Navegación – Mapa del sitio

InicioNuméros19Dossier: Literatura marginalizada...Presentación Dossier: Literatura ...

Dossier: Literatura marginalizada y bajos fondos en Chile y Argentina: actores, prácticas y espacios de la transgresión, 1887-1991. Una aproximación interdisciplinaria

Presentación Dossier: Literatura marginalizada y bajos fondos en Chile y Argentina: actores, prácticas y espacios de la transgresión, 1887-1991. Una aproximación interdisciplinaria

Ignacio Ayala Cordero

Texto completo

1La infancia delincuente, la supervivencia en los intersticios del mundo laboral asalariado, la experiencia de la cárcel, la tortura en los cuarteles policiales, la corrupción e inmoralidad de los agentes de seguridad, el ejercicio de la prostitución callejera y “asilada” (en prostíbulos), femenina y masculina, el consumo alcohólico en fuentes de soda, cantinas y salones de baile, el sexo casual en piezas de hoteles baratos, son algunos de los temas característicos de la literatura que motiva este ejercicio colectivo de formular un Dossier.

  • 1 En cuanto al concepto de bajos fondos, Dominique Kalifa lo define como “una construcción cultural n (...)

2La reflexión colectiva comenzó a partir de la llamada “literatura de los bajos fondos”, una categoría que engloba las novelas, obras de teatro y cuentos de cuatro autores chilenos –Armando Méndez Carrasco, Luis Cornejo, Alfredo Gómez Morel y Luis Rivano–, publicadas a partir de mediados de la década de 1950, las cuales pusieron en un lugar protagónico a ladrones, prostitutas, policías y otros sujetos de la marginalidad social urbana de Santiago de Chile y Valparaíso1.

  • 2 Esta dimensión de la literatura de los bajos fondos, conceptualizada como “literatura del margen”, (...)
  • 3 Las particulares características de producción y distribución de la literatura de los bajos fondos, (...)

3Entre las principales características de estas producciones literarias destacaron su lenguaje procaz, las descripciones explícitas de encuentros sexuales y escenas de violencia y el uso frecuente de la jerga del hampa. De este modo, sus autores expresaron un distanciamiento de los cánones literarios y morales de aquellos años2. Además, su dinámica de circulación era periférica respecto de los ámbitos universitarios y de las grandes casas editoriales. Se trataba de libros de papel roneo, encuadernados e impresos precariamente y distribuidos a precios módicos en las calles por sus propios autores (al menos durante sus primeros proyectos)3.

  • 4 Gómez Morel, Alfredo, Le río Mapocho, Gallimard, París, 1974.

4Sin embargo, la participación de colegas de otras latitudes geográficas –tanto como autores, evaluadores y eventuales lectores– significó cuestionar los alcances de la categoría de literatura de los bajos fondos, por tratarse de una denominación eminentemente chilena y frecuentemente limitada a los, anteriormente mencionados, cuatro “clásicos de la miseria” (parafraseando a Pablo Neruda, en el prefacio de la edición francesa de El río, de Gómez Morel)4. En este contexto, nos propusimos un doble movimiento: primero, indagar sobre categorías alternativas, capaces de incluir producciones literarias de otros países, que compartan características con la literatura de los bajos fondos; enseguida, extender la lista de obras susceptibles de incluir en el corpus documental literario que constituyen nuestras fuentes históricas.

  • 5 Para ahondar sobre la relación entre literatura e historia, más allá de la representación o la vero (...)

5En efecto, estos cuentos, novelas y dramas son una fuente importante para reconstruir la historia de la transgresión. No obstante, estas piezas literarias no son exclusivamente fuentes históricas, ya que también proponen formas específicas del relato, problematizando la relación –pretendidamente dicotómica– entre historia y literatura, a partir de una narración que reconstruye las trayectorias personales de sus protagonistas y autores, en la cual las fronteras entre ficción y realidad aparecen particularmente porosas5.

6En cuanto al problema de las categorías, Laura Cilento y Oscar Conde han desarrollado –siguiendo algunas elaboraciones de Arnaldo Saraiva– la noción de “literatura marginalizada”, la cual distingue de la “literatura marginal”. En sus palabras,

  • 6 Más adelante, Cilento y Conde ahonda en la distinción entre literatura marginal y marginalizada, al (...)

“La marginación puede ser activa, y en última instancia puede dar cuenta de una posición deliberada: en el caso de la literatura, un escritor de vanguardia puede producir adrede un texto marginal. En cambio, la marginalización es, a todas luces, pasiva. La literatura es, en consecuencia, marginalizada –dejada en los márgenes– por otro, que nunca es el autor. La manera en que la marginalización deja ser captada permitiría reconocer fenómenos de exclusión casi absoluta; si la literatura marginal ha hecho en muchos casos un recorrido de incorporación, la marginalizada es la que, siempre desde un punto de observación histórico definido, no entró todavía y no se sabe cuándo entrará, en los dominios de la cultura oficial”6.

7De esta manera, el concepto de literatura marginalizada resulta pertinente para nuestras indagaciones, pero conservamos la mención a los bajos fondos dentro del título del Dossier, ya sea por haber sido nuestro punto de partida, como por referir a los espacios, prácticas y personajes que protagonizan el tipo de literatura que nos convoca.

8Este Dossier incluye cuatro artículos que se proponen analizar la marginalidad social urbana a partir de la literatura marginalizada, problematizan las interacciones entre los bajos fondos y el resto de la sociedad y amplían el repertorio de autores y obras canónicamente reconocidos como expresión del margen. Las perspectivas de sus autores y autoras son diversas, por cuanto proceden de la historia, los estudios literarios, la filosofía, la geografía y la psicología, permitiendo una aproximación interdisciplinaria.

9A pesar de ser un fenómeno literario predominantemente chileno y circunscrito a un conjunto de autores y obras publicadas entre 1955 y 1991, el artículo de Mariana Dovio permite dar cuenta de que, en otros países de América Latina, también hay cuentos y novelas que coinciden en la temática y estilísticamente con la literatura de los bajos fondos chilena. De este modo, junto con la interdisciplinariedad de los enfoques propuestos y la ampliación de las obras susceptibles de ser categorizadas como literatura marginalizada, este Dossier propone extender geográficamente el alcance de este tipo de narrativas, tarea que requiere mayor colaboración entre quienes leemos e investigamos a partir de estos materiales.

  • 7 Por ejemplo, El mundo herido de Armando Méndez Carrasco fue publicado en 1955, a pesar de que narra (...)

10El marco temporal más amplio del Dossier abarca desde 1887 hasta 1991, fechas que corresponden, respectivamente, a la publicación de la novela En la sangre, de Eugenio Cambaceres y el estreno de la obra de teatro El rucio de los cuchillos, de Luis Rivano. Sin embargo, en atención a la referencialidad que contiene cada pieza, la temporalidad podría extenderse entre las últimas décadas del siglo XIX y el segundo tercio del siglo XX, atendiendo a los indicios que contienen respecto de la trayectoria personal de sus autores, así como la mención explícita o implícita de procesos y episodios históricos específicos7.

11Luego de una convocatoria entre colegas interesados en estos asuntos, al cabo de un par de reuniones virtuales y de provechosos intercambios de bibliografía –que motivaron algunas reformulaciones respecto de los lineamientos originales–, proponemos este conjunto de textos a la comunidad lectora de la Revista Historia y Justicia, a través de los cuales subyace una común preocupación por analizar los alcances de la relación entre historia y literatura.

12“La ‘mala vida’ y las mujeres en la ciudad de Buenos Aires (fines del siglo XIX y principios del XX)”, de Mariana Dovio, estudia las referencias a conductas y signos corporales de las mujeres de la “mala vida” en la novela naturalista En la sangre, de Eugenio Cambaceres, y la tipología presentada por Eusebio Gómez en La mala vida en Buenos Aires. La autora propone que, a pesar de la distancia del espacio de enunciación entre la novela y el ensayo criminológico, estos ejemplos habrían dado cuenta de las “alarmas clasistas” derivadas de los efectos no deseados de la modernización capitalista, a saber, la llamada “cuestión social”, el crimen y las transgresiones respecto de los roles de género.

13El artículo de Lorena Ubilla Espinoza, titulado “Delincuentes y robos en la narrativa social. Chile en la primera mitad del siglo XX”, plantea que las representaciones literarias sobre la marginalidad social urbana en la llamada “narrativa social chilena” extienden esta categoría a la diversidad del mundo popular. De este modo, las fronteras entre sectores populares y bajos fondos se desdibujarían. Estas fronteras porosas también se evidencian en las distancias y proximidades entre la narrativa social y los discursos oficiales, a partir de los abordajes de la modernización delictiva, la relación entre infancia y medio social y las percepciones populares en torno a la justicia y el orden policial.

14El texto de María de los Ángeles Fossatti y Gricel Labbé, titulado “Las dimensiones urbanas de la prostitución en la literatura de los bajos fondos en Santiago y Valparaíso a mediados del siglo XX: territorios, trayectorias y geografías del poder”, recurre a la literatura como fuente para la geografía histórica, a través de la georreferenciación de las prácticas espaciales y trayectorias residenciales de personajes femeninos dedicados al oficio de la prostitución en Santiago y Valparaíso. Adicionalmente, el cuerpo femenino es analizado como un territorio en el cual se reproduce una geografía del poder.

15Por último, Braulio Rojas Castro, en su artículo “Cuerpo, escritura, tortura: la representación del castigo sobre el cuerpo-lumpen en la literatura marginal chilena”, analiza la práctica de la tortura sobre los cuerpos de personas ligadas a la delincuencia, desde una propuesta estético-política. A partir de referencias en la literatura marginalizada, el autor elabora una discusión política, jurídica y ética respecto de la ambigüedad con que la sociedad chilena aborda la aplicación de tormentos por parte de los aparatos de orden y seguridad del Estado, cuando los objetos de esa violencia son los “cuerpos-lumpen”, especialmente de infancias delincuentes.

Inicio de página

Bibliografía

Carvacho Alfaro, Rodrigo, Clásicos de la miseria. Canon y margen en la literatura chilena, Ediciones Oxímoron, Santiago de Chile, 2016, 125 p.

Cilento, Laura & Conde, Oscar, “La categoría de literatura marginalizada. Evocación y provocación de un concepto”, en Cilento, Laura & Conde, Oscar (coord.), Textualidades alternativas. Casos de literaturas marginalizadas en la Argentina, UNIPE, Editorial Universitaria, Buenos Aires, 2021, p. 17-42.

Gómez Morel, Alfredo, Le río Mapocho, Gallimard, Paris, 1974, 312 p.

Gómez Valdovinos, Mauricio, Marginalidad y realismo en la narrativa de los bajos fondos chilenos (1955-1973): el caso de Luis Rivano, Tesis para optar al grado de Magíster en Literatura, Universidad de Chile, Santiago de Chile, 2019, 157 p.

Jablonka, Ivan, La historia es una literatura contemporánea. Manifiesto por las ciencias sociales, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires, 2016, 348 p.

Kalifa, Dominique, Los bajos fondos. Historia de un imaginario, Instituto Mora, México, 341 p.

Méndez Carrasco, Armando, El mundo herido, Cultura, Santiago de Chile, 1955, 303 p.

Inicio de página

Notas

1 En cuanto al concepto de bajos fondos, Dominique Kalifa lo define como “una construcción cultural nacida del cruce de la literatura, de la filantropía, del deseo de reforma y de moralización emprendido por las elites, pero también de una sed de evasión y de exotismo social, ávido de explotar el potencial de emociones ‘sensacionales’, […] donde se mezclan los miedos, los deseos y las fantasías de todos aquellos que se mostraron interesados”. Kalifa, Dominique, Los bajos fondos. Historia de un imaginario, Instituto Mora, México, p. 15 y 17, respectivamente.

2 Esta dimensión de la literatura de los bajos fondos, conceptualizada como “literatura del margen”, es desarrollada en Carvacho Alfaro, Rodrigo, Clásicos de la miseria. Canon y margen en la literatura chilena, Ediciones Oxímoron, Santiago de Chile, 2016.

3 Las particulares características de producción y distribución de la literatura de los bajos fondos, por fuera de los circuitos académicos y comerciales tradicionales, es desarrollada en Gómez Valdovinos, Mauricio, Marginalidad y realismo en la narrativa de los bajos fondos chilenos (1955-1973): el caso de Luis Rivano, Tesis para optar al grado de Magíster en Literatura, Universidad de Chile, Santiago de Chile, 2019.

4 Gómez Morel, Alfredo, Le río Mapocho, Gallimard, París, 1974.

5 Para ahondar sobre la relación entre literatura e historia, más allá de la representación o la verosimilitud, véase Jablonka, Ivan, La historia es una literatura contemporánea. Manifiesto por las ciencias sociales, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires, 2016.

6 Más adelante, Cilento y Conde ahonda en la distinción entre literatura marginal y marginalizada, al decir que “desplegando el campo cultural y literario, la literatura marginal encuentra allí un lugar, alejado del centro, o desafiante de sus valores. La marginalizada, en cambio, sigue en los arrabales, está situada (es situada) en los márgenes del campo y no puede trascender la frontera, vive todavía en la intemperie”. Cilento, Laura & Conde, Oscar, “La categoría de literatura marginalizada. Evocación y provocación de un concepto”, en Cilento, Laura & Conde, Oscar (coord.), Textualidades alternativas. Casos de literaturas marginalizadas en la Argentina, UNIPE, Editorial Universitaria, Buenos Aires, 2021, p. 39.

7 Por ejemplo, El mundo herido de Armando Méndez Carrasco fue publicado en 1955, a pesar de que narra la infancia de “Curipipe”, posiblemente durante la década de 1920. Méndez Carrasco, Armando, El mundo herido, Cultura, Santiago de Chile, 1955.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Ignacio Ayala Cordero, « Presentación Dossier: Literatura marginalizada y bajos fondos en Chile y Argentina: actores, prácticas y espacios de la transgresión, 1887-1991. Una aproximación interdisciplinaria », Revista Historia y Justicia [En línea], 19 | 2022, Publicado el 29 diciembre 2022, consultado el 14 abril 2024. URL : http://journals.openedition.org/rhj/9354 ; DOI : https://doi.org/10.4000/rhj.9354

Inicio de página

Autor

Ignacio Ayala Cordero

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Salvo indicación contraria, el texto y otros elementos (ilustraciones, archivos adicionales importados) son "Todos los derechos reservados".

Inicio de página
  • Logo Erih+
  • Logo ACTO Editores Ltda
  • Logo Grupo de Estudios Historia y Justicia
  • OpenEdition Journals
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search