Navegación – Mapa del sitio

InicioNuméros19ReseñasMartha Santillán Esqueda, Mujeres...

Reseñas

Martha Santillán Esqueda, Mujeres criminales. Entre la Ley y la justicia

Ciudad de México, Crítica, 2021, 299 p.
Lisette Griselda Rivera Reynaldos
Referencia(s):

Martha Santillán Esqueda, Mujeres criminales. Entre la Ley y la justicia, Ciudad de México, Crítica, 2021, 299 p p.

Entradas del índice

Palabras claves :

mujeres, criminalidad, México, s. 20
Inicio de página

Texto completo

1La criminalidad femenina ha sido objeto del interés de investigadoras e investigadores dedicados al análisis histórico de la delincuencia y la justicia penal en México desde hace algunas pocas décadas. Sin embargo, la primera mitad del siglo XX no cuenta aún con muchas contribuciones a la historiografía, que nos permitan tener un conocimiento de larga duración del fenómeno al sumarse a estudios que se han realizado para la segunda mitad del siglo XIX y primera década del XX. Martha Santillán es la historiadora que más ha abrevado en dicho periodo, constituyéndose en una reconocida especialista del tema. En su nuevo libro, recorre de nueva cuenta las sendas de la historia de la criminalidad y las mujeres en la Ciudad de México, con base en un ejercicio de selección de cuatro casos que sirven al propósito de ilustrar la condición social, cultural y jurídica femenina. Martha nos explica en su introducción cómo recuperó de sus penosas condiciones estos expedientes judiciales en el Tribunal Superior de Justicia del Archivo General de la Nación, que luego pudo entrecruzar con referencias de la nota roja de la prensa capitalina y con fichas carcelarias procedentes del Archivo Histórico de la Ciudad.

2A lo largo de cuatro capítulos –uno por cada delito–, la autora nos sumerge en las problemáticas y la cotidianidad de cinco mujeres: Clementina Michauss, María Antonieta Ramírez, Amelia Sánchez, Teresa Fernández y Carmen Mejía, sometidas a proceso penal por los delitos de homicidio (las dos primeras), aborto (la tercera y cuarta), y robo y homicidio (la última). A través de las atribulaciones de estas mujeres, de distinta procedencia social, pero todas sujetas a las limitaciones de una sociedad patriarcal y conservadora, la autora nos va sumergiendo en el contexto cultural, social, económico y jurídico del México posrevolucionario, particularmente de las décadas de 1930 y 1940. Sobre todo, podemos acercarnos a las construcciones identitarias de género que permearon el enfrentamiento de estas mujeres criminales con la justicia, para darnos cuenta de que el proceso modernizador que vivía el país no alcanzó el ámbito ideológico.

3Valores como la virginidad, la sumisión femenina a la autoridad masculina, la obediencia, la domesticidad, el apego a la maternidad, entre otros, están presentes en todos los casos que la autora analiza, incluyendo otros más de los que va dejando constancia para reafirmar sus reflexiones. Pero también lo está la violencia, que se nos desvela en relación con las protagonistas del libro, tanto en su calidad de victimarias como en la de víctimas. Violencia física, sexual, moral y lo que hoy identificamos como violencia psicológica atraviesa la vida de estas mujeres, como la de muchas otras de la época. Harta de los continuos maltratos y temerosa por su vida, Clementina Michauss, protagonista del primer capítulo, asesinó a su violento cónyuge, el doctor Manuel de la Rosa, convirtiéndose en una de las pocas mujeres que cometieron homicidios. Alrededor de este proceso, la autora nos va desvelando la relación estadística y conductual de las mujeres con el homicidio, así como la concepción de la familia posrevolucionaria, la dinámica de las relaciones de pareja, la violencia doméstica, etc. Todo aderezado con las imágenes y representaciones al respecto provenientes de materiales de consumo cultural, como el cine y la literatura, y con el discurso científico emanando de la criminología, la medicina y el derecho. Esta dinámica narrativa, donde el relato proveniente de los procesos penales se va enriqueciendo con fuentes diversas que nos van dando una comprensión amplia de las diversas problemáticas sociales a las cuales se enfrentaron las mujeres, se continúa en cada uno de los capítulos.

4Así, en el segundo capítulo conocemos a María Antonieta Ramírez, quien en 1934 fue detenida por asesinar a su medio hermano debido a que él la había violado y la hostigaba continuamente para que vivieran juntos como pareja. Aquí la violencia sexual, el incesto, el estigma social en torno a la pérdida de la castidad y el silencio social y familiar ante la violación son el motivo de análisis, que lleva finalmente a enfrentarnos a la vulnerabilidad femenina –pasada y presente– ante estos males sociales.

5La cuestión de la honra sexual es retomada en el siguiente capítulo, que toca un caso que, como la autora señala, fue sui generis en el periodo: el de una redada que se practicó en un consultorio ginecológico donde presuntamente se practicaban abortos clandestinos. Junto con el médico, veinte mujeres fueron detenidas e inmediatamente denostadas y exhibidas por la prensa, aún sin tener conocimiento pleno de los hechos, por su supuesto repudio a la sagrada función de la maternidad. A final de cuentas sólo dos de ellas fueron sometidas a proceso al comprobarse que las demás no estaban en el consultorio para abortar: Amelia Sánchez y Teresa Fernández, una cuyo embarazo ponía en grave riesgo su vida debido a sus problemas de salud y la otra que había sido violada.

6Como deja en claro Martha Santillán, lo importante en los casos expuestos a lo largo del libro no es si las mujeres eran culpables o no, o qué paso con ellas después (por mucho que nos interesara saberlo), sino todos los entresijos judiciales, los argumentos donde se rescatan las propias voces de las acusadas y el marco legal y social que les tocó enfrentar, todo lo cual permite conocer la realidad cotidiana en que se movieron, y cómo la entendían y encaraban. El tema central del tercer capítulo, el aborto, desde luego nos conduce a debates de plena actualidad con lo que podemos apreciar lo mucho que se ha tardado en avanzar al respecto desde 1940 a la fecha. Y allí radica una de las mayores contribuciones del libro de Martha Santillán: en las líneas que teje constantemente entre pasado y presente, relacionando la situación de nuestras antepasadas con la nuestra, y resaltando las deudas que aún tenemos como sociedad para lograr una relación de género equitativa, donde los derechos de las mujeres no sean vulnerados y las leyes realmente nos protejan y juzguen con equidad.

7El último capítulo aborda a una criminal aparentemente atípica, pues no cometió un homicidio “reactivo” o planeado en complicidad con un varón como solían hacer las mujeres involucradas en este tipo de delito, sino que presuntamente mató a golpes con un tubo al dueño de una cantina para robarle. Carmen Mejía reconoció el robo, pero siempre negó el asesinato; sin embargo su proceso sirve a la autora también para hablarnos de la corrupción, intimidación y violencia ejercida por las autoridades policiacas en sus investigaciones, de la que no escaparon las mujeres, y menos las consideradas “fatales”, como Carmen, que desde el principio fue señalada por ser una fémina atractiva, enérgica, avispada y firme, lo cual actuó en su contra, dado que no se apegó a los roles y valores tradicionalmente atribuidos al género femenino.

8En palabras de Santillán, “la delincuencia femenina –como toda acción social– debe entenderse, por un lado, de acuerdo con los marcos socioeconómicos a partir de los cuales toda persona se desenvuelve y, por el otro, de acuerdo con el papel que socialmente se espera que desempeñe en función de los esquemas de género imperantes a partir de los cuales los sujetos configuran sus identidades y, en consecuencia, orientan sus acciones” (p. 236).

9Debo decir, por último, que Mujeres criminales. Entre la ley y la justicia es un libro que no sólo abona al entendimiento de la historia de la delincuencia desde la perspectiva de género en un periodo poco acometido bajo esa luz, sino que también incita, que despierta conciencias y alerta. En este sentido cumple el objetivo de hacernos reflexionar, de inquietarnos y cuestionarnos sobre todos los pendientes en cuanto a políticas públicas, adecuación de leyes o generación de otras nuevas y, desde luego, transformaciones de mentalidad y de modelos conductivos. El apéndice final sobre el desarrollo de los derechos de las mujeres en México redondea aún más dichas reflexiones. Creo que, por ello, Martha Santillán cumple perfectamente la máxima de que el conocimiento histórico debe contribuir a la comprensión de hechos y fenómenos del presente, con el fin de avanzar hacia un mejor futuro.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Lisette Griselda Rivera Reynaldos, « Martha Santillán Esqueda, Mujeres criminales. Entre la Ley y la justicia », Revista Historia y Justicia [En línea], 19 | 2022, Publicado el 29 diciembre 2022, consultado el 14 junio 2024. URL : http://journals.openedition.org/rhj/9779 ; DOI : https://doi.org/10.4000/rhj.9779

Inicio de página

Autor

Lisette Griselda Rivera Reynaldos

Doctora en Humanidades, Universitat Jaume I. Profesora investigadora titular, Instituto de Investigaciones Históricas, Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. Correo electrónico: lisette.rivera[at]umich.mx

Inicio de página

Derechos de autor

Salvo indicación contraria, el texto y otros elementos (ilustraciones, archivos adicionales importados) son "Todos los derechos reservados".

Inicio de página
  • Logo Erih+
  • Logo ACTO Editores Ltda
  • Logo Grupo de Estudios Historia y Justicia
  • OpenEdition Journals
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search