Navegación – Mapa del sitio

InicioNuméros19VariaProceso, sentencia y ejecución. L...

Varia

Proceso, sentencia y ejecución. La narración litográfica del juicio de Maximiliano de Habsburgo y sus generales Miramón y Mejía

Trial, sentence and execution. The lithographic narrative of the trial of Maximilian of Habsburg and his generals Miramon and Mejia
Procès, sentence et exécution. Le récit lithographique du procès de Maximilien de Habsbourg et de ses généraux Miramon et Mejia
Juan Alfonso Milán López

Resúmenes

El Sitio de Querétaro, y el posterior juicio y fusilamiento de Maximiliano, fue el primer acontecimiento mexicano del siglo XIX en ser ampliamente difundido a través de notas de prensa, crónicas de testigos, fotografías y pintura. Este trabajo pretende recuperar el juicio al que fue sometido el emperador y sus dos generales, Miramón y Mejía, y relacionar su proceso con el trabajo litográfico aparecido en la litografía del periodo de la República Restaura, concretamente El cerro de las Campanas de Juan Antonio Mateos y El libro rojo, texto de prosapia liberal dirigido por Vicente Riva Palacio y Manuel Payno. Lo que nos proponemos es confirmar que, a través del trabajo visual, las elites letradas pretendieron justificar la legalidad del juicio y la violencia de la sentencia.

Inicio de página

Notas de la redacción

Recibido : 31/08/2022 / Aceptado : 15/12/2022

Texto completo

Introducción

  • 1 El emperador, además, estaba seguro de que la Guerra de Secesión norteamericana duraría mucho tiemp (...)

1El emperador de Francia, Napoleón III, tuvo la sagacidad de aprovecharse del desastre político y financiero reinante en México después de la guerra de Reforma, y así intervenir militarmente en el país. El objetivo fue posicionar a Francia en el centro de los negocios internacionales, impidiendo que los Estados Unidos se convirtieran en la única potencia de América y distribuidor preponderante de productos en el nuevo mundo1, y por la posible construcción de un canal interoceánico que dinamizara las vías de comercio. Este proyecto conocido como “el gran designio del régimen”, tuvo como sostén ideológico la doctrina panlatina, es decir, que Francia como potencia económica y cultural tutelara a los países que se consideraban “latinos” frente a otras potencias imperialistas y protestantes, principalmente los Estados Unidos. Si bien la idea sugería el fortalecimiento del Estado mexicano bajo la tutela del país europeo, infringía un golpe a la soberanía nacional y atentaba contra las autoridades legalmente constituidas. De tal manera que en 1861 cuando el presidente Juárez decretó la suspensión provisional del pago de la deuda externa, para poder reconstituirse después de la Guerra de Reforma, los principales acreedores, Inglaterra, España y Francia, acordaron presionar al gobierno e instalaron tropas frente a las costas mexicanas. Gracias a un esfuerzo intenso de diplomacia el ministro de relaciones exteriores, Manuel Doblado, se llegó a un entendimiento con los representantes de España e Inglaterra, pero no con el de Francia, cuyo gobierno vio la oportunidad perfecta para iniciar un conflicto que habría de prologarse por un lustro.

  • 2 Portail, Anne Marie, La opinión sobre Juárez en la prensa europea, Secretaría de Relaciones Exterio (...)
  • 3 La designación de Maximiliano también puede entenderse en el contexto europeo, ya que Napoleón dese (...)

2Para los franceses la empresa era vaga, y no se sabía con certeza sus beneficios. Para 1862 la prensa informó que se había iniciado una guerra contra el gobierno de México, pero el casus belli​ era una incógnita. Las explicaciones, por otra parte, eran igual de imprecisas: “el pago de una deuda de la cual nadie conoce el monto exacto, a la empresa de ‘salvamento’, se va hacia el establecimiento de una monarquía europea en un país que posee un gobierno”2. Este último rumor tomó cada vez más mayor fuerza hasta convertirse en realidad. Napoleón III tenía puesta la mirada en el joven archiduque de Austria, Maximiliano de Habsburgo, para que encabezara un imperio en México, y que éste garantizara mediante los Tratados de Miramar cubrir todos los gastos producidos por la intervención3. Entonces, el emperador francés entabló negociaciones con políticos mexicanos avecindados en Europa, para que a través de ellos se hiciera oficialmente el ofrecimiento al joven austriaco.

  • 4 Ratz, Konrad, Querétaro: fin del segundo imperio mexicano, CONACULTA, México, 2005, p. 59.

3Una de las condiciones que Maximiliano exigió a la Comisión mexicana, fue que el pueblo manifestara libremente a través de un plebiscito su beneplácito para que se convirtiese en su soberano; éste contó con la ayuda persuasiva de las tropas francesas establecidas en México, y el requisito exigido fue cumplido, pero la veracidad de las actas fue más que cuestionable. La Comisión, entonces, volvió al castillo de Miramar y le presentó al candidato “varias cajas con actas de adhesión que habían sido depositadas en la sala”4. El archiduque, convencido que había sido llamado por el voto mayoritario de los ciudadanos finalmente aceptó, y arribó junto a su esposa Carlota de Bélgica a las costas de Veracruz en mayo de 1864. Empero la realidad que enfrentó el emperador fue muy distinta a la que le habían prometido en Europa, la guerra contra el invasor francés se libraba sin cuartel, y la autoridad que trataba de imponer quedaba eclipsada por las órdenes del mariscal Achille Bazaine quien tenía el mando del cuerpo expedicionario.

4Fueron dos sucesos en el contexto internacional los que aceleraron el desenlace del Segundo Imperio, por un lado, el fin de la guerra de secesión en los Estados Unidos; el gobierno norteamericano comenzó a presionar a Francia para que retirara sus tropas de México. Por el otro, la derrota de Austria frente a Prusia en la “Guerra de los siete días” en 1866; Napoleón III comprendió que la próxima disputa en Europa enfrentaría a Prusia contra Francia, por lo cual era urgente el regreso de sus efectivos detenidos en México. Fue así, que se vio obligado a dar marcha atrás a los Tratados de Miramar firmados entre su gobierno y el de Maximiliano, los cuales establecían el retiro paulatino de los soldados galos de territorio mexicano hasta finales de 1868, pero a la luz de los acontecimientos descritos, esa evacuación quedó ordenada para principios de 1867.

5Carlota se trasladó a París, pero de nada sirvieron sus ruegos frente a la corte de Napoleón exigiendo el cumplimiento de las obligaciones contraídas por Francia, como resultado de estas negociaciones fallidas, la estabilidad emocional de la emperatriz quedó trastocada. Maximiliano, por su parte, incapaz de tomar una decisión y sostenerla hasta el final, dudaba si debía abdicar y regresar a Europa o continuar su empresa ya sin la tutela de Francia. Finalmente fue persuadido por su madre, la archiduquesa Sofía, y por sus ministros a seguir adelante.

6Para febrero de 1867 la situación del imperio era desesperada, los ejércitos de Juárez avanzaban hacia la capital, y los generales cercanos al soberano le sugirieron salir al encuentro del enemigo y batirlo en una batalla decisiva. No obstante, para estas alturas el imperio ya no tenía los hombres ni los recursos para seguir combatiendo. El emperador fue capturado y juzgado a muerte en la ciudad de Querétaro. El último episodio del segundo imperio mexicano fue documentado de manera profusa; son famosas, por ejemplo, las fotografías de Françoise Aubert que muestran los despojos físicos y materiales del personaje, así como las litografías que capturan el fusilamiento y los retratos de los principales implicados en el drama. Luego entonces, en el desarrollo de este artículo se propondrá, revisar los vestigios visuales del juicio a Maximiliano, Miramón y Mejía, aparecidos en El libro rojo y la novela El cerro de las campanas. En este sentido para comprender el mensaje que subyace en las litografías analizadas, se revisará los pormenores del sitio militar y el juicio posterior.

1. El sitio de Querétaro de 1867 y el juicio de Maximiliano, Miramón y Mejía

7La ciudad de Querétaro, ubicada en el centro del país, fue la elegida para defender al imperio, paso obligado para los ejércitos republicanos que descendían desde el norte rumbo a la ciudad de México. Maximiliano llegó a esta localidad el 19 de febrero junto con los generales Leonardo Márquez, Santiago Vidaurri y el príncipe prusiano Félix de Salm Salm, los esperaban en la ciudad, los generales Miguel Miramón y Tomás Mejía; Ramón Méndez, procedente de Michoacán, se les uniría más tarde. A principios de marzo comenzaron a llegar los ejércitos republicanos a las inmediaciones de la plaza, encabezados por el general en jefe Mariano Escobedo y con el apoyo de los generales liberales Vicente Riva Palacio, Ramón Corona y Sóstenes Rocha.

  • 5 Se ha debatido mucho si Márquez tenía órdenes para volver a Querétaro. En sus memorias, el general (...)

8Miramón, en consejo de guerra, había sugerido salir al encuentro inmediato de los republicanos y batirlos en detall, solución que fue desechada por Márquez cuyas opiniones tenían mayor peso en el estado mayor del emperador, de manera que se optó por fortificar la plaza y esperar que el enemigo tomara la iniciativa. Esta estrategia puso entonces a la ciudad en permanente estado de sitio; las escaramuzas comenzaron el día 6 de marzo, pero la primera batalla de importancia tuvo lugar hasta el 14 de marzo. Fueron varios los intentos republicanos para tomar la plaza sin tener éxito. El 22 de marzo, Leonardo Márquez y Santiago Vidaurri lograron romper las líneas republicanas con la intención de ir a la ciudad de México, y llevar refuerzos y víveres a Querétaro; no obstante Márquez, revestido por el emperador con el título de Lugarteniente del imperio, prefirió perseguir a Porfirio Díaz en Puebla, acción que fracasó, así que se retiró a la Ciudad de México donde ejerció su poder omnímodo; nunca volvió a la plaza sitiada5.

  • 6 También ha sido motivo de polémica si López actuó solo o con la venia de Maximiliano. Los protagoni (...)

9Después de la salida de Márquez, el ejército republicano no permitió ninguna ruptura al cerco. Escobedo pasó a una estrategia de desgaste: el hambre, la enfermedad y las condiciones generales de insalubridad tendrían que vencer a los sitiados. Para acelerar la caída de Querétaro y quizá con la finalidad de que cesara el derramamiento de sangre, el coronel imperialista Miguel López entró en pláticas con el enemigo y se acordó la hora y el lugar por donde los republicanos podrían acceder a la plaza sin encontrar resistencia6. Fue así, que en la madrugada del 15 de mayo de 1867 terminaron los 72 días de asedio cuando las fuerzas de Escobedo entraron a Querétaro por el convento de la Cruz, lugar donde se asentaba el cuartel general del imperio. Maximiliano y sus colaboradores más cercanos tuvieron tiempo para huir y replegarse al cerro de las campanas, pero ya no hubo escapatoria, el emperador entregó su espada a Escobedo como símbolo de su derrota.

10Cerca de seiscientos prisioneros fueron conducidos al convento la de Cruz, incluido Maximiliano, éste y su círculo interno, no permanecieron mucho tiempo allí, pues por recomendación de los médicos se creyó que lo mejor para su salud era que los trasladaran a un espacio mejor ventilado, así que para el día 17 de mayo los llevaron al convento de las Teresitas, ubicado cerca de la alameda. Pero éste tampoco fue el mejor lugar, pues en aquel parque fueron sepultados, a muy poca profundidad, varios de los cadáveres, así que el aire seguía viciado por la descomposición de los cuerpos.

  • 7 A los prisioneros se les pudo fusilar de inmediato por haberlos cogido con las armas en la mano con (...)

11El 20 de mayo Maximiliano sostuvo una entrevista con Escobedo, en la que hizo una serie de ofrecimientos: abdicar, promesa solemne de no volver a entrometerse en la política mexicana, girar las órdenes para que las plazas que aún estaban en poder del imperio depusieran las armas, que todos los extranjeros a su mando se trasladarían a Veracruz para su embarque rumbo a Europa y recomendaba al gobierno que los oficiales mexicanos que lo habían acompañado fueran tratados con benevolencia. Escobedo respondió que comunicaría estas peticiones a Juárez, pero el gobierno republicano instalado en San Luis Potosí, tenía otros planes7. Después de la entrevista, Escobedo recibió un telegrama con la orden expresa de juzgar en un Consejo de Guerra a los prisioneros, ante esta disposición se precisó una mayor vigilancia de los detenidos, por lo cual se llevó a cabo un tercer traslado a una locación más cercana al alojamiento de Escobedo, y, por lo tanto, más fácil de vigilar, de modo que el 22 de mayo fueron conducidos al convento de las Capuchinas. Ese mismo día tuvieron lugar otros acontecimientos importantes para el proceso, pues Escobedo nombró al coronel Manuel Azpíroz como fiscal, y éste a su vez, designó al soldado raso Jacinto Meléndez como escribano. El fiscal tuvo ante sí una seria dificultad para armar el caso contra Maximiliano, pues la Constitución de 1857 abolió la pena de muerte por motivos políticos, misma que a la letra decía:

  • 8 Constitución de 1857 con sus adiciones y reformas hasta el año de 1901, disponible en: https://www. (...)

“ARTÍCULO 23. Para la abolición de la pena de muerte, queda a cargo del poder administrativo el establecer, a la mayor brevedad, el régimen penitenciario. Entre tanto, queda abolida para los delitos políticos, y no podrá extenderse a otros casos más que al traidor a la patria en guerra extranjera, al salteador de caminos, al incendiario, al parricida, al homicida con alevosía, premeditación o ventaja, a los delitos graves del orden militar y a los de piratería que definiere la ley”8.

  • 9 Ratz, K., Querétaro, Op. Cit., p. 248.

12Sin embargo, el fiscal puso particular atención a las excepciones de este artículo, y, consideró, además, como fundamento principal, la Ley del 25 de enero de 1862 promulgada por Juárez, revestido por los plenos poderes que le dio el Congreso ante la llegada inminente de las tropas europeas cuyos gobiernos se habían visto afectados por la suspensión del pago de la deuda extranjera. En esta ley se condenaba a muerte a todo aquel mexicano o extranjero que colaborara de manera directa o indirecta con las fuerzas de ocupación. “Según la opinión del gobierno republicano, Maximiliano era ‘usurpador’ y caía bajo varios artículos de dicha ley, especialmente el artículo 1, fracción III”9; que a la letra decía:

  • 10 Moreno, Daniel, El sitio de Querétaro según protagonistas y testigos, México, Editorial Porrúa, 196 (...)

“Artículo 1.- Entre los delitos contra la independencia y la seguridad de la nación se comprenden: […] III.- La invitación hecha por mexicanos o extranjeros residentes en la República o a los súbditos de otras potencias para invadir el territorio nacional o cambiar la forma de gobierno que se ha dado la República, cualquiera que sea el pretexto que se tome”10.

  • 11 Constitución de 1857 con sus adicciones y reformas hasta el año de 1901, disponible en: https://www (...)

13Sin embargo, quienes se encargarían de tomar la defensa del archiduque alegaron que basar el juicio en esta ley resultaba inconstitucional, pues el artículo 13 de la Carta Magna dictaba lo siguiente: “en la República Mexicana nadie puede ser juzgado por leyes privativas, ni por tribunales especiales. Ninguna persona ni corporación puede tener fueros, ni gozar emolumentos que no sean compensación de un servicio público, y estén fijados por la ley”11. Por lo tanto, todavía hasta hoy en día, como declaró el historiador, ahora fallecido, Konrad Ratz, se discute si fue legal o no juzgar a Maximiliano y a sus generales bajo esta ley.

  • 12 Basch, Samuel, Recuerdos de México, Editora Nacional, México, 1953, p. 269.
  • 13 Para el archiduque los cargos que se imputaban eran de tipo civil y no militar, por lo que calificó (...)

14El día 24 de mayo, por la mañana, el emperador se enteró que sería juzgado por un consejo de guerra. Un comerciante alemán y vicecónsul de Hamburgo, John Bahnsen, se puso a las órdenes del Maximiliano, y pidió de inmediato asesoría legal al abogado queretano José María Vázquez, quien le indicó las primeras instrucciones para el archiduque: “cuando lo interroguen que se limite a negar la competencia del tribunal y que pida un defensor”12. Vázquez pensó, que si interponía el mayor número de objeciones y recursos se ganaría tiempo, el suficiente para que las potencias extranjeras intervinieran y así el joven austriaco librara la sentencia de muerte. Esta situación ofuscó a Escobedo quien, según las consejas populares queretanas, amenazó con fusilar al licenciado. A las 16:00 horas el fiscal y su escribiente arribaron a la celda del acusado para comenzar el interrogatorio. Maximiliano, no sólo alegó la incompetencia del Consejo de Guerra, además se negó a contestar las preguntas que formuló el fiscal13. Siguió la segunda indicación de Vázquez y pidió autorización de mandar un telegrama al ministro residente de Prusia en México, Antón von Magnus para pedirle que se trasladara a Querétaro junto con dos prestigiados abogados liberales, Mariano Riva Palacio y Rafael Martínez de la Torre, solicitud que fue aprobada.

  • 14 1.- Instrumento de la Intervención Francesa, 2.- Usurpó el título de Emperador, 3.- Se arrogó los d (...)
  • 15 “Mejía afirmó que el gobierno republicano lo puso fuera de la ley y que por tanto no tenía más que (...)
  • 16 Ratz, Konrad, “El proceso de Maximiliano en el teatro de la República”, en Memorias. Maximiliano en (...)

15Al día siguiente, hacia las 18:00 horas el fiscal volvió a la celda del acusado para enterarlo de los cargos imputados, trece en total14; Maximiliano siguió negándose a contestar preguntas ni a responder ante los cargos, pero los tomó como base para redactar un ocurso a sus abogados. Miramón y Mejía, fueron sometidos a un largo interrogatorio por parte del fiscal el día 2615. El 27 corrió el rumor de que Márquez se negaba a dejar salir de la ciudad de México a Antón von Magnus y a los abogados defensores. El 29 de mayo todos los inculpados deliberaron con sus representantes legales; la conclusión a la que llegaron es que el tribunal militar debía “inhibirse” por imputar delitos de carácter político y no militar. Entre tanto, el licenciado Joaquín Escoto, asesor jurídico de Escobedo, le recordó al general en jefe que la Ley del 25 de enero de 1862 no estaba derogada “que por terminante disposición el supremo gobierno se mandó a V. procediera a juzgar a los reos de esta causa, no toca a V. por lo mismo inhibirse de su conocimiento”16.

  • 17 Escobedo, receloso de los extranjeros que estaban llegando a Querétaro incidieran en el juicio, no (...)

16Para el 30 de mayo el gobierno, desde San Luis Potosí, otorgó una dilación del proceso para dar tiempo a que llegaran a Querétaro los abogados nombrados por el archiduque. Otro jurista, éste de origen estadunidense Frederic Hall se reunió con José María Vázquez y juntos trabajaron la estrategia de defensa. Para Hall, el argumento principal fue la inconstitucionalidad de la ley del 25 de enero de 186217, tesis que más adelante, también hicieron suya Riva Palacio y Martínez de la Torre.

17El primero de junio finalmente logró salir la de la capital la diligencia con Antón von Magnus y otros diplomáticos, entre ellos, Eduard von Lago, encargado de negocios de Austria, Ernest Schmit von Tavera agregado de la legación austriaca, el marqués Curtopassi, ministro de Italia, Frederic Hoorickx encargado de negocios de Bélgica y el cónsul francés Forest, así como los abogados Riva Palacio, Martínez de la Torre y uno más, el jurista Eulalio Ortega.

18Mientras tanto, al interior de las Capuchinas se fraguaba un intento de fuga, planeado por el príncipe Salm Salm, el cual no tuvo éxito, éste quedó frustrado en buena medida, por la esperanza que sentía el archiduque en el trabajo que hacía su equipo legal. Ante la tentativa, Escobedo reforzó la vigilancia en torno al convento de las Capuchinas.

  • 18 Algunos días después llegó Curtopassi, el barón Lago y Schmit von Tavera.
  • 19 Para Ratz esta negativa también pudo estar sustentada en el deseo de que el gobierno no deseaba que (...)
  • 20 Como una estrategia de dilación, el gobierno respondió: “no es posible resolver sobre una solicitud (...)

19El miércoles 5 de junio, llegó Antón von Magnus y los abogados18, quienes de inmediato se entrevistaron con el archiduque. La decisión acordada fue que Riva Palacio y Martínez de la Torre se trasladarían a San Luis Potosí para tratar el caso de cerca con los representantes del gobierno, incluido el presidente de la república; mientras tanto Ortega y Vázquez se quedarían en Querétaro. El día 7 de junio salieron los dos representantes rumbo a San Luis Potosí, llevaban bajo el brazo dos peticiones: inculpar al archiduque frente a un Congreso Nacional y no un militar, y pedir un plazo de 30 días para preparar la defensa. Cuando llegaron a su destino, el día 8, los recibió el ministro de Relaciones Exteriores, Sebastián Lerdo de Tejada; además de negar las peticiones expuestas, les recordó la Ley del 25 de enero de 1862 era preexistente, que sus disposiciones debían ser conocidas por el archiduque antes de su llegada a México, y que un represente del gobierno, Jesús Terán, había acudido a Miramar para exponer al austriaco los peligros que correría al aceptar la corona. Por la noche fueron recibidos por el presidente Benito Juárez quien prestó oídos sordos sobre la inconstitucionalidad de la Ley del 25 de enero de 1862. Sin embargo, una luz de esperanza se abrió cuando se les concedió la posibilidad de que el Consejo de Ministros se pronunciara sobre sus propuestas. El día 9 de junio, domingo, el ministro de justicia José María Iglesias, y el de guerra, general Ignacio Mejía resolvieron mantenerse en la línea trazada por el gobierno; no habría cambio de tribunal ni se otorgaría más tiempo19. Los abogados entonces mandaron por telégrafo a sus colegas en Querétaro la instrucción de que elaboraran los alegatos de defensa; Riva Palacio y Martínez de la Torre, anticipándose a la sentencia, se quedaron en San Luis Potosí para pedir el indulto20. El barón Antón von Magnus, pensó que podría ser útil en las negociaciones de los abogados frente el gobierno y se trasladó a San Luís apelando al poder de disuasión de la diplomacia. Lerdo de Tejada accedió a recibirlo, pero contestó ambiguamente sobre las garantías que el gobierno de Prusia podría ofrecer a México si se respetaba la vida del archiduque. Por su parte, el depuesto emperador, ya resignado al curso que tomarían los acontecimientos, se dedicó a revisar su testamento.

  • 21 Basch, S., Recuerdos de México, Op. Cit., p. 287.
  • 22 Los vocales fueron los capitanes José Vicente Ramírez, Emilio Lojero, Ignacio Jurado, Juan Rueda y (...)
  • 23 Salm Salm, Félix, Mis memorias sobre Querétaro y Maximiliano, Tomas F. Neve, México, 1869, p. 234.
  • 24 Hans, Albert, Querétaro. Memorias de un oficial al servicio del emperador Maximiliano, Editorial Ju (...)
  • 25 Ratz, K., Querétaro, Op. Cit., p. 285.

20El 12 de junio Escobedo dio la orden para que al día siguiente comenzara el juicio en el Teatro de Iturbide, hoy de la República. Este escenario simbolizó para los extranjeros y diplomáticos una burla y una afrenta. El médico Basch comentó: “se han distribuido numerosos billetes para el público. No les basta condenar al emperador quisieran también humillarlo”21. Los vocales del consejo estuvieron integrados sólo por capitanes, situación que extrañó a los presos pues suponían que se compondría por los generales más importantes del ejército republicano22. Miramón comentó al respecto, “en su casa los conocerán”. Félix de Salm Salm los describió así: “unos jóvenes capitanes, de entre los cuales había algunos que no podían leer ni escribir”23. Mientras que el teniente de artillería, Albert Hans narró: “la naturaleza del lugar, el aspecto de los jueces, el motivo de aquella representación, todo daba al juicio las apariencias del desenlace de una comedia trágica y sangrienta”24. El consejo estuvo presidido por el teniente coronel Rafael Platón Sánchez, cuyos conocimientos jurídicos eran escasos, por lo que fue asistido en todo momento por el asesor legal republicano, Joaquín Escoto. La situación, en consideración de los imputados parecía una farsa, y así lo expresó Miramón al comandante militar de la ciudad José María Cervantes al llegar al teatro: “Hombre, pregúntale al orejón (Escobedo) por qué les gusta torturarnos aquí. Para qué un consejo de guerra y todas esas tonterías. Más valdría que nos fusilaran sin más”25.

  • 26 Admitió no haber desertado de las filas imperiales por respeto a su honor militar, convencido como (...)
  • 27 Mariano Escobedo era consciente de esta situación, así que la noche previa a la ejecución ofreció a (...)

21Miramón y Mejía asistieron al teatro, no así Maximiliano, quien alegó encontrarse enfermo. El primero en compadecer fue Mejía, quien en los primeros interrogatorios se había declarado culpable26, por lo que su abogado, Prospero Vega, no tuvo muchos argumentos que esgrimir, salvo pedir piedad al tribunal, pero lanzó un recordatorio a los presentes que creyó fundamental para buscar la libertad del prisionero. El general Mejía nunca había fusilado a un contrario cuando lo tuvo preso. Declaración con dedicatoria especial a Mariano Escobedo, quien había sido prisionero de Mejía y luego salvado de la ejecución por el general de origen otomí27.

22El segundo en comparecer fue Miramón, cuyos abogados Ignacio Jauregui y Antonio Moreno intentaron que el tribunal juzgara a su cliente con base en la Constitución de 1857 y no en una ley especial, hicieron énfasis, además, en la ausencia de la carga probatoria. Por lo tanto, a su consideración, su defendido no había participado en la intervención ni en el imperio. Miramón, según cuentan algunos testigos, se preocupaba más por ver su reloj con aburrimiento que por los argumentos expuestos por sus defensores.

23Hacia las 18:00 horas el uso de la palabra fue concedido a los abogados de Maximiliano, Vázquez y Ortega, ellos continuaron con el argumento de que el tribunal militar era incompetente, ya que se juzgaba a su cliente por cargos políticos, así como la inconstitucionalidad de la Ley del 25 de enero de 1862, y agregaron a sus alegatos ejemplos históricos de vencedores que habían tenido piedad con el vencido. El caso más ilustrativo, el perdón que el gobierno de la unión le dio al presidente de los estados confederados, Jefferson Davis al final de la guerra de secesión norteamericana.

  • 28 En aquella ciudad la princesa Salm Salm no permaneció quieta, pues se entrevistó en un par de ocasi (...)

24Mientras todo esto ocurría, se fraguaba un segundo plan para concretar una fuga de los acusados. Este intento pareció ser tolerado por el mismo Escobedo para tener una razón para expulsar a los diplomáticos y a la esposa del príncipe Salm, Inés Le Crercq, principal promotora del proyecto. El comandante de la guardia, el coronel Miguel Palacios y su ayudante coronel Ricardo Villanueva no cedieron al intento de soborno y revelaron todo al comandante en jefe. En consecuencia, los diplomáticos y la princesa fueron enviados a San Luis Potosí28.

  • 29 Alegaron nuevas irregularidades en la sustanciación del proceso durante la suspensión de la sesión, (...)

25Por la noche, el fiscal Azpíroz de manera imprevista, añadió en su requisitoria la petición de que los detenidos fueran ejecutados, así como nuevos documentos y cargos que no habían figurado en las entrevistas iniciales, desconocidas hasta ese momento por los defensores, situación que molestó a los licenciados y así lo expresaron a Escobedo29.

  • 30 A Maximiliano se le encontró culpable de los delitos contra la nación y el derecho de gentes expres (...)
  • 31 Moreno, D., El sitio de Querétaro, Op. Cit., p. 228.

26El 14 de junio al mediodía, Platón Sánchez clausuró el Consejo de Guerra, las deliberaciones continuaron hasta la media noche. El resultado, conocido de antemano, quedó finalmente oficializado. Todos los vocales decidieron unánimemente la pena capital. Los prisioneros serían fusilados conforme a la Ley del 25 de enero de 1862, la sentencia debía de ejecutarse el día 16 a las 15:00 horas30. Azpíroz, turbado por los recientes acontecimientos, renunció a su trabajo como fiscal. En su lugar Escobedo nombró al general Refugio González, éste se encargó de dar la notificación de la pena capital a los culpables. La noticia fue trasmitida por telégrafo a Riva Palacio y Martínez de la Torre, quienes en un intento desesperado redactaron una carta de súplica a Juárez, “su muerte —explicaron— entraña un grave germen de mal; porque para la discordia civil, es un punto de partida que comienza con la sangre, y no se sabe su término: en cuanto al exterior, significa el aislamiento de Europa y un motivo de sentimiento para la nación vecina”31, pero la solicitud de clemencia se estrelló, una vez más, con una rotunda negativa. Una hora antes de que se cumpliera la sentencia, el gobierno concedió tres días de gracia a los reos para “el arreglo de sus asuntos”. De manera que el fusilamiento se aplazó para el 19 de junio a las siete de la mañana.

2. El registro visual del juicio y la ejecución en El cerro de las campanas y El libro rojo

  • 32 El Siglo Diez y Nueve, México, 21 abril 1868, p. 5, disponible en: https://hndm.iib.unam.mx/consult (...)
  • 33 Moreno Flores, Alfredo, “Los otros héroes… el soldado de a pie en El cerro de las campanas”, Fuente (...)
  • 34 Mateos, J. A., El cerro de las campanas, Op. Cit., p. 147.

27A consecuencia del conflicto con Francia la actividad cultural sufrió un estancamiento. Por ejemplo, Constantino Escalante, uno de los caricaturistas más críticos en los primeros años de la intervención, tuvo que dejar de realizar su oficio y buscar nuevas formas de ingreso. Muchos de los intelectuales simpatizantes de la república también se alejaron de la pluma por un tiempo y engrosaron las filas de la milicia. Pero una vez que las hostilidades cesaron, volvieron a su actividad creativa. La historia nacional fue contada por literatos de la talla de Juan Antonio Mateos, Ignacio Manuel Altamirano y José María Vigil entre muchos otros; con sus aportaciones contribuyeron a la forja de la identidad nacional ubicando en su obra un pasado común, el culto a los próceres y a los símbolos nacionales. Esta búsqueda por la identidad fue útil, además, para educar a la población en los valores liberales. En este ambiente de renacimiento cultural se organizaron con éxito las famosas veladas literarias y de su seno nació la actividad editorial posterior: afloraron novelas, calendarios históricos, cuadros de costumbres, revistas literarias e incrementó el número de periódicos. Estos esfuerzos literarios tuvieron un soporte fundamental en la industria litográfica. Los talleres trabajaban a la par de las casas editoriales para acompañar a las narraciones con sendas ilustraciones, de esta forma el lector pudo conocer el rostro de los autores, de personajes históricos y ficticios, espiar en las escenas más dramáticas y así, ser testigo de los dramas narrados. La novela histórica, repositorio sobre el cual se pretendió conservar la memoria colectiva y fomentar un aliento doctrinario en los más jóvenes, tuvo un auge exponencial durante la década posterior al fusilamiento de Maximiliano. Tramas como los de Vicente Riva Palacio o Juan A. Mateos solían estar acompañados de entre 4 a 5 imágenes a dos tintas. Las novelas solían aparecer por entregas, y en las últimas, el lector podía adquirir las litografías. Para el caso de Calvario y tabor de Riva Palacio aparecida en 1868, la prensa informaba que el trabajo estaba “magníficamente impreso en muy buen papel y con preciosas láminas”32. En ese mismo año vio la luz la novela El cerro de las campanas de Juan Antonio Mateos, historia que cuenta las andanzas de Pablo Martínez, guerrillero que se une a la causa republicana frente a la intervención y el imperio. En palabras de Alfredo Moreno este personaje es un producto del pueblo, y, que como tal, “ha sufrido penas familiares, busca justicia para él, su familia y para su nación, está desinteresado de los debates políticos, lo que no implica que esté dispuesto a batirse del lado republicano porque es su sentir, no porque espere recompensas u homenajes”33. En la novela se entrelazan historias de amor aparentemente irrealizables, como las que sostienen los personajes Eduardo Fernández y Luz Fajardo, así como las jornadas históricas vertidas en los campos políticos y militares. Aparecen también los personajes importados de la vida real que fueron rescatados y revalorados en el discurso patriótico-literario. Tal fue el caso de Nicolás Romero, Juan Antonio Mateos reconoció en él a un hombre poseedor de características que sólo los elegidos podrían tener, en Romero había, además, otro aspecto que lo hizo ejemplar: su martirio (fusilamiento) en nombre de la nación y a manos de extranjeros sin escrúpulos y con afán de infundir terror. “Nicolás Romero, hombre nacido en la cuna del pueblo, lleno de sentimientos nobles y generosos […] sin aspiraciones, sin envidia, sin ostentación; era un verdadero hijo de la república”34. El autor pareció darle algún crédito a Maximiliano, al reconocer el estoicismo con el que enfrentó al pelotón de fusilamiento, pero su muerte, como veremos a continuación, estuvo amparada en preceptos legales, y no en una mera acción de venganza o para causar pavor entre la población.

  • 35 La aparición de este artista en sustitución de Escalante puede obedecer a que este último murió en (...)
  • 36 Es importante comentar que el tema del fusilamiento de Maximiliano fue abordado profusamente por el (...)

28Las ilustraciones de la novela estuvieron a cargo de Constantino Escalante, quien participó con tres dibujos, el trabajo litográfico fue realizado por Iriarte y Compañía y editado por la imprenta de Ignacio Cumplido. El libro contiene una cuarta litografía titulada “El cerro de las campanas”; ésta fue firmada por G.G. Dante, artista del que lamentablemente no tenemos mayores datos35. Esta última litografía es importante para el presente artículo porque captura el momento de la ejecución de la sentencia a los reos; representa el momento previo a la descarga de fusilería. Nos brinda algunos datos importantes como que hubo un pelotón integrado por cinco soldados, para cada uno de los sentenciados36, así como el improvisado paredón y la nopalera que se aprecia detrás, elementos coincidentes con las fotografías que François Aubert tomó unos días después, tanto del pelotón, como del lugar. Esto confirma que el artista no improvisó la escena y que conocía los registros visuales divulgados después de la muerte. Según Mateos, el emperador y sus dos generales se enfrentaron con emociones diferentes al pelotón de fusilamiento.

  • 37 Mateos, J. A., El cerro de las campanas, Op. Cit., p. 420.

Mejía, triste y sumido en el más profundo silencio, veía como el secretario de Cuauhtémoc a su señor en el patíbulo. Miramón altivo, sereno y como si hubiera concurrido a una gran parada: en sus labios se veía una eterna sonrisa. Maximiliano dirigió algunas palabras en voz alta, saludando al concluir a la nación. Repartió el oro que tenía a los soldados que estaban a su frente, les recordó que tiraran al pecho, y con el pañuelo que había pedido en la puerta de la prisión se amarró la cara para evitar que al hacerle fuego se le incendiara la barba37.

Imagen 1. El cerro de las campanas, 1868

Imagen 1. El cerro de las campanas, 1868

Fuente: Mateos, Juan Antonio, El cerro de las campanas. Memorias de un guerrillero, Ignacio Cumplido, México, 1868.

  • 38 Milán López, Juan Alfonso, “El discurso de las litografías que acompañaron a las novelas históricas (...)

29La muerte del archiduque, a diferencia de la de Nicolás Romero, estaba justificada, no representa un martirio, sino fue “simplemente el ajusticiamiento legal de tres individuos que le habían hecho la guerra a la República, sin nostalgias, remordimientos, penas ni testigos piadosos”38. Es decir, que, en oposición a la reacción, los liberales no cometían actos de barbarie o supra legales. Estas muertes, las de Maximiliano y sus generales, habían estado precedidas por un juicio, y a pesar de las críticas que se podrían suscitar por el hecho, principalmente en Europa, Juárez había actuado con toda legalidad, por lo tanto, el presidente, según la narración de Mateos:

  • 39 Mateos, J. A., El cerro de las campanas, Op. Cit., p. 413.

aguarda con frente serena al porvenir cuando pasadas las impresiones del momento se dé tregua a la justicia y se deje oír la voz de la razón que está por cima de las pasiones humanas. La Europa acusaría más tarde a Juárez del asesinato perpetrado en la majestad de Maximiliano de Habsburgo. Juárez acusa a Europa del atentado contra la independencia de México ¡Un hombre por una nacionalidad! es una demencia política colocar en la balanza de la humanidad a un magnate como contrapeso a la independencia de una nación39.

  • 40 Juárez, Benito, Manifiesto justificativo de los castigos nacionales en Querétaro, p. 59, disponible (...)

30Y el propio Juárez justificó así la necesidad de esta sentencia en el texto Manifiesto justificativo de los castigos nacionales en Querétaro. “Maximiliano compareció ante el gran tribunal de la nación, no como prisionero, sino como reo de nacionicidio, (sic.) hasta donde pudo consumarlo. México tenía el derecho de administrar su justicia nacional para proteger su orden social, profundamente atacado por sombra de inequidad, y alevosía, y en el acto se erigió en tribunal”40.

  • 41 Mateos, J. A., El cerro de las campanas, Op. Cit., p. 413. Cursivas en el original.
  • 42 Mateos, J. A., El cerro de las campanas, Op. Cit., p. 413.

31Hacia el desenlace de la novela, la voz del autor parece equipararse a la de un ministro de Juárez que tiene que escuchar las súplicas de los abogados del archiduque, o de la princesa de Salm que se hincó ante el presidente para pedir la vida del reo, pues así justificó las razones de la sentencia: “La paz y el porvenir clamaban por desaparición de la dinastía levantada sobre los escombros de la república; era pues, una razón de Estado la que fríamente abría la tumba del archiduque Maximiliano”41. Su voz, secunda a la Lerdo de Tejada para negar las razones de un indulto: “El perdón de Maximiliano perpetuaría la guerra civil, el partido de la intervención quedaba en pie, dejando el germen de las revueltas intestinas […] era necesario desarraigar para siempre ese árbol cuya sombra ha sido el fatalismo para la República”42.

  • 43 Además de coordinar la obra colaboran con la escritura de la mayoría de los textos, participó ademá (...)
  • 44 Montemayor, Carlos, “Prologo”, en Riva Palacio, Vicente & Payno, Manuel, El libro rojo, CONACULTA, (...)

32Uno de los textos históricos que aparecieron durante los primeros de la República Restaurada (1870) fue El libro rojo. Hogueras, horcas, patíbulos, martirios, suicidios y sucesos lúgubres extraños acaecidos en México durante sus guerras civiles y extranjeras. Dirigido por Vicente Riva Palacio y Manuel Payno43, podemos decir que es un texto de hibridación entre la ficción, el testimonio e historia; entre sus páginas subyace la victoria lograda por el bando liberal y hace una crítica feroz por el pasado colonial y por los integrantes de reacción de la Reforma. Carlos Montemayor afirmó que El libro rojo es el libro de la muerte en México: “el libro de la sangre que ha enrojecido la tierra, las plazas, los ríos, las piedras de México”44. No solo las narraciones están impregnadas de terror, sino que las litografías que apoyan a los textos muestran escenas que podemos considerar como de extrema violencia: colgados, decapitados, desmembrados, quemados, fusilamientos. El objetivo de los autores fue asentar que los años de dominación española fueron épocas de oscurantismo, donde no había lugar a la razón, ni al entendimiento entre dominados y dominantes. Según la perspectiva liberal ese pasado debía ser transmitido dejando ver toda su crueldad y sus excesos, sentenciando así que el gobierno triunfante no toleraría una nueva intervención colonial, y que el programa ideológico, además de justo y adecuado para el país, sería una vía para transitar a un estado de civilización, sostenido por un marco legal que acotaba el poder de la Iglesia y regulaba la convivencia social.

  • 45 Suárez de la Torre, Laura, “La producción de libros, revistas, periódicos y folletos en el siglo XI (...)

33Los dibujos de El libro rojo fueron realizados por Primitivo Miranda, antiguo estudiante de la Academia de San Carlos, a quien se le debe una de las representaciones más conocidas de la batalla del cinco de mayo, victoria simbólica del bando republicano durante la Intervención Francesa. El proceso litográfico estuvo a cargo de Santiago Hernández e impreso en taller de Iriarte y compañía, y para su distribución final, se encargó la editorial de Díaz León y White45.

  • 46 Boletín del Archivo General de la Nación, México, n°8, 2021, pp. 195-198.

34Miranda hizo en total 33 dibujos, trasladados al papel por un tono sepia, a excepción de una cromolitografía que corresponde al frontispicio de la obra “[…] cada una de estas impresiones contiene una descripción iconográfica que interpreta un argumento histórico; una armoniosa coexistencia entre imagen y narración de hechos que, al conjugarse, visibilizan el pasado de México”46. En este contexto, Miranda retrató los crímenes cometidos por los conquistadores, la Santa Inquisición y los conservadores de la época de la Reforma. Las víctimas sufrieron en carne propia un tipo de martirio que al parecer fue necesario para poder consolidarse como héroes ante los ojos de la historiografía liberal. Es decir, que la forma trágica y violenta de fallecer fue indispensable para que la víctima pasara ipso facto al panteón liberal y a la memoria colectiva, y, de paso, condenar para siempre a los perpetuadores de esta violencia. Padecer dolor y de ser exhibido sufriendo resultaba honroso para el mártir en función de que los verdugos eran sádicos y representaban una amenaza para el pueblo.

  • 47 La decisión de incluir la imagen del fusilamiento en la novela de Mateos pudo haber respondido a la (...)

35Miranda dedicó un par de dibujos para narrar el desenlace del Segundo Imperio, lo que llama la atención, es que no se ocupó del fusilamiento de Maximiliano como lo hizo G.G. Dante, y parece que no lo hizo, para no darle un aura de mártir, al menos no lo sería desde el liberalismo triunfante47. Para Riva Palacio, Payno, Mateos, y al parecer Miranda, los únicos que merecían esa condición fueron sólo los que habrían muerto por el liberalismo. El clímax de las litografías fue, en la mayoría de los casos, como hemos comentado, el asesinato que se padeció de manera injusta, por traición y de manera trágica.

  • 48 La cual parecía contrastar con lo que pasaba al exterior del teatro. El cual según Félix de Salm Sa (...)
  • 49 Ratz, K., “El proceso de Maximiliano…”, Op. Cit., p.134.

36Lo que tenemos en El libro rojo referente al Segundo Imperio y al emperador, es una narración escrita por Rafael Martínez de la Torre, acompañada de dos litografías de gran formato 45 x 34 cm a dos tintas. La primera, retrata el interrogatorio al que fueron sometidos los prisioneros, en el Teatro Iturbide, litografía caracterizada por la lúgubre atmósfera48. Los personajes que identificamos son el coronel Rafael Platón Sánchez, sentado, y el fiscal Manuel Azpíroz leyendo los cargos. Los procesados Miramón y Mejía escuchan atentamente sentados. El auditorio está en la semioscuridad, iluminado tan solo por las candilejas de petróleo en el borde del escenario y algunos candelabros en la mesa del tribunal, los cuales permiten distinguir las facciones de los acusados y de los fiscales. Se habían instalado bastidores adecuados para trasformar la escena en sala49.

  • 50 Islas García, L., Miramón, Op. Cit, p. 320.
  • 51 La enfermedad que presuntamente padecía era la disentería. Pero tampoco asistió al juicio por consi (...)

37Así fue como Miramón recordó ese momento en sus memorias: “en el pórtico nos pusieron en dos sillas ahí permanecimos; Mejía hasta las tres en que su abogado tomó la defensa; yo hasta las cuatro en que los míos tomaron la palabra y para lo cual me hicieron entrar y sentarme en un banco sin respaldo”50. El archiduque no se encuentra, pues como ya se ha comentado, alegó estar enfermo51, de manera que todas las diligencias de su caso se llevaron a cabo en su celda de las Capuchinas, lo que sí observamos en esta imagen es el banco vacío entre Miramón y Mejía.

Imagen 2. Miramón y Mejía

Imagen 2. Miramón y Mejía

Fuente: Riva Palacio, Vicente & Payno, Manuel, El libro rojo, Díaz León y White, México, 1870.

  • 52 La decisión de que este abogado escribiera el apartado correspondiente a Maximiliano en El libro ro (...)

38En la segunda litografía se confirma la indisponibilidad física del archiduque al presentarlo en bata, pero no se olvida su deseo de arraigarse a las costumbres nacionales al incluir su zarape colgado en una de las paredes. Maximiliano recibe en su cuarto de la prisión de las Capuchinas a sus abogados, Mariano Riva Palacio, Rafael Martínez de la Torre52, (primer plano) Eulalio Ortega y Jesús María Vázquez (segundo plano). Su celda, austera fue:

  • 53 Martínez de la Torre, Rafael, “Maximiliano”, en Riva Palacio, Vicente & Payno, Manuel, El libro roj (...)

como todas las habitaciones de quienes hacen solemne voto de pobreza aquella celda tenía que ser histórica. […] Aquella celda santificada tal vez por años atrás por la vida pura de una mujer santa, iba a ser la capilla donde depositara sus últimas oraciones el descendiente de muchos reyes, el hermano del emperador de Austria, el hijo del archiduque Francisco Carlos José53.

39Como se ha mencionado en la parte en que revisamos del juicio, los cuatro abogados y su defendido estuvieron juntos en la prisión de las Capuchinas entre el 5 y 6 de junio, antes de que Riva Palacio y Martínez de la Torre se dirigieran hacia San Luis Potosí. La estrategia, también comentada, fue que partirían a aquella localidad para establecer un diálogo directo con el gobierno republicano, pero ¿qué otras decisiones tomaron? ¿qué más acordaron? Martínez de la Torre reproduce en su texto de El libro rojo la conversación establecida en la litografía. Maximiliano les pide:

  • 54 Martínez de la Torre, R., “Maximiliano”, Op. Cit., p. 462.

Tomad los decretos del periodo de mi gobierno, (decía el archiduque en las instrucciones verbales que nos dio); leedlos y su lectura será mi defensa. Mi intención ha sido recta, y el mejor intérprete de mis actos todos, es el conjunto de mis diversas órdenes para no derramar la sangre mexicana. […] Decidle al presidente Juárez que me otorgue una entrevista que creo provechosa para la paz de la república y para su porvenir54.

  • 55 Martínez de la Torre, R., “Maximiliano”, Op. Cit., p. 468.

40Entrevista que también fue negada, así como la petición de conservar la vida de Miramón y Mejía a cambio de ser la única víctima. Riva Palacio y Martínez de la Torre remitieron un telegrama a la víspera del fusilamiento a sus colegas en Querétaro. “Todo ha sido estéril. Lo sentimos en el alma, y suplicamos al señor Magnus presente a nuestro defendido este sentimiento de profunda pena”55.

  • 56 Payno, Manuel, Compendio de la historia de México, para uso de los establecimientos de instrucción (...)

41En el apartado dedicado a Maximiliano en El libro rojo es notoria la simpatía que sentía Martínez de la Torre por su defendido, causándole mayor aflicción los sentimientos que guardaría el príncipe al saberse condenado y no tener a ningún familiar a su lado. Manuel Payno parecía no compartir la misma empatía hacia el extinto emperador, en otro texto de historia de la época, Compendio de la historia de México (1870) lo calificó como “dilapidador” y justificó su muerte como un mensaje “del poder y la fuerza de los que tuvieron una voluntad inflexible para salvar la Republica”56. Los abogados que llevaron el proceso pudieron tener alegatos jurídicos a su favor, sin embargo, se toparon con esa inflexibilidad a la que hacía mención Payno, reconocida incluso por el propio Juárez.

Imagen 3. Maximiliano

Imagen 3. Maximiliano

Fuente: Riva Palacio, Vicente & Payno, Manuel, El libro rojo, Díaz León y White, México, 1870.

  • 57 Rivera, Agustín, Anales mexicanos. La Reforma y el Segundo Imperio, UNAM, México, 1994, p. 337.

42Al cumplir ustedes el cargo de defensores, han padecido mucho la inflexibilidad del gobierno. Hoy no pueden comprender la necesidad de ella, ni la justicia que la apoya. Al tiempo está reservado apreciarla. La ley y la sentencia son en el momento inexorables, porque así lo exige la salud pública. Ella también puede aconsejarnos la economía de sangre, y esto será el mayor placer de mi vida57.

  • 58 Otros signos de compasión hacia los finados de parte del gobierno fueron los siguientes. El gobiern (...)

43El presidente esperaba que con la sentencia terminara el drama, el sufrimiento y más derramamiento de sangre por pasiones políticas. A pesar de su “inflexibilidad” parece que al final sí tuvo un grano de sentimiento por aquella muerte. Maximiliano, según nos cuenta Martínez de la Torre, pidió al licenciado Vázquez que cuando el presidente pasara por Querétaro le expresara que se iba del mundo sin resentimiento alguno. El presidente contestó manifestando toda la pena que había tenido que aplicar la inflexible ley por la paz de la república58.

44El mensaje que está implícito en las dos litografías de El libro rojo fue que los reos fueron sujetos a un juicio justo, y que Maximiliano contó con los mejores defensores, quienes hicieron todo lo que estuvo en sus manos para lograr liberarlo, sin tener el éxito por ellos deseado. El fusilamiento no fue un acto de venganza, ni mucho menos una actitud calculada, sino que estaba enmarcada en leyes y procedimientos jurídicos, sostén que desde ese momento y para siempre tenía que garantizar y defender la república.

Conclusiones

45Podemos decir que la exaltación patriótica y republicana a través de la literatura y sus expresiones litográficas fueron parte de un largo proceso en la formación de la identidad y la memoria nacional, cuyo clímax se presentó justo después del triple fusilamiento en el cerro de las campanas. La narración de las épicas y la consolidación de la memoria colectiva tuvo una respuesta eficaz en estos medios, pues ejercicios como la lectura en voz alta reunía a los menos privilegiados y a los niños, y de alguna manera eran educados y adoctrinados en el liberalismo.

  • 59 Argudín, María Luna, “La escritura de la historia y la tradición retórica (1834-1885)”, en Ruedas d (...)

46Con la litografía el asunto era relativamente más sencillo, pues bastaba echar un vistazo para penetrar en el imaginario de los artistas y no mostrarse indiferente ante las situaciones narradas. Las representaciones visuales que corresponden a la literatura sobre el juicio y posterior ejecución de Maximiliano reflejan un castigo justo para los que se entrometieron en un país soberano; fomentan la solidaridad con aquellos con los que se tenía una deuda histórica (en particular las víctimas y los héroes en la lucha contra la intervención y el imperio). Evitan presentar algún indicio explícito de violencia, expresión visual, que paradójicamente sólo se utilizó para retratar a los héroes de la república, pero como quedó asentado en el desarrollo de este trabajo para señalar el grado de degradación de los victimarios, cuyos simpatizantes quedaron deslumbrados por la pompa y parafernalia que significaba un imperio. De ahí la necesidad de desterrar de una vez y para siempre esos valores encarnados en las tres personalidades sacrificadas en Querétaro, y que, dicho sea de paso, contaron con un juicio, al que no pudieron acceder los sacrificados por la reacción, y ese juicio estuvo sustentado “en nombre de la lealtad a la causa política y de la nación”59.

47Las litografías, confirman por otra parte, un reflejo de valores comunes al republicanismo: sobriedad, austeridad y justicia que pretendía transmitirse en la mayoría de los trabajos litográficos de Constantino Escalante, Santiago Hernández y Primitivo Miranda, entre otros, quienes siguieron enalteciendo los valores liberales en otros trabajos posteriores.

Fuentes digitalizadas

48Boletín del Archivo General de la Nación, Ciudad de México, n°8, 2021, pp. 195-198, disponible en: https://bagn.archivos.gob.mx/​index.php/​legajos/​issue/​view/​151

49Constitución de 1857 con sus adiciones y reformas hasta el año de 1901, disponible en: https://www.diputados.gob.mx/​biblioteca/​bibdig/​const_mex/​const_1857.pdf

50El Siglo Diez y Nueve, México, 21 abril 1868, p. 5, disponible en: https://hndm.iib.unam.mx/​consulta/​resultados/​visualizar/​558a3e1a7d1ed64f1716a1bc?resultado=10&tipo=pagina&intPagina=5&palabras=tabor

51Juárez, Benito, Manifiesto justificativo de los castigos nacionales en Querétaro, disponible en: https://www.diputados.gob.mx/​sedia/​biblio/​virtual/​bicentena/​fusil_max/​04_manif_jus.pdf

Inicio de página

Bibliografía

Argudín, María Luna, “La escritura de la historia y la tradición retórica (1834-1885)”, en Ruedas de la Serna, Jorge; Argudín, María Luna & Algaba, Leticia, La tradición retórica en la política y en la historia, Universidad Autónoma Metropolitana–Unidad Azcapotzalco/Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, México, 2004, pp. 31-106.

Basch, Samuel, Recuerdos de México, Editora Nacional, México, 1953. 479 p.

Del Llano Ibáñez, Ramón (comp.), Miradas sobre los últimos días de Maximiliano de Habsburgo en la afamada y levítica ciudad de Querétaro durante El sitio a las fuerzas del imperio en el año de 1867, Universidad Autónoma de Querétaro/Editorial Porrúa, México, 2009. 261 p.

García-Abásolo González, Antonio Francisco, “Marco europeo y español de la intervención tripartita en México”, en Gahete Jurado, Manuel & Fluxá, Ricardo Martí (Ed.), México y España, la mirada compartida de Antonio García Pérez, Fundación Iberdrola, Madrid, 2012, pp. 268-288.

Garrido del Toral, Andrés, A 150 años del sitio de Querétaro y el triunfo de la república, Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM)/Senado de la República, México, 2017. 443 p.

Gutiérrez Grajeda, Blanca, “Ciudad estrangulada. Querétaro 1867”, Revista Ciencia UAQ, Querétaro, número especial de ganadores del Premio Alejandrina, 2008, pp. 34-51. https://www.uaq.mx/investigacion/revista_ciencia@uaq/ArchivosPDF/v1-n1/CiudadEstrangulada.pdf

Hans, Albert, Querétaro. Memorias de un oficial al servicio del emperador Maximiliano, Editorial Jus, México, 1962. 207 p.

Islas García, Luis, Miramón. Caballero del infortunio, Editorial Jus, México, 1989. 420 p.

Johnson, Douglas, “La intervención francesa en México”, en Saber Ver. Lo contemporáneo del arte, México, n°13, 1993, pp. 10-51.

Martínez de la Torre, Rafael, “Maximiliano”, en Riva Palacio, Vicente & Payno, Manuel, El libro rojo, CONACULTA, México, 2006, pp. 442-475.

Mateos, Juan Antonio, El cerro de las campanas, Editorial Porrúa, México, 1976. 423 p.

Milán López, Juan Alfonso, “El discurso de las litografías que acompañaron a las novelas históricas de Mateos y Riva Palacio durante los primeros años de la República Restaurada (1868-1870)”, Historia Mexicana, México, vol. 72, n°1 (285), 2022, pp. 43-88. https://doi.org.10.24201/hm.v72i1.4486

Montemayor, Carlos, “Prólogo”, en Riva Palacio, Vicente & Payno, Manuel Payno, El libro rojo, CONACULTA, México, 2006, pp. 9-18.

Moreno Flores, Alfredo, “Los otros héroes… el soldado de a pie en El cerro de las campanas”, Fuentes Humanísticas, México, vol. 20, n° 37, 2008, pp. 141-160. http://revistastmp.azc.uam.mx/fuenteshumanisticas/index.php/rfh/article/view/274/263

Moreno, Daniel, El sitio de Querétaro según protagonistas y testigos, México, Editorial Porrúa, 1967. 291p.

Payno, Manuel, Compendio de la historia de México, para uso de los establecimientos de instrucción pública de la República Mexicana, Imprenta de F. Díaz y León, México, 1886. 410 p.

Portail, Anne Marie, La opinión sobre Juárez en la prensa europea, Secretaría de Relaciones Exteriores, México, 1994. 65 p.

Quirarte, Martín, Historiografía sobre el imperio de Maximiliano, Universidad Nacional Autónoma de México, México, 1996. 263 p.

Ratz, Konrad, “Nuevas investigaciones en torno a la estancia de Maximiliano en Querétaro”, en Galeana, Patricia (comp.), La definición del Estado Mexicano, Archivo General de la Nación, México, 1999, pp. 507-536.

Ratz, Konrad, Querétaro: fin del segundo imperio mexicano, CONACULTA, México, 2005. 419 p.

Ratz, Konrad, “El proceso de Maximiliano en el teatro de la República”, en Memorias. Maximiliano en México y la resistencia de la república. A 150 años de la llegada de Maximiliano a México, Instituto Queretano de Cultura, Querétaro, 2015, pp. 125-147.

Rivera Agustín, Anales mexicanos. La Reforma y el Segundo Imperio, Universidad Nacional Autónoma de México, México, 1994. 381 p.

Salm Salm, Félix, Mis memorias sobre Querétaro y Maximiliano, Tomas F. Neve, México, 1869. 208 p.

Suárez de la Torre, Laura, “La producción de libros, revistas, periódicos y folletos en el siglo XIX”, en Clark de Lara, Belén & Speckman, Elisa (coord.), La república de las letras. Asomos a la cultura escrita del México decimonónico. Publicaciones periódicas y otros impresos, vol. II, Universidad Nacional Autónoma de México, México, 2005, pp. 9-28.

Inicio de página

Notas

1 El emperador, además, estaba seguro de que la Guerra de Secesión norteamericana duraría mucho tiempo, lo que impediría a esa nación protestar o ayudar activamente el gobierno mexicano encabezado por Juárez. Véase, Johnson, Douglas, “La intervención francesa en México”, en Saber Ver. Lo contemporáneo del arte, México, núm. 13, 1993, p. 15.

2 Portail, Anne Marie, La opinión sobre Juárez en la prensa europea, Secretaría de Relaciones Exteriores, México, 1994, p. 26.

3 La designación de Maximiliano también puede entenderse en el contexto europeo, ya que Napoleón deseaba establecer una alianza franco-prusiana que acelerara la independencia de Italia. Véase García-Abásolo González, Antonio Francisco, “Marco europeo y español de la intervención tripartita en México”, en Gahete Jurado, Manuel & Fluxá, Ricardo Martí (Ed.), México y España, la mirada compartida de Antonio García Pérez, Fundación Iberdrola, Madrid, 2012, p. 275.

4 Ratz, Konrad, Querétaro: fin del segundo imperio mexicano, CONACULTA, México, 2005, p. 59.

5 Se ha debatido mucho si Márquez tenía órdenes para volver a Querétaro. En sus memorias, el general repitió en varias ocasiones que no recibió una orden escrita al respecto. Konrad Ratz por su parte, argumenta que Maximiliano, carente de verdadera experiencia militar, solo dio “instrucciones verbales muy vagas, en forma de expectaciones”. Véase Ratz, Konrad, “Nuevas investigaciones en torno a la estancia de Maximiliano en Querétaro”, en Galeana, Patricia (comp.) La definición del Estado Mexicano, AGN, México, 1999, p. 517.

6 También ha sido motivo de polémica si López actuó solo o con la venia de Maximiliano. Los protagonistas que lo acusaron sostenían como prueba que no fue juzgado ni detenido por los republicanos; quienes alegaron en su defensa que el emperador jamás se pronunció en su contra. Sea como fuere, Blanca Gutiérrez Grajeda, señala que la caída de Querétaro se debió a una concatenación de errores de los sitiados, más allá de la operación de López: no acopiar víveres, forrajes, ni armamentos, “lo que facilitó el estrangulamiento de la ciudad y su aislamiento casi absoluto”. Véase Gutiérrez Grajeda, Blanca, “Ciudad estrangulada. Querétaro 1867”, Revista Ciencia UAQ, Querétaro, número especial de ganadores del Premio Alejandrina, 2008, p. 49.

7 A los prisioneros se les pudo fusilar de inmediato por haberlos cogido con las armas en la mano conforme a la Ley del 25 de enero de 1862 que en su artículo 28 decía: “los reos que sean cogidos in fraganti delito en cualquiera acción de guerra, o que hayan cometido en lo especificados en el artículo anterior, serán identificadas sus personas y ejecutados acto continuo”. Bajo esta premisa fue ejecutado el general Ramón Méndez el 19 de mayo. Luis Islas García comenta que Escobedo, no actuó de la misma forma con los principales reos porque “superaban por mucho los marcos de su jurisdicción, y no quiso obrar sin consultar al gobierno, este por su parte, “ha querido que haya juicio formal en que se hagan constar los cargos y las defensas de los reos. Así se alejará toda imputación de precipitación y encono que la mala fe quiera atribuirle”. Islas García, Luis, Miramón. Caballero del infortunio, Editorial Jus, México, 1989, p. 305.

8 Constitución de 1857 con sus adiciones y reformas hasta el año de 1901, disponible en: https://www.diputados.gob.mx/biblioteca/bibdig/const_mex/const_1857.pdf, p. 168.

9 Ratz, K., Querétaro, Op. Cit., p. 248.

10 Moreno, Daniel, El sitio de Querétaro según protagonistas y testigos, México, Editorial Porrúa, 1967, p. 283.

11 Constitución de 1857 con sus adicciones y reformas hasta el año de 1901, disponible en: https://www.diputados.gob.mx/biblioteca/bibdig/const_mex/const_1857.pdf, p. 165.

12 Basch, Samuel, Recuerdos de México, Editora Nacional, México, 1953, p. 269.

13 Para el archiduque los cargos que se imputaban eran de tipo civil y no militar, por lo que calificó al tribunal militar como incompetente para juzgarlo. “Además, argumentaba que tanto su título anterior en México como su título de Archiduque de Austria le conferían privilegios que el tribunal militar debía honrar, sin importar que hubiera abdicado en mayo de 1867, tras su captura. Véase Sweeney, Lean, “Sobre su cadáver: diplomacia entre México y Estados Unidos, y la ejecución de Maximiliano de Habsburgo en México, 19 de junio de 1867”, Historia Mexicana, México, vol. 68, n°4 (272), 2019, pp. 1651-1652.

14 1.- Instrumento de la Intervención Francesa, 2.- Usurpó el título de Emperador, 3.- Se arrogó los derechos de un pueblo soberano y libre, 4.- Dispuso por las armas de los intereses, derechos y vidas de todos los mexicanos, 5.- Llevó una guerra injusta al lado de los franceses, 6.- Mandó reclutar cuerpos de voluntarios extranjeros, 7.- Promulgó el decreto del 3 de octubre de 1865 y mandó ejecutarlo, 8.- Declaró un manifiesto el 2 de octubre que ponía fuera de la ley a las fuerzas republicanas, 9.- Condujo la guerra incluso cuando se retiraron los franceses, 10.- Agravó el crimen de la usurpación decretando que en caso de ser capturado se publicara su abdicación, 11.- Reclamó delante del consejo de guerra que se le tratara como un jefe de Estado, 12.- Se negó a reconocer la ley del 25 de enero de 1862 y la competencia del consejo de guerra, 13.- Despreció la autoridad del consejo de guerra y se negó a contestar las preguntas del fiscal.

15 “Mejía afirmó que el gobierno republicano lo puso fuera de la ley y que por tanto no tenía más que hacer la guerra, sin embargo, de lo cual, al principio de la Intervención no tomó parte con los franceses; afirmando que si no había reconocido al gobierno liberal era porque no se había [el gobierno liberal] establecido bien en el país. Miramón “preparaba el terreno para que su defensor opusiera la declinatoria de la jurisdicción militar, para lo cual agregó que cuando se promulgó la Constitución de 1857, y a su amparo se estableció el gobierno, él no pudo contraer responsabilidad alguna por tener perdido su empleo y grado en el ejército”. Véase Garrido del Toral, Andrés, A 150 años del sitio de Querétaro y el triunfo de la república, INEHRM/Senado de la República, México, 2017, pp. 314-315.

16 Ratz, Konrad, “El proceso de Maximiliano en el teatro de la República”, en Memorias. Maximiliano en México y la resistencia de la república. A 150 años de la llegada de Maximiliano a México, Instituto Queretano de Cultura, Querétaro, 2015, p. 130.

17 Escobedo, receloso de los extranjeros que estaban llegando a Querétaro incidieran en el juicio, no tuvo miramientos con ninguno y los expulsó de la ciudad hacia el 7 de junio a vísperas de celebrarse el proceso.

18 Algunos días después llegó Curtopassi, el barón Lago y Schmit von Tavera.

19 Para Ratz esta negativa también pudo estar sustentada en el deseo de que el gobierno no deseaba que un prestigioso abogado identificado con la causa liberal y exministro republicano, Mariano Riva Palacio, participara de los debates del juicio en Querétaro. Véase Ratz, K., “El proceso de Maximiliano”, Op. Cit., p. 132.

20 Como una estrategia de dilación, el gobierno respondió: “no es posible resolver sobre una solicitud de indulto, antes de saber si el procesado ha sido condenado en el juicio”. Véase Moreno, D., El sitio de Querétaro, Op. Cit., p. 217.

21 Basch, S., Recuerdos de México, Op. Cit., p. 287.

22 Los vocales fueron los capitanes José Vicente Ramírez, Emilio Lojero, Ignacio Jurado, Juan Rueda y Auza, José C. Verástegui y Lucas Villagrana. Ninguno de ellos pasaba los veinticinco años, ¿por qué vocales tan jóvenes? Juan Antonio Mateos, cuya perspectiva fue liberal y republicana reflexionó así sobre esta situación: “Era la juventud juzgando al pasado, era la generación nueva consumando el pensamiento capital del siglo”. Véase Mateos, Juan Antonio, El cerro de las campanas, Editorial Porrúa, México, 1976, p. 403.

23 Salm Salm, Félix, Mis memorias sobre Querétaro y Maximiliano, Tomas F. Neve, México, 1869, p. 234.

24 Hans, Albert, Querétaro. Memorias de un oficial al servicio del emperador Maximiliano, Editorial Jus, México, 1962, pp. 189-190.

25 Ratz, K., Querétaro, Op. Cit., p. 285.

26 Admitió no haber desertado de las filas imperiales por respeto a su honor militar, convencido como dijo de estarlo, de que el imperio no contaba con el consentimiento de la nación. Véase Quirarte, Martín, Historiografía sobre el imperio de Maximiliano, UNAM, México, 1996, p. 56.

27 Mariano Escobedo era consciente de esta situación, así que la noche previa a la ejecución ofreció a Mejía una escolta para poder escapar a la Sierra Gorda. Mejía, leal al emperador y a su compañero de infortunio se negó a la proposición de Escobedo. Véase Del Llano Ibáñez, Ramón (comp.) Miradas sobre los últimos días de Maximiliano de Habsburgo en la afamada y levítica ciudad de Querétaro durante El sitio a las fuerzas del imperio en el año de 1867, Universidad Autónoma de Querétaro/Editorial Porrúa, México, 2009, pp. 187-192.

28 En aquella ciudad la princesa Salm Salm no permaneció quieta, pues se entrevistó en un par de ocasiones con el presidente Juárez, una de ellas, según cuenta en sus memorias, fue bastante dramática, pues se arrodilló frente al Primer Magistrado para pedir clemencia por la vida del archiduque. El presidente, conmovido, dijo: “Me causa un verdadero dolor señora verla así de rodillas; más, aunque todos los reyes y todas las reinas estuvieran en vuestro lugar no podría perdonarle la vida. No soy yo quien se la quito; es el pueblo y la ley que piden su muerte si yo no lo hiciese la voluntad del pueblo, entonces ése le quitaría la vida a él, y aún pediría la mía también”, Moreno, D., El sitio de Querétaro, Op. Cit., p. 164.

29 Alegaron nuevas irregularidades en la sustanciación del proceso durante la suspensión de la sesión, no sólo las nuevos documentos y cargos del fiscal, sino la intromisión del licenciado Escoto en el pedimento de Azpíroz.

30 A Maximiliano se le encontró culpable de los delitos contra la nación y el derecho de gentes expresados en las fracciones segunda, tercera, cuarta y quinta del artículo primero y quinta de la Ley del 25 de enero de 1862, mientras que a Miramón y Mejía por haber sido cogidos in fraganti en la acción de guerra del 15 de mayo de 1867 en Querétaro cuyo caso fue el artículo 28 de la referida ley.

31 Moreno, D., El sitio de Querétaro, Op. Cit., p. 228.

32 El Siglo Diez y Nueve, México, 21 abril 1868, p. 5, disponible en: https://hndm.iib.unam.mx/consulta/resultados/visualizar/558a3e1a7d1ed64f1716a1bc?resultado=10&tipo=pagina&intPagina=5&palabras=tabor

33 Moreno Flores, Alfredo, “Los otros héroes… el soldado de a pie en El cerro de las campanas”, Fuentes Humanísticas, México, vol. 20, n° 37, 2008, p. 153.

34 Mateos, J. A., El cerro de las campanas, Op. Cit., p. 147.

35 La aparición de este artista en sustitución de Escalante puede obedecer a que este último murió en 1868, justo en la época que aparecían las entregas de la novela.

36 Es importante comentar que el tema del fusilamiento de Maximiliano fue abordado profusamente por el artista impresionista francés Édouard Manet, quien realizó cuatro diferentes versiones del hecho (tres pinturas y una litografía) en todas ellas se observa un solo pelotón para fusilar a los tres reos. En lo que respecta a las pinturas sobre la ejecución, hechas por mexicanos, podemos señalar la similitud entre el trabajo de Dante y la pintura Fusilamiento de Maximiliano de Francisco de Paula Mendoza, realizada en 1890.

37 Mateos, J. A., El cerro de las campanas, Op. Cit., p. 420.

38 Milán López, Juan Alfonso, “El discurso de las litografías que acompañaron a las novelas históricas de Mateos y Riva Palacio durante los primeros años de la República Restaurada (1868-1870)”, Historia Mexicana, México, vol. 72, n°1 (285), 2022, p. 60.

39 Mateos, J. A., El cerro de las campanas, Op. Cit., p. 413.

40 Juárez, Benito, Manifiesto justificativo de los castigos nacionales en Querétaro, p. 59, disponible en: https://www.diputados.gob.mx/sedia/biblio/virtual/bicentena/fusil_max/04_manif_jus.pdf

41 Mateos, J. A., El cerro de las campanas, Op. Cit., p. 413. Cursivas en el original.

42 Mateos, J. A., El cerro de las campanas, Op. Cit., p. 413.

43 Además de coordinar la obra colaboran con la escritura de la mayoría de los textos, participó además Juan Antonio Mateos con cuatro relatos y el abogado de Maximiliano, Rafael Martínez de la Torre con uno.

44 Montemayor, Carlos, “Prologo”, en Riva Palacio, Vicente & Payno, Manuel, El libro rojo, CONACULTA, México, 2006, p. 11.

45 Suárez de la Torre, Laura, “La producción de libros, revistas, periódicos y folletos en el siglo XIX”, en (coords.), Clark de Lara Belén y Speckman, Elisa, La república de las letras. Asomos a la cultura escrita del México decimonónico. Publicaciones periódicas y otros impresos, vol. II, UNAM, México, 2005, p. 19.

46 Boletín del Archivo General de la Nación, México, n°8, 2021, pp. 195-198.

47 La decisión de incluir la imagen del fusilamiento en la novela de Mateos pudo haber respondido a la necesidad de exponer los hechos en el contexto temporal, es decir, el acontecimiento era muy reciente todavía; además, su inclusión tuvo que ver con el propio título del texto, de manera que presentar esta escena era hasta cierto punto necesario. Lo que hay que puntualizar es que se retrata el momento previo a la descarga, no se dibujó una imagen que aludiera a los despojos físicos de los sentenciados, dinámica a la que sí recurre El libro rojo en la mayoría de sus ilustraciones.

48 La cual parecía contrastar con lo que pasaba al exterior del teatro. El cual según Félix de Salm Salm “estaba adornado con banderas republicanas, y brillantemente iluminado como en cualquier otra representación”. Mientras que Basch afirmó que afuera de este se tocaba música militar. Véase Salm Salm, F., Mis recuerdos, Op. Cit., p. 234 y Basch, S., Recuerdos de México, Op. Cit., p. 288.

49 Ratz, K., “El proceso de Maximiliano…”, Op. Cit., p.134.

50 Islas García, L., Miramón, Op. Cit, p. 320.

51 La enfermedad que presuntamente padecía era la disentería. Pero tampoco asistió al juicio por considerarlo una afrenta a su dignidad. Véase Basch, S., Recuerdos de México, Op. Cit., pp.287-288.

52 La decisión de que este abogado escribiera el apartado correspondiente a Maximiliano en El libro rojo fue, según Carlos Montemayor, un deseo de Payno y Riva Palacio para “dejar hablar a los vencidos”, sentencia, además, que éste es el artículo está escrito con menos destreza. Montemayor, C., “Prólogo”, Op. Cit., p. 14.

53 Martínez de la Torre, Rafael, “Maximiliano”, en Riva Palacio, Vicente & Payno, Manuel, El libro rojo, CONACULTA, México, 2006, pp. 460-461.

54 Martínez de la Torre, R., “Maximiliano”, Op. Cit., p. 462.

55 Martínez de la Torre, R., “Maximiliano”, Op. Cit., p. 468.

56 Payno, Manuel, Compendio de la historia de México, para uso de los establecimientos de instrucción pública de la República Mexicana, Imprenta de F. Díaz y León, México, 1886, p. 228.

57 Rivera, Agustín, Anales mexicanos. La Reforma y el Segundo Imperio, UNAM, México, 1994, p. 337.

58 Otros signos de compasión hacia los finados de parte del gobierno fueron los siguientes. El gobierno costeó los embalsamamientos de los cadáveres de Maximiliano y Miramón. El de Mejía corrió por cuenta de Escobedo, siendo esta una forma de agradecer al general otomí por haberle permitido escapar de su cautiverio. La viuda de Mejía no contaba con los recursos para sepultar a su marido por lo que mantuvo su cadáver varios meses en su casa. Konrad Ratz deduce que la tumba en el panteón de San Fernando donde finalmente fue llevado el cuerpo de Mejía fue pagada por el gobierno juarista. Ratz, K., Querétaro, Op. Cit., p. 350.

59 Argudín, María Luna, “La escritura de la historia y la tradición retórica (1834-1885)”, en Ruedas de la Serna, Jorge; Argudín, María Luna & Algaba, Leticia, La tradición retórica en la política y en la historia, Universidad Autónoma Metropolitana–Unidad Azcapotzalco/Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, México, 2004, p. 86.

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Título Imagen 1. El cerro de las campanas, 1868
Leyenda Fuente: Mateos, Juan Antonio, El cerro de las campanas. Memorias de un guerrillero, Ignacio Cumplido, México, 1868.
URL http://journals.openedition.org/rhj/docannexe/image/9660/img-1.png
Ficheros image/png, 511k
Título Imagen 2. Miramón y Mejía
Leyenda Fuente: Riva Palacio, Vicente & Payno, Manuel, El libro rojo, Díaz León y White, México, 1870.
URL http://journals.openedition.org/rhj/docannexe/image/9660/img-2.png
Ficheros image/png, 499k
Título Imagen 3. Maximiliano
Leyenda Fuente: Riva Palacio, Vicente & Payno, Manuel, El libro rojo, Díaz León y White, México, 1870.
URL http://journals.openedition.org/rhj/docannexe/image/9660/img-3.png
Ficheros image/png, 615k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Juan Alfonso Milán López, « Proceso, sentencia y ejecución. La narración litográfica del juicio de Maximiliano de Habsburgo y sus generales Miramón y Mejía », Revista Historia y Justicia [En línea], 19 | 2022, Publicado el 29 diciembre 2022, consultado el 13 junio 2024. URL : http://journals.openedition.org/rhj/9660 ; DOI : https://doi.org/10.4000/rhj.9660

Inicio de página

Autor

Juan Alfonso Milán López

Doctor en Historiografía por la Universidad Autónoma Metropolitana – Unidad Azcapotzalco, México. Actualmente es profesor investigador de tiempo completo en el Instituto de Ciencias Sociales e Históricas “Alfonso Vélez Pliego” de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, México. Correo electrónico: amilan28[at]hotmail.com

El presente texto es una derivación de mi tesis de doctorado, Identidad, imaginarios y memoria en las representaciones visuales sobre la Intervención Francesa y el Segundo. Imperio: un estudio comparativo, 1862-1906.

Inicio de página

Derechos de autor

Salvo indicación contraria, el texto y otros elementos (ilustraciones, archivos adicionales importados) son "Todos los derechos reservados".

Inicio de página
  • Logo Erih+
  • Logo ACTO Editores Ltda
  • Logo Grupo de Estudios Historia y Justicia
  • OpenEdition Journals
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search