanente”: la volatilidad de un orden político en buena medida experimental en el que se sucedían ensayos de organización con los que se intentaba devolverle estabilidad bajo principios novedosos, como la soberanía popular y la división de poderes, que por su propia naturaleza debatible y tornadiza dificultaban la labor. Los ritmos mismos de la política y de su continuación por medios militares condicionaban la periódica (re)definición de los términos de la obediencia y de la disidencia políticas por los gobiernos de turno, y así también de las motivaciones, la tramitación y la resolución de los juicios. El examen de los procesos judiciales avanza en los cinco capítulos arrojando luz sobre fenómenos directamente relacionados con la administración de la justicia, desde luego, como son las variaciones en el significado de los delitos imputados, la modulación de las formas del castigo o la elección de los fundamentos jurídicos para las sentencias dictadas o para los alegatos de exculpación. Pero también se iluminan otros ajenos en principio al ámbito judicial, tales como la construcción retórica del enemigo en discursos públicos oficiales, la evolución de las identidades políticas o las tensas relaciones entre los poderes civil, militar y eclesiástico.

6Hay dos aspectos de Castigar la disidencia que me parecen particularmente sobresalientes. El primero es que logra articular la judicialización del disenso, objeto central de su interés, con otros fenómenos que han nutrido debates capitales de la historiografía política sobre el periodo revolucionario en todo el orbe hispano. Desde luego, es tal el caso de los avatares de la soberanía, arrebatada al rey para radicarla en la comunidad; las distintas identidades posibles de los sujetos colectivos de imputación soberana; los problemas de gobernabilidad del orden republicano; la naturaleza de la representación política de base electoral; el principio de separación de poderes; la constitución de una esfera pública de opinión, deliberación y elección con grados variables de libertad; la dinámica de partidos y facciones en la competencia por el poder dentro de marcos de legalidad y fuera de ellos; la continuidad o ruptura jurídico-política con el antiguo régimen hispano. En este último sentido, destaca el análisis de la manera como el juicio de residencia y otros dispositivos de la cultura jurisdiccional hispana resultan funcionales y se insertan con cierta flexibilidad en el orden revolucionario rioplatense.

7La segunda gran virtud que encuentro en este trabajo es que ofrece rutas de análisis y referentes de comparación para el estudio de las políticas de judicialización de la disidencia en otros espacios de la América española a partir de 1808. La propia autora apunta en esa dirección al contrastar la tendencial mesura punitiva de los gobiernos porteños con otras experiencias revolucionarias de la época, como la francesa, la haitiana, la novohispana, la neogranadina o la venezolana, bien conocidas por la radicalización de sus dinámicas represivas. Parece convincente como explicación de esta tendencia el hecho de que el grupo dirigente revolucionario era muy reducido, sus miembros mantenían estrechas relaciones entre sí y estaban poco interesados en el exterminio de sus adversarios; también la ausencia de una amenaza externa lo suficientemente temible como para justificar la instauración de un “régimen de terror”. Sin embargo, a fin de tener una idea más precisa de cuán característica del proceso rioplatense fue la moderación de los castigos, habrían sido de ayuda mayores referencias acerca del grado de severidad o de suavidad con el que se resolvían los casos de disidencia política fuera del círculo estrecho de la elite revolucionaria.

  • 2 Levaggi, Abelardo, “Las instituciones de clemencia en el derecho penal rioplatense”, Revista de la (...)
  • 3 Para Nueva Granada véase: Melo Flórez, Jairo A., “El indulto en el proceso de Independencia de la N (...)

8Finalmente, a propósito de ese rasgo de mesura punitiva y del diálogo deseable entre historiografías de distintas provincias hispanoamericanas, quiero concluir señalando que, por inclinaciones temáticas propias, no solo llamó mi atención el escaso recurso a la pena de muerte y la abundancia, en cambio, de condenas a destierro, sino también la frecuencia con la que los conflictos políticos judicializados se zanjaron con medidas de indulgencia de las autoridades de turno; autoridades, por cierto, que en la mayoría de los casos no eran las que originalmente habían instruido los juicios. Quizá el caso más emblemático es el de la fascinante “Ley de Olvido” de septiembre de 1821 que Polastrelli presenta en el epílogo como expresión de la voluntad de clausurar para siempre las disensiones que habían consumido a los hijos de la revolución durante la última década. Tanto como la persecución y el castigo judicial, los indultos y las amnistías sirvieron al propósito de procurar la unidad del cuerpo político, en su caso, mediante la reconciliación de sus miembros descarriados. La implementación de esas “instituciones de clemencia” —de larga tradición en el mundo hispano2 — estuvo igualmente condicionada por el vaivén de los acontecimientos políticos y la sucesión de gobiernos de distinto signo. Me parece identificar en ello un subtexto que recorre toda la obra aquí comentada y que merecería figurar como materia central de otro estudio expresamente concentrado en las políticas de indulgencia del periodo revolucionario. Dicho esfuerzo se sumaría a trabajos recientes que se han orientado a rescatar ese rostro menos áspero y también menos conocido de los procesos independentistas de la América española.3

9Este libro de Irina Polastrelli, que deriva de una tesis doctoral galardonada con el premio Obras inéditas 2015-2016 de la Academia Nacional de la Historia argentina, es un trabajo sólido, bien cimentado en un cuidadoso manejo de la documentación judicial, en un diálogo pertinente con literatura sobre el mismo caso rioplatense y sobre otros más o menos alejados en el tiempo y el espacio (la Atenas clásica, la Francia heredera de la revolución), así como en una argumentación convincente que, además, se lee con apreciable fluidez.

Inicio de página

Notas

1 Palti, Elías J., El tiempo de la política. El siglo XIX reconsiderado, Siglo XXI Editores, Buenos Aires, 2007.

2 Levaggi, Abelardo, “Las instituciones de clemencia en el derecho penal rioplatense”, Revista de la Facultad de Derecho de México, vol. 26, n°101-102, enero-junio 1976, p. 243-297.

3 Para Nueva Granada véase: Melo Flórez, Jairo A., “El indulto en el proceso de Independencia de la Nueva Granada, 1808-1821”, Revista Historia y Justicia, n°6, 2016; Chaurra Gómez, Elizabeth y Gutiérrez López, Sor Catalina, Reconquista e indulto. Una aproximación a las políticas de perdón entre realistas y patriotas en la provincia de Antioquia, 1816-1819, Academia Antioqueña de Historia, Medellín, 2014. Sobre Nueva España: Zárate Miramontes, Oscar S., Revolución e indulgencia. La política de indultos en la última Nueva España, 1808-1821, Tesis de doctorado en Historia, El Colegio de México, Ciudad de México, 2022.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Oscar S. Zárate Miramontes, « Irina Polastrelli, Castigar la disidencia. Juicios y condenas en la elite dirigente rioplatense, 1806/1808-1820 », Revista Historia y Justicia [En línea], 18 | 2022, Publicado el 10 junio 2022, consultado el 27 septiembre 2022. URL : http://journals.openedition.org/rhj/9293 ; DOI : https://doi.org/10.4000/rhj.9293

Inicio de página

Autor

Oscar S. Zárate Miramontes

Doctor en Historia (El Colegio de México)
oszarate[at]colmex.com

Inicio de página

Derechos de autor

Revista Historia y Justicia

Inicio de página
  • Logo Erih+
  • Logo ACTO Editores Ltda
  • Logo Grupo de Estudios Historia y Justicia
  • OpenEdition Journals
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search