Navegación – Mapa del sitio

InicioNuméros19Dossier: Literatura marginalizada...Las dimensiones urbanas de la pro...

Dossier: Literatura marginalizada y bajos fondos en Chile y Argentina: actores, prácticas y espacios de la transgresión, 1887-1991. Una aproximación interdisciplinaria

Las dimensiones urbanas de la prostitución en la literatura de los bajos fondos en Santiago y Valparaíso a mediados del siglo XX: territorios, trayectorias y geografías del poder

The urban dimensions of prostitution in the literature of the underworld in the mid-twentieth century: territories, trajectories, and geographies of power
Les dimensions urbaines de la prostitution dans la littérature des bas-fonds à Santiago et Valparaíso au milieu du XXe siècle : territoires, trajectoires et géographies du pouvoir
María de los Ángeles Fossatti Masaferroe / Gricel María Labbé Céspedes

Resúmenes

Tomando a la literatura como fuente de geografía histórica y a través de la técnica de georreferenciación de las prácticas espaciales y las trayectorias residenciales de las prostitutas de la literatura de los bajos fondos, fueron analizadas las relaciones y dinámicas emergentes de la triada territorios-trayectorias-prácticas. Se explora la territorialidad latente de los sujetos en una literatura que se enuncia desde el espacio, estrato básico que entrega sentido a los existenciarios de los personajes y que permite sustentar el análisis de una geografía del poder en la microescala del cuerpo, como territorio emergente de lucha, resistencia y anclaje utilizado por las prostitutas de los bajos fondos.

Inicio de página

Notas de la redacción

Recibido : 31/08/2022 / Aceptado : 15/12/2022

Texto completo

Los espacios que habitamos […] son “memorias” que se nos incorporan, como el lenguaje que usamos.
Sergio Rojas.

  • 1 Eltit, Diamela, Lumpérica, Las Ediciones del Ornitorrinco, Santiago de Chile, 1983, p. 10.

Con sonidos guturales llenan el espacio en una alfabetización virgen que altera las normas de la experiencia. Y así, de vencidos en vencedores se convierten, resaltantes en sus tonos morenos, adquiriendo en sus carnes una verdadera dimensión de la belleza. [...]
Sí, cuerpos se venden en las plazas.
A un precio no determinado. Es más bien el placer que emanan en lo profundo de su compromiso. Sus palabras caen en el vacío ampliando sus moléculas para petrificar lo eterno de la producción
1

Introducción

1La literatura de los bajos fondos como fuente histórica y geográfica permite conocer y analizar las fronteras de la marginalidad a través de la identificación de sus territorios, trayectorias y prácticas en el contexto geográfico de Santiago y Valparaíso a mediados del siglo XX. El presente artículo delimita como objeto de interés las narraciones que conciernen a las mujeres que ejercían el oficio de la prostitución en el marco histórico y geográfico de la marginalidad en dicho tiempo histórico. En este sentido, y considerando que el objetivo principal de la investigación es indagar en los vínculos existentes entre las prostitutas de los bajos fondos y el territorio, a partir de la delimitación de sus trayectorias residenciales y prácticas cotidianas, se utiliza como técnica la georreferenciación y el análisis de contenido de seis obras literarias del subgénero de los bajos fondos.

2Para ello, se espacializaron seis trayectorias, es decir los cambios de residencia identificados desde su nacimiento hasta la fecha del momento narrado, con sus respectivas prácticas espaciales circunscritas a sus hábitats que permiten comprender la movilidad del sujeto marginal, visualizando las fronteras de la marginalidad del siglo XX.

3El marco geográfico de análisis corresponde a las zonas urbanas de Santiago y Valparaíso, y el marco temporal considerado concierne al período de 1920 a 1960. La elección de ambos se sustenta en que se condicen al espacio-tiempo en que transcurren las vidas de las prostitutas de las fuentes literarias que fueron georreferenciadas (Tabla 1).

4Desde una perspectiva psico-geográfica se propone analizar las condiciones espaciales e históricas de la prostitución en el contexto de la marginalidad narrada en la literatura de los bajos fondos. Los autores utilizados fueron Armando Méndez Carrasco (1915-1984), quien se desempeñó como carabinero por diez años, vivió en Santiago y Valparaíso y fue autor de crónicas, novelas y cuentos. De dicho autor se trabajaron las obras El mundo herido (1954) y Chicago Chico (1962), específicamente la referencia a los personajes de Cyntia, Margarita y Olga, respectivamente. En segundo lugar, Alfredo Gómez Morel (1917-1984), escritor de artículos y novelas autobiográficas, quien estuvo preso en la cárcel de Valparaíso, donde fue alentado a escribir la novela El río (1962), la que es utilizada como fuente a partir del personaje de Mayita. A su vez, de Luis Cornejo (1925-1992) –quien fue un cuentista, novelista y director-productor de cine chileno–, fue seleccionada la obra Los amantes del London Park (1960) y el personaje abordado es Rosalía. Adicionalmente, Rafael Frontaura (1896-1966), quien fue un reconocido dramaturgo, actor, poeta y escritor, cuya vida transitó por Francia, Argentina y Chile. De dicho autor se escogió Diario de una patinadora (1963), analizándose la protagonista de dicha novela, Nelly. Finalmente, Luis Rivano (1932-2016), quien se desempeñó once años como carabinero, habiendo patrullado en el barrio Matadero, Club Hípico y Santiago Centro. Se dedicó al cuento, novela y teatro y fue un librero reconocido. Sus obras utilizadas fueron la novela La Yira (1970) y la obra de teatro El Rucio de los Cuchillos (estrenada en 1991), seleccionándose los personajes de Nancy y Guille, respectivamente.

5La construcción de las cartografías relacionadas a las prácticas espaciales permitió identificar barrios y fronteras donde se localizaba el ejercicio de la prostitución y relevar las principales modalidades de dicho oficio y sus dinámicas. Por su parte, las cartografías correspondientes a las trayectorias hicieron posible ponderar los vínculos de las prostitutas a la ciudad y sus espacios, destacando su movilidad y el carácter de estrategia laboral que asumía la prostitución como medio para salir de la pobreza, donde el vínculo con la ciudad y sus espacios asume la forma de un anclaje transitorio asociado a una identidad funcional.

6La geografía del poder apreciada en las cartografías y en el análisis de contenido enseña la coexistencia y la segregación de las élites y la marginalidad en el proceso de expansión y modernización urbana. Asimismo, expone las violencias que recaen sobre los cuerpos de las mujeres, donde dichos cuerpos operan como un territorio de anclaje y lucha. Las condiciones sociales de marginalidad de las mujeres hacen emerger la prostitución como una alternativa temporal de subsistencia económica e ilusión de cambio. Donde si bien dicho oficio no configuraba un destino, la exposición a riesgos y violencias sistemáticas representaba la posibilidad de un destino fatal para las mismas. En el contexto de una literatura cuya enunciación es masculina es posible apreciar las relaciones de poder y violencia que organizan el espacio y las prácticas y a la vez es posible apreciar las modalidades por las cuales las mujeres ejercen resistencia, toman posición y ponen en juego su capacidad de agencia en un contexto de subalternidad donde se mezclan la historia de la colonialidad y el capitalismo.

1. Sobre la literatura como fuente histórica y el subgénero de los bajos fondos

  • 2 Lanzuela Corella, María Luisa, “La literatura como fuente histórica: Benito Pérez Galdós”, Actas de (...)
  • 3 Lanzuela Corella, M., “La literatura como fuente histórica”, Op. Cit., p. 260.

7Las obras literarias no solamente se inscriben y producen en un momento histórico particular, sino que el texto narrativo referencia y proporciona una serie de datos y detalles difíciles de encontrar en otro tipo de documentos históricos2. El autor literario es actor y testigo de su época, por tanto, narra y argumenta la realidad en la que está comprometido entregando su punto de vista y testimoniando los acontecimientos que conciernen a su tiempo histórico. Situación que se expresa, al menos, en una doble dimensión, como caracterización más o menos explícita e intencionada de su contexto, en el despliegue de las imágenes, metáforas y referencias utilizadas en las construcciones de los espacios, los personajes y sus trayectorias. Pero también, en relación con el lugar de enunciación en el cual una obra y su autor se inscriben y producen, estando condicionados por las dimensiones simbólicas que organizan la sociedad y la cultura desde la cual se escriben los enunciados que constituyen el texto narrativo. De esta forma, texto y contexto son producciones históricas. Ahora bien, sin desconocer lo que hay de inefable entre ambas dimensiones, es posible afirmar que, la literatura no es una mera ilustración de lo histórico sino una fuente legítima para su interpretación y conocimiento. De este modo, “la validez de la fuente literaria resulta innegable a la hora de analizar temas de historia social, detalles de la vida cotidiana o tendencias de mentalidades colectivas”3.

  • 4 Gómez Valdovinos, Mauricio, Marginalidad y realismo en la narrativa de bajos fondos chilena (1955-1 (...)
  • 5 La primera afirmación corresponde a Gómez Valdovinos, M., Marginalidad y realismo, Op. Cit. La segu (...)
  • 6 Gómez Valdovinos, M., Marginalidad y realismo, Op. Cit., p. 144.
  • 7 Según Gómez Valdovinos, dentro de los sentidos atribuidos a la marginalidad, su condición existenci (...)
  • 8 Sepúlveda Leyton, Carlos, Hijuna, Editorial Nascimento, Santiago de Chile, 1971, p. 11.
  • 9 Méndez Carrasco, Armando, El mundo herido, Tajamar Editores, Santiago de Chile, 2019, p. 21.

8El subgénero narrativo de los bajos fondos, enmarcado dentro del realismo literario, en tanto el rasgo realista es la marca que distingue a esta novela, también caracterizada como biográfica y/o confesional4, ofrece un relato marginal en las claves de una estética realista bajo la forma de un naturalismo residual o de un realismo feo5 que se despliega desde “su performance editorial desde el margen y a partir de su experiencia cultural y social excéntrica”6. En efecto, si bien es posible encontrar entre los principales representantes de este subgénero perspectivas disímiles sobre lo marginal7, es viable también, rastrear sentidos comunes y compartidos que no solo se reflejan de forma notoria en el uso del lenguaje, sino también en las múltiples referencias a la ciudad. Las descripciones de los territorios y espacios (calles, bares, prostíbulos, parques, etc.) son extensas y vastas en dicha literatura puesto que narra de forma exhaustiva el registro de la cotidianidad de sus personajes, mostrando los vínculos de intimidad entre sujetos, espacios, prácticas e imaginarios. Siendo un aspecto clave de esta literatura su condición de estructurarse “desde el espacio como estrato básico” con lo cual, los personajes y acontecimientos se organizan en función del espacio que “se concibe como elemento generador y dominante”8. Asimismo, el entorno no se reduce al escenario donde las acciones se realizan, sino que pone en juego “algo que el protagonista siente dentro de sí, que forma parte de su ser”9. Con lo cual, queda ampliamente expuesta la relación entre la subjetividad del autor y su identificación con la ciudad en la cual transcurre la trama simbólica de la obra.

  • 10 Nancy, Jean-Luc, La ciudad a lo lejos, Manantial, Buenos Aires, 2013, p. 37.

9Por su parte, la etimología de la palabra ciudad, civitatem, nos reenvía a la noción de conjunto de ciudadanos, pero también remite al conjunto urbano de grandes edificaciones y a sistemas complejos de población vinculados a actividades económicas, industriales y de servicios, que se especifica por sistemas políticos y administrativos. Nancy Jean-Luc afirma que la ciudad es circulación, recorrido, movilidad, oscilación, vibración, cruce, roce y fricción. En sus descripciones enuncia: “El cuerpo de la ciudad se suma a millones de cuerpos singulares a los que absorbe y expulsa simultáneamente (...). La ciudad reúne y concentra lo que le queda de heterogéneo hasta la intimidad y la promiscuidad”10.

  • 11 Certeau, Michel de, La invención de lo cotidiano 1. Artes de hacer, Universidad Iberoamericana, Méx (...)

10La ciudad de los bajos fondos devela alteridades que han permanecido ocultas por la propuesta modernizadora. Dichas alteridades no viven al margen, sino que van creándose y creando espacio a través de su movimiento. Se alojan en los intersticios de códigos construidos por narrativas organizadoras de espacios, para desde ahí, desbaratarlos y desplazarlos. Por tanto, esta alteridad vinculada al mundo marginal, es compatible con narrativas de órdenes establecidos, pero lo suficientemente flexibles para que puedan proliferar11. A la vez que narra la absorción y expulsión de los cuerpos en la ciudad hacia espacios devaluados y estigmatizados, exhibiendo huellas y marcas en dichos cuerpos producto de las violencias.

  • 12 Pavón López, Martha, “Curso: Escenarios espaciales en las novelas: geografía y literatura”, Investi (...)

11Asimismo, en las últimas décadas, la literatura no solo ha sido revalorizada como una fuente histórica legítima, sino también como una fuente clave y relevante para los estudios urbanos y para la geografía humana, pudiendo resumir la relación entre geografía-literatura de la siguiente manera; 1) los literatos que recurren a la geografía para crear escenarios, 2) los geógrafos que emplean obras como fuentes y 3) los geógrafos que estudian el espacio en el que se desarrollan las obras12. En este sentido, es factible consultar obras literarias como fuente testimonial y estudiar tanto las relaciones sociales como el espacio en el que se circunscriben dichas narraciones.

  • 13 Bassols Ricardez, Mario Federico, “Geografía de una novela. Kioto de Yasunari Kawabata”, Sociedad y (...)
  • 14 Bassols Ricardez, M., “Geografía de una novela”, p. 97.

12Se destaca que, “todo espacio determina o al menos genera un tipo diferente de historia”13. Además, como la subjetividad del escritor define iconos e hitos urbanos propios de un territorio abstrayendo de la totalidad un flujo de relaciones sociales en las cuales se hallan por lo general envueltos sus personajes, configura una segmentación que opera como un cuadro de mundo en la microescala de la acción humana permitiendo investigar los sentidos atribuidos a una ciudad, un poblado, etc. Considerando que, “sin cierto tipo de espacio, cierto tipo de historia se hace simplemente imposible”14, la literatura como fuente histórica y urbana permite conocer las referencias espaciales y simbólicas que organizan en un tiempo histórico determinado las dinámicas de inclusión y exclusión sociales y urbanas ancladas a los territorios y que exhiben la geografía del poder representada en el espacio.

  • 15 Rojas, Héctor Andrés, “El río como la herida abierta de la ciudad latinoamericana”, Revista Taller (...)

13Por su parte, los análisis de las obras de la literatura de los bajos fondos, hasta la fecha, se han mostrado mayormente “desterritorializados”, pero las relaciones que establecen los sujetos con su espacio hablan de una “territorialidad latente”. En el caso de El río de Alfredo Goméz Morel, el río Mapocho se presenta como un lugar de pertenencia, arraigo y anclaje para los marginados que establecen una relación muy íntima con dicho espacio. A la vez que, se constituye como una zona residual en una ciudad que busca ser un hito de modernización15. Un vínculo igual de intenso es producido por el protagonista en Chicago Chico con el territorio que otorga sentido a su existencia. Así como también, en el personaje principal de El mundo herido, que establece con Valparaíso, sus cerros y el plan, vínculos de identidad que conforman sentidos existenciales. De este modo, la ciudad, sus espacios, territorios y atmósferas dan cuenta de anclajes existenciales y resistenciales y se configuran como registros identitarios para los personajes, operando como matriz espacial y temporal desde la cual narran sus historias y exponiendo los imaginarios urbanos envuelven y enmarcan las acciones dando sentido a los existenciarios de los distintos personajes.

Tabla 1. Novelas, autores, prostitutas y trayectorias residenciales georreferenciadas.

Novela (Año de publicación)

Autor/ Biografía

Prostituta resumen de trayectoria

El mundo herido

(1955)

Armando Méndez Carrasco (1915-1984)

Cyntia

Fue introducida al comercio sexual por una cabrona (Lavinia) que aprovechó la situación económica vulnerable, sus cambios residenciales corresponden a casas arrendadas para ejercer el comercio sexual en la ciudad de Valparaíso.

El mundo herido

(1955)

Armando Méndez Carrasco (1915-1984)

Margarita

Nació en el Cerro el Lingue en Valparaíso, se asiló en un burdel cercano al puerto y posteriormente ejerció como patín hasta que contrajo una enfermedad de transmisión sexual.

Chicago Chico

(1965)

Armando Méndez Carrasco (1915-1984)

Olga

Nació en un cité asolado por la pobreza, entró a trabajar a una casa en el barrio alto dónde fue atacada sexualmente. Después, se asiló en la casa de “La Mimi”. Posteriormente ejerció como patín en los alrededores de la Universidad de Chile, hasta que decidió viajar a Valparaíso.

Lo amantes del London Park (1960)

Luis Cornejo (1925-1992)

Rosalía

Nació en un conventillo en Valparaíso dónde era explotada laboralmente por su madre, se trasladó al barrio de los burdeles en un Cerro de Valparaíso y estuvo como prostituta asilada en la casa de Doña Rosa hasta que conoce a Pedro con quien se muda y comienza una vida itinerante.

Diario de una patinadora (1963)

Rafael Frontaura (1896-1966)

Nelly

Nació en San Carlos dónde su familia vivía como inquilinos, luego de la muerte de su padre y un embarazo, se muda a Santiago para trabajar en una casa del barrio alto, al no encontrar trabajo, comenzó a ejercer la prostitución como patín en el Parque Británico, Avenida Costanera y la Galería Consistorial.

El río

(1962)

Alfredo Gómez Morel (1917-1984)

Mayita

Su residencia era la casa de la Señora María, cabrona de un burdel, pero también pernoctaba en el río Mapocho donde ejercía la prostitución como patín.

La Yira

(1970)

Luis Rivano (1932-2016)

Nancy

Nació en Recoleta (Cerro Blanco), luego de una infancia marcada por la violencia sexual ejercida por el padre entra a la prostitución. Primero, asilada en una pensión en la calle Arturo Prat y, luego, como patín en la Alameda, cerca de la 1era Comisaría de Santiago.

El Rucio de los Cuchillos (1991)

Luis Rivano (1932-2016)

Guille

Su madre, también prostituta, la abandona en una pensión en la calle Eleuterio Ramírez, donde fue criada por los mismos empleados. A los 16 años comenzó a ejercer la prostitución como patín en las cercanías de la Alameda administrada por su proxeneta.

Fuente: Elaboración propia, a partir de Méndez Carrasco, A., El mundo herido y Chicago Chico; Gómez Morel, A., El río; Cornejo, L., Los amantes del London Park; Frontaura, R., Diario de una patinadora; y Rivano, Luis, La Yira y El rucio de los cuchillos.

2. Los Marginales: Sujeto-objeto de la literatura de los bajos fondos

14Las realidades de la marginalidad como alteridad abyecta de las matrices socioeconómicas y simbólicas de la urbe santiaguina en su modernización son retratadas en la literatura de los bajos fondos, escenificando los existenciarios pertenecientes a sector de mayor exclusión que aquellos que conciernen, por ejemplo, al realismo social – obreros, campesinos, trabajadores asediados por las injusticias sociales y económicas-, son personajes abyectos, temidos, despreciados:

  • 16 Méndez Carrasco, A., El mundo herido, p. 9.

“(…) definitivamente más apartados de la legalidad y a los que el resto mira con temor y desprecio: delincuentes comunes, niños abandonados que viven en las calles o bajo los puentes y que se constituyen en verdaderas pandillas, prostitutas, proxenetas, vagos de los barrios bravos, estafadores, cantantes de mala muerte, bailarines de bares e extramuros, alcohólicos y drogadictos”16.

  • 17 Pinto, F., “Un itinerario disruptivo”.
  • 18 Méndez Carrasco, A., El mundo herido, p. 71.
  • 19 Gómez Morel, Alfredo, El río, Editorial Sudamericana, Santiago de Chile, 1997, p. 134.
  • 20 Rivano, Luis, Narrativa reunida, Alfaguara, Santiago de Chile, 2016, p. 400.

15Estos personajes son sujetos que se debaten entre la importancia del reconocimiento y lo absurdo de esa espera mientras transcurre la eterna presentificación del ciclo en el que se suceden días y noches “en un tránsito constante, sin importar el punto de llegada o salida”17. La ciudad narrada por estos escritores, aquella con la que se identifican, es la de las calles “como fuente de perdición de algunos seres”18. También, la ciudad de viviendas precarias, piezas, chozas, cité y conventillos atiborrados por la denominada chiquillería brava. O bien, la ciudad del Río y los pelusas, en la cual la vida auténtica encuentra lugar del puente hacia abajo donde “empezaba nuestra libertad, y era sin medida”19. Ancladas al espacio, las “crónicas” del realismo del hampa se constituyen a partir de múltiples itinerarios de personajes que “se debaten en el barro defendiéndose con uñas y dientes”20.

  • 21 Pinto, F., “Un itinerario disruptivo”, p. 65.
  • 22 Lindón, Alicia, “La ciudad y la vida urbana a través de los imaginarios urbanos”, Revista EURE, San (...)

16De este modo, dicha literatura nos ofrece los imaginarios urbanos de un fragmento de la población excluida de los registros de visibilidad donde se pone en juego una “visión desesperanzada e irredenta en que la visceralidad asume una categoría de normalidad para aquellos sujetos fuera del centro”21. Aunque, paradójicamente, alojados en el corazón de la urbe santiaguina. Desde ahí, exponen la segregación como el reverso de un proceso de modernización que se propone proseguir al margen de las clases populares, buscando su ocultamiento, desplazamiento o expulsión. Así, los itinerarios, trayectorias y prácticas de los personajes de dicha literatura nos permiten conocer imaginarios diurnos y nocturnos disímiles al progreso y la modernidad que las élite de la ciudad se proponían proyectar en la época. En consecuencia, las memorias de la ciudad o sus fragmentos dependen “del sujeto y del tiempo, tanto cotidiano, como biográfico e histórico”22. En los intersticios de los códigos hegemónicos que planifican los flujos deseantes que abyectan cuerpos para su afirmación, se instalan los recorridos que configuran los existenciarios de la marginalidad, sus intercambios, circulaciones y movilidades, donde la explotación y resistencia del sujeto femenino se traza entre múltiples movilidades y el anclaje al cuerpo propio como territorio de lucha y sostén de la existencia.

2.1. Santiago a mitad del siglo XX: modernización, pobreza y prostitución

  • 23 De Ramón, Armando, Santiago de Chile (1541-1991). Historia de una sociedad urbana, Catalonia, Santi (...)

17La literatura de los bajos fondos se enmarca en el proceso histórico y espacial de la transformación urbana de Santiago que estuvo atravesada por los procesos migratorios campo-ciudad donde la capital se erigía como promesa de progreso o subsistencia. El pasaje de Santiago de una ciudad colonial hacia una moderna e industrial inició a finales de la segunda mitad del siglo XIX, extendiéndose hasta la primera mitad del siglo XX. La modernización urbana implicó un proceso de higienización de la vivienda de las clases populares con la creación de las primeras soluciones habitacionales. El proceso de transformación urbano de la capital buscaba proyectar la imagen de una ciudad próspera y pujante23 capaz de replicar el modelo de las ciudades europeas en su modernismo.

  • 24 De Ramón, A., Santiago de Chile, p. 436.

18Entre 1930 y 1950 la migración campo-ciudad alcanzó su máximo nivel, configurándose como un fenómeno inédito en la historia de Chile. En esa época, Santiago presentaba “la más alta tasa de urbanización de la historia moderna”24. La mitad de la población que habitaba en la ciudad correspondía a dicha migración y la otra mitad al crecimiento vegetativo. Esta situación aumentó la demanda de viviendas y favoreció el proceso de expansión hacia la periferia:

  • 25 Romero, Luis Alberto, ¿Qué hacer con los pobres? Elite y sectores populares en Santiago de Chile, 1 (...)

“Al sur, mientras que a1 oeste el indiviso llano de Portales freno durante mucho tiempo el crecimiento. La Chimba, al otro lado del Mapocho, era por entonces una zona casi suburbana, en la que se alternaban espaciosas quintas y cuarterías baratas. Al sur de la Alameda, y más allá de una barrera formada por una serie de hospitales, monasterios e iglesias, se extendía el nuevo arrabal popular. La ciudad comenzó a crecer rápida y desordenadamente al sur. Hacia 1850 casi todas las calles habían alcanzado el Canal Sa. Hacia 1850 casi todas las calles habían alcanzado el Canal San Miguel, abierto en 1822 para servir a una zona todavía rural”25

  • 26 Las descripciones existentes de los conventillos santiaguinos los refieren como “construcciones com (...)
  • 27 De Ramón, A., Santiago de Chile, p. 436.

19Por su parte, la venta y arriendo de terrenos se configuró como un negocio para la oligarquía que comenzó a construir diferentes tipos de hogares para las clases populares; cuartos redondos, conventillos26 y cités que se arrendaban a las familias del centro de Santiago y a los recién llegados del campo. Por tanto, si bien, desde finales del siglo XIX la élite se había trazado el objetivo de desplazar a las clases populares, el centro de Santiago, a mitad del siglo XX, continuaba alojando a los sectores pobres y a un alto porcentaje de los migrantes. Según una estadística de 1939 dentro de los límites de la comuna de Santiago había: “698 conventillos, mientras que en las orillas del zanjón de la Aguada o en las riberas del Mapocho, sección occidental de la comuna de Santiago, se sucedían las “callampas” en una continuidad que no parecía tener fin”27.

  • 28 De Ramón, A., Santiago de Chile, p. 437.

20Asimismo, un estudio de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Chile realizado en 1952, el 60,1% de los pobres de la ciudad vivían aún en conventillos y casas antiguas alquiladas por piezas. Un 13,8 residían en callampas o campamentos y un 26,1 habitaba en viviendas estables en alguna de las poblaciones levantadas por los organismos del Estado. Asimismo, de acuerdo con los datos entregados por el Centro Latinoamericano de Demografía (CELADE) hasta 1940 la mitad de los migrantes se instalan en el sector central de Santiago. Porcentaje que en 1960 desciende a un 35%. Con lo cual el domicilio de las clases pobres o populares comienza paulatinamente a desviarse hacia las comunas periféricas al sur de la capital, Conchalí, Quinta Normal, La Cisterna, San Miguel y Ñuñoa28.

  • 29 Ambas realidades son retratadas en la literatura. La novela Juana Lucero, por ejemplo, narra la exp (...)
  • 30 Porto, María José & Rivera, Carmen Luz, La prostitución en la clase media chilena. El paso del burd (...)

21Los procesos migratorios campo-ciudad, cuyos orígenes se remontan a la segunda mitad del siglo XIX, conllevan el desplazamiento de las mujeres pobres hacia las grandes ciudades, los puertos y los centros mineros importantes, en búsqueda de una alternativa de subsistencia. Las alternativas disponibles no eran muchas y básicamente consistían en la servidumbre doméstica o sexual. Estando ambas formas íntimamente relacionadas ya sea porque la servidumbre doméstica era también sexual o porque el servicio doméstico era una forma de acercarse a la prostitución2930. Las mujeres que llegaban de los pueblos, experimentaron el desarraigo y la explotación. En este contexto, de migración y pobreza, que aumentó el crecimiento demográfico de la capital, se instalaron las dinámicas urbanas de la prostitución de la época. Entre la servidumbre sexual como medio de subsistencia para las mujeres y la desesperanza de la vida obrera y marginal que configuraba la clientela del burdel, transcurren varias de las narraciones de dicha literatura.

  • 31 Al respecto, véase Ayala Cordero, Ignacio “Redes de prostitución y cotidianidad del lupanar. El ofi (...)

22Desde la década del 30 hasta los años 50, el burdel era un lugar de fiesta y socialité para los hombres de distintas clases sociales. Se componían habitualmente de un living o salón donde se bailaba y entretenía a los clientes y de la cocina, baños y piezas donde se realizaban los servicios sexuales y que eran también las habitaciones de las mujeres que vivían en calidad de asiladas en dichos establecimientos. Las prostitutas asiladas eran regentadas habitualmente por una mujer - la cabrona- o por un proxeneta, quienes ejercían sobre ellas una extrema vigilancia y con quienes adquirían una deuda material y simbólica. Entre la jerarquía y el control las prostitutas negociaban condiciones y establecían resistencias accionando en los márgenes de las verticalidades del poder su capacidad de agencia31.

  • 32 De Ramón, A., Santiago de Chile, p. 339.

23La modernización de Santiago entró así en conflicto con la pobreza y la marginalidad alojada en el corazón mismo de la ciudad que reunía las consecuencias económicas y sociales de la crisis campesina sometidas a la especulación económica de la oligarquía y su desprecio. La división entre el progreso y la miseria fue recogida por los testigos de la época; Santiago se componía de diez o quince calles copiadas de las de Europa, barrio artificial, mientras que “bajo él (estaba) la lepra inmensa de los barrios pobres e insistía en que, salvo las calles centrales “el resto de la ciudad es aquella indescriptible cloaca a que ya he hecho mención”32.

24La realidad urbana de Santiago en dicha época enseñaba la oscilación entre su orientación hacia el modernismo europeo a través de una arquitectura que buscaba instalar una trama de urbanización ordenada y limpia como símbolo de modernidad –por ejemplo, el Paseo Bulnes– y, la ciudad de los conventillos, piezas y cité de los obreros, marginales y prostitutas. La higiene del modernismo y las pobrezas campesinas dividen la experiencia de la ciudad entre la aspiración de “una metropolización planificada del deseo” y su imposibilidad. La ciudad “progresa” buscando cumplir con los imperativos estético-ideológicos de la ciudad moderna como máquina de habitar y “deriva” en las “enfermedades sociales”, como la prostitución y el alcoholismo. Realidades repudiadas y rentabilizadas por las elites y destinos frecuentes para las mujeres pobres que intentaban sobrevivir en las grandes ciudades.

2.2. Valparaíso: el nacimiento de la ciudad moderna a mediados del siglo XIX

  • 33 Méndez Carrasco, A., El mundo herido, p. 289.

25El Gran Valparaíso descrito en la literatura de los bajos fondos, tiene sus orígenes morfológicos a mitad del siglo XIX, cuando ocurrió la sectorización o diferenciación funcional de la ciudad, suceso que la avienta hacia la modernidad. Al amparo de esta nueva corriente, en el sector bajo y plano de Valparaíso se ubicaron los comerciantes extranjeros y los cerros fueron siendo ocupados por los grupos sociales más pobres. El área plana de la ciudad también se dividió entre el puerto y el barrio comercial El Almendral, que en la literatura de Méndez Carrasco es descrito como “una ramera en eterno movimiento”33.

26Según las crónicas de la época se describe Valparaíso como este comenzó a decaer como centro urbano durante las primeras décadas del siglo XX:

  • 34 Consejo de Higiene de Valparaíso, Archivos del Consejo de Hijiene de Valparaíso 1896 y primer semes (...)

“(…) la ciudad se encuentra en muy mal estado y que las basuras se recogen de una manera muy imperfecta e intermitente o simplemente, como sucede en barrios enteros, no se recogen, se tendrá una pálida idea del deplorable estado higiénico, del gran desaseo y abandono en que actualmente se encuentra la parte plana de la ciudad de Valparaíso. Siendo la descrita la situación de la parte plana de la ciudad, puede suponerse cómo estarán los cerros. Casi todos ellos sin desagües, sin servicios de ‘extracción de basuras, los vecinos dejan estas y todas las inmundicias en cualquier sitio erial que encuentran en su camino o las arrojan a la ladera del cerro o al fondo de la quebrada”34.

  • 35 Sentis, Verónica & Rojas, Braulio, “Huachos, rotos y putas. La dramaturgia de Valparaíso frente a l (...)

27La marginalidad que caracterizaba a Valparaíso estaba marcada por la vivienda de tipo “conventillo”, concepto que ampliamente expandido correspondía a diversos tipos de viviendas degradadas, en los que vivían los grupos más desfavorecidos. Al ser visto como una amenaza a la salubridad y moralidad por parte de los grupos más acomodados, favoreció el tránsito del conventillo al cité, pero en Valparaíso se manifestó, sobre todo, en la autoconstrucción en los cerros. Esta construcción histórica-urbana del Gran Valparaíso tiene un correlato literario que refleja el problema de la cuestión social, que describen la urbe porteña centrándose en figuras como el huacho y la prostituta35, personajes que transitan principalmente en los cerros porteños y que tienen excursiones hacia sectores más acomodados como El Almendral.

  • 36 Sentis, V. & Rojas, B., “Huachos, rotos y putas”, Op. Cit.
  • 37 Sentis, V. & Rojas, B., “Huachos, rotos y putas”, p. 308.

28La literatura porteña plasmó la experiencia de aquellos que a duras penas subsistían en el puerto buscando en los bordes de la sociedad alternativas de subsistencia. Consecuentemente, tras los primeros treinta años del siglo XX, se configuró un corpus de obras literarias y dramáticas que retratan la vida de los personajes del mundo local36. Tema recurrente también recogido por dicho corpus literario porteño son los hijos ilegítimos o los denominados huachos y/o bastardos. Tal como plantean Santis y Rojas, en el “huacharaje”' se constituye en la relación psicosocial entre el teje y desteje de un padre ausente y la madre (india), la cual asume un rol compensatorio sobreprotector. La literatura porteña hizo eco de la cuestión social poniendo énfasis en las figuras literarias del huacho, la prostituta y el roto, en un proceso que se autoreproduce. “El huacho como origen de la inequidad de clases, el roto, como la evolución del huacho, y la puta como madre del primero y posible mujer del segundo”37.

29En femenino, “la huacha”, es patente en la literatura de los bajos fondos y su identidad obedece a un proceso de doble vulneración, descrito a continuación:

  • 38 Navarrete, Carolina, “La circularidad identitaria de la huacha en Madres y Huachos. Alegorías del m (...)

“En primera instancia, la huacha participaría de una ilegitimidad originaria, entendiéndose ésta como el desprecio que suscita su figura ante el padre al momento de nacer, repitiéndose el mismo rechazo, posteriormente, cuando la figura masculina, tras acometerla sexualmente, la abandone con su progenie”38.

3. Prácticas espaciales y prostitución en la literatura de los bajos fondos.

  • 39 Dureau, Francoise; Dupont, Véronique; Leliévre, Éva; Lévy, Jean Pierre & Lulle, Thierry, Metrópolis (...)

30El análisis cartográfico permitió agrupar las prácticas espaciales identificadas en la literatura de los bajos fondos mostrando que las mismas estaban circunscritas principalmente al área central de la ciudad de Santiago, conocida como casco histórico (Figura 1) y al borde costero de la ciudad portuaria de Valparaíso. Lo cual coincide mayormente con las descripciones históricas establecidas con anterioridad. Para Dureau y compañía39, comprender la movilidad cotidiana de un sujeto significa tener en cuenta los modos de transporte, los desplazamientos y la experiencia de estas prácticas.

31La Figura 1, exhibe que, en las prácticas referentes al ejercicio de la prostitución, existe un traslape que se muestra en la cartografía con un sector de mayor densidad, el cual corresponde a la Alameda a la altura de las Calles Arturo Prat, San Diego, Bandera y Morandé. Estás prácticas se extienden hacia el sector sur de Santiago, hacia barrios como Matta, Lira y Almagro, pero también hacia el sector norte, conocido como La Chimba. Las prácticas también tienen lugar de forma aislada en el sector de Providencia, particularmente el barrio Parque Bustamante. Esto significa que podemos encontrar un patrón histórico-geográfico, en dónde las prostitutas del siglo XXI continúan utilizando los mismos lugares que utilizaban las prostitutas del siglo XX.

  • 40 Hidalgo, Rodrigo & Borsdof, Axel, “La exclusión residencial y el desarrollo de la ciudad moderna en (...)

32En la obra Chicago Chico, se menciona de forma explícita el Barrio Dieciocho, como sector residencial de grupos acomodados. Es decir, en términos espaciales estos grupos no están alejados de dónde están los espacios de prostitución delimitados en la Figura 1. Esto permite caracterizar a la marginalidad de la época cuya ubicación geográfica enseña la proximidad física entre grupos socioeconómicos heterogéneos (en una misma calle) a la vez que indica una mayor fragmentación urbana como respuesta espacial de grupos acomodados que buscan la diferenciación social a través del establecimiento de límites y barreras físicas y/o simbólicas40.

  • 41 Frontaura, Rafael, Diario de una patinadora, Editorial Lord Cochrane, Santiago de Chile, 1963, p. 1 (...)
  • 42 Frontaura, R., Diario de una patinadora, p. 104.
  • 43 Frontaura, R., Diario de una patinadora, p. 103.

33Si bien, la literatura narra indistintamente el ejercicio de la prostitución de cada una de las protagonistas, de la obra de Rafael Frontaura, Diario de una patinadora, se desprende una clasificación respecto a la categoría social de las prostitutas, la cual está vinculada directamente al lugar en el cual se ejerce el oficio. Así por ejemplo, se habla de una “clase media” para referirse a prostitutas que transitan por: “la calle Monjitas, Galería Consistorial y San Antonio, o por Alameda O´Higgins esquina de Carmen o Santa Rosa, o frente al Hospital de San Borja”41. De una clase más acomodada de prostitutas: “actúan en los grandes Hoteles y Restaurantes de lujo, en Departamentos secretos, en Boites y Bares de moda. Distintas clases de patines, pero patines al fin”42. Pero también están las de clase “humilde” las que trabajan en: “calle San Diego, las de San Pablo, Franklin, Independencia, Estación Alameda, Parque Recoleta y Bandera al llegar a Mapocho”43.

Figura 1. Lugares descritos en la literatura de los bajos fondos como sectores de prostitución.

Figura 1. Lugares descritos en la literatura de los bajos fondos como sectores de prostitución.

Fuente: Elaboración propia, a partir de las referencias a las trayectorias residenciales de Cintya y Margarita (El mundo herido), Mayita y Guille (El río), Olga (Chicago Chico), Nancy (La Yira), Nelly (Diario de una patinadora) y Rosalía (Los amantes del London Park).

34De este modo, la geografía del poder enseña la coexistencia y el proceso de segregación que caracteriza a la ciudad en dicha época, a la vez que confirma el proceso de expansión urbano hacia la periferia y muestra también la atribución de sentidos sociales de mayor o menor valor conforme a su referencia espacial testimoniando el tejido territorial urbano y sus relaciones de poder.

  • 44 Ver Góngora Escobedo, Álvaro, La prostitución en Santiago, 1813-1931. Visión de las elites, Editori (...)

35Pero no solo barrios y calles es factible analizar desde la interpretación de las obras literarias, también es posible agrupar las relaciones entre espacios y modalidades de ejercicio de la prostitución. Las prácticas de prostitución en la literatura de los bajos fondos son un tema recurrente que expresa el predominio del comercio sexual como modalidad de subsistencia para las mujeres nacidas en contextos de marginalidad. Las prácticas identificadas remiten principalmente a tres modalidades preponderantes de ejercicio; la que concierne al espacio del burdel, la del vínculo proxeneta-prostituta y la figura de la patinadora callejera y solitaria. Lo que, por su parte, acuerda con las descripciones históricas existentes sobre las formas de prostitución de la época incluyendo los cambios de reglamentación que operan desde 1931 prohibiendo las Casas de Tolerancia y permitiendo la prostitución de forma exclusivamente aislada44.

36Tal y como fue mencionado, durante este tiempo histórico, el burdel configuró un espacio privilegiado de ejercicio de la prostitución asociado a la recreación y al intercambio social de los hombres, implicando con frecuencia la condición de asilamiento de las prostitutas y su reclusión bajo el mando de la regente, una prostituta vieja y/o un proxeneta. Lo cual se comprueba en la literatura analizada en el caso de Rosalía y Olga (Los amantes del London Park y Chicago Chico) o en la situación de Cintya y sus hermanas (El mundo herido), así como también en las prácticas de Mayita (El río) y en los inicios de Nancy (La Yira). Asimismo, es posible identificar el ejercicio de la prostitución en la calle bajo la administración del proxeneta, como en el caso de la Guille (El Rucio de los Cuchillos), en los inicios de la prostitución de Mayita y en diversos fragmentos de las novelas donde se menciona que el ejercicio de la prostitución callejera era administrado por hombres. Finalmente, es posible identificar la figura de la patinadora solitaria como es el caso de Nelly (Diario de una patinadora) y también de Margarita (El mundo herido). Ahora bien, a lo largo de las trayectorias individuales de los personajes señalados se puede apreciar la alternancia entre las modalidades y lugares siendo lo más visible y relevante la itinerancia entre la calle y el burdel. Por su parte, es posible identificar en dicha literatura los sentidos atribuidos a las tres modalidades en función de las condiciones económicas, de seguridad personal o riesgo, así como de valoración social.

Tabla 2. Categorías y definición de formas de ejercer el comercio sexual en la literatura de bajo fondos

Categoría

Definición

Relación riesgo-seguridad

Prostituta de burdel

Prostituta que ejerce el comercio sexual en una locación fija, bajo la dependencia de una regente o cabrona (prostituta vieja) y/o del proxeneta.

Habitualmente residían en condición de reclusión casi total, aunque había quienes ejercían en el burdel sin habitar en las instalaciones.

Mayor nivel de protección en relación con la clientela, pero altos niveles de sometimiento y reclusión.

Goza de mayor estabilidad laboral, ya que posee cartera de clientes que frecuentan con regularidad el local.

Prostituta de calle administrada por un proxeneta

Prostituta que ejerce el comercio sexual en una determinada localización geográfica fija. Su lugar es defendido de la irrupción de otras prostitutas por el proxeneta.

Cuenta con la protección del proxeneta, que asegura la locación y, si bien no posee mayores restricciones residenciales (reclusión), está sometida en alto grado a la violencia de su administrador.

Patinadora callejera y solitaria

Prostituta que ejerce el comercio sexual de forma itinerante, sin lugar físico permanente, ni instalación frecuente, aunque puede permanecer de forma relativamente estable durante un lapso considerable en un mismo lugar.

Suele utilizar el auto del cliente o se va a un hotel por un par de horas.

Alternan de locación en función de la persecución policial y de las posibilidades de reinstalación en los circuitos según las dinámicas de ocupación de los territorios.

Modalidad que implica mayor riesgo y a la vez mayor libertad.

En ocasiones se asocia a un descenso social en la trayectoria, pero también es valorada como la modalidad que entrega mayor libertad, aunque puede ser muy inestable y riesgosa en función del barrio en el cual se realizan las prácticas.

Fuente: Elaboración propia, a partir de Méndez Carrasco, A., El mundo herido y Chicago Chico; Gómez Morel, A., El río; Cornejo, L., Los amantes del London Park; Frontaura, R., Diario de una patinadora; y Rivano, Luis, La Yira y El rucio de los cuchillos.

4. Trayectorias residenciales decadentes, prostitutas móviles y desarraigadas

  • 45 Siguiendo a Yasna Contreras, se utiliza la categoría “decadente”, para hacer referencia a un sujeto (...)
  • 46 Gómez Morel, A., El río, p. 163.

37El ambiente que envuelve dichas prácticas es de violencia y precariedad lo cual se confirma por el destino fatal que experimentan varias prostitutas, cuyas muertes se producen a edades tempranas por causa de enfermedades de transmisión sexual o por actos crueles y violentos45. Los relatos de sus vidas están marcados por una infancia vulnerada y por haber sido objetos de diversas formas de abuso, identificándose una recurrente migración de zonas periféricas hacia el centro de la ciudad, la cual emerge, como se estableció con anterioridad, como horizonte de posibilidad para la subsistencia. Entre el desamparo, la ignorancia y el desconocimiento de las lógicas urbanas de Santiago suelen llegar buscando una oportunidad laboral en los barrios “altos” de la capital donde esperan ser acogidas como empleadas domésticas de alguna familia del sector oriente, asumiendo como destino la servidumbre doméstica y sexual. Confrontadas con una soledad brutal que bordea la desolación, se desplazan desde las agencias de contrataciones que estaban en el centro de Santiago, hacia sus inicios en la prostitución que suelen estar vinculados a los burdeles. También hay, en sectores de mayor exclusión, como las vidas que habitan en el río Mapocho, la patín del Río que goza, dentro de esta literatura, de una “dignidad especial porque son pocas las que se atreven a traficar junto al hampa”46. En este sentido, la narrativa de los bajos fondos, cuya posición de enunciación es masculina, nos reenvía a un relato que, sin desconocer las condiciones materiales de precariedad y pobrezas, despliega una imagen de la mujer prostituta que oscila entre la romantización y la victimización como marco general en el cual se suscriben las narraciones. A su vez, los relatos oscilan entre la tragedia y las alternativas y exhiben los márgenes de resistencia y negociación. Sin embargo, la atmósfera que rodea a los personajes femeninos y los sentidos atribuidos a los existenciarios replican estereotipos de género y reproducen la división histórica y cultural de la mujer puta o santa, reduciendo la heterogeneidad de las realidades femeninas que se implican en el ejercicio de la prostitución.

  • 47 Dureau, Françoise; Giroud, Matthieu, & Lévy, Jean-Pierre, “La observación de las movilidades cotidi (...)

38El entrecruzamiento de estas categorías con los barrios en los cuales ejercen sus prácticas laborales permite comprender la movilidad de las prostitutas, pero también las dinámicas asociadas a estos espacios de la ciudad: “La observación de las movilidades cotidianas, no sólo constituye un punto de entrada pertinente para comprender la evolución de los espacios de vida individuales y familiares, sino también para interpretar ciertas reconfiguraciones urbanas y territoriales en proceso”47.

  • 48 Di Virgilio, María Mercedes, “Trayectorias residenciales y estrategias habitacionales entre familia (...)

39María Di Virgilio plantea que las experiencias de movilidad “nos lleva más allá de la mera descripción de los recorridos y nos impulsa a adentrarnos en los territorios, en los barrios, en los hogares y en sus características”48. Por tanto, la comprensión de la movilidad nos permite, también, la comprensión de las dinámicas socioterritoriales, así como la lectura de los espacios transitados a nivel de imaginarios urbanos de la época.

Figura 2. Lugares donde se desarrollan prácticas espaciales de las prostitutas de los bajos fondos

Figura 2. Lugares donde se desarrollan prácticas espaciales de las prostitutas de los bajos fondos

Fuente: Elaboración propia a partir de las referencias a las trayectorias residenciales de Cintya y Margarita (El mundo herido), Mayita y Guille (El río), Olga (Chicago Chico), Nancy (La Yira), Nelly (Diario de una patinadora) y Rosalía (Los amantes del London Park).

  • 49 Beraún Chaca, John James & Beraún Chaca, Alan Joe, “Sociedades territorializadas: desterritorializa (...)

40Las distintas novelas narran los periplos de sus trayectorias que consideran varios cambios de residencia y destinos lo suficientemente desafortunados. Las trayectorias residenciales muestran que 5 de las 6 prostitutas tienen cambios de residencia en los cuales empeoran sus condiciones de vida, es decir, se vislumbra un deterioro de las condiciones materiales y de subsistencia de las mismas. Asimismo, se aprecia a través de las trayectorias que las prostitutas son sujetos móviles y desarraigados al territorio como parte de una estrategia de vida utilizada para subsistir, en la cual se anclan a un espacio, que puede ser un prostíbulo u hotel, y desarrollan sus prácticas laborales en el entorno próximo con el objetivo de minimizar peligros y gastos. La movilidad y el anclaje territorial no ponen necesariamente en juego una capacidad identitaria de tipo afectivo. En efecto, como se ha confirmado en estudios similares, “su alta movilidad en el territorio y su fluctuante y limitada existencia a las noches condiciona la existencia y generación de una identidad solamente funcional, laboral”49.

  • 50 Souza, Marcelo Lopes de, “O território: sobre espaço e poder, autonomia e desenvolvimento”, en Cast (...)
  • 51 Beraún Chaca, J. & Beraún Chaca, A. J., “Sociedades territorializadas”.

41Así como las cartografías correspondientes a las prácticas permitieron relevar los barrios y fronteras donde se localizaba el ejercicio de la prostitución y sus principales modalidades, las cartografías correspondientes a las trayectorias hacen posible ponderar la relación de las prostitutas a la ciudad y sus espacios, la cual se caracteriza principalmente por una relación de anclaje transitorio con una identidad funcional, es decir, laboral. En el marco de las fronteras delimitadas para el ejercicio de la prostitución, se puede apreciar la movilidad y el desplazamiento a través de dinámicas que ponen en juego territorialidades móviles50. La territorialidad móvil propone considerar “espacios en los que, en un momento determinado, cierto grupo de poder puede desplazar a otro para ejercer el control, pudiendo ser el emplazamiento fugaz o duradero en el tiempo”. Siendo, por ejemplo, una característica de las formas de apropiación de los espacios de la ciudad por parte de la prostitución y sus dinámicas, la imposición durante la noche de sus propias reglas que disipan las formas de actividad económica que imperan durante el día51. La apropiación territorial generada por estos sujetos significa que lo perciben como un espacio de pertenencia y símbolo de identidad, aunque esa apropiación ocurra en ciertos momentos. En este contexto, es posible apreciar una identidad relativa al espacio, la facilidad ante el desapego y una identidad más funcional que afectiva.

42La Tabla 3 muestra a las prostitutas de la literatura de los bajos fondos y las categorías por las cuales han transitado en el ejercicio de sus prácticas laborales.

Tabla 3. Trayectoria de las prostitutas de la literatura de los bajos fondos, en cuanto a modalidad laboral

Prostituta de Burdel

Prostituta de calle administrada por un proxeneta

Patinadora callejera y solitaria

Periferia oriente (Cono de altos ingresos) y Cerros de Valparaíso

Cintya, El mundo herido

Margarita, El mundo herido

Rosalía, Los amantes del London Park

Rosalía, Los amantes del London Park

Parques, Autopistas

Nelly, Diario de una patinadora

Centro (Alameda, Galerías comerciales)

Guille, El Rucio de los Cuchillos

Nancy, La Yira

Nelly, Diario de una patinadora

Nancy, La Yira

Periferia Sur (Matta, Franklin)

Nancy, La Yira

Olga, Chicago Chico

Olga, Chicago Chico

Márgenes de las ciudades (Borde río, puerto)

Margarita, El mundo herido

Mayita, El río

Margarita, El mundo herido

Mayita, El río

Olga, Chicago Chico

Fuente: Elaboración propia, a partir de Méndez Carrasco, A., El mundo herido y Chicago Chico; Gómez Morel, A., El río; Cornejo, L., Los amantes del London Park; Frontaura, R., Diario de una patinadora; y Rivano, Luis, La Yira y El rucio de los cuchillos.

43La Tabla 3 permite visualizar y caracterizar los espacios dónde se ejercían prácticas de prostitución en barrios del Gran Santiago y Gran Valparaíso. Permitiendo conjugar los espacios y las formas de ejercicio de la prostitución lo cual da cuenta de 2 cosas: 1) la alternancia de los sujetos, que en la mayoría de ellos no permanece estático en una categoría de prostitución/lugar y 2) la dimensión simbólica enmarcada territorialmente, ya que existe una distancia simbólica, social y espacial entre los extremos de la tabla.

44Asimismo, las trayectorias residenciales exhiben vínculos de anclajes territoriales temporales y funcionales, dinámicas de movilidad que expresan distintos grados de desterritorialización y desarraigo, e identidades afectivas con los territorios relacionadas principalmente con los lugares de origen.

45Así un caso emblemático de anclaje territorial temporal y funcional es Guille, prostituta de El Rucio de los Cuchillos, su residencia actual corresponde a un hotel de la Calle San Diego y ejerce la prostitución en la Alameda con San Francisco. La narración de su vida enseña su pasaje por varias residencias en pensiones y hoteles, de las cuales ha salido de forma intempestiva por algún motivo y sin mayores dificultades en términos de desprendimiento afectivo.

  • 52 Gouëset, Vincent; Demoraes, Florent; Le Roux, Guillaume; Figueroa, Oscar & Zioni, Silvana, “Recorr (...)

46Por otro lado, la prostituta del libro El mundo herido, llamada Cintya vive asilada en una casona en Valparaíso. La descripción de la casa donde reside y ejerce la prostitución y la narración de la relación de Cintya a este espacio no evidencia signos de valoración afectiva, sino que prima una relación funcional, sin signos de investimiento afectivo y de identificación al lugar. A nivel de prácticas espaciales, Cintya es retratada como un sujeto inmóvil, lo cual podría indicar una estrategia orientada a evitar o disminuir dificultades52, por ejemplo, el costo de los desplazamientos. A su vez, puede utilizarse, como recurso y capital de proximidad, el domicilio y las redes sociales cercanas. Asimismo, la participación de las mujeres de esta casa con la comunidad no se establece tanto en función del territorio, es decir, del afecto y la identificación con los cerros de Valparaíso, sino de la miseria y la precariedad que las implica y las hace partícipe. Sin embargo, existe un trasfondo nacionalista que reúne en una misma causa a la patria y sus miserias.

47Entre Margarita y Cintya en El mundo herido se aprecia el contraste entre una identidad afectiva y funcional con el territorio. Desde la perspectiva del autor, Margarita cuyo origen y pasado pertenece a los cerros de Valparaíso, se sacrifica por el territorio ofreciendo a los muchachos de El Litre su cuerpo como un signo de amor.

48En lo que concierne a los orígenes y destinos de las trayectorias de las prostitutas de los bajos fondos insisten los asuntos de la migración y la pobreza y se aprecia una tendencia a descender social y económicamente. Lo que evidencia el desarraigo crónico de sus vidas y las múltiples violencias de las que fueron objeto en el contexto de una ciudad que se moviliza y expande al ritmo del capitalismo y la modernización.

  • 53 Cornejo Gamboa, Luis, Los amantes del London Park, Santiago de Chile, 1960, p. 101.

49Un caso de trayectoria decadente es el de Rosalía, prostituta de Valparaíso que, al dejar la prostitución por petición de su actual pareja termina su trayectoria residencial sumida en la máxima pobreza: “Rosalía, en ese patio del London Park, sufrió un viraje de ciento ochenta grados. Parecía haber retornado a su infancia en el conventillo. De nuevo volvía a recordar a la perfección como se cocina a fuego de leña al partirla y el hollín, siempre afanosa y sonriente”53.

50También el caso de Olga, prostituta de las boats y salones de bailes de Santiago representa una de las trayectorias residenciales más decadentes evidenciadas en las obras. Su trayectoria comienza en un cité de la comuna de Santiago, pasando luego a una residencia del barrio alto dónde producto de un intento de violación comienza su camino en la prostitución y finalmente, contrae una enfermedad venérea y termina patinando en un Caleta en Valparaíso y viviendo como vagabunda.

Figura 3. Trayectoria residencial de Olga

Figura 3. Trayectoria residencial de Olga

Fuente: Elaboración propia en base a trayectoria residencial de Olga (Chicago Chico).

51Asimismo, la situación de Nelly también enseña a una trayectoria residencial en caída, que transita por el barrio alto, sin poder asentarse y desencadena en pensiones en el centro de Santiago y cuyo desenlace habla de un viaje hacia el norte, en busca de un amor que acaba con su muerte por una riña en el burdel.

52La realidad de Nelly enseña también la función del anclaje territorial como estrategia para la sobrevivencia, donde el Parque Británico, lugar en el cual ella desarrolla sus prácticas laborales, se configura como un espacio de amparo existencial:

  • 54 Frontaura, R., Diario de una patinadora, p. 130.

“Ahora he caminado por el centro, por los Portales, y me ha ido bien. Con el pretexto de mirar los escaparates, puede una dar ocasión a que se acerquen los pretendientes y la cosa no anda mal. Pero no sé: a mí me parece menos desagradable hacer esto en el ambiente acogedor del Parque, entre los árboles corpulentos y la penumbra celestina del ramaje. Aquí, en pleno Centro, rodeada de la muchedumbre que compra y pasea, entre la gente de bien, me siento como pollo en un corral ajeno”54.

Figura 4. Trayectoria residencial de Nelly

Figura 4. Trayectoria residencial de Nelly

Fuente: Elaboración propia en base a trayectoria residencial Nelly (Diario de una patinadora).

53De modo similar, la trayectoria de Margarita inicia en la pobreza del cerro El Litre y finaliza muy prontamente en el Hospital San Juan de Dios:

  • 55 Méndez Carrasco, A., El mundo herido, p. 160.

“Al principio tuvo suerte: los prostíbulos porteños se pelearon por sus gracias. Margarita cubrió de regalos el hogar y la madre habló de una hija agradecida. Sin embargo, volvió el hastío por los disparates del hombre y las malintencionadas palabras de su madre. Por fin, la envolvió el libertinaje y fue descendiendo hacia la prostitución callejera. Nacieron los amoríos, los llantos silenciosos, los sueños desvanecidos, las esperanzas torcidas y la realidad cabal y mordiente”55.

54Así, la ciudad que recorren, por la que se desplazan sin mayor apego afectivo y, en muchos casos, con la nostalgia de un pasado ajeno e inaccesible, es principalmente un espacio de trabajo. Un espacio en el cual comerciar y subsistir. Sostienen con la ciudad una identidad más funcional que afectiva y pueden moverse para re-comenzar en otro territorio sin sentir que dejan atrás algo que comprometa mayormente su identidad. Pero es también, la ciudad de las solidaridades y rivalidades que se trazan entre ellas por oficio. La ciudad del parque por el cual los niños pasean mientras ellas esperan la aparición de un cliente y fantasean con otras vidas posibles. La de la mañana a contracorriente de la vida del trabajador y los escolares, la de los bares donde se toma desayuno después de trabajar o se almuerza antes de salir. Ciudad de impunidades e injusticias, de resistencias y contra-conquistas.

  • 56 Rivano, L., El Rucio de los Cuchillos, RIL Editores, Santiago de Chile, 2004, p. 43.

55Efectivamente, sería un absurdo reducir el existenciario de dichas mujeres al ejercicio de la prostitución. No se trata aquí, de asimilar o reducir la existencia de los sujetos femeninos a la identidad de la prostitución, de hacerlas equivaler y desaparecer a un ser que se reduce a dichas prácticas, sino de analizar desde esta dimensión, las relaciones conflictivas, riesgosas y resistenciales que se ponen en acto en dichas historias entre espacios y prácticas que sostienen la existencia. Desde aquí el desarraigo al territorio o el sacrificio por él, pueden pensarse como un saber-hacer con el desamparo, la abyección y la explotación. Además, los relatos que producen los escritores sobre las prostitutas nos permiten pensar que la relación territorial más importante que sostienen estas mujeres es con su propio cuerpo. Como si las únicas posibilidades existenciales de habitar un territorio propio, que paradójicamente es explotado, fuese cierta la relación al cuerpo o, a lo que se desprende de él instalando un afuera, una frontera de separación con los otros. Como dice la Guille: “Podemos vender el poto o cualquier parte del cuerpo, pero (se golpea el pecho) el alma, ni cagando, Rucio!”56.

56Entre los proxenetas, las cabronas y la violencia de los clientes, acompañadas de las crueldades de la historia familiar y social, el cuerpo se presenta como territorio habitado en el que se expresan los conflictos de la subjetividad, como lo proponen las miradas críticas del territorio desde los feminismos:

  • 57 Cruz Hernández, Delmy Tania & Bayón Jiménez, Manuel (Colectivo Miradas Críticas del Territorio desd (...)

“En el cuerpo se plasman las luchas, las pasiones, las angustias y las resistencias (…). Sin embargo, en el cuerpo se reflejan también las resistencias contrahegemónicas. Así, el mapeo de los conflictos territoriales que vivimos a través de la representación en el propio cuerpo nos permite generar una explicación territorial del conflicto a través de la subjetividad corpórea”57.

57La desterritorialización y desafectación de la ciudad parece acompañarse de una reterritorialización del cuerpo como apoderamiento del espacio que entrega una capacidad de agencia, aunque divergente en relación con las representaciones hegemónicas sobre las formas de territorializar o habitar el cuerpo como propio y que permite inventar un saber-hacer ante el desamparo, la orfandad y la repetición histórica de las condiciones sociales y políticas de dependencia, subalternidad y/o colonialidad.

  • 58 Montecino, Sonia, Madres y huachos. Alegorías del mestizaje chileno, Cuarto Propio, Santiago de Chi (...)
  • 59 Rivano, L., Narrativa reunida, p. 396.

58Las mujeres huachas de los bajos fondos, como lo narra el relato de Nancy, La Yira, son niñas pobres, explotadas sexualmente por los hombres, familiares, vecinos, parejas, etc. La huacha, como lo propone Sonia Montecinos queda inscrita en la circularidad identitaria; “después de la convivencia con su madre se convertirá en el objeto sexual de su patrón internándose en lo que fue el destino de su madre, es decir, se convertirá en la china”58. Se transforma entonces, “oscuro objeto del deseo” de los hombres, servidumbre sexual y doméstica de la mestiza y también, madre del huacho y mujer del roto. En palabras de Nancy, “(…) yo no podía sentir nada. Se había despertado en mí la conciencia de mi propia desventura y, aun cuando no sentía pena, no podía evitar pensar en mi niñez como en un hecho irreconstruible”59.

59Por su parte, Ana Gálvez Comandini propone pensar que:

  • 60 Gálvez Comandini, Ana, “El imaginario de la prostitución en Chile: literatura y figuras arquetípica (...)

“Este tránsito de la humilde muchacha virgen que se entrega al patrón, proletario o seductor burgués, y que termina convertida en prostituta, es arquetípico por cuanto representa la transición de la mentalidad nacional desde la subyugación de la conquista española y de colonia ancestral, a la de la industrialización y capitalismo feroz; ambas, imprimirán su particular sello de opresión en el pueblo chileno y en su imaginario, donde la prostituta, cual indígena subyugada u obrera explotada, se entregará irremediable y forzosamente al imperialismo capitalista”60.

  • 61 Butler, Judith; Laclau, Ernesto & Zizek, Slavoj, Contingencia, hegemonía, universalidad, Fondo de C (...)

60En efecto, dicha literatura confirma que así es, irremediable y forzosamente. En los cuerpos de las prostitutas de los bajos fondos se actualizan y yuxtaponen las lógicas del imperialismo capitalista mezclándose la ilusión campesina de un patrón con buenos tratos, la esperanza del modesto trabajador capaz de proteger y la ensoñación del hombre sofisticado y piadoso ante el horror de la injusticia. Conjuntamente con sus reversos, la violencia del patrón en el lugar del proxeneta, el hambre insaciable y el desprecio por la sociedad del trabajador que, en el lugar de cliente o conocido dispone de la mujer como única propiedad que está a su alcance y, la indiferencia y despotismo de las dinámicas de satisfacción-insatisfacción del burgués que en ocasiones se arroga incluso el derecho a no pagar. Con el telón de fondo de las dinámicas capitalistas que producen cuerpos abyectos y desechables, “ese fondo espectral que llamamos la población”61.

  • 62 Arpini, María Adriana, Tramas e itinerarios. Entre filosofía práctica e historia de las ideas en Am (...)
  • 63 Arpini, M., Tramas e itinerarios.

61En efecto, los sujetos femeninos narrados por la literatura de los bajos fondos y sus dinámicas existenciales no se limitan a la expresión de vidas particulares atravesadas por la desventura y la falta de redención. Lo que dicha literatura nos permite considerar, desde sus dimensiones urbanas y existenciales, son las experiencias históricas de los sujetos entendidas como una realidad social en el marco de una estructura epocal compleja que, siguiendo las proposiciones de Arturo Roig para el caso de las realidades latinoamericanas implican “condiciones sociales y políticas de dependencia, subalternidad y/o colonialidad”62. Por eso, los análisis políticos y disciplinares desde su perspectiva, en el contexto latinoamericano, deben ser capaces de interrogarse sobre la participación de estas dimensiones en las condiciones de vida de los sujetos. Sosteniendo como un asunto clave para el análisis filosófico e historiográfico la siguiente problemática que, en parte, especifica nuestras condiciones histórico-existenciales: “¿Cómo sostener en la existencia a un cuerpo –el mío, el tuyo, el de nosotros, nuestra clase, nuestra comunidad– en condiciones sociales y políticas de dependencia, subalternidad y/o colonialidad?”63.

62La literatura de los bajos fondos como fuente histórica hace posible analizar que la desventura individual es efecto y producción de los marcos sociales donde se actualizan y perpetúan las condiciones históricas y políticas de subalternidad, dependencia y/o colonialidad. En coexistencia con un saber-hacer de los sujetos femeninos cuyo anclaje al cuerpo como territorio de lucha y resistencia hace posible sostener la existencia entre arrasamientos y crueldades, dividiendo, desafectado y anclándose a espacios, lugares y prácticas cuyas de territorialidades móviles resquebrajan la planificación urbana del deseo y hacen emerger la alteridad abyecta que las geografías del poder segregan a formas residuales que operan como oscuros objetos del deseo.

Conclusiones

63El análisis de los barrios nos permite dar cuenta que a comienzos del siglo XX la marginalidad en general tenía una espacialidad, escala y simbolismo muy diferente a la que observamos actualmente. La frontera socioterritorial entre grupos, según evidencian las obras literarias, estaba muy próxima, ya sea en una misma comuna, en un mismo barrio o incluso en una misma calle.

64El contrapunto se genera en que los espacios visitados en la ciudad moderna por las prostitutas del siglo XX han sido revisitados por las prostitutas de la ciudad contemporánea del siglo XXI, pudiendo constatar la existencia de un patrón histórico y geográfico del comercio sexual.

  • 64 Dureau, F.; Dupont, V.; Leliévre, É.; Lévy, J. P. & Lulle, T., Metrópolis en movimiento.
  • 65 Montulet, Bertrand, Les enjeux spatio-temporels du social: Mobilités, L'Harmattan, París, 1998.
  • 66 Souza, M. L. de, “O territorio”.

65El análisis de las trayectorias residenciales y prácticas laborales de las prostitutas permiten respaldar la teoría de las denominadas “cuencas de vida”, en dónde sujetos se anclan a un territorio y realizan sus prácticas cotidianas y laborales en el espacio próximo con el objetivo de minimizar costos y riesgos, y acercarse a las redes de apoyo64. Por tanto, se evidencia que las prácticas laborales de las prostitutas son próximas a sus lugares de residencia, el ejercicio de la prostitución callejera se realiza a una distancia cercana a sus residencias. Bertrand Montulet acuñó el término “movilidad sedentaria”65, ya que las prácticas espaciales se realizan en un lugar específico. También nos permiten considerar las lógicas de los territorios móviles y de las identidades funcionales planteadas por Marcelo Lopes de Souza que alteran las planificaciones urbanas del deseo que desbaratan y desplazan los códigos que imponen su segregación66.

66Con la evidencia empírica hemos analizado distintos grados de “desterritorialización” y desarraigo afectivo de las prostitutas de los bajos fondos, que no logran enraizarse con el territorio donde residen. Lo cual tiene que ver con que son sujetos multi móviles, que tienen variados y abruptos cambios residenciales en función de crisis familiares, económicas o sociales. Por tanto, las prostitutas no logran permanecer en un territorio por un tiempo prolongado, lo cual las convierte en sujetos desterritorializadas en relación con la ciudad y sus espacios. Desde otra arista, las nuevas corrientes teóricas del feminismo puntualizan en el vínculo entre territorio y cuerpos, dando cabida a una nueva forma de entendimiento del concepto de territorio, donde los cuerpos (en términos escalares) son la primera extensión de este. Lo cual se presenta como una línea de investigación complementaria que permite un análisis crítico de la problemática de la desterritorialización.

67Asimismo, las alternativas de protección que la ciudad y sus dinámicas ofrecen a las prostitutas son escasas y frágiles por lo cual, sostiene con la ciudad una relación de alerta y desconfianza. En esta literatura, si bien, la relación entre el espacio y la conformación de rasgos identitarios se expresa de forma permanente en los relatos que se pronuncian sobre el afecto a la ciudad y sus espacios en la posición de enunciación masculina (personajes y autores) cuando vamos a la búsqueda de metáforas o figuras en el discurso narrativo de las prostitutas sobre la ciudad no encontramos de forma tan marcada un relato de anclaje territorial afectivo e identitario. La identidad con el territorio se presenta tenue o frágil en los relatos, en comparación con los relatos de personajes masculinos de identidad y espacio. La identidad afectiva con los espacios aparece principalmente en relación con la nostalgia de los orígenes campesinos, pero no tanto a los espacios urbanos por los que circulan o realizan sus prácticas laborales. Sobre esta situación es posible hipotetizar que, la ausencia de relatos identitarios entre los sujetos femeninos y los espacios urbanos puede estar dada por la posición de enunciación masculina de los autores que construyen desde su propia fantasmática la experiencia subjetiva de las prostitutas lo que podría explicar la ausencia u omisión de dichas relaciones. Por otra parte, la geografía del poder analizada como reproducción y actualización de la dependencia, subalternidad y/o colonialidad fragiliza de forma sistemática las trayectorias de vida de las mujeres pobres y les deja su cuerpo como territorio de lucha, resistencia y anclaje.

Fuentes impresas

68Cornejo Gamboa, Luis, Los amantes del London Park, Arancibia Hnos., Santiago de Chile, 1960, 158 p.

69Frontaura, Rafael, Diario de una patinadora, Editorial Lord Cochrane, Santiago de Chile, 1963, 156 p.

70Gómez Morel, Alfredo, El río, Editorial Sudamericana Chilena, Santiago de Chile, 1997, 353 p.

71Méndez Carrasco, Armando, Chicago Chico, Cachetón pelota, Santiago de Chile, 1965, 241 p.

72Méndez Carrasco, Armando, El mundo herido, Tajamar Editores, Santiago de Chile, 2019, 304 p.

73Rivano, Luis, Narrativa reunida, Alfaguara, Santiago de Chile, 2016, 499 p.

74Rivano, Luis, La Yira, Ediciones de la Librería de Luis Rivano, Santiago de Chile, 1970, 78 p.

75Rivano, Luis, El Rucio de los Cuchillos, RIL Editores, Santiago de Chile, 2004, 76 p.

Inicio de página

Bibliografía

Arpini, María Adriana, Tramas e itinerarios. Entre filosofía práctica e historia de las ideas en América Latina, Teseo, Buenos Aires, 2021, 528 p.

Ayala Cordero, Ignacio “Redes de prostitución y cotidianidad del lupanar. El oficio de prostituta desde el testimonio de María Espinoza Cabezas (Santiago de Chile, 1908)”, Nuevo Mundo, Mundos Nuevos [En línea], Coloquios, 2012.

Bassols Ricardez, Mario Federico, “Geografía de una novela. Kioto de Yasunari Kawabata”, Sociedad y Ambiente, Campeche, n°12, 2016, p. 31-59. https://www.scielo.org.mx/pdf/sya/n12/2007-6576-sya-12-31.pdf

Beraún Chaca, John James & Beraún Chaca, Alan Joe, “Sociedades territorializadas: desterritorialización y reterritorialización en Lima Metropolitana”, en Jaramillo García, Enrique; Sánchez Villagómez, Marté; Beraún Chaca, John James; Beraún Chacca, Alan Joe & Davis Castillo, Jemson, Ensayos en Ciencias Sociales 3, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, 2009, p. 109-142. https://sisbib.unmsm.edu.pe/bibvirtualdata/libros/CSociales/ensayos_ciencias/v2n3/cap3.pdf

Butler, Judith; Laclau, Ernesto & Zizek, Slavoj, Contingencia, hegemonía, universalidad, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires, 2011, 329 p.

Certeau, Michel de, La invención de lo cotidiano 1. Artes de hacer, Universidad Iberoamericana Lomas de Santa Fe, México, 2010, 229 p.

Consejo de Higiene de Valparaíso, Archivos del Consejo de Hijiene de Valparaíso 1896 y primer semestre de 1897, vol. 4, Imprenta de la Patria, Valparaíso, 1897.

Contreras, Yasna, “De los ‘gentries’ a los precarios urbanos. Los nuevos residentes del centro de Santiago”, Revista EURE, Santiago de Chile, Vol. 43, n°129, 2017, p. 115-141. https://www.scielo.cl/pdf/eure/v43n129/art06.pdf

Cruz Hernández, Delmy Tania & Bayón Jiménez, Manuel (Colectivo Miradas Críticas del Territorio desde el Feminismo) (Coord.), Cuerpos, territorios y feminismos. Compilación latinoamericana de teorías, metodologías y prácticas políticas, Ediciones Abya-Yala, Quito/México, 2020, 421 p.

De Ramón, Armando, Santiago de Chile (1541-1991). Historia de una sociedad urbana, Catalonia, Santiago, 2018, 287 p.

Di Virgilio, María Mercedes, “Trayectorias residenciales y estrategias habitacionales entre familias de sectores populares y medios residentes en el Área Metropolitana de Buenos Aires, Argentina”, Ponencia FLACSO, Buenos Aires, 2008, 20 p. https://www.flacsoandes.edu.ec/sites/default/files/agora/files/1218664785.ponencia_final_de_maria_mercedes_di_virgilio_2.pdf

Dureau, Francoise; Dupont, Véronique; Leliévre, Éva; Lévy, Jean Pierre & Lulle, Thierry, Metrópolis en movimiento. Una comparación internacional, Alfaomega, Bogotá, 2000. 552 p.

Dureau, Françoise & Giroud, Matthieu, & Lévy, Jean-Pierre, “La observación de las movilidades cotidianas”, Revista INVI, Santiago de Chile, n°36, 2021, p. 208-259. http://dx.doi.org/10.4067/S0718-83582021000200208

Eltit, Diamela, Lumpérica, Las Ediciones del Ornitorrinco, Santiago de Chile, 1983, 195 p.

Gálvez Comandini, Ana, “El imaginario de la prostitución en Chile: literatura y figuras arquetípicas, 1902-1940”, Revista de Estudios de Historia de la Cultura, Mentalidades, Económica y Social, Santiago de Chile, n°2, 2013, p. 219-251. https://cuadernosdehistoriacultural.files.wordpress.com/2013/12/16-ana-gc3a1lvez-el-imaginario-de-la-prostitucic3b3n-correccic3b3n1.pdf

Gálvez Comandini, Ana, Ganar con el cuerpo. Experiencia e identidad en el comercio sexual en Santiago de Chile (1896 a 1940), Lom Ediciones, Santiago, 2022, 404 p.

Gómez Valdovinos, Mauricio, Marginalidad y realismo en la narrativa de bajos fondos chilena (1955-1973): el caso de Luis Rivano, Tesis Magíster en Literatura, Universidad de Chile, Santiago de Chile, 2019, 157 p.

Góngora Escobedo, Álvaro, La prostitución en Santiago, 1813-1931. Visión de las elites, Editorial Universitaria, Santiago, 1999, 305 p.

Gouëset, Vincent; Demoraes, Florent; Le Roux, Guillaume; Figueroa, Oscar & Zioni, Silvana, “Recorrer la Metrópoli. Prácticas de movilidad cotidiana y desigualdades socio-territoriales en Bogotá, Santiago de Chile y São Paulo”, en Dureau, Françoise & Lulle, Thierry & Sylvain, Souchaud & Contreras Yasna, Movilidades y cambio urbano. Universidad Externado de Colombia, Bogotá, 2015, p. 303-344. https://hal.archives-ouvertes.fr/hal-01282075/document

Hidalgo, Rodrigo & Borsdof, Axel, “La exclusión residencial y el desarrollo de la ciudad moderna en América Latina: de la polarización a la fragmentación El caso de Santiago de Chile”, Revista Geographicalia, Zaragoza, Vol. 48, 2005, p. 5-30. https://doi.org/10.26754/ojs_geoph/geoph.2005481322

Lanzuela Corella, María Luisa, “La literatura como fuente histórica: Benito Pérez Galdós”, Actas del XIII Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas, Madrid, 6-11 de julio de 1998. Tomo II. Siglo XVIII. Siglo XIX. Siglo XX, Madrid, 2000, p. 259-266. https://cvc.cervantes.es/literatura/aih/pdf/13/aih_13_2_032.pdf

Lindón, Alicia, “La ciudad y la vida urbana a través de los imaginarios urbanos”, Revista EURE, Santiago de Chile, Vol. 33, n°99, 2007, p. 7-16. https://scielo.conicyt.cl/pdf/eure/v33n99/art02.pdf

Montecino, Sonia, Madres y huachos. Alegorías del mestizaje chileno, Cuarto Propio, Santiago de Chile, 1991, 176 p.

Montulet, Bertrand, Les enjeux spatio-temporels du social: Mobilités, L'Harmattan, París, 1998, 222 p.

Nancy, Jean-Luc, La ciudad a lo lejos, Buenos Aires, Manantial, 2013, 144 p.

Navarrete, Carolina, “La circularidad identitaria de la huacha en Madres y huachos. Alegorías del mestizaje chileno de Sonia Montecino”, Espéculo. Revista de estudios literarios, Madrid, n°29, 2005, s/p. https://webs.ucm.es/info/especulo/numero29/huacha.html

Pavón López, Martha, “Curso: Escenarios espaciales en las novelas: geografía y literatura”, Investigaciones Geográficas, Alicante, n°75, 2011, p. 138-141. https://www.scielo.org.mx/pdf/igeo/n75/n75a16.pdf

Pinto, Francisca, “Un itinerario disruptivo. El tránsito por los espacios de Los amantes del London Park, Chicago Chico, El río y Esto no es el paraíso”, Árboles y Rizomas, Revista de Estudios Lingüísticos y Literarios, n°2, Vol. 1, Santiago de Chile, 2019, p. 51-66. https://doi.org/10.35588/ayr.v1i2.4093

Pinto, Francisca, El ‘realismo feo’ como imagen de un discurso disruptivo: Propuesta de lectura de Los amantes del London Park (1960), El río (1962), Chicago Chico (1962) y Esto no es el paraíso (1965), Tesis de Magíster en Literaturas Hispánicas, Universidad de Concepción, Concepción, 2019, 154 p.

Rojas, Héctor Andrés, “El río como la herida abierta de la ciudad latinoamericana”, Revista Taller de letras, n°63, Santiago de Chile, 2018, pp. 73-89. https://doi.org/10.7764/tl6373-89

Romero, Luis Alberto, ¿Qué hacer con los pobres? Elite y sectores populares en Santiago de Chile 1840- 1895, Editorial Sudamericana, Santiago de Chile, 1997, 211 p.

Sentis, Verónica & Rojas, Braulio, “Huachos, rotos y putas. La dramaturgia de Valparaíso frente a la cuestión social”, Nueva Revista del Pacífico, Valparaíso, n°72, 2020, p. 301-324. http://www.nuevarevistadelpacifico.cl/index.php/NRP/article/view/177/423

Sepúlveda Leyton, Carlos, Hijuna, Editorial Nascimento, Santiago de Chile, 1971, 224 p.

Souza, Marcelo Lopes de, “O território: sobre espaço e poder, autonomia e desenvolvimento”, en Castro Iná; Gomes, Paulo da Costa & Lobato Corrêa (coord.), Geografía: conceitos e temas, Bertrand Brasil, Río de Janeiro, 1995, p. 77-116.

Vera Gutiérrez, Marlene, “Prostitución entre la criminalización y la resistencia. Santiago de Chile, 1880-1925”, X Jornadas de Historia Moderna y Contemporánea, Universidad Nacional de Salta, Salta, 2018.

Inicio de página

Notas

1 Eltit, Diamela, Lumpérica, Las Ediciones del Ornitorrinco, Santiago de Chile, 1983, p. 10.

2 Lanzuela Corella, María Luisa, “La literatura como fuente histórica: Benito Pérez Galdós”, Actas del XIII Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas, Madrid, 6-11 de julio de 1998. Tomo II. Siglo XVIII. Siglo XIX. Siglo XX, Madrid, 2000, pp. 259-266.

3 Lanzuela Corella, M., “La literatura como fuente histórica”, Op. Cit., p. 260.

4 Gómez Valdovinos, Mauricio, Marginalidad y realismo en la narrativa de bajos fondos chilena (1955-1973): el caso de Luis Rivano, Tesis Magíster en Literatura, Universidad de Chile, Santiago de Chile, 2019.

5 La primera afirmación corresponde a Gómez Valdovinos, M., Marginalidad y realismo, Op. Cit. La segunda, de Francisca Pinto, quien señala que caracteriza a dicho subgénero la intención de “exhibir una realidad particular, con mayor o menor autenticidad, a través de un lenguaje o imágenes ‘feas’, crueles, repugnantes”. Pinto, Francisca, “Un itinerario disruptivo. El tránsito por los espacios de Los amantes del London Park, Chicago Chico, El río y Esto no es el paraíso”, Árboles y Rizomas, Revista de Estudios Lingüísticos y Literarios, Santiago de Chile, n°2, Vol. 1, 2019, pp. 51-66. Para profundizar en este aspecto se puede ver: Pinto, Francisca, El ‘realismo feo’ como imagen de un discurso disruptivo: Propuesta de lectura de Los amantes del London Park (1960), El río (1962), Chicago Chico (1962) y Esto no es el paraíso (1965), Tesis de Magíster en Literaturas Hispánicas, Universidad de Concepción, Concepción, 2019.

6 Gómez Valdovinos, M., Marginalidad y realismo, Op. Cit., p. 144.

7 Según Gómez Valdovinos, dentro de los sentidos atribuidos a la marginalidad, su condición existencial y destino, es posible identificar las siguientes posiciones: “Del fatalismo determinista de Cornejo, pasando por la ambigüedad de Méndez Carrasco y Gómez Morel, llegamos al modo de Rivano, en el que la cuestión de la subalternidad se hace compleja en cuanto propone distintas posiciones representacionales de lo marginal, las que son proyectadas desde un modelo externo, identificado con una ley clasista que establece un mundo jerárquico donde la convivencia social es posible al costo de ciertas distinciones de clase: margen/clases medias y élites”, Gómez Valdovinos, M., Marginalidad y realismo, Op. Cit., pp. 143-144.

8 Sepúlveda Leyton, Carlos, Hijuna, Editorial Nascimento, Santiago de Chile, 1971, p. 11.

9 Méndez Carrasco, Armando, El mundo herido, Tajamar Editores, Santiago de Chile, 2019, p. 21.

10 Nancy, Jean-Luc, La ciudad a lo lejos, Manantial, Buenos Aires, 2013, p. 37.

11 Certeau, Michel de, La invención de lo cotidiano 1. Artes de hacer, Universidad Iberoamericana, México, 2010, p. 142.

12 Pavón López, Martha, “Curso: Escenarios espaciales en las novelas: geografía y literatura”, Investigaciones geográficas, Alicante, n° 75, 2011, pp. 138-141.

13 Bassols Ricardez, Mario Federico, “Geografía de una novela. Kioto de Yasunari Kawabata”, Sociedad y Ambiente, Campeche, n° 12, 2016, p. 35.

14 Bassols Ricardez, M., “Geografía de una novela”, p. 97.

15 Rojas, Héctor Andrés, “El río como la herida abierta de la ciudad latinoamericana”, Revista Taller de Letras, Santiago de Chile, n°63, 2018, p. 75.

16 Méndez Carrasco, A., El mundo herido, p. 9.

17 Pinto, F., “Un itinerario disruptivo”.

18 Méndez Carrasco, A., El mundo herido, p. 71.

19 Gómez Morel, Alfredo, El río, Editorial Sudamericana, Santiago de Chile, 1997, p. 134.

20 Rivano, Luis, Narrativa reunida, Alfaguara, Santiago de Chile, 2016, p. 400.

21 Pinto, F., “Un itinerario disruptivo”, p. 65.

22 Lindón, Alicia, “La ciudad y la vida urbana a través de los imaginarios urbanos”, Revista EURE, Santiago de Chile, Vol. 33, n°99, 2007, pp. 7-16, p. 12.

23 De Ramón, Armando, Santiago de Chile (1541-1991). Historia de una sociedad urbana, Catalonia, Santiago, 2018.

24 De Ramón, A., Santiago de Chile, p. 436.

25 Romero, Luis Alberto, ¿Qué hacer con los pobres? Elite y sectores populares en Santiago de Chile, 1840- 1895, Editorial Sudamericana, Santiago, 1997, p. 20.

26 Las descripciones existentes de los conventillos santiaguinos los refieren como “construcciones compuestas por un patio o corredor y dos o más cuerpos de habitaciones” que se alquilaban a familias diferentes. Se trataba de edificios construidos con materiales de muy mala calidad, cuando no desechos que se levantaban a un nivel inferior al de la calle, por lo que estaban expuestos a inundaciones, y en sus cuartos se hacinaba un número de personas muy superior al que razonablemente podían albergar. De Ramón, A., Santiago de Chile, p. 345.

27 De Ramón, A., Santiago de Chile, p. 436.

28 De Ramón, A., Santiago de Chile, p. 437.

29 Ambas realidades son retratadas en la literatura. La novela Juana Lucero, por ejemplo, narra la explotación sexual de la empleada doméstica y la novela breve La Yira de Luis Rivano el acercamiento a la prostitución a través de las agencias de contrataciones de servicios domésticos.

30 Porto, María José & Rivera, Carmen Luz, La prostitución en la clase media chilena. El paso del burdel al sauna, Tesis para optar al grado de Licenciado en Comunicación Social y Título de Periodista, Universidad Academia de Humanismo Cristiano, Santiago de Chile, 2003.

31 Al respecto, véase Ayala Cordero, Ignacio “Redes de prostitución y cotidianidad del lupanar. El oficio de prostituta desde el testimonio de María Espinoza Cabezas (Santiago de Chile, 1908)”, Nuevo Mundo, Mundos Nuevos [En línea], Coloquios, 2012; Gálvez Comandini, Ana, Ganar con el cuerpo. Experiencia e identidad en el comercio sexual en Santiago de Chile (1896 a 1940), Lom Ediciones, Santiago, 2022; y Vera Gutiérrez, Marlene, “Prostitución entre la criminalización y la resistencia. Santiago de Chile, 1880-1925”, X Jornadas de Historia Moderna y Contemporánea, Universidad Nacional de Salta, Salta, 2018.

32 De Ramón, A., Santiago de Chile, p. 339.

33 Méndez Carrasco, A., El mundo herido, p. 289.

34 Consejo de Higiene de Valparaíso, Archivos del Consejo de Hijiene de Valparaíso 1896 y primer semestre de 1897, Imprenta La Patria, Valparaíso, 1897, p. 201.

35 Sentis, Verónica & Rojas, Braulio, “Huachos, rotos y putas. La dramaturgia de Valparaíso frente a la cuestión social”, Nueva Revista del Pacífico, Valparaíso, n°72, 2020, pp. 301-324.

36 Sentis, V. & Rojas, B., “Huachos, rotos y putas”, Op. Cit.

37 Sentis, V. & Rojas, B., “Huachos, rotos y putas”, p. 308.

38 Navarrete, Carolina, “La circularidad identitaria de la huacha en Madres y Huachos. Alegorías del mestizaje chileno de Sonia Montecino”, Espéculo. Revista de Estudios Literarios, Madrid, n°29, 2005, p. 3.

39 Dureau, Francoise; Dupont, Véronique; Leliévre, Éva; Lévy, Jean Pierre & Lulle, Thierry, Metrópolis en movimiento. Una comparación internacional, Alfaomega, Bogotá, 2000.

40 Hidalgo, Rodrigo & Borsdof, Axel, “La exclusión residencial y el desarrollo de la ciudad moderna en América Latina: de la polarización a la fragmentación. El caso de Santiago de Chile”, Revista Geographicalia, Zaragoza, Vol. 48, 2005, pp. 5-30.

41 Frontaura, Rafael, Diario de una patinadora, Editorial Lord Cochrane, Santiago de Chile, 1963, p. 104.

42 Frontaura, R., Diario de una patinadora, p. 104.

43 Frontaura, R., Diario de una patinadora, p. 103.

44 Ver Góngora Escobedo, Álvaro, La prostitución en Santiago, 1813-1931. Visión de las elites, Editorial Universitaria, Santiago, 1999.

45 Siguiendo a Yasna Contreras, se utiliza la categoría “decadente”, para hacer referencia a un sujeto con movilidad social y residencial descendente. En el caso de estudio (Santiago), se refiere a sujetos que provienen del cono de altos ingresos (sector oriente) y han enfrentado cambios residenciales hacia comunas centro-periféricas. Contreras, Yasna, “De los ‘gentries’ a los precarios urbanos. Los nuevos residentes del centro de Santiago”, Revista EURE, Santiago de Chile, Vol. 43, n°129, 2017, pp. 115-141.

46 Gómez Morel, A., El río, p. 163.

47 Dureau, Françoise; Giroud, Matthieu, & Lévy, Jean-Pierre, “La observación de las movilidades cotidianas”, Revista INVI, nº36, Santiago de Chile, 2021, p. 209.

48 Di Virgilio, María Mercedes, “Trayectorias residenciales y estrategias habitacionales entre familias de sectores populares y medios residentes en el Área Metropolitana de Buenos Aires, Argentina”, Ponencia FLACSO, Buenos Aires, 2008, p. 1.

49 Beraún Chaca, John James & Beraún Chaca, Alan Joe, “Sociedades territorializadas: desterritorialización y reterritorialización en Lima Metropolitana”, en Jaramillo García, Enrique; Sánchez Villagómez, Marté; Beraún Chaca, John James; Beraún Chacca, Alan Joe & Davis Castillo, Jemson, Ensayos en Ciencias Sociales 3, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, 2009, pp. 118.

50 Souza, Marcelo Lopes de, “O território: sobre espaço e poder, autonomia e desenvolvimento”, en Castro Iná; Gomes, Paulo da Costa & Lobato Corrêa (coord.), Geografía: conceitos e temas, Bertrand Brasil, Río de Janeiro, 1995, pp. 77-116.

51 Beraún Chaca, J. & Beraún Chaca, A. J., “Sociedades territorializadas”.

52 Gouëset, Vincent; Demoraes, Florent; Le Roux, Guillaume; Figueroa, Oscar & Zioni, Silvana, “Recorrer la Metrópoli. Prácticas de movilidad cotidiana y desigualdades socio-territoriales en Bogotá, Santiago de Chile y São Paulo”, en Dureau, Françoise & Lulle, Thierry & Sylvain, Souchaud & Contreras Yasna, Movilidades y cambio urbano. Universidad Externado de Colombia, Bogotá, 2015, pp. 303-344.

53 Cornejo Gamboa, Luis, Los amantes del London Park, Santiago de Chile, 1960, p. 101.

54 Frontaura, R., Diario de una patinadora, p. 130.

55 Méndez Carrasco, A., El mundo herido, p. 160.

56 Rivano, L., El Rucio de los Cuchillos, RIL Editores, Santiago de Chile, 2004, p. 43.

57 Cruz Hernández, Delmy Tania & Bayón Jiménez, Manuel (Colectivo Miradas Críticas del Territorio desde el Feminismo) (Coord.), Cuerpos, territorios y feminismos. Compilación latinoamericana de teorías, metodologías y prácticas políticas, Ediciones Abya-Yala, Quito/México, 2020.

58 Montecino, Sonia, Madres y huachos. Alegorías del mestizaje chileno, Cuarto Propio, Santiago de Chile, 1991, p. 50.

59 Rivano, L., Narrativa reunida, p. 396.

60 Gálvez Comandini, Ana, “El imaginario de la prostitución en Chile: literatura y figuras arquetípicas, 1902-1940”, Revista de Estudios de Historia de la Cultura, Mentalidades, Económica y Social, Santiago de Chile, n°2, 2013, p. 247.

61 Butler, Judith; Laclau, Ernesto & Zizek, Slavoj, Contingencia, hegemonía, universalidad, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires, 2011, p. 182.

62 Arpini, María Adriana, Tramas e itinerarios. Entre filosofía práctica e historia de las ideas en América Latina, Teseo, Buenos Aires, 2021.

63 Arpini, M., Tramas e itinerarios.

64 Dureau, F.; Dupont, V.; Leliévre, É.; Lévy, J. P. & Lulle, T., Metrópolis en movimiento.

65 Montulet, Bertrand, Les enjeux spatio-temporels du social: Mobilités, L'Harmattan, París, 1998.

66 Souza, M. L. de, “O territorio”.

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Título Figura 1. Lugares descritos en la literatura de los bajos fondos como sectores de prostitución.
Leyenda Fuente: Elaboración propia, a partir de las referencias a las trayectorias residenciales de Cintya y Margarita (El mundo herido), Mayita y Guille (El río), Olga (Chicago Chico), Nancy (La Yira), Nelly (Diario de una patinadora) y Rosalía (Los amantes del London Park).
URL http://journals.openedition.org/rhj/docannexe/image/9431/img-1.jpg
Ficheros image/jpeg, 461k
Título Figura 2. Lugares donde se desarrollan prácticas espaciales de las prostitutas de los bajos fondos
Leyenda Fuente: Elaboración propia a partir de las referencias a las trayectorias residenciales de Cintya y Margarita (El mundo herido), Mayita y Guille (El río), Olga (Chicago Chico), Nancy (La Yira), Nelly (Diario de una patinadora) y Rosalía (Los amantes del London Park).
URL http://journals.openedition.org/rhj/docannexe/image/9431/img-2.jpg
Ficheros image/jpeg, 469k
Título Figura 3. Trayectoria residencial de Olga
Leyenda Fuente: Elaboración propia en base a trayectoria residencial de Olga (Chicago Chico).
URL http://journals.openedition.org/rhj/docannexe/image/9431/img-3.jpg
Ficheros image/jpeg, 640k
Título Figura 4. Trayectoria residencial de Nelly
Leyenda Fuente: Elaboración propia en base a trayectoria residencial Nelly (Diario de una patinadora).
URL http://journals.openedition.org/rhj/docannexe/image/9431/img-4.jpg
Ficheros image/jpeg, 423k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

María de los Ángeles Fossatti Masaferroe / Gricel María Labbé Céspedes, « Las dimensiones urbanas de la prostitución en la literatura de los bajos fondos en Santiago y Valparaíso a mediados del siglo XX: territorios, trayectorias y geografías del poder », Revista Historia y Justicia [En línea], 19 | 2022, Publicado el 29 diciembre 2022, consultado el 20 junio 2024. URL : http://journals.openedition.org/rhj/9431 ; DOI : https://doi.org/10.4000/rhj.9431

Inicio de página

Autores

María de los Ángeles Fossatti Masaferroe

Doctora en Psicología. mención Psicología clínica, psicoterapia y psicoanálisis, Universidad Diego Portales. Investigadora independiente.
Correo electrónico: mariafossatti[at]gmail.com

Gricel María Labbé Céspedes

Magister en Desarrollo Urbano, Escuela de Educación en Historia y Geografía, Universidad Católica Silva Henríquez. Correo electrónico: glabbe[at]ucsh.cl

Inicio de página

Derechos de autor

Salvo indicación contraria, el texto y otros elementos (ilustraciones, archivos adicionales importados) son "Todos los derechos reservados".

Inicio de página
  • Logo Erih+
  • Logo ACTO Editores Ltda
  • Logo Grupo de Estudios Historia y Justicia
  • OpenEdition Journals
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search