Navegación – Mapa del sitio

InicioNuméros19VariaLos indios de Santafé de Bogotá a...

Varia

Los indios de Santafé de Bogotá ante las justicias españolas: desde el establecimiento de la Real Audiencia hasta el nombramiento del Protector de Naturales (1550-1608)

The Indians of Santafé de Bogotá before the Spanish courts: from the establishment of the Royal Court to the appointment of the Protector de Naturales (1550-1608)
Les Indiens de Santafé de Bogotá devant les tribunaux espagnols : de l'établissement de l'Audiencia Royale à la nomination du Protecteur des Naturels (1550-1608)
José Manuel González Jaramillo

Resúmenes

Este artículo estudia la formación del sistema judicial en Santafé de Bogotá a través de las personas que hicieron de intermediarios entre los indios y las justicias españolas, como abogados, encomenderos, mayordomos, curas y caciques, además de los defensores nombrados. Para ello se usan fuentes diversas, especialmente juicios, visitas, peticiones y escrituras. Desde éstas, se analiza la posición jurídica de los indios en la sociedad colonial como el resultado de las conquistas, que se actualizaba en la intermediación de personas diferentes en los procesos que involucraban a los naturales.

Inicio de página

Notas de la redacción

Recibido : 31/08/2022 / Aceptado : 15/12/2022

Texto completo

Introducción

1El presente artículo estudia el establecimiento del aparato judicial en Santafé de Bogotá, asiento del tribunal de Audiencia del Nuevo Reino de Granada. Se revisan especialmente las actuaciones de las diferentes personas que sirvieron de intermediarios entre los indios y las justicias, tanto los oficiales nombrados por los oidores, como los encomenderos, curas, mayordomos, escribanos, caciques, y aun los mismos indios. Se analizan las ideas sobre el lugar de los indios en las sociedades que surgieron tras las conquistas, pero se presta especial atención a los momentos puntuales en que esas concepciones fueron puestas a prueba en la vida de las personas, particularmente de los indios: “sujetos” nuevos que fueron creados por la violencia. La condición jurídica de los naturales determinaba su acceso a la justicia del Rey, pero también su participación en el intercambio de mercancías o en la firma de escrituras. Así, la violencia que sustentó el dominio se hacía perfectamente jurídica y legal ante los ojos de las personas que la ejercían.

  • 1 Ver al respecto Garriga, Carlos, “Sobre el gobierno de la justicia en Indias (Siglos XVI-XVII)”, Re (...)

2La imposición del señorío hispánico, desde la fundación de Santafé de Bogotá en 1539, significó el traslado del modelo judicial castellano a las Indias. La llegada de los primeros oidores del tribunal de la Audiencia del Nuevo Reino de Granada, en 1550, representaba ya la presencia del Rey en el territorio, si bien a través de sus oficiales. Con la Audiencia se creó el aparato judicial que buscaba garantizar el “gobierno de la justicia”1. Pero la justicia dependía de las personas que lo integraban, particularmente de los jueces, quienes no casualmente eran llamados “justicias”. Sus actuaciones, tanto como el aparato, legitimaban la conquista. Además, ponían límites a la autoridad de los encomenderos que habían ganado la tierra por la violencia, y la gobernaban en virtud de los contratos de capitulación firmados con el Rey.

  • 2 Las Partidas de Alfonso el Sabio eran claras en este sentido: “Fizo nuestro señor Dios todas las co (...)
  • 3 Hespanha, A. M., Imbecillitas, Op. Cit.

3El modelo jurídico estaba basado en las concepciones cristianas del mundo, que partían de la Creación: fuente del ordenamiento de las cosas y las personas, el ius naturale2. Dado que Dios había creado al hombre “a su imagen y semejanza”, aquello que se alejaba de esa figura, como las mujeres, debía ocupar un lugar subordinado en la jerarquía social. Lo mismo aplicaba para aquellas personas que desconocían la obra divina y que, por lo tanto, no vivían de acuerdo con sus preceptos. Entre éstos se contaban los menores, los labradores, los imbéciles y, posteriormente los indios3.

  • 4 Hespanha, Antonio Manuel, Cultura jurídica europea. Síntesis de un milenio, Editorial Tecnos, Madri (...)
  • 5 Hespanha, A. M., Cultura jurídica, Op. Cit., p. 104-108; Garriga, “Sobre el gobierno de la justicia (...)
  • 6 Hespanha, A. M., Cultura jurídica, Op. Cit., p. 67.
  • 7 En las instrucciones que se dieron en 1509 a Diego Colón, gobernador de La Española, sobre la maner (...)
  • 8 Rucquoi, Adeline, “Mancilla y limpieza: la obsesión por el pecado en Castilla a fines del siglo XV” (...)

4Como obra de Dios, el modelo debía ser lo suficientemente flexible como para englobar el derecho de gentes, ius commune, así como las leyes y ordenanzas particulares de los reinos; los fueros y jurisdicciones de los cabildos; y las costumbres de los diversos lugares4. Esta flexibilidad hizo posible las adaptaciones del modelo a los habitantes del Nuevo Mundo, y viceversa; aunque suponían transformaciones en los aspectos formales del aparato judicial5. La creación de nuevas categorías jurídicas, como la de “indio”, expresaron una posición social que terminaba adhiriéndose a una persona como una cualidad propia: “el ropaje jurídico [que] se convierte en cuerpo”6. Así, las categorías se llenaban de contenido y el régimen jurídico se hacía concreto en la vida de las personas, ocultando las violencias que imponían y mantenían “a cada vna en su estado”. Las primeras distribuciones de encomiendas en el Nuevo Mundo, aun entre los labradores7 considerados hasta entonces como lo más bajo en la jerarquía social8, dejaban muy clara la posición de las gentes recién conquistadas en la sociedad que les fue impuesta.

  • 9 Cuena Boy, Francisco, “El Defensor civitatis y el protector de indios: breve ilustración en paralel (...)
  • 10 Hespanha, A. M., Cultura jurídica, Op. Cit., pp. 64-66.

5Nuevas categorías jurídicas necesitaban de nuevas formas y procedimientos. A través de diversos debates y controversias, los naturales fueron equiparados a “personas miserables”. Esta categoría estaba ya presente en el Derecho Romano, pero fue re-interpretada durante la Edad Media a la luz del Derecho Canónico9. Según estas concepciones, los indios, al igual que las mujeres y los menores, requerían de un intermediario para acceder a la justicia, además de gracias y beneficios que permitieran llevar sus pleitos de manera más rápida y menos costosa. Así se podía mantener la diferenciación social que condenaba a las miserabiles personae a la subordinación, mientras las hacía objeto de legislaciones paternalistas y privilegios jurídicos10. No se desconocía la dignidad de la persona (siempre y cuando actuara de acuerdo con su estado), pero se argumentaba su incapacidad para acceder a sus derechos por sus propios medios.

  • 11 Bayle, Constantino, El protector de indios, Escuela de Estudios Hispano-Americanos, Sevilla, 1945; (...)
  • 12 En 1550, en el prólogo que hizo fray Domingo de Soto a las Controversias entre Juan Ginés de Sepúlv (...)
  • 13 Casas, fray Bartolomé de las, & Valdivieso, fray Antonio, “Petición y requerimiento de los obispos (...)
  • 14 Poloni-Simard, Jacques, “Los indios ante la justicia. El pleito como parte de la consolidación de l (...)

6El nombramiento de defensores y la creación de tribunales generales de indios a lo largo del siglo XVI buscaron facilitar el acceso de los naturales a la justicia española, lo que no era sencillo dados los conocimientos y costos que implicaba11. Estas instituciones daban por sentado el dominio del Rey12, así como las dificultades de los indios para acceder a su justicia “por defecto de su pobreza o pusilanimidad o de ciencia o experiencia o de miedo que tenga o de otra cualquier impotencia”13. En este sentido, estos privilegios podrían pensarse como una concesión positiva de la Corona Española para amparar a los naturales en sus derechos. Pero esto sería desconocer el hecho de la conquista: la violencia que les impuso un régimen desconocido en el que ocupaban una posición subordinada. El aparato judicial difícilmente podía resarcir las ofensas sobre las que se sustentaba, por lo que las concesiones podían alivianar el dominio, pero terminaban por fortalecerlo. A esto se sumaba el conocimiento y la utilización de los procedimientos legales por parte de los indios, quienes debieron asumir las ideas y comportamientos supuestos en las categorías, y la servidumbre que exigían, para acceder a las justicias14.

  • 15 Ver por ejemplo Zavala, Silvio, La encomienda indiana, Centro de Estudios Históricos, Sección Hispa (...)

7Los diferentes esfuerzos de la Corona para regular las relaciones entre los indios y la justicia permitían entonces descargar la conciencia real y, al mismo tiempo, sustentar su señorío. Las funciones relacionadas con la protección y el amparo de los naturales fueron encargadas a personas muy diversas en diferentes lugares y momentos, así encomenderos como obispos, fiscales y protectores de oficio, y aun los mismos naturales; todos con alcances muy diversos15. Tales cambios se producían en las confrontaciones de la monarquía católica contra la Reforma que cuestionaba la autoridad del Papa que concedió el señorío; y en las guerras contra el Turco que acosaban la Real Hacienda y obligaban a la venta de oficios y dignidades. Pero también en los enfrentamientos entre los encomenderos que se negaban a ceder el dominio a los oficiales reales; y con los eclesiásticos que pretendían el poder sobre las almas de los naturales. Por su puesto, también contribuyeron los naturales que usaron las diferentes herramientas y mecanismos que estaban a su alcance para acceder a su justicia.

8En cada una de estas circunstancias se ponía a prueba la amplitud y flexibilidad del modelo, que se actualizaba y transformaba cada vez que alguien denominado como “indio” debía comparecer ante la justicia. El estudio de esas ocasiones específicas, en las que el modelo se aplicaba a las personas y el “ropaje jurídico se convierte en cuerpo”, es también el análisis del proceso de imposición del señorío hispánico en el Nuevo Mundo. Ello implica prestar atención a las concepciones de justicia y al aparato judicial, y a los procesos concretos en que se aplicaban esas ideas; a las personas que ejercían como jueces e intermediarios, y aquellas que fueron agraviadas y acusadas. De esta forma se pueden dilucidar los mecanismos a través de los cuales la violencia de la conquista se hizo legal y jurídica.

1. Los indios ante el tribunal de Audiencia

  • 16 Friede, Vida y luchas, Op. Cit., 39-44.
  • 17 Por ejemplo, el 15 de septiembre de 1559 Juan de Penagos, antiguo alcalde mayor de Santafé, escribi (...)
  • 18 Friede, J., Fuente Documentales, Op. Cit., vol. III, Documento 468, p. 286. También se puede consul (...)

9En 1528, aún antes de que se creara el Nuevo Reino de Granada, fray Tomás Ortiz fue nombrado protector de naturales de Santa Marta16. Sin embargo, a mediados del siglo XVI, después de la fundación de Santafé y el establecimiento del tribunal de Audiencia, se había acentuado la confrontación entre las autoridades reales y eclesiásticas, particularmente en torno a la protección de los indios17. En 1558 el licenciado Francisco Briceño, oidor de la Audiencia, se quejó al rey acerca del obispo de Popayán, Juan del Valle, y su provisor Francisco González Grandino, “que son mis enemigos capitales, porque en el tiempo que estuve en la gobernación [de Popayán] defendí vuestra jurisdicción Real”18.

  • 19 En 1550, tras su llegada a Santafé, los oidores Beltrán de Góngora y Juan de Galarza escribieron al (...)
  • 20 Ver el nombramiento en Archivo General de la Nación (AGN), Real Audiencia Cundinamarca (RAC), tomo (...)

10Desde el establecimiento del tribunal de Audiencia en Santafé en 1550, las funciones de proteger a los naturales se asignaron al fiscal nombrado: Antonio de Luján. Poco después, “porque pareció convenir este oficio lo tuviese letrado, se proveyó a un bachiller Venero, abogado de esta Audiencia”19. Se trataba del bachiller Francisco Venero, quien fue nuevamente nombrado el 6 de abril de 1551 en el cargo de fiscal, “y para def[e]nsor d[e] los malos tratam[ient]os q[ue] se hizieren a yndios”20.

  • 21 Ver el juicio de residencia al Bachiller Venero como alcalde mayor de Vélez en AGN, Residencias San (...)
  • 22 Los diversos nombramientos en AGN, RAC, t 16, doc 1, f 7V, 18V-19R, 28R, 66V-67R, 115V-117R, 130R-1 (...)

11Al año siguiente (1552) Venero fue nombrado como alcalde mayor de Vélez, donde poseía encomiendas21. En su lugar se eligió al anterior alcalde de esa ciudad, Pedro Escudero Herrezuelo, a quien posteriormente se le encargó que recibiera las informaciones en los pleitos de los indios. Pero Escudero dejó el cargo en 1553 por “ausentarse a çiertos negoçios que le convenian”, y se nombró al bachiller Juan Sánchez Herves, quien también fue reemplazado por el bachiller Gaspar de Magallanes al año siguiente. Este, a su vez, fue reemplazado por Juan de Maldonado, recibido el 3 de marzo de 1556 con la Real Cédula que lo nombraba fiscal. El 13 de julio de ese mismo año, sin embargo, se nombró nuevamente al bachiller Francisco Venero, pues el fiscal Maldonado “se fue desta çibdad”22.

  • 23 El recibimiento a López Medel, y el nombramiento de Martín de Agurto en AGN, RAC, t 16, doc 1, f 15 (...)
  • 24 Ver al respecto Cunill, “Tomás López Medel”, Op. Cit.

12En los seis años que siguieron a su establecimiento, la Audiencia había tenido igual número de fiscales, a todos los cuales se les encargó el cuidado de los pleitos de los indios. En agosto de 1557 se recibió al licenciado Tomás López Medel como oidor, quien nombró en septiembre de ese mismo año a Martín de Agurto y Mendieta como “procur[ad]or y defensor de los d[ic]hos yndios y cada uno dellos”, y le pidió también al fiscal que le ayudara en su labor23. El oidor dio instrucciones precisas a Agurto sobre sus responsabilidades con los indios, particularmente de representarlos en sus pleitos, transmitir información entre los naturales y la Corona, y regular sus relaciones con los españoles a través de los contratos y escrituras24. Tales eran los términos en los que López Medel entendía la labor del protector como intermediario entre los indios y las justicias.

  • 25 Ver los nombramientos y actuaciones de Agurto en la Audiencia en AGN, RAC, t 16, doc 1, f 164R, 168 (...)
  • 26 Ver las informaciones y probanzas de Martín de Agurto en Archivo General de Indias (AGI), Contratac (...)
  • 27 Friede, J., Fuentes documentales, Op. Cit., vol. V, Documento 870, p. 370.

13En la Audiencia, Agurto continuó ejerciendo el oficio de protector de naturales de manera intermitente entre 1557 y 1562, y se desempeñó también como procurador de pobres y escribano25. Martín de Agurto era vasco, “hijo de P[edr]o de Agurto y de M[ar]ya de Erguimgo v[ecin]os de Vilbao”, y pasó a Indias con el adelantado Pascual de Andagoya en 1539, a su gobernación del Río San Juan, donde mantuvo el oficio de escribano en la ciudad de Nombre de Dios hasta por lo menos 155626. Al año siguiente fue nombrado protector en la Audiencia del Nuevo Reino de Granada. Diez años después escribió a fray Bartolomé de las Casas, a quien aseguró que “yo siempre me he ocupado y ocupo en la continua en defensa y favor de estos naturales y con tan poco salario que no es nada”, y le pidió que el oficio de protector de los indios “se entablase y asentase”27.

  • 28 AGN, RAC, t 16, doc 1, f 230R-231R.
  • 29 Encinas, Cedulario, Op. Cit., vol. II, 268-269. (Hay una transcripción en Friede, J., Fuentes docum (...)
  • 30 Friede, J., Fuentes documentales, Op. Cit., vol. V, Documento 870, p. 367. En ese momento, por su t (...)

14Sin embargo, desde 1562 la Audiencia había suspendido el oficio de defensor porque “al p[re]sente no a avido ni ay condenaçiones q[ue] basten p[ar]a cumplir los salarios q[ue] se dan a of[icia]les desta R[ea]l Aud[ienci]a [...] y menos abria si el sal[ari]o que se da y paga al d[ic]ho defensor se librase”28. En ese entonces la Audiencia adjudicó la defensa de los indios al fiscal Diego García de Valverde, quien se rehusó alegando, entre otras varias razones, que ambos oficios “son contrarios e ynconpatibles”, y que era en perjuicio suyo y de su oficio “por querer vsar con el de costumbre y cosa nueua [...] sino que para estos casos ay vn solicitador y defensor de los dichos Indios a los quales porq[ue] tengan cargo dello, se les da vn cómodo suste[n]to”29; aunque, para Agurto de Mendieta, “con tan poco salario que no es nada”30.

  • 31 AGN, RAC, t 16, doc 1, f 230R-231R.
  • 32 Encinas, Cedulario, Op. Cit., vol. II, p. 268-269.
  • 33 AGN, CI, t 29, doc 1, f 1R-316R.
  • 34 AGN, CI, t 33, doc 27, f 749R-763V.
  • 35 AGN, CI, t 54, doc 66, f 991R-1033V.

15Ante la negativa del fiscal García de Valverde, el bachiller Venero se ofreció “de servir el ofiçio de defensor general syn que se me pague salario alguno no aviendo de que”, lo cual fue aceptado por la Audiencia31. Pero en 1563 se envió nuevamente una Real Cédula a Diego García de Valverde para que, como fiscal, asumiera la defensa en los pleitos de los indios32. A pesar de la reticencia de Valverde, en 1568 su sucesor Alonso de la Torre ejerció el oficio de “fiscal y defensor de los naturales de este Reino” en un pleito contra Diego Montañés, encomendero de Tota, por maltrato a los indios33. Todavía en 1584 el fiscal Pedro López levantó un pleito contra los encomenderos y habitantes de Tunja, “q[ue] se sirven ansy de los yndios [...] q[ue] les hazen traer la leña a la d[ic]ha cibdad de muy lexos”34. En 1591 el licenciado Bernardino de Albornoz actuó también como “fiscal y defensor de los natu[ra]les en la causa q[ue] e seguido contra Ynes Florez [...] en favor de Ynes yndia sobre q[ue] le pague catorze años de servicio”35.

  • 36 Friede, J., Fuentes documentales, Op. Cit., vol. VIII, Documento 1161, p. 135. La recepción de Acev (...)
  • 37 Según sus propias probanzas e informaciones presentadas en 1541 (AGI, Patronato (Pat), L 153, n 3, (...)
  • 38 Según también sus propias probanzas e informaciones presentadas en 1564 (AGI, Pat, L 156, r 11, f 4 (...)
  • 39 AGI, Pat, L 153, r 11, f 4V. Ver también Friede, J., Fuentes documentales, Op. Cit., vol. VI, Docum (...)
  • 40 AGN, CI, t 34, doc 22, f 950R. Sobre la vida de Sotelo se puede consultar Rivas, Raimundo, Los fund (...)

16Además de los fiscales y el defensor nombrado, los abogados de la Audiencia asumieron igualmente la defensa de los naturales, aunque entre sus clientes se contaban también encomenderos, menores, mestizos, y aun ciudades. Uno de ellos era Pedro del Acevo Sotelo, el primer procurador de la Audiencia según sus propias palabras, a pesar de que no tenía títulos36. Acevo Sotelo, nacido en Zamora, había pasado a Indias con Pedro Fernández de Lugo, y arribó al Nuevo Reino como secretario privado de Gonzalo Jiménez de Quesada, a quien acompañó después en su vuelta a España37. Tras su regreso a Santafé, con Alonso Luis de Lugo, Acevo Sotelo perdió los indios que le fueron encomendados tras la conquista “por los tomar para si los que governavan o darlos a sus amigos y criados”38. Tras sus peticiones e informaciones le fueron encomendados algunos repartimientos en la villa de La Palma, a los cuales renunció “por ser tan pocos y de tan poco aprovechamiento”39. Además de procurador y escribano, en 1583 Acevo Sotelo se desempeñó también como “administrador de los yndios [...] para alquilar”40.

  • 41 Las diligencias del proceso entre los caciques de Tausa y Tasgatá, y las actuaciones de encomendero (...)

17En 1580, el hijo del cacique de Tausa acusó a Chitagameaguya, cacique de Tasgatá, por la muerte de su padre. El acusado, preso en la cárcel, elevó una petición a la Audiencia en la que afirmaba “q[ue] yo soy pobre e mizerable persona y para q[ue] defienda my causa y pida lo q[ue] me conbinyere tengo nescesidad de defensor y nonbro por tal a P[edr]o de Sotelo p[rocurad]or desta Real Abd[ienci]a”. En este caso, Acevo Sotelo no actuaba como defensor de indios sino simplemente como un procurador, que además representaba al encomendero de Tasgatá, Alonso de Olmos. Tres años más tarde, Martín Camacho era quien representaba al cacique, y realizó varias peticiones para su liberación, pues aún permanecía preso en la cárcel de corte41.

  • 42 El nombramiento presentado al visitador Miguel de Ibarra en AGN, Visitas Cundinamarca (VC), t 5, do (...)
  • 43 Friede, J., Fuentes documentales, Op. Cit., vol. VIII, Documento 1161, p. 135. Martín Camacho era h (...)

18Diez años después, en 1593, en medio de las diligencias de la visita de Miguel de Ibarra, el cacique y capitanes de Teusacá nombraron “por nuestro defensor ante V[uestra] M[erce]d a Martin Camacho procurador de la Real Audiençia”, para que siguiera sus pleitos por tierras42. Según afirmó el mismo Acevo Sotelo en una carta al rey escrita en 1583, Camacho ejercía el oficio de procurador desde hacía ya muchos años, “por vía de compra que de él hizo”43.

  • 44 Friede, J., Fuentes documentales, Op. Cit., vol. VIII, Documento 1161, p. 136.
  • 45 AGN, RAC, t 16, doc 1, f 228V y 124R.
  • 46 AGN, CI, t 76, doc 73, f 258R.
  • 47 AGN, Miscelánea (Mis), t 2, doc 20, f 560R-560V.

19Al igual que Acevo Sotelo y Camacho, Alonso del Valle había sido de los primeros procuradores de la Audiencia que todavía ejercían en 1583, quien “ha servido mucho en este Reino muchos años en conquistas y pacificaciones de indios y ha usado el dicho oficio de procurador muchos años”44. Del Valle fue recibido como procurador por la Audiencia en 1562, en reemplazo de Diego de Vergara, quién a su vez había reemplazado a Pedro del Acevo Sotelo en 155645. En 1570 presentó una petición en nombre de los indios de Neiva, “como pr[ocurad]or de myser[a]bles p[er]zonas”, para que no fueran sacados de Timaná, a donde llegaron después de que la ciudad fue despoblada por los Pijaos46. No obstante, en un testamento redactado en 1588, del Valle afirmaba que la mayor parte de sus ingresos provenían de las causas que seguía en el juzgado de bienes de difuntos47.

  • 48 AGN, CI, t 46, doc 15, f 703R-703V.

20Así como éstos, muchos abogados defendieron a indios en varios pleitos ante la Audiencia en Santafé, aún cuando había un oficial nombrado para el cargo o se encargaron sus funciones al fiscal. Detrás de éstos podía también percibirse la mano del encomendero, presionando los pleitos y nombrando a los abogados. En 1607 los procuradores de la Audiencia, incluido Martín Camacho, firmaron una carta en la que se oponían al nombramiento de protector general de los indios que el presidente Juan de Borja hizo en Juan Sanz Hurtado. Los abogados presentaron traslados de las cédulas de 1583, tanto la que removía los cargos de protectores y los adjudicaba al fiscal, como la que exigía los títulos para ejercer el oficio de procurador. Alegaron que Sanz Hurtado no los tenía, y que además era encomendero en la ciudad de Tunja “y no a de hazer ni haze mas de lo que conbenga a su hazienda y a sus veçinos y deudos”. Alegaban, además, que ellos eran “oficiales propietarios y procuradores comprado por nuestros propios dineros [...] y no haçemos el d[ic]ho ofiçio con los yndios por ynterese”48.

  • 49 AGI, Santa Fe (SF), L 60, n 44, 45, 48.
  • 50 AGI, SF, L 52, n 122, f 1R.
  • 51 Peticiones de Juan Sanz Hurtado como defensor de indios en 1608, en AGN, CI, t 76, doc 88, f 526R-5 (...)
  • 52 AGN, CI, t 76, doc 88, f 527R-527V.

21Sanz Hurtado, además de encomendero, había sido “procurador general de las ciudades del Nuevo Reino de Granada”, en nombre de las cuales presentó diversas peticiones entre 1603 y 160449. En 1617 escribió nuevamente al rey solicitando mercedes debido a “sus serbiçios meritos y talentos [...] como tratar del descubrimiento de las provinçias de los llanos por estender y plantar n[uest]ra s[an]ta fe y ampliar V[uest]ro R[eal] haver y la extirpaçion de los ydolos”, pero no mencionó sus servicios como protector de naturales50. A pesar de la contradicción de los procuradores, ya desde 1608 Sanz Hurtado presentaba peticiones como “protector general en n[ombr]e de” diversos indios y caciques51. Aún Juan de Gaviria, uno de los firmantes de la carta en contra de Sanz Hurtado, realizó alguna petición en 1608 “por el protector general en n[ombr]e de don Miguel caçique del pu[ebl]o de Ycaga”52. Durante la segunda mitad del siglo XVI, en la Audiencia del Nuevo Reino de Granada diversos abogados ejercieron como defensores de indios, además de los fiscales y los oficiales nombrados, algunos de ellos muy cercanos a los encomenderos.

2. Los indios ante los visitadores

  • 53 Cunill, Caroline, “Tribunales itinerantes, justicia local y mediación lingüística en Yucatán (siglo (...)
  • 54 AGN, Encomiendas (Enc), t 26, doc 25, f 872R-909V.
  • 55 Ver por ejemplo las diligencias de la visita hecha por Diego de Villafañe a los repartimientos de C (...)
  • 56 Ver por ejemplo los nombramientos de defensores en la visita de Bernardino de Albornoz a Ubaté en 1 (...)

22Las visitas de la tierra hacían las veces de “tribunales itinerantes”, en los que la Audiencia se desplazaba a los repartimientos de indios para llevarles la justicia del rey53. Las primeras visitas a los repartimientos de los términos de Santafé fueron realizadas por el licenciado Tomás López Medel en 1560. En el repartimiento de Bogotá, Martín de Agurto ejerció como protector de los indios en los pleitos que se siguieron contra el capitán Antón de Olalla, mientras Pedro del Acevo Sotelo representó al encomendero54. Tres años después, durante las visitas del oidor Diego de Villafañe, los pleitos fueron seguidos por los fiscales: el bachiller Gaspar de Magallanes y el licenciado García de Valverde55. Sin embargo, en las visitas que se realizaron a finales del siglo XVI y en los primeros años del XVII, se nombraron defensores particulares para cada una de ellas56.

  • 57 AGN, VC, t 5, doc 2, f 194R-195V.
  • 58 AGN, VC, t 5, doc 2, f 202R-205R.
  • 59 AGN, Enc, t 23, doc 3, f 421R-422R.

23En 1592 el mestizo Diego de Alcalá, quien además era solicitador del fisco, ejerció como defensor de naturales en la visita que hizo el licenciado Bernardino de Albornoz al repartimiento de Ubaté, encomendado en Bartolomé de Mazmela. El 5 de mayo presentó al visitador dos peticiones: una para que se examinara a los indios que servían a los encomenderos en sus casas y estancias, y otra sobre el señalamiento de “todas las tierras que huvieren menester para sus sementeras ganados y otras grangerias y el resguardo necesario”57. Presentó, además, un memorial sobre los agravios cometidos por los sacerdotes entre los indios58, el mismo que había presentado en los repartimientos de Suta y Tausa de Gonzalo de León Venero59.

  • 60 Según las propias informaciones presentadas por Diego de Alcalá, en AGI, Pat 154, f 1R-2V. Ver tamb (...)
  • 61 AGN, CI, t 54, doc 1, f 2R-9V.

24Su padre, Juan de Alcalá, había llegado a Indias con Pedro Fernández de Lugo, y acompañó a Jiménez de Quesada en sus jornadas al Nuevo Reino de Granada, hasta que encontró la muerte por las heridas sufridas en la pacificación de los Muzos. Según sus propias palabras, “Ju[a]n de Alcala mi padre entró en este Reino teniendo en su poder a la d[ic]ha Fran[cis]ca mi madre [...] y por tal su hijo natural soy avido”, aunque “mi padre me tubo y crió en su casa [...] llamandome hijo e yo a el padre”60. No obstante, el solicitador del fisco no mantenía el mismo trato con sus propios hijos mestizos, Diego y Juan, quienes se criaron también en su casa, pero se referían a él como su “amo”61.

  • 62 Consultar las peticiones de Ribero a Miguel de Ibarra durante su visita a varios repartimientos en (...)
  • 63 AGN, VC, t 11, doc 1, f 266R, 253R, 254R.

25El año siguiente la visita fue continuada por el licenciado Miguel de Ibarra, quien nombró a Francisco Ribero como “defensor de los naturales desta visita”. De los defensores nombrados para las diferentes visitas, Ribero fue tal vez el más sistemático en su trabajo, pues presentó numerosas solicitudes de índoles muy diversas. Al principio de la visita incluía peticiones con ligeras variaciones según el repartimiento, especialmente sobre el cuidado que se debía tener en la descripción de los indios, la eliminación del servicio personal y los pagos que se adeudaban a los trabajadores, la estructura de la iglesia y los cuidados en la doctrina, y la suficiencia de las tierras del resguardo62. En la medida en que avanzaba la visita, Ribero realizó peticiones más específicas, según lo hallado en cada repartimiento. En Chocontá, por ejemplo, pidió la expulsión de los ganados de españoles cercanos al repartimiento, la regulación de la calidad, cantidad y ubicación de tierras de resguardo que se debían asignar, y un amparo a la viuda del antiguo cacique para que no fuera agraviada por el sucesor63.

  • 64 AGN, VC, t 8, doc 1, f 10R-11R.
  • 65 AGN, VC, t 4, doc 3, f 376R.
  • 66 AGN, VC, t 4, doc 3, f 412R, 413R, 418R-420R, 446R, 447R.

26En 1600, para la visita del licenciado Luis Enríquez al partido de Ubaque se nombró por defensor a Eugenio de Ávila, “que para ezte efeto vino con su merçed de la ciudad de Sanctafee”, aunque nunca más fue mencionado en la visita a los repartimientos de Cáqueza y Ubatoque.64 La Provisión de la visita había designado a los oidores los partidos de la ciudad, pero por las dificultades del licenciado Alonso Vásquez de Cisneros, nombrado para el Rincón de Ubaté, en 1604 se encargó al doctor Lorenzo de Terrones la visita a los repartimientos de ese partido. Éste, a su vez, nombró a Vicente Severino para que “defienda a los yndios naturales e pida en su nonbre lo que les conviniere”65. Las peticiones elevadas por Severino en el repartimiento de Teusacá, encomienda de Cristóbal Ruiz Clavijo, representaban los mismos problemas señalados por Ribero diez años antes, principalmente el servicio personal y las tierras de los naturales; y, además, pidió que se pagase a los indios lo que el encomendero les debía por la sentencia y condena de Miguel de Ibarra en su visita diez años antes66.

  • 67 AGN, VC, t 11, doc 1, f 29R, 34R, 244R, 341R-360R.
  • 68 AGN, VC, t 11, doc 1, f 329R, 365R-367R.

27La llegada de un visitador, además, abría las puertas para que caciques y capitanes presentaran sus propias peticiones, en su nombre y en el de los demás indios de los repartimientos. Los de Chocontá, por ejemplo, presentaron veinte peticiones a Miguel de Ibarra entre julio y septiembre de 1593, principalmente sobre indios ausentes y tierras propias y de resguardo67. En 1598, cuando se hicieron las tasas, los caciques hicieron otras cuatro peticiones para que se les conmutaran las mantas de la demora en oro, se les respetara su señorío y se les restituyera una india ausente68.

  • 69 AGN, VC, t 11, doc 1, f 336R, 347R, 361R, 362R.
  • 70 AGN, VC, t 11, doc 1, f 345R, 363R-363V.
  • 71 AGN, VC, t 11, doc 1, f 269R.
  • 72 AGN, VC, t 13, doc 5, f 846R-849R.

28Pero también las indias y los indios pudieron enviar cartas a los visitadores para pedir su justicia. Igualmente, en Chocontá, los indios pidieron amparo para sus tierras y sus mujeres69. Las indias, por su parte, solicitaron protección al visitador para que no fueran sacadas de su casa y no se les obligara a servir al encomendero70. Y aún “el rioste y mayordomos de la cofradia de la S[an]ta Beracruz” de Chocontá pidieron títulos de unas tierras propiedad de la cofradía71. De otro lado, si bien durante la visita de Luis Enríquez a los repartimientos de Suta y Tausa no se presentaron peticiones por parte del defensor, los caciques sí lo hicieron, especialmente para defender sus tierras y su trabajo72.

  • 73 Gamboa Mendoza, Jorge Augusto, El cacicazgo muisca en los años posteriores a la Conquista: del psih (...)
  • 74 AGN, VC, t 11, doc 1, f 771V-772R.

29Resulta muy improbable, sin embargo, que todas estas personas hubieran escrito las peticiones por sí mismas, que el cacique y los indios e indias escribieran con la misma letra y firmaran de igual manera, tan similar a la del defensor de naturales. Claro, no todas las caligrafías eran iguales, lo que apunta a una alfabetización relativa de los caciques, o a la existencia de otros escribanos, tal vez indios, que escribían las peticiones al visitador y a las demás justicias del Rey73. En 1593 en Chocontá, Catalina se quejó ante el visitador Miguel de Ibarra pidiéndole un amparo, pues “Ju[a]n escrivano yndio ladino de Macheta me llebó de la çiudad de Santafe por fuerça y contra my voluntad a Macheta”74.

  • 75 AGN, Enc, t 3, doc 3, f 383R-389V, 396V-404R.
  • 76 AGN, VB, t 17, doc 5, f 299R-306V, 306V-313R.
  • 77 AGN, VC, t 13, doc 5, f 771V-772R.

30Si bien las referencias a indios escribanos son escasas en las fuentes, por lo mismo no dejan de ser significativas. En cualquier caso, los caciques aprendieron las formas y los mecanismos de la justicia española paulatinamente. En 1592, don Juan Quecantocha y don Alonso Quecabusungua, caciques de Suta y Tausa, no hablaban castellano o no conocían los ritos del juramento, por lo que fueron registrados como “chontales” durante la visita de Bernardino de Albornoz75. Dos años más tarde, durante la visita de Miguel de Ibarra, los caciques ya conocían “la fuerza del juramento”76, y en 1600 no necesitaron de lenguas que interpretaran sus declaraciones, aunque para entonces ya no se registraron sus apellidos77.

  • 78 Gamboa Mendoza, Jorge Augusto, “El primer ‘lengua intérprete’ de los naturales en la Real Audiencia (...)
  • 79 AGN, VC, t 4, doc 3, f 429R, 431V, 434V, 438R 441V, 400V.
  • 80 Cobo Betancourt, Juan Fernando, “Colonialism in the Periphery: Spanish Linguistic Policy in New Gra (...)

31Los lenguas intérpretes fueron los mediadores por excelencia en las relaciones entre los indios y las autoridades españolas78. Mal que bien, su promesa de “interpretar bien y fielmente” era lo que daba validez jurídica a las declaraciones de los indios, aun cuando éstos eran ladinos y sabían las oraciones y gestos que respaldaban el juramento. Todavía en 1604, durante la visita de Lorenzo de Terrones, los caciques y capitanes de Teusacá, que ya eran ladinos y cristianos, fueron juramentados por el intérprete Juan Baptista de Guevara, a pesar de que en la encomienda se había registrado a un “Ju[a]n Pausaguya que llaman lengua de diez y ocho a[ñ]os”79. Nuevamente, las referencias a indios que oficiaban de lenguas, aunque escasas, no dejan de ser significativas, particularmente en un contexto en donde imperaba una “lengua general”, pero se mantenían diferencias lingüísticas entre los diversos repartimientos80.

  • 81 El juicio se siguió en contra de María Enríquez y Diego Hurtado por incitar a los indios a declarar (...)

32En una sociedad que valoraba más el testimonio de quienes no podían ser sometidos al tormento que el de los que debían pagar tributos, las declaraciones de los indios eran descartadas fácilmente. Los procesos eran un reflejo del lugar que ocupaban los indios en la sociedad. Durante un juicio sobre la validez de los testimonios de los indios, un testigo consideraba que “los y[ndi]os porque no tenian honrra que perder [...] les daria mantas o lo que los y[ndi]os quisiesen porque se desdixesen”. En el proceso ni siquiera se preguntó a los indios las razones para el cambio de sus declaraciones, pues, como alegó el defensor, “la ynfamya y vileza de los d[ic]hos t[estig]os no dan ny causa ni materia para proceder”81.

3. Los indios ante otros jueces e intermediarios

  • 82 Friede, Juan, El adelantado, don Gonzalo Jiménez de Quesada, 2 vols., Carlos Valencia Editores, Bog (...)
  • 83 Gamboa Mendoza, El cacicazgo muisca, Op. Cit., pp. 246-248.
  • 84 Aguado, fray Pedro de, Recopilación Historial, 4 vols., (editado por Juan Friede), Biblioteca de la (...)

33En cierta medida, el primero en ejercer como protector de naturales, aún antes de la fundación de Santafé, fue Hernán Pérez de Quesada. El hermano del licenciado Jiménez de Quesada hizo las veces de defensor de Sagipa, quien había sucedido en el poder a Bogotá tras su muerte. El cacique fue acusado de traición por no entregar el tesoro de su antecesor, aunque ya había jurado fidelidad al rey español. A pesar de las apelaciones del defensor, el Zipa no reunió el tesoro prometido y fue sometido al tormento que le costó la vida82. Los procedimientos sirvieron para legalizar la violencia ejercida durante la conquista. Ésta se extendió a las demás sociedades muiscas, hasta que se vencieron sus resistencias y fueron repartidas en encomiendas83. El mismo Hernán Pérez de Quesada, actuando como Justicia Mayor del Reino y ante un temor de levantamiento generalizado, cortó la cabeza a los caciques principales en Tunja, “donde, con la sangre de los más culpados, castigó y amedrentó a todos los menores”84.

  • 85 Ver al respecto Martínez Garnica, Armando, Legitimidad y proyectos políticos en los orígenes del go (...)
  • 86 Colmenares, Germán, Historia económica y social de Colombia, 1537-1719, 2 vols., Tercer Mundo Edito (...)
  • 87 Eugenio Martínez, María Ángeles, Tributo y trabajo del indio en Nueva Granada (de Jiménez de Quesad (...)

34Las disputas entre los diferentes caudillos y gobernadores por el control político del Nuevo Reino de Granada, desde Gonzalo Jiménez de Quesada hasta Miguel Díaz de Armendáriz (1539 a 1550)85, extendieron la violencia y aumentaron la inestabilidad en la posesión de las encomiendas, en un momento en que los límites a lo que los encomenderos podían exigir de sus indios lo imponía, precisamente, la autoridad que había encomendado el repartimiento86. El establecimiento de la Audiencia en 1550 pretendía, entre otras cosas, cierta permanencia en la propiedad de las encomiendas. Sin embargo, como se vio con el caso de los fiscales, no logró mantener estabilidad siquiera entre sus propios oficiales. Las disputas entre las diversas facciones de encomenderos y oficiales reales se hacían particularmente agudas en cuanto a las tasas y retasas, que regulaban la relación entre indios y encomenderos a través de los tributos87.

  • 88 Cunill, C., “Tomás López Medel”, Op. Cit., pp. 551-553.
  • 89 AGN, VC, t 5, doc 2, f 224R, 234R-234V, 241R, 248R-248V; t 11, doc 1, f 149R, 164R, 183R-183V, 194V (...)
  • 90 Ver los traslados de diversos mandamientos de la Audiencia para los indios de Ubaté en AGN, VC, t 5 (...)

35Por lo mismo, en 1558 Tomás López había dado instrucciones a Martín de Agurto para que, como defensor de los naturales, ayudara a regular las tasas y lo que los indios podían ganar por su trabajo; y se las comunicara a los caciques88. Pero aún en la década de 1590 ninguno de los caciques y capitanes de Ubaté, Chocontá y Simijaca, por mencionar unos cuantos, sabían en cuanto estaban tasados; aunque todos sabían muy bien lo que pagaban89. Además, por fuera de las tasas, desde finales de la década de 1560 los encomenderos obtenían fácilmente mandamientos del presidente y oidores de la Audiencia para que sus indios beneficiaran el trigo, hicieran bohíos y construyeran molinos90.

  • 91 AGN, VC, t 5, doc 2, f 422V.
  • 92 AGN, VC, t 5, doc 2, f 454R. La mayoría de los pagos por estos trabajos se descontaron de las demor (...)

36En 1581 todavía el presidente de la Audiencia pedía a Diego Fernández Marmolejo, cura de Ubaté, que “tasse y modere y dé horden” de lo que debían ganar los indios por beneficiar el trigo y la cebada de su encomendero Bartolomé de Mazmela. En esa ocasión, el doctrinero estimó el trabajo en unos docientos pesos, pero “porque el sudor ajeno es cosa que me pareçe grave hordené y quise para mas descargo de mi conçiençia que se les diese e pagase duzientos e treynta pesos”91. El doctrinero asumía así las funciones de protector de naturales, al menos en cuanto a estimar el trabajo de los indios. Cinco años después, el mandato se había hecho “uso y costumbre”. Por entonces, el oidor Francisco Guillén Chaparro mandó a los indios de Ubaté a que beneficiaran el trigo de Mazmela, “como otras vezes lo soleys hazer con que el d[ic]ho buestro encomendero le pague a los d[ic]hos yndios por su travajo lo que es uso y costumbre”92.

  • 93 Ver por ejemplo las declaraciones de los caciques de Ubaté en AGN, Visitas Cundinamarca, tomo 5, do (...)
  • 94 Ver, por ejemplo, las declaraciones de los caciques de Simijaca a Miguel de Ibarra en 1594, en AGN, (...)
  • 95 AGN, VB, t 17, doc 7, f 545R-545V.

37Los doctrineros, por su parte, también percibían sus propios tributos, más allá de lo que sacaban de los santuarios, lo que cobraban por casar y enterrar a los indios, y el trabajo que pedían de los muchachos de las doctrinas93. Los caciques se quejaron particularmente del rigor de los diezmos y las bulas de la santa cruzada que, como los tributos, se cobraban también por los indios ausentes94. En 1594 el cacique de Simijaca, don Tomás Sacsusa, dijo al visitador Miguel de Ibarra que los indios “toman bulas y pagan di[e]zmo porque les dizen que lo han de hazer como cristianos”, pero que “lo pagarían de mejor gana adelante si se aplicase p[ar]a su yglesya o p[ar]a el padre de la doctrina della y fuesen por esto reservados de les dar en cada semana lo que les dan”95.

  • 96 AGN, Enc, t 3, doc 3, f 421V; VC, t 5, doc 2, f 204V. Todavía en 1604 el interrogatorio de la visit (...)

38Los curas doctrineros también habían asumido las funciones de justicia, a pesar de los esfuerzos hechos por la Corona desde mediados del siglo XVI para desligar la jurisdicción civil y la eclesiástica. En 1592, el defensor de naturales Diego de Alcalá advirtió al visitador Bernardino de Albornoz que los curas de Suta, Tausa y Ubaté “se entremeten en conoçer de causas çibiles y crimynales açotando y tresquilando a los y[ndi]os ponyendoles en prisiones condenandoles en penas pecuniarias”96.

  • 97 AGN, VC, t 5, doc 3, f 557R. Ver también una petición similar para Chocontá en AGN, VC, t 11, doc 1 (...)
  • 98 AGN, VC, t 4, doc 3, f 442V.

39Un año más tarde, en Teusacá, Francisco Ribero se quejó al visitador Miguel de Ibarra sobre la actuación de los doctrineros, pidió que se remediase la situación, y “que entiendan los yndios que el saserdote o religioso no atiende a mas de a su converçion ni los ocupe a ellos y a sus yjos en mas de enseñarles las cosas de nuestra santa fe católica”97. Aún en 1604 Francisco Bojacá, capitán de Teusacá, declaró ante el oidor Lorenzo de Terrones que el doctrinero fray Nicolás de Troya todavía ejercía funciones judiciales, “que reçien benido el padre Troya a esta dotrin[a] echó algunas penas a los yndios porquestando amançebados no se querian apartar”98.

  • 99 Ver por ejemplo la resolución de diversos pleitos entre indios en AGN, CI, t 49, doc 19, f 224R-247 (...)
  • 100 Con estas palabras se quejó don Alonso Neagam, cacique de Simijaca, sobre Juan González Tenorio, ma (...)
  • 101 AGN, VB, t 17, doc 7, f. 539V. Este tipo de comportamientos también se presentaban en otras goberna (...)

40Muchos litigios, sin embargo, no se resolvían en la Audiencia, ni a través de sus visitadores y defensores de naturales. El viaje a Santafé resultaba largo y costoso para los caciques que debían ir a seguir sus causas, por lo que muchos pleitos se acordaban por fuera del tribunal, antes de que los jueces pronunciaran su sentencia99. Además, y sobre todo, para muchas personas el contacto con españoles se restringía a los mayordomos de sus encomenderos, pues ni aún el cura doctrinero residía permanentemente en los repartimientos. Los registros de las visitas de Miguel de Ibarra a los repartimientos de Santafé están repletos de quejas en contra de los mayordomos, particularmente de referencias a “cepos y prisiones, azotes, palos, moxicones, cozes”, y “otros muchos malos tratamyentos q[ue] son tantos los malos tratamyentos que les a hecho que no se puede dezir por ser muchos”100. Cuando en alguna ocasión el cacique amenazó con ir a quejarse ante las autoridades, el mayordomo le respondió “que aste de yr a quexar al corregidor ny al bisitador que me ha de hazer el corregidor besarme ha en tal parte y q[ue] te mate yo que me han de hazer hanme de ahorcar con yrme por ay a Honda esta acavado”101.

  • 102 Gamboa Mendoza, El cacicazgo muisca, Op. Cit., pp. 435-446.
  • 103 Según declararon los caciques de Tausa, de la encomienda de Gonzalo de León, al visitador Bernardin (...)
  • 104 Según la condena de Bernardino de Albornoz a Gonzalo de León (AGN, Enc, t 3, doc 3, f 489R-492V, la (...)

41La mayoría de los malos tratamientos se producían, según las declaraciones de los caciques y capitanes, “porque los indios no van presto a hacer la hacienda”, por lo que generalmente se ejercían sobre los mismos caciques y capitanes, encargados de conducir los indios al trabajo. Así, las autoridades indígenas se hicieron también intermediarias de las relaciones entre los naturales y sus encomenderos102, que muchas veces ejercían también las funciones de justicia en sus repartimientos. Claro, se dio alguna vez el caso de algún encomendero que, enterado de los maltratos de sus mayordomos, “los hechó de aquí”103. Pero esta era más la excepción que confirmaba la regla, pues aún este mismo encomendero, como muchos otros, resultó condenado por cobrar tributos y trabajos en demasía, y por “av[e]r permitido que [...] sus m[a]yordomos traten mal a los yndios [...] se le pone culpa grave”104.

  • 105 En 1592, el protector de naturales Diego de Alcalá presentó una petición ante Bernardino de Alborno (...)
  • 106 Consultar el juicio seguido en 1580 contra Bartolomé de Mazmela, encomendero de Ubaté, por maltrato (...)
  • 107 Revisar el pleito ya mencionado entre los caciques de Tasgatá y Tausa en AGN, CI, t 57, doc 40, f 7 (...)

42No era raro que los encomenderos actuaran como justicias a la hora de juzgar, y también para nombrar alguaciles y verdugos entre los mayordomos e indios ladinos de su servicio105, como lo hizo en su momento Bartolomé de Mazmela en el repartimiento de Ubaté106. Tampoco era extraño que intervinieran en los conflictos que surgían entre diversos caciques, como lo hizo Juan de Olmos entre los caciques de Tasgatá y Tausa107. Podía resultar muy frecuentemente que los encomenderos actuaran como juez y parte en los conflictos que tuvieran que ver con sus encomendados.

  • 108 AGN, VC, t 4, doc 1, f 62R-63V. El capitán Bernardino de Rojas era yerno del capitán Pedro de Bolív (...)
  • 109 Ver las declaraciones de las indias de servicio de Cucunubá al visitador Miguel de Ibarra en 1594 ( (...)

43Durante la visita de Miguel de Ibarra al repartimiento de Cucunubá, del capitán Pedro de Bolívar, el también capitán Bernardino de Rojas acusó al encomendero, su suegro, de haber encerrado y azotado a indios y caciques, “corrompido” a varias indias chinas, y “tratar carnalmente con dos hermanas”108. En el curso de las investigaciones, que se concentraron principalmente en el problema del incesto, varias indias declararon que Pedro de Bolívar “corronpió a esta t[estig]o y le quebró su calabaço”109. El cacique don Pedro Neachasenguya aseguró al visitador haber acordado, junto con el corregidor, que Bolívar pagara la ofensa en “çiertas mantas y bellones de lana” que descontó de la demora de un tío de la ofendida, y en una yegua que no le había entregado aún. Ante la inminencia de la visita, el cacique requirió nuevamente al encomendero:

  • 110 AGN, VC, t 4, doc 1, f 69R.

“[¿]por q[ue] no pagas a Teresica la yegua que le prometiste[?] [¿]piensas pagalle el virgo que le quitaste con solas dos mantas[?] mira que sy no le das la yegua lo tengo de dezir al visytador y el d[ic]ho Pedro de Bolivar le dixo que no lo dixese quel le daria la yegua y ansy no lo dixeron al visytador y no le ha dado la yegua”110.

  • 111 AGN, VC, t 4, doc 1, f 242R-243R.

44Al final, el encomendero solo fue acusado de “aver tratado carnalm[en]te con dos hermanas”, pero Miguel de Ibarra, “athento a los descargos”, le absolvió y le condenó principalmente por “no aver thenido en los d[ic]hos pueblos de Cucunuba y Bobota yglesyas deçentes”, “no aver hamparado y defendido los indios”, “se aver servido de muchos yndios [...] syn sufiçiente paga”, “aver tratado mal los ynd[ic]hos [sic] yndios y thenydo en su haz[ien]da per[son]as que los han tratado mal”, y “de aver preso al caçique y otros yndios”111.

  • 112 Ver al respecto Zambrano, Marta, Trabajadores, villanos y amantes: encuentro entre indígenas y espa (...)
  • 113 AGN, Enc, t 3, doc 3, f 381R-383R; VC, t 2, doc 5, f 905R-908V; t 4, doc 3, f 427R-428V.
  • 114 AGN, VC, t 4, doc 3, f 427R-428V.

45Los procedimientos de la investigación, y la absolución del visitador, son una muestra de la poca importancia que tenían ese tipo de situaciones, casi normalizadas, en las que se manifestaba la precariedad de la vida de las mujeres indias112. En este caso, la acusación presentada por Bernardino de Rojas sirvió para que se registrara un acuerdo entre el cacique, el corregidor y el encomendero, que de otra forma hubiera pasado desapercibido. Las preguntas por los agravios de encomenderos “o otra q[ual]quier p[er]sona español”, “como tomarles sus mugeres e hijas e aprovechado dellas carnalm[en]te”, se repiten con variaciones ligeras en los interrogatorios de las visitas de 1592, 1594 y 1604113. A pesar de las pocas denuncias, y ninguna condena, la persistencia de la pregunta implica la preocupación constante de la Audiencia por una situación que estaba lejos de ser resuelta, aún con el nombramiento de curas y corregidores. De hecho, en 1604 el interrogatorio todavía preguntaba por los “agravio[s] o malos tratamientos” de los corregidores, y dedicaba cuatro preguntas a las actuaciones de los doctrineros114.

  • 115 Las instrucciones eran claras: “los corregidores tengan jurisdiçion civil y criminal entre yndios q (...)
  • 116 AGN, VB, t 17, doc 7, f 533R.
  • 117 AGN, VB, t 17, doc 7, f. 547R. Según las instrucciones del presidente González, a los corregidores (...)

46En las instrucciones que el presidente de la Audiencia Antonio González dio a Juan de Espinosa, cuando lo nombró corregidor del partido del Rincón de Ubaté en 1593, le otorgó facultades judiciales115. Al año siguiente, efectivamente, el cacique de Simijaca don Alonso Neagam, declaró al visitador Miguel de Ibarra que el corregidor Espinosa había condenado a los indios amancebados y cobró a dos y tres pesos a los indios, y el doble a caciques y capitanes, “que montaria ochenta p[es]os de oro corr[ien]te las condenaçiones”116. Además de las penas, los indios debían pagar los salarios y comidas de los corregidores. El otro cacique de Simijaca, don Tomás Sacsusa, se quejó igualmente al visitador Miguel de Ibarra de que los corregidores “suelen venir a este pueblo y están dos o tres di[a]s y les dize que junten la demora y se van y no hazen otra cosa mas desto [...] y después cobran su salario y comyda por entero”117.

  • 118 AGN, CI, t 42, doc 4, f 87R.
  • 119 AGI, SF, L 60, n 43, f 1V.

47Con el nombramiento de corregidores de naturales se estableció aún otro eslabón en la larga cadena que conducía el trabajo de los indios hacia las arcas del Rey, en la que intervenían capitanes, caciques, mayordomos, labradores, vecinos, corregidores, curas, encomenderos, oidores, presidentes y consejeros reales. La sociedad del Nuevo Reino de Granada dependía de los trabajos de los naturales pues, como afirmó el presidente Antonio González en sus instrucciones, “se entiende, que es ymposible sustentarse la república española sin servicio e ayuda de los indios”118. Por lo mismo, los mecanismos de apropiación del trabajo de los naturales se multiplicaron, particularmente a través de los tributos y las tasas, las bulas y los diezmos, y los alquileres y las mitas. El 20 de abril de 1595 el cabildo de Santafé envió una carta al rey en la que se quejó por las composiciones de tierra, los requintos de los tributos y los corregidores de indios. Según los procuradores, casi todos encomenderos, los indios “apenas alcançan para pagar sus demoras y aviendo también de pagar los requintos que agora se pagan y de tener corregidores serian tres las demoras que an de pagar y en quatro con la del doctrinero q[ue] no es la menor”119.

4. Los indios ante los escribanos

  • 120 Burns, Katherine, Into the Archive. Writing and Power in Colonial Peru Duke University Press, Durha (...)
  • 121 Cunill, C., “Tomás López Medel”, Op. Cit., p. 554.
  • 122 Ver al respecto González Jaramillo, José Manuel, “Santafé de Bogotá: 1580. Una mirada desde los Pro (...)
  • 123 Los asientos de trabajo fueron el principal medio para garantizar el servicio y trabajo de los indi (...)

48Las escrituras, aún las de naturaleza civil, funcionaron también como instrumentos para extender el dominio y reforzar las categorías jurídicas de los indios120. Al igual que los menores y las mujeres, los naturales debían acudir a un tutor para firmar los contratos, alguien que conociera y pudiera explicar los derechos y obligaciones contraídos, así como el funcionamiento del sistema contractual. Sin la presencia de un tutor, o un curador, los contratos no tendrían validez jurídica ninguna, y debían considerarse nulos121. De esta forma, la condición de los indios y las indias en la sociedad se expresaba en su posición en los contratos122. Así, la participación de los naturales en las escrituras se restringió en gran medida a los asientos de trabajo123.

  • 124 AGN, Notaría primera (NP), t 9, f 145R.
  • 125 AGN, NP, t 11. Además de estos indios, se asentaron tres menores, tres mulatos, dos mestizos, un es (...)

49Los alcaldes ordinarios y alguaciles de la ciudad actuaron como tutores, o defensores, de los naturales en el momento de firmar los asientos que los obligaban a servir a los españoles “en todo lo que les mandare”. La servidumbre se hacía así una relación contractual. Los primeros asientos de indios que se conservan se remontan a 1547, cuando el alcalde ordinario Juan de Montalvo “puso y asentó a soldada a Alonso yndio ladino cristiano n[a]tural q[ue] dixo ser del pueblo de Guasca", para que sirviera al presbítero Andrés de Sepúlveda "en todo lo q[ue] le mandare”124. En 1580 se registraron ante el escribano Luis López Carvajal cincuenta y siete asientos de trabajo, en los cuales los alcaldes Diego de Ortega y Pedro Chamorro, y el alguacil Francisco Rodríguez de Huelva, asentaron a cuarenta y un “indios ladinos”, quince “indios” y una “india china”125.

  • 126 AGN, NP, t 13, ff. 130R-131V, 259R-260V.
  • 127 AGN, CI, t 42, doc 4, f 87R.
  • 128 AGN, VC, tomo 4, documento 1, f 201R-207V.

50En 1590, sin embargo, solo se firmaron dos asientos, los cuales implicaban la posición de aprendiz: uno de carpintero y otro de sastre, ninguno de ellos registrado como “indio”126. Para entonces, ya se había encargado a los corregidores el cuidado de enviar los indios al alquiler general y registrar los asientos de trabajo127, con lo que asumieron el papel que hasta entonces habían tenido los alcaldes y alguaciles, y el administrador de los indios de alquiler. En 1591 el corregidor del partido del Rincón de Ubaté, Martín Alonso de Merlo, asentó a once indios de Bobotá y Cununubá para que sirvieran a su encomendero Pedro de Bolívar de cabreros, harrieros y gañanes, “y de todo lo demas que se le mandare”128.

  • 129 AGN, NP, t 11. En total, se mencionaron unas 447 personas en los protocolos de Luis López Carvajal (...)
  • 130 Chamorro nombró a Juan de Murcia como defensor de Cacama, y avaluador de sus tierras, y “ambos dos (...)

51Más allá de los asientos, la presencia de los naturales en las escrituras realizadas ante escribanos era muy restringida. En 1580, por ejemplo, además de los que fueron asentados como trabajadores ante el escribano Luis López Carvajal, solo se registraron otras diez personas como “indios”129, ninguno de los cuales requirió de un tutor para firmar. De entre éstos, tres otorgaron poderes a procuradores, lo que equivalía a nombrar un defensor; otro firmó una obligación por ciertas mercancías, para la cual debió presentar un fiador; otros dos se concertaron con maestros y oficiales artesanos, a quienes igual debían servir en lo que se les mandare; y otros tres tenían propiedades que traspasaron a través de donaciones, al igual que una india, que lo hizo en su testamento. La propiedad, al parecer, podía ser una garantía de la mayoría de edad. Pero solo en apariencia. Don Pedro Cacama, indio capitán de Simijaca, debió pedir licencia al alcalde ordinario Pedro Chamorro para vender “un pedaço de tierra en mi señorio baldia que no me aprovecho della”130.

  • 131 Ver por ejemplo las ventas de tierras y estancias de parte de diversos caciques en AGN, NP, t 11A, (...)

52Debido a su “señorío” los caciques vivían una situación más privilegiada que el resto de los naturales. A pesar de tener que pedir licencia para la venta de las tierras de resguardo, por su posición no podían ser asentados como trabajadores, pues ellos mismos tenían “indios de servicio”. Pero las situaciones de los caciques eran tan diversas como sus actuaciones ante los escribanos, y mientras unos debían acudir a defensores para vender sus tierras, otros podían comprar estancias, esclavos y solares131.

  • 132 Rappaport, Joanne, “Buena sangre y hábitos españoles: repensando a Alonso de Silva y Diego de Torre (...)
  • 133 Sobre Diego de Torres ver Rojas, Ulises, El cacique de Turmequé y su época, Academia de la Historia (...)
  • 134 Ver los negocios de Alonso de Silva durante 1580 en AGN, NP, t 11, f 632V-633R, 725V.

53Entre estos últimos se encontraban los caciques mestizos Diego de Torres y Alonso de Silva, ambos hijos de conquistadores y hermanas mayores de caciques132. El primero, cacique de Turmequé, escribió en 1584 un memorial de agravios que presentó al rey, en cuya Corte había defendido su derecho al cacicazgo en 1575133. El cacique de Tibasosa, por su parte, tenía estancias en las cercanías de Santafé, que trabaja con un labrador español bajo su mando, y oficiaba también de escribiente del secretario de la Audiencia Juan de Alviz134.

  • 135 AGN, NP, t 11, f 621R-621V.
  • 136 AGN, NP, t 11, f 592R-592V.

54En las escrituras de compras y obligaciones los caciques procedían a título personal, no así en el momento en que vendían tierras del repartimiento, cuando actuaban por “todos sus capitanes e indios”. Pero esa no era la única ocasión en que lo hacían. En 1580 don Juan, cacique de Meusa, otorgó un poder al procurador Alonso del Valle para que siguiera los pleitos de los indios en la corte, por lo que lo hizo “en nombre de todos los demas capitanes e yndios del d[ic]ho repartim[ient]o mys sujetos por quien presto boz y cançion de rato”135. En esta medida, el cacique hacía también las veces de tutor de sus "sujetos", de intermediario entre los indios y las autoridades españolas, aunque fuera solamente para nombrar a otra persona que hablara por ellos. También lo era a la hora de realizar conciertos con los españoles, como el realizado por Juan de Almanza y Marcos García con el cacique de Guatavita, en el que, a cambio de cincuenta pesos de oro corriente, “don Ju[a]n Cazique se obliga de poner dos piedras de molino con sus indios”136.

  • 137 El concierto se puede consultar en AGN, VC, t 5, doc 2, f 406V. Sobre las mujeres encomenderas ver (...)
  • 138 Del otro lado, el documento fue firmado en "en estos aposentos de Ubate" por Antonio Maldonado, “co (...)
  • 139 Ver los certificados de pagos de demoras, salarios de los indios, vales de sus deudas y conciertos (...)
  • 140 AGN, VC, t 4, doc 1, f 174V-179R.
  • 141 AGN, VC, t 4, doc 1, f 177R-177V, 182R, 184R-184V, 190R-191V, 193R-194V, 200R.
  • 142 AGN, VC, t 4, doc 1, f 201R-211V.

55Por lo demás, no todos los contratos se realizaban en Santafé, ni ante un escribano. En 1566 se celebró un concierto entre los caciques de Ubaté y su encomendera doña Adriana Maldonado, también para “traer tres piedras de moler de Sáchica a este repartimiento y hazer un molino hasta darlo moliente y corriente”137. En esa ocasión, el padre Francisco de Padilla actuó “como defensor e dotrinero de los yndios y repartimiento de Ubate”, pero también lo firmó como escribano, en muestra de “fee e verdadero testimonyo”138. En 1586 en Cucunubá, la firma del padre fray Pedro Aguado todavía certificaba el pago de las demoras de los indios, pero entonces lo hacía en calidad de testigo139. Allí, las mantas que se pagaban a las indias e indios de servicio, y los vales de lo que debían los arrieros, eran firmados por los mayordomos, mientras los caciques y capitanes, y aún los familiares del encomendero, lo hacían como testigos140. Pero a finales de la década de 1580 los conciertos y las pagas se hicieron ante escribanos, o el alcalde del partido141; y a partir de 1590 los conciertos se otorgaron ante los corregidores, aunque aún firmaban como testigos los mayordomos, caciques y familiares del encomendero142.

Conclusiones

56A lo largo de la segunda mitad del siglo XVI en Santafé de Bogotá, cuando los indios se encontraban ante la justicia española se enfrentaban a un problema. Era el caso cuando requerían del amparo y defensa del maltrato de “cualquier persona español”; pero también lo era cuando la justicia juzgaba y castigaba, o exigía los tributos y trabajos. Igualmente sucedía, con mucha frecuencia, que la autoridad era a su vez juez y parte, y aun verdugo. Así lo fueron encomenderos y sus mayordomos, y curas y corregidores, quienes cobraban los tributos, impartían justicia y castigaban las faltas. Por su parte, caciques y capitanes eran también eslabones en la recolección de los tributos y la conducción a los trabajos, como muchos indios ladinos que asimismo hacían las veces de alguaciles y verdugos.

57Estas situaciones reflejaban la posición jurídica que se había impuesto a los indios tras la conquista, que los asimilaba a “personas miserables” a la hora de pedir justicia, firmar una escritura, o aún determinar lo que habían de ganar por su propio trabajo. Pero la categoría de indio guardaba sus diferencias con respecto a mujeres y menores, especialmente en cuanto a las imposiciones tributarias y a las penas y condenas que podían, o debían, recibir. Los teólogos y juristas españoles, como fray Bartolomé de las Casas y Juan Ginés de Sepúlveda, reconocieron la ignorancia, apenas lógica, de los naturales sobre el aparato jurídico español, al que consideraban un reflejo del orden divino.

58La categoría jurídica de “indio”, que al igual que todas las demás determinaba la participación de las personas en la sociedad, se impuso a partir de la violencia de la conquista, en la que muchas personas lo perdieron todo y terminaron inmersas en unas formas de pensamiento y lenguaje que les eran completamente extrañas. La conquista podía ser interpretada como la obligación de dar a conocer la ley cristiana, mientras el desconocimiento de la misma se hacía la causa que la legitimaba el dominio.

59El extrañamiento de los naturales en relación con la obra de Dios también se hizo un parámetro de diferenciación con las miserabiles personae, que les condenaba a una servidumbre aún mayor con respecto a las demás personas españolas. El nombramiento de defensores y demás concesiones que pretendían facilitar el acceso de los indios a la justicia terminaba reforzando el régimen que los conducía al servicio, especialmente por cuanto los obligaba a asumir los prejuicios que dieron origen a la categoría jurídica. En este sentido, la inclusión del indio en la sociedad de Santafé en la segunda mitad del siglo XVI requería de su propia exclusión como poco menos que “persona miserable”, condición que se hacía entonces casi imposible de superar, pues era el supuesto en todas las actuaciones de los naturales dentro de esa sociedad.

60El orden jurídico que se había impuesto después de la conquista, sin embargo, era inestable y cambiante. Las funciones relacionadas con la protección de los naturales, por ejemplo, fueron encargadas en diferentes momentos y lugares a encomenderos, clérigos, fiscales, defensores, procuradores y corregidores, antes del nombramiento de protectores generales a principios del siglo XVII. Estos cambios se produjeron como respuesta a las circunstancias variables en las conquistas, tanto como a las necesidades fiscales de la monarquía católica y sus relaciones con sus enemigos y aliados, particularmente el papado y sus poderes temporales. Más aún, estas funciones, y el ordenamiento sobre el que se sustentaron, se transformaban en cuanto se hacían concretas en las personas que las ejercían, en aquellas que eran su objeto, y en sus múltiples relaciones entre sí.

61Los vínculos que unían al Rey con sus súbditos al otro lado del Atlántico se mantenían por una serie de eslabones que iban desde el Consejo de las Indias hasta los caciques y capitanes de los repartimientos, pasando por los oficiales de la Audiencia, los cabildos y sus alcaldes y alguaciles, los encomenderos y sus mayordomos, y aún los curas y doctrineros. Con el fin de afianzar su poder en los territorios conquistados, y ensanchar lo recaudado por la Real Hacienda, la Corona creó nuevos oficios vendibles, como procuradores y corregidores, nuevos eslabones en una cadena ya demasiado larga, soportada por el trabajo de los naturales. Por lo mismo, estos últimos no dejaron de sentir a los nuevos nombramientos como una carga más, tanto por los salarios que cobraban, como por las penas que imponían y los trabajos que demandaban.

62Las intervenciones de la Corona buscaban regular las relaciones entre indios y españoles, particularmente con respecto a lo que los unos debían pagar a los otros con motivo de trabajos y tributos, a los conflictos que podían surgir entre ellos, y aun cuando estas relaciones se daban en el marco de escrituras y contratos públicos y privados. Pero las personas nombradas por la Audiencia no eran las únicas que mediaban entre los naturales y los españoles, pues siempre estaban presentes los mayordomos y administradores de los encomenderos, los padres doctrineros, y los caciques y capitanes de los repartimientos. A éstos habría que sumar la figura de lengua intérprete: indios y mestizos que interpretaban lo que unos y otros decían en los procesos, lo que otorgaba el carácter legal a las declaraciones. Desafortunadamente es poco lo que se conoce sobre estos últimos, como también es poco lo que se ha estudiado sobre los indios escribanos que redactaron memoriales y peticiones a nombre de caciques y capitanes, tanto como de indios naturales y forasteros, chontales y ladinos.

63Dado que lenguas y escribanos indígenas no contaban con nombramientos oficiales realizados por la Audiencia, ni con instrucciones emanadas de presidentes y oidores, sus rastros en los documentos conservados en los archivos son sutiles y se encuentran solo en procesos puntuales en los que su labor de interpretación o escritura fue necesaria. El trabajo de estas personas fue fundamental en el proceso de apropiación de la cultura jurídica española por parte de los naturales, pues contribuyeron a transformarla y redefinir, en cierta medida, el lugar de los indios en la sociedad. Por supuesto, no todos los indios ocuparon la posición subordinada que les había sido impuesta después de la conquista, como tampoco todos los conflictos se resolvieron en juicios civiles y criminales ante las justicias españolas. Pero aún éstos últimos también dejaron huellas tenues en los documentos, referencias indirectas que son difíciles de rastrear, lo que no quiere decir que no se hubieran presentado, o que se hubieran hecho tan ordinarios que no fueran registrados. En última instancia, los indios que desde el siglo XVI dejaron vestigios escritos en los legajos que se conservan en los archivos, las más de las veces se encontraban ante una justicia española y, en cuanto tal, ante un problema.

Fuentes documentales

Archivo General de Indias, Sevilla, España

Fondo Contratación, Legajo 5536.

Fondo Panamá, Legajo 61.

Fondo Patronato, Legajos 153, 154, 156.

Fondo Santa Fe, Legajos 52, 60.

Archivo General de la Nación, Bogotá, Colombia

Fondo Caciques e indios tomos 24, 29, 33, 34, 42, 56, 49, 54, 57, 76.

Fondo Encomiendas, tomos 3, 23, 26.

Fondo Juicios criminales, tomo 154.

Fondo Miscelánea, tomos 2, 25.

Fondo Notaría primera, tomos 9, 11, 11A, 13.

Fondo Real Audiencia Cundinamarca, tomo 16.

Fondo Residencias Santander, tomo 36.

Fondo Tributos tomo 3.

Fondo Visitas Boyacá, tomo 17.

Fondo Visitas Cundinamarca tomos 4, 5, 8, 11, 13.

Fuentes impresas

64Aguado, fray Pedro de, Recopilación Historial, (editado por Juan Friede), Biblioteca de la Presidencia de Colombia, Bogotá, 1956. 4 vols.

65Alfonso X, Las Siete Partidas del Sabio Rey don Alonso el nono, nueuamente Glosadas por el Licenciado Gregorio Lopez del Consejo Real de Indias de su Magestad, Andrea de Portonaris, lmpressor de Su Magestad, Salamanca, 1555. 3 vols.

66Casas, fray Bartolomé de las, Tratados, Hanke, Lewis & Pérez de Tudela y Bueso, Juan (eds.), Fondo de Cultura Económica, México, 1997. 3 vols.

67Casas, fray Bartolomé de las & Valdivieso, fray Antonio, “Petición y requerimiento de los obispos de Guatemala, Chiapa y Nicaragua al presidente y oidores de la Audiencia de los Confines. 19 de octubre de 1545”, Sempat Assadourian, Carlos (ed.), Historia Mexicana, México, vol. 40, n°3, 1991, pp. 440-446.

68Encinas, Diego de, Cedulario Indiano, Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado, Madrid, 2018. 5 vols.

69Friede, Juan, Documentos inéditos para la historia de Colombia, Academia Colombiana de Historia, Bogotá, 1956. 10 tomos.

70Friede, Fuentes documentales para la historia del Nuevo Reino de Granada, Banco Popular, Bogotá, 1975. 8 vols.

Inicio de página

Bibliografía

Avellaneda Navas, José Ignacio, The conquerors of the New Kingdom of Granada, University of New Mexico Press, Albuquerque, 1995. 287 p.

Avellaneda Navas, La expedición de Gonzalo Jiménez de Quesada al mar del sur y la creación del Nuevo Reino de Granada, Banco de la República, Bogotá, 1995. 370 p.

Bataillon, Marcel y Saint-Lu, André, El padre Las Casas y la defensa de los indios, Ediciones Península, Barcelona, 1976. 251 p.

Bayle, Constantino, El protector de indios, Escuela de Estudios Hispano-Americanos, Sevilla, 1945. 175 p.

Bonnett Vélez, Diana, Los protectores de naturales en la Audiencia de Quito: siglos XVII y XVIII, Colección Tesis. Historia, Quito, Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Sede Ecuador, 1992. 153 p.

Borah, Woodrow, “Juzgado General de indios del Perú o juzgado particular de indios de El Cercado de Lima”, Revista Chilena de Historia del Derecho, Santiago de Chile, n°16, 1970, pp. 129-142. https://doi.org/10.5354/rchd.v0i6.26206

Borah, El Juzgado General de Indios en la Nueva España, Fondo de Cultura Económica, México, 1985. 488 p.

Brendecke, Arndt, Imperio e información: funciones del saber en el dominio colonial español, 2a edición revisada y ampliada, Iberoamericana, Madrid, 2016. 596 p.

Burns, Katherine, Into the Archive. Writing and Power in Colonial Peru, Duke University Press, Durham - Londres, 2010. 247 p.

Chauvet, Fidel de J., “Fray Juan de Zumárraga, Protector of the Indians”, The Americas, Berkeley, vol. 5, n°3, 1949, pp. 283-295.

Cobo Betancourt, Juan Fernando, “Colonialism in the Periphery: Spanish Linguistic Policy in New Granada, c. 1574–1625”, Colonial Latin American Review, Londres, vol. 23, n°2, 2014, pp. 118-142.

Colmenares, Germán, Historia económica y social de Colombia, 1537-1719, Tercer Mundo Editores, Bogotá, 1997. 2 vols.

Córdoba Ochoa, Luis Miguel, “La memoria del agravio en los indígenas según la visita de Herrera Campuzano a la gobernación de Antioquia (1614-1616)”, Revista Historia y Justicia, Santiago de Chile, n°3, 2014 [En línea]. https://doi.org/10.4000/rhj.5677

Cuena Boy, Francisco, “El Defensor civitatis y el protector de indios: breve ilustración en paralelo”, Ius fugit: Revista interdisciplinar de estudios histórico-jurídicos, Girona, n°25, 1998, pp. 179-196. https://ifc.dpz.es/recursos/publicaciones/20/10/04cuenaboy.pdf

Cunill, Caroline, “El indio miserable: nacimiento de la teoría legal en la América colonial del siglo XVI”, Cuadernos Intercambio sobre Centroamérica y el Caribe, San José (Costa Rica), vol. 8, n°9, 2011, pp. 229-248. https://www.redalyc.org/pdf/4769/476948771004.pdf

Cunill, Caroline, “Tomás López Medel y sus instrucciones para defensores de Indios: una propuesta innovadora”, Anuario de Estudios Americanos, Sevilla, vol. 68, n°2, 2011, pp. 539-563. https://doi.org/10.3989/aeamer.2011.v68.i2.549

Cunill, Caroline, Los defensores de indios de Yucatán y el acceso de los mayas a la justicia colonial, 1540-1600, Universidad Nacional Autónoma de México: Centro Peninsular en Humanidades y Ciencias Sociales, Mérida, 2012. 391 p.

Cunill, Caroline, “Fray Bartolomé de las Casas y el oficio de defensor de indios en América y en la Corte española”, Nuevo mundo, Mundos nuevos, 2012, https://doi.org/10.4000/nuevomundo.63939

Cunill, Caroline, “La protectoría de indios en América: avances y perspectivas entre historia e historiografía”, Colonial Latin American Review, Londres, vol. 28, n°4, 2019, pp. 478-495. https://doi.org/10.1080/10609164.2019.1681142

Cunill, Caroline, “Tribunales itinerantes, justicia local y mediación lingüística en Yucatán (siglo XVI)”, en Cunill, Caroline & Glave Testino, Luis Miguel (eds.), Las lenguas indígenas en los tribunales de América Latina: intérpretes, mediación y justicia (siglos XVI-XXI), Instituto Colombiano de Antropología e Historia, Bogotá, 2019, pp. 41-63.

Dussel, Enrique D., El episcopado hispanoamericano, CIDOC, México, 1971. 9 vols.

Elias, Norbert, “Ensayo teórico sobre las relaciones entre establecidos y marginados”, en Establecidos y marginados, Fondo de Cultura Económica, México, 2016, pp. 27-71.

Eugenio Martínez, María Ángeles, Tributo y trabajo del indio en Nueva Granada (de Jiménez de Quesada a Sande), Escuela de Estudios Hispano-Americanos (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), Sevilla, 1977. 654 p.

Fanon, Frantz, Los condenados de la tierra, Fondo de Cultura Económica, México, 1969. 300 p.

Fanon, Frantz, Piel negra, máscaras blancas, Ediciones Akal, Madrid, 2009. 384 p.

Friede, Juan, Vida y luchas de don Juan del Valle, primer obispo de Popayán y protector de Indios, Editorial Universidad del Cauca, Popayán, 1961. 270 p.

Friede, El adelantado, don Gonzalo Jiménez de Quesada, Carlos Valencia Editores, Bogotá, 1979. 2 vols.

Gamboa Mendoza, Jorge Augusto, El cacicazgo muisca en los años posteriores a la Conquista: del psihipqua al cacique colonial, 1537-1575, Instituto Colombiano de Antropología e Historia, Bogotá, 2010. 712 p.

Gamboa Mendoza, “El primer ‘lengua intérprete’ de los naturales en la Real Audiencia de Santafé: el mestizo Lucas Bejarano, mediador y protagonista en los tribunales reales (siglo XVI)”, en Cunill, Caroline & Glave Testino, Luis Miguel (eds.), Las lenguas indígenas en los tribunales de América Latina: intérpretes, mediación y justicia (siglos XVI-XXI), Instituto Colombiano de Antropología e Historia, Bogotá, 2019, pp. 97-119.

García Hevia, José María, “El licenciado Cristóbal de Pedraza, protector de los indios y primer obispo de Honduras (1537-1553)”, Anuario de Estudios Atlánticos, Las Palmas de Gran Canaria, n°67, 2020, pp. 1-18. https://doi.org/10.36980/10592.10171

Garriga, Carlos, “Las Audiencias: la justicia y el gobierno de las Indias”, en Barrios, Feliciano (ed.), El Gobierno de un mundo. Virreinatos y Audiencias en la América Hispánica, Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, Cuenca, 2004, pp. 711-794.

Garriga, Carlos, “Sobre el gobierno de la justicia en Indias (Siglos XVI-XVII)”, Revista de Historia del Derecho, Buenos Aires, n°34, 2006, pp. 84-95. https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/2388772.pdf

Gayol, Víctor, “Estilo, suplicación y dispensa. Flexibilidad y particularismo de la cultura jurídica en el arte de Gobernar”, en Sigaut, Nelly & Calvo, Thomas (eds.), Cultura y arte de gobernar en espacios y tiempos mexicanos, El Colegio de Michoacán, Zamora, 2015, pp. 141-160.

González Jaramillo, José Manuel, “Santafé de Bogotá: 1580. Una mirada desde los Protocolos de Escribanos”, Americanía: Revista de Estudios Latinoamericanos, Sevilla, n°13, 2021, pp. 15-46. https://www.upo.es/revistas/index.php/americania/article/download/5469/5227/23452

Herzog, Tamar, La administración como un fenómeno social: la justicia penal de la ciudad de Quito (1659-1750), Centro de Estudios Constitucionales, Madrid, 1996. 352 p.

Hespanha, Antonio Manuel, Cultura jurídica europea. Síntesis de un milenio, Editorial Tecnos, Madrid, 2002. 277 p.

Hespanha, Antonio Manuel, Imbecillitas, As bem-aventuranças da inferioridade nas sociedades de Antigo Regime, UFMG - fafich, Belo Horizonte, 2008. 294 p.

Jara, Álvaro, Los asientos de trabajo y la provisión de mano de obra para los no-encomenderos en la ciudad de Santiago, 1586-1600, Universidad de Chile, Santiago de Chile, 1959. 87 p.

Jara, Álvaro, Trabajo y salario indígena, siglo XVI, Editorial Universitaria, Santiago de Chile, 1987. 215 p.

Kasmi, Shems, “Los primeros mestizos del Nuevo Reino de Granada: hombres y mujeres de fronteras culturales: Provincias de Santafé y Tunja, siglos XVI y XVII”, HispanismeS, París, Hors-série 4, 2022, pp. 1-17. https://doi.org/10.4000/hispanismes.15129

López Rodríguez, Mercedes, Tiempos para rezar y tiempos para trabajar: la cristianización de las comunidades muiscas coloniales durante el siglo XVI, 1550-1600, Instituto Colombiano de Antropología e Historia, Bogotá, 2001. 215 p.

Martínez Garnica, Armando, Legitimidad y proyectos políticos en los orígenes del gobierno del Nuevo Reino de Granada, Banco de la República, Bogotá, 1992. 175 p.

Matallana Peláez, Susana E., “‘Los indios de esta encomienda no tienen mujeres’: fertilidad y sistemas de género frente al colapso demográfico indígena. Tres casos emblemáticos”, Historia Crítica, Bogotá, número 77, 2020, pp. 35-57. https://doi.org/10.7440/histcrit77.2020.02

Mayorga García, Fernando, Real Audiencia de Santafé en los siglos XVI-XVII. Historias, visitas, quejas y castigos del primer tribunal con sede en la ciudad, Alcaldía Mayor de Bogotá D. C., Bogotá, 2013. 536 p.

Poloni-Simard, Jacques, “Los indios ante la justicia. El pleito como parte de la consolidación de la sociedad colonial”, en Lavallé, Bernard (ed.), Máscaras, tretas y rodeos del discurso colonial en los Andes, Institut Français d’Études Andines, Lima, 2005, pp. 177-188.

Rappaport, Joanne, “Buena sangre y hábitos españoles: repensando a Alonso de Silva y Diego de Torres”, Anuario Colombiano de Historia Social y de la Cultura, Bogotá, vol. 39, n°1, 2012, pp. 19-48. https://revistas.unal.edu.co/index.php/achsc/article/view/34161

Rappaport, Joanne, El mestizo evanescente: Configuración de la diferencia en el Nuevo Reino de Granada, Universidad del Rosario, Bogotá, 2016. 328 p.

Rappaport, Joanne, & Cummins, Tom, Más allá de la ciudad letrada: letramientos indígenas en los Andes, Universidad del Rosario, Bogotá, 2016. 368 p.

Restrepo, Luis Fernando, “El Cacique de Turmequé o los agravios a la memoria”, Cuadernos de Literatura, Bogotá, vol. 14, n°28, 2010, pp. 14-33. https://doi.org/10.11144/Javeriana.cl14-28.ctam

Rivas, Raimundo, Los fundadores de Bogotá, Editorial Selecta, Bogotá, 1938. 2 vols.

Rojas, Ulises, El cacique de Turmequé y su época, Academia de la Historia, Tunja, 1965. 526 p.

Rucquoi, Adeline, “Mancilla y limpieza: la obsesión por el pecado en Castilla a fines del siglo XV”, en Rex, sapientia, nobilitas. Estudios sobre la Península Ibérica Medieval, Universidad de Granada, Granada, 2006, pp. 249-283.

Villamarín, Juan, Encomenderos and Indians in the formation of Colonial Society in the Sabana de Bogota, Colombia, 1537 to 1740, Tesis de Doctorado en Antropología, Brandeis University, Boston, Estados Unidos, 1972. 2 vols.

Zambrano, Camilo Alexander, “Encomienda, mujeres y patriarcalismo difuso: las encomenderas de Santafé y Tunja (1564-1636)”, Historia Crítica, Bogotá, n°44, 2011, pp. 10-31. http://www.scielo.org.co/pdf/rhc/n44/n44a02.pdf

Zambrano, Marta, Trabajadores, villanos y amantes: encuentro entre indígenas y españoles en la ciudad letrada: Santa Fe de Bogotá, 1550-1650, Instituto Colombiano de Antropología e Historia, Bogotá, 2008. 272 p.

Zavala, Silvio, La encomienda indiana, Centro de Estudios Históricos, Sección Hispanoamericana, Madrid, 1935. 356 p.

Inicio de página

Notas

1 Ver al respecto Garriga, Carlos, “Sobre el gobierno de la justicia en Indias (Siglos XVI-XVII)”, Revista de Historia del Derecho, Buenos Aires, n°34, 2006, pp. 84-95; y del mismo autor “Las Audiencias: la justicia y el gobierno de las Indias”, en Barrios, Feliciano (ed.), El Gobierno de un mundo. Virreinatos y Audiencias en la América Hispánica, Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, Cuenca, 2004, pp. 711-794. Ver también Brendecke, Arndt, Imperio e información: funciones del saber en el dominio colonial español, 2a edición revisada y ampliada, Iberoamericana, Madrid, 2016. En el siglo XVI no se había producido aún la separación del poder judicial, legislativo y ejecutivo, que recaían en la figura del rey y sus oficiales, o en el Cabildo (“Justicia y Regimiento”), que hacía sus propias ordenanzas y tenía sus alcaldes, alguaciles y cárceles.

2 Las Partidas de Alfonso el Sabio eran claras en este sentido: “Fizo nuestro señor Dios todas las cosas muy complidamente, por el su gra[n]d saber, e despues que las ouo fechas, ma[n]touo a cada vna, en su estado. E en esto mostro, qual es la su grand bondad, e justicia", y más adelante se agregaba que la justicia "es assi como fue[n]te onde mana[n] todos los derechos”. (Alfonso X, Las Siete Partidas del Sabio Rey don Alonso el nono, nueuamente Glosadas por el Licenciado Gregorio Lopez del Consejo Real de Indias de su Magestad, 3 vols., Andrea de Portonaris, lmpressor de Su Magestad, Salamanca, 1555, vol. II, f. 2r-2v Tercera Partida, Título I. La justicia era concebida entonces como “la perpetua y constante voluntad de dar a cada uno lo que es suyo”. (Garriga, C., “Sobre el gobierno de la justicia”, Op. Cit., p. 81. Ver también Hespanha, Antonio Manuel, Imbecillitas, As bem-aventuraças da inferioridade nas sociedades de Antigo Regime, UFMG - fafich, Belo Horizonte, 2008, pp. 176-177). Tamar Herzog, por su parte, ha estudiado la justicia en torno a “la dinámica de las acusaciones, de naturaleza social y no legal”, por lo que desliga las actuaciones de la justicia del marco jurídico en que se produjeron (Herzog, Tamar, La administración como un fenómeno social: la justicia penal de la ciudad de Quito (1659-1750), Centro de Estudios Constitucionales, Madrid, 1996, p. 19).

3 Hespanha, A. M., Imbecillitas, Op. Cit.

4 Hespanha, Antonio Manuel, Cultura jurídica europea. Síntesis de un milenio, Editorial Tecnos, Madrid, 2002, pp. 96-104. Para el caso de España ver Ruiz Ibáñez y Vincent, Los siglos XVI - XVII, pp. 46-63.

5 Hespanha, A. M., Cultura jurídica, Op. Cit., p. 104-108; Garriga, “Sobre el gobierno de la justicia”, Op. Cit., pp. 84-95. Ver también Gayol, Víctor, “Estilo, suplicación y dispensa. Flexibilidad y particularismo de la cultura jurídica en el arte de Gobernar”, Sigaut, Nelly y Calvo, Thomas (eds.), Cultura y arte de gobernar en espacios y tiempos mexicanos, El Colegio de Michoacán, Zamora, 2015, pp. 141-160.

6 Hespanha, A. M., Cultura jurídica, Op. Cit., p. 67.

7 En las instrucciones que se dieron en 1509 a Diego Colón, gobernador de La Española, sobre la manera de repartir los indios, se le advertía que los labradores podían recibir hasta treinta indios, siempre y cuando “llevaran su muger”. (Encinas, Diego de, Cedulario Indiano, 5 vols., Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado, Madrid, 2018, vol. II, p. 183).

8 Rucquoi, Adeline, “Mancilla y limpieza: la obsesión por el pecado en Castilla a fines del siglo XV”, en Rex, sapientia, nobilitas. Estudios sobre la Península Ibérica Medieval, Universidad de Granada, Granada, 2006, pp. 249-283.

9 Cuena Boy, Francisco, “El Defensor civitatis y el protector de indios: breve ilustración en paralelo”, Ius fugit: Revista interdisciplinar de estudios histórico-jurídicos, Girona, n°25, 1998, pp. 179-196; Cunill, Caroline, “El indio miserable: nacimiento de la teoría legal en la América colonial del siglo XVI”, Cuadernos Intercambio sobre Centroamérica y el Caribe, San José (Costa Rica), vol. 8, n°9, 2011, pp. 229-248; Sempat Assadourian, Carlos, “Fray Bartolomé de las Casas obispo: la condición miserable de las naciones indianas y el derecho de la Iglesia (un escrito de 1545)”, Allpanchis, Arequipa (Perú), vol. XII, n°35/36, 1990, pp. 29-104.

10 Hespanha, A. M., Cultura jurídica, Op. Cit., pp. 64-66.

11 Bayle, Constantino, El protector de indios, Escuela de Estudios Hispano-Americanos, Sevilla, 1945; Borah, Woodrow, El Juzgado General de Indios en la Nueva España, Fondo de Cultura Económica, México, 1985; y del mismo autor "Juzgado General de indios del Perú o juzgado particular de indios de El Cercado de Lima", Revista Chilena de Historia del Derecho, Santiago de Chile, n°16, 1970, pp. 129-142.

12 En 1550, en el prólogo que hizo fray Domingo de Soto a las Controversias entre Juan Ginés de Sepúlveda y fray Bartolomé de las Casas en torno a los mecanismos de evangelización, afirmó que se buscaba “inquerir e constituir la forma y leyes cómo nuestra sancta fe católica se pueda predicar e promulgar en aquel nuevo orbe que Dios nos ha descubierto, como más sea a su sancto servicio, y examinar qué forma puede haber cómo quedasen aquellas gentes subjectas a la Majestad del Emperador nuestro señor, sin lesión de su real conciencia, conforme a la bulla de Alejandro”. (Casas, fray Bartolomé de las, Tratados, 3 vols., en Hanke, Lewis & Pérez de Tudela y Bueso, Juan (eds.), Fondo de Cultura Económica, México, 1997, vol. I, pp. 226-229).

13 Casas, fray Bartolomé de las, & Valdivieso, fray Antonio, “Petición y requerimiento de los obispos de Guatemala, Chiapa y Nicaragua al presidente y oidores de la Audiencia de los Confines. 19 de octubre de 1545”, en Sempat Assadourian, Carlos (ed.), Historia Mexicana, México D. F., vol. 40, n°3, 1991, p. 440.

14 Poloni-Simard, Jacques, “Los indios ante la justicia. El pleito como parte de la consolidación de la sociedad colonial”, en Lavallé, Bernard (ed.), Máscaras, tretas y rodeos del discurso colonial en los Andes, Institut français d’études andines, Lima, 2005, p. 177-188. Ver al respecto los trabajos ya clásicos de Fanon, Frantz, Los condenados de la tierra, Fondo de Cultura Económica, México, 1969, y del mismo autor Piel negra, máscaras blancas, Ediciones Akal, Madrid, 2009; y de Elias, Norbert, “Ensayo teórico sobre las relaciones entre establecidos y marginados”, en Establecidos y marginados, Fondo de Cultura Económica, México, 2016, pp. 27-71.

15 Ver por ejemplo Zavala, Silvio, La encomienda indiana, Centro de Estudios Históricos, Sección Hispanoamericana, Madrid, 1935; Bayle, C., El protector, Op. Cit.; Borah, W., El Juzgado General, Op. Cit., y "Juzgado General de indios del Perú", Op. Cit.; Bataillon, Marcel y Saint-Lu, André, El padre Las Casas y la defensa de los indios, Ediciones Península, Barcelona, 1976; Dussel, Enrique D., El episcopado hispanoamericano, 9 vols., CIDOC, México, 1971; Friede, Juan, Vida y luchas de don Juan del Valle, primer obispo de Popayán y protector de Indios, Editorial Universidad del Cauca, Popayán 1961; Chauvet, Fidel de J., “Fray Juan de Zumárraga, Protector of the Indians”, The Americas, Berkeley CA, vol. 5, n°3, 1949, p. 283-295; Bonnett Vélez, Diana, Los protectores de naturales en la Audiencia de Quito: siglos XVII y XVIII, Colección Tesis. Historia, Quito, Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Sede Ecuador, 1992; Cunill, Caroline, “Fray Bartolomé de las Casas y el oficio de defensor de indios en América y en la Corte española”, Nuevo mundo, Mundos nuevos, 2012, https://doi.org/10.4000/nuevomundo.63939, consultado el 28 de junio de 2022; Cunill, C., “Tomás López Medel y sus instrucciones para defensores de Indios: una propuesta innovadora”, Anuario de Estudios Americanos, Sevilla, vol. 68, n°2, 2011, pp. 539-563; Cunill, C., Los defensores de indios de Yucatán y el acceso de los mayas a la justicia colonial, 1540-1600, Universidad Nacional Autónoma de México: Centro Peninsular en Humanidades y Ciencias Sociales, Mérida, 2012; Vallejo García-Hevia, José María, “El licenciado Cristóbal de Pedraza, protector de los indios y primer obispo de Honduras (1537-1553)”, Anuario de Estudios Atlánticos, Las Palmas de Gran Canaria, n°67, 2020, p. 1-18.

16 Friede, Vida y luchas, Op. Cit., 39-44.

17 Por ejemplo, el 15 de septiembre de 1559 Juan de Penagos, antiguo alcalde mayor de Santafé, escribió al rey acusando al obispo fray Juan de Barrios de la introducción de las viruelas, que “metieron en este Reino ciertos negros del obispo de él [fray Juan de Barrios] que envió a comprar a la isla Española, haciéndose de pastor mercader que no debiera”. Penagos también, aseguraba que las protectorías de indios se debían quitar a los obispos, “porque de ello no se ha visto hasta ahora menos, ni que por ser protectores remedien a los naturales sino es como digo llevar dineros a esta sombra [...] solo debe ser protectora la Real Audiencia que lo hace y cumple sin interés y no ellos”, concluía (Friede, Fuentes documentales para la historia del Nuevo Reino de Granada, 8 vols., Banco Popular, Bogotá, 1975, vol. III, Documento 500, pp. 360-361.) Sobre las corrientes “civil” y “eclesiástica” de la protectoría de indios ver Caroline Cunill, “La protectoría de indios en América: avances y perspectivas entre historia e historiografía”, Colonial Latin American Review, vol. 28, n°4, 2019, pp. 479-80.

18 Friede, J., Fuente Documentales, Op. Cit., vol. III, Documento 468, p. 286. También se puede consultar la carta de González Grandino criticando al licenciado Briceño en vol. III, Documento 277, p. 300-320. Sobre las actuaciones de González Grandino en contra de los encomenderos de Cali ver el vol. III, Documento 348, 91-95. Ver también al respecto Friede, Vida y luchas, Op. Cit.

19 En 1550, tras su llegada a Santafé, los oidores Beltrán de Góngora y Juan de Galarza escribieron al rey para informarle sobre sus actuaciones en el establecimiento del tribunal de la Audiencia en Santafé. Según su carta “en la Audiencia luego que se asentó, se pusieron oficiales: un fiscal y defensor de indios, a quien se señaló de salario ciento y cincuenta mil maravedíes [...] El fiscal que primero se proveyó, fue Antonio de Luján, a quien Vuestra Majestad mandó por su cédula se proveyese, no siendo menester letrado. Después, así porque Luján había de dar residencia, como porque pareció convenir este oficio lo tuviese letrado, se proveyó a un bachiller Venero, abogado de esta Audiencia”. (Friede, Juan, Documentos inéditos para la historia de Colombia, 10 vols., Academia Colombiana de Historia, Bogotá, 1956, vol. X, Documento 2365, p. 341.) Sobre el funcionamiento de la Audiencia ver Mayorga García, Fernando, Real Audiencia de Santafé en los siglos XVI-XVII. Historias, visitas, quejas y castigos del primer tribunal con sede en la ciudad, Alcaldía Mayor de Bogotá D. C., Bogotá, 2013.

20 Ver el nombramiento en Archivo General de la Nación (AGN), Real Audiencia Cundinamarca (RAC), tomo (t) 16, documento (doc) 1, foja (f) 1bis.

21 Ver el juicio de residencia al Bachiller Venero como alcalde mayor de Vélez en AGN, Residencias Santander (Res), t 36, doc 10.

22 Los diversos nombramientos en AGN, RAC, t 16, doc 1, f 7V, 18V-19R, 28R, 66V-67R, 115V-117R, 130R-131R.

23 El recibimiento a López Medel, y el nombramiento de Martín de Agurto en AGN, RAC, t 16, doc 1, f 153V-155V.

24 Ver al respecto Cunill, “Tomás López Medel”, Op. Cit.

25 Ver los nombramientos y actuaciones de Agurto en la Audiencia en AGN, RAC, t 16, doc 1, f 164R, 168R-168V, 171V, 177V, 185V, 227V-228R. Algunos pleitos seguidos por Agurto, como defensor de indios, en AGN, Caciques e indios (CI), t 24, doc 9, f 305R-386V, doc 11, f 401R-484V, doc 21, f 924R-1018V; t 33, doc 9, f 190R-386V; Tributos (trib), t 3, doc 20, f 884R-893V.

26 Ver las informaciones y probanzas de Martín de Agurto en Archivo General de Indias (AGI), Contratación (Cont) legajo (L) 5536, expediente (e) 5, f 158V, y Panamá (Pan), L 61, número (n) 27.

27 Friede, J., Fuentes documentales, Op. Cit., vol. V, Documento 870, p. 370.

28 AGN, RAC, t 16, doc 1, f 230R-231R.

29 Encinas, Cedulario, Op. Cit., vol. II, 268-269. (Hay una transcripción en Friede, J., Fuentes documentales, Op. Cit., vol. V, Documento 703, p. 90-91.)

30 Friede, J., Fuentes documentales, Op. Cit., vol. V, Documento 870, p. 367. En ese momento, por su trabajo como procurador de pobres y defensor de indios, Agurto ganaba unos doscientos pesos anuales.

31 AGN, RAC, t 16, doc 1, f 230R-231R.

32 Encinas, Cedulario, Op. Cit., vol. II, p. 268-269.

33 AGN, CI, t 29, doc 1, f 1R-316R.

34 AGN, CI, t 33, doc 27, f 749R-763V.

35 AGN, CI, t 54, doc 66, f 991R-1033V.

36 Friede, J., Fuentes documentales, Op. Cit., vol. VIII, Documento 1161, p. 135. La recepción de Acevo Sotelo como procurador de la Audiencia en AGN, RAC, t 16, doc 1, f 2V.

37 Según sus propias probanzas e informaciones presentadas en 1541 (AGI, Patronato (Pat), L 153, n 3, ramo (r) 1, f 1R-9V).

38 Según también sus propias probanzas e informaciones presentadas en 1564 (AGI, Pat, L 156, r 11, f 4V).

39 AGI, Pat, L 153, r 11, f 4V. Ver también Friede, J., Fuentes documentales, Op. Cit., vol. VI, Documento 895, p. 229-234.

40 AGN, CI, t 34, doc 22, f 950R. Sobre la vida de Sotelo se puede consultar Rivas, Raimundo, Los fundadores de Bogotá, 2 vols., Editorial Selecta, Bogotá 1938, vol. II, p. 332-341; Avellaneda Navas, José Ignacio, La expedición de Gonzálo Jiménez de Quesada al mar del sur y la creación del Nuevo Reino de Granada, Banco de la República, Bogotá, 1995, p. 47-48.

41 Las diligencias del proceso entre los caciques de Tausa y Tasgatá, y las actuaciones de encomenderos y procuradores en AGN, CI, t 57, doc 40, f 805R-873V. Ver más abajo nota 107.

42 El nombramiento presentado al visitador Miguel de Ibarra en AGN, Visitas Cundinamarca (VC), t 5, doc 3, f 638R.

43 Friede, J., Fuentes documentales, Op. Cit., vol. VIII, Documento 1161, p. 135. Martín Camacho era hijo natural de Juan Camacho y una india de su servicio proveniente de la provincia de Cartagena. Sin embargo, el abogado fue legitimado, a petición de su padre, por Felipe II en 1564 (ver al respecto Kasmi, Shems, “Los primeros mestizos del Nuevo Reino de Granada: hombres y mujeres de fronteras culturales: Provincias de Santafé y Tunja, siglos XVI y XVII”, HispanismeS, París, Hors-série 4, 2022, p. 3).

44 Friede, J., Fuentes documentales, Op. Cit., vol. VIII, Documento 1161, p. 136.

45 AGN, RAC, t 16, doc 1, f 228V y 124R.

46 AGN, CI, t 76, doc 73, f 258R.

47 AGN, Miscelánea (Mis), t 2, doc 20, f 560R-560V.

48 AGN, CI, t 46, doc 15, f 703R-703V.

49 AGI, Santa Fe (SF), L 60, n 44, 45, 48.

50 AGI, SF, L 52, n 122, f 1R.

51 Peticiones de Juan Sanz Hurtado como defensor de indios en 1608, en AGN, CI, t 76, doc 88, f 526R-526V, 528V, 529R-529V.

52 AGN, CI, t 76, doc 88, f 527R-527V.

53 Cunill, Caroline, “Tribunales itinerantes, justicia local y mediación lingüística en Yucatán (siglo XVI)”, en Cunill, Caroline & Glave Testino, Luis Miguel (eds.), Las lenguas indígenas en los tribunales de América Latina: intérpretes, mediación y justicia (siglos XVI-XXI), Instituto Colombiano de Antropología e Historia, Bogotá, 2019, pp. 41-63.

54 AGN, Encomiendas (Enc), t 26, doc 25, f 872R-909V.

55 Ver por ejemplo las diligencias de la visita hecha por Diego de Villafañe a los repartimientos de Cogua y Némeza en 1563, en AGN, Enc, t 23, doc 16, f 1007R-1027V.

56 Ver por ejemplo los nombramientos de defensores en la visita de Bernardino de Albornoz a Ubaté en 1592 a Diego de Alcalá (AGN, VC, t 5, doc 2, f 194V-195V); en la visita de Miguel de Ibarra a Chocontá en 1593 a Francisco Ribero (AGN, VC, t 11, doc 1, f 25R-26R); en la visita de Lorenzo de Terrones a Teusacá en 1604 a Vicente Severino (AGN, VC, t 4, doc 3, f 412R-413V.)

57 AGN, VC, t 5, doc 2, f 194R-195V.

58 AGN, VC, t 5, doc 2, f 202R-205R.

59 AGN, Enc, t 23, doc 3, f 421R-422R.

60 Según las propias informaciones presentadas por Diego de Alcalá, en AGI, Pat 154, f 1R-2V. Ver también Avellaneda Navas, La expedición de Gonzalo Jiménez de Quesada, Op. Cit. p. 55. Ver también Kasmi, “Los primeros mestizos del Nuevo Reino de Granada”, Op. Cit., pp. 3-5.

61 AGN, CI, t 54, doc 1, f 2R-9V.

62 Consultar las peticiones de Ribero a Miguel de Ibarra durante su visita a varios repartimientos en AGN, VC, t 4, doc 1, f 87R, 93R, 102R; t 5, doc 3, f 556R-563R,621R-628R; t 11, doc 1, f 25R-33R, 33R, 253R-254R; Visitas Boyacá (VB), t 17, doc 5, f 291R, 292R, 340R; doc 7, f 522R-525R, 594R-597R.

63 AGN, VC, t 11, doc 1, f 266R, 253R, 254R.

64 AGN, VC, t 8, doc 1, f 10R-11R.

65 AGN, VC, t 4, doc 3, f 376R.

66 AGN, VC, t 4, doc 3, f 412R, 413R, 418R-420R, 446R, 447R.

67 AGN, VC, t 11, doc 1, f 29R, 34R, 244R, 341R-360R.

68 AGN, VC, t 11, doc 1, f 329R, 365R-367R.

69 AGN, VC, t 11, doc 1, f 336R, 347R, 361R, 362R.

70 AGN, VC, t 11, doc 1, f 345R, 363R-363V.

71 AGN, VC, t 11, doc 1, f 269R.

72 AGN, VC, t 13, doc 5, f 846R-849R.

73 Gamboa Mendoza, Jorge Augusto, El cacicazgo muisca en los años posteriores a la Conquista: del psihipqua al cacique colonial, 1537-1575, Instituto Colombiano de Antropología e Historia, Bogotá, 2010, pp. 533-37.

74 AGN, VC, t 11, doc 1, f 771V-772R.

75 AGN, Enc, t 3, doc 3, f 383R-389V, 396V-404R.

76 AGN, VB, t 17, doc 5, f 299R-306V, 306V-313R.

77 AGN, VC, t 13, doc 5, f 771V-772R.

78 Gamboa Mendoza, Jorge Augusto, “El primer ‘lengua intérprete’ de los naturales en la Real Audiencia de Santafé: el mestizo Lucas Bejarano, mediador y protagonista en los tribunales reales (siglo XVI)”, en Cunill, Caroline & Glave Testino, Luis Miguel (eds.), Las lenguas indígenas en los tribunales de América Latina: intérpretes, mediación y justicia (siglos XVI-XXI), Instituto Colombiano de Antropología e Historia, Bogotá, 2019, pp. 97-119.

79 AGN, VC, t 4, doc 3, f 429R, 431V, 434V, 438R 441V, 400V.

80 Cobo Betancourt, Juan Fernando, “Colonialism in the Periphery: Spanish Linguistic Policy in New Granada, c. 1574–1625”, Colonial Latin American Review, Londres, vol. 23, n°2, 2014, pp. 118-142.

81 El juicio se siguió en contra de María Enríquez y Diego Hurtado por incitar a los indios a declarar en contra de Alonso Gutiérrez Pimentel AGN, Juicios criminales (JC), t 154, doc 6, ff. 268V y 282R.

82 Friede, Juan, El adelantado, don Gonzalo Jiménez de Quesada, 2 vols., Carlos Valencia Editores, Bogotá, 1979, vol. II, pp. 24-28.

83 Gamboa Mendoza, El cacicazgo muisca, Op. Cit., pp. 246-248.

84 Aguado, fray Pedro de, Recopilación Historial, 4 vols., (editado por Juan Friede), Biblioteca de la Presidencia de Colombia, Bogotá, 1956, vol. I, p. 341. Sobre diversos levantamientos indígenas ver, en el mismo tomo, el Libro Cuarto, capítulos Cuarto al Séptimo. En este último se concluye que hubo “un gran estrago de indios que amedrentó harto a los que vivos quedaron y les forzó a que tuviesen por bueno el yugo y servidumbre de los españoles”. (vol. I, p. 359).

85 Ver al respecto Martínez Garnica, Armando, Legitimidad y proyectos políticos en los orígenes del gobierno del Nuevo Reino de Granada, Banco de la República, Bogotá, 1992; Avellaneda Navas, José Ignacio, The conquerors of the New Kingdom of Granada, University of New Mexico Press, Albuquerque, 1995.

86 Colmenares, Germán, Historia económica y social de Colombia, 1537-1719, 2 vols., Tercer Mundo Editores, Bogotá, 1997, vol. I, pp. 113-135; Villamarín, Juan, Encomenderos and Indians in the formation of Colonial Society in the Sabana de Bogota, Colombia, 1537 to 1740, 2 vols., Tesis de Doctorado en Antropología, Brandeis University, Boston, Estados Unidos, 1972, vol. I, pp. 33-41.

87 Eugenio Martínez, María Ángeles, Tributo y trabajo del indio en Nueva Granada (de Jiménez de Quesada a Sande), Escuela de Estudios Hispano-Americanos (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), Sevilla, 1977; Colmenares, G., Historia económica y social, Op. Cit., pp. 137-61. En Santafé las primeras tasas fueron hechas en 1555 por fray Juan de Barrios, obispo del Nuevo Reino de Granada, y el licenciado Francisco Briceño, oidor de la Audiencia. En 1564 se realizaron las retasas de Diego de Villafañe y la Audiencia, y en la década de 1590 los tributos se tasaron nuevamente por parte de Bernardino de Albornoz y Miguel de Ibarra. Éstas últimas tasas fueron apeladas por el fiscal Aller de Villagomez. En los primeros años del siglo XVII Luis Enríquez y Lorenzo de Terrones, hicieron nuevamente tasas de los tributos de los indios, que luego fueron otra vez alteradas por la Audiencia (traslados de las diversas tasas en AGN, VC, t 13, doc 5, f 834R-840V).

88 Cunill, C., “Tomás López Medel”, Op. Cit., pp. 551-553.

89 AGN, VC, t 5, doc 2, f 224R, 234R-234V, 241R, 248R-248V; t 11, doc 1, f 149R, 164R, 183R-183V, 194V-195R; VB, t 17, doc 7, f 534R, 534V.

90 Ver los traslados de diversos mandamientos de la Audiencia para los indios de Ubaté en AGN, VC, t 5, doc 2, f 404R-406R, 414V-465V.

91 AGN, VC, t 5, doc 2, f 422V.

92 AGN, VC, t 5, doc 2, f 454R. La mayoría de los pagos por estos trabajos se descontaron de las demoras.

93 Ver por ejemplo las declaraciones de los caciques de Ubaté en AGN, Visitas Cundinamarca, tomo 5, documento 2, ff. 544V-545R. Ver también López Rodríguez, Mercedes, Tiempos para rezar y tiempos para trabajar: la cristianización de las comunidades muiscas coloniales durante el siglo XVI, 1550-1600, Instituto Colombiano de Antropología e Historia, Bogotá, 2001.

94 Ver, por ejemplo, las declaraciones de los caciques de Simijaca a Miguel de Ibarra en 1594, en AGN, VB, t 17, doc 7, f 532R-532V. La mayor parte de estos pagos se hacían con lo que los indios ganaban en el alquiler general y lo que cosechaban en las labranzas de comunidad. Según un vale de cobro de bulas del repartimiento de Cucunubá, los indios casados pagaban un peso, los solteros cuatro tomines, y los caciques y capitanes pagaban alrededor de 10 pesos y “una m[an]ta de marca en trez panes de sal”. (AGN, VC, t 5, doc 2, f 164R).

95 AGN, VB, t 17, doc 7, f 545R-545V.

96 AGN, Enc, t 3, doc 3, f 421V; VC, t 5, doc 2, f 204V. Todavía en 1604 el interrogatorio de la visita de Lorenzo de Terrones preguntaba “si los saçerdotes an echado y llevado penas pecunarias a los indios”, o “si an tenido çepo y carzel para castigar los yndios por causas que no les conpeten usurpando la juridiçion real”. (AGN, VC, t 4, doc 3, f 472R-472V).

97 AGN, VC, t 5, doc 3, f 557R. Ver también una petición similar para Chocontá en AGN, VC, t 11, doc 1, f 32R.

98 AGN, VC, t 4, doc 3, f 442V.

99 Ver por ejemplo la resolución de diversos pleitos entre indios en AGN, CI, t 49, doc 19, f 224R-247R, y t 57, doc 40, f 793R-894V.

100 Con estas palabras se quejó don Alonso Neagam, cacique de Simijaca, sobre Juan González Tenorio, mayordomo del encomendero Gonzalo de León (AGN, VB, t 17, doc 7, f 537V-537R).

101 AGN, VB, t 17, doc 7, f. 539V. Este tipo de comportamientos también se presentaban en otras gobernaciones del distrito de la Audiencia. Sobre el caso de Antioquia ver Córdoba Ochoa, Luis Miguel, “La memoria del agravio en los indígenas según la visita de Herrera Campuzano a la gobernación de Antioquia (1614-1616)”, Revista Historia y Justicia, Santiago de Chile, n°3, 2014, pp. 228-255.

102 Gamboa Mendoza, El cacicazgo muisca, Op. Cit., pp. 435-446.

103 Según declararon los caciques de Tausa, de la encomienda de Gonzalo de León, al visitador Bernardino de Albornoz en 1592 (AGN, Enc, t 3, doc 3, f 395V; ver también las f 402V-403R, 410V-411R).

104 Según la condena de Bernardino de Albornoz a Gonzalo de León (AGN, Enc, t 3, doc 3, f 489R-492V, la cita en f. 491R). En 1596 Gonzalo de León Venero, nieto del presidente de la Audiencia Andrés Venero de Leiva, fue nuevamente condenado por Miguel de Ibarra (AGN, VB, t 17, doc 7, f 654R-654V); y otra vez en 1600, durante la visita de Luis Enríquez, resultó con “culpa grave” por el maltrato de sus mayordomos a los indios (AGN, VC, t 13, doc 5, f 804R-805R, 842R-843R). Ver también la sentencia de Bernardino de Albornoz contra Bartolomé de Mazmela y su mujer doña Adriana Maldonado, encomenderos de Ubaté (AGN, VC, t 5, doc 2, f 513R-514V). El mismo Mazmela había sido condenado en 1580 por azotar y trasquilar un indio chontal de Ubaté (AGN, Misc, t 25, doc 20, f 602R-608V). Ver igualmente las condenas de Miguel de Ibarra contra el capitán Pedro de Bolivar, encomendero de Cucunubá y Bobotá (AGN, VC, t 4, doc 1, f 242R-243R); contra el tesorero Gabriel de Limpias Feijoo, encomendero de Chocontá (AGN, VC, t 11, doc 1, f 324R-324V); y contra Juan Ruiz Clavijo, encomendero de Teusacá (AGN, VC, t 5, doc 3, f 654R-654V).

105 En 1592, el protector de naturales Diego de Alcalá presentó una petición ante Bernardino de Albornoz sobre los agravios de curas y encomenderos. Dentro de los catorce capítulos que contenía la petición, el noveno afirmaba “que los doctrineros e muchos de los encomenderos por sus fines y aprovechamientos nombran de su autoridad en los pueblos de su doctrina y encomienda alcaldes yndios sin horden de la Real Audiençia a criados y allegados suyos y a esta causa molestan a los yn[di]os y les hazen otras muchas vexaçiones”. (AGN, VC, t 5, doc 2, f 202R-205R, la cita en f. 203V). Alcalá presentó la misma petición en el repartimiento de Suta y Tausa (AGN, Enc, t 3, doc 3, f 421R-422R).

106 Consultar el juicio seguido en 1580 contra Bartolomé de Mazmela, encomendero de Ubaté, por maltrato a los indios de su encomienda en, AGN, Mis, tomo 25, documento 20, ff. 602R-608V.

107 Revisar el pleito ya mencionado entre los caciques de Tasgatá y Tausa en AGN, CI, t 57, doc 40, f 794R-893V. En 1583, en medio de la disputa por una yegua que el cacique de Tausa le reclamaba al de Tasgatá, Juan de Olmos le ordenó a su encomendado “que se holgara [...] e que le diese su yegua y se fuese con Dios e que si algo tenian que pedir que biniese a él y al padre” (f. 867V). Don Mateo, cacique de Tausa, terminó muerto y Chitagameaguya, cacique de Tasgatá, preso y condenado a destierro. Sin embargo, al final del proceso, el hijo del cacique de Tausa, quien puso la demanda que comenzó el pleito, desistió del mismo, “porque nosotros somos v[e]z[in]os e que de un pueblo al otro nos tratamos e comunicamos ordinariamente e se casan los unos con los yndios e yndias de los otros [...] e porque me an satisfecho y pagado p[ar]a las costas que e hecho a mi contento y no quiero que tengamos pesadumbres pues todos somos v[e]z[in]os y ermanos y amigos [...] sup[li]co a v[uest]ra al[tez]a mande que no se haga mas contra el d[ic]ho caçique ni su hijo y lo suelten p[ar]a que nos bamos todos juntos a n[uest]ros pueblos y conserbemos n[uest]ra amistad” (f. 882R).

108 AGN, VC, t 4, doc 1, f 62R-63V. El capitán Bernardino de Rojas era yerno del capitán Pedro de Bolívar, con quién además compartía la encomienda, a pesar de que ya había sido condenado por Bernardino de Albornoz a abandonar el repartimiento (f. 242V). El otro yerno de Bolívar, con quien también compartía los réditos de la encomienda, era el mestizo Martín Rodríguez (f. 118V).

109 Ver las declaraciones de las indias de servicio de Cucunubá al visitador Miguel de Ibarra en 1594 (AGN, VC, t 4, doc 1, f 83R-85V).

110 AGN, VC, t 4, doc 1, f 69R.

111 AGN, VC, t 4, doc 1, f 242R-243R.

112 Ver al respecto Zambrano, Marta, Trabajadores, villanos y amantes: encuentro entre indígenas y españoles en la ciudad letrada: Santa Fe de Bogotá, 1550-1650, Instituto Colombiano de Antropología e Historia, Bogotá, 2008; y Matallana Peláez, Susana E., “‘Los indios de esta encomienda no tienen mujeres’: fertilidad y sistemas de género frente al colapso demográfico indígena. Tres casos emblemáticos”, Historia Crítica, Bogotá, n°77, 2020, pp. 35-57.

113 AGN, Enc, t 3, doc 3, f 381R-383R; VC, t 2, doc 5, f 905R-908V; t 4, doc 3, f 427R-428V.

114 AGN, VC, t 4, doc 3, f 427R-428V.

115 Las instrucciones eran claras: “los corregidores tengan jurisdiçion civil y criminal entre yndios quando los actores y reos fueren yndios, haziendo justiçia breve y sumariam[en]te sin escrivir en todos los pleitos que fueren de diez p[es]os abaxo” (AGN, CI, t 42, doc 4, f 89R-89V).

116 AGN, VB, t 17, doc 7, f 533R.

117 AGN, VB, t 17, doc 7, f. 547R. Según las instrucciones del presidente González, a los corregidores se les debía pagar a “razon de un tomín de oro corri[en]te cada año de cada yndio que pueda pagar tributo", además del cuatro por ciento el "trigo çevada y maiz que sembrare la comunidad [...] y entre cada z[ie]n yndios le aya de dar un puerco y dos pares de gallinas o capones y dos carneros”, para que “con mas cuidado les haga criar avez y todos los demas aprovechamientos” (AGN, CI, t 42, doc 4, f 91V). Se entiende entonces la presión de los corregidores para que los indios hicieran labranzas de comunidad y criaran aves y ganados menores.

118 AGN, CI, t 42, doc 4, f 87R.

119 AGI, SF, L 60, n 43, f 1V.

120 Burns, Katherine, Into the Archive. Writing and Power in Colonial Peru Duke University Press, Durham/Londres, 2010; Rappaport, Joanne, & Cummins, Tom, Más allá de la ciudad letrada: letramientos indígenas en los Andes, Universidad del Rosario, Bogotá, 2016, pp. 156-191; Zambrano, M., Trabajadores, villanos y amantes, Op. Cit., pp. 75-98.

121 Cunill, C., “Tomás López Medel”, Op. Cit., p. 554.

122 Ver al respecto González Jaramillo, José Manuel, “Santafé de Bogotá: 1580. Una mirada desde los Protocolos de Escribanos”, Americanía: Revista de Estudios Latinoamericanos, Sevilla, n°13, 2021, pp. 15-46.

123 Los asientos de trabajo fueron el principal medio para garantizar el servicio y trabajo de los indios a quienes no poseían encomiendas. Ver al respecto Jara, Álvaro, Los asientos de trabajo y la provisión de mano de obra para los no-encomenderos en la ciudad de Santiago, 1586-1600, Universidad de Chile, Santiago de Chile, 1959; Jara, A., Trabajo y salario indígena, siglo XVI, Editorial Universitaria, Santiago de Chile, 1987; Zambrano, Trabajadores, villanos y amantes, Op. Cit., pp. 35-74; González Jaramillo, José Manuel, “Santafé de Bogotá”, Op. Cit., pp. 30-36.

124 AGN, Notaría primera (NP), t 9, f 145R.

125 AGN, NP, t 11. Además de estos indios, se asentaron tres menores, tres mulatos, dos mestizos, un esclavo y un zambo.

126 AGN, NP, t 13, ff. 130R-131V, 259R-260V.

127 AGN, CI, t 42, doc 4, f 87R.

128 AGN, VC, tomo 4, documento 1, f 201R-207V.

129 AGN, NP, t 11. En total, se mencionaron unas 447 personas en los protocolos de Luis López Carvajal en 1580, con lo que las 67 registradas como “indios” o “indias” sumaban casi el 15% (González Jaramillo, J. M., “Santafé de Bogotá: 1580”, Op. Cit., pp. 30-36).

130 Chamorro nombró a Juan de Murcia como defensor de Cacama, y avaluador de sus tierras, y “ambos dos el d[ic]ho cap[itan] don P[edr]o yndio e Ju[a]n de Murcia su defensor otorgamos […] que vendemos a vos el cap[itan] Ju[a]n de Almansa […] un pedaço de tierra” en 40 pesos, 30 en oro y “los diez restantes […] en unas calças negras de paño con aforros e cañones de t[e]r[ci]opelo e unas calçetas de ruan” (AGN, NP, t 11, f 559R-560R).

131 Ver por ejemplo las ventas de tierras y estancias de parte de diversos caciques en AGN, NP, t 11A, f 193R-193V (1584), 272V-273V (1585), 387R-388R (1585).

132 Rappaport, Joanne, “Buena sangre y hábitos españoles: repensando a Alonso de Silva y Diego de Torres”, Anuario Colombiano de Historia Social y de la Cultura, Bogotá, vol. 39, n°1, 2012, pp. 19-48; y de la misma autora El mestizo evanescente: Configuración de la diferencia en el Nuevo Reino de Granada, Universidad del Rosario, Bogotá, 2016.

133 Sobre Diego de Torres ver Rojas, Ulises, El cacique de Turmequé y su época, Academia de la Historia, Tunja, 1965; y Restrepo, Luis Fernando, “El Cacique de Turmequé o los agravios a la memoria”, Cuadernos de Literatura, Bogotá, vol. 14, n°28, 2010, pp. 14-33.

134 Ver los negocios de Alonso de Silva durante 1580 en AGN, NP, t 11, f 632V-633R, 725V.

135 AGN, NP, t 11, f 621R-621V.

136 AGN, NP, t 11, f 592R-592V.

137 El concierto se puede consultar en AGN, VC, t 5, doc 2, f 406V. Sobre las mujeres encomenderas ver Zambrano, Camilo Alexander, “Encomienda, mujeres y patriarcalismo difuso: las encomenderas de Santafé y Tunja (1564-1636)”, Historia Crítica, Bogotá, número 44, 2011, p. 10-31.

138 Del otro lado, el documento fue firmado en "en estos aposentos de Ubate" por Antonio Maldonado, “como tutor y admynistrador de la persona y bienes de doña Adriana Maldonado hija ligitima de doña Leonor Maldonado e por virtud del poder que tiene de la d[ic]ha doña Leonor Maldonado tutora de la d[ic]ha menor doña Adriana Maldonado" (AGN, VC, t 5, doc 2, f 406R-407R). Conciertos similares, todos certificados por los curas doctrineros, se celebraron en 1568 (ff. 407R-407V); en 1574 directamente con doña Adriana Maldonado (ff.407V-408R); y con Bartolomé de Mazmela en 1583 (ff. 410R-410V) y 1584 (f. 410V). Este último se otorgó ante el alcalde del partido Pedro Chamorro y, como el anterior, se pagó en dinero.

139 Ver los certificados de pagos de demoras, salarios de los indios, vales de sus deudas y conciertos en Cucunubá entre 1586 y 1590, en AGN, VC, t 4, doc 1, f 166R.

140 AGN, VC, t 4, doc 1, f 174V-179R.

141 AGN, VC, t 4, doc 1, f 177R-177V, 182R, 184R-184V, 190R-191V, 193R-194V, 200R.

142 AGN, VC, t 4, doc 1, f 201R-211V.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

José Manuel González Jaramillo, « Los indios de Santafé de Bogotá ante las justicias españolas: desde el establecimiento de la Real Audiencia hasta el nombramiento del Protector de Naturales (1550-1608) », Revista Historia y Justicia [En línea], 19 | 2022, Publicado el 29 diciembre 2022, consultado el 16 junio 2024. URL : http://journals.openedition.org/rhj/9586 ; DOI : https://doi.org/10.4000/rhj.9586

Inicio de página

Autor

José Manuel González Jaramillo

Historiador de la Universidad Nacional de Colombia, Magíster en Geografía de la Universidad de Syracuse (Estados Unidos) y estudiante de Doctorado en Historia de la Universidad Nacional de Colombia, sede Medellín.
Correo electrónico: jmgonza0[at]unal.edu.co
El presente artículo hace parte de la investigación para la tesis de doctorado en Historia titulada “Violencia y servidumbre: la imposición del dominio hispánico en Santafé de Bogotá, 1550-1600”, bajo la dirección del profesor Juan David Montoya Guzmán. La investigación ha sido financiada por el Ministerio de Ciencia y Tecnología (MinCiencias) de la República de Colombia.

Inicio de página

Derechos de autor

Salvo indicación contraria, el texto y otros elementos (ilustraciones, archivos adicionales importados) son "Todos los derechos reservados".

Inicio de página
  • Logo Erih+
  • Logo ACTO Editores Ltda
  • Logo Grupo de Estudios Historia y Justicia
  • OpenEdition Journals
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search