Navegación – Mapa del sitio

InicioNuméros19Dossier: Literatura marginalizada...La “mala vida” y las mujeres en l...

Dossier: Literatura marginalizada y bajos fondos en Chile y Argentina: actores, prácticas y espacios de la transgresión, 1887-1991. Una aproximación interdisciplinaria

La “mala vida” y las mujeres en la ciudad de Buenos Aires (fines del siglo XIX y principios del XX)

The “low life” and women in city of Buenos Aires (late 19th and early 20th century)
La "mauvaise vie" et les femmes dans la ville de Buenos Aires (fin du XIXe et début du XXe siècle)
Mariana Ángela Dovio

Resúmenes

En la ciudad de Buenos Aires, a fines del siglo XIX y principios del siglo XX, la literatura fue parte de los dispositivos discursivos e institucionales que dieron cuenta de alarmas clasistas, a partir de efectos no deseados de los procesos de modernización, cristalizados en expresiones como la “mala vida”. En este artículo estudiamos discursos sociales y culturales sobre conductas y signos corporales identificables con la “mala vida” de mujeres, así como etnografías de los “bajos fondos”, a partir de una ficción somática del naturalismo y un ensayo sobre la delincuencia. Estos textos habrían pretendido conjurar la inminencia de ciertos peligros relacionados con las inestables fronteras sociales entre la élite y los recién llegados inmigrantes. En el caso de las mujeres, la “mala vida” condensó prejuicios sociales y resistencias al ideario femenino dominante, asociado a la maternidad, los cuales tuvieron como principal eje al cuerpo.

Inicio de página

Notas de la redacción

Recibido : 31/08/2022 / Aceptado : 15/12/2022

Texto completo

Introducción. Cuestión social, “mala vida” y literatura en Buenos Aires

  • 1 Ferrer, Aldo, Historia Económica Argentina. Desde sus orígenes hasta principios del siglo XX, Fondo (...)
  • 2 Caimari, Lila, Apenas un delincuente. Crimen, castigo y cultura en la Argentina, 1880-1955, Siglo X (...)

1A fines del siglo XIX, Argentina fue parte de un modelo de producción capitalista internacional como exportadora de materia prima. Las inversiones extranjeras, e inglesas en particular, se situaron en sectores claves de la cadena de agregación de valor al producto (como infraestructura, servicios y finanzas) de forma que la red de producción, incluyendo el sector ferroviario, fue extranjera1. En cuanto a los brazos para producir que requirió la implementación del modelo económico agroexportador, hubo una gran ola inmigratoria que llegó a estas tierras, registrándose un aumento demográfico en Buenos Aires, desde los 177.787 habitantes en 1869 a los 1.575.000 en 1914, con tasas de crecimiento que estaban entre las mayores del mundo2. La magnitud del torrente migratorio que se agolpaba en Buenos Aires, que no había sido preparada para recibirlo, generó problemas habitacionales, saturación de los servicios de salud y tensiones sociales. Los efectos no deseados de los procesos de modernización se expresaron en el estallido de la llamada “cuestión social”.

  • 3 Donzelot, Jacques, La invención de lo social. Ensayo sobre la declinación de las pasiones políticas(...)
  • 4 Dovio, Mariana, Emergencia de tecnologías de gobierno en relación a la “cuestión social” en Buenos (...)

2La cuestión social puede ser entendida como la dificultad de las sociedades capitalistas modernas para sostener la inserción social de la ciudadanía y la cohesión de la sociedad. Se formó, por un lado, por la tensión entre las igualdades jurídicas formales y las desigualdades socioeconómicas y políticas reales. Por otro lado, por la emergencia de remedios destinados a saturar los efectos de la desigualdad o su excrecencia, como fue el caso de la “mala vida”, el vicio y el delito3. Por “mala vida” entendemos comportamientos lindantes entre el delito y la locura, caracterizados como inmorales que incluyeron la vagancia, el alcoholismo, la prostitución, los robos y las estafas en el espacio urbano, entre otros4. La mala vida fue una construcción histórica que apuntó a fenómenos que despertaron los temores más diversos y que resistieron a intervenciones y controles de la élite dirigente.

  • 5 Ayala Cordero, Ignacio, “Prostitutas, ladrones y hampa urbana en la Ciudad de México a inicios del (...)

3En Argentina, la mala vida fue objeto de discursos especializados representativos del positivismo hegemónico, matriz que nació y se desarrolló en el siglo XIX, llamado de las ciencias naturales. Este movimiento cautivó a los hombres de la élite, ya que representó una avanzada ideológica identificada con la ciencia, la técnica y el progreso material. En el seno de esta corriente de pensamiento se desarrollaron una serie de disciplinas, cuyos objetos y temas de estudio se articularon con estrategias dirigidas al control social. Entre la medicina, la psiquiatría y la criminología se entablaron relaciones de complementariedad en torno al control de ciertas conductas como fue el caso de la mala vida. Estas disciplinas proveyeron información para anticiparse a futuros males, fuera delito o enfermedad, que estuvieran por propagarse o cometerse. El terreno pre-delictual y pre-patológico fue parte de la mala vida, siendo expresado en otros términos de la época como “cuasi locos”, “extravagantes”, “pseudo-morales”, “malas semillas”, “podredumbres sociales”, entre otros, que designaron individualidades marginales. Asimismo, la mala vida fue una categoría ubicada entre la antropología y la sociología criminal a lo largo de América Latina, con expresiones homologables en Argentina, México, Brasil, Chile y Cuba y fue parte de un discurso transnacional sobre las percepciones de amenazas sociales comunes5.

  • 6 Kalifa, Dominique, Los bajos fondos. Historia de un imaginario, Instituto Mora, México, 2018, p. 17
  • 7 Gayol, Sandra, “Conversaciones y desafíos en los cafés de Buenos Aires (1870-1910)” en Devoto, Fern (...)
  • 8 Schettini, Cristiana, “Ordenanzas municipales, autoridad policial y trabajo femenino: la prostituci (...)

4En el estudio de la mala vida emergente en las ciudades se utilizó como principal grilla interpretativa a la medicina y al análisis de los cuerpos de los recién llegados inmigrantes, en especial, su fisonomía y gestos. Por su condición inmanente dentro de la cultura decimonónica, la medicina constituyó un lenguaje profesional sobre el cuerpo y el higienismo adquirió prestigio internacional por los descubrimientos de bacterias y vacunas realizadas por Lister y Pasteur. Los criterios clínicos de definición de enfermedad y la prevención de los contagios físicos colonizaron problemáticas sociales como la mala vida. Además, se procuró localizar espacialmente a esta mala vida, dando lugar a cartografías morales de los que fueron llamados “bajos fondos”, construcción cultural nacida del cruce de la literatura, la filantropía, del deseo de reforma y moralización de las elites6. Los bajos fondos estuvieron integrados por individuos en quienes las pasiones predominaban en su personalidad como determinantes de sus conductas y constituyeron un fondo común sobre el que se gestaban actos criminales e inmorales. En la ciudad de Buenos Aires, designaron lugares donde iban a parar los llamados “desechos sociales”. En las orillas de la ciudad, cerca de los Corrales, en Barrancas y la Boca, surgieron salones de bailes, tabernas y prostíbulos. También hubo cafés y despachos de bebidas en lugares como la zona céntrica o el Paseo de Julio en los que confluían la prostitución, la bebida, el juego, la vagancia y la supuesta peligrosidad de los pobres7. Las garitas y los bodegones fueron más que lugares para favorecer la delincuencia, ya que eran fuente de recursos municipales y ámbitos de construcción de la autoridad pública8. A partir de una ordenanza de 1875 se reglamentó la prostitución en la ciudad de Buenos Aires y se controlaron las “casas de tolerancia”. Estos espacios debieron pagar licencias y se multó y clausuró a los no habilitados para ese fin donde se ejercía una prostitución de tipo clandestina, tales como bodegones, cigarrerías, entre otros.

  • 9 Sedran, Paula, “Prácticas distintas. El problema de la definición de lo peligroso y su impacto en e (...)

5En los años retomados para realizar este trabajo, entre 1887 y 1908, hubo transformaciones sociales y culturales de relevancia a partir de la consolidación de sociedades modernas en el mundo occidental y, a mediados del siglo siguiente, con el afianzamiento de una sociedad de masas. Según Sedran, en este lapso cambió el orden de lo real, la forma en que se interpretó y quienes participaron de la interpretación, siendo uno de estos procesos la reconfiguración de quiénes eran peligrosos para la sociedad. En particular, las prácticas sociales, la explicación de las causas, prescripción de soluciones y de por qué representaban un peligro social9. La peligrosidad uniformó bajo una categoría global, conductas variadas y heterogéneas al orden social caracterizadas especialmente por designar la inminencia de ciertos riesgos para la sociedad y la portación de rasgos en el cuerpo concebidos como indeseables. Además, la categoría de la peligrosidad ha sido central al posibilitar, junto a otras categorías como la mala vida, la construcción de un otro antagónico en Argentina, tomando como punto de partida que toda sociedad construye un orden en apelación a otro antagónico. En Argentina, diferentes discursos se han sucedido y yuxtapuesto señalando un modelo de orden y por ello ha categorizado a su otro como “indios” y “gauchos”, a través de la oposición civilización-barbarie, durante las últimas décadas del siglo XIX; y bajo el concepto de “mala vida” desde principios del siglo XX, encarnando a los sectores más pobres ligados a la marginalidad social y el delito, entre otros.

  • 10 Nació en Buenos Aires en 1843 y murió en 1889. Fue hijo de estancieros y se graduó en doctor en Jur (...)
  • 11 Eusebio Gómez fue un criminalista, jurista, juez y profesor de derecho penal que nació en Rosario, (...)

6En lo que sigue, estudiamos la construcción de la mala vida y las mujeres en la ciudad de Buenos Aires, a fines del siglo XIX y principios del XX, a partir de la novela En la sangre de Eugenio Cambaceres10, de 1887, representativa de las ficciones somáticas del naturalismo, y a partir del ensayo sobre la delincuencia La mala vida en Buenos Aires de Eusebio Gómez11, de 1908, que formó parte de los discursos sociales y culturales del período.

  • 12 Nouzeilles, Gabriela, Ficciones somáticas. Naturalismo, nacionalismo y políticas médicas del cuerpo (...)
  • 13 Solodkow, David Mauricio, “La oligarquía violada: etnografía naturalista, xenofobia y alarma social (...)
  • 14 Rojas Castro, Braulio & Santis Hermann, Verónica, “Huachos, rotos y putas. La dramaturgia de Valpar (...)

7En Argentina de la segunda mitad del siglo XIX, una de las preocupaciones de la elite fue el problema de la identidad nacional. La literatura fue parte de los dispositivos discursivos e institucionales para dar forma a una cultura común y legitimar la jurisdicción del Estado sobre una población heterogénea, así como para proyectar modelos de comportamiento12. El programa del corpus literario de la “Generación del 80” buscó unificar al conjunto de los ciudadanos bajo la égida homogeneizadora del Estado y constituir una alarma clasista. Una elite que se vio hostigada y amenazada en la ciudad, como su espacio vital, por una masa de inmigrantes13. Aunque la literatura se propuso funcionar como un conjuro contra las amenazas de los inmigrantes, al mismo tiempo, fue portavoz de quienes en principio pretendió silenciar o subordinar. Como destaca Rojas Castro y Santis Hermann para Chile, la oligarquía no se hizo eco de las malas condiciones de vida de las clases populares y desde la literatura y dramaturgia se expusieron desigualdades de los procesos de modernización y surgimiento de sectores subalternizados14.

  • 15 Nouzeilles, G., Ficciones somáticas, Op. Cit., p. 12.
  • 16 Navarro, Marcelo, “Sujeto mestizo y apropiación deconstructiva de las ficciones fundacionales de Am (...)

8En Argentina, la utilización del naturalismo francés fue parte de los gestos culturales de integración al proceso de modernización internacional, en tanto modelo de escritura que se basó en la ciencia como expresión más perfeccionada de un proyecto de construcción nacional15. En el caso de las ficciones somáticas, la configuración de una identidad común implicó necesariamente la exclusión de lo amenazador, ya que reprodujeron prejuicios sociales y constituyeron una de las variantes de prácticas de exclusión social. Estas novelas refutaron, de manera parcial o total, los argumentos de las ficciones fundacionales que analizaron la formación de las emergentes naciones latinoamericanas durante el siglo XIX. En ellas se representaron amantes de regiones, razas e intereses económicos en pugna que, a través del amor heterosexual, podían unirse en un vínculo constructivo16. Se proyectó un Estado a través de romances conciliatorios conquistando al adversario por medio del amor, más que de la coerción. En este esquema discursivo la pasión amorosa fue considerada como una trampa a la capacidad biológica de reproducirse.

  • 17 Nouzeilles, G., Ficciones somáticas, Op. Cit., p. 15.
  • 18 Ansolabehere, Pablo, Laura Fernández Cordero, “Amor y anarquía. Experiencias pioneras que pensaron (...)

9Las ficciones somáticas fueron disruptivas respecto de un modelo de sexualidad nacional y sus argumentos versaron sobre uniones disfuncionales entre criollos, mestizos e inmigrantes. La raza se constituyó en un factor fundamental para la conformación del pueblo y del ser nacional.En este contexto, las razas india y africana fueron vistas como indeseables para los sectores conservadores, y vinculadas a la degeneración como complejo concepto de prácticas y hábitos, así como cuestiones hereditarias (como haber padecido ciertas enfermedades). Por otra parte, conductas relativas a la sexualidad no reproductivas, y ligadas al placer fuera del matrimonio, se contrapusieron a una identidad nacional como un ideal de belleza y salud des-erotizado17. Esto fue parte de las producciones culturales sobre el amor, que puede ser entendido en un sentido amplio, como imaginarios, prácticas y leyes vinculadas al ejercicio de la sexualidad, relaciones personales y de género18.

  • 19 Becerra, Marina, “Un cuarto propio: relaciones de género, amor y magisterio en la Argentina de inic (...)

10En las sociedades occidentales modernas se produjo un régimen emocional que concibió a las mujeres como seres incompletos, cuyo sentido primordial era la disponibilidad natural para el amor. Concepciones acerca del amor fueron debatidas, desde principios de siglo XX en Argentina, por ideologías que se resistieron al orden imperante, como el anarquismo, a través de sus elaboraciones sobre el amor libre como un lazo de afecto y afinidad mutua que exigía la emancipación de la mujer. Asimismo, la maternidad como destino natural, fue una expresión de la cuestión social y se llamó maternidad social a la función política y social de formar ciudadanos19. A fines del siglo XIX hubo preocupaciones estatales por prácticas de reproducción, natalidad y mortalidad infantil ante el problema de repoblar el territorio. El ejercicio de la prostitución, el aborto y el infanticidio fueron la antítesis del ideario maternal, además de fuente de representaciones sobre lo moralmente inaceptable para la elite dirigente y ligado a desórdenes en la esfera del amor. Las conductas indeseables fueron asociadas a espacios como burdeles, casas de citas y bajos fondos, donde se pervertía la integridad familiar, se concretaban los llamados amores adúlteros y se originaba la mala vida.

  • 20 Conde, Oscar, “La “mala vida” en Buenos Aires. Entre el ensayo criminológico y la literatura margin (...)

11Expresiones asociadas a la mala vida, como “pestilencias” o “podredumbres sociales” fueron enunciadas en textos literarios, discursos sociales y culturales desde fines del siglo XIX, en los que se conjugaba la pobreza, la marginalidad, la delincuencia y la inmoralidad desde la óptica de los sectores dirigentes. Además de aparecer caracterizada y en escenas de novelas, la mala vida también fue trabajada en ensayos que recopilaban información de documentos judiciales, entrevistas, lecturas de psiquiatras y criminólogos, sin tener una pretensión científica. Este fue el caso del ensayo del penalista Eusebio Gómez La mala vida en Buenos Aires de 1908, como parte de un impulso empirista, proveniente del paradigma positivista, que otorgó una visión panorámica sobre la subcultura delincuencial en la ciudad moderna20. Gómez utilizó recursos estilísticos y lingüísticos y procuró retratar cuestiones de una mala vida local que era diferente a la de otras ciudades y países. Aunque Gómez fue funcionario penitenciario y jurista, su ensayo no formó parte de una inquietud profesional ni de una búsqueda de soluciones estatales o científicas para el problema de la marginalidad social y la delincuencia urbana, sino que fue parte de una producción en la que registró sus salidas habituales a la ciudad de Buenos Aires como criminólogo y de un conjunto de charlas e impresiones con habitantes a quienes el autor construyó como partes de la mala vida. A sus percepciones morales sumó en el texto las lecturas que realizó de publicaciones criminológicas locales y extranjeras para intentar darle un sustento empírico a sus caracterizaciones y clasificaciones de malvivientes. Al igual que otros textos de la época, como diarios y folletines, que buscaron advertir a la población de los peligrosos que circulaban por la urbe, subyació en el interés de Gómez que su ensayo fuera didáctico y una especie de guía moral para los que transitaban desprevenidos por la ciudad. Esto se puede vislumbrar en los capítulos en los que muestra el modo de operar de estafadores y punguistas en la vía pública, así como diversos “cuentos del tío” del que eran víctimas algunos inmigrantes recién llegados al puerto de Buenos Aires y otros “distraídos”, según Gómez.

  • 21 Dovio, Mariana, “La ‘mala vida’ y el SOA (Servicio de Observación de Alienados) en Archivos de PCML (...)

12Además, este ensayo estuvo fuertemente inspirado en libros europeos editados en años anteriores sobre la mala vida en grandes capitales occidentales, como Madrid, Barcelona, Palermo y Roma. Otra expresión del positivismo fue la revista Archivos de Psiquiatría, Criminología, Medicina Legal y Ciencias Afines, una de las más reconocidas a nivel latinoamericano sobre criminología. Fue fundada por Francisco De Veyga y José Ingenieros en Buenos Aires, en 190221. Desde la misma se construyó una noción científica y médico legal de la mala vida como una zona limítrofe entre el delito y la locura. Para ello, médicos y abogados se valieron de prácticas realizadas en el Servicio de Observación de Alienados de la policía de la ciudad de Buenos Aires (1902-1911) y en el Instituto de Criminología de la Penitenciaría Nacional (1907-1934). Se elaboraron clasificaciones sobre vagabundos, “invertidos sexuales”, “fronterizos del crimen” y niños que vendían diarios, entre otros. Además, se publicaron discursos académicos sobre temas psiquiátricos y legales que se refirieron a la marginalidad social. Igualmente, se abordó la cuestión de las mujeres en la sección de libros y revistas a través de temas como el ejercicio de la prostitución, el aborto, la simulación, la histeria y una criminalidad supuestamente femenina. En Archivos se publicaron los primeros dos capítulos del libro sobre la mala vida de Eusebio Gómez en 1908 y el prefacio de José Ingenieros.

  • 22 Conde, O., “La ‘mala vida’ en Buenos Aires”, Op. Cit., p. 43.

13Por otra parte, hubo un conjunto diverso de textos literarios marginalizados que dieron cuenta del modus vivendi en los bajos fondos de Buenos Aires como la novela La muerte del pibe de Luis Contreras Villamayor, de 1913 y el Novísimo diccionario lunfardo del diario Crítica, milongas picarescas, poesías prostibularias y letras de tango primitivo. La noción de literatura marginalizada comprendió textualidades alternativas a la industria del libro. Incluyó tradiciones verbales orales de las llamadas clases incultas o menos instruidas, textos de vanguardia, poemas y la risa. Dentro de la literatura marginalizada hubo un circuito alternativo de consumo en torno a temas sobre la mala vida. Según Oscar Conde “la obsesión por conocer las tramas humanas de la marginalidad resultó fogueada por la prensa desde la hoja suelta hasta el diario y desde el folleto hasta la revista ilustrada”22. También se editó la publicación policial Galería de ladrones conocidos, donde se compiló una serie de retratos fotográficos y datos de filiación de sospechosos y reincidentes que circulaban por comisarías.

  • 23 Barroso, Silvana, “La novela histórico sentimental argentina (en su emergente) como dispositivo de (...)

14Para realizar este trabajo utilizamos una metodología cualitativa de análisis del discurso. Entendemos al mismo como una práctica cultural que interviene en la disputa de significados sociales a partir de rasgos discursivos desde los cuales se construyen cosmovisiones imaginarias23. Como fuentes principales, estudiamos la novela de Eugenio Cambaceres En la sangre, de 1887 y el ensayo didáctico sobre delincuencia La mala vida en Buenos Aires de Eusebio Gómez, de 1908. A partir de estos discursos, se habrían ofrecido particulares implicancias de sentidos sociales y culturales otorgados a comportamientos y signos identificables en los cuerpos con una mala vida, término que tuvo dificultades para ser definido y que, en general, apuntó al control de quienes vivieron en la pobreza y la vulnerabilidad social.

1. En la sangre de Eugenio Cambaceres. Naturalismo, inmigración, mujeres y “mala vida”

15Las novelas naturalistas argentinas, dentro de las que se encuentra En la sangre, retrataron ambientes y personajes propios de la mala vida, cuestionando el proyecto liberal de Juan Bautista Alberdi y Domingo Faustino Sarmiento por el que el inmigrante personificaba el orden y la civilización. Se construyeron estereotipos patológicos del inmigrante y su potencia degenerativa para el Estado-Nación debido a su mal vivencia, falta de ética del trabajo y de respeto a pautas morales conservadoras. Este proceso fue parte de preocupaciones por la identidad nacional en América Latina en las que la literatura de fines del siglo XIX proveyó de lecturas que alimentaron imaginarios comunes.

16Por otro lado, el naturalismo fue un estilo literario basado en reproducir la realidad con objetividad documental. El escritor francés Emile Zola (1840-1902) impulsó la novela naturalista como experimento sociológico para explicar las causas de los males sociales desde postulados positivistas, a través del estudio del impacto de la herencia y del medio social en las conductas. En particular, se centró en examinar las llamadas “lacras sociales” como el alcoholismo, la prostitución y la delincuencia.

  • 24 Rosetti, Mariana, “La mujer collage: Perspectivas críticas sobre el cuerpo femenino en las novelas (...)

17La obra de Eugenio Cambaceres, aunque fue ubicada dentro del naturalismo francés, no fue una copia de éste, ya que fueron diferentes las problemáticas sociales que le dieron sustento, en especial por su énfasis en la inmigración y respuestas reaccionarias, más que democráticas. Hubo una necesidad de redefinir la identidad nacional hacia el interior de la clase dirigente que, además, era dueña de los medios de producción. Cambaceres puede ubicarse dentro de un grupo de escritores para quienes las letras constituyeron un dispositivo disciplinario requerido para la constitución de los ciudadanos como sujetos de ley. En el entramado discursivo de la “Generación del 80”, Cambaceres escribió desde los márgenes en los que la ficción dialogó en tensión con el buen gusto, fines pedagógicos y civilizatorios de su propio grupo social e intelectual. Esa escritura fronteriza pivoteó entre la mismidad aristocrática y la otredad inmigrante24. Su obra se inició con Poupurri. Silbidos de un vago que recibió duras críticas de sectores conservadores porque comenzó a utilizar el naturalismo y realismo al estilo Zola. En 1885 editó Sin Rumbo y, en 1887, En la sangre. En la misma línea de producción discursiva se encuentra la obra ¿Inocentes o culpables? de Antonio Argerich, de 1884 y Libro extraño de Francisco Sicardi, de 1894. En la sangre constituyó una etnografía de la elite dominante sobre el inmigrante como otro peligroso que amenazaba su círculo dando como resultado una alarma social. En el tumulto de la ciudad, el ser y el parecer de los inmigrantes se tornaron confusos y lo que no se veía estaba oculto en la sangre.

18En la ciudad de Buenos Aires, desde fines del siglo XIX, circularon diversas expresiones que tuvieron sentidos similares a la mala vida como “escorias sociales” y “miserables”. La noción de mala vida en un sentido amplio puede ser aplicada a la novela En la sangre de Cambaceres, ya que se describen escenarios, personajes y situaciones en los que las carencias materiales e higiénicas están unidas a la inmoralidad y al delito. En la novela, la mala vida estuvo unida a condiciones de vida de inmigrantes recién llegados que buscaban integrarse y mejorar su situación económica a través de estrategias moralmente condenables para la elite. La descripción de lugares sucios, precarios y de formas de subsistencia en la profunda pobreza, se relacionaron con malos hábitos que llevaban al delito, la enfermedad o la muerte como última instancia. Estos relatos van a redundar, desde fines del siglo XIX hasta principios del siglo XX, en referencia a los peligros de la inmigración desde diversos espacios culturales y científicos.

19En general, la mala vida fue una categoría utilizada en sentidos amplios para designar conductas indeseables en términos morales, desde la prensa, el teatro, el tango, la literatura, los discursos científicos, jurídicos y otros. En discursos literarios como los de Cambaceres, nociones ligadas a la mala vida como “pestilencias sociales” remitían a diversas analogías utilizadas desde el higienismo social que postulaban la necesidad de orden urbano y limpieza. Estas miradas generales de Cambaceres, de fines del siglo XIX, van a volverse más específicas conforme se desarrolló la criminología a principios del siglo XX, ya que, en diversos representantes del positivismo, como José Ingenieros y Francisco de Veyga, la mala vida fue analizada como un criterio de diagnóstico médico clínico. Haber pasado por una mala vida era un elemento negativo para conceder una medida de libertad condicional o fallar a favor de la corregibilidad en ámbitos penitenciarios. Para identificar una mala vida se mixturaron análisis de recorridos laborales marginales, desocupación, abandono, historia familiar clínica, enfermedades hereditarias o preexistentes, falta de trabajo y contención afectiva que convertían a los malvivientes en un colectivo vulnerable y peligroso a la vez, para quienes los analizaban con un lente clínico. El positivismo criminológico argentino de principios del siglo XX aportó estudios empíricos para fundamentar la asociación entre delincuencia e inmigración, como fue el caso de la obra de Cornelio Moyano Gacitúa, La delincuencia argentina ante algunas cifras y teorías, de 1905. Otros trabajos, como el de Eusebio Gómez, describieron la mala vida y cómo operaron estereotipos negativos en torno a mujeres y hombres ligados al delito y la inmoralidad.

  • 25 Cambaceres, Eugenio, En la sangre, Salim ediciones, Buenos Aires, 2014, p. 16.
  • 26 Elbert, Carlos Alberto, Criminología, ciencia y cambio social, Editorial Eudeba, Buenos Aires, 2009 (...)
  • 27 Cambaceres, E., En la sangre, Op. Cit., p. 13.

20En la sangre narra la historia de Genaro Piazza, un hijo de inmigrantes italianos que aparece determinado biológicamente a una mala vida desde su nacimiento en un sucio conventillo, con raquitismo y recibido “sin alegría” por sus padres. Su infancia fue cercana al desorden y la criminalidad: “Y empezó entonces para Genaro la vida andariega del pilluelo, la existencia errante, sin freno ni control, del muchacho callejero, avezado, hecho desde chico a toda la perversión baja y brutal del medio en que se educa”25. Este personaje estuvo condicionado por una historia que no dependía de acciones voluntarias sino de un sustrato biológico inalterable. Para esta descripción, Cambaceres buscó marcas corporales que revelaran la inminencia de un crimen o peligrosidad. En particular, a partir de la corriente del positivismo criminológico que buscó las razones de conductas transgresoras más allá de las normas penales, en la exterioridad del cuerpo (como la fisonomía, la frenología o la antropología) o en los desórdenes patológicos de la conducta (como la psiquiatría)26. El padre de Genaro aparece descrito como “de cabeza grande, de facciones chatas, ganchuda la nariz, saliente el labio inferior, en la expresión aviesa de sus ojos chicos y sumidos, una rapacidad de buitre se acusaba”27.

  • 28 Cambaceres, E., En la sangre, Op. Cit, p. 14.

21Luego que su padre muere, Genaro y su madre se enteran de que tienen una herencia y pueden acceder a una casa propia. Después del velorio, uno de los abogados encargados de la sucesión lo invita a asistirlo como escribiente. Para ello, Genaro acepta terminar la secundaria, siguiendo el sueño de su madre. Sin embargo, el muchacho se hace constantes “escapadas”, sale a jugar al billar, roba frutas, inicia peleas callejeras y se vincula con un mundo propio de la mala vida. En definitiva, “busca para él, una vida libre y holgazana”28. En los cafés, clubs y bailes, no figuran descripciones de los roles que tuvieron las mujeres, ya que eran espacios de sociabilidad eminentemente masculinos. El protagonista fue Genaro y sus conocidos, quienes lo llamaban peyorativamente “el Tachero”, aludiendo a la profesión de comerciante de su padre napolitano, obsesionado por acumular dinero sin mejorar la calidad de vida de su familia.

22Genaro fue identificado con aquellos individuos simuladores que tuvieron la capacidad de camuflarse dentro del espacio urbano, ya que, teniendo en sí signos y tendencias estimadas degeneradas o criminales, podían hacerse pasar por individuos respetables. Los simuladores fueron los que pudieron disponer a su antojo de los resortes fisiológicos para disimular un estado del alma a través de la educación de sus reacciones emotivas. Lo que caracterizó a personajes urbanos como Genaro fue la búsqueda de una vida alejada del trabajo diario y del cumplimiento de obligaciones ciudadanas. En muchos casos se sostuvieron económicamente de la explotación de mujeres o niños. Genaro aspiró a salir de los bajos fondos circulando por ciertos sectores de la ciudad con dinero, vistiendo ropa de clase alta y simulando gestos para poder mezclarse con los ricos. En la novela, Genaro no pudo seguir los estudios para llegar a ser escribiente. Roba las bolillas para hacer trampa en un examen, simula sapiencia, y luego se convence de que, por más esfuerzo que haga, la vida del estudio y del trabajo no son para él. Una de las opciones para lograr una mejor vida era tener un hijo con alguna mujer de mejor condición económica y social.

23La búsqueda de una mujer que lo salve de una mala vida ocurre luego de que había dilapidado la herencia de su padre y que su madre viajara a Italia por una propuesta suya. A lo largo del relato, Genaro muestra un profundo desprecio hacia su propia madre. En la novela, las mujeres ocupan un lugar marginal ligado al ejercicio de la violencia, la pobreza y padecimientos. Hacia 1880, los discursos literarios de la “Generación del 80” que predominan sobre la mujer se alejaron del paradigma de fragilidad y se apuntó a desmitificar su figura, volviéndola soporte de un amplio abanico de formulaciones. En efecto, más allá de los papeles de fiel esposa y madre, aparecieron los retratos de las adúlteras, madres solteras, infanticidas, prostitutas e inconformistas.

24En la sangre construyó una visión misógina y biográfica sobre las mujeres y fueron relatadas en tres situaciones diversas. Primero, las que habitan los conventillos y ejercen la prostitución, viviendo en la clandestinidad y el desprecio, a las que acude el padre de Genaro antes de llegar a su casa. Enseguida, las mujeres que son madres abnegadas, sacrificadas e inmigrantes (como la madre de Genaro, despreciada por su propio hijo); y, finalmente, las mujeres criollas, como Máxima, con quien Genaro tiene un hijo. Ellas eran anheladas por hombres extranjeros, ya que se configuró en una de las estrategias –ilegítima, según la elite dirigente– para ascender, tanto social como económicamente.

  • 29 Solodkow, D. M., “La oligarquía violada”, Op. Cit., p. 100.

25Cambaceres enfatizó que Máxima era una mujer con signos de debilidad que harían más fácil la tarea de seducción de Genaro y fue descrita en su cuerpo con signos de un temperamento nervioso como ojeras, dilatación de fosas nasales, boca carnosa, etc. Ella no respondía a los criterios de belleza de las criollas que eran parte fundamental, desde la concepción de Juan Bautista Alberdi, para la asimilación de los extranjeros. Cambaceres, en cambio, cuestionó que las criollas fueran depositarias de la tradición nacional. Al respecto, Solodkow señaló una paradoja: Máxima fue símbolo del mestizaje y producto de la mezcla de las sangres entre el español, el indio y el europeo. De esta manera, la novela ostentó como pureza nacional aquello que era producto de una mezcla racial originaria29.

  • 30 Rudel, Pamela, “La cuestión femenina y su construcción en la ficción del '80: Cané, Cambaceres y Ló (...)

26Desde una ideología patriarcal, Cambaceres concibió a las mujeres como un objeto y como guardianas del orden familiar, ya que debían cuidar y educar a los futuros ciudadanos y, a la vez, eran causa de su perdición por la supuesta inferioridad biológica. A fines del siglo XIX, una gran parte de los discursos sociales, científicos, jurídicos y literarios convergieron en una concepción de las mujeres como seres débiles. Para la medicina, las mujeres eran “eternas enfermas” presentando los ciclos de la vida, como la pubertad, embarazo, maternidad y menopausia, como instancia traumática y desestabilizadora de su sistema nervioso30. La debilidad sirvió como fundamento para promover el control de sus conductas y para señalarlas como un factor de perturbación del orden establecido y del equilibrio masculino. Saberes médicos plantearon que las mujeres tenían una moral frágil que sucumbía ante los encantos desmoralizadores de la ciudad. Costumbres como beber alcohol, salir de noche, relacionarse con hombres y estar fuera de la casa, fueron parte de la mala vida y considerados un atentado a la decencia y futuro de esas mujeres. Máxima fue ubicada en la novela en espacios domésticos junto a sus padres, a excepción de la escena de la violación en el Teatro Colón, lugar cultural de importancia para la elite.

27Genaro al ser consciente de que es inferior biológicamente, fuerza su relación con Máxima y en su primera salida al Teatro Colón, la viola. El acto aberrante es un deshonor para Máxima y se inscribe en la estrategia de Genaro por la que busca borrar su origen extranjero. Para Máxima, embarazada y víctima de una violación, es una deshonra tener a su hijo sola y debe casarse indefectiblemente para seguir los parámetros sociales y morales esperados para ella:

  • 31 Cambaceres, E., En la sangre, Op. Cit., p. 76.

“Perdida, deshonrada, en camino de ser madre, la ley social y los hechos mismos, fatalmente, la arrojaban a los brazos del padre de su hijo. Por este, por ella, por su familia, por todo, en fin, comprendía, veía la necesidad de que llegase a ser Genaro su marido (…). Pero ¿era el anhelo de la amante, o era la conformidad de la mujer, el deber imperioso de la madre, la resignación de la víctima?”31.

  • 32 Cambaceres, E., En la sangre, Op. Cit., p. 76.

28Genaro abusa de Máxima, no sólo sexual, sino psicológica y económicamente. Luego de que ella está embarazada mantienen una relación sólo por el hijo y viven en un campo de la familia alejado de la ciudad. No median sentimientos de afecto, ya que Máxima siente un vacío en su alma: “no lo quería, no, no tenía cariño nada, ni un poco por él. El remordimiento la obsedía, el pesar de la falta cometida la aquejaba”32.

  • 33 Cambaceres, E., En la sangre, Op. Cit, p. 169.

29Cuando el padre de Máxima enferma y ella está próxima a parir, Genaro viaja a la ciudad de Buenos Aires. Una vez que llega, el padre muere y Genaro, aprovechando haber ido solo, revisa toda la casa familiar hasta que encuentra el testamento, lo rompe y gasta el dinero que había escondido allí. Gastos desmedidos advierten a un tío de Máxima, quien decide decirle a su sobrina lo que estaba ocurriendo. El personaje de Máxima se reivindica cuando en ella desaparece la feminidad y se masculiniza, una vez que se sabe estafada por Genaro y debe cuidar a su hijo y recuperar su herencia. Se niega a seguir dándole dinero y firmar pagarés. Antes de irse, Genaro le pega y concluye la novela con un final abierto: “¡Miserable!, gritó Máxima. Brotaba palpitante esa única palabra de su labio, como sangre que fluye de la herida mortal de su pudor. Él, entretanto: Anda nomás hija de mi alma… no son azotes... –gruñó–. ¡Te he de matar un día de estos, si te descuidas!”33.

  • 34 Nouzeilles, G., Ficciones somáticas, Op. Cit., p. 12.
  • 35 Rosetti, M., “La mujer collage”, Op. Cit., p. 69.

30A diferencia de las ficciones fundacionales en las que los amantes bellos y sanos luchan por su amor, en la novela En la sangre hay incompatibilidades biológicas y es un anti-romance tramado por Genaro, un “degenerado criminaloide”34. Según Rosetti, la narrativa de Cambaceres permitió la construcción de ficciones fundacionales disidentes que desmontaron el armado de la familia nacional y expusieron sus grietas, mostrando el fracaso de la identificación de la unidad familiar con la unidad de la patria35.

31Máxima, aun cuando no fue la protagonista de En la sangre, es el personaje alrededor del cual gira el relato, una vez que Genaro se propone vivir a costa de alguna mujer, luego de liberarse de su propia madre. Máxima es abusada, maltratada y cosificada por el sexo masculino, y, a la vez, juega un papel desestabilizador, ya que Genaro, en las últimas páginas de la novela, es desenmascarado respecto de sus viles y criminales intenciones. Máxima, aún sin su herencia y amenazada, lo echa de su casa. En este sentido, el accionar y representación femenina en la novela muestran un dinamismo que no la ubica sólo en un lugar de sometimiento, sino de reivindicación en términos simbólicos. Por último, En la sangre cuestiona que la unión entre inmigrantes y criollos fuera el punto de partida de un cuerpo nacional sano y próspero. Cambaceres mostró las variadas aristas de la mala vida de Genaro y las dificultades del reconocimiento de los cuerpos y su ubicación en el espacio social y urbano.

2. Ensayo didáctico sobre la delincuencia de Eusebio Gómez sobre la mala vida. El caso de las mujeres

32Hacia 1880 y en las décadas siguientes, hubo una constante preocupación por la integración de la inmigración en la ciudad de Buenos Aires y se fueron mejorando los servicios de infraestructura de dispositivos cloacales y agua corriente, así como de atención médica, social y de control para los recién llegados. Si bien la ciudad hacia principios del siglo XX difería de lo que era en 1880 por estos desarrollos urbanos, igualmente persistieron ciertas intranquilidades desde sectores de la elite que indicaban que los inmigrantes que llegaban o los que ya estaban acá y no se conformaban a un ideal tipo de trabajador, podían poner en riesgo al cuerpo social.

33En 1908, el ensayo didáctico de Eusebio Gómez sobre la mala vida apeló a descubrir dentro de la masa anónima de la ciudad de Buenos Aires, al criminal oculto. La otredad peligrosa se identificó con un camino hacia el delito o la desgracia que partían de pequeños actos de la vida cotidiana, formas de actuar, como la avaricia y la simulación, por ejemplo, y por cualidades corporales o signos físicos que a veces no eran detectables por la mirada. Descubrir al peligroso o fuente de males sociales resultó parte de asociaciones entre cuestiones biológicas ancladas en saberes médicos y criminológicos que circularon en ese tiempo y de aspectos morales. Es decir, de lo que no estaba bien visto u ofendía ciertas costumbres familiares patricias o locales, atentaba contra el honor como bien a proteger o se apartaba de un ideal de ciudadano honesto y trabajador. En el caso de las mujeres, la mirada del hombre sobre lo moralmente correcto determinó procesos de estigmatización por condiciones y modos de vida –entre ellas, el ejercicio de la prostitución– que se contrapusieron a los ideales de la familia burguesa y las virtudes victorianas, como la maternidad, la modestia y la frigidez.

  • 36 Conde, O., “La mala vida”, Op. Cit., p. 37.
  • 37 Zaffaroni, Eugenio, “La mala vida o los prejuicios vestidos de ciencia”, Delito y Sociedad, vol. 1, (...)

34El libro de Eusebio Gómez, prologado por José Ingenieros, La mala vida en Buenos Aires fue parte de un género discursivo específico desarrollado a fines del siglo XIX y principios del siglo XX en grandes capitales del mundo occidental36: el ensayo didáctico sobre la delincuencia que ofreció una etnografía de los bajos fondos y sus integrantes profundizando relatos discriminatorios y misóginos. Este género fue abordado por médicos y abogados en estrecha relación con la difusión de ideas higienistas, teorías criminológicas y psiquiátricas. Una obra precursora fue La mala vita in Roma de Alfredo Nicéforo y Scipio Sighele (1898) y La mala vida en Madrid. Estudio psico - biológico con dibujos y fotograbados al natural de Constancio Bernaldo de Quirós y José María Llanas Aguilaniedo, de 1901. También se publicó la obra La mala vita di Palermo de Cesar Lombroso (1900) y La mala vita napoletana de Giulio Caggiano (1901). Estos libros tuvieron éxito y dieron lugar a réplicas en otros países. En 1902, Llanas tradujo al español el libro de Nicéforo y Sighele y en 1912 el pedagogo Max Bembo editó La mala vida en Barcelona. En 1911, Carlos F. Looyer publicó Los grandes misterios de la mala vida en Buenos Aires comparada con la de las grandes capitales europeas. Este texto, a diferencia del libro de Gómez, incluyó dentro de la mala vida lo que hoy se llama delitos de cuello blanco, como “la mala vida en la bolsa”, la falsificación de marcas, estafas en la aduana, entre otras37.

35Cuando Gómez escribió La mala vida en Buenos Aires tenía 25 años y fue la primera de una larga serie de publicaciones dentro del paradigma positivista. En esta obra reseñó las anomalías morales de distintas manifestaciones de la mala vida. Los malvivientes designaron un conjunto de individuos que por sus propensiones, herencia y ambiente social estaban en peligro de caer en el delito en cualquier momento. Desde esta producción, se retomaron de manera superficial y poco rigurosa saberes de la medicina y de obras de psiquiatras y criminólogos locales y extranjeros para explicar la marginalidad social, que sostuvieron la necesidad de la salubridad, el orden y la moralidad de la nación como un cuerpo social. Al igual que el personaje de Genaro de En la sangre, Gómez relató cómo, en la mayoría de los casos, el malviviente llegaba a este mundo sin alegría, raquítico y mal alimentado, hijo de alcoholistas, sin haber recibido en los primeros días las atenciones que merecía y, constreñido a habitar en inmoral comunidad con los padres, estaba destinado a crecer débil y en la miseria.

36Los llamados lunfardos en la jerga delincuente, o ladrones profesionales, fueron descritos como los protagonistas de la mala vida en la ciudad de Buenos Aires y habían vivido, en general, sin ir a la escuela, criados en la calle con otros niños y con gente de “mal vivir” que les enseñó a robar y a vivir de lo ajeno. Los lunfardos habrían tenido la capacidad de activar los bajos fondos, ya que fueron calificados como quienes fermentaban la masa inerte, sugestionando a sus integrantes hacia el delito y la vida de crápula. El lunfardo era un peligro social porque podía exacerbar la multitud tan temida. Apareció descrito convenciendo a los integrantes de los bajos fondos para participar en empresas delictivas, alejándolos de la vida honesta del trabajo asalariado. Era además estimado usufructuario de los servicios que prestaban los “auxiliares del vicio y el delito”, expresión creada por el médico Francisco de Veyga para referirse a quienes colaboraban con delincuentes, como los dueños de cafés, entregadores, prestamistas y afanadores de chorros. Estos auxiliares facilitaban, entre otras cuestiones, el acceso al juego en el caso del empresario de casas sport, de stud y brokmaker. También al alcohol, en el caso de los despachantes de bebidas, fabricantes y destiladores de licores, pulperos y dueños de cafés-concierto. Era en los garitos de bebidas donde se consideró que se complementaba un proceso de relajación de las costumbres y se preparaba la prostitución. También aparecieron auxiliares que incitaban los estímulos carnales, dentro de los que se incluyó al proxeneta en diversas variedades: caften, empresario de prostíbulo, propietario de casas de cita, y, por otro lado, al procurador.

  • 38 Gómez, Eusebio, La mala vida en Buenos Aires (prólogo del doctor José Ingenieros), Editor Juan Rold (...)

37Los lunfardos podían ser escruchantes, quienes robaban casas acompañados de un campana y un auxiliar, entregadores que daban datos a los ladrones, madruguistas que robaban por la mañana, biabistas que asaltaban a mano armada de manera violenta, jicadores (niños que robaban objetos exhibidos en comercios), espiantadores, descuidistas, escamoteadores, burristas, entre otros. Las mujeres podían ser ladronas que trabajaban en el servicio doméstico y también había punguistas del prostíbulo en el que el rufián robaba de la ropa de los clientes en las habitaciones con complicidad de las mujeres38. También se describió el accionar de estafadores y diversas modalidades de los “cuentos del tío”. La mala vida no sólo se configuró en función de características propias de la marginalidad y la pobreza que los atravesaba en la mayoría de los casos, sino también por la dinámica social y la interacción que se daba en los bajos fondos.

  • 39 La caracterización del argot lunfardo que realiza Gómez hoy es completamente incorrecta. El lunfard (...)
  • 40 Mailhe, Alejandra, “El archivo de Archivos: un latinoamericanismo eurocéntrico en la psiquiatría y (...)

38Según Gómez, la mayoría de los lunfardos eran extranjeros provenientes de Italia, aunque también había criollos. En el caso argentino las condiciones de vida de los inmigrantes operaron como un factor esencial en la configuración de representaciones sobre la mala vida. A esto se sumó que los malvivientes eran incapaces de adaptarse al régimen laboral disciplinado y Gómez consideró que las huelgas, ignorancia y delitos llevaban a los trabajadores a los abismos de la miseria y la mala vida. Según Gómez, los malvivientes pensaban y sentían distinto al resto de la sociedad y ello explicaba el uso de un lenguaje particular, el argot lunfardo39, formado con fragmentos de lenguas extranjeras resultado de la inmigración masiva40. También incluyó como malvivientes a los homosexuales, a quienes llamó invertidos considerando que eran parte de “aberraciones”. Estas expresiones, así como la inclusión de monjas, frailes, “vagabundos literarios”, entre otras, dio cuenta de una gran insensibilidad social de parte del autor y de dificultades para demarcar los alcances de la mala vida. El prólogo de Ingenieros aclaró cuestiones dentro del marco del positivismo, ya que concibió a la mala vida como un medio anormal de “lucha por la vida”, junto con la delincuencia. En cambio, en Gómez la delimitación de la “mala vida” no obedeció a criterios uniformes y se extendió a comportamientos urbanos en general.

  • 41 Campos, Ricardo, “Pobres, vagos, obreros y peligrosidad en España (1845-1936)”, Estudios del ISHiR, (...)

39En el caso español, Bernaldo de Quirós y Llanas de Aguilaniedo buscaron las diferencias psíquicas y físicas entre clases populares y los malvivientes y encontraron que era la incapacidad social y el parasitismo. Los estigmas de la mala vida se expresaron en el nomadismo, la vagancia, el alcoholismo, los tatuajes, entre otros. Esto distó del abordaje de Max Bembo en La mala vida en Barcelona, que mostró cómo los bajos salarios y temporalidad de los trabajos empujaban a mendigar o hacer actividades de dudosa reputación. Los trabajadores no eran ajenos a la mala vida, sino que eran parte sustancial de la misma41.

  • 42 Salvatore, Ricardo, “Usos científicos en La mala vida de Eusebio Gómez” en Salvatore, Ricardo y Bar (...)

40En La mala vida en Buenos Aires, Gómez se valió de entrevistas personales a presos, habitantes de la ciudad de barrios pobres, dueños de cafés conciertos, informes de directores de cárceles, artículos de publicaciones especializadas y datos censales para dar verosimilitud a su relato42. Sin embargo, la delimitación de la mala vida fue difusa y dio cuenta de una falta de reflexión sobre las condiciones estructurales sobre el aumento de pobreza y criminalidad en la sociedad. Gómez vinculó la mala vida a la aglomeración urbana y a los efectos que ella tenía sobre la personalidad de quienes la habitaban. Había tomado para ello como referencia a los criminólogos italianos Alfredo Nicéforo y Escipión Sighele, quienes reflexionaron sobre los “peligros” que entrañaban las ciudades, advirtiendo que la aglomeración y sugestión eran las dos causas generales y comunes que desarrollaban el germen de la delincuencia. La ciudad fue calificada como productora de artificialidad y desorden, en especial por los sentimientos que despertaba en aquellos individuos que tenían dificultades para conseguir medios de vida.

  • 43 Gómez, E., La mala vida, Op. Cit., p. 121.

41La mala vida contuvo prejuicios sociales, sexuales y raciales y las mujeres fueron estimadas compañeras de delincuentes, o como “auxiliares del vicio y el delito”. Además, fueron ligadas al ejercicio de la prostitución, la cual Gómez definió como “el tráfico que una mujer hace de sí misma, subordinando a un lucro sus relaciones sexuales, y como ha dicho Bebel es una institución necesaria, lo mismo que la policía, el ejército permanente y la iglesia (…). Es una de las tantas manifestaciones de la mala vida”43.

42Tomando como punto de partida que el ejercicio de la prostitución era una actividad inmoral, Gómez se pronunció en contra de su reglamentación en la ciudad de Buenos Aires al establecer que existía una gran cantidad de mujeres que llevaban a cabo la actividad de manera clandestina. En general, los debates desde fines del siglo XIX por la reglamentación o abolición de la prostitución en Buenos Aires se desarrollaron en relación con el control de los cuerpos de las mujeres y no de los clientes. Desde 1875 hasta 1934, el ejercicio de la prostitución estuvo reglamentado en la ciudad, las mujeres debían ser registradas, contar con una libreta sanitaria y ser revisadas de manera regular por médicos. Ellas fueron responsabilizadas por los contagios de enfermedades venéreas. Por la ordenanza de 1875 pasó a ser prostitución clandestina toda aquella ejercida fuera de las llamadas “casas de tolerancia” licenciadas.

43Por entonces, la prostitución se relacionó con la gran cantidad de hombres en la ciudad solos o sin su familia. Gómez distinguió la “prostituta criolla”, que era llevada a la prostitución por el amor y conservaba ciertos rasgos de nobleza, y la “prostituta importada” quien tenía en su accionar un afán de lucro constante. Al igual que los lunfardos, las mujeres que ejercían la prostitución podían activar la masa inerte de los bajos fondos aumentando la inmoralidad y el delito. A pesar de ser víctimas de explotación sexual, Gómez enfatizó en su papel activo en la reproducción de la mala vida y ensayó la descripción de personajes como la madame con características abominables. Fueron retratados escenarios de violencia justificados en que las mujeres lo permitían por sentimientos altruistas o nobles. Según Gómez, la “prostituta criolla” era la favorita de los hombres de mala vida, que ejercían sobre ella una sugestión tan poderosa que no era raro verla complicada en sus delitos, sea colaborando en su comisión, sea encubriendo. En el caso de las “prostitutas importadas” se describieron escenarios de sometimiento de quienes las explotaban.

  • 44 Dovio, Mariana, “Representaciones sobre mujeres de mala vida en la revista Archivos de Psiquiatría, (...)

44La prostitución fue para Gómez, un equivalente de la criminalidad, como lo había postulado César Lombroso en su obra La donna delinquente, la prostituta e la donna normale, de 1892, interviniendo en su génesis la constitución orgánica y el influjo del ambiente. Esta construcción provino del positivismo criminológico por el cual se brindaron explicaciones antropológicas y morales sobre las características supuestamente innatas de mujeres que ejercían la prostitución o tenían vaivenes emocionales que las llevaban a cometer delitos44. El cuerpo entró en juego a través de una descripción minuciosa para indicar que las mujeres que la ejercían estaban determinadas biológicamente por ciertas peculiaridades, como el menor tamaño del cráneo, mamas atróficas, entre otras. Gómez coincidió con Lombroso en que contaban con ciertas anomalías morales, sin embargo, estimó que eran los factores socioambientales las causas principales de la prostitución, en particular, la miseria y la falta de educación moral. Esto no fue ahondado ni explicado con profundidad por Gómez, quien estuvo más interesado en dar detalles escabrosos y trágicos sobre este tipo de vida. Incluso publicó una carta en la que un inmigrante recién llegado se había encandilado con una mujer que le había mostrado cómo vivir sin trabajar y había ingresado así al mundo de la prostitución y el robo. En este relato, el hombre fue construido como una víctima de las mujeres de mala vida.

  • 45 Cesano, José Daniel & Dovio, Mariana, La criminalidad femenina en el discurso del positivismo crimi (...)
  • 46 Di Corleto, Julieta, Malas madres. Aborto e infanticidio en perspectiva histórica, Editorial Didot, (...)
  • 47 Castells, Florencia Claudia, “Criminalogía Moderna: saberes intelectuales y miradas finiseculares s (...)
  • 48 Speckman, Elisa, “Las flores del mal. Mujeres criminales en el porfiriato”, Historia Mexicana, Méxi (...)

45La concepción que ligó la prostitución a una forma de delincuencia se enmarcó en discursos médicos por los que se construyeron representaciones sociales y culturales, que indicaron que las mujeres tenían una criminalidad particular y distinta del hombre, justificada en diferencias sexuales y orgánicas. De allí que se estableció que había delitos que eran constitutivos del sexo femenino, como el aborto, infanticidio, simulación, pequeñas estafas o robos45. Se han analizado acepciones de la criminalidad femenina en relación con la maternidad historiando y problematizando las nociones de buena y mala madre46. También se estudió cómo fue abordada la delincuencia femenina desde la revista Criminalogía Moderna dirigida por Pietro Gori a principios del siglo XX. En esta publicación, en la que participó Cesar Lombroso, los crímenes que implican la defensa del honor o que no comportan violencia, posicionaron a las mujeres como sujetos criminales pasivos47. Desde México, se ha estudiado la criminalidad en el caso de las mujeres concluyendo que eran un grupo minoritario y ligado a las clases consideradas inferiores de grupos mestizos o de mujeres con características orgánicas diferentes al resto48.

46Según Eusebio Gómez, las mujeres que ejercían la prostitución eran el equivalente masculino del ladrón profesional y las identificó como sujetos pobres sin contención familiar que buscaban ganar dinero con el menor esfuerzo. Estableció que la prostituta era una criminal en potencia y que carecía de sentimientos maternales, que tenía pasión por los licores y tendencia a los robos.

47Gómez retomó, al describir los ambientes sociales y morales que daban origen a la prostitución, el texto del médico Francisco Sicardi, “La vida del delito y la prostitución. Impresiones médico-literarias”, publicado en Archivos de Psiquiatría, Criminología, Medicina Legal y Ciencias Afines, en 1903. En este texto, que se ubica dentro de la literatura naturalista somática, se consideró que había mujeres que nacían determinadas a no ser madres y esposas y preferir una vida ligada al disfrute y descontrol en la clandestinidad:

  • 49 Sicardi, Francisco, “La vida del delito y la prostitución. Impresiones médico-literarias”, Archivos (...)

“No son tranquilas. Encuentran aburrida la vida del hogar quieto y los elocuentes silencios del hombre que trabaja. No han nacido para estar contentas, en la dulce y amable poesía que canta el amor de las cunas y narra la historia de la familia, que conversa en la noche, reunida alrededor de la mesa, en el alma augusta del comedor tibio (…). La inquieta piensa en el placer acre y violento que hace estremecer sus carnes de elegante delincuente, en la fuga hacia posadas oscuras o en los crepúsculos vespertinos de las alcobas escondidas para el pecado, abrigadas con alfombras de Esmirna y cortinados de terciopelo rojo”49.

48El destino de las mujeres que elegían el camino del adulterio fue acompañado de un final trágico: la muerte, la enfermedad o el delito. Sicardi construyó imágenes contrapuestas sobre las mujeres, que oscilaban entre la función de esposa y el mundo lujurioso. Otro destino de este tipo de vida en las mujeres, fuera del matrimonio o vendiendo su cuerpo, era la cárcel. Sicardi describió estos ámbitos estableciendo que allí iban a parar cuerpos sufrientes de mujeres y hombres que habían pasado por la mala vida. Desde esta concepción, la sexualidad no reproductiva atentó contra la función social y moral asignada a las mujeres como madres y a la familia como base biológica de la nación.

49Por otra parte, Gómez se dedicó a describir personajes que interactuaban con mujeres que ejercían la prostitución, como caftens, rufianes y alcahuetas. Se llamó caftens a los proxenetas y fueron calificados como “negociantes de carne humana”. Explotaron a las mujeres y, como mediadores, hubo rufianes y alcahuetas que cumplían una función particular, que Gómez sintetizó con la frase: “tendré mucho placer en presentarle algunas amiguitas”. Rufianes y alcahuetas fueron auxiliares de la prostitución con un fin de lucro y reunían en las casas de citas a hombres y mujeres. Otra de las formas de parasitismo de la prostitución fue el souetener o canfinflero criollo:

  • 50 Gómez, E., La mala vida, Op. Cit., p. 158.

“La base de la explotación que efectúa el canfinflero sobre la mujer pública, a cuyas expensas vive, es el cariño extremado de que ella le hace objeto. El hombre reduce la mujer a la esclavitud y se sirve de ella como una bestia de carga: disipa sus ganancias, la golpea y la insulta, sino le da bastante y ella, en cambio, le obedece, le sigue como un perro, y responde a los tratamientos y a las injurias con una ternura en la que se encuentra verdaderamente la estúpida e inconsciente docilidad del bruto”50.

50A lo largo de La mala vida en Buenos Aires, el cuerpo de las mujeres fue fetichizado y vuelto una cosa al servicio de los viles fines de los hombres. Las mujeres, fuera del destino de madres y esposas, aparecieron en un constante riesgo moral y de vida.

A modo de cierre

51Retomando los objetivos del trabajo, en la ciudad de Buenos Aires a fines del siglo XIX y principios del XX, la literatura dio cuenta de alarmas clasistas que tuvieron como telón de fondo los efectos no deseados de los procesos de modernización cristalizados en la cuestión social y sus diversas expresiones, como la mala vida. Desde discursos literarios, sociales y culturales, se tomó como punto de partida las inestables fronteras sociales entre la élite y los recién llegados inmigrantes. Como intento de conjurar peligros inminentes fueron realizadas etnografías de los bajos fondos desde la matriz del positivismo y la medicina. Ello sirvió para la identificación y exclusión de los cuerpos ligados a lo no deseable, a partir de la diferencia sexual, racial y económica. La mala vida fue ligada a las inquietudes y las ansiedades persistentes de la elite dirigente generadas en el proceso de reconocer a otros sociales en la ciudad. En el caso de las mujeres, a través de la mala vida se condensó una serie de prejuicios y resistencias al ideario dominante sobre lo femenino asociado a la maternidad como principal rol para el futuro del cuerpo social.

  • 51 Solodkow, D. M., “La oligarquía violada”, Op. Cit., p. 112.

52En la novela En la sangre de Cambaceres la mujer criolla fue víctima de Genaro, un inmigrante de mala vida que buscó ascender socialmente de una manera ilegítima a través de la estrategia de la simulación, llevando un capital biológico degenerado en la sangre. Genaro fue configurado como una amenaza para el cuerpo social y por el peligro del mestizaje y la extensión de sus cualidades innatas a la descendencia argentina. Como estableció Solodkow, la novela En la sangre constituyó una “violación” de la aristocracia argentina en manos de la inmigración. Incluso cuando la novela pretendió ser una alerta a la pureza nacional, se describió a la mujer criolla como producto de una mezcla racial originaria51. Máxima, aun teniendo un papel secundario en la novela, jugó un papel desestabilizador respecto del dominio masculino al expulsar a Genaro en la escena final, luego de saberse estafada y dejar de ser concebida como un ser débil y sumiso, como era la concepción cultural médica dominante sobre lo femenino por entonces.

53En esta novela, Cambaceres problematizó la movilidad social que permitía la emergente vida burguesa de la ciudad que identificó a través de una etnografía de los bajos fondos y conductas de mala vida, como no trabajar ni estudiar, en espacios caracterizados como un carnaval en el que todos portaban una careta y no se sabía exactamente quién era quién. También destacó la inconveniencia de la interacción entre miembros de diversas clases sociales y los supuestos peligros para los miembros de clases patricias. Uno de los efectos buscados de la novela fue atemorizar a la elite dirigente y aleccionar a las autoridades sobre los riesgos mencionados.

54Al igual que En la sangre, en discursos sociales y culturales de los primeros años del siglo XX relativos a la mala vida, el núcleo de problematización fue encontrar al criminal oculto como máxima representación del origen del pánico clasista o moral. En su ensayo La mala vida en Buenos Aires, Eusebio Gómez enfatizó en el papel contaminador que tenían ciertos inmigrantes con poco gusto por el trabajo y en el incremento de la inmoralidad en una ciudad concebida desde el papel que tenían las aglomeraciones, como modalidad de sugestión colectiva. En los bajos fondos, principales espacios para describir la mala vida, las mujeres delinquían, ejercían la prostitución o colaboraban con delincuentes o “auxiliares del delito” por amor o por una debilidad inherente a su constitución orgánica, para obtener dinero con el menor esfuerzo. Desde una mirada misógina de la mujer y superficial sobre la marginalidad social, Gómez intentó construir una etnografía de la mala vida retomando y creando clasificaciones de vagabundos, lunfardos, homosexuales y prostitutas. En este proceso olvidó los condicionamientos económicos sociales y las voces de los personajes estudiados que sólo aparecieron a través de cartas o entrevistas de terceros. La identificación de mujeres de mala vida que entendían la sexualidad más allá del matrimonio o que eran explotadas por el ejercicio de la prostitución, fueron parte de procesos con los que se procuraba conjurar los peligros de una otredad concebida como peligrosa para el orden social y cultural hegemónico. En particular, por el rol central de las mujeres para la reproducción de los futuros ciudadanos.

55Desde los discursos estudiados, las carencias materiales actuaron como el contexto en el que se generaban prácticas a las que se calificó como de mala vida. Igualmente, hubo diferencias en el abordaje de la mala vida con referencia a las mujeres en el tiempo estudiado. A fines del siglo XIX en la ciudad de Buenos Aires, la preocupación fue que las mujeres estuvieran en espacios domésticos y en especial que las patricias evitaran a toda costa mezclarse con inmigrantes preservando su moralidad y una supuesta pureza racial, que ya de por sí era mestiza. Su configuración como sujetos pasivos y víctimas de hombres se potenció, aún con excepciones y resistencias como la de personajes como Máxima. En cambio, a principios del siglo XX, los discursos criminológicos sobre la mala vida ubicaron a las mujeres como sujetos activos en el mundo de la delincuencia, auxiliando a lunfardos y a otros malvivientes en los que ejercían papeles claves. En textos como el de Gómez, las mujeres difícilmente fueron consideradas víctimas, sino más bien eran quienes podían llevar a los hombres por una mala vida, habiendo un total ocultamiento de las condiciones opresivas, de pobreza y desigualdad en las que vivían las mujeres de barrios marginales o que ejercían la prostitución o delinquían. Por último, las experiencias estudiadas sirven para historizar el surgimiento en Argentina de discursividades racistas y clasistas.

Fuentes publicadas

56Cambaceres, Eugenio, En la sangre, Salim Ediciones, Buenos Aires, 2014.

57Gómez, Eusebio, La mala vida en Buenos Aires (prólogo del doctor José Ingenieros), Editor Juan Roldán, Buenos Aires, 1908.

58Sicardi, Francisco, “La vida del delito y la prostitución. Impresiones médico – literarias”, Archivos de Psiquiatría, Criminología, Medicina Legal y Ciencias Afines, Talleres Gráficos de Semana Médica, Buenos Aires, vol. 1, 1903, p. 11-21.

Inicio de página

Bibliografía

Ansolabehere, Pablo, “Laura Fernández Cordero, Amor y anarquía. Experiencias pioneras que pensaron y ejercieron la libertad sexual Buenos Aires, Siglo Veintiuno Editores, 2017”, Mora, Buenos Aires, vol. 25, n°1, 2019, p. 1-2.

Ayala Cordero, Ignacio, “Prostitutas, ladrones y hampa urbana en la Ciudad de México a inicios del siglo XX: el caso de Aurora Coronado, alias la Piturris”, Trashumante. Revista Americana de Historia Social, México/Medellín, vol. 20, 2022, p. 34–57. https://doi.org/10.17533/udea.trahs.n20a03

Becerra, Marina, “Un cuarto propio: relaciones de género, amor y magisterio en la Argentina de inicios del siglo XX”, Propuesta Educativa, FLACSO, Buenos Aires, vol. 28, n°51, 2019, p. 42-60.

Barroso, Silvana, “La novela histórico sentimental argentina (en su emergente) como dispositivo de lectura de representaciones de género”, en Barroso, Silvina; Dovio, Mariana; López Tessore, Verónica Lucía & Giannoni, María Ignacia (eds.), Mujeres en cuestión. Escrituras, ideologías y cuerpos, Editorial Teseo/Ediciones de la Biblioteca Nacional, Buenos Aires, 2012, p. 13-97.

Caimari, Lila, Apenas un delincuente. Crimen, castigo y cultura en la Argentina 1880-1955, Siglo XXI Editores, Buenos Aires, 2004, 308 p.

Campos, Ricardo, “Pobres, vagos, obreros y peligrosidad en España (1845-1936)”, Estudios del ISHIR, Investigaciones Socio Históricas Regionales, Rosario, vol. 9, n°24, 2019, p. 1-14. https://ojs.rosario-conicet.gov.ar/index.php/revistaISHIR/article/view/983/1083

Castells, Florencia Claudia, “Criminalogía Moderna: saberes intelectuales y miradas finiseculares sobre crímenes y mujeres (Buenos Aires, 1898-1901)”, Revista Historia y Justicia, Santiago de Chile, n°12, 2019. https://doi.org/10.4000/rhj.1998

Cesano, José Daniel & Dovio, Mariana, La criminalidad femenina en el discurso del positivismo criminológico argentino, Editorial Brujas, Córdoba, 2009, 117 p.

Conde, Oscar, “La ‘mala vida’ en Buenos Aires. Entre el ensayo criminológico y la literatura marginalizada”, Zama, Buenos Aires, vol. 10, 2018, p. 37-56.  https://doi.org/10.34096/zama.a10.n10.5391

Di Corleto, Julieta, Malas madres. Aborto e infanticidio en perspectiva histórica, Editorial Didot, Buenos Aires, 2018, 271 p.

Donzelot, Jacques, La Policía de las Familias, Ediciones Nueva Visión, Buenos Aires, 2005, 224 p.

Dovio, Mariana, Emergencia de tecnologías de gobierno en relación a la “cuestión social” en Buenos Aires. La “mala vida” en Revista Archivos de Psiquiatría, Criminología, Medicina Legal y Ciencias Afines y Revista de Criminología, Psiquiatría y Medicina Legal, 1902-1934, Tesis de Doctorado en Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires, Argentina, 2014, 315 p.

Dovio, Mariana, “Representaciones sobre mujeres de mala vida en la revista Archivos de Psiquiatría, Criminología, Medicina Legal y Ciencias Afines y Revista de Criminología, Psiquiatría y Medicina Legal (1902-1935)”, en Barroso, Silvina; Dovio, Mariana; López Tessore, Verónica & Giannoni, María Ignacia (eds.), Mujeres en cuestión. Escrituras, ideologías y cuerpos, Editorial Teseo/Ediciones de la Biblioteca Nacional, Buenos Aires, 2012, p. 97-140.

Dovio, Mariana “La ‘mala vida’ y el SOA (Servicio de Observación de Alienados) en Archivos de PCML y CA (1902- 1913)”, Revista Sociológica, México, vol. 26, n°74, 2011, p. 79-108.

Elbert, Carlos Alberto, Criminología, ciencia y cambio social, Editorial Eudeba, Buenos Aires, 2009, 208 p.

Ferrer, Aldo, Historia económica argentina, Desde sus orígenes hasta principios del siglo XX, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires, 2004, 382 p.

Gayol, Sandra, “Conversaciones y desafíos en los cafés de Buenos Aires (1870 – 1910)”, en Devoto, Fernando & Madero, Marta (eds.), Historia de la vida privada en la Argentina. La Argentina Plural 1870-1930, Taurus, Buenos Aires, 1999, p. 47-71.

Kalifa, Dominique, Los bajos fondos. Historia de un imaginario, México, Instituto Mora, 2018, 341 p.

Mailhe, Alejandra, “El archivo de Archivos: un latinoamericanismo eurocéntrico en la psiquiatría y criminología de principios del siglo XX”. Varia Historia, Belo Horizonte, vol. 30, n°54, 2014, p. 655-678. https://www.memoria.fahce.unlp.edu.ar/art_revistas/pr.10806/pr.10806.pdf

Navarro, Marcelo, “Sujeto mestizo y apropiación deconstructiva de las ficciones fundacionales de América Latina en Maldita yo entre las mujeres, de Mercedes Valdivieso”, Logos: Revista de Lingüística, Filosofía y Literatura, Valdivia, vol. 26, n°2, 2016, p. 170-180.

Nouzeilles, Gabriela, Ficciones somáticas. Naturalismo, nacionalismo y políticas médicas del cuerpo (Argentina 1880 – 1910), Editorial Beatriz Viterbo, Rosario, 2000, 279 p.

Rojas Castro, Braulio & Santis Hermann, Verónica, “Huachos, rotos y putas. La dramaturgia de Valparaíso frente a la cuestión social”, Nueva Revista del Pacífico, Valparaíso, vol. 72, 2020, p. 301-324.

Rosetti, Mariana, “La mujer collage: Perspectivas críticas sobre el cuerpo femenino en las novelas de Cambaceres”, Acta Literaria, Concepción, vol. 47, 2013, p. 69-84. https://dx.doi.org/10.4067/S0717-68482013000200005

Rudel, Pamela, “La cuestión femenina y su construcción en la ficción del ‘80: Cané, Cambaceres y López”, Cuadernos del Sur, Bahía Blanca, vol. 33, 2003, p. 169-184.

Salvatore, Ricardo, “Usos científicos en La mala vida de Eusebio Gómez”, en Salvatore, Ricardo & Barreneche, Osvaldo (eds.), El delito y el orden en perspectiva histórica, Prohistoria Ediciones, Rosario, 2013, p. 99-120.

Schettini, Cristiana, “Ordenanzas municipales, autoridad policial y trabajo femenino: la prostitución clandestina en Buenos Aires, 1870-1880”, Revista Historia y Justicia, Santiago de Chile, vol. 6, 2016, p. 72-102. https://doi.org/10.4000/rhj.545

Sedran, Paula, “Prácticas distintas. El problema de la definición de lo peligroso y su impacto en el análisis histórico en la escala local y regional, fines del siglo XIX-mediados del siglo XX”, Estudios del ISHiR, Rosario, Argentina, vol.9, n°24, 2019, p. 1-7. https://ojs.rosario-conicet.gov.ar/index.php/revistaISHIR/article/view/981/1085

Solodkow, David Mauricio, “La oligarquía violada: etnografía naturalista, xenofobia y alarma social en la última novela de Eugenio Cambaceres, En la sangre (1887)”, Decimonónica, Estados Unidos, vol. 8, n°1, 2011, p. 93-112.

Speckman, Elisa, “Las flores del mal. Mujeres criminales en el porfiriato”, Historia Mexicana, México, vol. 47, n°1, 1997, p. 183-229. https://historiamexicana.colmex.mx/index.php/RHM/article/view/2430/1952

Zaffaroni, Eugenio, “La “mala vida” o los prejuicios vestidos de ciencia”, Delito y Sociedad, Buenos Aires, vol. 1, n°31, 2016, p. 23-36. https://www.pensamientopenal.com.ar/system/files/2017/11/doctrina45979.pdf

Inicio de página

Notas

1 Ferrer, Aldo, Historia Económica Argentina. Desde sus orígenes hasta principios del siglo XX, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires, 2004, p. 176.

2 Caimari, Lila, Apenas un delincuente. Crimen, castigo y cultura en la Argentina, 1880-1955, Siglo XXI, Buenos Aires, 2004, p. 75.

3 Donzelot, Jacques, La invención de lo social. Ensayo sobre la declinación de las pasiones políticas, Editorial Nueva Visión, Buenos Aires, 2007.

4 Dovio, Mariana, Emergencia de tecnologías de gobierno en relación a la “cuestión social” en Buenos Aires. La “mala vida” en Revista Archivos de Psiquiatría, Criminología, Medicina Legal y Ciencias Afines y Revista de Criminología, Psiquiatría y Medicina Legal, 1902-1934. Tesis de Doctorado en Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires, 2014, p. 15.

5 Ayala Cordero, Ignacio, “Prostitutas, ladrones y hampa urbana en la Ciudad de México a inicios del siglo XX: el caso de Aurora Coronado, alias la Piturris”, Trashumante. Revista Americana de Historia Social, México/Medellín, vol. 20, 2022, p. 38.

6 Kalifa, Dominique, Los bajos fondos. Historia de un imaginario, Instituto Mora, México, 2018, p. 17.

7 Gayol, Sandra, “Conversaciones y desafíos en los cafés de Buenos Aires (1870-1910)” en Devoto, Fernando y Madero, Marta (eds.), Historia de la vida privada en la Argentina. La Argentina Plural 1870-1930, Taurus, Buenos Aires, 1999, p. 62.

8 Schettini, Cristiana, “Ordenanzas municipales, autoridad policial y trabajo femenino: la prostitución clandestina en Buenos Aires, 1870-1880”, Revista Historia y Justicia, Santiago de Chile, vol. 6, 2016, p. 100.

9 Sedran, Paula, “Prácticas distintas. El problema de la definición de lo peligroso y su impacto en el análisis histórico en la escala local y regional, fines del siglo XIX - mediados del siglo XX”, Estudios Del ISHiR, Rosario, Argentina, vol.9, n°24, 2019, p. 2.

10 Nació en Buenos Aires en 1843 y murió en 1889. Fue hijo de estancieros y se graduó en doctor en Jurisprudencia en 1869 pero nunca ejerció la profesión de abogado. Fue secretario y luego vicepresidente del Club del Progreso y en 1871 formó parte de la Convención de la provincia de Buenos Aires y presentó un proyecto para separar la Iglesia del Estado. En 1874 fue designado diputado del Congreso de la Nación y denunció fraude electoral. Luego, emprendió su vida literaria mientras vivía de sus rentas.

11 Eusebio Gómez fue un criminalista, jurista, juez y profesor de derecho penal que nació en Rosario, provincia de Santa Fe, Argentina en 1883 y falleció en 1954. Se graduó de abogado en 1902 en la Universidad de Buenos Aires con una tesis sobre sugestión y responsabilidad criminal. Dirigió la Penitenciaría Nacional entre 1923 y 1928 y publicó más de 20 libros, entre ellos, Tratado de Derecho Penal de seis tomos entre 1939 y 1942.

12 Nouzeilles, Gabriela, Ficciones somáticas. Naturalismo, nacionalismo y políticas médicas del cuerpo (Argentina 1880 – 1910), Editorial Beatriz Viterbo, Rosario, 2000, p. 132.

13 Solodkow, David Mauricio, “La oligarquía violada: etnografía naturalista, xenofobia y alarma social en la última novela de Eugenio Cambaceres, En la sangre (1887)”, Decimonónica, Estados Unidos, vol. 8, n°1, 2011, p. 93.

14 Rojas Castro, Braulio & Santis Hermann, Verónica, “Huachos, rotos y putas. La dramaturgia de Valparaíso frente a la cuestión social”, Nueva Revista del Pacífico, Valparaíso, vol. 72, 2020, p. 303.

15 Nouzeilles, G., Ficciones somáticas, Op. Cit., p. 12.

16 Navarro, Marcelo, “Sujeto mestizo y apropiación deconstructiva de las ficciones fundacionales de América Latina en Maldita yo entre las mujeres de Mercedes Valdivieso”, Logos: Revista de Lingüística, Filosofía y Literatura, Valdivia, vol. 26, n°2, 2016, p. 173.

17 Nouzeilles, G., Ficciones somáticas, Op. Cit., p. 15.

18 Ansolabehere, Pablo, Laura Fernández Cordero, “Amor y anarquía. Experiencias pioneras que pensaron y ejercieron la libertad sexual Buenos Aires, Siglo Veintiuno Editores, 2017”, Mora, vol. 25, n°1, 2019, pp. 1-2.

19 Becerra, Marina, “Un cuarto propio: relaciones de género, amor y magisterio en la Argentina de inicios del siglo XX”, Propuesta Educativa, FLACSO, Buenos Aires, vol. 28, n°51, 2019, p. 42.

20 Conde, Oscar, “La “mala vida” en Buenos Aires. Entre el ensayo criminológico y la literatura marginalizada”, vol. 10, Zama, Buenos Aires, 2018, p. 43.

21 Dovio, Mariana, “La ‘mala vida’ y el SOA (Servicio de Observación de Alienados) en Archivos de PCML y CA (1902- 1913)”, Revista Sociológica, vol. 26, n°74, México, 2011, p. 80.

22 Conde, O., “La ‘mala vida’ en Buenos Aires”, Op. Cit., p. 43.

23 Barroso, Silvana, “La novela histórico sentimental argentina (en su emergente) como dispositivo de lectura de representaciones de género”, en Barroso, Silvina; Dovio,,Mariana; López Tessore, Verónica Lucía & Giannoni, María Ignacia (eds.), Mujeres en cuestión. Escrituras, ideologías y cuerpos, Editorial Teseo/Ediciones de la Biblioteca Nacional, Buenos Aires, 2012, p. 15.

24 Rosetti, Mariana, “La mujer collage: Perspectivas críticas sobre el cuerpo femenino en las novelas de Cambaceres”, Acta literaria, Concepción, vol. 47, 2013, p. 69.

25 Cambaceres, Eugenio, En la sangre, Salim ediciones, Buenos Aires, 2014, p. 16.

26 Elbert, Carlos Alberto, Criminología, ciencia y cambio social, Editorial Eudeba, Buenos Aires, 2009, p. 23.

27 Cambaceres, E., En la sangre, Op. Cit., p. 13.

28 Cambaceres, E., En la sangre, Op. Cit, p. 14.

29 Solodkow, D. M., “La oligarquía violada”, Op. Cit., p. 100.

30 Rudel, Pamela, “La cuestión femenina y su construcción en la ficción del '80: Cané, Cambaceres y López”, Cuadernos del Sur, Bahía Blanca, vol. 33, 2003, p. 170.

31 Cambaceres, E., En la sangre, Op. Cit., p. 76.

32 Cambaceres, E., En la sangre, Op. Cit., p. 76.

33 Cambaceres, E., En la sangre, Op. Cit, p. 169.

34 Nouzeilles, G., Ficciones somáticas, Op. Cit., p. 12.

35 Rosetti, M., “La mujer collage”, Op. Cit., p. 69.

36 Conde, O., “La mala vida”, Op. Cit., p. 37.

37 Zaffaroni, Eugenio, “La mala vida o los prejuicios vestidos de ciencia”, Delito y Sociedad, vol. 1, n°31, 2016, p. 26.

38 Gómez, Eusebio, La mala vida en Buenos Aires (prólogo del doctor José Ingenieros), Editor Juan Roldán, Buenos Aires, 1908, p. 68.

39 La caracterización del argot lunfardo que realiza Gómez hoy es completamente incorrecta. El lunfardo fue y es un argot utilizado por todas las clases sociales, donde había tantos inmigrantes como criollos.

40 Mailhe, Alejandra, “El archivo de Archivos: un latinoamericanismo eurocéntrico en la psiquiatría y criminología de principios del siglo XX”, Varia histórica, Belo Horizonte, 2014, vol. 30, n°54, p. 655.

41 Campos, Ricardo, “Pobres, vagos, obreros y peligrosidad en España (1845-1936)”, Estudios del ISHiR, Investigaciones Socio Históricas Regionales, Unidad Ejecutora en Red –CONICET ISHIR, Rosario, vol. 24, n°9, 2019, p. 8-9.

42 Salvatore, Ricardo, “Usos científicos en La mala vida de Eusebio Gómez” en Salvatore, Ricardo y Barreneche, Osvaldo (eds.), El delito y el orden en perspectiva histórica, Prohistoria Ediciones, Rosario, 2013, p. 99.

43 Gómez, E., La mala vida, Op. Cit., p. 121.

44 Dovio, Mariana, “Representaciones sobre mujeres de mala vida en la revista Archivos de Psiquiatría, Criminología, Medicina Legal y Ciencias Afines y Revista de Criminología, Psiquiatría y Medicina Legal (1902-1935)”, en Barroso, S.; Dovio, M.; López Tessore, V. & Giannoni, M. I. (eds.), Mujeres en cuestión, Op. Cit., p. 124.

45 Cesano, José Daniel & Dovio, Mariana, La criminalidad femenina en el discurso del positivismo criminológico argentino, Editorial Brujas, Córdoba, 2009, p. 21.

46 Di Corleto, Julieta, Malas madres. Aborto e infanticidio en perspectiva histórica, Editorial Didot, Buenos Aires, 2018.

47 Castells, Florencia Claudia, “Criminalogía Moderna: saberes intelectuales y miradas finiseculares sobre crímenes y mujeres (Buenos Aires, 1898-1901)”, Revista Historia y Justicia, Santiago de Chile, vol. 12, 2019.

48 Speckman, Elisa, “Las flores del mal. Mujeres criminales en el porfiriato”, Historia Mexicana, México, vol. 47, n°1, 1997, p. 183.

49 Sicardi, Francisco, “La vida del delito y la prostitución. Impresiones médico-literarias”, Archivos de Psiquiatría, Criminología, Medicina Legal y Ciencias Afines, Talleres Gráficos de Semana Médica, Buenos Aires, vol. 1, 1903, p. 16.

50 Gómez, E., La mala vida, Op. Cit., p. 158.

51 Solodkow, D. M., “La oligarquía violada”, Op. Cit., p. 112.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Mariana Ángela Dovio, « La “mala vida” y las mujeres en la ciudad de Buenos Aires (fines del siglo XIX y principios del XX) », Revista Historia y Justicia [En línea], 19 | 2022, Publicado el 29 diciembre 2022, consultado el 14 junio 2024. URL : http://journals.openedition.org/rhj/9359 ; DOI : https://doi.org/10.4000/rhj.9359

Inicio de página

Autor

Mariana Ángela Dovio

Doctora en Ciencias Sociales, Universidad Nacional de Buenos Aires, Argentina. Investigadora asistente, Instituto Patagónico de Estudios de Humanidades y Ciencias Sociales, Universidad Nacional del Comahue (IPEHCS-CONICET-UNCO).
Correo electrónico: marianadovio[at]yahoo.com.ar.
Esta investigación se enmarca en el plan de trabajo “Tecnologías de gobierno en relación a la peligrosidad sociales desde espacios de producción científicos en Buenos Aires entre 1933-1955”, financiado por el CONICET.

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Salvo indicación contraria, el texto y otros elementos (ilustraciones, archivos adicionales importados) son "Todos los derechos reservados".

Inicio de página
  • Logo Erih+
  • Logo ACTO Editores Ltda
  • Logo Grupo de Estudios Historia y Justicia
  • OpenEdition Journals
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search