Navegación – Mapa del sitio

InicioNuméros19Dossier: Literatura marginalizada...Cuerpo, escritura, tortura: la re...

Dossier: Literatura marginalizada y bajos fondos en Chile y Argentina: actores, prácticas y espacios de la transgresión, 1887-1991. Una aproximación interdisciplinaria

Cuerpo, escritura, tortura: la representación del castigo sobre el cuerpo-lumpen en la literatura marginal chilena

Body, writing, torture: the representation of punishment on the body-lumpen in marginal Chilean literature
Corps, écriture, torture : la représentation de la punition sur le corps-lumpen dans la littérature chilienne marginale
Braulio Rojas Castro

Resúmenes

En este artículo se revisa un corpus de novelas que dan cuenta de los modos de vida de los grupos sociales ligados a la delincuencia, en las que se exponen actos de tortura sobre sus cuerpos, poniendo la atención en las infancias marginales violentadas. A partir de la categoría de cuerpo-lumpen, y desde una perspectiva ético-política situada en la cultura de defensa de los Derechos Humanos, se elabora una contextualización política y jurídica de los textos que exponen en que forma la práctica de la tortura ha sido infligida en el cuerpo-lumpen, tanto en adultos como en niños, de forma sistemática por parte del Estado de Chile.

Inicio de página

Notas de la redacción

Recibido : 31/08/2022 / Aceptado : 15/12/2022

Texto completo

Introducción

  • 1 Méndez Carrasco, Armando, El mundo herido, Editorial Cultura, Santiago de Chile, 1955, p. 93.

“El rostro del detective anunciaba huracán de sangre y gloria, de placer y fiesta”1.

  • 2 Sobre el uso del puerto de Pisagua como campo de concentración, véase: https://memoriaviva.com/nuev (...)
  • 3 Para documentar estos hechos se puede revisar el Informe de Sentencia de la Causa 2182-98, fojas 81 (...)
  • 4 Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, Informe de la Comisión Nacional de Verdad y Reconcili (...)

1Al momento de encontrarse la fosa común en Pisagua el año 1990, puerto semi-abandonado del norte de Chile, convertido en campo de concentración durante la dictadura de Pinochet2, junto con los cuerpos de militantes de partidos de izquierda, estaban los restos de jóvenes que habían sido vinculados al tráfico de drogas y contrabando de mercaderías en el Norte Grande3. En ese hecho estaba involucrado el abogado que fue designado como fiscal por los militares facciosos para hacer efectivos los juicios y Consejos de Guerra contra los dirigentes políticos y sociales detenidos, muchos de los cuales fueron víctimas de torturas y ejecuciones sumarias, al igual que aquellos supuestos delincuentes4. Lo que no ha sido debidamente documentado es que, al momento de organizarse el velatorio y los funerales masivos de los cuerpos encontrados, se instaló una disputa al interior de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos de Iquique, pues algunos de los parientes de las víctimas no querían que sus hijos, hermanos, padres, esposos, fuesen velados, ni mucho menos sepultados junto a aquellos jóvenes ligados a acciones delictivas. Las discusiones fueron encendidas, pero al final primó la tesis de “mismo tormento, misma muerte, mismo reconocimiento”, quedando todos los cuerpos encontrados en la fosa, sepultados en el Mausoleo “Para Que Nunca Más”, en el Cementerio N°3 de Iquique.

  • 5 Agamben, Giorgio, Homo sacer. El poder soberano y la nuda vida, Pre-Textos, Barcelona, 1998, p. 94.

2Comienzo este escrito con esta referencia testimonial que contrapone dos tipos de cuerpos supliciados en un mismo contexto: el cuerpo subjetivado políticamente y el cuerpo-lumpen, para poner en tensión la discusión sobre la legalidad y legitimidad de someter a un cuerpo a castigos y torturas por parte de agentes del Estado más allá de las normativas jurídicas que lo sancionan. Esto implica develar cómo se define qué cuerpos deben ser defendidos de ser violentados por la tortura, y cuáles no; cuáles son los cuerpos que gozan de una dignidad jurídica, política y social que debe ser resguardada, y cuáles serían aquellos que, siguiendo a Agamben, caen en la categoría de homo sacer, es decir, “aquel [individuo] que el pueblo ha juzgado por un delito; no es lícito sacrificarle, pero quien le mate no será condenado por homicidio”5, dejándolos expuestos al arbitrio de la ambivalente pasionalidad de las masas. Esto puede ser focalizado en las detenciones ciudadanas o “justicia popular” que hemos visto en nuestro país en los últimos años, en las cuales jóvenes, incluso niños, sospechosos de ser delincuentes, son sometidos a vejámenes y tormentos de forma brutal y tolerada por las policías y el aparato jurídico.

  • 6 Althusser, Louis, “Ideología y aparatos ideológicos del Estado”, en Zĭzěk, Slavoj (comp.), Ideologí (...)
  • 7 Rojas Castro, Braulio, “Contar los muertos que no cuentan. Violencia y resistencia política en la p (...)

3La intención de partir visibilizando estos hechos y ponerlos en correlación es para situar el objetivo de la reflexión propuesta en este artículo, a saber, elaborar una lectura ético-política desde la categoría de cuerpo-lumpen, sobre las narrativas del margen que exponen cómo los individuos calificados como “delincuentes” son sistemáticamente sometidos a torturas y castigos por parte de los aparatos de seguridad y las policías, más allá de los resguardos jurídicos, focalizando la mirada sobre las infancias marginales castigadas por los aparatos represivos del Estado6. Esto implica cuestionar los marcos por medio de los cuales percibimos el orden de la realidad para visibilizar los cuerpos-lumpen que están fuera de la cuenta de los registros de la violencia estatal contra el cuerpo del pueblo, lo que institucionalmente constituye un problema ético y político de la mayor gravedad, pues “los muertos fuera de la cuenta acechan nuestra magra democracia sometida al poder del totalitarismo económico, siendo invisibilizados de los discursos y las prácticas de rememoración oficiales”7. Se concluirá exponiendo los registros de torturas sobre los cuerpos de niños, en tanto infancias violentadas, como expresión de la violencia estructural del contrato social que sostiene al Estado de Chile.

  • 8 Carvacho Alfaro, Rodrigo, Clásicos de la miseria. Canon y margen en la literatura chilena, Edicione (...)
  • 9 Franco, Sergio, Pliegues del yo. Cuatro estudios sobre escritura autobiográfica en Hispanoamérica, (...)
  • 10 Franco, S., Pliegues del yo, Op. Cit., p. 28-29.
  • 11 Rojas Castro, B., “Contar los muertos”, Op. Cit., p. 75.

4Para ilustrar la permanencia y sistematicidad de las prácticas de tortura sobre el cuerpo-lumpen, tanto de adultos como de niños, por parte de la sociedad a través de sus policías, se revisarán algunas novelas situadas en lo que se ha denominado como “narrativas del margen”, las que se definen por ser textos y autores que “son rechazados por el canon, ya que no comparten los temas, el tipo de lenguaje y valores de la oficialidad”8, sin considerar, dado el espacio de escritura, los análisis estéticos literarios de estas obras. En este sentido, se entenderá por testimonial “el relato de denuncia emitido por un testigo que forma parte de una comunidad victimizada”9, el que se diferencia y distancia de la autobiografía como expresión de la excepcionalidad de la figura de individuo solipsista, propia del individualismo burgués, porque el sujeto que testimonia “despliega una suerte de épica democrático-popular en que la elitista y patriarcal función del autor, que domina la modernidad literaria, tiende a borrarse”10. Estas escrituras producidas por individuos que viven insertos en los círculos delictuales y marginales poseen ese carácter testimonial. Son cuerpos portadores de las marcas de la exclusión, puestos en situación de exterioridad radical con respecto a los cuerpos legitimados para ser respetados en y por los marcos “mediante los cuales percibimos la realidad, [determinando] el lugar epistemológico y político”11 que un/a individuo/a tiene al interior del pacto social que resguarda el carácter inmunitario de la nación.

5Se revisarán obras literarias consideradas como marginales, sólo para sustraer de ellas los relatos de escenas de torturas como castigo, con el fin de organizarlas a partir de dos categorías: primero, la tortura como sustracción de información del cuerpo-lumpen; enseguida, la tortura como violencia y abuso sobre el cuerpo-lumpen, para concluir con un acercamiento a las infancias torturadas. Para ello se hará, en primer lugar, una contextualización sobre las formas como se ha hablado sobre la tortura desde los discursos jurídicos y teóricos de las instituciones del Estado; para posteriormente hacer una revisión de algunos análisis en los estudios literarios, en los que se constata que se privilegian las narrativas testimoniales producidas en la dictadura situadas sobre cuerpos subjetivados políticamente. Como tercer paso, se expone una delimitación del concepto de marginalidad, para exponer representaciones de tortura sobre el cuerpo-lumpen en textos de las narrativas del margen, organizándolas en base a las categorías propuestas. En el cuarto apartado se exponen imágenes literarias sobre la práctica de la tortura sobre los cuerpos infantiles sin ningún miramiento y consideración por parte de los agentes del Estado.

6El corpus está configurado por las siguientes novelas: El mundo herido (1955) y Chicago Chico (1962), de Armando Méndez Carrasco; El río (1962), de Alfredo Gómez Morel; El apuntamiento (1967) y La yira (1973), de Luis Rivano; y El príncipe (1972), de Mario Cruz. El marco cronológico va desde la década de 1950 hasta el año 1973, como punto de ruptura epocal. Se busca documentar en qué medida la práctica de la tortura sobre los cuerpos marginalizados de adultos y niños ha sido avalada por parte de las autoridades políticas y judiciales del Estado, y es legitimada por la sociedad chilena.

1. De la tortura no se habla… ¿de cual tortura [no] se habla? Delimitaciones histórico-conceptuales

  • 12 Sobre este tema se puede consultar: Gill, Lesley, La Escuela de las Américas. Entrenamiento militar (...)

7En este apartado se hará un sucinto recorrido sobre la manera como desde la institucionalidad se ha tratado el problema de la tortura, que más allá de la retórica y de los instrumentos jurídicos, se sostiene que su práctica por parte de las policías en tanto aparatos represivos del Estado se ha llevado a efecto desde la fundación de la república, pero, a partir de la dictadura (1973-1990) se instituyó como una política sistemática y tecnificada de represión12. Se describirán algunas investigaciones y publicaciones en las que se da cuenta de la tortura a cuerpos subjetivados políticamente, contraponiéndolo con la invisibilización de la práctica de la tortura sobre el cuerpo-lumpen.

1.1. Los marcos históricos y jurídicos frente a la tortura como hecho bruto

  • 13 Torres, Luis, “El delito de tortura en Chile y el proyecto de ley para su nueva tipificación: balan (...)
  • 14 Decreto 3140, Reglamento sobre Normas Básicas para la Aplicación de una Política Penitenciaria Naci (...)
  • 15 Loveman, Brian & Lira, Elizabeth, “Terrorismo de Estado y tortura en Chile”, en Verdugo, Patricia ( (...)
  • 16 Cuneo Nash, Silvio, Cárceles y pobreza. Distorsiones del populismo penal, Uqbar editores, Santiago (...)

8Desde una perspectiva historiográfica, se puede documentar que las primeras normativas para la regulación de la tortura remiten a comienzos del siglo XIX las que fueron “consolidadas posteriormente en la Constitución de 1833 y continuadas en la Constitución de 1925”13. Si nos remitimos al Código Penal chileno que data del año 1874, se menciona la tortura en el Decreto 752 de 1951 en relación con el Convenio de Ginebra para Mejorar la Suerte de los Heridos y Enfermos de los Ejércitos en Campaña. Por otra parte, en el Decreto 3140 de 1965 que establece el Reglamento sobre Normas Básicas para la Aplicación de una Política Penitenciaria Nacional, se señala que:En todo establecimiento penal existirá una disciplina fuerte, pero humana, exenta de violencia, tortura o maltrato corporal, así como de medidas disciplinarias que entrañen sufrimientos físicos o vejamen a la personalidad del recluso”14. Sin embargo, el castigo por azotes se usó hasta fines de la década del 1920 en las cárceles de Chile, incluso, según documentan Loveman y Lira: “Los azotes y los maltratos y abusos a presos siguieron siendo rutinarios en la década de 1940”15. Como lo afirma Silvio Cuneo, “Chile, como la mayoría de los países latinoamericanos, heredó de España el procedimiento penal inquisitivo que estuvo vigente hasta fines del siglo XX”16.

9En un sentido alegórico y pedagógico, es paradójica la forma como se hace uso del término “tortura” a inicios de la República en la Ley de Enseñanza Pública de 1813:

“Jamás han logrado las naciones una felicidad sólida i estable, sino a proporción del progreso de las ciencias i de los conocimientos útiles. Las escuelas literarias son el taller donde se forman el apolojista de las verdades reveladas, el Pastor del rebaño de Jesu Christo, el profundo lejislador e intérprete de los derechos, el Filósofo que pone en tortura a la Naturaleza para arrancarle sus íntimos secretos, el Político cuyo jenio fecundo eleva los estados al trono de su prosperidad, el Militar que defiende, i el Ciudadano virtuoso, que forma las delicias de su Patria”17.

  • 18 Sobre este tema, que no se podrá ahondar por ahora, se puede consultar: Claro, Andrés, La Inquisici (...)
  • 19 Loveman, B. & Lira, E., “Terrorismo de Estado”, Op. Cit., p. 191.
  • 20 Loveman, B. & Lira, E., “Terrorismo de Estado”, Op. Cit., p. 196.
  • 21 Vicuña Fuentes, Carlos, La tiranía en Chile: libro escrito en el destierro en 1928, Lom Ediciones, (...)
  • 22 “El 3 de septiembre de 1948, se publicó la Ley N°8.789, de Defensa Permanente de la Democracia, tam (...)
  • 23 Rojas Castro, Braulio; Soto García, Pamela & Fernández Díaz, Osvaldo, “Entrevista con Osvaldo Ferná (...)

10Este uso de la metáfora de la tortura asociada a un horizonte filosófico se condice con una manera de concebir la racionalidad moderna como violentación del objeto en el proceso de conocimiento bajo una lógica inquisitorial18, lo que va asociado, como es evidente, por una práctica más o menos abierta de estos actos. En ese contexto, las discusiones sobre la legalidad de esas prácticas se extienden en el tiempo: “Los debates acerca de si los azotes y otras formas de presión e interrogación coercitiva debía usarse solamente como castigo, o también para extraer información útil para la policía, ilustraba las diferentes visiones no solo sobre el tormento sino también respecto el orden público”19. Es así como en la guerra civil de 1891 se documentaron múltiples casos de torturas, vejaciones, apremios y coerciones por parte de ambos bandos, sin embargo, “Los apremios y tormentos causaban escándalo en los sectores sociales privilegiados, pero no producían mayores reacciones cuando se trataba de delincuentes comunes”20. Más avanzado el siglo XX, Carlos Vicuña, en La tiranía en Chile (1938-1939), desde el exilio relata y documenta las atrocidades cometidas por el Estado de Chile contra toda disidencia durante las revueltas políticas acontecidas en Chile entre los años 1925 y 1928: “La autoridad política […], se dedicó a cazar sin piedad a los llamados agitadores: muchos fueron golpeados inhumanamente y aun fondeados en el mar”21. Una persecución y represión similar se llevó a cabo durante la vigencia de la llamada “Ley maldita”22 promulgada por González Videla, que puso al Partido Comunista al margen de la ley, permitiendo la persecución detención y tortura de sus militantes entre 1948 y 1952, reduciendo al PC de 80 mil a 3 mil militantes23. Esta ley fue derogada el 6 de agosto de 1958.

  • 24 Comisión Nacional Contra la Tortura, Documentos internacionales sobre tortura, Comisión Nacional Co (...)

11Como un antecedente paradojal, el régimen dictatorial de Pinochet promulga el Decreto 809 de 1988 en el cual se hace parte de la Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura adoptada el 9 de diciembre de 1985 por la Organización de los Estados Americanos en el decimoquinto periodo ordinario de sesiones, el que fue asumido con reservas por la dictadura, tal como se afirma en el informe Recopilación de Documentos Internacionales Sobre Tortura: Convenciones y Otros: “Esta situación contribuye a que los compromisos adquiridos […] estén quedando a nivel de una ‘operación cosmética’ solamente, pues no hay intención de ponerlos en vigencia”24. Este compromiso fue ratificado el año 2016 en el segundo gobierno de Michelle Bachelet.

1.2. La defensa de los Derechos Humanos y la subjetivación política del cuerpo torturado

  • 25 El y la autora afirman que: “El propósito de este estudio es […] documentar y analizar, sobre la ba (...)
  • 26 Agger, I. & Buus Jensen, S., Trauma y cura, Op. Cit., p. 136-137.
  • 27 Loveman B. & Lira E., “Terrorismo de Estado”, Op. Cit., p. 187.

12Si nos posicionamos desde la perspectiva de la cultura de defensa de los Derechos Humanos durante los años de la dictadura y sus efectos durante la transición en Chile, es ilustrativo, entre otros, el libro de Inger Agger y Sören Buus Jensen Trauma y cura en situaciones de terrorismo de Estado. Derechos humanos y salud mental en Chile bajo la Dictadura Militar (1996), producto del proyecto “Derechos Humanos y Salud Mental: El Movimiento de Derechos Humanos chileno como modelo ejemplar para el Trabajo de Salud Mental en Países en Vías de Desarrollo” (1989-1992). La investigación se situó en los círculos de psicólogos y psicólogas que atendían a víctimas de tortura, pero que, a su vez, un gran número de ellos y ellas habían sido víctimas de torturas25, desde la noción de Terrorismo de Estado, estableciendo que, “Las estrategias represivas tales como el interrogatorio y la tortura, afectaron a las personas en niveles muy profundos. Encontrarse con el intento de destruirlo a uno de manera sistemática y deliberada, por parte de otro ser humano es una experiencia muy solitaria”26. Como lo afirman Loveman y Lira, en la misma línea de Ager y Buus Jensen: “La tortura, el terrorismo del Estado y el uso de la amenaza, en sus variadas formas, han sido recursos coercitivos y punitivos permanentes en la historia del país. No sólo para los reos comunes sino también para los presos políticos”27. Pero el reconocimiento político y social posterior es radicalmente diferenciado en uno y otro caso.

13Lo señalado por estos autores es posible de poner en relación con la forma como Elaine Scarry aborda el fenómeno de la tortura en su libro The Body in Pain (1985), en el cual señala que:

  • 28 Scarry, Elaine, The Body in Pain. The making and unmaking of the world, Oxford University Press, Ne (...)

“La tortura es, en sus más amplios rasgos, la ocurrencia invariable y simultánea de tres fenómenos que, si se aíslan en pasos separados y secuenciales, ocurrirían en el siguiente orden. En primer lugar, se inflige dolor a una persona de forma cada vez más intensa. En segundo lugar, el dolor, continuamente amplificado dentro del cuerpo de la persona, también se amplifica en el sentido de que se objetiva, se hace visible para quienes están fuera del cuerpo de la persona. En tercer lugar, el dolor objetivado se niega como dolor y se lee como poder, una traducción que es posible gracias a la mediación obsesiva de la agencia”28.

  • 29 Scarry, E., The Body in Pain, Op. Cit., p. 12.
  • 30 Santos Herceg, José, “La tortura como sistema coordinado de finalidades múltiples”, Revista Encuent (...)
  • 31 Verdugo, Patricia, “Los protagonistas”, en Verdugo, Patricia (ed.), De la tortura no se habla. Agüe (...)
  • 32 Verdugo, P., “Los protagonistas”, Op. Cit., p. 15. También es relevante el caso de Carlos Bau, expr (...)
  • 33 “El carácter secreto de los antecedentes de la Comisión Valech: derechos humanos y experiencia extr (...)

14Más allá de la falta de lenguaje y de códigos de traductibilidad para hablar de lo que acontece en ese espacio y tiempo ligados al acto de torturar un cuerpo, Scarry ha afirmado que desde lógicas funcionales “la tortura llega a ser descrita —no sólo por los regímenes que torturan, sino a veces por personas que están fuera de esos regímenes— como una forma de recopilación de información o […] de inteligencia”29, lo que legitima dicha acción. Más aún, siguiendo a Santos, remitir la tortura sólo a regímenes totalitarios sería un error, pues, “la tortura es un fenómeno que sobrepasando los contextos represivos se instala en marcos democráticos”30. Es lo que devela el caso Agüero-Meneses, levantado por la Comisión Ética contra la Tortura en marzo de 2001, el que tiene como sus actores principales al Doctor en Ciencia Política, Felipe Agüero Piwonka, quién reconoce como su torturador durante su prisión en el Estadio Nacional el año 1973 a Emilio Meneses Ciuffardi cuando este último fungía como profesor del Postgrado en Defensa del Instituto de Ciencia Política de la Pontificia Universidad Católica de Chile a inicios de la década de los 9031. No tengo espacio para ahondar en los detalles de este importante caso, sólo me interesa destacar que emerge en un momento en el que “la tortura era un tema tácitamente vedado en Chile”32, quebrando el silenciamiento y la impunidad que se había instalado por la prohibición expresa en el Informe de la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura de dar a conocer públicamente la identidad de los victimarios, y las obstrucciones al uso de esa información por parte del sistema de justicia, bajo el pretexto del resguardo de la privacidad de las víctimas, lo que se ha traducido en la protección e impunidad de las y los torturadores33.

15En base a los datos y antecedentes descritos, es legítimo sostener como hipótesis, que a pesar de la política de impunidad institucionalizada de la transición, la práctica de la tortura en Chile produjo una reflexión desde los campos jurídicos, políticos y literarios en torno a la legitimidad e ilegitimidad de su aplicación sobre los cuerpos por parte de agentes del Estado, en tanto individuos subjetivados desde una matriz simbólica e ideológica que los sitúa políticamente. Los cruces epistemológicos, clínicos y teóricos que confluyeron en esa reflexión, junto a las prácticas políticas de resistencia y demanda de verdad y justicia, generó una cultura de Derechos Humanos que aún tiene resonancias en el país.

1.3. Cuerpo-lumpen y tortura

16Como se ha anunciado en la Introducción, los análisis y las representaciones escritas de los actos de transgresión a la integridad física, psíquica y moral de un cuerpo se han focalizado desde la consideración de las víctimas en tanto sujetos políticos portadores de un ideal de transformación de la realidad social. No ha sido el caso de las y los individuos marginales que han devenido cuerpo-lumpen. Esto puede ser comprendido por el hecho de que todo discurso sobre la tortura está marcado por una carga crítica que desestabiliza sus posibilidades de representación en un contexto social dado:

  • 34 Avelar, Idelber, “La práctica de la tortura y la historia de la verdad”, en Richard, Nelly & Moreir (...)

“Dentro del complejo de problemas que la transición epocal representada por las dictaduras ha ofrecido al pensamiento, ninguno delimita un terreno más minado que la práctica de la tortura, cientificizada por los regímenes conosureños hacia límites no conocidos hasta entonces en América Latina”34.

17La tecnificación de la tortura infligida sobre los cuerpos de las y los militantes se contrapone con la forma como se ha construido un discurso y una práctica de defensa de los Derechos Humanos en Chile y Latinoamérica. Lo problemático de esta posición, y este es el punto focal de este artículo, es que se ha instalado una subrepticia distinción entre la reivindicación de esas subjetividades políticas avasalladas en sus corporalidades en el acto de torturar, de aquellas otras subjetividades que no participan de ideales políticos ni valores legitimados por la sociabilidad, y que, poniéndose al margen de la legalidad vigente y de la moralidad social hegemónica, son sometidos a apremios y torturas, sin que sean considerados en los estudios e investigaciones que se han producido. De alguna manera se ha instituido una glorificación martirológica de los cuerpos en tanto están encarnados en un sujeto político reconocido, versus los cuerpos-lumpen de los no-sujetos marginales, sobre los cuales sí sería legítimo infringir tortura. Esto sería un síntoma de lo que Lepe Carrión ha conceptualizado como “el contrato colonial”, en el cual

  • 35 Lepe-Carrión, Patricio, El contrato colonial de Chile. Ciencia, racismo y nación, Ediciones Abya-Ya (...)

“el ‘pueblo’ chileno se ha hecho tal, sobre la base de una ‘matriz colonial de poder’, que puso el elemento racial como un fundamento esencial en la diferenciación de clases al interior de la nación. Dicha matriz colonial […] habría sido fortalecida o legitimada durante siglos, por una serie de discursos científicos, políticos, y de prácticas culturales tanto de individuos como de grupos oligárquicos que no sólo se vieron favorecidos por las consecuencias lógicas de semejante contrato de dominación, sino que también hicieron todo lo posible por mantener vigente, incluso hasta nuestros días”35.

18Esto es lo que legitimaría socialmente que sea tolerado que se aplique tortura y castigos al cuerpo-lumpen de las y los individuos desafectos de la legalidad y el orden, ya sean adultos, niños o jóvenes, pues son los que registran, describen y expresan desde su doble corporalidad –textual y carnal–, los signos de la exclusión.

2. ¿Cómo hablar de la tortura?: el cuerpo-lumpen y su omisión en los estudios literarios

  • 36 Está ausente como tópico en Muñoz González, Luis & Oelker Link, Dieter, Diccionario de movimientos (...)
  • 37 Loveman B. & Lira E., “Terrorismo de Estado”, Op. Cit., p. 183.
  • 38 Fermandois, José Luis, Diablofuerte, Ediciones Lastarria, Santiago de Chile, 2015, p. 157.

19Si se revisan algunos estudios sobre literatura chilena más tradicionales, no ha habido un especial interés por las representaciones de la tortura sobre los cuerpos, a pesar de que hay textos en los cuales escenas de ese tipo son relatadas desde muy temprano en el sistema literario nacional36. Sin embargo, registros y testimonios crudos de tortura están desperdigados en escrituras inscritas en el canon literario. Loveman y Lira dan cuenta que en la narrativa de Blest Gana es posible encontrar registros de tortura y apremios ilegítimos a las personas, remitiendo a la violencia usada por las fuerzas españolas al momento de la Reconquista (1814-1817) en el proceso de independencia37. También se puede citar la novela Diablofuerte (1905), en la que se describe en clave satírica a un subdelegado de Curicó de los años 1840, como “uno de los tantos señores de horca y cuchillo”38 que, bajo la excusa de aplicar la ley de forma rigurosa, cometía abusos de autoridad.

  • 39 “Manuel Zamorano, psicólogo y director del Instituto de Patología Social para fines de la década de (...)

20Por otra parte, es relevante el estudio de Manuel Zamorano39, Crimen y literatura, en el cual se expresa que para estudiar de forma adecuada el fenómeno del crimen, es necesario indagar,

  • 40 Zamorano, Manuel, Crimen y Literatura. Ensayo de una antología criminológico-literaria de Chile, Fa (...)

“en la obra maciza del estudio de la delincuencia chilena [para lo cual] nada puede desecharse y, por el contrario, la tarea ha de consistir en una rigurosa reducción a categorías y variables científicamente establecidas de todo el inmenso arsenal de hechos tomados de la literatura —llámese científica o no— de la estadística, de la jurisprudencia, de los archivos penitenciarios y judiciales y del examen directo de las realidades delictivas en su contexto original y vivo, vale decir del hombre delincuente y de la sociedad y el ambiente físico en que éste se desenvuelve y actúa”40.

  • 41 Zamorano M., Crimen y literatura, Op. Cit., p. 17.
  • 42 Zamorano M., Crimen y literatura, Op. Cit., p. 25.

21El estudio está tramado desde una mirada criminológica en relación con el “enorme repertorio de sustentación conceptual que ofrecen la psicología la antropología y la sociología”41, analizando un corpus de 52 textos literarios en base a una ficha en la cual se destacan aspectos biográficos de los autores —edad en que escribió la obra, ideología, religión; la perspectiva del lugar en el que se cometió el delito relatado; el personaje principal del crimen, sus rasgos síquicos y somáticos; la clase social del personaje, entre otros42, para hacer una organización de los crímenes que aparecen relatados, así como de los criminales que son los protagonistas de los textos para tipificar delitos y delincuentes, pero no hace alusión alguna a las prácticas de torturas y castigos por parte de las policías, y al daño que causan a los cuerpos-lumpen de los malhechores.

  • 43 Al respecto, véase Rivera, Hugo, “Glosario de la novela chilena ‘Chicago Chico’, de Armando Méndez (...)

22Es necesario destacar la atención que el habla delictual ha tenido desde los estudios filológicos y lingüísticos. Hugo Rivera publica el año 1965 el artículo “Glosario de la novela chilena Chicago Chico, de Armando Méndez Carrasco y otros autores”, que es un estudio técnico sobre el coa de Chile hasta la década de 1960, en el que se recogen registros lexicales de varios autores que trabajaban en y sobre la marginalidad: Rafael Frontaura, Diario de una patinadora (1963); Juan Godoy, Cifra solitaria (1962); Carlos Sepúlveda Leyton, Camarada (1938); además de novelas de Méndez Carrasco y Gómez Morel, entre otros. Hacía atrás se pueden mencionar, a lo menos, dos estudios de similares características: Aníbal Echeverría y Reyes, Jerga usada por los delincuentes nortino (1934); Julio Vicuña Cifuentes, Coa. Jerga de los delincuentes chilenos. Estudio y vocabulario, (1910). Sería motivo de otra investigación indagar en los alcances epistemológicos y textuales que se abren desde este registro43.

  • 44 Kohut, Karl, “Generaciones y semblanzas en la literatura chilena actual” en Kohut, Karl & Morales S (...)
  • 45 Kohut, K., “Generaciones y semblanzas”, Op. Cit., p. 17.
  • 46 Avelar, I., “La práctica de la tortura”, Op. Cit., p. 183.
  • 47 Avelar, I., “La práctica de la tortura”, Op. Cit., p. 184.
  • 48 Scarry, E., The Body in Pain, Op. cit, p. 11.
  • 49 Avelar, I., “La práctica de la tortura”, Op. Cit., p. 177.

23Situándonos en el campo literario de la postdictadura, Karl Kohut afirma que, “El golpe cambió la vida de todos los chilenos, estableciendo un régimen de opresión y de miedo”44. Sin embargo, al hacer un recuento sobre el estado del campo literario chileno después de 10 años del retorno a la democracia pactada, constata que sólo en la dramaturgia hubo acercamiento al fenómeno de la tortura, porque “A partir de 1984 […] los temas políticos […] son ‘afrontados en términos directos’, prescindiendo cada vez más de metáforas y alegorías”45, lo que no se verá reflejado en la narrativa. Quizás esto puede ser comprendido desde el quiebre representacional que sufrió la sociedad chilena, lo que pone un límite a las formas de expresión estética, en especial las literarias. Lo paradójico de esto es que la tortura “funciona también como una producción de habla”46, pero esa habla queda marcada y ocluida en su expresividad y legitimidad, ante la sospecha de haber colaborado con el torturador: “la suciedad impuesta al lenguaje por la experiencia [de la tortura] le impide convertirse en materia narrable, es decir le impide constituirse en cuanto tal”47. Entonces, la experiencia del torturado deviene no-experiencia, lo que constituye un desafío estético y político tanto para el individuo como para la cohesión social. Se trata de la im-posibilidad de elaborar un relato sobre el trauma. Esto instala un límite denso pero poroso a toda narrativa que pretenda trabajar sobre el complejo fenómeno de la tortura, pues como lo afirma Scarry “La rareza con la que se representa el dolor físico en la literatura es más sorprendente cuando se ve en el marco de la constancia con que el arte confiere visibilidad a otras formas de angustia”48, lo que ha sido reafirmado por Avelar: “Habría algo en la representación literaria del dolor que le tendería a convertir en formulaica, estereotípica, reconfortante o simplemente tímida”49. Estos análisis críticos se sostienen en la convicción de que en el ejercicio de desestabilizar el canon literario instituido como nacional, el campo cultural se fragmenta y queda abierto a las emergencias de segmentaciones y reagrupaciones otras, como la de narrativas del margen.

  • 50 Estupiñán Mary Luz, “Una escritura propia. Anotaciones sobre literatura marginal en Brasil”, Revist (...)
  • 51 Estupiñan M., “Una escritura propia”, Op. Cit., p. 100.
  • 52 Bortignon, Martina, Margen, espejo. Poesía chilena y marginalidad social (1983-2009), IILI, Pittsbu (...)
  • 53 Bortignon, M., Margen, espejo, Op. Cit., p. 17.
  • 54 Bortignon, M., Margen, espejo, Op. Cit., p. 23.
  • 55 Bortignon, M., Margen, espejo, Op. Cit., p. 16.
  • 56 Kalifa, Dominique, Los bajos fondos: historia de un imaginario, Instituto Mora, México, 2018, p. 26 (...)
  • 57 Carvacho, R., Clásicos de la miseria, Op. Cit., p. 43.

24Cabe señalar que las conceptualizaciones hechas sobre los conceptos de margen y marginalidad han sido objeto de una discusión conceptual de mucho interés. Siguiendo a Estupiñan (2014), se puede constatar que la noción de marginalidad, “fue empleada a lo largo del siglo XX con distintos referentes y diversos usos”50, diferenciando tres formas de conceptualización: como una literatura marginalizada, en tanto no entra en los criterios del canon; como una literatura sobre la marginalidad, en la que se incorporan personajes, espacios y situaciones de las vidas subalternizadas; y aquella que es producida por los mismos sujetos que viven las condiciones de marginalización51. Martina Bortignon plantea, en relación al uso del término margen y su campo semántico, que la “marginalidad se transforma, […], en una categoría absolutamente vital y productiva en el entramado de la cultura”52, destacando que la superposición entre una noción de marginalidad con el concepto de margen, hace circular inquietudes que “no necesariamente se agotan en la exclusión socio-económica, como la relación de los intelectuales y de los artistas con el poder”53, lo que subraya su fuerte índice político y rupturista. Sin embargo, esta autora afirma que en “las dinámicas de orden simbólico-libidinal”54 subyacentes a estas lecturas lo que se refleja más bien son “sentimientos de deseo y temor que exceden la realidad del referente”55, y que se proyectan sobre los individuos marginalizados. En un sentido similar, Dominique Kalifa, señala que a pesar de las múltiples representaciones que se hagan de esos fenómenos, “el mundo de los márgenes y de la transgresión sigue inaccesible”56 no sólo para el lector, sino también para quienes los investigan y escriben sobre ellos. Me parece pertinente, por el tipo de textualidades analizadas, como por el corte cronológico establecido, poner en relación la tercera determinación establecida por Estupiñán, que concibe la literatura marginal como aquella que es producida por los mismos sujetos marginalizados, con la forma cómo conceptualiza el nexo entre marginalidad y literatura Carvacho bajo el apelativo de “narrativas del margen”, categoría que se concibe como: “aquella literatura que es producida desde la periferia y/o desde el margen social, por sujetos que, a través de sus narraciones, nos entregan su variada visión de mundo y una escala de valores funcional a su realidad literaria”57.

25A partir de estas delimitaciones sostengo que, en las investigaciones, indagaciones, y lecturas en y sobre las torturas, y castigos hay una radical ausencia de estudios sobre narrativas en las cuales comparezcan las prácticas de tortura sobre los cuerpos de las y los individuos fuera de los marcos de la legalidad y sin un ropaje político-ideológico que le dé sentido y contexto a su acción.

3. Narrativas marginales y la representación de la tortura sobre el cuerpo-lumpen y la infancia violentada

  • 58 Kaulino, Adriana, “‘Más vale prevenir que curar y reeducar que reprimir’: características psicosoci (...)
  • 59 “Se consideraba que, para actuar en los problemas de la criminalidad, se requería de una “nueva con (...)

26Para abordar el objetivo central de este artículo, a saber, analizar las narrativas del margen desde una lectura ético-política que permita la sistematización de las imágenes usadas en la ficcionalización de la tortura, se proponen dos categorías ordenadoras: la tortura como castigo y sustracción de información del cuerpo-lumpen, y la tortura como puro castigo y violencia sobre el cuerpo-lumpen, resaltando los casos de torturas sobre niños y jóvenes marginales. Como antecedente contextual, Adriana Kaulino ha documentado que: “Durante las décadas de 1930 y 1940, se calculaba que existían en Chile entre 45.000 y 65.000 niños y niñas abandonados”58, lo que acontece en paralelo con la promulgación y vigencia de la Ley 4.447 (Ley de Menores) de 1928 en la cual se había asumido que era inadecuado aplicar la legislación penal para adultos a los niños59.

  • 60 Rojas Castro, Braulio, “La constelación del punto de fuga. El imaginario porteño y la minoridad”. D (...)
  • 61 Gómez Morel, Alfredo, La ciudad: segunda parte de la novela autobiográfica Mundo adentro montado en (...)

27Las novelas escogidas como corpus a analizar son expresión de un momento en el que sus autores “están siendo testigos y actores, desde sus particulares miradas, de la manera cómo se han ido construyendo los diferentes imaginarios de los grupos sociales marginalizados y marginales que han estado en pugna con el orden social”60. En este sentido, la condición biográfica de los autores de los textos es relevante para el análisis: Méndez Carrasco (1915-1984) fue oficial de Carabineros autor de una profusa obra narrativa al igual que Rivano (1932-2016); Gómez Morel (1917-1984) fue un delincuente desde temprana edad, y escribió El río en la cárcel de Valparaíso, además de El Mundo y La ciudad61; Mario Cruz fue crítico y redactor teatral en Ecran, reportero político y policial en Flash, entre otros medios, autor de varias obras de teatro con personajes y problemas juveniles.

  • 62 Reyes Gil, Sebastián, “Homosexualidad, heterotopía y estética camp en la novela El Príncipe (1972) (...)

28En relación con la atención que sobre estos autores y sus obras ha tenido la crítica nacional, se puede constatar que en el momento en que produjeron sus textos, ésta fue casi nula, y siempre negativa. En los últimos años ha habido un interés creciente de parte de la crítica académica por estos autores, destacándose el citado libro de Carvacho, Clásicos de la miseria. Canon y margen en la literatura chilena62.

29En este apartado se seguirá el siguiente itinerario. En la primera parte se abordará la tortura como castigo y sustracción de información del cuerpo-lumpen; en la segunda parte, se hará lo mismo con la categorización de la tortura como abuso y violencia, para en el tercer apartado, abordar el castigo y la tortura sobre los cuerpos infantiles.

3.1. La tortura como sustracción de información del cuerpo-lumpen

  • 63 Avelar, I., “La práctica de la tortura”, Op. Cit., p. 180.
  • 64 En la novela Caballo bermejo se alegoriza en los siguientes términos esta situación en el contexto (...)
  • 65 Un texto que aborda esta dimensión de la desubjetivación como estrategia de resistencia ante la tor (...)
  • 66 Cruz, Mario, El Príncipe, Ediciones Ventana al Mar, Santiago de Chile, 1972, p. 9.
  • 67 Avelar, “La práctica de la tortura”, Op. Cit., p. 181.

30En los estudios sobre la tortura se pone énfasis en su uso para obtener información, lo que presupone la preparación de agentes de las policías en técnicas y métodos de interrogación. Esto conlleva lo que se ha llamado, en el contexto de torturados por motivos políticos, a la generación de una resistencia al lenguaje como “un librar, desde el nombre propio, una guerra contra el poder gregario del signo, que amenaza la experiencia con la dilución de la singularidad”63, lo que implica que sostenerse en el silencio al momento de sufrir tortura es una forma radical de afirmar la ecceidad constitutiva de un individuo64, pero que conlleva la anulación del propio cuerpo65. Esa autoafirmación subjetiva ante la capacidad de resistir la tortura es algo que está presente en el mundo del hampa, y distingue a un individuo dentro de sus pares, como se expresa en la novela El Príncipe: “Me contó que una vez los gendarmes casi lo mataron para que delatara a sus compinches. Le pegaron hasta con cadenas. Lo dejaron botando sangre por la boca, por la nariz; le hincharon las hueas a patadas”66. Esta forma de resistencia permite que el individuo que pasa por tortura y no delata a sus compañeros tenga una valoración mayor por parte de sus pares. Sin embargo, el suplicio sufrido deja huellas y heridas que se proyectan en la totalidad del cuerpo. En ese sentido, una de las operaciones de desubjetivación que acontece durante la tortura, tiene que ver con lo que Avelar, siguiendo a Scarry, llama la “transformación del cuerpo en voz”67, en la cual el torturador

  • 68 Colectivo de Memoria Histórica, Tortura en poblaciones del gran Santiago (1973-1990), Corporación J (...)

“es visto por el torturado como un sujeto lleno de poder, impune que está organizado, jerarquizado, que obedece a una organización disciplinada y que es anónimo, no se le puede ver la cara y sin embargo actúa como un sujeto libre para entrar y salir como cualquier persona, por tanto el torturador puede estar en cualquier parte”68.

  • 69 Agger, I. & Buus Jensen, S., Trauma y cura, Op. Cit., p. 140-141. Los otros objetivos detallados so (...)
  • 70 Cruz, M., El Príncipe, Op. Cit., p. 267.
  • 71 Avelar, I., La práctica de la tortura, Op. Cit., p. 180.

31En esa operación de extracción de información, Agger y Buus Jensen han tipificado 11 objetivos principales de la interrogación-tortura, las que si bien están construidas desde la perspectiva de la prisión política, algunos son reconocibles en la forma como se aplica la tortura a aquellos cuerpos-lumpen que tienen las marcas raciales, culturales y sociales de la pobreza y la marginación sin considerar si son niños o adultos: 1) obtener información para un proceso judicial (investigación); 4) obtener una confesión; 6) obtener colaboración inmediata; 7) destruir, quebrar al detenido; 8) castigar al detenido69. Estos objetivos se pueden distribuir entre las dos categorías de análisis que se han propuesto: la tortura como sustracción (1, 4), y la tortura como violencia y abuso (6, 7, 8). Sin embargo, ya sea en uno u otro caso, la forma como se hace expreso el poder despótico del Estado sobre los cuerpos-lumpen está marcada por un castigo descarnado de parte de las policías, como lo relata el personaje de El príncipe: “antes de preguntarme nada, un detective, tremendo de maceteado, me mandó un chancacazo que casi me bota de hocico al suelo”70, esto como antesala del momento mismo en que pasará ese cuerpo-lumpen a sufrir tortura, gesto en el cual se reactualiza un principio pre-moderno del suplicio, su perfección como acto ejemplificador, pero marcado por el hecho de que “la ciencia moderna de la tortura convierte la inscripción de esa verdad [extraída por la tortura] en información”71, sustrayendo, para ello, los cuerpos del espacio público para someterlos a castigo y sacarlos de circulación.

  • 72 Cruz, M., El Príncipe, Op. Cit., p. 5.
  • 73 Rivano, Luis, “El apuntamiento”, en Rivano, Luis, Narrativa reunida, Alfaguara, Santiago de Chile, (...)
  • 74 Avelar, I., La práctica de la tortura, Op. Cit., p. 183.
  • 75 Méndez Carrasco, Armando, Chicago Chico, Juan Firula editor, Santiago de Chile, 1966, p. 159.

32En los registros literarios recogidos, toda la acción, en todos los niveles, por parte de los agentes policiales queda sobredeterminada por la imposición del castigo: “Los tiras no creyeron que me acriminé por culpa del trago. Les dio que me estaba callando otras historias. Y me frisquearon de lo lindo”72. Cualquier sospecha de que el prisionero no esté cooperando, que no esté diciendo la verdad u ocultando información, sólo incrementa la intensidad de los suplicios y el sadismo de los perpetradores: “Le estoy diciendo que no lo he visto ni en pelea de perros —volví a protestar con firmeza. Un puñetazo me hizo caer redondito al suelo. Me sentí como si me hubiera pisado un tractor. ¡Pegaba fuerte el hombre!”73. Cabe señalar que en el uso del castigo en función de la confesión u obtención de información “la tortura funciona también, entonces, como producción de habla, […] porque el interrogatorio es la tortura misma en su realización”74, lo que establece condiciones para su transmisibilidad como mera instrucción. En Chicago Chico se hace visible cuando se describe una sesión de tortura que es usada como método de enseñanza a los aspirantes a detectives en una “clase práctica”, lo que constituye un acto de cosificación del individuo expuesto: “Este hombre –comenzó el maestro– esconde muchas tretas; para hacerle hablar hay necesidad de aplicarle los sistemas tradicionales. No fructifique en él la metodología psico-técnica […] Lo interrogaremos en mi oficina”75. La clase práctica, que reniega de la cientifización de la criminología y apela a la pura escenificación de la violencia, se, despliega como escena pedagógica ante los aprendices:

  • 76 Méndez Carrasco, A., Chicago Chico, Op. Cit., p. 164-165.

“Me amarraron, con gruesa correa, a una silla antigua, de respaldo elevado. […] Alguien, sin que tuviese tiempo de cerciorarme, vendó mis ojos. […] Más los acontecimientos no perecieron ahí; algún empleado menor desabrochó el marrueco de mi pantalón. […] ¡estaban preparando el camino para la aplicación de métodos tradicionales!”76.

  • 77 Scarry, E., The Body in Pain, Op. Cit., p. 27-28.
  • 78 Scarry, E., The Body in Pain, Op. Cit., p. 18.
  • 79 Cruz, M., El Príncipe, Op. Cit., p. 7.

33La escenificación y ritualización es parte de la presión psicológica a la cual se somete al detenido, como una forma de ir quebrantando su voluntad de resistencia, pues la tortura “es un proceso que no sólo convierte, sino que anuncia la conversión de todos los aspectos imaginables del acontecimiento y del entorno en un agente de dolor”77. La tecnificación de la tortura, su racionalización abstracta, se resuelve en la práctica, como una escenificación violenta de la brutalidad, demostrando un desprecio por los cuerpos-lumpen, los que son reducidos a carne expuesta a los deseos del otro, que amparado en la legalidad jurídica y en la legitimidad social, ejerce un poder absoluto sobre él, pues, “la tortura, es en parte la exhibición obsesiva, de la agencia lo que permite que el cuerpo de una persona se traduzca en la voz de otra, lo que permite que el dolor humano real se convierta en una ficción de poder del régimen”78. En esta escenificación también influye el ambiente lúgubre, insalubre y siniestro de las cárceles y calabozos: “Pasé la noche sobre el cemento mojado. Era mejor que estar en una pallasa con piojos y chinches. Muerto de frío. Molido a patadas. Odiando a esos ratis por verdugos”79.

3.2. La tortura como abuso y violencia sobre el cuerpo-lumpen

34Entonces, podemos afirmar que la escena de la tortura, que tendría como uno de sus objetivos obtener información para un proceso judicial por parte del cuerpo supliciado, queda totalmente sobredeterminada por la mera violencia sobre el cuerpo-lumpen, como una exhibición de brutalidad que pierde toda finalidad, su telos es el castigo. En las novelas revisadas se puede observar que el castigo va siempre acompañado de abusos por parte de las policías. Se pueden diferenciar a lo menos tres formas de distribuirse estas acciones: abuso sobre el delincuente para robarle parte de lo que obtiene en su accionar; violencia sexual sobre los cuerpos de hombres y mujeres; violencia y abuso sobre los cuerpos de niños y niñas. En lo que queda de este apartado nos referiremos a los dos primeros, para dejar la referencia a las infancias violentadas para el que sigue.

  • 80 Este término, tal como aparece en el glosario de la edición trabajada, tiene el significado de una (...)

35En el primer punto, el abuso sobre el delincuente como extorsión, es ilustrativa la novela de Luis Rivano El apuntamiento80, lo que está claramente expresado en el inició del relato:

  • 81 Rivano, L., “El apuntamiento”, Op. Cit., p. 261.

“Yo no podía olvidar la amenaza del rati.
—Si no me llevái las cincuenta lucas –me había dicho–, te voy a encanar donde te pille
Vi en sus ojos deseos de aplastarme de un manotazo […]”81.

  • 82 Méndez Carrasco, A., Chicago Chico, Op. Cit., p. 228.

36Este dialogo da cuenta de una situación que va a aparecer en muchas novelas y relatos sobre bajos fondos y delincuencia, a saber, la connivencia de las policías con grupos delictuales. En Chicago Chico se lo presenta en los siguientes términos: “La cáfila hampona, en general, no temía a los policías de Investigaciones. Los manejos de ésta, con la experiencia adquirida, estaban bien coordinados. Ninguno de esos desalmados se metía en la olla de forma directa”82. Es interesante destacar que tanto Luis Rivano como Armando Méndez Carrasco fueron funcionarios de Carabineros de Chile durante algunos años de sus vidas, por lo que el contacto con los medios delictuales y marginales fue bastante directo. Sus relatos tienen una veracidad otorgada por el carácter testimonial, y por lo mismo, le dan un alto grado de verosimilitud a sus dichos.

37En El apuntamiento se muestra cómo, al no obedecer a los mandatos del policía corrupto, el protagonista se expone al castigo:

  • 83 Rivano, L., “El apuntamiento”, Op. Cit., p. 300.

“Los tiras que me agarraron una tarde a la salida de un cine no me pillaron tan de sorpresa, porque me di cuenta inmediatamente de que era maniobra del señor Castillo. Me llevaron al Cuartel de Investigaciones con la chiva de que yo estaba metido en el robo de unas radios a pilas en una tienda del centro. Nunca me han pegado tanto como aquella vez”83.

38Pero, también el abuso y el castigo acontecen mediante la violencia sexual sobre el cuerpo-lumpen con sadismo exacerbado, como en la escena de El Príncipe, en el que se describe un castigo por medio de la vejación sexual y sodomización de un preso por parte de los gendarmes:

  • 84 Cruz, M., El Príncipe, Op. Cit., p. 29.

“Con el Potro no tuvieron piedad. ‘¡Ponte en cuatro patas’! No obedeció. ‘A ti te estoy hablando hueco re culiado”. Y le comenzaron a pegar con un sable. ‘¡Si no obedecís te lo meto con vaina y todo!’ Lo botaron al suelo, pateándolo entre varios. […] Lo agarraron entre todos y lo dejaron en posición que querían. […] ‘Consíguete vaselina’, le dijeron a uno cualquiera. […] Untaron bien el palo, le pusieron un buen patacón al Potro, y comenzaron a metérselo”84.

39Por su parte, en la “La yira” de Rivano, se expone el abuso que los policías cometen sobre los cuerpos de las prostitutas para negociar beneficios y prebendas al momento de ser detenidas:

  • 85 Rivano, Luis, “La yira”, en Rivano, Luis, Narrativa reunida, Alfaguara, Santiago de Chile, 2016, p. (...)

“El cabo se dirigió a mí, diciéndome:
—Tú, quédate aquí.
[…]
El carabinero me lanzó una descarada recorrida con la vista.
—Mi teniente te va a dar como caja –se escarbó la nariz, metiéndose el dedo meñique, y agregó–: Me dijo que te llevará para su pieza”85.

  • 86 Guerra, Lucía, Ciudad, género e imaginarios urbanos en la narrativa latinoamericana, Editorial Cuar (...)
  • 87 Rivano, L., “La yira”, Op. Cit., p. 428.

40Sin embargo, las prostitutas saben que su cuerpo es el único espacio de negociación que tienen ante la prepotencia de la acción de la policía, y ante el mundo masculinizado de la urbe, pues, tal como lo afirma Lucia Guerra: “el diseño urbano es el locus más inmediato para la producción y circulación de un poder político enraizado en el falogocentrismo [a la vez que] la ciudad, lejos de ser una construcción monolítica, es el espacio complejo de un orden que simultáneamente permite la subversión de ese orden”86. Esto constituye un dato de la realidad que no se puede obviar ni descartar, por ello la protagonista de “La yira” se pregunta a sí misma, como tratando de convencerse: “¿Qué tenía de malo que el teniente se quisiera aprovechar? En el mundo parece cosa normal que todos traten de sacar provecho de toda situación”87. El hecho es que al ser ella haya la elegida por el teniente eso permitió que sus compañeras saliesen en libertad.

41Por otra parte, y de manera más general, la legitimación social de la práctica de infringir dolor al cuerpo-lumpen que amenaza el orden, la seguridad y la paz social, proyecta el ejercicio de esos actos del espacio de encierro hacia el espacio social, como lo que sucede al momento de descubrir a un delincuente in fraganti en su acción:

  • 88 Rivano, L., “El apuntamiento”, Op. Cit., p. 292.

“El mecánico se sitió pagado con las patadas que le propinó. […] Fui a levantar al Tolo que estaba convertido en una masa sanguinolenta, con sus ropas ensangrentadas y rasgadas. […] Me pareció raro que nadie llamará a los carabineros. Después me he dado cuenta de que la gente prefiere hacerse justicia por si sola”88.

  • 89 Cuneo Nash, S., Cárceles y pobreza, Op. Cit., p. 98.

42El abuso y el castigo, más que anomalías se constituyen en un dispositivo, en el sentido de configurar una sistematización de discursos y prácticas que operan sobre los cuerpos. La pretensión de racionalizar la brutalidad y violencia de la práctica de la tortura implica asumir que ella misma emerge de cierto régimen de racionalidad, que es necesario develar como una expresión actualizada del racismo89. Los agentes de policías se constituyen en elementos dentro del dispositivo, subsumidos por las lógicas que definen las maneras concretas de materializarse y actualizarse la potencia represiva y coercitiva del Estado sobre el cuerpo-lumpen del delincuente.

3.3. El mundo herido y El río como registro de las infancias violentadas

  • 90 Fernández Labbe, Marcos, Prisión común, imaginario social e identidad. Chile. 1870-1920, Editorial (...)
  • 91 Cuneo Nash, S., Cárceles y pobreza, Op. Cit., p. 127.

43Desde los diferentes ámbitos de la estructura social en la cual nos movemos en nuestra vida cotidiana, un lugar en el cual la irrupción de la tortura como práctica se hace más abominable es el espacio de la infancia. Sin embargo, una vez más, si bien hay estatutos jurídicos, de diferentes niveles, que protegen a las infancias de abusos y agresiones, en la práctica, en Chile se las ha violentado de forma permanente. Como lo afirma Fernández Labbe, “Mujeres criminales, niños delincuentes, ebrios, locos y ex presidiarios se transfiguraban como representaciones de lo que el hombre popular era para las clases ilustradas chilenas de fines del siglo XIX y comienzos del XX”90, un problema que era necesario mantener fuera de los espacios de sociabilidad legitimados. Se pone énfasis en el castigo y el encierro, poniendo el acento en las y los criminales, y no en “las posibles causas del crimen (pobreza, desigualdad, inseguridad social), puesto que los cambios de fondo de las estructuras sociales podrían hacer perder poder a quienes lo detentan”91.

  • 92 Gómez Morel, A., El río, Op. Cit., p 27.

44Sin embargo, en la práctica, la violencia por parte de los agentes del Estado, los integrantes de la iglesia y de personas privadas hacia los cuerpos de las y los niños ha sido sistemática y constante. Es lo que expone el protagonista de El río al momento de relatar sus experiencias como niño que ha pasado por orfanatos y reformatorios: “La religiosa trataba de expulsarme del cuerpo a don Mandinga y me sacudía las posaderas con frecuencia; por aquella época debo haber tenido unos seis o siete años de edad”92. Junto con ello, la violencia no se remite a ese tipo de prácticas de castigo sobre los cuerpos infantiles, sino que también se muestra como abuso sexual por parte de los curas:

  • 93 Gómez Morel, A., El río, Op. Cit., p. 95-96.

“Ahí estaba frente a mí. Despacio me subía la camisa de dormir, mientras ardorosamente besaba mi cuerpo. Llegó a mi boca; sentí asco, repugnancia y miedo. Cuando entendí de qué se trataba, pensé: ‘Mañana tendré que confesarme’. Pero era él mi confesor. Me sentía confuso. Se había sacado la sotana, estaba en camisa y calzoncillos, pero con el birrete en la cabeza”93.

  • 94 Gómez Morel, A., El río, Op. Cit., p. 97.
  • 95 Gómez Morel, A., El río, Op. Cit., p. 198.
  • 96 Gómez Morel, A., El río, Op. Cit., p. 198.

45Sin embargo, de la misma manera en que las prostitutas asumen que su cuerpo se constituye en espacio de negociación, sabiendo que el deseo perverso del otro está tramado por la culpa, en el caso de los curas en los reformatorios y orfelinatos, el niño de El río aprende rápidamente a hacer de esa subordinación un arma: “Noche a noche se repitió la cosa. Al poco tiempo descubrí que el asunto no me disgustaba mucho. Sólo sus besos me seguían fastidiando y repugnando. A veces, cerrando los ojos, imaginaba que no era él, ni un hombre”94, lo que le permitía mantener algunos privilegios dentro del espacio del reformatorio, el que “tenía un poco de todo: cocinería, cárcel, prostíbulo, taller, escuela, templo, hospedería, y hasta reformatorio cuando venían a visitarlo las autoridades judiciales, una vez al año95. Los reformatorios se constituyen en espacios de encierro y violencia en los cuales, junto con los abusos hacia los cuerpos infantiles, se les intenta cooptar para el trabajo de delación de sus compañeros: “El Guatón Mazuera —inspector general— todos los días nos daba lecciones de soplonaje y delación”96.

  • 97 Gómez Morel, A., El río, Op. Cit., p. 182.
  • 98 Gómez Morel, A., El río, Op. Cit., 97.
  • 99 Méndez Carrasco, Armando, El mundo herido, Editorial Cultura, Santiago de Chile, 1955, 93.

46Junto con el reformatorio, los calabozos de las comisarias y las cárceles serán otros espacios de encierro en donde las infancias serán violentadas de forma sistemática. Es lo que se expresa en El río como un temor: “Temblamos ante la idea de llegar a la comisaría”97, pues sabían que desde el primer momento la violencia se ensañaría en sus cuerpos: “Nos llevaron a la comisaría más cercana y de a uno por uno nos dieron la consabida dosis de trompadas, puntapiés y palmetazos”98. Lo mismo se documenta también en Mundo herido de Méndez Carrasco, con el personaje central, Curipipe, de unos 7 a 10 años, a partir de la descripción de la configuración del espacio de encierro: “Me introdujeron en un recinto abovedado, y me dejaron bajo doble llave. Las murallas expedían fetidez. Este cuartucho, albo en un tiempo, mostrábase sebiento y exhibía pensamientos amargos, versos heridos, palabras obscenas, blasfemias y formas pictóricas dantescas”99. Pero ese espacio de encierro no es más que la antesala de la expresión desgarrada de la brutalidad, ante la cual los presos mayores sólo se pueden compadecer de ese cuerpo frágil:

  • 100 Méndez Carrasco, A. El mundo herido, Op. Cit., 93.

“Un civil fornido, de rostro agrio, de ademanes toscos, me arrastró por el pasillo hasta un cuarto de la peluquería. Las voces oprimidas saludaron mi paso:
—¡Muérdete, cabro, que te pueden joder!
—¡Cuidado chiquillo que los ratis son bestias!”100.

  • 101 Méndez Carrasco, A. El mundo herido, Op. Cit., p. 97.
  • 102 Méndez Carrasco, A., El mundo herido, Op. Cit., p. 101.

47Una vez que se le corta el pelo al rape, como marca de humillación, y se lo ha bañado con fuertes chorros de agua fría, como si se lo quisiera purificar, el niño-delincuente es llevado hacía el lugar del interrogatorio: “El hombre salió conmigo a la rastra. Había satisfacción en su rostro y anhelos sádicos”101. El sadismo al que se hace referencia no es alegórico, sino que se expresa, de formas sorpresiva, sin respetar protocolos o consideraciones ante el cuerpo-lumpen infantil: “El jefe volvióse de nuevo hacia mí y me ensartó un alfiler en el brazo derecho. Hice una mueca y levanté mi cabeza”102. Lo que queda en evidencia es que la violencia va aumentando de intensidad, y la distinción entre un cuerpo infantil y un cuerpo adulto se hace superflua e irrelevante para los torturadores, que sólo perciben frente a ellos un cuerpo-lumpen que debe ser castigado, ya sea que diga algo de lo que se pregunta o no, de la sustracción de información a la pura violencia del castigo:

  • 103 Méndez Carrasco, A., El mundo herido, Op. Cit., p. 103.

“—Oiga, jefe, esté cabro es una ardilla pa engañar. ¡Hay que empelotarlo!
En segundos estuve desnudo. Luego me sujetaron una placa metálica en las axilas y en el sexo. Una descarga eléctrica hizo llorar la noche. El fuego me despedazaba las entrañas. Antes de caer en la inconsciencia, la voz mefistofélica del jefe se deshizo:
—Este cabro es una mierda. ¡Llévenselo!”103.

48En El río se describe una escena similar, en la cual el cuerpo-lumpen infantil queda expuesto a la ferocidad de los agentes de policía. Primero se empieza con la ritualidad del amedrentamiento:

  • 104 Gómez Morel, A., El río, Op. Cit., p. 281.

“Como lo supuse, mi captor había corrido la voz y una jauría de detectives estaba esperándome en el sótano del cuartel, prestos todos los aparatos con que se realiza una flagelación perfecta. Con ruido de llaves y algunas blasfemias el comandante de guardia me sacó del calabozo cuando de la Inspectoría gritaron mi nombre. Llegué al sótano”104.

49Luego, se desata la violencia de forma medida y sistemática, en la que hay un repertorio de acciones que ejercer sobre los cuerpos:

  • 105 Gómez Morel, A., El río, Op. Cit., p. 280.

“Y empezaron las cachetadas. Sabía que para un menor la flagelación no era muy fuerte. A los adultos sí que los martirizaban. Los colgaban en una viga, con los brazos amarrados a la espalda, y les aplicaban electricidad en los testículos. Para que un menor recibiera el mismo trato se necesitaba que tuviese prestigio de ‘duro’ entre los detectives. Yo aún no lo era”105.

50Sin embargo, rápidamente, y sin miramientos, se pasa a métodos más drásticos, inhumanos, y que transgreden lo soportable para un cuerpo infantil, y la misma normativa escrita al respecto:

  • 106 Gómez Morel, A., El río, Op. Cit., p. 282.

“Me amordazaron y vendaron los ojos. Me ataron de pies y manos. Me bajaron los pantalones y en el órgano genital me amarraron un alambre. La misma amarra hicieron en mis meñiques y me introdujeron los pies atados en un balde lleno de agua.
Vino el primer golpe eléctrico. Mil alfileres me corrieron por los globos oculares, el hígado se me hinchó y tras la mordaza creí que me estaba comiendo los dientes.
—Denle más fuerte –ordenó muy lejana la voz del jefe.
Creció el sonido de la manivela con que mueven el dínamo. El pecho se me empezó a hundir como queriéndome salir por las costillas, y el ombligo quiso reventar hacia adelante. Empecé a asfixiarme.
—Paren.
—No vayamos a echarnos al cabro –dijo alguno de los que presenciaban el hábil interrogatorio.
—¡Qué va, hombre! A usted le falta mucho por ver. La electricidad no mata a nadie. Es buena para los callos”106.

51Burla, desprecio y crueldad hacia el cuerpo martirizado de los niños por parte de los agentes del Estado es lo que se expresa en estos relatos. El cuerpo-lumpen infantil, junto con ser repudiado, causa una fascinación perversa, como configuración del homo sacer agambeniano, pero sin sacralidad, pura escenificación de la brutalidad sistémica sobre las infancias supliciadas.

4. Sobre el no-lugar de enunciación del cuerpo-lumpen. Comentarios conclusivos

  • 107 Rojo, Grínor, “Las novelas de la dictadura chilena: la tortura”, en Álvarez, Ignacio; Cabrera, Luis (...)
  • 108 Rojo, G., “Las novelas de la dictadura” Op. Cit., p. 82.

52Lo que acontece a partir de la dictadura de Pinochet, es que la aplicación de tortura se hace masiva, como nunca antes en la historia de Chile. Como lo documenta Grínor Rojo a partir de los dos informes Valech, se logró documentar que 40.018 personas fueron torturadas durante la Dictadura, afirmando que: “No solo se torturó en Chile, sino que se torturo indiscriminada y masivamente, y no tanto para obtener información, que los torturadores ya poseían, sino para amedrentar, para silencias, para desactivar cualquier desobediencia mediante la universalización del horror”107. Este dato da cuenta de una práctica masificada de castigo sobre el cuerpo-del-pueblo de Chile, lo que implicó una articulación técnica y burocrática por parte de los aparatos del Estado para diseñar, articular, implementar monitorear y sostener en el tiempo una política represiva de alcance nacional. Rojo elabora una organización de las novelas escritas durante la dictadura y post-dictadura, en las que se da cuenta de la práctica de la tortura por los agentes del Estado, partiendo de la base que la tortura, como hecho a narrar, se constituye como un “inenarrable duro”108 en el mismo sentido en el que Scarry da cuenta de los límites de la narratividad de expresar ese momento de extrema crueldad:

  • 109 Scarry, E., The Body in Pain, Op. cit, p. 10. Esto es lo que obstruye la posibilidad de producir un (...)

“Aquí y allá, en la vasta extensión de los textos literarios, uno se encuentra con una obra de teatro aislada, una película excepcional, una novela extraordinaria que no trata sólo incidentalmente, sino de forma central e ininterrumpida, la naturaleza del dolor corporal”109.

53El supuesto del análisis de Rojo, que es muy agudo y certero, organiza las narrativas en base a las dos posiciones polares de la escena de la tortura: el lugar del torturador y el lugar del torturado. Desde esos dos polos hacer circular los elementos diferenciadores que surgen del corpus que analiza, como la violencia sexual contra las mujeres, pero también contra hombres en los relatos de tortura. Distingue, también, el lugar de hablada del relato desde la distancia espacio temporal del enunciado y quien lo enuncia, ya sea desde una tercera persona que actualiza la escena, o un yo que da cuenta de algo que le está pasando. Sin embargo, el análisis de Rojo parte del momento de la dictadura y la masificación de la tortura sobre la población, obviando que esto se puede leer como la expansión de una práctica que estuvo dirigida a un sector social desafecto a la ley, con la venia de la institucionalidad jurídica y connivencia del cuerpo social desde los inicios de la sociabilidad chilena.

  • 110 Bonvillani, A., “Juvenicidio: un concepto parido por el dolor. Reflexiones desde una revisión bibli (...)

54Si queremos reafirmar una cultura de defensa de los Derechos Humanos en Chile, es absolutamente necesario que se ponga un freno institucional a las torturas, apremios ilegítimos y tormentos sobre los cuerpos de las y los delincuentes, considerado como cuerpo-lumpen. Actualmente la población penal en chile cuenta con un 58,4% de personas con edades entre 20 a 34 años, del cual 41,4% tienen edades entre los 18 y 29 años. Esto es lo que se ha llamado un “juvenicidio” por parte de las estructuras estatales en contra de las y los jóvenes pobres del país, lo que es aún más grave en otros países de América. Esto ha llevado a organizaciones humanitarias y a investigadoras e investigadores de las Ciencias Sociales a levantar la categoría de “juvenicidio”, la que da cuenta de los “asesinatos o actos de violencia física o simbólica impuestos fundamentalmente por el Estado de manera sistemática e impune a determinados grupos etarios y sociales”110.

  • 111 Cuneo Nash, S., Cárceles y pobreza, Op. Cit., p. 126.
  • 112 Cuneo Nash, S., Cárceles y pobreza, Op. Cit., p. 126-127.
  • 113 Avelar, I. “La práctica de la tortura”, Op. Cit., p. 185.

55Es urgente, también salir del lenguaje guerrerista con el cual se visibiliza el problema de la delincuencia en nuestro país, pues, “la guerra contra la delincuencia […] justifica una extensión del poder y la utilización de diversas armas impensadas en un estado de derecho”111, exponiendo a las y los individuos que posean las marcas que tipifican un cuerpo-lumpen, a la más absoluta arbitrariedad y excepcionalidad, pues, “La excepcionalidad puede durar varios decenios, y la guerra buscará la eliminación del enemigo, el que no será considerado sujeto de dignidad ni semejante, por ende, tampoco le serán aplicables las garantías procesales y sustanciales reconocidas por el derecho penal democrático”112. En este sentido, la construcción de una narrabilidad debe ser entendida “menos como la elaboración de una secuencia diegética coherente y enunciable sobre el pasado […], y más como la postulación de la narrativa como una posibilidad, es decir, en otras palabras, la postulación de un virtual lugar del testigo113. Es urgente que aboguemos por una necesaria ampliación de los derechos sociales, culturales y humanos hacia aquellos hombres y mujeres, niños, niñas y jóvenes que tanto el Estado como la sociedad civil han dejado fuera de la cuenta. Para que nunca más en Chile…

Fuentes publicadas

56Comisión Nacional Contra la Tortura, Recopilación de documentos internacionales sobre tortura, Comisión Nacional Contra la Tortura, Santiago de Chile, 1989, 80 p.

57Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, Informe de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, Corporación Nacional de Reparación y Reconciliación, Chile, 1991, 3 tomos. https://bibliotecadigital.indh.cl/​handle/​123456789/​170 consultado 17/08/2022.

58Cruz, Mario, El Príncipe, Ediciones Ventana al Mar, Santiago de Chile, 1972, 64 p.

59Fermandois, José Luis, Diablofuerte, Ediciones Lastarria, Santiago de Chile, 2015.

60Gómez Morel, Alfredo, El río (primera parte de la novela autobiográfica Mundo adentro montado en un palo de escoba). Arancibia Hnos., Santiago de Chile, 1963, 354 p.

61Méndez Carrasco, Armando, Chicago chico, Juan Firula editor, Santiago de Chile, 1966, 239 p.

62Méndez Carrasco, Armando, El mundo herido, Editorial Cultura, Santiago de Chile, 1955, 303 p.

63Rivano, Luis, “El apuntamiento”, en Rivano, Luis, Narrativa reunida, Alfaguara, Santiago de Chile, 2016, p. 255-322.

64Rivano, Luis, “La yira” en Rivano, Luis, Narrativa reunida, Alfaguara, Santiago de Chile, 2016, p. 381-433.

Inicio de página

Bibliografía

Agamben, Giorgio, Homo sacer. El poder soberano y la nuda vida, Pre-Textos, Barcelona, 2006, 268 p.

Agger, Inger & Buus Jensen, Sören, Trauma y cura en situaciones de terrorismo de Estado. Derechos humanos y salud mental en Chile bajo la dictadura militar, CESOC, Santiago de Chile, 1996, 405 p.

Althusser, Louis, “Ideología y aparatos ideológicos del Estado”, en Zĭzěk, Slavoj (comp.) Ideología. Un mapa de la cuestión, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires, 2003, p. 115-155.

Álvarez Solís, Ángel, La república de la melancolía. Política y subjetividad en el barroco. Ediciones La Cebra, Buenos Aires, 2015, 352 p.

Avelar, Idelber, “La práctica de la tortura y la historia de la verdad”, en Richard, Nelly & Moreiras, Alberto (eds.), Pensar en/la postdictadura, Editorial Cuarto Propio, Santiago de Chile, 2001, p. 175-195.

Bonvillani, Andrea, “Juvenicidio: un concepto parido por el dolor. Reflexiones desde una revisión bibliográfica”, Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Niñez y Juventud, Manizales, v. 20, n°3, 2022, p. 1-26. https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/8553798.pdf

Bortignon, Martina, Margen, espejo. Poesía chilena y marginalidad social (1983-2009), Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana, Pittsburgh, 2016, 199 p.

Cabezas, Oscar, Postsoberanía: literatura, política, trabajo. Ediciones La Cebra, Buenos Aires, 2013, 352 p.

Carvacho Alfaro, Rodrigo, Clásicos de la miseria. Canon y margen en la literatura chilena, Ediciones Oxímoron, Santiago, Chile, 2016, 125 p.

Claro, Andrés, La Inquisición y la Cábala. Un capítulo de la diferencia entre ontología y exilio, Lom Ediciones, Santiago de Chile, 2009, 486 p.

Colectivo de Memoria Histórica, Tortura en poblaciones del gran Santiago (1973-1990), Corporación José Domingo Cañas, Santiago de Chile, 2005, 173 p.

Cristi, Ana María, “El cuerpo-objeto: una mirada al proceso de identidad y subjetivación masculina en el contexto marginal presente en El Río de Alfredo Gómez Morel”, Revista Nomadías, Santiago de Chile, n°25, 2018, p. 33-54. https://nomadias.uchile.cl/index.php/NO/article/view/51504/53897

Cuneo Nash, Silvio, Cárceles y Pobreza. Distorsiones de populismo penal, Uqbar editores, Santiago de Chile, 2018, 264 p.

Donoso Pinto, Catalina, No somos niños: Representaciones problemáticas de la infancia, Ediciones Universidad Alberto Hurtado, Santiago de Chile, 2021.

Echeverría y Reyes, Aníbal, Jerga usada por los delincuentes nortinos, Imprenta El Águila, Concepción, 1934, 19 p.

Estupiñán Serrano, Mary Luz, “Una escritura propia. Anotaciones sobre literatura marginal en Brasil”, Revista Chilena de Literatura, Santiago de Chile, n°88, 2014, p. 95-111. http://dx.doi.org/10.4067/S0718-22952014000300006

Fernández Labbe, Prisión común, imaginario social e identidad. Chile, 1870-1920, Editorial Andrés Bello/Centro de Investigaciones Diego Barros Arana, DIBAM, Santiago de Chile, 2003, 253 p.

Franco, Sergio, Pliegues del yo. Cuatro estudios sobre escritura autobiográfica en Hispanoamérica, Editorial Cuarto Propio, Santiago de Chile, 2015, 311 p.

Gill, Lesley, La Escuela de las Américas. Entrenamiento militar, violencia política e impunidad en las Américas, Lom Ediciones, Santiago de Chile, 2005, 345 p.

Gómez Valdovinos, Mauricio, “Armando Méndez Carrasco y Luis Rivano: carabineros, escritores y excéntricos”, Meridional. Revista Chilena de Estudios Latinoamericanos, Santiago de Chile, n°14, 2020, p. 135-164. https://meridional.uchile.cl/index.php/MRD/article/view/57131/60681

Guerra, Lucia, Ciudad, género e imaginarios urbanos en la narrativa latinoamericana, Editorial Cuarto Propio, Santiago de Chile, 2014, 292 p.

Guerra Ruiz, Rubén (Coord.), Entre la memoria y la justicia. Experiencias latinoamericanas sobre Guerra Sucia y Defensa de los Derechos Humanos, Universidad Nacional Autónoma de México, 2005, 257 p.

Kalifa, Dominique, Los bajos fondos: historia de un imaginario, Instituto Mora, México, 2018, 341 p.

Kaulino, Adriana, “‘Más vale prevenir que curar y reeducar que reprimir’: características psicosociales de los niños chilenos abandonados y delincuentes, según Abelardo Iturriaga”, Revista de Psicología, Santiago de Chile, vol. 25, n°2, 2016, p. 1-7. https://doi.org/10.5354/0719-0581.2016.44583

Kohut, Karl, “Generaciones y semblanzas en la literatura chilena actual”, en Kohut, Karl & Morales Saravia, José (eds.), Literatura chilena hoy. La difícil transición, Iberoamericana/Vervuet, Madrid/Frankfurt/Main, 2002, p. 9-34.

León, Marco Antonio, “Historia, literatura y prisión: una reflexión sobre las percepciones de las cárceles chilenas (c. 1920-1956)”, Boletín de la Academia Chilena de la Historia, Santiago de Chile, v. 70, n°113, 2004, p. 255-284.

León, Marco Antonio, “Extirpando el ‘jermen del mal’. Visiones teorías criminológicas en Chile contemporáneo (1911-1960)” Cuadernos de Historia, Santiago de Chile, n° 28, 2008, p. 81-113. https://cuadernosdehistoria.uchile.cl/index.php/CDH/article/view/47294/49339

Lepe-Carrión, Patricio, El contrato colonial de Chile. Ciencia, racismo y nación, Ediciones Abya-Yala, Quito, 2016, 360 p.

Loveman, Brian & Lira, Elizabeth, “Terrorismo de Estado y tortura en Chile”, en Verdugo, Patricia (ed.), De la tortura no se habla. Agüero versus Meneses, Catalonia, Santiago de Chile, 2004, p. 181-211.

Muñoz Morales, Nelson, Caballo bermejo. Lejos ya, les sacarán las vendas y verán nuevamente el mar, Lom Ediciones, Santiago de Chile, 2000, 194 p.

Muñoz González, Luis & Oelker Link, Dieter, Diccionario de movimientos y grupos literarios chilenos, Ediciones Universidad de Concepción, Concepción, 1993, 344 p.

Pinto Inzunza, Francisca. “Un itinerario disruptivo. El tránsito por los espacios de Los amantes del London Park, Chicago Chico, El río y Esto no es el paraíso”, Árboles y Rizomas vol. I, nº2, 2019, p. 51-66. https://www.revistas.usach.cl/ojs/index.php/rizomas/article/view/4093/26003351

Pinto Inzunza, “‘Yo soy yo y mi circunstancia. Si no la salvo a ella no me salvo yo’ Propuesta de lectura de la transferencia del “gusto picaresco” en Lazarillo de Tormes y El río”, en Campora, Magdalena & Puppo, María Lucía (ed.), Dinámicas del espacio. Reflexiones desde América Latina, Educa, Buenos Aires, 2019, p. 203-211.

Reyes Gil, Sebastián, “Homosexualidad, heterotopía y estética camp en la novela El Príncipe (1972) de Mario Cruz”, Hispanófila, North Carolina, vol. 195, 2022, p. 93-108.

Rivera, Hugo, “Glosario de la novela chilena ‘Chicago Chico’, de Armando Méndez Carrasco y otros autores”, Boletín de Filología, Santiago de Chile, n°17, 2017, p. 281-361. https://boletinfilologia.uchile.cl/index.php/BDF/article/view/47326/49369

Rojas, Héctor Andrés, “El río como la herida abierta de la ciudad latinoamericana”, Taller de Letras, Santiago de Chile, n°63, 2018, p.73-89. http://tallerdeletras.letras.uc.cl/index.php/TL/article/view/3878/3658

Rojas Castro, Braulio, “Contar los muertos que no cuentan. Violencia y resistencia política en la post-dictadura”, en Codoceo, Fernando; Ampuero, Francisca & Pérez, Cecilia (comp.), Criminalización de la pobreza. La construcción política del sujeto peligroso, Editorial Universidad de Los Lagos, Osorno, 2016, p. 72-79.

Rojas Castro, Braulio, “La constelación del punto de fuga. El imaginario porteño y la minoridad”, Discursos/prácticas, Valparaíso, nº3, 2010, p. 42 - 64. https://www.discursospracticas.ucv.cl/html/articulo_rojas.html

Rojas Castro, Braulio; Soto García, Pamela & Fernández Díaz, Osvaldo, “Entrevista con Osvaldo Fernández Díaz, entre la heterodoxia intelectual y la acción política: 1954 a 2022 y más…”, Cahiers du GRM, n°19, en línea. https://doi.org/10.4000/grm.3612

Rojo, Grínor, “Las novelas de la dictadura chilena: la tortura”, en Álvarez, Ignacio; Cabrera, Luis Martín & Dawes, Greg (eds.), Homenaje a Jaime Concha. Releyendo a contraluz, Editorial A Contracorriente, Carolina del Norte, 2018, p. 81-95.

Santos Herceg, José, “La tortura como sistema coordinado de finalidades múltiples”, Revista Encuentros Latinoamericanos (segunda época), Montevideo, vol. IV, nº1, 2020, p. 57-83. https://ojs.fhce.edu.uy/index.php/enclat/article/view/617/528

Scarry, Elaine, The Body in Pain. The making and unmaking of the world, Oxford University Press, New York, 1985, 385 p.

Shahak, Israel, El Estado de Israel armó las dictaduras en América Latina, Editorial Canaan, Buenos Aires, 2007, 160 p.

Silva Castro, Raúl, La literatura crítica de Chile, Editorial Andrés Bello, Santiago de Chile, 1969, 530 p.

Silva Castro, Raúl, Panorama Literario Chileno, Editorial Universitaria, Santiago de Chile, 1960, 570 p.

Silva Castro, Raúl, Evolución de las letras chilenas, 1810-1960, Editorial Andrés Bello, Santiago de Chile, 1960, 85 p.

Teitelboim, Volodia, Pisagua. La semilla en la arena, Editorial Austral, Santiago de Chile, 1957, 564 p.

Torres, Luis, “El delito de tortura en Chile y el proyecto de ley para su nueva tipificación: balance y críticas”. Cuadernos de Difusión, Centro de Estudios Internacional de la Pontificia Universidad Católica, Santiago de Chile, n°10, Año 8, 2015, p. 55-62. http://centroestudiosinternacionales.uc.cl/images/publicaciones/publicaciones-ceiuc/cuaderno_de_difusi%C3%B3n_n10.pdf

Verdugo, Patricia, “Los protagonistas”, en Verdugo Patricia (ed.), De la tortura no se habla. Agüero v/s Meneses, Catalonia, Santiago de Chile, 2004, p. 17-44.

Verdugo, Patricia, Los zarpazos del puma, Ediciones Chile-América/Centro de Estudios Sociales (CESOC), Santiago de Chile, 1989, 289 p.

Vicuña Cifuentes, Julio, Coa. Jerga de los delincuentes chilenos. Estudio y vocabulario, Santiago de Chile, Imprenta Universitaria, 1910, 144 p.

Vicuña Fuentes, Carlos, La tiranía en Chile: libro escrito en el destierro en 1928, Lom Ediciones, Santiago de Chile, 2002, 578 p.

Vuskovic, Sergio, Un viaje muy particular, CODEPU, Santiago de Chile, 2000, s. p.

Zamorano, Manuel, Crimen y Literatura. Ensayo de una antología criminológico-literaria de Chile, Facultad de Filosofía y Educación, Universidad de Chile, Santiago de Chile, 1967, 468 p.

Inicio de página

Notas

1 Méndez Carrasco, Armando, El mundo herido, Editorial Cultura, Santiago de Chile, 1955, p. 93.

2 Sobre el uso del puerto de Pisagua como campo de concentración, véase: https://memoriaviva.com/nuevaweb/centros-de-detencion/i-region/campamento-de-prisioneros-de-pisagua/ Fecha de consulta: 02/08/2022; https://interactivos.museodelamemoria.cl/hallazgos/?page_id=474&post=70 Fecha de consulta: 14/08/2022. Desde el registro literario son relevantes: Muñoz Morales, Nelson, Caballo bermejo. Lejos ya, les sacarán las vendas y verán nuevamente el mar, Lom Ediciones, Santiago de Chile, 2000, p. 73. Nelson Muñoz era el juez de Pozo Almonte, poblado distante uno 56 km., del puerto de Iquique hacia la pampa, y fue un actor clave en el proceso de exhumación de los cuerpos encontrados en la fosa de Pisagua el 2 de junio de 1990. También de Teitelboim, Volodia, Pisagua. La semilla en la arena, Editorial Austral, Santiago de Chile, 1957, cuya trama está situada en el encierro de militantes comunistas durante la llamada Ley Maldita, entre 1947-1958.

3 Para documentar estos hechos se puede revisar el Informe de Sentencia de la Causa 2182-98, fojas 8175. https://pdh.minjusticia.gob.cl/wp-content/uploads/2016/11/Informe-5-sentencia1-pisagua.pdf Fecha de consulta: 17/08/2022.

4 Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, Informe de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, Corporación Nacional de Reparación y Reconciliación, Chile, 1991. https://bibliotecadigital.indh.cl/handle/123456789/170 Fecha de consulta: 17/08/2022.

5 Agamben, Giorgio, Homo sacer. El poder soberano y la nuda vida, Pre-Textos, Barcelona, 1998, p. 94.

6 Althusser, Louis, “Ideología y aparatos ideológicos del Estado”, en Zĭzěk, Slavoj (comp.), Ideología. Un mapa de la cuestión, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires, 2003, p. 124.

7 Rojas Castro, Braulio, “Contar los muertos que no cuentan. Violencia y resistencia política en la post-dictadura”, en Codoceo, Fernando; Ampuero, Fernanda & Pérez, Cecilia (comp.), Criminalización de la pobreza. La construcción política del sujeto peligroso, Editorial Universidad de Los Lagos, Osorno, 2016, p. 75.

8 Carvacho Alfaro, Rodrigo, Clásicos de la miseria. Canon y margen en la literatura chilena, Ediciones Oxímoron, Santiago de Chile, 2016, p. 20.

9 Franco, Sergio, Pliegues del yo. Cuatro estudios sobre escritura autobiográfica en Hispanoamérica, Editorial Cuarto Propio, Santiago de Chile, 2015, p. 28.

10 Franco, S., Pliegues del yo, Op. Cit., p. 28-29.

11 Rojas Castro, B., “Contar los muertos”, Op. Cit., p. 75.

12 Sobre este tema se puede consultar: Gill, Lesley, La Escuela de las Américas. Entrenamiento militar, violencia política e impunidad en las Américas, Lom Ediciones, Santiago de Chile, 2005; Guerra Ruiz, Rubén (coord.), Entre la memoria y la justicia. Experiencias latinoamericanas sobre Guerra Sucia y defensa de los Derechos Humanos, Universidad Nacional Autónoma de México, México, 2005; Shahak, Israel, El Estado de Israel armó las dictaduras en América Latina, Editorial Canaan, Buenos Aires, 2007.

13 Torres, Luis, “El delito de tortura en Chile y el proyecto de ley para su nueva tipificación: balance y críticas”. Cuadernos de Difusión, Centro de Estudios Internacional de la Pontificia Universidad Católica, Santiago de Chile, n°10, Año 8, 2015, p. 55.

14 Decreto 3140, Reglamento sobre Normas Básicas para la Aplicación de una Política Penitenciaria Nacional. https://bcn.cl/2qh56 Fecha de consulta: 16/08/2022.

15 Loveman, Brian & Lira, Elizabeth, “Terrorismo de Estado y tortura en Chile”, en Verdugo, Patricia (ed.), De la tortura no se habla. Agüero versus Meneses, Catalonia, Santiago de Chile, 2004, p. 199.

16 Cuneo Nash, Silvio, Cárceles y pobreza. Distorsiones del populismo penal, Uqbar editores, Santiago de Chile, 2018.

17 Ley Enseñanza Pública: https://bcn.cl/34h2e Fecha de consulta: 16/08/2022. Esta ley fue redactada por Francisco Antonio Pérez, José Miguel Infante, Agustín Eyzaguirre y Juan José Aldunate. Cursivas propias.

18 Sobre este tema, que no se podrá ahondar por ahora, se puede consultar: Claro, Andrés, La Inquisición y la Cábala. Un capítulo de la diferencia entre ontología y exilio, Lom Ediciones, Santiago de Chile, 2009; Cabezas, Oscar Ariel, Postsoberanía: literatura, política, trabajo, Ediciones La Cebra, Buenos Aires, 2013; Álvarez Solís, Ángel Octavio, La república de la melancolía. Política y subjetividad en el barroco, Ediciones La Cebra, Buenos Aires, 2015.

19 Loveman, B. & Lira, E., “Terrorismo de Estado”, Op. Cit., p. 191.

20 Loveman, B. & Lira, E., “Terrorismo de Estado”, Op. Cit., p. 196.

21 Vicuña Fuentes, Carlos, La tiranía en Chile: libro escrito en el destierro en 1928, Lom Ediciones, Santiago de Chile, 2002, p. 79.

22 “El 3 de septiembre de 1948, se publicó la Ley N°8.789, de Defensa Permanente de la Democracia, también conocida como la “Ley Maldita”. Este instrumento le permitió colocar fuera de la ley al Partido Comunista, borrarlos de los registros electorales, censurar el diario El Siglo, perseguirlos y relegarlos a lugares aislados del país.” https://www.bcn.cl/historiapolitica/resenas_biograficas/wiki/Gabriel_Gonz%C3%A1lez_Videla Fecha de consulta: 19/08/2022.

23 Rojas Castro, Braulio; Soto García, Pamela & Fernández Díaz, Osvaldo, “Entrevista con Osvaldo Fernández Díaz, entre la heterodoxia intelectual y la acción política: 1954 a 2022 y más…”, Cahiers du GRM, [En línea], n°19, 2022. https://doi.org/10.4000/grm.3612.

24 Comisión Nacional Contra la Tortura, Documentos internacionales sobre tortura, Comisión Nacional Contra la Tortura, Santiago de Chile, 1989, p. 5.

25 El y la autora afirman que: “El propósito de este estudio es […] documentar y analizar, sobre la base de las experiencias del Movimiento Chileno de Derechos Humanos, como la gente desarrolla nuevas formas de resistir al abuso del poder que es un elemento inherente al terrorismo de Estado […] considerando el caso chileno como un ejemplo, hemos intentado desarrollar un modelo que pueda ser ‘transferible’ a otras sociedades en las que también se han violado los Derechos Humanos. El valor científico de este modelo se debe evaluar tomando en cuenta su capacidad explicativa aplicada a otros contextos culturales, diferentes a la realidad chilena”, Agger, I. & Buus Jensen, S., Trauma y cura, Op. Cit., p. 17.

26 Agger, I. & Buus Jensen, S., Trauma y cura, Op. Cit., p. 136-137.

27 Loveman B. & Lira E., “Terrorismo de Estado”, Op. Cit., p. 187.

28 Scarry, Elaine, The Body in Pain. The making and unmaking of the world, Oxford University Press, New York, 1985, p. 28.

29 Scarry, E., The Body in Pain, Op. Cit., p. 12.

30 Santos Herceg, José, “La tortura como sistema coordinado de finalidades múltiples”, Revista Encuentros Latinoamericanos (segunda época), Montevideo, vol. IV, nº1, 2020, p. 58.

31 Verdugo, Patricia, “Los protagonistas”, en Verdugo, Patricia (ed.), De la tortura no se habla. Agüero v/s Meneses, Catalonia, Santiago de Chile, 2004, p. 27.

32 Verdugo, P., “Los protagonistas”, Op. Cit., p. 15. También es relevante el caso de Carlos Bau, exprisionero político quien acusa el mismo año al general Hernán Gabrielli de participar en la tortura y muerte de Eugenio Ruiz-Tagle en el contexto de la Caravana de la Muerte. Para detalles de este hecho se puede revisar: Verdugo, Patricia, Los zarpazos del puma, Santiago de Chile, Ediciones Chile-América/Centro de Estudios Sociales (CESOC), 1989.

33 “El carácter secreto de los antecedentes de la Comisión Valech: derechos humanos y experiencia extranjera”, 3 de mayo de 2016. http://www.bcn.cl/asesoriatecnicaparlamentaria/detalle_documento.html?id=70114 Fecha de consulta: 16-11-2022.

34 Avelar, Idelber, “La práctica de la tortura y la historia de la verdad”, en Richard, Nelly & Moreiras, Alberto (eds.), Pensar en/la postdictadura, Cuarto Propio, Santiago de Chile, 2001, p. 176. Esta condición “cientifizada” de la tortura queda muy bien expresada en la novela Caballo bermejo al momento de describir los métodos usados por un interrogador llamado “El Panameño” en Pisagua: “Me comentó que se podía dislocar la estructura ósea del cuerpo humano como en quinientas partes distintas, de modo que cada zafadura doliera por su cuenta y con la persona completamente consciente y sensible”, Muñoz Morales, N., Caballo bermejo, Op. Cit., p. 148.

35 Lepe-Carrión, Patricio, El contrato colonial de Chile. Ciencia, racismo y nación, Ediciones Abya-Yala, Quito, 2016, p. 326.

36 Está ausente como tópico en Muñoz González, Luis & Oelker Link, Dieter, Diccionario de movimientos y grupos literarios chilenos, Ediciones Universidad de Concepción, Concepción, 1993. Raúl Silva Castro sólo hace un uso metafórico para hablar de un personaje femenino de Blest Gana (v. Silva Castro, Raúl, Evolución de las letras chilenas, 1810-1960, Editorial Andrés Bello, Santiago de Chile, 1960, p. 58), misma modalidad que extiende a otros de sus análisis en Silva Castro, Raúl, La literatura crítica de Chile, Editorial Andrés Bello, Santiago de Chile, 1969.

37 Loveman B. & Lira E., “Terrorismo de Estado”, Op. Cit., p. 183.

38 Fermandois, José Luis, Diablofuerte, Ediciones Lastarria, Santiago de Chile, 2015, p. 157.

39 “Manuel Zamorano, psicólogo y director del Instituto de Patología Social para fines de la década de 1960, institución que derivaría de la Sección de Criminología y Psicología Criminal del Instituto Central de Psicología de la Universidad de Chile”. Al respecto, véase León, Marco Antonio, “Extirpando el ‘jermen del mal’. Visiones teorías criminológicas en Chile contemporáneo (1911-1960)”, Cuadernos de Historia, Santiago de Chile, n°28, 2008, p. 111.

40 Zamorano, Manuel, Crimen y Literatura. Ensayo de una antología criminológico-literaria de Chile, Facultad de Filosofía y Educación, Universidad de Chile, Santiago de Chile, 1967, p. 19.

41 Zamorano M., Crimen y literatura, Op. Cit., p. 17.

42 Zamorano M., Crimen y literatura, Op. Cit., p. 25.

43 Al respecto, véase Rivera, Hugo, “Glosario de la novela chilena ‘Chicago Chico’, de Armando Méndez Carrasco y otros autores”, Boletín De Filología, Santiago de Chile, n°17, 2017; Echeverría y Reyes, Aníbal, Jerga usada por los delincuentes nortinos, Imprenta El Águila, Concepción, 1934; y Vicuña Cifuentes, Julio, Coa. Jerga de los delincuentes chilenos. Estudio y vocabulario, Santiago de Chile, Imprenta Universitaria, 1910.

44 Kohut, Karl, “Generaciones y semblanzas en la literatura chilena actual” en Kohut, Karl & Morales Saravia, José (eds.), Literatura chilena hoy. La difícil transición, Iberoamericana/Vervuet, Madrid/Frankfurt/Main, 2002, p. 11.

45 Kohut, K., “Generaciones y semblanzas”, Op. Cit., p. 17.

46 Avelar, I., “La práctica de la tortura”, Op. Cit., p. 183.

47 Avelar, I., “La práctica de la tortura”, Op. Cit., p. 184.

48 Scarry, E., The Body in Pain, Op. cit, p. 11.

49 Avelar, I., “La práctica de la tortura”, Op. Cit., p. 177.

50 Estupiñán Mary Luz, “Una escritura propia. Anotaciones sobre literatura marginal en Brasil”, Revista Chilena de Literatura, Santiago de Chile, n°88, p. 96.

51 Estupiñan M., “Una escritura propia”, Op. Cit., p. 100.

52 Bortignon, Martina, Margen, espejo. Poesía chilena y marginalidad social (1983-2009), IILI, Pittsburgh, 2016, p. 9.

53 Bortignon, M., Margen, espejo, Op. Cit., p. 17.

54 Bortignon, M., Margen, espejo, Op. Cit., p. 23.

55 Bortignon, M., Margen, espejo, Op. Cit., p. 16.

56 Kalifa, Dominique, Los bajos fondos: historia de un imaginario, Instituto Mora, México, 2018, p. 264.

57 Carvacho, R., Clásicos de la miseria, Op. Cit., p. 43.

58 Kaulino, Adriana, “‘Más vale prevenir que curar y reeducar que reprimir’: características psicosociales de los niños chilenos abandonados y delincuentes, según Abelardo Iturriaga”, Revista de Psicología, Santiago de Chile, vol. 25, n°2, 2016, p. 3.

59 “Se consideraba que, para actuar en los problemas de la criminalidad, se requería de una “nueva concepción científica (o escuela positiva) del delito [que era] crítica de la política meramente represiva y consideraba la necesidad de actuar sobre las causas objetivas (sociales y psico-fisiológicas) de la delincuencia”. Kaulino, A., “‘Más vale prevenir”, Op. Cit., p. 3.

60 Rojas Castro, Braulio, “La constelación del punto de fuga. El imaginario porteño y la minoridad”. Discursos/prácticas, Valparaíso, nº3, 2010, p. 42 - 64.

61 Gómez Morel, Alfredo, La ciudad: segunda parte de la novela autobiográfica Mundo adentro montado en un palo de escoba, Santiago, Renacimiento, 1963; El mundo, Santiago, Tajamar ediciones, 2012. La obra de Méndez Carrasco es extensa, se puede destacar la tetralogía: Chicago Chico (1962); Ordene mi teniente (1965); Cachetón Pelota (1967) y La mierda (1970). De Rivano se destacan Esto no es el paraíso (1965), El signo de Espartaco (1966), entre otras.

62 Reyes Gil, Sebastián, “Homosexualidad, heterotopía y estética camp en la novela El Príncipe (1972) de Mario Cruz”, Hispanófila, North Carolina, vol. 195, 2022, pp. 93-108; Donoso Pinto, Catalina, No somos niños: Representaciones problemáticas de la infancia, Ediciones Universidad Alberto Hurtado, Santiago de Chile, 2021; Gómez Valdovinos, Mauricio, “Armando Méndez Carrasco y Luis Rivano: carabineros, escritores y excéntricos”, Meridional. Revista Chilena de Estudios Latinoamericanos, Santiago de Chile, n°14, 2020, pp. 135-164; Pinto Inzunza, Francisca, “Un itinerario disruptivo. El tránsito por los espacios de Los amantes del London Park, Chicago chico, El río y Esto no es el paraíso”, Árboles y Rizomas, vol. I, nº2, 2019, p. 51-66; y “‘Yo soy yo y mi circunstancia. Si no la salvo a ella no me salvo yo’ Propuesta de lectura de la transferencia del “gusto picaresco” en Lazarillo de Tormes y El río”, en Campora, Magdalena & Puppo, María Lucía (ed.), Dinámicas del espacio. Reflexiones desde América Latina, Educa, Buenos Aires, 2019, pp. 203-211; Rojas, Héctor Andrés, “El río como la herida abierta de la ciudad latinoamericana”, Taller de Letras, Santiago de Chile, n°63, 2018, pp.73-89; Cristi, Ana María, “El cuerpo-objeto: una mirada al proceso de identidad y subjetivación masculina en el contexto marginal presente en El Río de Alfredo Gómez Morel”, Revista Nomadías, Santiago de Chile, n°25, 2018, pp. 33-54.

63 Avelar, I., “La práctica de la tortura”, Op. Cit., p. 180.

64 En la novela Caballo bermejo se alegoriza en los siguientes términos esta situación en el contexto del campo de concentración de Pisagua: “Así fue para el hombre de las ‘catacumbas’, que antes era el hombre del tercer piso, ‘El Irreductible’ que decía el Coronel. El que recibía un castigo inconcebible dos veces al día, el hombre que protegía a sus compañeros de prisión y gustoso podía aceptar ser castigado en lugar de otro, porque, aunque no se daba cuenta de ello, el estar con sus compañeros y sufrir junto a ellos o por ellos, era su fortaleza”. Muñoz, N., Caballo bermejo, Op. Cit., p. 184.

65 Un texto que aborda esta dimensión de la desubjetivación como estrategia de resistencia ante la tortura sistemática, es el libro de Sergio Vuskovic Rojo “Un viaje muy particular”, publicado en una primera versión en Araucaria de Chile, nº42, en 1988. Hay una edición posterior: Vuskovic, Sergio, Un viaje muy particular, CODEPU, Santiago de Chile, 2000.

66 Cruz, Mario, El Príncipe, Ediciones Ventana al Mar, Santiago de Chile, 1972, p. 9.

67 Avelar, “La práctica de la tortura”, Op. Cit., p. 181.

68 Colectivo de Memoria Histórica, Tortura en poblaciones del gran Santiago (1973-1990), Corporación José Domingo Cañas, Santiago de Chile, 2005, p. 66.

69 Agger, I. & Buus Jensen, S., Trauma y cura, Op. Cit., p. 140-141. Los otros objetivos detallados son: 2) Obtener información para usarla en operaciones inmediatas o posteriores en la ‘guerra’; 3) Obtener información sobre el enemigo; 5) Neutralizar: producir paralización social y política; 9) Castigar a través del detenido al grupo al que pertenece; 10) Generar desconfianza sobre el detenido por parte de su grupo; 11) Usar la información para manipular a la población.

70 Cruz, M., El Príncipe, Op. Cit., p. 267.

71 Avelar, I., La práctica de la tortura, Op. Cit., p. 180.

72 Cruz, M., El Príncipe, Op. Cit., p. 5.

73 Rivano, Luis, “El apuntamiento”, en Rivano, Luis, Narrativa reunida, Alfaguara, Santiago de Chile, 2010, p. 268

74 Avelar, I., La práctica de la tortura, Op. Cit., p. 183.

75 Méndez Carrasco, Armando, Chicago Chico, Juan Firula editor, Santiago de Chile, 1966, p. 159.

76 Méndez Carrasco, A., Chicago Chico, Op. Cit., p. 164-165.

77 Scarry, E., The Body in Pain, Op. Cit., p. 27-28.

78 Scarry, E., The Body in Pain, Op. Cit., p. 18.

79 Cruz, M., El Príncipe, Op. Cit., p. 7.

80 Este término, tal como aparece en el glosario de la edición trabajada, tiene el significado de una “cita entre el policía y el delincuente”, Rivano, L., Narrativa reunida, Op. Cit., p. 497.

81 Rivano, L., “El apuntamiento”, Op. Cit., p. 261.

82 Méndez Carrasco, A., Chicago Chico, Op. Cit., p. 228.

83 Rivano, L., “El apuntamiento”, Op. Cit., p. 300.

84 Cruz, M., El Príncipe, Op. Cit., p. 29.

85 Rivano, Luis, “La yira”, en Rivano, Luis, Narrativa reunida, Alfaguara, Santiago de Chile, 2016, p. 393.

86 Guerra, Lucía, Ciudad, género e imaginarios urbanos en la narrativa latinoamericana, Editorial Cuarto Propio, Santiago de Chile, 2014, p. 29.

87 Rivano, L., “La yira”, Op. Cit., p. 428.

88 Rivano, L., “El apuntamiento”, Op. Cit., p. 292.

89 Cuneo Nash, S., Cárceles y pobreza, Op. Cit., p. 98.

90 Fernández Labbe, Marcos, Prisión común, imaginario social e identidad. Chile. 1870-1920, Editorial Andrés Bello/Centro de Investigaciones Diego Barros Arana, DIBAM, Santiago de Chile, 2003, p. 74.

91 Cuneo Nash, S., Cárceles y pobreza, Op. Cit., p. 127.

92 Gómez Morel, A., El río, Op. Cit., p 27.

93 Gómez Morel, A., El río, Op. Cit., p. 95-96.

94 Gómez Morel, A., El río, Op. Cit., p. 97.

95 Gómez Morel, A., El río, Op. Cit., p. 198.

96 Gómez Morel, A., El río, Op. Cit., p. 198.

97 Gómez Morel, A., El río, Op. Cit., p. 182.

98 Gómez Morel, A., El río, Op. Cit., 97.

99 Méndez Carrasco, Armando, El mundo herido, Editorial Cultura, Santiago de Chile, 1955, 93.

100 Méndez Carrasco, A. El mundo herido, Op. Cit., 93.

101 Méndez Carrasco, A. El mundo herido, Op. Cit., p. 97.

102 Méndez Carrasco, A., El mundo herido, Op. Cit., p. 101.

103 Méndez Carrasco, A., El mundo herido, Op. Cit., p. 103.

104 Gómez Morel, A., El río, Op. Cit., p. 281.

105 Gómez Morel, A., El río, Op. Cit., p. 280.

106 Gómez Morel, A., El río, Op. Cit., p. 282.

107 Rojo, Grínor, “Las novelas de la dictadura chilena: la tortura”, en Álvarez, Ignacio; Cabrera, Luis Martín & Dawes, Greg (ed.), Homenaje a Jaime Concha. Releyendo a contraluz, Editorial A Contracorriente, Carolina del Norte, 2018, p. 82.

108 Rojo, G., “Las novelas de la dictadura” Op. Cit., p. 82.

109 Scarry, E., The Body in Pain, Op. cit, p. 10. Esto es lo que obstruye la posibilidad de producir un vocabulario que dé cuenta de las diversas formas de percibir el dolor, lo que constituye un déficit de la lengua.

110 Bonvillani, A., “Juvenicidio: un concepto parido por el dolor. Reflexiones desde una revisión bibliográfica”, Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Niñez y Juventud, Montevideo, vol. 20, n°3, 2022, p. 3.

111 Cuneo Nash, S., Cárceles y pobreza, Op. Cit., p. 126.

112 Cuneo Nash, S., Cárceles y pobreza, Op. Cit., p. 126-127.

113 Avelar, I. “La práctica de la tortura”, Op. Cit., p. 185.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Braulio Rojas Castro, « Cuerpo, escritura, tortura: la representación del castigo sobre el cuerpo-lumpen en la literatura marginal chilena », Revista Historia y Justicia [En línea], 19 | 2022, Publicado el 29 diciembre 2022, consultado el 18 junio 2024. URL : http://journals.openedition.org/rhj/9476 ; DOI : https://doi.org/10.4000/rhj.9476

Inicio de página

Autor

Braulio Rojas Castro

Doctor en Filosofía, Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. Académico Doctorado en Artes Integradas, Universidad de Playa Ancha. Correo electrónico: braulio.rojas[at]upla.cl
Este artículo es producto de la tesis La “desaparición” forzada de personas como dispositivo de la economía política neoliberal. Tesis para optar al grado de Magíster en Filosofía Mención en Pensamiento Contemporáneo, Universidad de Valparaíso, Valparaíso, Chile, 2011. Además, recoge los resultados del Proyecto Fondo del Libro y de la Lectura 2005, línea Fomento a la Creación Literaria Nº19001: “Ciudad, imagen, texto: reconstrucción genealógica de los imaginarios de clase en Chile” del cual el autor fue Investigador Responsable.

Inicio de página

Derechos de autor

Salvo indicación contraria, el texto y otros elementos (ilustraciones, archivos adicionales importados) son "Todos los derechos reservados".

Inicio de página
  • Logo Erih+
  • Logo ACTO Editores Ltda
  • Logo Grupo de Estudios Historia y Justicia
  • OpenEdition Journals
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search